Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 14) 8-4-18

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1126
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 42
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 8) 17-4-17

Mensaje #31 por steelfire404 » Sab May 20, 2017 12:25 am

Saludos.

Alex-Flyppy: Tsunade es una pieza muy importante en el plan del Arma Definitiva y por ello fue corrompida para enfocarse en ese tipo de aspectos. Naruto aprovechará las habilidades de todas las esclavas que vaya consiguiendo y en el futuro Mito no será una excepción… La Sannin está gestando el desarrollo de una segunda arma al servicio del clan aprovechando todo de su hijo, el Shinobi más temido del mundo en su momento. Y has acertado en algo relacionado a ello.

Efectivamente, Shizuka es el disfraz de Shizune para infiltrarse en Kumo y escalar posiciones en la aldea de la Nación del Rayo. Mabui, siendo enviada por Shizune será valiosa para el clan, pero posiblemente no regrese a su aldea natal en el futuro.

Las mamás finalmente se han entregado a su adorado hijo-amo y si bien eso puede producirles problemas en el futuro como bien dices, eso estaba calculado dentro de los riesgos también y pienso explicarlo a la brevedad.

Rock-kun: Hemos discutido bastante vía skype, así que por este medio queda muy poco qué discutir.

Sin nada más qué decir, aquí dejo el nuevo capítulo:

Capítulo 9 | +
Uzumaki’s Strongest Weapon



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”



Capítulo 9: Afinando detalles



Una Kurenai Yuuhi con su quebrada cabellera revuelta, se encontraba recargada en la cabecera de su cama…

Cubierta únicamente con una delgada sábana que dejaba ver su perfecta anatomía, tenía una expresión de desencanto notoria. A su costado, Asuma Sarutobi dormía profundamente con un rostro que dejaba ver una visible satisfacción. La Kunoichi ciertamente había jugado sucio, ya que cansada de las negativas de su pareja a consolidar su relación con el acto carnal que le había pedido en los últimos días, lo invitó a cenar la noche anterior y colocó un poderoso afrodisíaco en los alimentos para vencer su resistencia y si bien había funcionado, simplemente no fue lo que ella imaginaba…

Suspiró entristecida, ya que no sintió la magia que había anhelado experimentar como señal del amor verdadero y de ahí, poco a poco se puso a pensar sobre su relación con el castaño Sarutobi. Se conocían desde niños y habían sobrevivido a una guerra Ninja, su amor había comenzando como una amistad muy natural y poco a poco se fue construyendo sobre las vivencias juntos, así como a lo que tenían en común y aquellas diferencias entre ellos que los complementaban…

Pero todo eso, que en el pasado eran los cimientos más firmes en su relación, simplemente dejó de ser importante ante esa terrible decepción.

“¿Por qué?” Abatida, la Kunoichi se levantó y se dirigió al aseo para darse una ducha y aprovechar para reflexionar sobre lo acontecido.

Se envolvió desde los pechos hasta la mitad de los muslos con una toalla blanca y mecánicamente preparó el particular vestido blanco con la manga derecha larga sin manga izquierda que usaba en vez de su uniforme Jounin, luego reguló la temperatura de la regadera y finalmente se descubrió para meterse al agua… Las gotas cálidas escurrían por su cuerpo y Kurenai simplemente disfrutaba el relajante calor, pensando en por qué había sido tan insatisfactorio el acto carnal si ella estaba segura de que el castaño barbudo que dormía en su cama era el amor de su vida.

Las lágrimas en su rostro se confundieron con el agua que marcaba incontables senderos por toda su piel mientras se enjabonaba su oscura cabellera y sus deliciosas curvas. Después de olvidar parcialmente la decepcionante noche, salió de la regadera, se vistió, maquilló y pronto estuvo preparada para asistir a la Academia Ninja. Cuando estuvo lista para partir, regresó a su habitación para mirar de nuevo al hombre que la había hecho suya…

No pudo evitar molestarse con él al verlo profundamente dormido en su cama, como si realmente hubiera sido una experiencia inolvidable.

“Claro, como todo buen hombre, no se preocupa de los sentimientos…” Una solitaria lágrima de impotencia escapó de su ojo derecho “¡No! Asuma es distinto… Solamente fue una mala noche” La Kunoichi suspiró, contemplando al amor de su vida, que era totalmente ajeno a sus inquietudes “Sólo fue una mala noche…” Y dejando dormir al Shinobi, salió de su casa para dirigirse a la Academia Ninja tratando de hacerse a la idea que la próxima vez que se hiciera una con su querido Asuma, todo sería mejor…



- Faltan 3 días para la graduación, mamá…-
- No te preocupes, cariño… Ahí estaré-

Hinata Hyuga y su adorable hija Himawari desayunaban tranquilamente en su casa… Había pasado tiempo, pero la relación entre ambas se había recuperado. Las dos nuevamente se buscaban con alegría, si bien el trasfondo era desconocido para ambas: la corrompida mamá miraba a su pequeña con deseo oculto, ya que la quería incorporar al clan Uzumaki para que fuera una fiel y devota esclava para su adorado amo al igual que ella. Por otro lado, la pequeña peliazul tenía la intensión de que su preciosa madre aceptara su futura relación con Sarada-chan, su preciada Chouchou-san y el precioso Naruto-sama.

- Y dime, querida…- Hinata tanteó a su pequeña, sonriendo pícaramente -¿No hay nadie que te guste?- La Hyuga menor se sonrojó violentamente
- B-Bueno, está Naruto-kun…-
- ¡¿Qué?! ¡¿Cómo puede gustarte ese perdedor?!-

Las dos mujeres voltearon a la entrada de la cocina para encontrarse con un molesto Boruto cruzado de brazos, cuyo gesto dejaba ver su notorio enojo. Vestía su conjunto negro de siempre y esperaba réplica de ambas mujeres para empezar a discutir con el fin de mostrarles que el imbécil de Naruto era sólo un perdedor…

Sin embargo, las dos Hyuga reanudaron su charla, dejando de prestarle atención al rubio Hyuga.

- Naruto-kun me cae bien, Hima-chan- La bella madre asintió aprobatoriamente -Si algún día llegan a tener una relación, me gustaría hablar con él- Una sonrisa sutilmente oscura se formó en su rostro -Ya sabes, debo conocer hasta el fondo al novio de mi pequeña…-
- S-Sí, mamá- La jovencita se sonrojó visiblemente, mientras el Hyuga se mostró todavía más irritado de lo que estaba
- ¡Bah! ¡No sé para qué me molesto!- El rubio se dirigió a la nevera y tras tomar varios contenedores con sus ensaladas preparadas previamente, salió del lugar
- ¿Qué le pasa?- Preguntó con fastidio la menor de las peliazules
- No sé, cariño- Hinata suspiró cansada -Cada día me pregunto por qué me tocó un hijo tan problemático y molesto como tu hermano…-
- Yo también- Himawari complementó con un gracioso puchero -Tu hijo llega a ser tan insoportable, que cada día me cuesta más verlo como hermano…-
- Ojalá Naruto-kun hubiera sido mi hijo…- Suspiró la ama de casa, con expresión pensativa
- Y a mí me gustaría que Naruto-kun fuera mi hermano…- Agregó con el mismo pesar la jovencita.

Las dos mujeres, con resignación a su parentesco con Boruto, redirigieron su plática a trivialidades de las que hacía tiempo no hablaban…

Pero a la vuelta del corredor que de la cocina llevaba a la sala del departamento, el aludido había escuchado la opinión que su hermana y su madre tenían sobre él y se mostró impactado. Años atrás, era el rey de esa casa y esas dos mujeres lo adoraban por el simple hecho de ser él, pero ahora era justo lo contrario y parecía ser que el hecho de ser Boruto Hyuga provocaba desagrado en sus dos mujeres especiales.

“¿Por qué…?” Pensó visiblemente abatido “¿Por qué todo cambió?” Cerró los ojos con evidente pesar…

Nada había sido igual desde el incidente con Naruto y aquella dolorosa noche en que su madre lo dejó con sus sandalias deportivas tiradas en el suelo mientras se dirigió a la casa del Uzumaki a disculparse con aquella familia…

El rubio Hyuga había desarrollado una tendencia a la depresión durante todo ese tiempo, debido a que las cosas no le habían salido bien desde aquél día. Su hermana se alejó notoriamente de él y su madre comenzó a ser sumamente estricta, además de simplemente quitarle los mimos que antes le avergonzaban y que irónicamente, ahora deseaba recibir.

Sin embargo, no estaba totalmente amargado y frustrado con la vida, puesto que tenía un último brillo de esperanza en su camino sombrío, a la cual se aferraba con fuerza…

Ino Yamanaka era aquella luz y no sabía si podría resistir el perderla.



- Después de cogernos tan rico, debes tener hambre, mi amor…-
- Así es, luego de tan buena follada te mereces un desayuno sexy…-

En el comedor de la parte superficial de su casa, el rubio disfrutaba de las atenciones de sus mamás-esclavas, ya que después de aquella intensa pero breve sesión de sexo, tenía que ir a la Academia Ninja para continuar con sus planes y finalmente ver cómo iban a quedar los equipos Genin, ya que si bien podía intervenir en eso con la ayuda de Koharu, prefería que eso fuera decidido por la suerte para que no todo fuera predecible…

Mientras pensaba en eso, se regocijaba en la espectacular vista de sus hermosas mujeres, las cuales le preparaban el desayuno con visible felicidad y un nuevo nivel de sumisión. Las dos vestían únicamente delantales blancos con bordes de encaje, bien apretados de forma que los pezones de sus exuberantes pechos se marcaban escandalosamente en la tela, además de lucir tacones de aguja con exagerada plataforma de veinte centímetros de altura, lo cuales estilizaban sus piernas deliciosamente, además de que sus firmes nalgas se resaltaban bastante, lo que aprovechaban para contonearse descaradamente, ambas luciendo sonrisas pervertidas en sus angelicales rostros, orgullosas de que sus pecaminosos cuerpos finalmente habían sido poseídos por su amado hijo.

- Te vamos a consentir como te mereces, mi semental- Kushina se sentó en la pierna derecha del ojiazul, con un plato de Ramen en su mano izquierda y palillos en la derecha
- Así es, después de follarte a estas yeguas, mereces un premio- Konan tomó asiento en la otra extremidad del rubio sujetando el plato humeante con su mano derecha para complementar a su compañera y sosteniendo palillos en su otra mano
- Entonces consiéntame, zorras mías…-

Alternándose, las dos alimentaban a su macho y luego le limpiaban la boca amorosamente. El rubio quien simplemente disfrutaba las atenciones, se mantenían pensando en lo que le deparaba el futuro: su inmediata graduación de la Academia Ninja y después de eso, la asignación de su equipo, además del día en que se desarrollara el complot de Kumo y las consecuencias posteriores…

- ¿En qué piensas, cariño?- La Uzumaki pelirroja le dio un beso a su hijo en la mejilla, lamiéndolo posteriormente como el manjar que era para ella, mientras su compañera lo alimentaba
- Dinos… ¿Vas a apoderarte de más zorras?- La Uzumaki peliazul ahora le mordisqueaba el lóbulo de su oreja mientras la otra mamá-esclava le daba de comer
“No es sencillo pensar con estas putas calientes poniéndome a mil…” Pensó el rubio, tratando de concentrarse para responder a las preguntas de sus esclavas -Puede decirse que sí, tendrán más zorras para prepararme…- Ambas mujeres sonrieron marcadamente con las palabras de su dueño.

El erótico desayuno continuó hasta que el joven estuvo saciado y con su libido hasta el cielo. Sin embargo, para tristeza de las matriarcas del clan, el chico se dispuso a marcharse a la Academia y muy a su pesar, tuvieron que transformar la materia oscura sobre sus cuerpos en un conjunto revelador consistente en apretados jeans de mezclilla que evidenciaban sus grandes culos, así como blusas blancas de tirantes que permitían apreciar sus firmes tetas, además de las ya características sandalias de exagerado tacón para estilizar todavía más sus deliciosas piernas. Mientras su rubio adorado iba a lavarse los dientes, las mamás hicieron lo mismo, tras lo que se maquillaron con lápiz labial de intenso color carmín, luciendo como dos auténticas preciosuras…

Además, ambas lucían una cadena que se perdía en el canalillo de sus turgentes pechos.

Las mamás-esclavas y el hijo-amo se reencontraron en la entrada de la casa, listos para partir a la Academia Ninja, donde una silenciosa Mikoto, ‘vestida’ únicamente con una cofia de sirvienta sobre la cabeza y un delantal con borde de encaje a la mitad de los muslos y calzado de tacón, miraba a su amo y a sus dueñas con visible sonrojo, esperando por sus órdenes para obedecerlas con fanática prontitud.

- Oye, hijo-amo- Kushina tanteó a chico
- ¿Qué sucede?- Preguntó el rubio mientras sus mujeres lo flaqueaban y él las abrazaba posesivamente de la cintura
- Queremos salir de cacería…- Preguntó expectante Konan -¿Podemos?-
- ¡Claro que sí, putas!- El Uzumaki asintió mientras le metía un pellizco a esos tremendos traseros, provocando que las hembras se doblaran ligeramente, mientras gemían ahogadamente
- Gracias, querido- La pelirroja sonrió visiblemente feliz con un suave gemido
- Te vamos a traer a una perrita que te va a encantar- La peliazul se mostró entusiasta, restregando su sexy culo en la mano de su hijo
- No nos esperes, Miko-chan- Kushina volteó a ver a su mejor amiga -Llegaremos en la tarde-
- Como digas, Kushina-sama- La Uchiha asintió devotamente
- Hinata no viene hoy, así que te quiero trabajando, esclava- Konan ordenó con autoridad, cimbrando el cuerpo de la sexy azabache con aquella voz autoritaria
- Así será, Konan-sama- Respondió la sexy pelinegra con excitación creciente, haciendo una reverencia con la cabeza
- Y si terminas pronto, puedes ir con Tsunade para que te use- La Marea Roja agregó, ya que le gustaba consentir a su mejor amiga
- Gracias, Kushina-sama- El cuerpo de la Uchiha comenzaba a temblar por la lascivia que aumentaba más y más en ella
- Y no olvides asear y alimentar a nuestra invitada- Agregó la otra matriarca del clan, mirando fijamente a la fetichista esclava -Confiamos en ti-
- No le fallaré al glorioso y poderoso Clan Uzumaki- Declaró con solemnidad la sirvienta, visiblemente alegre por la posibilidad de serle útil al clan
- Vámonos entonces, mamis…- Las dos imponente hembras asintieron al tiempo que se abrazaban a su hijo, para que los tres salieran de la casa ante la mirada embobada de Mikoto…



Faltaba poco para que los estudiantes con el rendimiento escolar adecuado se convirtieran en Genin…

Ese era el tema de conversación de los padres reunidos en la entrada de las instalaciones escolares, ya que cuando se graduaran, sus hijos se convertirían en Ninja y en adultos, según las leyes de la aldea. Karui, Tsume, Sakura y Hinata platicaban juntas en su grupo, mientras que sus hijos hacían lo propio, si bien Boruto y Kiba permanecían levemente alejados de las chicas, en compañía de Ino…

La rubia de los Yamanaka, una bella chica de largo cabello rubio atado en una coleta, se había sentido atraída por el aire de rebeldía del rubio Hyuga y después de un tiempo de tratarse, se hicieron novios. Aparte de eso, a Ino le desagradaba la idea de tener que trabajar con la gorda Chouchou y el vago patético de Shikamaru, a pesar de que lo más probable sería que sucediera eso debido al historial de las familias de los tres, ya que la agrupación denominada Ino-Shika-Chou había sido muy efectiva prácticamente desde la fundación misma de la aldea.

- ¡Hola, chicas!-

Las cuatro mamás voltearon a ver a la recién llegada familia Uzumaki. Por una parte, Karui y Sakura ahogaron expresiones de sorpresa al ver a las despampanantes mamás enfundadas en esas ropas tan juveniles, mientras que Tsume y Hinata simplemente miraban a las recién llegadas abrazadas de su pequeño. Naruto pronto se soltó de sus mamás para dirigirse con Chouchou, Himawari y Sarada, dejando a las mujeres platicar.

- ¡Kushina, Konan-san!- Exclamó la escandalizada morena pelirroja -¿Por qué visten así?-
- ¿Qué tiene de malo?- Preguntó confundida la Uzumaki pelirroja -No nos matamos a diario en el gimnasio para no mostrar nuestros cuerpazos-
“Amas… Están como quieren” La Hyuga miraba visiblemente embobada a sus dueñas
- ¡Igual ya no tienen edad para andar vistiéndote así, tomate!- Agregó la también avergonzada pelirrosa
- Pero Sakura-san- Intervino la Uzumaki peliazul -Nosotras todavía somos jóvenes…-
- C-Como sea- La castaña Inuzuka se notaba algo nerviosa -El cómo nos vistamos ya es cosa de cada quién…-
- Exacto, Tsume- Kushina sonrió feliz -Y pasando a otros temas… ¿Qué les parece si nos vamos a desayunar a algún lugar? Con eso de que los chicos se gradúan en unos días… ¡Tenemos que celebrar!-
- Así es- Agregó la feliz Konan -Nuestros niños se han esforzado mucho y finalmente empezará su carrera como Ninja-
- Puede ser…- Divagó Karui -Aunque, yo tengo que hacer otras cosas, hoy no puedo-
- Yo igual, tengo que atender a Sasuke-kun- Dijo seria la Haruno -No me gusta dejarlo solo mucho tiempo y mi madre no puede ayudarme hoy-
- Otro día entonces, mientras somos nosotras cuatro- La Marea Roja se enfocó en Konan, Tsume y Hinata
- ¡Sí!- Exclamó una entusiasta Marea Azul -Y yo conozco el lugar ideal…-

Por su parte, las niñas y Naruto se encontraban en su charla…

Chouchou, Sarada y Himawari ciertamente habían crecido. La morena Uzumaki-Akimichi continuaba siendo gordita, pero su cuerpo mantenía de forma sutil la forma de reloj de arena, con pechos y trasero resaltables: sus medidas rondaban los 84 de pecho, 72 de cintura y 84 de trasero. La azabache Uchiha-Haruno, era esbelta y si bien su cuerpo era armonioso, tenía cierto problema, ya que sus 72 de pecho y 72 de nalgas eran de las menos desarrolladas entre las chicas de su edad, aunque su estrecha cintura 56 ayudaba a dar una visión muy femenina de su figura. Finalmente, la risueña Himawari gozaba de una estética anatomía de angosta cintura 58, un considerable trasero 78 y un pecho 78 también.

La castaña lucía un kimono blanco sin mangas ceñido a su cuerpo con una faja amarilla y una camiseta manga corta de red debajo, un par de calentadores de brazo negros y un par largas botas negras a la mitad de los muslos. La azabache de gruesos lentes de armazón rojo, por su parte, utilizaba un vestido rojo sin mangas estampado en la parte posterior con el símbolo de su clan, muy parecido al atuendo de su madre, aunque apenas cubriéndole la entrepierna, debajo tenía unos pantalones cortos a la mitad de los muslos y arriba de las rodillas, medias de color púrpura oscuro, calzando botas negras y usando calentadores de brazo de color púrpura oscuro. La peliazul vestía un kimono lavanda sin mangas y líneas verticales, con una faja púrpura oscuro alrededor de su cintura y llevaba un par de pantalones cortos azul marino, con medias hasta el muslo y botas negras de tacón alto debajo de las rodillas. Finalmente, el rubio tenía pantalones negros, botas cortas del mismo color y una sudadera naranja de vivos negros con el símbolo de los Uzumaki estampado en la espalda, bajo la cual llevaba una camisa de red negra ceñida al cuerpo.

Las dos niñas de Doujutsu escuchaban atentas al Uzumaki, mirándolo encandilas, con la Uchiha a la derecha y la Hyuga a la izquierda. Sakura miraba de reojo, ya que su querida hija no le quitaba la mirada de encima al chico, como si estuviera prendada de él. Hinata estaba encantada, ya que al parecer su adoraba hija también sería esclavizada por su adorado amo y así podrían estar juntas para servirle al clan. Karui se mantenía expectante, ya que pronto el chico abrazó de la cintura a su adorada niña de la cintura, quien aceptó el gesto del rubio y entonces Karui se sintió feliz de que al parecer su pequeña había encontrado el amor…

- Y bien chicas… ¿Listas para saber en qué equipos estaremos?- Preguntó sonriente el Uzumaki
- A mí no me importa en cuál sea, mientras sea contigo, Naruto-san- La Hyuga sonrió feliz y se acomodó en el firme hombro Uzumaki
- Así es… Estar contigo es lo que importa, Naruto-san- La Uchiha susurró sugerente y restregó sus pechitos en la extremidad que abrazaba
- Yo sé que te mueres por estar conmigo, Naruto-kun- La Akimichi sonrió insinuante -Pero puede que tu sueño no se haga realidad, así que instruí a estas dos para que te cuiden si se da el caso…- Murmuró la gordita, sintiendo con regocijo el firme cuerpo del rubio en su espalda
- Chouchou-san nos enseñó bien y fue muy estricta para que aprendamos- Murmuró Himawari, visiblemente contenta de haber sido condicionada por su amiga
- Así es, Chouchou-san es nuestra mejor amiga y haremos lo que ella diga- Sarada complementó, con una mezcla de respeto y admiración por la Akimichi
- ¿Ves?- La morena robusta sonrió maliciosa -Y te espera otra sorpresa cuando nos graduemos…-
- Vaya, no puedo esperar…- El Arma Definitiva le sonrió de la misma forma a la castaña.

Naruto estaba visiblemente satisfecho con el resultado del sutil condicionamiento de Chouchou. Si bien pensaba apoderarse de ella totalmente, esperaría hasta que se graduaran para que ya siendo oficialmente una adulta, sus padres no pudieran ponerle algún ‘pero’ a su relación. Además, con las formalidades futuras podría abrirse puertas hacia un objetivo más importante en su meta de reconstruir al Clan Uzumaki…

- Pero bueno, pronto será eso, así que mejor vamos ingresando a la academia- La gordita y el rubio comenzaron a caminar sin dejar de abrazarse, siendo seguidas fielmente por las otras dos niñas.



Los estudiantes en la Academia Ninja se mostraban más entusiasmados que de costumbre, ya que faltaba muy poco para graduarse y finalmente comenzar sus vidas como Ninja…

Realmente los estudiantes ya sabían quiénes serían los graduados de la generación y solamente tenían que enterarse de los equipos que conformarían. Generalmente éstos se asignaban después de la graduación, pero ese año sería diferente puesto que habría un desfile de bienvenida para la próxima visita de la comitiva de la aldea Ninja de Kumo, así que ese trámite se realizaría con prontitud para que los Equipos Genin estuvieran listos y participaran también.

Iruka Umino encabezada la comitiva de los variados profesores que los estudiantes tuvieron durante toda su formación académica, listo para comenzar a dar las últimas indicaciones en relación al tema.

- ¡Muy bien!- Declaró el instructor Chunin -Me alegra mucho dar la lista de los graduados para este año… Primero que nada, les agradezco a todos por la oportunidad de permitirme ser su profesor, ya que fue una experiencia inolvidable para mí…-

Naruto miraba con evidente fastidio ese ridículo montaje y escuchaba con aburrimiento toda la insulsa palabrería del instructor al que consideraba una alimaña sumamente débil. Lo que le interesaba del asunto era cómo Kurenai Yuuhi se mostraba discretamente malhumorada y a su derecha, Asuma Sarutobi se veía también molesto, pero él no se preocupaba por ocultarlo.

Era obvio que su plan estaba saliendo a la perfección…

Aquél día tomó por sorpresa a su Sensei en Genjutsu y con su ardid de los caramelos la tuvo a su merced para manipular su subconsciente, para poner las bases de la futura caída de aquél estúpido que se había atrevido a golpearlo y sólo debía esperar para que todo saliera a pedir de boca…

Y cuando llegara ese momento, el golpe sería brutal y le iba a quitar a ese barbudo ridículo todo lo que le importaba, incluso lo que todavía no tenía.

- Muy bien- El Arma Definitiva volcó su atención hacia el Chunin, cuando notó que había dejado de hablar toda la basura que no le interesaba -Dicho lo esencial sobre la vida Ninja, sólo me queda desearles lo mejor y proceder a continuación a nombrar los equipos para los nueve graduados de este ciclo…- El profesor principal de la academia tomó la lista que se había preparado meticulosamente días atrás
“Hora de ver lo que la suerte nos depara…” Pensó el rubio con una discreta sonrisa
- Los equipos Genin del 1 al 6 todavía están en circulación, así que la numeración comenzará a partir del número 7…- Hizo la aclaración antes de continuar con la designación -Entonces el primer equipo, el Equipo 7, será integrado por Sarada Uchiha, de alto rendimiento, Himawari Hyuga de rendimiento medio y finalmente, Naruto Uzumaki de rendimiento bajo, diseñado para embocada… Su Sensei Jounin será Kurenai Yuuhi-

Las reacciones fueron variadas: Chouchou hizo un puchero de visible molestia, mientras que sus amigas se separaron del Uzumaki por un momento para chocar las manos en señal de triunfo. La bella Jounin azabache se mostró contenta al saber que sería instructora de tres de los estudiantes que más le agradaban. Naruto sonrió discretamente, al ver que la suerte le había sonreído de nuevo… Ahora podría esclavizar a gusto a su media hermana y a la Uchiha, además de continuar con su venganza contra el hijo del Hokage.

Boruto en cambio, se molestó visiblemente. Ino volteó a ver a su novio, el cual se encontraba sentado a su izquierda al sentir temblorosa la mano que sujetaba con cariño.

Para el Hyuga era sumamente desagradable que su hermana estuviera en el mismo equipo que el bastardo, ya que ella gustaba de él, seguramente por algún complejo incestuoso relacionado con él mismo o algo por el estilo… Y su madre aprobaba esa posible relación, seguramente para no tener que decirle la verdad a Himawari sobre que el bastardo y ella eran medios hermanos.

- ¿Sucede algo, Boruto?- Preguntó la preocupada Yamanaka
- No me agrada que ese idiota esté cerca de mi hermana- Contestó al instante el hijo ilegítimo de Hinata y Minato -Es un debilucho que no podrá protegerla…- Declaró para disimular las verdaderas razones de su molestia
- Calma…- Ino trató de relajar a su novio -Tal vez esté con ese perdedor y con la idiota de Sarada, pero Kurenai-sensei es una gran Kunoichi… Himawari estará bien-
- Eso espero...- Replicó más calmado el Hyuga
- En cuanto al Equipo 8, éste estará conformado por el alumno de bajo rendimiento Shikamaru Nara, la estudiante de rendimiento medio Chouchou Akimichi y por último, la alumna de mejor rendimiento Ino Yamanaka, diseñado para ser multitareas y su Sensei Jounin… Será Anko Mitarashi-

En cuestión de segundos, la bella rubia pasó por un abanico de emociones: primero suspiró al ver que su destino sería formalizado con prontitud, luego se molestó en forma de un tic en su ojo derecho al ver que la gorda y el Nara estarían en el mismo equipo, lo que terminó por confirmar las sospechas que tenía desde hacía ya bastante tiempo…

Cuando escuchó su nombre sonrió forzadamente con una forma de demostrar su molestia y al oír el nombre de la Jounin que estaría a cargo de ellos, conocida por todos como la más estricta de las Sensei, simplemente se dio un golpe de lleno en la frente contra su escritorio como forma de sacar su frustración.

Shikamaru Nara, suspiró al hacerse oficial la obvia formación Ino-Shika-Chou de la generación y la gordita morena resopló con fastidio ya que si bien no le importaba en lo absoluto estar con el vago, para nada le agradó el saberse en el mismo equipo que la flacucha estirada y engreída…

Aunque por otro lado, también tendría la oportunidad de ponerla en el lugar que le correspondía.

- Tranquila, Ino…- Murmuró su novio, sonriendo nerviosamente -Fuera de la gorda, no está tan mal tu equipo… Creo-
- Y ya para finalizar, sólo me queda nombrar a los integrantes del Equipo 9…- Iruka se apresuró en concluir - Boruto Uzumaki de rendimiento alto, Shino Aburame de rendimiento medio y Kiba Inuzuka de rendimiento bajo, el cual está diseñado para ataque y los tres estarán bajo la tutela del Sensei Jounin, Asuma Sarutobi…-

El barbudo Jounin se mantenía con aquella expresión dura producto de su enojo con su novia…

Cuando despertó en la casa de Kurenai, se dio cuenta de que ya era tarde para la ceremonia y tuvo que asearse rápidamente de forma que no tuvo tiempo ni de desayunar y la jornada sería larga. Su enojo aumentó al ver que su querida novia ya se encontraba en la academia, pero antes de reclamarle por dejarlo así después de aquella noche de ensueño, donde él le entregó todo, llegó Iruka a informarle del itinerario del día.

Por eso mismo, no le prestó atención en lo absoluto a los Genin que serían parte de su equipo, a pesar de simpatizar con Boruto por su talento, con Kiba por su atrevimiento y con Shino por su objetividad.

- Muy bien, de antemano yo les agradezco mucho todo este tiempo que pasamos juntos y sólo me queda desearles lo mejor durante su verdadero Examen de Graduación… Pero eso ya está en las manos de sus Sensei Jounin, yo me retiro para que se reúnan con sus nuevos compañeros…-

El Chunin hizo una reverencia dirigida a todos sus estudiantes y luego dio media vuelta para marcharse junto con los demás profesores que no habían sido designados como Sensei Jounin. Inmediatamente el Sarutobi se dirigió con su novia para pedir respuestas.

-¿Por qué te fuiste sin mí?- El castaño se mostró dolido
- Quise dejarte dormir, no pensé que te molestaría- La azabache replicó con aparente indiferencia
- Yo contaba con que me despertarías…- Asuma se mantenía molesto
- Después de lo de anoche, necesitabas dormir- Kurenai contestó con tranquilidad -Además, no es el momento ni el lugar para discutir estas cosas- Agregó, con tono severo
- De acuerdo, platicaremos después- El Jounin se dio media vuelta para dirigirse con sus alumnos.

Naruto, Sarada y Himawari no tuvieron problema en mantenerse juntos para esperar a su Sensei Jounin, mientras que una irritada Chouchou tuvo que levantarse y dirigirse hacia el vago de la generación, sentándose a su derecha. Para Ino fue igual de molesto, poniéndose de pie para dirigirse al Nara y tomar asiento a su izquierda. Igualmente, Kiba y Boruto esperaron al chico Aburame para reunirse finalmente los Equipos Genin y esperar indicaciones sobre su graduación.

Al trío Ino-Shika-Chou se acercó aquella atractiva mujer mal encarada de ojos grises, cabello violeta peinado en forma de una coleta alta y de tez blanca, que vestía una gabardina marrón con costuras púrpuras, bajo la cual portaba un traje de malla ajustado a su tonificado cuerpo, que iba del cuello a los muslos. Llevaba una minifalda de color naranja oscuro, así como correa de color azul oscuro alrededor de la cintura que se conectaba a la falda.

- Muy bien, enanos… Ya saben quién soy yo, pero igual me obligan a presentarme para toda esta tontería, mi nombre es Anko Mitarashi- Dijo con tono intimidante la Jounin
“Genial, me tocó la Sensei más loca…” Pensó fastidiado Shikamaru, con expresión aburrida
“Tenía que tocarme con esta demente” Ino miraba con un tic en el ojo a la Kunoichi
“Vaya… Está buena, como para regalársela a Naruto-kun” Chouchou sonrió suavemente
- Muy bien, enanos- La mujer continuó con su faceta estricta -Platicaremos afuera… Este lugar es deprimente-

La Jounin se dio media vuelta para comenzar a caminar y a regañadientes, el Nara y la Yamanaka la comenzaron a seguir. La Akimichi se quedó mirando fijamente el trasero de su Sensei, que resaltaba aún a pesar de su gabardina y se contoneaba descaradamente. Finalmente reaccionó para seguir a su equipo al exterior.

Por otra parte, el Jounin encargado del Hyuga, el Inuzuka y el Aburame se mantenía molesto por lo ocurrido hace un par de hora y más que nada, porque no había probado bocado. Se acercó a su equipo y miró a los tres Genin que estarían a su cargo.

- Bien chicos, yo seré su Jounin Sensei, espero que crezcamos juntos y seamos unos buenos Shinobi para la aldea- El Sarutobi pudo controlarse finalmente para mostrarse amigable con sus pupilos
- Yo espero hacerme poderoso, Sensei- Respondió de inmediato Boruto
- Y no olvides la parte donde patearemos traseros- Kiba sonrió desafiante
- ¿Y tú qué opinas, Shino?- Preguntó el barbudo al notar que el tercer Genin del equipo no había dicho nada
- Bueno… Está bien por mí, tengo deberes que cumplir como Ninja de Konoha y como parte de los Aburame- Dijo en tono serio e indiferente, bastante contrastante a los otros dos
“Ente” Pensó despectivo el rubio Hyuga
“Tenía que tocarnos con este bicho raro” Reflexionó el castaño
- Bien, entonces vamos afuera…- El Jounin se mostró sonriente -Todavía hay bastante que explicarles…-

El Equipo 9 también dejó el aula para dirigirse al exterior, dejando únicamente a los estudiantes del Equipo 7. Kurenai se acercó a sus estudiantes para comenzar a construir un buen equipo, ya que además de que le habían tocado tres de los alumnos que más atención le ponían a sus clases, eran también de los que más le simpatizaban. Inmediatamente se puso de buen humor al pensar que aquellas chicas, el simpático rubio y ella formarían un buen equipo.

- Bueno chicos, ya nos conocemos y todo, pero por formalidad me presento nuevamente, mi nombre es Kurenai Yuuhi, ahora vamos afuera para conocernos mejor- La sonriente pelinegra se dirigió a la salida.

Los tres estudiantes la siguieron inmediatamente mientras el rubio abrazaba sugestivamente a las dos amigas de Chouchou por la cintura, a Sarada con el brazo derecho y a Himawari con el brazo izquierdo. Las dos chicas se dejaron hacer, mostrándose visiblemente contentas y recargaron las cabezas en los firmes hombros Uzumaki, totalmente cautivadas por el rubio.



El recién constituido Equipo 7 se encontraba en una bella zona del patio de descanso de la Academia Ninja, el cual estaba cubierto por césped sumamente bien cuidado de forma que parecía más una alfombra verde que pasto. Bajo la sombra que producía un frondoso árbol de espesa copa, los Genin se encontraban sentados, mirando expectantes a su Sensei Jounin, quien se encontraba recargada en el tronco del árbol con una cálida sonrisa en el rostro.

- Muy bien…- La bella azabache mayor comenzó a conversar con sus futuros Genin, ya que confiaba en la habilidad de los tres -Vamos a conocernos un poco, empezando por presentarnos formalmente y describirnos un poco-
- ¿Puede darnos una demostración, Sensei?- Preguntó la jovencita Uchiha, expectante
- Igual yo iba a empezar, Sarada- La Jounin sonrió suavemente -Como saben, mi nombre es Kurenai Yuuhi, me encantan los dulces confitados y mi sueño es convertirme en la mejor conocedora de Genjutsu del mundo para enseñarle todo a mis estudiantes…- Kurenai asintió suavemente cuando notó que tenía la atención de sus estudiantes -Ahora es tu turno, Sarada-
- Muy bien- La chica de lentes sonrió alegre -Mi nombre es Sarada Uchiha, me gusta mucho pasar el tiempo con Hima-chan mientras vemos entrenar a Chouchou-san y también estar cerca de Naruto-san- Cerró los ojos, dejando ver su alegría -Y cuando sea mayor… ¡Quiero convertirme en una maestra del Sharingan!-
- Me da gusto oír eso, Sarada- La azabache mayor miró feliz a la menor -Como el Genjutsu es parte imprescindible del ojo de tu clan, me dará gusto ayudarte en lo que pueda-
- Gracias, Kurenai-sensei- La hija de Sakura agradeció inclinando suavemente la cabeza
- Ahora es tu turno, Himawari-
- ¡De acuerdo!- La Hyuga sintió decidida -Mi nombre es Himawari Hyuga y me encanta la comida que prepara mi mami, por lo que cuando puedo, traigo un poco para Sarada-chan, Chouchou-san y Naruto-san, en cuanto a mi sueño… Yo quiero ser una Kunoichi bella y fuerte como mi mami- La peliazul se mostraba contenta y feliz
- Hinata-san fue de las mejores Ninja mientras estuvo en el servicio activo y si te esfuerzas, estoy segura de que serás tan fuerte como ella- La Yuuhi animó a su alumna, quien se mostró visiblemente feliz -¿Y bien? Háblanos sobre ti, Naruto-kun…-

Kurenai, Sarada y Himawari volcaron de inmediato su atención hacia el rubio. Naruto notó de inmediato que su Sensei y sus compañeras lo miraban embobadas como producto de sus respectivos condicionamientos…

Cuando inició su maquinación con la Jounin, el Arma Definitiva le implantó órdenes muy específicas en su cabeza con el fin de asegurarse la total atención de la sexy azabache con el fin de enamorarla poco a poco al mismo tiempo que se fuera decepcionando de Asuma. De igual forma, fue guiando a Chouchou en el condicionamiento de las niñas poseedoras de Doujutsu para que poco a poco fueran obsesionándose con él conforme más tiempo pasaran juntos.

- Yo me llamo Naruto Uzumaki- Comenzó Saikyou Buki -Y me gusta mucho el Ramen preparado por mis mamis, es el más delicioso del mundo y nadie lo sirve como ellas- El chico observó feliz cómo tenía la total atención de las tres mujeres -Y finalmente, en cuanto a mi sueño… Lo que yo deseo es reconstruir a mi clan, llenando el mundo de todos los Uzumaki que pueda-

Las tres hembras se estremecieron con la sonrisa sombría con la que el rubio terminó su oración. Sarada, Himawari y Kurenai, sin saberlo, ya estaban en las garras del Arma Definitiva y su programación mental que permanecía inactiva en su subconsciente sólo necesitaba la señal de activación que tenían implantada para ponerlas totalmente bajo su control. Aunque realmente, no había mucha diferencia con su estado actual, en el que prácticamente eran ovejas siguiendo a su siniestro pastor sin saberlo siquiera.

- B-Bueno- La Yuuhi fue la primera en reaccionar -No sé cómo podría ayudarte para realizar tu sueño, Naruto-kun- Sonrió de forma inconscientemente sugestiva -Pero si puedo hacerlo en algo, no dudes en pedírmelo-
- En el futuro le tomaré la palabra, Kurenai-sensei…-
- Nosotras también, Naruto-san- Agregó entusiasta la Uchiha, mientras se ajustaba los lentes -Debemos de ayudarnos entre nosotros cuando podamos- Añadió visiblemente sonrojada
- ¡Sí!- Complementó la animada Hyuga -Somos un equipo y siempre tenemos que apoyarnos- La peliazul sonrió notoriamente ruborizada
- Muy bien, chicos- La sexy azabache mayor retomó la palabra -Ahora que ya nos presentamos formalmente, llegó la hora de explicarles todo lo relacionado a su graduación…- La Jounin adoptó una expresión seria -Voy a realizarles una prueba el día de mañana para saber si ya están listos para ser Genin realmente… Les sugiero que repasen bien todo lo que han aprendido a lo largo de la Academia Ninja para que tengan mayores posibilidades de aprobar, ya que no pienso ser indulgente con ustedes…- Kurenai sonrió suavemente después de sus palabras -Y realmente, deseo que aprueben para trabajar juntos, así que den su mejor esfuerzo-
- ¡Sí!- Replicaron animados los tres novatos.



Kushina, Konan, Hinata y Tsume llegaban a un lujoso restaurante llamado Yuri, ubicado en una de las zonas más exclusivas de Konoha. La Inuzuka inmediatamente se sintió un tanto fuera de lugar, ya que el lugar parecía costoso y pensó seriamente en retirarse, ya que si bien podía costear un almuerzo caro, lo haría con recursos del clan y eso no sería ético… Eran sus reflexiones internas mientras una atractiva mesera de cabello castaño corto y alborotado, de tez clara y vestida con un revelador uniforme consistente en pantalón sumamente corto de mezclilla azul y un top blanco, calzando unas sandalias de tacón, se acercaba al cuarteto para recibirlas.

- Buenos días, Kushina-san, Konan-san- La mesera saludó amigable -¿Desean el lugar de siempre?-
- Sí- Asintió sonriente la Marea Roja
- Muy bien, síganme por favor- La camarera se dio media vuelta y comenzó a guiar al cuarteto de amigas.

La castaña de cabello alborotado miró sorprendida aquél lugar, el cual parecía querer emular un centro vacacional tropical. Todas las meseras usaban ese uniforme sugerente y se contoneaban descaradamente para atender a los clientes…

Para Tsume, que tenía una vena bisexual sumamente marcada y reprimida, eso era algo llamativo y no pocas veces se detuvo de forma discreta para mirar a las atractivas camareras. En cierto momento, la Uzumaki pelirroja tuvo que tomarle la mano, provocándole un marcado sonrojo de paso, para continuar con su camino hacia el área exclusiva. Subieron un piso por unas lujosas escaleras en lo que la Inuzuka se dio cuenta de que la mayoría de la clientela del lujoso lugar consistía en mujeres.

Salió de su ensimismamiento cuando se dio cuenta de que sus amigas se habían detenido delante de una entrada consistente en un arco formado por dos palmeras falsas. Un par de segundos después, las cuatro mujeres continuaron su camino para finalmente llegar a una mesa de cristal rodeaba de un lujoso sofá de piel que se veía muy cómodo y en el cual se sentaron al instante. Primero Kushina, luego Tsume, después Hinata y finalmente Konan.

- En un momento vendrán a atenderlas- La amable mesera hizo una reverencia y simplemente se retiró
- Vaya, este lugar es bastante lujoso…-

La mujer ataviada en su uniforme Jounin volteó a ver su entorno, notando que el lugar era iluminado solamente con largas antorchas clavadas en el suelo y sobre todo, notó que la mayoría de clientas en el área eran mujeres, las cuales iban mayoritariamente en parejas o solas, siendo atendidas por atractivas camareras como la que las guió a ese lugar.

- ¿Quieres que te cuente algo interesante?- Akashio se acercó de forma sugerente al oído de la Inuzuka
- ¿Q-Qué?- Murmuró ruborizada la líder del Clan de los Perros al tener tan cerca a su amiga
- Este lugar es algo, peculiar…- Murmuró seductora Kushina -Aquí venimos a ser nosotras mismas-
- ¿A qué te re…?-

Tsume no pudo terminar su cuestionamiento, ya que la Uzumaki le señaló a las dos peliazules, quienes ya se besaban con marcada pasión. La Inuzuka observó cómo su amiga de toda la vida, dócilmente se dejaba hacer por la mujer de Ame, quien exploraba con lengua descaradamente la sexy boca con labios carnosos de su esclava, manoseando descaradamente sus exuberantes curvas. Se sobresaltó al sentir el brazo izquierdo de la pelirroja sobre su cuello y volteó a verla confundida.

- Ya sabes a qué me refiero, Tsume-chan…- La matriarca pelirroja sonrió de forma lasciva, acercando su rostro al de la castaña -Siempre me di cuenta de cómo te me quedabas viendo cuando te daba la espalda- La líder del Clan de los Perros desvió la mirada, evidentemente apenada -¿Tanto te gustaba…?-

Tsume Inuzuka se sintió terriblemente avergonzada. Educada desde niña a ser una digna representante de su clan, tenía que darle descendencia a su línea familiar, ya que sus parientes directos llevaban décadas en el poder y era su deber el mantener a los suyos en la cima de los Inuzuka…

Sin embargo, ella se sintió atraída a Kushina desde que la había conocido. Si bien le atraían los chicos, aquella fijación en la pelirroja era más fuerte, pero pronto se dio cuenta de que la Uzumaki sólo tenía ojos para Minato, por lo que terminó fijándose en un chico para mantener la línea de sucesión y en su afán de mantener a la pelirroja lejos de su mente, llegó a la ninfomanía con el padre de sus hijos, quien incapaz de poder mantenerle el ritmo, terminó huyendo sin dejar rastro alguno.

Pero ahora, totalmente exhibida en sus verdaderos deseos y con creciente anhelo al sentir la lujuria de su amiga y de Konan, terminó por rendirse a sus más profundos instintos.

- Yo te amaba…- Comenzó a sollozar la castaña, en un contraste total con su característico carácter firme -Pero estaba Minato y…-
- Vive el presente, Tsume…- Susurró la Marea Roja, con sus labios rozando los de la mujer vestida con traje Jounin.

Al instante Kushina le robó un beso, provocando en Tsume un visible sonrojo acompañado de un más notorio desconcierto…

Pero con esa acción, la líder del Clan de los Perros perdió la poca cordura que le quedaba e iluminada sutilmente por las flamas de aquellas antorchas, le devolvió el ósculo a la Uzumaki al tiempo que se aferraba a su cuello. Victoriosa, Akashio tomó a la Inuzuka de sus generosas caderas y tomó control del sexy juego entre las sinhueso, dominando a su ya entregada amiga, quien correspondía sumisamente, dejando que la deliciosa lengua de su querida Tomate explorara hasta el último rincón de su boca. Esperó años por ese momento y no estaba dispuesta a dejar que la mujer que amaba se fuera de su lado así de fácil…

Finalmente, se tuvieron que separar después de unos minutos para tomar aire. Alejaron sus rostros suavemente, con sus bocas unidas por un sexy hilillo de saliva que se rompió después de unos instantes. Fue en ese momento que Kushina tomó el rostro de Tsume entre sus manos y con suavidad la acercó a su cuerpo, para posarle la cara entre sus firmes tetas, haciendo que la Inuzuka tuviera que levantar la mirada para encontrar nuevamente aquellos orbes amatista que la había cautivado desde niña. El suave tacto de las ubres Uzumaki, tenía totalmente cautivada a la castaña.

- Tomate…- Susurró visiblemente enamorada la castaña, mirando encandilada a su querida pelirroja
- Tsume-chan- La Marea Roja acariciaba suavemente el rostro de su presa.

Inevitablemente, Akashio imaginó a un pobre y desvalido cachorrito recién nacido frente a una feroz y siniestra serpiente al notar la ingenuidad de aquella perra…

Y afiló su sonrisa.

La tenía en sus manos totalmente, aprovechando toda la información que obtuvo de una fiel Hinata que para ese momento ya estaba arrodillada debajo de la mesa, regocijándose en el irresistible sabor de la almeja depilada de su ama peliazul. Lengüeteaba afanosamente el botoncito de carne de la mujer de Ame, enfocándose en el sexy piercing que lo coronaba, antes de regresar a la conchita e introducir descaradamente la voraz sinhueso…

- ¿Estás cómoda, Tsume-chan?- Preguntó amorosamente la perversa pelirroja, con una expresión dulce que ocultaba perfectamente sus verdaderas intenciones
- No…- Susurró la ya dócil castaña -Tu dije me lastima un poco…-
- No te preocupes, yo lo arreglo…- Kushina jaló la cadena alrededor de su cuello, para revelar aquél dije hecho de metal que asemejaba una joya -Es bonito… ¿Cierto?- La Uzumaki le mostró el objeto a su nueva amante
- No tanto como tú…- Susurró coqueta la Inuzuka, mirando aquella joya falsa, sin darse cuenta de que su mirada ya estaba atrapada
- Eres una coqueta, Tsume-chan...- La expresión feliz de la matriarca Uzumaki se ensombreció -Porque esta joya tiene destellos hermosos que brillan y poco a poco, van ocupando todo el espacio de tu mente…- Konan miraba con una sonrisa retorcida cómo su compañera comenzaba con el procedimiento para añadir una nueva esclava al clan -Van dejando tu mente en blanco, para que sólo el cristal esté en tus pensamientos…-
- Sólo el cristal está en mis pensamientos…- Repitió suavemente Tsume, mientras sus ojos se dilataban como señal de que había caído bajo el poder Uzumaki…

En realidad, Yuri era un restaurante que ocultaba en su zona más exclusiva un área de reunión para las Kunoichi de tendencias lésbicas, ya que debido a la naturaleza Ninja de vidas cortas y la necesidad de heredar ese estilo de vida a la siguiente generación, era poco aceptado por la gente una relación de esa naturaleza. El lujoso establecimiento aprobaba esas prácticas de encuentros sexuales casuales y descarados por parte de sus clientas a cambio de una generosa comisión…

Varios minutos después, una atractiva mesera llegaba para tomarle el pedido a las matriarcas Uzumaki, al haber notado que ambas estaban en un encuentro casual con las que pensaba la camarera, eran sus parejas respectivas.

- Buenos días, disculpen la espera- La mujer de revelador uniforme se colocó frente a la mesa donde Kushina y Konan se encontraban sonrientes y sonrojadas -¿Puedo tomar su orden?-
- Y-Yo voy a querer un Ramen especial de puerco…- Indicó la ruborizada pelirroja
- Y a mí- Konan ahogó un leve gemido -Tráeme lo mismo…-
- Muy bien...- La mesera hizo una pausa antes de continuar -¿Y sus acompañantes?-
- No te preocupes por ellas- Kushina sonrió en forma perversa
- Ya están comiendo- Konan complementó con el mismo gesto malicioso de su compañera.

Debajo de la mesa, la sumisa Hinata continuaban deleitándose en el intenso sabor de su ama peliazul, lamiendo hambrienta el clítoris perforado de su ama, mientras que una inexpresiva Tsume hacía lo mismo con el botoncito de carne coronado con un piercing de su amada Kushina, usando su entusiasta lengua para juguetear con ese exquisito manjar, ajena a todo lo que la rodeaba…



En uno de los varios gimnasios de Kumo, se encontraba la rebelde Franceska Mila Rose, famosa por ser la hermana de sangre del Raikage, preparándose para su partida a Konoha…

Luchaba vestida con un pantalón de mezclilla azul sumamente corto que más parecía ropa interior. Usaba botas Ninja de color negro a los tobillos y en la parte superior, para mostrar orgullosa su anatomía, un top blanco que exhibía su trabajado vientre y sus firmes pechos. Lucía una sonrisa confiada delante de un grupo de Kunoichi vestida tan reveladoramente como ella, aunque mucho menos exuberantes en sus cuerpos.

- ¡¿Es todo lo que tienen?!- Declaró desafiante la castaña, mirando a las maltrechas Ninja que luchaban por levantarse
- ¡No todos somos tan fuertes como tú, gorila!- Replicó frustrada una de sus oponentes.

A y Yoruichi miraban atentos la práctica de su hermana y cuñada, respectivamente. Mila Rose era un tanto especial, casi como una copia del Raikage en lo que a carácter se refería y por ende, tendía a estallar con facilidad. A pesar de parecer lo contrario, ella se consideraba femenina y cualquier ofensa en relación a ese tópico la sacaba de sus casillas con preocupante facilidad. La pareja suspiró cuando a la castaña se le resaltó una vena en la sien y su cuerpo comenzó a temblar sutilmente.

- Así que una mujer gorila…- Murmuró suavemente una extrañamente calmada Mila, llamando la atención de las Kunoichi, mientra se tronaba los dedos
- S-Sí- Replicó la misma Ninja, intimidada
- ¡Te voy a enseñar a una gorila!- Estalló la hermana del Raikage, de forma furibunda.

A cerró los ojos mientras que su pareja se cubrió el rostro con vergüenza ajena cuando las pobres Kunoichi comenzaron a salir volando del lugar, quedando incrustadas ya fuera en el techo, en el suelo o en los muros debido a la enorme fuerza que la poderosa Ninja, evidentemente practicante de Taijutsu, utilizaba en cada uno de sus puños, patadas, llaves y golpes. Las pobres chicas quedaron totalmente inconscientes ante una furiosa Mila, que respiraba agitada con los brazos tensados, los puños firmes y enseñando feroz los dientes.

- Ya te he dicho que debes controlarte…- El Raikage negó con la cabeza “Si no necesitara de verdad que fuera, ni loco la enviaba”
“No sé quién está más loco, si mi novio o mi cuñada” La morena bajita sonrió visiblemente nerviosa
- ¡Bah!- La castaña se cruzó de brazos con indignación mientras una de las Kunochis caía al suelo desde el techo -¡Ellas tienen la culpa de ser tan frágiles!-
- Caminando por la acera sentí tu presencia, la hembra sin reminiscencia- Una persona comenzó a hablar con un tono melódico - Nada se escapa de mi vista, por eso cuando voy pasando hasta el más tonto se alista-
- Ay no…- Yoruichi comenzó discretamente a alejarse
- Oye, B…-

A se acercó al recién llegado, un hombre de marcada musculatura y tez morena, de cabello rubio cenizo y que usaba gafas oscuras, casi de la misma altura que el Raikage y con una vestimenta bastante parecida a la del líder de Kumo. Ese particular sujeto iba caminando como si estuviera emulando a un cantante de rap, moviendo las manos cerca de su rostro.

- Ahora no es un buen momento, Mila no está de buenas…- A quiso reconvenir al recién llegado de hacer alguna tontería
- Aunque seas una mujer de personalidad horrorosa, te convertirás en mi amada esposa- Ese peculiar personaje se acercó a la casi tranquila castaña de cabello quebrado
- ¡Mi personalidad no es horrorosa…!- Replicó Mila, ladeando la cara y cruzándose de brazos con un puchero en el rostro
- Tonto, idiota, serás una esposa encantadora, aunque parezcas luchadora- Aquél hombre rapeaba cerca de la hermana del Raikage
- ¿Qué dijiste?- La castaña miró de reojo a Killer B
- Oye, Yoruichi…-

El líder de Kumo buscó con la mirada a su amante…

Y la encontró justo cuando estaba abriendo la puerta del lugar para irse. Se sintió terriblemente decepcionado de que la mujer en la que más confiaba lo abandonara en ese momento de crisis… Pero entonces notó aquella vena resaltada en la sien de su hermana de sangre y que enseñaba feroz sus colmillos. Así que con la misma discreción, siguió a la dueña de sus pensamientos con absoluta discreción.

- ¿Qué pasa, mujer-hombre?- Seguía rimando el hermano adoptivo de A -Dime que me amas y nuestra pasión quemará como las llamas-
- Aquí tienes tu amor…- Mila cerró los ojos y acercó su puño derecho a su rostro, el cual temblaba visiblemente.

La Shihouin y el Raikage se encontraron fuera del gimnasio, mirando de reojo el inmueble para esperar cualquier señal de que ya no había peligro…

- ¡Sólo te dediqué una oda…!- Una parte del techo del lugar voló en cientos de pedazos, revelando al moreno que salía volando hacia el cielo -¡Y te gustará el día de nuestra boda...!- Exclamó mientras desaparecía en medio del cielo
- Vaya- A suspiró resignado -Esta vez sólo lo mandó a volar… Literalmente-
- Pobre Killer B…- Yoruichi adoptó una expresión cansada -Pero al menos es resistente, de lo contrario hace mucho tiempo que Mila ya lo habría matado…-



Homura Mitokado se encontraba en un amplio jardín ubicado entre su amplia resistencia y los muros que separaban su mansión del exterior. Podía escuchar los cánticos de exóticas aves y el chapoteo de los peces en un complejo estanque koi cercano a sus pies. Cerró los ojos y se puso a meditar en ese ambiente natural, reflexionando sobre los pasos que había dado en los últimos años…

El anciano se había valido de la suerte y las alianzas más oportunistas para hacerse de una posición privilegiada en la aldea y realmente, su compañera Koharu había sido un apoyo fundamental en esos menesteres, compartiendo todo el tiempo su misma perspectiva y por ende, coincidiendo en todas las decisiones que se tomaban al interior del Consejo de Konoha.

Sin embargo, desde hacía más de 7 años, su aliada había dado un giro inesperado de alianza, alineándose a su otro compañero, Hiruzen Sarutobi…

Ciertamente, cuando eran pequeños, su amistad era pura y sincera, haciendo alianzas y traiciones para elegir el lugar donde comerían después de sus arduos entrenamientos con el Niidaime Hokage, Tobirama Senju.

Pero ahora, en un mundo de oscuridad y secretos, tener amigos era peligroso.

Homura necesitaba muerta a Koharu, ya que poco a poco, iba perdiendo privilegios dentro de la estructura de mando de la aldea a causa de las decisiones tomadas desde que la Utatane se había alineado de nuevo con su amor de juventud y si bien él y Danzou Shimura podían hacer algún contrapeso y forzar empates en las votaciones, al final Sarutobi terminaba ejerciendo su poder como Hokage para romper ese equilibrio y decantar las decisiones hacia su enfoque.

Si Koharu moría, entonces él y Danzou recuperarían la ventaja de votos en la toma de decisiones.

- Veo que estás pensativo, Homura…- El anciano de gruesos lentes abrió los ojos los giró hacia su derecha, mirando al recién llegado sobre su hombro -Y creo que has llegado a la misma conclusión que yo… La inútil de Koharu debe morir-

El viejo vendado, Danzou Shimura, que a diferencia del Mitokado todavía conservaba su cabellera de su tono natural negro, se acercaba lentamente mientras observaba el entorno con una expresión fría.

- Lo sé- Replicó el alumno del difunto Tobirama con seriedad -Y por eso estuve durante años en una búsqueda muy particular con ese fin…-
- ¿Búsqueda?- Cuestionó el hombre cuyo ojo derecho estaba vendado al igual que buena parte de su cuerpo
- Así es…- Homura se ajustó las gafas antes de continuar -Llevo poco más de 7 años, pero finalmente encontré a tres supervivientes de los clanes mercenarios de aquellas aldeas que arrasamos durante la Guerra Ninja anterior… Son la mejor opción para deshacernos de Koharu-
- Vaya- El sombrío anciano de cabello negro sonrió casi imperceptiblemente -Si lo logran será perfecto… Y si llegaran a fallar, nadie les creería que nosotros pagaremos por el ‘trabajo’…-
- Exacto- El Mitokado asintió firme -Hemos trabajado muchos años como para que ahora Koharu y su cambió de alineación producto del amor insulso que no puede olvidar por Sarutobi derrumbe todo lo que hemos construido-
- Igualmente, sigo sorprendido de que haya retomado esos sentimientos estúpidos después de todo este tiempo- Danzou se llevó la mano a la barbilla, pensativo
- Cuando muera, eso ya no va a importar… Pero si te soy sincero, también estoy confundido por ello- Homura se mostró reflexivo
- No le demos tantas vueltas, a fin de cuentas, eso ya no va a importar- El Shimura golpeó el suelo con el bastón que sostenía -¿Ya está todo arreglado?-
- El asesinato ocurrirá durante la reunión con Kumo- El anciano se quitó sus gafas para limpiarlas con su holgada Yukata -Porque según mis fuentes de información, planean usar toda esa ridiculez para secuestrar a Hanabi Hyuga con el fin de obtener el Byakugan… Ese será el distractor perfecto-
- No podemos permitirlo…- El sombrío anciano vendado endureció la mirada -El Byakugan le pertenece a Konoha-
- Lo tengo cubierto- Homura adoptó una expresión sombría -Una patrulla especial vigilará en todo momento a la niña Hyuga y cuando sus secuestradores hayan abandonado la aldea, los matamos antes de que abandonen la Nación del Fuego… Y pienso que esa chiquilla tiene la edad perfecta para incorporarse a Ne (Raíz) junto con sus captores- En el rostro de Danzou se formó una afilada y perversa sonrisa tras esas palabras
- Todavía es muy pequeña, por lo que no será difícil adoctrinarla y convertirla en una herramienta perfecta para la aldea- El anciano vendado cerró los ojos, con discreta conformidad -Muy bien, Homura… Sinceramente no pensé que lo lograrías, pero me has convencido- Danzou le ofreció la mano al otro integrante del consejo -Tenemos un trato-
- Me da gusto escuchar eso- Homura estrechó con firmeza la extremidad de su compañero
“Al final no resultaste ser tan incompetente e inútil, Homura…”
“Sigue pensando que tienes el control, Danzou… Porque eventualmente, también te eliminaré a ti…”



Notas

Primero que nada, ofrezco una enorme disculpa por la tardanza en este capítulo, ya que me costó un poco de trabajo dirigir la historia hacia los acontecimientos tanto de la graduación, como de la reunión entre Konoha y Kumo. El asunto del final también será trascendente ya que desencadenará varias cosas a futuro.

Reitero, la esencia del fic es oscura y Naruto es un ser perverso, para evitar malos entendidos.

Como se sabe, el fic es una mezcla de lime-lemon con trama oscura y por ello hay momentos para ambas facetas. Sé que todavía existen pendientes y demás, pero los retomaré en su momento, como en este capítulo lo hice con el complot de Homura, ahora apoyado por Danzou y que (en la continuidad del fic) llevaba años gestándose.

En cuanto al Clan Uzumaki, se dijo previamente que será un tanto masivo debido a que va a haber varias confrontaciones de gran calibre y para ello es necesario tanto calidad como cantidad. Eso incluye también a varias chicas Crossover.

En este capítulo no hay mucho que explicar, pero por ejemplo, Kurenai irá cayendo poco a poco al abismo, a diferencia de otras. Tsume ya está en las garras del clan y la cacería continuará en los capítulos siguientes, ya que el patriarca Uzumaki y las matriarcas están preparándose para los conflictos venideros, además de que las mamás con consentidoras con su pequeño niño, je, je, je…

En cuanto a las tres amigas (Chouchou, Sarada y Himawari), pues ya tenía pensando cómo iban a ser los equipos Genin y la distribución de éstas tres en el asunto, para avanzar por un lado y para la leva del clan.

Pues bien, creo que es todo de momento.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Alex-Flyppy-1993
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia
Avatar de Usuario


Mensajes: 15
Registrado: Mar Ago 23, 2016 1:47 am
x 1
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 9) 19-5-17

Mensaje #32 por Alex-Flyppy-1993 » Sab May 20, 2017 6:19 am

Mi amigo, es grato ver una actualización de este Fic después de bastante tiempo, aunque tu también tienes tu vida propia y es algo normal.

Al parecer Kurenai decidió "Intimar" con su Novio, Asuma Sarutobi, aunque esta se vio obligada en darle un Afrodisíaco para q este tuviera relaciones con ella, aunque al parecer no fue para nada como la hermosa Oji roja esperaba q fuera, y de paso quedo bastante desilusionada. Ahora, las cosas para nuestro Odiado e Insoportable de Boruto Hyuuga no van para nada bien, ya q su familia no soportan en lo mas mínimo su forma de ser (Jajaja, porque sera eso), aunque sin duda fue un golpe bastante duro para el chico el q su Madre/Hermana digan q prefieren a Naruto como Hijo/Hermano q a él, y sin duda en un futuro este perderá su única Luz, Ino Yamanaka, cuando Naruto decida quitársela.

Después de q Kushina y Konan le hayan "Enseñado" a su Hijo-Amo como complacer a una Mujer, estas han decidido pedirle Permiso para ellas ir de "Caceria" y llevar a mas Mujeres/Amantes/Esclavas para su Futura Familia, y su adorado Hijo-Amo las ha autorizado en hacerlo... Aunque lo mejor fue ver la reacción de las Amigas de estas Sakura/Tsume/Karui al verlas a ambas vestidas de semejante manera, aunque se pudo notar un poco de celos en ellas por vestirse de esa manera, o por los cuerpos q estas poseen... Lo mas grato fue ver q Tsume fue la primer Mujer en caer, y eso debido a q la hermosa Inuzuka tiene su lado Bisexual, y tuvo un enamoramiento con la Pelirroja Uzumaki desde mucho antes de q ella estuviese con Minato, aunque ahora podrá ser feliz con la "Mujer q Ama" mas aun con un hombre q muy posiblemente le de lo q ella quiere, y termine "Domandola" y se vuelva totalmente leal a Kushina y a Naruto... Lo del Restaurante llamado "Yuri" al parecer tanto Kushina y Konan son clientes frecuentes de dicho lugar, sera q este Negocio es de ambas para obtener algun control Económico en Konoha, o sera para obtener a Fieles Mujeres para su Familia y posibles Kunoichis o Mujeres de alto nivel.

Las cosas para Naruto se van facilitando cada vez mas, ya q le toco a sarada/Himawari como compañeras de Equipo, y a Kurenai como Sensei... No hay duda de q el Uzumaki aprovechara eso para tener a estas 3 mujeres totalmente Leales/Amorosas para con él y los Uzumaki, aunque debo decir q no me esperaba el q cambiaras así los equipos, en especial el Sensei del trío Ino-Shika-Cho siendo Anko Mitarashi, y nuestra querida "Gordita" ya le ha puesto el Ojo a su Sensei debido a lo hermosa q esta es, ojala y pueda Regalársela a Naruto, sin duda este estará mas q feliz por tener a semejante mujer, aunque le sera difícil el q ella pueda "Hipnotizarla" teniendo a Shikamaru con ellos, para hacerlo tendría q estar ella sola o tal vez las 3 mujeres estando en las Aguas/Baños Termales.

Al parecer las cosas con Mila-Rose son bastante agresivas, debido a la paliza q le dio a sus Compañeros de Entrenamiento por llamarla Gorila, mas aun la paliza q le dio a Killer Bee por sus comentarios, algo bastante gracioso en verdad.

Homura al parecer no resulto ser tan "Idiota e Incompetente" como se pensó q era, ya q este sabe sobre el "Secuestro" q ha planeado Kumogakure sobre llevarse a Hanabi Hyuuga y recrear dicho Clan en su aldea, y q el Embajador q mandaran es quien tiene la misión de raptar a la niña; Aunque lo curioso de esto es saber quienes son esos 3 Supervivientes de Clanes Mercenarios q van a encargarse del "Asesinato" de Koharu... Lo q si esta seguro de esto, es q si estos 3 Mercenarios son mujeres, lo mas probable es q Naruto obtenga una gran ganancia si las llega a Capturar junto a Yoruichi y Mila-Rose salvando así el rapto de la niña Hyuuga y la muerte de Koharu.

Esperare muy ansioso la continuación; Suerte y Ja-Ne.
0 x

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1126
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 42
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 9) 19-5-17

Mensaje #33 por steelfire404 » Lun Jul 17, 2017 8:00 pm

Alex-Flyppy: Pues me disculpo por mi tardanza, hay imprevistos que pasan fuera del fanfiction, pero condicionan la estancia en estos lares. El martirio para Kurenai será largo, ya que Naruto tiene planes específicos con ella y van de la mano con el sufrimiento de Asuma, que todavía no sabe qué está por pasarle. Así es, el futuro de Boruto se ve más y más negro, ya que cada luz de esperanza que aparece en su horizonte, bien puede convertirse en desesperación para él y más si esa luz es una bella Kunoichi como Ino.

Así es, como dije previamente, Kushina y Konan tendrán papeles fuertes en la historia ya que son las manos derecha e izquierda (figuradamente) de su hijo-amo y como buenas mamás-esclavas, quieren lo mejor (y a las mejores) para él. Es normal que las otras mamás no influenciadas vean con pudor la forma de vestir de las matriarcas Uzumaki, ya que es radical el cambio de vestimenta así como el de mentalidad.

Lo de Yuri… Pues el lugar no es de Kushina y Konan, pero si son asiduas clientas. Y pues a Tsume se le ha cumplido su deseo de niña, pero también ha quedado bajo el poder Uzumaki, todo por obra de su Tomate.

El Equipo Kurenai será muy particular y cercano, si sabes a lo que me refiero… Pues bien, el asunto es que fuera de los lemonezco aquí, si pienso plasmar al equipo como una efectiva agrupación de combate en el futuro. Para Chouchou será muy interesante el desarrollo de su equipo también, ya que si bien su objetivo es Anko, tiene de estorbo a Shikamaru y tendrá que ser creativa realmente para alcanzar su meta.

Me gusta cómo Mila Rose y Emilou Apacchi interactúan en Bleach y es por eso que lo trasladé en lo posible al fic, además de hacer un poco más violenta a la chica, ya que me pareció un buen toque. Killer B me parece un personaje que se presta a la comedia y también por eso metí la idea de que le guste Mila. Homura y Danzou tienen su agenda y cada uno a su vez, tienen sus propios planes. Aunque Koharu tiene bastante que decir.

Pues bien, acá dejo el nuevo capítulo: :ninja:

Capítulo 10 | +
Uzumaki’s Strongest Weapon



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.

“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”




Capítulo 10: La serpiente que se muerde la cola



Naruto se encontraba en la sala de su casa, acompañado por sus compañeras de equipo…

Los tres novatos estaban preparándose para su evaluación del día siguiente repasando las diversas lecciones que habían recibido durante su tiempo en la academia con el fin de no ser sorprendidos de manera alguna por su Sensei. El rubio, ubicado entre ambas amigas, las abrazaba de forma posesiva de sus cinturas y recorría sus cuerpos con sus manos sin que Sarada o Himawari replicaran de forma alguna, sonriendo ambas por sentirse dignas de las atenciones del chico.

- Me imagino que al final, la prueba se tratará de vencer a Kurenai-sensei para que ella nos apruebe como Genin- La Uchiha se mostraba sonrojada y cohibida con un gracioso puchero mientras que la mano izquierda del Uzumaki le manoseaba descaradamente su estilizado trasero
- Entonces deberíamos organizarnos muy bien para tomar por sorpresa a Kurenai-sensei y que no pueda reaccionar- Himawari estaba alegremente ruborizada y con los ojos cerrados, emulando el gesto de un gato porque Naruto amasaba animoso sus generosos pechos.

El rubio estaba poniendo a prueba el condicionamiento sutil y paulatino al que ambas chiquillas habían sido sometidas durante años por la gordita Chouchou. Él le había indicado a la Akimichi las pautas para ambas y una de ellas era que tanto Sarada como la Hyuga se sintieran irresistiblemente atraídas por él y siempre estuvieran receptivas a lo que quisiera hacer con ellas.

Y la castaña se merecía una buena recompensa por hacer tan bien su trabajo, ya que ambas niñas se dejaban hacer como si no sucediera nada y asumiendo que era algo natural.

Ya después pensaría en eso, porque ahora que eran equipo Ninja, había llegado la hora de apoderarse por completo de las mentes de las bellas chicas dueñas de Doujutsu y continuar con sus planes para los eventos futuros…

- Bueno, Sara-chan, Hima-chan- El rubio se puso de pie e incitó a ambas a hacer lo mismo con suaves nalgadas -Tenemos que trabajar en nuestra coordinación como equipo…-
- Tienes razón, si nos coordinamos adecuadamente, atraparemos a Kurenai-sensei- La azabache se acomodó los lentes
- Es cierto, cuando hayamos practicado lo suficiente, Kurenai-sensei no sabrá ni qué la golpeó- Agregó decidida la risueña peliazul
- Muy bien…- El rubio dio un par de pasos al frente y luego media vuelta para quedar de frente a las dos chicas -¿Están dispuestas a recibir un entrenamiento especial?- Naruto sonrió suavemente.

Ambas niñas se voltearon a ver y luego sonrieron entusiastas…

Otra de las indicaciones que Chouchou había recibido para condicionar a sus amigas fue que las dos siempre fueran receptivas a cualquier cosa que el chicos les indicara y por ende, aceptar todo lo que Naruto les propusiera, porque todo el tiempo de condicionamiento había servido para insertar profundamente en su subconsciente la idea de que todo lo que le Uzumaki les propusiera sería lo mejor para ellas.

- De acuerdo- Sarada asintió suavemente -¿Qué tenemos que hacer?-
- Dinos, Naruto-kun- Himawari agregó sonriente -No importa lo que sea, daremos lo mejor de nosotras-
- No se preocupen… Solamente tienen que mirarme a los ojos…-

Las dos chicas obedecieron la indicación al instante y miraron con fascinación aquellos orbes zafiro, tan profundos como el mar… Y sin que pudieran ni intentaran impedirlo, pronto aquél azul cambio por un intenso carmesí como el de la sangre, atrapando sus miradas y replicándolo en seguida en sus ojos.

- Y ahora…- El Arma Definitiva notó cómo los cuerpos de ambas jovencitas quedaron rígidos y firmes, emulando una postura militar -Me pertenecen completamente y para siempre… Están bajo mi control total y harán lo que yo diga-

Las palabras de Naruto penetraron rápidamente en los vulnerables cerebros de ambas. Las defensas mentales que pudieran presentar Sarada o Himawari llevaban años siendo derribadas por la Akimichi y por ende, eran presas sumamente fáciles para el poder del Uzumaki.

- Estamos bajo tu control total y haremos lo que digas…- Recitaron con perfecta coordinación ambas chiquillas
- Ustedes son esclavas de cuerpo, mente y alma al servicio del Clan Uzumaki…- Comenzó el rubio con el último lavado de cerebro a sus compañeras de equipo
- Nosotras somos esclavas de cuerpo, mente y alma al servicio del Clan Uzumaki…- Las dos niñas repitieron con ese tono carente de emociones que tanto satisfacía a Saikyou Buki cuando le lavaba el cerebro a sus esclavas
- Naruto es su amo y señor… Aman a Naruto, desean a Naruto y viven para complacer a Naruto…- El rubio comenzaba a realizar sellos de mano mientras los tomoe de su Sharingan giraban armoniosamente, profundizando el dominio sobre sus nuevas adquisiciones
- Naruto es nuestro amo y señor… Amamos a Naruto, deseamos a Naruto y vivimos para complacer a Naruto…- Las dos niñas replicaban en sus ojos el Doujutsu de su dueño, señal inequívoca del poder que se apoderaba de ellas de forma total e irremediable
- Naruto es perfecto… Su musculoso cuerpo, su hermoso rostro… Y su enorme polla son simplemente irresistibles para ustedes…-
- Naruto es perfecto… Su musculoso cuerpo, su hermoso rostro… Y su enorme polla son simplemente irresistibles para nosotras…-
- Ustedes aman a Naruto sobre todas las cosas… Sus familia, sus amigos y sus sueños… Nada les importa más que complacer y obedecer ciegamente a su amado amo…- Una sonrisa siniestra se formó en el rostro del Uzumaki
- Nosotras amamos a Naruto sobre todas las cosas… Nuestras familias, nuestros amigos y nuestros sueños… Nada nos importa más que complacer y obedecer ciegamente a nuestro amado amo…- Recitaban apenas sus cerebros interpretaban las palabras
- Ahora, quítense esa incómoda ropa, porque jamás volverán a usar prenda alguna- Las dos niñas obedecieron al instante, con sus corazones latiendo al límite a pesar de mostrarse totalmente inexpresivas, signo de que las órdenes implantadas en sus subconscientes habían quedado fijadas a la perfección y se encontraban bajo una excitación reprimida por el profundo control mental ejercido sobre ellas.

Apenas las dos niñas se despojaron de sus vestimentas, ambas retomaron aquellas posturas firmes ante la fascinación de su amor y señor…

Para el Arma Definitiva, esas muestras del poder ejercido sobre esas pequeñas y realmente, sobre cualquier mujer, eran una delicia total para él. Prisionero de su destino, él se prometió al comienzo de su andar en el mal, que su cárcel sería la más cómoda del mundo. Sin embargo, jamás llegó a pensar lo bien que se sentía tener el control de su destino y más que nada, el tener poder absoluto sobre todas y cada una de sus víctimas…

Sus madres estaban totalmente corrompidas por su visión retorcida del mundo y eran sus mejores aliadas, secuaces y esclavas. La corrupción de su abuela era incluso mayor, ya que códigos médicos que en el pasado jamás se hubiera atrevido a romper, ahora los violaba una y otra vez durante sus investigaciones simplemente porque podía hacerlo. La Koharu que al final del día solamente tenía amor sincero por Konoha, se había convertido en una mujer despiadada que poco a poco mataba a su aldea natal con el fin único de tenerlo contento, mientras que Shizune disfrutaba la libertad que le había otorgado para trabajar incansable en beneficio del clan. Finalmente, Chouchou si bien no había tenido la oportunidad de crecer, era cierto que desde el comienzo pudo notar cierta vena dominante en su mente, por eso siempre dirigía a sus amigas y él simplemente distorsionó ese pensamiento para que fuera afín a sus intereses.

En cuanto a Hinata y Mikoto, ciertamente no tenían libertades tan marcadas como las seis esclavas originales, pero él les había dado una vida mejor que el aciago destino que les esperaba: La Hyuga tenía una nueva oportunidad de tener una vida feliz, claro que desde el retorcido punto de vista que le había impuesto y en cuanto a la Uchiha, ella simplemente estaba viva en comparación a casi todo el resto de su clan, el cual llevaba años muerto y enterrado, literalmente…

Por lo que a Naruto le parecía que una vida de sumisión y obediencia por parte de esas hermosas hembras con los poderosos Doujutsu era un precio a pagar justo por la oportunidad que les estaba dando a ambas de una nueva vida.

Y sus nuevas presas estaban por correr el mismo destino…

Entonces se dio cuenta de que lo que realmente le excitaba y lo mantenía vivo y deseoso de seguir, era el poder que tenía y más que nada, el que aspiraba a conseguir: un mundo bajo su total dominio, el cual gobernaría con puño de hierro mientras tuviera vida.

- Arrodíllense con las manos entre sus rodillas…- Salió de su reflexión, para continuar apoderándose de las vidas de sus nuevas esclavas, que obedecieron al instante la orden, con involuntario sonrojo en sus rostros
- Si…- Las dos niñas alzaban la cara para mirar con una mezcla de profundo amor y fascinación a su nuevo dueño
- Pronto estarán total e irremediablemente en mis manos…- El chico realizó unos sellos de mano ante las nuevas esclavas -Ésta orden será la definitiva y quedarán grabada en lo más profundo de su mentes por siempre- De las palmas de la mano del Arma Definitiva comenzó a surgir la materia oscura ante las miradas perdidas y deseosas de obedecer -La obediencia es placer y el placer es obediencia…-
- La obediencia es placer y el placer es obediencia…- Repitieron conjuntamente las chicas mientras aquella sustancia se abalanzaba sobre sus inmaculados cuerpos.

Sometidas sus mentes, los cuerpos Uchiha y Hyuga cedieron al instante a esas plácidas sensaciones. Conforme aquél material recorría su frente y cuello, para luego cubrir sus anatomías, pronto las dos chiquillas comenzaron a gemir, primero ahogadamente y poco a poco, subiendo la intensidad de su voz al mismo tiempo que las sensaciones provocadas por aquella sustancia negra las estimulaban. ‘La obediencia es placer’, aquél mantra dictado por su amo, comenzó a repetirse una y otra vez en sus debilitadas mentes para reforzarse mientras el placer se extendía por cada rincón de su cuerpo…

Pronto sus gemidos discretos derivaron en sonoros aullidos mientras se retorcían contenidamente, guardando en lo posible la postura ordenada por su amo. Naruto entonces posó sus manos en las frentes de las niñas, comenzando con el procedimiento para manipular sus memorias con el poder Yamanaka sin que ellas dejaran de ser bombardeadas en cada rincón de su piel por todas esas deliciosas sensaciones que fijaban más y más a sus indefensos cerebros, aquellas frases que seguirían fiel y devotamente por el resto de sus vidas…

Estaba concentrado reconstruyendo las memorias, los recuerdos y los ideales de Sarada y Himawari para que además de fieles y devotas esclavas, fueran también sus perfectas compañeras de equipos, regocijándose en los auténticos sollozos de éxtasis de las dos chiquillas, por lo que no reparó en la puerta principal de la casa Uzumaki abriéndose…

Una Konan con sonrisa maliciosa en la cara ingresó a la casa abrazando posesivamente de la cintura a una visiblemente feliz Hinata que a su vez recargaba la cabeza en el hombro de su ama como adolescente enamorada. La chica de Ame manoseaba descaradamente la generosa retaguardia de la mujer Hyuga, que se tapó la boca a modo de sorpresa, al ver que su hija estaba de rodillas frente a su amo. Luego sintió unos intensos celos, deseando estar en el lugar de Himawari, siendo sometida por su amado dueño y sintió cómo el escozor en su sexo, controlado temporalmente tras ser devorado a placer por su ama peliazul, volvía a intensificarse.

Posteriormente entró Kushina con una expresión de oscura satisfacción. Llevaba una correa de cuero en la mano derecha y segundos después, entró a cuatro patas la líder del Clan Inuzuka, todavía con la mente enturbiada por el asalto de la Uzumaki y sobre todo, por haber cumplido su reprimido anhelo de entregarse a la hermosa pelirroja sin reparo alguno. Se dejaba guiar dócilmente por aquella correa, la cual estaba conectada a un collar en su cuello, hecho del mismo material, aceptándose a sí misma como una obediente perra y vestía una gabardina marrón que le cubría todo su cuerpo del cuello para abajo…

Casi al instante, la líder de los Inuzuka se despojó de esa única prenda, dejándola caer al suelo jalando la correa sujetada a su anatomía, revelando su desnudo cuerpo, el cual constaba de una cintura estrecha 62, abdomen un tanto marcado y tonificada musculatura, complementado con generosos y firmes pechos 90, además de unas caderas en forma de corazón con su firme y deseable trasero 92…

- Veo con alegría que domesticaste a unas prometedoras zorras, hijo-amo…- La Marea Roja se acercó, mientras que Tsume se posó a cuatro patas junto a ella y restregó su cabeza amorosamente en la pierna de su dueña
- ¿Ya viste esclava? Tu pequeña hija pronto será una puta sucia…- La Marea Azul le pellizcó con marcada saña las nalgas a su suculenta y sumisa esclava -Justo como tú-
- L-Le prometo que yo entrenaré día y noche a Himawari para que sea digna de ser una de sus zorras descerebradas y esclavas, Naruto-sama…- Murmuró la peliazul de larga cabellera, cerrando los ojos para imaginarse gimiendo a los pies de su amo y señor junto a su adorada hija
- O… ¡Obediencia!- Gimió escandalosa la azabache arrodillada, rebasada por el placer que recorría descontrolado todo su virginal cuerpo
- P-Placer…- Susurró la ojiazul, revolviéndose en medio del éxtasis que inducía la materia oscura por su precozmente desarrollada anatomía
- ¿Esa va a ser mi mascota…?- El rubio volteó a ver a la castaña de cabello alborotado
- Sí…- Kushina se arrodilló para tomar el rostro de su presa entre sus manos -La líder del clan de los perros simplemente debe ser la mejor de las perras- Sentenció mientras miraba fijamente a la Inuzuka a los ojos
- Soy tu perra, Kushina-sama- Sonrió Tsume, visiblemente feliz y luego jadeó con la lengua de fuera -¡Guau!- Lanzó un ladrido, reconociendo su papel como una sumisa y obediente mascota
- Veo que la entrenaste muy rápido…- El chico se le quedó viendo a la castaña, quien con un deje de curiosidad y temor miraba al hijo de su ama
- Realmente en su clan la entrenaron, hijo-amo querido…- La pelirroja se acercó a su precioso dueño y lo abrazó del cuello -Pero como haya sido, espero que te guste tu perrita…- Con un ligero pero firme jalón a la correa, hizo que Tsume se acercara al chico
- Hola, Tsume-chan…- El rubio miró a la dominada mujer, sin dejar de manipular las mentes de sus dos compañeras de equipo
- ¿Guau?- Murmuró temerosa la castaña
- Veo que estás bien entrenada y simplemente hay que darte los toques finales… Afortunadamente tenemos tiempo para eso- Antes de que la mascota pudiera reaccionar, quedó totalmente hipnotizada en la mirada carmesí del Uzumaki…



- A-Asuma…-
- Ku-Kurenai…-
- ¡Asuma!-
- ¡Kurenai!-
- Yo voy, yo voy a…-
- ¡Sí! ¡Dentro de mí...!-
- ¡Me vengo!-
- ¡Lléname de amor…!-

Nuevamente, una maratónica y satisfactoria sesión de sexo para el Sarutobi, donde sus sentimientos y su cuerpo se entrelazaban para alcanzar un clímax inigualable. Un acto donde reflejaba lo más profundo de él mismo al entregarse en cuerpo y alma a la persona que más amaba en el mundo. Un momento que quedaría grabado en su corazón y recordaría por siempre…

Totalmente realizado en ese momento, simplemente dejó que el cansancio lo venciera y se quedó profundamente dormido con una gran sonrisa en el rostro.

- A-Asuma…- Murmuró su amante, montada sobre él -No… No me dejes… ¡No me dejes así!-

Contrario a su pareja y totalmente frustrada nuevamente por no alcanzar el ansiado orgasmo, recargó sus manos en los hombros de su hombre y comenzó a mover desesperadamente al Jounin barbudo con el fin de que continuara en pie de guerra, pero simplemente no tuvo respuesta…

Su mente, secretamente guiada por las directrices del Arma Definitiva, no podía concebir que horas y horas del mejor sexo de su vida hubieran vencido a su novio. Igualmente ella estaba ya sin fuerzas, pero la sugestión en su mente era más fuerte que el agotamiento de su carne y la mantenía consciente a pesar del agotamiento, convirtiendo lo que debió ser la noche que más anhelaba junto a su amado Asuma en el peor fiasco de su vida, con la simiente de su pareja en lo más profundos de sus entrañas, caliente y sintiendo cómo la virilidad de su hombre perdía dimensiones en su interior.

- No otra vez…- Se abrazó a sí misma, todavía montada sobre el Shinobi “¡¿Por qué?!” Al instante adoptó una expresión visiblemente entristecida “¡Otra vez no!” Se enterró las uñas en sus brazos con visible coraje e impotencia “¡¿Por qué no puedo llegar?!” Se mordió sus carnosos labios, ahogando el gemido de amargura que amenazaba con salir de su garganta.

Entonces se bajó de su amante con sumo cuidado y se dirigió al baño, dejando un rastro albo que escurría de las caras interiores de sus muslos. Se sentó en el inodoro y tras cubrirse la boca y cristalizarse su mirada, se soltó a llorar sentidamente, con la luna en su fase de cuarto menguante, la cual era visible a través de la ventana como su única testigo.

¿Sería ella?

Asuma dormía con una cara de satisfacción que sólo logró aumentar su rabia al no obtener eso que la gente llamada orgasmo y que la había tentado a romper su convicción de mantenerse virgen hasta el matrimonio. Inconsciente de que su alumno, aquél monstruo disfrazado de un niño acomedido y encantador, había condicionado en su cerebro aquella asfixiante frustración en su sentir, comenzó a cuestionarse bastantes como novia del Sarutobi, como Kunoichi entrenada en el arte de seducir e incluso como mujer…

No podía entender cómo habiendo tomado del mismo afrodisiaco no estaba dormida profunda y totalmente realizada en el plano sexual sobre el pecho de su hombre, quien estaba ajeno a su sufrimiento.

Y eso la enfureció.

Poco a poco, un peligrosa idea se iba formando en la mente de la Jounin: su amado Asuma era incapaz de hacerla llegar al anhelado clímax, por lo que tal vez, no era lo suficiente bueno en el aspecto sexual para que ella pudiera alcanzar el orgasmo.

Kurenai tenía idealizado a su novio como un hombre gracioso, gallardo y admirable desde que lo conoció en la Academia Ninja cuando ambos eran apenas unos niños. Desde que sus ojos se encontraron por primera vez, le gustó el color chocolate de los orbes del que creía el hombre de su vida. Jounin exitoso, que era reconocido por toda la Nación del Fuego al haber formado parte de los Doce Guardianes Ninja, fue su primer beso, su primer novio y su primera vez…

Pero ante la idea creciente de que no era lo suficientemente hombre para satisfacerla como mujer, todas esas razones por las que amaba a Asuma iban perdiendo peso y un creciente desprecio por él se acumulaba en su corazón. Ciertamente había sido ella quien había roto el tácito acuerdo de mantenerse vírgenes hasta que unieran sus vidas por siempre, pero no sintió reproche o queja alguna por parte del Sarutobi…

Terminó por sentirse usada y sucia.

Usada como una simple mujer hueca por parte de Asuma para satisfacer sus instintos más primitivos y sucia porque su cuerpo, algo sagrado para ella, había sido mancillado por su deseo de profundizar su relación con su amado pelinegro y al final había sido en vano, porque simplemente no podía sentir aquella chispa que le mencionaban sus amigas cuando llegaban al clímax.

Mirando el astro dominante de la noche a través de su ventana, su mente reflexionó sobre esos pensamientos varias horas…



- Vaya, tenía tiempo que no entraba aquí…-

El rubio se encontraba en el laboratorio de su abuela-esclava. Después de finalmente apoderarse por completo de las mentes de Sarada, Himawari y Tsume, decidió dar un paseo por una de las más restringidas instalaciones de todo el complejo Uzumaki.

- Me alegra bastante que hayas venido a ver el trabajo que con tanta devoción realizo para complacerte, querido nieto-amo…- Tsunade atendía a su dueño con una sonrisa alargada y afilada.

La despampanante rubia, vestida únicamente con una bata de laboratorio con los botones superiores abiertos con el fin de enseñarle a su hombre el canalillo de sus generosas tetas. Utilizaba unos lentes de fino y alargado armazón negro, similares en forma a los de Sarada, los cuales le daban un aire intelectual sumamente sexy. Calzaba unas sandalias Ninja con tacones que fácilmente superaban los 15 centímetros de altura.

- Resume cómo va todo, querida abuela-esclava- El chico se paró delante de su sexy y obediente hembra -Y mientras lo haces, atiéndeme como debe ser-
- Como digas, mi amo…- La mujer obedeció al instante, acuclillándose a los pies del rubio, con las piernas bien abiertas y luego tomó el cierre de la bragueta del pantalón de su macho con sus manos, dispuesta a acceder a la virilidad que anhelaba consentir
- No- La mujer miró confundida al dueño de su existencia -Con los dientes…-

Tras el momento de desconcierto, la mujer recuperó su perversa sonrisa y colocó sus brazos tras su espalda para continuar. Entonces mordió con firmeza el cierre y comenzó a bajarlo suavemente…

Ante la mirada expectante del Arma Definitiva, la mujer desabotonó con gran habilidad su pantalón para luego morderlo y bajarlo súbitamente, exponiendo los bóxers negros del rubio y finalmente, ansiosa, la Sannin pescó con los dientes el tirante de la ropa interior y lo jaló hacia abajo, liberando de forma súbita el generoso miembro de su señor, recibiendo un golpecito en su rostro, el cual la excitó más. Después de quedar embobada por unos segundos ante la virilidad de su hombre, como pudo, ansiosa y todavía sin usar sus manos, bajó los pantalones y ropa interior de Saikyou Buki hasta sus tobillos, para que el Uzumaki terminara de quitarse la ropa de sus piernas ante la sonrisa alegre de la exuberante mujer.

- Bien hecho, putita…- Naruto posó la mano derecha sobre la cabeza de su dócil y obediente esclava -Ahora, saluda como debes hacerlo- Dijo al tiempo que posaba las manos en la cintura y comenzaba a mover su cadera para que su flácida verga comenzaba a balancearse de forma similar a un péndulo
- Hola, Polla-sama…- La mujer le dio un delicado beso al pene delante de ella, con una sonrisa suave y la mirada atrapada en el vaivén de la creciente pija
- Así es, Tsunade…- El rubio miró con oscuro deleite lo sometida que estaba su abuela a su voluntad -Cuando estás frente a ella, tú sólo eres un coño esclavo de Polla-sama… Tu hambrienta boca, tus suaves manos, tus pervertidas tetas y tu obsceno culo existen para complacer a Polla-sama…- El Uzumaki afiló su siniestra sonrisa
- Cuando estoy frente a ella, yo sólo soy un coño esclavo de Polla-sama… Mi hambrienta boca, mis suaves manos, mis pervertidas tetas y mi obsceno culo existen para complacer a Polla-sama…- Repitió al instante con plena convicción
- Ahora, Abuenita…- El chico posó su mano derecha en la cabeza de la poderosa y hermosa Kunoichi -Sé un buen coño esclavo y cumple con su deber-
- ¡Es lo que más deseo, amo…!- Respondió la hermosa Kunoichi con entusiasmo.

La Sannin desabotonó su pulcra bata para liberar sus famosas y poderosas tetas 106 con el fin de usarlas para masturbar a su adorada Polla-sama. Cuando posó la pija de su querido amo entre ellas, las tomó a los costados con las manos y comenzó a deslizar entre ellas esa verga, la cual para su deleite, comenzó a ponerse dura gradualmente. Levantó la mirada para ver el rostro de su dueño y su sonrisa se afiló más, al darse cuenta de que estaba disfrutando de la faena. Con su gran habilidad, logró que el pene del rubio quedara bien erecto y entonces intensificó su movimiento, inclinando la cabeza hacia abajo para recibir con alegría el capullo de aquella enhiesta verga en su boca cuando emergía de entre sus pechos.

- Abuenita…- Murmuró Naruto, cerrando los ojos y dejándose llevar por aquél suculento placer -A-Así eras de puta… ¿C-Con el abuelo Dan?-
- No, nieto-amo…- Replicó la rubia, sin dejar de masturbar a su señor, aunque interrumpiendo la pervertida mamada que le estaba haciendo -Se lo hice a Jiraiya para que aceptara entrenar a Minato…- Apenas terminó de hablar, la bella mujer continuó recibiendo en su sexy boca el pene de su nieto
“Maldita sea, esto se siente jodidamente bien…” Pensó el Uzumaki, apenas pudiendo reprimir los gemidos ante monumental cubana que le estaba haciendo su abuela.

La Sannin terminó totalmente ida ante la placentera sensación de la fricción de la enorme poronga en sus tetas y simplemente pasó de albergarla dentro de su boca a lengüetearla de forma lujuriosa cada que ese grueso cipote estaba a su alcance.

- ¿Te gusta, amo?- Tsunade miraba visiblemente enamorada la expresión de placer contenido que mostraba su dueño
- A-Abre tu boquita, abuenita…- El chico sonrió malicioso en medio de su idilio -Voy a darte tu lechita-
- Ah…- La rubia abrió su boca y sacó la lengua de forma sumamente obscena
- ¡Recíbelo todo, esclava!- Después de varios deslices entre las tetas de su abuela, el chico no resistió más -¡Me vengo, perra…!-
- ¡Ah…!-

La semilla del Uzumaki comenzó a salir con gran potencia y cantidad, embadurnando la cara de la Sannin con abundantes cantidades que dejaron ida por unos instantes a la sexy abuela-esclava. Años de condicionamiento mental para que fuera una esclava perfecta hicieron mella en la rubia y con el simple hecho de saber que tanta y tan exquisita simiente estaba sobre su cara, le provocó un punto de excitación rozando el ansiado clímax…

Tardó varios segundos en recuperarse, para posar su rostro lleno de semen delante de ella y todavía sin usar las manos, restregarse en su adorada Polla-sama para retirar la adorada simiente Uzumaki de su rostro. Naruto miraba intrigado lo que hacía su rejuvenecida esclava y después de ahogar una expresión de sorpresa, sonrió visiblemente complacido cuando la rubia comenzó a darle una mamada monumental, haciendo una garganta profunda y abarcando los 20 centímetro de pija Uzumaki.

- Que rico, a-abuenita- Poco a poco, la boca de Tsunade fue liberando a Polla-sama mientras unas pequeñas lágrimas de felicidad escurrían por las mejillas Senju-Uzumaki
- Gracias, hijo-amo…- Respondió la rubia con una marcada sonrisa de satisfacción una vez que acabó su faena, para luego comenzar a jugar con las bolas Uzumaki con la lengua
- ¿S-Segura que no eras prostituta…?- Cuestionó el chico ante la habilidad que demostraba la abuenita con su sinhueso
- Es normal- Con una sonrisa pervertida, la Sannin le dio un lento lengüetazo a su hombre desde la base hasta la punta de su pene, recorriendo los 20 centímetros de pija con pervertida lentitud -Un coño esclavo sólo existe para darle placer a Polla-sama…-
- Entonces… Acuéstame en el suelo- El chico sonrió suavemente -Y ya puedes usar las manos-
- Como ordenes- La alegría en el rostro de Tsunade era visible.

La mujer se puso de pie y lo primero que hizo fue acercarse a su dueño para despojarlo de la parte superior de su ropa y dejarlo solamente con su calzado, el cual el mismo Naruto se quitó mientras la rubia dejaba caer su bata al suelo para revelar su hermoso cuerpo. Entonces la Sannin abrazó suavemente a su señor y haciendo uso de su legendaria fuerza, lo tomó en sus brazos para cargarlo y luego posarlo suavemente en el suelo, bocarriba. Finalmente se arrodilló a su costado izquierdo para esperar nuevas órdenes.

- Te quiero sentadita aquí- El rubio se tapó por un momento la cara con su mano derecha, sonriendo de forma pervertida -Se me antojó tu almejita-
- Tus deseos son órdenes, amo…- Contestó al instante la afamada Kunoichi, con entusiasmo.

Tsunade se puso de pie y luego caminó en dirección a la cabeza de su amo, posándose de rodillas nuevamente, con el agregado de que la cabeza del rubio estaba entre sus rodillas y su ansioso rostro estaba orientado hacia la suculenta y erecta Polla-sama. Esperaba la orden de su adorado nieto para comerse esa ambrosía, ya que todo el proceso de lavado de cerebro y condicionamiento hacía que la virilidad del Uzumaki fuera simplemente irresistible, así como su sumisión. Ella no podía demostrar sus habilidades mamando si su amo y señor no se lo ordenaba, aunque se estuviera muriendo de deseo.

- Y mientras te como…- Sabiendo lo que la imponente hembra añoraba, comenzó a mover su cadera para que su pene se balanceara y capturara la atención de la Sannin -Me vas a hablar de todo lo el trabajo que has realizado durante estos años… Y no lo olvides, no puedes ocultarle nada a Polla-sama…-
- No puedo ocultarle nada a Polla-sama- Replicó al instante la rejuvenecida rubia, con su mirada totalmente puesta en el objeto de su devoción
- No deseas ocultarle nada a Polla-sama… Deseas contarle todos tus secretos- El chico tomó de la cintura a su abuenita y comenzó a moverla hacia los lados, sin que la mujer reaccionara en lo más mínimo
- No deseo ocultarle nada a Polla-sama…- Declaró apenas terminó de hablar su dueño, balanceándose de un lado a otro sin resistirse -Deseo contarle todos mis secretos-
- Empecemos entonces…- El chico se pasó la lengua por los labios y dejó de mover a su esclava
- Ah…- La mujer ahogó un gemido mordiéndose los labios brevemente, ruborizándose de forma notoria -Y-Yo… Yo he estado, investigando el cerebro de Minato durante años, Polla-sama…- Tsunade hablaba con la voz entrecortada, dirigiéndose a la verga de Naruto, haciendo un esfuerzo titánico para que la lengua que ya invadía su coño no le dejara la mente en blanco -Y-Y, finalmente encontré la forma de robar su conocimiento…- La Sannin cerró los ojos, ya que apenas si pudo amortiguar el placer después de que Naruto le lamiera descaradamente desde el clítoris hasta donde terminaba su feminidad -E-Entonces usé un óvulo mío, p-para… K-Kami- Dejó de hablar por un instante, ya que sintió la lengua de su amo invadiendo su sensible anito virgen -P-Para… Para crear una c-contraparte, ah…- Suspiró al sentir su inmaculado culo invadido por la sinhueso de su amo -U-Una contraparte f-femenina de mi hijo…- El rubio lamía el rededor del ano de su abuela con suavidad y lentitud, regocijándose en la pulcritud del mismo que le había impuesto con su despiadado control mental “Ya no resisto…” El indefenso cuerpo de la rubia se estremecía sin que ella pudiera abandonarse por completo al deseo “¡Q-Qué rico me está comiendo!”
- Continúa, puta- El chico le pellizcó sin misericordia el clítoris a su esclava
- Y-Y…- La mujer cerró los ojos y se mordió los labios, comenzando a llorar porque no podía abandonarse a la lujuria como la zorra que era y debía obedecer a su amo, contándole todo a Polla-sama -La estuve cuidando en una de mis, i-incubadoras…- La pobre mujer se pellizcaba los pezones para mitigar un poco ese placer dolorosamente reprimido -Y-Y con, con… ¡Con mi líquido especial de crecimiento, ya alcanzó la edad de Kushina-sama y Konan-sama…!- La desdichada Sannin tuvo que gritar para desahogarse aunque fuera un poco
- ¿En serio?- El chico se mostró interesado, dejando de saborear a su abuenita por unos instantes -¿Cómo es?-
- Pues…- La mujer sonrió, agradecida del breve descanso, recargando las manos en el trabajado abdomen de su niño para recuperar fuerzas -Es un coño esclavo como yo, tiene unas tetotas más grandes que las mías, una boquita sexy, unas manitas tiernas, suaves y unas nalgotas para montar por horas a P-Polla-sama…- Tsunade, excitada, comenzó a pellizcarse suavemente los pezones
- Cuéntame más de mi nueva tía…- El chico, perverso, comenzó a clavar los dedos medio y corazón de la mano derecha en la concha de su esclava, haciendo lo propio en el delicado anito Senju-Uzumaki con los dígitos de la mano izquierda
- Hm…- La rubia gimió brevemente, para continuar su relato disfrutando del relajante placer que Naruto le daba -Pues… Si les hicieran una prueba de maternidad, el resultado sería positivo…-
- Dime más…- El chico sacó los dígitos de su esclava para darle una suave nalgada
- ¡Ay!- La rubia sonrió con su quejido, disfrutando el sutil escozor en su piel -Estructuré su ADN coincidiera con el de Minato excepto en el par 23, ahí tiene cromosomas XX en vez de XY… ¡Ay!- Recibió un tercer azote, algo más fuerte que los anteriores
- Eres un coño esclavo malo- El chico sonrió malicioso al ver que sus manos habían quedado marcadas en aquellas generosas nalgas -Me haces pensar cuando estoy por cogerte hasta sacarte los sesos…-
- Lo siento, nieto-amo- Tsunade se mostró sinceramente arrepentida
- Igual sigue, voy a seguir probando tu coñito…- Y al instante, su lengua invadió la húmeda y chorreante feminidad
- ¡Ah…!- Gimió sonoramente la rubia, ante la inesperada chupada de la que fue nuevamente víctima -S-Se llama, Samui…- La formidable hembra cerró los ojos para disfrutar la faena de su hombre -Porque… Así se llamaba mamá…- Sollozó al sentir la sinhueso de Naruto en lo más profundo de sus entrañas -¡Además, la he estado condicionando para que sea crea otra de tus putas madres!-
“Eres una deliciosa pervertida, abuenota…” El rubio cerró los ojos y continuó con su faena, disfrutando golosamente de la esencia de su coño esclavo “¿Así estará de sabrosa mi nueva mamá-esclava?”
- ¡Y tiene tus ojos azules!- Gritó escandalosa cuando su niño le clavó su lengua hasta el fondo -Y-Y… Es, es rubia…- Se estremeció desde los dedos de sus pies hasta las puntas de su cabello conforme el áspero músculo salía lentamente de ella
- Ya quiero conocerla- Dijo el Arma Definitiva, una vez que salió de la cálida almeja de Tsunade -Pero ahora…- El chico le dio un suave lengüetazo por su anito, provocando que la perfecta piel de su servidora se erizara -Vas a consentir a Polla-sama después de cada pregunta que te haga y sólo dejarás de hacerlo para seguir respondiendo… ¿Entendiste?- Saikyou Buki continuó entonces devorando la cavidad virgen de su esclava
- E-Entiendo y obedeceré, nieto-amo- Contestó de inmediato la Sannin, manteniendo apenas la compostura
- Entonces explícale a Polla-sama lo que harás y comienza…- Nuevamente, el chico comenzó a degustar la deliciosa conchita Senju-Uzumaki con lentitud y delicadeza
- Polla-sama…- La mujer se fue inclinando poco a poco hasta quedar su boca a milímetros de la larga, ancha y enhiesta verga -Voy a responder las preguntas que me haga mi amo mientras la hago sentirse… B-Bien-

La mujer sonreía de forma reprimida con sus ojos cerrados y una expresión sumamente sexy e insinuante, haciendo un esfuerzo titánico por no perderse en el placer que le daba su amo a través de su culito. Sin embargo, no comenzó a devorar la irresistible pija de su dueño, ya que debía contestar primero a sus preguntas para ganarse ese derecho… Y eso Naruto lo sabía perfectamente, por lo que simplemente continuó con su exquisito beso negro y la pobre mujer apenas podía reprimir su libido para no devorar a Polla-sama como el coño esclavo que era.

- ¿Qué hay de la vieja Mito?- El rubio interrumpió su faena de repente, lanzando su primer cuestionamiento
- Esta lista, mi amo…- Respondió la Sannin apenas su cerebro procesó la interrogante -¡El día que lo deseé podemos proceder!-

Y entonces, le dio un suave beso al inflamado glande delante de ella con sus ojos cerrados, para hacer más íntimo el momento y demostrar el fanático amor que le tenía a esa poronga… Y luego, sin abrir los ojos, lentamente, abrió su boca y engulló lentamente ese enorme pene, para abarcarlo casi por completo. El rubio también tuvo que esforzarse por no venirse tan pronto ante tan épica mamada de garganta profunda, apretando los dientes para contener su venida y finalmente lo consiguió. Deseando más de su esclava, se dispuso a hacer otra pregunta.

- ¿A-A qué edad replicaste su cuerpo?- El chico se contenía ya que mientras Tsunade se sacaba su verga de la boca, al mismo tiempo le pasaba la lengua deliciosamente desde la base hasta el capullo
- Como me lo ordenaste, nieto-amo, la edad que tiene el nuevo cuerpo de Mito es de 40 años- Replicó con prontitud para continuar con su diversión, comenzando a masturbar intensamente con sus manos a Polla-sama
- Puta- El chico sonrió de forma reprimida, al ver que su abuenita no perdía el tiempo
- Y la más puta entre las putas para ti, querido- La mujer afiló su sonrisa al ver que la virilidad que trabajaba seguía dura como roca -Porque soy un coño esclavo al servicio de Polla-sama…-

Sin dejar de maniobrar con la verga de su amo, la Sannin comenzó a lengüetearle la cabeza con regocijo y el chico comenzó a revolverse debido a que la faena de la rubia era simplemente deliciosa y sin más, comenzó a besar y lamer el coño frente a su rostro, provocando que la Sannin comenzara a gemir mientras seguía consintiendo esa irresistible pija. Abuela y nieto se vieron envueltos en un delicioso ‘69’ y la mujer sólo deseaba recibir la exquisita simiente de su nieto, mientras que el hombre le estaba tomando el gusto a la esencia de su abuela y pronto invadió nuevamente el interior de esa cálida y húmeda cavidad…

Pronto ambos rubios comenzaron a gemir escandalosos, ante el placer que se proporcionaban mutuamente. Amo y esclava se comían sin limitación, disfrutándose sin retaco alguno. De golpe, el rubio que casi estaba por venirse pudo recuperar el control y lanzar una pregunta de golpe.

- ¿Qué más has investigado y hecho en este tiempo?-

Pudo más la programación y el poderoso lavado de cerebro en la mente de la Sannin que su deseo de obtener el cálido semen de su dueño, por lo que como un buen coño esclavo se dispuso a responder para satisfacer, aunque fuera de esa forma, al dueño de su vida y luego continuar con su deber y deseo.

- P-Pues…- La rubia suspiró suavemente al sentir la larga y rasposa lengua de su señor recorriendo lentamente su conchita -También le ordené traer a Koharu los restos de… D-De la legendaria…- Se mordió los labios para controlarse tras el delicioso mordisco que le propinó su dueño en su sensible botoncito de carne -Touka Senju-
- ¿Touka Senju?- Repitió el Arma Definitiva
- E-Es…- La mujer echó para atrás su cabeza, apenas pudiendo controlar el clímax de su cuerpo -La maestra Senju del Genjutsu…- Dijo con apenas un hilo de voz
- Interesante- Naruto sonrió perversamente -Te has ganado tu orgasmo…- Nuevamente le pasó la sinhueso lentamente a su esclava en su coño -Córrete para mí, puta- Violentamente le clavó su lengua hasta lo más profundo de su sexo
- ¡Oh, sí…!- Gritó como posesa la Sannin, retorciéndose con la cara orientada hacia el techo y sus ojos desorbitados, con una sonrisa viciada y la lengua de fuera.

El orgasmo fue estremecedor y totalmente devastador para la Sannin, que no pudo sostenerse por más tiempo y se dejó caer de frente, quedando su cara junto a su adorada Polla-sama, mientras el rostro del Uzumaki quedaba cubierto de las dulces mieles Senju, las cuales lamió de sus mejillas como un niño saboreando un delicioso dulce, enfocándose pronto en el inflamado coño esclavo y devorándolo con entusiasmo, estremeciendo a su esclava con cada lamida lenta y suave que le daba a su coño.

- A-Amo…- Suspiraba la enamorada y sometida Tsunade.

La pobre mujer, rebasada por las sensaciones, se recuperó parcialmente para comenzar a lamer delicadamente la virilidad de su hombre con los ojos cerrados y pasión desbordada, regocijándose en la libertad de ser un buen coño esclavo. El rubio pronto estuvo cerca de alcanzar el éxtasis y la mujer al sentir el palpitar del pene de su señor, pronto volvió a engullirlo en su boca hasta donde le fue posible.

- ¡Me corro, puta!- Gritó el rubio, enérgicamente -¡Trágatelo todo!-

La pobre mujer sintió toda la semilla de su dueño invadiendo su boca y sin más, se lo tragó todo para liberar la poronga de su señor, dejando solamente un delgado hilillo que salió de la comisura de sus labios, el cual pronto limpió con su índice derecho para lamerlo de forma sexy.

- Gracias por darle placer a este coño esclavo, amo- Sonrió ruborizada y feliz, para darle un beso suave en el capullo a su hombre
- Gracias nada, zorra- El chico sonrió malicioso -Ponte de pie-
- Como ordenes…- Respondió todavía débil la voluptuosa mujer.

Tsunade se levantó de la cara de Naruto, quien pronto se reincorporó también. Entonces abrazó por la espalda a su abuela, quien se mostró sonriendo de forma pervertida y ansiosa al ver cómo Polla-sama emergía firme como el acero de entre sus muslos. Deseaba tenerla en lo más profundo de sus entrañas y se mordió el labio inferior, tratando de contener sus impulsos de hembra para esperar nuevas órdenes.

- Ahora vamos a conocer a mi nueva mami, abuenita…- El chico comenzó a magrear descaradamente los pechos de su hembra, pellizcando sus pezones con saña
- C-Como digas, mi señor…- Murmuró la Sannin, manteniendo su excitación a raya.

Pronto los amantes comenzaron a caminar por el laboratorio sin soltarse. Para Tsunade era muy difícil caminar con los altos tacones que calzaba y más con las piernas todavía temblorosas por el orgasmo que le había concedido su propietario, pero caminó firme en lo posible, disfrutando de las intensas caricias de su hombre en sus sensibles tetas. El chico simplemente disfrutaba de la docilidad de su esclava y se regocijaba con el pensamiento de que esos fantásticos y enormes pechos suaves eran totalmente suyos, por siempre.

- E-Es ella…-

El rubio se asomó por el costado derecho de la sumisa rubia, para observar el contenedor de cristal en el que estaba aquella preciosa mujer de cabello rubio con un peinado tipo Hime, finas facciones y piel clara. Dormía profundamente, flotando en medio de aquellos fluidos de conservación y por el equipamiento en su rostro y orejas, era evidente que la Sannin llevaba su tiempo trabajando en la mente de esa escultura de carne y hueso llamada Samui.

- ¿Qué les has metido en su descerebrada cabeza?- Cuestionó el chico con creciente interés ante tal monumento de mujer -Espero que hayas sido creativa-

Tsunade gemía ahogadamente con los crueles, dolorosos y a la vez deliciosos pellizcos que su dueño le daba en sus erectos pitones y era tal la mezcla de sensaciones en su cuerpo que tardó algunos segundos en recuperar el sentido y responder al cuestionamiento. Naruto se dio cuenta de ello y dejó en paz a su esclava para que pudiera responderle, si bien se quedó masajeando suavemente esos generosos melones.

- Imaginé una historia donde Minato quedara como un cornudo…- Tsunade esbozó una sonrisa siniestra -Que creería suyo al hijo que mi pequeña Samui, le hizo a Kushina-sama gracias a un Kinjutsu especial Senju de la era de los clanes, que se usaba cuando los hombres eran diezmados en las guerras y las mujeres tenían que concebir bebés entre ellas para reponer las pérdidas…-
- Cuéntame más- Dijo el chico, interesado en la ficción relatada por su fiel y devota sirviente
- Sin embargo, se separaron porque Samui fue enviada lejos a hacer una misión especial y se inventó el subterfugio de que había perecido durante el ataque del Kyuubi para realizar esa misión, regresando apenas en estos días, sin saber que su amada pelirroja es una esclava con el cerebro lavado a tu servicio, por siempre…- Continuó la Sannin con su relato de ficción -Totalmente indefensa y vulnerable a tus grandes poderes, mi amo y señor, será una presa perfecta para convertirla en uno más de tus coños esclavos cuando lo desees- La mujer comenzó a excitarse visiblemente -Porque sé que te gusta dominarnos y someternos por el simple placer de hacerlo…- Se acercó entonces a una mesa de operación cercana, tomando una botella con agua que estaba encima de una mesa de disección para hacer gárgaras
- Es cierto, putita…- El chico le dio una sonora nalgada a su abuenita -¿Y ese Jutsu absurdo es real?-
- S-Sí- Replicó Tsunade mientras cerraba los ojos para deleitarse en el escozor que sentía en su culo después de escupir el agua en su boca a un costado -Pero se perdió antes de la fundación de Konoha…-
- Háblame más de Samui-chan- Superado por la curiosidad, se acercó al contenedor de cristal y posó su mano derecha a la altura de aquellos enormes pechos
- Dan era un afeminado- Habló la rubia con creciente desprecio hacia el que fue el amor de su vida -Incluso se cuidaba más que yo… Y seguramente por eso Minato también parecía frágil y débil de niño- La mujer miraba como seres inferiores a los que fueran los más importantes hombres en su vida -Por lo que es normal que Samui-chan sea tan femenina y hermosa… Como si hubiera sido engendrada por dos mujeres-
- Siempre he tenido curiosidad de algo, abuenita…- El rubio enfocó su mirada en la voluptuosa hembra, que escupía agua nuevamente tras limpiarse su sexy boca -¿Cómo sería si mi madre no hubiera sido la incubadora del Proyecto Espiral?-

Tsunade le daba un trago profundo a la botella con agua para terminarse su contenido. Apenas lo hizo, esbozó una sonrisa de infantil alegría para luego tomar con su mano derecha el erecto miembro de su amo con amoroso cuidado y guiar así al patriarca Uzumaki por su área de trabajo, llevándolo delante de un contenedor donde se encontraba una chica de tez bronceada, cabello rubio largo a la cintura y aquellos bigotes que caracterizaban el rostro mismo del Arma Definitiva, estaban presentes en las mejillas de aquella fémina que aparentaba los mismo 13 años que él, la cual estaba conectada al igual que la nombrada Samui a una máscara para respirar y en su cabeza llevaba una diadema con audífonos.

- Por la información que me has dado- Comenzó a aclarar la Sannin -Durante la concepción del Proyecto Espiral el óvulo modificado que se le implantó a Kushina tenía un espermicida especial para que aniquilara a todo espermatozoide con cromosoma X, con la finalidad de que nacieras hombre para que reconstruyeras nuestro glorioso y todopoderoso clan con tu deliciosa semilla…-
- ¿Para esto me pediste el Chakra del Kyuubi mediante aquél Kage Bunshin?- Cuestionó curioso el chico
- Efectivamente, amo- La especialista continuó con su explicación -El Chakra del Kyuubi presente en Kushina-sama durante tu gestación, potenció los Kekkei Genkai con los que fuiste concebido y fortaleció tu Red de Chakra… En el caso de esta chica, ella recibe ese beneficio también, pero la diferencia es que ella fue desarrollada con la mezcla del material genético de Kushina-sama y Minato a partes iguales… Como hubiera sido contigo si no fueras el Arma Definitiva de nuestro clan-
- Entonces ella no tiene mis Kekkei Genkai…-
- No- La rubia negó con la cabeza -Solamente el Kinton de Kushina-sama... La sangre de mi otra familia está muy diluida en ella como para que presentara Mokuton: yo tengo 1/4 de sangre Senju, Minato 1/8 y por ende, esta chica tendría 1/16 únicamente-
- Muy bien- La científica rubia se excitó al ver la sonrisa siniestra que se formó en el rostro de Naruto -¿Qué planeaste para esta chiquilla?-
- Tu hermana, nieto-amo- La rubia se acercó de nuevo a su hombre, con provocativo contoneo de cadera -Samui se llevó a esta pequeña cuando eran bebés para protegerla y que se reunieran cuando pudieran entenderlo…- Se posó delante de su señor, lista para complacerlo en todo lo que le pidiera -Así, te apoderarías de estas ingenuas e indefensas presas, cumpliendo con el destino de mi estirpe- La mujer se arrodilló delante del Uzumaki, quedando su hermosa cara a centímetros de la enhiesta verga -Juro servirte con toda mi descendencia, como tus fieles coños esclavos…- La mujer respiraba agitada, esperando por su anhelada recompensa.

Naruto miró con detenimiento a su abuela-esclava. Realmente era hermosa y los niveles de corrupción y sumisión que demostraba habían superado sus expectativas… Había creado lo que podría describirse como la hermana gemela de Minato Namikaze y lo que vendría siendo una hipotética hermana nacida sin la influencia del Proyecto Espiral.

Cuando le lavó el cerebro y alteró sus recuerdos, pudo ver que ese tipo de cosas, la manipulación genética y la clonación no le eran ajenas. Sin embargo la afamada Ninja Médico prefería no entrar en esos campos de investigación, ya que no le gustaba jugar con la vida así como la hacía Orochimaru, el integrante despreciado y repudiado de los Sannin… Pero la nueva mejorada Tsunade no tenía problema en traicionar sus creencias, convicciones y sobretodo, despreciar al hijo que siempre deseó recuperar solamente para complacerlo a él.

Antes de afrontar su destino como el Arma Más Fuerte de los Uzumaki, Naruto idolatraba al Yondaime y no se cansaba de escuchar las fabulosas historias que escuchaba de su adorada mamá-Kushina mientras estaba sentado en su regazo… Pero cuando supo su destino como el medio para que los Uzumaki contraatacaran al Mundo Ninja, no pudo evitar verlo simplemente como uno de los líderes de Konoha, aldea que era uno de sus principales enemigos.

Fuera del cariño que le tenía a su madre y a Konan, realmente su vida pasada le parecía insulsa y vacía. Comparado con su ambición totalitaria de conquistar el mundo Ninja y someterlo para su versión del Clan Uzumaki, aquellos recuerdos de niño no podrían importarle menos. La verdadera ambición del Uzumaki era simplemente posarse al precio que fuera en la cima del poder para dedicarse a disfrutar de su posición como el ser supremo que controlaría las vidas de todos los seres… Y así era como concebía la cómoda prisión de la que le había hablado al Kyuubi, así que debía trabajar en aras de lograr su objetivo.

- Muy bien, zorra- El chico posó su mano en la cabeza de su esclava -Súbete a tu mesa, que como te prometí, te voy a follar hasta que se te salgan los sesos…-
- ¡A la orden, nieto-amo!-

Emocionada, la sensual rubia se puso de pie al instante y cumplió la orden de su dueño, sentándose en la mesa orientada hacia él, lista para obtener lo que más deseaba. Se abrió de piernas para mostrarle su mojada almeja a su hombre y seducirlo, posando las manos sobre sus rodillas para ofrecerle una maravillosa vista de sus tetas… Siendo un coño esclavo, era natural que deseara copular con su señor para engendrar poderosas Uzumaki al servicio de Naruto.

Respiraba contenida por efecto de la excitación, ya que el niño se arrodilló para que su cara quedara delante de su conchita. Su amante comenzó a olfatear su feminidad, que sutilmente comenzó a derramar sus dulces mieles y la respiración del rubio incrementó su deseo, al sentir el tibio aliento de su nieto en su feminidad. Lanzó un sonoro alarido torciendo su cabeza hacia atrás cuando el rubio pasó lentamente la lengua sobre su afeitada conchita…

La rasposa sinhueso provocaba que la pobre Sannin berreara como toda una hembra en celo y ya libre después de que su sexy, hermoso e irresistible amo le diera carta libre de correrse, ya no trataba de controlarse en lo absoluto.

- ¡Qué rico me comes!- El rubio penetró a su hembra sin contemplaciones -¡Oh dios, oh sí…!- Bramó enloquecida de deseo la escultural rubia.

Tsunade se revolvía escandalosamente ante la habilidad de su dueño con la lengua…

Y el Arma Definitiva estaba dándose cuenta de que podía hacerse adicto a devorar la dulce esencia de su esclava científica. Ciertamente, el Proyecto Espiral dotó a Saikyou Buki de una elevada libido con el fin de que esa generación pionera de guardaespaldas para el clan fuera concebida con rapidez para garantizar la seguridad de la verdadera repoblación del Clan del Remolino y por ende, el chico podía llegar a ser devorado por la lascivia.

Sin embargo, su personalidad formada por el trauma de la abrupta forma de su despertar, le confirió un sentido de posesión sumamente profundo, así como deseo de variar en lo posible sus relaciones con su creciente círculo de obedientes sirvientes: a sus adoradas mamás-esclavas las hacía comportarse como unas verdaderas rameras vulgares, pero a su abuela-esclava quería hacerle algo distinto.

- Eres jodidamente deliciosa, zorra- El chico interrumpió su labor para ver visiblemente contento a su sometida mujer
- Y tú eres el mejor, nieto-amo…-

La mujer levantó las piernas para tomarse la parte posterior de sus rodillas y formar una ‘V’ perfecta al estirarlas a toda su capacidad, dándole una espectacular visión de su encharcada almeja a su macho, lista para darle algo que sólo le había dado a Dan Katou en el pasado…

- Hermoso…- La inflamada y enrojecida vulva de la Sannin parecía pedir su polla con desesperación y la obscena pose en la que se encontraba la hacía todavía más deseable, si eso era posible
- Ahora ven y toma a tu coño-esclavo…- La mujer se relamía los labios al ver la imponente verga del rubio, la cual apuntaba directamente hacia ella
- Como bien dijiste…- El chico sonrió malicioso, posicionando su miembro en la cálida entrada Senju -Tú y tus descendientes nacieron para servirme…-

La famosa Kunoichi miraba con creciente ansiedad y desesperación cómo su dueño comenzaba a rozar su encharcada almeja con el capullo de su enhiesta verga. Se mordía el labio inferior añorando el momento en que finalmente fuera poseída por el dueño de su cuerpo, su mente y su alma…

Pero el chico no parecía tener prisa. Sonreía suavemente, moviendo con lentitud su verga con la mano derecha, delineando el sexo de su rubia abuela, el cual se veía sumamente pulcro, considerando que había sido rejuvenecida.

- Y-Ya no resisto más…- Murmuró débilmente la desesperada mujer -Por favor, amo, te lo suplico…- Susurró casi sin aliento -Penétrame… Hazme tuya-
- Ya que lo pides tan amablemente- Replicó delicadamente el chico, posando su pene en la entrada de la Senju
- ¡Ah…!-

Súbita y violentamente, la verga del rubio entró hasta lo más profundo de su hermosa abuela-esclava hasta que su pene fue devorado completamente por el estrecho y rejuvenecido coño-esclavo. La pobre mujer bramó mientras torcía su cabeza hacia atrás y sus ojos se rodaron hacia adentro como señal del inmenso y súbito placer que invadió hasta el último rincón de su cuerpo…

Naruto se quedó sin moverse unos instantes, deleitándose en la calidez de su esclava, quien sonreía con sus ojos casi en blanco, al sentirse tan invadida por la virilidad de su hombre, con la espalda totalmente recargada en la mesa. Poco a poco, sintió cómo las paredes de su útero se fueron contrayendo conforme Polla-sama se salía de ella lentamente, recuperando parcialmente la cordura para levantar la cabeza un poco y mirar a su irresistiblemente guapo nieto-amo, quien mantenía esa perversa sonrisa que tanto la excitaba.

- ¡Toma, abuenita…!- Justo cuando estaba terminado de sacar su larga verga llena de jugos Senju, se la volvió a clavar de golpe a la pobre rubia sexy
- ¡Oh dios…!-

La mujer sonrió mientras sus ojos nuevamente se rodaban hacia atrás, siendo invadida hasta poder sentir el capullo en el fondo de su útero. Se llevó las manos al rostro, haciendo un esfuerzo inmenso por mantener sus piernas abiertas a plenitud, totalmente enloquecida de placer. El rubio empezó con embestidas suaves, las cuales solamente aumentaron el placer de su hembra, quien gemía y jadeaba como toda una perra en celo revolviéndose como podía en respuesta a las inigualables sensaciones que le proporcionaba su amo.

- ¡Te lo ruego, amo!- Bramaba enloquecida la Sannin -¡Párteme en dos!- Cerró los ojos, aumentando la intensidad de sus gemidos hasta convertirlos en auténticos alaridos -¡Hazme tu zorra…!-
- ¡Cómo quieras!- Replicó con un fuerte bramido el Uzumaki, aumentando la intensidad de sus embates.

La mujer gemía y se revolvía ante cada embestida de su dueño, llorando ante el éxtasis que inundaba su cuerpo una y otra vez. Entonces sintió cómo el rubio se salió de ella inesperadamente y una extraña sensación de desconsuelo y abandono la invadió…

La cual no duró por mucho tiempo, ya que el chico se subió a la mesa y se recostó sobre su hembra, entrando de nuevo, suavemente en su cálida feminidad. La rubia miraba con infinitos amor y devoción a su hombre, aferrándose a él y enroscando sus piernas en su cadera. El chico reinició los empujones contra su esclava, al tiempo que cautivado, posó su cabeza entre esas enormes tetas que lo esperaban con sus pezones alzados y duros. Comenzó a revolverse entre ellas en medio de los gritos y alaridos de su abuela-esclava que pronto se abrazó a su cabeza y enroscó sus piernas en la firme cadera de su hombre para impedirle salirse de ella nuevamente.

- ¡Sí amo, dame duro!- Gritó la rubia sin reparo -¡Ah, ah, ah…!- Gemía incontrolable ante la dura forma en que su nieto la poseía -¡Duro y profundo…!-
- ¡Claro que sí, perra tetona…!- El rubio comenzó a restregar su cabeza entre los melones Senju con total descaro.

De forma sorpresiva el chico levantó la cabeza ligeramente, únicamente para comenzar a lamer hambriento aquellos pitones erectos, alternando la boca como si fuera bebé lactando y su serpenteante sinhueso que recorría aquellas grandes aureolas con movimientos circulares, provocando que la sensual rubia se retorciera de placer y lujuria entre sus pechos devorados con voracidad y las exquisitas puñaladas que recibía su esclavizado coño por aquella gruesa, larga y viril vara de carne.

- ¡Si, sí, sí!- Musitaba totalmente enloquecida, con la mirada desorbitada -¡Devórame amo! ¡Soy tu puta…! ¡Tú zorra…!-
- Ya cállate-

La mujer pronto gimió ahogadamente, ya que de forma sorpresiva, el rubio la calló con un profundo y caliente beso…

La lengua de la Sannin quiso luchar con su amo para demostrarle que ella era una fogosa hembra lista para tener a sus vástagos, pero pronto fue sometida por la sinhueso del arma definitiva. La mujer se entregó completamente al pervertido beso, donde las lenguas salían de las bocas a juguetear para luego devorarse sin pudor alguno. El Uzumaki miraba con la mirada entrecerrada a la Sannin, que a su vez lo veía con infinito amor y deseo en sus ojos, los cuales cerraba cuando sentía la poronga de su señor invadirla hasta lo más profundo de su ser y los abría en el efímero descanso de la salida de su nieto de su interior.

Abandonada a los placeres de la carne, la Sannin poco a poco, debido a su condicionamiento en la parte final, recordó aquél amor que llegó a sentir por Dan Katou y la ocasión en que intimaron para concebir al padre de Naruto…

Y no había comparación.

Realmente los 20 centímetros de verga Uzumaki era superiores a los 13 del Ninja inmigrante y Polla-sama le doblaba en grosor, al punto de amoldar su útero con cada embestida para alojarse en su interior. La conciencia verdadera de Tsunade despertaba tras años de condicionamiento y lavado de cerebro, irremediablemente alterada para ser una perfecta servidora del Arma Definitiva totalmente corrompida por sus directrices anteriores. Y la rubia fue feliz cuando se dio cuenta de ello, besando con pasión desbordada a su amo, tomando su rostro con las manos y entregándose totalmente en cuerpo, mente y alma a él.

“¡La obediencia es placer!” Pensó mientras alcanzaba el delicioso clímax
- ¡Me corro, abuenita…!- Bramó el rubio, alcanzando con una poderosa embestida lo más profundo de su esclava
- ¡Embaraza a tu fiel esclava, mi amo…!- Gritó totalmente enloquecida la sensual hembra, sintiendo cómo la simiente de su dueño la llenaba hasta lo más profundo.

Quedando sin fuerza alguna en su cuerpo, casi como una muñeca de trapo, Tsunade lucía una sonrisa sutil en su rostro, con los ojos entrecerrados y todo su sexy cuerpo sudado… Naruto se regocijó ante la visión de su abuela completamente agotada por el sexo. Se salió de ella y la contempló por unos instantes…

Murmuraba casi desmayada todos los mantras que le había grabado a fuego en el subconsciente.

- Naruto es mi amo…- Susurraba de forma casi inaudible la Sannin -Naruto me da placer…-
“Muy bien… Es hora de continuar con mis planes, maña será un día agitado…”

El Uzumaki buscó sus bóxers y una vez que los encontró, rápidamente se los puso y luego siguieron sus pantalones…

Pero cuando estaba por ponerse la parte superior de su indumentaria, regresó la mirada a la sexy hembra que continuaba todavía en ese estado de embrutecimiento derivado del poderoso orgasmo que le había hecho alcanzar. Entonces sonrió en forma perversa y se sacó su todavía enhiesta verga del pantalón y poco a poco se acercó a la Sannin para tomarla de las caderas y haciendo uso de la fuerza y el control productos de su entrenamiento, la cargó tras acomodarle la parte posterior de las rodillas en su hombros y cuidadosamente, volver a empalarla en su pene mientras permanecía de pie, sintiendo aquellas enormes ubres aplastarse contra sus pectorales.

- Hm…- Gimió ida la sensual Senju
- Vamos a dormir juntos hoy, abuenita…- El chico comenzó a caminar fuera del laboratorio, embistiendo a su esclava con cada paso que daba “No puedo evitarlo… Aprietas casi tan rico como mis mamitas…”

La mujer comenzó a reaccionar lentamente, con la mirada menos enturbiada, pero con esa nueva sensación invadiendo sus sentidos, ya que en la nueva posición, Polla-sama se adentraba en su útero con más facilidad y la friccionaba deliciosamente en su interior. Se abrazó del cuello de su dueño y cerró los ojos para plantarle un apasionado beso sin que el Arma Definitiva dejara de caminar en dirección a sus aposentos…



Notas

Primera vez que uso el título del fic en español y en el texto :P

El ‘chan’ con el que Naruto llama a la matriarca Inuzuka no es por cariño, sino por el hecho de ser una mascota, la primera mascota oficial de los Uzumaki. ‘Abuenita’ es una mezcla de las palabras ‘abuelita’ y ‘buena’ como una clara referencia a la relación de Tsunade y Naruto, además de la obviedad en relación al físico de la Sannin.

En la clase de biología de hoy, cuando ocurre la fecundación de un óvulo por parte de un espermatozoide, como se sabe, la configuración XX en el par 23 determina que el producto será mujer y si es XY, será hombre. El gameto femenino siempre contiene un cromosoma X para ese par, mientras que el gameto masculino puede contener un cromosoma X o Y, por lo que es el espermatozoide determina el sexo del descendiente.

Pues bien, el plan del Arma Definitiva continúa como se vio con el asunto de Sarada y Himawari, así como el gradual cambio que se está dando con Kurenai para los eventos futuros.

En cuanto al asunto de Samui y la otra chica, en parte por eso más de la mitad del capítulo se enfocó en eso, para dejar claro el papel de ambas y el rol que van a jugar, así como las investigaciones de Tsunade sobre Mito y Touka para expandir el ejército Uzumaki de cara a los acontecimientos futuros.

Aprovecho para informar también, que por un par de capítulos no habrá lemon y serán más insinuaciones de lime para avanzar un poco más la trama hasta que lo considere pertinente, reenfocándome al control mental-lavado de cerebro y demás.

Creo que es todo y extiendo nuevamente una disculpa por la tardanza.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1152
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 18
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 10) 17-7-17

Mensaje #34 por Rock-kun » Dom Jul 23, 2017 8:09 am

Un buen capítulo con lemon, mis felicitaciones para el autor con esa escena de sexo entre Tsunade y Naruto, me hizo recordar un poco al estilo de los fics de Lucosempai. Ojalá hubiera sido así cuando Naruto pierde su virginidad con sus mamis, aparte que tenía mucha carne jugosa que degustar y eso el autor no lo supo aprovechar. Sin embargo, el autor se reivindica con el lemón entre la abuenita y el nieto jejeje.

Naruto ya adquirió nuevas mujeres para su harem y son Sarada, Himawari y Tsume, quien se conviertió en la mascota del clan, pero eso no le quita el que sea follada por el rubio en un futuro cercano debido a su gran atractivo como MLF, aparte que su trasero será deseable para nuestro pequeño conquistador. En cuanto a las niñas que son de la edad de Naruto, ya las ha ido pervirtiendo gracias a las maquinaciones de Chouchou y que terminara esta labor al someterlas al mismo lavado cerebral que les aplicó a sus otras mujeres.

Tsunade le revela a Naruto sus avances como científica al crear dos mujeres que le servirán no sólo para divertirse sexualmente, sino que también para sus planes de conquista mundial. La versión mujer de Minato resultó ser Samui y gracias al líquido especial de la edad de Tsunade es que llegó a una edad que la hace bastante atractiva para Naruto. Por si fuera poco, hay otra mujer que la rubia crea cuyo nombre es Naruko, quien vendría siendo hermana de Naruto debido a que Tsunade explica que es el resultado de la fertilización de un óvulo de Kushina con el ADN de Minato. Esta chica sería como nuestro protagonista follador, pero sin haber experimentado el dolor de ser despreciado por los aldeanos ni estar sujeta al destino de ser el arma definitiva de los Uzumakis en contra del mundo ninja.

Espero que más adelante en el futuro se sepa cuál será el rol de la hermanita de Naruto sabiendo que no tiene nada en especial como su potencial hermano. También ver los movimientos de Naruto en detener los planes de Danzou y cómo sigue su plan de aniquilación hacia Konoha. :evil: :risita: :yiii:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1126
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 42
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 10) 17-7-17

Mensaje #35 por steelfire404 » Sab Mar 31, 2018 11:43 pm

¡Vaya, más de un año sin actualizar! :shy:

Bueno, la verdad si he actualizado, pero he descuidado éste sitio un poco... En fin, trataré de ponerme al corriente en cuanto me sea posible, mientras tanto, dejo el siguiente capítulo:

Capítulo 11 | +
Capítulo 11: Nubes de tormenta.



Kushina Uzumaki, la famosa Kunoichi que destruyera batallones entero de Ninja de Kumo. Mikoto Uchiha, poderosa Jounin cuyos Genjutsu tenían una fama aterradora, e incluso la afamada Tsunade, la mejor Ninja Médico del planeta. Konan, cuyo rostro era reconocible ya que estaba en el Libro Bingo como una peligrosa Ninja de Ame y esa tal Koharu que por alguna razón era vagamente familiar…

- ¡El amo Naruto es el mejor!- Gritaban a coros, con enormes sonrisas y el Sharingan reflejado en sus miradas.

De pie en aquella tarima ubicada en la sala principal del complejo subterráneo, las cinco Kunoichi vestían aquellos uniformes fetichistas de sexys porristas, consistentes en faldas rojas extremadamente cortas, siendo casi cinturones gruesos y debajo usaban finas tanguitas de hilo dental que se adentraban en sus firmes nalgas y solamente tenían un pequeño triángulo que cubría sus depilados sexos, usando tops amarillos que apenas podían contener sus generosos pechos, los cuales dejaban sus tonificados vientres con los ombligos coronados por piercings al descubierto y todas lucían orgullosas aquellos collares de metal en sus cuellos. Lucían exagerado calzado blanco de 15 centímetros de plataforma.

- ¡Hoy se graduará y la prueba de Kurenai superará!- Las mujeres en perfecta coordinación, levantaron sus piernas derechas a toda su capacidad para mostrar descaradamente su ropa interior mientras agitaban a los costados esponjosos pompones naranjas.

Era tan increíble como absurdo: cinco Kunoichi, de las cuales tres eran heroínas de guerra, mientras que de las otras dos era obvia su habilidad para el combate… Todas ellas reducidas a simples y hermosas muñecas de carne y hueso bajo el control de ese sexy niño rubio pervertido que al parecer planeaba algo grande y para su desgracia, ella se encontraba en una precaria situación, totalmente a merced del chico…

- ¡Ninguna mujer se le resistirá a nuestro semental!- Las hermosas porrista continuaban con su exhibicionista rutina, con el único fin de complacer a su amo.

Mabui trataba de luchar contra la poderosa influencia que el diabólico ojo de los Uchiha estaba ejerciendo en su mente desde que su cautiverio había empezado. Aquella sensual azabache la introducía todos los días en un poderoso Genjutsu para poder asearla y alimentarla sin riesgo de que intentara escapar. Y aprovechaba aquellos momentos para ir modificando su mente paulatinamente…

- ¡Y al final Konoha va a conquistar!- Las mujeres continuaban con su presentación, totalmente ajenas a cualquier otra cosa.

La morena estaba encadenada de los tobillos con firmes grilletes que estaban unidos al suelo por medio de poderosas cadenas, abriendo su compás poco más de medio metro. Sus brazos, sobre su cabeza, estaban capturados de las muñecas por un gran grillete que estaba fijado al techo. Vestía aquella prenda extraña de ese raro material negro y su cuello tenía puesto aquél frío collar de metal.

- ¡El amo Naruto es el mejor…!-

A su izquierda, ese precioso niño del infierno se encontraba sentado en posición de loto en el suelo, mirando evidentemente complacido el espectáculo de las hipnotizadas Kunoichi…

Kushina, Konan y Tsunade estaban totalmente corrompidas y a su eterno servicio, el cual cumplían con diligente devoción y placer. Poco les faltaba a la Utatane y a la Uchiha para terminar de ser entrenadas y convertirse también en perfectas esclavas del Arma Definitiva.

- ¡Hoy se graduará y la prueba de Kurenai superará!-

Naruto reflexionaba…

Lo mejor de todas esas hermosas y poderosas mujeres no eran sus habilidades o su belleza, sino que le pertenecían. Vivían para servirle y complacerlo, siendo entrenadas y corrompidas por su poder y en ocasiones como ésta, las hipnotizaba con el Dojutsu carmesí para reforzar su esclavitud, reforzando la alegría y el entusiasmo con el que le servían y abrazaban como propio el objetivo de reconstruir la visión retorcida del Clan Uzumaki que tenía Naruto.

- ¿No quieres unirte a ellas?- El rubio volteó a ver a su prisionera
- Y-Yo…-

La mujer de Kumo apenas volteó a ver al chico, se sonrojó a sobremanera. Una cosa era saber que su mente estaba siendo influencia para sentirse irresistiblemente atraída a ese guapísimo chico y desear con locura que la poseyera… Y otra muy distinta eran las sensaciones que invadían su cuerpo simplemente con que el rubio le dirigiera la palabra. Condicionada incluso en sus sueños para encontrar descabelladamente irresistible al Uzumaki, la pobre Mabui se sonrojó a sobremanera y apenas podía sostenerle la mirada.

- ¿No deseas complacerme…?- Cuestionó el Arma Definitiva, sonriendo divertido ante el gesto reprimido de una peligris que luchaba con admirable tenacidad
- Y-Yo… S… ¡N-No!- Apenas pudo negarse
- ¡Ninguna mujer se le resistirá a nuestro semental…!-

Penetrada con violencia a cuatro patas mientras ese sexy niño se aferraba a sus caderas, arrodillada frente a esa enorme pija lista para adorarla como merecía, deliciosamente follada mientras la cargaba y mantenía en el aire o amamantándolo con pervertido cariño y curiosidad por si realmente era capaz de producir leche sin estar embarazada…

Dormía, comía, hacía sus necesidades… Desde el momento mismo en que despertó tras ser secuestrada y comenzó su cautiverio, casi toda su vida la vivía dentro de esos Genjutsu que gradualmente minaban su resistencia. Su cuerpo la traicionaba cada vez más y esa mirada descaradamente escrutiñadora que le dirigía la horrible, siniestra, perturbadora y endiabladamente atractiva mente maestra de 13 años, la intimidaba, asustaba…Y sobretodo, excitaba terriblemente.

- Estás buena…- El chico le pasó la mano derecha por su pantorrilla
- Gracias, am…- En el último momento la morena pudo reprimirse -N-No…- El cuerpo de Mabui temblaba notoriamente - Tú… Tú no eres, no eres… M-Mi a-amo…-
- ¡Y al final Konoha va a conquistar!-
- Dime…- El chico afiló la socarrona sonrisa que adornada su cara -¿Por qué te resistes?-
- ¿E…E-Eh?- La pobre mujer piel ébano replicó débilmente
- Ya estás fuera del programa Ninja de tu aldea… ¿No?- El chico entrecerró su mirada con oscuro deleite -Nadie va a venir a rescatarte-

La pobre mujer, dentro de su terrible calvario de intensas emociones encontradas, contradictorias y desconcertantes, sintió un terrible desconsuelo tras esas palabras…

- ¡El amo Naruto es el mejor…!-

Mabui se mordía su labio superior en un intento por mantener su cabeza despejada y que aquellas eróticas imágenes desaparecieran de su cabeza, pero era en vano… Miró confundida, atemorizada y con creciente excitación cómo el rubio chico se ponía de pie y se colocó delante de ella. Él le recorrió con su dedo índice la barbilla y ella gimió sin poder evitarlo. Perdió en ese momento la concentración que la había mantenido ecuánime y las emociones terminaron por rebasarla…

Era cierto, su aldea no se preocuparía por ella. Cuando dejó el servició activo, sabía que sería una aldeana más y estaba contenta por su decisión, pero sabía que inevitablemente se convirtió en una ciudadana de segunda clase únicamente por el hecho de pasar a ser civil.

Ahora, a merced del hermoso, guapo, sexy y siniestro jovencito, nadie iría en su ayuda… Posiblemente nadie ni siquiera estaba al tanto de que había sido secuestrada. Levantó la mirada para ver a esas admirables y preciosas Ninja continuar con aquella sensual rutina de porristas como sacada de una película porno y sintió varias cosas: desprecio por verlas actuar como simple golfas, deseo de estar con aquellas hermosas féminas, menosprecio porque ellas había caído en la influencia del rubio y envidia porque ellas estaba controladas y podían moverse, mientras que ella se mantenía libre y estaba inmovilizada.

- ¿No quieres estar con ellas?- Naruto ya estaba detrás de la morena, hablándole al oído
- S-S… N-No…- A Mabui le costaba más y más permanecer libre
- Míralas…- El chico tomó la barbilla de la hermosa mujer y orientó su cara hacia las porristas esclavas -Ellas son unas buenas esclavas, son esclavas obedientes y leales… Son esclavas felices- Inconscientemente, la chica de Kumo comenzó a frotar sus muslos entre sí, en un intento de complacerse a sí misma
- ¡Hoy se graduará y la prueba de Kurenai superará!- Las bellas porristas continuaban su rutina, ajenas al sufrimiento de Mabui
- Es admirable tu resistencia y por eso, tendrás un lugar especial dentro del clan…- La hembra de piel ébano comenzó a gemir escandalosa cuando el Uzumaki empezó a manosearle obscenamente las tetas -Eres una buena esclava para mí… ¿Cierto?-
- N-N… S-Sí…- Murmuró la mujer apenas con un hilo de voz
- Así es querida, déjate llevar…- El chico bajó su mano derecha a la entrepierna de la sexy morena, comenzando a estimularla
- Hm…- Cerrando los ojos, Mabui se abandonó al placer, disfrutando del tacto de su amo…
- ¡Ninguna mujer se le resistirá a nuestro semental…!-

El coro de las chicas tenía toda la razón…

Ella intentó resistirse lo más que pudo. De verdad lo intentó con todo su corazón… Sin embargo, el experimentado toqueteo del que era víctima terminó ser el detonante de todo lo que llevaba acumulado en su interior. Entonces se imaginó a si misma sirviéndole a su amo junto con sus compañeras esclavas y se sintió verdaderamente feliz.

Se retorció en un delicioso orgasmo mientras aquella imagen de ella y esas hembras arrodillas frente a su amo se quedó grabada a fuego en su mente. Entonces la materia oscura que cubría su cuerpo comenzó gradualmente a transformarse en el mismo atuendo que lucían las otras Kunoichi. Naruto la soltó una vez que el cambio estuvo completo y chasqueó los dedos, provocando que las ataduras que mantenían cautiva a la morena se desvanecieran como si fueran una ilusión.

- ¡Y al final Konoha va a conquistar!- Mabui se sintió un poco rara al quedar libre, bajando los brazos con creciente confusión
- Ahora, Mabui… Me perteneces-

La mujer entonces recuperó la claridad de su mente por un momento y se avergonzó por la forma como se había abandonado a la voluntad de su amo. Volteó a verlo todavía descolocada… Y se encontró con los orbes carmesí que al instante se reflejaron en sus propios ojos. Esbozó una sonrisa infantil al igual que sus compañeras y de inmediato corrió hacia las porristas esclavas, tomando dos pompones que estaban tirados en la tarima y se posó junto a ellas de forma que quedaba al extremo derecho de la hilera, luego Mikoto, después Kushina, le seguía Konan, junto a ella Tsunade y al final Koharu.

El rubio entonces miró fijamente a sus esclavas, las cuales quedaron inmóviles por completo apenas a sus vulnerables mentes entraban las órdenes enviadas por el Sharingan y quedaron totalmente receptivas a los nuevos mandatos en posición de firmes.

- Muy bien, chicas- El rubio dio un par de ligeros aplausos -Mabui se les unirá, así que quiero de nuevo que empiecen con la rutina…- Las mujeres hipnotizadas asintieron en perfecta sincronía al instante -¡Ahora!-
- ¡El amo Naruto es el mejor…!-

Nuevamente comenzaron con aquél baile, donde extendían sus brazos a los costado a todo lo que daban, mostrando descaradamente sus pechos y levantaban un de sus piernas alternadamente para dejarle ver a su amado amo su vulgar ropa interior…

- ¡Hoy se graduará y la prueba de Kurenai superará!-

Si bien sonreía al igual que el resto de sus compañeras esclavas, una solitaria lágrima cruzó la mejilla izquierda de la Kunoichi originaria de Kumo…

- ¡Ninguna mujer se le resistirá a nuestro semental!- Gritaron las seis a perfecto coro, levantando sus piernas derechas a toda su capacidad.



- Me alegra ver que al menos ustedes sí cumplen con mis expectativas…- Dijo como una forma algo rara de halagar la puntualidad de su equipo.

Kurenai llegó al campo de entrenamiento asignada para su prueba…

Después de la desoladora decepción que había sufrido la noche anterior tras hacer nuevamente el amor con su novio, estuvo con un humor terrible. Tuvo una fuerte discusión con Asuma por una pequeñez como el que su amante no usara portavaso durante el desayuno. Era tal su frustración por hacer traicionado sus convicciones de castidad hasta el matrimonio en vano, que deseaba empezar una discusión contra su hombre y cualquier pretexto era bueno…

El Jounin estaba desconcertado con el comportamiento de su novia y simplemente no atinó a defenderse al principio por lo que fue muy complicado para él encarar a su mujer, la cual parecía leona enjaulada. Finalmente, dejando con la palabra en la boca al hijo del Sadaime, la Yuuhi decidió irse de su casa para evaluar a sus potenciales alumnos.

Se posó frente a los tres chicos, quienes estaban sentados al pie de un frondoso árbol, aprovechando la gran sombra que producía. El rubio manoseaba descaradamente a sus pequeñas esclavas y las hizo ponerse de pie con sonoras y descaradas nalgadas para atender a su Sensei, quien no dijo nada del cínico acto y sin estar influenciada por el poder del Arma Definitiva, hubiera encarado al rubio por ese exhibicionismo sin pensarlo dos veces…

Pero con su nueva visión de las cosas producto de la influencia del Uzumaki, simplemente miró con un deje de envidia a las chicas, ya que sonreían de forma infantil con rubor en sus rostros, obviamente contentas por las atenciones recibidas.

Y esa era la sonrisa que ella deseaba tener…

- Pues bien, chicos- La sexy azabache adoptó una expresión seria -Esta prueba consiste en que ustedes deberán neutralizarme para graduarse como Genin… En el campo de batalla, deberán aprender a trabajar como equipo, por lo que si son incapaces de hacerlo, simplemente no tienen futuro como Ninja- Explicó con un tono áspero, resultado de su mal humor -Les daré 3 minutos para que comience el ejercicio… En este momento son las 11:27, así que empezaremos a las 11:30 y tienen hasta las 12:00 para conseguirlo, de lo contrario los regresaré a la academia… ¡Vamos!- Exclamó la Jounin y los tres de inmediato corrieron hacia el bosque para esconderse.

La mujer se cruzó de brazos, expectante a lo que la Uchiha, la Hyuga y el Uzumaki pudieran planear contra ella…

Naruto, Sarada y Himawari estaban escondidos tras un amplio arbusto de bayas, planeando su estrategia… O mejor dicho, el Arma Definitiva pensaba una forma para someter a la Yuuhi ante la meticulosa mirada de sus noveles esclavas. El chico veía la supuesta prueba de graduación como un simple ejercicio, ya que si había podido derrotar a la poderosa Koharu Utatane antes de rejuvenecerla, la Jounin azabache no sería un reto mayor…

Aún así, quería probar sus habilidades estratégicas de cara a sus planes para cuando la embajada de Kumo llegara a Konoha.

- ¿Qué haremos, amo?- Pregunto expectante la peliazul
- Usted ordene, nosotras obedeceremos- Agregó firme la chica de lentes
- Muy bien, éste es el plan…-

La experta en Genjutsu esperaba con creciente impaciencia a pesar del breve plazo de tiempo que les había dado a sus posibles alumnos. Literalmente, contaba cada segundo.

“178, 179, 180…” Llevaba la cuenta con impaciencia
- ¡Katon: Goukakyuu (Elemento Fuego: Gran Bola de Fuego)…!-

La Jounin saltó al costado derecho para esquivar aquella esfera de fuego que sorpresivamente salió disparada de aquél arbusto de bayas a gran velocidad. Se detuvo tras un par de vueltas, quedando acuclillada mientras miraba cómo el Jutsu de fuego seguía su trayectoria y quemaba varios árboles durante su trayectoria.

- ¡Hakke Kuushou (Ocho Trigramas Palma de Vacío)…!-

Apenas se posó en el suelo, Kurenai tuvo que volver a saltar, esta vez hacia arriba, debido al ataque lanzado como una onda de choque con gran precisión y velocidad, la cual dejó un agujero de varios centímetros de profundidad en el suelo. En el aire tuvo que tomar un Kunai en cada mano para rechazar varios Shuriken lanzados con gran precisión de aquellos arbustos. Cayó suavemente, mirando detenidamente el lugar en busca de sus estudiantes…

Se había llevado una desagradable sorpresa con la destacada habilidad de los novatos a su cargo.

“Debo localizarlos pronto…” Alternaba la vista en todas direcciones, tratando de encontrarlos
- ¡La tengo, Sensei…!-

Justo cuando la mujer orientó su mirada de nuevo a la vegetación, el rubio emergió sorpresivamente de la tierra detrás de ella y se le lanzó para darle una patada de lleno en la espalda, la cual la mandó de lleno a estrellarse contra un árbol. La Jounin tardó un poco en reincorporarse, más sorprendida de que el chico la atacara que afectada por el impacto… Pensó fugazmente que era halagador no ser etiquetada como una mujer hermosa y poco hábil por el chico, ya que no se había medido en ese ataque.

- Buena patada, Naruto…- La Kunoichi sonrió antes de realizar varios sellos de mano con precisión y rapidez -Pero no lo suficiente…- Agregó antes de desaparecer como si fuera un espejismo.

El rubio observó el lugar donde había desaparecido su maestra, sintiéndose bajo el efecto de un poderoso Genjutsu al instante. Automáticamente se activó su Sharingan únicamente en su ojo derecho, lanzando un Kunai hacia el lugar donde estaba una atónita Kurenai, ya que el proyectil se clavó en un tronco detrás de ella tras rozarle la mejilla derecha.

- ¿Tienes Sharingan?- Preguntó desconcertada la Jounin -¿Cómo es posible? Tú no eres un Uchiha…-
- Si repruebo la prueba, puede que se lo cuente, Kurenai-sensei- El chico sonrió de forma fría, mientras se lanzaba de frente hacia ella empuñando un Kunai.

Jounin y estudiante se enfrascaron en un duelo de fuerza, empuñando sus armas, para intentar desarmar al oponente. La pelinegra estaba desconcertada y sorprendida por la capacidad del chico, ya que su nivel era bastante superior al de un Genin. Con ambas manos para imprimirle toda su fuerza su arma, los dos trataban de imponerse al otro.

- ¡Juuken…!-

La Yuuhi estaba tan concentrada en el rubio que no se percató de la peliazul hasta que fue muy tarde. Recibió de lleno el golpe impregnado de Chakra en su costado izquierdo, tras lo que el Uzumaki retrocedió de un salto y luego la Hyuga se posó al a derecha de su amo. Kurenai toció un poco de sangre debido al sorpresivo y violento golpe. Había sido un ataque de lleno y sin importar que se tratara de una Genin, a fin de cuentas era portadora del Byakugan.

“Se coordinaron bastante bien, lo admito…” Pensó seria la mujer de exóticos ojos rubíes, endureciendo el semblante
- ¡Katon: Goukakyuu (Elemento Fuego: Gran Esfera de Fuego)!-

Nuevamente fue pillada enfocada totalmente en los enemigos delante de ella y no pudo darse cuenta de que Sarada apareció a menos de un par de metros detrás de ella para preparar su Jutsu y lanzárselo a quemarropa. La Jounin recibió de lleno el ataque y se vio envuelta entre el fuego. Entonces el rubio activó su Byakugan en su ojo izquierdo, para ver que una parte de la Red de Chakra de su maestra estaba afectada por el golpe de Himawari, lo que agravó el daño del Katon de la Uchiha.

Kurenai cayó de rodillas ante los rostros sonrientes de sus tres estudiantes, una vez que la chica de lentes se colocó al lado izquierdo de su dueño. La Jounin estaba realmente sorprendida de la facilidad con la que había sido sobrepasada por sus alumnos…

Tenía la cabeza todavía en lo que había sucedido con Asuma, por lo que no se había tomado en serio el ejercicio y cuando quiso hacerlo recibió el ataque de la peliazul, el cual la mermó marcadamente.

- Ríndase, Sensei- Preguntó suavemente Naruto
- E-Espera… Espera a que lo tome en serio- La mujer poco a poco se reincorporó
- Lo siento, pero no- El chico cerró los ojos y mientras Kurenai se ponía de pie, la Hyuga le dio otro golpe, ahora al centro del estómago, provocando que la explosión de Chakra se manifestara en la espalda de la Yuuhi -Aprovechamos su descuido y ganamos, ahora ríndase-
- Ah…- Nuevamente, la mujer quedó acuclillada delante de los novatos, cubriéndose la boca para toser sangre
- Vamos, Kurenai-sensei… No quiero maltratarla más de lo debido…- Nuevamente, la Jounin trató de reincorporarse -Como quiera…-

Sarada tomó vuelo con su puño derecho y le dio un golpe de lleno en el rostro, provocando que la Jounin cayera pesadamente al suelo. Antes de que pudiera intentar levantarse de nuevo, de las manos del rubio surgieron aquellas cadenas de Chakra que la ataron de forma que sus brazos quedaran pegados a su cuerpo en la espalda y sus pechos se levantaron para resaltar bastante, mientras que en la parte inferior, se apretó bastante justo al centro de su entrepierna y del otro lado emulaba a una tanga, ya que se pasó entre la raja de sus nalgas, como una atadura bondage.

- ¿Ahora sí se rinde?- Preguntó serio el Arma Definitiva ante la expresiones felices de sus esclavas
- Vamos, dese por vencida- Dijo expectante la Hyuga
- Acepte su derrota, Sensei- Agregó la Uchiha
- E-Está bien, ustedes ganan, chicos…- Dijo adolorida la Jounin -Están aprobados, ya pueden soltarme…-
- Así se quedará un rato, Sensei… Para que aprenda a obedecer cuando yo le diga algo- El chico endureció el semblante.

La mujer iba a replicar, pero se quedó callada ante aquellos ojos, el derecho carmesí y el izquierdo de tono lavanda, que parecían poder mirar en lo más profundo de ella. Se estremeció ante esos pensamientos y simplemente se puso de pie, sin protestar más, todavía rebasada por el inesperado devenir de los acontecimientos y más que nada, por la firmeza del rubio, algo que provocó un extraño calor dentro de ella, algo que la instó a obedecerlo…

- E-Está bien…- Replicó tímidamente la pelinegra
- ¿Y ahora qué, Sensei? Mientras responde, póngase de pie- Continuó firme el Uzumaki
- B-Bueno…- La Jounin comenzó a contestar al tiempo que se levantaba -Ahora ya son oficialmente Genin de la aldea y comenzaremos a hacer misiones después de la visita de la embajada de Kumo…-
- ¿Algo más?- Preguntó el rubio con indiferencia a la respuesta anterior.

Kurenai pensó que su respuesta emocionaría al chico, pero era evidente que no fue el caso.

Entonces pensó que Naruto parecía ser bastante serio en lo que a su vida Ninja se refería. También notó cómo Sarada y Himawari parecían estar con él y entenderlo incluso sin necesidad de palabras, como se suponía que debía ser una pareja ideal, aunque en su caso fuera un trío…

Y sintió envidia de sus alumnas.

- No realmente, trabajaremos juntos mientras sean Genin- Contestó la Jounin con respiración levemente agitada, ya que la atadura metálica que surgía de las manos de su guapo alumno se sentía extrañamente bien en su cuerpo.

Y en ese momento, Kurenai se dio cuenta de que había visto como hombre al simpático, sexy, dedicado e inteligente chico, por primera vez. Por otra parte, el Arma Definitiva se dio cuenta de la mirada que le dedicaba su maestra, quien no se daba cuenta de que estaba ruborizada y sin pensarlo mucho, comenzó a manosear a sus compañeras de equipo como forma de empezar a tentar a la atractiva fémina…

A juzgar por la mirada de añoranza que mostró la Jounin ante los gemidos reprimidos de las dos chicas, al parecer su plan de ir corrompiendo a la cada vez más influenciable Kunoichi, estaba yendo a la perfección.



La comitiva de Kumo, consistía en un grupo de 10 Ninja ANBU a manera de escolta que vigilarían desde las sombras a sus líderes, Shizuka, Mila Rose y Yoruichi Shihouin…

El grupo ya se encontraba cruzando el frondoso bosque que rodeaba Konoha, por lo que llegaría por la noche a la aldea Ninja, justo como estaba previsto. Todos saltaban por las ramas de los árboles a gran velocidad para cumplir el itinerario establecido y que no hubiera contratiempos.

- Deja ver si entendí el plan- Mila comenzó a hablar sin detenerse -Vamos a negociar con los líderes de Konoha y toda esa basura, para luego secuestrar a esa chiquilla Hyuga cuando hayamos cerrado el pacto… ¿No?-
- Exactamente- Replicó seria la otra morena -Nos retiraremos de la aldea, pero cuando estemos a una distante prudente, daremos el golpe y nos iremos con la niña Hyuga, así aunque sospechen de nosotros, no tendrán pruebas reales para inculpar a Kumo del incidente-
- Así es, A-sama, Yoruichi-sama y los consejeros de Raikage-sama, C-san y Darui-san, han planeado esto durante meses con el fin de obtener el Byakugan para la aldea…- Shizuka complementó solemne -Hace unos años, el clan Uchiha fue masacrado por Itachi Uchiha, por lo que aparte de él, el Sharingan como tal ha dejado de ser relevante de momento en el Ninkai, así que el Byakugan ha pasado a ser el Doujutsu más poderoso y es de vital importancia poseerlo para que Kumo refuerce todavía más su poderío militar-
- Ahora entiendo…- La hermana del Raikage, que usaba un ajustado pantalón blanco entallado que dejaba ver sus tonificadas piernas, así como top blanco del mismo tono para dejar al descubierto su trabajado abdomen, ladeó el rostro con molestia -¿Es tan complicado explicarlo así? El tarado de A tiende a enredar mucho las cosas- Yoruichi endureció la mirada por el insulto de su cuñada a su novio, pero prefirió evitar un conflicto innecesario y no dijo nada
- Es por eso que debemos ser cuidadosas- Agregó Shizune bajo su disfraz de Ninja de Kumo -En el pasado falló el intento de secuestrar a Kushina Uzumaki y esa mujer terminó siendo un verdadero problema para la aldea, así que no podemos fallar esta vez…-
- Por ende, necesitamos que te mantengas ecuánime y no pierdas la cabeza como acostumbras hacerlo- Replicó seria la líder, regresándole la puya a su cuñada
- Como digas, mami…- Contestó Mila haciendo un puchero de niña regañada
- Desde que nos hospedemos en el hotel, todos nuestros pasos deben estar calculados a partir de ahora- Agregó la Shihouin -Y hasta que tengamos a Hanabi Hyuga en nuestras manos, debemos seguir el plan a rajatabla-
- Bla, bla, bla… Muy bien- La musculosa morena asintió -El asunto es traer a la chiquilla y ya-
- Básicamente- Yoruichi replicó -Ya si fuéramos descubiertos mientras nos dirigimos de regreso a Kumo tras pasar el bosque que rodea a Konoha, la discreción no importará y podrás hacer lo de siempre, sólo trata de no exagerar esta vez-
- Sí, mamá…- La castaña se notaba fastidiada.

Mila Rose era conocida por su enorme fuerza y su poca paciencia. Podía hacer espectaculares muestras de potencia física y a diferencia de la Sannin Tsunade, su fortaleza era resultado de la alta densidad de fibra muscular y cartílago de su anatomía, que había logrado con años de extenuantes ejercicios…

El problema era que debido a la alta concentración de sustancias en su cuerpo resultado del plan de nutrición secreto de Kumo, la Kunoichi tenía un temperamento muy particular: irritable y casi carente de autocontrol, en el campo de batalla era conocida por las brutales peleas de Taijutsu que sostenía con sus oponentes. Debido a su privilegiada fuerza, mano a mano no tenía rival, ya que a diferencia de otros Ninja especializados en combate cuerpo a cuerpo, ella no necesitaba tiempo de preparación para iniciar sus ataques.

Y seguramente, esa era la razón por la que el Raikage la había asignado a la misión: era consciente de que podría perder a su hermana, pero Mila Rose no era para nada fácil de vencer y sería una enorme distracción por si era necesario…

“Es hora de darle toda la información a mi sobrino-amo…”

De forma imperceptible, Shizune realizó el sello de manos para el Onmyou Bunshin no Jutsu en una fracción de segundo, creando un clon en uno de los tantos árboles del lugar, el cual tomó el lugar de la original, que se quedó esperando a que la comitiva de Kumo siguiera su camino y tomara cierta distancia. Entonces, la Katou enfiló hacia la aldea con absoluta discreción, para informar de todo al Arma Definitiva…



En la sala principal del complejo subterráneo bajo la casa Uzumaki, Naruto miraba detenidamente el intenso entrenamiento que todas sus esclavas tenían, vistiendo la forma original en que la materia oscura se había unido a sus cuerpos…

Kushina y Konan se encontraban en un duelo de práctica, donde la Uzumaki lograba encadenar a la peliazul con ayuda de sus cadenas de Chakra Kinton. Sin embargo, la Marea Azul se liberó fácilmente usando su Ninjutsu Origami para convertirse en una enorme cantidad de hojas de papel que posteriormente tomaron la forma de Kunai y se abalanzaron despiadadamente contra la Uzumaki. Haciendo uso de las cadenas que surgían de sus manos, la Marea Roja colocó a su alrededor una defensa giratoria que repelió cada uno de los ataques de la peliazul, que se reconstruyó parcialmente de la cintura para arriba, mirando fijamente a su contrincante mientras permanecía suspendida en el aire.

- Sigues teniendo buenas reflejos, Kushina- La mujer de Ame entrecerró la mirada, preparando más proyectiles a su alrededor
- Konan, eres tan escurridiza como siempre- La pelirroja sonrió desafiante, con sus cadenas de Chakra danzando sutilmente a su alrededor.

No muy lejos, Hinata y Mikoto estaban enfrascadas también en una pelea de preparación. Haciendo uso de sus ojos, las dos tenían una armoniosa lucha que más parecía una danza: con sus estilizados movimientos, La Hyuga pretendía impactar a su oponente con las puntas de sus dedos índice y medio de ambas manos los puntos de Chakra de la Uchiha, quien evadía cada ataque al poder ver el flujo de Chakra de su atacante y predecir sus intenciones. Cuando podía, la azabache contraatacaba con veloces ataques, puños o patadas, que la peliazul repelía al expulsar Chakra de sus Tenketsu (Puntos de Presión) en las áreas de impacto específicas. Finalmente atinaron a tomar distancias cuando notaron que su combate había llegado a un punto muerto.

- Veo que repeliste mi Genjutsu con cierta facilidad- Declaró la azabache, tras ver que su intento de meter a su oponente en su ilusión había fallado
- No es complicado para mí Byakugan al controlar mi flujo de Chakra libremente- Replicó la peliazul sin quitarle la mirada de encima a su contrincante.

Con las miradas totalmente enfocadas en su madre y tía respectivamente, Himawari y Sarada analizaban detenidamente su exquisito combate de Taijutsu. Cada movimiento, cada golpe, todo era minuciosamente revisado por ambas para asimilar lo más posible. En su deseo de servir a su amo, la joven Hyuga estaba aprendiendo a activar su Doujutsu con el menor número de sellos de mano, mientras que la novel Uchiha lucía ya un segundo Tomoe en su ojo carmesí. Las dos realizaban un sello de mano delante de sus rostros para enfocar lo mejor posible su Chakra a sus Kekkei Genkai para estimularlos.

Para la hija de Sakura Haruno y Sasuke Uchiha, era normal que su tía muerta estuviera viva si era voluntad de su amo y señor, así que se mantenía tranquila en ese asunto.

- Mi mamá tiene un estilo de Taijutsu sumamente refinado, buscando dar golpes certeros para inhabilitar al objetivo…- La joven peliazul estaba enfocada en los armoniosos movimientos de su madre
- La tía Mikoto es capaz de sincronizarse con el Chakra de su oponente para leer sus movimientos…- La azabache analizaba el estilo de su tía con el fin de replicarlo de cara al futuro.

En otro combate de práctica, Mabui y Tsume blandían Kunai en ambas manos para mantener a raya a la hermosa y letal Koharu. La veterana Kunoichi sostenía una Katana en su mano derecha y nuevamente rechazaba un ataque conjunto de ambas Ninja lanzando una estocada frontal para bloquear los dos embates al mismo tiempo. La Inuzuka y la morena del Clan Yotsuki de Kumo cayeron, la castaña en cuatro patas y la peligris acuclillada a unos metros de la Ninja alumna del Niidaime Hokage, que se mantenía tranquila y miraba analítica a sus dos contrincantes con los brazos a los costados.

- El estilo de Koharu-san basa en contraatacar…- Murmuró sería Tsume, apretando los dientes cual canino de ataque -Por eso no hace el menor intento de responder-
- Y su defensa es perfecta… Parece lo contrario, pero su postura le permite responder a cualquier ataque- Mabui se mantenía tranquila, analizando a la integrante del Consejo de Konoha
- Veo que se han dado cuenta del truco…- La Utatane sonrió suavemente -Debido a mi forma de vida Ninja, tuve que basar mi estilo en ser certera y mortal, además de mantener discreción absoluta con mis verdaderas habilidades…-

Tsunade se encontraba analizando cada una de las prácticas de sus compañeras esclavas. Hacía anotaciones en una libreta de pasta oscura con el fin de mostrarle sus fallas a cada una de ellas y particularmente, analizar las posibilidades de mejoramiento para cada una de ellas con ayuda de sus investigaciones…

Koharu le había facilitado varios documentos que habían sido incautados de los laboratorios ocultos de Orochimaru, cuando el integrante de los Sannin había decidido abandonar Konoha…

Estuvieron celosamente resguardados durante años, pero para la veterana Kunoichi no fue complicado tener acceso a ellos con el fin de entregárselos a la rubia para que la Ninja Médico los replicara con su puño y letra en extenuantes jornadas de una sola noche jornadas para luego regresarlos y que nadie fuera del Clan Uzumaki se enterara de ello.

Toda esa información, aberrante por la cantidad de experimentos humanos descritos a detalle y sumamente valiosa por los resultados obtenidos, fue clave en el proceso de clonación de Mito y Touka, además de proporcionarle a la sensual rubia las bases para crear a su hija y a su nieta con éxito. Previamente, Tsunade lo había intentado con procesos menos precisos y los resultados habían sido seres con malformaciones, con deficiencias de cognición o simplemente sin fortaleza física.

La Sannin recordó fugazmente la gran cantidad de clones y seres creados artificialmente, a los que tuvo que asesinar con sus propias manos, debido a los pésimos resultados…

Ya con el trabajo de años de su infame compañero, el éxito finalmente había llegado con las exactas réplicas de la famosa Senju ama del Genjutsu y la maestra de Fuinjutsu Uzumaki, además de crear lo que sería la hermana melliza del Destello Amarillo y la hipotética hija del mismo. Además, estaba empezando a trabajar con varias otras muestras de potenciales sirvientes para el Clan del Remolino, como la fallecida alumna de Minato, Rin Nohara.

Ella no tenía problema alguno en profanar tumbas si era en beneficio de su dueño.

Su labor científica estaba avanzando imparable y lo que necesitaba para expandir su investigación era simplemente comprobar los supuestos que tenía esbozados en sus anotaciones…

Su amado nieto-amo era un ser excepcional en ese aspecto, ya que la mezcla de las Seis Sangres en su interior le daban un equilibrio perfecto: Tenía un Byakugan y Sharingan superiores a los ordinarios, ya que ambos ojos se complementaban entre sí: el ojo de los Uchiha se veía beneficiado con el alcance del ojo de los Hyuga y el Doujutsu del Clan Hyuga tenía mayor capacidad con los beneficios que le proporcionaba la visión del poder ocular del Clan Uchiha.

Con el Mokuton tuvo problemas, ya que los varios intentos por crear una contraparte femenina de su abuelo, el famoso Hashirama Senju, habían fracasado porque las células terminaban por reproducirse incontrolablemente, devorando al clon en turno. En cambio, para el caso del rubio, el poder del Kinton, mantenía a raya ese problema con las células del Arma Definitiva al ser un poder basado en el perfecto control der Chakra. Por otro lado, el poder Uzumaki tenía posibilidades de expansión más allá de las simples cadenas gracias a la flexibilidad de las células Senju.

Finalmente, ella misma vestía el resultado de la amalgama del Shikotsumyaku y el Seninka. La materia oscura era resultado de la unión de las células óseas del Kekkei Genkai Kaguya y el poder del Clan sin nombre. Eso le permitía a Saikyou Buki controlar de forma magistral su propio cuerpo y usar únicamente su Chakra para regenerar sus heridas en combate al punto de poder recuperar extremidades perdidas con cierta facilidad. Además, era un material con propiedades particulares, como la de ser un aislante de Chakra perfecto para ocultarse incluso de los mejores Ninja rastreadores. Específicamente, para Konan, le daban a su Jutsu de Origami una protección extra para materiales que lo afectaran, como aceite de sapo por ejemplo…

Naruto por otro lado, observaba el desempeño de sus esclavas mientras se ponían a pensar en el devenir de sus planes.

Tenía la información de que la comitiva de Kumo planeaba secuestrar a Hanabi Hyuga y él también tenía interés en hacerse con la pequeña hermana de Hinata, ya que su Byakugan era sumamente puro y como heredera legítima del Clan Hyuga, al convertirse en su dueño, el futuro del clan mismo estaría en sus manos, sin contar con los beneficios de que la jovencita era una prodigio para su edad y con la guía adecuada, podría convertirse en una perfecta arma de combate.

Por otra parte, esperaba que poco a poco su clan fuera haciéndose más y más fuerte en la búsqueda de una oportunidad de hacerse con el control de Konoha…

Uno de los pocos objetivos del Proyecto Espiral que pensaba mantener como en el plan original era el de convertir a Konoha como la sede de la nueva aldea de los Uzumaki y para ello tenía que esperar una oportunidad, tal vez una futura guerra entre la aldea Ninja de la Nación del Fuego y la aldea Ninja de la Nación del Rayo podría ayudar en el objetivo. Para ello necesitaba dar un golpe preciso y mortal al status quo entre ambas naciones y la maquinación de Kumo para secuestrar a Hanabi Hyuga presentaba el escenario idóneo.

Debía ser certero y contundente.

No podía cometer errores porque fuera cual fuera el resultado, una oportunidad así probablemente no volvería a presentarse jamás. Su enemigo de Kumo, el Raikage A, era una bestia musculosa que casi no usaba la materia gris y acomplejado por su disminuida hombría a causa de los efectos secundarios del plan de nutrición secreto de Kumo, era sumamente irritable…

El verdadero cerebro que dirigía a la aldea Ninja de la Nación del Rayo era Yoruichi Shihouin.

De un afamado clan de Kumo, la mujer era una virtuosa del Ninjutsu y por los reportes que su tía esclava le enviaba, sabía que tenía una visión peligrosa. Ella pretendía convertir a su aldea en algo similar a lo que él mismo pretendía conseguir para su versión del Clan Uzumaki. Secuestrar a Hanabi era sólo una muestra de lo que pretendía, ya que la chiquilla poseía el Byakugan más puro en generaciones y por ende, sus descendientes tenían altas probabilidades de heredar ese virtuoso poder.

Había reportes de que Kumo llevaba décadas secuestrando a Ninja con poderes desconocidos o Kekkei Genkai exóticos con el fin de aumentar su poderío militar. Incluso Kushina en su infancia había sufrido lo mismo, pero Minato en el último momento fue capaz de salvarla y por ende, al Proyecto Espiral mismo, porque seguramente su suerte hubiese sido distinta de haber formado parte de la aldea Ninja de la Nación del Rayo.

Ese hipotético escenario pronto dejó de ser importante para el Arma Definitiva, ya que debía concentrarse en el éxito del mañana. El itinerario iba a empezar con la pelea de exhibición en la Academia Ninja ante los ojos de la comitiva de Kumo. Luego se procedería a la negociación de la alianza entre las dos aldeas, lo cual seguramente llevaría todo el día y finalmente, por la noche, toda la maquinación que estaba preparando tomaría forma…

- Lamento interrumpir, sobrino-amo… Pero después de todo este tiempo, me reporto en persona…-

El rubio volteó para encontrarse a su tía-esclava ataviada en su uniforme de Kumo. La mujer se acercó servicial y abrazó por la espalda a su señor, mientras sonreía suavemente y cerraba los ojos para disfrutar el momento…

Shizune era distinta a la demás servidora del Uzumaki, ya que compartía con él, el no haber podido disfrutar de libre elección en sus vidas, porque Tsunade siempre decidió por ella desde que se la llevó de Konoha cuando era una niña sin siquiera consultárselo y ese rencor que la hermosa azabache mantuvo reprimido por años, facilitó su lavado de cerebro a manos de su amo. Fue por ello que recibió la confianza para infiltrarse en las demás aldeas, ya que su lealtad y ese toque de libre albedrío condicionado era casi el mismo que el de las mamás-esclavas.

Naruto sentía empatía con la Kunoichi Médico y por ende, había sido más suave con ella en comparación con las demás esclavas, aunque la diferencia no había sido mucha. Al final, ella también fue hipnotizada, su cerebro lavado y fue condicionada para convertirse en una mujer servicial y devota a él y al clan. Sin embargo, la esencia de la Shizune original se mantuvo casi por completo, al igual que con Kushina y Konan.

- Me alegra que hayas vuelto, tía-esclava- La mujer sonrió perversa y luego se arrodilló para postrarse ante su señor con las manos sobre los muslos mientras el rubio se daba media vuelta -¿Cómo está la situación?-
- Yoruichi Shihouin vino en persona para garantizar el éxito de la operación, acompañada también de Franceska Mila Rose, la hermana del Raikage A y obviamente, la secretaria del Raikage, Shizuka, como material de sacrificio- Respondió Shizune al instante sonriendo de forma suave
- Entiendo…- El chico esbozó una sonrisa siniestra -Entonces ésta realmente es una oportunidad de oro y la posibilidad de iniciar una guerra es alta-
- Si me lo permite, sobrino-amo…- La Kunoichi retomó la palabra -Desde que veníamos en dirección a Konoha, estuve pensando en una posibilidad bastante interesante que sería mucho mejor que simplemente provocar una guerra, ya que habría la oportunidad de reclutar más esclavas para el clan…-
- Veamos qué tienes…- El chico entrecerró los ojos.

Shizune apenas vio los ojos carmesí de Saikyou Buki, cayó en un profundo trance y mientras comenzaba a recitar los mantras grabados en lo más profundo de su subconsciente con monocorde precisión, Naruto vio sus pensamientos a detalle y rápidamente aprobó el plan que había esbozado su tía-esclava. Asintió para sí mismo y pronto cerró sus ojos, liberando de su poder a la azabache uniformada con ropa Ninja de Kumo.

- Por cierto, quítate esa porquería de ropa…- La mujer obedeció al instante mientras él se dispuso a hacer unos sellos de mano -Como estuviste fuera, no recibiste esto…- La mujer observaba fascinada aquella cosa negra que surgía de las manos de su dueño -Así que es tiempo de ponernos al corriente-

El Uzumaki posó sus manos en la cabeza de la Katou, quien cerró los ojos para regocijarse en la sensación de saberse embestida por la materia oscura, que gradualmente la cubrió por completo para luego adaptar su forma a la fina anatomía de Shizune, quien comenzó a gemir suavemente al sentir el tacto de aquella cosa en su piel…

En ese momento, el Arma Definitiva se dio cuenta de que la Materia Oscura no tenía un nombre oficial…

Había sido un accidente su descubrimiento, pero terminó por convertirse en uno de los recursos más valiosos a su disposición. Miró de reojo a las demás esclavas, la cuales continuaban con sus prácticas ante los ojos analíticos de la Sannin, completamente ajenas al sometimiento de la sobrina de Dan Katou. Y se quedó embobado por un momento, mirando cómo todas hermosas hembras estaban bajo su total control. Vivían para él y le servían devotamente, además de creer que lo hacían por su propia voluntad y habían aceptado su superioridad sin oponerse en lo más mínimo…

Dorei (Esclava).

La Materia Oscura, era también su esclava. Reaccionaba al instante a sus propios pensamientos y al provenir del Chakra mezclado de dos de sus Kekkei Genkai, era un rasgo propio de él y no había precedente alguno en la historia, por lo que podría decirse que era su creador.

- ¡Muy bien todas!- Las sirvientes voltearon a ver de inmediato a su señor, interrumpiendo sus actividades -Quiero que se formen en el orden que me fui apoderando de ustedes frente a mí… ¡Ahora!-
- ¡Sí, amo…!-

Con prontitud y entusiasmo, todas acataron la orden de su señor, acomodándose de izquierda a derecha, delante de Naruto, en el siguiente orden: Kushina, Konan, Tsunade, Koharu, Shizune, Mikoto, Hinata, Tsume, Himawari, Sarada y Mabui. Las once esclavas adoptaron rígida postura con los brazos a los costados, perfectamente erguidas y gestos serios en sus hermosos rostros, con toda su atención enfocada en el rubio que literalmente, era el dueño de sus pensamientos.

- Así me gusta, que sean obedientes- El Arma Definitiva afiló más la sonrisa que adornaba su rostro, provocando en sus sirvientes un escozor creciente en sus feminidades
- La obediencia es placer, el placer es obediencia- Dijeron todas con un erótico coro perfectamente sincronizado
- No saben cuánto amo ese sexy coro de esclavas, chicas…- Las mujeres se ruborizaron marcadamente, sin perder sus poses mientras que la Materia Oscura comenzaba a cambiar…

Sus atuendos se transformaron paulatinamente en conjuntos consistentes en largas botas de tacón que les llegaban un poco más arriba de la mitad de sus muslos, con camisas de botón amarradas debajo de los pechos, para parecer tops blancos, obviamente, desabotonadas con el fin de mostrar sus sostenes negros, complementado todo con una micro falda tableada de color negro que apenas si ocultaba la mitad de sus tonificados traseros.

- Y de ahora en adelante, este será su traje de aprendizaje y lo adoptarán cada que repasemos algún plan… ¿Han entendido?- Preguntó expectante el Uzumaki
- Hemos entendido y obedeceremos, amo…- Replicaron en perfecta sincronía las esclavas
- Muy bien, entonces… Miren fijamente mis ojos-

Las mujeres obedecieron apenas sus vulnerables cerebros interpretaron la orden de su dueño y al instante cayeron bajo el poder de los ojos carmesí del rubio. Entonces el plan que había desarrollado Shizune se hizo presente en sus condicionadas mentes mientras esbozaban suaves sonrisas en sus rostros, sintiendo el placer en sus cuerpos resultado de la obediencia, con el deseo de obedecer ciegamente a su señor para que esas deliciosas sensaciones fueran todavía más intensas…

Y un nuevo pensamiento nacía en lo más profundo de sus subconscientes, el cual consistía en disfrutar el ser dominadas e hipnotizadas para reforzar su fidelidad, entrega y amor al Arma Definitiva. Estar bajo el poder del rubio Uzumaki sería la más poderosa y adictiva droga para ellas y mientras las mentes de las más antiguas en ser controladas terminaban de moldearse, libres de servir con casi toda su identidad original al Arma Más Fuerte de los Uzumaki, las más noveles servidoras recibían un intenso reforzamiento de su esclavitud…

Kushina, Konan, Tsunade, Koharu, Shizune, Mikoto, Hinata, Tsume, Himawari, Sarada y Mabui, todas se arrodillaron ante su señor, totalmente influenciadas y controladas, listas para alcanzar un nuevo nivel de esclavitud.

- Bien hecho, chicas… Ahora miren mis ojos, piérdanse en mi ojos… Con cada segundo que pasa, una memoria de su pasado perderá el significado, pero ustedes están contentas, porque yo soy su amo y lo único que importa en sus futuros soy yo… Su único propósito en la vida es servirme…-
- Entendemos y obedeceremos, amo... Usted es nuestro futuro y nuestro único propósito es servirle...- Todas las féminas susurraron en tonos distantes, atrapadas en la hipnosis, en la excitación y en la felicidad de saberse propiedad de su amo.

El Uzumaki sonrió porque sabía que todas esas hermosas hembras estaban bajo su absoluto control…

Pero él quería controlarlas más y más, hasta que fueran las esclavas más perfectas, que pudieran entenderlo totalmente con unas pocas palabras, que fueran corrompidas hasta lo más profundo de sus almas para que ni siquiera en el otro mundo escaparan de su influencia. Adicto al poder sobre todas sus servidoras, quería convertirlas en extensiones vivientes de su voluntad, que actuaran como él mismo lo haría y siempre conscientes de que él era su dueño absoluto.

Y así, Naruto continuó preparándose para los caóticos eventos que ocurrirían al día siguiente…



- Alégrate, Boruto… ¡Ya somos Genin!-
- Lo siento, pero no puedo, Ino…-

Boruto Hyuga estaba en su casa, acompañado de su bella novia, Ino Yamanaka. Un tanto melancólico, se sentía cada vez más distante de su familia y todos aquellos cariñitos por parte de su hermana y su madre que en el pasado le molestaban, ahora los añoraba más que nunca. Presentía que se alejaba más y más de dos de sus tres mujeres especiales y solamente la compañía de la rubia y de su amigo Inuzuka, impedían que se sintiera totalmente abandonado…

Sin embargo, realmente deseaba acercarse nuevamente a Hinata y a Himawari, ya que al final eran su única familia…

Y solo pensar que probablemente estaban con el miserable de Naruto en su casa, como empleada y como compañera de equipo respectivamente, le hacía hervir la sangre. Era casi como su repudiado medio hermano quisiera quitarle a su familia y eso no lo iba a permitir. En el pasado, su primer amor, Sarada Uchiha, terminó por preferir al chico de marcas en las mejillas…

Pero él estaba decidido a que eso no le volviera a pasar.

- Cálmate, Boruto- Ino acarició suavemente su mejilla -Estoy segura que Hinata-san y Himawari te elegirán a ti, son tu familia después de todo- La rubia sabía de las inquietudes de su novio y trataba de animarlo -Además, nadie en su sano juicio preferiría a esa rata sobre ti-
- Lo sé- Replicó el Hyuga con mirada sombría -Y todo será mejor aún, cuando ponga a ese infeliz en su lugar-
- No le tomes importancia a esa alimaña, cariño- Lo animó su novia -Tú eres Boruto Hyuga, estás destinado a la grandeza y pronto tendrás de nuevo el amor de Hinata-san y Himawari…-
- Eso espero- Sonrió suavemente el chico -Pero lo más importante de todo, es que te tengo a ti, Ino-chan… No sé qué haría si te alejaras de mi lado-
- Sabes que yo siempre estaré aquí para ti, Boruto…- La Yamanaka acercó su rostro al de su novio -Y cuando digo que estaré para ti, es para todo…-

Juntó sus labios con los de un sorprendido Hyuga, que luego de unos segundos correspondió al beso. Poco a poco, se vieron envueltos en una lucha de lenguas entre las hormonas que se apoderaron rápidamente de sus actos.

Originalmente, la joven rubia había recibido de su padre la misión de acercarse al chico con el fin de obtener el Byakugan para su clan, porque aunque él no lo manifestara, el valioso poder estaba dentro de su código genético y sólo tenían que conseguirlo, ya la ciencia le ayudaría a los Yamanaka a activarlo…

Debido al limbo legal en el que se encontraban Hinata y sus hijos, no tendrían problemas relacionados a que un niño de Yamanaka llegara a nacer con el ojo blanco. Así tendrían acceso al Doujutsu más apreciado del mundo en ese momento. Sin embargo, Ino terminó por interesarse realmente en Boruto Hyuga. Ninja talentoso a los ojos de los profesores de la academia, para ella era un chico genial con aquél aire de madurez que parecía irradiar y resultaba atractivo que siempre dirigiera a los estudiantes como él quisiera, como si estuviera destinado al liderazgo.

Poco o nada le interesaba ya su misión, ella quería al chico para ella y realmente poco o nada le importaban las mujeres Hyuga, pero si eso le facilitaba su camino hacia el corazón del rubio, hablaría bien de ambas y le daría esperanzas a su chico…

La pasión desbordó a los dos jóvenes y sin más se entregaron al acto carnal durante esa noche como dos chicos superados por las hormonas, sin saber que ese acto de sincero amor solamente le dejaría desesperación y sufrimiento en el futuro al rubio…



- Muy bien, primero que nada… Bienvenidas sean a Kohona, espero que nuestras negociaciones sean productivas para ambas aldeas…-

Los saludos protocolarios se realizaban en la Torre Hokage, donde Hiruzen Sarutobi, recibía a la comitiva de Kumo en compañía de los tres ancianos del Consejo de Konoha: Homura Mitokado, Danzou Shimura y Koharu Utatane, quienes estaban formados detrás de él a manera de escolta.

Yoruichi Shihouin encabezaba a su vez, a las embajadoras de su aldea. El Onmyou Bunshin de Shizuka la flanqueaba a la izquierda y Mila hacía lo propio a la derecha. Ambas observaban analíticamente a los ancianos mientras un silencio tensó se apoderó del ambiente. De forma sumamente disimulada, la pelinegra y la anciana se intercambiaron miradas cómplices en tanto que la hermana del Raikage se cruzó de brazos con expresión dura, señal de in marcado aburrimiento.

- Agradecemos el recibimiento, Hokage-sama- La bella morena de cabello morado rompió la tensión sonriéndole coquetamente al líder de Konoha -Y nosotras también esperamos que este acuerdo sea benéfico para todos-
- Pues bien…- Sarutobi respiró aliviado -Deseamos invitarlas mañana a la graduación de nuestra más reciente generación de Genin, como un evento especial previo a la reunión-
- Nos sentimos alagadas por la invitación, Sarutobi-sama- Yoruichi suavizó su sonrisa -Y estaremos complacidas de asistir, ya que buscamos mejorar la educación de nuestros propios Ninja y nada mejor que revisar los procedimientos de otras aldeas con el fin de retroalimentarnos-

Si Shizune no supiera las verdaderas intenciones de la mujer del Raikage, por su capacidad de controlar la respiración y demás señales del cuerpo humano para ocultar sus mentiras a la perfección, le hubiera creído…

Yoruichi Shihouin era una experta en el arte del engaño y por ello, entre muchas otras razones, había recibido de su amante la responsabilidad de tan importante misión.

- Bien, no se diga más, mañana será un día muy especial- El Hokage declaró entusiasta e ingenuo
“No se imagina cuánto, viejo” Pensó la líder de la comitiva de Kumo de forma perversa, manteniendo su gesto afable
- De momento, les mostraremos el lugar donde se hospedarán- Koharu hizo una leve reverencia y se dio media vuelta para dirigir a la delegación de Kumo rumbo al lugar donde estarían hospedados en Konoha durante su breve visita.

Las tres mujeres de la aldea Ninja de la Nación del Rayo hicieron respetuosas reverencias para seguir a la anciana, siendo seguidas por los Ninja encargados de su seguridad una vez que dejaron la Torre Hokage para ir a la casa de visitas preparada específicamente para su llegada. Pronto se encontraron en un edificio amurallado aledaño a la torre donde Koharu les indicó que podían establecerse.

- Éste es el lugar, aquí se alojarán durante el tiempo que duren las negociaciones- Dijo la Kunoichi disfrazada de anciana, al tiempo que le entregaba a la pelimorada un juego de llaves para abrir las puertas del lugar
- Es usted muy amable, Utatane-san- Replicó Yoruichi, sonriendo suavemente -Se lo agradezco mucho- Complementó cuando recibió las llaves de la alumna de Tobirama Senju
- Entonces me despido- La aparente anciana se dispuso a marcharse -Disfruten su estadía en nuestra aldea…-
- Gracias, Utatane-san- La morena hizo una respetuosa reverencia.

Koharu fue observaba fijamente por la delegación de Kumo hasta que los dejó solos para que libremente pudieran establecerse en aquél lugar. Entonces los Ninja de Kumo ingresaron al inmueble para cerrar puertas y ventanas con celeridad. Rápidamente la mitad de los ANBU colocaron sellos supresores de ruido para evitar que se filtraran lo que estaban por discutir en el lugar.

- Listo, Yoruichi-sama- Dijo el líder de los ANBU, cuya máscara hacía referencia a un ave
- Muy bien, Tori (Ave)- La mujer asintió y luego se colocó delante de sus dirigidos, quienes se dispusieron a escucharla -Como saben, ésta operación será bastante compleja y complicada, pero mientras sea ejecutada correctamente, todos lograremos regresar a casa para disfrutar del éxito…- Endureció la mirada -Todos y todas estamos aquí por ser lo mejor de lo mejor en Kumo y tenemos que demostrarlo-
- ¡Sí!- Asintieron todos, motivados por las palabras de la Kunoichi a cargo
- La idea de la reunión es comenzar las negociaciones mañana y extenderlas durante tres días… Sin embargo, la realidad es que mañana por la noche daremos el golpe y nos apoderaremos de Hanabi Hyuga con el fin de llevarla a Kumo- La mujer cerró los ojos y posó sus brazos tras su espalda -En el pasado, nuestros antecesores fallaron en el objetivo de sustraer a Kushina Uzumaki y con el pasar del tiempo se convirtió en una de las más feroces enemigas de nuestra aldea durante la Guerra Ninja anterior, así que lo ideal en esta misión es llevar a Hanabi Hyuga con vida… Pero si por alguna razón no es posible conseguirlo, la prioridad es obtener el Byakugan, así lo tengamos que llevar en un frasco… ¿He sido clara?- La expresión de la Kunoichi se tornó sombría.

Nadie fue capaz de articular palabra, pero todos asintieron con la cabeza, dispuestos a cumplir con cualquiera de las dos variantes de la misión: secuestrar a la chica o sacarle los ojos, pero ellos debían cumplir su objetivo.

- ¡Muy bien!- La mujer sonrió, suavizando su expresión -Entonces manos a la obra-

Decididos a triunfar, los Ninja de Kumo comenzaron con la planificación de su intriga para lograr obtener un nuevo Kekkei Genkai a la larga lista de habilidades que llevaban años robando de otras aldeas con el fin de convertirse en la aldea militarmente más poderosa que jamás se hubiera visto antes…



Notas

A Naruto nunca le va a pasar lo que le sucedió a Danzou en el canon de perder el control de las células Senju, por lo que se explicó durante la reflexión de Tsunade. Cada uno de los Kekkei Genkai que posee estabiliza y mejora a los otros.

En relación a la lentitud de la historia, debido a la temática que maneja (control mental, harem, etc), no aceleraría como yo quisiera, pero en su momento también habrá acción, ya que me gusta escribir ese tipo de cosas también. Es por esto mismo que el tema Mind Control sigue y seguirá presente en la historia.

En cuanto a Naruto y Shizune, la pelinegra es distinta, ya que como se mencionó, comparte cierto paralelismo con el Arma Definitiva y tendrá una participación especial, si bien se mantendrá en un segundo plano dentro de la estructura del renaciente Clan Uzumaki.

Finalmente, la materia oscura tiene nombre oficial: Dorei (Esclava) por lo que reflexiona Naruto durante la práctica de sus mujeres.

Como se ha visto, todas las fuerzas involucradas en el asunto de los Hyuga se están moviendo con el objetivo de sacar ventajas y ser lo más efectivos posibles.

Sobre el niño rata… Fue molesto alabarlo en su parte con Ino, pero tenía que ser así para justificar que el bombón Yamanaka se fijara en esa basura. En relación a esto, una vez leí en un fic una frase que en su momento me llamó bastante la atención: ‘la peor de todas las desgracias, es haber sido feliz’. Por ahí va el asunto, matarlo sería fácil e incluso podría ser un alivio en comparación a lo que planeo para él…

Bien, creo que es todo por ahora.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1126
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 42
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 11) 31-3-18

Mensaje #36 por steelfire404 » Lun Abr 02, 2018 3:11 am

Pues bien, acá dejo el siguiente capítulo para ir actualizando el fic lo más pronto que se pueda hasta que ponga el capítulo más reciente publicado:

Capítulo 12 | +
Capítulo 12: Tempestad Naranja - Duelo



Los preparativos en Konoha para la cumbre con la delegación de Kumo estaban casi concluidos. La seguridad estaba enfocada en la Torre Hokage para evitar que algún enemigo exterior interrumpiera las negociaciones o que en su defecto, los Ninja de Kumo intentaran alguna maniobra extraña…

Si bien para el viejo Sarutobi la vida se trataba de mirar en dirección positiva, todavía tenía el precedente del intento de secuestro de Kushina años atrás…

Aquél día, comenzaron las leyenda del Rayo Amarillo y la Marea Roja, cuando Minato fue capaz de superar al escuadrón élite de secuestradores enviados para infiltrarse en la aldea y sustraer a la entonces jovencita Uzumaki. Rescató a la chica y se desde entonces se ganó su corazón.

Por un lado, la muestra de habilidad por parte del Namikaze le valió ser tomado seriamente en cuenta para un entrenamiento especial. Tutelado por el famoso Jiraiya, terminó por convertirse en un Shinobi cuyo nombre provocaba temor en todos los ejércitos enemigos. Su dominio del reconocido Hiraishin no Jutsu (Técnica del Dios del Rayo Volador) así como del Jutsu Rasengan (Esfera Espiral) le permitían destrozar escuadrones enteros con precisión casi quirúrgica sin recibir el menor daño. Solamente los enemigos más calificados podían hacerle frente.

Por el otro lado, la pelirroja jamás olvidó esa experiencia y se convirtió en una formidable Kunoichi cuyo nombre simplemente terminó por despertar terror en los Shinobi y las Kunoichi de la aldea Ninja de la Nación del Rayo. Ninja de Kumo que se encontrara con la Uzumaki en el campo de batalla podía darse por muerto. Entrenada por Tsunade para tener un control perfecto de Chakra, podía utilizar el poder del Kyuubi casi al máximo y destrozar todo a su alrededor al punto de que solamente otros Jinchuuriki podían resistir sus devastadores ataques.

Por un momento, pensó en el jovencito descendiente de ambos, Naruto…

El chico recibió el poder del Kyuubi de forma fortuita debido al ataque de aquél Uchiha misterioso en esa trágica noche donde Konoha perdió a su Yondaime Hokage. Su madre estaba con él y bien podría entrenarlo para controlar el poder del Bijuu así como ella en el pasado, además de que por derecho le pertenecían los devastadores Jutsu de su padre, por lo que podría convertirse en el futuro en una auténtica Daidaiiro Arashi (Tempestad Naranja)…

Ciertamente, Sarutobi era considerado en el Ninkai como un Ninja ingenuo.

En el pasado dejó escapar a Orochimaru, el terrible criminal que realizaba experimentos monstruosos con sus propios camaradas, porque simplemente no pudo hacer a un lado sus sentimientos que como maestro tenía por él. Igualmente, sus consejeros tenían demasiadas atribuciones en relación a sus contrapartes de otras aldeas y eso ocasionaba un extraño equilibrio de poder donde él a veces perdía poder de decisión en cuestiones trascendentales, como en el caso de la Masacre Uchiha.

Fue una suerte que el temible Sasuke no estuviera en posibilidades de intervenir en el conflicto, ya que de haber sido el caso, seguramente el acontecimiento hubiera terminado en una cruenta Guerra Civil. Por eso el Sandaime Hokage era partidario de negociar con el clan del Sharingan. Sin embargo, Danzou, Homura y Koharu decidieron que lo mejor era exterminar a los Uchiha para evitar otro incidente similar, aprovechando que Sasuke estaba incapacitado como Ninja.

Eran casos así, los que mermaban su autoridad en la aldea. Por eso quería aprovechar la reunión con la comitiva de Kumo, organizando todo a la perfección para recuperar parte de la autoridad perdida con el pasar de los años…

Por desgracia, no tenía idea que lo que se gestaba en las sombras y amenazaba la seguridad de su amada aldea.



- Escuchen, hoy será un día trascendental para nuestro objetivo de conseguir el poder en Konoha… El golpe para Sarutobi será tal, que posiblemente pierda su puesto en cuestión de meses, ya que después de lo sucedido con los Uchiha, el consejo de clanes no soportará una pérdida como la de la heredera del Clan Hyuga y destituirá a Hiruzen, esa será nuestra oportunidad…-

Danzou Shimura se encontraba en las oscuras entrañas de la base secreta de Ne, rodeado de sus soldados, Ninja a los que les había suprimido su personalidad con brutales métodos de tortura física y sicológica, así como a la exposición a sustancias químicas. Todos vestían capas negras que ocultaban sus cuerpos en su totalidad con excepción de sus cabezas, cuyos rostros eran ocultados por máscaras dedicadas a animales o espíritus malignos.

- La misión en esta ocasión, será facilitarle en un comienzo la misión a los Ninja de Kumo para que secuestren a la heredera de los Hyuga…- El viejo de cabello negro y vendas en buena parte de su cuerpo entrecerró los ojos -Ya cuando estén fuera de la aldea, nos encargaremos de ellos para apoderarnos de Hanabi Hyuga y unirla a nuestras filas…-

Todos los Ninja, perfectamente entrenados, escuchaban imperturbables las directrices dadas por su líder…

Eran poco más que títeres sin voluntad propia, dedicados totalmente a que el anciano lograra sus metas y si bien tenían la visión de servir a Konoha, en realidad se trataba de la visión retorcida en la que Danzou lideraba la aldea Ninja de la Nación del Fuego para iniciar una guerra contra las demás aldeas con el fin de llevar a Konoha a la supremacía.

- En este caso utilizaremos dos grupos de Ninja, el objetivo del primero será neutralizar a las fuerzas Ninja comisionadas por el Hokage para la seguridad de la aldea, mientras que el segundo se encargará de vigilar en todo momento a los Ninja de Kumo, con el fin de saber sus movimientos y en el momento adecuado, exterminarlos para abrirnos el camino del éxito en esta complicada misión…-

El oscuro Shinobi enfocó su mirada sombría en sus fieles soldados, buscando entre sus huestes a los que fueron idóneos para la misión. Eran Ninja de características y edades variadas, los cuales eran reclutados de los diversos clanes de la aldea así como de entre los huérfanos del orfanato desde muy pequeños con el fin de que no tuvieran apego alguno a otra cosa que no fuera su misión.

- Ya que todo comenzará mañana durante la ceremonia en la academia, también aprovecharemos la oportunidad para espiar a los estudiantes, así que utilizaremos a una jovencita que se infiltrará para analizarlos…- Danzou entrecerró los ojos -Tú serás la primera elegida-

El oscuro Shinobi enfocó su mirada en una chica de cabello violeta lacio, cuyo rostro estaba oculto por una máscara blanca resquebrajada con dos cuernos. La jovencita se dio por aludida de inmediato y se puso de pie.

- Tu nombre código será Sumire Kakei y tu misión consistirá en infiltrarte entre los estudiantes para observarlos y buscar a los mejores candidatos para integrarlos a nosotros… Siendo del rango de edad de la generación egresada de Genin, pasarás desapercibida-
- A sus órdenes, Danzou-sama- Declaró la chica, al tiempo que se quitaba la máscara para revelar sus ojos amatista y tez clara.

Al instante, la jovencita se despojó de su capa para revelar su atuendo, consistente en una camisa sin mangas púrpura escotada de la espalda atada a su cuello, así como una venda rosada alrededor de su cintura y pantalones oscuros, complementado todo con guantes negros largos más arriba de los codos, sin dedos.

- En cuanto a los demás, nos organizaremos conforme se desarrollen las acciones… Este plan debe resultar exitoso y sin contratiempos… ¿He sido claro?- El anciano entrecerró los ojos de forma intimidante
- ¡Sí, Danzou-sama!- Asintieron todos en perfecta sincronía, encabezados por la ahora llamada Sumire.



- Todos los detalles están listos para nuestro movimiento…-

Desde la tarima de la sala principal del complejo subterráneo, Kushina se dirigía a sus compañeras esclavas flanqueando a su amo a la derecha, mientras él se encontraba leyendo un libro algo desgastado con toda su atención en ello.

- No debemos fallar en la meta que nos hemos propuesto…-

Al otro costado, Konan complementaba las palabras de su compañera, con todas las miradas de las sometidas mujeres enfocadas en ambas…

Tsunade, Koharu, Shizune, Mikoto, Hinata, Tsume, Mabui, Sarada y Himawari se encontraban de pie, formando una fila perfecta, con toda la atención puesta en su amo y sus amas para lograr el objetivo final. Todas se encontraban atentas al más mínimo detalle, ya que muchas fuerzas se encontraban reunidas en la aldea y los movimientos debían ser precisos y certeros.

Luciendo la forma original de la Dorei, cubriéndolas de forma entallada en su totalidad del cuello para abajo, excepto por las piernas, que lucían unas elegantes botas de considerable tacón y mismo tono del traje, de la rodilla hacia abajo, todas recibían sus respectivas asignaciones y papeles a desempeñar en el plan…

Su motivación estaba a tope al ver que su amo parecía no prestarles atención. Pensaban en que si tenían un rendimiento sobresaliente volverían a ser dignas de la atención del Arma Definitiva y eso las hacía todavía más decididas en tener éxito. Ese sensual y poderoso chico era el eje de su mundo, el dueño de sus pensamientos y en las mujeres sólo existían el deseo de ganarse sus favores.

- ¡Triunfaremos sí o sí!- Exclamó una firme Senju
- El fracaso no es una opción…- Sentenció fríamente la Utatane
- Al final, el clan emergerá victorioso- La Katou declaró con dureza
- Aplastaremos a quien se interponga- Expresó la otrora matriarca de los Uchiha, determinante
- Seremos despiadadas con el enemigo- La Hyuga mayor dijo cruelmente, en claro contraste a su personalidad característica
- ¡Los devoraremos en todos los aspectos!- La líder de los Inuzuka enseñó fiera sus colmillos
- Desaparecerán en el olvido…- La aparente falta de emoción en la Yotsuki contrastaba con la intensidad de su mirada
- Cumpliremos el objetivo sin fallar- La Uchiha menor se mostró determinada a lograr la meta
- Nada ni nadie nos detendrá- La Hyuga más joven concluyó con certeza
- ¡Gloria a nuestro amo, el grandioso Naruto Uzumaki!- Exclamó la Marea Roja, levantando su puño derecho al aire
- ¡Gloria a nuestro amo, el grandioso Naruto Uzumaki!- Replicaron todas las esclavas al instante
- ¡Gloria al todopoderoso Clan Uzumaki!- Declaró la Marea Azul, replicando la acción anterior de su compañera
- ¡Gloria al todopoderoso Clan Uzumaki!- Las servidoras de Saikyou Buki corearon de inmediato.

La aparente indiferencia del rubio a sus esclavas las estaba fanatizando enormemente.

Condicionadas para colocar a su amo como el eje de sus vidas, su simple indiferencia las hacía sentirse insatisfechas, incompletas, frustradas… Era una vorágine de sentimientos que no podían controlar y las radicalizaba en su devoción al rubio, haciendo que se convencieran de que si triunfaban durante su estratagema contra la comitiva de Kumo, merecerían ser recompensaban con una mirada de deseo por parte de su amo y señor.

Y el rubio las había condicionado así adrede, con el fin de que para los objetivos militares que se propusieran, no tuvieran ni un solo ápice de duda en sus mentes y corazones.

“Hasta ahora todo va bien” Leyendo un tratado sobre Kinjutsu del clan Uzumaki recuperado de los archivos secretos de la aldea, el rubio sonrió en forma perversa al ver cómo algo tan irrelevante por su parte, podía transformar tan radicalmente a sus servidoras.

En definitiva, él amaba ese poder sobre sus esclavas y su meta final era extender ese poder y control hasta el último rincón del mundo…



- Vaya noche…-

Boruto se tallaba los ojos perezosamente con una sonrisa estúpida en la cara…

Buscaba en la cocina algo de desayunar mientras su mente revivía lo acontecido con Ino el día anterior. Ni siquiera se enteró sobre si su madre y su hermana volvieron a casa. Cuando despertó se encontró una nota de su novia donde le avisaba que debía volver al complejo de su clan con el fin de ayudar a preparar el protocolo de bienvenida para la comitiva de Kumo.

- ¿Cómo dormiste, Hima-chan?-
- Muy bien, mami…-

El rubio se sentó todavía somnoliento mientras miraba a su madre y su hermana arribar a la cocina…

Y se terminó de despertar completamente cuando notó los reveladores atuendos de ambas: la sexy mamá vestía un pantalón sumamente ajustado a su deliciosa anatomía, resaltando visiblemente su firme trasero, sostenido por un grueso cinturón negro y complementado por unas botas negras de elevado tacón grueso arriba de las rodillas, usando en la parte superior un top con capucha en la parte posterior que mostraba su tonificado abdomen y dejaba notar escandalosamente sus generosos senos de la misma coloración de su cabellera, mientras que la no menos sensual hija estaba ataviada con unos leggins negros a las caderas, apretados y con el calzado Ninja de tacón discreto incorporado, además de lucir un top beige de mangas largas que permitía ver el vientre plano de la chica y resaltaba sus pechos prematuramente desarrollados. Los calzados elevados de ambas resaltaban sus prominentes anatomías.

Sin embargo, lo que más llamó la atención del chico, era que su hermana lucía en sus mejillas unas marcas como las del patético Naruto, con la diferencia de que sólo presentaba dos en cada mejilla…

No tenía forma de saber que tras la reunión en la base subterránea del Clan Uzumaki, Naruto había introducido Chakra del Kyuubi en el cuerpo de Himawari con el fin de que adquiriera esos rasgos para dejar en claro que la pequeña Hyuga era su hermana, ya que si bien la creación de Tsunade esperaba, la peliazul hija ilegítima de Minato ya estaba disponible para él.

Eso sin contar las ventajas de tener cerca a una chica que de ese momento en adelante tendría Chakra del Kyuubi disponible en caso de que él lo requiriera y debido a la forma especial como se le fue introducido, ese Chakra se recargaría simplemente con tener cerca al Arma Definitiva.

- Es me alegra mucho, cariño…- Madre e hija se abrazaron de forma poco filial, con la Genin posando su rostro entre las grandes tetas de la teóricamente retirada Jounin, levantando la vista para mirarse mutuamente con deseo.

Sin importarles que Boruto estuviera mirándolas se dieron un suave y fugaz piquito en los labios…

Condicionadas para atraerse mutuamente con el único fin de complacer a su amo, ambas comenzaban su particular relación madre-hija, la cual estaría llena de amor tanto fraternal como carnal.

Después de unos segundos se separaron y la menor de las peliazules tomó asiento frente a su hermano, mientras que la mayor se dirigió a la estufa para calentar la comida y prepararse para la ceremonia que se llevaría a cabo en la Academia Ninja dentro de un par de horas. Si bien no tenía interés alguno en Boruto, estaba realmente deseosa de mirar a su niña graduarse y convertirse en toda una Ninja oficialmente, ya que eso era parte de la agenda que el Arma Definitiva tenía programada para ella.

- Oye, Himawari…- Tanteó cauteloso el rubio, todavía desconcertado por la escena vista segundos antes -¿Y esa marcas en tus mejillas?-
- Hm…- La chica se tomó el tiempo de pensar una respuesta mientras su madre se disponía a servirle de desayunar a los hermanos -Pues Naruto-kun se ve muy tierno con ellas y como me gustaron simplemente me hice unas iguales-
- Dense prisa, no deben llegar tarde a la ceremonia…- La mujer se sentó a la derecha de su hija para empezar a desayunar sin darle oportunidad a Boruto de replicar -Y recuerden que además de la graduación, está el evento con la comitiva de Kumo, deben ser puntuales-
- Bien- Dijeron los hermanos a coro.

El chico Hyuga sintió como si algo en la fracturada relación con su madre y su hermana estuviera sanando y se sintió bien con ello, pensando que tal vez no era muy tarde para rescatar aquel relación llena de mimos, amor y cursilerías sin fin de cuando apenas era un niño recién ingresado en la Academia Ninja. Por eso se resistió a protestar por el desagradable Ramen que estaban desayunando en ese importante día.

Pensaba también en su novia…

Ino era muy hermosa y estaba con él. Además, La noche anterior consolidaron su relación y por primera vez en años, él era feliz. Sentía que podía recuperar su antigua vida, donde su madre vivía para él y su hermana lo idolatraba con fervor mientras él era el mejor en la academia, así que si eso implicaba mantenerse discreto en relación al desconcertante beso entre madre e hija, lo haría.

Por otro lado, cuando notaron que el Hyuga estaba perdido en sus pensamientos, las peliazules se voltearon a ver con sonrisas maliciosas en sus bellas caras.

Era como el mito de Ícaro, quien recibiera alas hechas de cera para escapar de una isla y en su afán de volar cerca del sol, aquellos aditamentos se derritieron por efecto del astro, lo que precipitó al arrogante Ícaro al océano, donde se ahogó patéticamente cuando instantes antes pretendía alcanzar las estrellas, tras luchar en vano contra la ferocidad de las aguas…

Y eso era lo que le esperaba a Boruto Hyuga.



La Academia Ninja lucía decorada con una gran cantidad de parafernalia relacionada tanto a Konoha como a la Nación del Fuego, con el fin de mostrar la cara más próspera de la aldea. Cada clan era representado con una manta en los muros que rodeaban el patio central. Había un palco para las ceremonias de graduación en la primera planta del complejo y desde ese lugar Hiruzen Sarutobi miraba la ceremonia de graduación en compañía de sus consejeros Danzou y Homura, así como de la comitiva principal de Kumo encabezada por la Ninja de los Shihouin. Koharu brillaba por su ausencia.

En el patio central, sobre una tarima, Iruka Umino, un Chunin con una visible cicatriz horizontal justo al centro de su nariz, daba un discurso trillado y bastante cursi sobre la vida como Ninja que estaban por llevar los Genin recién graduados y demás cosas que se supone ya debían tener claras al haber aceptado su vida como Shinobi y Kunoichi…

Muerte, traición, desconfianza, engaño…

La vida de los Ninja era dura y no muchos eran los que llegaban a viejos. Yoruichi y Mila escuchaban las palabras del que parecía ser el docente principal con extrañeza y una pizca de desprecio. El ingenuo Ninja quería mostrarles el Ninkai como un mundo donde la grandeza y aventuras épicas los esperaban, cuando la realidad era radicalmente diferente. Se debían tomar decisiones imposibles en el campo de batalla y la etapa de Genin, la que en teoría debía durar menos, pero que era clave para definir quiénes tenían madera de Ninja y quienes podían todavía alejarse de esa sombría vida sin tener que morir o sufrir secuelas irremediables.

“Vaya con estos Ninja ridículos” La imponente castaña sonrió burlonamente “Los enanos pensarán ahora que la vida Ninja se trata de flores y bombones… Cuando estén en el campo de batalla se van a orinar encima”
“Me decepciona, pero no me sorprende…” Reflexionó la pelimorada con frialdad “El Hokage actual es radicalmente distinto a Tobirama Senju sobre su postura en relación a la guerra”
“Iruka siempre fue ingenuo” Pensó Shizune bajo su disfraz “Y siempre se tragó los discursos sentimentales del viejo Sarutobi…”

Por otro lado, los dos ancianos de Konoha miraban con detenimiento el desarrollo del evento con mente, de momento, enfocada en otro asunto: durante los preparativos previos se acordó, con el fin de darle una imagen equitativa a la representación de Kumo, que solamente contaba con sus tres Kunoichi presentes, obviamente, la escolta se encontraba escondida, repartida por el lugar para proteger a sus líderes en caso de que fuera necesario.

El Shimura y el Mitokado también tenían interés en el futuro de la persona que excluyeron adrede. Sabían que la vieja Utatane estaría en su casa para esperar los siguientes eventos de la agenda, por lo que era la oportunidad perfecta para que su ardid contra ella se llevara a cabo…



En el patio de la academia, los padres y las madres de familia se encontraban en el perímetro del lugar, mirando expectante cómo sus amados hijos recibían el protector que los avalaba como Genin de Konoha…

En el caso de los padres, la mayoría eran Ninja, ya fueran de clanes como el Aburame y el Inuzuka o de origen civil, en su inmensa mayoría vestían el uniforme reglamentario de Chunin y Jounin, salvo unas pocas excepciones como los miembros del Souke (Familia Principal) Hyuga, que estaban en el acto como requerimiento para sus hijos, que cursaban grados inferiores.

Solamente los padres de los Nueve Genin graduados de la generación egresada se encontraban ahí para celebrar el logro de sus hijos. De ellos, se encontraban en el lugar Kushina y Konan por Naruto, Hinata por Himawari y en apariencia por Boruto así como Sakura por Sarada para completar a las madres del Equipo 7. Karui por Chouchou, Inoichi Yamanaka por Ino y Yoshino Nara por Shimakaru del Equipo 8. Finalmente, del Equipo 9, Shibi Aburame por Shino y Tsume Inuzuka en teoría por Kiba, completaban a los padres de familia de los Genin graduados.

En fila estaban los nueve graduados, de izquierda a derecha empezando por el Uzumaki, luego la jovencita Hyuga, después la Uchiha de lentes, junto a ella estaba la llenita Akimichi, después el Nara, inmediatamente la Yamanaka, después el chico Hyuga, luego el joven Inuzuka y para terminar el novato Aburame. Detrás de ellos, en el mismo orden, se encontraban sus progenitores mirando al Chunin docente de la academia que encabeza a los Sensei Jounin de los tres equipos…

En el caso de la pelinegra del Clan Nara, ella estaba ahí porque su esposo, al ser el líder del consejo de Jounin, supervisaba los aspectos de asignación de las misiones para que el Hokage pudiera estar totalmente concentrado en la comitiva de Kumo. Por otro lado, Karui como siempre se encargaba de lo relacionado a su hija, ya que su marido como líder del Clan Akimichi, tenía muchas responsabilidades que no le permitían estar disponible con frecuencia.

Las esclavas mayores del Uzumaki parecían ir uniformadas, ya que las Dorei sobre sus pieles habían tomado la misma forma de negros pantalones entallados casi como una segunda piel y aquellas botas del mismo color que resaltaban sus piernas y traseros deliciosamente, además de esos tops sin mangas y con capucha que dejaban a la vista sus exquisitos estómagos moldeados por las horas de ejercicio que realizaban metódicamente todos los días, con la simple diferencia de los colores: cada una de ellas lucía la parte superior de sus ropas con el mismo tono de sus cabelleras…

Y esa forma de vestir tan juvenil y sexy llamaba la atención de sus conocidos, especialmente de las otras madres de familia cerca de ellas, que estaban escandalizadas por el uso de prendas tan reveladoras por parte de sus amigas. Sakura, Yoshino y Karui no podían evitar el sentirse cohibidas por la actitud tan sensual y juvenil que Kushina, Konan, Hinata y Tsume mostraban sin inhibición alguna.

Aparte de ese asunto, la ceremonia estaba por concluir y los chicos esperaban la entrega de sus bandas reguladoras.

- Finalmente, ha llegado el momento que estaban esperando- Iruka le sonrió afable a sus todavía estudiantes -A partir de hoy les espera este camino que han elegido… No será fácil, pero sé que saldrán adelante ya que llevan la Voluntad de Fuego en el corazón… Ahora, pasen conforme los llame para que recojan sus bandas-

Uno a uno, los novatos fueron pasando, comenzando por los Genin del Equipo 9.

Mientras eso sucedía, de forma discreta, Sarada y Himawari activaban sus respectivos Doujutsu para analizar al público con el propósito original de localizar a algún infiltrado de Kumo, ya fuera entre los padres de familia ajenos al círculo de los graduados o en su defecto, de alguno de los pequeños estudiantes. Al revisar juntas el área, la peliazul buscaba con su Byakugan a alguna figura que desconocieran y al encontrarla, la pelinegra se encargaría de revisar su Chakra para saber si era alguien ordinario o por el contrario, se trababa de alguien que debería ser neutralizado.

No tardaron mucho en enfocar su atención en aquella jovencita que parecía tener su misma edad y vestía aquél traje de marinero en tono lila, la cual en apariencia lucía como una chica inhibida y amable, de cabello violeta atado peculiarmente en dos trenzas detrás de la cabeza…

Cuando fue su turno para pasar junto con su amo por sus bandas, ambas dejaron de lado a aquella niña por un momento. Miraron con fascinación la fingida cara de felicidad de su señor y cuando fue su turno, regalaron sus más creíbles sonrisas falsas cuando el profesor principal de la Academia Ninja repitió su discurso ensayado la noche anterior para envestir a sus queridos alumnos como Shinobi y Kunoichi.

Y a Hiwamari y a Sarada no podrían importarles menos aquellas palabras supuestamente inspiradoras para aventurarlos en sus complicadas vidas como Ninja… Sus cuerpos, sus mentes y sus almas estaban consagrados al éxito del Arma Definitiva en su cruzada contra el Ninkai. Una vez cumplido el protocolo y tras haberle dado unos agradecimientos que no sentían en absoluto por las enseñanzas del Chunin, se retiraron para que el siguiente grupo pasara por sus bandas. Mientras lo hacían, volvieron su atención hacia aquella chica con traje de marinero para concentrarse en ella después…

Finalmente, una vez que le entregaron las bandas reguladoras a los Genin del Equipo 10, la ceremonia oficialmente terminó y los altos mandos presentes bajaron al patio, ya que se daría la pelea de exhibición entre dos Genin seleccionados para demostrar las habilidades que tenían los integrantes de Konoha.

Iruka Umino había planeado la pelea en base a la petición de su alumno predilecto, Boruto. Él quería pelear contra Naruto para limar asperezas y el Chunin se dio cuenta de que era una buena oportunidad para que limaran las asperezas entre ambos y pudieran trabajar juntos si llegaba a darse la situación para ello.

Pero nada más alejado de la realidad.

Sabiendo que Iruka lo tenía en alta estima, el Hyuga se acercó a él para asegurar que fuera elegido para la pelea de exhibición y tener la certeza de que su oponente sería su medio hermano. Él sabía cómo manipular a Iruka, ya que el Chunin se comportaba de forma sumamente parecida a como lo hacía su madre en el pasado, consintiendo todos sus caprichos y peticiones…



Koharu Utatane, excluida temporalmente del recibimiento a la embajada de Kumo, se encontraba caminando por la aldea, en su habitual paseo matutino. Quienes la conocían, sabían que la mujer del Consejo de Konoha solía darse una vuelta por la aldea para pasar el tiempo cuando no había reuniones para dictaminar el futuro de la aldea Ninja. No parecía darse cuenta de que estaba siendo observada por tres siluetas perfectamente ocultas entre los árboles de la calle que la anciana recorría con calma, las cuales ocultaban sus identidades con las mismas holgadas capas negras con capucha que las cubrían en su totalidad…

Aquellas tres personas misteriosas llevaban tiempo observando a la mujer en su rutina, creyendo que la tenían perfectamente observada para llevar a cabo la venganza que llevaban tiempo planificando y sobretodo, anhelando.

Quien dirigía al trío se descubrió el rostro, mostrando a una hermosa mujer de cabello castaño, peinado en odangos que cubría con brocados blancos de seda y encaje. Sus ojos almendra coronaban su afilada mirada, que no le quitaba la atención de encima a la Utatane ni un instante.

“Vas a pagar, maldita vieja…” La mujer apretó los puños, en cuyas muñecas había unos brazaletes negros con picos “Voy a torturarte lentamente… Segundo a segundo, vengaré la muerte de mi padre” Apretó los puños con intensidad al recordar su oscura motivación “Por el honor de la familia Xiang... ¡Vas a morir hoy!”

A su derecha, una identidad más se reveló: se trataba de una joven de cabello castaño claro atado en una larga trenza atada en la unión con la cabeza y al final, con una cinta amarilla. De fiera mirada ámbar, observaba detenidamente cada paso que daba la alumna del Niidaime Hokage, esperando, acechando…

“Mi hogar… Mi amada aldea…” Aquellos hermosos ojos se entrecerraron con un profundo odio “He sobrevivido, he crecido y he aprendido… Derramé sangre y lágrimas, pero después de todo este tiempo, he logrado pulir las habilidades que he heredado… La sangre de Koharu Utatane será la mejor ofrenda en honor del Clan Mugen Tenshin”

A la izquierda de la líder, la última mostró su cara… Era una hermosa joven de cabello castaño oscuro, luciendo una cola de caballo alta, atada en la base por una cinta blanca. Sus finos orbes de tono almendra tampoco dejaban de enfocar a esa anciana conforme se acercaba a su solitaria casa a las afueras de la aldea.

“Abuelo… La aldea Shiranui…” La chica cerró los ojos para recordar fugazmente a su familia, asesinada durante aquél ataque a traición por parte de Konoha “Y todo ordenado por ti” Se mordió el labio inferior, para contener la ira que la carcomía por dentro debido a su deseo de retribución “Nada ni nadie va a salvarte, maldita asesina…”
- Nosotras, el Deadly Trio (Trio Fatal), vamos a vengar a nuestra gente…- La mujer al centro esbozó una sonrisa retorcida -Hemos esperado mucho por esto, pero… Finalmente ha llegado la hora, Kasumi, Mai…-
- Sí, Chun-Li- Asintieron las Kunoichi a los costados de la líder
- Parece que la mosca por fin va a la telaraña- Susurró la líder, mientras las tres observaban ansiosas cómo finalmente, la vieja del Consejo de Konoha emprendía su regreso a casa tras su caminata.

Con infiltración perfecta, las tres habían colocado sellos supresores de ruido por toda la mansión de forma tal, que una explosión no se escucharía a kilómetros a la redonda y la agitación resultante sería tomada como un sismo. Además, también colocaron una barrera especial que ocultaría al instante los movimientos dentro de ella, la cual se activaría apenas la vieja entrara a su domicilio.

La mansión que Koharu había construido a lo largo de los años estaba rodeada por un amplio jardín en cuyo centro había un estanque Zen, lugar que las tres integrantes del Deadly Trio eligieron como el lugar donde moriría la mujer… Casi alcanzaron el éxtasis al imaginarse el cadáver de la anciana flotando sobre aquél cuerpo de agua, siendo devorado lentamente por sus propios peces.

Se volvieron a cubrir los rostros cuando Koharu ingresó en el perímetro de su casa y desaparecieron en remolinos de hojas creados al mismo tiempo, listas para dar su golpe…



La comitiva de Kumo miraba con sutil desinterés el previo la pelea de exhibición que se estaba organizando. Yoruichi mantenía una expresión amable, mientras que Mila no se molestaba en esconder la indiferencia que sentía por aquella práctica y Shizuka observaba detenidamente los preparativos realizados por Iruka…

Habían dejado el palco acompañadas del alto mando de Konoha para ver la pelea de cerca, mientras que los familiares de los graduados se alejaban para colocarse a unos metros del perímetro del cuadrilátero donde los estudiantes realizaban sus prácticas de combate.

La intensión real de ese ejercicio era mostrarle a la comitiva de Kumo que, contrariamente a lo esperado, los Genin de Konoha salían muy bien instruidos de la academia. Preparados durante años antes de que salieran a campo, los novatos de la aldea Ninja de la Nación del Fuego demostrarían que podían pelear de tú a tú con cualquier Genin de otra aldea e incluso con Chunin de generaciones antiguas.

Los 9 graduados se encontraban al costado opuesto de los mandatarios en relación al cuadrilátero con dimensiones de 6 metros a lo largo y 10 de ancho. Miraban con distintas expresiones a Iruka, quien con un contenedor de cristal en mano, se disponía sortear el encuentro de forma que pareciera lo más transparente posible…

Si bien, la realidad era que el Chunin había marcado los papeles de Naruto y Boruto para que soltaran una leve pulsación al contacto con su Chakra y así saber cuáles eran. Una vez que consumó su truco, llamó a ambos novatos al centro de la arena para que comenzara la batalla. Quedaron frente a frente, observándose con expresiones serias ante la mirada de Iruka, quien deseaba no arrepentirse de haber cedido a la petición de su estudiante predilecto.

“Prepárate, porque te voy a humillar frente a todos…” Pensó el joven Hyuga, mirando fijamente a su medio hermano con reprimido desprecio
“Bien…” El rubio Uzumaki cerró los ojos después de ver discretamente a las tres Kunoichi de Kumo “Mientras esas tres están aquí, Tsunade, Mikoto y Mabui están identificando por completo a los escoltas de Kumo para encargarse de ellos después…” Esbozó algo parecido a una sonrisa discreta “Y me imagino que esta batalla no fue sorteada al azar… Bueno, aprovecharé para estirarme un poco… Y para clavar el primer clavo en el ataúd del bastardo”
- Muy bien, Boruto, Naruto- El docente comenzó a hablar de forma solemne -Este será un duelo amistoso entre camaradas de Konoha, así que ya saben qué hacer…-

Los dos rubios colocaron los dedos medio e índice de la mano derecha delante de sus rostros, lo que significaba el carácter amistoso de su encuentro según las costumbres de su aldea.

- Muy bien, entonces demos inicio a esta pelea…- Iruka se alejó un par de pasos de ambos chicos y levantó su brazo derecho -¡Comiencen!- De un salto hacia atrás, el Chunin se colocó al borde del campo de combate.

Los dos rubios retrocedieron un par de metros para observarse fijamente con el fin de estudiarse…

Si bien en el caso del Arma Definitiva, su idea era la de disimular ante las mujeres de Kumo para pasar desapercibido. Su idea era la de mostrarse como un Genin promedio ante aquellas Kunoichi y alargar el combate lo más posible para que las esclavas ausentes entre el público espectador, rastrearan e identificaran a cada uno de los escoltas de la comitiva de la aldea Ninja de la Nación del Rayo.

“Miren a ese cretino, creyendo que puede pelear de igual a igual conmigo” Boruto sonrió discretamente, creyendo que la victoria sería suya con facilidad al saber uno de los mejores estudiantes
“Ay, Boruto… Si supieras” El Hyuga endureció la mirada al notar que el Uzumaki lo miró fijamente.

Y entonces, por un instante, pudo ver cómo los ojos de su medio hermano se transformaban en los mismos ojos que poseían los Uchiha. No pasó ni siquiera un segundo y cuando retomó la atención en Naruto, sus ojos eran azules y pensó entonces que su mente le había jugado una broma…

Sin embargo, lo que Saikyou Buki le había hecho a su medio hermano fue tan discreto como siniestro: haciendo uso de sus privilegiados ojos, injertó una orden en el subconsciente de Boruto para cuando comenzara realmente a ensañarse con él. Sería algo que tomaría cierto tiempo…

Pero cuando esa orden empezara a funcionar, el sufrimiento de Boruto sería realmente infernal, todo su mundo se derrumbaría a su alrededor y esa oscura realidad literalmente le caería encima. No le iba a tener ni un deje de piedad y en verdad disfrutaría cada momento de la gradual caída en desgracia de ese mocoso ridículo.

- ¡Prepárate!- Gritó el rubio sin bigotes antes de lanzarse al frente para atacar
- Adelante…- El rubio de marcas en las mejillas se colocó en pose de pelea, con el brazo derecho delante de su rostro y el izquierdo contraído al costado y se dispuso a recibir a su oponente.



La anciana Koharu caminaba por el camino de concreto que rodeaba el jardín levemente arbolado que rodeaba su casa. Entonces se detuvo y apoyó firme el bastón que sostenía…

Cerró los ojos sin moverse, suspirando suavemente.

- ¿Hasta cuándo piensan permanecer escondidas?-

Prontamente, rodeándola de forma estratégica, las tres Kunoichi encapuchadas rodearon a la Utatane de forma que no quedara ninguna posibilidad para que pudiera huir, con Kasumi y Mai a los flancos, mientras que Chun-Li quedaba delante de ella. La anciana suspiró y abrió los ojos al tiempo que las tres bellas mujeres se descubrieron los rostros.

- Te ha llegado la hora, maldita asesina…- La castaña de peinado de odangos miraba con profundo odio a la consejera de Konoha
- ¿Puedes decirme a quién maté?- Koharu se mantuvo tranquila -Durante mi vida destruí muchas aldeas miserables y en el camino acabé con tantas alimañas que me es imposible saber tu caso… Porque seguro vienes a vengar a alguien o algo así…-
- ¡Cállate!- Bramó indignada la chica de la aldea Shiranui -¡Pronto vas a cerrar tu jodida boca para siempre!-
- Maldita cínica…- Kasumi recordó fugazmente su aldea en llamas mientras ella huía para salvar su vida, apretando puños y dientes -¡Nada va a salvarte, perra desgraciada!-
- La familia Xiang, la aldea Shiranui, el Clan Mugen Tenshin… ¡¿Te suena alguna de ellas?!- La castaña mayor del Deadly Trio encaró furibunda a la vieja, al notar que su sonrisa burlona y despectiva no desaparecía de su rostro
- Oh, ya veo…- Las tres beldades adoptaron postura de pelea al notar que la anciana cerró los ojos y adoptó una expresión reflexiva -Siendo honesta, suelo olvidar a toda la basura a la que asesino, más aún cuando es escoria sin importancia…-
- ¡¿Qué dijiste?!- La Kunoichi de coleta alta estalló furiosa ante semejante desprecio a su amada aldea y su familia
- Me parece que no te has dado cuenta de la situación en la que te encuentras, puta anciana…- La Ninja de trenza mostraba un odio casi infinito en su mirada entrecerrada
- Mantengan la calma- La líder de inmediato trató de retomar el control -Ella quiere que perdamos la serenidad para buscar una oportunidad que le permita escapar-
- Vaya, veo que hay una muchachita inteligente entre ustedes- La anciana abrió los ojos para enfocar su mirada en Chun-Li -Y voy pensaba que eras una idiota como tu padre…-
- Puedes hablar todo lo que quieras, pero créeme que ya estás muerta y enterrada- La líder del Deadly Trio se mantuvo ecuánime
- Pero bueno…- Koharu sonrió en forma sombría -Creo que vienen por mi cabeza, así que no le demos más vueltas al asunto…-

La mujer realizó el sello de liberación, viéndose envuelta en una nube de humo que después de unos instantes se disipó violentamente para revelar a su verdadera forma de mujer joven y hermosa en plenitud de su vida ante la mirada atónita de las tres Kunoichi. Ataviada con aquél traje Ninja de combate negro y ceñido a su cuerpo, con brazaletes azules que cubrían la totalidad de sus antebrazos y un peto ajustado sostenido por tirantes del mismo color que cubría su torso, ajustado para permitir ver sus formas estilizadas…

El Deadly Trio quedó notoriamente desconcertado al ver cómo en tan sólo un instante, la anciana que más odiaban en el mundo pasaba a convertirse en aquella hermosa mujer que tenía un aire siniestro e intimidante.

- Vengan por mí, chicas…- La joven Koharu chocó sus manos para activar un sello tatuado en la palma de su mano izquierda y liberar una Katana de empuñadura roja, la tomó firmemente con ambas manos
- Ya verás…-

Las tres Kunoichi se despojaron de sus capas para estar plenamente cómodas para el combate…

Chun-Li vestía un Qipao azul modificado con vivos y delineados dorados sobre un leotardo azul que dejaba notar sus generosas y perfectas curvas, para permitirle una amplia gama de movimientos a sus soberbiamente trabajadas piernas, las cuales eran cubiertas por botas blancas de combate a la altura de las rodillas pantimedias marrones. Ambas muñecas eran coronadas por brazaletes negros con pinchos.

Mai Shiranui era cubierta por un revelador vestido Kunoichi de color rojo sin mangas para mostrar su exuberante cuerpo, así como dos borlas, una roja y otra blanca en la parte posterior que sostenían orbes de colores opuestos entre ellas, y cuerdas circulares alrededor de sus hombros. Sus pies eran resguardados por sandalias negras de dos dedos con revestimientos rojos. Sostenía un abanico blanco con delineado rojo.

Finalmente, Kasumi estaba ataviada con un traje similar al de Mai con la diferencia de su tono azul, con costuras laterales, con mangas cortas y levemente abombadas, una delgada faja blanca en la cintura, el kanji de su nombre cosido en la espalda con tono dorado y un patrón de fénix de color claro en la parte delantera de la falda, con medias blancas a la mitad de los muslos, sandalias de tacón bajo, protectores azules con delineado blanco en los pies y los antebrazos. Llevaba una Katana corta atada en la cintura en la espalda.

- ¡Muere!- Mai se lanzó al frente, pero se detuvo en seco a menos de un metro de Koharu, desconcertando a la Ninja de Konoha -¡Ryu En Bu (Danza de la Flama del Dragón)…!-

Dio un giro completo sobre su propio eje, liberando con el súbito movimiento una corriente de Chakra Katon a gran velocidad, la cual apenas pudo repeler agitando su espada a extraordinaria velocidad. Sorprendiendo a la experimentada Ninja, que con un segundo movimiento fue capaz de detener una estocada sorpresiva que Kasumi le había lanzado por la espalda, forzándola a tomar distancia nuevamente…

- ¡Kikouken (Puño Qigong)!- De entre sus dos manos al frente, Chun-Li lanzó una esfera comprimida de Chakra a una considerable velocidad que la Utatane esquivó ladeando el cuerpo con suma precisión segundos antes del impacto.

El ataque continuó su trayectoria, hasta que se disipó tras colisionar con la invisible barrera de Chakra que mantenía todo el complejo aislado del exterior y proyectaba una ilusión en la cual nada extraño parecía estar pasando en la casa de la consejera.

“Es bastante rápida y fuerte” Pensó fríamente Kasumi, mirando analíticamente a su odiada enemiga “¿Será alguna transformación…?”
“¿Cómo es posible que esa puta anciana se haya vuelto así de joven y poderosa?” Mai apretaba los dientes, dándose cuenta de que acabar con esa mujer con sería tan sencillo como pensó al comienzo
“¿Qué hizo?” Chun-Li observaba detenidamente a su enemiga “Se supone que Koharu Utatane pasa de los 60 años… ¿Cómo puede verse tan joven?” Entrecerró la mirada, sin poder creer lo que sus ojos veían
- ¿Qué sucede?- El Deadly Trio se inmediato se alineó frente a la Kunoichi para evitar algún ataque sorpresa, ante la mirada confiada de Koharu -¿Pensaban que sería fácil matar a una mujer mayor como yo?- Afiló más su sonrisa “Aunque no las culpo… Gracias a mi amado amo es que tengo de nuevo mi cuerpo joven y en plenitud… Y debo retribuirle de alguna manera, porque soy su esclava más fiel en cuerpo, mente y alma” Ante la sorpresa de sus tres enemigas, la veterana Ninja comenzó a realizar una rápida secuencia de sellos que concluyó con sus manos delante de su rostro con el sello ‘serpiente’ formado -Ahora es mi turno para atacarlas…- Sin que las Kunoichi castaña pudieran notarlo, el Chakra de Koharu comenzó a emitirse desde sus pies -¡Doton: Eiiwa (Elemento Tierra: Roca Afilada)!-

Las tres Kunoichi no pudieron evadir por completo las siniestras estalagmitas que surgieron de forma súbita, aleatoria y violenta bajo sus pies tras la ejecución de ese Jutsu, ya que las formaciones de roca lograron herir el brazo derecho y la pierna izquierda de la Shiranui, así como la pierna derecha de la descendiente del Clan Mugen Tenshin y la Ninja de la familia Xiang vio afectados sus brazos, además de las cortadas que las tres recibieron por todo su cuerpo. Apenas si pudieron tomar distancia tras recibir el daño para encarar visiblemente disminuidas a su enemiga.

- Veo que tienen buenos reflejos…- Koharu se erguió y miró confiada a sus oponentes severamente afectadas
- E-Están… ¿Están bien?- Chun-Li volteó a ver a sus amigas alternadamente para saber si estaban en condiciones, ignorando sus propias dificultades
- S-Sí…- Con una mueca de visible dolor mientras se tomaba el brazo afectado, Mai se mostró dispuesta a seguir luchando -No me voy a rendir estando tan cerca-
- No… No te preocupes- Kasumi sonrió forzadamente -M-Mai tiene razón… Estamos a nada de lograr nuestro objetivo-
- ¿De verdad creen eso…?- Koharu cerró los ojos confiada, con una expresión burlesca en su rostro -Pues bien- Abrió súbitamente sus orbes, mostrando una mirada siniestra que intimidó al Deadly Trio -Vengan por mí entonces…- Las tres retrocedieron un paso ante esa terrorífica expresión.



Franceska Mila Rose miraba con evidente aburrimiento el encuentro entre los chiquillos rubios, notando que si bien el tal Boruto parecía ser más hábil que el enano llamado Naruto, aquél mocoso de marcas en las mejillas se las arreglaba para evadir los ataques del otro novato. Pensaba que los Genin de Kumo eran más habilidosos y no tenían comparación con esos patéticos rubios.

Yoruichi Shihouin podía disimular mejor su fastidio ante esa ordinaria demostración. Igualmente pensaba que el chico Uzumaki estaba haciendo un esfuerzo más allá de sus capacidades para esquivar los ataques del chico Hyuga, quien se mostraba visiblemente confiado en sus habilidades y más importante que eso, se veía bastante tranquilo, como si sólo estuviera jugando con su oponente…

Del otro lado, era obvio que el chico con esos curiosos bigotes en su rostro estaba dándolo todo.

- ¡Suiton: Sokudan (Elemento Agua: Bala Rápida)!-

Rápidamente, Boruto inhaló aire y expulsó una esfera de Chakra Suiton de un metro de diámetro a gran velocidad en dirección a Naruto, quien se colocó en posición de defensa e inhaló aire tras realizar el sello de mano ‘ave’.

- ¡Fuuton: Fuuton (Elemento Viento: Escudo de Viento)!-

Un Jutsu del Clan Uzumaki consistente en liberar una corriente de viento de forma súbita con el fin de disipar o deshacer un ataque de Chakra. La corriente liberada de la boca de Naruto chocó de frente contra el Jutsu del Hyuga y se expandió hacia todos los costados. Era un Jutsu básico, pero un fundamento importante para el futuro, además de mostrar que el rubio de marcas en las mejillas podía usar Chakra Elemental.

Boruto se mostró serio al darse cuenta de que su rápido y firme Jutsu había sido detenido por ese imbécil, por lo que a su pesar, tuvo que darse cuenta de que el Uzumaki no sería un enemigo fácil de derrotar, aunque estaba seguro de que la victoria al final sería suya.

Naruto se mostraba jadeante, si bien estaba fresco como lechuga…

Por la información de Shizune, sabía que Yoruichi Shihouin era una experimentada Ninja con una prodigiosa capacidad de análisis y si podía engañarla a ella, podría ocultarle su verdadero poder a prácticamente cualquier Shinobi o Kunoichi salvo casos ya muy avanzados en experiencia como Koharu.

Sonrió en sus adentros cuando se dio cuenta de que la pelimorada de Kumo mostraba en su mirada una mezcla de decepción y aburrimiento como señal de que no esperaba nada de esa pelea de exhibición, como si fuera realmente entre dos Genin promedio…

“¡Entonces te haré papilla con mis propias manos!” El Hyuga se lanzó de lleno contra su hermano
“Entonces que así sea, remedo de Ninja…” El Uzumaki endureció la mirada, queriendo mostrar el gesto de un Ninja al límite queriendo demostrar lo que valía.

El Arma Definitiva se lanzó para interceptar a su medio hermano y comenzar el encuentro cuerpo a cuerpo deseado por ambos. Boruto le volteó el rostro a su oponente con un derechazo en la mejilla izquierda, pero Naruto pronto contraatacó con un izquierdazo en la barbilla del Hyuga. Fue un intercambio intenso de golpes que poco a poco iba marcando sus rostros…

El Uzumaki le dio un puñetazo de lleno en la mejilla izquierda. El rubio de rostro limpio le dio una patada con la pierna izquierda que Naruto pudo bloquear con su brazo derecho, pero Boruto al instante se apoyó en la extremidad de su oponente, lanzándole una patada con la otra pierna, dándole de lleno en la barbilla y proyectándolo hacia atrás.

“Vaya, al menos uno de esos enanos puede combatir decentemente…” La castaña de Kumo bostezó visiblemente.

Su compañera en cambio, se mantenía expectante a la lucha, si bien debido al nivel ordinario de ambos rubios, había perdido interés real en el asunto, limitándose a desviar la mirada con discreción para mirar a los espectadores, que a su vez también presentaban diversas reacciones en sus rostros ante la pelea. Los graduados miraban sorprendidos que el Uzumaki pudiera igualar al Hyuga, mientras que las esclavas se mantenían expectantes con discreción, ya que tampoco debían mostrarse excesivamente atentas y devotas a sus amo según las órdenes que habían recibido…

Yoruichi enseguida comenzó a reconocer a las diversas personalidades que los archivos de Kumo reconocían como potencialmente peligrosos… Kushina y Konan eran especialmente destacables entre el resto, así como la afamada alumna de la Sannin Tsunade, Sakura Haruno.

Sin embargo, su atención se volcó totalmente en cierta persona, una vez que la reconoció…

Karui.

Cuando ella era niña, recordaba, la pelirroja era una Genin que poco a poco comenzaba a destacar debido a que en ese entonces era de las pocas usuarias de Kenjutsu en Kumo, además de que si bien no era de las Ninja más poderosas, tenía un carácter explosivo que no era fácil de olvidar. Esa chica vociferaba a los cuatro vientos que sería la más poderosa de las Kunoichi de Kumo y terminaría por convertirse en Raikage. Yoruichi terminó por admirarla, ya que era una Ninja determinada a vencer y aunque le costara un esfuerzo titánico, al final siempre lograba cumplir lo que se proponía.

Sin embargo, un día Karui simplemente desapareció sin más…

Si bien en un principio estuvo triste, con el pasar del tiempo fue olvidando paulatinamente a aquella Ninja con ojos similares a los suyos hasta que superó del todo la admiración que sentía por ella y se fue convirtiendo en una de las más destacadas Kunoichi de Kumo. Ya dentro de la cúpula de poder como pareja del Raikage, se encontraba revisando los documentos concernientes al apartado de traidores y desertores cuyo acceso era sencillo para ella, encontrando por mera casualidad el nombre de la pelirroja.

Curiosa por los fugases recuerdos sobre aquella peculiar Ninja, Yoruichi comenzó a revisar aquellos archivos que sospechosamente estaban clasificados a pesar de que en teoría se trataba de una Kunoichi mediocre que ni siquiera fue promovida a Chunin antes de su desaparición…

Comenzó a leer el documento con una curiosidad poco frecuente en ella, enterándose de todo el pasado de la mujer.

La madre de Karui se llamaba Koryu, una Uzumaki secuestrada varios años antes de la destrucción de Uzushio. Llevada a Kumo desde pequeña, fue abusada y ultrajada en el afán de crear una facción del Clan del Remolino en la aldea Ninja de la Nación del Rayo, pero por razones desconocidas para el alto mando de Kumo, pasaron varios años en que la prisionera concibió únicamente a Karui para luego fallecer debido a las complicaciones del embarazo derivadas de sus pésimas condiciones físicas tras más de una década de vejaciones y privaciones.

Con ese antecedente, la pequeña fue colocada en un orfanato donde se le dio seguimiento para observar su conducta, la cual en un principio era favorable debido a que se sentía parte de la aldea y quería ser más fuerte para ganarse un nombre en Kumo. Luego siguió la parte que la Shihouin ya conocía: se preparó en la Academia Ninja y se convirtió en Genin a la edad de 13 años, siendo un poco destacable más que nada por su actitud, ya que nada del poderoso Clan del Remolino se manifestó en ella salvo su vitalidad y carácter decidido…

Al ver que la chica no pasaría de ser una Ninja ordinaria, se pensó seriamente en la posibilidad de que corriera la misma suerte que su madre, ya que infructuosamente se intentó sustraer a Kushina Uzumaki de Konoha, quien a diferencia de Karui, sí había manifestado el valioso Kekkei Genkai que los líderes de Kumo deseaban de la finada Koryu.

Con eso en mente, los altos mandos dispusieron todo con discreción para cumplir con su nuevo objetivo, creyendo que si la madre no pudo, quizá la hija si podría servir como la fábrica de poderosos Uzumaki al servicio de Kumo.

Pero jamás pensaron que la pelirroja desertaría de la aldea.

En el archivo de Karui estaba la ficha de Umibozu, un veterano Ninja de Kumo que casi nadie de la generación actual conocía. Pero para Yoruichi el nombre era sumamente reconocible debido a que el Shinobi de cabeza a rape y lentes negros de casi 2 metros de estatura, era un prominente Jounin de la plantilla Ninja… Y como se enteró al leer aquél documento, estuvo en contra de la Operación Vertical.

Umibozu era un Ninja poderoso, que veía como deshonrosas ese tipo de prácticas ya que mancillaban el honor de su aldea. Debido a que entonces era un Ninja privilegiado en la cadena de poder, al enterarse de lo que el alto mando pensaba hacer con Karui, no lo pensó dos veces para advertirle a la chica, ya que si bien era descendiente de los Uzumaki, también era una Kunoichi de Kumo y por esa razón, Umibozu no podía permitir ese tipo de abuso.

El Jounin le contó todo a la Genin, quien quedó totalmente desconsolada, ya que al creerse huérfana por las circunstancias, odiaba a sus progenitores sin saber que su madre ni siquiera supo quién fue su padre debido a los ultrajes que sufrió impunemente y la pobre Koryu murió sin siquiera poder tenerla en sus brazos.

Umibozu ayudó en la fuga de Karui, logrando cumplir con su cometido, aunque siendo atrapado justo en el momento en que la pelirroja quedó fuera del alcance de Kumo tras cruzar la frontera…

Sin arrepentirse de nada, el Jounin fue juzgado públicamente por los Jounin de la aldea y tachado de traidor por Z, el Sandaime Raikage y antecesor de A. Umibozu jamás se retractó de su postura ni se arrepintió de haber ayudado a la chica, ya que al final ella era una Ninja de su aldea e igualmente, al ser Ninja de Kumo, aceptó la sentencia de pena capital sin intentar defenderse siquiera.

Fue ahorcado, la forma de ejecución reservada para los traidores a Kumo.

La morena de cabello morado recordaba el hecho, aunque apenas leyendo ese texto pudo saber el por qué las cosas habían pasado así.

El resto lo dedujo, al ver que la pelirroja de tez negra tenía las manos posadas en los hombros de aquella novata que a juzgar por su obesidad, obviamente era parte del Clan Akimichi. Seguramente Karui llegó a Konoha bajo el subterfugio de ser una refugiada de la guerra y luego encontró a algún idiota importante al que pudiera seducir para casarse, ser y protegida por su familia en caso de que fuera necesario.

De niña repudiaba esas prácticas y vociferaba que ella podía ser una Kunoichi enfocada de lleno al combate, pero al final Karui tuvo que hacer uso de la seducción y prácticas similares para asegurar su futuro…

Eso decepcionó a Yoruichi un poco, pero luego suavizó su postura al entender en parte que Karui se había valido de eso para sobrevivir.

“Tal vez ya no te admire… Pero que una marimacha como tú tuviera que hacer uso de la seducción y al parecer de manera exitosa a pesar de repudiar ese tipo de prácticas en el pasado, habla bien de ti como Ninja” La amante del Raikage sonrió suavemente “Eso hay que reconocértelo… Igualmente, cuando llegue el momento, mi deber será entregarte a Kumo por desertora… Pero por ahora, me enfocaré en que me da gusto volver a verte”

Hiruzen, Danzou y Homura voltearon a ver de reojo a la líder de la comitiva de Kumo, ya que erróneamente, por la expresión en su rostro, pensaron que la morena estaba disfrutando el combate entre los rubios…



- ¡Kyakuretsu Kyaku (Patadas Relámpago)…!-

Totalmente sostenida por su pierna izquierda, Chun-Li contrajo su pierna derecha a la altura de su vientre. Entonces, moldeando Chakra en la planta de su pie izquierdo, se deslizó sobre ella para atacar a gran a la castaña de Konoha, lanzando una lluvia de patadas con su pierna derecha imbuida de Chakra a inusitada velocidad, las cuales cortaban el aire con facilidad…

Sin embargo, ante la fiera mirada de Kasumi y Mai, Koharu hizo gala de una agilidad todavía más impresionante que la de su líder para bloquear con los brazos cada uno de los ataques de su compañera, que con expresión fiera no sesgó en su empeño y continuó atacando hasta que llegó a su límite y su última patada fue detenida por la Utatane al sostenerle con firmeza el tobillo con su mano izquierda.

- I-Imposible…- Murmuró descolocada la castaña de odangos -N-No…- No salía de su incredulidad
- ¿Ese fue tu mejor intento?- La veterana Ninja aprovechó la distracción de su enemiga para darle una patada baja en su pierna de apoyo -¡No me hagas reír…!- Demostrando su fuerza física, arrojó a la mujer de la familia Xiang, que cayó pesadamente frente a sus compañeras
- ¡Chun-Li…!- Las otras dos integrantes del Deadly Trio sostuvieron a su amiga para que pudiera mantenerse de pie
- S-Su velocidad, es atroz…- Murmuró visiblemente intimidada la mayor de las tres
- Ahora… Ahora yo la atacaré- La Shiranui dio un paso al frente
- Veamos qué tienes…- Koharu sonrió suavemente, adoptando una postura defensiva.

Mai se lanzó de lleno hacia su enemiga, quien endureció la mirada y abrió su compás, lista para contraatacar. La Kunoichi de revelador traje rojo le lanzó una patada que la Ninja bloqueó fácilmente con el antebrazo derecho, entonces se preparó para lanzarle un golpe con su puño izquierdo. La Utatane igualmente bloqueó el golpe, deteniendo el puño con su mano libre.

- Jamás podrás conmigo…- Koharu aprovechó la vulnerabilidad de la Shiranui para lanzarla al aire
- ¡Musasabi no Mai!- Haciendo una espectacular pirueta en el aire, la castaña de coleta se recompuso para atacar de frente a la Ninja de Konoha con los brazos extendidos.

El golpe fue directo, pero igualmente la veterana Kunoichi fue capaz de detener el ataque al cruzar sus brazos delante de su rostro y bloquear la embestida para contrariedad de su enemiga, que entonces ya no encontró cómo atacarla. Rápidamente la castaña rejuvenecida rompió su defensa y le dio un puñetazo de lleno que le volteó el rostro y la envió de regreso a donde estaban sus compañeras. Mai se levantó con dificultad para mirar con creciente impotencia a su enemiga, la cual se veía más y más imponente.

- Vamos… ¿Es todo lo que tiene que ofrecer?- La Utatana sonrió, ufanándose de su superioridad
- M-Maldita…- Con el dorso de su mano izquierda, la castaña de coleta se limpió un hilillo de sangre que surgía de la comisura izquierda de sus labios
- Ahora es mi turno…- Por un momento, Kasumi se tomó su pierna herida, para luego posar a su líder en el suelo y prepararse a atacar -Ya verás…- La castaña de larga trenza tomó la Kodachi que portaba en la espalda con firmeza “¡Ahora…!”

A una inesperada velocidad para sus condiciones, la Ninja del Clan Mugen Tenshin se lanzó con su arma delante de su rostro con el fin de atacar a su enemiga de forma que no tuviera forma de evitar el ataque. El golpe era inminente y al parecer Koharu no tendría posibilidad de esquivarlo…

- I-Imposible…-

Con un movimiento milimétrico, la Utatane evitó la peligrosa arma que iba dirigida a atravesarle el vientre. Del sello presente en la palma de la mano, la Ninja de Konoha invocó un Kunai, que enterró justo en el estómago de la incrédula Kasumi. Antes de que la joven pudiera reaccionar, la mandó al suelo dándole un violento golpe con el dorso de su mano libre en el rostro.

“E-Es fuerte…” Chun-Li se puso de pie haciendo un gran esfuerzo para intentar ayudar a su amiga, dándose cuenta de que estaba realmente afectada, puesto que respiraba con dificultad “Demasiado fuerte…”
- Me las vas a pagar…- Mai se levantó más rápido que su líder, apretando su muslo lastimado con las manos -¡Gah…!-

La líder del Deadly Trio miró aterrorizada cómo su odiada enemiga hizo gala de su extrema velocidad para darle un pisotón con marcada saña en la pierna afectada a su amiga, quien lanzó un alarido desgarrador al cielo para luego caer de rodillas mientras Koharu se recargaba en la extremidad atacada para brincar hacia atrás, cayendo justamente en la pierna afectada de Kasumi, que también lanzó un alarido lleno de sufrimiento.

- ¡Ah…!- La Ninja de larga trenza comenzó a retorcerse en el suelo, tomándose su ya inmóvil pierna a pesar de que la hemorragia en su estómago continuaba
- M-Maldita…- La líder de las tres Kunoichi intentó contraatacar, pero al instante cayó al suelo tras recibir un puñetazo en plena cara -P-Por qué… ¿Por qué?-

Cada vez con mayor dificultad para mantenerse consciente, Chun-Li miraba cómo Kasumi finalmente quedó inconsciente entre la falta de sangre y sus heridas, mientras que Mai yacía impotente en el suelo, con la bota de Koharu sobre su cabeza… Apretó los puños con impotencia, dándose cuenta de que esa veterana Ninja era mucha pieza para ellas tres y finalmente, se resignó a morir, por lo que de sus ojos comenzaron a escurrir lágrimas que mezclaban odio, frustración e impotencia.

- Vaya que son todas unas fracasadas, igual que sus inútiles familias y clanes…- Koharu sonrió para sí misma, regodeándose en su victoria -Pero bueno… Creo que podemos aprovecharlas para el clan…-

La líder del Deadly Trio miraba desconcertada a su odiada enemiga y un creciente miedo se fue apoderando de ella conforme la mano de Koharu se acercaba lentamente a su rostro…

- ¡Ah…!-
- ¡No, por favor…!-
- Auxilio…-

Y aquellos gritos, sollozos y súplicas de horror del Deadly Trio, fueron silenciados por la barrera que la misma agrupación había colocado para ejecutar su venganza, sin sospechar su trágico destino…



La batalla entre Naruto y Boruto estaba llegando a su fin. Los dos se veían cansados y con sus rostros considerablemente marcados por la pelea. Obviamente, la realidad era distinta para ambos, ya que por un lado, el Hyuga estaba al límite de sus fuerzas, mientras que el Uzumaki simplemente estaba inhibiendo sus asombrosas capacidades regenerativas con el objeto de aparentar paridad entre ambos combatientes.

Se disponían a lanzar sus últimos ataques para la conclusión, ante la expresión indiferente de Yoruichi y el claro aburrimiento de Franceska, así como las diversas y variadas miradas de los demás espectadores.

“Es hora de ponerte en tu lugar, imbécil…” Pensó el hijo de Hinata, creyendo que su victoria era cercana
“Me imagino que con todo este tiempo, la abuela-esclava y las demás ya ubicaron a los escoltas de Kumo ocultos por el lugar para rastrearlos…” El hijo de Kushina reflexionaba sobre el accionar de su plan
“Es hora de terminar con esto…” Baruto realizó una rápida secuencia de sellos y luego colocó delante de su rostro su mano derecha en posición de golpe de espada -¡Raiton: Shiden (Elemento Rayo: Rayo Púrpura)!- Pronto una corriente eléctrica de Chakra púrpura comenzó a rodear su extremidad.

Por un instante, las Kunoichi de Kumo se mostraron sorprendidas al ver que un chiquillo de Konoha era capaz de controlar un Jutsu Raiton a ese nivel… Ciertamente no era gran cosa contra ellas, pero les había desconcertado que hubiera un usuario de Raiton tan joven de la aldea Ninja de la Nación del Fuego.

Kushina, Konan, Shizune, Hinata, Tsume, Himawari y Sarada fingieron asombro, ya que estaban conscientes de lo habilidoso que era su amado e idolatrado amo. Usuario de los Cinco Elementos del Chakra, un Jutsu Raiton de ese nivel no era nada para él, pero se cuestionaban cómo contraatacaría a su medio hermano sin hacerlo pedazos en el intento.

Los demás espectadores simplemente esperaban el resultado de la batalla.

“Entonces éste será el cierre…” El rubio realizó con cierta dificultad adrede una secuencia de sellos, para luego posar su mano derecha delante de su rostro con la palma abierta hacia el cielo -¡Fuuton: Kuudan (Elemento Viento: Bala de Vacío)…!-

En la mano del rubio se formó una esfera de viento a manera de un pequeño remolino concentrado que generaba una sutil corriente de viento, la cual agitaba la cabellera del chico.

Al tener sus dos ataques preparados, los dos se arrojaron al frente, acortando su distancia cada vez más. Mientras corrían con los brazos a los costados a toda velocidad, dejaban ver en sus expresiones la firme determinación y el deseo de vencer, finalmente se dio el encontronazo de lleno, chocando sus ataques de lleno y provocando un estallido de viento y rayos el cual deslumbró a los espectadores por unos instantes…

Cuando pudieron abrir los ojos, los dos rubios estaban tendidos a un par de metros de distancia entre ellos y a pesar de que en teoría, el Fuuton de Naruto tendría ventaja contra el Raiton de Boruto, los ataques parecían haberse igualado.

Iruka se acercó a los dos chicos, primero enfocándose en el Hyuga para darse cuenta de que había quedado inconsciente tras el choque de Jutsu. Luego se acercó al Uzumaki para examinarlo e incapaz de darse cuenta del engañó del Arma Definitiva, también declaró que se encontraba inconsciente, por lo que el duelo había terminado en un empate.

Y obviamente, no pudo notar la tan perversa como siniestra sonrisa del rubio hijo de Kushina y Minato…

El Chunin se hizo a un lado para dar paso a los familiares de los oponentes y se quedó desconcertado al ver cómo Hinata y Himawari lejos de acercarse a Boruto, se inclinaban cerca de Naruto junto a la Marea Roja, la Marea Azul y la joven Uchiha en la tarea de atender a su amo, sabiendo que en realidad Naruto no tenía problema alguno y sólo tenía que estar a solas para recuperarse rápidamente.

Esa fue la estampa que pudo ver el joven Hyuga en el breve momento que pudo recobrar el sentido, antes de que Kiba e Ino se acercaran a él para auxiliarlo antes de que volviera a perder el conocimiento…



Notas

Es obvia la postura que tengo en relación a Boruto Next Generations. Sin embargo, tiene cosas rescatables como parte de la historia del arco Ghost y la historia de Sumire hasta cierto punto. Me gustó la chica y por decidí incluirla en la historia dentro de este AU, donde es una huérfana reclutada por Danzou, ya que su historia en relación a lo del Nue no terminó por convencerme al 100%, por eso descartaré ese elemento.

Sobre Chun-Li, Mai y Kasumi… Deadly Trio es un grupo de deviantart dedicado a las tres y eso lo tomé como referencia para el nombre de su agrupación en la historia. Algo en relación a sus estilos de lucha, es que para Chun-Li y Mai tomé varios de sus movimientos especiales, sin bien en el caso de Kasumi para su estilo me basé en su dinámica de juego y conforme avance la historia iré creándole un estilo un tanto original de combate. Las vestimentas de las tres son aquellas que las caracterizan y que con más frecuencia utilizan en los videojuegos.

Lo que le hizo Naruto a Boruto se verá en el futuro y no tiene que ver como tal con el combate o algo por el estilo: va dirigido más a lo emocional que tendrá consecuencias importantes en el futuro.

Sobre el papel de Karui, en este capítulo explico el cómo terminó en Konoha como esposa de Chouji para explicar ciertas cosas en el futuro. En el futuro se adentraré más en su historia.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1152
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 18
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 12) 1-4-18

Mensaje #37 por Rock-kun » Lun Abr 02, 2018 11:56 pm

Qué bueno que trates de ponerte al día viendo que la versión de este fic está mucho más adelantada en otra web. No puedo decir mucho ya que tú sabes mi opinión de cada capítulo que publicabas en la otra web.

En estos dos capítulos suceden varios hechos que sirvieron para dar marcha al plan de "Cell" de conquistar el mundo ninja.

Naruto se ha apoderado de Mabui, y con ella podrá acceder por completo a los planes de Kumo de secuestrar a Hanabi. Los métodos científicos de Tsunade para mejorar sus clonaciones han dado frutos, al punto de poner en marcha la creación de Samui que sería la versión femenina de Minato Namikaze, no sólo tendrá un físico de mujer impresionante, sino que podría tener todas las técnicas del Yondaime como el Hirashin, y quien sabe si más adelante las haga más poderosas.

Otra creación que Tsunade hará para complacer a su nieto-amo es en crear una hermana para él, quien es Naruko, el sexi no jutsu del cannon y que en este fic tendrá vida y personalidad propia. Biológicamente hablando, la chica tendrá la misma edad de Naruto, pero no tendrá sus poderes. Según la ninja médico, Naruko es la versión femenina de su nieto, pero nació de uno de los óvulos de Kushina que fueron fertilizados con el ADN de Minato y que se desarrollara de forma externa en una capsula criogénica, lo que a pesar de todo la convierte en hermana de sangre de Naruto al 100%, mismos padres, mismo ADN, son hermanos en toda regla.

Naruko sería uno de los sueños de Naruto, tener la hermana que siempre quiso, apoyarse y quererse entre sí y que sería por el momento la única chica sin lavado cerebral. La niña será criada y crecerá junto con su hermano para ayudarlo en todo lo que pueda porque su cariño serán sin condicionamiento y modificaciones a su mente. Veremos más adelante en qué otra forma puede ser importante la chica en la vida de Naruto, si bien puede llenar el vacío fraternal que el rubio posee, no se sabe cuál será su habilidad como shinobi y en qué podría ayudar a su hermano en la conquista del mundo.

Por otro lado, Naruto no sólo se hace más fuerte al perfeccionar el control de su Sharingan y Byakugan, también le puso un nombre al simbionte negro que se ha dedicado no sólo de vestir a las chicas, sino que también de protegerlas y hacer más sólidas sus habilidades de combate, sobre todo en infiltración y asesinato silente. Después de todo, eso se podrá apreciar cuando las chicas fastidien la misión de Kumo de secuestrar a Hanabi y derroten a Yoruichi y a la hermana del Raikage.

Naruto, Sarada y Himawari aprobaron de manera magistral su prueba de ser nombrados oficialmente Gennins al acorralar y vencer a su sensei Kurenai. La pelinegra andaba de mal humor porque sus sesiones de sexo con Asuma no han sido como ella esperaba y eso ha provocado que tuviera discusiones con él, por lo que no iba a ser tan flexible con sus alumnos durante la prueba. Sin embargo, Naruto y sus chicas la sorprendieron en demasía terminando atrapada y sujetada por las cadenas Uzumakis de su alumno. Kurenai se negaba a rendirse a pesar de su precaria condición, pero Naruto aumenta el poder de sus cadenas y pone a su sensei en una pose sexi del tipo bondag, logrando que al final terminara dándose por vencida.

En los próximos capítulos se podrá apreciar los nuevos movimientos de Cell en su plan de conquista mundial y qué otras bellas mujeres absorberá para satisfacer su hambre de lujuria. :evil:

Bolt tuvo la dicha de poseer a Ino, pero sus penurias acaban de comenzar al ser derrotado por su medio hermano frente a todos en la academia, aunque Naruto les hizo ver que fue técnicamente un empate tras el estallido que provocó el choque de sus técnicas más letales. Por si fuera poco, Bolt antes de quedar inconsciente ve que su madre y hermana van a auxiliar a Naruto en vez de él, provocando que su dolor y humillación aumente.
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1126
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 42
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 12) 1-4-18

Mensaje #38 por steelfire404 » Sab Abr 07, 2018 7:04 am

Bien, seguimos con la actualización :risita:

Capítulo 13 | +
: Tempestad Naranja - Subterfugio



Naruto, vestido únicamente con sus pantalones, se encontraba recostado en la cama de uno de los varios cuartos de la sección de enfermería en la Academia Ninja y cerca de él, se encontraban Kushina, Konan, Tsume, Sarada y Himawari…

La Dorei que recubría sus cuerpos había tomando la forma de sexys trajes de enfermeras de falda sumamente corta apenas para cubrirlas a la altura de sus entrepiernas, ajustados de la parte superior de forma que los crecientes duraznos de la Hyuga destacaban e incluso el escaso pecho de la Uchiha se notaba, mientras que las eróticas prendas luchaban para no romperse ante los imponentes melones originarios de Uzushio y Ame, mientras que los pechos de la Inuzuka resaltaban visiblemente y en todos los casos, era evidente la ausencia de sostenes. Usaban medias de encaje casi a la altura de la falda sostenidas por ligueros, con zapatos blancos de marcado tacón y aquellos gorros blancos sobre sus cabelleras.

Además de todo eso, su amo las había puesto en un trance especial para que se creyeran enfermeras de verdad en una modalidad erótica y fetichista…

- ¿Cómo te encuentras, hijo-amo?- Kushina repasaba lentamente el trabajado abdomen Uzumaki con sus manos, deseando estar sentada sobre él
- Bien, un poco entumido por el último ataque del bastardo, pero nada de qué preocuparse…- Contestó el chico con una cínica sonrisa por las atenciones que estaba recibiendo
- Al parecer solamente fue el daño externo y cansancio…- La peliazul revisaba la cabeza de su hijo-amo, dejándole una visión privilegiada de sus pechos adrede justo delante de su cara
- P-Presión arterial, estable…- Sarada anotaba los supuestos datos en una libreta visiblemente ruborizada, ya que el Arma Definitiva masajeaba descaradamente su trasero con su mano izquierda
- S-Su pulso también es normal…- Del otro lado de la cama, Himawari sostenía la mano de su dueño delante de sus pechos para que pudiera ser manoseada libre y descaradamente
- Y sus piernas, no parecen haber recibido ningún daño considerable…- La castaña restregaba su cara contra el marcado paquete del Uzumaki, añorando despertar aquella hermosa bestia y ser finalmente poseída por su amo
- Lamento interrumpir…-

La atención de las sexys enfermeras y el Arma Definitiva se enfocó en una nube de humo aparecida frente a la cama, de la cual se reveló la pelinegra tía-esclava de Naruto.

- ¿Qué sucede?- Preguntó expectante el chico apenas su madre peliazul se hizo a un lado, para que pudieran verse tía-esclava y sobrino-amo
- Como siempre, tu plan ha sido un éxito…- Shizune sonrió suavemente -La atención de Yoruichi quedó enfocada sobre Boruto Hyuga debido a que mostró una capacidad de control en el Raiton poco común fuera de Kumo, aunque nada destacable para ella-
- Entonces ya no hay ni la remota posibilidad de que sospechen de mí, je, je, je…- El Arma Definitiva esbozó una sonrisa perversa
- Así es, ahora la prioridad de la comitiva de Kumo es esperar a que llegue la noche para sustraer a Hanabi Hyuga del complejo y cruzar la frontera lo más pronto posible para escapar hacia la Nación del Rayo sin que haya problemas- Asintió la azabache
- Comprendo…- El rubio adoptó una expresión seria -Bien, de momento terminó el divertimento, hay trabajo qué hacer- El chico realizó un sello de manos y los vestuarios de sus esclavas retomaron la forma que presentaban durante la pelea de exhibición -Vayan por mi alta para largarnos de aquí-
- Como tú ordenes, amo- Dijeron a coro las serviciales mujeres, para su pesar, mientras se alejaban de él.



Boruto despertaba lentamente, para encontrarse con el rostro de una preocupada Ino y un sonriente Kiba…

Entonces recordó el choque final con su medio hermano, el cual seguramente era la razón por la que se encontraba en ese lugar. Los dos Jutsu provocaron aquél estallido… Y ya no recordaba más. Apretó los puños al comprender que había empatado con aquél miserable que para colmo de males, había podido darle una pelea equilibrada. Pensó que sería una victoria sencilla, pero muy a su pesar tuvo que admitir la paridad de fuerzas con el chico de marcas ridículas en las mejillas.

- Kiba-kun, Ino-chan… ¿Les importaría dejarnos solos un momento? Por favor…-

Los tres Genin orientaron su mirada hacia el sofá de espera de la habitación, donde Hinata se encontraba sentada, esperando el despertar de su hijo. El rubio miró desconcertado a su madre, al notar que lucía un escandaloso top blanco que apenas y podía contener sus turgentes pechos, por lo que su muy sexy vientre marcado por el ejercicio podía verse plenamente y además de eso, llevaba puesto un pantalón corto de mezclilla para que sus trabajadas piernas fueran visibles, las cuales calzaban escandalosos zapatos de plataforma y contrario a lo habitual, estaba maquillada con un intenso labial azul que le daba un aire de sensualidad casi irresistible.

La chica Yamanaka miró sorprendida a la mujer, pensando cómo la sosa apariencia de su suegra había cambiado tan radicalmente en relativamente poco tiempo. Por otro lado, el joven Inuzuka quedó totalmente embobado al ver a tremendo monumento de mujer justo frente a sus ojos.

- Eh… C-Claro- Murmuró torpemente la chica antes de salir de la habitación, llevándose a rastras al castaño que babeaba casi como un caracol.

Medre e hijo se miraron fijamente apenas se quedaron solos, manteniendo un silencio incómodo por varios segundos, hasta que finalmente fue el rubio quien se atrevió a romperlo.

- ¿Qué ocurre?- Preguntó Boruto, desviando la mirada al sentirse intimidado por esa faceta de Hinata
- Quiero saber qué pretendías en la pelea- Replicó seria la peliazul
- ¿A qué te refieres?- El chico Hyuga entrecerró los ojos
- Me refiero al hecho de que realmente intentabas herir de gravedad a Naruto-kun…- La forma en que su madre hizo referencia al chico, provocó una punzada de celos en él
- ¡¿Y ahora por qué hablas con tanta confianza de ese infeliz?!- Recriminó impulsivo Boruto
- Porque él y Hima-chan son novios, así que quiero evitar pleitos estúpidos provocados por tus arranques…- Replicó con frialdad Hinata
- ¡¿Qué?!- Bramó indignado el rubio -¡¿Cómo que Hima y ese estúpido son novios?!- Su furia era resultado de saber que Himawari y Naruto eran medios hermanos -¡¿Cómo puedes permitir tal aberración?!- La Hyuga se dio cuenta del motivo real de la rabia del chico
- Así que ya lo sabes…- Dijo con desconcertante frialdad la peliazul
- ¡Sí!- Gritó indignado el joven Hyuga -¡Ya sé que ese infeliz, Hima y yo somos hijos del Yondaime…!- Encaró a su madre ya fuera de sus casillas
- Bueno, eso me ahorra mucho tiempo…- Hinata se cruzó de brazos -La verdad es que Kushina-san pudo quedarse con Minato-kun, yo tuve que conformarme con lo que me dio un día que estando tan ebrio me confundió con ella… Aunque igual lo disfruté y deberías estar agradecido, ya que si eres un Shinobi decente, es por la sangre de tu padre…-

La indignación de Boruto creció hasta límites insospechados al escuchar aquella declaración de su madre… Prácticamente estaba aceptando que él y su hermana eran unos bastardos, además de que lejos de avergonzarse de ello, la cínica mujer estaba orgullosa.

- ¡¿Cómo puedes ser tan descarada?!- Bramó enloquecido el chico -¡Te metiste con un hombre casado!-
- Y valió la pena cada segundo- La mujer acentuó su sonrisa -Además, no tienes el derecho a reclamarme nada, ya que gracias a ese descaro, como le llamas, es que estás aquí quejándote…- La expresión de Hinata se tornó dura -Yo perdí mi lugar como heredera de los Hyuga para tenerte a ti y a tu hermana, además, a lo largo de los años he tenido que aguantar tu maltrato, tu impertinencia y tus estupideces… ¡Pero ya no más!- El chico se intimidó discretamente al ver el rostro endurecido de su progenitora -He decidido que voy a recuperar el tiempo perdido ahora que tu hermana y tú son Genin, por lo que de acuerdo a la ley de la aldea, ya son adultos-
- ¿A qué te refieres?- Preguntó serio el chico, tratando de evitar que su madre volviera a enfurecerse ante el hecho de que estaba recuperándose de su pelea con Naruto
- A que voy a hacer mi vida y por otra parte, voy a cuidar la relación de tu hermana con Naruto-kun…- La mujer entrecerró los ojos al ver que su hijo estaba por replicar nuevamente -No le va a pasar lo mismo que a mí… ¡Así que no quiero que interfieras entre ellos!-
- ¡¿Estás loca?!- A Boruto poco le importó la advertencia -¡Ellos son medios hermanos!-
- El incesto no es raro en el Ninkai- El chico apretó los puños ante tal respuesta -Así que no lo olvides, te quiero lejos de la relación de Hima-chan y Naruto-kun…-

El rubio apretó todavía más sus puños y cerró los ojos con evidente coraje al ver cómo su propia madre defendía con tal decisión a ese infeliz, mientras la ahora sensual mujer se daba media vuelta para salir de la habitación.

Ino y Kiba, que escucharon la acalorada discusión entre madre e hijo con las orejas pegadas a la puerta, casi se cayeron cuando Hinata abrió para salir. Los miró con una sonrisa enigmática y luego adoptó una expresión seria para continuar su camino y retirarse del hospital. Los dos amigos se voltearon a ver y rápidamente ingresaron para encontrarse con un Boruto que apretaba las cobijas entre sus manos y lloraba silenciosa y amargamente tras recordar fugazmente a la dulce mamá que siempre lo consintió cuando era niño y que al parecer, se había ido para siempre…



Danzou Shimura y Homura Mitokado se encontraban visiblemente furiosos, pero tenían que reprimirse para mantener su mascarada…

En primer lugar, sostenían una reunión especial con la vieja Koharu, a la que daban por muerta tras el ataque sorpresa de aquellas chicas que se autodenominaban Deadly Trio y el verla viva y coleando fue un verdadero shock para ellos. Los dos veteranos Shinobi no podían pensar una forma convincente para explicarse cómo la Utatane continuaba con vida y no podían preguntarle a la vieja, ya que eso sería delatarse en automático.

En segundo lugar, habían recibido los reportes de que la fuerza enviada a neutralizar a a la escolta oculta de Kumo había sido totalmente aniquilada. Se suponía que habían sido entrenados para atacar por sorpresa y ser unos asesinos silenciosos de élite, pero a juzgar por los reportes de los cadáveres encontrados, todos sin excepción habían muerto sin haber cumplido con su misión, ya que en las autopsias no se había encontrado rastro alguno de sangre o algo que indicara algún asesinato exitoso…

Por el contrario, todos esos supuestos asesinos habían perecido miserablemente.

- ¿Saben?- Koharu interrumpió las amargas reflexiones de sus contemporáneos -Hace un rato me atacaron unas aldeanas de aquellas zonas que destruimos durante la guerra… Eran Ninja tan patéticas que hasta una vieja como yo pudo acabar con ellas-
- ¿Aldeanas?- Replicó el otrora compañero de la vieja, sabiendo que Chun-Li, Kasumi y Mai tenían buena reputación como mercenarias -¿Y dónde fuiste atacada?-
- Eso es lo curioso- Replicó la veterana Ninja con sonrisa altiva -Fue en mi casa… Levantaron una barrera y pensaron que podrían asesinarme… Pero vaya, no había visto Kunoichi tan patéticas desde la guerra, cuando los enemigos enviaban a niñas recién salidas de las escuelas Ninja al frente de batalla-
- Nunca faltarán quienes traten de vengarse por lo acontecido- El anciano vendado de gran parte de su cuerpo endureció la mirada -Cada cierto tiempo yo también he sido blanco de ese tipo de ataques…-

Danzou optó por una postura empática para evitar responsabilidades en el atentado sufrido por la Utatane. Continuaron hablando por unos momentos sobre ese tipo de ataque cuando finalmente retomaron su plática inicial sobre el futuro de Sarutobi…

- Al parecer las negociaciones van a llegar a buen término y el prestigio de Hiruzen será mayor…- Koharu declaró seria -Continúa recuperando terreno como líder competente-
- Al parecer es así…- Sentenció con cierta resignación el líder de la organización clandestina Ne -Odio admitirlo, pero ha recuperado mucha de la lucidez que tenía en su juventud…-

El oscuro Ninja hablaba de dientes para afuera, porque realmente estaba furioso por cómo los acontecimientos recientes se habían tornado en su contra en su intento de hacerse con el poder en la aldea. Su intento de provocar la ruptura en las negociaciones habían fallado miserablemente y al parecer, todo eso de que Kumo planeaba el secuestro de Hanabi Hyuga había resultado falso puesto que no se veían movimientos sospechosos en el lugar donde estaban hospedados, lo cual sólo significó una pérdida de valiosos Ninja que no iba a ser redituable.

- Sólo espero que esto no termine mal para Hiruzen…- El Mitokado fue tan descarado como para declarar lo contrario a lo que realmente deseaba, fingiendo preocupación por su antiguo compañero
“De haber sabido que todo saldría así de bien para Sarutobi, jamás hubiera apoyado la idea de ésta reunión entre aldeas…” Pensó el Shimura con amargura.

Y es que la intención inicial de Danzou era socavar el poder de Hiruzen dentro de la aldea, pero todo había salido terriblemente mal, por lo que su ambición de convertirse en Hokage estaba todavía más lejana que antes…



Yoruichi, Franceska y Shizuka regresaban al inmueble donde estaban hospedadas tras la primera de las reuniones programadas para las negociaciones entre aldeas a lo largo de su estancia en Konoha. Habían sido varias horas de discusiones y concesiones con el fin de lograr el mejor acuerdo posible. Finalmente habían terminado la agenda del día y todo era cuestión de esperar para dar el gran golpe…

Poco después organizaron una reunión con toda la escolta venida desde Kumo, con el fin de ir coordinando los decisivos pasos a seguir para la infiltración en el complejo de los Hyuga y el secuestro de la Princesa Hyuga.

Durante su reunión, los 10 ANBU de la aldea Ninja de la Nación del Rayo reportaron los datos recopilados de la exploración en Konoha, especialmente a aquellos Shinobi y Kunoichi que al parecer eran ANBU de Konoha, a los cuales pudieron neutralizar al tener el factor sorpresa de su lado debido a que en todo momento se sabían espiados y los enemigos no se esperaban que pudieran contraatacar tras sus ataques sorpresas.

- Al parecer eran Ninja de la organización clandestina Ne- Declaró serio el capitán ANBU
- Ya veo…- La pelimorada se llevó la mano derecha a la barbilla en actitud pensativa -Eso estaba previsto, así como nuestra capacidad de responder… Esto dejará satisfecho a A, ya que el entrenamiento para aprender a percibir el Chakra de los enemigos es un éxito rotundo-

En varios de los callejones oscuros y un tanto ocultos de Konoha, había cuerpos de Ninja ANBU con diversas heridas desde puñaladas certeras al centro del pecho hasta tajos en la garganta. Todos aquellos enviados por Danzou y Homura habían muerto miserablemente ante los inesperados y certeros contraataques de los invasores de Kumo.

- ¿Cuál será el siguiente paso, Yoruichi-sama?- Preguntó el aparente líder de los ANBU
- Con la exploración terminada, debemos posicionarnos en el complejo de los Hyuga con el fin de esperar el momento planeado… Entraremos a la media noche-

Los Ninja presentes en el lugar asintieron decididos, esperanzados por llevar gloria a su aldea al triunfar en una de las misiones más complicadas de todos los tiempos en cuanto a infiltración se refería…

Con perfecta discreción, Shizune realizó el sello del Kage Bunshin para crear una réplica suya fuera del inmueble donde se encontraban, con el fin de informarle a su adorado dueño sobre el horario en que Yoruichi Shihouin planeaba dar el golpe. Una vez que hizo su labor, se acercó a quienes la creían su compañera para continuar con los preparativos del secuestro de Hanabi Hyuga.



Las tres Kunoichi integrantes del Deadly Trio se encontraban dentro de tres contenedores en el laboratorio de Tsunade…

Chun-Li al centro, tenía el párpado derecho hundido como secuela de que Koharu le sacó despiadadamente el ojo, además de que su pierna derecha había sido cercenada a la altura de la rodilla y su brazo izquierdo presentaba un tajo profundo. Mai, ubicada a la derecha de su líder, había perdido ambas manos y su pierna izquierda a partir de la mitad del muslo estaba visiblemente comprometida. La mitad derecha de su rostro había sido cruelmente arrancada y dejaba ver su tejido muscular. Finalmente, Kasumi estaba a la izquierda de su líder. Había perdido el brazo izquierdo casi en la unión con el torso, así como la pierna derecha desde la rodilla. Como muestra de su saña, Koharu le había cortado la oreja derecha casi en la unión con la cabeza.

Las tres tenían los ojos abiertos con la mirada opaca, señal de que aquellas horribles escenas en las que aquellas compañeras que consideraban como la familia que la vida les había arrebatado, las habían roto mentalmente por completo. Sus caras estaban conectadas a mascarillas de oxígeno para que el líquido regenerador en el que estaban sumergidas pudiera sanar sus mutilados cuerpos…

El Arma Definitiva miraba a las tres desafortunadas Kunoichi, con Tsunade y la joven Koharu arrodilladas a sus costados, la rubia a la derecha y la castaña a la izquierda. Las dos veteranas Ninja vestían escandalosos bikinis que con pequeños triángulos apenas ocultaban sus pezones y sus sexos. Perfectamente depiladas de su cuerpo, recibían caricias en sus cabelleras con enormes sonrisas.

- Ahora sí se te pasó la mano, viejita…- El chico miraba a las tres prisioneras, ya que a pesar de todas sus heridas, las curvas de todas permanecían en plenitud
- Le suplico que me disculpe, mi amo…- Replico sumisa la veterana Kunoichi -Me dejé llevar al ver sus bellos rostros invadidos por el miedo… Fue casi tan excitante como el estar de rodillas junto a usted…-
- No te preocupes- El rubio le revolvió la cabellera, para alegría de la esclava -Al final están aquí, sanando para convertirse en mis servidoras… ¿Cuánto tiempo les llevará sanar, abuela-esclava?-
- Aproximadamente una semana, nieto-amo querido…- La Sannin restregó su cabeza contra su dueño, mucho más melosa que Koharu al todavía recordar cómo la había hecho suya hace poco tiempo y deseando más -Pero si mi hombre lo desea, puedo acelerar el proceso…-
- Nah… Está bien así- Dijo el chico, adoptando una expresión seria -Ya después nos ocuparemos de ello, ahora me interesa otra cosa…- Murmuró mientras orientaba la mirada a los contenedores donde se encontraban las máximas creaciones de la Sannin -Cada vez falta menos para el momento de la verdad, así que ya es hora de encontrarme mi otra mami…-



Kushina y Konan se encontraban realizando el quehacer de la casa.

No tenían la menor idea de que estaban sumergidas en una de las más retorcidas visiones fetichistas del Arma Definitiva: Naruto las había colocado en un trance especial para que sus mentes creyeran vivir una supuesta vida ordinaria, en la cual todo había transcurrido con normalidad desde el nacimiento del rubio y eran una familia feliz al punto que se encontraban celebrando la graduación del chico.

Además de eso, en esa versión distorsionada de la realidad, todo el asunto sobre Tsunade y el origen de Minato era distinto al punto de que las dos mujeres creían que el Yondaime Hokage todo el tiempo supo de su relación con la Sannin y más que nada, su adorado Naruto era producto de la relación clandestina que la pelirroja había tenido con la hermana melliza del famoso Destello Amarillo. Usando aquél Jutsu desesperado de los Senju, Kushina había sido preñada por Samui en aquella retorcida versión de la historia y las dos fueron durante años amantes a escondidas del Namikaze…

Sin embargo, llegó aquél día en que ese misterioso enemigo atacó a la Uzumaki sin importar los preparativos previos justo en el momento en que daba a luz a aquellos gemelos, niño y niña, que creía producto de su amor por la hija de la Sannin, evento que le costó la vida a Minato para sellar al poderoso Kyuubi dentro del que creía su hijo, el cual fue escogido antes que la niña para evitar que la pequeña Naruko fuera víctima de algún programa retorcido por parte de Konoha para crear una generación de Ninja nutridos desde la gestación por el Chakra del Bijuu más poderoso.

Minato falleció sin saber esa extraña verdad, creían las mujeres, y para evitar problemas sobre el asunto de Naruto y Naruko como hijos de Samui, la rubia prefirió marcharse de Konoha para proteger a su amante, llevándose a la pequeña consigo…

Y debido a la ausencia de esa preciosa hembra con los pechos más grandes que hubiera visto alguna vez, aunque en la realidad jamás la había visto, Kushina se sintió sola y terminó enredándose con Konan debido a la soledad, claro que sintiéndose culpable por traicionar a la rubia Namikaze a la que creía amar con pasión desbordada.

Obviamente, las demás esclavas fueron hipnotizadas y condicionadas profundamente para ignorar todas las incoherencias en esa historia y creerla como la verdad absoluta en sus vidas.

- Vaya… Hoy estoy más cansada de lo normal…- Murmuró la pelirroja tras terminar de secar los platos y colocarlos en el escurridor
- Vamos, Kushina…- Konan tras limpiar la mesa, se acercó a su pareja y la abrazó por la espalda -Cuando terminemos, te voy a consentir como mereces…- Susurró suavemente en el oído de la Marea Roja
- K-Konan…- Murmuró al sentir a su amante pellizcar su gran trasero -A-Ahora no, Naruto está en la sala…-

Sin importar que fuera hipnotizada previamente para actuar prácticamente como la Kushina original, la influencia de su perverso hijo a lo largo de los años había hecho mella en su mente, haciéndola desarrollar una vena lésbica bien aprovechada cuando asumía otros papeles en los juegos de su perverso hijo-amo. Igualmente, Konan también había visto modificada su personalidad original, convirtiéndose en una mujer erótica entusiasta de relacionarse con otras féminas, siendo la pelirroja su hembra favorita.

- Muy bien…- Susurró de mala gana la peliazul, dándole una sonora nalgada a la Uzumaki sin sutileza alguna, para luego retomar sus quehaceres.

Naruto, asumiendo su papel de Genin recién salido del hospital, vendado del brazo izquierdo y la cabeza, con su rostro todavía levemente marcado por la pelea con su medio hermano, se encontraba en la sala de la casa, leyendo un libro mientras esperaba a que la historia que había planeado se desarrollara…

Entonces escuchó la puerta.

Con una gran sonrisa en su rostro, el chico corrió entusiasmado abrir. Por un momento se mostró como un joven de 13 años, entusiasmado ante la posibilidad de encontrarse a aquella mujer creada prácticamente como fue su caso.

Abrió la puerta y se quedó boquiabierto…

Ese cabello rubio a los hombros con fleco simétrico que le cubría la frente le daba un aire misterioso. Sus ojos de brillante tono azulado parecían auténticas joyas y su piel clara le daba un aire de elegancia simplemente irresistible… Pero lo más llamativo de aquella preciosa mujer eran esos turgentes pechos, más grandes incluso que los de Tsunade y Hinata. Simplemente esas preciosas tetas eran como imanes que atraían su atención y no mostró pudor alguno para darle una mirada a la Kunoichi en la entrada de su casa.

- Hola- Dijo la preciosa rubia con una enorme sonrisa
- H-Hola…-

El chico se mostró nervioso y maravillado por la anatomía de la rubia, ya que también poseía una cadera ancha y que le daba una figura que parecía destinada a la perversión. Él mismo se había corrompido en parte por la idea original con la que el Proyecto Espiral se había llevado a cabo y porque realmente había sido delicioso poseer a sus madres y a su abuela, por lo que inevitablemente pensó en qué se sentiría apoderarse de ese cuerpo que parecía creado solamente para incitar a la lujuria…

Tenía que follarse a su abuela-esclava hasta que se le salieran los sesos como premio por haber fabricado a semejante hermosura.

- Tú debes ser Naruto… ¿Cierto?- Cuestionó la hermosa Samui, quien lucía un vestido negro de manga corta a mitad de los muslos que mostraba su considerable escote, con una armadura de malla por debajo, una falda corta y protectores de manos rojos, botas altas, con una faja blanca que cubría su estómago de forma similar a una faja
- ¿Entonces tú eres Naruto? ¡Genial!-

El Arma Definitiva miró sonriente a la rubia de coletas que estaba junto a su supuesta madre, que prácticamente era un reflejo de él mismo, pero en mujer. Peinada con aquellas coletas, Naruko mostraba una expresión alegre mientras se abrazaba de la que creería por siempre su madre. Ella vestía un pantalón naranja holgado y un top negro de malla que dejaba al descubierto su esbelto torso, además de resaltar aquellos duraznos en crecimiento.

- Eh… ¿Puedo ayudarles en algo?- El rubio entró en su papel de niño ingenuo
- ¿Está tu mamá?- Preguntó curiosa la escultural rubia
- ¿Quién la busca?- Cuestionó a su vez el chico
- Samui…-
- E-Enseguida le llamo-
- Gracias- La Namikaze sonrió afable.

El chico se dirigió a toda velocidad al interior de la casa para llamarle a su madre, quien apenas terminaba de adornar la cocina con la ayuda de Konan. Lo primero que hizo fue abrazarse a las dos mujeres que le correspondieron efusivamente mientras él comenzaba a magrear sus firmes y generosos glúteos, provocando marcados sonrojos en las dos poderosas Kunoichi que nunca hicieron por quejarse siquiera del depravado actuar de su hijo.

- ¿Qué ocurre, querido?- Preguntó curiosa la Marea Roja, mientras se reacomodaba su vestido
- Lo que pasa es que hay una mujer muy bonita en la entrada, se llama Samui y te está buscando…-

Las dos afamadas Ninja voltearon a verse con sorpresa, haciendo obvia la señal de que no esperaban de momento a la voluptuosa rubia de regreso. De inmediato la pelirroja corrió hacia la entrada para recibir a la mujer que creía llevar años esperando de regreso. La rubia se mantenía a la expectativa, cuando Kushina salió a la sala, Samui volteó a verla y las miradas de ambas se encontraron.

- Samui…-
- Kushina…-

Ambas corrieron para separar la distancia y fundirse en un efusivo abrazo que culminó con un apasionado beso que dejó boquiabiertos a los chicos rubios de marcas en las mejillas y a la peliazul con una expresión discretamente furibunda a causa de los celos. El ósculo se fue tornando cada vez más pasional a la vez que ambas recorrían sus frondosas anatomías sin pudor alguno durante algunos minutos y finalmente terminaban separando sus bocas ante la necesidad de respirar…

La Uzumaki se recargó entre esos enormes pechos Namikaze mientras la rubia la abrazaba suavemente.

- ¿Por qué tardaste tanto?- Preguntó melosa la pelirroja, abrazándose de la sexy rubia al tiempo que hacía un gracioso puchero
- Discúlpame…- Replicó suavemente Samui, acariciando la cabeza de Kushina con visible cariño -Pero ya estoy aquí…-

Ya recuperada la calma, las féminas y el rubio se dispusieron a tomar asiento en la sala, para que la pareja pudiera aclarar todo el asunto concerniente a esa peculiar relación… O al menos, lo que el Arma Definitiva había implantado con ayuda de Tsunade en todas esas indefensas mentes.

El asunto era parodiar una película porno, con un argumento malo y una justificación un tanto incoherente, pero con el poder que Naruto ejercía sobre todas esas mujeres bajo su influencia, ellas creerían sin importar lo contradictorio que fuera e ignorarían obviedades, como el hecho de que si realmente Samui hubiese preñado a la Uzumaki, toda su descendencia debería ser del sexo femenino debido a la ausencia de un Cromosoma Y en el materia genético de la mujer nacida artificialmente que sea creía la hermana de Minato Namikaze o el simple hecho de que la frondosa y preciosa rubia sería conocida en la aldea…

Kushina comenzó el relato para los chicos, que se identificaron como los gemelos nacidos de esa relación. Lo primero que hizo fue describir cómo ella y Minato se conocieron, para luego encontrarse con la rubia, de la que inmediatamente terminó prendada.

Fue injusto para el Namikaze, pero como las relaciones entre mujeres eran terriblemente satanizadas en el Ninkai, terminaron por utilizar al gemelo no idéntico de la rubia como parte de una pantomima en la cual ambas podían disfrutar su felicidad, pero que desgraciadamente llegó a su final aquél día en que ese misterioso enmascarado atacó el día del parto de la Uzumaki y derrumbó toda esa vida que si bien no era perfecta, les permitía ser felices a las dos.

Entonces vino el momento de recordar y revelarle a los dos infantes la supuesta separación de aquella familia de cuatro y todo lo que Kushina pensaba haber vivido en esa fantasía, para que luego Samui narrara una historia totalmente falsa como la más absoluta y solemne verdad en la que madre e hija de cabellera rubia recorrían el mundo, contando los años, días, minutos y segundos para que Naruto se convirtiera en Genin y así poder volver a su hogar y reunirse como la familia que creían sin miedo a las represalias…

Con Konan como testigo silenciosa y bastante celosa, Naruto en su papel y Naruko creyéndolo realmente, fueron poco a poco rompiendo la distancia entre ellos y se abrazaron como hermanos. La rubia lloraba alegre porque si bien, su querida mamá la había cuidado como nadie según los recuerdos de su falsa memoria, por fin su familia estaba junta. Por lado, el Arma Definitiva saboreaba el momento en que pudiera hincar el diente en esas carnes Namikaze-Uzumaki.

Tras las lágrimas de los hermanos y diversas historias de la supuesta vida de Samui y Naruko fuera de Konoha, pronto llegó la hora de dormir para la familia…

Samui por fin ocupaba el lugar que creía, le correspondía en el lecho de la cama de Kushina y la pareja se besaba con una pasión y un amor que parecía ser verdadero, una mezcla de deseo y ternura, vestidas ambas únicamente con una holgada camisa de color blanco un par de tallas más grandes a las que les correspondería usar y tiernas bragas de infantil encaje.

La cansada pelirroja quedó profundamente dormida apenas terminaron sus juegos y caricias de añoranza, ya que los últimos días habían sido agitados para ella, por lo que no pudo resistir por más que quiso pasar más tiempo amando a su amada antes de ser vencida por el cansancio…

Entonces la Namikaze, apellido que creía ella y Minato habían tomado para ocultar su legado Senju de posibles enemigos, se levantó en silencio, mirando con una tierna sonrisa a la mujer que un par de horas antes, influenciada por su siniestro hijo-amo, se había convertido en el amor de su vida. Adoptó una expresión extrañamente dura y pronto se despojó de su inocente vestimenta para mostrar su exuberante y tonificado cuerpo, el cual cubrió con un baby doll semitransparente que sustrajo del guardarropa de su pareja.

Inmediatamente salió de la habitación y se dirigió a la habitación donde dormía la peliazul de Ame sin darse cuenta de que el Arma Definitiva miraba todo desde la entrada de su habitación, mientras la chica creada en el papel de su gemela roncaba bien extendida en la cama que los supuestos hermanos compartían.

Samui abrió despacio la puerta de esa habitación para encontrarse con la imagen de la hermosa Konan durmiendo silenciosamente, si bien con una expresión un tanto hosca. Se acercó a ella y se le quedó mirando…

Ciertamente era una mujer hermosa y podría entender que tras años de ausencia para criar y proteger a Naruko, su amada pelirroja tuviera sus necesidades, pero jamás pensó que caería en tentación justamente con la alumna del Gama-sennin. Ella no era tonta y se encargaría de cobrárselo a su amada y a su amante. ¿Cómo lo sabía? Saikyou Buki y Tsunade habían manipulado su mente para que llegara a esa conclusión sin prueba alguna.

Las memorias grabadas a fuego en la mente de Samui le habían hecho pensar que ella a fin de cuentas era una hembra alfa y si Kushina había hecho la elección de agregar a Konan a la ecuación, ella se encargaría de poner las reglas del juego, porque por más que amara a la Uzumaki, no estaba dispuesta a llevar cuernos…

- Hm…- La peliazul comenzó a gemir suavemente -Kushina… Vaya pícara…-

Entonces la mujer de Ame se dio cuenta de que la habilidosa mujer de dedos finos y manicura perfecta que exploraba su cálido interior, era rubia y no pelirroja, quedando visiblemente ruborizada mientras la Namikaze la capturaba posando sus rodillas entre el torso de su presa para sentarse en el ejercitado abdomen de la desconcertada mujer, tomándola de la boca con la mano izquierda, mientras que con la derecha jugueteaba con aquella chorreante almejita rasurada.

- Escucha, zorra…- La sensual rubia se pasó la lengua por los labios -Te voy a enseñar tu lugar, pero no te preocupes- Los dígitos Senju-Katou le provocaban un placer tal a la pobre peliazul, que no hacía por defenderse como si fuera una rana frente a una serpiente -Pronto Kushina estará contigo…-

Naruto fue el testigo silencioso de aquella primera lección que aquella hembra concebida como la contraparte femenina de Minato Namikaze hacía valer su condición de la mujer más hermosa para someter a la amante de la pelirroja de Uzushio, como primer paso para tomar su lugar como la jefa de la casa.



El rubio esperaba serio a que dieran las once de la noche para comenzar con su más importante movimiento hasta el momento...

Las mancillas del reloj colgado en el muro de su habitación avanzaban poco a poco, para finalmente posarse en la hora elegida. Cuando el momento llegó, en su habitación, una Kushina profundamente dormida abrió los ojos de golpe, presentando los orbes carmesí de los Uchiha y expresión fría. La materia oscura sobre su cuerpo adoptó la forma original de manto negro entallado al cuerpo, con el añadido de que rebasó su cuello para envolver también su cabeza con la excepción de sus ojos.

Se puso de pie y caminó firme hacia la puerta, saliendo de su habitación para encontrarse con Konan y Samui en las mismas condiciones y en el mismo atuendo, las cuales salían de la habitación de la peliazul y se unió a ellas para avanzar como si realizaran una marcha militar en dirección a la planta baja. En la entrada ya esperaban Tsunade, Koharu, Mikoto, Hinata, Tsume y Mabui, con la materia oscura sobre sus cuerpos, cubriéndolas al igual que sus compañeras de pies a cabeza.

Avanzaban en silencio, en un estado mental diseñado para que se convirtieran en siniestras máquinas de combate orgánicas, cuya única función era obedecer las órdenes que les diera el Arma Definitiva y sólo responderían a su voz, teniendo contradictoriamente, la libertad de poder reaccionar en el momento, siempre respetando la autoridad de la voz de su idolatrado y amado amo en sus manipulados cerebros.

El rubio entró a la sala de reuniones tras entrar la morena de Kumo, la última de la fila. Las esclavas se alinearon frente a la tarima, de izquierda a derecha Kushina, Konan, Samui, Tsunade, Koharu, Mikoto, Hinata, Tsume y Mabui. Todas se mantenían firmes como estatuas, esperando por las órdenes de su señor para obedecerlas en lo posible…

En ese estado, habían dejado de ser ellas mismas como tal, convirtiéndose en extensiones de la voluntad del patriarca Uzumaki que podían intercambiar información entre ellas, sincronizadas mentales por efecto de la materia oscura para ser lo más eficientes que se pudiera.

- Perfecto- El rubio miraba serio a sus esclavas -Ahora, díganme sus asignaciones…-
- 001-UD (Uzumaki Dorei: Esclava Uzumaki)- Proclamó la pelirroja matriarca, mientras en su frente la designación se manifestaba como un relieve sutil
- 002-UD- Respondió la matriarca peliazul
- 003-UD- Contestó la rubia de los pechos más grandes
- 004-UD- Replicó la Ninja Médico
- 006-UD- Declaró la integrante del Consejo de Konoha
- 007-UD- Anunció la última mujer Uchiha
- 008-UD- Pronunció la desheredada Hyuga
- 009-UD- Espetó la líder de los Inuzuka
- 010-UD- Manifestó la morena de Kumo, concluyendo con el nuevo ritual fetichista del Arma Definitiva.

Anteponiendo al clan y su condición de esclavas, les robaba el poco sentido de identidad que inherentemente conservaban aún en ese estado de control mental ejercido sobre ellas, además de colocarles en segundo lugar simples números de acuerdo a un orden elegido por él sin otro criterio que el suyo, como señal de que todas eran esclavas absolutas, fieles y eternas de los Uzumaki, por lo que esa numeración sólo servía para diferenciarse entre ellas…

Y así, Naruto estaba preparado para el golpe.

Teniendo a esas mujeres con características dispares para que se complementen entre sí y con el factor sorpresa de su lado, era muy probable que se alzaran con la victoria en próximo desafío. Entonces, su propia ropa comenzó a transformarse de igual manera en la forma del Dorei, con la diferencia de que por lo pronto, al Arma Definitiva le dejaba descubierta la cabeza y dejaba su trabajada musculatura, bien definida pero no excesivamente robusta.

Su semblante se tornó serio y decidido al tiempo que enfocaba sus ojos en los de sus fieles seguidoras para plasmar en sus cerebros hasta el más mínimo detalle de su plan.

- Este será el primer paso para la victoria en el Ninkai, el fracaso no es una opción- Como respuesta, los ojos de las esclavas brillaron fugazmente -La misión radica en neutralizar con prontitud a la escolta ANBU de Kumo y de ahí, guiar el secuestro de Hanabi Hyuga hacia nuestros intereses con el fin de hacernos con el Byakugan más puro de la historia…-
- Los ANBU serán neutralizados y Hanabi será nuestra…- Recitaron las nueve esclavas con un coro suave y perfectamente sincronizado
- Muy bien…- La materia oscura cubrió igualmente al patriarca Uzumaki excepto por los ojos - Recuerden que no quiero huella alguna de las muertes de esos gusanos… ¡Vámonos!-

El rubio y las nueve esclavas se dirigieron rápidamente hacia la salida del inmueble, con todo listo para su gran golpe.



El complejo Hyuga se encontraba en la tranquilidad normal de casi medianoche. Si bien estaban los guardias de la rutina normal, no había alguna preocupación extra para el Clan del Byakugan. Yoruichi, Franceska, Shizuka y los ANBU se encontraban observando el lugar, esperando el momento ideal para realizar su plan…

La pelimorada hizo una señal con la mano consistente en levantar el puño derecho al cielo y luego abrirlo, indicando a los ANBU que se dispersaran para tomar las posiciones estratégicas previamente acordadas. De inmediato las unidades especiales rodearon el lugar con cierto margen, para evitar que alguna fuerza de Konoha pudiera intervenir de forma efectiva cuando fuera notificado el incidente.

La amante del Raikage y la hermana del mismo, se voltearon a ver serias, discutiendo los detalles finales de la operación.

- Escucha, Mila…- Yoruichi entrecerró los ojos sin apartar la mirada del inmueble de los Hyuga -Yo me encargaré de sustraer a la chiquilla, tú debes de estar alerta para cualquier eventualidad y neutralizarla lo más pronto posible… Y no quiero que exageres, puedes poner al enemigo en alerta-
- Puedes poner al enemigo en alerta…- Franceska remedó con un infantil puchero a su cuñada y líder
- Como sea- Murmuró la Kunoichi encargada de la misión tras suspirar -Sólo te pido que no destroces el lugar… ¿Entendido?-
- Bien, no destruiré el estúpido lugar- Contestó la Rose de mala gana
- Shizuka, recuerda que ante cualquier eventualidad, tu prioridad es llevarte a Hanabi Hyuga a Kumo- La pelimorada volteó a ver a su otra colega de confianza
- Entendido- Contestó seria la pelinegra
- Bien…- Yoruichi revisó la muñeca de su mano derecha para mirar un reloj de pulso que marcaba ya las 11:59 -La hora se acerca y estamos sincronizados… Empecemos-

La Kunoichi de ojos ámbar comenzó a saltar de de árbol en árbol con un sigilo admirable, emulando la agilidad de un gato, mientras que la castaña seguía con un salto de rezago a su cuñada, a manera de escolta junto con la azabache. Finalmente, Yoruichi saltó al interior del complejo Hyuga mientras que Franceska y la identidad falsa de Shizune esperaban por su líder.

La mujer bajita en relación a sus compañeras con su 159 cm de estatura, aterrizó en el jardín Zen de la casa con admirable sigilo. Entonces comenzó a hacer memoria sobre la información de inteligencia que se había recolectado a lo largo de los años con el objetivo de llevar a cabo con éxito ese secuestro.

El intento con Kushina Uzumaki, varios años atrás, había fracasado debido a la premura y lo burdo de aquella operación, por lo que Kumo tuvo varios años para aprender de sus errores y planear mejor ésta nueva incursión. Yoruichi tardó varios días, por ejemplo, para memorizar perfectamente un plano sobre la colocación de las habitaciones de todo el complejo. Entró sigilosamente, abriendo y cerrando las puertas corredizas de madera sin hacer el menor ruido, incluso moldeado Chakra en pies y manos para que la madera no emitiera ningún sonido con sus movimientos.

Avanzaba lentamente, evadiendo a los guardias que cada cierto tiempo daban sus vueltas rutinarias. Avanzaba por el techo y cuando era necesario, se colocaba en alguno de los muros o bajaba al suelo con asombrosa agilidad. Todo parecía ir bien…

Finalmente, sobre uno de los muros de madera, se dio cuenta de que a la vuelta del corredor donde se encontraba, dos guardias vigilaban la entrada a la habitación de la Princesa Hyuga. Ese momento era determinante para saber cómo se iban a desarrollar los acontecimientos, ya que un movimiento errado pondría en alerta a todo el Clan Hyuga.

“Raiton: Kitsume (Elemento Rayo: Garra Brillante)”

De las uñas de la Kunoichi se extendieron finas extensiones de luz del mismo grosor, las cuales alcanzaron poco más de 10 centímetros de extensión, las cuales posó a los costado de su cuerpo mientras sus dedos se colocaban en posición de golpe de espada, entonces cerró los ojos por un segundo, luego subió al techo únicamente con el Chakra moldeado de sus pies…

Y a asombrosa velocidad, dio la vuelta y cuando los vigilantes se percataron de su presencia, se lanzó hacia ellos.

Antes de que los dos pudieran siquiera gritar, Yoruichi les partió la cabeza a la mitad en forma horizontal justo en la comisura de los labios, con ese Jutsu de impresionante filo debido a la naturaleza del Raiton, cuya vibración podía cortar la piel y los huesos con facilidad asombrosa. La Kunoichi de Kumo detuvo ambos cuerpo antes de que cayeran al suelo, para evitar hacer ruido alguno. Las partes superiores de las cabezas, si cayeron al suelo, si bien el ruido fue un débil y prácticamente imperceptible.

Recargó los cadáveres en uno de los muros y entonces, abrió suavemente la puerta de madera, para encontrarse con una amplia habitación en cuyo centro dormía la pequeña Hanabi, de cabello castaño corto, abrazada a un conejo blanco de peluche, con una suave sonrisa en el rostro.

De entre sus ropas, sacó un pañuelo de tela, el cual impregnó con cloroformo que llevaba en un pequeño frasco, el cual se ubicaba entre sus pechos. Después de guardar el pequeño recipiente en donde se encontraba, se acercó a la pequeña y la movió suavemente del hombro…

- ¿Hm…?- La pequeña se quejó, pero ante la insistencia de la Kunoichi de Kumo, terminó por recargarse en la cabecera de la cama y tallarse los ojos -¿Qué sucede?- Murmuró perezosa.

Entonces volteó a ver confundida a la Kunoichi morena de exóticos rasgos, quien le hizo la señal con el dedo índice de su mano libre de que no hiciera ruido y antes de que la pequeña Hanabi pudiera hacer otra cosa, colocó sobre su carita el pañuelo de tela. La niña protestó, pero recién despertada y sin posibilidad alguna de tratar de quitarse la mano de Yoruichi de su rostro ante la obvia diferencia de fuerza, rápidamente volvió a quedarse dormida por efecto de la sustancia.

Apenas vio que la castaña caía en un profundo sueño, la Shihouin la tomó en brazos y se dispuso a abandonar el lugar con el mismo sigilo con el que lo había allanado. Caminaba lentamente por los corredores del complejo, sabiendo que sin poder hacer gala de su agilidad debido al hecho de llevar a su presa, era cuestión de tiempo para que fuera descubierta.

Sin embargo, debido a sus precauciones, ese momento se alargó cuando estaba a pocos metros de la puerta al jardín Zen por la que había ingresado…

- ¡¿Quién anda ahí?!- Gritó un guardia que la vio justo cuando comenzaba a correr hacia la puerta -¡¿Hanabi-sama?! ¡Secuestraron a Hanabi-sama!-
“Raiton: Kitsume” La morena sujetó a la castaña bajo su brazo izquierdo y con el derecho ejecutó su Jutsu, abalanzándose hacia el guardia y decapitándolo con una facilidad sorprendente blandiendo el arma hecha con su Chakra.

El grito se escuchó por todo el complejo y entonces tanto Franceska como Shizuka se dieron cuenta de que el plan había llegado a la fase done se podía saber si iba a ser exitoso o no…

Intensos gongs resonaron por el inmueble para alertar a todos los Hyuga integrantes del Bonke (Familia Secundaria) y Souke (Familia Principal), con lo que se movilizaron rápidamente para auxiliar a su princesa y formar un comando de hasta 20 Ninja para rescatarla.

- ¡Vámonos!- Yoruichi llamó la atención de sus colaboradoras, entregando a la pequeña con la azabache y luego comenzando el camino para escapar de Konoha
- ¡Bien!- Asintieron las dos para luego seguir a su líder.

El trío viajaba con la pelimorada a la cabeza, luego la seguía la pelinegra y finalmente la castaña se encontraba en la retaguardia para combatir en caso de que fuera necesario, aunque en primera instancia todo parecía ir bien y podrían escapar antes de que fueran descubiertos por los Hyuga y por Konoha.



Mientras miraba a sus superiores, uno de los ANBU comenzaba a moverse entre las sombras hacia la salida de Konoha, escoltando a las tres para evitar que fueran atacadas por sorpresa…

Sintió sorpresivamente cómo un objeto extraño lo sujetó violentamente del cuelo y lo jaló hacia atrás, cayendo pesadamente al suelo. Se reincorporó lentamente mientras su más se cayó revelando que se trataba de un hombre de cabello rubio corto y erizado hacia atrás, de ojos verdes, que observaba confundido cómo la atadura en su cuello parecía surgir de la oscuridad de un callejón.

- Quién… ¡¿Quién está ahí?!- Preguntó con creciente desconcierto el Ninja, tratando en vano de liberarse de la cadena alrededor de su cuello “¿Qué es esta maldita cosa? ¡No puedo romperla!” Forcejeaba con la misteriosa atadura, sintiendo cómo perdían gradualmente el control de Chakra de su cuerpo.

El pobre Ninja no pudo hacer nada.

Sintió con violencia la fuerza de arrastre e inevitablemente se acercaba a su fin. Se sintió suspendido del suelo cuando vio que aquella cadena hacía una polea con la gruesa rama de un árbol y lo dejaba varios metros sobre el suelo. Conforme el oxígeno escapaba de sus pulmones sin reemplazo, su vida se extinguía lentamente. Trataba de realizar una pirueta con el fin de usar sus piernas para romper la rama y escapar, pero esa misteriosa restricción que tenía su Chakra le impedía hacerlo y la fuerza con la que la cadena estrujaba su cuello era demasiada.

Lo último que pensó antes de su inevitable final fue tratar inútilmente de encontrar una respuesta del por qué no pudo detectar aquél ataque con su capacidad adquirida de detectar el Chakra de sus enemigos…

001-UD miraba con sus ojos carmesí miraba a su víctima, esperando por su deceso mientras su brazo derecho, con una demostración de fuerza resultado de sus años de ejercicio y entrenamiento, sostenía con facilidad la cadena que después de unos minutos terminó por arrebatarle la vida al ANBU de Kumo. Cuando se dio cuenta de que su presa estaba muerta, dejó caer el cuerpo al suelo desvaneciendo su Jutsu Kinton y sacando un pergamino del interior de la Dorei.

“Uno menos, faltan 9” Pensó fugazmente Kushina en aquella fase de dominio que Saikyou Buki ejercía sobre ella, antes de extender el pergamino y sellar el cadáver para no dejar huella alguna del asesinato.



- ¡Aléjate…!-

Otro ANBU luchaba desesperadamente por su vida, lanzando tajos a ciegas, ya ubicado en la zona de abundantes árboles que indicaban la cercanía del muro que separaba la Aldea Ninja de la Nación del Fuego del resto del bosque de la zona.

Aquél Ninja de Kumo, cuya máscara había terminado por caer al suelo durante su frenesí defensivo, poco podía hacer ante la agilidad de su misterioso enemigo, que a juzgar por su silueta podía definirse como una exuberante mujer. Cada corte, cada estocada, todo esa esquivado con una facilidad intimidante y con creciente desesperación, se daba cuenta de que no podría con aquella misteriosa perseguidora.

Un golpe recibido justo al centro de su estómago interrumpió su amarga reflexión…

El estallido de Chakra manifestado en su espalda fue sutil, porque casi todo el ataque recibido había sido enfocado en su interior. Tosió sangre, como señal de que buena parte de sus órganos internos habían recibido una gran cantidad de daño. Empezó a tener dificultades para respirar, dándose cuenta de que aquél impacto, también había provocado que su diafragma se contrajera y paralizara, asfixiándolo lentamente.

Con la cabeza a rape, el moreno de ojos oscuros se acuclilló lentamente tratando de no perder el conocimiento ante la falta de aire que estaba sufriendo, mientras su enemiga se mantenía a la expectativa.

- Wuah…- Recibió súbitamente una violenta patada que lo envió al suelo, cayendo de lado, logrando reincorporarse con marcada esfuerzo “Me cuesta cada vez más trabajo respirar, además, no puedo hablar debido lo que sea que me haya hecho en el estómago…” Miró desconcertado a su enemiga, adoptar postura de ataque con las palmas de las manos al frente.

Impotente e inmovilizado, recibió de nuevo uno de esos golpes con la palma en el pecho, justo en el área del corazón y nuevamente volvió a caer al suelo, bocarriba, aunque esta vez fue incapaz de levantarse al sentí cómo su órgano vital comenzaba a detenerse lentamente sin que pudiera hacer nada mientras sus ojos se cerraban lentamente…

Le hubiese gustado prever ese indetectable ataque que recibió por la espalda al comienzo y le impidió pelear adecuadamente contra esa misteriosa amenaza de origen desconocido, ya que posiblemente iría tras sus líderes y él no podría hacer nada por evitarlo. Sus ojos se cerraron lentamente, resignado a morir.

008-UD desplegó un pergamino apenas se dio cuenta de que su víctima había perecido para cumplir la orden de su amo y no dejar evidencia alguna de su trabajo. Apenas selló el cuerpo de aquél ANBU, se enfiló hacia el bosque, para neutralizar a los 8 ANBU que faltaban junto a sus compañeras esclavas…



Lo habían logrado.

Ese ilusionado y decidido ANBU, de cabello blanco casi a rape y una piel morena más intensa que la de la mayoría de sus compañeros, se acercaba a sus líderes para por fin abandonar Konoha y regresar a su hogar.

- Lo hicimos- Yoruichi volteó a ver al joven Ninja, que sonreía suavemente -Buen trabajo-
- Gracias, Yoruichi-sama- Replicó el joven Shinobi
- Hubo sacrificios… Pero la meta última fue alcanzada exitosamente- Agregó Shizuka con la Princesa Hyuga profundamente dormida en brazos
- Cuando esos imbéciles se den cuenta de que no estamos, seguro ya habremos cruzado la frontera…- Franceska sonrió confiada -A va a tener que conseguirme un novio de verdad para que el estúpido de B deje de fastidiarme-
- Vamos, Mila- La pelimorada sonrió de forma sutil -No es que B no sea un gran Ninja como para no que hagas una familia con él-
- Como si tú tuvieras que soportar su porquería de rap todo el tiempo- Gruño graciosamente enojada la castaña -Y lo peor es lo pija corta que es, ni en eso vale la pena-
- Listo, Yoruichi-sama- Un ANBU todavía enmascarado alcanzó al cuarteto -Perdimos a dos compañeros, pero el resto logramos escapar-
- Ellos sabían a lo que se atenían y siempre serán recordados como héroe en la aldea, ya que cuando comencemos a tener Ninja con Byakugan, no habrá nadie que pueda enfrentarnos- La Shihouin cerró los ojos en señal de respeto
- Así es- La azabache asintió decidida -Y no sólo ellos, nosotros también disfrutaremos del haber ayudado a nuestra aldea en esta dificultosa misión- Agregó cuando el resto de escoltas le daban alcance al grupo
- Esos estúpidos de Konoha ya son historia- La fornida morena levantó el puño, triunfal.

El grupo continuaba su camino, sabiendo que la gloria y el honor los esperaba al final del camino de regreso a Kumo…

O al menos fue lo que creyó aquél infortunado ANBU que había caído en las manos de 007-UD. Atrapado en la poderosa ilusión del Sharingan, fue una presa fácil para el ojo de los Uchiha y creyó que su anhelo de volver a su hogar con vida y triunfante en su misión era real. La cruda realidad era que tras caer en el poderoso Genjutsu, quedó totalmente indefenso y para su victimaria fue sencillo cortarle la garganta con su propio Kunai para que se desangrara rápidamente y pereciera sin que siquiera se diera cuenta de ello.

- Objetivo neutralizado, faltan 7- Declaró la Uzumaki esclavizada tras sellar el cuerpo y continuar con la cacería.



Un ANBU de Kumo cruzaba con recelo el muro de Konoha mientras en la aldea se daba la alerta general de que alguien había irrumpido en el complejo Hyuga y había secuestrado a la pequeña Hanabi.

El Ninja de la Nación del Rayo, comenzó a caminar lentamente, sabiendo que desde ese momento, debía estar en alerta máxima debido a que la cabeza de cualquier Ninja sospechoso era el objetivo de los Shinobi y Kunoichi de Konoha. Paso a paso, trataba de asegurarse de llegar a salvo a su aldea para disfrutar la gloria que significaría tener éxito en esa difícil asignación tras el antecedente del fracaso en la tentativa de secuestro de Kushina Uzumaki.

Entre ese cuerpo élite de ANBU, era un secreto a voces que el Raikage estaba rearmando a su aldea para una futura guerra por la hegemonía en el sistema del Ninkai y por eso, ante la nula posibilidad de capturar a una Kushina adulta, la única Uzumaki conocida por el momento, se había pensando en atrapar a una Uchiha, pero la masacre del clan del Sharingan había frenado en seco esa posibilidad. Entonces sólo quedaba intentar obtener a una joven Hyuga de sangre pura para masificar el Byakugan en una generación posterior de Shinobi.

Varios planes habían fallado para robar otros Kekkei Genkai como el Hyouton (Elemento Hielo) y el Futton (Elemento Vapor) de Kiri debido a la guerra civil que se vivía en la Aldea Ninja de la Nación del Agua, o en su defecto el Netton (Elemento Calor) de Suna. Sin embargo, cada una de esas tentativas fallaba por el simple hecho de que era secuestros burdos y sumamente comprometidos a que si los perpetradores eran descubiertos, debían suicidarse y autodestruirse antes que Kumo quedaba implicada de alguna forma.

Por esa razón, no se podía obtener experiencia de los errores y se repetían una y otra vez, lo que llevaba de forma irremediable al fracaso.

Entonces se comenzó a planificar con detenimiento el golpe contra los Hyuga, ya que el Byakugan sería el arma perfecta porque de los Kekkei Genkai considerados ‘disponibles’, era el mejor de todos…

Era lo que pensaba el receloso Ninja.

Ya del otro lado del muro, se detuvo un momento para asegurarse de que no lo siguieran y por fin reunirse con Yoruichi Shihouin para iniciar el retorno a su hogar. Entonces notó cómo varias polillas negras comenzaban a volar a su alrededor, como si estuviera cerca del algún lugar donde se concentraran o algo por el estilo.

Nunca pudo advertir el peligro en el que se encontraba.

Aquellos aparentemente inofensivos insectos, pronto demostraron estar hechos de lo que parecía ser papel negro y aquellos bichos, al menos los que estaban detrás de él, comenzando a adoptar la forma de Kunai que se mantenían suspendidos en el aire.

El pobre Shinobi no pudo darse cuenta de que nada hasta que fue muy tarde y todos aquellos proyectiles lo impactaron por la espalda, dejándolo incrédulo hasta antes de que uno le atravesara la cabeza a la altura de la frente y callera pesadamente al suelo. Segundos después las polillas y los proyectiles se unieron en un remolino de hojas de papel negras que adoptaron rápidamente la forma de Konan.

002-UD inmediatamente selló el sangrante cadáver en un pergamino para continuar con el plan, mientras que no muy lejos de la zona, sus compañeras continuaban cazando a los ANBU de Kumo…

Así como aquellos cuatro, poco a poco los ANBU de Kumo eran asesinados uno por uno en las emboscadas de las siniestras sirvientes del Arma Definitiva para preparar el terreno de cara a la ofensiva final contra Yoruichi Shihouin y Francesca Mila Rose.



Notas

Como es obvio, no consideré necesario explicar el desarrollo de la conclusión de la batalla entre Koharu y el Deadly Trio, además de que las tres me encantan y no fue fácil describirlas mutiladas como para encima detallar el cómo las dejaron así.

En lo concerniente al complot de Danzou y Homura, ellos daban por exitosa su artimaña contra Koharu sin que les pasara por la cabeza que la viejita tuviera de vuelta su juventud y por eso dieron por sentado que la castaña ya estaba sentenciada, por eso no le dieron la debida importancia al intento de asesinato.

En cuanto al asunto Samui-Kushina, traté de ser lo más claro posible en cuanto a que se montó una historia mala adrede, parodiando una película porno en el sentido de ser una mala trama donde el fin último es el sexo y los fetiches, si es que los hay, de la misma. Además, esa supuesta vida normal que la rubia y la pelirroja han sido condicionadas a creer, será una especie de trama secundaria, si bien su convivencia pronto se encausará hacia la temática general del fic.

Sobre el estado de las esclavas totalmente cubiertas por la materia oscura, es un estado creado primeramente para combate, con el fin de que no haya distracción alguna para complementar la misión, además de que así se oculta la identidad de la esclava en cuestión, sin mencionar que una de las propiedades de la materia oscura es que oculta las emisiones de Chakra de la esclava que la vista, por ello la cobertura total excepto por los ojos.

Y fuera de un poco más de resistencia, la Dorei no es como Venom en el sentido de otorgarle súper fuerza o demás al usuario. Hay excepciones como Konan, que al ser cubierta por la Materia Oscura y convertirse en hojas de papel, es como si una mica las cubriera, con lo que eso implica.

De momento es todo.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1152
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 18
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 13) 7-4-18

Mensaje #39 por Rock-kun » Dom Abr 08, 2018 4:47 am

Un nuevo capítulo para ponerse a la par con el de la otra web, pues sucedieron las cosas como esperaba.

Tras el supuesto empate entre Bolt y Naruto, el hijo de Hinata quedó bastante furioso y humillado en que su medio hermano peleara de igual a igual con él. Pero su enojo aumentó más al hablar con su madre y que ella se sintiera orgullosa de su adulterio con Minato, pero Hinata lo pone en su lugar al enrostrarle que de no ser por esa acción el chico y su hermana no existirían. Aparte que para tenerlos y criarlos tuvo que renunciar a su título de heredera de los Hyuuga.

Hinata también le advierte a Bolt que no sea un obstáculo en la relación de Himawari con Naruto aunque sean medios hermanos, ya que no va a permitir que su historia con Minato se repita con su hija. Así, que dará todo su apoyo para que esa relación funcione y tenga un final feliz. Tras irse Hinata de la habitación de Bolt, este llora de amargura e impotencia al ver que la imagen dulce de su madre se fue para siempre.

Danzou y Homura estaban sorprendidos y furiosos al ver que su colega Koharu seguía con vida, ya que ellos fueron quienes mandaron al Team Fighter a que la asesinaran. Por ahora, ellos actuarán como si nada hubiera pasado, porque igual temen que la Utatane pueda fastidiar sus planes de derrocar al Sandaime sólo por venganza.

Yoruichi y su equipo dieron marcha su plan de secuestrar a Hanabi y lo cumplieron excelente, pero lo que no estaba en sus planes es que durante la huida rumbo a la frontera unas sombras desconocidas comenzaron a asesinar a varios integrantes del equipo de Kumo. Lo que ellos no saben es que se tratan de las chicas de Naruto que con el simbionte que cubren por completo sus cuerpos, los de Kumo no pueden identificar su chakra y presencia, cayendo en la desesperación y siendo asesinados en el acto.

Tal como dice Naruto, el simbionte no las protege de los ataques, ni mejora los jutsus del huésped, sino que eliminan por completo su presencia y su tipo de chakra para evitar que el enemigo las descubra. Teniendo estas características, las mujeres de Naruto son infalibles en misiones de infiltración y buscar información sin ser detectadas.

El secuestro de Hanabi está a un paso del fracaso, y las vidas de Yoruichi y Mila cambiarán para siempre cuando sean derrotadas por el Team de Naruto. A esperar el siguiente capítulo para ver cómo el Team de Kumo es derrotado y que sus líderes sean "absorbidas" por Cell. :evil:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1126
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 42
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 13) 7-4-18

Mensaje #40 por steelfire404 » Lun Abr 09, 2018 3:30 am

A ponernos al corriente lo más pronto posible :bleh:

Capítulo 14 | +
Tempestad Naranja - Depredador



Un ANBU de Kumo se retiró la máscara para revelar a un joven de tez pálida y cabello blanco.

Se arrodilló cerca de un ojo de agua para tomar del líquido y refrescarse un poco. Con los sentidos alerta en base al entrenamiento especial para percibir Chakra se mantenía tranquilo, ya que no sería tomado con la guardia baja, por lo que se confió y además de tomar agua, comenzó a lavarse la cara, ya que llevaba todo el día con la máscara puesta.

- ¡Gah…!-

Lanzó un alarido de dolor. Mientras se levantaba para humedecer su alba cabellera a los hombros, su brazo derecho, cercenado violenta y súbitamente a la mitad del bíceps, voló en el aire haciendo varios extraños antes de caer al suelo. Se tomó el sangrante muñón entre sus gemidos, tratando de calmarse a pesar del agudo dolor, ya que su atacante, aquella mujer de entallado traje negro que cubría todo su cuerpo con excepción de sus ojos, se colocaba delante de él, con una postura de pelea particular en cuatro patas, emitiendo ruidos extraños como si de un animal salvaje se tratara.

- Grrr…- 009-UD se mantenía en su particular posición de combate, gruñendo y enseñando sus filosos colmillos
- M-Maldición…- El ANBU de Kumo miraba con creciente temor a la extraña enemiga.

Trató de pensar quién o qué era lo que estaba justo frente a él. Ciertamente, la inteligencia de Kumo sabía sobre la existencia de la organización clandestina de Konoha, Ne… Pero esa enemiga no parecía ser parte de esos individuos, ya que todos usaban uniforma de la aldea Ninja de la Nación del Fuego.

Peor aún, a pesar del entrenamiento para detección de Chakra que había recibido, no pudo detectar el sorpresivo ataque que recibió, lo que le costó su extremidad y quedar en una situación bastante desventajosa contra esa feroz y misteriosa enemiga.

- Kh… ¡No me daré por vencido tan fácil!-

Sin embargo, la pelea fue muy fácil para la agresora…

Simplemente esperó a que su presa se desangrara lentamente manteniéndolo a la defensiva y sin atacarlo, esperando a que su vida escapara por la sangre de su brazo cercenado lentamente. El ANBU pronto se dio cuenta también de que no tenía mucho tiempo y sin percatarse de ello, cayó en el juego de su victimaria, lanzándose hacia ella y siendo esquivado con cada vez mayor facilidad.

Mareo, cansancio, frío gradual…

Lentamente comenzaba a morir y sus ataques eran cada vez más lentos, hasta que llegó el momento en que la esclava Uzumaki comenzó a atacarlo. Primero lo envió al suelo con un puñetazo contundente y luego, ante sus gritos de dolor y sufrimiento, le pisó sin consideración alguna su miembro mutilado, incitando a que la hemorragia fluyera más intensamente.

Entonces, colocó su mano derecha delante de su rostro con los dedos, índice y medio, estirados, emulando la ‘v’ de la victoria y sin más, le reventó los ojos a su enemigo, quien lanzó un alarido de dolor y comenzó a retorcerse en la medida que le dieron sus posibilidades antes de que la segunda hemorragia, más intensa que la primera, terminara por arrebatarle la vida.

- Uno menos y quedan cinco- Murmuró indiferente 009-UD antes de dirigirse a la siguiente tarea de su misión.



Los cinco ANBU de Kumo que quedaban, sintieron la súbita desaparición de sus otros compañeros y se reagruparon para avanzar conjuntamente. Era una realidad que se trataba de una misión riesgosa y por eso habían recibido su entrenamiento especial de detección de Chakra, con el fin de evitar estar en desventaja por ataques sorpresa del enemigo. Sin embargo, parecía que con todo y eso, aquellos cinco habían sido emboscados y aniquilados.

- Debemos ser precavidos- Dijo serio el líder, mientras el grupo avanzaba cauteloso por el bosque -Sabíamos que no sería fácil escapar de Konoha… Ellos estaban conscientes del riesgo-
- Es cierto- Asintió el segundo al mando -Además, entre menos seamos, más será el honor…-
- Ahora estamos alerta, no podrán tomarnos desprevenidos, sea quien sea…- Retomó la palabra el ANBU que dirigía al grupo.

Pronto aquella afirmación fue brutalmente destrozada, ya que de algún punto ciego surgieron varios Kunai que se clavaron a su alrededor en un margen de 15 metros a la redonda. No parecía ser un problema realmente, pero los más experimentados, aquellos que habían sobrevivido a la anterior Guerra Ninja, pronto reconocieron los proyectiles incrustados en la tierra…

Eran lo Hiraishin Kunai (Kunai del Dios del Rayo Volador), las armas insignia del temido Yondaime Hokage.

“¡Imposible…!” Apenas tuvo tiempo de pensar el líder.

Uno de los Ninja pronto salió proyectado hacia su espalda tras recibir un sorpresivo ataque en su vientre, sin poder darse cuenta de ello hasta sentir el impacto destruyendo su uniforme y penetrando gradualmente su piel. Los otros cuatro sólo vieron impotentes cómo en el aire, sin haber salido de área de aquellos Kunai, recibía un segundo impacto en la espalda, pero antes de ser lanzando en dirección opuesta, volvía a tomar un segundo impacto en el vientre, el cual fue más violento que el primero recibido y ante el horror de los Ninja de Kumo, proyectó las entrañas del pobre desgraciado en todas direcciones en medio de un estallido de sangre violento.

El cuerpo con lo que le quedaba del estómago expuesto, cayó pesadamente al suelo, mientras el pobre sujeto, incapaz de hablar, sólo miró suplicante a sus compañeros con sus últimas fuerzas, antes de fallecer.

- ¡Rápido, todos espalda con espalda!- Gritó el líder -¡Si nos toma por la espalda estamos muertos!-

Prontamente los Ninja acataron la indicación y se colocaron en posición para aparentemente, no tener ningún punto ciego y poder ver aquellos ataques tan veloces como devastadores que como bien sabían por las memorias de guerra, eran contados los Shinobi y las Kunoichi que podían peleas a esos niveles de velocidad.

- ¡¿Qué no el Kiiroi Senkou estaba muerto?!- Gritó uno de los enmascarados, comenzando a ser dominado por el miedo
- ¡Claro que está muerto!- Agregó otro ANBU -¡Murió para sellar al Kyuubi! ¡Fue lo que nos dijo la inteligencia!-
- ¡¿Y cómo explicas eso?!- Exclamó irritado otro, señalando enérgicamente los Hiraishin Kunai
- ¡No se distraigan!- Los reprendió su líder -¡Si quieren respuestas, asegúrense de sobrevivir primero!-

El Shinobi que había hecho la primera pregunta fue la siguiente víctima. Todos estaban mirando al frente, tratando de divisar al atacante que no reaccionaron con la velocidad requerida a un Kunai que surcó el aire a unos metros sobre su cabeza, bajo el cual se manifestó nuevamente aquella sombra siniestra que con el famoso Jutsu Rasengan (Esfera Espiral) en mano se enfiló cayendo en picada hacia su siguiente víctima, impactando aquella esfera de Chakra perfectamente formada en la cabeza del ANBU, proyectando los pedazos del cráneo y luego el cerebro en todas direcciones, antes de volver a teletransportarse con el temible Ninjutsu Espacio-Tiempo para desaparecer a los ojos de sus enemigos.

El cuerpo sin cabeza cayó en seco al suelo, para creciente miedo de los Ninja de Kumo.

“No hay forma de que podamos vencer al Kiiroi Senkou” Pensó frustrado el líder ANBU
- ¡Sal miserable!- Exclamó uno de ellos, visiblemente indignado tras la muerte de sus dos camaradas -¡Vas a pagar lo que…!- Interrumpió su reclamo súbitamente -¡Ah…!-

Uno de los temidos proyectiles se clavó en su estómago para su sorpresa. Menos de un segundo después, la oscura silueta apareció delante de él y le cortó una garganta con un tajo seco, provocándole una hemorragia que rápidamente lo ahogó en su propia sangre, cayendo sin vida rápidamente mientras el misterio enemigo desaparecía nuevamente.

- ¿Q-Qué hacemos?- A pesar de ser un Ninja entrenado para el asesinato, no pudo evitar sentir miedo en lo más profundo de su ser al ver la forma tan simple como sus compañeros fueron asesinados
- Siendo sincero, no lo sé…- Replicó serio el líder “La única alternativa sería…”
- ¡Yo me largo de aquí…!- Gritó el otro ANBU lanzándose a correr en un intento desesperado por escapar, para horror de su líder.

El enmascarado vio todo como si fuera en cámara lenta. Su compañero, víctima de un terror atroz, se dirigió sin darse cuenta, a la zona donde había una concentración mayor de Kunai y de un momento a otro, pudo ver cómo su camarada recibió varios Rasengan al mismo tiempo por todo su cuerpo, siendo totalmente destrozando mientras los trozos de su cuerpo salían disparados hacia todos lados y la sangre salpicaba en todas direcciones, mientras que nuevamente, el enemigo desaparecía con una facilidad sinceramente espeluznante.

“F-Frío, debes permanecer frío…” Trató de calmarse el último Ninja de Kumo en ese lugar ante el desconsolador escenario, realizando un sello de mano “Debes esperar…” Entonces, sintió la súbita puñalada en el centro de su espina “¡Ahora!” Empuñando un Kunai propio, se dio media vuelta haciendo gala de sus buenos reflejos y lanzó una puñalada certeza al frente.

Su único y desesperado plan era aprovechar el momento en que su enemigo lo atacara, para contraatacar él a su vez, deseando tener la fortuna de poder asestarle un golpe letal al corazón…

Sin embargo, el golpe simplemente fue al aire, ya que el enemigo había desaparecido una vez más.

- Muere…- Escuchó aquél murmullo a su espalda.

En un segundo intento por lanzar su ataque, el líder de los ANBU eliminados se dio media vuelta, sólo para recibir en el vientre un Rasengan que lo proyectó hacia la oscuridad del bosque…

003-UD observó a su enemigo desaparecer entre las sombras de los árboles tras su ataque.

“Los ANBU de Kumo han sido aniquilados, procedo a la siguiente fase del plan…” Pensó mientras comenzaba con el sellado de los cuerpos a su alrededor.



Yoruichi, Franceska y Shizuka esperaban a los ANBU en el punto de reunión acordado, el cual se encontraba a 20 kilómetros de Konoha, en un claro del extenso bosque. Ya llevaban más de 15 minutos de retraso y eso comenzaba a impacientar a las tres Kunoichi.

- ¡Esos inútiles ya se tardaron!- Exclamó la castaña con su clásico mal humor -Que se jodan, vámonos-
- Debemos esperar, el plazo que acordamos para la tolerancia fue de 20 minutos tras la operación- Dijo la pelimorada, mirando que su reloj ya indicaba las 12:25 -En todo caso, 5 minutos más y nos iremos con o sin ellos-
- ¿Los Hyuga los habrán rastreado?- Cuestionó la azabache, sosteniendo con sutileza el pañuelo con cloroformo en el rostro de la pequeña Hyuga para mantenerla dormida
- No… Por eso se pensó en que la operación se realizara a la medianoche, ya que si logramos ocultar nuestra firma de Chakra, para los Hyuga sería prácticamente localizarnos en medio de la oscuridad, ya que su habilidad de rastreo está sustentada en la capacidad de observar el Chakra del enemigo y si no pueden ver eso, su habilidad del Byakugan no difiere mucho que la de cualquiera fuera del poder ver a través de los objetos- Contestó seria Yoruichi -Aunque… Si realmente los ANBU de NE intentaron atacarlos, puede que haya vuelto a pasar-
- Hasta cierto punto, tienen razón…-

Las tres Kunoichi de Kumo orientaron su mirada al frente mientras aquél rubio de marcas en las mejillas similares a bigotes emergió de las sombras, luciendo aquél traje negro que mostraba su tonificado cuerpo, obvio resultado de un intenso acondicionamiento físico y una sonrisa socarrona.

- ¿Qué haces aquí, enano?- Preguntó irritada Mila
- Lo que sea, ha oído demasiado- Sentenció la líder, endureciendo la mirada
- Vamos, chicas…- El Genin tornó perversa su expresión -Sólo quiero jugar un poco… ¿No les interesa?-
- En este momento no estoy para estupideces, mocoso- Yoruichi blandió un Kunai hacia el Arma Definitiva -Además… ¡Ya estás muerto!-

Haciendo gala de su asombrosa velocidad, la Kunoichi se lanzó hacia el enano con el afán de apuñalarlo rápidamente, pero justo cuando estuvo de asestar el golpe, salió proyectada hacia su espalda después de recibir una violenta patada por parte de una de las Ninja que descendía para posarse delante del Uzumaki. La Kunoichi de Kumo dio varios giros antes de detenerse delante de sus compañeras. Mila avanzó rápidamente para emparejarse con su cuñada y Yoruichi se reincorporó al instante.

- ¿Hm?-

La amante del Raikage observó analíticamente a las recién llegadas: Kushina y Konan, que lucían la Dorei en la forma original, ya con el rostro descubierto, aunque todavía reflejando el Sharingan en su mirada fría e inexpresiva.

“Akashio y Aoishio…” La morena endureció la mirada “Esto se está complicando bastante” Sonrió sutilmente para aparentar la confianza que estaba perdiendo -¿Acaso quieres venganza?- Dirigió su pregunta a la pelirroja
- Podría decirse…- Contestó Naruto, colocándose entre sus sometidas madres -Aunque mi objetivo, realmente es otro…-

La Shihouin se mostró extraña con el comportamiento del chico, ya que no parecía ser el Genin ordinario que vio luchar durante aquella pelea de exhibición, sino un ser distinto y misterioso, era más probable que se tratara del cerebro detrás de las dos expertas Kunoichi enemigas, ya que ninguna se molestó siquiera en hacerle el menor caso y mantenían esa mirada inexpresiva y vacía, como si estuvieran bajo algún Genjutsu o algo así…

- ¡Yoruichi-sama!- Gritó desconcertada la pelinegra del trío
- ¡Shizuka!- Exclamó la líder del grupo junto a su cuñada, volteando ambas confundidas hacia atrás.

Las dos morenas simplemente vieron cómo su compañera era sometida por Mabui, la secretaria anterior del Raikage, quien le aplicaba una llave en el cuello al tiempo que realizaba unos sellos de mano sobre su hombro izquierdo mientras que Shizuka y Hanabi Hyuga eran rápidamente envueltas por una especie de resina oscura que las cubrió completamente. La morena de cabello gris sonreía en forma burlona, manifestando los mismos ojos que las Dos Mareas…

- ¡¿Mabui?!- Cuestionaron desconcertadas las Kunoichi de Kumo mientras la materia oscura curbía por completo a la peligris
- ¡Tensou no Jutsu (Técnica de Transferencia Celestial)…!-

Dejando a Yoruichi y Mila visiblemente contrariadas, su otrora compañera desapareció en un destello repentino de luz similar a un relámpago junto con la Ninja Médico y la pequeña Hyuga. Ambas morenas se mostraron visiblemente descolocadas por el giro que estaban dando los acontecimientos y más que nada, por el cada vez más extraño encuentro con el chico rubio.

Una ansiosa y cada vez más nerviosa Mila, pensaba que realmente no tenía que estar en ese lugar, pero su hermano la terminó obligando a participar en esa ridícula misión que desde el comienzo a ella le dio mala espina. Sin embargo, todavía veía a Naruto como un simple mocoso que no tenía idea de lo que realmente significaba la guerra en un mundo tan retorcido como el Ninja, así que al final iba a hacerlo pedazos con sus propias manos para que se llevara esa lección al otro mundo.

Haciendo gala de su sangre fría, Yoruichi reflexionaba detenidamente lo que estaba pasando: bien ese chiquillo y aquellas afamadas Kunoichi pudieron emboscarlas dentro de Konoha para evitar el secuestro de Hanabi Hyuga y llevarse una gloria más, además de dejar a Kumo en una situación precaria si lograban capturarlas… Aunque ella primero mataría por la espalda a Franceska, a Shizuka y luego se suicidaría para evitar que eso pasara.

Una posibilidad pasó por la mente de la Ninja de cabello morado, algo tan ridículo que parecería una historia sacada de una mente retorcida antes que una contundente realidad...

Pero la fugaz y desconcertante intervención de la antigua asistente de A, parecía confirmar su disparatada hipótesis.

- Comprendo- Yoruichi llamó la atención del Arma Definitiva -Esa forma de niño es tu subterfugio… ¿No es así? Sólo es la máscara de algo temible-
- Hm…- El rubio entrecerró la mirada -Me sorprende que me visualices de esa forma-
- En el Ninkai, la lo único que se puede esperar, es lo inesperado…- Replicó la morena, concluyente -Mila...- Dijo sin dejar de mirar detenidamente al Uzumaki -Debemos acabar con ese chiquillo sin importar lo que pase, se nota que es demasiado peligroso-
- Ya verá ese enano cretino- La hermana del Raikage comenzó a tronarse los nudillos -¡Voy a borrarle esa estúpida sonrisa del rostro!-
- Creo que tú tienes tus propios problemas, gorila…- El chico torció su sonrisa hacia un costado
- ¡¿A quién le dice gorila?!- Estalló la Kunoichi en una de sus conocidas rabietas -¡Voy a hacerte pedazos!-
- ¡Espera, Mila!- Yoruichi observó contrariada a su cuñada lanzarse precipitadamente hacia su enemigo.

Dirigió su mirada hacia el chico, quien se mostró extrañamente confiado al ver que aquella imponente mujer se dirigía hacia él con una destacable velocidad al tiempo que su brazo izquierdo tomaba impulso para lanzarle uno de sus devastadores golpes. Sin embargo, pronto la expresión de la amante del Raikage se tornó atónita, al ver cómo entre Franceska y el Uzumaki se clavó un Kunai de mango amarillo en el suelo y al instante apareció una mujer vestida de la misma forma que las Dos Mareas, de cabello rubio a los hombros y flequillo Hime, la cual se hizo a un lado para dejar pasar a la castaña, pero la alcanzó a tocar en la espalda y en un parpadeo, las dos despareciendo en un efímero resplandor amarillo.

Cuando pudo procesar lo que había sucedido de un segundo a otro, la Shihouin se mostró realmente descolocada al darse cuenta de que había presenciado el temido Hiraishin no Jutsu, que durante la Guerra Ninja, había sido fundamental para que Minato Namikaze destrozara batallones enteros de Ninja y no pocos, de su aldea.

- Imposible…- La pelimorada no pudo ocultar su sorpresa
- ¿No es asombroso?- El rubio cerró los ojos, manteniendo su intimidante sonrisa -Parece como un truco de magia… Y ahora, estás sola contra nosotros-
- ¡¿Dónde está Mila?!- Replicó Yoruichi, encarando firme a Saikyou Buki
- Deberías dejar de preocuparte por ella…-

La morena observó desconcertada al chico, ya que dio un paso al frente y adoptó una posición de lucha con el brazo derecho delante de su rostro y el puño izquierdo cerca de su cintura.

Normalmente, para Yoruichi Shihouin, Ninja élite de Kumo, sería una broma de mal gusto ver a un mocoso como ese rubio colocarse frente a ella como si fuera capaz de enfrentarla. Sin embargo, el escenario en el que estaban, con el pendiente de que tal vez las fuerzas de Konoha estuvieran cerca para apresarla y más, que nada, la tan sorpresiva como desconcertante traición de la supuestamente retirada Mabui y el estar delante de Kushina Uzumaki y Konan de Ame, provocaron un deje de incertidumbre en el sentir de la morena, algo que nunca le había sucedido antes…

- Y deberías empezar a preocuparte por ti…-



Franceska Mila Rose cayó pesadamente al suelo, pero se reincorporó al instante para darse cuenta de que había sido separada de su compañera. Rápidamente adoptó pose de pelea mientras comenzaba a alternar su mirada en todas direcciones con el fin de evitar ser sorprendida.

Estaba realmente furiosa por la impertinencia de aquél mocoso que se creía lo suficientemente capaz como para enfrentar a las dos mejores Kunoichi de Kumo aunque recibiera ayuda de Kushina Uzumaki y Konan de Ame…

Cuando lo tuviera enfrente, literalmente, pensaba matarlo a golpes.

- ¡Maldito chiquillo!- Bramó al aire la fornida castaña, dándose cuenta de que estaba en una región de grandes árboles que cubrían todo el lugar -¡No seas cobarde! ¡Sal de tu escondite, enano mugroso!-

Súbitamente ladeó su cuerpo para evadir un ataque de una palma rodeada de Chakra. Cuando se orientó para observar a su enemiga, se encontró con la figura de Hinata Hyuga, quien también la observaba fijamente con su Doujutsu activado.

- Una Hyuga…- Murmuró seria la hermana del Raikage “Entonces, los Hyuuga nos han estado rastreando” Pensó erróneamente la morena -¡Maldita sea! ¡Tengo que acabar rápido con esto!- Apretó los dientes, mostrándose furiosa.

Franceska se lanzó al frente, lista para destrozar a la mujer de largo cabello azul con uno de sus poderosos golpes, tomando vuelo para usar el puño izquierdo durante su trayectoria. Estaba por lanzar su golpe contra la indiferente Hinata, cuando esta desapareció en un resplandor fugaz de color amarillo, justo como el que la había separado de su cuñada y la había transportado a ese lugar.

Apenas pudo recomponerse para derrapar un par de metros y lograr detenerse para darse media vuelta y seguir buscando a su nueva enemiga.

- ¡Sal y pelea, maldita Hyuga!- Bramó iracunda la exuberante y musculosa castaña -¡Voy a hacerte pedazos!- Gritaba mientras observaba alternadamente en varios puntos.

Entonces, del cielo cayeron varios Kunai que se clavaron en el suelo, los cuales no tardó mucho en reconocer como los proyectiles que usara el Yondaime Hokage durante la guerra. Ella estuvo en el campo de batalla un par de veces contra ese terrible enemigo y sabía muy bien lo que estar rodeada de esas cosas significaba…

- Me tienes que estar jodiendo…- Murmuró realmente contrariada -¡La inteligencia de Kumo es una porquería!- Nuevamente, gracias a sus extraordinarios reflejos, pudo esquivar un nuevo intento de la Hyuga por asestarle uno de sus temibles golpes
- Eres fuerte, Franceska Mila Rose de Kumo, media hermana menor del Yondaime Raikage, A Rose e hija del Sandaime Raikage, Z Rose…- Delante de la castaña apareció Koharu Utatane, cruzada de brazos y sonriendo suavemente, con el mismo Dojutsu presente en sus ojos que Kushina y Konan -Y tu fuerza nos será útil en el futuro-
- Vamos a ver si me atrapas…- Nuevamente, la castaña se lanzó al frente para atacar a su enemiga -¡Cuando te atrape voy a aplastarte el cráneo!-

El ataque había sido veloz e inesperado, por lo que parecía ser certero en esa ocasión. Sin embargo, nuevamente aquél brillo se manifestaba para evitar que su violento puñetazo diera en el blanco. El golpe continuó su trayectoria y se siguió de filo para destrozar varios árboles con absurda facilidad. La Kunoichi de piel ébano pronto se reorientó para tratar de ubicar al enemigo.

- ¡Cómo odio esa maldita luz!- Bramó fuera de si la morena -Ah…- De un momento a otro, su rostro cambió a una expresión de incredulidad tras manifestar un estallido de Chakra en su espalda -D-Diablos…-

Delante de ella y con el brazo derecho extendido para que su mano impactara el marcado abdomen oscuro, la peliazul le había lanzado un poderoso golpe del Juuken (Puño Suave) que recibió de lleno, sin posibilidad alguna de defenderse. Tras la hermosa mujer del Byakugan, Samui la abrazaba de forma sugerente con el brazo izquierdo rodeando su cuello y el derecho acariciando su pierna derecha.

Sus ojos también dejaban ver el Sharingan.

- M-Maldita…- Mila se inclinó un poco como señal de que le había afectado bastante el ataque -¡Te tengo!- Aprovechó el momento para contraatacar con un sorpresivo golpe, pero al instante, sus enemigas volvieron a desaparecer.

Cuando vio que su ataque había fallado nuevamente, Franceska se inclinó un poco para mitigar el dolor del golpe, ya que si bien no había señales de daño externo en su cuerpo, podía sentir cómo los músculos de su torso se contraían y le dificultaban un poco la respiración.

- Hasta la persona capaz de acabar con un tigre de un golpe, puede morir si lo atacan cientos de mosquitos…- Koharu reapareció a su espalda, mientras se reincorporaba lentamente -¿Entiendes?- La mujer de piel ébano endurecía su expresión, lista para seguir combatiendo
- ¡Ahora verás!- Ahora Mila se enfocó en la castaña del Consejo de Konoha y aprovechó la cercanía para lanzarle una patada -¡Maldición!- Otra vez, sus enemiga se había desvanecido en aquella luz súbita -¡Gah…!-

El estallido de Chakra característico de los golpes del Juuken se volvió a hacer presente en su espalda, tras recibir otro impacto directo del ataque de Hinata y ahora tosió un poco de sangre, mientras se doblaba ligeramente. Se limpió el líquido vital, que lentamente comenzaba a surgir de las comisuras de sus labios con su brazo izquierdo y se acuclilló al sentir cómo los músculos de su vientre se contraían lentamente…

- ¿Ves?- La veterana Kunoichi comenzó a susurrarle en su oído izquierdo, dejándola sorprendida por la facilidad con la que se acercó a ella -Poco a poco te estamos matando y tú eres incapaz de defenderte… Si te rindes, tal vez te vaya mejor-

Mila no pudo reaccionar ante la súbita patada que una indiferente Samui le lanzó su justo a su cara, la cual la envió varios metros hacia atrás tras formar un surco en la tierra con su espalda… Se sentía desorientada al no poder percibir el Chakra de sus enemigas a pesar de que estaba aplicando al pie de la letra lo aprendido en el entrenamiento de percepción de Chakra.

Se comenzó a levantar lentamente, recargando sus manos en el suelo.

- E-Eso… Eso ya lo veremos…-

La morena de macizo cuerpo lanzó un gancho alto de forma sorpresiva, deduciendo que su enemiga de Byakugan trataría de atacarla en esa precaria posición. El pensamiento fue acertado y parecía que el golpe acertaría en su objetivo… Nuevamente, aquél destello se hizo presente frustrando su intento nuevamente, dejándola totalmente desconcertada.

- J-Jodido Hiraishin…- Murmuró Franceska, terminando por ponerse de pie -Kh…- Otro golpe en su marcado vientre la dobló -Maldición…-
- Ya no puedes hacer nada… Si te dieras por vencida, dejarías de sufrir…- Nuevamente, la castaña de Konoha se apareció detrás de ella
- J-Jamás…- Rugió la musculosa mujer -¡Primero muerta!- Como pudo, se puso de pie para intentar atacar de nuevo a la única de sus enemigas que le hablaba -¡Trágate esto!- En esta ocasión, Mila intentó con una patada baja para tomar desprevenida a su oponente.

Sin embargo, era evidente que el Hirashin no Jutsu se ejecutaba casi al instante y superaba su velocidad de reacción, por lo que le era imposible contraatacar de forma efectiva y su intento falló otra vez. Entonces, fue que poco a poco la incertidumbre comenzó a apoderarse de ella…

La velocidad no era su principal virtud y si bien sus reflejos eran muy buenos, eso no compensaba la enorme desventaja de tener que enfrentarse al Ninjutsu Espacio-Tiempo más veloz de todos y peor aún, en inferioridad numérica.

- No me rendiré…- Mila se levantó para continuar -No debo…-
- ¡Rasengan!- Con un extraordinario salto mortal hacia atrás, pudo esquivar el letal Jutsu del Yondaime Hokage que apuntaba al centro de su espina ejecutado por aquella rubia voluptuosa
- ¡Hakke Rokujuuyon Shou (Ocho Trigramas Sesenta y Cuatro Palmas)!-

Franceska Mila Rose quedó totalmente atónita…

Fue cuestión de un par de segundos, pero pudo ver cómo la mujer Hyuga se lanzó de lleno contra ella, mientras apenas empezaba a recomponerse para caer al suelo.

Con los dedos medio e índice de cada mano, Hinata dejó caer la secuencia de impactos que tenían como objetivo incapacitar al enemigo en forma de un auténtico vendaval de golpes casi imperceptibles: dos directo a los muslos, luego otros dos en medio de los hombros, posteriormente cuatro apuntando a los brazos y antebrazos, a continuación ocho más, distribuidos en el torso a la altura de los riñones, corazón, hígado, esternón y repartidos en las costillas, después dieciséis repitiendo cada uno de los puntos anteriores y finalmente, treinta y dos lanzados nuevamente a cada uno de los puntos atacados anteriormente, además de las articulaciones de la morena, que simplemente sintió cada uno de los sesenta y cuatro golpes como proyectiles sin punta que terminaron por lanzarla hacia atrás, todavía en su posición para estrellarse violentamente contra un árbol que cayó derribado tras ella estrellarse de cara contra la tierra.

- N-No…- El daño interno en Mila era demasiado, pero aún así intentó ponerse de pie para intentar luchar -N-No me voy a rendir…-
- ¿Sigues resistiéndote? Pues no me parece…- Koharu se acercó a su indefensa víctima, flanqueada por las otras dos mujeres que estaban en un estado de sumisión y obediencia todavía más profundo que el suyo -A ver si así te estás quieta…- Tomó un Kunai de entre sus ropas y lo sostuvo con la mano derecha
- ¡Ah…!- Koharu apuñaló las dos pantorrillas de la Kunoichi de Kumo, provocándole un alarido de dolor
- Veo que eres terca- La castaña de Konoha observó regocijada cómo la castaña de Kumo todavía continuó tratando de levantarse -Pues no me parece…-
- ¡Gah…!- La morena sollozó horriblemente cuando sintió dos cortes en la unión de sus hombros con su torso y finalmente se dejó caer de cara al suelo
- Hasta que te calmaste…- La veterana Kunoichi observó cómo de los ojos de su enemiga comenzaron a surgir lágrimas de impotencia y dolor
“¡Sabía que este plan era una total estupidez!” Franceska apretó los dientes para no darse a sus enemigas el gusto de escucharla llorar a pesar del sufrimiento “A, B… ¡Sáquenme de aquí!” Pensó en medio de su creciente desesperación
- Vaya, a pesar de ser una Kunoichi con músculos de hombre, veo que puedes llorar como toda una mujercita… ¡Ja, ja, ja!-

Las carcajadas de Koharu Utatane resonaron en la mente de Mila, hasta que el daño interno y la pérdida de sangre terminaron por robarle la consciencia…



El choque de Kunai provocó varias chispas y el breve, pero intenso duelo de fuerza provocó más antes de que Naruto y Yoruichi tomaran distancias para continuar analizándose. Para la morena, resultaba desconcertante que aquél chiquillo pudiera igualarla en velocidad, además de que detrás de él, la Marea Roja y la Marea Azul se mantuvieran con esas expresiones frías y esa rigidez desconcertante.

Los tomoe del Sharingan del chico giraban de forma sutil, analizando sus movimientos.

¿Qué planeaba? ¿Qué quería el rubio? Esas preguntas se repetían en la mente de la pelimorada, ya que parecía estarla estudiando en vez de tratar de capturarla o matarla lo más pronto posible para revelar todo el asunto del intento de secuestro de Hanabi Hyuga…

Pero lejos de eso, el chico parecía tener su propia agenda.

En el pasado, su amante la había enviado a uno de los tantos escondites del Sannin Orochimaru para negociar con él y cuando lo tuvo enfrente, una sensación desagradable recorrió su espina, de forma similar a como se estaba sintiendo en ese momento, ya que aquellos ojos del Uzumaki le estaban provocando justamente la misma sensación…

“Debo darme prisa en acabar con el chiquillo, antes de que algo más pase…” Los ojos ámbar se mostraron severos “Además, me preocupa Mila… Si realmente Minato Namikaze está vivo, ella corre grave peligro…”

Naruto observaba detenidamente a la Ninja morena ya que realmente en un nivel muy alto como para mantenerse serena ante el desconcertante escenario delante de ella y encima de eso, darse cuenta de su verdadera naturaleza. Era la primera vez que se sentía descubierto, ya que ni siquiera Koharu en su momento, fue capaz de darse cuenta en un principio, que su verdadera esencia iba más allá de ser manipulado por el Kyuubi.

“No hay otro remedio…” De un momento a otro, un flujo de Chakra Raiton comenzó a rodear a la bella Kunoichi de Kumo -¡Raijuu Senkei: Kokubyou (Forma de Batalla de la Bestia Trueno: Gato Negro)!-

El Arma Definitiva observó expectante cómo aquél Chakra chirriante se liberó en todas direcciones durante varios segundos, para luego comenzar de nuevo a rodear su cuerpo. Su ropa quedo desgarrada en forma de un leotardo negro mientras que de su espalda baja surgió una cola de gato con esponjoso pelaje del mismo tono de su cabello. Sus brazos y piernas, a la altura de los codos y rodillas respectivamente, se recubrieron de una intensa corriente de Chakra Raiton y dos emanaciones del mismo tipo se manifestaron en su cabeza, asemejando puntiagudas orejas de gato. Se colocó a cuatro patas, mirando fijamente al rubio mientras aquél flujo eléctrico rodeaba sutilmente el resto de su cuerpo.

- Vaya…- El rubio abrió ligeramente el compás y comenzó a realizar una serie de sellos de mano -Su Chakra aumentó de golpe-
“Con el poco raciocinio que me queda… Tengo que planear la estrategia…” Pensaba la pelimorada mientras endurecía su expresión, mostrando sus colmillos y una expresión más de una bestia salvaje que de una persona “Acabar con el chico y escapar lo más pronto que se pueda de Aoishio y Akashio…” Contrajo los dedos de manos y pies -¡Miau…!- Maulló intensamente al aire, liberando una onda eléctrica que agitó el lugar con el viento producido.

La forma que Yoruichi había adoptado asemejaba a un gato formado de Raiton y la Ninja más parecía ser el contenedor de dicha forma. El rubio fue quien comenzó a analizar a su enemiga… Y en el último segundo por milímetros alcanzó a esquivar ladeando su cuerpo, un zarpazo dirigido a su pecho, que fue capaz de cortar la materia oscura en forma de tres rasguños que por unos instantes manifestaron aquél Chakra eléctrico.

“Su velocidad aumentó bastante…” Pensó desconcertado el chico
- ¡Miau!- Bramó la morena, reorientándose hacia su blanco -¡Voy a comerte como a un ratón…!- Gruñó, enseñando sus afilados colmillos
- ¡Kinton: Shuusa (Elemento Metal: Cadenas Cazadoras)…!- Gritó el rubio tras terminar de realizar el sello ‘Mi’ (Serpiente).

A continuación, de su cuerpo surgieron varias cadenas plateadas con puntas de Kunai que se abalanzaron sobre la pelimorada a gran velocidad con el fin de clavarse en su cuerpo y restringirla. Sin embargo, haciendo gala de su extraordinaria agilidad en su transformación, Yoruichi esquivó cada uno de los ataques sin dejar de avanzar hacia su enemigo, mientras preparaba sus garras de Raiton para atacarlo.

- ¡Gah…!- El chico gritó al recibir el violento zarpazo en su hombro izquierdo y se tomó el lugar afectado con la mano derecha al tiempo que la Ninja de Kumo se alejó -Maldita…-
- Voy a… ¡Voy a cortarte en muchas partes!- Exclamó feroz la morena, mientras la sangre del Arma Definitiva en sus garras se evaporaba
- Muy bien… Se acabó la Saikyou Buki amable- Murmuró con tranquila furia el Uzumaki al tiempo que su ojo izquierdo se convirtió en el Byakugan.

Solamente lo había estado teorizando, pero Naruto siempre tenía presente que suyo era el potencial para usar los dos Doujutsu al mismo tiempo. Si bien sería uno en cada ojo, podría aprovecharlo para mejorar su visión en general y así sacarle el máximo provecho a sus privilegiados ojos.

- Muy bien… Parece funcionar- El chico enfocó a su feroz enemiga, pudiendo ver tanto su Sistema de Circulación de Chakra con el Byakugan, así como notar sus movimientos con el Sharingan -Vamos a hacerlo más interesante… ¡Soushou (Lanza Funeraria)!- De su palma derecha, surgió una estaca de hueso que esgrimió hacia la Shihouin
- ¡Ahí voy! ¡Miau…!-

A extraordinaria velocidad, la Kunoichi se dirigió hacia el Uzumaki, preparando nuevamente sus garras eléctricas para atacar. Naruto pensó en la posibilidad de lanzar su ataque frontalmente, ya que seguramente Yoruichi no sería capaz de realizar una maniobra para esquivar a esa velocidad. Tomó vuelo y lanzó su estocada hacia delante, esperando impactar a la Ninja de Kumo.

De un momento a otro, la morena había desaparecido ante su aparente desconcierto.

“¡Te tengo…!” La pelimorada estaba sobre el rubio, levemente hacia la izquierda y lanzó su zarpazo en dirección al cuello del rubio
“Soushou” El chico sonrió en forma perversa

Del hombro izquierdo del Arma Definitiva, surgió otra estaca de hueso, la cual empaló a la Kunoichi en su vientre. Pudiendo ver a detalle la maniobra de la morena con su Sharingan y luego de forma ampliada con el Byakugan, fue capaz de seguir la asombrosamente ágil y veloz maniobra de su enemiga para luego planear su inesperado contraataque. Sin embargo, sintió el choque eléctrico del Chakra eléctrico por todo su cuerpo.

- ¡Kh…!- En el último momento, Yoruichi fue capaz de darle un puntapié en la espalda, provocándole profundas heridas con sus garras y tomar impulso para liberarse y tomar distancia -Eso dolió…- Murmuró el chico, sintiendo la carne de su espalda arder por efecto tanto de la profundidad de la herida como del choque eléctrico
- Miau…- La mujer también se mostraba afectada por la herida en su abdomen -Jodido enano…-

Tras ese primer choque, se enfrascaron en choques directos, la pelimorada usando sus temibles garras, mientras que Uzumaki utilizaba las estacas de hueso surgidas de las palmas de sus manos. Las heridas en sus cuerpos comenzaron a aparecer como tajos finos de los que la sangre surgía gradualmente, más y más. Los extraordinarios reflejos adquiridos por la poderosa Kunoichi apenas podían ser contrarrestados por la visión combinada de los dos Doujutsu del Uzumaki, quien forzaba aquella visión doble al límite con el fin de estar al nivel de la pelea. La velocidad claramente estaba a favor de la Shihouin, pero conforme aumentaba el desgaste de la batalla, la diferencia se fue reduciendo poco a poco.

Por otra parte, los continuos choques y zarpazos que recibía el Uzumaki en su cuerpo, iban provocando que se entumeciera a causa de la electricidad que rodeaba a la mujer. El combate iba haciéndose cada vez más lento y brutal por parte de ambos. Estocadas, tajos, zarpazos, mordiscos y demás, los realizaban cada vez con mayor saña.

Yoruichi mordió intensamente el brazo derecho de Naruto, quien al no poder soltarse simplemente agitando su extremidad, terminó por darle un golpe brutal en la cara a la bella mujer gato con su otra mano, mandándola unos metros atrás. En el aire, la morena pudo recomponerse para caer de pie y volver a lanzarse contra su enemigo. La visión combinada del rubio cada vez se armonizaba más y le era menos complicado reaccionar ante los veloces ataques de la pelimorada.

- ¡Te voy a degollar!- Gritó la morena con sádica sonrisa -¡Nadie podrá reconocer tu cuerpo!-
“Su carácter se volvió totalmente distinto desde que asumió esa forma…” El chico se preparó para recibir a su enemiga.

Comenzó entonces un duelo entre las estocadas y las garras, tratando cada uno de los contendientes de impactar al enemigo. Se bloqueaban sus ataques al poder predecirse sus movimientos. Entonces, por un momento, los ojos del rubio se desactivaron y la mujer gato trató de darle un doble zarpazo en el pecho, pero el Uzumaki fue capaz instintivamente de colocar sus armas delante de su cuerpo para bloquear el ataque. Pronto, el rubio pudo reactivar sus Doujutsu, si bien el ojo de los Hyuga pasó a mostrarse en su ojo derecho, mientras que el ojo de los Uchiha se manifestó en su orbe derecha.

- ¡Muy bien!- Agitando sus brazo y haciendo un gran esfuerzo, finalmente forzó a la morena a retroceder -¡Hora del final!-
- ¡Entonces te mataré ahora!- Exclamó la pelimorada para luego maullar en dirección hacia la luna -¡Hasta nunca!-

Conforme el combate avanzaba, la Shihouin actuaba de forma más y más salvaje, detalle que no dejó pasar el rubio. Forzaba más y más sus ojos con el fin de inclinar el combate hacia su lado, prediciendo de forma cada vez más eficiente los movimientos de la Kunoichi de Kumo…

Yoruichi no gustaba de usar su Raijuu Senkei: Kokubyou, debido a que si bien su Chakra, velocidad y agilidad aumentaban enormemente, su raciocinio se veía disminuido al ir adquiriendo aquellos instintos de gato conforme se desarrollaran sus combates. Actuaba más y más como felino antes que como Kunoichi y ese era un factor riesgoso.

Sin embargo, sus movimientos se volvían sumamente complejos y por ende, a pesar de que el Arma Definitiva podía predecirlos por efecto de sus ojos, no le era posible esquivar todos los ataques que le lanzaba, por ello parecía estar en ventaja…

Y con el pasar de la pelea, la Ninja transformada fue olvidándose paulatinamente de que las dos famosas Kunoichi observaban la pelea a detalle.

“¡Un poco más!” El rubio lanzó una estocada con la estaca de su mano derecha y solamente gracias a su agilidad adquirida, la pelimorada pudo esquivar el ataque “Rayos…”
- ¡Miau!- Haciendo un medio giro en el aire, la morena se lanzó hacia el chico ¡Raitsume (Garra Relámpago)!- El zarpazo de garras rodeadas de Chakra Raiton que tomó la forma de sierras dentadas iba directo a la cabeza del chico…

En ese momento, algo extraño sucedió: aquella visión mixta que tenía se unificó.

Una cosa era que su cerebro interpretara y mezclara las visiones que le otorgaban por separado el Sharingan y el Byakugan, mientras que otra muy distinta era recibir una percepción más compleja producto de mezclar ambas en la mente. Entonces, pudo ver todavía con más anticipación el ataque que con el Doujutsu Uchiha y ladear la cabeza con expresión milimétrica para sólo perder unos cuantos cabellos ante la mirada desconcertada de su transformada enemiga.

- ¡Pudo esquivarlo!- Exclamó desconcertada la Kunoichi, posándose en cuatro patas ante su enemigo
“¿Qué demonios pasó?” El chico miró sorprendido su mano derecha al ser capaz de ver tanto su Sistema de Circulación de Chakra como el color de la energía “Esto es distinto… Es una percepción más clara” Continuaba reflexionando al tiempo que se movía con milimétrica precisión para esquivar una patada de su enemiga “Tengo la visión periférica del Byakugan sin el punto ciego, además de poder ver el nivel de las reservas de Chakra de la mujer como si usara el Sharingan…”
- ¡Miau…!- La transformada Kunoichi se mostró sorprendida por la aparente agilidad que adquirió su enemigo -¡El mocoso ya no es tan palurdo!- Contrajo su cuerpo, de forma similar a como se erizaban los gatos que se sentían amenazados.

La Kunoichi de Kumo se sintió instintivamente intimidada al ver que los ojos del Uzumaki ya no reflejaban ni el Sharingan ni el Byakugan...

Ambos globos oculares del Arma Definitiva mostraban un espiral de tres vueltas en el que su pupila blanca era el centro del mismo, en un fondo color violeta. Aquél espiral giraba en sentido de las manecillas del reloj y era inevitablemente cautivador… Yoruichi tardó algunos segundos en reaccionar y continuar con la pelea tras ese momento desconcertante. Se lanzó al frente para tratar de acabar con el chiquillo y comenzó con una serie de zarpazos que Saikyou Buki evadía con la precisión necesaria apenas para no recibirlos.

El detalle milimétrico de sus desconcertantes nuevos ojos era armonioso, simplemente distinto, como si el rubio sólo deseara gastar la energía estrictamente necesaria para sus movimientos.

Los intentos de la Ninja transformada, para su creciente desesperación, no acertaban ni una sola vez. Aquél nuevo Doujutsu era una desventaja injusta para ella, ya que antes de su aparición, el combate paulatinamente se iba inclinando a su favor. Poco a poco, el cuerpo del rubio iba superando los daños que la transformación de la morena le había infringido y recupera un poco de agilidad conforme el entumecimiento de su cuerpo iba desapareciendo.

Por otro lado, la energía de Yoruichi disminuía paulatinamente. Debido al efecto de tener sus extremidades rodeadas de Chakra Raiton, tenía un continuo desgaste de energía y peor aún, aquellos instintos felinos que se manifestaron en ella acabaron por traicionarla y ensimismarla en el combate, dejando de lado que su prioridad era vencer al chico rápidamente para encontrar a su cuñada y escapar antes de que todo terminara en desastre.

- ¡Raitsume!- Nuevamente, el Chakra aumentaba en sus garras para intentar partir en dos al Uzumaki
“Cada vez puedo ver sus movimientos con mayor claridad…” Pensó detenidamente el Uzumaki, mirando fijamente los movimientos de su oponente.

Aquellos particulares espirales giraban armoniosamente en sentido de las manecillas del reloj, analizando a detalles los veloces y erráticos movimientos de la morena de Kumo. Sus intentos por golpear al chico fallaban una y otra vez, la herida en su vientre poco a poco la iba limitando más y más sus capacidades de combate hasta el punto en que a la pelimorada le resultaba casi imposible tocarlo.

Víctima de su mente alterada por su transformación, Yoruichi Shihouin rápidamente se obsesionó con derribar a su enemigo, por lo que se precipitó a usar sus últimas reservas de Chakra para maximizar su rendimiento en aras de acabar con el chico Uzumaki. Sus temibles garras de Raiton aumentaron todavía más su rango y de todo su cuerpo comenzaron a surgir pequeños relámpagos. Inmediatamente, su siguiente ataque logró perforar el brazo izquierdo del chico, quien quedó atónito ante esa inesperada acción, ya que si bien pudo ver a detalle el movimiento en zigzag con el que la Kunoichi se acercó a él, fue incapaz de reaccionar ante el inesperado aumento de velocidad y agilidad de su enemiga.

- ¡Gah…!- Gritó el Uzumaki al sentir cómo las garras de la mano derecha de su enemiga se clavaban en su hombro.

La morena retrocedió y el rubio se acuclilló para tomarse el hombro con su mano derecha, mientras la sangre escurría lentamente por su extremidad. Yoruichi reasumió su pose a cuatro patas de forma acechante, todavía intimidada por aquellos nuevos ojos del Arma Definitiva…

Súbitamente, un estallido de Chakra Raiton se manifestó alrededor de la Kunoichi de Kumo y perdió su transformación, recobrando su apariencia original y recuperando la lucidez mental de golpe.

Lo primero que sintió tras regresar a la normalidad fue la profunda herida en su vientre, llevando su mano derecha al lugar afectado para luego mirarla sorprendida. Su Chakra estaba casi agotado y esa considerable herida le dificultaría bastante el escape. Pensó que sería fácil acabar con el chiquillo haciendo uso de su Raijuu Senkei para luego escapar con sus aumentadas capacidades físicas sin que las Dos Mareas fueran capaces de alcanzarlas sería la mejor opción…

Pero que inesperadamente el rubio fuera capaz de soportar el combate e incluso hacerle frente por momentos, fue algo que arruinó su estrategia por completo…

Sabía que era riesgoso utilizar su transformación, pero decidió jugarse la posibilidad y al final, todo había salido tristemente mal para ella. Tal vez podría llevar al otro mundo al enano desconcertante e intimidante, pero entonces fue que Akashio y Aoishio comenzaron a caminar con aquellas expresiones frías hacia ella. Trató de escapar, pero debido al efecto de su Raijuu Senkei, su cuerpo quedaría notoriamente disminuido en sus capacidades por algunos minutos. Inmediatamente se dio cuenta de que ese esperado cansancio debido a la carga que la transformación representaba para su cuerpo, la había dejado vulnerable.

Un simple error de cálculo iba a costarle muy caro.

- Kinton: Atsuteikin…- Kushina extendió su mano derecha hacia la morena y de la palma pronto surgió una cadena de Chakra con punta de grillete que de inmediato apresó del cuello a su objetivo
- Shikigami no Mai (Danza de la Fórmula de Papel)…- Konan dirigió su mano izquierda hacia la Kunoichi de Kumo, la cual se convirtió rápidamente en una gran cantidad de hojas de papel de color negro.

Mientras todas esas hojas danzantes la envolvían con prontitud, se dio cuenta de que había sido derrotada y la estratagema planeada durante tanto tiempo para secuestrar a la Princesa Byakugan, había fallado por la inesperada intervención de aquél grupo extraño, dirigido por ese intimidante niño.

“Mila, espero que estés bien…” La mirada ámbar de Yoruichi se entristeció visiblemente “A… De verdad, lo lamento…”

Lo último que pudo ver antes de perder la consciencia fue la siniestra sonrisa del Arma Definitiva, que se reincorporó lentamente, al tiempo que lentamente, la herida provocada por ella en su brazo izquierdo sanaba lentamente…



Konoha despertó con la triste y lamentable noticia de la desaparición de Hanabi Hyuga.

Fue terrible para el clan más grande de la Aldea Ninja de la Nación del Fuego, darse cuenta de que la pequeña en la que estaban depositadas todas las esperanzas para el futuro había sido secuestrada.

Lo primero que se hizo fue realizar autopsias detalladas para determinar qué o quién había asesinado a los guardias del complejo Hyuga que esa noche tuvieron la misión de proteger a la princesa de su clan. Rápidamente las pruebas llegaron al resultado: habían sido asesinados con precisos ataques Raiton debido a los cortes que presentaba la carne, resultado de minúsculas vibraciones que sólo ese tipo de Chakra podía producir.

El escuadrón Hyuga que intentó dar alcance a los secuestradores, tampoco tuvo éxito, ya que sólo encontró algunos árboles derribados con fuerza bruta y sin poder utilizar sus privilegiados ojos para rastreo debido a la noche, no pudieron localizar en el frondoso bosque a esos individuos. Entonces se buscó a la comitiva de Kumo como principales sospechosos, llegando a una conclusión obvia tras no encontrarlos en el inmueble donde se estaban hospedando: no estaban porque en medio de la noche secuestraron a la pequeña Hanabi para luego huir de Konoha.

Cuando los altos mandos de la aldea se dieron cuenta de esa terrible realidad, alrededor de las 9 de la mañana, seguramente los perpetradores de ese crimen se encontrarían ya en la frontera de la Nación del Fuego y seguirlos sería peligroso.

Sin embargo, eso no se iba a quedar así.

De inmediato , Konoha rompió todos y cada uno de los acuerdos que se habían alcanzado con Kumo el día anterior, además de movilizar a buena parte de la plantilla Ninja con el fin de estar preparados en caso de que una Guerra Ninja llegara a estallar. Para el mediodía, la Aldea Ninja de la Nación del Fuego estaba en un estado de alerta inminente y se habían roto por completo las relaciones diplomáticas entre las dos aldeas.

Por otra parte, Hiruzen Sarutobi, principal promotor de las negociaciones con Kumo en aras de la paz entre las dos aldeas, sufrió un golpe político brutal. Fueron los enviados de esa aldea, aquellos a los que el Sandaime Hokage les había abierto las puertas de la aldea, los que se habían llevado a la pequeña Hanabi, si bien el anciano pudo mantener su puesto.

El terriblemente abatido Hiashi Hyuga, estaba desbordado por la rabia y la impotencia de saber que su pequeña, la cual había nacido casi milagrosamente, estaba en las garras de la Aldea Ninja de la Nación del Rayo y posiblemente terminaría como una mujer de crianza para que Kumo tuviera acceso al Byakugan.

Y se notó una tensión evidente entre el Clan Hyuga y Konoha.

Los dueños del Byakugan se sintieron prácticamente traicionados debido a que no se tomaron las medidas de seguridad pertinentes contra los extranjeros y para las 3 de la tarde, era claro que los Hyuga estaban totalmente en contra de Sarutobi y sus postulados. Abandonaron los acuerdos entre clanes, promulgados décadas atrás, en los cuales se decía que los jóvenes serían entrenados en la Academia Ninja con normalidad y también que la lealtad sería con Konoha antes que con el Clan Hyuga.

Ya entrada la noche, los demás clanes integrantes de Konoha intentaron igualmente abandonar los acuerdos, pero en esos casos, el prestigio que todavía le quedaba al anciano líder fue suficiente para mantener a todas las familias Ninja dentro de esas normativas por el momento…

Fue un día terrible para el devenir político de la aldea, ya que el simple secuestro de aquella jovencita desencadenó muchas cosas y le había provocado una herida prácticamente letal a la estructura que mantenía el equilibrio en Konoha.



- Y-Yoruichi…-
- M-Mila…-

La dos Kunoichi morenas de Kumo despertaban lentamente, dándose cuenta de que se encontraban en un lugar oscuro que parecía ser una celda debido a las precarias condiciones. Estaban desnudas y al parecer, mientras estaban inconscientes, las dos habían sido golpeadas con el Juuken de los Hyuga, quedando claramente mermadas en sus capacidades físicas. La sangre seca estaba presente en las comisuras de los labios de ambas y varios moretones eran visibles por todo su cuerpo…

Estaban encadenadas de los tobillos, las muñecas, bajo las rodillas y los cuellos por gruesos grilletes que parecían surgir de los muros y el piso, arrodilladas con los brazos extendidos arriba y a los costados. Las dos observaban el lugar con recelo, tratando de deducir dónde se encontraban.

- C-Carajo… Sabía que todo esto era una estupidez…- Murmuró Franceska con toda la intensidad que su maltrecho cuerpo le permitió -Todo es culpa de A y tuya…- Concluyó claramente recriminadora
- C-Cuando escapemos, puedes echarme todo en cara…- Replicó Yoruichi respirando con algo de dificultad
- Tómenlo con calma, van a estar aquí por un largo tiempo…-

Débiles, pero manteniendo una mirada decidida que mostraba silenciosamente la intensión de aprovechar cualquier oportunidad para escapar que se les presentase, se enfocaron en la recién llegada Mabui, quien se mostraba con una sonrisa hipócritamente amable delante de ellas.

- T-Traidora…- Dijo la pelimorada con voz alzada hasta donde tuvo posibilidades
- P-Perra…- Añadió la castaña de la misma forma debilitada
- Yoruichi-san, Mila-san… Yo pensaba igual que ustedes- Las palabras de la peligris llamaron la atención de las otras morenas -Pero…- Cerró sus ojos, mostrando una expresión amable y empática -Una vez que mi amado, sexy, poderoso y eterno amo arregló mi cabeza, me he convertido en una de sus fieles esclavas y pronto ustedes serán como yo…-

Involuntariamente, las dos mujeres se sintieron intimidadas…

Y entonces se dieron cuenta que delante de ellas estaba la pequeña Hanabi Hyuga, flotando sobre lo que parecía ser agua, con su pequeño e infantil rostro cubierto por una máscara para poder respirar dentro del contenedor transparente donde se encontraba, el cual estaba incrustado en un muro hasta la mitad.

Era una escena perturbadora que las dejó visiblemente intranquilas.

- N-No me jodas…- Susurró atónita la castaña.

La pelimorada se mantuvo callada, pero era obvio que también estaba desconcertada ante la imagen frente a ella. Yoruichi suponía que Hanabi ya estaría con los suyos y ellas posiblemente se encontraban encerradas en algún calabozo de Konoha. Antes de que pudiera ponerse a pensar qué estaba sucediendo, notó que detrás de Mabui, una figura un tanto familiar aparecía y abrazaba de forma visiblemente pervertida a la otrora retacada mujer al sujetar de forma descarada su pecho derecho con la mano izquierda y manosearla con su mano libre en su entrepierna, provocando que la peligris lejos de molestarse siquiera, se dejara hacer visiblemente excitada.

- A-Amo…- Susurró de forma erótica la peligris -Lo hice bien… ¿Verdad?- Se mordió los labios ante el evidente premio en forma de placer que recibía
- Claro que sí, Mabui-chan…- El rubio se asomó por el costado izquierdo de su morena servidora -Porque pronto un par de negras más se unirán a ti como mis fieles, sumisas, enamoradas, sometidas, dominadas y sexys servidoras…-

Yoruichi y Mila miraban expectantes al Arma Definitiva, mientras un sentimiento de incertidumbre se apoderaba de sus corazones ante aquellos misteriosos ojos azules…



Notas

Primero que nada, si bien la derrota de Franceska Mila Rose pareció relativamente fácil, la explicación está en que el Hiraishin no Jutsu está en un nivel muy alto, así como se explica a lo largo del canon y se comprobó posteriormente en la Guerra Ninja. La morena amazona en el fic, puede decirse que tiene un nivel comparable al de Kakashi pre-Shippuden sin Sharingan.

Sobre Samui… Bueno, es algo enredado, ya que si bien la sexy Kunoichi apenas salió de su gestación, como se ha manejado desde su aparición, su mente prácticamente ha sido construida prácticamente de la nada por Tsunade, al igual que con Naruko y si bien tiene un lado ‘libre’, el cual se muestra en su llegada a la casa Uzumaki, tiene la otra cara, que fue presentada durante el inicio del asunto Hyuga, la cual se concibió para intervenir en el plan con el fin de inclinar la balanza a favor del Clan. También se muestra que tiene las mismas habilidades de Minato en cuanto al manejo del Rasengan y demás.

En cuanto a Yoruichi, sus capacidades están basadas en su contraparte canon y más que nada, su transformación es una adaptación de la original a la historia, mostrándola solamente como inestable a diferencia del canon, donde es incapaz de controlarse a sí misma en ese estado y requiere la ayuda de Kisuke Urahara. En el fic, como se vio, simplemente pierde su característica tranquilidad y se muestra salvaje e inestable, así como desbordada por la intensidad. Por ello la reticencia inicial a usar ese poder.

Hanabi… ¿Qué decir? Los planes del rubio van más allá de facilitarse un compromiso con la Hyuga y realmente, la idea era mostrar cómo comienza a desestabilizarse Konoha y el que la pequeña castaña terminara desaparecida a los ojos de la aldea, era una oportunidad única, además de que más adelante, eso será una fuente de fricciones entre Konoha y Kumo así como entre Konoha en su conjunto y los Hyuga.

En cuanto a la nueva visión del rubio, puede tomarse como un ejemplo de la sinergia: el total es más que la suma de las partes. Desde el siguiente capítulo explicaré paulatinamente lo concerniente a sus ojos.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1152
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 18
Sexo: Masculino - Masculino

Uzumaki's Strongest Weapon [+18] [P] (Capítulo 14) 8-4-18

Mensaje #41 por Rock-kun » Lun Abr 09, 2018 10:26 pm

Un nuevo capítulo ha llegado para ponerse a la par con la otra web, y en este capítulo suceden cosas interesantes.

Como se esperaba el Team Cell derrota a las chicas de Kumo. Aunque Naruto tuvo algunos problemas con Yoruishi debido a que mostró su transformación animal y le destruyó uno de sus brazos. Sin embargo, las células del clan de Yuugo combinadas con el elemento madera que son una mezcla de los chakras de tierra y agua, lograron reconstruir por completo el brazo destruido de Naruto como si nada hubiera pasado.

Aunque la Shihoin no se daba por vencida, recibía constantes ataques junken de Hinata y papel asesino de Konan para pudieran doblegarla. Luego de eso, ella fue cubierta de papel por konan para que fuera llevada fácilmente sin dejar rastro. Por otro lado, Mila tuvo la misma suerte aunque un poco más brutal, ya que fue derrotada por Samui y Koharu, la rubia sorprende al usar las técnicas del Yondaime como el Hirashin y el Rasengan, mientras que la miembro del consejo usaba sus técnicas peculiares que no tenían piedad con sus oponentes, tal y como pasó con el Team Fighter que terminaron masacradas y mutiladas.

Al día siguiente de la noche del secuestro de Hanabi, la situación política de la aldea se encontraba muy mal y sin oportunidad de reconciliación, ya que los Hyuuga quedaron muy devastados y a la vez furiosos por el secuestro de la pequeña que en un futuro llenaría de gloria al clan, pero que ahora sería sólo una fábrica de bebés con Byakugan para Kumo. Por esto es que los Hyuuga decidieron salir del sistema de clanes y dejarían como prioridad todos los asuntos que tengan relación con ellos y que en úlitmo lugar dejarían a Konoha.

Los otros clanes también querían hacer lo mismo, pero debido a la trayectoria intachable del Sandaime que construyó a lo largo de los años, los hizo permanecer en el sistema de la aldea a pesar de que el anciano se equivocara al dejar entrar a los enviados de Kumo que serían los responsables de una de las más grandes tragedias en la historia del clan Hyuuga.

Mientras esto pasaba en Konoha, en los subterráneos donde el clan Uzumaki se prepara para su expansión y conquista sobre el mundo ninja, precisamente en una celda, se encontraban Yoruichi y Mila totalmente desnudas y encadenadas. Debido a su peligrosidad, las mujeres fueron golpeadas con Junken mientras se encontraban inconscientes para evitar que intentaran escapar.

Las mujeres al despertar se sorprenden al ver a la pequeña Hanabi dentro de una cápsula llena de un extraño líquido cuando creían que el resto de su equipo habían logrado llevarla a Kumo. Luego de eso, Mabui se presenta ante ellas, revelándoles que estaba completamente sometida a su dueño, quien era el mismo niño que las había vencido momentos atrás, llenándolas de nerviosismo por el misterioso poder que pudiera hacer sobre ellas.

La "interrogación y sometimiento" hacia Yoruichi y Mila para ser absorbidas por Cell y ser futuras incubadoras de bebés Uzumakis con el ADN modificado de los ninjas de Kumo está a punto de comenzar, pero se verá en el próximo capítulo. :evil:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.


Volver a “Fanfics [+18]”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado