Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 10) 17-7-17

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1102
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 40
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 8) 17-4-17

Mensaje #31 por steelfire404 » Sab May 20, 2017 12:25 am

Saludos.

Alex-Flyppy: Tsunade es una pieza muy importante en el plan del Arma Definitiva y por ello fue corrompida para enfocarse en ese tipo de aspectos. Naruto aprovechará las habilidades de todas las esclavas que vaya consiguiendo y en el futuro Mito no será una excepción… La Sannin está gestando el desarrollo de una segunda arma al servicio del clan aprovechando todo de su hijo, el Shinobi más temido del mundo en su momento. Y has acertado en algo relacionado a ello.

Efectivamente, Shizuka es el disfraz de Shizune para infiltrarse en Kumo y escalar posiciones en la aldea de la Nación del Rayo. Mabui, siendo enviada por Shizune será valiosa para el clan, pero posiblemente no regrese a su aldea natal en el futuro.

Las mamás finalmente se han entregado a su adorado hijo-amo y si bien eso puede producirles problemas en el futuro como bien dices, eso estaba calculado dentro de los riesgos también y pienso explicarlo a la brevedad.

Rock-kun: Hemos discutido bastante vía skype, así que por este medio queda muy poco qué discutir.

Sin nada más qué decir, aquí dejo el nuevo capítulo:

Capítulo 9 | +
Uzumaki’s Strongest Weapon



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”



Capítulo 9: Afinando detalles



Una Kurenai Yuuhi con su quebrada cabellera revuelta, se encontraba recargada en la cabecera de su cama…

Cubierta únicamente con una delgada sábana que dejaba ver su perfecta anatomía, tenía una expresión de desencanto notoria. A su costado, Asuma Sarutobi dormía profundamente con un rostro que dejaba ver una visible satisfacción. La Kunoichi ciertamente había jugado sucio, ya que cansada de las negativas de su pareja a consolidar su relación con el acto carnal que le había pedido en los últimos días, lo invitó a cenar la noche anterior y colocó un poderoso afrodisíaco en los alimentos para vencer su resistencia y si bien había funcionado, simplemente no fue lo que ella imaginaba…

Suspiró entristecida, ya que no sintió la magia que había anhelado experimentar como señal del amor verdadero y de ahí, poco a poco se puso a pensar sobre su relación con el castaño Sarutobi. Se conocían desde niños y habían sobrevivido a una guerra Ninja, su amor había comenzando como una amistad muy natural y poco a poco se fue construyendo sobre las vivencias juntos, así como a lo que tenían en común y aquellas diferencias entre ellos que los complementaban…

Pero todo eso, que en el pasado eran los cimientos más firmes en su relación, simplemente dejó de ser importante ante esa terrible decepción.

“¿Por qué?” Abatida, la Kunoichi se levantó y se dirigió al aseo para darse una ducha y aprovechar para reflexionar sobre lo acontecido.

Se envolvió desde los pechos hasta la mitad de los muslos con una toalla blanca y mecánicamente preparó el particular vestido blanco con la manga derecha larga sin manga izquierda que usaba en vez de su uniforme Jounin, luego reguló la temperatura de la regadera y finalmente se descubrió para meterse al agua… Las gotas cálidas escurrían por su cuerpo y Kurenai simplemente disfrutaba el relajante calor, pensando en por qué había sido tan insatisfactorio el acto carnal si ella estaba segura de que el castaño barbudo que dormía en su cama era el amor de su vida.

Las lágrimas en su rostro se confundieron con el agua que marcaba incontables senderos por toda su piel mientras se enjabonaba su oscura cabellera y sus deliciosas curvas. Después de olvidar parcialmente la decepcionante noche, salió de la regadera, se vistió, maquilló y pronto estuvo preparada para asistir a la Academia Ninja. Cuando estuvo lista para partir, regresó a su habitación para mirar de nuevo al hombre que la había hecho suya…

No pudo evitar molestarse con él al verlo profundamente dormido en su cama, como si realmente hubiera sido una experiencia inolvidable.

“Claro, como todo buen hombre, no se preocupa de los sentimientos…” Una solitaria lágrima de impotencia escapó de su ojo derecho “¡No! Asuma es distinto… Solamente fue una mala noche” La Kunoichi suspiró, contemplando al amor de su vida, que era totalmente ajeno a sus inquietudes “Sólo fue una mala noche…” Y dejando dormir al Shinobi, salió de su casa para dirigirse a la Academia Ninja tratando de hacerse a la idea que la próxima vez que se hiciera una con su querido Asuma, todo sería mejor…



- Faltan 3 días para la graduación, mamá…-
- No te preocupes, cariño… Ahí estaré-

Hinata Hyuga y su adorable hija Himawari desayunaban tranquilamente en su casa… Había pasado tiempo, pero la relación entre ambas se había recuperado. Las dos nuevamente se buscaban con alegría, si bien el trasfondo era desconocido para ambas: la corrompida mamá miraba a su pequeña con deseo oculto, ya que la quería incorporar al clan Uzumaki para que fuera una fiel y devota esclava para su adorado amo al igual que ella. Por otro lado, la pequeña peliazul tenía la intensión de que su preciosa madre aceptara su futura relación con Sarada-chan, su preciada Chouchou-san y el precioso Naruto-sama.

- Y dime, querida…- Hinata tanteó a su pequeña, sonriendo pícaramente -¿No hay nadie que te guste?- La Hyuga menor se sonrojó violentamente
- B-Bueno, está Naruto-kun…-
- ¡¿Qué?! ¡¿Cómo puede gustarte ese perdedor?!-

Las dos mujeres voltearon a la entrada de la cocina para encontrarse con un molesto Boruto cruzado de brazos, cuyo gesto dejaba ver su notorio enojo. Vestía su conjunto negro de siempre y esperaba réplica de ambas mujeres para empezar a discutir con el fin de mostrarles que el imbécil de Naruto era sólo un perdedor…

Sin embargo, las dos Hyuga reanudaron su charla, dejando de prestarle atención al rubio Hyuga.

- Naruto-kun me cae bien, Hima-chan- La bella madre asintió aprobatoriamente -Si algún día llegan a tener una relación, me gustaría hablar con él- Una sonrisa sutilmente oscura se formó en su rostro -Ya sabes, debo conocer hasta el fondo al novio de mi pequeña…-
- S-Sí, mamá- La jovencita se sonrojó visiblemente, mientras el Hyuga se mostró todavía más irritado de lo que estaba
- ¡Bah! ¡No sé para qué me molesto!- El rubio se dirigió a la nevera y tras tomar varios contenedores con sus ensaladas preparadas previamente, salió del lugar
- ¿Qué le pasa?- Preguntó con fastidio la menor de las peliazules
- No sé, cariño- Hinata suspiró cansada -Cada día me pregunto por qué me tocó un hijo tan problemático y molesto como tu hermano…-
- Yo también- Himawari complementó con un gracioso puchero -Tu hijo llega a ser tan insoportable, que cada día me cuesta más verlo como hermano…-
- Ojalá Naruto-kun hubiera sido mi hijo…- Suspiró la ama de casa, con expresión pensativa
- Y a mí me gustaría que Naruto-kun fuera mi hermano…- Agregó con el mismo pesar la jovencita.

Las dos mujeres, con resignación a su parentesco con Boruto, redirigieron su plática a trivialidades de las que hacía tiempo no hablaban…

Pero a la vuelta del corredor que de la cocina llevaba a la sala del departamento, el aludido había escuchado la opinión que su hermana y su madre tenían sobre él y se mostró impactado. Años atrás, era el rey de esa casa y esas dos mujeres lo adoraban por el simple hecho de ser él, pero ahora era justo lo contrario y parecía ser que el hecho de ser Boruto Hyuga provocaba desagrado en sus dos mujeres especiales.

“¿Por qué…?” Pensó visiblemente abatido “¿Por qué todo cambió?” Cerró los ojos con evidente pesar…

Nada había sido igual desde el incidente con Naruto y aquella dolorosa noche en que su madre lo dejó con sus sandalias deportivas tiradas en el suelo mientras se dirigió a la casa del Uzumaki a disculparse con aquella familia…

El rubio Hyuga había desarrollado una tendencia a la depresión durante todo ese tiempo, debido a que las cosas no le habían salido bien desde aquél día. Su hermana se alejó notoriamente de él y su madre comenzó a ser sumamente estricta, además de simplemente quitarle los mimos que antes le avergonzaban y que irónicamente, ahora deseaba recibir.

Sin embargo, no estaba totalmente amargado y frustrado con la vida, puesto que tenía un último brillo de esperanza en su camino sombrío, a la cual se aferraba con fuerza…

Ino Yamanaka era aquella luz y no sabía si podría resistir el perderla.



- Después de cogernos tan rico, debes tener hambre, mi amor…-
- Así es, luego de tan buena follada te mereces un desayuno sexy…-

En el comedor de la parte superficial de su casa, el rubio disfrutaba de las atenciones de sus mamás-esclavas, ya que después de aquella intensa pero breve sesión de sexo, tenía que ir a la Academia Ninja para continuar con sus planes y finalmente ver cómo iban a quedar los equipos Genin, ya que si bien podía intervenir en eso con la ayuda de Koharu, prefería que eso fuera decidido por la suerte para que no todo fuera predecible…

Mientras pensaba en eso, se regocijaba en la espectacular vista de sus hermosas mujeres, las cuales le preparaban el desayuno con visible felicidad y un nuevo nivel de sumisión. Las dos vestían únicamente delantales blancos con bordes de encaje, bien apretados de forma que los pezones de sus exuberantes pechos se marcaban escandalosamente en la tela, además de lucir tacones de aguja con exagerada plataforma de veinte centímetros de altura, lo cuales estilizaban sus piernas deliciosamente, además de que sus firmes nalgas se resaltaban bastante, lo que aprovechaban para contonearse descaradamente, ambas luciendo sonrisas pervertidas en sus angelicales rostros, orgullosas de que sus pecaminosos cuerpos finalmente habían sido poseídos por su amado hijo.

- Te vamos a consentir como te mereces, mi semental- Kushina se sentó en la pierna derecha del ojiazul, con un plato de Ramen en su mano izquierda y palillos en la derecha
- Así es, después de follarte a estas yeguas, mereces un premio- Konan tomó asiento en la otra extremidad del rubio sujetando el plato humeante con su mano derecha para complementar a su compañera y sosteniendo palillos en su otra mano
- Entonces consiéntame, zorras mías…-

Alternándose, las dos alimentaban a su macho y luego le limpiaban la boca amorosamente. El rubio quien simplemente disfrutaba las atenciones, se mantenían pensando en lo que le deparaba el futuro: su inmediata graduación de la Academia Ninja y después de eso, la asignación de su equipo, además del día en que se desarrollara el complot de Kumo y las consecuencias posteriores…

- ¿En qué piensas, cariño?- La Uzumaki pelirroja le dio un beso a su hijo en la mejilla, lamiéndolo posteriormente como el manjar que era para ella, mientras su compañera lo alimentaba
- Dinos… ¿Vas a apoderarte de más zorras?- La Uzumaki peliazul ahora le mordisqueaba el lóbulo de su oreja mientras la otra mamá-esclava le daba de comer
“No es sencillo pensar con estas putas calientes poniéndome a mil…” Pensó el rubio, tratando de concentrarse para responder a las preguntas de sus esclavas -Puede decirse que sí, tendrán más zorras para prepararme…- Ambas mujeres sonrieron marcadamente con las palabras de su dueño.

El erótico desayuno continuó hasta que el joven estuvo saciado y con su libido hasta el cielo. Sin embargo, para tristeza de las matriarcas del clan, el chico se dispuso a marcharse a la Academia y muy a su pesar, tuvieron que transformar la materia oscura sobre sus cuerpos en un conjunto revelador consistente en apretados jeans de mezclilla que evidenciaban sus grandes culos, así como blusas blancas de tirantes que permitían apreciar sus firmes tetas, además de las ya características sandalias de exagerado tacón para estilizar todavía más sus deliciosas piernas. Mientras su rubio adorado iba a lavarse los dientes, las mamás hicieron lo mismo, tras lo que se maquillaron con lápiz labial de intenso color carmín, luciendo como dos auténticas preciosuras…

Además, ambas lucían una cadena que se perdía en el canalillo de sus turgentes pechos.

Las mamás-esclavas y el hijo-amo se reencontraron en la entrada de la casa, listos para partir a la Academia Ninja, donde una silenciosa Mikoto, ‘vestida’ únicamente con una cofia de sirvienta sobre la cabeza y un delantal con borde de encaje a la mitad de los muslos y calzado de tacón, miraba a su amo y a sus dueñas con visible sonrojo, esperando por sus órdenes para obedecerlas con fanática prontitud.

- Oye, hijo-amo- Kushina tanteó a chico
- ¿Qué sucede?- Preguntó el rubio mientras sus mujeres lo flaqueaban y él las abrazaba posesivamente de la cintura
- Queremos salir de cacería…- Preguntó expectante Konan -¿Podemos?-
- ¡Claro que sí, putas!- El Uzumaki asintió mientras le metía un pellizco a esos tremendos traseros, provocando que las hembras se doblaran ligeramente, mientras gemían ahogadamente
- Gracias, querido- La pelirroja sonrió visiblemente feliz con un suave gemido
- Te vamos a traer a una perrita que te va a encantar- La peliazul se mostró entusiasta, restregando su sexy culo en la mano de su hijo
- No nos esperes, Miko-chan- Kushina volteó a ver a su mejor amiga -Llegaremos en la tarde-
- Como digas, Kushina-sama- La Uchiha asintió devotamente
- Hinata no viene hoy, así que te quiero trabajando, esclava- Konan ordenó con autoridad, cimbrando el cuerpo de la sexy azabache con aquella voz autoritaria
- Así será, Konan-sama- Respondió la sexy pelinegra con excitación creciente, haciendo una reverencia con la cabeza
- Y si terminas pronto, puedes ir con Tsunade para que te use- La Marea Roja agregó, ya que le gustaba consentir a su mejor amiga
- Gracias, Kushina-sama- El cuerpo de la Uchiha comenzaba a temblar por la lascivia que aumentaba más y más en ella
- Y no olvides asear y alimentar a nuestra invitada- Agregó la otra matriarca del clan, mirando fijamente a la fetichista esclava -Confiamos en ti-
- No le fallaré al glorioso y poderoso Clan Uzumaki- Declaró con solemnidad la sirvienta, visiblemente alegre por la posibilidad de serle útil al clan
- Vámonos entonces, mamis…- Las dos imponente hembras asintieron al tiempo que se abrazaban a su hijo, para que los tres salieran de la casa ante la mirada embobada de Mikoto…



Faltaba poco para que los estudiantes con el rendimiento escolar adecuado se convirtieran en Genin…

Ese era el tema de conversación de los padres reunidos en la entrada de las instalaciones escolares, ya que cuando se graduaran, sus hijos se convertirían en Ninja y en adultos, según las leyes de la aldea. Karui, Tsume, Sakura y Hinata platicaban juntas en su grupo, mientras que sus hijos hacían lo propio, si bien Boruto y Kiba permanecían levemente alejados de las chicas, en compañía de Ino…

La rubia de los Yamanaka, una bella chica de largo cabello rubio atado en una coleta, se había sentido atraída por el aire de rebeldía del rubio Hyuga y después de un tiempo de tratarse, se hicieron novios. Aparte de eso, a Ino le desagradaba la idea de tener que trabajar con la gorda Chouchou y el vago patético de Shikamaru, a pesar de que lo más probable sería que sucediera eso debido al historial de las familias de los tres, ya que la agrupación denominada Ino-Shika-Chou había sido muy efectiva prácticamente desde la fundación misma de la aldea.

- ¡Hola, chicas!-

Las cuatro mamás voltearon a ver a la recién llegada familia Uzumaki. Por una parte, Karui y Sakura ahogaron expresiones de sorpresa al ver a las despampanantes mamás enfundadas en esas ropas tan juveniles, mientras que Tsume y Hinata simplemente miraban a las recién llegadas abrazadas de su pequeño. Naruto pronto se soltó de sus mamás para dirigirse con Chouchou, Himawari y Sarada, dejando a las mujeres platicar.

- ¡Kushina, Konan-san!- Exclamó la escandalizada morena pelirroja -¿Por qué visten así?-
- ¿Qué tiene de malo?- Preguntó confundida la Uzumaki pelirroja -No nos matamos a diario en el gimnasio para no mostrar nuestros cuerpazos-
“Amas… Están como quieren” La Hyuga miraba visiblemente embobada a sus dueñas
- ¡Igual ya no tienen edad para andar vistiéndote así, tomate!- Agregó la también avergonzada pelirrosa
- Pero Sakura-san- Intervino la Uzumaki peliazul -Nosotras todavía somos jóvenes…-
- C-Como sea- La castaña Inuzuka se notaba algo nerviosa -El cómo nos vistamos ya es cosa de cada quién…-
- Exacto, Tsume- Kushina sonrió feliz -Y pasando a otros temas… ¿Qué les parece si nos vamos a desayunar a algún lugar? Con eso de que los chicos se gradúan en unos días… ¡Tenemos que celebrar!-
- Así es- Agregó la feliz Konan -Nuestros niños se han esforzado mucho y finalmente empezará su carrera como Ninja-
- Puede ser…- Divagó Karui -Aunque, yo tengo que hacer otras cosas, hoy no puedo-
- Yo igual, tengo que atender a Sasuke-kun- Dijo seria la Haruno -No me gusta dejarlo solo mucho tiempo y mi madre no puede ayudarme hoy-
- Otro día entonces, mientras somos nosotras cuatro- La Marea Roja se enfocó en Konan, Tsume y Hinata
- ¡Sí!- Exclamó una entusiasta Marea Azul -Y yo conozco el lugar ideal…-

Por su parte, las niñas y Naruto se encontraban en su charla…

Chouchou, Sarada y Himawari ciertamente habían crecido. La morena Uzumaki-Akimichi continuaba siendo gordita, pero su cuerpo mantenía de forma sutil la forma de reloj de arena, con pechos y trasero resaltables: sus medidas rondaban los 84 de pecho, 72 de cintura y 84 de trasero. La azabache Uchiha-Haruno, era esbelta y si bien su cuerpo era armonioso, tenía cierto problema, ya que sus 72 de pecho y 72 de nalgas eran de las menos desarrolladas entre las chicas de su edad, aunque su estrecha cintura 56 ayudaba a dar una visión muy femenina de su figura. Finalmente, la risueña Himawari gozaba de una estética anatomía de angosta cintura 58, un considerable trasero 78 y un pecho 78 también.

La castaña lucía un kimono blanco sin mangas ceñido a su cuerpo con una faja amarilla y una camiseta manga corta de red debajo, un par de calentadores de brazo negros y un par largas botas negras a la mitad de los muslos. La azabache de gruesos lentes de armazón rojo, por su parte, utilizaba un vestido rojo sin mangas estampado en la parte posterior con el símbolo de su clan, muy parecido al atuendo de su madre, aunque apenas cubriéndole la entrepierna, debajo tenía unos pantalones cortos a la mitad de los muslos y arriba de las rodillas, medias de color púrpura oscuro, calzando botas negras y usando calentadores de brazo de color púrpura oscuro. La peliazul vestía un kimono lavanda sin mangas y líneas verticales, con una faja púrpura oscuro alrededor de su cintura y llevaba un par de pantalones cortos azul marino, con medias hasta el muslo y botas negras de tacón alto debajo de las rodillas. Finalmente, el rubio tenía pantalones negros, botas cortas del mismo color y una sudadera naranja de vivos negros con el símbolo de los Uzumaki estampado en la espalda, bajo la cual llevaba una camisa de red negra ceñida al cuerpo.

Las dos niñas de Doujutsu escuchaban atentas al Uzumaki, mirándolo encandilas, con la Uchiha a la derecha y la Hyuga a la izquierda. Sakura miraba de reojo, ya que su querida hija no le quitaba la mirada de encima al chico, como si estuviera prendada de él. Hinata estaba encantada, ya que al parecer su adoraba hija también sería esclavizada por su adorado amo y así podrían estar juntas para servirle al clan. Karui se mantenía expectante, ya que pronto el chico abrazó de la cintura a su adorada niña de la cintura, quien aceptó el gesto del rubio y entonces Karui se sintió feliz de que al parecer su pequeña había encontrado el amor…

- Y bien chicas… ¿Listas para saber en qué equipos estaremos?- Preguntó sonriente el Uzumaki
- A mí no me importa en cuál sea, mientras sea contigo, Naruto-san- La Hyuga sonrió feliz y se acomodó en el firme hombro Uzumaki
- Así es… Estar contigo es lo que importa, Naruto-san- La Uchiha susurró sugerente y restregó sus pechitos en la extremidad que abrazaba
- Yo sé que te mueres por estar conmigo, Naruto-kun- La Akimichi sonrió insinuante -Pero puede que tu sueño no se haga realidad, así que instruí a estas dos para que te cuiden si se da el caso…- Murmuró la gordita, sintiendo con regocijo el firme cuerpo del rubio en su espalda
- Chouchou-san nos enseñó bien y fue muy estricta para que aprendamos- Murmuró Himawari, visiblemente contenta de haber sido condicionada por su amiga
- Así es, Chouchou-san es nuestra mejor amiga y haremos lo que ella diga- Sarada complementó, con una mezcla de respeto y admiración por la Akimichi
- ¿Ves?- La morena robusta sonrió maliciosa -Y te espera otra sorpresa cuando nos graduemos…-
- Vaya, no puedo esperar…- El Arma Definitiva le sonrió de la misma forma a la castaña.

Naruto estaba visiblemente satisfecho con el resultado del sutil condicionamiento de Chouchou. Si bien pensaba apoderarse de ella totalmente, esperaría hasta que se graduaran para que ya siendo oficialmente una adulta, sus padres no pudieran ponerle algún ‘pero’ a su relación. Además, con las formalidades futuras podría abrirse puertas hacia un objetivo más importante en su meta de reconstruir al Clan Uzumaki…

- Pero bueno, pronto será eso, así que mejor vamos ingresando a la academia- La gordita y el rubio comenzaron a caminar sin dejar de abrazarse, siendo seguidas fielmente por las otras dos niñas.



Los estudiantes en la Academia Ninja se mostraban más entusiasmados que de costumbre, ya que faltaba muy poco para graduarse y finalmente comenzar sus vidas como Ninja…

Realmente los estudiantes ya sabían quiénes serían los graduados de la generación y solamente tenían que enterarse de los equipos que conformarían. Generalmente éstos se asignaban después de la graduación, pero ese año sería diferente puesto que habría un desfile de bienvenida para la próxima visita de la comitiva de la aldea Ninja de Kumo, así que ese trámite se realizaría con prontitud para que los Equipos Genin estuvieran listos y participaran también.

Iruka Umino encabezada la comitiva de los variados profesores que los estudiantes tuvieron durante toda su formación académica, listo para comenzar a dar las últimas indicaciones en relación al tema.

- ¡Muy bien!- Declaró el instructor Chunin -Me alegra mucho dar la lista de los graduados para este año… Primero que nada, les agradezco a todos por la oportunidad de permitirme ser su profesor, ya que fue una experiencia inolvidable para mí…-

Naruto miraba con evidente fastidio ese ridículo montaje y escuchaba con aburrimiento toda la insulsa palabrería del instructor al que consideraba una alimaña sumamente débil. Lo que le interesaba del asunto era cómo Kurenai Yuuhi se mostraba discretamente malhumorada y a su derecha, Asuma Sarutobi se veía también molesto, pero él no se preocupaba por ocultarlo.

Era obvio que su plan estaba saliendo a la perfección…

Aquél día tomó por sorpresa a su Sensei en Genjutsu y con su ardid de los caramelos la tuvo a su merced para manipular su subconsciente, para poner las bases de la futura caída de aquél estúpido que se había atrevido a golpearlo y sólo debía esperar para que todo saliera a pedir de boca…

Y cuando llegara ese momento, el golpe sería brutal y le iba a quitar a ese barbudo ridículo todo lo que le importaba, incluso lo que todavía no tenía.

- Muy bien- El Arma Definitiva volcó su atención hacia el Chunin, cuando notó que había dejado de hablar toda la basura que no le interesaba -Dicho lo esencial sobre la vida Ninja, sólo me queda desearles lo mejor y proceder a continuación a nombrar los equipos para los nueve graduados de este ciclo…- El profesor principal de la academia tomó la lista que se había preparado meticulosamente días atrás
“Hora de ver lo que la suerte nos depara…” Pensó el rubio con una discreta sonrisa
- Los equipos Genin del 1 al 6 todavía están en circulación, así que la numeración comenzará a partir del número 7…- Hizo la aclaración antes de continuar con la designación -Entonces el primer equipo, el Equipo 7, será integrado por Sarada Uchiha, de alto rendimiento, Himawari Hyuga de rendimiento medio y finalmente, Naruto Uzumaki de rendimiento bajo, diseñado para embocada… Su Sensei Jounin será Kurenai Yuuhi-

Las reacciones fueron variadas: Chouchou hizo un puchero de visible molestia, mientras que sus amigas se separaron del Uzumaki por un momento para chocar las manos en señal de triunfo. La bella Jounin azabache se mostró contenta al saber que sería instructora de tres de los estudiantes que más le agradaban. Naruto sonrió discretamente, al ver que la suerte le había sonreído de nuevo… Ahora podría esclavizar a gusto a su media hermana y a la Uchiha, además de continuar con su venganza contra el hijo del Hokage.

Boruto en cambio, se molestó visiblemente. Ino volteó a ver a su novio, el cual se encontraba sentado a su izquierda al sentir temblorosa la mano que sujetaba con cariño.

Para el Hyuga era sumamente desagradable que su hermana estuviera en el mismo equipo que el bastardo, ya que ella gustaba de él, seguramente por algún complejo incestuoso relacionado con él mismo o algo por el estilo… Y su madre aprobaba esa posible relación, seguramente para no tener que decirle la verdad a Himawari sobre que el bastardo y ella eran medios hermanos.

- ¿Sucede algo, Boruto?- Preguntó la preocupada Yamanaka
- No me agrada que ese idiota esté cerca de mi hermana- Contestó al instante el hijo ilegítimo de Hinata y Minato -Es un debilucho que no podrá protegerla…- Declaró para disimular las verdaderas razones de su molestia
- Calma…- Ino trató de relajar a su novio -Tal vez esté con ese perdedor y con la idiota de Sarada, pero Kurenai-sensei es una gran Kunoichi… Himawari estará bien-
- Eso espero...- Replicó más calmado el Hyuga
- En cuanto al Equipo 8, éste estará conformado por el alumno de bajo rendimiento Shikamaru Nara, la estudiante de rendimiento medio Chouchou Akimichi y por último, la alumna de mejor rendimiento Ino Yamanaka, diseñado para ser multitareas y su Sensei Jounin… Será Anko Mitarashi-

En cuestión de segundos, la bella rubia pasó por un abanico de emociones: primero suspiró al ver que su destino sería formalizado con prontitud, luego se molestó en forma de un tic en su ojo derecho al ver que la gorda y el Nara estarían en el mismo equipo, lo que terminó por confirmar las sospechas que tenía desde hacía ya bastante tiempo…

Cuando escuchó su nombre sonrió forzadamente con una forma de demostrar su molestia y al oír el nombre de la Jounin que estaría a cargo de ellos, conocida por todos como la más estricta de las Sensei, simplemente se dio un golpe de lleno en la frente contra su escritorio como forma de sacar su frustración.

Shikamaru Nara, suspiró al hacerse oficial la obvia formación Ino-Shika-Chou de la generación y la gordita morena resopló con fastidio ya que si bien no le importaba en lo absoluto estar con el vago, para nada le agradó el saberse en el mismo equipo que la flacucha estirada y engreída…

Aunque por otro lado, también tendría la oportunidad de ponerla en el lugar que le correspondía.

- Tranquila, Ino…- Murmuró su novio, sonriendo nerviosamente -Fuera de la gorda, no está tan mal tu equipo… Creo-
- Y ya para finalizar, sólo me queda nombrar a los integrantes del Equipo 9…- Iruka se apresuró en concluir - Boruto Uzumaki de rendimiento alto, Shino Aburame de rendimiento medio y Kiba Inuzuka de rendimiento bajo, el cual está diseñado para ataque y los tres estarán bajo la tutela del Sensei Jounin, Asuma Sarutobi…-

El barbudo Jounin se mantenía con aquella expresión dura producto de su enojo con su novia…

Cuando despertó en la casa de Kurenai, se dio cuenta de que ya era tarde para la ceremonia y tuvo que asearse rápidamente de forma que no tuvo tiempo ni de desayunar y la jornada sería larga. Su enojo aumentó al ver que su querida novia ya se encontraba en la academia, pero antes de reclamarle por dejarlo así después de aquella noche de ensueño, donde él le entregó todo, llegó Iruka a informarle del itinerario del día.

Por eso mismo, no le prestó atención en lo absoluto a los Genin que serían parte de su equipo, a pesar de simpatizar con Boruto por su talento, con Kiba por su atrevimiento y con Shino por su objetividad.

- Muy bien, de antemano yo les agradezco mucho todo este tiempo que pasamos juntos y sólo me queda desearles lo mejor durante su verdadero Examen de Graduación… Pero eso ya está en las manos de sus Sensei Jounin, yo me retiro para que se reúnan con sus nuevos compañeros…-

El Chunin hizo una reverencia dirigida a todos sus estudiantes y luego dio media vuelta para marcharse junto con los demás profesores que no habían sido designados como Sensei Jounin. Inmediatamente el Sarutobi se dirigió con su novia para pedir respuestas.

-¿Por qué te fuiste sin mí?- El castaño se mostró dolido
- Quise dejarte dormir, no pensé que te molestaría- La azabache replicó con aparente indiferencia
- Yo contaba con que me despertarías…- Asuma se mantenía molesto
- Después de lo de anoche, necesitabas dormir- Kurenai contestó con tranquilidad -Además, no es el momento ni el lugar para discutir estas cosas- Agregó, con tono severo
- De acuerdo, platicaremos después- El Jounin se dio media vuelta para dirigirse con sus alumnos.

Naruto, Sarada y Himawari no tuvieron problema en mantenerse juntos para esperar a su Sensei Jounin, mientras que una irritada Chouchou tuvo que levantarse y dirigirse hacia el vago de la generación, sentándose a su derecha. Para Ino fue igual de molesto, poniéndose de pie para dirigirse al Nara y tomar asiento a su izquierda. Igualmente, Kiba y Boruto esperaron al chico Aburame para reunirse finalmente los Equipos Genin y esperar indicaciones sobre su graduación.

Al trío Ino-Shika-Chou se acercó aquella atractiva mujer mal encarada de ojos grises, cabello violeta peinado en forma de una coleta alta y de tez blanca, que vestía una gabardina marrón con costuras púrpuras, bajo la cual portaba un traje de malla ajustado a su tonificado cuerpo, que iba del cuello a los muslos. Llevaba una minifalda de color naranja oscuro, así como correa de color azul oscuro alrededor de la cintura que se conectaba a la falda.

- Muy bien, enanos… Ya saben quién soy yo, pero igual me obligan a presentarme para toda esta tontería, mi nombre es Anko Mitarashi- Dijo con tono intimidante la Jounin
“Genial, me tocó la Sensei más loca…” Pensó fastidiado Shikamaru, con expresión aburrida
“Tenía que tocarme con esta demente” Ino miraba con un tic en el ojo a la Kunoichi
“Vaya… Está buena, como para regalársela a Naruto-kun” Chouchou sonrió suavemente
- Muy bien, enanos- La mujer continuó con su faceta estricta -Platicaremos afuera… Este lugar es deprimente-

La Jounin se dio media vuelta para comenzar a caminar y a regañadientes, el Nara y la Yamanaka la comenzaron a seguir. La Akimichi se quedó mirando fijamente el trasero de su Sensei, que resaltaba aún a pesar de su gabardina y se contoneaba descaradamente. Finalmente reaccionó para seguir a su equipo al exterior.

Por otra parte, el Jounin encargado del Hyuga, el Inuzuka y el Aburame se mantenía molesto por lo ocurrido hace un par de hora y más que nada, porque no había probado bocado. Se acercó a su equipo y miró a los tres Genin que estarían a su cargo.

- Bien chicos, yo seré su Jounin Sensei, espero que crezcamos juntos y seamos unos buenos Shinobi para la aldea- El Sarutobi pudo controlarse finalmente para mostrarse amigable con sus pupilos
- Yo espero hacerme poderoso, Sensei- Respondió de inmediato Boruto
- Y no olvides la parte donde patearemos traseros- Kiba sonrió desafiante
- ¿Y tú qué opinas, Shino?- Preguntó el barbudo al notar que el tercer Genin del equipo no había dicho nada
- Bueno… Está bien por mí, tengo deberes que cumplir como Ninja de Konoha y como parte de los Aburame- Dijo en tono serio e indiferente, bastante contrastante a los otros dos
“Ente” Pensó despectivo el rubio Hyuga
“Tenía que tocarnos con este bicho raro” Reflexionó el castaño
- Bien, entonces vamos afuera…- El Jounin se mostró sonriente -Todavía hay bastante que explicarles…-

El Equipo 9 también dejó el aula para dirigirse al exterior, dejando únicamente a los estudiantes del Equipo 7. Kurenai se acercó a sus estudiantes para comenzar a construir un buen equipo, ya que además de que le habían tocado tres de los alumnos que más atención le ponían a sus clases, eran también de los que más le simpatizaban. Inmediatamente se puso de buen humor al pensar que aquellas chicas, el simpático rubio y ella formarían un buen equipo.

- Bueno chicos, ya nos conocemos y todo, pero por formalidad me presento nuevamente, mi nombre es Kurenai Yuuhi, ahora vamos afuera para conocernos mejor- La sonriente pelinegra se dirigió a la salida.

Los tres estudiantes la siguieron inmediatamente mientras el rubio abrazaba sugestivamente a las dos amigas de Chouchou por la cintura, a Sarada con el brazo derecho y a Himawari con el brazo izquierdo. Las dos chicas se dejaron hacer, mostrándose visiblemente contentas y recargaron las cabezas en los firmes hombros Uzumaki, totalmente cautivadas por el rubio.



El recién constituido Equipo 7 se encontraba en una bella zona del patio de descanso de la Academia Ninja, el cual estaba cubierto por césped sumamente bien cuidado de forma que parecía más una alfombra verde que pasto. Bajo la sombra que producía un frondoso árbol de espesa copa, los Genin se encontraban sentados, mirando expectantes a su Sensei Jounin, quien se encontraba recargada en el tronco del árbol con una cálida sonrisa en el rostro.

- Muy bien…- La bella azabache mayor comenzó a conversar con sus futuros Genin, ya que confiaba en la habilidad de los tres -Vamos a conocernos un poco, empezando por presentarnos formalmente y describirnos un poco-
- ¿Puede darnos una demostración, Sensei?- Preguntó la jovencita Uchiha, expectante
- Igual yo iba a empezar, Sarada- La Jounin sonrió suavemente -Como saben, mi nombre es Kurenai Yuuhi, me encantan los dulces confitados y mi sueño es convertirme en la mejor conocedora de Genjutsu del mundo para enseñarle todo a mis estudiantes…- Kurenai asintió suavemente cuando notó que tenía la atención de sus estudiantes -Ahora es tu turno, Sarada-
- Muy bien- La chica de lentes sonrió alegre -Mi nombre es Sarada Uchiha, me gusta mucho pasar el tiempo con Hima-chan mientras vemos entrenar a Chouchou-san y también estar cerca de Naruto-san- Cerró los ojos, dejando ver su alegría -Y cuando sea mayor… ¡Quiero convertirme en una maestra del Sharingan!-
- Me da gusto oír eso, Sarada- La azabache mayor miró feliz a la menor -Como el Genjutsu es parte imprescindible del ojo de tu clan, me dará gusto ayudarte en lo que pueda-
- Gracias, Kurenai-sensei- La hija de Sakura agradeció inclinando suavemente la cabeza
- Ahora es tu turno, Himawari-
- ¡De acuerdo!- La Hyuga sintió decidida -Mi nombre es Himawari Hyuga y me encanta la comida que prepara mi mami, por lo que cuando puedo, traigo un poco para Sarada-chan, Chouchou-san y Naruto-san, en cuanto a mi sueño… Yo quiero ser una Kunoichi bella y fuerte como mi mami- La peliazul se mostraba contenta y feliz
- Hinata-san fue de las mejores Ninja mientras estuvo en el servicio activo y si te esfuerzas, estoy segura de que serás tan fuerte como ella- La Yuuhi animó a su alumna, quien se mostró visiblemente feliz -¿Y bien? Háblanos sobre ti, Naruto-kun…-

Kurenai, Sarada y Himawari volcaron de inmediato su atención hacia el rubio. Naruto notó de inmediato que su Sensei y sus compañeras lo miraban embobadas como producto de sus respectivos condicionamientos…

Cuando inició su maquinación con la Jounin, el Arma Definitiva le implantó órdenes muy específicas en su cabeza con el fin de asegurarse la total atención de la sexy azabache con el fin de enamorarla poco a poco al mismo tiempo que se fuera decepcionando de Asuma. De igual forma, fue guiando a Chouchou en el condicionamiento de las niñas poseedoras de Doujutsu para que poco a poco fueran obsesionándose con él conforme más tiempo pasaran juntos.

- Yo me llamo Naruto Uzumaki- Comenzó Saikyou Buki -Y me gusta mucho el Ramen preparado por mis mamis, es el más delicioso del mundo y nadie lo sirve como ellas- El chico observó feliz cómo tenía la total atención de las tres mujeres -Y finalmente, en cuanto a mi sueño… Lo que yo deseo es reconstruir a mi clan, llenando el mundo de todos los Uzumaki que pueda-

Las tres hembras se estremecieron con la sonrisa sombría con la que el rubio terminó su oración. Sarada, Himawari y Kurenai, sin saberlo, ya estaban en las garras del Arma Definitiva y su programación mental que permanecía inactiva en su subconsciente sólo necesitaba la señal de activación que tenían implantada para ponerlas totalmente bajo su control. Aunque realmente, no había mucha diferencia con su estado actual, en el que prácticamente eran ovejas siguiendo a su siniestro pastor sin saberlo siquiera.

- B-Bueno- La Yuuhi fue la primera en reaccionar -No sé cómo podría ayudarte para realizar tu sueño, Naruto-kun- Sonrió de forma inconscientemente sugestiva -Pero si puedo hacerlo en algo, no dudes en pedírmelo-
- En el futuro le tomaré la palabra, Kurenai-sensei…-
- Nosotras también, Naruto-san- Agregó entusiasta la Uchiha, mientras se ajustaba los lentes -Debemos de ayudarnos entre nosotros cuando podamos- Añadió visiblemente sonrojada
- ¡Sí!- Complementó la animada Hyuga -Somos un equipo y siempre tenemos que apoyarnos- La peliazul sonrió notoriamente ruborizada
- Muy bien, chicos- La sexy azabache mayor retomó la palabra -Ahora que ya nos presentamos formalmente, llegó la hora de explicarles todo lo relacionado a su graduación…- La Jounin adoptó una expresión seria -Voy a realizarles una prueba el día de mañana para saber si ya están listos para ser Genin realmente… Les sugiero que repasen bien todo lo que han aprendido a lo largo de la Academia Ninja para que tengan mayores posibilidades de aprobar, ya que no pienso ser indulgente con ustedes…- Kurenai sonrió suavemente después de sus palabras -Y realmente, deseo que aprueben para trabajar juntos, así que den su mejor esfuerzo-
- ¡Sí!- Replicaron animados los tres novatos.



Kushina, Konan, Hinata y Tsume llegaban a un lujoso restaurante llamado Yuri, ubicado en una de las zonas más exclusivas de Konoha. La Inuzuka inmediatamente se sintió un tanto fuera de lugar, ya que el lugar parecía costoso y pensó seriamente en retirarse, ya que si bien podía costear un almuerzo caro, lo haría con recursos del clan y eso no sería ético… Eran sus reflexiones internas mientras una atractiva mesera de cabello castaño corto y alborotado, de tez clara y vestida con un revelador uniforme consistente en pantalón sumamente corto de mezclilla azul y un top blanco, calzando unas sandalias de tacón, se acercaba al cuarteto para recibirlas.

- Buenos días, Kushina-san, Konan-san- La mesera saludó amigable -¿Desean el lugar de siempre?-
- Sí- Asintió sonriente la Marea Roja
- Muy bien, síganme por favor- La camarera se dio media vuelta y comenzó a guiar al cuarteto de amigas.

La castaña de cabello alborotado miró sorprendida aquél lugar, el cual parecía querer emular un centro vacacional tropical. Todas las meseras usaban ese uniforme sugerente y se contoneaban descaradamente para atender a los clientes…

Para Tsume, que tenía una vena bisexual sumamente marcada y reprimida, eso era algo llamativo y no pocas veces se detuvo de forma discreta para mirar a las atractivas camareras. En cierto momento, la Uzumaki pelirroja tuvo que tomarle la mano, provocándole un marcado sonrojo de paso, para continuar con su camino hacia el área exclusiva. Subieron un piso por unas lujosas escaleras en lo que la Inuzuka se dio cuenta de que la mayoría de la clientela del lujoso lugar consistía en mujeres.

Salió de su ensimismamiento cuando se dio cuenta de que sus amigas se habían detenido delante de una entrada consistente en un arco formado por dos palmeras falsas. Un par de segundos después, las cuatro mujeres continuaron su camino para finalmente llegar a una mesa de cristal rodeaba de un lujoso sofá de piel que se veía muy cómodo y en el cual se sentaron al instante. Primero Kushina, luego Tsume, después Hinata y finalmente Konan.

- En un momento vendrán a atenderlas- La amable mesera hizo una reverencia y simplemente se retiró
- Vaya, este lugar es bastante lujoso…-

La mujer ataviada en su uniforme Jounin volteó a ver su entorno, notando que el lugar era iluminado solamente con largas antorchas clavadas en el suelo y sobre todo, notó que la mayoría de clientas en el área eran mujeres, las cuales iban mayoritariamente en parejas o solas, siendo atendidas por atractivas camareras como la que las guió a ese lugar.

- ¿Quieres que te cuente algo interesante?- Akashio se acercó de forma sugerente al oído de la Inuzuka
- ¿Q-Qué?- Murmuró ruborizada la líder del Clan de los Perros al tener tan cerca a su amiga
- Este lugar es algo, peculiar…- Murmuró seductora Kushina -Aquí venimos a ser nosotras mismas-
- ¿A qué te re…?-

Tsume no pudo terminar su cuestionamiento, ya que la Uzumaki le señaló a las dos peliazules, quienes ya se besaban con marcada pasión. La Inuzuka observó cómo su amiga de toda la vida, dócilmente se dejaba hacer por la mujer de Ame, quien exploraba con lengua descaradamente la sexy boca con labios carnosos de su esclava, manoseando descaradamente sus exuberantes curvas. Se sobresaltó al sentir el brazo izquierdo de la pelirroja sobre su cuello y volteó a verla confundida.

- Ya sabes a qué me refiero, Tsume-chan…- La matriarca pelirroja sonrió de forma lasciva, acercando su rostro al de la castaña -Siempre me di cuenta de cómo te me quedabas viendo cuando te daba la espalda- La líder del Clan de los Perros desvió la mirada, evidentemente apenada -¿Tanto te gustaba…?-

Tsume Inuzuka se sintió terriblemente avergonzada. Educada desde niña a ser una digna representante de su clan, tenía que darle descendencia a su línea familiar, ya que sus parientes directos llevaban décadas en el poder y era su deber el mantener a los suyos en la cima de los Inuzuka…

Sin embargo, ella se sintió atraída a Kushina desde que la había conocido. Si bien le atraían los chicos, aquella fijación en la pelirroja era más fuerte, pero pronto se dio cuenta de que la Uzumaki sólo tenía ojos para Minato, por lo que terminó fijándose en un chico para mantener la línea de sucesión y en su afán de mantener a la pelirroja lejos de su mente, llegó a la ninfomanía con el padre de sus hijos, quien incapaz de poder mantenerle el ritmo, terminó huyendo sin dejar rastro alguno.

Pero ahora, totalmente exhibida en sus verdaderos deseos y con creciente anhelo al sentir la lujuria de su amiga y de Konan, terminó por rendirse a sus más profundos instintos.

- Yo te amaba…- Comenzó a sollozar la castaña, en un contraste total con su característico carácter firme -Pero estaba Minato y…-
- Vive el presente, Tsume…- Susurró la Marea Roja, con sus labios rozando los de la mujer vestida con traje Jounin.

Al instante Kushina le robó un beso, provocando en Tsume un visible sonrojo acompañado de un más notorio desconcierto…

Pero con esa acción, la líder del Clan de los Perros perdió la poca cordura que le quedaba e iluminada sutilmente por las flamas de aquellas antorchas, le devolvió el ósculo a la Uzumaki al tiempo que se aferraba a su cuello. Victoriosa, Akashio tomó a la Inuzuka de sus generosas caderas y tomó control del sexy juego entre las sinhueso, dominando a su ya entregada amiga, quien correspondía sumisamente, dejando que la deliciosa lengua de su querida Tomate explorara hasta el último rincón de su boca. Esperó años por ese momento y no estaba dispuesta a dejar que la mujer que amaba se fuera de su lado así de fácil…

Finalmente, se tuvieron que separar después de unos minutos para tomar aire. Alejaron sus rostros suavemente, con sus bocas unidas por un sexy hilillo de saliva que se rompió después de unos instantes. Fue en ese momento que Kushina tomó el rostro de Tsume entre sus manos y con suavidad la acercó a su cuerpo, para posarle la cara entre sus firmes tetas, haciendo que la Inuzuka tuviera que levantar la mirada para encontrar nuevamente aquellos orbes amatista que la había cautivado desde niña. El suave tacto de las ubres Uzumaki, tenía totalmente cautivada a la castaña.

- Tomate…- Susurró visiblemente enamorada la castaña, mirando encandilada a su querida pelirroja
- Tsume-chan- La Marea Roja acariciaba suavemente el rostro de su presa.

Inevitablemente, Akashio imaginó a un pobre y desvalido cachorrito recién nacido frente a una feroz y siniestra serpiente al notar la ingenuidad de aquella perra…

Y afiló su sonrisa.

La tenía en sus manos totalmente, aprovechando toda la información que obtuvo de una fiel Hinata que para ese momento ya estaba arrodillada debajo de la mesa, regocijándose en el irresistible sabor de la almeja depilada de su ama peliazul. Lengüeteaba afanosamente el botoncito de carne de la mujer de Ame, enfocándose en el sexy piercing que lo coronaba, antes de regresar a la conchita e introducir descaradamente la voraz sinhueso…

- ¿Estás cómoda, Tsume-chan?- Preguntó amorosamente la perversa pelirroja, con una expresión dulce que ocultaba perfectamente sus verdaderas intenciones
- No…- Susurró la ya dócil castaña -Tu dije me lastima un poco…-
- No te preocupes, yo lo arreglo…- Kushina jaló la cadena alrededor de su cuello, para revelar aquél dije hecho de metal que asemejaba una joya -Es bonito… ¿Cierto?- La Uzumaki le mostró el objeto a su nueva amante
- No tanto como tú…- Susurró coqueta la Inuzuka, mirando aquella joya falsa, sin darse cuenta de que su mirada ya estaba atrapada
- Eres una coqueta, Tsume-chan...- La expresión feliz de la matriarca Uzumaki se ensombreció -Porque esta joya tiene destellos hermosos que brillan y poco a poco, van ocupando todo el espacio de tu mente…- Konan miraba con una sonrisa retorcida cómo su compañera comenzaba con el procedimiento para añadir una nueva esclava al clan -Van dejando tu mente en blanco, para que sólo el cristal esté en tus pensamientos…-
- Sólo el cristal está en mis pensamientos…- Repitió suavemente Tsume, mientras sus ojos se dilataban como señal de que había caído bajo el poder Uzumaki…

En realidad, Yuri era un restaurante que ocultaba en su zona más exclusiva un área de reunión para las Kunoichi de tendencias lésbicas, ya que debido a la naturaleza Ninja de vidas cortas y la necesidad de heredar ese estilo de vida a la siguiente generación, era poco aceptado por la gente una relación de esa naturaleza. El lujoso establecimiento aprobaba esas prácticas de encuentros sexuales casuales y descarados por parte de sus clientas a cambio de una generosa comisión…

Varios minutos después, una atractiva mesera llegaba para tomarle el pedido a las matriarcas Uzumaki, al haber notado que ambas estaban en un encuentro casual con las que pensaba la camarera, eran sus parejas respectivas.

- Buenos días, disculpen la espera- La mujer de revelador uniforme se colocó frente a la mesa donde Kushina y Konan se encontraban sonrientes y sonrojadas -¿Puedo tomar su orden?-
- Y-Yo voy a querer un Ramen especial de puerco…- Indicó la ruborizada pelirroja
- Y a mí- Konan ahogó un leve gemido -Tráeme lo mismo…-
- Muy bien...- La mesera hizo una pausa antes de continuar -¿Y sus acompañantes?-
- No te preocupes por ellas- Kushina sonrió en forma perversa
- Ya están comiendo- Konan complementó con el mismo gesto malicioso de su compañera.

Debajo de la mesa, la sumisa Hinata continuaban deleitándose en el intenso sabor de su ama peliazul, lamiendo hambrienta el clítoris perforado de su ama, mientras que una inexpresiva Tsume hacía lo mismo con el botoncito de carne coronado con un piercing de su amada Kushina, usando su entusiasta lengua para juguetear con ese exquisito manjar, ajena a todo lo que la rodeaba…



En uno de los varios gimnasios de Kumo, se encontraba la rebelde Franceska Mila Rose, famosa por ser la hermana de sangre del Raikage, preparándose para su partida a Konoha…

Luchaba vestida con un pantalón de mezclilla azul sumamente corto que más parecía ropa interior. Usaba botas Ninja de color negro a los tobillos y en la parte superior, para mostrar orgullosa su anatomía, un top blanco que exhibía su trabajado vientre y sus firmes pechos. Lucía una sonrisa confiada delante de un grupo de Kunoichi vestida tan reveladoramente como ella, aunque mucho menos exuberantes en sus cuerpos.

- ¡¿Es todo lo que tienen?!- Declaró desafiante la castaña, mirando a las maltrechas Ninja que luchaban por levantarse
- ¡No todos somos tan fuertes como tú, gorila!- Replicó frustrada una de sus oponentes.

A y Yoruichi miraban atentos la práctica de su hermana y cuñada, respectivamente. Mila Rose era un tanto especial, casi como una copia del Raikage en lo que a carácter se refería y por ende, tendía a estallar con facilidad. A pesar de parecer lo contrario, ella se consideraba femenina y cualquier ofensa en relación a ese tópico la sacaba de sus casillas con preocupante facilidad. La pareja suspiró cuando a la castaña se le resaltó una vena en la sien y su cuerpo comenzó a temblar sutilmente.

- Así que una mujer gorila…- Murmuró suavemente una extrañamente calmada Mila, llamando la atención de las Kunoichi, mientra se tronaba los dedos
- S-Sí- Replicó la misma Ninja, intimidada
- ¡Te voy a enseñar a una gorila!- Estalló la hermana del Raikage, de forma furibunda.

A cerró los ojos mientras que su pareja se cubrió el rostro con vergüenza ajena cuando las pobres Kunoichi comenzaron a salir volando del lugar, quedando incrustadas ya fuera en el techo, en el suelo o en los muros debido a la enorme fuerza que la poderosa Ninja, evidentemente practicante de Taijutsu, utilizaba en cada uno de sus puños, patadas, llaves y golpes. Las pobres chicas quedaron totalmente inconscientes ante una furiosa Mila, que respiraba agitada con los brazos tensados, los puños firmes y enseñando feroz los dientes.

- Ya te he dicho que debes controlarte…- El Raikage negó con la cabeza “Si no necesitara de verdad que fuera, ni loco la enviaba”
“No sé quién está más loco, si mi novio o mi cuñada” La morena bajita sonrió visiblemente nerviosa
- ¡Bah!- La castaña se cruzó de brazos con indignación mientras una de las Kunochis caía al suelo desde el techo -¡Ellas tienen la culpa de ser tan frágiles!-
- Caminando por la acera sentí tu presencia, la hembra sin reminiscencia- Una persona comenzó a hablar con un tono melódico - Nada se escapa de mi vista, por eso cuando voy pasando hasta el más tonto se alista-
- Ay no…- Yoruichi comenzó discretamente a alejarse
- Oye, B…-

A se acercó al recién llegado, un hombre de marcada musculatura y tez morena, de cabello rubio cenizo y que usaba gafas oscuras, casi de la misma altura que el Raikage y con una vestimenta bastante parecida a la del líder de Kumo. Ese particular sujeto iba caminando como si estuviera emulando a un cantante de rap, moviendo las manos cerca de su rostro.

- Ahora no es un buen momento, Mila no está de buenas…- A quiso reconvenir al recién llegado de hacer alguna tontería
- Aunque seas una mujer de personalidad horrorosa, te convertirás en mi amada esposa- Ese peculiar personaje se acercó a la casi tranquila castaña de cabello quebrado
- ¡Mi personalidad no es horrorosa…!- Replicó Mila, ladeando la cara y cruzándose de brazos con un puchero en el rostro
- Tonto, idiota, serás una esposa encantadora, aunque parezcas luchadora- Aquél hombre rapeaba cerca de la hermana del Raikage
- ¿Qué dijiste?- La castaña miró de reojo a Killer B
- Oye, Yoruichi…-

El líder de Kumo buscó con la mirada a su amante…

Y la encontró justo cuando estaba abriendo la puerta del lugar para irse. Se sintió terriblemente decepcionado de que la mujer en la que más confiaba lo abandonara en ese momento de crisis… Pero entonces notó aquella vena resaltada en la sien de su hermana de sangre y que enseñaba feroz sus colmillos. Así que con la misma discreción, siguió a la dueña de sus pensamientos con absoluta discreción.

- ¿Qué pasa, mujer-hombre?- Seguía rimando el hermano adoptivo de A -Dime que me amas y nuestra pasión quemará como las llamas-
- Aquí tienes tu amor…- Mila cerró los ojos y acercó su puño derecho a su rostro, el cual temblaba visiblemente.

La Shihouin y el Raikage se encontraron fuera del gimnasio, mirando de reojo el inmueble para esperar cualquier señal de que ya no había peligro…

- ¡Sólo te dediqué una oda…!- Una parte del techo del lugar voló en cientos de pedazos, revelando al moreno que salía volando hacia el cielo -¡Y te gustará el día de nuestra boda...!- Exclamó mientras desaparecía en medio del cielo
- Vaya- A suspiró resignado -Esta vez sólo lo mandó a volar… Literalmente-
- Pobre Killer B…- Yoruichi adoptó una expresión cansada -Pero al menos es resistente, de lo contrario hace mucho tiempo que Mila ya lo habría matado…-



Homura Mitokado se encontraba en un amplio jardín ubicado entre su amplia resistencia y los muros que separaban su mansión del exterior. Podía escuchar los cánticos de exóticas aves y el chapoteo de los peces en un complejo estanque koi cercano a sus pies. Cerró los ojos y se puso a meditar en ese ambiente natural, reflexionando sobre los pasos que había dado en los últimos años…

El anciano se había valido de la suerte y las alianzas más oportunistas para hacerse de una posición privilegiada en la aldea y realmente, su compañera Koharu había sido un apoyo fundamental en esos menesteres, compartiendo todo el tiempo su misma perspectiva y por ende, coincidiendo en todas las decisiones que se tomaban al interior del Consejo de Konoha.

Sin embargo, desde hacía más de 7 años, su aliada había dado un giro inesperado de alianza, alineándose a su otro compañero, Hiruzen Sarutobi…

Ciertamente, cuando eran pequeños, su amistad era pura y sincera, haciendo alianzas y traiciones para elegir el lugar donde comerían después de sus arduos entrenamientos con el Niidaime Hokage, Tobirama Senju.

Pero ahora, en un mundo de oscuridad y secretos, tener amigos era peligroso.

Homura necesitaba muerta a Koharu, ya que poco a poco, iba perdiendo privilegios dentro de la estructura de mando de la aldea a causa de las decisiones tomadas desde que la Utatane se había alineado de nuevo con su amor de juventud y si bien él y Danzou Shimura podían hacer algún contrapeso y forzar empates en las votaciones, al final Sarutobi terminaba ejerciendo su poder como Hokage para romper ese equilibrio y decantar las decisiones hacia su enfoque.

Si Koharu moría, entonces él y Danzou recuperarían la ventaja de votos en la toma de decisiones.

- Veo que estás pensativo, Homura…- El anciano de gruesos lentes abrió los ojos los giró hacia su derecha, mirando al recién llegado sobre su hombro -Y creo que has llegado a la misma conclusión que yo… La inútil de Koharu debe morir-

El viejo vendado, Danzou Shimura, que a diferencia del Mitokado todavía conservaba su cabellera de su tono natural negro, se acercaba lentamente mientras observaba el entorno con una expresión fría.

- Lo sé- Replicó el alumno del difunto Tobirama con seriedad -Y por eso estuve durante años en una búsqueda muy particular con ese fin…-
- ¿Búsqueda?- Cuestionó el hombre cuyo ojo derecho estaba vendado al igual que buena parte de su cuerpo
- Así es…- Homura se ajustó las gafas antes de continuar -Llevo poco más de 7 años, pero finalmente encontré a tres supervivientes de los clanes mercenarios de aquellas aldeas que arrasamos durante la Guerra Ninja anterior… Son la mejor opción para deshacernos de Koharu-
- Vaya- El sombrío anciano de cabello negro sonrió casi imperceptiblemente -Si lo logran será perfecto… Y si llegaran a fallar, nadie les creería que nosotros pagaremos por el ‘trabajo’…-
- Exacto- El Mitokado asintió firme -Hemos trabajado muchos años como para que ahora Koharu y su cambió de alineación producto del amor insulso que no puede olvidar por Sarutobi derrumbe todo lo que hemos construido-
- Igualmente, sigo sorprendido de que haya retomado esos sentimientos estúpidos después de todo este tiempo- Danzou se llevó la mano a la barbilla, pensativo
- Cuando muera, eso ya no va a importar… Pero si te soy sincero, también estoy confundido por ello- Homura se mostró reflexivo
- No le demos tantas vueltas, a fin de cuentas, eso ya no va a importar- El Shimura golpeó el suelo con el bastón que sostenía -¿Ya está todo arreglado?-
- El asesinato ocurrirá durante la reunión con Kumo- El anciano se quitó sus gafas para limpiarlas con su holgada Yukata -Porque según mis fuentes de información, planean usar toda esa ridiculez para secuestrar a Hanabi Hyuga con el fin de obtener el Byakugan… Ese será el distractor perfecto-
- No podemos permitirlo…- El sombrío anciano vendado endureció la mirada -El Byakugan le pertenece a Konoha-
- Lo tengo cubierto- Homura adoptó una expresión sombría -Una patrulla especial vigilará en todo momento a la niña Hyuga y cuando sus secuestradores hayan abandonado la aldea, los matamos antes de que abandonen la Nación del Fuego… Y pienso que esa chiquilla tiene la edad perfecta para incorporarse a Ne (Raíz) junto con sus captores- En el rostro de Danzou se formó una afilada y perversa sonrisa tras esas palabras
- Todavía es muy pequeña, por lo que no será difícil adoctrinarla y convertirla en una herramienta perfecta para la aldea- El anciano vendado cerró los ojos, con discreta conformidad -Muy bien, Homura… Sinceramente no pensé que lo lograrías, pero me has convencido- Danzou le ofreció la mano al otro integrante del consejo -Tenemos un trato-
- Me da gusto escuchar eso- Homura estrechó con firmeza la extremidad de su compañero
“Al final no resultaste ser tan incompetente e inútil, Homura…”
“Sigue pensando que tienes el control, Danzou… Porque eventualmente, también te eliminaré a ti…”



Notas

Primero que nada, ofrezco una enorme disculpa por la tardanza en este capítulo, ya que me costó un poco de trabajo dirigir la historia hacia los acontecimientos tanto de la graduación, como de la reunión entre Konoha y Kumo. El asunto del final también será trascendente ya que desencadenará varias cosas a futuro.

Reitero, la esencia del fic es oscura y Naruto es un ser perverso, para evitar malos entendidos.

Como se sabe, el fic es una mezcla de lime-lemon con trama oscura y por ello hay momentos para ambas facetas. Sé que todavía existen pendientes y demás, pero los retomaré en su momento, como en este capítulo lo hice con el complot de Homura, ahora apoyado por Danzou y que (en la continuidad del fic) llevaba años gestándose.

En cuanto al Clan Uzumaki, se dijo previamente que será un tanto masivo debido a que va a haber varias confrontaciones de gran calibre y para ello es necesario tanto calidad como cantidad. Eso incluye también a varias chicas Crossover.

En este capítulo no hay mucho que explicar, pero por ejemplo, Kurenai irá cayendo poco a poco al abismo, a diferencia de otras. Tsume ya está en las garras del clan y la cacería continuará en los capítulos siguientes, ya que el patriarca Uzumaki y las matriarcas están preparándose para los conflictos venideros, además de que las mamás con consentidoras con su pequeño niño, je, je, je…

En cuanto a las tres amigas (Chouchou, Sarada y Himawari), pues ya tenía pensando cómo iban a ser los equipos Genin y la distribución de éstas tres en el asunto, para avanzar por un lado y para la leva del clan.

Pues bien, creo que es todo de momento.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Alex-Flyppy-1993
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia
Avatar de Usuario


Mensajes: 14
Registrado: Mar Ago 23, 2016 1:47 am
x 1
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 9) 19-5-17

Mensaje #32 por Alex-Flyppy-1993 » Sab May 20, 2017 6:19 am

Mi amigo, es grato ver una actualización de este Fic después de bastante tiempo, aunque tu también tienes tu vida propia y es algo normal.

Al parecer Kurenai decidió "Intimar" con su Novio, Asuma Sarutobi, aunque esta se vio obligada en darle un Afrodisíaco para q este tuviera relaciones con ella, aunque al parecer no fue para nada como la hermosa Oji roja esperaba q fuera, y de paso quedo bastante desilusionada. Ahora, las cosas para nuestro Odiado e Insoportable de Boruto Hyuuga no van para nada bien, ya q su familia no soportan en lo mas mínimo su forma de ser (Jajaja, porque sera eso), aunque sin duda fue un golpe bastante duro para el chico el q su Madre/Hermana digan q prefieren a Naruto como Hijo/Hermano q a él, y sin duda en un futuro este perderá su única Luz, Ino Yamanaka, cuando Naruto decida quitársela.

Después de q Kushina y Konan le hayan "Enseñado" a su Hijo-Amo como complacer a una Mujer, estas han decidido pedirle Permiso para ellas ir de "Caceria" y llevar a mas Mujeres/Amantes/Esclavas para su Futura Familia, y su adorado Hijo-Amo las ha autorizado en hacerlo... Aunque lo mejor fue ver la reacción de las Amigas de estas Sakura/Tsume/Karui al verlas a ambas vestidas de semejante manera, aunque se pudo notar un poco de celos en ellas por vestirse de esa manera, o por los cuerpos q estas poseen... Lo mas grato fue ver q Tsume fue la primer Mujer en caer, y eso debido a q la hermosa Inuzuka tiene su lado Bisexual, y tuvo un enamoramiento con la Pelirroja Uzumaki desde mucho antes de q ella estuviese con Minato, aunque ahora podrá ser feliz con la "Mujer q Ama" mas aun con un hombre q muy posiblemente le de lo q ella quiere, y termine "Domandola" y se vuelva totalmente leal a Kushina y a Naruto... Lo del Restaurante llamado "Yuri" al parecer tanto Kushina y Konan son clientes frecuentes de dicho lugar, sera q este Negocio es de ambas para obtener algun control Económico en Konoha, o sera para obtener a Fieles Mujeres para su Familia y posibles Kunoichis o Mujeres de alto nivel.

Las cosas para Naruto se van facilitando cada vez mas, ya q le toco a sarada/Himawari como compañeras de Equipo, y a Kurenai como Sensei... No hay duda de q el Uzumaki aprovechara eso para tener a estas 3 mujeres totalmente Leales/Amorosas para con él y los Uzumaki, aunque debo decir q no me esperaba el q cambiaras así los equipos, en especial el Sensei del trío Ino-Shika-Cho siendo Anko Mitarashi, y nuestra querida "Gordita" ya le ha puesto el Ojo a su Sensei debido a lo hermosa q esta es, ojala y pueda Regalársela a Naruto, sin duda este estará mas q feliz por tener a semejante mujer, aunque le sera difícil el q ella pueda "Hipnotizarla" teniendo a Shikamaru con ellos, para hacerlo tendría q estar ella sola o tal vez las 3 mujeres estando en las Aguas/Baños Termales.

Al parecer las cosas con Mila-Rose son bastante agresivas, debido a la paliza q le dio a sus Compañeros de Entrenamiento por llamarla Gorila, mas aun la paliza q le dio a Killer Bee por sus comentarios, algo bastante gracioso en verdad.

Homura al parecer no resulto ser tan "Idiota e Incompetente" como se pensó q era, ya q este sabe sobre el "Secuestro" q ha planeado Kumogakure sobre llevarse a Hanabi Hyuuga y recrear dicho Clan en su aldea, y q el Embajador q mandaran es quien tiene la misión de raptar a la niña; Aunque lo curioso de esto es saber quienes son esos 3 Supervivientes de Clanes Mercenarios q van a encargarse del "Asesinato" de Koharu... Lo q si esta seguro de esto, es q si estos 3 Mercenarios son mujeres, lo mas probable es q Naruto obtenga una gran ganancia si las llega a Capturar junto a Yoruichi y Mila-Rose salvando así el rapto de la niña Hyuuga y la muerte de Koharu.

Esperare muy ansioso la continuación; Suerte y Ja-Ne.
0 x

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1102
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 40
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 9) 19-5-17

Mensaje #33 por steelfire404 » Lun Jul 17, 2017 8:00 pm

Alex-Flyppy: Pues me disculpo por mi tardanza, hay imprevistos que pasan fuera del fanfiction, pero condicionan la estancia en estos lares. El martirio para Kurenai será largo, ya que Naruto tiene planes específicos con ella y van de la mano con el sufrimiento de Asuma, que todavía no sabe qué está por pasarle. Así es, el futuro de Boruto se ve más y más negro, ya que cada luz de esperanza que aparece en su horizonte, bien puede convertirse en desesperación para él y más si esa luz es una bella Kunoichi como Ino.

Así es, como dije previamente, Kushina y Konan tendrán papeles fuertes en la historia ya que son las manos derecha e izquierda (figuradamente) de su hijo-amo y como buenas mamás-esclavas, quieren lo mejor (y a las mejores) para él. Es normal que las otras mamás no influenciadas vean con pudor la forma de vestir de las matriarcas Uzumaki, ya que es radical el cambio de vestimenta así como el de mentalidad.

Lo de Yuri… Pues el lugar no es de Kushina y Konan, pero si son asiduas clientas. Y pues a Tsume se le ha cumplido su deseo de niña, pero también ha quedado bajo el poder Uzumaki, todo por obra de su Tomate.

El Equipo Kurenai será muy particular y cercano, si sabes a lo que me refiero… Pues bien, el asunto es que fuera de los lemonezco aquí, si pienso plasmar al equipo como una efectiva agrupación de combate en el futuro. Para Chouchou será muy interesante el desarrollo de su equipo también, ya que si bien su objetivo es Anko, tiene de estorbo a Shikamaru y tendrá que ser creativa realmente para alcanzar su meta.

Me gusta cómo Mila Rose y Emilou Apacchi interactúan en Bleach y es por eso que lo trasladé en lo posible al fic, además de hacer un poco más violenta a la chica, ya que me pareció un buen toque. Killer B me parece un personaje que se presta a la comedia y también por eso metí la idea de que le guste Mila. Homura y Danzou tienen su agenda y cada uno a su vez, tienen sus propios planes. Aunque Koharu tiene bastante que decir.

Pues bien, acá dejo el nuevo capítulo: :ninja:

Capítulo 10 | +
Uzumaki’s Strongest Weapon



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.

“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”




Capítulo 10: La serpiente que se muerde la cola



Naruto se encontraba en la sala de su casa, acompañado por sus compañeras de equipo…

Los tres novatos estaban preparándose para su evaluación del día siguiente repasando las diversas lecciones que habían recibido durante su tiempo en la academia con el fin de no ser sorprendidos de manera alguna por su Sensei. El rubio, ubicado entre ambas amigas, las abrazaba de forma posesiva de sus cinturas y recorría sus cuerpos con sus manos sin que Sarada o Himawari replicaran de forma alguna, sonriendo ambas por sentirse dignas de las atenciones del chico.

- Me imagino que al final, la prueba se tratará de vencer a Kurenai-sensei para que ella nos apruebe como Genin- La Uchiha se mostraba sonrojada y cohibida con un gracioso puchero mientras que la mano izquierda del Uzumaki le manoseaba descaradamente su estilizado trasero
- Entonces deberíamos organizarnos muy bien para tomar por sorpresa a Kurenai-sensei y que no pueda reaccionar- Himawari estaba alegremente ruborizada y con los ojos cerrados, emulando el gesto de un gato porque Naruto amasaba animoso sus generosos pechos.

El rubio estaba poniendo a prueba el condicionamiento sutil y paulatino al que ambas chiquillas habían sido sometidas durante años por la gordita Chouchou. Él le había indicado a la Akimichi las pautas para ambas y una de ellas era que tanto Sarada como la Hyuga se sintieran irresistiblemente atraídas por él y siempre estuvieran receptivas a lo que quisiera hacer con ellas.

Y la castaña se merecía una buena recompensa por hacer tan bien su trabajo, ya que ambas niñas se dejaban hacer como si no sucediera nada y asumiendo que era algo natural.

Ya después pensaría en eso, porque ahora que eran equipo Ninja, había llegado la hora de apoderarse por completo de las mentes de las bellas chicas dueñas de Doujutsu y continuar con sus planes para los eventos futuros…

- Bueno, Sara-chan, Hima-chan- El rubio se puso de pie e incitó a ambas a hacer lo mismo con suaves nalgadas -Tenemos que trabajar en nuestra coordinación como equipo…-
- Tienes razón, si nos coordinamos adecuadamente, atraparemos a Kurenai-sensei- La azabache se acomodó los lentes
- Es cierto, cuando hayamos practicado lo suficiente, Kurenai-sensei no sabrá ni qué la golpeó- Agregó decidida la risueña peliazul
- Muy bien…- El rubio dio un par de pasos al frente y luego media vuelta para quedar de frente a las dos chicas -¿Están dispuestas a recibir un entrenamiento especial?- Naruto sonrió suavemente.

Ambas niñas se voltearon a ver y luego sonrieron entusiastas…

Otra de las indicaciones que Chouchou había recibido para condicionar a sus amigas fue que las dos siempre fueran receptivas a cualquier cosa que el chicos les indicara y por ende, aceptar todo lo que Naruto les propusiera, porque todo el tiempo de condicionamiento había servido para insertar profundamente en su subconsciente la idea de que todo lo que le Uzumaki les propusiera sería lo mejor para ellas.

- De acuerdo- Sarada asintió suavemente -¿Qué tenemos que hacer?-
- Dinos, Naruto-kun- Himawari agregó sonriente -No importa lo que sea, daremos lo mejor de nosotras-
- No se preocupen… Solamente tienen que mirarme a los ojos…-

Las dos chicas obedecieron la indicación al instante y miraron con fascinación aquellos orbes zafiro, tan profundos como el mar… Y sin que pudieran ni intentaran impedirlo, pronto aquél azul cambio por un intenso carmesí como el de la sangre, atrapando sus miradas y replicándolo en seguida en sus ojos.

- Y ahora…- El Arma Definitiva notó cómo los cuerpos de ambas jovencitas quedaron rígidos y firmes, emulando una postura militar -Me pertenecen completamente y para siempre… Están bajo mi control total y harán lo que yo diga-

Las palabras de Naruto penetraron rápidamente en los vulnerables cerebros de ambas. Las defensas mentales que pudieran presentar Sarada o Himawari llevaban años siendo derribadas por la Akimichi y por ende, eran presas sumamente fáciles para el poder del Uzumaki.

- Estamos bajo tu control total y haremos lo que digas…- Recitaron con perfecta coordinación ambas chiquillas
- Ustedes son esclavas de cuerpo, mente y alma al servicio del Clan Uzumaki…- Comenzó el rubio con el último lavado de cerebro a sus compañeras de equipo
- Nosotras somos esclavas de cuerpo, mente y alma al servicio del Clan Uzumaki…- Las dos niñas repitieron con ese tono carente de emociones que tanto satisfacía a Saikyou Buki cuando le lavaba el cerebro a sus esclavas
- Naruto es su amo y señor… Aman a Naruto, desean a Naruto y viven para complacer a Naruto…- El rubio comenzaba a realizar sellos de mano mientras los tomoe de su Sharingan giraban armoniosamente, profundizando el dominio sobre sus nuevas adquisiciones
- Naruto es nuestro amo y señor… Amamos a Naruto, deseamos a Naruto y vivimos para complacer a Naruto…- Las dos niñas replicaban en sus ojos el Doujutsu de su dueño, señal inequívoca del poder que se apoderaba de ellas de forma total e irremediable
- Naruto es perfecto… Su musculoso cuerpo, su hermoso rostro… Y su enorme polla son simplemente irresistibles para ustedes…-
- Naruto es perfecto… Su musculoso cuerpo, su hermoso rostro… Y su enorme polla son simplemente irresistibles para nosotras…-
- Ustedes aman a Naruto sobre todas las cosas… Sus familia, sus amigos y sus sueños… Nada les importa más que complacer y obedecer ciegamente a su amado amo…- Una sonrisa siniestra se formó en el rostro del Uzumaki
- Nosotras amamos a Naruto sobre todas las cosas… Nuestras familias, nuestros amigos y nuestros sueños… Nada nos importa más que complacer y obedecer ciegamente a nuestro amado amo…- Recitaban apenas sus cerebros interpretaban las palabras
- Ahora, quítense esa incómoda ropa, porque jamás volverán a usar prenda alguna- Las dos niñas obedecieron al instante, con sus corazones latiendo al límite a pesar de mostrarse totalmente inexpresivas, signo de que las órdenes implantadas en sus subconscientes habían quedado fijadas a la perfección y se encontraban bajo una excitación reprimida por el profundo control mental ejercido sobre ellas.

Apenas las dos niñas se despojaron de sus vestimentas, ambas retomaron aquellas posturas firmes ante la fascinación de su amor y señor…

Para el Arma Definitiva, esas muestras del poder ejercido sobre esas pequeñas y realmente, sobre cualquier mujer, eran una delicia total para él. Prisionero de su destino, él se prometió al comienzo de su andar en el mal, que su cárcel sería la más cómoda del mundo. Sin embargo, jamás llegó a pensar lo bien que se sentía tener el control de su destino y más que nada, el tener poder absoluto sobre todas y cada una de sus víctimas…

Sus madres estaban totalmente corrompidas por su visión retorcida del mundo y eran sus mejores aliadas, secuaces y esclavas. La corrupción de su abuela era incluso mayor, ya que códigos médicos que en el pasado jamás se hubiera atrevido a romper, ahora los violaba una y otra vez durante sus investigaciones simplemente porque podía hacerlo. La Koharu que al final del día solamente tenía amor sincero por Konoha, se había convertido en una mujer despiadada que poco a poco mataba a su aldea natal con el fin único de tenerlo contento, mientras que Shizune disfrutaba la libertad que le había otorgado para trabajar incansable en beneficio del clan. Finalmente, Chouchou si bien no había tenido la oportunidad de crecer, era cierto que desde el comienzo pudo notar cierta vena dominante en su mente, por eso siempre dirigía a sus amigas y él simplemente distorsionó ese pensamiento para que fuera afín a sus intereses.

En cuanto a Hinata y Mikoto, ciertamente no tenían libertades tan marcadas como las seis esclavas originales, pero él les había dado una vida mejor que el aciago destino que les esperaba: La Hyuga tenía una nueva oportunidad de tener una vida feliz, claro que desde el retorcido punto de vista que le había impuesto y en cuanto a la Uchiha, ella simplemente estaba viva en comparación a casi todo el resto de su clan, el cual llevaba años muerto y enterrado, literalmente…

Por lo que a Naruto le parecía que una vida de sumisión y obediencia por parte de esas hermosas hembras con los poderosos Doujutsu era un precio a pagar justo por la oportunidad que les estaba dando a ambas de una nueva vida.

Y sus nuevas presas estaban por correr el mismo destino…

Entonces se dio cuenta de que lo que realmente le excitaba y lo mantenía vivo y deseoso de seguir, era el poder que tenía y más que nada, el que aspiraba a conseguir: un mundo bajo su total dominio, el cual gobernaría con puño de hierro mientras tuviera vida.

- Arrodíllense con las manos entre sus rodillas…- Salió de su reflexión, para continuar apoderándose de las vidas de sus nuevas esclavas, que obedecieron al instante la orden, con involuntario sonrojo en sus rostros
- Si…- Las dos niñas alzaban la cara para mirar con una mezcla de profundo amor y fascinación a su nuevo dueño
- Pronto estarán total e irremediablemente en mis manos…- El chico realizó unos sellos de mano ante las nuevas esclavas -Ésta orden será la definitiva y quedarán grabada en lo más profundo de su mentes por siempre- De las palmas de la mano del Arma Definitiva comenzó a surgir la materia oscura ante las miradas perdidas y deseosas de obedecer -La obediencia es placer y el placer es obediencia…-
- La obediencia es placer y el placer es obediencia…- Repitieron conjuntamente las chicas mientras aquella sustancia se abalanzaba sobre sus inmaculados cuerpos.

Sometidas sus mentes, los cuerpos Uchiha y Hyuga cedieron al instante a esas plácidas sensaciones. Conforme aquél material recorría su frente y cuello, para luego cubrir sus anatomías, pronto las dos chiquillas comenzaron a gemir, primero ahogadamente y poco a poco, subiendo la intensidad de su voz al mismo tiempo que las sensaciones provocadas por aquella sustancia negra las estimulaban. ‘La obediencia es placer’, aquél mantra dictado por su amo, comenzó a repetirse una y otra vez en sus debilitadas mentes para reforzarse mientras el placer se extendía por cada rincón de su cuerpo…

Pronto sus gemidos discretos derivaron en sonoros aullidos mientras se retorcían contenidamente, guardando en lo posible la postura ordenada por su amo. Naruto entonces posó sus manos en las frentes de las niñas, comenzando con el procedimiento para manipular sus memorias con el poder Yamanaka sin que ellas dejaran de ser bombardeadas en cada rincón de su piel por todas esas deliciosas sensaciones que fijaban más y más a sus indefensos cerebros, aquellas frases que seguirían fiel y devotamente por el resto de sus vidas…

Estaba concentrado reconstruyendo las memorias, los recuerdos y los ideales de Sarada y Himawari para que además de fieles y devotas esclavas, fueran también sus perfectas compañeras de equipos, regocijándose en los auténticos sollozos de éxtasis de las dos chiquillas, por lo que no reparó en la puerta principal de la casa Uzumaki abriéndose…

Una Konan con sonrisa maliciosa en la cara ingresó a la casa abrazando posesivamente de la cintura a una visiblemente feliz Hinata que a su vez recargaba la cabeza en el hombro de su ama como adolescente enamorada. La chica de Ame manoseaba descaradamente la generosa retaguardia de la mujer Hyuga, que se tapó la boca a modo de sorpresa, al ver que su hija estaba de rodillas frente a su amo. Luego sintió unos intensos celos, deseando estar en el lugar de Himawari, siendo sometida por su amado dueño y sintió cómo el escozor en su sexo, controlado temporalmente tras ser devorado a placer por su ama peliazul, volvía a intensificarse.

Posteriormente entró Kushina con una expresión de oscura satisfacción. Llevaba una correa de cuero en la mano derecha y segundos después, entró a cuatro patas la líder del Clan Inuzuka, todavía con la mente enturbiada por el asalto de la Uzumaki y sobre todo, por haber cumplido su reprimido anhelo de entregarse a la hermosa pelirroja sin reparo alguno. Se dejaba guiar dócilmente por aquella correa, la cual estaba conectada a un collar en su cuello, hecho del mismo material, aceptándose a sí misma como una obediente perra y vestía una gabardina marrón que le cubría todo su cuerpo del cuello para abajo…

Casi al instante, la líder de los Inuzuka se despojó de esa única prenda, dejándola caer al suelo jalando la correa sujetada a su anatomía, revelando su desnudo cuerpo, el cual constaba de una cintura estrecha 62, abdomen un tanto marcado y tonificada musculatura, complementado con generosos y firmes pechos 90, además de unas caderas en forma de corazón con su firme y deseable trasero 92…

- Veo con alegría que domesticaste a unas prometedoras zorras, hijo-amo…- La Marea Roja se acercó, mientras que Tsume se posó a cuatro patas junto a ella y restregó su cabeza amorosamente en la pierna de su dueña
- ¿Ya viste esclava? Tu pequeña hija pronto será una puta sucia…- La Marea Azul le pellizcó con marcada saña las nalgas a su suculenta y sumisa esclava -Justo como tú-
- L-Le prometo que yo entrenaré día y noche a Himawari para que sea digna de ser una de sus zorras descerebradas y esclavas, Naruto-sama…- Murmuró la peliazul de larga cabellera, cerrando los ojos para imaginarse gimiendo a los pies de su amo y señor junto a su adorada hija
- O… ¡Obediencia!- Gimió escandalosa la azabache arrodillada, rebasada por el placer que recorría descontrolado todo su virginal cuerpo
- P-Placer…- Susurró la ojiazul, revolviéndose en medio del éxtasis que inducía la materia oscura por su precozmente desarrollada anatomía
- ¿Esa va a ser mi mascota…?- El rubio volteó a ver a la castaña de cabello alborotado
- Sí…- Kushina se arrodilló para tomar el rostro de su presa entre sus manos -La líder del clan de los perros simplemente debe ser la mejor de las perras- Sentenció mientras miraba fijamente a la Inuzuka a los ojos
- Soy tu perra, Kushina-sama- Sonrió Tsume, visiblemente feliz y luego jadeó con la lengua de fuera -¡Guau!- Lanzó un ladrido, reconociendo su papel como una sumisa y obediente mascota
- Veo que la entrenaste muy rápido…- El chico se le quedó viendo a la castaña, quien con un deje de curiosidad y temor miraba al hijo de su ama
- Realmente en su clan la entrenaron, hijo-amo querido…- La pelirroja se acercó a su precioso dueño y lo abrazó del cuello -Pero como haya sido, espero que te guste tu perrita…- Con un ligero pero firme jalón a la correa, hizo que Tsume se acercara al chico
- Hola, Tsume-chan…- El rubio miró a la dominada mujer, sin dejar de manipular las mentes de sus dos compañeras de equipo
- ¿Guau?- Murmuró temerosa la castaña
- Veo que estás bien entrenada y simplemente hay que darte los toques finales… Afortunadamente tenemos tiempo para eso- Antes de que la mascota pudiera reaccionar, quedó totalmente hipnotizada en la mirada carmesí del Uzumaki…



- A-Asuma…-
- Ku-Kurenai…-
- ¡Asuma!-
- ¡Kurenai!-
- Yo voy, yo voy a…-
- ¡Sí! ¡Dentro de mí...!-
- ¡Me vengo!-
- ¡Lléname de amor…!-

Nuevamente, una maratónica y satisfactoria sesión de sexo para el Sarutobi, donde sus sentimientos y su cuerpo se entrelazaban para alcanzar un clímax inigualable. Un acto donde reflejaba lo más profundo de él mismo al entregarse en cuerpo y alma a la persona que más amaba en el mundo. Un momento que quedaría grabado en su corazón y recordaría por siempre…

Totalmente realizado en ese momento, simplemente dejó que el cansancio lo venciera y se quedó profundamente dormido con una gran sonrisa en el rostro.

- A-Asuma…- Murmuró su amante, montada sobre él -No… No me dejes… ¡No me dejes así!-

Contrario a su pareja y totalmente frustrada nuevamente por no alcanzar el ansiado orgasmo, recargó sus manos en los hombros de su hombre y comenzó a mover desesperadamente al Jounin barbudo con el fin de que continuara en pie de guerra, pero simplemente no tuvo respuesta…

Su mente, secretamente guiada por las directrices del Arma Definitiva, no podía concebir que horas y horas del mejor sexo de su vida hubieran vencido a su novio. Igualmente ella estaba ya sin fuerzas, pero la sugestión en su mente era más fuerte que el agotamiento de su carne y la mantenía consciente a pesar del agotamiento, convirtiendo lo que debió ser la noche que más anhelaba junto a su amado Asuma en el peor fiasco de su vida, con la simiente de su pareja en lo más profundos de sus entrañas, caliente y sintiendo cómo la virilidad de su hombre perdía dimensiones en su interior.

- No otra vez…- Se abrazó a sí misma, todavía montada sobre el Shinobi “¡¿Por qué?!” Al instante adoptó una expresión visiblemente entristecida “¡Otra vez no!” Se enterró las uñas en sus brazos con visible coraje e impotencia “¡¿Por qué no puedo llegar?!” Se mordió sus carnosos labios, ahogando el gemido de amargura que amenazaba con salir de su garganta.

Entonces se bajó de su amante con sumo cuidado y se dirigió al baño, dejando un rastro albo que escurría de las caras interiores de sus muslos. Se sentó en el inodoro y tras cubrirse la boca y cristalizarse su mirada, se soltó a llorar sentidamente, con la luna en su fase de cuarto menguante, la cual era visible a través de la ventana como su única testigo.

¿Sería ella?

Asuma dormía con una cara de satisfacción que sólo logró aumentar su rabia al no obtener eso que la gente llamada orgasmo y que la había tentado a romper su convicción de mantenerse virgen hasta el matrimonio. Inconsciente de que su alumno, aquél monstruo disfrazado de un niño acomedido y encantador, había condicionado en su cerebro aquella asfixiante frustración en su sentir, comenzó a cuestionarse bastantes como novia del Sarutobi, como Kunoichi entrenada en el arte de seducir e incluso como mujer…

No podía entender cómo habiendo tomado del mismo afrodisiaco no estaba dormida profunda y totalmente realizada en el plano sexual sobre el pecho de su hombre, quien estaba ajeno a su sufrimiento.

Y eso la enfureció.

Poco a poco, un peligrosa idea se iba formando en la mente de la Jounin: su amado Asuma era incapaz de hacerla llegar al anhelado clímax, por lo que tal vez, no era lo suficiente bueno en el aspecto sexual para que ella pudiera alcanzar el orgasmo.

Kurenai tenía idealizado a su novio como un hombre gracioso, gallardo y admirable desde que lo conoció en la Academia Ninja cuando ambos eran apenas unos niños. Desde que sus ojos se encontraron por primera vez, le gustó el color chocolate de los orbes del que creía el hombre de su vida. Jounin exitoso, que era reconocido por toda la Nación del Fuego al haber formado parte de los Doce Guardianes Ninja, fue su primer beso, su primer novio y su primera vez…

Pero ante la idea creciente de que no era lo suficientemente hombre para satisfacerla como mujer, todas esas razones por las que amaba a Asuma iban perdiendo peso y un creciente desprecio por él se acumulaba en su corazón. Ciertamente había sido ella quien había roto el tácito acuerdo de mantenerse vírgenes hasta que unieran sus vidas por siempre, pero no sintió reproche o queja alguna por parte del Sarutobi…

Terminó por sentirse usada y sucia.

Usada como una simple mujer hueca por parte de Asuma para satisfacer sus instintos más primitivos y sucia porque su cuerpo, algo sagrado para ella, había sido mancillado por su deseo de profundizar su relación con su amado pelinegro y al final había sido en vano, porque simplemente no podía sentir aquella chispa que le mencionaban sus amigas cuando llegaban al clímax.

Mirando el astro dominante de la noche a través de su ventana, su mente reflexionó sobre esos pensamientos varias horas…



- Vaya, tenía tiempo que no entraba aquí…-

El rubio se encontraba en el laboratorio de su abuela-esclava. Después de finalmente apoderarse por completo de las mentes de Sarada, Himawari y Tsume, decidió dar un paseo por una de las más restringidas instalaciones de todo el complejo Uzumaki.

- Me alegra bastante que hayas venido a ver el trabajo que con tanta devoción realizo para complacerte, querido nieto-amo…- Tsunade atendía a su dueño con una sonrisa alargada y afilada.

La despampanante rubia, vestida únicamente con una bata de laboratorio con los botones superiores abiertos con el fin de enseñarle a su hombre el canalillo de sus generosas tetas. Utilizaba unos lentes de fino y alargado armazón negro, similares en forma a los de Sarada, los cuales le daban un aire intelectual sumamente sexy. Calzaba unas sandalias Ninja con tacones que fácilmente superaban los 15 centímetros de altura.

- Resume cómo va todo, querida abuela-esclava- El chico se paró delante de su sexy y obediente hembra -Y mientras lo haces, atiéndeme como debe ser-
- Como digas, mi amo…- La mujer obedeció al instante, acuclillándose a los pies del rubio, con las piernas bien abiertas y luego tomó el cierre de la bragueta del pantalón de su macho con sus manos, dispuesta a acceder a la virilidad que anhelaba consentir
- No- La mujer miró confundida al dueño de su existencia -Con los dientes…-

Tras el momento de desconcierto, la mujer recuperó su perversa sonrisa y colocó sus brazos tras su espalda para continuar. Entonces mordió con firmeza el cierre y comenzó a bajarlo suavemente…

Ante la mirada expectante del Arma Definitiva, la mujer desabotonó con gran habilidad su pantalón para luego morderlo y bajarlo súbitamente, exponiendo los bóxers negros del rubio y finalmente, ansiosa, la Sannin pescó con los dientes el tirante de la ropa interior y lo jaló hacia abajo, liberando de forma súbita el generoso miembro de su señor, recibiendo un golpecito en su rostro, el cual la excitó más. Después de quedar embobada por unos segundos ante la virilidad de su hombre, como pudo, ansiosa y todavía sin usar sus manos, bajó los pantalones y ropa interior de Saikyou Buki hasta sus tobillos, para que el Uzumaki terminara de quitarse la ropa de sus piernas ante la sonrisa alegre de la exuberante mujer.

- Bien hecho, putita…- Naruto posó la mano derecha sobre la cabeza de su dócil y obediente esclava -Ahora, saluda como debes hacerlo- Dijo al tiempo que posaba las manos en la cintura y comenzaba a mover su cadera para que su flácida verga comenzaba a balancearse de forma similar a un péndulo
- Hola, Polla-sama…- La mujer le dio un delicado beso al pene delante de ella, con una sonrisa suave y la mirada atrapada en el vaivén de la creciente pija
- Así es, Tsunade…- El rubio miró con oscuro deleite lo sometida que estaba su abuela a su voluntad -Cuando estás frente a ella, tú sólo eres un coño esclavo de Polla-sama… Tu hambrienta boca, tus suaves manos, tus pervertidas tetas y tu obsceno culo existen para complacer a Polla-sama…- El Uzumaki afiló su siniestra sonrisa
- Cuando estoy frente a ella, yo sólo soy un coño esclavo de Polla-sama… Mi hambrienta boca, mis suaves manos, mis pervertidas tetas y mi obsceno culo existen para complacer a Polla-sama…- Repitió al instante con plena convicción
- Ahora, Abuenita…- El chico posó su mano derecha en la cabeza de la poderosa y hermosa Kunoichi -Sé un buen coño esclavo y cumple con su deber-
- ¡Es lo que más deseo, amo…!- Respondió la hermosa Kunoichi con entusiasmo.

La Sannin desabotonó su pulcra bata para liberar sus famosas y poderosas tetas 106 con el fin de usarlas para masturbar a su adorada Polla-sama. Cuando posó la pija de su querido amo entre ellas, las tomó a los costados con las manos y comenzó a deslizar entre ellas esa verga, la cual para su deleite, comenzó a ponerse dura gradualmente. Levantó la mirada para ver el rostro de su dueño y su sonrisa se afiló más, al darse cuenta de que estaba disfrutando de la faena. Con su gran habilidad, logró que el pene del rubio quedara bien erecto y entonces intensificó su movimiento, inclinando la cabeza hacia abajo para recibir con alegría el capullo de aquella enhiesta verga en su boca cuando emergía de entre sus pechos.

- Abuenita…- Murmuró Naruto, cerrando los ojos y dejándose llevar por aquél suculento placer -A-Así eras de puta… ¿C-Con el abuelo Dan?-
- No, nieto-amo…- Replicó la rubia, sin dejar de masturbar a su señor, aunque interrumpiendo la pervertida mamada que le estaba haciendo -Se lo hice a Jiraiya para que aceptara entrenar a Minato…- Apenas terminó de hablar, la bella mujer continuó recibiendo en su sexy boca el pene de su nieto
“Maldita sea, esto se siente jodidamente bien…” Pensó el Uzumaki, apenas pudiendo reprimir los gemidos ante monumental cubana que le estaba haciendo su abuela.

La Sannin terminó totalmente ida ante la placentera sensación de la fricción de la enorme poronga en sus tetas y simplemente pasó de albergarla dentro de su boca a lengüetearla de forma lujuriosa cada que ese grueso cipote estaba a su alcance.

- ¿Te gusta, amo?- Tsunade miraba visiblemente enamorada la expresión de placer contenido que mostraba su dueño
- A-Abre tu boquita, abuenita…- El chico sonrió malicioso en medio de su idilio -Voy a darte tu lechita-
- Ah…- La rubia abrió su boca y sacó la lengua de forma sumamente obscena
- ¡Recíbelo todo, esclava!- Después de varios deslices entre las tetas de su abuela, el chico no resistió más -¡Me vengo, perra…!-
- ¡Ah…!-

La semilla del Uzumaki comenzó a salir con gran potencia y cantidad, embadurnando la cara de la Sannin con abundantes cantidades que dejaron ida por unos instantes a la sexy abuela-esclava. Años de condicionamiento mental para que fuera una esclava perfecta hicieron mella en la rubia y con el simple hecho de saber que tanta y tan exquisita simiente estaba sobre su cara, le provocó un punto de excitación rozando el ansiado clímax…

Tardó varios segundos en recuperarse, para posar su rostro lleno de semen delante de ella y todavía sin usar las manos, restregarse en su adorada Polla-sama para retirar la adorada simiente Uzumaki de su rostro. Naruto miraba intrigado lo que hacía su rejuvenecida esclava y después de ahogar una expresión de sorpresa, sonrió visiblemente complacido cuando la rubia comenzó a darle una mamada monumental, haciendo una garganta profunda y abarcando los 20 centímetro de pija Uzumaki.

- Que rico, a-abuenita- Poco a poco, la boca de Tsunade fue liberando a Polla-sama mientras unas pequeñas lágrimas de felicidad escurrían por las mejillas Senju-Uzumaki
- Gracias, hijo-amo…- Respondió la rubia con una marcada sonrisa de satisfacción una vez que acabó su faena, para luego comenzar a jugar con las bolas Uzumaki con la lengua
- ¿S-Segura que no eras prostituta…?- Cuestionó el chico ante la habilidad que demostraba la abuenita con su sinhueso
- Es normal- Con una sonrisa pervertida, la Sannin le dio un lento lengüetazo a su hombre desde la base hasta la punta de su pene, recorriendo los 20 centímetros de pija con pervertida lentitud -Un coño esclavo sólo existe para darle placer a Polla-sama…-
- Entonces… Acuéstame en el suelo- El chico sonrió suavemente -Y ya puedes usar las manos-
- Como ordenes- La alegría en el rostro de Tsunade era visible.

La mujer se puso de pie y lo primero que hizo fue acercarse a su dueño para despojarlo de la parte superior de su ropa y dejarlo solamente con su calzado, el cual el mismo Naruto se quitó mientras la rubia dejaba caer su bata al suelo para revelar su hermoso cuerpo. Entonces la Sannin abrazó suavemente a su señor y haciendo uso de su legendaria fuerza, lo tomó en sus brazos para cargarlo y luego posarlo suavemente en el suelo, bocarriba. Finalmente se arrodilló a su costado izquierdo para esperar nuevas órdenes.

- Te quiero sentadita aquí- El rubio se tapó por un momento la cara con su mano derecha, sonriendo de forma pervertida -Se me antojó tu almejita-
- Tus deseos son órdenes, amo…- Contestó al instante la afamada Kunoichi, con entusiasmo.

Tsunade se puso de pie y luego caminó en dirección a la cabeza de su amo, posándose de rodillas nuevamente, con el agregado de que la cabeza del rubio estaba entre sus rodillas y su ansioso rostro estaba orientado hacia la suculenta y erecta Polla-sama. Esperaba la orden de su adorado nieto para comerse esa ambrosía, ya que todo el proceso de lavado de cerebro y condicionamiento hacía que la virilidad del Uzumaki fuera simplemente irresistible, así como su sumisión. Ella no podía demostrar sus habilidades mamando si su amo y señor no se lo ordenaba, aunque se estuviera muriendo de deseo.

- Y mientras te como…- Sabiendo lo que la imponente hembra añoraba, comenzó a mover su cadera para que su pene se balanceara y capturara la atención de la Sannin -Me vas a hablar de todo lo el trabajo que has realizado durante estos años… Y no lo olvides, no puedes ocultarle nada a Polla-sama…-
- No puedo ocultarle nada a Polla-sama- Replicó al instante la rejuvenecida rubia, con su mirada totalmente puesta en el objeto de su devoción
- No deseas ocultarle nada a Polla-sama… Deseas contarle todos tus secretos- El chico tomó de la cintura a su abuenita y comenzó a moverla hacia los lados, sin que la mujer reaccionara en lo más mínimo
- No deseo ocultarle nada a Polla-sama…- Declaró apenas terminó de hablar su dueño, balanceándose de un lado a otro sin resistirse -Deseo contarle todos mis secretos-
- Empecemos entonces…- El chico se pasó la lengua por los labios y dejó de mover a su esclava
- Ah…- La mujer ahogó un gemido mordiéndose los labios brevemente, ruborizándose de forma notoria -Y-Yo… Yo he estado, investigando el cerebro de Minato durante años, Polla-sama…- Tsunade hablaba con la voz entrecortada, dirigiéndose a la verga de Naruto, haciendo un esfuerzo titánico para que la lengua que ya invadía su coño no le dejara la mente en blanco -Y-Y, finalmente encontré la forma de robar su conocimiento…- La Sannin cerró los ojos, ya que apenas si pudo amortiguar el placer después de que Naruto le lamiera descaradamente desde el clítoris hasta donde terminaba su feminidad -E-Entonces usé un óvulo mío, p-para… K-Kami- Dejó de hablar por un instante, ya que sintió la lengua de su amo invadiendo su sensible anito virgen -P-Para… Para crear una c-contraparte, ah…- Suspiró al sentir su inmaculado culo invadido por la sinhueso de su amo -U-Una contraparte f-femenina de mi hijo…- El rubio lamía el rededor del ano de su abuela con suavidad y lentitud, regocijándose en la pulcritud del mismo que le había impuesto con su despiadado control mental “Ya no resisto…” El indefenso cuerpo de la rubia se estremecía sin que ella pudiera abandonarse por completo al deseo “¡Q-Qué rico me está comiendo!”
- Continúa, puta- El chico le pellizcó sin misericordia el clítoris a su esclava
- Y-Y…- La mujer cerró los ojos y se mordió los labios, comenzando a llorar porque no podía abandonarse a la lujuria como la zorra que era y debía obedecer a su amo, contándole todo a Polla-sama -La estuve cuidando en una de mis, i-incubadoras…- La pobre mujer se pellizcaba los pezones para mitigar un poco ese placer dolorosamente reprimido -Y-Y con, con… ¡Con mi líquido especial de crecimiento, ya alcanzó la edad de Kushina-sama y Konan-sama…!- La desdichada Sannin tuvo que gritar para desahogarse aunque fuera un poco
- ¿En serio?- El chico se mostró interesado, dejando de saborear a su abuenita por unos instantes -¿Cómo es?-
- Pues…- La mujer sonrió, agradecida del breve descanso, recargando las manos en el trabajado abdomen de su niño para recuperar fuerzas -Es un coño esclavo como yo, tiene unas tetotas más grandes que las mías, una boquita sexy, unas manitas tiernas, suaves y unas nalgotas para montar por horas a P-Polla-sama…- Tsunade, excitada, comenzó a pellizcarse suavemente los pezones
- Cuéntame más de mi nueva tía…- El chico, perverso, comenzó a clavar los dedos medio y corazón de la mano derecha en la concha de su esclava, haciendo lo propio en el delicado anito Senju-Uzumaki con los dígitos de la mano izquierda
- Hm…- La rubia gimió brevemente, para continuar su relato disfrutando del relajante placer que Naruto le daba -Pues… Si les hicieran una prueba de maternidad, el resultado sería positivo…-
- Dime más…- El chico sacó los dígitos de su esclava para darle una suave nalgada
- ¡Ay!- La rubia sonrió con su quejido, disfrutando el sutil escozor en su piel -Estructuré su ADN coincidiera con el de Minato excepto en el par 23, ahí tiene cromosomas XX en vez de XY… ¡Ay!- Recibió un tercer azote, algo más fuerte que los anteriores
- Eres un coño esclavo malo- El chico sonrió malicioso al ver que sus manos habían quedado marcadas en aquellas generosas nalgas -Me haces pensar cuando estoy por cogerte hasta sacarte los sesos…-
- Lo siento, nieto-amo- Tsunade se mostró sinceramente arrepentida
- Igual sigue, voy a seguir probando tu coñito…- Y al instante, su lengua invadió la húmeda y chorreante feminidad
- ¡Ah…!- Gimió sonoramente la rubia, ante la inesperada chupada de la que fue nuevamente víctima -S-Se llama, Samui…- La formidable hembra cerró los ojos para disfrutar la faena de su hombre -Porque… Así se llamaba mamá…- Sollozó al sentir la sinhueso de Naruto en lo más profundo de sus entrañas -¡Además, la he estado condicionando para que sea crea otra de tus putas madres!-
“Eres una deliciosa pervertida, abuenota…” El rubio cerró los ojos y continuó con su faena, disfrutando golosamente de la esencia de su coño esclavo “¿Así estará de sabrosa mi nueva mamá-esclava?”
- ¡Y tiene tus ojos azules!- Gritó escandalosa cuando su niño le clavó su lengua hasta el fondo -Y-Y… Es, es rubia…- Se estremeció desde los dedos de sus pies hasta las puntas de su cabello conforme el áspero músculo salía lentamente de ella
- Ya quiero conocerla- Dijo el Arma Definitiva, una vez que salió de la cálida almeja de Tsunade -Pero ahora…- El chico le dio un suave lengüetazo por su anito, provocando que la perfecta piel de su servidora se erizara -Vas a consentir a Polla-sama después de cada pregunta que te haga y sólo dejarás de hacerlo para seguir respondiendo… ¿Entendiste?- Saikyou Buki continuó entonces devorando la cavidad virgen de su esclava
- E-Entiendo y obedeceré, nieto-amo- Contestó de inmediato la Sannin, manteniendo apenas la compostura
- Entonces explícale a Polla-sama lo que harás y comienza…- Nuevamente, el chico comenzó a degustar la deliciosa conchita Senju-Uzumaki con lentitud y delicadeza
- Polla-sama…- La mujer se fue inclinando poco a poco hasta quedar su boca a milímetros de la larga, ancha y enhiesta verga -Voy a responder las preguntas que me haga mi amo mientras la hago sentirse… B-Bien-

La mujer sonreía de forma reprimida con sus ojos cerrados y una expresión sumamente sexy e insinuante, haciendo un esfuerzo titánico por no perderse en el placer que le daba su amo a través de su culito. Sin embargo, no comenzó a devorar la irresistible pija de su dueño, ya que debía contestar primero a sus preguntas para ganarse ese derecho… Y eso Naruto lo sabía perfectamente, por lo que simplemente continuó con su exquisito beso negro y la pobre mujer apenas podía reprimir su libido para no devorar a Polla-sama como el coño esclavo que era.

- ¿Qué hay de la vieja Mito?- El rubio interrumpió su faena de repente, lanzando su primer cuestionamiento
- Esta lista, mi amo…- Respondió la Sannin apenas su cerebro procesó la interrogante -¡El día que lo deseé podemos proceder!-

Y entonces, le dio un suave beso al inflamado glande delante de ella con sus ojos cerrados, para hacer más íntimo el momento y demostrar el fanático amor que le tenía a esa poronga… Y luego, sin abrir los ojos, lentamente, abrió su boca y engulló lentamente ese enorme pene, para abarcarlo casi por completo. El rubio también tuvo que esforzarse por no venirse tan pronto ante tan épica mamada de garganta profunda, apretando los dientes para contener su venida y finalmente lo consiguió. Deseando más de su esclava, se dispuso a hacer otra pregunta.

- ¿A-A qué edad replicaste su cuerpo?- El chico se contenía ya que mientras Tsunade se sacaba su verga de la boca, al mismo tiempo le pasaba la lengua deliciosamente desde la base hasta el capullo
- Como me lo ordenaste, nieto-amo, la edad que tiene el nuevo cuerpo de Mito es de 40 años- Replicó con prontitud para continuar con su diversión, comenzando a masturbar intensamente con sus manos a Polla-sama
- Puta- El chico sonrió de forma reprimida, al ver que su abuenita no perdía el tiempo
- Y la más puta entre las putas para ti, querido- La mujer afiló su sonrisa al ver que la virilidad que trabajaba seguía dura como roca -Porque soy un coño esclavo al servicio de Polla-sama…-

Sin dejar de maniobrar con la verga de su amo, la Sannin comenzó a lengüetearle la cabeza con regocijo y el chico comenzó a revolverse debido a que la faena de la rubia era simplemente deliciosa y sin más, comenzó a besar y lamer el coño frente a su rostro, provocando que la Sannin comenzara a gemir mientras seguía consintiendo esa irresistible pija. Abuela y nieto se vieron envueltos en un delicioso ‘69’ y la mujer sólo deseaba recibir la exquisita simiente de su nieto, mientras que el hombre le estaba tomando el gusto a la esencia de su abuela y pronto invadió nuevamente el interior de esa cálida y húmeda cavidad…

Pronto ambos rubios comenzaron a gemir escandalosos, ante el placer que se proporcionaban mutuamente. Amo y esclava se comían sin limitación, disfrutándose sin retaco alguno. De golpe, el rubio que casi estaba por venirse pudo recuperar el control y lanzar una pregunta de golpe.

- ¿Qué más has investigado y hecho en este tiempo?-

Pudo más la programación y el poderoso lavado de cerebro en la mente de la Sannin que su deseo de obtener el cálido semen de su dueño, por lo que como un buen coño esclavo se dispuso a responder para satisfacer, aunque fuera de esa forma, al dueño de su vida y luego continuar con su deber y deseo.

- P-Pues…- La rubia suspiró suavemente al sentir la larga y rasposa lengua de su señor recorriendo lentamente su conchita -También le ordené traer a Koharu los restos de… D-De la legendaria…- Se mordió los labios para controlarse tras el delicioso mordisco que le propinó su dueño en su sensible botoncito de carne -Touka Senju-
- ¿Touka Senju?- Repitió el Arma Definitiva
- E-Es…- La mujer echó para atrás su cabeza, apenas pudiendo controlar el clímax de su cuerpo -La maestra Senju del Genjutsu…- Dijo con apenas un hilo de voz
- Interesante- Naruto sonrió perversamente -Te has ganado tu orgasmo…- Nuevamente le pasó la sinhueso lentamente a su esclava en su coño -Córrete para mí, puta- Violentamente le clavó su lengua hasta lo más profundo de su sexo
- ¡Oh, sí…!- Gritó como posesa la Sannin, retorciéndose con la cara orientada hacia el techo y sus ojos desorbitados, con una sonrisa viciada y la lengua de fuera.

El orgasmo fue estremecedor y totalmente devastador para la Sannin, que no pudo sostenerse por más tiempo y se dejó caer de frente, quedando su cara junto a su adorada Polla-sama, mientras el rostro del Uzumaki quedaba cubierto de las dulces mieles Senju, las cuales lamió de sus mejillas como un niño saboreando un delicioso dulce, enfocándose pronto en el inflamado coño esclavo y devorándolo con entusiasmo, estremeciendo a su esclava con cada lamida lenta y suave que le daba a su coño.

- A-Amo…- Suspiraba la enamorada y sometida Tsunade.

La pobre mujer, rebasada por las sensaciones, se recuperó parcialmente para comenzar a lamer delicadamente la virilidad de su hombre con los ojos cerrados y pasión desbordada, regocijándose en la libertad de ser un buen coño esclavo. El rubio pronto estuvo cerca de alcanzar el éxtasis y la mujer al sentir el palpitar del pene de su señor, pronto volvió a engullirlo en su boca hasta donde le fue posible.

- ¡Me corro, puta!- Gritó el rubio, enérgicamente -¡Trágatelo todo!-

La pobre mujer sintió toda la semilla de su dueño invadiendo su boca y sin más, se lo tragó todo para liberar la poronga de su señor, dejando solamente un delgado hilillo que salió de la comisura de sus labios, el cual pronto limpió con su índice derecho para lamerlo de forma sexy.

- Gracias por darle placer a este coño esclavo, amo- Sonrió ruborizada y feliz, para darle un beso suave en el capullo a su hombre
- Gracias nada, zorra- El chico sonrió malicioso -Ponte de pie-
- Como ordenes…- Respondió todavía débil la voluptuosa mujer.

Tsunade se levantó de la cara de Naruto, quien pronto se reincorporó también. Entonces abrazó por la espalda a su abuela, quien se mostró sonriendo de forma pervertida y ansiosa al ver cómo Polla-sama emergía firme como el acero de entre sus muslos. Deseaba tenerla en lo más profundo de sus entrañas y se mordió el labio inferior, tratando de contener sus impulsos de hembra para esperar nuevas órdenes.

- Ahora vamos a conocer a mi nueva mami, abuenita…- El chico comenzó a magrear descaradamente los pechos de su hembra, pellizcando sus pezones con saña
- C-Como digas, mi señor…- Murmuró la Sannin, manteniendo su excitación a raya.

Pronto los amantes comenzaron a caminar por el laboratorio sin soltarse. Para Tsunade era muy difícil caminar con los altos tacones que calzaba y más con las piernas todavía temblorosas por el orgasmo que le había concedido su propietario, pero caminó firme en lo posible, disfrutando de las intensas caricias de su hombre en sus sensibles tetas. El chico simplemente disfrutaba de la docilidad de su esclava y se regocijaba con el pensamiento de que esos fantásticos y enormes pechos suaves eran totalmente suyos, por siempre.

- E-Es ella…-

El rubio se asomó por el costado derecho de la sumisa rubia, para observar el contenedor de cristal en el que estaba aquella preciosa mujer de cabello rubio con un peinado tipo Hime, finas facciones y piel clara. Dormía profundamente, flotando en medio de aquellos fluidos de conservación y por el equipamiento en su rostro y orejas, era evidente que la Sannin llevaba su tiempo trabajando en la mente de esa escultura de carne y hueso llamada Samui.

- ¿Qué les has metido en su descerebrada cabeza?- Cuestionó el chico con creciente interés ante tal monumento de mujer -Espero que hayas sido creativa-

Tsunade gemía ahogadamente con los crueles, dolorosos y a la vez deliciosos pellizcos que su dueño le daba en sus erectos pitones y era tal la mezcla de sensaciones en su cuerpo que tardó algunos segundos en recuperar el sentido y responder al cuestionamiento. Naruto se dio cuenta de ello y dejó en paz a su esclava para que pudiera responderle, si bien se quedó masajeando suavemente esos generosos melones.

- Imaginé una historia donde Minato quedara como un cornudo…- Tsunade esbozó una sonrisa siniestra -Que creería suyo al hijo que mi pequeña Samui, le hizo a Kushina-sama gracias a un Kinjutsu especial Senju de la era de los clanes, que se usaba cuando los hombres eran diezmados en las guerras y las mujeres tenían que concebir bebés entre ellas para reponer las pérdidas…-
- Cuéntame más- Dijo el chico, interesado en la ficción relatada por su fiel y devota sirviente
- Sin embargo, se separaron porque Samui fue enviada lejos a hacer una misión especial y se inventó el subterfugio de que había perecido durante el ataque del Kyuubi para realizar esa misión, regresando apenas en estos días, sin saber que su amada pelirroja es una esclava con el cerebro lavado a tu servicio, por siempre…- Continuó la Sannin con su relato de ficción -Totalmente indefensa y vulnerable a tus grandes poderes, mi amo y señor, será una presa perfecta para convertirla en uno más de tus coños esclavos cuando lo desees- La mujer comenzó a excitarse visiblemente -Porque sé que te gusta dominarnos y someternos por el simple placer de hacerlo…- Se acercó entonces a una mesa de operación cercana, tomando una botella con agua que estaba encima de una mesa de disección para hacer gárgaras
- Es cierto, putita…- El chico le dio una sonora nalgada a su abuenita -¿Y ese Jutsu absurdo es real?-
- S-Sí- Replicó Tsunade mientras cerraba los ojos para deleitarse en el escozor que sentía en su culo después de escupir el agua en su boca a un costado -Pero se perdió antes de la fundación de Konoha…-
- Háblame más de Samui-chan- Superado por la curiosidad, se acercó al contenedor de cristal y posó su mano derecha a la altura de aquellos enormes pechos
- Dan era un afeminado- Habló la rubia con creciente desprecio hacia el que fue el amor de su vida -Incluso se cuidaba más que yo… Y seguramente por eso Minato también parecía frágil y débil de niño- La mujer miraba como seres inferiores a los que fueran los más importantes hombres en su vida -Por lo que es normal que Samui-chan sea tan femenina y hermosa… Como si hubiera sido engendrada por dos mujeres-
- Siempre he tenido curiosidad de algo, abuenita…- El rubio enfocó su mirada en la voluptuosa hembra, que escupía agua nuevamente tras limpiarse su sexy boca -¿Cómo sería si mi madre no hubiera sido la incubadora del Proyecto Espiral?-

Tsunade le daba un trago profundo a la botella con agua para terminarse su contenido. Apenas lo hizo, esbozó una sonrisa de infantil alegría para luego tomar con su mano derecha el erecto miembro de su amo con amoroso cuidado y guiar así al patriarca Uzumaki por su área de trabajo, llevándolo delante de un contenedor donde se encontraba una chica de tez bronceada, cabello rubio largo a la cintura y aquellos bigotes que caracterizaban el rostro mismo del Arma Definitiva, estaban presentes en las mejillas de aquella fémina que aparentaba los mismo 13 años que él, la cual estaba conectada al igual que la nombrada Samui a una máscara para respirar y en su cabeza llevaba una diadema con audífonos.

- Por la información que me has dado- Comenzó a aclarar la Sannin -Durante la concepción del Proyecto Espiral el óvulo modificado que se le implantó a Kushina tenía un espermicida especial para que aniquilara a todo espermatozoide con cromosoma X, con la finalidad de que nacieras hombre para que reconstruyeras nuestro glorioso y todopoderoso clan con tu deliciosa semilla…-
- ¿Para esto me pediste el Chakra del Kyuubi mediante aquél Kage Bunshin?- Cuestionó curioso el chico
- Efectivamente, amo- La especialista continuó con su explicación -El Chakra del Kyuubi presente en Kushina-sama durante tu gestación, potenció los Kekkei Genkai con los que fuiste concebido y fortaleció tu Red de Chakra… En el caso de esta chica, ella recibe ese beneficio también, pero la diferencia es que ella fue desarrollada con la mezcla del material genético de Kushina-sama y Minato a partes iguales… Como hubiera sido contigo si no fueras el Arma Definitiva de nuestro clan-
- Entonces ella no tiene mis Kekkei Genkai…-
- No- La rubia negó con la cabeza -Solamente el Kinton de Kushina-sama... La sangre de mi otra familia está muy diluida en ella como para que presentara Mokuton: yo tengo 1/4 de sangre Senju, Minato 1/8 y por ende, esta chica tendría 1/16 únicamente-
- Muy bien- La científica rubia se excitó al ver la sonrisa siniestra que se formó en el rostro de Naruto -¿Qué planeaste para esta chiquilla?-
- Tu hermana, nieto-amo- La rubia se acercó de nuevo a su hombre, con provocativo contoneo de cadera -Samui se llevó a esta pequeña cuando eran bebés para protegerla y que se reunieran cuando pudieran entenderlo…- Se posó delante de su señor, lista para complacerlo en todo lo que le pidiera -Así, te apoderarías de estas ingenuas e indefensas presas, cumpliendo con el destino de mi estirpe- La mujer se arrodilló delante del Uzumaki, quedando su hermosa cara a centímetros de la enhiesta verga -Juro servirte con toda mi descendencia, como tus fieles coños esclavos…- La mujer respiraba agitada, esperando por su anhelada recompensa.

Naruto miró con detenimiento a su abuela-esclava. Realmente era hermosa y los niveles de corrupción y sumisión que demostraba habían superado sus expectativas… Había creado lo que podría describirse como la hermana gemela de Minato Namikaze y lo que vendría siendo una hipotética hermana nacida sin la influencia del Proyecto Espiral.

Cuando le lavó el cerebro y alteró sus recuerdos, pudo ver que ese tipo de cosas, la manipulación genética y la clonación no le eran ajenas. Sin embargo la afamada Ninja Médico prefería no entrar en esos campos de investigación, ya que no le gustaba jugar con la vida así como la hacía Orochimaru, el integrante despreciado y repudiado de los Sannin… Pero la nueva mejorada Tsunade no tenía problema en traicionar sus creencias, convicciones y sobretodo, despreciar al hijo que siempre deseó recuperar solamente para complacerlo a él.

Antes de afrontar su destino como el Arma Más Fuerte de los Uzumaki, Naruto idolatraba al Yondaime y no se cansaba de escuchar las fabulosas historias que escuchaba de su adorada mamá-Kushina mientras estaba sentado en su regazo… Pero cuando supo su destino como el medio para que los Uzumaki contraatacaran al Mundo Ninja, no pudo evitar verlo simplemente como uno de los líderes de Konoha, aldea que era uno de sus principales enemigos.

Fuera del cariño que le tenía a su madre y a Konan, realmente su vida pasada le parecía insulsa y vacía. Comparado con su ambición totalitaria de conquistar el mundo Ninja y someterlo para su versión del Clan Uzumaki, aquellos recuerdos de niño no podrían importarle menos. La verdadera ambición del Uzumaki era simplemente posarse al precio que fuera en la cima del poder para dedicarse a disfrutar de su posición como el ser supremo que controlaría las vidas de todos los seres… Y así era como concebía la cómoda prisión de la que le había hablado al Kyuubi, así que debía trabajar en aras de lograr su objetivo.

- Muy bien, zorra- El chico posó su mano en la cabeza de su esclava -Súbete a tu mesa, que como te prometí, te voy a follar hasta que se te salgan los sesos…-
- ¡A la orden, nieto-amo!-

Emocionada, la sensual rubia se puso de pie al instante y cumplió la orden de su dueño, sentándose en la mesa orientada hacia él, lista para obtener lo que más deseaba. Se abrió de piernas para mostrarle su mojada almeja a su hombre y seducirlo, posando las manos sobre sus rodillas para ofrecerle una maravillosa vista de sus tetas… Siendo un coño esclavo, era natural que deseara copular con su señor para engendrar poderosas Uzumaki al servicio de Naruto.

Respiraba contenida por efecto de la excitación, ya que el niño se arrodilló para que su cara quedara delante de su conchita. Su amante comenzó a olfatear su feminidad, que sutilmente comenzó a derramar sus dulces mieles y la respiración del rubio incrementó su deseo, al sentir el tibio aliento de su nieto en su feminidad. Lanzó un sonoro alarido torciendo su cabeza hacia atrás cuando el rubio pasó lentamente la lengua sobre su afeitada conchita…

La rasposa sinhueso provocaba que la pobre Sannin berreara como toda una hembra en celo y ya libre después de que su sexy, hermoso e irresistible amo le diera carta libre de correrse, ya no trataba de controlarse en lo absoluto.

- ¡Qué rico me comes!- El rubio penetró a su hembra sin contemplaciones -¡Oh dios, oh sí…!- Bramó enloquecida de deseo la escultural rubia.

Tsunade se revolvía escandalosamente ante la habilidad de su dueño con la lengua…

Y el Arma Definitiva estaba dándose cuenta de que podía hacerse adicto a devorar la dulce esencia de su esclava científica. Ciertamente, el Proyecto Espiral dotó a Saikyou Buki de una elevada libido con el fin de que esa generación pionera de guardaespaldas para el clan fuera concebida con rapidez para garantizar la seguridad de la verdadera repoblación del Clan del Remolino y por ende, el chico podía llegar a ser devorado por la lascivia.

Sin embargo, su personalidad formada por el trauma de la abrupta forma de su despertar, le confirió un sentido de posesión sumamente profundo, así como deseo de variar en lo posible sus relaciones con su creciente círculo de obedientes sirvientes: a sus adoradas mamás-esclavas las hacía comportarse como unas verdaderas rameras vulgares, pero a su abuela-esclava quería hacerle algo distinto.

- Eres jodidamente deliciosa, zorra- El chico interrumpió su labor para ver visiblemente contento a su sometida mujer
- Y tú eres el mejor, nieto-amo…-

La mujer levantó las piernas para tomarse la parte posterior de sus rodillas y formar una ‘V’ perfecta al estirarlas a toda su capacidad, dándole una espectacular visión de su encharcada almeja a su macho, lista para darle algo que sólo le había dado a Dan Katou en el pasado…

- Hermoso…- La inflamada y enrojecida vulva de la Sannin parecía pedir su polla con desesperación y la obscena pose en la que se encontraba la hacía todavía más deseable, si eso era posible
- Ahora ven y toma a tu coño-esclavo…- La mujer se relamía los labios al ver la imponente verga del rubio, la cual apuntaba directamente hacia ella
- Como bien dijiste…- El chico sonrió malicioso, posicionando su miembro en la cálida entrada Senju -Tú y tus descendientes nacieron para servirme…-

La famosa Kunoichi miraba con creciente ansiedad y desesperación cómo su dueño comenzaba a rozar su encharcada almeja con el capullo de su enhiesta verga. Se mordía el labio inferior añorando el momento en que finalmente fuera poseída por el dueño de su cuerpo, su mente y su alma…

Pero el chico no parecía tener prisa. Sonreía suavemente, moviendo con lentitud su verga con la mano derecha, delineando el sexo de su rubia abuela, el cual se veía sumamente pulcro, considerando que había sido rejuvenecida.

- Y-Ya no resisto más…- Murmuró débilmente la desesperada mujer -Por favor, amo, te lo suplico…- Susurró casi sin aliento -Penétrame… Hazme tuya-
- Ya que lo pides tan amablemente- Replicó delicadamente el chico, posando su pene en la entrada de la Senju
- ¡Ah…!-

Súbita y violentamente, la verga del rubio entró hasta lo más profundo de su hermosa abuela-esclava hasta que su pene fue devorado completamente por el estrecho y rejuvenecido coño-esclavo. La pobre mujer bramó mientras torcía su cabeza hacia atrás y sus ojos se rodaron hacia adentro como señal del inmenso y súbito placer que invadió hasta el último rincón de su cuerpo…

Naruto se quedó sin moverse unos instantes, deleitándose en la calidez de su esclava, quien sonreía con sus ojos casi en blanco, al sentirse tan invadida por la virilidad de su hombre, con la espalda totalmente recargada en la mesa. Poco a poco, sintió cómo las paredes de su útero se fueron contrayendo conforme Polla-sama se salía de ella lentamente, recuperando parcialmente la cordura para levantar la cabeza un poco y mirar a su irresistiblemente guapo nieto-amo, quien mantenía esa perversa sonrisa que tanto la excitaba.

- ¡Toma, abuenita…!- Justo cuando estaba terminado de sacar su larga verga llena de jugos Senju, se la volvió a clavar de golpe a la pobre rubia sexy
- ¡Oh dios…!-

La mujer sonrió mientras sus ojos nuevamente se rodaban hacia atrás, siendo invadida hasta poder sentir el capullo en el fondo de su útero. Se llevó las manos al rostro, haciendo un esfuerzo inmenso por mantener sus piernas abiertas a plenitud, totalmente enloquecida de placer. El rubio empezó con embestidas suaves, las cuales solamente aumentaron el placer de su hembra, quien gemía y jadeaba como toda una perra en celo revolviéndose como podía en respuesta a las inigualables sensaciones que le proporcionaba su amo.

- ¡Te lo ruego, amo!- Bramaba enloquecida la Sannin -¡Párteme en dos!- Cerró los ojos, aumentando la intensidad de sus gemidos hasta convertirlos en auténticos alaridos -¡Hazme tu zorra…!-
- ¡Cómo quieras!- Replicó con un fuerte bramido el Uzumaki, aumentando la intensidad de sus embates.

La mujer gemía y se revolvía ante cada embestida de su dueño, llorando ante el éxtasis que inundaba su cuerpo una y otra vez. Entonces sintió cómo el rubio se salió de ella inesperadamente y una extraña sensación de desconsuelo y abandono la invadió…

La cual no duró por mucho tiempo, ya que el chico se subió a la mesa y se recostó sobre su hembra, entrando de nuevo, suavemente en su cálida feminidad. La rubia miraba con infinitos amor y devoción a su hombre, aferrándose a él y enroscando sus piernas en su cadera. El chico reinició los empujones contra su esclava, al tiempo que cautivado, posó su cabeza entre esas enormes tetas que lo esperaban con sus pezones alzados y duros. Comenzó a revolverse entre ellas en medio de los gritos y alaridos de su abuela-esclava que pronto se abrazó a su cabeza y enroscó sus piernas en la firme cadera de su hombre para impedirle salirse de ella nuevamente.

- ¡Sí amo, dame duro!- Gritó la rubia sin reparo -¡Ah, ah, ah…!- Gemía incontrolable ante la dura forma en que su nieto la poseía -¡Duro y profundo…!-
- ¡Claro que sí, perra tetona…!- El rubio comenzó a restregar su cabeza entre los melones Senju con total descaro.

De forma sorpresiva el chico levantó la cabeza ligeramente, únicamente para comenzar a lamer hambriento aquellos pitones erectos, alternando la boca como si fuera bebé lactando y su serpenteante sinhueso que recorría aquellas grandes aureolas con movimientos circulares, provocando que la sensual rubia se retorciera de placer y lujuria entre sus pechos devorados con voracidad y las exquisitas puñaladas que recibía su esclavizado coño por aquella gruesa, larga y viril vara de carne.

- ¡Si, sí, sí!- Musitaba totalmente enloquecida, con la mirada desorbitada -¡Devórame amo! ¡Soy tu puta…! ¡Tú zorra…!-
- Ya cállate-

La mujer pronto gimió ahogadamente, ya que de forma sorpresiva, el rubio la calló con un profundo y caliente beso…

La lengua de la Sannin quiso luchar con su amo para demostrarle que ella era una fogosa hembra lista para tener a sus vástagos, pero pronto fue sometida por la sinhueso del arma definitiva. La mujer se entregó completamente al pervertido beso, donde las lenguas salían de las bocas a juguetear para luego devorarse sin pudor alguno. El Uzumaki miraba con la mirada entrecerrada a la Sannin, que a su vez lo veía con infinito amor y deseo en sus ojos, los cuales cerraba cuando sentía la poronga de su señor invadirla hasta lo más profundo de su ser y los abría en el efímero descanso de la salida de su nieto de su interior.

Abandonada a los placeres de la carne, la Sannin poco a poco, debido a su condicionamiento en la parte final, recordó aquél amor que llegó a sentir por Dan Katou y la ocasión en que intimaron para concebir al padre de Naruto…

Y no había comparación.

Realmente los 20 centímetros de verga Uzumaki era superiores a los 13 del Ninja inmigrante y Polla-sama le doblaba en grosor, al punto de amoldar su útero con cada embestida para alojarse en su interior. La conciencia verdadera de Tsunade despertaba tras años de condicionamiento y lavado de cerebro, irremediablemente alterada para ser una perfecta servidora del Arma Definitiva totalmente corrompida por sus directrices anteriores. Y la rubia fue feliz cuando se dio cuenta de ello, besando con pasión desbordada a su amo, tomando su rostro con las manos y entregándose totalmente en cuerpo, mente y alma a él.

“¡La obediencia es placer!” Pensó mientras alcanzaba el delicioso clímax
- ¡Me corro, abuenita…!- Bramó el rubio, alcanzando con una poderosa embestida lo más profundo de su esclava
- ¡Embaraza a tu fiel esclava, mi amo…!- Gritó totalmente enloquecida la sensual hembra, sintiendo cómo la simiente de su dueño la llenaba hasta lo más profundo.

Quedando sin fuerza alguna en su cuerpo, casi como una muñeca de trapo, Tsunade lucía una sonrisa sutil en su rostro, con los ojos entrecerrados y todo su sexy cuerpo sudado… Naruto se regocijó ante la visión de su abuela completamente agotada por el sexo. Se salió de ella y la contempló por unos instantes…

Murmuraba casi desmayada todos los mantras que le había grabado a fuego en el subconsciente.

- Naruto es mi amo…- Susurraba de forma casi inaudible la Sannin -Naruto me da placer…-
“Muy bien… Es hora de continuar con mis planes, maña será un día agitado…”

El Uzumaki buscó sus bóxers y una vez que los encontró, rápidamente se los puso y luego siguieron sus pantalones…

Pero cuando estaba por ponerse la parte superior de su indumentaria, regresó la mirada a la sexy hembra que continuaba todavía en ese estado de embrutecimiento derivado del poderoso orgasmo que le había hecho alcanzar. Entonces sonrió en forma perversa y se sacó su todavía enhiesta verga del pantalón y poco a poco se acercó a la Sannin para tomarla de las caderas y haciendo uso de la fuerza y el control productos de su entrenamiento, la cargó tras acomodarle la parte posterior de las rodillas en su hombros y cuidadosamente, volver a empalarla en su pene mientras permanecía de pie, sintiendo aquellas enormes ubres aplastarse contra sus pectorales.

- Hm…- Gimió ida la sensual Senju
- Vamos a dormir juntos hoy, abuenita…- El chico comenzó a caminar fuera del laboratorio, embistiendo a su esclava con cada paso que daba “No puedo evitarlo… Aprietas casi tan rico como mis mamitas…”

La mujer comenzó a reaccionar lentamente, con la mirada menos enturbiada, pero con esa nueva sensación invadiendo sus sentidos, ya que en la nueva posición, Polla-sama se adentraba en su útero con más facilidad y la friccionaba deliciosamente en su interior. Se abrazó del cuello de su dueño y cerró los ojos para plantarle un apasionado beso sin que el Arma Definitiva dejara de caminar en dirección a sus aposentos…



Notas

Primera vez que uso el título del fic en español y en el texto :P

El ‘chan’ con el que Naruto llama a la matriarca Inuzuka no es por cariño, sino por el hecho de ser una mascota, la primera mascota oficial de los Uzumaki. ‘Abuenita’ es una mezcla de las palabras ‘abuelita’ y ‘buena’ como una clara referencia a la relación de Tsunade y Naruto, además de la obviedad en relación al físico de la Sannin.

En la clase de biología de hoy, cuando ocurre la fecundación de un óvulo por parte de un espermatozoide, como se sabe, la configuración XX en el par 23 determina que el producto será mujer y si es XY, será hombre. El gameto femenino siempre contiene un cromosoma X para ese par, mientras que el gameto masculino puede contener un cromosoma X o Y, por lo que es el espermatozoide determina el sexo del descendiente.

Pues bien, el plan del Arma Definitiva continúa como se vio con el asunto de Sarada y Himawari, así como el gradual cambio que se está dando con Kurenai para los eventos futuros.

En cuanto al asunto de Samui y la otra chica, en parte por eso más de la mitad del capítulo se enfocó en eso, para dejar claro el papel de ambas y el rol que van a jugar, así como las investigaciones de Tsunade sobre Mito y Touka para expandir el ejército Uzumaki de cara a los acontecimientos futuros.

Aprovecho para informar también, que por un par de capítulos no habrá lemon y serán más insinuaciones de lime para avanzar un poco más la trama hasta que lo considere pertinente, reenfocándome al control mental-lavado de cerebro y demás.

Creo que es todo y extiendo nuevamente una disculpa por la tardanza.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1076
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 12
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 10) 17-7-17

Mensaje #34 por Rock-kun » Dom Jul 23, 2017 8:09 am

Un buen capítulo con lemon, mis felicitaciones para el autor con esa escena de sexo entre Tsunade y Naruto, me hizo recordar un poco al estilo de los fics de Lucosempai. Ojalá hubiera sido así cuando Naruto pierde su virginidad con sus mamis, aparte que tenía mucha carne jugosa que degustar y eso el autor no lo supo aprovechar. Sin embargo, el autor se reivindica con el lemón entre la abuenita y el nieto jejeje.

Naruto ya adquirió nuevas mujeres para su harem y son Sarada, Himawari y Tsume, quien se conviertió en la mascota del clan, pero eso no le quita el que sea follada por el rubio en un futuro cercano debido a su gran atractivo como MLF, aparte que su trasero será deseable para nuestro pequeño conquistador. En cuanto a las niñas que son de la edad de Naruto, ya las ha ido pervirtiendo gracias a las maquinaciones de Chouchou y que terminara esta labor al someterlas al mismo lavado cerebral que les aplicó a sus otras mujeres.

Tsunade le revela a Naruto sus avances como científica al crear dos mujeres que le servirán no sólo para divertirse sexualmente, sino que también para sus planes de conquista mundial. La versión mujer de Minato resultó ser Samui y gracias al líquido especial de la edad de Tsunade es que llegó a una edad que la hace bastante atractiva para Naruto. Por si fuera poco, hay otra mujer que la rubia crea cuyo nombre es Naruko, quien vendría siendo hermana de Naruto debido a que Tsunade explica que es el resultado de la fertilización de un óvulo de Kushina con el ADN de Minato. Esta chica sería como nuestro protagonista follador, pero sin haber experimentado el dolor de ser despreciado por los aldeanos ni estar sujeta al destino de ser el arma definitiva de los Uzumakis en contra del mundo ninja.

Espero que más adelante en el futuro se sepa cuál será el rol de la hermanita de Naruto sabiendo que no tiene nada en especial como su potencial hermano. También ver los movimientos de Naruto en detener los planes de Danzou y cómo sigue su plan de aniquilación hacia Konoha. :evil: :risita: :yiii:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.


Volver a “Fanfics [+18]”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Gigi y 2 invitados