Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 10) 17-7-17

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1087
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 13
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 4-5-6) 20-3-17

Mensaje #16 por Rock-kun » Mar Mar 21, 2017 12:07 am

Realmente tengo presente todo lo que dices bastante, aunque difiero en ciertas cosas, como por ejemplo, que Samui tiene problemas de espalda por sus deliciosos magumbos y pues la suculenta Sannin nunca se ha quejado de esos síntomas, con lo que eso implica…

Fuera de eso, estoy de acuerdo con casi todo lo que dices, aunque lo de Konan, el mismo Kishimoto dijo que en teoría bajo la capa llevaba ropa súper sexy, más como de furcia que de dama, aunque el tarado jamás la muestra sin la estúpida capa.

Igualmente, en el escuadrón planamá, no podemos negar que el epílogo le cayó bien a casi todas, con excepción de Karin por ejemplo, pero con las otras tres el tiempo sí hizo bastante bien.

Y pues, del dúo Uzumaki-Uchiha sobran las palabras.


Pues había dicho en mi anterior mensaje que Samui sufría dolores en los hombros por el peso de sus pechos, pero de que Tsunade no sufriera por algo similar eso ya es cosa de su súper fuerza y que manejara en su cuerpo una resistencia más de lo común para una mujer.

Con lo de Konan. pues hay una foto antigua de un fan art que mostraba como se veía la peliazul sin el traje de Akatsuki, sinceramente me dejó sin palabras.



Por último, en el escuadrón planamá, ciertamente hubieron mejoras en las apariencias de Sakura, Karui y Shizune, pero siguen siendo planitas. La que mejoró más en lo físico fue Shizune, pero eso es obvio ya que usa el Henge de la juventud de Tsunade.
Última edición por Rock-kun el Mié Mar 22, 2017 3:45 am, editado 1 vez en total.
1 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 4) 20-3-17

Mensaje #17 por steelfire404 » Mar Mar 21, 2017 3:01 am

Rock-kun escribió:
Realmente tengo presente todo lo que dices bastante, aunque difiero en ciertas cosas, como por ejemplo, que Samui tiene problemas de espalda por sus deliciosos magumbos y pues la suculenta Sannin nunca se ha quejado de esos síntomas, con lo que eso implica…

Fuera de eso, estoy de acuerdo con casi todo lo que dices, aunque lo de Konan, el mismo Kishimoto dijo que en teoría bajo la capa llevaba ropa súper sexy, más como de furcia que de dama, aunque el tarado jamás la muestra sin la estúpida capa.

Igualmente, en el escuadrón planamá, no podemos negar que el epílogo le cayó bien a casi todas, con excepción de Karin por ejemplo, pero con las otras tres el tiempo sí hizo bastante bien.

Y pues, del dúo Uzumaki-Uchiha sobran las palabras.


Pues había dicho en mi anterior mensaje que Samui sufría dolores en los hombros por el peso de sus pechos, pero de que Tsunade no sufriera por algo similar eso ya es cosa de su súper fuerza y que manejara en su cuerpo una resistencia más de lo común para una mujer.

Con lo de Konan. pues hay una foto antigua de un fan art que mostraba como se veía la peliazul sin el traje de Akatsuki, sinceramente me dejó sin palabras.



Por último, en el escuadrón panamá, ciertamente hubieron mejoras en las apariencias de Sakura, Karui y Shizune, pero siguen siendo planitas. La que mejoró más en lo físico fue Shizune, pero eso es obvio ya que usa el Henge de la juventud de Tsunade.


Te lo digo, Konan es simplemente candente. :shy:

Capítulo 5: Un Lugar Soleado | +
Uzumaki’s Strongest Weapon



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”



Capítulo 5: Un lugar soleado.



Mikoto se encontraba rígidamente sentada en una silla simple, en medio de una habitación que solamente tenía una lámpara colgando del techo. Se encontraba desnuda, mostrando sin resistencia su generoso físico, el cual no tenía nada que envidiarle a las otras esclavas. Sin embargo, la ventaja que Kushina, Konan, Tsunade, Shizune y Koharu tenían en relación a ella, era la firmeza de sus carnes resultado del estricto y constante ejercicio que las fieles sirvientas del Uzumaki realizaban a diario y complementaban con un riguroso régimen alimenticio, sin mencionar los baños frecuentes en aquél extracto herbal.

Naruto Alpha estaba detrás de la azabache, tomando las medidas del cuerpo Uchiha con ayuda de una cinta métrica. Luego, de uno de los bolsillos de sus pantalones sacó lo que parecía ser una pequeña libreta de pasta gruesa. Tomó un lápiz que estaba oculto en la pasta del pequeño cuadernillo y rápidamente escribió el nombre de Mikoto junto a los resultados de sus observaciones. Después de eso se posó frente a la atractiva hembra.

Mientras tanto, Naruto Omega hacía uso de los conocimientos Yamanaka para explorar con total impunidad todos los recuerdos de la bella azabache. Posándose a su espalda y tomando sus sienes con las palmas de sus manos, comenzó a ver todo…

Su infancia, su relación de amistad con Kushina, el compromiso forzado con Fugaku Uchiha incitado y favorecido por su hermano Sasuke, el nacimiento de Itachi cuando ella sólo contaba con 15 años y el posterior crecimiento de su hijo. También, por medio del recuento de la vida de la fémina Uchiha, se pudo dar cuenta de que la desconfianza y el resentimiento fueron factores claves que alentaron la insurrección del Clan del Sharingan. Casi todos los Uchiha compartían esos sentimientos y estaban dispuestos a todo para que la ofensa fuera retribuida. Acorralados, subcontratados y aislados de las oportunidades reales de crecimiento, no tenían nada que perder, excepto la vida…

Y por eso estaba Mikoto totalmente a su merced, porque la estupidez de los Uchiha los había llevado a la extinción. Itachi traicionó a su clan y por eso éste desapareció casi por completo de la tierra… Justo como parecía ser con los Uzumaki. La única forma cien por ciento segura de conseguir la lealtad absoluta en un grupo, creía Naruto, era condicionando dicha fidelidad y fanatizarla hasta el punto más alto posible…

Y lo que le había ocurrido al Clan del Sharingan solamente reforzó su convicción.

Por eso iba a reconstruir la memoria de la mejor amiga de su madre pelirroja de tal forma que renacería como una Uzumaki totalmente fiel a él, la personificación misma del Clan del Espiral…

- ¿Quién eres…?- Preguntó con voz severa mientras su otra parte dejaba su mente totalmente moldeable
- Yo soy Mikoto Uchiha… Esposa de Fugaku Uchiha, el líder del clan Uchiha…- Replicó con tono monocorde
- ¡No!- Dijo intensificando la dureza en su voz -Tú eres Mikoto Uchiha, una esclava fiel y devota de Naruto Uzumaki…-
- ¿Yo soy una esclava de Naruto Uzumaki?- Se cuestionó con aquella voz inexpresiva.

El asalto que estaba sufriendo con una intrusión tan directa con el intenso Chakra que utilizaba Omega, dejaba su mente más y más agotada, mientras las pocas defensas mentales que le quedaban caían una tras otra. Sus recuerdos finalmente fueron separados de sus sentimientos después de unos minutos y por el momento se había quedado vacía, por lo que su cerebro lavado estaba receptivo a ser llenado…

Y Alpha ya tenía el relleno perfecto.

- Tú eres una esclava fiel y devota de Naruto Uzumaki y sirves al Clan Uzumaki…- El rubiecito engrosó su voz
- Yo soy una esclava fiel y devota de Naruto Uzumaki y sirvo al Clan Uzumaki…- La mujer terminó por ceder al poder del Arma Definitiva
- Tú estás perdidamente enamorada de Naruto Uzumaki…-
- Yo estoy perdidamente enamorada de Naruto Uzumaki…-
- Desde que conociste a Naruto por primera vez, te diste cuenta de que era el hombre perfecto para ti…- El ojiazul sonrió en forma perversa
- Desde que conocí a Naruto por primera vez, me di cuenta de que era el hombre perfecto para mí…- La mujer replicó sin emoción, pero su rostro esbozó la misma sonrisa oscura de Saikyou Buki
- Tu matrimonio fue una farsa, solamente un disfraz para ocultar que siempre has sido una fiel y devota esclava de Naruto…-
- Mi matrimonio fue una farsa, solamente un disfraz para ocultar que siempre he sido una fiel y devota esclava de Naruto…-
- Naruto es tu amo…-
- Naruto es mi amo…-
- Naruto es sexy…- La mujer poco a poco comenzaba a respirar agitada
- Naruto es sexy…- Dijo Mikoto, ya sonrojada aunque todavía con ese sexy tono inexpresivo
- Naciste para servirle fielmente a Naruto…-
- Nací para servirle fielmente a Naruto…-
- Desde lo más profundo de tu corazón, deseas tener a los hijos de tu amo…-
- Desde lo más profundo de tu corazón, deseo tener a los hijos de tu amo…-

En la entrada de la habitación, Kushina observaba el sometimiento de su mejor amiga…

De unos días a la fecha, los sentimientos que creía simple información sobre Mikoto, habían retomado fuerza en su memoria. Ella era una de las personas más cercanas que tenía y la quería mucho, por eso era inmensamente feliz de que su amo la salvó de la Masacre de los Uchiha para convertirla en una compañera esclava más. Comenzó a acariciarse la entrepierna mientras veía cómo su amiga caía más y más en el poder de Naruto. Luego comenzó a fantasear con una escena digna de una película porno donde ambas se besaban con pasión desbordada, mientras sus amos se apoderaban de ellas por detrás tomándolas firmemente de sus caderas…

Y esos pensamientos sólo la excitaron más.



Las noticias sobre la matanza que sufrió el clan Uchiha se dispersaban como fuego en un granero por toda Konoha. Fue impactante que uno de los clanes más poderosos fuera prácticamente exterminado en una sola noche, dejando únicamente a Sarada Uchiha como semilla para su futuro. El asesino, Itachi Uchiha, pasó a ser odiado y repudiado por todos en la aldea, cuando un día antes era un Ninja admirado por su habilidad y la dedicación que le tenía a su deber.

Fue un completo shock para la opinión pública de Konoha, ya que sin los Uchiha, la aldea perdía una fuerza muy significativa. Sin embargo, se decidió mantener la calma debido a que las otras aldeas estaban desgastadas por sus propios conflictos internos y algún ataque contra la aldea Ninja de la Nación del Fuego no parecía posible de momento.

Los demás clanes se mostraron intranquilos y comenzaron a suavizar las posturas con sus jóvenes para prevenir que surgieran chicos como Itachi: se les empezó a exigir menos para que no surgieran en sus corazones las raíces del rencor por el exceso de disciplina o la ambición por obtener más poder…

Y sin darse cuenta, estaban sembrando las semillas de su propia destrucción.

En la academia, también se relajaron los métodos de enseñanza para que hubiera más énfasis en la convivencia entre los estudiantes y no se produjeran masacres tan despiadadas como las del último gran prodigio de los Uchiha.

El alto mando de la aldea tenía noción de lo que esas medidas tomadas por miedo al interior de los clanes eran peligrosas a largo plazo, puesto que implicaban la disminución en la calidad de los Ninja… Pero era un precio a pagar por la atrocidad que acababan de cometer. Si los clanes algún día llegaban a enterarse de lo que realmente había pasado aquella noche: la aldea exterminando a un clan para evitar una insurrección, seguramente cada uno pensaría en evitar que eso les pasara independizándose de Konoha.

Eso podría significar la gradual desintegración de la aldea.

Especialmente, el consejo de ancianos, formado por el Sandaime Hokage, sus consejeros Koharu y Homura, así como el tenebroso Danzou Shimura, un veterano Ninja pelinegro vendando de buena parte de su cuerpo, tenían un acalorado debate sobre el proceder en relación a las consecuencias de la masacre. Por un lado, Hiruzen Sarutobi y la Utatane pensaban que lo mejor era mantener la traición Uchiha en secreto, ya que la actuación del alto mando contra los dueños del Sharingan podría generar reacciones desfavorables. La otra postura, mantenida por el Mitokado y el Shimura, era hacerlo público para evitarse potenciales problemas a futuro en relación a que otro clan intentara algo similar, como una muestra de poder e intimidación por parte de Konoha.

- Debemos hacerlo público- Dijo el viejo Homura, mientras se acomodaba los lentes con el dedo índice derecho -Así otros clanes no intentarán lo mismo al saber lo que les puede llegar a pasar-
- Pero si lo hacemos público, corremos el riesgo de que haya separatismo de los clanes, ya sea que abandonen Konoha o que intenten algo parecido a lo de los Uchiha…- Replicó la mujer bajo un Henge especial para parecer una anciana
- Eso no importa…- Contestó de forma sombría el viejo que todavía tenía el cabello de su color natural -Al final, lo importante es la lealtad a Konoha... Si tenemos que exterminar a más clanes, que así sea…-
- Lo importante es mantener la Voluntad de Fuego, esa forma de vida que consiste en ayudarnos unos a otros a lo largo de la vida y dar todo por las próximas generaciones a lo largo del tiempo- Recitó solemne el Sandaime Hokage.

Koharu, Homura y Danzou miraron a Hiruzen como si fuera un imbécil. Esa parafernalia de la Voluntad de Fuego para ellos era pura palabrería dogmática y carecía de validez real. Era el punto donde los tres originalmente estaban de acuerdo contra Sarutobi… Sin embargo, la Utatane esclavizada por Naruto sabía que la Voluntad de Fuego generaba mártires y si podía enviar a la muerte Ninja talentosos justificándolo con esas tonterías, bien valía la pena defender esas ideas para debilitar progresiva y discretamente a la aldea.

- Hiruzen tiene mucha razón- Replicó la mujer -La base ideológica de Konoha es la Voluntad de Fuego y sin eso, la aldea poco a poco se irá desintegrando paulatina e irremediablemente… De nada sirve intimidar a los clanes si terminan desertando de la aldea o tenemos que exterminarlos como a los Uchiha, al final Konoha se quedaría sin nada y todo lo que estamos planteando ahora carecería de sentido… Además, no podemos dar una señal de debilidad de ese nivel ante las demás aldeas…-

El Shimura y el Mitokado simplemente se quedaron sin argumentos ante tal planteamiento, mientras que Hiruzen agradeció silenciosamente el inesperado apoyo de la que alguna vez fuera su mejor amiga… Y su verdadero amor. Aunque como sintió que ese amor nunca fue correspondido, terminó uniendo su vida a Biwako Sarutobi, una mujer que se le fue asignada por su clan…

- Eso es cierto…- Tuvo que admitir Danzou a regañadientes -Muy bien, por ahora mantendremos todo esto como secreto de estado…-
- Pero qué hay en cuanto a las suaves posturas que están tomando los clanes a su interior, debemos aclararles que no hay riesgo de que surja un nuevo Itachi si se mantienen sus políticas firmes de entrenamiento y disciplina- Replicó Homura, todavía inconforme
- No…- Contestó Koharu de inmediato -Esa baja en la calidad de sus Ninja, obligará a los clanes a asimilarse paulatinamente entre la población civil, además eso permitirá que así como quieren tú y Danzou, los clanes se sientan intimidados en cuanto a sus posibilidades de oponerse a nuestras decisiones para todo el colectivo…-

El tercer integrante del Equipo original del Niidaime Hokage, Tobirama Senju, se quedó hasta cierto punto conforme con el último planteamiento de su compañera. De momento, los cuatro ancianos parecían haber quedado tranquilos con la resolución final de la junta. Sin embargo, el viejo de lentes todavía no asimilaba del todo que de repente, su compañera se hubiera alineado nuevamente con Hiruzen, cuando llevaba décadas respaldándolo a él y a Danzou solamente por el placer de imponerse al Sandaime.

Y eso ya no le convenía a Homura Mitokado, sin importar que en su momento la anciana fuera su mejor amiga…

Si ya no estaba alineada con él, debía desaparecer del escenario.



Sarada Uchiha tenía una rara mezcla de sentimientos. Ciertamente era una Uchiha, pero realmente nunca estuvo vinculada al clan fuera de su tía Mikoto. Hermana de su padre, fue la única que siempre se acercó simplemente para pasar tiempo con ella y era su persona más querida después de su madre y su padre…

Y la había perdido.

La confusión en sus sentimientos radicaba en que ella no era cercana a otros Uchiha del clan, ni siquiera a su primo Itachi. Cuando un ANBU llegó a su vivienda para notificar sobre lo que había acontecido en el complejo de los Uchiha, ella y su madre quedaron visiblemente desconcertadas con la noticia. Lloraron principalmente a su tía y cuñada respectivamente, pero no se sentía desoladas por la destrucción del clan.

Entonces la joven Uchiha pensó en su padre…

Desde que recordaba, Sasuke Uchiha estaba confinado a una silla de ruedas y era imposible para ella saber si él sabía quién era. Según su madre, cuando ella estaba encinta sucedió una épica batalla contra una entidad desconocida que dejó a su padre así, con la espina dorsal destrozada y por ende, paralítico, además de que perdió el brazo izquierdo ese día, su ojo izquierdo estaba sellado con Fuinjutsu desconocido y el ojo derecho, en teoría su única ventana al mundo, estaba cerrado en todo momento porque parecía ser que su Chakra se consumía continuamente y lo mantenía en un estado de agotamiento perenne. Sus días familiares consistían en ver cómo su madre alimentaba a su padre y en ciertos momentos atendía sus necesidades básicas de higiene. Por eso, entre muchas otras razones más, la pequeña pelinegra admiraba mucho a su madre, ya que se notaba el amor casi fanático que sentía por ese hombre.

Le hubiera gustado tener una relación normal con su padre, pero evidentemente eso era imposible.

- ¿Y cómo estás, Sarada-chan?- Chouchou interrumpió los pensamientos de su amiga
- Estoy triste por la tía Mikoto…- Respondió con evidente pesar
- ¿Quieres un chocolate?- Ofreció la gordita con una sonrisa -Te sentirás mejor…-
- Sí… Gracias-

Las dos jovencitas se encontraban en clases, aunque sus mentes estaban en otros lugares: La Uchiha se sentía culpable por no estar desolada por la destrucción del clan. Creía que debía estar profundamente entristecida, pero la realidad era que solamente le dolía el haber perdido a su querida tía, mientras que la Akimichi trataba de consolar y apoyar a su amiga en lo posible, si bien su atención estaba puesta realmente en el rubio Uzumaki…

La mente de Chouchou tenía la singularidad de interpretar ciertas cosas al revés, ya que desde el día en que él la había salvado de aquellos bravucones, creía que Naruto estaba perdido de amor por ella. La realidad era que ella era la que había quedado prendada del chico y el Arma Definitiva había aprovechado eso para encontrarse en ciertas ocasiones con ella e instruirla de forma un poco distinta al resto de sus esclavas, para que cumpliera las órdenes que le había implantado en su subconsciente cuando se dieran las situaciones ideales para tal propósito…

Fuera de eso, no había comenzado con su condicionamiento. No era necesario de momento.

- Mira a Naruto-kun- Murmuró la morena -Está tan enamorado de mí, que no puede disimularlo…- Las dos niñas enfocaron su mirada en el chico, que miraba con marcado aburrimiento la clase impartida por el Jounin Asuma Sarutobi
- Sí, puede ser…-

Acostumbrada a la forma de ser de su amiga, Sarada sonrió suavemente en medio de su pesar. Por eso le agradaba tanto la castaña, ya que podía arrancarle una sonrisa incluso en el más oscuro de los momentos y sus ideas raras eran simpáticas en la mayoría de los casos. Volteó con indiferencia hacia el Jounin castaño de barba, que continuaba con su explicación sobre el Ninjutsu elemental, para poner atención nuevamente a la clase.

Un par de mesas arriba, Boruto miraba a su vez a la pelinegra de los Uchiha y le molestaba que siguiera juntándose con Chouchou. Sarada era demasiado genial como para juntarse con esa gorda, según el rubio Hyuga… También veía de reojo y con molestia a su hermana, ya que por alguna razón, le gustaba sentarse cerca de ese perdedor Uzumaki que tanto le desagradaba.

La razón de ello era que a diferencia de Himawari, él conocía su origen bastardo como hijo ilegítimo del Yondaime Hokage. No sabía la historia a grandes rasgos, pero lo averiguó un día que estaba escondido en su casa después de fugarse de la academia y sin querer escuchó una conversación que su madre tuvo con el Sandaime: los dos revivieron lo que sucedió en aquellos tiempos debido a que el secreto posiblemente se descubriría durante su educación en la Academia Ninja porque Naruto y Boruto eran sumamente parecidos, así que lo mejor era que Hinata se hiciera a la idea de que tenía que convivir con Kushina, algo que la hermosa mujer Hyuga temía bastante debido a que sabía del temperamento explosivo de la Uzumaki y no sabía cómo podría reaccionar. La esperanza que la peliazul tenía, un tanto ingenua, era que el parecido de los rubios fuera atribuido a la casualidad…

Si bien no lo odiaba, desde ese momento el rubio Hyuga le tomó desprecio al rubio Uzumaki, ya que se consideraba mejor que él, pero al final el hijo legítimo del famoso Minato Namikaze era el rubio Uzumaki. Sin embargo, al final se terminaría imponiendo a ese perdedor de ridículas marcas en las mejillas.

Y Boruto sentía que debía darle el mensaje…



- ¡Tú eres la esclava caliente de Naruto…!- Gritó con autoridad Naruto Omega
- ¡Yo soy la esclava caliente de Naruto…!- Replicaron al instante las sumisas zorras.

Naruto Omega estaba en la sala subterránea principal, reforzando el condicionamiento de sus fieles mujeres. Después de haber manipulado adecuadamente y a consciencia la mente de Mikoto, la incorporó con las demás y las seis ya se encontraban corriendo en bicicletas fijas recién compradas para tonificar sus piernas y darles gusto a sus amos, aunque sólo uno estuviera presente en ese momento.

- ¡Eres una zorra enamorada perdidamente de Naruto!- El rubiecito sonrió en forma perversa
- ¡Soy una zorra enamorada perdidamente de Naruto!- Las mujeres sonrieron a su vez de forma pervertida.

Saikyou Buki se mantenía desnudo, sabiendo lo que más de un año de condicionamiento le había hecho a las mentes de sus madres, su abuela, su tía y la ya no viejita del consejo… Para ellas era muy difícil pensar con el chiquillo objeto de su devoción fanática, amor y deseo justo frente a sus ojos y como había llegado al mundo, por lo que las muy pocas defensas que todavía tenían sus cerebros cedían muy fácilmente. Debido a la práctica y las observaciones, podía profundizar más y más en las mentes de sus mujeres…

Ciertamente no era necesario porque las tenía en la palma de su mano, pero nunca estaba de más estar cien por ciento seguro. Además, la casi inmaculada mente de la Uchiha en comparación con las demás, era terreno fértil para la investigación.

- ¡Y las buenas zorras escuchan, obedecen y obtienen placer…!- El Uzumaki comenzó a menear sus caderas suavemente tras poner sus manos en la cintura, para que su pene comenzara a balancearse de un lado a otro
- ¡Y las buenas zorras escuchamos, obedecemos y obtenemos placer…!- Las féminas recitaron en perfecta sincronía mientras observaban totalmente embobadas el miembro de su amo ir y venir
- ¡Las buenas zorras no necesitan pensar…!- El rubiecito sonrió cuando vio que era tal el deseo de sus esclavas, que pequeños y sexys hilillos de saliva surgían de las comisuras de sus labios escandalosamente pintados de carmín
- ¡Las buenas zorras no necesitamos pensar…!- Sus rostros visiblemente ruborizados y la humedad que se notaba en sus entrepiernas eran la mejor señal de que todo iba perfectamente
- ¡Las buenas zorras necesitan un amo…!- El chico se llevó las manos a la nuca para dejar totalmente visible su cuerpo para sus hembras
- ¡Las buenas zorras necesitamos un amo…!- Las féminas aumentaron el ritmo de su carrera en la bicicleta para controlar aunque fuera un poco el desenfrenado deseo que les estaba excitando sus sexos y devoraba sus cerebros
- ¡Tú necesitas a Naruto…!-
- ¡Yo necesito a Naruto…!-

El chico dejó a sus esclavas realizando su ejercicio en silencio durante poco más de 20 minutos tras ver que ya estaban en trance total, con su imagen desnuda totalmente grabada en las retinas de esas seis sensuales mujeres. Aquellas esculturas de carne y hueso continuaron su labor con dedicación, sin intercambiar palabra alguna entre ellas, totalmente dominadas y subyugadas por el deseo…



- ¡Auch…!-

Los pequeños alumnos empezaron a reírse de un Naruto que lloraba graciosamente, con una marca en forma de punto justo al centro de su frente…

- ¡Pon atención…!-

El rubiecito se llevó la mano al punto donde había recibido un golpe con una tiza blanca y se sobó cómicamente. Se encontraba visiblemente aburrido al escuchar el balbuceo inútil de Asuma Sarutobi sobre el control básico de Chakra porque él tenía el conocimiento ya en su cabeza para dominar dos poderes legendarios como el Mokuton y el Kinton, además de poder utilizar su Shikotsumyaku y su Senninka para poder reconstruir su cuerpo cuando fuera necesario…

Un Jounin un poco mejor que el promedio no iba a aportarle nada nuevo a su vasto conocimiento, por lo que simplemente no hizo por hacerle caso y poco a poco comenzó a ganarle el sueño. Cuando apenas había cerrado los ojos, el Ninja de barba se dio cuenta y le lanzó el gis para despertarlo, ya que le enojaba mucho que los mocosos se durmieran en las clases especiales de Ninjutsu que impartía.

- ¡Lo siento…!- Replicó graciosamente apenado el rubio Uzumaki, haciendo graciosas reverencias a modo de disculpa
- ¡Discúlpate por ser un perdedor!- Gritó burlonamente Boruto
- ¡Ja, ja, ja….!- Empezó a reírse el Inuzuka -¡No sirves ni para tomar clases…!-
- ¡Tarado!- Exclamó otro chico
- ¡Pon atención!- Le hizo segunda el que estaba a su lado.

Pronto la mayoría de los chicos del salón y varias chicas se reían del rubio Uzumaki, que simplemente comenzó a pasarse la mano derecha por su cabellera, visiblemente ruborizado y avergonzado…

Sin embargo, el Arma Definitiva ya comenzaba a planear la forma de desquitarse de ese patético Ninja… Buscaría la forma de vengarse por la humillación que le había hecho pasar por semejante tontería como no prestarle atención a su repetitiva e inútil clase. Encontraría la forma de darle justo donde más le doliera, aunque tardara años en encontrar su Talón de Aquiles…



- ¡Que te quede claro!- Bramó un triunfal Boruto -Siempre seré mejor que tú-

El mismo grupo que días atrás acorralara a Chouchou Akimichi a la salida de clases, había hecho lo mismo con Naruto. Para el Arma Definitiva fue sumamente fácil darse cuenta de las intenciones de esos mocosos estúpidos, pero como todavía estaba latente el asunto de la masacre Uchiha, no podía matar al hijo de la líder del Clan Inuzuka sin que hubiera consecuencias que desestabilizaran la aldea o peor aún, que pusieran en alerta a los clanes. Koharu ya hacía bastante consiguiendo que se aprobaran medidas para debilitarlos indirectamente como para que él simplemente lo arruinara asesinando a un niño idiota y fanfarrón…

Por otro lado, si acababa con Boruto no habría tanto revuelo… Pero eso tampoco era recomendable, porque bastardo o no, al final era un Hyuga.

Eso podría prender las alertas de la aldea tras la masacre del Clan Uchiha y lo que menos necesitaba era que se abriera una línea de investigación que potencialmente pudiera llegar a él y al naciente clan. Se dejó acorralar y un tanto resignado, sabiendo que con el poder regenerativo del Mokuton la paliza que recibiría no dejaría secuela alguna en cuestión de minutos, se dispuso a ponerse en el papel de niño incapaz de defenderse ante un grupo de cinco chicos encabezados por el Inuzuka y el Hyuga.

- ¡Ya déjenme!- Gritó el rubio Uzumaki con fingida impotencia, tratando de zafarse del agarre de dos chiquillos que lo detenían de los brazos
- ¡Cállate…!- Boruto le volteó el rostro de un derechazo, provocando que un hilillo de sangre surgiera de la comisura de sus labios
- Kh…- Naruto apretó los dientes para fingir indignación -¡¿Por qué me hacen esto?!-
- ¡Porque eres un perdedor!- El Hyuga entonces le dio un rodillazo en el estómago a su medio hermano.

Kiba y los otros niños, en un principio se sintieron entusiasmados por la encerrona al rubio, ya que como no lo conocían, les caía bastante mal y siendo Boruto el más talentoso de todos, lo seguían con cierta inercia. Sin embargo, el rubio Hyuga comenzó a golpearlo en el rostro con los puños, ensañándose en cada impacto. El castaño de marcas en las mejillas y los otros chiquillos poco a poco fueron borrando las sonrisas de sus rostros conforme el rostro de Naruto se inflamaba con los golpes… Fueron varios minutos donde Boruto golpeó sin consideración alguna a su medio hermano hasta que le cerró el ojo izquierdo. Finalmente el rubio Uzumaki fingió perder el conocimiento, para no terminar por perder el control y acabar con todos esos seres inferiores.

- Oye…- Kiba interrumpió a su amigo, quien sostenía al desvanecido chico de las solapas de su ropa
- ¿Qué?- Cuestionó con fastidio el Hyuga, tomando vuelo con su puño derecho para darle otro golpe a Naruto
- Creo que ya es suficiente… ¿No? No hay que meternos en problemas- Dijo el niño Inuzuka
- Hm…- El rubio sin marcas en las mejillas miró por un momento a su medio hermano.

Por el rostro del Uzumaki corrían varios hilillos de sangre desde su frente y su ojo izquierdo estaba cerrado debido a la inflamación en la ceja. Respiraba con un poco de dificultad. Entonces Boruto lo soltó para que cayera al suelo pesadamente.

- Tienes razón, vámonos de aquí antes de que nos vean…- El chico sonrió de forma maliciosa -Mejor hay que ir a espiar a las aguas termales-
- Esa voz me agrada- Replicó el Inuzuka con naciente sonrisa -¿Y qué hacemos con él?-
- Déjalo ahí, alguien va a verlo tarde o temprano…- Boruto se dio media vuelta, dispuesto a dirigirse a su siguiente ‘misión’ del día
- Ya oyeron- Kiba volteó a ver a los otros chicos -¡Vamos a las aguas termales!-

Los otros niños se voltearon a ver confundidos, pero finalmente se encogieron de hombros al ver que los líderes del grupo le restaban importancia al hecho de que Naruto estuviera inconsciente y sangrando a sus pies. Se fueron, dejando al rubio Uzumaki en ese lugar como si no significara nada… Minutos después de que se marcharan los bravucones, el Arma Definitiva dejó de fingir que estaba inconsciente y se reincorporó parcialmente, recargándose en un muro del callejón donde se encontraba.

“Vas a llorar sangre, bastardo inmundo…” El rubio reflexionaba, tratando de tranquilizarse para iniciar su recuperación
- Oh, dios mío…- Justo cuando estaba por realizar los sellos de mano que liberarían el poder curativo de su Mokuton, escuchó ese lamento y se detuvo
- ¿H-Hm?- El chico orientó su mirada lastimada hacia el origen de esa voz “Vaya… Qué devenir tan interesante” Sonrió para sus adentros al darse cuenta de quién estaba frente a él.

La bella Hinata Hyuga caminaba de regreso a su casa. Sabiendo que su hijo le había pedido permiso para dormir ese día en el complejo de los Inuzuka y a su vez, su pequeña se quedaría con los Akimichi esa noche, tenía por primera vez en mucho tiempo un día libre y pensaba relajarse un poco… Caminaba rumbo a las aguas termales de la aldea para darse un relajante baño cuando pasó por ese lugar y vio de reojo al niño tirado cerca de ahí. Se horrorizó y fue en ayuda del rubiecito inmediatamente.

- ¡Naruto-kun!- La mujer corrió rápidamente hacia el pequeño para arrodillarse junto a él y posar su cabeza entre sus pechos para confortarlo…

Hinata Hyuga siempre fue una Kunoichi tímida y en su generación era de las más introvertidas…

Miraba de lejos a Minato Namikaze, un chico huérfano y que deseaba convertirse en Hokage. Era amable, alegre y sumamente diestro en el Ninjutsu, por lo que ella se enamoró de él prácticamente desde que lo conoció. Sin embargo, ella nunca tuvo el valor de acercarse a él y vio desde lejos cómo Kushina Uzumaki, una chica que se le simpatizaba bastante debido a su carácter desinhibido, se llevaba el premio mayor del amor del rubio…

- ¡Vamos, te llevaré a casa…!- La mujer sostuvo en brazos al pequeño y se lo llevó rápidamente tras posarle la cabeza en su hombro derecho.

En esa posición no pudo ver la siniestra sonrisa que esbozó el rostro lastimado de Saikyou Buki.



Naruto se encontraba sentado en la sala de la casa de Hinata, mirando con curiosidad el lugar mientras de forma discreta usaba su Chakra para curarse poco a poco y estar listo. En la cocina de la casa, la mujer se encontraba calentando un poco de agua para hacerle unas compresas al chico y curarlo en lo posible antes de llevarlo a su casa…

La Hyuga perdió muchas cosas después de su affaire con Minato, ya que fue exiliada de su clan tras quedar embarazada para evitar que sus hijos fueran sellados e incorporados al Bonke (Familia Secundaria) de los Hyuga. Además de eso, vivió con bastante temor de que la gente terminara enterándose de quién era el padre de Boruto y Himawari. Sólo el Sandaime Hokage conocía el secreto y era imposible que se lo sacaran a él, pero uno de sus miedos se hacía cada vez más y más marcado cuando Naruto creció e iba adquiriendo más parecido con sus hijos…

Era una vida estresante, pero no se arrepentía porque amaba los frutos del amor que le tenía al Yondaime. Y el pequeño Uzumaki se parecía más a su padre que el propio Boruto. Por eso le llamó la atención desde la primera vez que lo vio.

- Te voy a curar, Naruto-kun…- La bella ama de casa llegó cargando un par de recipientes humeantes, de los cuales se asomaban varias toallas.

La mujer tomó al pequeño y lo extendió a lo largo del sofá que ocupaba para colocar aquellas toallas calientes en las zonas golpeadas. Antes de eso tomó uno de los paños húmedos y con cuidado se sentó junto al pequeño, colocando la rubia cabeza sobre una de sus piernas a manera de almohada. A continuación comenzó a limpiar el rostro del niño con dedicación y una bella sonrisa en el rostro.

Entretanto, Naruto miraba a la mujer con sorpresa discreta, pero real…

No esperaba que la madre del imbécil de Boruto fuera tan bondadosa en comparación con ese gusano. Ese momento idílico en que ella le daba esa suave caricia con aquella dulce expresión le recordó aquellos momentos previos a su despertar como el Arma Definitiva, cuando sus mamás lo cuidaban con todo el amor desinteresado del mundo…

Y entonces decidió que esa mujer era perfecta para ser parte del Clan Uzumaki. Desquitarse del patético Boruto usándola pasó a ser simplemente un extra.

- G-Gracias, Hinata-san…- Murmuró el rubiecito, llorando conmovido
- De nada, Naruto-kun…- La mujer cerró los ojos, feliz de que el niño apreciara su gesto ya que a su propio hijo le desagradaban esas muestras de afecto.

La bella peliazul continuó cuidando al pequeño hasta que le quitó el último rastro de sangre de su rostro. Entonces lo apartó suavemente de su pierna para recargarlo en el sofá, luego pasó a quitarle su playera para curarlo en su cuerpo… Por un momento, su mente la traicionó al notar ese esbelto cuerpo con los músculos sutilmente marcados y ver a un joven Minato en vez de Naruto, sonrojándose marcadamente.

- B-Bueno, ahora vamos a colocarte las compresas- La Hyuga pudo controlarse y recuperar la razón
- G-Gracias, Hinata-san…-

La mujer colocó meticulosamente las compresas calientes en la piel del pequeño donde encontraba las marcas de los golpes que desconocía, su hijo le había hecho. El rubio se dejaba consentir, pensando con regocijo que en poco tiempo ella estaría cuidándolo así, en su casa y con su cuerpo, su mente y su alma totalmente rendidos a él. El procedimiento duró varios minutos en los que el poder regenerativo del chico aceleró el proceso bastante y aquellas marcas desaparecieron del cuerpo ante la sorpresa inicial de la Hyuga. Luego, la hermosa ama de casa recuperó la tranquilidad al atribuirle esa impresionante capacidad de curación a ser el contenedor del Kyuubi.

- ¿Ya te sientes mejor, Naruto-kun?- Preguntó expectante la mujer al ver que la inflamación en el rostro del chico prácticamente había cedido
- Sí, muchas gracias, Hinata-san…- El chico fingió una enternecedora sonrisa y bajó la mirada para darle un mayor efecto a su actuación
- ¿Y qué te pasó? ¿Quién te hizo eso?- Preguntó dejando ver la preocupación, creyendo el responsable había sido su querido hijo
- N-No lo sé- El rubiecito adoptó una expresión triste -Iba a caminando a mi casa… Y desperté cuando usted me encontró- Mintió descaradamente para esperar y guardarle ese golpe mortal a su medio hermano en el futuro
- Ya veo…- Por dentro, la Hyuga suspiró aliviada al pensar que Boruto no había tenido nada que ver
- P-Por cierto, Hinata-san…- El chico se mostró ruborizado de forma enternecedora para la peliazul
- ¿Qué sucede, Naruto-kun?- Preguntó la bella mamá con curiosidad
- Y-Yo, quería darle algo…- De un bolsillo, el pequeño sacó aquél dije de metal y se lo mostró a la mujer
- Naruto-kun, es muy bonito… Pero no puedo aceptarlo- La mujer se sintió alagada, pero creía que el colgante era bastante valioso
- Por favor, Hinata-san, mírelo…- El chico colocó el dije a escasos centímetros de los ojos de la bella peliazul -Mantenga sus ojos sobre la gema, sigua la gema con sus ojos- El chico comenzó a liberar su Chakra a través de la joya de metal -Usted se siente relajada con cada aliento que toma- El Arma Definitiva notó que la mirada de Hinata rápidamente quedó atrapada en los destellos oscilatorios que liberaba el dije -Se siente flotando sobre una nube, una nube tan cómoda que la relaja totalmente, llevándose todos sus pensamientos…- Posó el dije delante del rostro de la voluptuosa Hyuga -Usted ya no tiene que preocuparse de nada, porque ya no piensa en nada…- Activó su Sharingan cuando vio que los ya opacos ojos de la mujer se entrecerraron como señal de que estaba en trance, asaltando su mente -Y como no piensa en nada, tiene que dejar que yo piense por usted…- Acarició delicadamente el rostro de Hinata al saber que ya la tenía en sus manos.



Contrario a otros casos, el dúo Naruto profundizó en los recuerdos de la ama de casa Hyuga con el fin de saber la historia detrás de su amorío con Minato…

Asaltó despiadadamente la mente de la bella peliazul y pronto tuvo acceso a todas esas memorias, donde vio a la mujer incapaz de acercarse al rubio durante su juventud debido a su timidez y vio cómo la Hyuga no pudo nunca superar ese rasgo de su personalidad en todos los aspectos de su vida, siendo menospreciada en su clan. Naciendo heredera al liderazgo de su clan, perdió su título debido a la aparente debilidad que mostraba y finalmente su padre, el prestigioso Hiashi Hyuga, decidió dejarla de lado y continuar manteniendo el poder, exiliándola después de que quedó embarazada sin estar casada.

Pero… ¿Cómo fue posible que una chica insegura y débil de carácter se metió con un hombre casado a pesar de pertenecer a un clan tan poderoso y prestigioso como el Hyuga?

Alcohol.

Mientras él estaba siendo gestado dentro de Kushina, casi al mismo tiempo Sakura, Karui y Tsume también cargaban con sus futuros hijos, apenas por meses de diferencia…

Las tres mujeres estaban de mal humor y en la reunión de los compañeros de generación para celebrar la reciente asignación del Namikaze como Yondaime Hokage, cumpliendo su sueño por fin, simplemente no soportaron el ambiente festivo debido a sus cambios de humor y la incomodidad, por lo que regresaron a sus casas. Hinata fue la única mujer que se quedó y bebiendo con discreción, vio a sus compañeros de generación caer en estado de ebriedad poco a poco. Como Minato tenía una gran resistencia debido a que bebía con cierta frecuencia cuando su maestro, el famoso y poderoso Ninja Jiraiya, visitaba la aldea, bebió mucho más que los demás…

Pronto llegó el momento en que en aquél bar los dos se quedaron en teoría solos, ya que los demás estaban totalmente inconscientes. Hinata si bien no ebria, estaba bastante desinhibida por efecto del sake que consumió, mientras que el rubio estaba ya considerablemente bebido. Entonces ella probó un poco de la última botella que les habían llevado y pudo percibir que estaba adulterado…

Pero cuando quiso decírselo a Minato, vio atemorizada cómo el Shinobi bebía de la botella como si fuera agua, empinándola totalmente hasta que fácilmente se acabó más de la mitad. Miró horrorizada cómo su amor platónico comenzó a tambalearse segundos después y pensó que lo mejor sería irse antes de que hiciera un desfiguro ya que eso podría provocar que se le fuera revocado el puesto que tantos años le tomó conseguir, considerando el hecho de que oficialmente no había sido envestido todavía como Hokage.

Con esfuerzo, la mujer pudo sacar al afamado Ninja del lugar.

Pensó en llevarlo de inmediato a su casa, pero seguramente Kushina lo recibiría mal, ya que previamente le había hecho la recomendación de que no bebiera mucho y si normalmente sus cambios de humor eran muy intensos, embarazada realmente llegaba a estallar y pensó en llevarlo a su casa para que al día siguiente regresara con la Uzumaki, así al menos podría defenderse de las legendarias rabietas de la pelirroja…

Una vez que llegaron al departamento de la Hyuga, la mujer recostó a su amado en el sofá para finalmente descansar, puesto que el alcohol en su sangre comenzaba a afectarle.

Cuando vio que el Namikaze se había quedado dormido, comenzando a sentirse mareada, se dirigió a su habitación para descansar. Se quitó su ropa para ponerse una bata holgada con el fin de estar cómoda y regresar a darle una última revisada a su amor platónico para comprobar que no fuera a tener algún accidente. Cuando comprobó que se encontraba bien, se dispuso finalmente a dormir… Sin embargo, la firme mano de Minato la detuvo.

Un súplica para que no lo dejara solo… El rubio poniéndose de pie con dificultad para abrazarla por la espalda pegando su cuerpo al suyo y la pobre mujer sintió derretirse mientras su inquilino comenzaba a recorrer con sus firmes manos el cuerpo que ella había decidido que no sería para nadie más que para ese hombre.

El alcohol en su sangre y su inmenso amor reprimido por años simplemente nublaron su cabeza y creyendo su sueño cumplido, se entregó a la pasión y la lujuria, consumando el acto carnal en su sala con el futuro Hokage, dándose media vuelta y abrazándolo del cuello para morrease durante un largo rato y luego simplemente hacerlo por toda la habitación…

Cuando Minato despertó, al día siguiente, no recordaba absolutamente nada. Hinata tanteó el terreno con cautela, ya que si bien tenía una intensa resaca, podía recordar casi todo lo de la noche anterior y culposamente miraba al rubio de sus sueños mientras llevaba su simiente en lo más profundo de sus entrañas.

Una vez que un confundido y agradecido Namikaze se retiró del lugar, la voluptuosa mujer se soltó a llorar después de enterarse que aquella intensa noche de amorío sólo fue resultado del licor y que realmente para su amado no había significado nada porque no tenía recuerdo alguno de aquella inolvidable noche.

El embarazo resultante fue evidente para Hinata, ya que siempre recibió dentro la semilla de su ‘Minato-kun’ durante el intenso sexo que tuvieron. Era su consuelo, ya que a pesar de que jamás tendría el amor del rubio, por lo menos tendría el fruto del sentimiento que ella tenía por él en forma de un hijo… O al menos eso pensó en un principio, ya que como se le fue confirmado después, en realidad esperaba mellizos…

Naruto invadió por completo la intimidad y los recuerdos más profundos de su nueva adquisición en el mismo cuarto donde previamente había comenzado el sometimiento de Mikoto… Entonces comenzó a desvincular y modificar esos atesorados recuerdos de la voluptuosa Hyuga para convertirla en otra más de sus fieles esclavas con el plus de que también iba a transformarla en el azote perfecto del estúpido de su medio hermano…

Escarbando más profundamente en la vida de Hinata, se dio cuenta de que Boruto era un mocoso maleducado y estúpido. Acomplejado por no tener padre, necesitaba llenar ese vacío emocional viéndose a sí mismo como un hombre a pesar de ser apenas un infante ignorante. Todos los mimos que su madre le hacía con cariño y amor, el rubio Hyuga los tomaba como símbolo de debilidad por lo que le hacía dolorosos desplantes a su madre, quien tenía que esperar a estar sola para soltarse a llorar…

Ella quería llenar de amor a sus hijos, pero Boruto era simplemente un malagradecido. Himawari era una hija tierna y amable, que ante la falta de su padre, simplemente quería rodearse de cariño, por lo que era amable y amistosa con la gente, todo lo contrario a su hermano. La peliazul mayor podía sanar su lacerado corazón de las groserías de su hijo con el amor inocente y tierno de su adorada hija. Eso irritó aún más al Uzumaki.

Él tenía que cargar con el destino de reconstruir a los Uzumaki y sabía que en el futuro el tener a muchas concubinas lo dejaría totalmente satisfecho, pero el amor real y desinteresado de sus madres lo había perdido para siempre y él era consciente de eso. Ciertamente lo amaban y con los cambios en sus mentes se acercaría bastante a que Kushina y Konan tuvieran esos sentimientos por él, pero jamás sería como el original. Y el estúpido de Boruto que lo tenía al alcance de la mano, lo despreciaba…

Eso iba a pagarlo muy caro…

Con una nueva resolución, Alpha clavó su mirada carmesí en los ojos perlados de la bella peliazul, mientras Omega trabajaba con sus recuerdos para adecuarlos a lo que había pensado para Hinata Hyuga, además el trabajo tenía que ser mejor, ya que a diferencia de sus madres, de su abuela, de su tía, de la viejita y de Mikoto, Hinata de momento seguiría habitando su propio hogar… Al menos hasta que se dieran las condiciones adecuadas para que las dos peliazules Hyuga se integraran de lleno al clan.

“Ahora, vamos ultimar los detalles de tu castigo, Boruto Hyuga…” Naruto entrecerró los ojos de forma siniestra mientras comenzaba a moldear a la bella fémina a su merced.



Chouchou, Sarada y Himawari se encontraban en el cuarto de la gordita. La reunión que llevaban días planeando por fin se había realizado, aprovechando que Chouji tenía una reunión en el Consejo de Clanes y Karui se iba a quedar cuidándolas… Aunque realmente la pelirroja les dio plena confianza a las niñas y se retiró a su habitación, aclarándoles que podían ir con ella cuando necesitaran algo. Las niñas con potencial de obtener los Doujutsu de sus clanes, estaban sentadas cerca de la cama de la morena, vestidas con holgadas pijamas.

- ¡Vaya!- La azabache estaba emocionada -Ahora sí podremos desvelarnos juntas-
- ¡Es cierto!- Complementó la peliazul -Esto será genial, jugaremos y nos contaremos secretos-
- Nos la pasaremos genial…- La castaña se acercó con una charola con gran variedad de bocadillos para las tres
- Es cierto, en mi casa está el aire extraño con mi papá…- La Uchiha hizo un puchero -Y a pesar de que mi mamá siempre nos cocina sus deliciosas galletas, nunca estamos cómodas-
- Y qué decir de Boruto- La Hyuga esbozó un rictus similar al de la pelinegra -En mi casa nunca nos deja estar a gusto-
- Eso no va a pasar aquí, chicas…- Chouchou bajó la charola delante de sus amigas para sentarse entre ellas -Podremos contarnos todo lo que queramos sin que nadie nos interrumpa o moleste, ya que mi mamá me prometió que ella se iba a encargar de eso…-

Las tres platicaron por un largo rato sobre cosas triviales, como los entrenamientos respectivos en las artes de sus clanes que sus madres les impartían de distintas maneras. También hablaron bastante sobre las clases en la academia… Pero gradualmente su charla derivó en las cosas comunes, como ropa, sus pasatiempos favoritos y demás. Finalmente, llegaron a una cuestión clásica en ese tipo de reuniones entre chicas: los chicos.

Si bien las tres tenían apenas 6 años, debido a que cuando cumplieran 13 años y se graduaran como Ninja, las niñas que querían ser Kunoichi tenían que crecer rápido para que la vida Ninja no las rebasara en cuanto a sus vivencias… Por eso el prematuro interés en los muchachos.

- Bueno…- Sarada murmuró pensativa -Pues Boruto es guapo, pero tiene un genio del demonio…-
- Es cierto, a mamá la pone triste muy seguido- Himawari complementó con un gracioso puchero de enojo -Yo lo quiero porque es mi hermano, pero si no lo fuera…-
- ¿Y tú Hima-chan?- La gordita preguntó curiosa -¿A ti no te gusta nadie?-
- Pues…- La peliazul adoptó un gesto pensativo -Naruto se parece mucho a mi hermano, pero no es grosero, eso me gusta…-
- Eso es cierto- La Uchiha sonrió suavemente -Naruto me simpatiza mucho…-
- ¿Entonces a ti también te gusta Naruto-kun, Sarada?- Preguntó la Akimichi con curiosidad
- Yo no dije eso- La azabache desvió la mirada, levemente sonrojada y apenada
- Siento decirles esto, chicas…- Chouchou sonrió orgullosa -Pero Naruto-kun está loco por mí…-

Después de pronunciar esas palabras, las pupilas de la castaña se dilataron y se quedó callada por unos segundos, pero reaccionó para cerrar los ojos con orgullo de creer que el Uzumaki estaba prendado de ella.

- ¿En serio?- Preguntó Himawari ingenuamente
- Al menos eso dice- Replicó Sarada con gracioso escepticismo
- ¿Quieren pruebas?- La chica se quitó una cadena que llevaba colgando del cuello -Miren, esto me lo regaló Naruto porque me ama, aunque yo no le he confirmado nada- Chouchou le mostró a sus amigas un bello dije con una gema de brillo plateado
- ¡Wuauh!- Exclamó una sorprendida Hyuga -Es muy bonito-
- Es cierto- Agregó la Uchiha, tan maravillada como la peliazul -¿En verdad Naruto te regalo este dije?-
- Así es…- La Akimichi acercó el objeto a los ojos de sus amigas -Mírenlo… ¿No son bonitos los destellos que produce? Son muy bonitos, solamente pueden verlos y no desean dejar de hacerlo… Poco a poco se pierden entre las luces, los diversos colores llenas sus mentes borrando todo lo demás- La morena sonrió suavemente -Y pronto, todos sus pensamientos son reemplazados por las luces… Sus mentes están en el cristal, sus voluntades están en el cristal…-

Las dos niñas pronto comenzaron a perderse entre aquellas luces multicolores… Totalmente incapaces de darse cuenta del Jutsu del que estaban siendo víctimas, sus mentes rápidamente fueron subyugadas debido a que el asalto fue tan inesperado y en consecuencia, las chicas con el potencial para tener Doujutsu ni siquiera intentaron resistirse. Sus miradas perdieron todo el brillo y sus ojos se entrecerraron al tiempo que sus pupilas se dilataban.

“¡Naruto-kun estará orgulloso de que pude usar el Jutsu que me enseñó!” Pensó feliz la gordita, al ver a sus amigas totalmente indefensas delante de ella “Y ahora…” Su sonrisa se tornó perversa “Vamos a ver quién es el que dejar de juntarse con Sarada y Himawari, Boruto…” Se deleitó en la sensación de que tenía toda la noche para influenciar a sus queridas amigas contra el rubio Hyuga y de paso, a favor de su querido rubiecito Uzumaki.



- ¡Ya vine…!- Gritó Boruto al entrar a su casa
- ¡Ven a desayunar, se te va a hacer tarde!- Se escuchó desde la cocina de su casa.

El rubio recién llegado de la casa de Kiba se dirigió a la cocina para desayunar antes de irse a la Academia Ninja. La noche con el Inuzuka había sido muy entretenida husmeando en las cosas de la hermana mayor de su amigo, Hana. La chica del Clan de los Perros tenía 13 años y era divertido hurgar en sus cosas, ya que estaba en crecimiento y a veces dejaba ropa interior sin guardar…

Pensó en que le robó unas bragas de encaje mientras tomaba asiento delante de un surtido plato con ensalada de vegetales frescos, su comida favorita. Tomó los palillos y se dispuso a comer…

- ¡Ese plato no es para ti!- Grito enérgica su madre al tiempo que le lanzaba una cuchara a su mano izquierda para que soltara el palillo
- ¡Auch! ¡Eso me dolió!- El chico se sobó la mano -¡¿Qué te pasa, mamá?!- Replicó visiblemente enojado
- ¡Para qué no llegas temprano!- Contestó a su vez la Hyuga con marcada molestia
- ¡Es cierto, eso es para mí!- Sin previo aviso, su hermana quitó el plato de su lugar y lo colocó frente a ella una vez que tomó asiento
- ¡Oye Himawari!- Replicó el rubio -¡Sabes que a mí me gustan los vegetales!-
- ¡Y a mí también, además yo regresé primero!- Y tras decir eso, la pequeña peliazul comenzó a devorar con entusiasmo la comida -¡Esto está delicioso, mami!- Declaró tras terminar el primer bocado
- Te preparé la ensalada justo como te gusta, querida- La peliazul mayor le sonrió a su hija con cariño
- ¡Oye mamá, yo también quiero vegetales!- Replicó el Hyuga
- ¡Cállate Boruto!- De un instante a otro la mujer cambió su expresión afable por una frialdad casi aterradora -Ya me harté de tus desplantes, toda la vida te he cuidado y tú siempre has sido un ingrato, pero se acabó… ¡Estoy harta de tus estupideces!-

Boruto Hyuga era un chico desinhibido y quería mucho a su madre… Sin embargo, le tenía cierto resentimiento por el asunto de su padre. Por eso no se rendía a su cariño y le replicaba casi todo por el simple hecho de chocar con ella, pero los conflictos nunca estallaban ya que la paciencia de Hinata era enorme…

Pero al parecer había alcanzado su límite y ante esa intimidante mirada no tuvo el valor de seguir replicando, por lo que agachó la cabeza. Al darse cuenta de que había ganado, la madre de los mellizos sonrió suavemente y se dirigió a la estufa para servirle la comida a su hijo, soltando de forma hosca el plato delante de él.

- ¡¿Ramen?!- Replicó Boruto, ya que era la comida que más le desagradaba -¡Sabes que odio el Ramen!-
- Si no te gusta, puedes largarte sin comer- La mujer sentenció cruelmente para luego sentarse a comer como si nada junto a su hija
- Kh…-

El rubio Hyuga notó que por primera vez en su vida veía segura de sí misma a su madre. Siempre terminaba cediendo a sus caprichos y en casos así terminaba por volver a cocinar comida exclusivamente para él…

Pero estaba claro que eso no iba a pasar ese día. Resignado y haciendo muecas de evidente desagrado bocado a bocado, comenzó a comerse esa cosa que tanto asco le daba, mientras miraba molesto cómo madre e hija compartían un agradable momento como si él no hubiera sido regañado y todo estuviera bien en la casa. Hinata le daba de comer sus vegetales en la boca a Himawari para luego degustar su humeante Ramen…

Cuando los dos niños terminaron de comer, subieron a lavarse los dientes para dirigirse a la academia. Boruto intentó hacerle plática a su hermana sobre el comportamiento tan contrastante que tuvo su madre con ellos… Generalmente la peliazul se ponía de su lado, pero en ese momento su hermana simplemente parecía ignorarlo mientras terminaba de asearse para finalmente salir hacia la Academia Ninja.

- ¡Hazme caso Himawari!- El rubio se mostró dolido por aquella actitud -¡¿No te importa cómo me está tratando mamá?!-
- Es lo menos que te mereces- Replicó la chica, ya fastidiada -¡Siempre eres caprichoso y ya hartas! Sólo te hablo es porque eres mi hermano… ¡En verdad eres insoportable!-

El rubio se quedó atónito con la respuesta tan cruda de su hermana, quien simplemente se dirigió a la salida de la casa…

Tenía ganas de llorar, porque le dolía la mano que su madre le había lastimado… Y más que nada, porque el trato de su familia había sido bastante duro. Acostumbrado a ser el rey de su casa, no pudo evitar sentirse triste y dolido por la actitud de las peliazules. Reaccionó cuando escuchó la puerta de la entrada cerrarse, por lo que corrió precipitadamente para alcanzar a las mujeres…



Notas

Bien, este capítulo fue un poco distinto a los anteriores, ya que si bien hubo material de control mental y condicionamiento, me enfoqué a otras cosas, como las consecuencias de la Masacre Uchiha y las maquinaciones posteriores de los viejos así como los nuevos oponentes para el Arma Definitiva.

En el caso de Asuma, eso tiene connotaciones específicas que se llaman Kurenai y Yuuhi. No tengo realmente nada contra el Ninja, pero en la planeación de los siguientes acontecimientos que se darán en el fic pues pensé en cierta trama y pues alguien tiene que llevar el triste papel que en el futuro tendrá el hijo del Sandaime.

Las puteadas para el tornillo apenas comienzan y por eso hice la advertencia previa de lo que le depara a ese rubio en el futuro de la historia. En cuanto a su desagrado por el Ramen, debo decir que busqué cuál es la comida que le desagrada o le gusta, pero como no encontré nada en relación al tema, decidí en este aspecto que todos los gustos de Naruto le desagradarán a Boruto y a su vez, lo que le moleste al Uzumaki será del agrado del ahora Hyuga.

Y también avisé lo de Chouchou, que será una pieza destacada en eventos posteriores. A ella la pienso manejar en el concepto de chica ‘Chubby’ para dar variedad a las chicas en el fic. También trataré de manejar a las mujeres en sus alturas reales y en lo posible de sus proporciones corporales, basándome en la medida de los 106 de pechos que tiene Tsunade, único dato oficial en esa área.

En cuanto a las edades, lo explicaré brevemente:

Actualmente Naruto tiene 6 años al igual que los chicos de su edad; Kushina, Konan, Shizune, Hinata y demás personajes de su generación, tienen 28 años. Para este grupo de edad me baso en los datos de Konan en el canon: en Shippuden cuenta con 35 años al tiempo que Naruto tiene 16 y este último ya durante el curso de la historia termina por cumplir 17 años al final de la guerra.

Tsunade cuenta actualmente con 44 años mientras que Koharu tiene 62 años. La base es la edad de la Senju, que en la primera parte del canon cuenta con 51 años mientras que el rubio Uzumaki contaba 13 y a partir de eso me basé para manejar las edades. En varios casos, tuve que adaptar sus edades para que estuvieran acordes al entorno del fic.

Y si bien de repente pierden un poco de protagonismo como en este capítulo, Kushina y Konan siguen y seguirán siendo la número 1 y la número 2 respectivamente.

Con eso termino por el momento.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 4) 20-3-17

Mensaje #18 por steelfire404 » Mar Mar 21, 2017 3:02 am

Pues bien, con esto dejo la historia en su punto actual.

Capítulo 6: Dominio y Estrategia | +
Uzumaki’s Strongest Weapon



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”



Capítulo 6: Dominio de la estrategia.



Los padres nuevamente se reunían en la entrada de la escuela después de encaminar a sus hijos a la entrada de la academia. Miraban a la distancia a los futuros Ninja de la aldea mientras platicaban sobre los últimos acontecimientos.

- La verdad, todavía sigo pensativo por lo ocurrido con los Uchiha… Y pobre Mikoto, lo que debió de haber pasado-

Chouji Akimichi reflexionaba sobre la supuesta muerte de su compañera de generación, ya que la pelinegra era de las Kunoichi más amigables de sus contemporáneas y ciertamente, todos sus amigos nunca estuvieron de acuerdo con el matrimonio arreglado que definió la vida de la Uchiha. Lo peor fue que ese matrimonio arreglado dio como fruto al destructor de su propio clan, Itachi…

Eso fue el augurio de que los supuestos eran correctos y ese convenio había resultado muy contraproducente. Si bien las amas de casa estuvieron de acuerdo con el robusto líder de su clan, Kushina y Konan sabían que eso no era cierto, ya que siendo esclavas de Naruto, tenían el conocimiento de lo que había sucedido realmente durante la destrucción del Clan del Sharingan.

- Al menos, Miko-chan ya no está sufriendo…- Murmuró con actuado pesar la pelirroja de tez clara -Debió ser horrible porque era su hijo y me consta cuánto quería a ese maldito asesino…-
- Es cierto, ella era muy querida por mí y por mi hija… Sarada está bastante deprimida por su muerte aunque pretenda no demostrarlo- La pelirrosa se mostró dolida también
- Debes estar orgullosa de ella, Sakura-san- Hinata intervino sonriéndole suavemente a la Haruno -A pesar de eso, Himawari me contó que ayer se la pasó muy bien en casa de Karui-san con ella y con Chouchou- Volteó hacia el matrimonio Akimichi -Por cierto, muchas gracias, Karui-san, Chouji-kun- Terminó con una discreta reverencia
- De nada- La mujer morena sonrió discreta -Mi niña también la pasó muy bien-
- Cuando quieras, Hinata- El robusto hombre sonrió a pesar de que no estuvo involucrado en la convivencia de las niñas
- Eso es cierto, Sarada está saliendo adelante a pesar de sufrir más que yo la pérdida de Mikoto- Sakura cerró los ojos en actitud reflexiva -Y yo, no debo ceder a la tristeza-
- Esa es la actitud, pelochicle- Kushina se acercó con un poco de entusiasmo -No debes dejarte rebasar por el dolor-
- ¡Que ya no me digas así!- La Haruno estalló en una cómica rabieta
- En otro asunto…- La Hyuga llamó la atención de sus amigos
- ¿Qué ocurre, Hinata-san?- Konan, que en ese tipo de conversaciones se mantenía al margen, preguntó curiosa para seguir la escenificación planeada la noche anterior
- Bueno, me da un poco de pena decirlo… Pero quisiera preguntarles si no necesitan que les ayude en el quehacer de sus hogares…-

Kushina, Sakura, Chouji y una silenciosa Tsume se voltearon a ver, ya que era algo que Hinata no les pedía desde la adolescencia, una época en que recién exiliada de su clan tenía que valerse por sí misma y mediante ese trabajo, conseguía un ingreso extra para las necesidades de su hogar ya que en esos tiempos de precariedad, a veces no alcanzaba con lo que obtenía de su labor como Ninja.

- ¿Estás pasando por apuros económicos?- Preguntó su antigua compañera de equipo, la castaña Inuzuka
- N-No realmente- Replicó algo cohibida la mujer de ojos perlados -Lo que ocurre es que… Boruto tiene necesidades y quiero consentirlo en lo que pueda sin comprometer el dinero de la pensión que recibo al mes-
- A veces pienso que mimas mucho a ese niño…- La matriarca del Clan de los Perros replicó con discreto enojo.

Si bien el rubio Hyuga y su hijo eran los mejores amigos, Tsume no miraba con buenos ojos al chico, ya que era bastante prepotente con su madre y como Hinata era un amor como persona, su hijo era bastante caprichoso. Siempre le hacía desplantes y la trataba mal ya fuera en público o privado, pero era tal el amor de su amiga por ese enano ingrato, que jamás se quejaba del trato que recibía y por el contrario, siempre quería mantenerlo contento y feliz…

- L-Lo sé- La Hyuga agachó la cabeza levemente -Pero quiero que sea feliz mientras esté a mi alcance…-
- Pues…- La peliazul madre de Naruto llamó la atención de todos -Kushina y yo estamos algo ocupadas con los cursos que nos solicitó Hokage-sama, mientras que Tsunade-sama y Shizune-san tienen algo de trabajo en el hospital de la aldea, por lo que la casa está un poco descuidada y sinceramente, sí nos vendría bien su ayuda, Hinata-san-
- ¿En serio?- Preguntó la mujer con creciente alegría
- Sí…- Kushina asintió -Si lo deseas, podemos ir a la casa para que veas si estás de acuerdo con lo que tendrías que hacer y más que nada, cuánto deseas ganar, afortunadamente nos va bien en ese aspecto-
- S-Si no tienen problema, me gustaría verlo ahora mismo- Las mujeres de la casa Uzumaki se voltearon a ver y asintieron después de unos instantes al ver que la Hyuga agachaba la cabeza ligeramente
- Claro que no hay problema- Dijo la mujer originaria de Ame -Entonces será mejor irnos de una vez- Konan agregó sonriente -Tenemos poco menos de dos horas antes de empezar con nuestra jornada laboral…-



- Vaya viejo, no te ves bien…- Kiba observaba con preocupación a su amigo
- He tenido un mal día, eso es todo- Refunfuñó de mala gana Boruto.

El castaño de marcas en las mejillas miraba con curiosidad a su amigo, quien se veía bastante abatido. Recargaba sus brazos en su mesa y tenía la cabeza posada sobre ellos. Después de salir de su casa, vio cómo las peliazules se adelantaron sin esperarlo y sólo pudo alcanzar a su madre, quien simplemente se despidió secamente de él sin gesto alguno de afecto. Cuando quiso sentarse junto a Himawari, notó que ella ya había tomado lugar a la derecha del infeliz de Naruto, mientras que Sarada lo había hecho a la izquierda…

- Pero al parecer ya estás mejor- El Inuzuka notó que su amigo sonrió de forma casi imperceptible
- Así es- El Hyuga pensó en darle otra golpiza a su medio hermano -Hay algo que me animará…-

El rubio Uzumaki estaba vendado de la cabeza, con su ojo izquierdo cubierto por los vendajes y pensó que si no pudo defenderse de los chicos estando al cien por cierto, herido y convaleciente sería aún más fácil darle lo que se merecía y desquitar el coraje con él de cómo lo habían tratado su hermana y su madre… Ya cuando a la última se le pasara el enojo que tenía, también la iba a poner en su lugar.



- Dice ‘el Genjutsu se basa en el uso del Inton (Elemento Yin) y se basa en enfocar el Chakra en alternar el flujo de Chakra en el cerebro de la víctima…’- Dijo Himawari con una sonrisa en el rostro
- Gracias, Hima-chan- Naruto le sonrió suavemente a la peliazul, quien se sonrojó a sobremanera y su corazón comenzó a latir acelerado -Con mi ojo así, no puedo ver bien-
- D-De nada, Naruto-kun…- La chica bajó la mirada, contenta del agradecimiento del rubio
- Por cierto, Sara-chan… Gracias por prestarme tu lápiz- El chico volteó al otro lado para mirar a la Uchiha
- ¡De nada!- La azabache sonrió marcadamente -¡Cuando quieras, Naruto-kun!- Estaba sumamente emocionada por tener la atención del rubio.

Chouchou estaba contenta con el resultado de la primera sesión de control que había tenido con sus amigas. Sabía que él estaba enamorado de ella perdidamente, por lo que tenía que corresponderle buscando más novias para él, porque ella no era egoísta y quería feliz a su novio, además de que Naruto no estaba para ser acaparado, era su deber compartirlo con todas las chicas que fuera posible…

Después de que el rubio la había salvado, todo había quedado claro para ella…

“Poco a poco, Naruto-kun” La gordita sonrió suavemente “Te regalaré a las mejores novias, las más bonitas y no tendrás otra opción que estar conmigo por siempre…” La morena torció su sonrisa de forma perversa.



- ¡¿Cuál es tu problema?!-
- ¿P-Problema…?-

Boruto y Naruto se encontraron de frente durante el descanso. El Uzumaki iba tranquilo con sus lesiones fingidas. Entonces el rubio Hyuga empujó con el hombro al chico de marcas en las mejillas, molestándose inmediatamente y culpando a su medio hermano de chocarlo con clara intensión de golpearlo. Saikyou Buki se mostró confundido al darse cuenta inmediatamente del patético ardid, evitando en todo momento parecer responsable.

- ¡Sí, quisiste empujarme y sólo te finges lastimado…!- Bramó iracundo el chico de mejillas limpias mientras empujaba a Naruto en medio del patio para provocarlo y que respondiera
- Y-Yo no hice nada- Contestó el Uzumaki, interpretando un rictus de miedo
- ¡No niegues lo que hiciste!- Replicó con naciente furia el Hyuga
- ¡Pelea, pelea…!-

Lo que comenzó como un plan para tener una justificación ‘válida’ para darle una golpiza a su medio hermano poco a poco comenzó a caerse a pedazos debido a que jugaba con la idea de que Naruto se indignaría por lo del día anterior y respondería a la agresión inmediatamente a pesar de su estado. Un círculo de chicos los había rodeado para incitarlos a resolver las cosas a golpes…

- P-Pero, fue un accidente…- Murmuró temeroso el hijo de Kushina y Konan
- ¡Ya déjalo, Boruto…!-

El aludido escuchó esa voz tan familiar para él y de inmediato el dolor en su pierna derecha lo dobló para posar la rodilla de su otra pierna en el suelo y comenzar a sollozar de dolor. Delante de él, su hermana lo miraba con una expresión fría que lo intimidó bastante. Sin embargo, se recuperó pronto de la impresión para levantar la mirada y ver con indignación a la peliazul…

Ella le había pateado la espinilla con bastante fuerza.

- ¡¿Qué demonios te pasa, Himawari?!- Replicó furioso el rubio Hyuga
- ¡Yo debería decir lo mismo!- La chica de ojos azules miró con desprecio a su hermano mayor por cinco minutos -¡No es posible que te pongas así con un chico lastimado! ¡Como siempre, vas a meter a mamá en problemas!-
- ¡Tú no te metas!- Contestó respirando agitado Boruto, tratando de contener el llanto que amenazaba con salirle
- ¿Qué está sucediendo aquí?-

La voz de adulta llamó la atención de todos los niños alrededor de los rubios, dejando pasar a la dueña de esa voz… Se trataba de una bella Jounin de largo cabello negro quebrado que le rebasaba los hombros, con exóticos ojos rojos, con un anillo entre la pupila y el iris. Usaba maquillaje consistente en lápiz labial rojo y sombra de ojos morada que vestía un atuendo blanco ajustado con una manga roja, el cual era holgado de las mangas y ajustado del cuerpo para dejar ver de forma elegante y enigmática su delineado y voluptuoso cuerpo. Se trataba de Kurenai Yuuhi, que estaba en el lugar porque recientemente había sido designada como profesora de Genjutsu para la clase.

“¿Quién es este bombón…?” Pensó una Kiba con sonrisa pervertida mientras ella se dirigía a los dos rubios con un sexy contoneo
- ¿Y bien…?-

La mujer miró severa a los medios hermanos por un momento, pero la dureza de su expresión se dirigió a Boruto cuando vio que Himawari ayudaba al rubio Uzumaki a mantenerse de pie. Pronto llegaron Sarada y Chouchou a ayudar a Naruto, mientras el rubio Hyuga se reincorporaba con dificultad.

- ¡Ese perdedor me empujó cuando iba pasando!- El hijo de Hinata señaló con evidente desprecio a su medio hermano
- ¡Estás loco…!- Replicó una indignada Sarada -¡Naruto-kun apenas y puede caminar después de la golpiza que le dieron ayer!-
“¿Naruto-kun?” Se preguntó visiblemente desconcertada la Jounin “¿Se trata acaso de chico que contiene al Kyuubi? Ahora que lo veo detenidamente, se parece bastante al otro chico…”
- ¡Tú cállate, Sarada!- Boruto estaba realmente furioso al ver que las chicas más cercanas a él defendían con tanta fiereza a ese imbécil
- Escucha- Kurenai se dirigió seria al Hyuga después de ver al aparentemente bastante lesionado Naruto -Es evidente que este chico no puede defenderse, así que ven conmigo, vamos a tratar el asunto en la dirección…-
- ¡¿Qué?!- El rubio de cara limpia miró con temor a la Jounin -¡Atrápame si puedes!-
- Niño tonto…- Haciendo gala de su velocidad superior en relación a la de los estudiantes, la Kunoichi tomó de las solapas de la ropa al chico antes de que pudiera escaparse
- ¡Suéltame, suéltame…!- Boruto comenzó a patalear agitado
- Veamos si eres tan enérgico cuando llamemos a quien se encarga de ti- Dijo la mujer mientras se lo llevaba prácticamente a rastras hacia la oficina
- ¿Estás bien, Naruto-kun?- Himawari, Sarada y Chouchou le ayudaban a Naruto a permanecer de pie
- S-Sí, gracias…-
- Oye, Himawari- Kiba se acercó cauteloso mientras los demás niños comenzaban a alejarse del lugar
- ¿Qué quieres?- Contestó hosca la peliazul
- ¿No vas a ir con tu hermano?- El castaño se mostraba confundido
- Yo no tengo por qué ayudarlo…- Desentendiéndose de la suerte de su hermano, la Hyuga se dio media vuelta para ayudarle a sus amigas a llevar al Uzumaki a la enfermería -Que lo castiguen por imbécil, él se buscó…-
- Oh, vaya…- El Inuzuka se mostró sorprendido de la frialdad de Himawari en relación a su hermano.



- V-Vaya, Hinata… En verdad, limpias muy b-bien…-
- S-Sí… Mikoto fue, muy amable en ayudarte…-

Kushina y Konan se encontraban en la cocina de la casa Uzumaki con la Hyuga y la Uchiha arrodilladas delante de ellas…

Era una posición de devoción en la que tenían sus manos recargadas en las rodillas y las cabezas bien erguidas. Las dos mujeres poseedoras de Doujutsu tenían sus ojos cerrados y saboreaban con deleite los sexos libres de vello de sus amas, Hinata el de la Uzumaki y Mikoto el de la mujer originaria de Ame.

Las dos esclavas hincadas, vestían conjuntos sumamente reveladores consistentes en ajustados hilos dentales con pequeños triángulos de tela en la parte frontal que apenas cubrían sus depilados coños y en la parte superior usaban tops negros de spandex que delineaban deliciosamente los exuberantes pechos 102 de la peliazul así como los bien formados pechos 90 de la azabache.

Ambas eran parte de la segunda generación de esclavas del Arma Definitiva y su dominación había sido sumamente rápida debido a que Naruto realizó bastantes observaciones mientras usaba los métodos de control mental y condicionamiento que estaban pre-programados en su código genético para perfeccionarlos progresivamente y los resultados estaban ahí…

Hinata Hyuga y Mikoto Uchiha estaban totalmente bajo el control de Naruto en tiempo récord, siendo totalmente serviles al Clan Uzumaki.

Sus lenguas lamían con suavidad los clítoris de sus señoras, alternándose entre el botoncito de carne y sus estrechos labios vaginales. La pelirroja tenía apretadita su almeja debido a que con su querido Minato tuvo sexo una única vez para concebir a su amado hijo-amo, mientras que la mujer de ojos ámbar era virgen y hasta antes de que su hijo adoptivo se apoderara de su mente, estaba resignada a morir sin probar las delicias del sexo porque su corazón le pertenecía a su fallecido compañero Yahiko…

Y ambas mujeres se convirtieron gradualmente en cómplices…

Las dos sabían del lugar privilegiado que tenían en el corazón de su rubio adorado y por ello se sentían aún más agradecidas con él por considerarlas dignas de tal honor. Para corresponder a ello, debían ayudarlo en su objetivo sin importar nada más, además de que para ellas era un verdadero deleite dominar y someter a las otras esclavas de su señor. Tsunade era su víctima favorita y a única a la que dominaban y compartían entre las dos, pero las demás también eran objeto de sus perversiones. Condicionadas para ser bisexuales irresistiblemente atraídas por sus compañeras esclavas, siempre asumían el rol dominante cuando se metían con ellas.

Y con la incorporación de las mujeres de los Doujutsu, tenían carne fresca para disfrutar y entrenar para que se convirtieran en concubinas perfectas para su hijo-amo… Hinata era un monumento de mujer, que cuando estuviera bajo el régimen de entrenamiento y dieta se convertiría en toda un obra maestra, mientras que Mikoto estaba destinada a ser una gran obra de arte ya que tenía poco de haber empezado con su condicionamiento y su alimentación diseñada.

Akashio y Aoishio se voltearon a ver con casi las mismas expresiones de éxtasis en sus rostros… La azabache y la peliazul a sus pies eran realmente unas excelentes putas come coños y con el entrenamiento adecuado serían unas zorras de Rango S para Naruto.

La Uchiha y la Hyuga estaban perdidas en el placer de degustar el delicioso sabor de sus amas… Condicionadas desde un principio para ser unas sumisas bisexuales deseosas de ser poseídas por su amo y también por sus señoras, el olor y sabor de Kushina y Konan era algo que simplemente no podían ni querían resistir. Nublaban su mente y las dejaban como dóciles chiquillas calientes en manos de esas dos imponentes hembras… Lo único que superaría la exquisitez de esas esencias sería la virilidad de su amo.

- N-No eres más que una puta marica…-

La pelirroja contenía los gemidos que anhelaban salir de su garganta para mirar con superioridad a su esclava de grandes pechos, mordiéndose los labios mientras tomaba de su cabellera a la indefensa Hyuga para acariciarla como si fuera una mascota, lo que hizo muy feliz a la peliazul porque interpretó que estaba haciendo bien su trabajo. Cerró los ojos agradecida y visiblemente ruborizada introdujo su lengua al interior de la Uzumaki.

- Hm…- Kushina cerró los ojos por un momento -¿Buscas semen de Minato? ¿O simplemente amas mi coño?-
- Y-Yo… Yo la amo, Kushina-sama…- Contestó Hinata, deteniéndose por un momento para contestar a la respuesta de su señora
- No dije que pararas, zorra…- Le dio un jalón suave a los cabellos azul oscuro
- Discúlpeme…- Y la devota esclava reanudó su gratificante labor.

Mientras, la otra pareja también lo estaba pasando muy bien. Una Mikoto totalmente perdida en el placer de servir a su hermosa ama lamía y besaba el conejo depilado de la peliazul con marcado entusiasmo. Tenía sus bellos ojos obsidiana cerrados, disfrutando al máximo de ese suculento manjar mientras sentía cómo su señora la tomaba de los cabellos con algo de brusquedad para guiarla en su labor…

- Q-Qué bien chupas, zorra…- Konan suavizó el agarre sobre su esclava para disfrutar la sensación
- Me alegra que le guste…- Apenas contestó para seguir adorando con su sinhueso a la feminidad de su señora
- M-Menuda zorra estás hecha…- La mujer de Ame empujó levemente a la azabache para alejarla de su ya chorreante chumino -Mírate, no eres más que una golfa maricona adicta a los coños…- La peliazul sonrió con oscuro deleite al ver que la Uchiha trataba en vano de alcanzar la raja frente a ella con su lengua, estirándola con esfuerzo -Debería castigarte por puta, pero no lo haré… Porque amo cómo me comes-

Konan suavizó la presión ejercida y le permitió a su sumisa esclava continuar adorándola. Las dos matriarcas del clan se voltearon a ver y se sonrieron con complicidad. En verdad les encantaba la privilegiada posición que les había dado su preciado Naruto y no paraban en aprovechar las oportunidades que se les presentaran para someter a las demás integrantes del clan y dejarles claro que arriba de ellas sólo estaba su amado hijo-amo.

- A-Alto, zorras…- Las mujeres con Doujutsu se detuvieron con pesar para mirar detenidamente a la Uzumaki
- Ahora vamos a cambiar…- La mujer de ojos ámbar sonrió con oscuro regocijo -Ven aquí, vaquita…-
- Y tú no pierdas el tiempo, cuervito- La expresión de Kushina no difería mucho de la de la madre adoptiva del rubiecito -Mi almeja te espera…-

Las Hyuga y la Uchiha se miraron con marcada felicidad y con prontitud comenzaron a gatear para reacomodarse frente a sus amas, Hinata delante del sexo de Konan, mientras que Mikoto se colocó en la posición previa de devoción para empezar a darle placer a la afeitada concha de su apreciada mejor amiga Kushina-sama.

- Eso es, así puta-cuervo… No pares- La pelirroja cerró los ojos al sentir la habilidosa sinhueso de la azabache en su interior
- Que rico chupas, vaca-puta…- La peliazul miró lujuriosamente a su esclava -Casi como si quisieras sacarme semen de Minato a mí también…-

Un poco alejado de la escena, Naruto Alpha miraba con perversa sonrisa el comportamiento de sus madres y de las mujeres con Doujutsu. Sus observaciones habían sido meticulosas y sus planteamientos iniciales se estaban cumpliendo al pie de la letra: los recuerdos de Kushina y Konan estaban siendo afectivamente vinculados a sus mentes de nuevo, con la diferencia de que ahora serían interpretados por las versiones esclavizadas e influenciadas de ambas con el propósito de crear a sus colaboradoras perfectas…

Invisible a los ojos de las cuatro preciosas hembras mediante un Genjutsu implantado previamente en su influenciables mentes, podía hacer todas sus observaciones sin preocuparse de influir con su mera presencia en los resultados. Así, cuando llegara el momento de apoderarse de todas ellas, serían las hembras ideales para él…

“Todo va viento en popa, sólo queda esperar…”



Alpha y Omega decidieron alternarse entre el diario andar en la Academia Ninja y su estancia en la casa Uzumaki para afinar todos los detalles en cuanto al avance del plan. Cuando el rubio de la mano derecha marcada entró, lo primero que hizo fue quitarse todas las vendas que llevaba en el cuerpo para estar más cómodo.

- ¡Ya vine!-

Prontamente Kushina y Konon salieron de la cocina para recibirlo con afectuosos abrazos y después, de forma sugerente, restregarle sus pechos en la nuca y la cara. Naruto sonrió con discreta alegría por el recibimiento mientras las mujeres se erguían para flanquearlo, ruborizándose marcadamente cuando el Uzumaki las tomó posesivamente de la cintura.

- ¿Cómo estuvo el día…?- Preguntó expectante Alpha
- Bastante bien realmente…-

Omega salió del mismo lugar, flanqueado por las bellas mujeres con Doujutsu, Hinata a la derecha y Mikoto a la izquierda, ambas iban sonrojadas y visiblemente contentas porque uno de sus amados y adorados amos las iba manoseando de sus generosos culos descaradamente. Naruto Omega se detuvo frente a su complemento, separados por un par de metros mientras las cuatro mujeres se arrodillaron en la pose de devoción que un rato atrás habían adoptado Hinata y Mikoto para adorar a sus señoras, totalmente entregadas a la voluntad de sus amos y el deseo más profundo de servirles y complacerles…

- Como puedes ver, estas zorras van muy bien…- El Naruto que se quedó en casa posó sus manos en las cabezas de sus más recientes adquisiciones, que sonrieron sonrojadas al sentir el gesto
- Eso parece- El Uzumaki que fue a la Academia Ninja sonrió satisfecho -Y justo cuando más la necesito…- Enfocó su mirada en la Hyuga -De pie, Hinata-
- Sí amo- La mujer obedeció al instante.

Por un momento, los rubios se voltearon a ver y entonces el vínculo extrasensorial que compartían ambas mitades de Naruto Uzumaki intercambió la información de su contraparte. Segundos después ambos se sonrieron en forma perversa.

- En este momento debes partir a la academia porque Boruto está detenido en la dirección por intentar golpearme…- La mujer escuchaba con atención total -Quiero que lo reprendas y le des en donde más le duela-
- Como ordene, amo- Asintió la peliazul Hyuga al instante -Oigo y obedezco…-



Kurenai se encontraba junto a Iruka Umino mientras ambos esperaban a que llegara la responsable de Boruto. Los tres estaban en la dirección que administraba el Chunin con una cicatriz en medio de la nariz, separados por un amplio escritorio.

- ¿Qué sucede, Boruto?- Preguntó el Ninja castaño de coleta alta -Tú no eres un buscapleitos-
- ¡Ese imbécil fue el que empezó, Iruka-sensei…!-

El rubio Hyuga había vendido bien su imagen como un estudiante modelo y bien portado, ya que cuando hacía cosas como la golpiza a Naruto o la encerrona a Chouchou, procuraba no estar dentro de las instalaciones para evitarse ese tipo de problemas. Todo había funcionado bien siempre y simplemente había sido la maldita pasividad del Uzumaki lo que impidió la conclusión perfecta de su artimaña…

Por el contrario, ahora tenía grandes problemas.

- Boruto, no puedo ayudarte si no eres honesto, Kurenai-san estuvo en el lugar y vio claramente que solamente tú estabas agrediendo, Naruto en ningún momento te respondió ni dio señal de haber empezado nada…-
- ¡Pero le digo la verdad, Iruka-sensei!- Insistió el rubio Hyuga, sabiendo que no tenía otra posibilidad para defenderse
- Yo vi que él no podía ni estar de pie y tú lo agrediste primero- Intervino la especialista en ilusiones.

Boruto estaba por volver a replicar, cuando se escucharon los suaves toques a la puerta y rápidamente Iruka se levantó de su escritorio para atender, encontrándose con la sobria Hinata Hyuga, quien vestida con un holgado vestido negro y llevando una bolsa negra en la mano derecha tomó asiento junto a su hijo. El Chunin retomó su lugar mientras la Jounin permanecía expectante al asunto.

- Buenas tardes, Iruka-san- Hinata hizo una reverencia sutil -¿Qué sucede?-
- ¿Recibió la notificación?- Preguntó el Chunin
- No… Vine porque Boruto no llegaba a casa- Respondió expectante la peliazul.

El rubio Hyuga miró de reojo a su madre, quien parecía estar más calmada en relación a lo que había sucedido durante la mañana, ya que recibió la queja manteniéndose impasible. Iruka detalló lo que a su vez le había comunicado Kurenai como testigo presencial. Hinata se mantuvo tranquila escuchando el conflicto que hubo entre su hijo y Naruto, incitado por Boruto y que Himawari tuvo que intervenir para que no llegara a mayores, claro que indicándole a la mamá la agresión que hubo por parte de la pequeña peliazul a su hermano. La bella mujer tomó asiento a la derecha de su hijo.

- C-Comprendo…- La madre bajó la cabeza, apenada
- Le sugiero que hable con Boruto para evitar que este incidente se repita en el futuro, ya que todavía se está investigando la agresión que sufrió Naruto y lo que menos queremos es que este tipo de problemas provoquen malos entendidos- Recitó profesional el Chunin mientras cerraba los ojos -Lo de menos es pasar el reporte al consejo, pero no tenemos por qué hacer este asunto más grande-
- No se preocupe, Iruka-san…- Hinata apoyó su mano en el hombro del rubio como señal de que estaba aparentemente de su lado -Yo hablaré con él y evitaré que este tipo de cosas vuelvan a pasar, muchas gracias por su apoyo y comprensión-
- Siendo así, ya pueden irse…-



Madre e hijo llegaron a casa después de una larga caminata en silencio, entraron a su casa y el rubio sonrió suavemente. Creía que una vez se había salido con la suya y a pesar de que esa Jounin metiche había intervenido, al final no había pasado nada… Sólo tenía que cobrarle aquella patada dolorosa a su hermana y todo regresaría a la normalidad.

- Bueno mamá, ahora sí quiero mi plato de vegetales…- El chico se llevó las manos a la nuca
- Boruto…- Susurró suavemente la bella ama de casa
- ¿Qué pa…?-

El chico cayó pesadamente al suelo después de recibir una violenta bofetada en la mejilla derecha. Apretó los dientes al sentir la sangre en su boca e inmediatamente se puso de pie para encarar furibundo a su madre. Tenía el labio inferior visiblemente inflamado en el costado derecho y en el área del rostro donde recibió el golpe estaba ya enrojecido…

- ¡¿Qué demonios te pasa?!- Gritó visiblemente ofendido el chico, mientras gruesas lágrimas comenzaban a recorrer sus mejillas
- ¡Eso es lo que yo me preguntó!- El rubio quedó desconcertado cuando vio que su madre lo miraba con profunda rabia y también dejaba salir el líquido salado de sus ojos mientras se dejaba caer de rodillas -¡Pensé que había sido dura contigo en la mañana y por eso le pedí empleo a las madres de Naruto para poder comprarte las botas deportivas que me pediste!- Aventó la bolsa que llevaba a un costado con furia, de la cual salió una caja que contenía el costoso calzado -¡Mira!- El chico quedó impactado al ver lo que le había pedido a su madre un par de semanas atrás, tirado en el suelo -¡¿Y ahora con qué cara las voy a ver a los ojos?!- La mujer, en una actuación excelsa, cerró los ojos y apretó los dientes tratando de controlarse para interpretar una indignación profunda -¡¿Te he fallado en algo?! ¡Te lo he dado todo y siempre te he cuidado y querido!- El chico se mordió los labios, incapaz de responder -¡Y yo sé que no conociste a tu padre, pero no merezco que me hagas estas cosas!- Hinata se cubrió el rostro para hacer creíble su papel de madre dolida e indignada
- Mami…- El chico pasó del enojo a la vergüenza, acercándose tímidamente a su madre, quien rehuyó el contacto
- ¡No me toques!- Exclamó entre sus sollozos -¡Ahora lo menos que puedo hacer es ir a disculparme!-
- Pe-Pero…- El chico se entristeció visiblemente al ver la inesperada reacción de su madre
- Mira…- La Hyuga respiró profundamente para fingir que había recuperado el control y se puso de pie poco a poco -Déjalo, como siempre tengo que dar la cara por ti…- Se terminó de levantar y se dirigió a la puerta -No sé cuánto me vaya a tardar, hay Ramen en la estufa y está tibio, fue lo que quedó de la mañana porque no tuve tiempo de cocinar y lo calenté antes de irme… Puedes cenar eso y después te vas a dormir, yo voy a la casa de los Uzumaki-
- Sí…- Debido a la culpa que se había incrustado en su corazón, Boruto no tuvo el valor de replicar nada -¿Y Himawari…?-
- Ella me pidió permiso de quedarse en la casa de Chouchou otra vez… Y no me dijo nada de esto- Murmuró Hinata con fingida indignación -A ella también la voy a poner en su lugar…-
- Pero, mamá…- El chico intentó interceder por su hermana, pensando que al final ella había intentado detenerlo
- Ya me voy, disfruta tus botas…- La mujer caminó con desconcertante tranquilidad y salió con un frío silencio de su casa, ante la mirada llorosa y desconsolada de su hijo.



Hinata Hyuga, nuevamente vestida con aquella ropa sugerente que usara mientras les hacía sexo oral a sus señoras, se encontraba recostada en una amplia cama matrimonial con una suave sonrisa en su rostro. A su derecha Naruto Alpha yacía recostado en su brazo mientras que Naruto Omega hacía lo propio en el brazo izquierdo de la hermosa mujer. Los tres estaban bajo las cobijas y los dos rubios manoseaban descaradamente la exuberante anatomía de la mujer, que sumamente contenta, simplemente se dejaba hacer ahogando sus gemidos provocados por las caricias de sus dueños.

- En verdad estamos contentos contigo, Hinata- Omega cerró los ojos para regocijarse en el tacto de los pechos Hyuga
- Sí… Simplemente tuviste una actuación magistral…- Alpha abrió los ojos con sorpresa al notar la firmeza de las nalgas de su nueva esclava a pesar de que todavía no había empezado con su régimen de ejercicio
- G-Gracias, amos…- La chica, visiblemente feliz, se contenía de empezar a gemir -La obediencia… Es placer…-
- Y ahora que estarás más seguido aquí, podremos convertirte en una esclava digna de servirnos…- El rubio de la izquierda le dio un pellizco en su firme trasero
- M-Me alegra, que les guste mi cuerpo…- Murmuró débilmente la mujer, rebasada por las sensaciones de aquellas manos tocándola con descaro
- Y cuando terminemos contigo, serás simplemente una delicia…-

Hinata contó todos los pormenores de su espectacular actuación para vulnerar a Boruto. Desvinculada afectivamente de él, poco o nada le importaba hacerle un daño emocional irreparable y no se sintió ni siquiera incómoda cuando le reventó la boca con aquél golpe. Lo mejor fue el asunto de las botas y casi sin proponérselo, ahora podía estar bastante tiempo en la casa Uzumaki sirviendo a sus amos y a sus amas sin preocupación alguna…

Sólo deseaba poder estar el mayor tiempo posible sirviéndole al Clan Uzumaki porque con ese subterfugio ya no tenía que preocuparse de los bastardos que había concebido por el incidente con Minato durante buena parte de su día a día…



Boruto se veía notoriamente triste…

Su querida madre sólo llegó a la entrada de la academia para informarle que debido a sus estupideces, ella se había comprometido a pagar el tratamiento médico de Naruto trabajando en la casa Uzumaki durante varias semanas. Todo era costoso y ella tenía que pasar bastante tiempo diariamente en esa casa para poder cumplir con la deuda y ganar un poco para su casa también… Desde ese día, solamente la vería para saber qué iba a desayunar y qué les dejaría a los hermanos para la comida y la cena.

Por otra parte, Himawari le hablaba, aunque con cierto recelo y prefería estar con Naruto que con él. Por un instante pensó en volver a darle su merecido al rubio, pero después de que por su culpa su madre tenía que trabajar durante el día, prefería ya no meterse en más problemas, al menos de momento…

Ya cuando fuera Genin podría retarlo a un combate para aplastarlo de forma épica.

- ¿Ahora qué sucede?- Preguntó expectante Kiba, sacándolo de sus pensamientos
- Pues, es largo de explicar…- Respondió melancólico el Hyuga -Pero lo importante es que después de lo que pasó ayer, mi mamá fue a disculparse con las mamás del idiota ese- Miró con los ojos entrecerrados al vendado chico -Y desde hoy va a trabajar en su casa hasta que se pague el tratamiento de ese mugroso…-
- Vaya, qué mala pata…- Kiba sonrió después de unos instantes -Pero al menos tu casa estará sola y podremos usarla para divertirnos-
- Es cierto- El rubio sonrió débilmente -No había pesando en eso…-
- ¿Ves?- El Inuzuka rió con malicia -Además sólo tenemos que esperar a que se enfríen las cosas para que te desquites…-
- Tienes razón… Gracias, Kiba- Boruto endureció la mirada sin dejar su sonrisa, determinado a pulverizar a Naruto cuando fuera propicio
- Nah, para eso estamos los amigos…-



El entrenamiento militar de las esclavas era uno de los menesteres más importantes del plan y aunque no fuera satisfactorio como entretenimiento, era realmente necesario. Naruto quiso postergarlo el mayor tiempo posible, pero simplemente llegó el momento en que debía realizarlo para que sus esclavas, tanto presentes como futuras, tuvieran tasas altas de supervivencia durante las batallas que pelearían en el futuro.

Alpha y Omega tenían delante a Kushina, Konan, Tsunade, Koharu, Shizune, Mikoto y Hinata rígidamente erguidas, con la mirada perdida enfocada fijamente en ellos y totalmente desnudas. Pero a diferencia del condicionamiento erótico de siempre, su preparación militar debía ser sumamente precisa y no había tiempo para distracciones.

Su madre pelirroja medía 1.68 m al igual que su madre peliazul, siendo las más altas de las siete mujeres reunidas en ese lugar. Tsunade y Koharu también compartían altura, apenas 4 centímetros más bajas que las matriarcas del clan. Su tía-esclava era 2 centímetros más alta que las veteranas. La dueña del Sharingan medía 1.63 m y compartía su estatura con la propietaria del Byakugan.

Una vez que terminó aquella reflexión, los dos rubios comenzaron con las directrices iniciales de su comportamiento en el campo de batalla.

- Naruto es el comandante en jefe y sus órdenes son prioritarias- Dijo firme el Uzumaki marcado de la mano derecha
- El amo Naruto es el comandante en jefe y sus órdenes son prioritarias- Repitieron las siete esclavas en un coro perfectamente coordinado
- Dicho lo anterior, Kushina y Konan son las segundas al mando y sus órdenes tienen prioridad solamente superada por las directrices dictadas por Naruto- El otro rubio declaró fríamente
- Dicho lo anterior, Kushina y Konan son las segundas al mando y sus órdenes tienen prioridad solamente superada por las directrices dictadas por el amo Naruto- Replicaron las sumisas mujeres al instante
- Además de eso, las condiciones de mando serán diferentes en cada misión y cada batalla, donde las particularidades de las mismas determinen las estrategias a seguir…- Hablaron coordinadamente los Naruto -Y dependiendo la situación en el campo de batalla, las soldadas-esclavas podrán tomar las decisiones más adecuadas para su supervivencia…-
- Además de eso, las condiciones de mando serán diferentes en cada misión y cada batalla, donde las particularidades de las mismas determinen las estrategias a seguir…- Las féminas replicaban todos apenas terminaban de oírlo, asimilándolo al instante y repitiéndolo solamente para reforzar la idea en la mente de sus compañeras -Y dependiendo la situación en el campo de batalla, las soldadas-esclavas podremos tomar las decisiones más adecuadas para su supervivencia…-
- Lo único más prioritario que las órdenes dadas por Naruto, es la supervivencia misma de las soldadas-esclavas siempre y cuando las misiones sean imposible de realizar debido a las condiciones existentes o las batallas en el frente sean imposibles de ganar debido a la superioridad del enemigo en cuanto a número, estrategia, logística o la combinación de todos los factores anteriores… Entonces la orden será la retirada inmediata, procurando evitar las bajas innecesarias y asegurándose de que las soldadas-esclavas que no puedan ser rescatadas no caigan con vida en manos del enemigo…-
- Lo único más prioritario que las órdenes dadas por Naruto, es la supervivencia misma de las soldadas-esclavas siempre y cuando las misiones sean imposible de realizar debido a las condiciones existentes o las batallas en el frente sean imposibles de ganar debido a la superioridad del enemigo en cuanto a número, estrategia, logística o la combinación de todos los factores anteriores… Entonces la orden será la retirada inmediata, procurando evitar las bajas innecesarias y asegurándose de que las soldadas-esclavas que no puedan ser rescatadas no caigan con vida en manos del enemigo…-

Mientras las mujeres repetían desde el principio las primeras directrices militares dictadas por los Uzumaki, ellos pensaban que necesitarían el mayor número de Kunoichi posibles para que no hubiera problemas en reponer las pérdidas en caso de ser necesario, además de que debían sellar las mentes y las lenguas de todas ellas para evitar que si alguna llegara a ser capturada con vida a pesar de todas las medidas pertinentes para evitarlo, el enemigo no tuviera acceso a información alguna sobre el clan.

Comenzaron a diseñar mentalmente un sello que destrozara el cerebro de la mujer en cuestión y que se activara cuando se le fuera a extraer información referente al clan. El asunto era inutilizarlo por completo de forma que aunque la Kunoichi en cuestión fuera asesinada y se quisiera estudiar, el órgano quedara totalmente inutilizable. También debía ser complementado con algo que inutilizara el Kekkei Genkai, por si la Ninja en cuestión también poseyera uno…

Porque además de una perfecta cadena de mando que si bien iba a ser monolítica, permitiría la iniciativa a las unidades más elementales al futuro Rasengun (Ejército del Espiral), el absoluto secretismo era base fundamental para su victoria en los futuros conflictos…

Los errores del pasado no iban a cometerse de nuevo.



El tiempo pasó rápidamente…

Hinata tardó poco más de 3 meses en cumplir con el supuesto pago del tratamiento de Naruto, pero en realidad era el tiempo que llevaba siendo condicionada y sometida para ser parte del Clan Uzumaki, además de tener el mismo plazo moldeando su cuerpo para ser digna de ser una más de las concubinas de su amo.

Durante ese tiempo, recibió dinero de un par de cuentas secretas que Koharu tenía a su disposición para dar la apariencia de que sí recibía una remuneración y utilizaba ese dinero para comprarle cosas a su hija, cumpliéndole sus peticiones en lo posible mientras que al rubio Hyuga lo castigaba y regañaba casi por cualquiera cosa en el poco tiempo que pasaban juntos…

Los hermanos Hyuga poco a poco se fueron acostumbrando a la ausencia de su madre, alejándose también entre ellos conforme pasaban los días. Himawari siguió frecuentando a sus amigas cada vez con mayor frecuencia y en el poco tiempo que pasaba en su casa, sólo le hablaba a su hermano para lo más indispensable, como calentar la comida que su madre les dejaba antes de irse a la casa Uzumaki. El casi diario Ramen era generalmente lo que consumían y eso le irritaba a sobremanera a Boruto, ya que no había alimento que detestara más y por más que lo intentó, jamás pudo agarrarle gusto.

Por otra parte, la pequeña chica de mejillas marcadas en una de las contadas ocasiones que intercambió más palabras con su hermano que preguntarle cuánto Ramen le serviría, declaró que pasaría más tiempo con la gordita y la flaquita, ya que las tres querían ser compañeras de equipo cuando se convirtieran en Ninja. Cada día se mostraba más y más influenciada por Chouchou y terminó por considerarla un modelo a seguir, por lo que prácticamente se la vivía con ella ya fuera en el complejo Akimichi o en la casa de Sarada, regresando a casa solamente para comer y dormir.

Finalmente, Hinata regresó a su hogar después de que se cumpliera el plazo, pero lo primero que hizo fue dejar en claro que continuaría asistiendo a la familia Uzumaki en sus quehaceres domésticos, ya que la paga era bastante buena y aunque no abarcara casi todo su tiempo, seguiría con ese buen empleo…

Sin embargo, que regresara a casa no ayudó realmente a mejorar la situación familiar.

Madre e hija se trataban con una rara y cordial frialdad, pero nunca había restricciones o limitaciones para la peliazul menor, ya que no le armaba desplante alguno a la peliazul mayor y cumplía siempre con lo que Hinata le pidiera o mandara. Boruto intentó una última vez levantarle la voz a su madre debido a que se sentía relegado a un segundo plano dentro de su hogar…

El resultado fue diametralmente distinto a lo que esperaba, porque encima de que sus reclamos por el abandono indirecto del que era parte no hicieron eco alguno, su madre lo ‘tranquilizó’ con los azotes que incluso antes de que fuera sometida y controlada por el Arma Definitiva, aquél chiquillo necesitaba y merecía… Sin embargo, el castigo fue excesivo para cualquier niño, ya que lo sentó en su regazo y usando Chakra en su mano derecha, le dejó la carne casi al vivo por la cantidad de nalgadas que le dio.

Y aunque el dolor en las nalgas del chico fue tan intenso y duradero que no pudo sentarse sin sentir dolor por dos semanas, el mayor daño fue emocional, porque además del desmedido castigo, cuando quiso recibir apoyo con su hermana, ésta le respondió con la más absoluta indiferencia.

Poco a poco, el chico se vio sumergido en la tristeza debido a la creencia de que el atentar contra Naruto aquél día había fracturado a su familia de esa manera. Pero lejos de pensar en evitarse problemas, su resolución por hacerle pagar a su medio hermano lo que evidentemente era su propia culpa, se hizo más grande y poco a poco se fue amargando debido a los cada vez más escasos momentos de felicidad en su joven vida.

Kiba fue invaluable en esa etapa de su vida para no caer completamente en depresión, ya que se terminó convirtiendo en el único apoyo real que tenía y si bien las cosas materiales no le faltaban, aquél cariño que en el pasado llegó a considerar algo que lo haría débil, lo extrañaba cada día más…

Por otro lado, debido a que las mentes de Chouchou, Himawari y Sarada estaban todavía en desarrollo, Naruto pensaba que debía ser meticuloso y cuidadoso con sus pequeñas corderas para que estuvieran plenas en toda su capacidad tanto física como mental en el futuro, ya que su plan involucraba guerras y conflictos, por lo que todo debía ser cuidado a detalle, así que el condicionamiento gradual de esas niñas tenía que ir paso a paso, así tomara años…

Finalmente, él mismo prefirió mantener un perfil bajo para evitar problemas e influyendo en las políticas de la aldea desde las sombras, por lo que eligió un disfraz de perfil bajo, siendo un alumno promedio, ni para mal ni para bien.

Al final todo estaba bajo control y no lo tomarían por sorpresa debido a que tenía un techo muy firme sobre su cabeza…

Koharu era en cuanto a influencia, la más valiosa de sus esclavas. Le daba acceso a cuantiosos recursos materiales además de cubrirle la espalda por si llegaba a cometer algún error o se le escapara cualquier detalle. La Utatane tenía un poco más de independencia en relación a las demás, tal vez sólo por debajo de Kushina y Konan, ya que debía tener un buen criterio para tomar decisiones sobre la marcha o improvisar un plan propiamente debido al entorno en el que se desenvolvía, así que su condicionamiento no fue tan intenso como el de las demás una vez que su mente había sido totalmente subyugada y posteriormente programada.

La veterana Kunoichi tenía acceso a información clasificada y a muchos de los Jutsu que no eran secreto de clan, pero eran valiosos debido a su rareza. Todos esos Jutsu terminaron en las manos del Arma Definitiva y sin problema alguno, ya que el método de la experimentada Ninja para replicar textos escritos de usar un Jutsu de robo de información para luego enviarle a su amo las copias de los textos en pergaminos era infalible y al no desaparecer documento alguno durante los inventarios, no había forma alguna de que el departamento de seguridad en esa área siquiera sospechara de la terrible fuga de información que tenía.

Los días se convirtieron en días, los días en semanas, las semanas en meses y finalmente los meses en años…

A Naruto le tomó poco tiempo darse cuenta de que la profesora de Genjutsu era la novia de ese Ninja que lo había exhibido hacía tiempo durante una clase y del que se iba a vengar golpeándolo en donde más le doliera, metafóricamente hablando, así que empezó a prestar bastante atención a su clase para poco a poco, ganarse la confianza de la mujer para saber si podía serle útil en su venganza. Y sí, el amor de Kurenai Yuuhi por Asuma Sarutobi sólo era tan grande como el de él por ella, así que por fin tenía una forma de herir profundamente a ese sujeto…

Comenzó a planear metódicamente lo que haría con Kurenai Yuuhi en el futuro.

Por otra parte, descuidó adrede la clase de Ninjutsu para parecer un Shinobi incapaz a los ojos de Asuma y no representar amenaza alguna para él, ya que a diferencia de Boruto y el imbécil que tenía de amigo, de cuyo nombre jamás se acordaba, el Sarutobi era un Ninja con bastante experiencia en el campo de batalla y no era buena idea llamar su atención hasta que llegara el momento de su revancha.

Durante el tiempo en que estuvo con el perfil bajo y se dedicó a hacer observaciones, también expandió la parte oculta de la casa Uzumaki al punto de convertir el complejo en un búnker varios metros en lo profundo de la tierra con el fin de estar listo cuando fuera necesario…

Como era un ser con dos cuerpos, podía trabajar ininterrumpidamente en eso e ir a la academia al mismo tiempo. Creó muchas habitaciones conforme se expandía en lo profundo para alojar a su futuro ejército, aunque de momento solamente Mikoto fuera la única ocupante de tiempo completo debido a que por obvias razones, una mujer que estaba muerta para toda la aldea no podía andar como si nada por la calle. A la larga, terminó convirtiéndose prácticamente en el ama de llaves del complejo.

El condicionamiento erótico fue sustituido por una firme instrucción militar, ya que además del clan más poderoso del mundo, el Arma Definitiva también deseaba tener el mejor ejército que jamás hubiera pisado el planeta, por lo que todas sus esclavas comenzaron a ser adiestradas a detalle.

Iniciativa, inteligencia, movilización, estrategia, táctica, logística, espionaje…

Saikyou Buki comisionó a Shizune para que consiguiera el más reciente material escrito de todos esos tópicos con el fin de crear un ejército moderno en todos los campos que nunca peleara con desventajas salvables en el campo de batalla. La tía-esclava cumplió diligentemente con la labor asignada infiltrándose en las demás aldeas Ninja con el fin de encontrar los diversos escritos militares recientes y de paso, espiar las defensas de los enemigos así como ver si había esclavas potenciales para reclutar en el futuro…

Los viajes con su Sensei habían sido muy útiles, porque así la esbelta azabache tenía experiencia para borrar su rastro y ser capaz de crearse disfraces creíbles y que no levantaran sospecha alguna a donde fuera. Enviaba un Kage Bunshin periódicamente a Konoha para informarle de todos sus avances a su sobrino-amo y de paso, reforzar su condicionamiento así como recibir nuevas órdenes para que cuando se desvaneciera todo llegara a la original. Totalmente adentrada en su labor, la Shizune original estuvo fuera de la aldea durante años.

Tsunade comenzó siniestras investigaciones, siguiendo al pie de la letra las instrucciones de su amo. Se encontraba desarrollando una gran cantidad de drogas que mejoraran el rendimiento de las esclavas en el campo de batalla, así como diversas sustancias para acelerar la recuperación en caso de heridas y finalmente, estaba desarrollando algo que iba más allá…

Naruto, siendo producto de tal vez la investigación militar más compleja y secreta de la historia, estaba a favor de ese tipo de cosas y sabiendo que su abuela-esclava estaba totalmente bajo su control, no le puso límite alguno…

Como el plan era utilizar Konoha como un trampolín para que los Uzumaki se expandieran a todas las naciones, llegaría el momento en que la aldea Ninja de la Nación del Fuego tendría que desaparecer o al menos someterse totalmente al Clan del Remolino antes de comenzar el ataque contra el resto del mundo, otra razón más para darle libertad de acción a la más voluptuosa de sus esclavas.

El Arma Definitiva le dio carta blanca para que ella definiera qué método usaría para facilitar la conquista de Konoha. Así que Tsunade empezó a desarrollar algo para lograr tal propósito y fue tal el secretismo que ni siquiera Naruto sabía lo que estaba creando su abuela-esclava, pero decidió darle el beneficio de la duda y simplemente esperar…

Debía darle tiempo, porque la famosa integrante de los Sannin tenía otras labores que cumplir además de mantener su disfraz como directora del hospital de la aldea, lo que le facilitaba la materia prima para sus experimentos…

El Arma Definitiva confiaba en ella debido a que fue moldeando su mente de forma que el razonamiento de la rubia fuera tan siniestro y pragmático que no tuviera nada que envidiarle al Ninja Renegado Orochimaru, famoso por su infamia en el campo de la experimentación con humanos. Su fanática fidelidad y obediencia garantizaban a la mejor investigadora posible…

En otro aspecto, Kushina y Konan simplemente les ayudaban a sus amos a administrar el plan en términos generales con lo que se ofreciera, como la recopilación del material enviado por Shizune y el dinero que recibían de los fondos desviados por Koharu. También se encargaban de analizar a las diversas Kunoichi de la aldea para elegir a las que fueran dignas de ser rescatadas y convertidas en fieles esclavas.

Las dos madres del Arma Definitiva recordaban con cariño a sus antiguos amores, pero sus corazones, sus mentes y sus almas estaban ya totalmente bajo el poder de su amado, viril y apuesto rubiecito… Sus recuerdos poco a poco recobraban fuerza en sus corazones, pero bajo una versión distorsionada derivada de la poderosa influencia que el meticuloso condicionamiento que Naruto había ejercido sobre ellas.

Para Kushina, su visión de la relación que tuvo con Minato Namikaze se volvió un aprendizaje para que en el momento en que su adorado hijo-amo llegara a su vida pudiera entregarse totalmente a él. Estaba agradecida por los momentos que vivieron juntos y realmente lo quiso, pero siempre fue en segundo término, ya que la devoción y el amor que le tenía a Naruto simplemente era avasallador comparado con todo eso… Lo quería y estaba agradecida con él por haberle dado la oportunidad de concebir a su poderoso, sexy precioso hijo-amo.

Para Konan, la perspectiva que tenía en cuanto al lazo que compartió con Yahiko de Ame, estuvo enfocada a una idealización del amor y el cómo tenía que vivirlo una vez que se encontrara con su venerado hijo-amo. La peliazul originalmente se sentía dolida de que el hombre de cabello naranja jamás la hiciera suya, pero ahora estaba realmente agradecida con ello porque así podía darle su cuerpo inmaculado al Uzumaki… Así, podía hacerle la mayor de las entregas a su amado, atractivo y caliente hijo-amo, dándole hasta el último rincón de su virginal cuerpo…

Por un largo tiempo, el Arma Definitiva no incrementó el número de sirvientas bajo su poder, ya que él mismo se sentía rebasado por las emociones que despertaban en él al tener a tantas y tan exquisitas hembras a su disposición y si bien podían controlarse, tenía que esperar un poco más para que sus esfuerzos valieran la pena cuando comenzara por fin con la ansiada reconstrucción de los Uzumaki…

Por otra parte, en Konoha no tenían ni la menor idea de lo que estaba gestando en sus propias entrañas y justo bajo sus narices. Preocupados por otras cosas como el Ninja Renegado Orochimaru y los problemas en sus fronteras, el Alto Mando con la obvia excepción de Koharu, no podía siquiera imaginar la amenaza que crecía en las entrañas de la aldea.

Y entre todos esos menesteres, pasaron 6 años…



Notas

Bien, acabé otro capítulo con cierta prontitud (ando ‘on fire’ XD). Hinata y Mikoto ya están en las garras de Naruto y como se ha visto, Kushina y Konan no tendrán un papel importante solamente como las mejores asistentes de su hijo-amo, sino también como se vio en este capítulo, serán las dominatrix del clan cuando Naruto no esté disponible o solamente por el gusto de serlo.

En cuanto a las mamás del rubio, pues el asunto de primero desvincularlas de sus recuerdos para condicionarlas y dominarlas, era la primera fase de su reconstrucción, para luego volver a encariñarlas con sus memorias y así, con la forma de ser original mezclada con la actual, corromperlas completamente para que sean las perfectas asistentes del Arma Definitiva. Es una de las exclusividades que sólo ellas tendrán, ya que si bien podría suceder lo mismos con otras esclavas, Kushina y Konan siempre tendrán prioridad y he mostrado un poco de esto también con Tsunade y Chouchou.

Un tema importante sobre el harem: va a haber chicas privilegiadas sobre otras en el sentido de que me enfocaré más a ellas, pero debido a las condiciones particulares presentadas en este fic, no va a ser el típico harem del Naruto Dark que fuera de desquitarse del maltrato que sufre al comienzo del fic, es cortés, enamora con cursilerías y detallitos a las integrantes del harem y demás… Eso aquí no va a pasar. Aquí Naruto es siniestro en toda la expresión de la palabra. Escribo esto último por algo que detallo en la nota más reciente de mi perfil. Aviso también que habrá cierta abundancia de Yuri como ya se ha mostrado previamente.

Se notan también los diversos roles que tienen las esclavas, ya que a pesar de la connotación sexual que hay, también tienen una importancia en el plan del rubio para el renacimiento del Clan Uzumaki. Tsunade y Koharu son las mejores muestras de esto.

En el asunto de Boruto, yo no engañé a nadie sobre la suerte de ese miserable, lo advertí y no voy a cambiar la línea (además putearlo es muy divertido XD).

Y finalmente, he dado un salto temporal para acelerar un poco las cosas, porque si bien en un comienzo dije que la extrema juventud del chico era un factor que jugaba a favor para el comienzo de su plan, también es necesario avanzar para llegar a otros elementos del fic, como las guerras, más conspiraciones y sobre todo… ¡Más esclavas!

El harem va a ser grande debido a las necesidades de la trama y lo advierto desde ahora, si bien tendrá bastante sexo el rubio, tendrá a sus chicas predilectas y otras con las que copulará esporádicamente por decir algo y algunas obviamente serán dejadas de lado, aunque no olvidadas totalmente… Es lo bueno de que siendo una mente maligna, el rubio Uzumaki no tiene que preocuparse de cortejar y enamorar, una vez que las tiene, las tiene. ;)

Bueno, creo que con eso termino las notas del capítulo.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Alex-Flyppy-1993
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia
Avatar de Usuario


Mensajes: 14
Registrado: Mar Ago 23, 2016 1:47 am
x 1
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 4-5-6) 20-3-17

Mensaje #19 por Alex-Flyppy-1993 » Mié Mar 22, 2017 1:28 am

Este ultimo capitulo estuvo como siempre muy entretenido, y lleno de muchas cosas nuevas. Se vio q los amigos mas allegados de Mikoto Uchiha han sufrido en verdad por la muerte de esta (Algo de lo q solo son conscientes Kushina/Konana y las demás mujeres del Uzumaki) se vio q Sarada esta en verdad triste por la perdida de su tía Mikoto, mas aun ha logrado sobrellevar la perdida gracias a sus amigas ChouChou y Himawari.

Como sospechaba, Hinata en verdad se ha visto en la necesidad de trabajar como "Empleada de Servicio" en algunos hogares para poder subsistir, y de paso consentir a sus hijos (En especial al mal agradecido de Boruto) y esta tuvo la ayuda de sus Amigos/Compañeros Shinobi en tratar de ayudarla ha salir adelante dándole dicho trabajo. Aunque es bueno ver q Boruto en verdad quedo dolido por lo q su madre le hizo en no consentirlo con su comida favorita y darle de comer Ramen, la comida q mas detesta, mas aun el desplante q recibió de Himawari al no querer prestarle atención a sus berrinches

ChouChou poco a poco va ayudando a su "Futuro Novio" en conseguir mas mujeres para su vida, tanto asi q ya trabajo en sus 2 mejores amigas Sarada y Himawari. Aunque es bueno el ver q estas 2 ultimas se unieron y defendieron a Naruto debido al busca-pleitos de Boruto por querer desquitarse con él estando mal herido, y fue arrastrado por la hermosa Sensei Kurenai hacia la rectoria por dicho problema.

EL "Trabajo" de Hinata en la casa Uzumaki, vaya q es bastante "Entretenido" para esta y para las 2 mujeres principales, ya q están disfrutando de Adiestrar a las 2 mujeres con Doujutsu para q sean las mujeres mas Candentes y Atrevidas para cuando su Hijo-Amo las tome a todas ellas como sus Mujeres/Esposas/Concubinas.

El severendo Golpe q Hinata le dio a Boruto, mas aun las Nalgadas q esta le dio con su mano estando reforzada con Chakra... Jajaja eso fue genial, poco a poco, Hinata al fin se va haciendo respetar de su hijo (Algo agresiva, pero no importa) y toma su rol como una madre q se preocupa por el bienestar de sus hijos, tanto q decide "Disculparse" con las madres de Naruto por dicho incidente, aunque su premio fue estar con su Amo y ser felicitada por ser muy Obediente, aunque me gustaría q la relación de Madre-Hija entre Hinata/Himawari no se termine, ni se vea q solo se hablan por el simple hecho de ser las Amantes de Naruto, q haya mas acercamiento entre ambas y Boruto se siente excluido y abandonado (Una excelente forma de torturarlo)

Poco a poco, el transcurso del tiempo paso, y 6 años se fueron volando. En ese tiempo cada mujer del Uzumaki se desempeño en sus respectivas labores dadas por su Amo, y han desarrollado muchas cosas para el beneficio del Resurgimiento del Clan Uzumaki, mas aun el q Shizune fuese la encargada de dicha labor fuera de Konoha, y Tsunade dentro de ella, tanto así q Naruto le dio vía-libre a la Senju para q esta hiciera algo q beneficie a su futura Familia.

Esperemos ahora, si Naruto ira a tomar a las madres de sus "Compañeros" de la Academia como futuras Concubinas/Amantes/Aliadas, y ver los logros de Shizune en su misión, y si de pronto esta tiene algún listado de Candidatas Poderosas q serian de mucha ayuda al vivir en una Aldea Ninja, q serviría como Espía y Amante.

Suerte y Ja-Ne.
0 x

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulos 4, 5 y 6) 20-3-17

Mensaje #20 por steelfire404 » Dom Mar 26, 2017 8:53 am

Alex-Flyppy-1993 escribió:Este ultimo capitulo estuvo como siempre muy entretenido, y lleno de muchas cosas nuevas. Se vio q los amigos mas allegados de Mikoto Uchiha han sufrido en verdad por la muerte de esta (Algo de lo q solo son conscientes Kushina/Konana y las demás mujeres del Uzumaki) se vio q Sarada esta en verdad triste por la perdida de su tía Mikoto, mas aun ha logrado sobrellevar la perdida gracias a sus amigas ChouChou y Himawari.

Como sospechaba, Hinata en verdad se ha visto en la necesidad de trabajar como "Empleada de Servicio" en algunos hogares para poder subsistir, y de paso consentir a sus hijos (En especial al mal agradecido de Boruto) y esta tuvo la ayuda de sus Amigos/Compañeros Shinobi en tratar de ayudarla ha salir adelante dándole dicho trabajo. Aunque es bueno ver q Boruto en verdad quedo dolido por lo q su madre le hizo en no consentirlo con su comida favorita y darle de comer Ramen, la comida q mas detesta, mas aun el desplante q recibió de Himawari al no querer prestarle atención a sus berrinches

ChouChou poco a poco va ayudando a su "Futuro Novio" en conseguir mas mujeres para su vida, tanto asi q ya trabajo en sus 2 mejores amigas Sarada y Himawari. Aunque es bueno el ver q estas 2 ultimas se unieron y defendieron a Naruto debido al busca-pleitos de Boruto por querer desquitarse con él estando mal herido, y fue arrastrado por la hermosa Sensei Kurenai hacia la rectoria por dicho problema.

EL "Trabajo" de Hinata en la casa Uzumaki, vaya q es bastante "Entretenido" para esta y para las 2 mujeres principales, ya q están disfrutando de Adiestrar a las 2 mujeres con Doujutsu para q sean las mujeres mas Candentes y Atrevidas para cuando su Hijo-Amo las tome a todas ellas como sus Mujeres/Esposas/Concubinas.

El severendo Golpe q Hinata le dio a Boruto, mas aun las Nalgadas q esta le dio con su mano estando reforzada con Chakra... Jajaja eso fue genial, poco a poco, Hinata al fin se va haciendo respetar de su hijo (Algo agresiva, pero no importa) y toma su rol como una madre q se preocupa por el bienestar de sus hijos, tanto q decide "Disculparse" con las madres de Naruto por dicho incidente, aunque su premio fue estar con su Amo y ser felicitada por ser muy Obediente, aunque me gustaría q la relación de Madre-Hija entre Hinata/Himawari no se termine, ni se vea q solo se hablan por el simple hecho de ser las Amantes de Naruto, q haya mas acercamiento entre ambas y Boruto se siente excluido y abandonado (Una excelente forma de torturarlo)

Poco a poco, el transcurso del tiempo paso, y 6 años se fueron volando. En ese tiempo cada mujer del Uzumaki se desempeño en sus respectivas labores dadas por su Amo, y han desarrollado muchas cosas para el beneficio del Resurgimiento del Clan Uzumaki, mas aun el q Shizune fuese la encargada de dicha labor fuera de Konoha, y Tsunade dentro de ella, tanto así q Naruto le dio vía-libre a la Senju para q esta hiciera algo q beneficie a su futura Familia.

Esperemos ahora, si Naruto ira a tomar a las madres de sus "Compañeros" de la Academia como futuras Concubinas/Amantes/Aliadas, y ver los logros de Shizune en su misión, y si de pronto esta tiene algún listado de Candidatas Poderosas q serian de mucha ayuda al vivir en una Aldea Ninja, q serviría como Espía y Amante.

Suerte y Ja-Ne.


Así es, Mikoto era muy querida por sus compañeros de generación y su supuesta muerte le pegó a todos los que desconocen la verdad.

Hinata siempre será blanco de hombres y mujeres por su belleza, pero pues ya es exclusiva para los y las Uzumaki. Ella y Himawari serán las puntas de lanza de Naruto contra él, además de sacar a flote su verdadero sentir y que reprimían por el inmerecido amor que le tenían al rubio Hyuga.

Ciertamente, Hinata puede decirse que tendrá un papel importante en la historia junto a su pequeña por el asunto Boruto y también porque son de mis personajes favoritos, además de que esa firmeza que irá adquiriendo se hará más notoria cuando sea el momento de los combates.

Si bien Chouchou está siendo influenciada por su novio, también tiene su agenda personal contra el rubio Hyuga, pero la gordita también brillará durante el transcurso de la historia.

Finalmente pasó el inevitable time skip, donde cada una de las esclavas se dedicó a obrar lo mejor posible en sus respectivos objetivos y también porque era necesario para la historia, ya que no falta mucho para que el clan Uzumaki continúe su expansión y en el futuro, termine con los prepaativos para comenzar su ofensiva.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1087
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 13
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulos 4, 5 y 6) 20-3-17

Mensaje #21 por Rock-kun » Dom Mar 26, 2017 4:58 pm

steelfire404 escribió:
Alex-Flyppy-1993 escribió:Hinata siempre será blanco de hombres y mujeres por su belleza, pero pues ya es exclusiva para los y las Uzumaki. Ella y Himawari serán las puntas de lanza de Naruto contra él, además de sacar a flote su verdadero sentir y que reprimían por el inmerecido amor que le tenían al rubio Hyuga.


Eso quiere decir que ellas también le jugarán en contra a Narutin en el futuro. Veremos si en algún momento ellas terminan traicionando a Naruto y lo fastidien donde más le duele.
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulos 4, 5 y 6) 20-3-17

Mensaje #22 por steelfire404 » Dom Mar 26, 2017 8:35 pm

Rock-kun escribió:
steelfire404 escribió:
Alex-Flyppy-1993 escribió:Hinata siempre será blanco de hombres y mujeres por su belleza, pero pues ya es exclusiva para los y las Uzumaki. Ella y Himawari serán las puntas de lanza de Naruto contra él, además de sacar a flote su verdadero sentir y que reprimían por el inmerecido amor que le tenían al rubio Hyuga.


Eso quiere decir que ellas también le jugarán en contra a Narutin en el futuro. Veremos si en algún momento ellas terminan traicionando a Naruto y lo fastidien donde más le duele.


No, quiere decir que se van a ir contra Boruto sin misericordia.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1087
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 13
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulos 4, 5 y 6) 20-3-17

Mensaje #23 por Rock-kun » Dom Mar 26, 2017 10:59 pm

Ha era contra Boruto, veremos en qué más daño le pueden hacer al rubiales. Después de todo el animé llegó a su fin y en el omake final Naruto le pasa la "llama Olímpica" a su hijo para que siga el legado de los ninjas. :risita:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 7) 27-3-17

Mensaje #24 por steelfire404 » Mar Mar 28, 2017 3:17 am

Aquí en NU, el fanfic está al corriente por fin. Aquí dejo el nuevo capítulo:

Capítulo 7: Preparativos en las sombras | +
Uzumaki’s Strongest Weapon



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.

“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”




Capítulo 7: Preparativos en las sombras.



Kushina y Konan, cruzadas de brazos, miraban atentas el combate de práctica que sostenían sus hijos-amos…

Ambas vestían trajes entallados de spandex negro que prácticamente cubrían todo su cuerpo del cuello hacia abajo, dejando solamente libres sus manos y sus pies. Los últimos estaban recubiertos por unas botas Ninja negras de un tacón de 15 cm que les llegaban apenas debajo de las rodillas y su cuello se encontraba adornado con aquél collar metálico que su adorado rubio les había puesto desde el día que se había apoderado de ellas. Sus cuerpos de altura compartida, 1.68 m, más lo de su calzado, dejaban ver vientres marcados y músculos femeninamente definidos así como moldeadas piernas, con medidas iguales de firmes nalgas 93, estrechas cinturas 60 y prominentes senos 93 levantados sin necesidad de sostén, eran sumamente visibles por lo entallado de la vestimenta…

A sus 34 años, estaban en la plenitud de su belleza, pero a pesar de su erótica apariencia, las dos se mantenían impasibles, mirando detenidamente el desarrollo de la práctica entre sus amos, la cual se desarrollaba en la recién terminada Arena de Batalla.

Era una construcción cuyo suelo estaba compuesto de losetas finamente pulidas y perfecta forma cuadrada cuyo código de colores formaba un mosaico del espiral símbolo del clan en rojo, delineado de negro y con fondo blanco. La arena estaba rodeada de unas gradas curvas de varias filas de extensión ordenadas en forma ascendente, cuyo techo se encontraba por lo menos a veinte metros del suelo, mismas dimensiones que tenía en cada lado…

Naruto Alpha miraba detenidamente a su contraparte, con su mano derecha delante de su rostro y la palma hacia arriba, de la cual emergía una estaca de hueso formada por el Shikotsumyaku. Naruto Omega observaba fijamente a su otra mitad, mostrando su brazo izquierdo transformado por la Senninka, el cual tenía una coloración ennegrecida y una piel escamosa que le había conferido una textura pétrea como la piel de un caimán y de sus dedos habían emergido afiladas garras. Los dos vestían únicamente pantalones negros con botas cortas del mismo color debido a que la parte superior de sus atuendos yacía hecha pedazos en el suelo debido a la intensidad de su práctica.

Ya con 12 años, los rubios medían 1.54 cm y su habilidad fácilmente superaba a algunos Jounin de la aldea. Si a eso se le sumaba que los Naruto poseían seis de los más poderosos Kekkei Genkai y las capacidades físicas con las que había sido desarrollado el original durante el Proyecto Espiral, tenían un potencial extraordinario. El combate entre los rubios había sido fiero, ya que los cuerpos de ambos estaban marcados con quemaduras, ligeros cortes repartidos a lo largo de toda su anatomía y presentaban moretones aleatoriamente distribuidos por todo su cuerpo.

- Esto ha sido muy entretenido…- Alpha sonrió suavemente
- Lo sé, éste es un gran método de entrenamiento…- Omega correspondió el gesto de la misma forma.

Los Kage Bunshin y los Onmyou Bunshin tenían la capacidad de transmitirle el conocimiento que obtenían a sus creadores cuando se disipaban…

Pero las dos entidades resultado de la técnica ritual Bunkatsu Touchi, iban un paso más allá: el intercambio de información a cortas distancias era en tiempo real e instantáneo, lo que permitía en un combate de ese tipo que los puntos débiles o descuidos que uno de los rubios detectara para atacar a su oponente fuera sabido por el otro Naruto, que asimilaba el conocimiento para no volver a descuidarse o tomar las medidas pertinentes.

Gracias a ello, su Taijutsu y su Kenjutsu habían mejorado enormemente en relativamente poco tiempo, terminando de pulir, estilizar y perfeccionar los estilos Uzumaki que tenían programados en sus genes. Igual pasaba con el Ninjutsu y el Fuinjutsu, por lo que rápidamente avanzaban en su entrenamiento y Jutsu que normalmente les tomaría años dominar, eran aprendidos en cuestión de meses.

En cuanto a su rendimiento físico, los Naruto se prepararon durante años a la par de sus esclavas, tonificando sus cuerpos y alcanzando capacidades que les permitían utilizar los Jutsu y habilidades que iban aprendiendo y desarrollando con el tiempo, obteniendo cuerpos bien trabajados pero no excesivamente robustos que despertaban las tentaciones y deseos más oscuros de sus fieles hembras…

Sus madres estaban atentas al combate, ya que habían sido comisionadas por sus dueños para tal labor. Observaban a detalles el avance que habían logrado los dos Uzumaki en todos esos años de entrenamiento, en los cuales se iban familiarizando más y más con el control de sus seis poderes. Cuando el entrenamiento terminara, les harían las observaciones pertinentes.

Kushina los había instruido en el manejo del poderoso Kinton. Mikoto obviamente se encargó de enseñarles lo poco que les faltaba por saber de su Sharingan. Tsunade reactivó el Mokuton existente en su sangre para dominarlo e instruir a sus amos a que llegaran más allá en su control y Hinata se encargó de mostrarles una que otra cosa que les faltaba dominar del Byakugan…

Sin embargo, carecían de alguien que lo instruyera en los conocimientos sobre el Shikotsumyaku, ya que su origen, el Clan Kaguya, había sido exterminado tiempo atrás y en cuanto a los dueños del Senninka, se desconocía incluso el clan del que provenía, así que fuera de la reconstrucción de sus tejidos y convertir partes de su cuerpo en armas, no tenían más conocimiento de cómo podrían utilizarse ambas habilidades…

Por lo tanto, tenían que aprender empíricamente.

- ¡Soukotsu (Lanza de Hueso)…!- Exclamó Alpha, agitando su brazo derecho para liberar el arma de hueso de su mano a manera de proyectil
- ¡Nikudan (Bala de Carne)…!- Replicó Omega, apuntando hacia su oponente con la palma su mano izquierda disparando una esfera formada de ese extraño tejido.

Los dos miraban expectantes el inminente choque de sus ataques… Seguramente el hueso perforaría esa extraña carne y Omega tendría que esquivar el proyectil, lo que le daría un momento de ventaja a Alpha para lanzar un segundo ataque, con lo que posiblemente obtendría la victoria en esa práctica…

Sin embargo, lo que pasó segundos después sorprendió a todos los presentes.

Cuando el hueso y la carne hicieron contacto en el aire, comenzaron a asimilarse lentamente, siendo el tejido óseo devorado por el tejido oscuro, que terminó de ennegrecerse completamente al tiempo que adquiría una consistencia líquida y altamente viscosa similar a la brea, cayendo al suelo a una distancia equivalente entre los patriarcas Uzumaki unos segundos después. Desconcertados, los dos rubios interrumpieron la práctica para acercarse a esa extraña materia oscura resultante del choque de sus ataques. La pelirroja y la peliazul también se acercaron curiosas a ver qué había sucedido. Los cuatro ahogaron expresiones de sorpresa al notar que esa extraña sustancia se movía sutilmente, como un plástico semi-derretido que no terminaba por extenderse en todas direcciones.

- ¿Qué demonios es eso?- Murmuró desconcertado el rubio marcado de su mano izquierda
- Es una buena pregunta- Replicó extrañado el ojiazul con cicatriz en la mano derecha
- Deberíamos enviarle esa cosa a Tsunade para que la estudie- Sugirió Kushina, mirando detenidamente esa cosa
- Tienes razón- Konan se acuclilló para mirar mejor la extraña sustancia -Se ve que este material no es ordinario, además… Parece tener vida-
- ¿Vida?- Los Naruto replicaron a coro mientras que la peliazul tocó suavemente esa extraña y desconcertante cosa
- Tsunade nos lo podrá decir mejor, pero en un principio...- La mujer de ojos ámbar miró expectante a sus amos -Esta sustancia está imbuido de su Chakra-
- Ya veo…- La pelirroja se acercó también a revisar la sustancia -Ciertamente, se siente algo familiar en esta cosa…-
- Lo mejor será llevarlo con la abuela-esclava para entenderlo mejor…- Concluyó Omega.



La aldea de Kumo se encontraba en una zona montañosa y escarpada, en la que la gente había podido literalmente esculpir sus viviendas en la roca para aprovechar el espacio, ya que las áreas planas para construcciones convencionales eran escasas… Era un lugar bastante bien ubicado en el sentido militar y en tres Guerras Ninja jamás había sido invadido debido a lo dificultoso que resultaba ingresar a ella sin conocer el área.

Un edificio con forma esférica y fachada de cristal dominaba el paisaje, el cual era la sede central desde donde el líder de la aldea, el Raikage, dirigía Kumo con mano de hierro. Era un hombre de piel oscura y marcada musculatura con casi dos metros de altura, de cabello rubio cenizo rozando el tono blanco y tenía una barba puntiaguda, además de un peculiar bigote escaso solamente presente sobre las comisuras de su boca. Utilizaba un pantalón negro con botas Ninja del mismo color con protecciones blancas, sostenido por un cinturón dorado bastante ancho y su capa de Kage abierta para mostrar sus enormes músculos, como vestimenta. Se encontraba de pie, mirando hacia el horizonte nuboso.

- Próximamente tendremos la reunión en Konoha para negociar una posible alianza…- El moreno entrecerró los ojos
- Lo sé… A-

A, el Yondaime Raikage, se encontraba abrazando posesivamente del cuello a una bella mujer de piel morena ligeramente más oscura que la del líder de Kumo. De largo cabello morado atado en una coleta alta que le llegaba casi a la cintura y unos exóticos ojos ámbar, aquella mujer vestía un traje negro ceñido a su cuerpo el cual complementaba con una Yukata de mangas cortas ajustada de color naranja y usaba botas Ninja de color blanco casi a las rodillas así como protecciones en los brazos. El contraste entre alturas era sumamente marcado, ya que la bella Kunoichi apenas tenía 1.56 m de estatura. La fémina vestía un traje Ninja ajustado de color negro que cubría casi todo su cuerpo excepto las manos y del cuello hacia arriba, botas Ninja de color blanco un poco debajo de las rodillas y una Yukata naranja de manga estrecha a los codos.

- Y quiero que tú seas la embajadora de aquella comitiva, gatita…- El imponente hombre apretó a esa bella fémina contra su cuerpo
- Veo que tienes ganas…- Murmuró la mujer, sonriendo de forma sugestiva -Pero no… Si quieres que vaya a Konoha, debo empezar los preparativos desde ahora y estar lista para cuando sea el momento…- Replicó la mujer, soltándose sutilmente
- Muy bien- El líder de Kumo sonrió suavemente, dejando ir a su hembra, quien se dio media vuelta -Yoruichi…- A adoptó una expresión seria mientras la bella morena quedó frente a frente con él -Recuerda que el verdadero objetivo es que aproveches la oportunidad de que tendremos acceso a Konoha para infiltrarte y secuestrar a la hija del viejo Hiashi Hyuga…-
- Lo sé, se supone que la chiquilla ahora tiene unos 7 años- La morena de exóticos rasgos endureció la mirada -Y es vital que Kumo consiga el Byakugan para aumentar nuestro poderío militar y no hay candidata mejor que esa niña, la cual según nuestro informante del Bonke, nació con el Byakugan más puro que se haya visto en décadas…-
- Así es…- Asintió A con firmeza -Tenemos que apoderarnos de esa niña para obtener el Byakugan-
- Confía en mí- Yoruichi suavizó la mirada -Por el honor del clan Shihouin, juro que esa chiquilla ya es nuestra…-
- D-Disculpe, Raikage-sama…-

Los dos morenos voltearon a la entrada de la oficina con expresión seria para ver a una timorata mujer de lacio cabello negro a los hombros y contrastante piel clara en relación a ellos, ataviado con el chaleco blanco de un tirante, propio del uniforme Ninja oficial de la aldea sobre un vestido negro y largo que le cubría los brazos hasta las manos y llegaba hasta sus tobillos… Inmediatamente reconocieron a la nueva secretaría que trabajaba con ellos desde que Mabui, la anterior, se había retirado poco más de una semana atrás para tener una vida como civil.

- ¿Qué sucede, Shizuka?- Cuestionó serio el rubio
- Recién ha llegado la respuesta por parte de Konoha en relación a la reunión que se había pactado con anterioridad- La mujer le extendió un documento a su líder, quien lo tomó inmediatamente y comenzó a leerlo con detenimiento ante la mirada expectante de las dos mujeres -Entiendo- Volteó a ver a su amante -Yoruichi, se acerca el momento…-
- Bien- Asintió seria la mujer de cabello morado
- Shizuka- La mujer volteó seria hacia su líder
- ¿Qué sucede, Raikage-sama?- Preguntó expectante la mujer
- Es hora de comenzar la planeación para el secuestro de Hanabi Hyuga, ayuda a Yoruichi con todo lo que te pida- Declaró firme el gobernante de Kumo
- Como usted diga- La secretaria asintió y tras hacer una reverencia, se retiró de la oficina
- Bueno, entonces llegó la hora de comenzar a prepararme- La bella morena sonrió suavemente
- ¿Y no podemos despedirnos…?- Cuestionó insinuante A
- Lo siento, querido…- La mujer se acercó a su hombre y se estiró para tomarle la mejilla izquierda con la mano derecha suavemente -Pero mi hombre quiere un Byakugan y tengo que prepararme a detalle para cumplirle el caprichito y que me premie cuando se lo traiga…- Susurró en tono sugerente
- Esperaré ansioso…- Replicó quedamente el moreno, mirando embobado a su hermosa amante.

Yoruichi dejó la habitación con un sexy contoneo de cadera a sabiendas de que A se la estaba comiendo con la mirada. Eran una pareja muy unida a pesar de que él con sus 43 años y ella con 26, se llevaban más de una década de edad. A espaldas de Yoruichi se hablaba que la Kunoichi de los Shihouin sólo había seducido al Raikage para ganar privilegios políticos y económicos para su clan…

A sabía que eso no era cierto, ya que la chica había rechazado todos esos regalos que él insistió en hacerle por mucho tiempo… Simplemente los unía la compatibilidad y el deseo de hacer grande a su aldea, por lo que era la persona en la que más confiaba ya el su fanatismo por la expansión de Kumo sólo era superado por el de ella. No podía confiarle una misión tan delicada e importante a otra persona, ya que si cualquier cosa salía mal, sólo esa maravillosa mujer tendría las agallas para evitar ser capturada con vida por el bien de Kumo, así tuviera que suicidarse…

La amaba con locura, como jamás había amado a alguna otra mujer. Por eso no pudo evitar sentirse angustiado cuando se dio cuenta de que era la única apta debido a sus capacidades para realizar esa misión tan potencialmente riesgosa…

Sin embargo, creía que siendo una de las mejores Kunoichi de su aldea, saldría avante y lograría el objetivo sin problemas.



- ¿Y bien…?-

Habían pasado un par de días y los Naruto acompañados de sus madres miraban expectantes las diversas pruebas que realizaba la rubia esclava ataviada con el mismo vestuario que las mamás-esclavas. Lo que hizo fue revisar una muestra de esa materia oscura en un microscopio sumamente moderno que había sustraído clandestinamente del hospital de la aldea…

Tsunade analizaba a través del lente y no pudo evitar sorprenderse cuando vio a las moléculas oscuras que formaban esa cosa cambiar de forma con facilidad, manteniéndose unidas.

Entonces, para expectación de los otros observadores, la Sannin moldeó un poco de Chakra en su dedo índice derecho y luego lo acercó al gran trozo de la desconcertante materia oscura que estaba dentro de un ancho vaso de cristal. Todos miraron sorprendidos cómo esa cosa parecía asimilar el Chakra de la rubia y comenzaba a tomar la misma forma del apéndice de la Sannin como si fuera una cubierta de látex.

- Bueno…- Tsunade volteó a ver a sus amos y amas -Esta sustancia es una mezcla un tanto extraña de materia orgánica e inorgánica y está formado de unidades fundamentales que prácticamente actúan como células con una mente sumamente rudimentaria, por definirlo de alguna manera…-
- ¿Entonces esa cosa tiene vida?- Cuestionó serio Omega
- Podría decirse, aunque en realidad está al límite de lo vivo y lo no vivo, porque éstas células reaccionan al Chakra como acaban de ver… Aunque estoy siendo flexible en cuanto al uso del término ‘célula’- Al terminar de hablar, la sustancia concluyó su transformación, emulando el dedo de un guante quirúrgico, sólo que en color negro -¿Ven? Podría decirse que es una materia oscura que vive del Chakra de su anfitrión, como una especie de simbionte tras adherirse a la piel… Además, tiene la capacidad de cambiar su coloración y textura según las necesidades del huésped en base a sus pensamientos, como si tuvieran un receptor integrado que interpreta los pensamientos del huésped con esa ‘mente’ primitiva-
- ¿Y qué puede ofrecer en esa relación de interdependencia?- Cuestionó Alpha con creciente interés
- Si bien tiene propiedades orgánicas, básicamente sería una especie de zombi inorgánico con la capacidad de adoptar diversas formas y sus alcances están limitados por la cantidad misma de la sustancia- Respondió seria la voluptuosa mujer -Y por las pruebas previas que he realizado, esta materia oscura es capaz de ocultar el flujo de Chakra del anfitrión mientras devora el exceso natural que nadie por sí mismo es capaz de evitar emitir, así, el anfitrión se volvería indetectable para los Ninja Sensores que basan sus habilidades en detectar ese Chakra residual, sin mencionar el hecho de que tiene propiedades aislantes que ocultan la temperatura corporal…-
- Vaya, eso sí podría ser útil…- Murmuró la pelirroja
- Eso aumentaría exponencialmente las posibilidades de una emboscada exitosa- Agregó pensativa la peliazul
- Utilizado como material para ropa, tendríamos una gran ventaja militar ya que además de lo que mencioné antes, tiene más resistencia que la tela Ninja utilizada para fabricar los uniformes oficiales y debido a su capacidad para cambiar de forma, puede convertirse en prácticamente cualquier prenda, pero hay algo interesante…- Agregó la espectacular integrante del Clan Senju
- ¿Qué sucede?- Preguntó el Naruto marcado de la mano derecha
- Pues… Debido a su origen, esta extraña sustancia tiene una firma de Chakra idéntica a la de ustedes, mis amos- Contestó seria la escultural rubia -Por lo que ustedes tienen influencia sobre ella sin importar que esté unida a un huésped o no… Es como si fuera su propia piel, la cual puede controlar con sus ondas cerebrales ya que estas células recibirán y obedecerán sus órdenes incluso si ustedes no son los anfitriones del objetivo-

Los dos Uzumaki mostraban notorias erecciones en sus pantalones….

Con el tiempo, los rubios le tomaron bastante gusto a controlar a sus hermosas esclavas y realmente había llegado el punto que en solamente tenían que moldear a detalle las mentes de las hembras, puestos que ya estaban totalmente sometidas a sus deseos y buscaban nuevas formas de profundizar y detallar ese control… Ese inesperado accidente, al parecer les había ofrecido una nueva opción para ello.

- Muy bien, abuela-esclava, quítate la ropa- Dijeron los Naruto a coro tras unir sus pensamientos con aquél extraño vínculo que tenían
- Con digan, mis dueños…-

La mujer se puso de pie y al instante se despojó de su ropa, bajando el cierre frontal de su fetichista traje con sexualidad y suave movimiento de su cuerpo, deseando deleitar a sus amos y amas con la vista. Los Uzumaki miraban complacidos el espectáculo, más cuando la sensual abuela se acuclilló para quitarse sus botas lentamente una vez que su vestimenta había caído a sus pies, dejando ver sus tentadoramente torneadas piernas. Se levantó cuando terminó de cumplir la orden, posando sus manos en su delineada cintura.

- Listo, mis amos…- La mujer sonrió ansiosa, al sentir las miradas de sus dueños y sus señoras sobre su cuerpo -¿En qué más puedo servirles?-
- Ya lo verás…- Los patriarcas del clan voltearon a verse con perversas sonrisas
“Hace casi una semana que no dominamos a la puta de mi suegra…” Pensó con perversión la pelirroja
“Cuando nuestros amos terminen con esto, vamos a enseñarle nuevos trucos a esta zorra vieja…” La peliazul se pasó la lengua por los labios.

Mientras la bella Sannin se quedó de pie expectante, las dos madres de Naruto se voltearon a ver como adivinándose el pensamiento, sonriéndose cómplices. Ambas se entendían a la perfección, porque desde que Konan llegó a vivir a Konoha, Kushina prácticamente era su única amiga y Akashio, sintió desde el comienzo esa conexión única con Aoishio. Además, desde que su adorado hijo-amo se había apoderado de ellas, ese lazo no había hecho más que fortalecerse al punto de llegar a entenderse sin necesidad de palabras.

Por otro lado, los patriarcas Uzumaki miraban con regocijo a su fiel abuela-esclava mientras con su mente unificada, la analizaban a conciencia… Tenía el cuerpo de toda una puta en plenitud y lo mejor era que estaba totalmente sometida a sus designios. Podían hacerle literalmente lo que quisieran y ella lo aceptaría siempre, solamente preocupada por dejarlos satisfechos con su sumisión y docilidad.

Habían pensado durante el tiempo que duró el estudio de Tsunade sobre nuevas formas de satisfacer su futura vida sexual, porque ciertamente tener a todas esas mujeres sería un sueño para cualquiera. Pero tampoco se trataba de tener todo el tiempo poco más que preciosas muñecas de carne y hueso a su servicio, así que poco a poco les irían regresando sus personalidades originales… Corrompidas por su influencia para que siempre estuvieran bajo su poder y conservaran en buena medida su individualidad, justo como lo habían estado haciendo con sus amadas madres, el cual era un proceso largo y exhaustivo pero que bien valía la pena llevar a cabo.

- Bien, abuela-esclava…- Los rubios comenzaron a realizar una secuencia de sellos de mano -Vamos a premiarte por ser tan buena y obediente…-
- G-Gracias, nietos-amos…- Asintió la Ninja Médico, visiblemente excitada por el coro de sus amados dueños.

Cuando terminaron, los dos posaron sus manos delante de sus rostros y luego comenzando a caminar lentamente hacia la mujer…

Tsunade simplemente cerró los ojos y dejó llevar por las sensaciones una vez que sus dueños comenzaron a recorrer lentamente su cuerpo. La acariciaban lascivamente, recorriendo su tersa y rejuvenecida piel por aquellos baños herbales continuos. La mujer comenzó a gemir conforme ambos rubios, Alpha por delante y Omega por detrás, aumentaron la intensidad del magreo y se enfocaron en sus generosas tetas y aquél firme culo mientras la pobre mujer se excitaba más y más al sentir los miembros de sus nietos a través de las vestimentas.

Conforme las entusiastas manos recorrían la exuberante anatomía Senju, poco a poco iban cubriéndola con la materia oscura que surgía de sus palmas como agua en un arroyo y gradualmente tomaba la forma de un fetichista traje de látex igual a la ropa que se había quitado instantes antes.

- ¡Ah…!- Lanzó un alarido al cielo cuando el Uzumaki delante de ella pellizcó sus pezones con sonrisa maliciosa -¡Más, más mis amos…!- Inmóvil, se mordía los labios para sentir cómo sus nalgas eran apretadas con intensidad -¡Por favor, úsenme como quieran…!-

Los Naruto se acuclillaron para decepción de su abuela y poco a poco comenzaron a recorrerla centímetro a centímetro con sus manos, no dejando ni una sola parte sin tocar. La pobre Tsunade estaba ruborizada del rostro y sexys gotas de sudor comenzaron a bajar desde su frente, haciendo un camino por toda su piel mientras su nuevo vestuario estaba terminándose poco a poco. Finamente los rubios se detuvieron en la barbilla cuando toda la rubia estaba cubierta de la materia oscura del cuello para abajo y se alejaron un poco de ella…

Kushina y Konan se voltearon a ver y se sonrieron cómplices, para simplemente comenzar a desvestirse también.

La poderosa Sannin no pudo resistir de pie mucho tiempo, ya que la materia oscura conforme se moldeaba acorde a los deseos de sus amos, la hacía sentir como si aquellas manos siguieran sobre su piel. Incluso cuando esa cosa se concentró más en sus pies para tomar gradualmente la forma de unas botas de exagerado tacón y plataforma que le sumaban 15 centímetros a su estatura, las cuales terminaron un poco antes de sus piernas, terminó por arrodillarse sometida a esas sensaciones que la estremecían de los pies a la punta de sus cabellos. Antes de cerrar los ojos y abandonarse por completo a ese inigualable placer, pudo escuchar cómo sus señoras comenzaban a gemir conforme también eran ataviadas con esa ropa tan especial…



Hiashi Hyuga era el veterano y ciertamente fastidiado líder del Clan Hyuga. Originalmente él ya no debería ser la cabeza de su clan debido a que rebasaba los 62 años y si bien estaba en buenas condiciones físicas, ya sólo era una sombra del gran Shinobi que alguna vez había sido.

Pero… ¿Por qué seguía siendo el líder de su clan?

La respuesta era sencilla: sucesión…

Bastante tiempo atrás, tuvo a su hija Hinata. Y él amaba a esa niña. Si bien era distante emocionalmente con ella, la entrenó lo mejor que pudo con el fin de que ella se convirtiera en la siguiente cabeza de los Hyuga… Pero ocurrió lo que tuvo que ocurrir y muy a su pesar, las leyes en el clan eran claras en cuanto a tener descendencia fuera del matrimonio y lo que eso implicaba para la pérdida de la exclusividad de su preciado Doujutsu, por lo que se vio obligado a desterrarla con el fin de evitar que ella y sus hijos recibieran el Hyuga Souke no Juinjutsu (Técnica del Sello Maldito de la Familia Principal Hyuga), al tiempo que falseó los informes médicos de sus nietos para hacer parecer que el gen del preciado Byakugan era tan débil en ambos que jamás lo despertarían ni por asomo…

Ciertamente vigilaba a la distancia a su hija, aunque por ley estuviera obligado a no dirigirle la palabra jamás y terminantemente tuviera prohibido ayudarla. Nunca supo quién había sido el padre de sus nietos, pero supuso que si su retoño enfrentó valientemente el tener que lidiar con una vida difícil como madre soltera, seguramente amaba al padre de sus hijos, que posiblemente murió durante el ataque del Kyubi a la aldea porque había una cierta relación de fechas entre ese trágico acontecimiento y el posterior nacimiento de sus nietos…

Debido a todo eso, tuvo que mantenerse en el poder para que la línea de sucesión original se mantuviera… Su esposa, Hitomi Hyuga, siempre estuvo en desacuerdo con las leyes del clan y su distanciamiento de él, producto de dejar a su suerte a su adorada Hinata, se volvió muy marcado. Hiashi realmente estaba atado de manos y se sentía impotente al encima, tener que fingir desprecio por el fruto del amor con la mujer de su vida.

Estuvieron años distanciados, al punto de parecer dos extraños en la misma casa y estuvieron cerca de la separación. Sin embargo, eran tantos años de amor que simplemente no pudieron evitar buscarse cuando la soledad terminó por rebasarlos… Entonces decidieron seguir juntos y afrontar lo que pasara sin importar lo complicado que fuera.

Y lo que pasó fue realmente algo extraordinario…

A pesar de su avanzada edad, los dos todavía eran sexualmente activos debido a que se mantenían en excelentes condiciones físicas y sucedió un milagro realmente extraordinario: Hitomi Hyuga, a sus más de 52 años, había quedado embarazada…

Y parecía que una semilla de esperanza había nacido para los Hyuga.

La madre de Hinata era sumamente querida en el clan, porque al contrario de sus graníticos líderes, era una mujer realmente amable que hacía caso omiso de la separación entre las familias y a todos los trataba por igual. Souke (Familia Principal) y Bonke (Familia Secundaria) unieron esfuerzos sinceramente, como no se había visto en mucho tiempo, para que ese bebé llegara al mundo en las mejores condiciones, cuidando devotamente a la mujer con el objetivo claro de que su embarazo de alto riesgo llegara a buen término…

El objetivo se cumplió cabalmente y la pequeña Hanabi Hyuga nació saludable y sin problemas, para satisfacción total del clan del Byakugan. Era una bebé sumamente hermosa de cabello castaño, que tenía un cierto parecido a su padre y creció rodeada de lujos y el aprecio de todo su clan; además, según los ancianos, estaba destinada a la grandeza por su casi mesiánico nacimiento.

Su talento para el uso del Byakugan quedó demostrado cuando comenzó su entrenamiento con tan sólo cuatro años y un par de años después ya era capaz de derrotar a chicos que fácilmente le doblaban la edad. Aquella habilidad era atribuida a que realmente era un regalo del cielo y su talento era solamente equiparable a su belleza, siendo igual de hermosa que su hermana mayor a su edad…

Si bien las dos sabían que tenían una hermana, Hanabi y Hinata no habían podido siquiera conocerse en persona debido a las leyes Hyuga, que eran severas con el exilio y más tratándose de una heredera de la línea principal que había roto una de las más sagradas reglas en relación a mantener la pureza de su Kekkei Genkai. Y sin saberlo, las dos hermanas se querían bastante, ya que la curiosidad dio paso al cariño. La pequeña podía pasar muchas horas en el regazo de su madre, quien parecía haber rejuvenecido por lo menos 10 años con su nacimiento, escuchando las historias que le platicaba sobre la vida de su hermana mayor, a la que admiraba más y más, día a día, conforme sabía de su historia…

Por otro lado, Hinata adoraba a esa pequeña, ya que a pesar de lo restrictivo de las leyes de los Hyuga, Hitomi las había violado manteniendo un débil lazo con su hija a través de una carta que ambas se intercambiaban mensualmente para no perder el contacto. Por eso la hermana mayor conocía a la menor y estuvo enterada de su existencia en todo momento…

Y cuando el Arma Definitiva se enteró de todo al invadir la mente de la hermana mayor, no le impidió mantener esa conexión, más que nada porque si ese vínculo llegara a cortarse, Hitomi Hyuga podría sospechar del profundo cambio que había sufrido su hija mayor tras ser dominada y sometida por el Uzumaki, así que al menos a los ojos de la matriarca de los Hyuga, todo seguía normal como Hinata misma le decía mediante esas cartas.

Y era Hanabi Hyuga, esa niña casi regalada por el cielo a su clan, la que estaba en la mira de Yoruichi Shihouin…



Los chicos en la academia continuaban con su formación Ninja. La generación de Naruto pronto tuvo a nueve chicos destacados que parecían ser los candidatos principales a graduarse y a integrar los Equipos Genin cuando eso sucediera…

En cuanto a los chicos de rendimiento alto, en primer lugar, estaba Ino Yamanaka, una joven rubia que siendo hábil en todas las ramas Ninja, había destacado bastante y su promedio era el mejor de todos. Después, estaba Sarada en segundo lugar, ya que si bien era diestra en buena parte de las artes Shinobi, la chica Yamanaka dejaba ver un mayor potencial en los Hijutsu (Técnicas Secretas) de su clan. El tercer lugar era para Boruto, que debido a su turbio entorno familiar había bajado su rendimiento en relación a años anteriores.

Los chicos de rendimiento medio tenían a Shino Aburame en cuarto lugar general, un joven que era diestro en las habilidades de su clan aunque tenía falencias en otras áreas, como el Taijutsu. Luego seguía la entusiasta Chouchou, que dominaba de forma diestra los Hijutsu Akimichi y aunque tenía una capacidad aceptable en las demás áreas, era pésima para el Genjutsu. En sexto lugar se encontraba Himawari, que era buena en Taijutsu y tras haber despertado el Kekkei Genkai en su sangre, el Byakugan, tenía un potencial interesante que todavía no demostraba debido a que tenía que mantenerlo oculto hasta que se graduara para evitar las represalias del Clan Hyuga.

Por otro lado, entre los estudiantes de rendimiento bajo dentro de los posibles candidatos a graduarse el siguiente año, se encontraba el rubio Uzumaki en séptimo lugar general. A los ojos de la gente, tenía una gran capacidad en Genjutsu y se le daba bastante bien, pero apenas rebasaba lo mínimo que se requería en otras áreas para aprobarlas. El siguiente puesto era para Kiba, que era diestro en las artes de los Inuzuka, pero tenía que pulir y perfeccionar su estilo en buena medida. Finalmente estaba Shikamaru Nara, que era conocido por ser un holgazán y apenas hacer lo necesario para aprobar las diversas pruebas académicas…

- Bien chicos, el día de hoy vamos a repasar las lecciones previas sobre cómo disipar un Genjutsu…-

La mayoría de los estudiantes, principalmente los chicos, escuchaban atentos a la preciosa Kurenai-sensei, que iniciaba con un tema muy importante para la formación básica de los Ninja con ligera incomodidad, ya que podía sentir las miradas lascivas de sus estudiantes enfocadas en su anatomía. Era algo que le molestaba sobre impartir clases, ya que ella quería destacar para los chicos por medio de la enseñanza y no simplemente por ser la profesora con la que sus estudiantes, prácticamente hormonas con patas a esa edad, fantaseaban sexualmente.

Sin embargo, las chicas sí escuchaban con detenimiento el conocimiento que ella les brindaba entusiasta, así como el chico Uzumaki…

Naruto era un estudiante dedicado y al parecer bien portado, porque no había tenido problemas desde el incidente de años atrás evidente provocado por Boruto Hyuga. Si bien su querido Asuma le reiteraba que no tenía futuro en el Ninjutsu porque tenía problemas para enfocar su Chakra correctamente cuando se preparaba para utilizar Ninjutsu básico, para el Genjutsu había demostrado bastante potencial y le había tomado aprecio por la atención no pervertida que le ponía a sus palabras durante las clases. Además, con frecuencia se le acercaba para preguntarle sus dudas y mejorar en lo posible…

Simplemente era un amor como estudiante y le agarró cariño por su dedicación.

Por otro lado, Boruto no era para nada entusiasta y era bastante problemático, porque tendía a meterse con otros compañeros que intimidados, no se atrevían a acusarlo o hablar de lo que el rubio Hyuga les hacía cuando estaban delante de Iruka. Ella no tenía una buena opinión de él y creía que el chico necesitaba terapia, porque de unos años a la fecha era irritable y se molestaba con facilidad, pero su novio hablaba bien de él, porque era diestro con el Ninjutsu. Además, fuera de las miradas pervertidas descaradas que le dedicaba, no le prestaba atención alguna, pero no era malo con Genjutsu y por ende, no podía llamarle la atención…

Si de ella hubiera sido la decisión, jamás lo hubiese tomado como estudiante.

Y así pasaban las clases, con las futuras Kunoichi escuchando y aprendiendo, mas el añadido de las observaciones puntuales y generalmente correctas del rubio con marcas en las mejillas, que la hacían sentir bastante apreciada porque eran cosas que ella misma quería que sus alumnos cuestionaran para profundizarse en los temas y demostraran que realmente estaban entendiendo lo que les enseñaba. Aunque era cansino tener que soportar a Boruto preguntando cosas muy básicas sin que se molestara en ocultar esa mirada extraña que mezclaba rencor por lo que había pasado hace años con evidente perversión…



- ¿En serio? Pero si el chiquillo es una esponja para el Ninjutsu-
- Yo lo sé, pero realmente me molesta que no tome en serio la clase de Genjutsu, casi como si quisiera darme a entender que no es importante…-

La Yuuhi y el Sarutobi se encontraban en una de sus tantas citas en el entorno civil de la aldea, disfrutando un café humeante y un trozo de pastel. Durante sus encuentros en aquella cafetería casi no frecuentada por Ninja, comenzaban por coquetearse y alabarse por sus respectivos encantos. A la Kunoichi le encantaba a sobremanera que su novio la halagara por sus sentimientos amables hacia las personas y sus virtudes emocionales, mientras que ella se desvivía por halagarlo en torno a su gallarda y despreocupada personalidad…

Compañeros desde que eran estudiantes en la Academia Ninja, se conocían con la palma de la mano y por ende, Asuma sabía perfectamente que su novia si bien cuidaba bastante de su apariencia, valoraba más los sentimientos y por eso él se enfocaba en eso. Además, mientras no estuvieran casados, los encuentros físicos entre ambos se limitaban a castos besos en parte debido a que las relaciones sexuales previas al matrimonio eran mal vistas en todos los clanes de Konoha y salvo una que otra extraordinaria excepción, generalmente recibían castigo por el riesgo que representaba ese tipo de cosas para la seguridad de la información al interior de los clanes…

Y el clan Sarutobi tenía un alto estatus dentro de Konoha. Siendo el clan del que provenía el actual Hokage, Hiruzen Sarutobi, era uno de los fundadores de la aldea junto a los Uchiha, los Senju y los Shimura. Era sumamente respetado porque tras la gradual extinción de los Senju, tomó el relevo como el clan líder en la aldea, posición que se reforzó con la caída del Clan del Sharingan hasta ser el más prestigioso de los clanes sólo por debajo de los Hyuga.

Así que resultaba evidente la obligación de Asuma para mantenerse casto hasta unir su vida con su amada Kurenai en matrimonio…

Bueno, cuando tuviera el valor de proponérselo.

Para la Kunoichi experta en Genjutsu, esa particularidad de su novio resultaba demasiado conveniente a su visión del amor, ya que era una mujer enamorada perdidamente del romance. Su corazón se llenaba de dicha cuando era cortejada por su pareja con rosas, dulces elegidos a sus gustos y demás detalles románticos. Por eso amaba a su detallista pareja, además del plus que para ella significaba la falta de perversión de Asuma en relación a su cuerpo.

Acomplejada desde pequeña debido a que su belleza natural se manifestó como un crecimiento precoz en su anatomía, recibió la envidia de sus compañeras y también como era talentosa y dedicada, ascendió rápidamente tras su graduación, lo que provocó habladurías de las chicas frustradas de su generación tildándola de ofrecida, resbalosa e incluso la etiquetaron de trepadora, que simplemente ascendía seduciendo a quien se requiriera para subir de posición.

Todas esas burlas la traumaron al punto de querer demostrar que ella era valiosa por ser una gran Kunoichi experta en Genjutsu y valiosa por sus cualidades dentro y fuera del campo de batalla, antes que ser simplemente un trozo de carne puesto en un altar por un montón de depravados. Su conocimiento en las artes ilusorias era bastante avanzado no sólo para Konoha, sino para la Nación del Fuego.

Sobra decir que odiaba a los pervertidos que la miraban como lo que trataba de demostrar que no era…

Ya cuando las conversaciones de la pareja terminaban en cuanto a sus tópicos privados, llegaba el momento de tocar su lado profesional. Siendo que los dos eran prestigiosos Jounin, fueron seleccionados para impartir clases en la academia con el fin de preparar a los futuros Shinobi y Kunoichi lo mejor posible para el futuro…

- Bueno, puede que Boruto crea que el Genjutsu no es tan importante en el campo de batalla, ya que él gusta de querer hacer cosas espectaculares para llamar la atención de los demás, especialmente de las chicas- Replicó el barbudo Ninja
- Igual no me gusta su actitud, debería ser como Naruto, él sí es un buen modelo de estudiante- Replicó la pelinegra, graciosamente enfadada
- Aunque bueno, lo que le sobra de dedicación, le falta de talento…- Asuma sonrió nerviosamente
- Puede ser, pero el talento a veces es rebasado por la dedicación- Replicó la Yuuhi con discreto enojo al recordar al problemático Hyuga -Por cierto, aprovechando que vas a estar en tu reunión de clan, Naruto me pidió que le ayudara con algo que no entendió en la clase…-
- Vaya, al menos el chico se atreve a aprender- El Sarutobi suavizó su expresión
- De hecho no debe tardar, lo cité aquí a las 4 y media…- La pareja volteó al reloj colgado sobre la barra del establecimiento, que marcaba 4:29 con el segundero casi en el doce -Y mira, ahí viene…-

El chico iba entrando al establecimiento, mirando por el lugar para dar con su Sensei en Genjtusu. Rápidamente vio a la pareja y se dirigió hacia ellos realizando una actuación de niño cohibido y apenado que parecía perfectamente natural.

- Buenas tardes, Yuuhi-sensei, Sarutobi-sensei- El chico hizo una respetuosa reverencia
- Vamos chico, no seas tan formal, hace apenas un rato que nos vimos- El Jounin sonrió cansadamente
- Hola, Naruto-kun- La Kunoichi saludó sonriente -Bueno Asuma, ya me voy… No llegues tarde a tu reunión-
- No te preocupes- Dijo sonriente mientras veía a su novia ponerse de pie -Termino mi café y salgo para allá…-
- Nos vemos- La pareja se despidió con un fugaz beso en los labios y entonces la mujer se dirigió a la salida del lugar
- Hasta mañana, Sarutobi-sensei- Se retiró tras hacer la misma reverencia con la que había saludado para alcanzar a la Kunoichi y flanquearla a la derecha
- Adiós- El barbudo hombre se despidió del Uzumaki “Es un buen chico, pero con ese carácter timorato y frágil, no llegará lejos…” Pensó aburrido mientras miraba partir a ese chiquillo junto con su amada novia
“Recuérdalo bien, imbécil…” Naruto Alpha sonrió sombríamente apenas le dio la espalda al barbudo “Porque será el último beso sincero que recibirás de esta zorra…” Su sonrisa se afiló al ver el sutil contoneo del trasero de su Sensei favorita mientras los dos dejaban el lugar.



Desde el palco especial de la tribuna alrededor de la Arena de Combate, Naruto Omega miraba un encuentro de práctica entre Kushina y Konan… Tsunade y Koharu, inexpresivas, flanqueaban el asiento amplio sobre el que estaba posado su amo, la Senju a la derecha y la Utatane a la izquierda. Junto a ellas, a su vez, la Hyuga estaba posada en rígida postura militar junto a la exuberante rubia y la Uchiha se mantenía firme al lado de la voluptuosa castaña.

Todas vestían sus nuevos atuendos negros formados por la materia oscura y permanecían atentas, ya que se encontraban en una sesión de entrenamiento, por lo que debían concentrarse totalmente en la batalla delante de sus ojos… No importaba lo placentero que fuera sentir sobre su piel esa cosa sin nombre surgida del Chakra de sus amos y las hiciera sentirse aún más bajo el poder e influencia del Arma Definitiva.

El rubio marcado de la mano derecha, observaba a su madre pelirroja usar su Kinton: Kongousa (Elemento Metal: Cadenas de Adamantino) en forma de un domo a su alrededor para cubrirse del poderoso vendaval de proyectiles hechos con Origami y surgidos del cuerpo de su madre peliazul como producto de su flexible Jutsu Kamigami no Mai (Danza del Dios de Papel). Era un combate donde ambas estaban peleando para probar la resistencia de la materia oscura, por lo que combatían sin restricciones…

Cuando terminó el bombardeo de Kunai y Shuriken de papel, Kushina disipó sus cadenas para mirar fijamente a su enemiga, que se mantenía levitando en el aire con esa curiosa forma que en apariencia estaba hecha de papel, simplemente contando con la mitad de su cuerpo de la cintura hacia arriba mientras que la parte inferior parecía más el remanente de un vestido y aquellas alas a sus costados le daban un aire simplemente imponente, como si fuera un ángel.

Konan por otra parte, analizaba detenidamente a su contrincante. Desde la altura donde se encontraba podía estudiar el campo de batalla y ver qué opciones tenía para tomar alguna ventaja. La pelirroja tenía experiencia combatiendo en la guerra, por lo que debía evitar cederle palmo alguno de terreno. Además, la conocía de años y tenía perfectamente claro de lo que era capaz.

- ¡Fuuton: Shinkuudan (Elemento Viento: Bala de Vacío)…!- Gritaron ambas al mismo tiempo, realizando los mismos sellos de mano.

Ambas inhalaron aire, inflando sus pechos para luego liberar poderosas esferas de viento que se dirigieron al frente con firmeza y chocaron violentamente, generando una corriente de viento considerable en todas direcciones ante la mirada del Uzumaki y sus otras esclavas…

Mientras Aoishio se reconstituía en su forma humana y caía con elegancia al suelo para iniciar un combate cercano contra Akashio, las otras esclavas analizaban detenidamente cada paso que las matriarcas daban…

Mikoto observaba sus flujos de Chakra mezclados con los de los trajes hechos de materia oscura gracias que su propia vestimenta le permitía interpretar esa información a través del Ojo que Copia. Copiaba a detalle sus perfectos movimientos para asimilarlos y usarlos ella misma cuando fuera necesario. Ciertamente no podía copiar el Kamigami no Jutsu ni el Kinton, pero fuera de eso, todo lo que pudiera tomar para sí misma era bien recibido.

Hinata canalizaba los datos que su propio uniforme le proporcionaba para poder pasar a través de la ofuscación de la materia oscura para ver los Tenketsu de sus amas. También, mientras seguía todos esos veloces y precisos movimientos, entrenaba su Ojo Blanco para interpretar más rápido la información que recibía y actuar en consecuencia. También aprendía a encontrar los puntos débiles del objetivo rápidamente para tomar ventaja de ello.

Tsunade analizaba todos los datos valiosos de esa práctica con el fin de obtener más información sobre el material sin nombre creado por su amo y mientras sus dueñas combatían fieramente empuñando Kunai con maestría, en un duelo sumamente parejo, alternando el uso de la fuerza para imponerse con habilidosos tajos que se bloqueaban mutuamente, dando muestras de la habilidad que las Dos Mareas poseían.

Koharu entretanto, observaba con detenimiento los movimientos de sus dueñas, buscando errores en lo posible para hacer las observaciones pertinentes con el fin de pulir todavía más sus habilidades con el fin de perfeccionarlas lo más posible y convertirlas en las Kunoichi perfectas en el campo de batalla, así como debía hacerlo con las demás esclavas de sus amados y adorados amos. Como la de mayor experiencia en el campo de batalla, era voz autorizada para hacer ese tipo de observaciones.

Naruto se mantenía expectante al combate. Quería ver qué tanto había permeado la instrucción militar en sus mamás-esclavas, ya que al ser las que más tiempo tenían bajo su tiránica influencia, eran sobre las que basaba sus planteamientos para luego aplicarlos en sus otras sumisas servidoras. Era así como había trabajado desde que comenzó a incrementar su clan con el ingreso de Tsunade y luego con el de sus demás víctimas…

Había pasado por diversas etapas y tenía estudio de cada una de ellas en rasgos generales, las cuales fue recordando conforme sus mamás pasaban a un combate de Taijutsu tras desarmarse mutuamente después de un duelo de fuerza finalizado con un giro de muñecas similar que mandó sus Kunai a volar lejos.

Dominar la Mente…

Fue el primer paso que realizó cuando emboscó a sus madres hacía ya 7 años, capturándolas al someterlas con las cadenas del Kinton con el fin de que no pudieran defenderse del asalto a sus mentes, ya fuera con el Sharingan o con el péndulo de metal cristalizado hecho de Chakra Kinton. Impuso su voluntad a sus consciencias de forma que al desvincularlas afectivamente de sus recuerdos excepto lo que tenían en relación a él mismo, las hizo sumamente moldeables y vulnerables. Ciertamente, había variaciones en relación al cómo lo fue realizando posteriormente con Tsunade y las demás, pero la meta era básicamente la misma: someter la mente de la víctima y vencer toda su resistencia con el fin de reconstruirla a su antojo.

Luego seguía la Mente Olvidadiza…

Una vez que las mentes de sus esclavas estaban listas, comenzaba la despiadada reconstrucción de las mismas, reacomodando los recuerdos y memorias de las mujeres de acuerdo a sus intereses para hacer coherente para sus cerebros la dominación y el control mental del que eran víctimas, para que todo parecería normal y no entraran en conflicto con sus esencias originales. El mejor ejemplo de este paso era sin duda Hinata, a la que se le moldearon y manipularon sus recuerdos y emociones de forma que podía ser cruel y mostrar una total falta de empatía con sus propios hijos y reorientar sus vivencias y recuerdos en aras de ser totalmente fiel y servicial a él.

Después estaba el Condicionamiento…

Largas sesiones de control mental y mensajes que se grababan a fuego en lo más profundo del subconsciente de sus víctimas, de tal forma que las esclavas lo interpretaran como sus propios pensamientos y sus propias convicciones. Así, su obediencia y lealtad sería absoluta y sincera, con el fin de convertirse en las herramientas perfectas para el objetivo final del Clan Uzumaki en relación a su conquista del Ninkai. Era básicamente establecer cuáles serían sus roles por el resto de su vida y que no sólo obedecieran fielmente, sino que lo hicieran con plena convicción de que eran sus propios pensamientos e ideales.

Posteriormente seguía la Racionalización, el proceso actual.

Después de tener condicionadas a sus esclavas de acuerdo a sus gustos, comenzaba gradualmente a reconectar los sentimientos existentes en los recuerdos a las mentes de sus esclavas, con la finalidad de que recuperaran sus personalidades originales, si bien corrompidas por las nuevas directrices en sus mentes implantadas durante el proceso de condicionamiento…

Kushina y Konan eran buenas exponentes de lo bien que estaba llevándose a cabo esta parte del largo procedimiento, ya que si bien habían asumido su papel como las Matriarcas Uzumaki, ambas se enfocaban en ciertas esclavas por razones concretas.

La pelirroja tenía predilección por Mikoto y Hinata, ya que una era su mejor amiga y la otra había sido amante de su esposo, así que abusaba de la Uchiha porque la consideraba una mojigata que no era apta para servirle a su amo y al clan, por lo tanto, debía ser reeducada como una esclava ninfómana fiel a su amo y a los Uzumaki. En cuanto a la Hyuga, si era tan puta como para meterse con un hombre casado, era lo suficientemente zorra como para ser una fábrica de bebés para su hijo-amo y también una concubina para saciar los instintos lésbicos y bisexuales de las otras esclavas. Cuando tenía la oportunidad de dominarlas a ambas la provechaba y no dudaba en compartirlas con su querida Konan cuando se presentaba la ocasión.

Konan le tenía una especial predilección a Koharu, ya que la xenofobia que demostrara la viejita antes de ser sometida le desagradaba bastante y le resultaba muy divertido tenerla a sus pies, devorando su almeja importada de Ame mientras le rendía pleitesía al tiempo que se aceptaba a sí misma como una hembra inferior a la peliazul y aceptaba obedecerla a ella, a su adorado amo y al Clan Uzumaki, sinceramente arrepentida por haber sido una de las personas más influyentes en la decisión de llevar a cabo la Operación Vertical. Decidida a enmendar su error, la Utatane estaba decidida a ser la más fiel y la más devota de todas las esclavas…

Podía ponerla durante horas a comerle su coño y el de su querida pelirroja por el simple placer de hacerlo.

Pero ambas le tenían un especial aprecio a la Sannin. Empáticas por el dolor que la exuberante rubia reflejaba por haber abandonado a Minato cuando era un bebé, estaban decididas a convertirla en la más fiel y puta de las esclavas Uzumaki, para que después de ellas mismas, fuera la más perfecta concubina de su hijo-amo. Por eso cuando tenían la oportunidad y la famosa Ninja Médico no se encontraba trabajando en alguna investigación para el bien del clan, aprovechaban para dominarla y someterla, saciando también su marcada vena lésbica producto de su condicionamiento, ya que la sensual Sannin era la más voluptuosa de todas las esclavas que tenía el Arma Definitiva a su disposición… Podían pasar horas humillándola de forma consensuada y recordándole mientras la magreaban y morreaban, que le pertenecía en cuerpo, mente y alma a su nieto-amo, así como a ellas.

Y Naruto sabía todo eso, lo que lo tenía bastante satisfecho en cuanto al desarrollo de su plan, el cual llevaba años gestándose… Como le había dicho al Kyubi durante su encuentro, si bien ambos eran prisioneros de sus destinos, por lo menos él podía escoger qué tan cómoda sería su prisión.

Porque él quería la mejor prisión que cualquier criminal jamás hubiera tenido en la historia y no se detendría hasta conseguirlo…



El departamento de la Yuuhi era ciertamente pequeño, pero también era cómodo, con un par de suaves mueble en su cómoda sala con una mesa de cristal al centro, lugar de trabajo del estudiante y la experimentada Ninja…

El rubio estudiante se encontraba estudiando con su bella Sensei especialista en Genjutsu con marcado entusiasmo y la bella pelinegra no podría estar más satisfecha. Habían avanzado bastante sobre la aplicación de Genjutsu en varios aspectos, ya que las artes ilusorias, a diferencia del combate cuerpo a cuerpo o las técnicas Ninja, podían ser lanzados con el fin de afectar cualquiera de los cinco sentidos que tenían las personas.

Kurenai pensaba seriamente en solicitar ser la Jounin Sensei del equipo de su querido estudiante rubio, ya que se sentía muy gusto con él y en verdad adoraba esa pasión que el chico tenía por aprender. No le importaba en lo más mínimo que tuviera al Kyuubi en su interior, él la había visto como una mujer habilidosa y sumamente sabía en su especialidad; y esa admiración que decía tenerle demostrada con el empeño que le ponía a su aprendizaje con ella, valía mucho.

Estaban terminando la lección sobre Genjutsu basado en el sonido y la sesión había sido bastante productiva bajo la perspectiva de la Jounin, porque el chico había entendido los conceptos básicos del mismo, así como las formas de contrarrestarlo… Aunque no sabía que el Arma Definitiva tenía ese conocimiento prácticamente desde que le había sido revelado su deber.

Una vez que el chico dejó su libreta sobre la mesa, buscó en la mochila una caja que llevaba envuelta con papel rojo y un moño blanco coronándola. Se la ofreció a la mujer, quien aceptó con una discreta sonrisa, sinceramente alagada con el detalle de su aparentemente tímido estudiante.

- Gracias por tomarse el tiempo para enseñarme, Yuuhi-sensei- El chico sonrió ruborizado, bajando la cabeza
- De nada, Naruto-kun- La bella mujer sonrió suavemente -Pero llámame Kurenai, somos amigos después de todo… ¿No?-
- S-Sí, Kurenai-sensei- La azabache cerró los ojos, un tanto resignada a la formalidad del chico que dejaba ver la buena y tal vez un tanto excesiva educación que el chico parecía haber recibido
- Son dulces que me ayudaron a comprar mis mamás, espero que le gusten…-
- ¡Muchas gracias, Naruto-kun!- La pelinegra se mostraba sinceramente agradecida
- De nada, Kurenai-sensei- El rubio sonrió feliz de que su regalo fuera del agrado de la bella mujer.

Tal vez la única debilidad de la Jounin eran precisamente los dulces y Naruto la espió pacientemente por años para darse cuenta de ello. Con ansiedad disimulada, la bella mujer abrió la caja con cuidado para revelar unos dieciséis chocolates y dulces confitados de reconocida calidad de la confitería Akimichi, la más prestigiosa de la aldea. Sin poder evitarlo, tomó uno y se lo acercó a la boca…

Pero se detuvo en el último instante.

- ¿Gustas uno?- Le ofreció la caja al chico
- Sí, gracias…-

Por alguna extraña razón, el instinto de la mujer le reconvino de comer la golosina… Pero ese extraño presentimiento desapareció cuando vio que su estudiante tomó uno después de darse unos segundos para elegir un chocolate redondeado y adornado con una cereza para comérselo de un bocado con infantil deleite. Pensó que seguramente se trataba de alguna clase de paranoia y a continuación tomó un chocolate confitado de color blanco con forma de un gracioso Shuriken y se lo echó a la boca… Lanzó un pequeño gemido cuando sintió el exquisito sabor semi-amargo en su boca de esa golosina y se deleitó en él, saboreando el chocolate lentamente.

- Esto está delicioso, Naruto-kun- Murmuró la mujer en medio de su regocijo
- De verdad que sí, Kurenai-sensei…- El chico sonrió suavemente
- Hm…- La Jounin bostezó una vez que terminó su delicioso chocolate -Creo que tengo sueño- Se talló los ojos, adormilada -¿Te importa si lo dejamos hasta aquí?- La mujer se recostó en el sofá que ocupaba y se acomodó para dormirse -En verdad, estoy cansada…-
- No se preocupe, Kurenai-sensei…-
- Y por favor…- La bella Kunoichi se acomodó y se dispuso a dormirse -Cierra antes de salir…- Murmuró la azabache antes de quedarse profundamente dormida.

Cuando notó que su hermosa Sensei de Genjutsu se quedó profundamente dormida, Naruto Alpha adoptó una expresión sumamente siniestra y sonrió suavemente. La primera vez que utilizó la droga de sueño especial de Tsunade fue contra Shizune. El efecto fue inmediato y exagerado, aunque cumplió con su propósito. Ya con esa experiencia previa, pensó que una versión ligeramente más sutil cumpliría su cometido con Kurenai…

Iba a trabajar de forma diferente con la experta en Genjutsu y sería un trabajo largo en relación a como se había apoderado de las demás esclavas. Sería un proceso sutil, pero al final, iba a valer la pena… Y hasta el día en que muriera, aquél estúpido se iba a acordar de aquella tiza que le lanzó a la frente aquél día…

Que el cielo se apiadara de Asuma Sarutobi, porque él no lo iba a hacer.



Notas

Pues bien, muestro lo que ha ocurrido en los últimos 6 años dentro del fic. El asunto de la materia oscura, que no tiene nombre todavía, es para facilitarme el asunto de las diversas vestimentas y fetiches, ya que como es en sí una especie de simbionte a lo Marvel en el sentido de poder adoptar diversas formas de ropa, sirve para que cada esclava se individualice conforme el proceso final de su esclavización, la racionalización, concluya. Si quieren una idea general de cómo se ve el uniforme en su forma original, pueden revisar imágenes de la modelo fetichista Bianca Beauchamp enfundada en sus sexys uniformes de látex negro.

Lo de los equipos Genin en el futuro, sé que muchos le tenemos ganas al palurdo de Boruto, peo debido a necesidades argumentales, no lo pondré con Naruto en su equipo, pero de que le irá muy mal, le irá muy mal al infeliz.

Shizune tomará mucha fuerza en eventos posteriores de la historia, ya que como se ha descrito, su trabajo será vital en el plan de su querido sobrino-amo para saber sobre sus futuros enemigos.

Kurenai tendrá un trato un tanto diferente a las demás en un principio, ya que hay una variante por ahí que quiero manejar y pues eso hará que no sea tan prontamente asimilada como las demás mujeres anteriormente.

No he tocado el asunto de Homura, pero tengo algo pensado próximamente en relación a eso, aunque lo estoy trabajando todavía.

Finalmente comienzan a aparecer enemigos del exterior y en este caso, se trata de la aldea de Kumo, la cual como en el canon va tras el Byakugan, si bien ahora enfocados en capturar a la pequeña Hanabi, cuyo trasfondo en este universo alterno ya se describió. Hace su aparición oficial la primera mujer de origen Crossover de la historia, la bella y sensual Yoruichi Shihouin, que como se vio en este capítulo, tiene su origen en Kumo. En relación a ella, la manejare de forma un tanto especial en el futuro del fic, así como su relación con A.

Creo que es todo por ahora.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1087
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 13
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 7) 27-3-17

Mensaje #25 por Rock-kun » Mar Mar 28, 2017 5:26 am

Ya lo había visto en la otra web, y fue para mostrar lo que hicieron Naruto y sus mujeres durante el salto temporal de 6 años. Aparte de que ellos incrementaron sus habilidades, también descubrieron de forma accidental una especie de simbionte que cubre el cuerpo del huésped y anula su red de chakra para evitar ser detectados por los sensores. Esto se le viene bien a Naruto, porque esta masa puede convertirse en la vestimenta oficial de sus mujeres que se amoldarán en sus cuerpos para el gusto fetiche del Uzumaki, agregando que podrían protegerlas de cualquier ataque.

Se revela el cómo está la situación en el clan Hyuuga, todo hace ver que Hinata fue desterrada por romper las leyes ultra conservacionistas del clan y que sus padres y hermana han mantenido contacto secretamente. Lo que nadie de los Hyuuga sabe, es que Kumo le tiene puesta la mira a Hanabi por su Byakugan puro y que planean secuestrarla para convertirla en una fábrica de bebés, y así aumentar el podería militar de Kumo.

Pobre de A, será la última vez que sepa de su amante Yoruichi, porque si termina enfrentándose a Naruto y sus mujeres, esta terminará integrándose al harem a pesar de lo mucho que luche. Aparte de esta chica, Kurenai ya está a punto de caer en las manos de Naruto, pero este revela que piensa dosificarla de una manera distinta a sus mujeres y que ese proceso será a largo plazo. No né por qué Naruto quiere hacerlo de esa manera, algún motivo oculto tendrá al parecer, pero por ahora vemos que Naruto está a punto de hacerle algo a la morenaza en ese departamento (yo en su lugar ya la estaría follando jajaja).

Espero que no demores con la siguiente actualización, ya quiero ver lo que le hará Narutin a Kurenai y qué otros movimientos realizará junto a sus mujeres para lograr la conquista del mundo ninja. :evil: :risita: :yiii:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

Alex-Flyppy-1993
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia
Avatar de Usuario


Mensajes: 14
Registrado: Mar Ago 23, 2016 1:47 am
x 1
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 7) 27-3-17

Mensaje #26 por Alex-Flyppy-1993 » Mié Mar 29, 2017 2:02 am

Es gratificante ver una continuación de esta historia. Ahora, se nota que Naruto Alpha-Omega no han perdido el tiempo que ha transcurrido, mas aun, el que de forma "Accidental" le hayan dado vida a dicha Criatura (Algo parecido como fue el nacimiento de Zetsu), pero debo mencionar que al leer esa parte, me recordó mucho mas fue a "Venom" el personaje de la serie de Spider-Man (La criatura que le otorga a Peter Parker su traje Negro) y al parecer tienen cualidades parecidas en adherirse en las personas como un tipo de vestimenta mas aun, tienen la facultad de "Incrementar" sus Pensamientos, y de paso lo bueno para Naruto, es que este tiene la facultad de usarlo el mismo sin importar quien use dicho Traje (Eso le serviría de mucho con sus Futuras Espías en las Grandes Naciones)

Al fin vemos la aparición de Kumo al querer tratar de hacer una "Alianza" con Konoha (Aunque sus planes es el secuestrar a Hanabi Hyuuga, la hija del líder del Clan, Hiashi Hyuuga) ya que al parecer Kumo tiene a un espía de la rama del Bonke (Acaso sera el hermano de Hiashi, Hizashi, o el hijo de este ultimo, Neji Hyuga), ya que fue el encargado de decir sobre dicha información, queda por esperar en saber, quien fue la persona que hizo eso. Ahora, es bueno ver que has decidido incluir a Shihouin Yoruichi (Del Anime de Bleach) como una Kunoichi de Kumo, y al parecer, la Pareja/Amante del Raikage, A, si esta bella morena llega a caer en manos de alguna de las mujeres del Uzumaki, o por este mismo, el pobre de A tendrá que darle un Adiós a su relación con ella... Aunque es raro el que Mabui renunciara a ser la secretaria de este, mas aun cuando mencionaste a Shizuka, te refieres a Shizuka de la aldea de Nadeshiko que salio en un relleno de Naruto, o acaso es un nuevo OC para la historia.

Las cosas que han ocurrido en la Familia Hyuuga, han estado bastante tensas desde que Hinata, fue desheredada por haber concebido a sus hijos fuera del matrimonio, mas aun el que estos no tuviesen buenos genes para "Despertar el Byakugan", y sin duda, los que mas sufrieron por este suceso fueron los padres de esta, Hiashi y Hitomi, tanto así como por haberse distanciado por varios años, aunque debido a este tiempo se volvieron a reconciliar y nació la pequeña Hanabi, ojala y esta pequeña no termine en manos de Kumogakure.

La relación que hay entre Naruto/Kurenai es bastante amena, ya que la ojiroja le ha cogido un gran cariño al Uzumaki ya que este es el único que muestra interés en el Genjutsu y en sus clases (Todos sabemos el porque de eso) mas aun, ahora ha caído en manos del infante y la venganza del rubio para con Azuma dará inicio a partir de ahora, solo queda por ver como hara este para tener el control de ella, si ya no lo hará de la misma forma que lo hizo antes, sino mucho mas despacio para obtener mejores resultados.

Espero pacientemente la continuación; Suerte y Ja-Ne.

PS: Tienes pensado hacer que el viejo Hiashi muera como sucedió con Hizashi en el Anime, y de paso poner a Hitomi Hyuuga como futura Aliada/Amante del Uzumaki.
0 x

hentaimaniacogil
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia


Mensajes: 1
Registrado: Sab Mar 11, 2017 6:16 pm
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 7) 27-3-17

Mensaje #27 por hentaimaniacogil » Mar Abr 04, 2017 11:09 pm

muy buen capitulo, la evolucion que esta tomando naruto es realmente siniestra, el proceso para apoderarse de konoha avanza lento pero firme,
0 x

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 7) 27-3-17

Mensaje #28 por steelfire404 » Lun Abr 17, 2017 8:31 am

Muchas gracias a todos por sus comentarios. La historia avanza en la senda oscura que ha elegido el rubiales y de repente sus acciones serán un tanto extrañas, pero tienen su razón de ser. Realmente ya tengo pensando lo que sucederá en la trama Hyuga, pero de momento no adelanto nada.

Sin más qué decir, dejo el nuevo capítulo.

Capítulo 8 | +
Uzumaki’s Strongest Weapon



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”



Capítulo 8: Marea descontrolada.



El laboratorio de Tsunade había cambiado bastante desde aquél día en que Mikoto había sido clonada para fingir su muerte. Por lo menos había cuadruplicado sus dimensiones y entre más contenedores así como nuevos instrumentos de investigación de los más modernos en existencia, sus instalaciones eran de las mejor equipadas del mundo. Tenía varios proyectos en desarrollo para satisfacer a su adorado nieto-amo…

Y dentro de su labor como una fiel esclava, también tenía su propia agenda.

Ella era la encargada de desarrollar investigaciones que muchos considerarían aberrantes, pero para el Clan Uzumaki eran vistas como necesarias: afrodisíacos capaces de convertir a cualquier beata en una completa ninfómana casi al instante, somníferos capaces de dejar totalmente indefenso al objetivo sin que se percatara de nada, hormonas de crecimiento veloz para desarrollar prematuramente a los infantes, estimulantes nerviosos para forzar al cuerpo a trabajar ininterrumpidamente por jornadas inhumanas…

Entre otras cosas.

Sin embargo, algo de lo que la bella rubia estaba sumamente orgullosa, era su avance en el campo de la clonación humana. Gracias al invaluable conocimiento que le había facilitado el Arma Definitiva con el pasar de los años, había logrado uno de los sueños más oscuros que había tenido en su larga y exitosa carrera como Ninja Médico.

Realmente era el paso más avanzado que había alcanzado en la clonación humana, más allá de clones temporales como el de Mikoto que fuera usado para fingir la muerte de la original durante la Masacre Uchiha o en su momento aquél clon de Kushina que sirviera de subterfugio para el Proyecto Espiral, ya que con el trato especial que había recibido su mente, se veía a sí misma como sucesora directa de los científicos que dieran origen a la semilla de la que nació su nieto-amo…

Llevaba años gestando el renacer de su abuela, la afamada Mito Uzumaki, creando el clon definitivo en su edad de plenitud para que el alma original lo ocupara… Esa era su investigación más importante, ya que el clon debía ser sumiso y carente de personalidad para que no opusiera resistencia durante ese blasfemo procedimiento porque la orden era que estuviera totalmente plena cuando esa mujer volviera de la muerte para ser juzgada por el clan.

Koharu se encargó de suministrarle personalmente las muestras del material genético de Mito, el cual consistía en un largo mechón de cabello y lo que había quedado de su cráneo con el pasar de los años, extraídos impunemente desde la tumba secreta de la Uzumaki, que se encontraba en las catacumbas secretas de Konoha, ubicadas en un amplio complejo de cuevas subterráneas localizadas debajo de la Torre Hokage…

Y como tercera al mando, la Sannin le encargó algo más a la viejecita con cuerpo despampanante de casi las mismas proporciones que el suyo: el cerebro de su hijo.

Tsunade nunca pensó en la posibilidad de resucitar a Minato. Enamorada y sometida desde las uñas de los pies hasta las puntas de sus cabellos a Naruto, no tenía ningún interés en un hombre que no fuera su nieto-amo… Pero el sentimiento culposo de no poder criar a su hijo desde pequeño, en su retorcido punto de vista justificaba una decisión sumamente desquiciada: crear una réplica con el código genético de su hijo, con una única variación en el par veintitrés de sus cromosomas…

Ella planeaba crear una hipotética hermana gemela de Minato que le brindara las legendarias habilidades del Yondaime al Clan Uzumaki a partir de aquél encéfalo conservado en un frasco después de que fuera analizado y revisado tras el incidente con el Kyuubi…

Ciertamente, era una variación tan significativa como insignificante en el código genético del famoso Yondaime Hokage, pero que le daría a esa hembra acceso a todos los Jutsu que Minato había diseñado con años de esfuerzo para su uso exclusivo, como el afamado Hiraishin no Jutsu (Técnica del Dios Rayo Volador), ya que su ADN sería prácticamente el mismo, aunque su apariencia externa fuera considerablemente diferente.

La rubia sabía que erróneamente, la creencia popular era que ese Jutsu consistía básicamente en el mismo que el homónimo desarrollado por su tío abuelo, Tobirama Senju… Pero la realidad era que su base tenía una variación en la fórmula que servía como marca para que fuera todavía más rápido que el original y solamente él pudiera marcar los lugares donde la fórmula guiaría la teletransportación. Ella sabía todo eso porque le ayudó a desarrollar ese Jutsu con el conocimiento en Fuinjutsu que su abuela Mito le había heredado…

Desde su trastornada visión inducida por el lavado de cerebro que sufrió a manos de Naruto, para ella era legítimo robar todo el legado que su hijo había conseguido formar con años de esfuerzo para dárselo a esa vida artificial con el fin último de que todas esas habilidades estuvieran al servicio de Saikyou Buki y el Clan Uzumaki.

Esa vida naciente manejaría el Rasengan, el Hiraishin no Jutsu y demás capacidades de Minato con la maestría del afamado Rayo Amarillo, ya que aquella existencia tendría un sello similar en su código genético al de Naruto, para tener todo ese conocimiento de forma instintiva, mientras metódicamente lavaba su cerebro y lo condicionaba arduamente, así como su nieto-amo lo había hecho con ella y con las demás mujeres del clan…

Podría decirse que esa nueva existencia sería el Arma Perfecta para el Arma Definitiva, ya que sería creada únicamente para adorarlo y servirle ciegamente, como una asesina que igualaría las habilidades del Ninja más temido en la última guerra, así como una mujer de despampanante belleza totalmente enamorada y entregada a él como mamá-esclava, posiblemente igualando la devoción para servirle de sus amas Kushina y Konan…

“Mírame, abuelita…” La mujer posó su mano en el contenedor donde el futuro cuerpo de Mito Uzumaki dormía tranquilamente en medio de un fluido especial creado por ella para que se desarrollara plenamente “Pronto lograré más que tú en todos tus años de vida y será tu resurrección en la plenitud de tu vida, uno de mis mayores éxitos… Y en cuanto a ti, mi querida hija…” Entrecerró los ojos con retorcida satisfacción “Muy pronto estarás a mi lado y juntas le daremos todo de nosotras a nuestro amo…” Su mirada dejaba ver una lujuria no sólo carnal, sino de maldad pura cuando orientó su mirada al contenedor contiguo…

Se trataba de una escultural mujer de tez clara como la suya, de cabello rubio a los hombros, con un fleco recto y corte simétrico cuyas proporciones corporales no le envidiaban nada a las suyas, la cual aparentaba la misma edad que sus adoradas amas Kushina-sama y Konan-sama, llevando sobre los oídos unos audífonos de diadema y una máscara para respirar, al igual que la Uzumaki… La Ninja Médico, debajo de su infinito amor y devoción por su nieto-amo, había desarrollado un sentimiento similar por sus hermosas y poderosas dueñas y también quería congraciarse con ellas, sabiendo en carne propia cómo sus amas gustaban de los cuerpos femeninos de las otras esclavas…

Por eso, había gestado el desarrollo de la hija que iba a llenar un vacío existencial que tenía por haber abandonado a su hijo en el pasado, de forma tuviera el cuerpo más generoso y delicioso de todos.

“Ya falta muy poco…” Pensó la mujer mientras se mordía los labios, deleitándose en la placentera sensación que le proporcionaba el traje hecho de aquella materia oscura sobre su piel.



Un nuevo día empezaba en la casa Uzumaki…

Y poco a poco, las matriarcas del clan despertaron lentamente, Kushina estirándose exageradamente, gimiendo mientras contenía un bostezo y se sentaba al filo de la cama que compartía con su compañera. Por otra parte, Konan bostezó marcadamente al tiempo que se recargaba en la cabecera de la amplia cama matrimonial y luego se posaba en la otra orilla del colchón al tiempo que se tallaba los ojos.

- Buenos días- Murmuró suavemente la peliazul, todavía adormilada
- ¿Qué tienen de buenos?- Refunfuñó la pelirroja, de mala gana
- Pues…- La chica de Ame sonrió suavemente -Que podemos disfrutar un día más junto a nuestro querido hijo-amo-
- Hubieras empezado por ahí- La chica de Uzushio asintió con mejor humor -Pensar en eso siempre me pone de buenas…-

Las dos vestían un revelador conjunto consistente en fetichistas sujetadores negros de tirantes descaradamente delgados que solamente cubrían con pequeños triángulos de tela los pezones de ambas, los cuales se mostraban erectos ante la sola mención del rubio. En sus entrepiernas la ropa era igualmente escasa, ya que se trataba de una tanga de hilo dental que se metían escandalosamente entre sus firmes glúteos y cubría sus sexos carentes de bellos únicamente con otro pequeño triángulo que se humedecía poco a poco.

- Pues bien, vamos a prepararnos, falta poco para el día especial…- Konan se puso de pie
- Es cierto- Kushina sonrió por fin -Casi se van a cumplir 8 años… ¿Verdad?-
- Así es- Asintió la Marea Azul -Ya van a ser 8 años desde que nuestro adorado, sexy, guapo y varonil hijo se apoderó de nosotras-
- Vaya, sí que pasa el tiempo…- La Marea Roja sonrió lujuriosa, entrecerrando los ojos con malicia -Ciertamente fallamos en protegerlo-
- Pero no me quejo- La peliazul replicó el gesto se su compañera -Gracias a eso, nuestro amo se apoderó de nosotras… No hubiera soportado ver a semejante macho sólo con una esposa-
- Sí…- La pelirroja acarició con las yemas de sus dedos el collar en su cuello -Ahora todas podemos disfrutar de ser sus sumisas, zorras y fieles esclavas-
- Y no olvides que como sus madres tenemos que educarlo en todos los aspectos para que sea el mejor de todos los amantes…- Konan se humedeció los labios, regocijándose en la imagen mental de su hijo-amo desnudo mirándola con perversión y deseo
- Entonces ha llegado la hora de instruirlo en las delicias del sexo para que tenga a sus putas, cachondas y obedientes esclavas a sus pies…- Kushina cerró los ojos, excitándose al pensar en todas las formas en que su hijo podría poseer su cuerpo
- Pues bien… Tenemos que prepararle algo especial a nuestro pequeño, lindo y querido amo, ya que será su primera vez y debe ser inolvidable para él- La chica de Ame trató de mantenerse ecuánime
- Lo haremos… Le daremos a nuestro pequeño semental lo que no le hemos dado a nadie más- La chica de Uzushio contuvo en lo posible la creciente excitación que la invadía.

Entonces, las escasas ropas que vestían comenzaron a adquirir una textura plastificada para luego comenzar a retomar su forma original como la materia oscura, la cual comenzó a recorrer las anatomías de ambas para alojarse sobre la piel de su cuello, debajo del collar de Kinton, para dejar sus esculpidos cuerpos de generosas curvas al descubierto.

- Una semana…- Kushina sonrió dulcemente -Tenemos un mes para preparar el primer banquete sexual de nuestro hijo-amo…-
- Y esta carne es la que va a comer nuestro sexy macho…- Konan posó su mano derecha en la cintura y la izquierda detrás de la cabeza
- Nuestro hombre merece sólo las mejores carnes…- La mujer de bellos ojos amatista comenzó a pellizcar sutilmente sus pezones
- Así es…- La fémina de exóticos ojos ámbar abrió su compás para masajearse suavemente su rajita -Aunque si fuera posible… Me gustaría darle nuestros cuerpos inmaculados-
- Minato me folló para concebir a nuestro adorado hijo-amo, pero la verdad es injusto compararlo con Naru-chan…- La Uzumaki murmuró decepcionada -Él tenía una pijita en comparación con la pollota del amo…- Entonces reaccionó confundida -Pero… ¿Acaso tú no eres virgen?-
- Pues…- La chica de piercing en su clítoris hizo un puchero de decepción -Una vez por curiosidad, le apliqué un Genjutsu a Nagato y bajo ese influjo, hice que me penetrara por detrás…-
- ¿Y cómo se siente?- La pelirroja se mostró curiosa
- Hm…- Konan dejó de manosearse el botoncito de carne perforado por un momento -Al principio duelo, pero luego ese dolor se va convirtiendo en placer… Aunque no había mucha diferencia, porque Nagato tampoco tenía como virtud una buena polla-
- No deberíamos ser tan injustas- Akashio llamó la atención de su compañera -Al final, nuestro querido y pequeño hijo-amo es un hombre entre los hombres…-
- Tienes toda la razón, querida- Aoishio asintió a las palabras de su cómplice -A fin de cuentas, todo eso nos servirá para satisfacer a nuestro pequeño semental…-
- Y cuando llegue ese día, nos entregaremos por completo a él…- La Marea Roja declaró con firmeza
- Sí… Ahora debemos darle todo de nosotras- Replicó la Marea Azul, con naciente convicción -Seremos las mejores madres, las mejores amigas, las mejores secuaces… Y las mejores putas sumisas para él-
- Nuestros cuerpos será nuestras mejores ofrendas- La llamada Marea Roja compartió la firmeza de voz de su cómplice -Y nuestra devoción total y ciega será nuestro mejor juramento de obediencia…-
- Así es…- Konan asintió decidida -Nuestro eterno e infinito amor será para él-
- Nuestra insaciable y voraz lujuria será toda suya- Kushina se puso de pie, seguida por la otra madre del Arma Definitiva
- Juntas, lo haremos totalmente feliz…- Susurraron en perfecta sincronía.

Ambas se colocaron frente a frente, con fieros rictus decididos. Poco a poco, fueron suavizando sus miradas y lentamente esbozaron una suave sonrisa como signo de confianza en sus palabras… Y gradualmente, sus ojos se entrecerraron y sus gestos se torcieron en una expresión depravada, deleitándose con las vistas delante tanto de los orbes amatista como los ámbares.

- Y también, nosotras lo pasaremos bien… ¿No crees?- Ambas se encontraron y comenzaron a recorrer con suavidad sus bien proporcionadas anatomías
- Sí… Pasaremos ratos memorables- Los dulces alientos mentolados de las madres emergían entre eróticos susurros
- Y todos ellos, en honor de nuestro hijo…- Un beso profundo mientras se tocaban la una a la otra interrumpió su suave reflexión
- Hm…- El pezón de Konan se endureció cuando tras aquél ósculo hambriento y la sinhueso de la Uzumaki comenzó a probarlo
- N-No pares…- Atrapada en el sabor carnoso sabor de la peliazul, la pelirroja simplemente se dejó hacer cuando los dedos corazón e índice de su compañera invadieron su sexo con frenesí, moviendo sus caderas al ritmo que marcaba la otra mamá
- Ah… D-Devórame….- La chica de Ame se aferró a la cabeza de Kushina -C-Cómeme…-
- S-Sí, ama… ¡Oh dios, sí…!- La pelirroja gritó al estremecerse en su interior por los hábiles dígitos de Konan
- B-Bésame…- Murmuró la peliazul, tomando el rostro de su compañera con su mano libre
- ¡C-Como digas…!- La Uzumaki obedeció al instante, al tiempo que con sus dedos se abría paso en el sexo de su cómplice, sintiendo aquél piercing perverso que adornaba el botoncito de carne que manoseaba descaradamente.

Mientras se estimulaban sus coños, las dos se devoraban sin reparo alguno… Poco a poco, el sudor comenzó a invadir sus cuerpos mientras se tiraban en la cama de la chica de Ame para continuar saboreándose con fervor, dejando que sus lenguas pelearan libremente mientras sus rostros se movían suavemente, dejando completo acceso a la otra. Sus gemidos se reprimían en aquella deliciosa lucha de voluntades…

El morreo fue intenso mientras las dos se revolvían agitadas en su cama. Finalmente se separaron agitadas ante la falta de aire y entonces la chica de Ame aprovechó para dejar bocabajo a su cómplice, con su cara contra la cama. Entonces recargó sus pechos en la espalda de su íntima amiga, comenzando a recorrer esa deliciosa piel con suaves besos e inevitablemente la Uzumaki comenzó a retorcerse de placer de forma contenida…

Konan la tenía bien sujetada de los brazos en el largo recorrido que sus labios fueron haciendo desde la base de su cuello y sólo pudo ladear su cabeza para gemir escandalosa conforme la peliazul continuaba con su faena y llegaba a aquella zona…

“Exquisita…” La chica de piercing cuádruple en el ombligo y sencillo en su clítoris, finalmente llegó al punto de la pelirroja donde la espalda perdía su nombre
- Cómeme…- Susurró ansiosa Kushina apenas sintió las manos de su amante en sus firmes y generosas nalgas
- Como ordenes, ama…- Susurró la peliazul totalmente embobada en la exquisitez que estaba por probar.

Los ojos ámbar posaron su atención en aquél virginal asterisco dedicadamente aseado que había revelado tras abrir esas redondas y suculentas nalgas Uzumaki… Las esclavas habían sido condicionadas para lavarse a conciencia siempre en lo más recóndito de sus anatomías y estar disponibles para su amo en todo momento, por lo que ese agujerito era todo un manjar completamente preparado y servido en bandeja de plata…

Pero estaba reservado para su señor.

Enfocó entonces su mirada en aquél bendito coñito tierno y carente de vello por el cual su adorado amo había visto la luz por primera vez… Y atraída por una fuerza irresistible, lo invadió con su lengua entusiasta. Kushina de inmediato comenzó a gemir, aferrándose a las cobijas con fuerza mientras la lengua de Konan, hábil como serpiente, la penetraba deliciosamente…

- ¡Ah…!- La pobre mamá Uzumaki gemía totalmente desinhibida -¡Sí, sí…! ¡Hasta el fondo!- La mamá de Ame simplemente obedecía, totalmente adentrada en su labor, mientras que con sus dedos se masturbaba intensamente…

Un rato después, con sus cuerpos deliciosamente inflamados en deseo, era la pelirroja quien se encontraba de rodillas delante de la raja llegada desde Ame, mientras que la peliazul la miraba con lujuriosa sonrisa, sentada al filo de la cama. Konan tomó el rostro de Kushina entre sus manos y la guió lentamente hasta su coño…

Entusiasta y curiosa, la Uzumaki comenzó a lengüetear ese botoncito de carne, el cual era un suculento manjar mezclado con el sabor metálico de aquella perforación presente en él. La chica de Ame simplemente echó su cabeza hacia atrás ante la ola de placer que recorrió su cuerpo hasta el último rincón y tomó con fuerza la cabeza de su amante para introducir aquella rasposamente excitante sinhueso lo más posible en su interior.

- ¡Sí, más adentro…! ¡Ah!- La peliazul berreó intensamente, mientras la pelirroja continuaba su deliciosa labor.

Poco a poco, una vez que su cabeza fue liberada, Kushina comenzó un largo camino con sus labios desde aquella suculenta y jugosa almeja, pasando por aquél vientre marcado por años de trabajo, hasta llegar a los labios de su amante, mientras sus pezones, duros como piedras y parados cual puntas de bayoneta, se rozaban descaradamente… Y sin aviso previo, la Uzumaki se le fue encima a la chica de Ame, devorándola con entusiasmo mientras la tiraba sobre la cama, entrelazando sus manos con las de ella.

Totalmente dominadas por la lujuria, se besaban con ardiente deseo. Se movían de arriba abajo para que sus pezones se estimularan entre sí y con sus muslos ya mojados, se masajeaban los sexos. El olor del acto carnal pronto llenó la habitación y sonoros gemidos se escucharon por todo el inmueble mientras aquellas preciosas hembras se entregaban al placer durante horas…



La sala más profunda del complejo subterráneo Uzumaki era una réplica de la sala en la cima de la Torre Hokage, hecha como una forma de reflejar que el renaciente Clan Uzumaki sería opuesto a la supuesta paz que reinaba como filosofía de la aldea Ninja de la Nación del Fuego. Cuando Konoha fuera sometida, sería la punta de lanza desde la cual el Clan del Remolino iniciaría su conquista hacia el resto del mundo…

Todavía faltaba tiempo para eso, pero el momento ya no estaba tan lejano.

Y sentados sobre aquél escritorio, Alpha y Omega esperaban ansiosamente, mirando con expectativa hacia la puerta de entrada a ese lugar… Después de unos instantes comenzaron a escucharse sutiles toques e inmediatamente indicaron a la persona detrás de la puerta que entrara.

- Mi corazón se llena de felicidad al encontrarme nuevamente ante ustedes, mis queridos sobrinos-amos…- Declaró la recién llegada, mientras se inclinaba respetuosamente delante de los rubios.

Los Naruto observaban detenidamente a su tía-esclava…

Habían pasado varios meses desde el último reporte de Shizune y lo último que sabían de ella era que estaba intrigando para hacerse de un puesto importante en Kumo, después de construirse una identidad falsa que con dedicación y esfuerzo había logrado introducir en los archivos Ninja de la aldea de la Nación del Relámpago para hacerle creer a todos que llevaba toda la vida viviendo en ese lugar.

- ¿Cómo van las cosas en Kumo?- Preguntó el Naruto con cicatriz en la mano derecha, provocando un estremecimiento en el cuerpo de la Katou
- Todo perfecto, mis amos…- La mujer sonrió con lascivia -Logré llegar a lo más alto, tomando el lugar como secretaria personal del Raikage bajo mi disfraz de Shizuka… Y Traigo noticias que tal vez puedan interesarles-
- Habla- Dijeron a coro los rubios
- En los próximos meses se llevará a cabo una reunión secreta entre Kumo y Konoha con el fin de acordar una alianza…- La azabache adoptó una expresión seria
- Eso ya lo sé… Koharu me lo informó desde el día en que los mensajeros de Kumo vinieron a dar el mensaje con la propuesta- Replicó Alpha con expresión aburrida
- Lo que sucede, es que realmente esa negociación es sólo un subterfugio…- Shizune continuó hablando -La realidad es que el Raikage sólo quiere acceso a Konoha para secuestrar a Hanabi Hyuga-
- Vaya, eso sí es interesante- Replicó Omega, con creciente interés
- El plan es que básicamente la embajadora de Kumo, Yoruichi Shihouin, aprovechará el momento para secuestrar a Hanabi, usándome a mí como una coartada al tomar la forma de Yoruichi y que nadie note la ausencia de la verdadera… Oficialmente la delegación enviada por Kumo consistirá solamente en Yoruichi Shihouin y otra persona que al momento de que la original me enviara, no había sido decidida- Concluyó la pelinegra, provocando un gesto reflexivo en sus amos que pronto se convirtió en una sonrisa siniestra -Cuando esa información sea de mi conocimiento, se las haré saber…-
- ¿Estás pensando lo mismo que yo?- El rubio marcado de la mano izquierda volteó a ver a su otro yo
- Siempre…- El otro Uzumaki asintió -Vamos a aprovecharnos de esto así como lo hicimos con la masacre de los Uchiha-
- Otra cosa, sobrinos-amos…- Los dos regresaron su atención al Kage Bunshin que su fiel tía-esclava había enviado -Como me ordenaron, desde que tengo acceso a los archivos de Kumo, he recopilado toda la información posible en relación a las capacidades militares de esa aldea y también de sus miembros más prominentes… Igualmente, he reunido toda la información a mi alcance sobre la implicación de Kumo en la Operación Vertical-
- Perfecto, Shizune…- Omega tomó los cincos pergaminos que la azabache le ofreció
- Además de eso, sé que se acerca su cumpleaños, así que quise traerles un obsequio muy especial…- Alpha tomó otro pergamino, el cual era más grande que los entregados previamente -Se trata de la antecesora de Shizuka en la oficina del Raikage… Con un poco de persuasión la hice renunciar y una vez que adoptó un bajo perfil como civil, la secuestré y ahora la entrego a ustedes… Ella tiene aún más información en su cabeza que todos esos pergaminos, pero quise que ustedes la ‘entrevistaran’ personalmente-
- Pues gracias, querida tía-esclava…- Los rubios sonrieron visiblemente satisfechos con la labor de infiltración de la Katou
- Feliz cumpleaños... Espero que les guste mi regalo…- Y el Kage Bunshin se disipó en una nube de humo.



- ¡¿Entonces ese es tu plan, A?! ¡Tremenda idiotez se te ocurrió!-

El Raikage se encontraba en su oficina, debatiendo con una mujer de prominentes pechos, tez morena y una figura femenina un tanto particular: si bien su cuerpo estaba definido, su cintura no era tan estrecha debido a que tenía una espalda un tanto amplia y su vientre estaba visiblemente marcado así como su musculatura en general. Aún así, tenía también un turgente trasero que se remarcaba al igual que sus piernas, visibles por la falda a la mitad de los muslos que portaba. Sus senos eran contenidos por un top strapless blanco que los dejaba visibles a la mitad.

Tenía cabello castaño y quebrado a media espalda que contrastaba con sus intensos ojos verdes, coronado por una especie de corona blanca dividida en tres partes. En su cuello usaba un collar blanco seccionado en dos partes unidas. Su calzado consistía en botas negras debajo de las rodillas. Lucía como una auténtica amazona dominante con sus 1.77 m de altura.

- No me cuestiones, Franceska- Dijo serio el líder de Kumo -Sé que es arriesgado y todo eso, pero es nuestra mejor oportunidad para conseguir el Byakugan de Konoha-
- Arriesgado… ¡¿Arriesgado?!- Replicó irritada la mujer de 34 años -¡Me tienes que estar jodiendo! ¡Vamos a meternos al corazón del territorio enemigo!- Le lanzó una silla a su líder, quien la esquivó ladeando su cuerpo
- ¡Ya, Franceska!- Contestó furibundo el Raikage, destrozando el escritorio de su oficina con un puñetazo violento -¡Si te voy a enviar con Yoruichi es porque quiero que ambas regresen con vida!-
- ¡Manda al vago de Darui!- Replicó la musculosa mujer, visiblemente enojada -¡A mí no me metas en tus ridiculeces!-

Shizune miraba con aparente indiferencia la discusión entre el líder de Kumo y su hermana menor, Franceska Mila Rose… Desde que se había infiltrado a la aldea Ninja de la Nación del Relámpago, había estudiado con detenimiento a sus habitantes para buscar ventajas explotables en la futura guerra del Clan Uzumaki contra el resto del mundo.

Una de las primeras que descubrió, fue que Kumo tenía un plan de expansión militar para las fuerzas Ninja de su aldea y eso facilitaba su infiltración, ya que si bien la historia de su falsa identidad no era totalmente consistente, mostrando un poco de su capacidad en Ninjutsu Médico y administración, Shizuka, para conveniencia de Kumo, se convirtió en la clásica niña retraída y tímida que no le habló casi a nadie durante su estancia en la Academia Ninja y como quería ayudar a su aldea, desde joven se marchó a recorrer el mundo buscando mejorar sus habilidades, lo que significó que nadie sospecharía de ella…

Como estaban interesados en habilidades Ninja, las autoridades de Kumo omitían detalles que en otras aldeas serían obvias señales de espionaje para sumar Ninja capacitados a sus filas.

La siguiente ventaja que encontró, fue que a nivel general, el Alto Mando tenía un programa secreto para implementar drogas en los alimentos con el fin de aumentar la masa muscular de sus Ninja, así como sus habilidades físicas y las reservas de Chakra…

Sin embargo, después de un periodo de observación de alrededor de un año, Shizune se dio cuenta de que los compuestos elegidos para ese fin, si bien eran de resultado rápido, solamente funcionaban de forma muy superficial: los músculos y la altura promedio de los Ninja de Kumo era en promedio superior al resto de las aldeas Ninja, pero al precio de que las mujeres tendían a tener un libido bajo para la media mundial y alta fertilidad, que se veía compensado por la disminución del tamaño de los genitales de los hombres junto con una baja fertilidad y el aumento de su deseo sexual, compartiendo ambos sexos una irritabilidad latente como lo estaban demostrando los hermanos en ese momento…

Además de que las supuestas mejoras físicas y el aumento de las reservas de Chakra eran más resultado del estricto entrenamiento al que los Ninja se veían sometidos como parte de la doctrina militar de la aldea adoptada décadas atrás.

En resumen, Kumo se estaba saboteando a sí misma sin saberlo, ya que a diferencia de Konoha con la escuela de la famosa y reconocida Tsunade o Suna y los extensos trabajos de la respetada Chiyo, en la aldea Ninja de la Nación del Relámpago no había alguien que estudiara profundamente aquellas sustancias utilizadas y después de varios años de exposición, si bien no habían consecuencias reales para su salud por el consumo de aquellas sustancias, los efectos eran irreversibles…

Aunque no todo estaba perdido para Kumo, ya que algunas familias como el clan Shihouin, se autoabastecían de alimentos provenientes de sus feudos, por lo que sus integrantes tenían sus cuerpos libres de esas sustancias. Y si bien en apariencia eran más bajos y de cuerpos menos imponentes que los demás habitantes de la aldea, realmente tenían menos problemas.

- ¡Irás con Yoruichi y se acabó, Franceska!- Exclamó furioso el Raikage, interrumpiendo la reflexión de la pelinegra -¡Es mi última palabra!-
- ¡Bah! ¡Vete al carajo…!- La castaña salió del lugar azotando la puerta con tal fuerza que cimbró toda la oficina
- Shizuka…- El líder de Kumo se mostró calmado una vez que su hermana dejó el lugar -Te encargo un nuevo escritorio y otra silla como la que arrojó Franceska, además de la fachada y lo que se requiera- Daba una muestra de su humor un tanto inestable, resultado del consumo de aquellas sustancias
- Como diga, Raikage-sama- Replicó la pelinegra al instante.

Shizune se retiró de la oficina del líder de Kumo, reprimiendo una sonrisa en su expresión al ver lo barbárico y un tanto estúpido que era el comportamiento de los Ninja de esa aldea después de años de exposición a esas sustancias. Sus personalidades inestables eran propensas a caer fácilmente en Genjutsu y eso en una guerra Ninja, era una desventaja terrible…

Una desventaja que el Clan Uzumaki iba a aprovechar en el futuro.



- D-Dónde… ¿Dónde estoy?-

Poco a poco, su mirada se fue aclarando para darse cuenta de que se encontraba colgando de sus brazos, subió la vista para verse sujetada de las muñeca por una fuerte cadena fijada en el techo y sus piernas a la altura de los tobillos al parecer estaban sujetadas de los tobillos por un grueso grillete fijado al suelo por otra cadena que le impedía el movimiento. Poco después, pudo sentir aquél raro material ceñido a su cuerpo en forma de un traje de látex descaradamente fetichista…

Lo último que recordaba era que después de haber renunciado a su puesto como asistente personal del Raikage, había decidido tener una vida normal como civil y recién había comprado una nueva casa para buscar un trabajo como administradora en algún negocio importante. Como exasistente del Raikage, seguramente no tendría problemas para encontrar el trabajo de sus sueños.

Entonces, mientras se preparaba para su primera entrevista llegó su sucesora en la oficina del Raikage, para felicitarla y desearle buena suerte en su nueva vida, luego se sirvieron un trago de sake y brindaron para celebrar que los sueños de ambas se estaban cumpliendo y luego todo fue oscuridad…

Fue ella.

Endureció la mirada al darse cuenta de que había sido Shizuka quien le había colocado algún sedante en la bebida o algo por el estilo, pero… ¿Con qué fin? Ella ya estaba fuera de la vida Ninja y no representaba competencia alguna para su sucesora. Lo pensó detenidamente y empezó a dudar sobre la convicción que súbitamente tuvo de dejar el puesto que tanto le gustaba y tanto le había costado trabajo conseguir.

- Te encuentras en Senpuu (Torbellino) y deberías sentirte con suerte… Eres la primera que escucha el nombre de mi fortaleza…-

La mujer fijó la mirada en dos niños rubios que se encontraban delante de ella con una sonrisa suave en sus caras. Parecían tener 14 años a juzgar por su altura y pronto se mostró confundida al pensar que esos mocosos habían sido los responsables de su secuestro.

- ¿Quiénes son ustedes?- La mujer trató de mostrar confianza, hablando con firmeza
- Bueno…- El chico marcado de la mano izquierda sonrió suavemente -Por el momento somos tus anfitriones-
- Esperamos que estés cómoda- Agregó el otro joven de ojos azules
- Imbécil…- Murmuró la bella mujer de cabello gris, que llevaba suelto y le llegaba a la mitad de la espalda, contrastando marcadamente con su piel morena y sus ojos verdes
- Si quieres podemos hacer tu estancia más acogedora…- Musitó Alpha, oscureciendo su sonrisa
- Ah…-

Naruto Omega chasqueó los dedos y pronto la exuberante mujer negra sintió un escozor en la entrepierna que la asustó en primera instancia… Posteriormente comenzó a sentirse bien, como si ella misma se recorriera suavemente su sexo con las yemas de sus dedos, aunque trató de mostrar desagrado ante aquella sensación.

- ¿Q-Qué quieren hacerme?- Cuestionó la hermosa peligris con evidente molestia y sutil sonrojo en su rostro “M-Maldición… E-Esto se siente bien…” Reflexionó, tratando de no pensar en ese placer creciente
- Según esto…- Omega comenzó a revisar la información en el pergamino que había dejado Shizune -Tus cualidades administrativas son bastante buenas, además tienes un Jutsu especial llamado Tensou no Jutsu (Técnica de Transferencia Celestial) que es muy útil para transportar objetos de un lugar a otro-
- Fue Shizuka… ¿Cierto?- Replicó Mabui con tranquilidad, demostrando gran fuerza de voluntad para no ceder ante la placentera sensación
- ¿Y esa quién es?- El Uzumaki marcado de la mano izquierda replicó con extrañeza, mirando a su otra parte
- Ni idea…- Replicó indiferente el otro chico -Pero no olvides el nombre, puede sernos útil cuando nos infiltremos en Kumo-

La exóticamente hermosa mujer se mostró desconcertada tras creer que su planteamiento era incorrecto.

- Como sea…- Alpha regresó su atención a la bien proporcionada peligris -Lo que importa aquí es que queremos tu Jutsu y lo vamos a obtener…-
- Oh…-

Aquella sensación se hizo más intensa y entonces Mabui se dio cuenta con creciente temor que esa cosa que llevaba puesta era la que se movía como si estuviera viva para estimular su cada vez más caliente almejita… Virgen y realmente sin haber tenido antes alguna experiencia en los menesteres del sexo, la pobre mujer se sentía rebasada por aquellas sensaciones, las cuales aumentaban más y más, después de que la materia oscura comenzara a modificar su forma para estimular sus ya erectos pezones también.

- Hm…- En vano, la pobre mujer negra trató de contenerse mordiéndose los labios, pero le era difícil no disfrutar de ese placer
- No te resistas, querida…- Omega tomó con su mano derecha la barbilla de la vulnerable Mabui, que solamente gemía ahogadamente y lo miraba con un evidente sonrojo.

La mirada esmeralda de la bella morena quedó atrapada rápidamente en los orbes zafiro del Uzumaki, que rápidamente adquirió un tono carmesí el cual rápidamente le pasó también a esos intensos ojos verdes.

“Y ahora, asociarás mi rostro con ese placer creciente que invade tu cuerpo…” el rubio sonrió siniestramente

Poco a poco, la mujer se fue abandonando a esas sensaciones, gimiendo cada vez con mayor intensidad mientras que en su mente se formaba la imagen mental de un Naruto completamente desnudo, de pie delante de ella, mostrando su trabajado cuerpo, del cual resaltaba su miembro de más de veinte centímetros de largo. Dicha visión se fijaba gradualmente en el subconsciente de la bella morena conforme el placer la estremecía hasta lo más profundo de su ser, una y otra vez…



- ¡Feliz cumpleaños, hijo-amo…!-

Los rubios despertaban poco a poco, para sentarse al filo de sus camas y encontrarse con la visión de sus espectaculares madres enfundadas en aquellos vestidos mata pasiones que usaban en los llamados tiempos brillantes, es decir, antes de que el Naruto original despertara como el Arma Definitiva. Vestidos únicamente en calzoncillos, miraban curiosos a sus más queridas esclavas.

- ¿Qué sucede?- Preguntó un somnoliento Alpha, tallándose los ojos
- Bueno, hoy se cumplen 8 años de que te apoderaste de nosotras- Contestó la pelirroja con una marcada sonrisa
- Así que es eso…- Replicó Omega mientras estiraba los brazos
- Y realmente queríamos celebrarlo de manera especial, sólo nosotros tres- Agregó una sonriente Konan
- ¿Y las demás?- El rubio marcado de la mano izquierda cuestionó curioso
- No te preocupes por esas putas esclavizadas- Kushina contestó al instante -Ellas están en la fuente herbal, poniéndose hermosas para ti… Sólo estamos nosotras y tú-
- Así es- La peliazul asintió expectante -Hoy es un día especial y con tus 13 años recién cumplidos, queremos que este día sea especial…-
- Muy bien- El chico con la última letra del alfabeto griego grabada en su carne, se puso de pie -¿Qué es lo que planean?-
- Los amamos, hijos-amos- La Uzumaki miraba ansiosa a sus dueños -Pero… ¿No podrían ser uno de nuevo? Al menos por hoy-
- Vaya…- El chico con la mano derecha marcada miraba curioso a sus madres -¿Para qué?-
- Para que sea como en los viejos tiempos- Respondió al instante Konan
- Hm…- Los Uzumaki recordaron fugazmente los días felices de antaño -Muy bien…-

Naruto miraba con creciente curiosidad el resultado de aquél largo y metódico experimento realizado con la mente de sus madres. Entonces las dos encarnaciones de Naruto Uzumaki se pusieron de pie y se colocaron frente a frente… Su Chakra celeste se manifestó alrededor de sus cuerpos y comenzaron a caminar hacia delante lentamente.

Ante la expectación de las mamás-esclavas, los dos rubios se convirtieron en manifestaciones de luz durante su andar, hasta que colisionaron en forma de un resplandor intenso que deslumbró a las Dos Mareas por un instante… Cuando ambas pudieron recuperar la visión, delante de ellas un único Naruto las miraba fijamente.

- Listo…- El rubio sonrió suavemente -Ahora quiero que me sorprendan, mamis…-
- Desde luego, hijo- Susurraron las dos a coro.

Ambas mamás estaban sumamente ruborizadas, porque su único y original hijo-amo irradiara un aura de hombría más intensa que cuando estaba dividido en dos. Ambas colocaron sus manos detrás de la nuca, mientras que sus vestidos tomaban esa consistencia del látex tan característica de la materia oscura, convirtiendo esas anticuadas ropas que lucían en escandalosos vestidos negros strapless sumamente ceñidos a sus cuerpos, dándoles un aire sumamente sexy ya que llegaban apenas a menos de la mitad de sus torneados muslos, tenían escandalosos escotes que dejaban ver casi todo el canalillo entre sus generosos pechos y finalmente, en sus pies se formaban zapatos de exagerado tacón de por lo menos quince centímetros de alto…

- Vamos cariño…- Una ruborizada Kushina tomó de la mano derecha a su hijo -Es hora de darte todo de nosotras
- Llegó la hora…- La visiblemente sonrojada Konan se hizo de la mano libre de su pequeño y adorado amo.

El chico se dejó guiar por aquellas beldades que por sus atuendos y actitud, podían ser catalogadas como devoradoras de hombres, ya que contoneaban sus culos perversamente resaltados por lo ceñido de su vestimenta con cada paso que daban y sus tetas botaban descaradamente ante la ausencia de sujetador. Abandonaron la habitación de Saikyou Buki para dirigirse a la de ellas, la que tenía la mayor cama de todo el lugar y durante su trayecto, colocaron las manos de su hijo en sus tonificadas nalgas.

- Recuerda querido, que tus manos siempre deben ir en los culos de tus yeguas…- Kushina regañó a su niño
- Así es- Agregó una severa Konan durante el trayecto -Tú eres el semental del clan y siempre debes dejarlo en claro…-

El chico sonrió divertido mientras comenzaba a pellizcar esas firmes carnes, provocándoles gemidos ahogados a las dos imponentes hembras… Los tres continuaron el camino a la habitación de las sexys mamás entre manoseos nada inocentes. Mientras el rubio se deleitaba con esos firmes traseros y alternaba pellizcos y toqueteos con suaves azotes, las mujeres dirigieron sus suaves manos al interior del bóxer del chico, sujetando la flácida pinga de su amo y manoseándola poco a poco, deleitándose en su gradual crecimiento y dureza conforme sus expertas manos se coordinaban para masajearlo con perfecta sincronización…

Cuando llegaron a la puerta de sus aposentos, la erección del chico era notoria en su ropa interior, así como el movimiento del sube y baja de las manos.

- Hm…- El chico gimió ahogadamente, deleitándose en la sensación, dándoles sonoras nalgadas a sus mamás-esclavas
- A-Así querido, recuerda que siempre debes ser firme… Con tus perras- Kushina se mordió los labios y cerró los ojos para deleitarse tanto en la erecta polla de su hijo como en los firmes azotes que recibía
- D-Debes entrenar a tus putas… ¡S-Sin piedad!- Konan lanzó un alarido, disfrutando del hormigueo en su trasero tras la nalgada
- Pues entonces vamos a lo divertido, zorras…- El chico tenía entrecerrados los ojos, apenas conteniendo las ganas de venirse ante las caricias de sus mujeres.

Finalmente, el Uzumaki descuidó a sus mamás para abrir la puerta, sin dejar de recibir aquella alargada y deliciosa paja de ambas. Cuando entraron a la habitación, se encontraron con una cama perfectamente tendida con una cobija que lucía detalladamente el símbolo del clan…

- Hora de ponernos guapas, mi niño…- Murmuró la pelirroja, sacando con discreta molestia la mano de la ropa interior de su retoño
- Recuerda que tus golfas siempre deben verse bien…- Susurró la peliazul, también soltando la polla de su dueño con sutil enojo
- Muy bien- El chico miró a sus madres dirigirse a su tocador.

Entonces Naruto se despojó de su calzoncillo para revelar sus 20 centímetros de pija izada como mástil, mientras observaba curioso a sus hermosas zorras pintarse con exagerado labial carmín sus carnosos y bellos labios, al tiempo que los vestidos en sus cuerpos retomaban su consistencia original y se dirigían a los pies de las dos hembras, incorporándose a su calzado para volverse tacones de aguja con gruesa plataforma que les sumaban 20 centímetros a su altura. Solamente usando ese fetichista calzado y con sus delgados collares de metal en sus cuellos, se veían como todas unas prostitutas de lujos con sus perfectos cuerpos totalmente a disposición del Arma Definitiva…

- Ya estamos listas, disculpa por hacerte esperar…- Dijo la ansiosa pelirroja al tiempo que se volvía a orientar hacia su propietario
- Es hora de enseñarte a follar, disculpa la tardanza…- Agregó la sonriente Konan, mirando con marcada perversión a su hijo-amo
- Vaya, no me había fijado en eso…- Naruto observó curioso a sus queridas mamis.

Pronto notó los perfectos vientres de sus madres, ya que ambas mujeres tenían un pequeño tatuaje sobre sus afeitadas rajitas con las palabras en Kanji ‘Naruto Dorei (Esclava de Naruto)’ así como el símbolo de los Uzumaki sobre esas palabras… Igualmente, la pelirroja llevaba una sexy perforación cuádruple en su ombligo como la tenía la peliazul desde que el chico podía recordar. Era una visión tan erótica que Saikyou Buki se excitó todavía más ante la posibilidad de poseer a esas imponentes hembras.

- Pues… Es que eso somos- La Marea Roja entrecerró sus ojos, deleitándose en la maravillosa visión del pene erecto de su hijo
- Dos fábricas de bebés para ti, que eres la encarnación del clan- La Marea Azul se pasó la lengua por los labios
- Bueno… ¿Empezamos?- Preguntó ansioso el rubio.

Las dos féminas se acercaron con insinuante contoneo al chico y lo rodearon, Konan por la espalda y Kushina por el frente. A continuación abrazaron al chico, con la biológica posando el rostro de su niño entre sus generosos pechos mientras que la adoptiva comenzó a masajear la espalda de su sueño suavemente con sus tetas. El chico alzó la mirada entre los melones de su madre pelirroja, mientras sentía su libido irse hasta las nubes sintiendo el trabajado abdomen de la hembra con su polla.

- Lo primero…- Kushina tomó las mejillas de su amo entre sus manos -Es saber besar…-

La mujer y su hijo se fundieron en un apasionado e intenso beso, con la mujer totalmente entregada, con su lengua entrando como serpiente en la boca de su hijo, quien con los ojos entrecerrados miraba a su madre, tratando de dominar la voraz sinhueso Uzumaki con la suya. Pronto, Kushina suspiró al sentirse sometida por la habilidosa lengua de su hijo, ahogando sus gemidos producto de su excitación mientras Konan se aferraba a su macho, restregando su deliciosa anatomía en la espalda de su dueño…

- Deliciosa…- Murmuró Naruto después de separarse de su progenitora por la falta de aire, con sus bocas unidas por un morboso hilillo de saliva que pronto se partió a la mitad
- Y espera a probarme…- La peliazul tomó la cara del chico para acercar su boca a la suya y unirlas en otro beso profundo.

Debido a la posición de ambos, aquél segundo beso del Arma Definitiva fue más obsceno, ya que el morreo entre ambos fue exhibiendo sus lenguas igualmente, con la mamá adoptiva totalmente rebasada por el deseo mientras que el chico observaba con sus ojos entreabiertos a su sumisa esclava. Kushina se aferró al cuerpo de su hijo, inclinando el cuerpo para bajar la cara a los pectorales de su hombre y comenzar a lengüetear las tetillas del Uzumaki con entusiasmo. Los gemidos de los tres eran sonoros por la habitación y todo ese revoltijo de cuerpo sólo se detuvo cuando la Marea Azul tuvo necesidad de respirar y los tres se separaron, con pesar para la Marea Roja, que estaba totalmente enfocada en su labor.

- Muy bien…- El chico se limpió la saliva de la comisura de sus labios con el dedo pulgar, mirando a las dos imponentes hembras delante de él -Ahora yo dirijo…- Una sonrisa perversa se formó en su rostro -¡Bien ustedes dos, las quiero a cuatro patas sobre la cama para que me muestren sus colitas!-
- ¡Sí cariño!- Las dos mujeres lo miraban con marcadas sonrisas pervertidas.

Kushina y Konan obedecieron al instante, subiéndose al camastro matrimonial y colocándose en la posición indicada por su amo. Ambas levantaban sus culos con entusiasmo, esperando ansiosas lo que su macho fuera a hacerles. Entonces el rubio también se subió al lecho y quedó delante de esos imponentes traseros, cuyos coños estaban visiblemente húmedos, chorreando sus pervertidos jugos por la cara interior de los muslos de esas preciosas hembras. Con la almeja de Ame a su izquierda y el de Uzushio a su derecha, se regocijó ante aquella visión por un momento, para luego retomar su labor…

- ¡Son unas mamás muy malas!- Ambas mujeres cerraron los ojos y se mordieron los labios con deleite reprimido al sentir los sonoros azotes que el rubio les dio, dejándoles las manos marcadas en sus firmes nalgas -¡Y las voy a castigar por ser unas sucias perras!- El escozor en sus glúteos, provocó que las dos hembras gimieran escandalosamente -¡Cerdas!- Los azotes se escuchaban por toda la habitación -¡Zorras!- Kushina y Konan levantaron las caras, visiblemente sonrojadas y con los ojos cerrados -¡Putas!- Las mujeres finalmente no pudieron contenerse ante las sensaciones que las invadían
- ¡Castíganos más…!- Gritó la pelirroja, abandonada al doloroso placer
- ¡Haznos lo que quieras…!- Exclamó la peliazul, comenzando a llorar por las intensas sensaciones en su cuerpo
- Pero claro que lo haré, putitas…- Naruto entrecerró los ojos, esbozando un rictus siniestro
- ¡Ah…!- Gimieron escandalosamente las imponentes hembras al mismo tiempo.

La intrusión de los dedos del futuro patriarca Uzumaki en las conchitas depiladas de sus esclavas fue tan inesperada que las sexys mamás sólo pudieron lanzar sonoros gemidos y cerraron los ojos, suspiraron y sin poder ni desear evitarlo, empezaron a mover sus caderas al ritmo que marcaban los dedos de su Amo…

- ¡Oh…!- Sollozaba Akashio, derramando lágrimas antes las maravillosas sensaciones que invadían cada rincón de su cuerpo
- ¡Uh…!- Gemía Konan, más intensa de lo que nunca había sido en su vida
- ¿Les gusta, cerditas?- Cuestionó el rubio, arqueando sus dígitos dentro de aquellos chochos encharcados, rozando los puntos G de las dos hembras
- ¡Ah!- Chillaron las mujeres, jadeando totalmente sometidas a la habilidad de su señor mientras sexys hilillos de saliva salían de la comisura de sus labios
- Y ahora…- Para pesar de las dos, su macho retiró los dedos se su intimidad -Quiero que se den media vuelta…- Ambas obedecieron al instante debido a que su mente estaba totalmente enturbiada por el placer y sólo querían seguir obedeciendo a su hombre -Laman, mis sumisas cerditas…- Declaró el chico, mientras cruzaba sus manos de forma que los dedos que habían estado dentro de Konan quedaran frente a la boca de Kushina y viceversa
- Niño malo…- Ambas mujeres asintieron gustosas.

Las lenguas de las dos se asomaron de forma vulgar, buscando los dígitos de su hombre, comenzando a probar suavemente, disfrutando cada una el familiar sabor de su compañera, rebasadas por aquella excitación de saberse dominadas por el hombre de sus vidas, gimiendo escandalosamente al sentir un fuego desconocido en sus almejas inflamadas de deseo que crecía más y más…

- Lo han hecho bien, putitas- El chico alejó los dedos de las bocas de sus madres, que lo voltearon a ver con decepción, al ser privadas de esa delicia -Sin embargo…- Entonces posó sus manos en las cabezas de sus esclavas una vez que las separó -Yo también tengo derecho a probar algo bueno-

Con cuidado, tomó las cabelleras a su alcance para guiar a las mansas mamás con un poco de sadismo hacia su rostro y las imponentes hembras se dejaron hacer, formándose un gesto suave de dolor en sus hermosos rostros, llegando el momento en que estuvieron frente a frente los tres y sin más, el rubio asomó su sinhueso, que se movía voraz como serpiente y ambas mujeres lo replicaron al instante, fundiéndose en un obsceno beso triple exhibiendo sin pudor alguno sus lenguas con total dominio del Uzumaki sobre aquellas majestuosas hembras…

Solamente cuando tuvieron la necesidad de respirar fue que se separaron. Naruto entonces, decidió que ya era hora de dar uno de los pasos definitivos. Ambas mamás esperaban deseando que su señor las siguiera dominando y sometiendo…

- Ah, ah…- Kushina y Konan jadeaban totalmente rebasadas por la excitación, deseando más
- Se han ganado un premio por ser tan buenas esclavas…- El ojiazul sonrió al ver la docilidad de sus esclavas, que lo miraban con devoción infinita.

Entonces, tomándolas a ambas de sus collares, las fue guiando hasta colocarlas arrodilladas con las manos recargas en la pared tras la cabecera de la cama, mientras él nuevamente quedaba de frente hacia esos suculentos coñitos, que visiblemente humedecidos parecían gritar por ser follados…

- ¿Qué me van a ofrecer, mamis?- Las dos mujeres inmediatamente voltearon a ver a Naruto sobre sus hombros
- M-Mi coño virgen espera por tu enorme verga, bebé….- Contestó la peliazul al instante, manteniendo a raya el deseo de quedar embarazada de su hijo
- M-Mi culito inmaculado quiere tu gran pija, cariño…- La pelirroja apenas y podía contener las ganas de empalarse a sí misma con el miembro de su niño
- Muy bien, putitas…- Una enorme sonrisa perversa se formó en el rostro del Arma Definitiva
- ¡O-Oh…!-

Nuevamente los encharcados chuminos de las sexys mamás fueron invadidos por los dígitos de su amo, que a diferencia de la vez anterior, comenzó un intenso mete-saca, provocando que las dos mujeres se retorcieran de placer, derramando líquidos a mares de sus almejas y mojando totalmente las habilidosas manos de su dueño mientras luchaban por mantener la posición en la que habían sido colocadas…

Entonces, las dos mujeres tuvieron un descanso efímero cuando los firmes dedos del rubio dejaron de invadir sus intimidades, pero ese respiro no duró mucho, ya que ambas ahogaron una expresión de sorpresa cuando sintieron nuevamente los dedos medio y corazón de su amo, invadir poco a poco sus anitos, entrando con facilidad fastuosa gracias a sus propios fluidos…

Pronto un placer desconocido comenzó a recorrer todo su cuerpo mientras sentían cómo su amo se adentraba poco a poco sus perfectamente lavados culitos, comenzando a jadear con sus lenguas de fuera totalmente rebasadas por esas desconocidas sensaciones, cerrando los ojos y abandonándose a sí mismas, sintiendo cómo su varonil y maravilloso hijo-amo simplemente se iba apoderando de cada rincón de su cuerpo.

- ¡Tremendo par de putas están hechas!- Naruto miraba con oscura satisfacción cómo sus pobres madres ya estaban aullando como auténticas perras en celo -Pero bien…- Las dos hembras chillaron inconformes cuando los dígitos de su hijo abandonaron sus cálidas cavidades -Creo que…- El chico comenzó a recorrer suavemente con la yema de sus dedos índice y medio el borde de las estrechas conchitas de sus esclavas -Ha llegado la hora de comenzar con el renacimiento del clan…-
- Q-Querido, ya no puedo más…- Murmuró Konan, con una sonrisa oscura y perversa
- P-Por favor, házmelo ahora…- Susurró Kushina, reflejando insano deseo en su expresión
- Sus deseos son órdenes…-

La pelirroja se quedó sin aliento, conforme sintió el cipote de Naruto invadirlo más profundo de sus entrañas después de que el chico posara las manos en su caderas… Inevitablemente comparó la sensación con lo que le hiciera sentir Minato en el pasado, pero no había comparación entre la ‘normalita’ pija de Minato y esa gruesa y larga pinga que se clavaba más y más dentro de ella…

- A-Amo…- Murmuró débilmente, mientras sus ojos se desorbitaban por el naciente e incontrolable placer
- Ahora sí, zorrita…- El rubio sonrió con sadismo y embistió violentamente a su pelirroja madre -¡Hasta el fondo…!-
- ¡Ah, oh…!-

La pobre mujer gesticulaba notoriamente para envidia de Konan, que miraba con deseo creciente cómo su hijo movía la cadera intensamente y la sexy mamá Uzumaki simplemente se retorcía por el infinito placer que la dominaba en cuerpo, mente y alma, gimiendo escandalosamente, diciendo palabras inentendibles e inconexas, con su raciocinio superado por ese magnífico placer sexual. Durante varios placenteros y deliciosos minutos, el Arma Definitiva taladró con su herramienta hasta en lo más profundo de su hermosa mamá-esclava, que únicamente se dejaba hacer totalmente sometida por su hijo…

- ¡¿Cuál se siente mejor?!- Bramó el Arma Definitiva, montando a su madre biológica y aferrándose a sus firmes pechos -¡Mi verga o la de papá!-
- ¡La tuya!- Replicó la mujer al instante con un sonoro grito -¡Ah, oh…! ¡Tu enorme verga…!-
- ¡Eso es…!- Exclamó el excitado y jadeante rubio, posando su boca cerca del oído izquierdo de Kushina -¡Ya eres mía, puta…!-
- ¡Sí…! ¡Soy tu puta…!- La mujer arqueó el cuerpo hacia atrás, olvidando que estaba cargando el peso de su hijo debido a las deliciosas embestidas que llegaban hasta las paredes de su útero
- ¡Me vengo perra….!- Gritó Naruto mientras daba un último empujón más y finalmente se vaciaba dentro de la esclava
- ¡Me corro…!- Gimió la pobre pelirroja, con la cara descompuesta y los ojos rodados detrás de sus párpados por el delicioso orgasmo que recorrió cada centímetro de su cuerpo.

La mamá biológica finalmente llegó a su límite y se desplomó bocabajo sobre la mullida cama, temblando por ese intenso clímax que esperó durante tantos años de condicionamiento, control mental y lavado de cerebro, el cual fue tan intenso que la dejó visiblemente exhausta y respirando por la boca suavemente, mientras su cuerpo tenía espasmos involuntarios conforme la poderosa virilidad de su hijo dejaba su interior…

- Esta zorrita ya está servida…- Naruto se reincorporó y miró a una ansiosa Konan que había mirado como hipnotizada la follada de su hijo a su compañera -Sigues tú, perrita-
- C-Como digas, hijo-amo- La peliazul comenzó a menear el culo, como si realmente fuera una perra tratando de seducir a su macho -Hm…- Se regodeó en la sensación de las firmes manos de su amo en sus caderas
- Muy bien, puta…-
- Oh, dios…-

La pobre Konan sintió cómo lentamente su interior era invadido por la virilidad de su hombre… Poco a poco, esa extraña sensación fue aumentando en su interior y comenzó a sentirse bien, un calor desconocido y más placentero que aquella experiencia anal con Nagato comenzó a extenderse por todo su ser, invadiéndola de forma diferente a sus experiencias lésbicas anteriores. Sintió cómo poco a poco, al igual que con su compañera, sus caderas comenzaban a corresponder a las lentas embestidas de su hijo-amo, compaginando el movimiento de ambas caderas para hasta lo más profundo de su interior…

- ¡A-Así hijo! ¡Ah…!- Bramaba la mujer de Ame, retorciéndose de auténtico placer mientras se llevaba las manos a las mejillas -¡Duro y profundo…!- Sus piernas comenzaron a flaquear cuando sintió que su hombre la montó y comenzó a manosearle sus voluminosos pechos
- Eres toda una zorra…- Escuchó el suave murmullo de su dueño en su oído derecho, para luego sentir cómo la lengua Uzumaki mojaba su piel en la base del cuello -Aprietas muy rico…- Los cada vez más intensos envites de su semental le iban quitando la poca razón que aún conservaba
- ¡M-Más, dame más…!- Naruto aumentó la fuerza de sus empujes con esas palabras, viendo regocijado cómo su mamá adoptiva se había entregado por completo a la lujuria
- ¡Entonces toma más, golfa!- Los empujes del Arma Definitiva provocaban que la mujer lanzara auténticos aullidos de placer -¡Te voy a preñar…!-
- ¡Entonces préñame, amo!- La pobre mujer de Ame cerró los ojos -¡Orgullosa tendré a todos los hijos que me hagas…!-
- ¡Me vengo…!- Bramó finalmente el rubio, después de varios minutos
- ¡Lléname…!-

El clímax alcanzando por los amantes fue simplemente sublime y mientras el chico apretó los dientes y jadeaba suavemente mientras sentía su simiente invadir el interior de su hembra, la pobre mamá, simplemente lanzó grito e improperios inentendibles, estallando finalmente el orgasmo que llevaba años reprimido…

Minutos después, el chico se bajó de la cama, todavía con su polla en pie de guerra y volteó a ver a sus mamás, que permanecían en aquél estado con los ojos rodeados hacía atrás, las lenguas de fuera y un sexy hilillo mezcla de su semen y los jugos de ambas escurriendo libremente por cada uno de sus afeitadas conchas.

- Muy bien, mamás-zorritas- Les dio suaves cachetes en sus firmes nalgas para tratar de que reaccionaran -Merezco un premio por ser tan bueno aprendiendo- Concluyó con una enorme sonrisa.

Las dos mujeres se dieron media vuelta como pudieron, todavía con sus exuberantes cuerpos temblorosos y se levantaron a cuatro patas. Entonces el rubio las tomó de sus perfectas cabelleras y las dos hembras, todavía encandiladas por el maravilloso clímax que había estremecido sus cuerpos y sus almas, se dejaron guiar mansamente, siendo colocadas al filo de la cama, una mirado hacia la otra, con la enorme pija de su hijo apuntando hacia el techo, mientras sentían cómo los hábiles dedos del Uzumaki comenzaron a trabajar sus culitos muy lentamente…

Las dos mujeres, por una mezcla de instinto y deseo, comenzaron a moverse: cada vez que Kushina movía la cabeza hacia arriba, Konan bajaba a la misma velocidad. Era como un sistema de poleas pervertida mientras sus lenguas se deslizaban sobre el miembro del joven semental. Los dedos del Arma Definitiva, enredados suavemente en las cabelleras de sus mamás-esclavas, guiaban suavemente ese ir y venir en su hombría, provocándole una expresión de oscuro placer y regocijo al sentir esas suaves legüitas en su verga. Las dos mujeres, totalmente abandonadas en saborear esa esencia que estaban condicionadas a percibir como una exquisitez absoluta, gemían de forma bajita y sexy, ya perdidas las dos de deseo ante la intrusión de los dígitos de su hijo-amo en sus bien lavados anitos…

- Hm…- Poco a poco, el rubio iba emparejando a las dos para que su movimiento fuera el mismo “La polla de mi amo…” Pensaron coordinadamente sin saberlo
- Vaya mamis… Son unas chupapollas de campeonato…- Hablaba entrecortado el rubio, ante las faenas de su madres -Y… Y-Y se han ganado un premio…-

Naruto se mordió los labios, ya que al detener a ambas mujeres justo frente a su capullo, ambas empezaron a masajearlo deliciosamente con sus lenguas, a veces besándose entre ellas durante su intensa mamada… Y el haber profanado el coñito virgen de su mamá adoptiva, así como la almeja que lo había traído al mundo, le habían dejado sensible su enhiesta pinga, por lo que estaba a punto de venirse debido a esa fantástica chupada y no querían desperdiciar la oportunidad…

- K-Kushina y Konan…- Ambas mujeres orientaron su mirada hacia su adorado hijo, sin cesar en su suculenta labor -Hoy… Hoy con el poder que yo me concedo a mí mismo, las… Las declaro o-oficialmente…- Se tuvo que contener para evitar venirse -Kushina Uzumaki y Konan Uzumaki…- Finalmente llegó a su límite -¡Las matriarcas del clan…!- Gritó, mientras finalmente se venía intensa y abundantemente en las caras de sus madres…

Las dos mujeres sintieron la lefa caliente de su semental en sus caras, totalmente sonrojadas y extasiadas. Instintivamente se voltearon a ver… Y la pelirroja fue la primera en lamer con delicadeza la semilla de su hijo del rostro de su amiga, quien la replicó apenas tuvo la oportunidad, lamiéndose la una a la otra hasta dejar sus bellas caras libres de semen.

Naruto entonces, encaminó las bellas boquitas de sus madres entre sí, haciendo que se dieran un beso suave, el cual poco a poco comenzó a derivar en un intenso morreo con gemidos ahogados, mientras las calientes mamás compartían entusiastas la leche de su dueño.

- Este es el comienzo de una bella relación…- El rubio esbozó una sonrisa tan siniestra como sombría, mientras sus dos amantes se devoraban entre sí a placer…



Notas

Pues bien, los acontecimientos se han ido desencadenando y la situación internacional está lejos de ser armoniosa. Kumo planea aumentar su poder militar, aunque sin sospechar que no son los únicos. En cuanto a Shizuka, como se ha aclarado, es la identidad de Shizune con la que se infiltró en Kumo e incluso pudo llegar a tener acceso al Raikage, que ha aprovechado bastante. Bien, también ha aparecido Franceska Mila Rose de Bleach como hermana del Raikage. La descripción que le doy es algo vaga, pero pueden buscar fotos de la chica Fitness Nay Jones para que se den una idea.

Como se ha visto, Mabui fue capturada por Shizune con el fin de obtener la habilidad de la morena para transportar objetos y que será sumamente importante para el clan Uzumaki, además de que me encanta la sexy secretaria.

Por otro lado, como se indicó previamente, Tsunade tiene una visión retorcida de su papel en el clan, algo similar a Orochimaru canon, aunque enfocado a la resurrección de Mito y por qué no decirlo, una de mis Kunoichi favoritas, je, je, je.

Finalmente, el primer momento del lemon llegó al fic y pues, me costó algo de trabajo con el historial previo de que los orgasmos de las mujeres Uzumaki estaban condicionados al Arma Definitiva y por ende llegaron en plan de maestras sexuales y se fueron dominadas… Bien, tampoco quise explayarme demasiado en el lemon para tener más material a futuro y obvio sé que quedó algo pendientes con las sexys mamás, je, je, je.

Pues bien, ya para terminar, aclaro que habrá momentos en que el comportamiento de Naruto y el floreciente Clan Uzumaki se asemejarán bastante a Ne (Raíz) del canon, ya que realmente ésta es una historia oscura y la mencionada se me hace una de las partes oscuras del canon.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1087
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 13
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 8) 17-4-17

Mensaje #29 por Rock-kun » Mar Abr 18, 2017 2:37 am

Bueno, el debut de Naruto Cell en cuanto al sexo al fin ha llegado, pero la forma en que folla a sus madres no es distinta de otros lemones que haya leído, pero que son superados por estos maestros que son Arminus, Jok-kun y luomcapi_sensei.

Ahora el capítulo, Shizune se ha convertido en alguien indispensable para Naruto en sus planes de conquista mundial como espía infiltrada en Kumo. Gracias a eso, Naruto tiene acceso a toda información vital que le pueda servir para desbaratar la aldea del país del Rayo. Además, Shizune también le dio como regalo a la sexi morocha Mabui, ya que podrá sacarle más información sobre A y Kumo, y por supuesto agregarla a su harem de mujeres sexis que harán renacer el clan Uzumaki.

Debido a Shizune, nuestro rubio malnacido acaba de enterarse del plan de Kumo de secuestrar a Hanabi y de esa forma fastidiar a los Hyuuga, pero Naruto con una gran sonrisa siniestra piensa usar eso a su favor, la pregunta sería de qué forma piensa destruir los planes de A y darle un gran golpe estratégico militar para vencer a la segunda aldea más fuerte detrás de Konoha.

Otro secreto que Naruto se ha enterado, es que el gobierno de Kumo secretamente ha manipulado los alimentos con unas sustancias prohibidas que han provocado que la población ninja creciera en tamaño y su masa muscular. Sin embargo, los efectos secundarios son que reducen la lividez, el apetito sexual y la capacidad de reproducirse, tanto en las mujeres como en los varones. Por último, las sustancias provocan que las personas siempre anden de mal humor y eso es perjudicial para los ninjas que deben mantener la mente equilibrada y fría a la hora de realizar misiones. Con todo esto acumulado, Naruto ha concluido que sin quererlo, Kumo ha sembrado su propia autodestrucción, y eso lo usará el rubio a su favor a la hora que deba enfrentarlos.

En el siguiente asunto, Tsunade acaba de crear el clon de su abuela Mito Uzumaki para sacarle información de Fuinjutsu que le sirva a su nieto-amo y así aumentar su arsenal de jutsus contra sus enemigos, además, también planean castigar a la mujer por haber traicionado al Remolino por Konoha. Otro cuerpo que Tsunade ha creado, es un clon de Minato modificado, ya que la Senju eliminó los cromosomas esenciales para convertir el cuerpo en una exuberante y portentosa mujer de cabellos rubios (¿será Tatzumaki?). El objetivo de crear a esta sexi chica, es que Tsunade pueda sacar todos los jutsus secretos de Minato como el Hirashin no jutsu. De esta forma su nieto-amo sería casi invensible al tener todas las técnicas que convirtieron al Yondaime en uno de los ninjas más poderosos de su época.

¿Podrá Tsunade revivir a su abuela y dar vida a su hija?
¿Qué hará Naruto para fastidiar los planes de A?
¿Quién será la otra mujer que se encuentra al lado de la hija de Tsunade?
¿De qué serie pertenece la hermana de A?
¿Será Hinata la siguiente mujer en ser follada por Naruto?
¿Es conveniente que Kushina y Konan queden embarazadas de Naruto cuando hay tanto que hacer para conquistar el mundo ninja?
¿Cuál será el papel de Kurenai en los planes de Naruto, ya que él dijo que la domesticaría de distinta forma que al resto de sus mujeres?
¿Steelfire404 recibirá clases de luomcapi_sensei para mejorar sus lemones?

Espero que no demores con la siguiente actualización para ver los siguientes movimientos de Naruto, ya sean sexuales o brutales. :evil: :risita: :yiii:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

Alex-Flyppy-1993
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia
Avatar de Usuario


Mensajes: 14
Registrado: Mar Ago 23, 2016 1:47 am
x 1
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 8) 17-4-17

Mensaje #30 por Alex-Flyppy-1993 » Mar Abr 18, 2017 5:47 am

Mi amigo, es grato ver una continuación de este Fic. Ahora, al parecer Tsunade vaya que tiene su lado "Sádico/Perversa", mira que tener semejantes planes: Encargarse de la creación de poderosos Afrodisíacos, Somníferos y demás medicamentos que ayuden en el Crecimiento y Fortalecimiento del cuerpo de las Futuras Concubinas para el Placer y Disfrute de su Nieto-Amo. Ahora, respecto a la "Clonación Humana", vaya vaya, mas aun que ella decidiese usar dicho método para poder traer a su abuela, Mito Uzumaki, para que pueda tener un cuerpo en la cual el "Alma" de la difunta Uzumaki pueda ocupar cuando su Nieto-Amo la traiga nuevamente al Mundo Mortal, y esta se vuelva otra Concubina para el Clan, mas aun, para hacerle pagar su traición para con su Clan/Familia.

Tsunade tiene pensado en usar el "Cerebro" de su Hijo Minato, para así poder crear una "Hija Clonada" que posea todas las Habilidades/Conocimientos/Poder que tuvo su Difunto Hijo y pueda dárselo a su Nieto-Amo para el Resurgimiento del Clan Uzumaki, mas aun, para que sea la 2 Arma Perfecta Leal/Obediente con su Familia y su Futuro Hombre, y totalmente Despiadada con sus Enemigos (Osea, todo el mundo).

Al parecer, Shizuka es un Henge de nuestra querida Shizune, ya que logro tener un cargo tan Importante en Kumo, al haber convencido a Mabui en renunciar y que tuviese una Vida Civil, sin tener que preocuparse por su Aldea, mas aun, encargarse de los líos que ocasiona el Raikage con su Carácter y Forma de Actuar.... Sin duda, Shizune sera la encargada de hacer que Kumogakure caiga, y de paso el brindarle a su Sobrino-Amo a las mujeres mas Fuertes y Hermosas de Kumo para que sean sus Futuras Mujeres/Concubinas... Y debo decir, que si la inclusión de Shihoin Yoruichi (Bleach) me agrado, la de Franceska MilaRose (Bleach) me sorprendió, aunque la verdad esta encaja perfectamente en que sea Hermana Menor del Raikage, ya que esta Sexy Morena es bastante Agresiva y de Carácter Fuerte, y es bastante obvio el ver dicha Semejanza entre ambos Hermanos.

Mabui ahora esta en manos de Naruto como un "Regalo" de su tía, al brindarle una mujer con la capacidad de usar el Tensou no Jutsu (Técnica de Transferencia Celestial), mas aun, alguien que posee Información mucho mas Detallada/Importante de Kumo al haber sido la Antecesora de "Shizuka" y una Futura Mujer para el Uzumaki, siendo alguien que podría caer muy fácilmente al ser una Mujer Virgen, sin ninguna clase de experiencia con algún Hombre, en la que sin duda ella sera sometida ahora que Naruto la esta "Re-Educando" para ser su Mujer/Espía en Kumo junto a Shizune.

Al fin, las madres de Naruto han decidido darle su "Regalo de Cumpleaños" a su Adorado Hijo-Amo, y es Enseñarle el Poder Complacer/Satisfacer a sus futuras Mujeres, mas aun, ambas desean ser Madres de sus Hijos, aunque debo decir que es demasiado pronto para ello ya que apenas si han empezado a planear que hacer con su "Futura Venganza/Conquista" como para tener Hijos... Deberían planear mas que todo de que forma Derribar/Deshacerse de sus Enemigos y de conseguir Aliados/Amantes.

Esperare ansioso la continuación; Suerte y Ja-Ne.

PS: Por la descripción que diste de la "Clon Hija" de Tsunade, es muy parecida a la de Samui, sera esta la Futura Hermana/Amante/Esposa de Naruto Uzuumaki.
0 x


Volver a “Fanfics [+18]”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado