IMPORTANTE: Leed por favor

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Uno de los grandes continentes, encontrándose en South Blue y alojando principalmente a la fuerza militar conocida como "magos", siendo hogar de muchos de los más poderosos dragones.

Moderador: Masters AG

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2786
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #31 por Momo » Vie Jun 14, 2019 9:12 pm

Imagen
|| Atlas Altair [lvl 3] ||


Todo iba bien mientras le escuchaba hasta que comenzó a no estarlo. Parpadeando ligeramente en lo que mi cerebro procesaba que estaba ocurriendo, fue que sentía como mis orejas comenzaban a arder con intensidad por sus nuevas palabras. Tampoco ayudó que comenzara a pasar la mano, más caliente de lo que me imaginaría, por mi brazo con aquella calma. Escuché a Atila hacer su sonido de 'advertencia' y rápidamente es que mi mano libre le palmeó con algo más de advertencia de vuelta. Deja al hombre de las montañas hablar. pensé mirándole con fijeza antes de girar mi rostro hacia Rhaegar para poder contestarle con algo toda la calma que pude. -- Contigo a mi lado dudo que necesitemos un refugio, -- comenté con un nudo en mi garganta y el estómago dándome las estúpidas vueltas raras que hacía años que no sentía. -- Pero me interesa más ver a un verdadero hombre de las montañas en acción, ¿qué tal si me muestras qué tal se te da? -- fue lo único que conseguí sacar medio decente, puesto que lo de 'asombrosa Atlas' había dejado mi cerebro totalmente hecho papilla.

La última vez que alguien había dicho algo así sobre mi, había sido hace tanto que ya casi ni recordaba entre una cosa y otra.

Le aclaré a Rhaegar que el guardián tenía su comida en la alforja, así que poco nos tendríamos que preocupar de eso, antes de que ambos comenzáramos a movernos hacia alguna zona dónde tuviéramos el refugio mencionado. Tras un rato de caminata que decidí hacer a pie para poder ir a la par que mi acompañante, pues dudaba seriamente que Atila lo dejara siquiera tocarle entre otras cosas más...que no tenían que ver con él, fue que por fin nos hayamos dentro de una cueva de suficiente tamaño para estar cómodos.

Tomando una respiración profunda y con el ardor de orejas haciéndose más pronunciado, miré a Rhaegar cómo si fuera la primera vez que realmente lo veía. Y comencé a apreciarlo más...físicamente hablando. Por años es que había bloqueado aquel tipo de aspecto de mi vida, pequeñas punzadas recorriendo todo mi cuerpo por cada cicatriz que tenía, pero tras su acercamiento aquello había quedado totalmente fuera de la ecuación cómo barrido de un plumazo. Me aclaré un poco la garganta y puse mi mano en la de él, notando cómo su calor seguía ahí, antes de hablar.

-- ¿Qué tan asombrosa piensas que soy? -- pregunté en casi un susurro, no sintiéndome capaz de mirarlo realmente ahora mismo.
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14213
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1549
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #32 por Kahomi » Vie Jun 14, 2019 9:27 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 154) ║ ║

Al final terminé yo por tener que buscar un refugio, y metiendo nuestro camino hacia las cercanías dejando atrás el camino que habíamos seguido ambos, solamente terminé por orientarme algo, buscando incluso tal vez una parte del bosque con suficientes formas de árboles para crear al menos una pared contra el viento, pero por suerte, una cueva cerca, de suficiente profundidad para los tres, terminó por salvar algo de mi orgullo de persona que supiera moverse por estos lugares.

Con aquél caballo quedando más cerca de la entrada, con su comida ahí para que se entretuviera y prácticamente quedara cuidando la entrada, mis sentidos intentaron centrarse más en la mujer que había logrado conocer hoy que en cada cosa que estuviera cerca. Más en lo más profundo de la cueva, con apenas algo de luz entrando, sentí la mano de Atlas tocando la mía levemente, mis ojos miraron tal acción y luego voltearon a ver a Atlas -- Para empezar, me parece asombrosa tú magia. -- Levanté mi mano, y con esta acción igual la de ella, y di un beso en ella antes de soltarla y moverme un poco lejos de ella -- Muy pocas personas conozco que prefieran usar sus cuerpos en combate que sus magias. -- Notaste como movía mi mano para desabrochar mi capa roja y doblarla con más cuidado y dejarla reposar en una saliente de roca cercana -- Pareces ser una mujer bastante decidida. -- Me saqué de encima la chaqueta negra que tenía y fue ahí que jalé con fuerza mi playera blanca, rompiendo esta mientras sacaba a Lightbringer.

Empecé a rodear a Lightbringer de su mango con mi playera mientras seguía algo lejos de ella y dando un poco la espalda, lo cual te permitió ver el tatuaje de dragón que subía por el brazo -- Aunque tú guardián no me quiera mucho, me parece algo genial tú conexión con él. -- Mirando que estuviera bien atada, fue finalmente que lo que quería hacer empezó a crearse, y prácticamente fue que Lightbringer se encendió de inmediato en fuego, liberando el brillo de las llamas por toda la cueva, y de inmediato su calor se sintió, incluso el mismo Atila alcanzaría a sentir el calor envolver su cuerpo y escaparse por la cueva. Para que quería crear una fogata si tenía el arma, y con la ropa ahí, simplemente colgaría el arma en vez de clavarla al suelo, pues si hacía eso seguramente terminaría por derretirse el suelo antes que nada.

Me di vuelta, dejando colgando a Lightbringer como una especie de lampara-fogata contra la pared, con la playera siendo cual soga para hacer eso y suficiente lejos de las llamas para que se quemara y al final del día igual se cayera -- Además, hay algo dentro de tú actitud que me gusta. Cierto impulso, un fuego, y como ves, me gusta mucho el fuego. -- Sonreí con eso y solamente me di vuelta de nuevo para tomar la chaqueta e intentar ponérmela sin más.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2786
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #33 por Momo » Vie Jun 14, 2019 11:33 pm

Imagen
|| Atlas Altair [lvl 3] ||


Tuve que hacer un doble esfuerzo por mantener algo de rostro serio mientras hablaba y hacía, pero mis ojos solo se quedaban fijos en la forma que sus músculos se movían y al ver el tatuaje simplemente hizo que todo fuera aún peor. Manteniendo la mano en la que había recibido el beso cerrada, aún con el fantasma de su calor en la zona, fue que avancé de a poco mientras él seguía hablando y también empeorando que tan roja tenía en ese instante la cara puesto que más que observarlo, lo que lo hacía peor era el conjunto que hacía con sus palabras. -- Mi cuerpo fue mi única arma desde que tengo uso de razón, ¿por qué no volverlo de verdad una con mi magia también? -- una pequeña risa salió entre mis dientes.

Que me elogiaran siempre había sido uno de mis puntos débiles y llegados a este punto lo estaba matando.

-- Algún día se acostumbrará, tiene que aprender a compartir. -- comenté de forma breve, haciéndome cierta gracia porque yo misma había tenido mucho problema con el tema de 'posesión' en el pasado. Quizás todo ello se lo quedó con los años que habíamos pasado juntos, aunque con mi hermana él se había acostumbrado bien rápido gracias a nuestra propia conexión. Su espada hizo que de a poco la cueva entrara en calor y con ello el resto, haciendo que ya no necesitara estar medio envuelta con mi capa. Me detuve frente a él entonces y con aquella misma decisión que había elogiado es que le miré a los ojos.

Mis manos fueron entonces a las suyas para detenerlo de tomar su chaqueta un momento, dándome algo de igual que su propia fuerza seguramente evitara que lo detuviera. Un pequeño 'hmm' resonó en mi garganta, llevando una de mis manos tras eso hacia el tatuaje y de ahí hasta su rostro. -- Podríamos decir que tú eres la definición de fuego, así que no me extraña que te guste tanto, -- comenté con algo más de valentía, pasando mis dedos por la línea de su mandíbula hasta que mi índice le dio un suave golpecito bajo la barbilla.

-- Entonces dime, Rhaegar, -- me aclaré un poco la garganta y le miré divertida a los ojos de aquel color tan peculiar. Aunque yo misma pecaba de peculiar en aquel aspecto, los suyos parecían brillar con un tono diferente, más jovial, al que no estaba acostumbrada. -- ¿Ese fuego que ves es suficiente para ti? --

Y con eso solo le miré expectante a ver con que me salía ahora.
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14213
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1549
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #34 por Kahomi » Vie Jun 14, 2019 11:54 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 154) ║ ║

Hice un simple sonido de afirmación mientras volvía a seguir hablando cuando comentó aquello de volver su cuerpo un arma mágica, no comenté o reaccioné mucho a su comentario sobre su caballo, pero cuando fui a ponerme la chaqueta de nuevo sentí sus manos detenerme, y mientras no intentara esforzarme mucho no es como si no pudiera, sentir su mano moverse por mi cuerpo y ver que parecía interesarle aquél sello mágico hizo que soltara la chaqueta ahí donde la había dejado antes -- Eso sí es algo que suena más conmigo. -- Dejé que llevara su dedo a mi piel, sintiendo la caricia, y con eso ella misma sentiría el calor de mi cuerpo tan normal en mi, un aura cálida que, sin ropa y tan cerca, se extendería hacia ella sin problema.

Sus ojos se quedaron clavados conmigo y habló, pero fue para preguntar que otras cosas podría llegar a decir, y solamente la reté con la mirada, no titubé y tampoco aparte la mirada de ella -- Te estaría mintiendo si intento elogiar algo más de tú actitud, tampoco es como si te conociera mucho... -- Podría decir las frases más comunes, más genéricas y de libro para decir cosas que tal vez eran más alejadas de la realidad de lo que podría apostar, pero en vez de quedarme callado y decir derrota, lo que hice fue dar un paso hacia adelante, y por la misma distancia que llegó ella a cruzar, mi cuerpo se presionó con el suyo, mi rostro inclinando hacia ella y mi mano izquierda la agarró de la cadera para que no huyera -- Físicamente no necesito conocerte mucho. -- Mi mano derecha fue a recorrer desde su cintura para levantarse por encima de su capa, y aunque no fuera a sentir yo precisamente su cuerpo del todo, ella sentiría las vibraciones -- El color de tú cabello es de cierta debilidad ante mi. -- Al decir eso, mi mano tomó un mechón que se encontraba hay rebelde, tomando este con tres de mis dedos -- Bello rostro, facciones definidas... -- La misma mano que tenía el mechón se movió para acariciar su cabello por detrás y tomar su nuca.

-- Y solo puedo apostar que debajo de esa capa y esa armadura, hay un cuerpo tan bello como tú rostro. --
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2786
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #35 por Momo » Sab Jun 15, 2019 8:16 pm

Imagen
|| Atlas Altair [lvl 3] ||


Que en cierto modo esperase el acercamiento, fue clave para que aún si tenía cierta sensación presionando en mi pecho no se fuera todo por la ventana con mi agobio. Su calor pareció envolverme con mayor intensidad de lo que había sentido nunca, y solo me quedé mirándole con atención, sintiendo cómo su mano se movía por mis espalda para cuando me tomó de la nuca. Un pequeño siseo salió de entre mis labios y una de mis manos consiguió llegar a su pecho para seguir manteniendo cierto control. -- Entonces si tanta debilidad te da, tanta curiosidad tienes y tanto que apuestas, -- comenté ganando más arrojo con los segundos. -- ¿Por qué lo sigo teniendo encima? --

Aquella pregunta iría directamente con su último comentario, con mayor énfasis puesto que todas y cada una de sus palabras se habían convertido en toda lo que necesitaba para tirar por la borda lo que me quedaba de lógica. Si no estuviera interesado de verdad, no estaría diciendo todas esas cosas, y por tanto seguía siendo honesto conmigo. Por aquella parte fue que no había ningún problema, teniendo cómo una cosa que podría suponer dificultad lo que le había dicho mientras peleábamos.

Por lo que con eso y más es que me atreví a subir un poco más mi mano, usando mi uña para raspar muy suave su piel hasta poner mi índice bajo su barbilla. Una calor completamente diferente al que él producía se instaló en el centro de mi pecho, comenzando a irse para todos lados según pasaban los segundos. -- C'mon, bring it on big guy. --
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14213
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1549
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #36 por Kahomi » Sab Jun 15, 2019 9:04 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 154) ║ ║

Me quedé callado, por un lado porque quería saber que decía, y más importante, que quería para no hacer algo que no tenía un permiso directo de hacer, pero entre lo que dijo, e hizo, y finalmente terminó por casi retar de cierta forma mi actuar, lo cual hizo una sonrisa en mi rostro, y hasta bajé algo mi rostro -- Veamos si realmente aguantas. -- Fue lo único que dije antes de que notaras como terminaba por alejarte suficiente, pues mi mano tomó el centro de tú torso, donde estaba más que nada esa placa de armadura, si me iba a poner a desabrochar cada cosa, no iba a lograrlo, no porque no supiera hacerlo, si no porque no iba a poder controlarme al mínimo, y fue por eso que notaste como forcé muy levemente mi mano.

Y el sonido de un crack se escuchó, a la vez que jalaba con una mano, y la otra te sostenía, prácticamente reventé el metal que te rodeaba de ahí, haciendo que la parte de atrás igual cayera sin más, y aquél broche que sostenía tu capa cayó al suelo igual, dejando sin más desprotegida esa zona. No dije nada, abrí levemente la boca, pero me quedé callado, ella había dicho que lo hiciera si tanto hablaba, y tal vez no debería de desafiar a alguien que rompía espadas con su piel.

Con la armadura tirada en el suelo, medio envuelta en esa tela, esta vez si pude pasear la mano que la sostenía de la cadera por su torso, sintiendo mejor la figura que la delineaba, y así como era tan bella de rostro, las curvas pronunciadas que tenía fue suficiente para que te soltara, no para alejarme, no porque no quisiera seguir tocando, de hecho todo lo contrario, quería tocar tanto que esa tela me molestaba igual o peor que la armadura, así que llevé mis manos a su botón superior, el cual logré desabrochar, pero para el segundo me di cuenta que estaba tardando demasiado, y solo volví a jalar a los lados, soltando todos de inmediato, algunos aún se mantuvieron unidos, otros saltaron y se perdieron en la oscuridad de la cueva, dando tiempo a que moviera mis manos por la tela para sacarte de encima tú camisa y dejarla a un lado..

Y fue ahí que, al voltear hacia abajo, paseando desde tú cuello, a tú sujetador, hasta tú abdomen, noté cada parte de tú piel tenía una cicatriz, no una que pareciera normal sin más, si no que parecían infligidas con algo, me quedé en ello un segundo más de lo que me hubiera gustado, pero al levantar mis ojos hacia ti, te envolví en mis brazos, posicionando ambas manos en tus nalgas, las cuales apreté, aún si no eran grandes y tampoco tan bien formadas, pero fue suficiente para hacer un poco de fuerza y levantarte, bajando y subiendo mis manos dependiendo de que altura te quería, pues por un momento te detuve a altura para alcanzar tu cuello, en el cual di un beso corto, sacando mi lengua levemente para dar una lamida, empecé a subirte lentamente para que mis labios llegaran a acariciar tú piel, dejando ligeramente húmedo cada zona que tocaba.

Con mis ojos cerrados, empecé a besar en ciertos lugares del cuello, cerca de la clavícula, y cuando llegué a cerca de una de esas tres cicatrices que llegaban desde el lado izquierdo, te presioné algo más cerca de mi, una especie de abrazo, el cual presionó más tú cuerpo y pechos contra mi en una especie de abrazo, dejando que si no estabas a gusto con el calor de Lightbringer, para ese momento todo el calor que emanaba mi torso desnudo se filtrara, liberando un aura de abrigo alrededor tuyo -- No pensé que podrías ser más bella. -- Las cicatrices eran un tema curioso, tal vez en alguna otra vida me disgustarían, tal vez en alguna decisión me hubiera disgustado, pero de cierta forma, no lo hacían, yo mismo había aprendido a vivir parte de mi juventud con una herida demasiado grave y honestamente repugnante en la mitad de mi rostro, había recibido mi propia carga de burlas, de miradas extrañas, y aún si la tenía, aún estaba conmigo.

Por lo que cuando volviste a sentir mi lengua, fue para delinear levemente esas lineas, dando un beso cada que se secaba mi lengua y recuperar un poco la saliva, parando por fin cuando llegué a tus pechos, levantando algo mi rostro para verte, notaste una sonrisa traviesa esculpida en mi rostro, una que enseñaba dientes y, si bien no eran tan afilados como los tuyos, mis colmillos y un par de dientes de todos sobresalían, pues al final del día seguía siendo Dragon Slayer.

Y así fue como terminé por morder la parte central del sujetador, y jalando levemente, se rompió en dos, cayendo a los lados al ser empujados por unos pechos que admiré por una eternidad en mi memoria, una imagen que mantendría conmigo hasta que pudiera y se me permitiera, no eran los más grandes, no eran los más pequeños, pero eran suficientes para mi, suficientes para acercar mi rostro de nuevo, enterrando este entre esas dos montañas, moviendo mi lengua alrededor de la areola rosada que limitaba el área de tú pezón, el cual jugué con mi lengua, moviendo este de un lado a otro, o incluso presionando suficiente, sintiendo como a pesar de la fuerza que imprimía, parecía levantarse más, y no faltó mucho antes de que mi lengua requiriera el apoyo de mis labios, los cuales besaron antes de aprisionar el pezón la carne de mis labios y jalar levemente, succionando y chupando levemente esa zona.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2786
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #37 por Momo » Dom Jun 16, 2019 1:41 pm

Imagen
|| Atlas Altair [lvl 3] ||


Lo único que pude agradecer en mi cabeza fue que no destrozara el broche de la capa en su ansia por quitar la ropa y el metal. Quedando apenas con la parte inferior y con cómo se deshizo del sujetador, un pequeño gruñido se formó en lo más profundo de mi pecho según le sentía actuar. Si bien la forma en que me había envuelto en sus brazos se sintió en cierto modo asfixiante por un momento, aquello disminuyó con el simple hecho de descubrir cómo me había mirado de forma tan completa cómo era posible: cómo si no viera el manto que de forma permanente mi cuerpo y pudiera ver de verdad lo que había en su día. Agradecí que no preguntara, que solo dijera aquella pequeña frase, antes de continuar con lo que estaba haciendo puesto que era realmente lo que me había hecho perder todo el raciocinio.

Las formas que dibujaba por cada marca, los besos, apaciguaban en parte mi única pena por lo que intentaba tan fuerte ignorar en mi día a día. ¿Y después verle con su boca en mis pechos? Absolutamente un hachazo a todos mis sentidos.

Por lo que le dejé hacerlo, disfrutando de ello, hasta que no pude más y llevé mi mano mejor a su cuello para llamar su atención, apretando su nuca lo suficiente para conseguir lo deseado. Para cuando alzó su mirada quizás algo confusa fue que moví mi cabeza rápidamente para morder un lado de su cuello en lo que seguía sujetándole allí con una mano y la otra apretaba con fuerza su bíceps. Mis piernas actuaron de la misma forma, apenas dando un pequeño impulso para que con su propio instinto Rhaegar ayudara a levantarme y así quedar rodeando su cintura con esto. Su propio calor era cómo una pequeña toxina que hizo que pegara mi pecho lo más que podía al suyo y aprovechando que ahora tenía sus brazos, fuertes y con los músculos algo tensos, a mi alrededor es que quité mis manos de su cuerpo lo suficiente para deshacerme del trozo de tela inservible que había quedado colgando de mis hombros.

Rhaegar retrocedió, al menos sentí que nos movíamos, hasta que la altura a la que estábamos descendió para que él quedase sentado conmigo en su regazo. Aquello fue suficiente para que buscara mover mis caderas para ir ayudándole en lo que él tomó mis manos para ponerlas en su pecho y esta vez fui yo la que notó mejor el gruñido que dio antes que le sintiera inclinarse sobre mí para repetir lo que había estado haciéndole pero a la contra. Pasé mi brazo por sus hombros para quedar mejor sujeta y usar mi mano libre para tironear de las perneras que aún tenía puestas, la posición dejándolo algo más fácil y tirándolas por ahí con lo que quedaba. Aunque ahí también me impacienté y mi mano fue a su pantalón para tironear de lo que lo sujetaba en su lugar.

Con una risa ronca es que puso una mano mejor en mi espalda, y de ahí volvimos a quedar en pie, sin tiempo para que me aferrara con mis piernas y quedara levemente 'colgando' de no ser porque se inclinó un poco para que mis pies volvieran a tomar tierra. De ahí llevó sus manos a mis pechos, volviendo a apretarlos en lo que me hacía cargo de quitarle el pantalón de una maldita vez, pantalón que ante el desespero hasta el mismo bajó con todo lo que quedaba. Mis ojos fueron por primera vez allí de verdad y solo sentí cómo una sensación fría en la base de mi cabeza me recorría antes de que sus manos quedaron en mis costados, apretando allí para que lo mirase a los ojos de nuevo. ¿Cómo narices había acabado yo frente a tal monumento, en todos los sentidos posibles de la palabra?

Como fuera es que le sentí darme la vuelta primero y con mi espalda vuelta a él es que empujó lo suficiente como para que quedara de rodillas, de ahí siguiéndome y pronto sintiendo todo su calor concentrándose en mi espalda y entre mis piernas. Si bien siempre me había gustado ver que pasaba, aquella nueva idea la recibí con gusto, sobre todo cuando le sentí acomodarse entre mis piernas en lo que tomaba mi cabello con en su puño para apartarlo. Ahí era que vería una nueva cicatriz más profunda en apariencia que ninguna de las que había ya y, tras repetir el proceso de mi cuerpo con su lengua y los besos ahí, le sentí moverse para acabar de prepararse con la fricción y la evidente humedad que había allí. Cerré los ojos, sintiendo cierto gusto en la forma en que se movía sumado con el pequeño dolor de la roca contra mis rodillas y como el agarre de mi cabello tiraba un poco. Y cuando todo comenzó a ser demasiado para los dos, por cómo su otra mano se escabulló a mi frente y apretaba con fuerza mi pecho, es que sentí un pequeño empujón que me dejó usando mis manos para no caer de boca al suelo.

La posición pareció ser la perfecta para él y yo no me fui a quejar. Tomó su miembro con su mano, pasándolo un par de veces más, antes de introducirlo con cierta lentitud al inicio. Sintiendo cómo cerraba mis ojos inevitablemente y mis ojos giraban hacia adentro por el placer, es que dejé salir de mi pecho todo el sonido que me había contenido cómo había podido y mi respiración quedó más alterada. Por mucho que hiciera que no tenía sexo, aquel momento primero seguía siendo mi favorito. Y lo que aconteció nada más estuvo seguro, casi que fue obvio para mi.

Por cada embestida, las manos en las caderas, le escuchaba dejar salir cada jadeo, cada gruñido, con un tono completamente diferente al que había tenido mientras hablábamos. Era algo que yo misma reconocía, aquel pedazo más salvaje y primitivo que siempre había sentido dentro de mi, por lo que solo hizo del placer mayor y mayor a cada embestida y como se inclinaba sobre mi espalda para ahora usar esos bonitos colmillos para morder mi hombro en lo que se dedicaba a hacer movimientos fuertes con su cadera. Para poder ir con más rapidez movió una de sus manos para tomar mi hombro, separando su calor cuando se incorporó, y fue totalmente allí que demostró su verdadero dominio. Que, para ser sinceros, fue lo que me tiró por la ventana la primera vez. Una parte de mi lo quiso achacar al tiempo que llevaba sin hacerlo, pero la otra parte enloquecida que lo estaba disfrutando incluso más de lo que debía ser posible lo refutó con todas las posibilidades que se le venían a la cabeza.

Para él fue evidente lo que había pasado, que lo tomó cómo una pista para solo seguir y seguir hasta que decidió que no era la posición que más quería en ese nuevo momento. Jadeé con cierta fuerza cuando salió de mi, haciendo que me diera la vuelta para quedar ahora mi espalda al suelo y volver a la carga con mayor fuerza, usando de anclaje como aferraba mis piernas según ahora sentía su boca por todo mi pecho en lo que sus caderas chocaban con mayor fuerza contra mi. La mezcla de sonidos - gruñidos, gemidos, jadeos, el que producía la unión - hacía que de nuevo toda la presión que se concentraba en mi abdomen apareciera. Conseguí abrir los ojos para mirarlo y deleitarme como pudiera en sus facciones y en como caía su flequillo por sobre sus ojos, que apenas podía clasificar cómo los de alguien que tenía solo una sola cosa en la cabeza en aquel momento.

Quería tocarlo, mis manos que hasta entonces se habían quedado por sobre mi cabeza se movieron para hacer el gesto de querer hacerlo y Rhaegar se inclinó sobre mi mano jadear contra mi palma. Me sentí fruncir el ceño y gruñí cómo pude a forma de queja. Una queja que lo único que ganó que sus manos pasaran de mis piernas, subiendo por mis costados y acomodándose en mi espalda tras levantarme lo suficiente para meterlas bajo mi cuerpo. Fue ahí que me atrajo contra su cuerpo como lo había hecho mientras quitaba mi ropa, abrazándome con algo más de fuerza mientras se levantaba como si nada sin romper la unión. Lo siguiente que sentí fue la pared de la cueva contra mi espalda y como la nueva posición lo hacía todo más intenso si era posible gracias a como golpeaba en mi interior con cada nuevo movimiento.

La forma en que me sujetaba, la forma en como nuestros pechos rozaban con cierta fuerza, cómo su boca no paraba de ir a donde aquellas marcas estaban a falta de espacio sin ellas; todo eso era suficiente para mandar mi cuerpo a las nubes y cómo si necesitara más oxígeno que el que de verdad había. Su aroma llenaba mis sentidos con tal fuerza que su nombre ahí salió de mis labios con una necesidad real, apretando mis piernas entorno a su cintura mejor y sintiendo como los dedos de mis pies se apretaban al igual que mis manos, mis uñas, buscaban el apoyo en sus hombros sin nada más que hacer que no quedarme cómo muñeca. Cómo pude fue que una de mis manos se escabulló a su cabello, tal y como lo había hecho él con anterioridad con el mío, e introduciendo mis dedos allí tironeé lo suficiente para hacerlo gruñir de nuevo, quizás con capricho por no querer apartarse de lo que hacía, pero me dio igual cuando conseguí que ladeara su rostro de forma suficiente para que yo misma me inclinara intentar marcarlo y morder la zona disponible.

Nunca había pensado que el encanto de tal acto fuera un aquí te pillo aquí te mato, pero bendita la gloria de todos los dragones que el desquite se sentía cómo el cielo mismo.

Aunque tan fuerte comenzaba a hacerme bajar contra él que el inminente segundo tiempo, al menos para mi, comenzaba a llegar más cómo un caballo desbocado que no le importaba arrollar todo lo que había a su paso si con eso quedaba satisfecho. Y aún así, quería que siguiera lo más que podía para que el que tomaba las riendas, siguiera hasta quedarse con el mayor gusto posible. Porque si íbamos a follar cómo animales, que ambos llegáramos al máximo que podíamos era mi principal meta por mucho que él estuviera dominando la situación en todo su esplendor. Y no me importaba, por una vez, que alguien que no fuera yo tuviera el control por mucho que la parte 'lógica' intentara gritarme que hiciera algo. Porque, joder, que lo siguiera haciendo así de bien tanto cómo quisiera.
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14213
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1549
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #38 por Kahomi » Dom Jun 16, 2019 3:38 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 154) ║ ║

Tener sus labios rodeando la piel cerca de mi cuello y sus colmillos hundiendo levemente mi carne no hizo más que hacerme querer más, dejando solo una mano sosteniendo su cuerpo, más que suficiente cuando tenía el apoyo de la pared detrás y sus piernas alrededor de mi cintura, permitió que esta nueva libre se moviera hacia su cabello, paseando esas tiras de fuego por mis dedos, no iba a sacarla de ahí, si no que mi mano fue para apretar su nuca, lo que causó una mayor presión en lo que ella saboreaba la piel que tanto parecía querer perforar con esos dientes suyos, pero el poco dolor que sentía no hizo nada para asustarme o querer detenerme, solo fue una activación más para los ríos de energía que tenía dentro mío,

Hasta ahora había hecho lo que quería, hasta ahora la había tomado como deseaba tomar su cuerpo y deseaba sentir lo que era ella a mis deseos absolutos, había tocado, besado, marcado y perforado toda defensa que aquella mujer rodeada de una armadura pudiera tener, y sin embargo, me impresionó que durara tanto, no acostumbrado tanto a eso, y de cierta forma eso me impulso más, lleno de aquél fuego carmesí que recorría mis venas para subir a mi cerebro y nublar más mi juicio, es que terminé por detenerme, bajando a Atlas, la volteé para que sus dos palmas se apoyaran en la ahora cálida pared de la cueva. Separé levemente sus piernas, y yo las mías además de tener que flexionar un poco las rodillas, tomando con una mano mi miembro para acomodar la cabeza en la entrada a ese nido de placer, una vez esta entró levemente, pude mover mis otras manos.

Mi pulgar se puso en la parte trasera de su cadera, y toda mi mano cayó junto a esta, tomando con fuerza este lugar, la otra empezó a elevar su camino, empezando desde tú vientre y parando levemente en tus pechos, llegué a levantar mi voz, pidiendo que, por toda su seguridad, centrara su fuerza en sus brazos, y con ello mi mano viajó hasta su cuello, rodeando este con mis dedos, tomé aire antes de empujar contra su trasero, causando un sonido que hizo eco en las paredes cuando nuestra piel chocó, y cuando todo el tronco de mi pene acabó por escurrirse a tú interior, la cabeza presionó la pared cercana a la parte superior de tú cervix.

Y ahí estuvo la razón de aquella advertencia, de porque estaba tomando con tanta fuerza tú cintura, y por que mantenía una mano alrededor de tú cuello, más allá de causar una ligera presión, y fue porque había esperado suficiente, y con una pared en un lado, y un muro de acero en el otro, tú cuerpo se volvió de trapo, incluso tus pies dejaban de tocar el suelo cada vez que me movía hacia atrás, solo para tener que centrarte en no perder la concentración de tus brazos, pues era lo que evitaba que te estamparas en la pared, con tus pechos saltando al ritmo de cada estocada que penetraba tu entrepierna, los sonidos que casi no salían de mi garganta empezaron a hacerlo con más ritmo, pues si bien no estaba haciendo cada golpe entre tus nalgas y pelvis tan rápido, lo cubría muy bien con la fuerza que entraba y salía.

Pronto, el hecho de que algunas veces te pudiera sostener un poco en el aire cuando perdías el balance, tuvo sus provechos, pues existió un momento en el que, entre un vaivén que producía aquél sonido entre nuestros cuerpos, ahora algo más agudo por tener toda la parte inferior mojada, llegaste a sentir tú mente apagarse un momento, pues una fuerte electricidad recorrió todo tú cuerpo con su origen en tú vientre, expandiendo este a tus piernas que empezaron a temblar, moviendo la corriente por tus pechos que se tornaron algo más sensibles, atravesando la ligera presión en tú cuello hasta llegar a tú cerebro, lo mejor que pudiste hacer fue abrir tus labios, lanzando un gemido más fuerte que los anteriores, sintiendo también como un flujo líquido salió con fuerza del lugar que estaba siendo llenando de aquella maza de carne.

Aún no terminaba yo, era difícil al final del día, pero había bajado algo la fuerza de mis movimientos mientras sentía tú cabeza perder algo de fuerza y todavía sentir tú cuerpo temblar, y me pregunté si hasta aquí podría llegar, algo que consideré cuando me pediste que me saliera, lo cual luché contra todo lo que pudiera para hacerlo, dando dos pasos hacia atrás de inmediato, pensé que ibas a sentarte, ibas a recostarte en tu capa o algo, pero en vez de eso, te diste la vuelta, caminaste con un rostro que casi me dio miedo de ver por pensar que te habías enojado, y pusiste tú mano, tú palma completa, contra mi pecho y empujaste, dejandome hacer al sentir que me tirabas hacia abajo, esta vez fui yo quien caí primero.

Te inclinaste, con tus dos manos en mis hombros, dejando que viera mejor como te colgaban tus dos pechos, los cuales intenté no ver para centrarme en tus ojos, pero lo desvié de todas formas, escuchando tus palabras decir algo sobre que antes de perder lo que te quedaba de fuerza, ibas a retomar algo del control que te quité.

Y me empujaste, haciendo que cayera acostado a la piedra, y poniendo ambas piernas a mis lados, con una mano buscando mi pene, lo dejaste quieto por un segundo, bajando levemente, algo que noté cuando la mitad de mi pene ya estaba dentro, tu ceño llegó a fruncirse, muy levemente, pues noté como tú mandíbula hacía fuerza, no ibas de nuevo a mostrar ese placer, y esa incomodidad, una nueva vez, esta vez era sobre ti, y lo ibas a aguantar, y fue así que cuando caíste por completo encima mío, soltaste tú aliento, pero igual sentiste como, a pesar de saber que ya no había nada afuera, dentro tuyo pareciera realmente llenar cada milímetro y masajear tus paredes internas, como si liberara más tamaño de algún lado.

Cuando estabas lista para aguantar lo que bien podría ser una espada atravesando tú interior, tus manos se fueron hacia la cima de mis pectorales, primero solo las yemas de los dedos hicieron presión, pero cuando empezaste a mover tus piernas con las pocas fuerzas que te quedaban, fui yo el que terminó por sentir los golpes más directos entre tú cuerpo y el suelo. En un inicio lento, no tardaste en prácticamente subir por completo antes de caer, una y otra vez, sentir el recorrido hasta impactar contra entro de ti fue suficiente para que cerrara los ojos levemente, y no supe si te gustó, o te disgustó, tal gesto, pues pronto sentiría como, mientras más fuerza hacías para poder moverte así, de una simple presión con los dedos clavaste tus uñas, empezando a bajar, rasgando mi piel lo suficiente para que mi piel se pusiera levemente roja.

Abrí de nuevo mis ojos, mirando como tú los tenías cerrados, con la boca ligeramente abierta, no haciendo más gemidos, no porque no lo estuvieras disfrutando, si no porque querías mantener esa armadura lo más que pudieras, pues la física estaba rota y tirada a unos metros de nosotros. Tus piernas se apoyaban en tus brazos, aprovechando la fortaleza de mi torso para servir de resorte, era la forma en la que podías mantenerte saltando con tanta fuerza, pero en cierto momento te detuviste, dejando en lo más profundo de ti mi miembro, empezaste a mover en círculos, abriendo tus ojos, tus manos llegaron a moverse hacia mi rostro, hacia mi cuello, y con una simple orden, me pediste que me sentara.

Lo hice, sin más, no me opuse.

Me erguí levemente, algo inclinado todavía, contigo aún encima mío y ahora usando yo mis manos para no caerme hacia atrás, una vez estuve en posición, tus manos se clavaron en mis hombros, tus uñas nuevamente enterrando lo que podían en mi piel, ahora más por la fuerza que hacías, empezaste a moverte en esa nueva posición, más fácil para apoyarte, pero con la misma intensidad y la misma profundidad, más tus ojos vieron los míos y luego señalaron abajo, donde en cada vez que saltabas, tus pechos hacían un simple pero obvio movimiento circular. No tuve que preguntar a voz alta que querías, y sin más incline levemente la cabeza cada que podía, sacando mi lengua para que, cuando pasaran, lamiera tus pezones erectos, incluso a veces abriendo algo la boca y succionar, atrapando uno y mordiendo levemente esa zona.

Lo cual hizo algo en ti que empezaste a moverte más rápido, más fuerte, y con más pasión, tanto que de nuevo empezaste a soltar más sonidos incoherentes y más gemidos, y a este punto, sentir como tu interior apretaba mi pene, y más cuando chocaba con esas paredes internas, tus brazos dejaron de apretar, y me rodearon el cuello, apretando y jalando más mi cuerpo a ti, soltaste un grito más alto, volviendo a sentir ese espasmo recorrer tú cuerpo y sacudirlo, solo terminó peor ahora, pues esta vez llegaste a sentir algo nuevo que no habías sentido hasta ahora, y nunca a decir verdad.

Aquél líquido salió disparado desde mi interior, empezando a llenar bastante rápido todo dentro de ti, algo empezó a derramarse y escurrir más fácil mientras más soltabas tus propios fluidos producidos por el orgasmo, pero no era algo normal, este era algo mucho más caliente, no suficiente para incomodar, pero si para sentir como si ese mismo calor se esparciera como lava por cada rincón en tú cuerpo, que calentara tanto tú cuerpo que pareciera que tuvieras una fiebre en tú cabeza, aunque pronto notaste que no era por eso, si no que, por alguna razón, sentir en tú interior como se llenaba cada vez más con ese líquido blanco, servía como una droga natural, la cual levantaba cada vez más tus sentidos, los engrandecía, algo que agradeciste cuando otra oleada de placer llegó a ir y reforzar la primera de forma casi instantánea al sentir los espasmos de mi miembro en ti, pero maldijiste cuando ese aumento de lo que sentías empezó a descontrolarse.

Solo te quedaste sentada, tus brazos aún abrazando mi cuerpo con fuerza, y ahora enterrando tú rostro, escondiendolo en el pequeño hueco entre mi cuello y tus brazos, aspirando por aire, sintiendo como si acabaras de salir de la profundidad del mar. Pero mientras tú corazón se intentaba calmar y sentías tus piernas tan ligeras como una pluma, notaste que... yo no estaba así, a pesar de todavía sentir como seguía escurriendo de tú interior, los latidos tan rápidos no eran míos, solo eran tuyos, el mío se mantenía tan calmado como cuando empezamos.

Mis manos te tomaron de las caderas, y te separaron, mirando tú rostro de sorpresa, y tú mirando mi rostro de placer, con sudor, pero de cualquier forma que lo vieras, tan calmado como si no hubiera hecho, y sentido, todo lo que acababa de pasar.

Algo de miedo, algo de morbo, y un toque de derrota te llenó cuando todo empezó de nuevo.

Solo que esta vez las posiciones requerías que no hicieras ninguna fuerza, porque honestamente, no es como si pudieras tener ninguna ahora mismo. Una tan simple y sencilla como tú de espaldas al suelo, con tus piernas y brazos rodeando mi cadera y espalda para volver a arañar, aunque a una forma más débil. Después, volvería a subirte encima mío, pero contigo solamente acostada contra mi, rozando mi pecho con los tuyos, moviendo tus pezones erectos que, tan sensibles por tus orgasmos y el efecto que sentiste cuando me corrí dentro tuyo, eran casi suficiente por si mismo, con mis manos agarrando lo que podía de tú trasero, apretando y dando unas cuantas nalgadas. Varias más, y cada una de ellas terminaba contigo volviendo a tener que cerrar con fuerza tus ojos y soltando un largo y fuerte gemido, mucho peor cuando volvía a llenarte por completo.

Casi una decena para ti, un par para mi, te quedaste sentada en el suelo, y cuando me levanté, todavía con mi pene tieso por completo y frente a tú rostro, solamente moví mi mano para que la tomaras, ayudando a levantarte, te daría vuelta, aún con tus manos tomadas, te abrazaría, con mi pene rosando tu entre pierna, ya tan mojada pero sin saber si era por tú culpa o la mía, te daría un suave beso en tú cuello antes de levantarte, abriendo tus piernas con mis dos manos, hice fuerza para que ese mástil entre mis piernas se mantuviera quieto, suficiente para volver a entrar, ahora con mucha mas facilidad a tú interior.

Por un lado, sentiste algo de adrenalina que pareció despertarte un poco cuando te "solté", pero más que soltarte, fue deslizar mis manos por tus piernas, haciendo que quedaran en al corva, en esa parte que permitía la flexión de tus rodillas, pero salté levemente, para ir y acomodarte, pues mis brazos fueron los que quedaron ahora ahí, siendo mis manos las que quedaron en tú nuca, causando una gran presión en tú cuerpo, y por cierta parte, completamente capturado, imposible de escapar.

Sin embargo, cuando en un momento esta sería la última posición que te gustaría sentir, y considerando que ni siquiera la conocías antes de esto, algo dentro de ti... no le importó, estabas relajada, suficiente como para solo aprovechar que mi pene, en esta forma le era imposible penetrarte por completo, quedado fuera la mitad, por otro, al estar presionando tan fuerte en contra de las paredes superiores de tú vagina, estaba presionando ese punto, ese exacto punto que apenas lo sentiste, soltaste tú voz, un gemido, otro rayo en tú cuerpo, algo más de líquido.

Pero lo que te sorprendió, y a mi, es que esta vez tus gemidos no venían graves o con esa carga que denotaba tanto tú actitud, se escuchaban más agudos, con un tono más alto, más femeninos y puros, tal vez fueron todos los orgasmos, tal vez fue que tenías tú mente tan centrada como tus capacidades de moverte ahora mismo, o que hayas recibido ya tres cargas de un afrodisíaco natural, pero fuera lo que fuera, simplemente te dejaste ser, te dejaste llevar por mi movimiento de cadera que permitía que te empujara hacia adelante, y presionara más aquella zona, ese botón, que enviaba tanto placer por tú cuerpo.

Entre tú visión, alternando entre un periodo donde tenías cerrados los ojos para sentir mejor lo que tú cuerpo estaba recibiendo, y para poder imaginar la escena en tercera persona por tu imposibilidad de ver a quien estaba detrás tuyo, en ocasiones moviendo su boca para morder parte de tú oreja, en esa zona que estaba ligeramente puntada, empezaste a notar el final de la cueva, la cual dejó de filtrar luz en totalidad, ¿acaso había pasado tanto tiempo?, ¿acaso llevabas tanto tiempo ahí?, y más importante, ¿cuanto más iba a durar aquél dragón que habías terminado por despertar?.

La respuesta fue que, realmente, no te llegó a importar. Cerraste de nuevo tus ojos, y con ello, el resto de tú consciencia se perdió en la oscuridad, entregando todo lo que eras, todo lo que serías, al placer que estaba rebosando de tú cuerpo, poder disfrutar ese calor que sentías emanar desde tú espalda al contacto con mi pecho, y el calor que se extendía a través de tú útero.

Por mi parte, yo solamente estaba disfrutando de poder presionar cada cosa que podía en esta posición, disfrutando incluso tenerte a mi merced, después de aquella parte donde habías tomado el control, poder retomarlo, poder volver a tenerte de forma completa aún si era en esta cueva escondida de los ojos de todo a nuestro alrededor. Estos pensamientos, que enviaban placer a mis sentidos, el escuchar tus gemidos ahora en un tono más femenino, con esa voz débil que soltaba mi nombre en partes por cada vez que llegaba a levantarte y empujar, fue suficiente para que esta vez sintiera como se venía uno más fuerte, uno que cuando terminó por llegar, fue suficiente para que soltara igual un gruñido, el más fuerte hasta ahora, el más largo del día.

Me quedé parado, sin moverme, con mi pene palpitar en tú interior, notarías esta vez que si estaba jadiando, por otra parte... era lo que se esperaría de un simple trote, estaba cansado, claro, pero si realmente quisiera, si hubiera algo capaz de descontrolarme por completo, tal vez podría durar lo que sea necesario para realmente cansarme y sentirme completamente complacido.

Me moví hacia atrás, relajando mis brazos, saliendo de ti, todo el semen que quedó dentro empezó a caer como un delgado chorro blanco, pero en vez de solo soltarte y dejarte caer, lo que hice fue moverte de lado, por fin dejando ir tus piernas, por fin dejando que tus músculos dejaran tanta presión, y aún más, la posición final que quedaste fue una en la que quedaste en mis brazos, y con mis mirando los tuyos, solo notaste como sonreí -- No me molestaría repetir después. -- Bajé mi rostro, alzando más tú cuerpo entre mis brazos, y deposite un beso en sus labios, no con pasión, no con deseo de comerlos, si no uno simple, algo corto y suave, que demostraba no un sentimiento incontrolable de pasión, si no uno de cariño, aún sosteniendo tú cuerpo de forma horizontal y apegando este al mío para tenerte cerca de mi.

Resultados Sexuales | +
• [Rhaegar] 400 (Base) + 1,000 (Pasión S) + 1,000 (Agresividad S) > 2,400
• [Atlas] 400 (Base) - 50 (Agresividad D) > 350

[Total Rhaegar] 00
[Duración Rhaegar] 00 t
[Efectos Extras] Consume (300 AP) de [Control]

[Total Atlas] 350x/2 + 2,400 > 2,575
[Duración Atlas] 10t + 10t (Ahegao: Delicious) -- 01 (Resistencia D) > 19 t
[Efectos Extras] Consume (200 AP) de [Control]



[Corruption: Atlas] (1,636 AP y 10 END) (Control: 00)
[Control Social] 00
[Fragilidad] 16 cm -- 04 cm (Dick Size) > 12 cm Vs 30 cm > 18 cm
[Endurance] 10 -- 12x1,5 (Sex Drive Victoria) -- > -- 08 END
[AP Víctima] 1,636
[AP Eliminada] 625x18 (Fragilidad) + 1,500 (Sex Drive Dif.) + 3,000 (Seducción) + 115 (Pasión) > 18,865 x1.5 > 28,297

[Final: Corruption II] (-- 28,297 AP & -- 05 END)
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2786
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #39 por Momo » Dom Jun 16, 2019 4:31 pm

Imagen
|| Atlas Altair [lvl 3] ||


No sé ni cómo me llegó a salir un risa ante sus palabras, después de sentir sus labios sobre los míos de forma tan breve. Sentía el cerebro como pura gelatina, más bien todo el cuerpo como una masa con cierta forma de gelatina, por lo que fue un logro que llegara a dejar mi frente caer contra su pecho tras aquello. Busqué como pude las palabras que decir y de ahí cerré los ojos un poco. -- ¿Después? Déjame echar una siesta de un par de meses y quizás, -- comenté de broma mientras mantenía ambas manos bajo mi pecho, formando cierta separación entre nuestros cuerpo aun si estábamos completamente pegados el uno al otro. -- ¿Eres así siempre que no andas por ahí siendo un hombre de las cavernas? -- pregunté con un suave jadeo mientras sentía como mi corazón parecía ir por el camino de calmarse.

-- No me malinterpretes, es la primera vez que me ocurre algo así, -- el sentimiento de que me estuviera abrazando era extraño y ajeno, incluso el beso lo había sido, pero me quedé por no poder hacer casi ni fuerza para impedirlo. Supongo era por las dinámicas a las que estaba acostumbrada por tanto tiempo, aún si estuvieran oxidadas, aunque nunca pensé que me acostumbraría nunca. Levanté un poco la cabeza para poder mirarle ahí a los ojos de nuevo, subiendo una de mis manos para retirar mi cabello de mi rostro y usarlo como un pequeño apoyo para seguir tumbada ahí en su pecho, pero manteniendo aún la pequeña separación que hacía la diferencia para mi. -- Aunque tengo la suerte de que las veces que he hecho esto, la persona puede ver más allá de lo que hay, -- eso lo dije más suave, un tono más bajo de tono y que volvía a ser lo que yo tenía por normal. -- Me gusta la forma en que miras, Rhaegar. -- y dicho eso tomé una respiración más profunda, llevándome así todo es aroma que había impregnado toda la cueva y a nosotros mismos.

-- Miras con honestidad y eso, querido, es mucho más fuerte que toda la piel de acero del mundo, -- y de eso sabía un rato, sin duda. Allí fue que me dejé caer un poco hacia un lado, para que quedásemos de lado tumbados. No me importaba estar sobre la roca, no era como si no hubiera dormido sobre ella antes, por lo que una vez esperaba quedar acomodados así en una posición dónde me sentía mucho más a gusto es que subí mi mano a su rostro para poder echar hacia atrás su flequillo y pasar mi pulgar por el arco perfecto de su ceja. Hasta eso lo era. pensé con cierta risa interna. -- Espero que lo sepas. --
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14213
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1549
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #40 por Kahomi » Dom Jun 16, 2019 5:46 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 154) ║ ║

No pude evitar reír, moviendo levemente mi rostro a diagonal inferior por lo que dijo, no la culpaba de todo que dijera eso, más no por eso significaba que no quisiera ignorar sus deseos y solamente empezar de nuevo, aunque lo segundo que dijo me llegó a confundir levemente, suficiente como para que no contestara, intentando pasar por alto eso, y lo que se mantuvo diciendo ahí en mis brazos, aunque pronto empezó a jalar para querer acostarse, y considerando que me jaló a su manera, llegué a solo tirarme ahí en el suelo con ella, por un lado era sucio, por otro al menos estaba caliente, faltaba que nos tiraramos a acostarnos dentro de una cueva de hielo -- Solo trato de ser lo más honesto conmigo mismo, ser lo que soy. -- Me dejé hacer por ese movimiento que cambió de posición mi cabello y solamente le sonreí, no es como si realmente llegara a querer complacer a nadie, ese era todo mi punto, todo mi camino hasta aquí fue ser lo más honesto conmigo mismo, mis deseos y lo que quería, aún si todavía había uno escondido dentro.

Pero sacudiendo eso de mi mente, llegué a volver a mirar a Atlas, y ahí tumbados de lado, aproveché de mover mi mano para acariciar su piel, acariciando también sus cicatrices, quería preguntar que pasó, pero la forma en la que estaban, las posiciones que tenían, era algo que consideraba no debía de preguntar hasta que ella misma me lo dijera -- Sabes, te contaré algo que si me tiras de loco lo aceptaré, pero mi rostro, hace algo de cinco años, tenía la mitad con una cicatriz gigante. -- Sonreí leve, y mientras más lo pensaba llegué a reír levemente cuando recordaba como me veía en espejos poco después de curarme y no ver nada -- Una herida de fuego, bastante grande. Pero mi... hermano. -- Se sintió extraño, y a la vez pacifico, decir eso -- Logró curarme como una especie de regalo de despedida. Ahora solo se muestra en algunos casos cuando uso mi magia. -- Mi mano paró de acariciar su cuerpo y simplemente te apretó levemente, abrazando algo más tú cuerpo -- Cicatrices, o sin ellas, sigues siendo una mujer hermosa. -- Ese era su fuerte a decir verdad, no era muy agradecida en su trasero, sus pechos parecían ser normales, no la gran cosa, pero sus facciones, sus caderas, la piel a pesar de todo eso era demasiado hermosa.

[Atlas: By Your Side I]
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2786
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #41 por Momo » Lun Jun 17, 2019 10:25 pm

Imagen
|| Atlas Altair [lvl 3] ||


Quería cerrar los ojos mientras le escuchaba hablar, solo concentrarme en el sonido de su voz, pero ante la situación es que me quedé fija en sus ojos ámbar pensando en cómo es que me estaba contando aquello. ¿Era eso siquiera posible? Mi mano fue curiosa hacia su rostro ahora perfecto y volví a pasar mi pulgar por su mejilla antes de bajarla a buscar la de él, en lo que terminaba de hablar. Sus últimas palabras me habían dejado con una sonrisa leve y por una vez, aquellos defectos no pesaban tanto cómo lo hacían todos los días. No sabía que tanto había pasado él para poder hablar libremente de aquello, pero yo aún no era capaz de decir de dónde venían las peores cicatrices que cargaba. -- Eso es...increíble y eres demasiado dulce conmigo, -- si hubiera dudado de eso, estaba segura de que una par de preguntas rápidas a la persona adecuada lo habrían confirmado o desmentido bien rápido; pero no lo hice y solo me pude quedar mirando su rostro impoluto de nuevo, sin realmente imaginarlo pero con la sensación de que había estado ahí. -- Hacía años que nadie lo era. Se siente...bien, bonito. Cómo si tuviera la edad en que todo esto supuestamente me habría hecho derretirme aquí mismo. Aunque no confirmaré que he dicho esto ante nadie. -- agregué eso último con una pequeña risa entre dientes.

Con eso dicho fue que finalmente mi mano fue a la de él para tomarla. No entrelazaría nuestros dedos ni nada, solo la tomaría con algo de delicadeza - lo mucho que podía mostrar - para llevarla a mi nuca, dónde la peor de las cicatrices se encontraba. Sentir el calor allí hacía que fuera algo mejor. Él me había confiado algo y, a cambio, merecía que yo confiara aunque fuera un poco. -- Estaba esperando el pago de un encargo en nuestra herrería, era solo un miércoles cualquiera, -- mantuve mi mano sobre la de él y dejé salir la respiración que estaba conteniendo, liberando mi propia tensión. -- Cuando me golpearon de sorpresa. La armadura que llevaba se llevó todo el impacto pero el cuello de metal se rompió y el filo de la espada me llegó a tocar. Pensé por un segundo que me moría ahí, pero mi cuerpo pareció que no quería eso, -- reí muy suave, con los recuerdos llenando mi cabeza y haciendo que sacara una mueca de cierto dolor. -- Es irónico que yo, hija de un dragón de tal índole, fuera a morir por el mismo elemento de mi padre, pero heme aquí. -- apreté un poco nuestras manos ahí. -- Ojalá hubiera estado alguien como tu hermano ahí para curarlo, aun si fuera de forma básica, al menos no hubiera quedado tan...mal. Cuando las cosas se infectan se quedan terribles. --

¿Cómo podía contarle todo lo que había acontecido la serie de cicatrices repartidas por mi cuerpo? Pero al menos el inicio ya estaba allí. Le miré a los ojos con cierta súplica, aunque no sabía si continuaría hablando de ello o querría saber más en aquel momento. Solo sabía que, si había podido al menos decirle cómo había conseguido esa en parte, en algún momento futuro podría llegar a contarle mi debacle y porque era lo que ahora era.

[Rhaegar: By Your Side I]
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14213
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1549
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #42 por Kahomi » Lun Jun 17, 2019 10:52 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 154) ║ ║

Aquella frase me dejó entre risa, y entre algo triste, que dijera que nadie le había dicho o tratado así en años me pregunté que tanto podría deberse tal cosa a que sintiera aquella incomodidad con ella, incomodidad que de misma forma era incompatible con todo mi poder y por la cual no le otorgué mi poder para la lucha -- No se lo diré a nadie, entonces. -- Si tenía orgullo como para ir y no confirmar lo que acababa de decir, supuse que no quería que le dijeran algo sobre decir eso, así que no lo haría, aunque ahora a la próxima vez que viera a Akuma tal vez le preguntara más sobre la actitud de Atlas, porque a estas alturas me había rendido de llegar a dar un juicio final sobre la oscuridad que sentía en su oscuridad.

Cuando tomó mi mano, me deje ser, viendo a donde la movía, y cuando la llevó a su nuca me quedé algo confundido, pero la escuché sin decir nada o hacer otra cosa que escuchar su relato, como lo decía parecía ser una emboscada, o asalto. No dijo mucho, tampoco es que la fuera a oprimir hasta que me lo dijera, pero me dejó pensando exactamente que podría llegar a pasar, porque nadie iba por ahí golpeando porque si a la gente sin hacer o querer algo a cambio, incluso si solo era simple poder. Pero para llegar a intentar desviar la seriedad que empezaba a mostrarse en mi rostro -- No lo sé. Mi hermano no era precisamente el más dulce. -- Tal vez no lo entendería, pero creo que tampoco era muy necesario que lo hiciera, pero solamente aspiraría profundamente antes de sonreír en su dirección -- Gracias por confiarme eso, por cierto. -- Dicho eso mi mirada pasaría a la ropa que andaba por ahí tirada, lo cual me recordó al celular que traía en mis pantalones, por lo que me moví levemente sin molestarla mucho al avisar, me acerqué a aquella ropa y saqué el objeto -- ¿Tienes uno de estos, por cierto?. -- Le pase el celular para que lo viera, no tenía mucha idea de si una mujer que le gustaba la naturaleza tendría uno, así que mejor pasarselo para enseñarlo que solamente intentar ver si adivinaba de que terminaba por hablar.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2786
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #43 por Momo » Mar Jun 18, 2019 3:09 pm

Imagen
|| Atlas Altair [lvl 3] ||


Cuando tuve el rectángulo aquel en la mano, es que me quedé mirándolo con extrañeza. Era la primera vez en mi vida que veía algo así, de hecho, por cómo se veía seguro era algo que mi hermana ya sabía todo y más de ello. Le di una vuelta en mi mano para observarlo con un poco más de curiosidad y fue ahí que hablé. -- No sé ni qué es, siéndote sincera, -- comenté en lo que lo tomaba en mi mano cómo si de un palo se tratase y le golpeaba un poco en el abdomen con él. -- No parece que sirva para pincharte con él, así que sorpréndeme. -- comenté con cierta risa en lo que esperaba que me explicara qué narices era. -- ¿Quizás sirve para electrocutar? -- pregunté un poco al aire, más curiosa que otra cosa por lo que podía hacer aquel artefacto.

Lo cierto es que de ahí en adelante no sabría que decir o que hacer más. Si por mi fuera, ya habría tenido rato que no hablaría más, yo no estaba hecha para hablar por largos ratos de todas formas. Solo me quedé acomodada mejor contra él escuchándole, centrándome en el sonido de su voz, y con eso solo sentí el sueño comenzar a venirme encima de a poco debido al cansancio.
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14213
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1549
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Scent of the Past [Atlas vs Rhaegar]

Mensaje #44 por Kahomi » Mar Jun 18, 2019 3:27 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 154) ║ ║

Si tenía duda de que tanto detestaba entrar a ciudades y esas cosas, el hecho de que pareciera decir la verdad en todo lo que hizo con el celular me dejó claro que no mentía en lo primero -- Nada de eso. Deberías tener uno, para comodidad. -- Lo pedí de vuelta y lo prendí, dejando que viera el menú, en eso toqué una aplicación y se abrió lo que era prácticamente una cámara, mostrando que podías grabar o incluso tomar fotografías, también le mostré las otras cosas que hacía, sobretodo la de llamada -- Con esto te es posible hablar con personas a la distancia. -- Resolviendo cualquier duda que tuviera, la logré convencer de que consiguiera uno para que pudiera incluso hablar con su familia sin tanto problema, aunque le comenté que por otro lado, contactarme por este medio no era seguro, así que si necesitaba encontrarme lo mejor que podía hacer es ponerse creativa y esperar que la llegara a notar.

Más allá de hablar de cosas tan triviales, el resto fue algo normal, para ella le fue más fácil vestirse incluso con su armadura rota en dos y su camisa algo rota en botones, porque su propia magia le permitía tal cosa, yo tuve que vestirme de la forma tradicional, y una vez nos veíamos presentables, miré hacia la salida que dejaba claro que ya era de noche, y le ofrecí quedarse hasta la mañana conmigo, aunque necesitaba salir para poder llegar a cazar algo, y considerando que los dos teníamos la herramienta para poder ir y limpiarlo bien antes de rostizarlo al fuego, no hubo mucho problema.

Mientras me había retirado de la cueva, pensé en lo que noté cuando la tenía desnuda entre mis brazos, y fue el hecho de ver aquél sello que también noté en Chrom, lo cual dejaba bastante claro su relación con esa familia, y aún con él muerto ella seguramente iba a estar en la mira del Consejo. Por otro, también noté la marca del gremio de los Code Breakers, por lo que cuando regresé cargando con una mano a un simple conejo, pasando por el lado de Atila que solo me vio de reojo, algo más calmado, lo cual llegué primero a pensar que era porque me empezó a aguantar, pero luego tal vez fue por el olor de su dueña que tenía en todo mi cuerpo.

Entre la cena que tuvimos, y la mañana donde nos separamos, me detuve para decirle que saludara a Akuma, y a todos dentro de su gremio de mi parte, y si bien los demás ya sabían como contactarme, le comenté que Atlas le repitiera a Akuma lo que le dije a ella sobre como contactarme si era necesario, antes de mover mi mano a mi billetera, donde saqué algo de dinero -- Yo te metí la idea de conseguir uno, y te rompí tú ropa, así que... Toma. -- Le entregué un pequeño fajo de dinero antes de poner su mano en su muslo, pues la mujer ya estaba arriba de su caballo para moverse, y deseando un buen viaje, solo la vi partir de aquél lugar.

[+ 5,000,000 Jewels a Atlas]
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen


Volver a “Ishgar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado