Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 4) (17-7-17)

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1102
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 40
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 4) (17-7-17)

Mensaje #1 por steelfire404 » Sab Abr 01, 2017 7:26 pm

Pues bien, aquí estoy subiendo otro de mis fic al foro... Inevitablemente, le tengo cariño a esta web. :ura:

Prólogo | +
Naruto’s Daybreak



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”



Prólogo: Cuando los remolinos se encuentran.



- No tengo tiempo para ti, Naruto…-

El Jounin observaba con indiferencia a su estudiante. Había ido a visitar a Sasuke al hospital para informarse sobre su estado y prepararse para protegerlo de Orochimaru. Tentado por el Juinjutsu (Sello Maldito) del perverso Sannin de las Serpientes, Sasuke era presa fácil de ese individuo y Kakashi simplemente no podía permitir que pusiera las manos sobre el Uchiha.

Debía estar a su lado el mes entero para poder vigilarlo adecuadamente y evitar imprevistos.

- ¡Entonces va a entrenar a Sasuke! ¡¿Verdad?!- El rubio encaró molesto a su maestro.

La recriminación en parte era válida… La forma perfecta de encubrir la protección para el azabache era entrenarlo para su pelea contra el intimidante Gaara. Y ciertamente, pensándolo con serenidad, era más factible que Sasuke mejorara con posibilidades reales de ganar a que Naruto se centrara como Ninja y pudiera ser entrenado adecuadamente para enfrentarse a Neji Hyuga con verdaderas posibilidades de vencerlo en tan sólo un mes.

No era discriminación o algo parecido, era la más fría verdad.

- Calma, Naruto…- Habló distante el Jounin de cabello gris -Te conseguí un mejor maestro que yo-
- ¡¿Y quién sería?!- Preguntó cada vez más indignado el Genin

Naruto no podía creer que su Sensei, aquél Ninja que les decía una y otra vez sobre la importancia del trabajo en equipo, lo dejara a su suerte con un maestro desconocido que posiblemente ni siquiera se iba a preocupar de entrenarlo adecuadamente…

Era un secreto a voces que casi nadie era amigable con él. Aunque posiblemente si fuera alguien que valiera la pena…

Tal vez podría intentarlo.

- Sería yo…-

El Uzumaki volteó a su espalda para encontrarse con Ebisu, el profesor privado de su amigo Konohamaru…

Aquél sujeto que lo hizo menos desde el primer momento en que lo vio. Uno de los tantos que lo observaba como un paria, seguramente por tener adentro al Kyuubi, que le mostraba esos ojos fríos como casi toda la gente de la aldea y no se molestaba en expresar su desprecio por él.

- ¡¿El pervertido de armario…?!-

Por más que se escuchara gracioso, Naruto estaba realmente indignado de que aquél fuera su supuesto entrenador… Obviamente no le había perdonado lo de Konohamaru y planeaba sabotearlo para que el primo de Hinata lo humillara.

No habría otra explicación para que Ebisu se ofreciera a ser su entrenador… Y él no estaba dispuesto a aceptarlo. Kakashi era su maestro y estaba obligado a entrenarlo, no importaba que lo hiciera junto al Teme de Sasuke.

- Cuánta insolencia…- El aludido simplemente se acomodó los lentes, pero no hizo otra cosa.

Hipócrita…

Seguro que no había empezado a insultarlo y despreciarlo solamente porque Kakashi estaba con él. Igual no iba a aceptar, no estaba dispuesto a que le sabotearan su preparación, prefería entrenar por su cuenta…

Kakashi simplemente parecía observar todo con indiferencia, ya que su expresión no había cambiado en lo absoluto y realmente no parecía importarle para nada el asunto.

- ¡¿Cómo va a ser mi entrenador?! ¡Él es más débil que yo para empezar…!-

Iba a desenmascararlo. Seguro con ese golpe el pervertido de armario iba a despotricar contra él y Kakashi se daría cuenta de que sería un error esa idea ridícula de que Ebisu lo entrenara. Para su desconcierto, el Toubetsu Jounin sonrió nerviosamente y apretó los dientes, pero siguió sin revelar su verdadera cara.

Realmente estaba actuando bien, pensó Naruto. Así que si planeaba algo era peligroso estar con él.

- ¿Por qué dices eso?- Finalmente Kakashi había reaccionado, pero sólo para decir esa tontería.
- ¡Cuando usé mi Harem no Jutsu contra él, se derrotó solo…!-

Como si lo que le importara fuera únicamente fueran los detalles del encuentro con Ebisu, quien al contrario, se le fue encima y le aplicó una llave con sus brazos para detenerlo del cuello y que no siguiera hablando. Fuera de eso, no le hacía daño realmente, pero seguramente era porque Kakashi estaba de testigo.

El pervertido de armario le susurraba cosas al oído sobre comprarle Ramen, Barbacoa o lo que se le antojara para que no siguiera hablando de eso…

- ¿Harem no Jutsu?- Preguntó el Hatake con desgano.

Pero eso carecía de importancia para el Uzumaki…

Justo frente a Kakashi, Ebisu lo estaba ahorcando y a su maestro poco parecía importarle. Después de un rato, el Tokubetsu Jounin por fin lo soltó y tomó un par de intensas bocanadas de aire para recuperar el aliento. Igual al líder del Equipo 7 no le había importado lo que había pasado y eso… Había hecho que llegara a sus límites. Todo lo que había pasado en su vida: el menosprecio de la gente, su abierto desprecio, el violento trato de Sakura y ahora la falta de interés del peligris…

Todo detonó en ese momento.

- Da igual, tuerto…- Replicó extrañamente tranquilo el rubio
- ¿Eh?- Dijeron ambos Jounin a coro, confundidos
- No pienso entrenar con el pervertido de armario y si no me piensas entrenar tú, ya encontraré a alguien que lo haga… Después de todo queda un mes- Continuó con esa extraña voz que se escuchaba ausente -Y de hecho ya tengo a alguien-
- ¿A qué te refieres?- Preguntó extrañado el Hatake
- No importa, nos vemos después, ciclope…- Con desconcertante tranquilidad, el chico se retiró del hospital ante la mirada descolocada de ambos Jounin.

Ebisu ciertamente lo despreció e hizo menos durante su accidentado encuentro con él… Pero el ver cómo había influido para bien en Konohamaru le hizo darse cuenta de que no era simplemente el Kyuubi, era un Ninja de Konoha que tenía una firmeza de corazón de la que muchos carecían. Cuando Kakashi le pidió el favor de entrenarlo, no lo dudó ni un instante…

Pero ahora, el ver la opinión que el chico tenía de él, le hizo darse cuenta de que su pésimo juicio le había quitado la oportunidad de redimirse.

Por su parte, el Ninja Copia estaba más desconcertado que el Tokubetsu Jounin. El rubio era sumamente obstinado y terco, por lo que supuso que seguiría insistiendo en que lo entrenara hasta que se hartara de las negativas y se resignara a que lo preparara Ebisu… Jamás pensó que lo llegaría a tomar así. Y por cómo se expresó de él, parecía haberle perdido el respeto.

Eran pensamientos peligrosos, que trató de alejar de su mente.

- ¿Pasa algo malo, Kakashi?- Preguntó el pervertido de armario con expectación
- No, es un arranque, ya se le pasará…- Respondió el Jounin del Equipo 7 con aparente indiferencia a lo ocurrido -Y entonces te buscará para que lo entrenes…-



La piedra brincaba sobre el agua, dando varios saltos antes de hundirse por fin.

Y junto a las ondas en el agua que desaparecían, también desaparecía la ilusión del rubio por cobrarle a Neji lo que le había hecho a Hinata… Esa niña era de las pocas personas que lo había tratado bien aunque fuera corto el tiempo en el que había convivido con ella. Ofrecerse a ayudarlo en el examen escrito incluso con el riesgo de ser reprobada u ofrecerle aquél ungüento después de derrotar a su compañero de equipo…

Eran gestos que a los ojos de los demás parecían simples pequeñeces. Pero para él, que generalmente recibía sutil desprecio o abierto rechazo, valían mucho.

Y por eso se enfureció tanto cuando el castaño la destrozó con saña durante su combate.

- ¿Por qué siempre es lo mismo?- Murmuró sentado en la orilla de uno de los tantos ríos de la aldea.

Mientras abrazaba sus piernas y hundía la cabeza entre sus rodillas, por primera vez en toda su vida, se puso a pensar sobre la gente que lo rodeaba… El viejo Hokage era como un padre para él y a pesar de discutir bastante, lo quería mucho. Luego estaba Iruka, que también era una figura paterna sumamente importante en su vida. Después estaban el viejo del ramen y Ayame, que siempre lo había recibido bien. Shikamaru, que a pesar de ser un vago lo trataba como a todos los demás o la tropa de Konohamaru, que a pesar de acecharlo con sus pésimos disfraces siempre conseguían que sonriera.

Y finalmente, estaba Hinata por lo poco que había recordado hacía apenas un momento.

Luego pensó en su equipo y la realidad lo golpeó en la cara, literalmente.

Sakura era sumamente grosera con él a pesar de que nunca se había propasado con ella fuera de la ocasión en que se disfrazó de Sasuke para intentar robarle un beso, pero la chica lo golpeaba violentamente por cualquier pretexto que encontrara, sin importar lo ridículo que fuera.

Sasuke siempre lo consideraba inferior. Y eso era una estupidez, porque el querido Uchiha había querido suicidarse contra Zabusa y casi se hacía encima cuando los atacó Orochimaru en el bosque de la muerte… Aquella ocasión en que lo salvó de Haku parecía cada vez más un acto involuntario que un gesto de amistad.

Y finalmente Kakashi…

¿Realmente era su Sensei? Todos los novatos había progresado bastante, menos él y sus compañeros. Le había gustado el entrenamiento de trepar a un árbol, pero de ahí en fuera y la cada vez más falsa lección del trabajo en equipo, no le había enseñado absolutamente nada.

¿Debía ir con Iruka y pedirle ayuda? No lo reconocería ante nadie, pero quería mucho al maestro de la Academia, aunque tristemente sabía que no podría enseñarle lo suficiente a esas alturas del examen, además, aunque tuviera la capacidad para apoyarlo posiblemente no tendría tiempo de hacerlo debido a su arduo trabajo como docente…

Pensó por un momento en el anciano Hokage… Pero si Iruka-sensei no tenía tiempo, el viejo menos.

- ¡Maldición!- Súbitamente descompuso su postura y tomó otra roca para lanzarla al agua, provocando una salpicada considerable -¡Maldita sea!-
- Sea cual sea el problema que tengas, no lo resolverás si no lo analizas con calma y tranquilidad…-

El rubio volteó a su costado y levantó la mirada, para encontrarse con la imagen de una bella mujer de cabello color rojo en tono vivo a la altura de los hombros, vestida en un traje ninja de mangas cortas y pantalón corto de color negro, con botas largas, luciendo una capa que ocultaba la mitad izquierda de su cuerpo. Los ojos verdes que tenía dejaban ver un palpable aire de melancolía… Debajo de su labio inferior lucía un piercing redondo y miraba pensativa el fluir del agua.

- ¿Quién eres?- Preguntó cauto el rubio, creyendo que sería otra Kunoichi de la aldea que lo vería con desprecio
- Si quieres saber el nombre de alguien, debes presentarte primero- Replicó la mujer, sin voltear a verlo
- ¡Ya lo sabes! ¡Soy el chico zorro, Naruto Uzumaki!- Gritó irritado, creyendo que esa tipeja se estaba burlando de él.

Los orbes esmeraldas se posaron en aquél chiquillo escandaloso y entonces lo vio… Sus facciones eran prácticamente idénticas a las de la primera persona que la había reconocido en la vida. Y qué decir de ese cabello y esos ojos, eran los mismos que los de aquél muchacho que fue su rival durante la niñez…

No había duda…

Ese chiquillo era esas dos personas importantes para ella, unidos en un solo ser.

- Así que, Naruto Uzumaki…-

La mirada ensombrecida la mujer pareció iluminarse, casi como en realidad no supiera quién era y le diera gusto saberlo…

Agitó su rubia cabeza, negando ese pensamiento. Ella, al igual que casi todos en la aldea, eran unos idiotas que no podían distinguirlo del zorro o por tenerlo en su interior, pensaba que lo poco que había conseguido era gracias a tener esa cosa sellada en su cuerpo.

- ¿Qué problema tienes?- Preguntó la pelirroja, sacándolo de su ensimismamiento
- Como si te importara- Contestó groseramente el chico
- Si no me importara, no te lo habría preguntado…- Contrario a lo esperado, aquella persona le sonrió amable -Déjame intentarlo, tal vez yo podría ayudarte-
- ¿En serio?- Replicó Naruto, todavía desconfiado -¿Aceptarías entrenar al chico zorro?-
- ¿Chico zorro?- Repitió extrañada la mujer -No veo que tengas orejas, cola, hocico o patas de zorro…-
- ¿Eh?- El ojiazul pasó de la furia al desconcierto
- Yo sólo veo a un chico que al parecer está frustrado porque no encuentra la forma de hacerse más fuerte, pero no por falta de disposición, sino por falta de alguien que lo guíe adecuadamente- Las palabras de la pelirroja llamaron la atención del Uzumaki -Y si me dejas, yo puedo ser esa persona…-
- Yo…- Naruto dudaba, porque la pelirroja parecía ser sincera
- No sé qué te haya pasado, pero sin importar qué haya sido, tienes que aprender a distinguir a las personas que realmente quieren ayudarte…- La ojiverde cerró sus ojos suavemente
- Y… ¿Por qué lo harías?- El rubio cedió por fin a la curiosidad
- Porque… Me recuerdas algo muy valioso que he perdido- Aquella mujer le ofreció la mano derecha al chico para levantarse, mientras le volvía a sonreír amablemente
- Yo…- El chico dudó por un momento, pero al final acabó tomando la mano de la Kunoichi para ponerse de pie -Acepto…-
- Por cierto, ya que te presentaste, ahora es mi turno- Naruto miró expectante a la que iba a ser su entrenadora durante el mes previo al torneo, una vez que se puso de pie -Pero primero que nada, debo aclararte que no somos parientes… Uzumaki, mi nombre es Shirona Uzumaki…-



Notas

Como sea, aquí exploró un tema interesante: aquél punto donde Kakashi se enfoca en Sasuke durante los exámenes Chunin en detrimento de Naruto. Leí un fic hace tiempo llamado “Todo gracias a una elección”, cuya temática era similar, pero por desgracia tiene años sin actualizarse… Me basé levemente en esa historia, ya que el arranque me gusta bastante, pero no más.

Finalmente, aparición de uno de mis personajes originales favoritos, aunque en un contexto radicalmente diferente: Shirona, quien para aquellos que leyeron mis fics en el antiguo foro, les será familiar.

Un saludo a todos.
Última edición por steelfire404 el Lun Jul 17, 2017 7:33 pm, editado 4 veces en total.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1076
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 12
Sexo: Masculino - Masculino

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Prólogo)

Mensaje #2 por Rock-kun » Sab Abr 01, 2017 8:05 pm

Que bueno que hayas puesto tu creación más reciente de la otra web junto con "El Arma Definitiva Uzumaki" en NU, en esta historia claramente pones a Kakashi como un sensei de mierda, y que Naruto se lo hará saber en más de una oportunidad.

Cuando vi a esta pelirroja que comienza a enseñarle correctamente a Naruto todas las artes ninjas (algo que Kakashi debió hacer desde el principio), pensé que se trataba de Kushina, pero se trata de la temible y pobre Shirona de Zarya. Está claro que en esta historia, la sufrida y poderosa Uzumaki tendrá otro rol, pero que igual es trascendental en la vida del protagonista.

Si en Zarya mi querida Shirona es la madre perdida de Naruto, en este fic será la maestra del rubiales. ¿En qué otra forma Shirona ayudará a Naruto en esta historia a parte de enseñarle ninjutsu? Habrá que esperar los futuros capítulos para averiguarlo. :evil: :risita: :yiii:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1102
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 40
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Prólogo)

Mensaje #3 por steelfire404 » Vie Abr 14, 2017 4:22 am

Rock-kun escribió:Que bueno que hayas puesto tu creación más reciente de la otra web junto con "El Arma Definitiva Uzumaki" en NU, en esta historia claramente pones a Kakashi como un sensei de mierda, y que Naruto se lo hará saber en más de una oportunidad.

Cuando vi a esta pelirroja que comienza a enseñarle correctamente a Naruto todas las artes ninjas (algo que Kakashi debió hacer desde el principio), pensé que se trataba de Kushina, pero se trata de la temible y pobre Shirona de Zarya. Está claro que en esta historia, la sufrida y poderosa Uzumaki tendrá otro rol, pero que igual es trascendental en la vida del protagonista.

Si en Zarya mi querida Shirona es la madre perdida de Naruto, en este fic será la maestra del rubiales. ¿En qué otra forma Shirona ayudará a Naruto en esta historia a parte de enseñarle ninjutsu? Habrá que esperar los futuros capítulos para averiguarlo. :evil: :risita: :yiii:


Ciertamente Kakashi fue un pésimo maestro en la primera parte del canon, puesto que sólo se enfocó en el transtornado del equipo y jamás consiguió su objetivo de que Sasuke prefiriera Konoha antes que la sed de poder.

Shirona aparece en esta historia como un "Y si...", además de que este fic es hasta cierto punto un espejo de Zarya, por decirlo de alguna manera.

Igualmente, dejo el primer capítulo de la historia:

Capítulo 1 | +
Naruto’s Daybreak



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos profundos de los personajes…”



Capítulo 1: Aprendizaje



- Primero que nada, un Shinobi debe ser discreto en el campo de batalla… Y me refiero a tu ropa porque con esto puesto, pareces una señal de tiro al blanco-

Naruto miraba expectante a la mujer que se había ofrecido a entrenarlo…

Shirona revisaba el armario del chico y con creciente preocupación se dio cuenta de que la ropa que tenía era bastante estrafalaria. Con ese escandaloso color naranja no sería difícil para cualquier enemigo detectarlo en el bosque o en campo abierto por lo poco común que ese color estaba presente en la naturaleza cuando no era otoño.

- ¡Pero me gusta esa ropa!- Replicó el chico, graciosamente enfadado -¡Así la gente se da cuenta de que soy yo de inmediato!-
- Puedo entender eso… Pero en un campo de batalla el elemento sorpresa es una variante que siempre debe jugar a tu favor- La mujer comenzó a sacar poco a poco la ropa naranja del clóset del chico “Aunque, sabiendo de dónde viene… Es posible que inconscientemente Naruto sienta como parte de su identidad la combinación del rojo y el amarillo”
- ¡Aún así!- Protestó el chico
- Créeme, puedo entender que te guste el color…- Adoptó un gesto severo antes de continuar -Pero en el combate es más probable que las prendas de estos colores terminen teñidas de rojo que cubiertas de gloria- Terminó con dura frialdad, provocando que Naruto pasara saliva por la garganta
- E-Espero que valga la pena- El chico contestó después de recuperar la calma
- Sólo valdrá la pena si realmente te concentras en tu meta- Replicó Shirona, adoptando una expresión seria -Ahora vamos, hay que empezar…- Concluyó después de sacarle un juego de ropa al chico más acorde a su rol como Ninja.



- Bueno, al menos no está tan mal la ropa…- Murmuró el chico, no totalmente satisfecho, pero conforme.

Naruto ahora vestía una camisa de tirantes ajustada de color negro, que permitía notar su buena complexión física, un pantalón del mismo tono oscuro y unas botas de color naranja; la banda que le había dado Iruka ahora tenía un listón de un color como el de su calzado. Los dos brazos los llevaba vendados desde las manos hasta los codos.

Ambos, maestra y alumno, se encontraban en un claro en el bosque cercano a Konoha.

- Entonces empecemos por lo básico- Shirona se sentó en posición de loto delante del muchacho y luego se cruzó de brazos, imitándola el rubio segundos después -Háblame de ti-
- Bueno, yo soy Naruto Uzumaki…- No sabía por dónde empezar, pero recordó la presentación con el Equipo 7 -Amo el ramen y creo que es lo mejor en la vida, odio, realmente odio el tiempo que tarda en estar listo el ramen instantáneo y mi sueño…- A pesar de todo, su más grande anhelo seguía intacto -¡Es convertirme en Hokage! ¡Así la gente va a tener que reconocerme y respetarme!-
- Entiendo…- La Uzumaki sonrió suavemente “Reconocimiento… Considerando cómo la gente trata a los llamados Jinchuuriki, es admirable que no se haya abandonado al resentimiento y deseé la aceptación de la gente”
- Y… ¿Cómo empezamos?- El chico estaba ansioso por saber
- Antes que otra cosa, necesito saber lo que sabes, qué es lo que has recibido de entrenamiento, obviamente sin contar la formación básica- La mujer contestó calmadamente
- Pues…- El rubio se puso a pensar -No sé si cuente una charla sobre el trabajo en equipo-
- No, no cuenta, trabajar en equipo es básico para todo Ninja y por eso se propicia un ambiente de convivencia para los estudiantes en la academia- Shirona dijo inmediatamente
- Entonces aprendí a subir a los árboles concentrando Chakra en mis pies- Naruto dijo con molestia, recordando de nuevo que Kakashi no quiso entrenarlo
- ¿Sólo eso?- La pelirroja alzó una ceja
- Sí, sólo eso- El chico desvió la mirada con un puchero de molestia en su rostro
- Entonces hay bastante por hacer…- Shirona adoptó de nuevo su gesto serio -¿Qué Jutsu conoces? Si puedes describírmelos ayudaría bastante-
- Pues…- Naruto se llevó su mano derecha a la barbilla en actitud pensativa -Puedo hacer el Kage Bunshin no Jutsu- Infló su pecho con orgullo al saberlo un Jutsu prohibido que pocos Ninja podían hacer debido al elevado y riesgoso uso de Chakra que conllevaba -También tengo mi Oiroke no Jutsu y el Harem no Jutsu-
- ¿Oiroke no Jutsu? ¿Harem no Jutsu?- Repitió visiblemente desconcertada la Uzumaki
- ¡Sí, es una gran idea donde me convierto en ‘Naruko’!- Declaró sonriente -Y vaya que me imaginé a una chica muy sexy…-
- En resumen, un Henge- Dijo seria la mujer
- Este, bueno, sí…- El chico pasó del orgullo a la vergüenza, al ver cómo su Jutsu había sido aparentemente menospreciado
- ¿Puedes hacerlo?-
- ¡Claro!- Realizó su Jutsu y frente a Shirona apareció una jovencita de coletas rubias sumamente hermosa -¿Qué opinas?-
- Pues…- La mujer analizaba detenidamente a la chica delante de ella, dándole a entender algo equivocado a Naruto
“¿Acaso es lesbiana?” Pensó el chico
- A decir verdad, tu capacidad de Henge es muy buena, para el Jutsu controlas muy bien tu Chakra…- Concluyó la mujer después de unos instantes para alegría del Uzumaki
- ¡¿En serio?! ¡Lo entreno diario y por eso tiene esta calidad!- El chico se mostró entusiasmado por el halago -¡En la academia el Henge y el Bunshin eran mis peores Jutsu, por lo que me dediqué años a perfeccionarlos bien y ahora son geniales!- -Aunque…- De la felicidad pasó a la tristeza -Todos dicen que es una tontería… Me ha ayudado cuando lo he necesitado, pero nadie sabe reconocerlo-
- Pues, siéndote sincera, sí es una tontería- El chico bajó la cabeza visiblemente -Aunque, también es una prueba de que si eres dedicado, puedes realmente dominar un Jutsu- Las palabras de Shirona llamaron la atención de Naruto
- ¿A qué te refieres?-
- Es simple… Lo has dominado porque te has esforzado, obviamente le has puesto todo el corazón y eso significa que tienes mucho potencial, sólo tienes que saber enfocarlo adecuadamente- La mujer entrecerró los ojos -Imagina, un Henge de tan buena calidad sirve para infiltrarse en una aldea enemiga o para confundirte en las tropas enemigas durante una batalla… Si en vez de usarlo para convertirte en ‘Naruko’, lo utilizas para tomar otra apariencia, seguro que puedes engañar a más de un Ninja-
- Puede ser…- El chico realizó el sello y se transformó en una réplica exacta de la pelirroja
- Y sí, tenía razón- La Uzumaki sonrió suavemente, mirando detenidamente al reflejo de sí misma justo frente a sus ojos -Aunque, todavía puedes mejorar, podrías tratar de replicar el olor también, alterar tu Chakra un poco y cosas de esa clase, además de imitar la conducta y la forma de hablar de las personas en quienes te transformas… Nunca está de más tratar de llevar un Jutsu a lo más alto-
- No lo había pensado así…- El ojiazul murmuró pensativo, apenas volvió a su apariencia real
- Pero eso podrás hacerlo en tu tiempo libre… ¿Qué más Jutsu tienes?- La mujer se puso de pie, seguida por el chico
- Creo que es todo-
- Entiendo… Entonces tenemos mucho trabajo por hacer, aunque quisiera enseñarte algo inmediatamente que nos ayudará a que obtengas mejores resultado con tu entrenamiento, ahora quiero que hagas un Kage Bunshin- El chico obedeció la indicación al instante, apareciendo otro Naruto a su lado tras realizar el sello correspondiente
- Yo también haré uno- La ojiverde realizó el sello y también creó un Kage Bunshin -Y ahora nuestros Kage Bunshin se alejarán unos cien metros- Terminó la original.

Los originales vieron a sus réplicas tomar la distancia indicada y las copias se dispusieron a hablar.

- Mira, el Kage Bunshin además de ser una copia sólida tiene una capacidad muy interesante…- La réplica de Shirona comenzó a explicarle a la de Naruto -Cuando se deshace el Jutsu, toda la experiencia que acumuló el Bunshin se reúne en tu interior, como si hubieras hecho lo mismo que él, deshagamos el Jutsu y comprobémoslo- Las dos réplicas hicieron el sello de manos respectivo y desaparecieron en nubes de humo
- ¿Qué opinas?- Le preguntó la mujer al chico
- ¿Y todo eso de qué sirve?- El rubio estaba confundido, sorprendiéndose después de un par de segundos -¿C-Como supe lo que le dijo tu Bunshin al mío?-
- Es la propiedad de la que te hablaba… Para simplificarlo un poco, todo el conocimiento que obtenga el Kage Bunshin durante su existencia, llegará a ti cuando sea destruido o disipe el Jutsu, es algo muy útil para obtener información durante una misión o en nuestro caso, para el entrenamiento, aunque solamente funciona para lo que aprenda, así que de nada sirve que hagas ejercicio por ejemplo, porque eso se pierde cuando la réplica se desvanece-
- Entonces sólo lo que aprenda… ¿Eh?- El chico sonrió malicioso al pensar en las posibilidades para sus clásicas jugarretas
- Para ilustrarlo, si haces algo en un día, haciéndolo junto a un Kage Bunshin te tomaría medio día, con tres Kage Bunshin te tomaría ocho horas, con cuatro, seis horas y así sucesivamente… Pero, iremos con calma, ya que a cambio de esa conveniente habilidad, el Chakra al disipar el Jutsu se pierde y eso también hará que te canses más y más conforme más Kage Bunshin uses-
- No podía ser tan bueno… ¿Verdad?-
- Muy bien, ya terminada esta primera lección es hora de empezar a sudar…-



- N-Noventa y cinco… N-Noventa y seis…- El rubio apretaba los dientes con fuerza
- Vamos, no es tan complicado… Doscientos uno… Doscientos dos…-

Naruto y Shirona se encontraban fijados a la rama de un árbol situado cerca de un lago, de cabeza. La rama estaba justamente sobre el agua y ambos estaban haciendo abdominales… Para la mujer era en apariencia sencillo, pero para el rubio era bastante complicado realizar los ejercicios al mismo tiempo que controlaba el Chakra en las plantas de los pies para no caer y mojarse.

Era un ejercicio que la pelirroja había preparado para que el control de Chakra del rubio mejorara. A pesar de tener una gran maestría en el Henge y poder realizar el Kage Bunshin, el control de Chakra del ojiazul era complicado y fue algo que notó la mujer mientras revisaba su Oiroke no Jutsu.

- N-Noventa y nueve… C-Cien…-

Tras llegar al centenar de repeticiones, Naruto fue incapaz de continuar y cayó al agua ante la discreta sonrisa de Shirona.

- Al menos terminaste las cien repeticiones- Le dijo al chico apenas éste emergió del agua
- ¡No es gracioso…!- Replicó molesto el Genin
- Ahora que lo pienso- La mujer interrumpió su ejercicio -¿No te ha sucedido nada raro últimamente? A pesar de estar casi agotado, deberías poder sostenerte del árbol con tu Chakra-
- No realmente… Aunque…- Mientras se mantenía a flote, el chico se puso a recordar.

Y de inmediato le llegó a la cabeza el encuentro con Orochimaru en el Bosque de la Muerte…

Increíblemente, no parecía ser un gusano contra ese sujeto, al menos hasta que le hizo eso de las luces brillantes con su mano derecha y desde entonces había tenido problemas para realizar sus Jutsu…

Aunque no había pensado seriamente en eso hasta que Shirona se lo mencionó.

- B-Bueno…- El chico continuó cuando salió del agua -Hace unos días, una Kunoichi de Kusa me atacó con un extraño Jutsu en el estómago y desde entonces me cuesta algo de trabajo realizar mis Jutsu-
- Déjame darle un vistazo- La mujer dio un elegante salto y en el aire realizó una vistosa pirueta para caer de pie junto a Naruto
- Muy bien, sirve que me quito la ropa para que se seque...-

El Uzumaki se despojó de su camisa y Shirona se acuclilló cerca de él para ver su vientre a detalle…

Se cubrió el ojo izquierdo con la mano del mismo costado y comenzó a revisar al chico. Rápidamente frente a ella se revelaron el Shisou Fuin (Sello de Cuatro Símbolos) y el Hakke no Fuin Shiki (Estilo de Sello de Ocho Trigramas), que juntos formaban la fórmula que mantenía sellado al Kyuubi dentro de Naruto.

Posteriormente apareció otra fórmula que rodeaba a la primera a partir de cinco puntos…

“Gogyou Fuin (Sello de Cinco Elementos)… Ahora entiendo” La Uzumaki comenzó a tocar suavemente el vientre del chico para revisar
- Je, je, me haces cosquillas- El chico se mostró apenado, pero sonreía por la sensación
- Como lo pensé, sobre el sello que tienes colocaron otro recientemente y eso te dificulta manejar tu Chakra- La mujer se puso de pie al tiempo que se descubría su ojo
- ¿Qué?-
- Escucha- Shirona se tomó un tiempo antes de continuar -El sello con el que está contenido el Kyuubi está estructurado para que una parte de su Chakra se libere poco a poco y se mezcle con el tuyo para que puedas asimilarlo y usarlo sin complicaciones- El rubio se mostró bastante incómodo ante la mención del zorro -Sin embargo, con el sello que te colocaron recién, ese flujo fue bloqueado y de forma indirecta también afectó tu flujo natural de Chakra-
- Hm… Entiendo- Dijo Naruto por mero compromiso, ya que realmente no había entendido nada
- Mira, es mejor aprovechar esto para enseñarte algo-

Para desconcierto del chico, la mujer se dio media vuelta para caminar hacia el lago y le hizo la seña de que lo siguiera. El rubio lo hizo después de unos segundos y la miró atento. Hasta ese momento sólo había hecho méritos para realmente ganarse su confianza.

- Voy a enseñarte un nuevo ejercicio… Recuerdo que me hablaste del entrenamiento sobre caminar por un árbol-
- Sí-
- Muy bien, esto es algo un poco más avanzado, ya que aprenderás a caminar sobre el agua…- El chico alzó una ceja
- ¿En serio?-
- Sí, pero primero obsérvalo, es más práctico-

La pelirroja realizó un sello de manos frente a su rostro y a continuación comenzó a caminar al agua, sorprendiendo visiblemente al chico cuando se paró sobre el líquido como si estuviera sobre tierra sólida. Naruto quedó sorprendido por esa capacidad, ya que realmente no lo creía posible.

- ¡Eso es genial!- El Uzumaki demostró entusiasmo -¡Tienes que enseñarme!-
- En realidad es solamente una versión avanzada del ejercicio de subir al árbol- Dijo Shirona con tranquilidad -Y en cuanto al sello en tu estómago, por el momento lo vamos a dejar tal y como está-
- ¡¿Qué?!- Exclamó sorprendido el chico -¡Tienes que estar bromeando! ¡Tú misma dijiste que con esa cosa ahí me cuesta más trabajo controlar mi Chakra!- Terminó visiblemente ofuscado y respirando agitadamente
- Entre más difícil es para ti un entrenamiento, obtienes mejores resultados al final… ¿No fue así con el Kage Bunshin y el Henge?- El chico quedó sorprendido con ese razonamiento, ya que esa había sido la línea general de su vida
- B-Bueno, es cierto, pero…-
- Deja ya de quejarte y simplemente trata de hacer esto- Le dio un pisotón suave al agua -El truco es básicamente el mismo que con el ejercicio de subir árboles, solamente que además de concentrar tu Chakra en las plantas de los pies, debes de ajustarlo para mantenerte sobre el agua, ya que a diferencia de un rígido tronco de árbol, el agua es líquida y su forma tiende a cambiar, con esto aprenderás a ajustar tu Chakra de acuerdo a las condiciones que se te presenten, lo que optimizará tu control de Chakra-
- Muy bien- El chico realizó un sello de manos -Entonces también tengo que enfocar Chakra en las palmas de mis pies y luego caminar hacia el agua- Naruto realizó lo que dijo y se dispuso a caminar como su entrenadora -Ahora el primer paso en el agua y…-

Cayó de lleno en el agua, emergiendo segundos después ante la sonrisa discreta de la pelirroja.

- Te lo dije, esto es más complicado que trepar árboles y no olvides la desventaja de tener el Gogyou Fuin sobre tu sello- Shirona cerró los ojos
- Sería más fácil si me quitaras esa cosa del sello- Refunfuñó el chico tras emerger y regresar a la orilla
- ¿Cuánto tiempo tenemos?- Preguntó la pelirroja, ignorando la primera pregunta
- Un mes a partir de hoy- Respondió Naruto con seriedad
- Tiempo suficiente, siempre que tengas la paciencia para entrenar y no querer resultados instantáneos-
- ¡Pero sólo tenemos un mes!- El rubio se mostró molesto
- ‘Al bobo jamás le dura el oro…’ ¿Sabe lo que se significa?- La pelirroja adoptó una expresión seria
- No…-
- Significa que si te llega algo de repente y no sabes valorarlo, se irá sin más y quedarás peor que antes de tenerlo… ¡Esa es la lección más importante que debes de aprender!- Por primera vez Shirona le levantó la voz al Uzumaki, perdiendo la paciencia por un momento
- ¡¿Qué?!-
- Tienes una gran boca para el poder que tienes y en parte es comprensible por las carencias que has tenido… Realmente no te estoy pidiendo que cambies tu forma de ser, porque eso es parte del gran potencial que veo en ti, pero si no te centras y te das cuenta de lo que es importante lo único que vas a conseguir será morir- Concluyó con un tono frío que le erizó la piel al chico -Y tu ‘grandiosa’ historia terminará como un nombre grabado en una fría placa de piedra-
- Kh...- Naruto apretó los dientes -¡Ni que fueras tan fuerte como para sermonearme!-
- Hm…- Shirona cerró los ojos suavemente -¿Quieres una demostración? Podemos tener una práctica y si te rindes, vas a escuchar y sólo a opinar cuando yo te lo indique… ¿De acuerdo? Tú ni siquiera tienes que ganarme, basta con que me des un golpe y si puedes lograrlo, te enseño como tú quieras o te dejo ir en paz para que consigas a alguien que creas mejor para entrenarte que yo-
“No tengo a alguien que me entrene… Pero si cumple lo que dijo, puedo decirle que me enseñe sus mejores Jutsu” El Uzumaki endureció la mirada -¿Y qué hay de la cosa que me dificulta el uso de mi Chakra?-
- Si utilizó Ninjutsu o Genjutsu, yo pierdo inmediatamente- Abrió los ojos para posar su mirada esmeralda en el chico -Y no te restrinjas de utilizar Kunai, Shuriken, etcétera… ¿Aceptas el trato?-
- ¡Cuando te dé ese golpe, espero que me enseñes un Jutsu súper poderoso!- Replicó el ojiazul con nuevo bríos
- Muy bien…-

La Kunoichi se quitó la capa que llevaba con una mano y la dejó caer al suelo, revelando que en el costado antes oculto de su cintura tenía enganchada una Katana de mango rojo y peculiar empuñadura consistente en un círculo que tenía dentro seis círculos a su vez.

- No quiero que te quejes después… ¡Kage Bunshin no Jutsu!- Haciendo el sello de la técnica, creo veinte réplicas de sí mismo para iniciar el combate
- Empecemos entonces- Shirona abrió sus compás suavemente.

Cinco Kage Bunshin se lanzaron de inmediato al frente a toda velocidad contra la mujer.

Tal vez era una Jounin o algo así, pero si en el Bosque de la Muerte pudo encarar por un momento a Orochimaru, sería más fácil podría darle ese único golpe a la mujer…

Uno de ellos se lanzó preparando un puñetazo, otro se dispuso a lanzarle una patada, el tercero tomó varias Shuriken, el siguiente iba con la intención de tomarla de la cintura y el último iba un poco más atrás para aprovechar cualquier distracción que llegara a tener para darle el golpe.

- ¡Ahora!-

Las armas arrojadizas salieron volando a gran velocidad hacia la Kunoichi, quien con impresionante habilidad en sus manos capturó los seis proyectiles entre sus dedos índice, medio, anular y menique de cada mano con una precisión milimétrica ante la visible sorpresa de los clones, que sin embargo no se detuvieron en su plan original. Todavía giraron un poco antes de detenerse en sus apéndices.

El segundo Kage Bunshin en atacar fue el del puñetazo, cuyo golpe fue detenido por la pelirroja con su mano derecha y en menos de un segundo lo tomó de ese mismo brazo para usarlo como si fuera un látigo contra el que le llegaba por el costado derecho con la patada. El choque entre las réplicas fue brutal y ambos estallaron al instante. El Kage Bunshin de los Shuriken se desvaneció cuando tras un segundo de distracción recibió cinco proyectiles de regreso y tan perfectamente lanzados que no tuvo la oportunidad de esquivarlos.

- ¡Te tengo!- El cuarto Kage Bunshin estaba por atraparla cuando fue apuñalado en la cabeza con uno de los Shuriken, estallando.

El quinto Kage Bunshin no tuvo tiempo de reaccionar cuando la Kunoichi se fue directamente contra él a una impresionante velocidad y le conectó un violento golpe en el estómago, destruyéndolo también.

- Creo que no me tienes…- Shirona volteó a ver al original y a las otras quince copias que había creado el muchacho.



El sol brillaba en todo su esplendor en el cielo sobre aquél erial cercano a Konoha, donde Kakashi Hatake supervisaba con detenimiento el entrenamiento de Sasuke, ya que debía mostrarle que podía volverse poderoso sin tener que acercarse a Orochimaru.

Aunque no estaba totalmente concentrado, ya que su mente repasaba una y otra vez el encuentro con Naruto en el hospital… Mientras el Uchiha se encontraba tratando de concentrar Chakra en su mano derecha para tratar de transformarlo en Elemento Rayo, el peligris pensaba en la actitud atípica que tomó el rubio.

No hizo una rabieta ni un berrinche para ver si podía conseguir que lo entrenara también…

Dijo que ya tenía una persona que podría entrenarlo, a pesar de que fuera de él y los Jounin que entrenaban a sus compañeros de clase, ningún Ninja de la aldea fuera del Hokage e Iruka lo apreciaban. Así que eso posiblemente era mentira.

Ebisu le explicó el incidente que había tenido con el chico cuando conoció al Uzumaki y fue entonces que entendió la desconfianza que su estudiante le tenía al Tokubetsu Jounin, que a pesar de todo, estaba arrepentido por su actitud y quería ayudarlo sinceramente. Aunque al parecer ya era tarde porque el ojiazul posiblemente nunca aceptaría su ayuda.

Ciertamente creía que Naruto necesitaba una probada de realidad, para que dejara de ser tan boca floja como Ninja y se centrara más…

Pero también significaría que esa parte espontánea de él que fue de tanta ayuda en Nami podría perderse para siempre, aunque si eso le servía al chico para tener una larga vida, bien valía la pena pagar ese precio. Entonces lo ayudaría como era su obligación así como Minato lo había hecho con él.

Kakashi no era tonto y sabía qué tan acomplejado estaba su alumno en cuanto a sus relaciones con las demás personas y también estaba consciente de que lo había lastimado severamente con su rechazo, pero para él era necesario que cambiara su actitud como Ninja, ya que de lo contrario posiblemente terminaría como Obito: con el nombre grabado en un frío y desolado monumento de piedra.

Pero había un pensamiento que no lo dejaba en paz…

Si realmente había una persona que lo entrenara para que alcanzara el nivel suficiente como para vencer a Neji Hyuga, posiblemente lo perdería como estudiante para siempre, porque a los ojos de cualquiera quedaría como un elitista que dejó a su peor estudiante a su suerte, contradiciendo totalmente las palabras del difunto Obito, al que todos sabían que respetaba tanto…

Por suerte, para su aparentemente desalmado propósito, el famoso Gama-sennin, Jiraiya, estaba fuera de la aldea y él era el único que sin dudarlo ni un instante entrenaría a Naruto.

- Kakashi… Explícame de nuevo esto de convertir el Chakra, porque no lo he terminado de entender bien- La solicitud del pelinegro sacó al Jounin de sus pensamientos
- Te dije que no sería inmediato, simplemente es imaginar cómo tu Chakra se convierte en electricidad concentrada en su mano, toma su tiempo…- Dijo el Hatake con su típico tono aburrido.



Ante el bello atardecer, finalmente el Naruto original recibía una patada violenta en el estómago y salía proyectado al árbol junto al lago, provocando con el violento impacto que decenas de hojas se despegaran de las ramas y comenzaran a revolotear por todo el lugar. Tardó un poco en recuperarse del golpe, ya que se había quedado sin Chakra…

Pero en verdad estaba contento. Esa mujer barrió el suelo con los cientos de clones que hizo y si bien sintió pavor por las formas en como los iba neutralizando, también estaba emocionado porque en verdad era una Kunoichi poderosa. Se sintió tan impotente como en el examen que le había aplicado el tuerto hace tiempo y Shirona-sensei ni siquiera había usado Ninjutsu: todo lo había hecho a puño limpio y usando solamente lo que los clones en medio de su desesperación le arrojaban. Y lo más asombroso era que no parecía agotada en lo absoluto.

Un momento… ¿Se había referido a ella como Shirona-sensei?

Pues lo era, ella misma se había ofrecido. Y si esa genial mujer le indicaba cómo hacerse más fuerte, Naruto definitivamente tenía que hacerle caso.

- ¿Satisfecho o quieres más?- Preguntó la Uzumaki, mirando fríamente al chico
- No, yo… Yo me rindo- El rubio sonrió suavemente
- Muy bien, entonces no hay tiempo que perder, ya se ha ido un día y tenemos el tiempo contado- La mujer suavizó la mirada y le ayudó al chico a levantarse.

Naruto pensó que si eso hubiera sido una batalla real, llevaría horas muerto… Por lo que se dio cuenta de que realmente tenía la boca muy grande…

Y decidió que era hora de centrarse en el campo de batalla.



La noche ya había caído y una fogata iluminaba suavemente el lugar… Naruto continuaba realizando la práctica de caminar sobre el agua y si bien tenía dificultades, por fin podía mantenerse sobre el agua sin caer. Alrededor del fuego, varios pescados empalados en varas se estaban asando mientras Shirona se encontraba sentada cerca de fuego en posición de loto, mirando al chico con detenimiento.

“Pensé que le tomaría más tiempo, pero realmente puso su empeño en concluir el ejercicio… Y pensar que el Gogyou Fuin le dificultaba aún más la labor” Reflexionó mientras su estudiante luchaba por no hundirse
- ¡Y lo logré…!- El rubio saltó sobre el agua sin hundirse, celebrando su victoria -¡Lo hice! ¡Finalmente pude hacerlo!-
“Bien guiado, un terco cabeza dura tiene mayor potencial que un súper genio…” La pelirroja sonrió suavemente -Lo hiciste bien, te felicito- Dijo mientras el ojiazul se acercaba y tomaba asiento junto a ella -Vamos, come- La mujer arrancó un pescado del suelo y se lo ofreció -Te lo ganaste-
- ¡Gracias!- Sumamente feliz por su logro, el chico comenzó a comer el alimento apenas lo tomó
- Quedan 29 días para tu examen, desde mañana tu entrenamiento será más duro y difícil, eres libre de dejarlo cuando quieras- Dijo Shirona, para luego darle una delicada mordida a un pescado
- ¡Claro que no pienso dejarlo, Shirona-sensei!- Las palabras de Naruto sorprendieron a la pelirroja, tras lo que sonrió feliz
- Eso espero, porque tengo mucho que enseñarte si te esfuerzas por aprender…- Dio otro mordisco a su pescado
- ¡Desde luego! ¡Voy a dejarlo todo en el entrenamiento…!- Terminó entusiasta el Uzumaki, para terminarse su comida de un solo bocado
- La prudencia si bien no incluye tu vida diaria, sí incluye tu cuidado personal, así como tus hábitos alimenticios…-

Segundos después palmeaba con firmeza a su estudiante en la espalda, que se estaba atragantando con el pescado.



- Primera lección: Taijutsu-

Un nuevo día había comenzado y apenas era el alba, pero Naruto y Shirona ya estaban practicando a la orilla de aquél lago. El ejercicio era simple: el rubio tenía que llegar a la Kunoichi, quien usando su Ninjutsu Doton (Elemento Tierra), le lanzaba rocas de tamaño considerable que emergían del suelo a gran velocidad en su dirección.

- ¡Es una locura!- Gritó aterrado el Genin tras esquivar una roca de gran tamaño -¡Nadie puede romper una roca así sólo con las manos desnudas!-
- El principio del concepto Ten-Kai-Chi (Cielo, Mar y Tierra) se basa en controlar tu fuerza, tu velocidad y tu energía totalmente, para usarlo en combate cuerpo a cuerpo y bien aplicado, también en el Bukijutsu…- La pelirroja continuaba lanzándole rocas al chico mientras hablaba -Y el dominar este conocimiento también potencia tus demás capacidades- La mujer entrecerró los ojos y sus ataques aumentaron su velocidad “Además, cuando domines los tres, obtendrás algo muy especial…”
- ¡Esto es imposible…!-

Tras tratar de romper una roca con su puño derecho, primero que nada se torció la mano y posteriormente fue impactado por varias más, quedando después de un rato enterrado debajo de un gran conjunto de rocas.



- Segunda lección: Ninjutsu…-

Un maltrecho Naruto que había tardado bastante en emerger de aquellas rocas tomó con desconcierto un pedazo de papel cuadrado que Shirona le ofreció y lo miró, confundido. La pelirroja tenía en su mano derecha otro trozo de papel igual al que el rubio sostenía con la mano izquierda entre los dedos pulgar e índice.

- ¿Y para qué es esto?- Preguntó el chico con una graciosa mueca de confusión
- Vamos a determinar la naturaleza de tu Chakra- Respondió tranquila la mujer
- ¿Naturaleza del Chakra?- Repitió extrañado el ojiazul
- Así es, cada Ninja puede darle un poder elemental a su Chakra, supongo que ya lo has visto antes-
- Sí…- El rubio recordó fugazmente a Zabuza usando sus Jutsu de Agua -Entonces eso era la naturaleza de su Chakra…-
- Veo que no estás tan perdido- Shirona sonrió suavemente -Pues bien, hay que saber cuál es tu naturaleza básica para así poder entrenarte en ella-
- ¡Eso será genial!- A pesar de estar lastimado, el ojiazul sonrió entusiasmado -¡Hay que empezar de inmediato!-
- Primero que nada, trata de enfocar tu Chakra en la mano que sostiene el papel- El chico parpadeó confundido
- ¿Para qué?- Replicó extrañado
- Ese es un papel especial que tendrá una reacción específica en base a la naturaleza de tu Chakra- Respondió Shirona con tranquilidad -Y cuando sepa tu afinidad, podré entrenarte adecuadamente en ese aspecto-
- Hm… Creo que entiendo-

El rubio hizo lo que dijo su maestra y observó con curiosidad el papel para ver qué pasaría… Shirona también miraba con expectación. La reacción llegó pronto, cuando el papel se dividió a la mitad, pero luego se degradó en varios trozos pequeños.

“Justo como lo pensé” Meditó la pelirroja, tornándose inexpresiva
- ¡Wuau! ¡Eso fue genial!- Gritó entusiasmado el chico -¡¿Eso quiere decir que tengo una naturaleza de Chakra genial y asombrosa?!-
- Hm- La mujer sonrió suavemente -De hecho, sí… Posees tanto el Fuuton (Elemento Viento) como el Doton (Elemento Tierra), lo que te da acceso a algo casi mítico…-

El chico lanzó un codazo hacia atrás en señal de triunfo, ya que cuando terminara el entrenamiento sería un Shinobi grandioso y tal vez sería tan genial que tendría un sobrenombre fabuloso y conocido por todo el Ninkai (Mundo Ninja)… Ya se lo imaginaba: derrotando a Neji, a Sasuke y al tal Gaara de Suna, a los tres les iba a patear el trasero y sería ovacionado por la gente y su desempeño sería tan fantástico que el Sandaime terminaría renunciando y le daría su puesto como Hokage.

- Pero si realmente quieres llegar a ese nivel, tienes que poner todo tu corazón en el entrenamiento y aceptar desde ahora que no será nada fácil…- La mujer rompió la burbuja de Naruto con sus duras palabras
- ¡Lo haré!- Declaró el rubio con expresión decidida para beneplácito de su Sensei.



- Tercera lección: Genjutsu-
- Eh, Shirona-sensei…-

Un visiblemente cansado Naruto se encontraba sentado en el suelo y levantó la mano cuando la mujer terminó de hablar.

- ¿Qué ocurre?- Preguntó expectante la mujer
- A diferencia de otras cosas, yo nunca he podido hacer Genjutsu- Dijo el ojiazul
- No te preocupes, el Genjutsu es relativamente sencillo de ejecutar, ya que se trata de manipular la percepción del oponente mediante el Chakra- Naruto parpadeó confundido ante la explicación -Hm… Lo que quiero decir es que puede ser parecido a lo que te pasó con el Bunshin y el Kage Bunshin, simplemente tienes que encontrar el Jutsu adecuado a tu nivel de Chakra y la forma en que mejor puedes liberarlo sobre el oponente-
- Así sí entiendo- Dijo el chico con expectación
- Muy bien, también hay que trabajar en eso y bastante al parecer… Pero primero debo enseñarte cómo liberarte de los Genjutsu aprovechando que tienes un elevado nivel de Chakra- Reflexionaba Shirona con su mano en la barbilla
- ¿En serio se puede hacer eso?- Naruto no pudo evitar sonar escéptico
- Sí, pero tienes que entrenar bastante en tu control de Chakra, como lo iremos haciendo durante todos los entrenamientos-
- Creo que entiendo, cada entrenamiento refuerza a los demás… ¿No?- El ojiazul hizo la observación con un susurro casi para sí mismo
- Exacto- La mujer sonrió suavemente tras la observación -Me gusta que empieces a reflexionar sobre el entrenamiento… Además analizar tu entorno en todo momento te ayudará a crecer como Ninja y como persona-
- Bueno, no siempre puedo ser un cabeza dura- El chico sonrió cohibido tras el alago
- Sin embargo…- Shirona adoptó una expresión seria -Eso no significa que deje de ser agotador-
- Lo sé- Asintió Naruto, adoptando una expresión llena de determinación -¡Pero voy a darlo todo!-
- Bien, entonces terminó el tiempo de la teoría por ahora y es momento de la práctica de verdad…-



- Cuarta lección: Bukujutsu (Técnicas de Armas)…- Shirona miraba ligeramente desconcertada a su estudiante -Aunque si te soy sincera, yo te veo más orientado al Taijutsu y el manejo de Shuriken y Kunai… ¿Por qué deseas manejar una espada?-
- Porque…- El rubio recordó fugazmente a Zabuza y a Haku -Porque después de encontrarme con dos Ninja de los cuales uno usaba una espada, encontré mi Nindou (Camino Ninja)-
- Excelente respuesta- La mujer sonrió ampliamente -Tener los sentimientos como una motivación siempre representa un extra en el campo de batalla si son bien enfocados-
- ¿Entonces usaremos su espada para entrenar?- El chico sonrió maliciosamente
- Claro que no- Shirona reveló el mango de su arma -Mi arma es distinta, por decirlo así… Por el momento utilizaremos Bouken (Espadas de Madera)-
- Oh…- El chico gimió decepcionado
- Esto es diferente a los otros entrenamientos, ya que de usar armas de verdad y si llegaras a progresar de golpe al punto en que necesitara defenderme, podría llegar a matarte de forma involuntaria durante los ejercicios- Naruto tragó saliva, asustado
- E-Entiendo…-
- Muy bien, entonces vamos a hacerte un diagnóstico…-

De entre sus ropas, la pelirroja sacó un pergamino y agitó su brazo para extenderlo y liberar de él dos espadas de madera que se clavaron en el suelo.

- Toma una y yo tomaré otra- La ojiverde agarró una de las Bouken con su mano derecha y la agitó con elegancia
- Muy bien- El ojiazul tomó la otra arma con sus dos manos, decepcionado de no poder ver el arma de llamativa empuñadura que portaba su Sensei
- Empecemos…- La pelirroja se alejó un par de metros de su estudiante -Aunque debo decirte que la verdad, estoy emocionada de que también quieras entrenamiento en Bukujutsu y sobre todo con la espada, ya que es mi arte favorito y en el que soy mejor-
- ¡Entonces aprenderé todo lo que pueda…!-

Los dos se lanzaron al frente para empezar un enfrentamiento de armas. Naruto blandió su Bouken con las dos manos, mientras que Shirona la mantuvo firme con la mano derecha y el encuentro fue duro y se convirtió en un duelo de fuerza…

Aunque no duró mucho ya que la mujer disminuyó su presión para tomar desprevenido al chico y a continuación giró para quedar al costado izquierdo del rubio y con un rápido movimiento despojarlo del arma, la cual salió proyectada al cielo para ser tomada por la mano libre de la Sensei.

- Veo que hay mucho trabajo por hacer en este aspecto…- Sentenció Shirona, picando sutilmente los dos omóplatos de un incrédulo Naruto con las puntas de las Bouken
“Impresionante…” El chico estaba totalmente asombrado de la facilidad con la que había sido vencido
- Tienes que hacerte a la idea de que no siempre puedes arrojarte de frente en el campo de batalla, al menos no sin antes analizar a tu oponente…- La mujer clavó las dos armas en el suelo -Si hubiera sido una batalla real, ya estarías muerto-
- E-Entiendo…-
- Eso es bueno, porque el siguiente entrenamiento te ayudará bastante para todas las demás disciplinas- Sacó las armas de la tierra y le lanzó una a su estudiante -Vamos, hay que seguir…-



- Quinta lección: Fuinjutsu (Técnicas de Sellado)-
- ¿Es en serio? ¿Después de los entrenamientos geniales de antes toca esto?-

Naruto y Shirona se encontraban sentados sobre sus rodillas, cerca del lago de su lugar de entrenamiento. Delante de ellos había dos pergaminos de considerable tamaño, extendidos con ayuda de unas piedras talladas con forma rectangular, así como pinceles y tinta listos para usarse.

- De hecho este puede ser el entrenamiento más importante de todos, ya que aquí vas a aprender cómo analizar las situaciones y a pensar detenidamente, algo que te hace bastante falta…- El rubio hizo una graciosa mueca de enojo -Además, este es el legado de nuestro clan- La pelirroja cerró los ojos en actitud solemne -Los Uzumaki eran temidos en el Ninkai (Mundo Ninja) por sus habilidades en el Fuinjutsu, eran insuperables… Desafortunadamente esas habilidades llamaron la atención de las demás aldeas Ninja y hace aproximadamente unos quince años la aldea de Uzushio, el hogar ancestral del clan, fue destruida por una coalición Ninja sin precedentes… Pero el Fuinjutsu del clan permanece en este mundo, como la muestra imborrable de que los Uzumaki siguen aquí-
- Vaya…- El chico estaba asimilando el saber que pertenecía a un linaje tan importante y famoso -¿Algo así como el Clan Uchiha?-
- Hm- Shirona sonrió suavemente y cerró los ojos -Pues tengo entendido que a los Uchiha los exterminó un solo Ninja, mientras que a los Uzumaki fue una alianza de varias aldeas, así que dime tú mismo… ¿A quién le tuvieron más miedo?-
- A los Uzumaki, obviamente- El chico sonrió suavemente
- Pero no te confíes sólo por ser un Uzumaki… Una cosa es pertenecer a un linaje importante y otra muy distinta es que como tal, tú seas poderoso y para eso tienes que dar todo en el entrenamiento- La mujer le puso un alto inmediato a los pensamientos equivocados del chico
- Bien- El rubio asintió, adoptando una expresión seria
- Ahora, en cuanto al Fuinjutsu, se trata básicamente de saber escribir adecuadamente para plasmar la idea que se tiene, en el sello- El ojiazul volcó su atención en la explicación de su Sensei -Por ejemplo, el sello que tiene al Kyuubi dentro de ti es el Shiki Fuujin- Shirona comenzó a dibujar la fórmula de sellado en el pergamino frente a ella -La fórmula es el Shishou Fuin (Sello de Cuatro Símbolos) unido al Hakke no Fuin Shiki (Estilo de Sellado de Ocho Trigramas)- Naruto ponía atención al dibujo y los trazos -En este caso, si lo analizas detenidamente, las ocho grecas dibujadas en el sello, cuatro en la parte superior y cuatro en la parte inferior, asemejan las rejas de una prisión, en este caso, la prisión donde se encuentra el Kyuubi…-
- No lo entiendo muy bien, pero si entiendo que es como si el Yondaime hubiera dibujado una cárcel para encarcelar al Kyuubi- Replicó analítico el rubio
- ¡Muy bien! Lo has entendido, ahora, explícame el por qué de la espiral ubicada entre las grecas-
- Bueno… No sé, pero podría ser que es el Kyuubi y la espiral representa el Chakra del Kyuubi… Algo que me llama la atención es que el comienzo de la espiral tiene una punta ancha y el final una punta angosta- El ojiazul estaba dejando ver toda su capacidad analítica
- Exactamente… Lo comprendiste a la perfección, la espiral representa al Kyuubi contenido en el sello así como la forma en que su Chakra es liberado en tu cuerpo, una entrada amplia para que no se refuerce el zorro dentro de ti, pero una salida delgada para que no escape una cantidad excesiva del Chakra del Kyuubi- Explicó detalladamente la pelirroja mientras recorría el dibujo con el dedo índice
- Vaya, y eso que sólo deje volar mi imaginación- El chico sonrió feliz de haber acertado
- De hecho, la imaginación tiene mucho que ver en el Fuinjutsu, ya que el usuario tiene que construir mentalmente la fórmula para plasmar el objetivo del sellado- La mujer asintió satisfecha -Y pronto aprenderás más del Fuinjutsu, ya que es natural en ti por tu forma de ser-
- ¡¿En serio?!- Preguntó emocionado Naruto
- Así es, siempre y cuando des todo de ti…- La mujer asintió, contenta por el entusiasmo del chico.



Unos 25 Kage Bunshin de Naruto se encontraban dentro del lago, a una profundidad donde el agua les llegaba arriba de los tobillos. Tenían el pantalón arremangado y sus manos estaban posadas en el agua… El líquido debajo de sus manos se revolvía suavemente, como si un pez se agitada en esas zonas. Shirona miraba fijamente todo desde la orilla, moviendo la cabeza suavemente, asintiendo al progreso del rubio.

La pelirroja estaba recargada en un Kage Bunshin de sí misma, que a su vez estudiaba a otras 25 réplicas de sus estudiantes. El ejercicio de los ojiazules en tierra consistía en comprimir grandes rocas con su Chakra hasta dejarlas lo más pequeñas que fuera posible para permitirle controlar la forma de la tierra… Eran ejercicios intensos que tenían como finalidad que el Uzumaki desarrollara sus dos naturalezas elementales.

La original se cubría su ojo izquierdo con la mano derecha.

- ¡Ya lo tengo!- Uno de los Naruto sintió que la roca entre sus manos comenzaba a comprimirse
- ¡Esto es pan comido!- El agua bajo las manos de un rubio se agitó con más fuerza
- ¡Yo igual, ya entendí!- Otro de los Genin gritó triunfal cuando su roca comenzó a hacerse más pequeña
- ¡Es mío!- El flujo aumentó su movimiento para otro ojiazul

Poco a poco, los rubios comenzaban a declarar sus victorias en sus respectivos ejercicios. Y Shirona sabía que su alumno se estaba acercando al pleno dominio de sus naturalezas elementales. Era un avance realmente monstruoso para un Genin y aún más, para un Shinobi como Naruto que no era conocido por su alto aprovechamiento en la academia.

“Por más que existan genios y prodigios, la perseverancia y el esfuerzo siempre serán bien recompensados” La pelirroja cerró los ojos con una suave sonrisa en el rostro “Y no hay quien entrene mejor que un terco que no se rinde hasta que ve los resultados de su esfuerzo… Desde ese punto de vista, su progreso siempre será mejor que el de un superdotado…”



Las prácticas fueron intensas y Naruto dejó toda su energía en cada gota de sudor. Taijutsu, Genjutsu, Ninjutsu, Bukijutsu, Fuinjutsu…

El rubio entrenó sin descanso, reflexionando sobre su vida durante el proceso. Las resoluciones en las que había pensado desde que conoció a la pelirroja le permitieron darse cuenta de lo que realmente valía la pena. A partir de que terminara el entrenamiento con Shirona, empezaría una nueva vida donde sin retroceder en su Nindou protegería a sus seres queridos.

Y cada día sería más fuerte para protegerlos.

Iruka-sensei, el viejo Hokage, Ayame y Teuchi, Shikamaru y Chouji, Konohamaru, Udon y Moegi. Si estaba en sus manos, siempre los ayudaría y en cuanto a Hinata… Tal vez no la conocía lo suficiente, pero la amabilidad que le había mostrado no se la había ofrecido nadie antes, así que se daría la oportunidad de conocerla lo mejor posible.

Naruto y Shirona estaban frente a frente. Ya habían transcurrido 28 días de entrenamiento y en dos días sería la pelea del chico contra Neji Hyuga… Después de revisar casi todo lo aprendido, era hora de la evaluación final del muchacho, ya que el día siguiente sería usado para que se repusiera del cansancio y recuperara sus fuerzas para llegar al cien por ciento a su combate.

La ropa desgastada que vestía el chico era resultado de su intenso trabajo.

- ¿Listo?- La pelirroja miró detenidamente al rubio -Esta es la última evaluación…-
- ¡Bien!- Asintió serio el muchacho, mientras la mujer retrocedía algunos metros
- ¡Ahora!- La mujer inhaló aire de repente -¡Katon: Kaenhoushaki (Elemento Fuego: Lanzallamas)!- Al instante exhaló un poderoso torrente de fuego en dirección al rubio
- ¡Aprendida!- El chico realizó una rápida secuencia de sellos y posó sus manos en el suelo instantes antes de que las llamas lo engulleran -¡Doton: Doheki (Elemento Tierra: Muro de Tierra)!-

Un muro de un par de metros de altura y poco menos de medio metro de ancho surgido de la tierra, protegió al rubio de las intempestivas llamas que le arrojó su Sensei. Si bien cuando finalizó el ataque, la pared ardía al rojo vivo. No se colapsó y gradualmente recuperó su color marrón original.

- Veamos si es cierto…- Shirona señaló el muro de tierra con el índice de su mano derecha y de la punta una chispa comenzó a manifestarse -¡Raiton: Dengari (Elemento Rayo: Aguja Eléctrica)!-

Un relámpago sumamente fino surgió a gran velocidad de la yema en dirección a la pared levantada con Chakra.

- ¡Fuuton: Fuudan (Elemento Viento: Bala de Aire)!-

Justo cuando el fino haz de luz estaba por llegar a su objetivo, el muro voló en pedazos para revelar una esfera de viento de unos 30 centímetros de diámetro que impactó directamente con el relámpago y lo disipó en forma de un estallido fugaz de luz. Cuando el resplandor se disipó, los dos quedaron frente a frente, con expresiones serias en sus caras…

Después de unos segundos, ambos sonrieron suavemente.

- Veo con alegría que ya estás listo, Naruto… Tu progreso ha sido impresionante porque has dado todo…- La mujer se acercó al chico y posó sus manos sobre los hombros del chico que infló su pecho, lleno de orgullo -Estás listo para pasado mañana…-
- Eh, Shirona-sensei…- El rubio se mostró extrañamente timorato
- ¿Qué sucede?- La pelirroja estaba extrañada ante ese inusual comportamiento
- Bueno- El chico se llevó la mano a la nuca, apenado -Q-Quisiera… ¿Quisiera ir a comer ramen conmigo…? ¡Vamos a celebrar!-
- Desde luego- La Kunoichi sonrió ampliamente después de superar el desconcierto.



Teuchi y Ayame, los propietarios del local de ramen Ichiraku, miraban sonrientes a su cliente más devoto y fiel consumiendo su comida con la intensidad de siempre, ahora acompañado de aquella mujer pelirroja que comía calmadamente de su plato, casi como una perfecta opuesta de Naruto.

Les había preocupado bastante que durante casi todo un mes, el chico no se había parado en su negocio.

- Vaya, Shirona-san- La aludida volteó a ver curiosa a la castaña -No pensé que Naruto estuviese entrenando con alguien que no fuera Kakashi-san-
- El tuerto no quiso entrenarme- Refunfuñó el Uzumaki para seguir comiendo con una graciosa expresión de enfado
- Entiendo…-

El hombre se dio cuenta de inmediato que su cliente favorito estaba realmente dolido con su Sensei Jounin, ya que Naruto a pesar de parecer lo contrario, era muy respetuoso con las personas que realmente apreciaba… Al Hokage siempre le decía viejo o anciano, pero era porque lo veía como si fuera su abuelo y si quería convertirse en el siguiente líder de Konoha, era por el cariño que le tenía a Sarutobi.

Con Iruka era algo parecido, ya que aparentaba ser irrespetuoso con él, pero la realidad era que quería tener la atención del Chunin porque de igual manera, quien le tendió la mano al rubio después del Sandaime era precisamente el Umino.

Luego estaban él y su hija…

Teuchi pensó con tristeza que esos momentos en que platicaban mientras el chico consumía plato tras plato de ramen, eran lo más cercano a saber lo que era una familia para el Uzumaki.

Y finalmente, cuando se formó el Equipo 7, el vendedor de ramen miraba a lo lejos qué tan feliz era Naruto, ya que por fin tenía un grupo de camaradas con los que convivía diariamente… Pero pronto esa alegría se fue convirtiendo en tristeza debido al maltrato que sufría, físico por parte de su compañera Sakura y psicológico por parte de Sasuke, que siempre lo menospreciaba, además de la aparente indiferencia de Kakashi hacia él, ya que dejaba pasar por alto todo eso.

Ese equipo Ninja así como estaba siendo manejado por el Jounin, simplemente no tenía futuro…

- ¡Otro plato por favor, Teuchi!- La profunda reflexión del hombre fue interrumpida por la petición del chico
- Para mí también, si no es mucha molestia, Teuchi-san- Complementó la pelirroja.

Ayame miraba con discreta sonrisa las pilas de platos que iban dejando maestra y discípulo. Naruto iba por su sexto plato y Shirona estaba consumiendo el cuarto… Y a diferencia de otros, la mujer no parecía enojada ni por el número de repeticiones ni por la forma en que comía el joven.

- Esto está muy bueno- Dijo la mujer en uno de los pocos momento en que dejó de comer
- ¡¿Verdad que sí?! ¡Es lo mejor del mundo!- Exclamó victorioso el chico, tras lo que continuó devorando.

Parecía una competencia, pero pronto el Genin aventajó a la Kunoichi y terminó comiendo ocho platos, mientras que la Uzumaki se quedó ‘solamente’ en seis repeticiones de alimento.

- ¿Vas a querer más?- Shirona se limpió elegantemente la boca con una servilleta y volteó a ver a su estudiante
- No gracias, Shirona-sensei, estoy satisfecho…- Naruto miró sonriente a su maestra tras respirar suavemente -Gracias por invitarme a comer-
- Al contrario, Naruto… Gracias por mostrarme este lugar- La pelirroja le sonrió amablemente al chico mientras sin pesar alguno pagaba la enorme cuenta de la comida.

Y así fueron los últimos momentos del penúltimo día que tuvo Naruto antes de su enfrentamiento con Neji Hyuuga.



Notas

Pues bien, en varios de mis fanfics anteriores, le di bastante importancia al entrenamiento de Naruto para justificar que fuera sumamente superior a su contraparte del canon en la etapa de los Exámenes Chunin… Y en este caso es lo mismo, sin embargo no quise plasmarlo todo para dejar considerables pasajes que manejaré con flashbacks de acuerdo a las necesidades de la narración.

En cuanto al entrenamiento… Pues en el canon, en mi opinión, no se maneja bien el asunto de que Kakashi en la primera parte es un mal maestro, no solamente para Naruto, sino también para Sakura y más sorprendente aún es que a ninguno de los dos les importe, como si no tuvieran orgullo como Ninja y aceptaran implícitamente que Sasuke es el mejor y los dos son mediocres en comparación con él al no protestar realmente por la predilección del Ninja Copia por el Uchiha.

En el fic, las consecuencias de lo mal Sensei que es Kakashi, serán realmente notorias.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

Drake el vago
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia


Mensajes: 3
Registrado: Sab Oct 15, 2016 10:19 am
Sexo: Masculino - Masculino

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 1) (13-4-17)

Mensaje #4 por Drake el vago » Vie Abr 28, 2017 9:58 pm

Muy buenos,tus fics siempre me enganchan,estoi deseando ver como continua.
0 x

Patty Tzn
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia


Mensajes: 6
Registrado: Dom Abr 09, 2017 10:06 pm
x 1
Sexo: Femenino - Femenino

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 1) (13-4-17)

Mensaje #5 por Patty Tzn » Dom Abr 30, 2017 8:06 pm

OK. estoy enganchanda, espero con ancias el siguiente capitulo. Espeor y sea pronto, ya k tendre dos semanitas libres de trabajo y quiero estar entretenida y definitivamente este fic, lo ha hecho con un solo capitulo. ASI K... APURATE A ACTUALIZAR!!!!!!!!!! :xiii: :xiii:
0 x

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1102
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 40
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 1) (13-4-17)

Mensaje #6 por steelfire404 » Lun May 01, 2017 1:50 am

Patty Tzn, Drake el vago, gracias por su comentarios. Trataré de actualizar en cuanto me sea posible. :ura:

Acá dejo el capítulo:

Capítulo 2 | +
Naruto’s Daybreak



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos profundos de los personajes…”



Capítulo 2: Pendientes.



La luz de la luna iluminaba Konoha. Eran altas horas de la noche y Hiruzen Sarutobi, el Sandaime Hokage, se encontraba realizando todavía bastante papeleo.

Suspiraba frustrado ya que no tenía la misma energía que en su juventud para poder utilizar el Kage Bunshin para esas trivialidades y facilitarse la labor, por lo que debía hacer todo eso por sí mismo… Una oscuridad súbita cubrió todo por un instante y cuando salió de ella, su expresión se había vuelto fría y endureció la mirada cuando delante de su escritorio había aparecido Shirona con un inconsciente Naruto sobre su espalda y cuya cabeza reposaba sobre su hombro.

Dormía profundamente, resultado del cansancio y del delicioso ramen que ambos habían consumido momentos antes.

- Ha pasado tiempo, Sarutobi-san- Dijo inexpresiva la pelirroja, mirando fijamente al líder de Konoha con sus orbes esmeralda
- Poco más de quince años, para ser preciso- El anciano se relajó ligeramente al ver de quién de quién se trataba-¿Qué te trae a Konoha?-
- Lo que le comenté en aquella ocasión- La mujer dijo suavemente -La Gran Guerra de los dos Mundos…-
- Comprendo- Hiruzen encendió su pipa con lentitud -Así que después de todo este tiempo, ese conflicto está a punto de comenzar…-
- Así es… Regresé al Jinkai (Mundo Humano) para abrir las puertas entre mundos y permitirles a los humanos del Makai (Mundo Demonio) y Ryukai (Mundo Dragón) que estuvieran cansados de la violencia y la destrucción, la oportunidad de volver al mundo que es su cuna ancestral… La lucha promete ser encarnizada y a diferencia de demonios y dragones, tienen pocas posibilidades de sobrevivir… Además, debo evitar que algún demonio o dragón poderoso, aproveche la oportunidad para venir al Jinkai a conquistarlo y romper el equilibrio en este mundo antes de cerrar las puertas entre los mundos definitivamente- Replicó la bella mujer
- Entiendo que tu deber sea proteger la integridad de los Tres Clanes y por eso estás aquí ahora para avisarme sobre los humanos de aquellos mundos, pero… ¿Por qué sólo te presentaste ante mí más de una vez?-
- Porque en su juventud usted viajó a esos mundos durante su entrenamiento Ninja y eso le dio una visión diferente de nuestro planeta…- Shirona suspiró -A todas las aldeas Ninja les informé sobre todo esto, pero sólo usted me tomó en serio y en parte lo entiendo… Pero lo importante del asunto es que los humanos de los otros mundos son en teoría más fuertes que los de este mundo por las duras condiciones de supervivencia que enfrentan diariamente y como bien sabe, estoy impedida de intervenir directamente al interior de alguno de los Tres Clanes...-
- Comprendo tu temor y me consta que lo que dices es cierto, así que por mi parte, tomaré las medidas necesarias- Dijo el Hokage con seriedad
- En cuanto a otro asunto, quería comentarle sobre algunos de los posibles inmigrantes que vendrán de esos lugares lejanos…-
- ¿A qué te refieres?-
- Como se enteró durante su viaje, existía un Clan Uchiha en el Makai y un Clan Senju en el Ryukai… Pero ambos ya casi están extintos y a los pocos supervivientes yo les recomendé que vinieran a esta aldea, ya que aquí está parte de su legado-
- Comprendo… Aunque el Clan Senju en Konoha ya no existe al mezclarse con la gente de la aldea y en cuanto a los Uchiha…- Sarutobi guardó unos segundos de silencio -Ellos tramaban un golpe de estado, por lo que nos vimos en la necesidad de acabar con ellos- Al terminar de hablar, cerró los ojos con pesar
- Era lógico que terminaran así, considerando que los Uchiha de este mundo nunca se enteraron de la maldición que llevaban en la sangre…-

El Hokage se sorprendió de las palabras de Shirona, ya que su maestro, el Niidaime Hokage Tobirama Senju, también hacía referencia a que los Uchiha eran un clan maldito y que tarde o temprano terminarían siendo un problema para la aldea…

Tristemente el tiempo le terminó dando la razón. Y que ahora una persona tan importante como Shirona repitiera esas palabras, llamó poderosamente la atención de Hiruzen.

- Explícate por favor- Dijo el viejo, casi como súplica
- La verdad no estoy muy empapada del asunto, pero cuando los Uchiha del Makai vengan a pedirle asilo, ellos mismos podrán responder a sus dudas- Contestó tranquilamente la mujer -Creo que eso será lo mejor-
- Tienes razón…- El viejo inhaló profundo de su pipa para relajarse ante tanta información soltada de golpe -Entonces sólo puedo confiar en tu criterio, ya que en este tiempo tú eres la entidad que vela por el equilibrio del planeta, Kami no Senshi (Guerrero de los Dioses)…-
- No defraudaré su confianza, Sarutobi-san- La pelirroja hizo una respetuosa reverencia con la cabeza
- Finalmente…- Hiruzen expulsó humo sutilmente de su boca antes de seguir -¿Por qué llevas a nuestro Jinchuuriki en la espalda?-
- Lo estoy entrenando porque que su Jounin-sensei lo dejó a su suerte para la segunda parte de su Examen Chunin y además…- La mujer sonrió suavemente -Su forma de ser es como la de Kushina- Un ligero rubor se presentó en sus mejillas -Y sobre todo, el chico es idéntico a Minato…- Rápidamente la Kunoichi recuperó su expresión calmada -¿Eso responde su pregunta?-
- Totalmente...- Sarutobi sonrió suavemente al entender los sentimientos de la pelirroja.



Por primera vez en un mes, Naruto y Shirona separaron sus caminos…

Al amanecer, el Uzumaki despertó para encontrarse a la mujer que lo estaba entrenando sentada en la orilla de su cama. Ella le avisó al chico que debía resolver algunos pendientes y mientras tanto, el rubio tendría su día de descanso para llegar fresco y listo a la pelea con Neji…

Después de despedirse, lo primero que hizo el chico fue simplemente dar una vuelta por la aldea.

En un principio, la gente pasaba indiferente junto a él al no reconocerlo por su nuevo vestuario. Fue una sensación un tanto rara para él, ya que estaba acostumbrado a los ojos fríos de la gente y ahora era visto como una persona normal.

Pero el idilio terminó pronto, ya que conforme los aldeanos se dieron cuenta de que era él, aquellas miradas frías volvieron…

Apretó los puños al darse cuenta de ello, pero se mantuvo tranquilo.

El mes de entrenamiento con la pelirroja le había ayudado bastante a manejar esos sentimientos de dolor, rencor e impotencia que a veces lo invadían. Antes se hubiera puesto a hacerles jugarretas y bromas a todos esos sujetos, pero ahora… Ahora él estaba en camino de convertirse en un Ninja que de verdad aspirara a convertirse en Hokage y ya no debía comportarse así. Saltó a uno de los postes del cableado eléctrico y miró serio hacia el monte de los Hokage.

“Serio, debes mantenerte serio a pesar de lo que dijo Shirona-sensei y…” El chico sonrió suavemente “Lo intenté…”

Minutos después varias explosiones se escucharon por todo el lugar y muchos de los aldeanos del área terminaron cubiertos de pintura multicolor mientras el rubio escapaba de los varios sujetos que lo perseguían molestos porque les había arruinado el día.

- ¡Atrápenme si pueden!- Entre carcajadas el chico desapareció en un remolino de hojas para sorpresa de los Ninja que se encontraban entre sus perseguidores.



Después de perder a todos los que lo seguían, el Uzumaki caminaba por donde antes había entrenado con el Equipo 7. Aquél campo de entrenamiento estaba casi idéntico a la primera vez que lo visitó… Y por un momento, pensó en la posibilidad de olvidar todo lo que había pasado y luchar por ser un equipo junto con Sasuke, Sakura y el tuerto.

Pero ese pensamiento se fue tan rápido como llegó.

Después de sentir lo que era una verdadera relación alumno-maestra con la forma tan genial de enseñar de la pelirroja y también de comprender que el trato tenía que ser igual para los tres Genin del equipo, no tenía que soportar a la violenta pelirrosa ni el desinterés del cíclope.

En cuanto a Sasuke, si bien lo menospreciaba con frecuencia, al final del día le había salvado la vida contra el poseedor del Hyouton (Elemento Hielo) en la Tierra de las Olas y lo seguía viendo como su rival…

Sin embargo, ya no le interesaba tener cercanía con él.

Cerró los ojos y bajó la cabeza, apretando los puños con firmeza para tratar de enfocarse en su futuro…

Tenía que derrotar a Neji y demostrar que era un Shinobi hecho y derecho para conseguir ese ascenso y reorientar su vida, porque si no lograba ascender de rango y se mantenía como principiante, tendría que seguir en ese equipo tan desagradable… Y ya no soportaría el maltrato de la pelirrosa o al cíclope, además de que ya tampoco aguantaría el menosprecio del Uchiha.

“Tengo que lograrlo, debo vencer a Neji y no solamente para ser libre, sino también para cobrarle lo que le hizo a Hinata…” En ese momento levantó la cara “¡Porque yo jamás retrocedo a mis palabras y ese es mi camino Ninja!”

El viento comenzó a soplar suavemente, levantando las hojas caídas de los árboles cercanos y moviendo sutilmente el cabello del joven… Por primera vez en su vida, sabiendo lo que realmente deseaba y tenía al alcance antes que su irrenunciable sueño de convertirse en Hokage, se sintió libre y en paz consigo mismo.

Algo dentro de él despertó…

Abrió los ojos y se dio cuenta de que se encontraba en lo que parecía una especie de conjunto oscuro de tuberías en el suelo y el techo que venían de todas direcciones. Al final, todos esos tétricos tubos de metal confluían en lo que parecía ser una mazmorra gigante cuyo fondo no se podía ver debido a la oscuridad en su interior… Al frente tenía un sello gigante sobre lo que parecía ser la cerradura de aquella prisión enorme, en la cual se manifestaban unos siniestros ojos escarlata de pupila rasgada.

- Pequeño mocoso…- Se escuchó una voz espectral con un eco estremecedor -No te esperaba tan pronto y menos con una barrera así entre nosotros…-
- Tú eres el Kyuubi... ¿Cierto?- El rubio miraba serio aquellos intimidantes orbes
- Así es, enano- El monstruo sonrió perverso, mostrando una dentadura siniestra -Y me sorprende que no te hayas hecho encima al verme-
- Para ser sincero…- El rubio sonrió con los dientes apretados y una gota de sudor escurrió por su sien derecha -Estoy aterrado-
- ¿Hm?- El Bijuu se extrañó de esa respuesta -Como sea…- El ser sellado en Naruto recuperó su oscura sonrisa -Me sorprendió que tu ensimismamiento fuera tan intenso que terminaras llegando a lo más recóndito de tu mente, a este punto donde estamos ahora-
- M-Mi… ¿Mente?- Repitió el Uzumaki, confundido
- Así es… Y ahora sería muy fácil para mí hacerme con el control de tu cuerpo y ser libre por fin…- El oscuro ser afiló más su sonrisa -Pero quiero saber hasta dónde puedes llegar-
- ¿Qué quieres decir?- El chico trataba de mantenerse tranquilo, pero si se le analizaba detenidamente, se notaba su temor
- Tu camino se ha entrelazado con el de alguien casi imposible de conocer en este pequeño mundo y has tenido una vida que podríamos definir como ‘interesante’… Además, a diferencia de mis anteriores carceleros, tu encuentro conmigo fue tan particular que podría ser meramente una desafortunada casualidad o la magnífica obra del destino…- Continuó el Bijuu, ajeno a la aparente confusión de su contenedor.

Poco a poco, el miedo que sentía el rubio se disipaba ante la dificultad para entender el complejo léxico del zorro.

- ¿Eh?- Naruto hizo una mueca de evidente confusión
- Vaya, ignorante además de todo- El enorme ser se acercó a la reja para revelarse como un enorme zorro de pelaje naranja -Hasta en eso contrastamos y…-
- ¡¿A quién le dices ignorante?!- El rubio interrumpió de forma súbita el monólogo de la bestia -¡Tú sólo eres una bola de pelos gigante y te recuerdo que estás de arrimado aquí!-
“Miren eso… El miedo que tenía desapareció ante el insulto” El Kyuubi cerró sus ojos suavemente “Tiene agallas… Eso me gusta” Su sonrisa terminó por enseñar todos sus filosos dientes
- ¡Di algo, saco de pulgas!- Gritó irritado el chico
- Está bien…- Dijo calmadamente el Bijuu, para sorpresa del Uzumaki -Normalmente intentaría poseerte para ser libre, pero si ya he pasado cientos de años encerrado, creo que unas décadas más no importarán…-
- ¿Qué?- El chico se cruzó de brazos tratando de entender al monstruo
- Me refiero a que simplemente veré desde aquí cómo se desarrollan los acontecimientos… Al parecer este mundo dejará de ser fastidioso y aburrido-
“¿Aburrido? Eso sonó muy Shikamaru” Pensó Naruto
“Para que esa persona haya venido a este mundo, quiere decir que algo grande está a punto de suceder” Pensó el Bijuu con serenidad -Por ahora esta conversación terminó… Tal vez te llegue a auxiliar si lo necesitas, pero solamente cuando se me dé la gana hacerlo-
- ¿Qué?-

El rubio quedó desconcertado cuando se dio cuenta de que nuevamente estaba en el campo de entrenamiento…

Eso fue realmente raro…

Estuvo frente a frente con el zorro en su interior y si bien al principio estaba totalmente paralizado de miedo, cuando esa cosa comenzó a menospreciarlo, simplemente no lo soportó más y se decidió a encararlo, sorprendiéndose de que había superado su propio temor y que esa cosa no parecía ser el mal encarnado como siempre lo había creído la gente.

De hecho, parecía ser más inteligente que casi todos los aldeanos de Konoha.

“Bueno, eso no estuvo mal… Creo” Naruto pensó para sí mismo antes de darse media vuelta y dirigirse de regreso a la aldea.



Apenas habían pasado unas horas de su encuentro con la pelirroja Uzumaki de piercing en el labio inferior…

Y el líder de Konoha no podía estar más agradecido por ello, ya que si no le avisado previamente que un grupo de jóvenes Uchiha lo visitaría pronto, su desgastado corazón posiblemente no podría haber soportado semejante sorpresa.

Era un colectivo consistente en una jovencita de 13 años con su negro cabello corto, ataviada con una capa negra de mangas largas que le llegaba casi a los tobillos y tenía grabada en la espalda el abanico de papel que representaba a los Uchiha. También estaban dos niños de pelo corto, también azabache, de 8 años así como dos niñas, una de cabello largo a la cintura amarrado en una coleta y la otra con el peinado a los hombros.

Los pequeños llevaban la misma túnica oscura.

Para que Hiruzen confiara en ellos, les pidió que probaran su identidad como Uchiha y cuatro pares de Sharingan con dos tomoe fueron más que suficiente para no dudar de sus identidades.

Su líder lucía el Kekkei Genkai de su clan a su máxima expresión, con tres tomoe girando armoniosamente alrededor de cada pupila.

- Supongo que tú eres la líder- El Hokage se dirigió a la chica mayor
- Así es, Hokage-sama- Asintió la chica
- ¿Cuál es tu nombre, pequeña?-
- Nami Uchiha, Hokage-sama- Replicó suavemente la ahora conocida como Nami
- ¿Qué los motivó a venir al Ningekai?- Cuestionó expectante el líder de Konoha
- En el Makai, los Uchiha somos depredados desde hace décadas…- Respondió la jovencita con rostro melancólico después de una breve pausa
- ¿Depredados?- Repitió Sarutobi -¿A qué te refieres?-
- Lo que sucede…- La expresión de la pelinegra se ensombreció visiblemente -Es que en el pasado los Uchiha del Makai cargaban sobre sus espaldas la Maldición del Odio…-
- ¿Maldición del Odio?- Hiruzen estaba consternado
- Sí… El Uchiha original, Indra Otsutsuki, fue la primera persona en poseer el Sharingan… Sin embargo, en un principio no pudo dominarlo y sintió celos de la habilidad que poseía su hermano, Asura Otsutsuki, el Senju original-
- Eso quiere decir que los Uchiha y los Senju están emparentados…- Murmuró sorprendido el Hokage
- Así es- Asintió la chica -Continuando… En su frustración, Indra Otsutsuki escapó por un tiempo al Makai, de donde volvió con el Mangekyou Sharingan, ya que como él mismo le contó a sus hijos, hizo un pacto con la Kinganjou (Reina del Ojo Demoníaco) Hexerei, deseando el poder que ella tenía en su Kigan (Ojo Demoníaco) y, la suprema gobernante de los demonios accedió a la petición de Indra… Lo que descubrió poco después, fue que con el despertar de su poder, Indra también recibió la Maldición del Odio-
- Explícame en qué consiste esa maldición- El Sandaime estaba interesado en ese punto, porque comenzaba a sospechar
- Lo que sucede es que conforme un Uchiha sufre las pérdidas figuradas o literales de sus seres queridos, el Chakra demoníaco que Hexerei injertó en la sangre de Indra y que él a su vez nos heredó a sus descendientes se activa, forzando el despertar del Sharigan y su respectivo desarrollo en base a los sentimientos oscuros, degenerando el ojo conforme evoluciona, distorsionando la personalidad original del Uchiha en el proceso y ensimismando al individuo- Respondió Nami -En resumen… La Maldición del Odio es el despertar del Chakra de la Kiganjou en los Uchiha-
- Ahora entiendo…- Murmuró Sarutobi para sí mismo.

Pensó fugazmente en todos los Uchiha que conoció a lo largo de su vida y cómo cada uno, conforme desarrollaba el Doujutsu de su clan, se perdía en su propia visión del mundo, siendo los Uchiha que menos dependían del Sharigan los que no cambiaban tan radicalmente.

- Pero… Cuando se da el salto del Sharingan ordinario al Mangekyou Sharingan, el Chakra de Hexerei se descontrola y corroe los ojos, al punto de dejar ciego al usuario después de un tiempo-
- Ya veo…- El Hokage reflexionaba conforme asimilaba el relato de la chica -Pero… ¿Qué tiene que ver esto con el asunto de que ustedes eran depredados en el Makai?-
- Hubo una persona que fue capaz de darse cuenta de la verdadera naturaleza Maldición del Odio, Midoriko Uchiha… Midoriko-sama fue una Miko (Sacerdotisa) capaz de desarrollar un ritual con el que pudo exorcizar el Chakra de Hexerei de los Uchiha, liberándonos de la Maldición del Odio… Aunque como es una maldición heredada en la sangre, todo Uchiha, para ser libre del Chakra de la Kingajou Hexerei, debe someterse al ritual-
- Creo que va sé por dónde va la conversación, pero continúa por favor…-
- Tardaba más tiempo, pero aquellos que lograban despertar el Sharingan y desarrollarlo ya libres del Chakra de la Kiganjou, mantenían sus personalidades originales y los pocos que lograban dar el salto al Mangekyou, no sufría efectos secundarios por su uso… Y eso, a los ojos de los demonios, era prometedor-
- Lo sabía…-
- El Sharingan era para los demonios ordinarios, la llave más sencilla para acercarse al poder del Kigan, el linaje más alto de su especie… Pero originalmente el efecto del Chakra de Hexerei era prácticamente instantáneo y brutal en los demonios que llegaban a robar el Sharigan en un principio, ya que no fueron pocos a los que literalmente se les derritió el cerebro al usar ese poder simplemente un par de veces… Sin embargo, aquellos Sharingan que despertaron y se desarrollaron sin el Chakra de Hexerei, no presentaban esa problemática para ellos…- La jovencita bajo la mirada con pesar -Y fue así, como el ser libres de la Maldición del Odio nos condenó a ser las presas de los demonios menores ambiciosos de poder… Cazaban a los nuestros con grandes hordas para capturarlos con vida y obtener el Sharingan hasta que llegó el momento en que sólo quedamos nosotros… Fue entonces que Shirona-sama apareció para salvarlos y ayudarnos a llegar a este mundo para escapar por fin de la cacería- Sin darse cuenta, de los ojos de Nami ya corría gruesas lágrimas
- Dios mío…- El viejo estaba horrorizado por lo que acababa de escuchar.

Entonces volteó a ver a los pequeños detrás de su líder y los vio abrazados entre sí al recordar aquellos terribles pasajes de sus vidas.

- Y es por eso que queremos reconstruir nuestro clan aquí en Konoha… Sólo deseamos encontrar un poco de paz en comparación a lo que vivimos en el Makai- Concluyó visiblemente abatida la jovencita -Si nos brinda la oportunidad de vivir en su aldea, Hokage-sama-
- Entiendo sus motivos, pero antes debo decirles algo muy importante…- Hiruzen esperó a que los Uchiha recuperaran la compostura -Porque tienen derecho a saberlo-
- ¿Qué sucede?- Preguntó la joven matriarca de los Uchiha del Makai, ya recuperada de sus aciagos recuerdos
- Bueno… Esto no es sencillo de decir…-

Hiruzen meditó unos segundos lo que iba a decirles a los jóvenes Uchiha, que a pesar de su corta edad, parecían bastante instruidos en el arte del combate y también se veía que no eran para nada almas puras e inocentes, porque se notaban que conocían la crueldad del campo de batalla.

Y eso conmovió notoriamente al líder de Konoha, ya que mientras sus niños disfrutaban de la Academia Ninja, los infantes delante de él parecían haber luchado por sobrevivir desde hacía varios años, justo como se lo había revelado Shirona la noche anterior.

- Muy bien…- El anciano adoptó una expresión firme y decidida antes de comenzar a hablar -Hace unos años, los Uchiha de Konoha planearon un golpe de estado, dirigidos por Fugaku Uchiha, que terminaría siendo el último líder de su clan… Y debido a que los Uchiha se negaban a negociar, infiltramos a un espía, Itachi Uchiha, entre ellos… Finalmente, cuando nos dimos cuenta de que estaban dispuestos a todo para erigirse como los dueños de la aldea, nos vimos en la terrible necesidad de contraatacar, aniquilándolos a casi todos…-

Los infantes Uchiha se sorprendieron bastante de la espeluznante revelación del líder de Konoha, mientras que la lideresa de aquellos pelinegros entristeció visiblemente la mirada…

Tarde o temprano, según las palabras casi míticas que le dijo Hexerei a Indra durante su encuentro, se iban haciendo realidad: la envidia y la ambición del Otsutsuki condenaría a la extinción a sus descendientes.

Pero ella lucharía por cambiar eso.

- Lo… Lo entiendo, Hokage-sama…- La chica cerró los ojos, tratando de mitigar la tristeza que la invadía -Y también puedo entender que desconfíe de nosotros por ser Uchiha y lo que acaba de contarnos… Pero, demostraremos que el Clan Uchiha no será devorado por la oscuridad- La chica miró con firme determinación al anciano -¡Porque ese es mi sueño! ¡Que el clan renazca en un mundo lleno de luz!- Terminó con una suave sonrisa.

Sarutobi vio en los ojos negros de la chica una tenacidad intensa que solamente podía reconocer en una sola persona: aquél rubio bobalicón que gritaba a los cuatro vientos que le arrebataría el puesto como Hokage y no descansaría en su meta.

Esa claridad de mirada no la tenía cualquier persona.

Y los pensamientos de Hiruzen se vieron confirmados cuando notó que todos los pequeños Uchiha miraban a su joven matriarca con admiración sincera, justo como su nieto Konohamaru lo hacía con Naruto. Definitivamente esa chica era especial y que llegara a la aldea junto a todos sus protegidos significaba un buen augurio…

Asintió suavemente con la cabeza.

- Por lo ocurrido con los Uchiha del Ningekai, obviamente estarán bajo estricta vigilancia durante un tiempo para comprobar que su juramento de lealtad sea sincero, pero…- Las duras palabras del Sandaime provocaron que los Uchiha más pequeños se intimidaran mientras que la mayor mantuvo la compostura -Fuera de eso, bienvenidos a Konoha…-
- Gracias, Sandaime-sama…- La joven Kunoichi hizo una respetuosa reverencia.

Recargada en un rincón de la oficina, Shirona se encontraba cruzada de brazos con los ojos cerrados.

Reflexionaba sobre la dura vida que habían enfrentado los futuros Uchiha. Cuando Nami le contó una visión general del asunto, no se imaginó que sería algo tan cruel para unos niños…

Ver cazados a sus padres como si fueran animales y a toda su gente atacada hasta casi el exterminio total, era algo que nunca se vería en el Jinkai, donde los humanos se regían por ciertos códigos de conducta que no se rompían sin importar lo brutal que llegaran a ser los conflictos… Hombres, mujeres, niños. Todos eran objetivos para los demonios sin importar la edad.

Pero en el Makai, un mundo donde la sangre se lavaba con más sangre, era algo relativamente común.

“Ojalá que puedas ser feliz en Konoha junto con todo tu clan, Nami” La Uzumaki sonrió suavemente.



Naruto continuaba paseando para relajarse un poco y por lo menos no pensar en su batalla contra Neji durante un momento, además de olvidar también su desconcertante encuentro con el Kyuubi.

Se encontraba en los memoriales para los muertos en combate. Aquél lugar donde Kakashi le dijera todas esas mentiras sobre el que abandonar a los amigos era ser peores que escoria…

Y él había sido el primero en abandonarlo para entrenar únicamente a Sasuke.

Esas palabras realmente le habían llegado y quería creer en esa regla de vida que el Ninja Copia supuestamente seguía como norma de vida y parecía pesarle en el alma le había hecho creer que Kakashi era un Ninja genial y que podía confiarle su vida si era necesario… Pero la decepción por dejarlo a su suerte era demasiada y no podía volver a confiar en el tuerto.

Simplemente no podía.

Caminaba perdido en sus pensamientos sin notar que una persona pasaba junto a él, la cual se detuvo apenas el rubio pasó a su lado.

- Es un gran honor encontrarse en un lugar como este, a la persona que contiene actualmente al Kyuubi gracias al sacrificio del Yondaime…-

El Uzumaki volteó a su espalda para encontrarse con una mujer de cabello castaño a los hombros, con un peinado que dejaba libre su frente con el cabello a los lados enmarcando su rostro, el cual tenía dos marcas rectangulares de color morado, una en cada mejilla. Vestía un conjunto consistente en una chamarra negra que le dejaba su trabajado vientre al descubierto y un pantalón ajustado del mismo color. Su calzado era un par de botas negras a los tobillos.

Naruto de inmediato se mostró sorprendido cuando notó que aquella fémina lo observaba con simple curiosidad, como si sólo deseara conocerlo. En un principio se mostró desconfiado, pero en realidad no tenía forma de saber si la mujer era malintencionada o no, así que simplemente se mantuvo a la expectativa.

- ¿Quién eres?- Preguntó con natural recelo el rubio, ante la alusión de lo que contenía en su interior
- Mi nombre es… Rin- Replicó la bella mujer
- ¿Rin?- Repitió el muchacho, confundido
- ¡Oye, Aniki!- Una voz conocida interrumpió el fortuito encuentro.

El Uzumaki volteó hacia atrás para encontrarse con una de las personas que era importante para él: Konohamaru Sarutobi. El joven se acercó rápidamente en compañía de Moegi y Udon.

No pudo evitar sonreír.

- ¡Tenía tiempo que no te veíamos!- Exclamó entusiasmado el chico de bufanda azul
- Es cierto- El Genin asintió suavemente, para voltear de nuevo hacia esa extraña Kunoichi
- ¿Pasa algo?- Preguntó curiosa la pequeña pelinaranja de coletas altas
- No, nada…- Regresó su atención a los niños al darse cuenta de que esa extraña mujer había desaparecido -¿Qué están haciendo aquí?-
- Venimos a practicar un poco- Dijo el chico de lente con su voz constipada característica
- Ya veo- Naruto asintió suavemente -El entrenamiento es clave para que sean grandes Ninja en el futuro… ¿Qué les parece si les doy una mano?-
- ¡Eso sería genial!- Exclamó sumamente feliz el castaño, mientras sus amigos asentían entusiasmados
- ¡Entonces vamos!-



El encuentro que el Sandaime tuvo con los pequeños Uchiha, lo puso en sobre aviso acerca de lo que le esperaba con aquél fenómeno de migración del que le había hablado Shirona…

Y ahora se encontraba delante de dos chicos Senju, uno de apenas 8 años y el otro de la misma edad que la matriarca de los Uchiha del Makai. El mayor tenía intensos ojos almendra y cabellera castaña corta y alborotada, en tanto que el menor lucía orbes grises y el mismo tipo de cabello que su compañero, aunque un poco más corto y mejor peinado. Los dos vestían armaduras Ninja como las que se utilizaban en el periodo histórico previo a la fundación de las aldeas Shinobi, ambas de color gris.

- Entonces… ¿Ustedes son los últimos Senju del Ryukai?- Preguntó sin rodeos el anciano líder de Konoha
- No realmente…- Tomó la palabra el castaño mayor -En realidad quedamos alrededor de unos veinte integrantes del clan, pero los demás decidieron que pelearían en la guerra debido a que no sienten este mundo, el Jinkai, como su hogar…- El joven Shinobi cerró los ojos con tranquilidad -La verdad, únicamente yo había aceptado la sugerencia de Shirona-sama, pero en el camino me encontré a Eda…- El pequeño bajó la mirada con evidente tristeza -Y cuando le hablé de vivir en este lugar, decidió seguirme-
- Entiendo- Sarutobi miró compresivamente al niño -Entonces tu nombre es Eda… ¿Verdad?-
- S-Sí, Sandaime Hokage-sama- Replicó el pequeño de forma excesivamente respetuosa
- Solamente Hokage o Sandaime, no tienes que ser tan formal- Eda asintió tímidamente a la recomendación de Hiruzen -Muy bien…- El líder de Konoha volteó a ver al castaño mayor nuevamente -Entonces, Makoto-kun… ¿Cuál es tu objetivo al vivir aquí?-
- Honestamente, quiero vivir aquí y mantener el legado de mi clan vivo, ya que posiblemente de los demás sobrevivientes del clan, dudo que alguien sobreviva a la guerra, ya que son escalas de poder fuera de nuestra imaginación…- Replicó el líder del dúo Senju
- ¿Y cuáles son tus aspiraciones?-
- Ganarme un lugar entre los camaradas Ninja de Konoha y poder llamar algún día mi hogar a esta aldea- Contestó con solemnidad el joven
- De acuerdo…- El líder de Konoha asintió suavemente -Deberán pasar por un periodo de prueba en el que estarán bajo estricta vigilancia-
- Lo comprendemos- Makoto asintió respetuosamente al aviso del Sandaime
- Pues bien, falta afinar algunos detalles, pero…- El anciano le regaló una sonrisa amable a ambos -Bienvenidos a Konoha-

Los dos Senju se voltearon a ver y se sonrieron entre ellos como una felicitación silenciosa de que su deseo de vivir en el Jinkai, específicamente en la aldea en la que habían residido sus ancestros, se había hecho realidad.

- Una última cosa- Sarutobi adoptó una expresión de preocupación que no pasó desapercibida por los castaños
- ¿Ocurre algo?- Preguntó Makoto a la expectativa
- Debido a que por el momento no tenemos muchos espacios disponibles, por ahora tendrán que residir en un pequeño departamento junto al que utilizarán los Uchiha del Makai- El anciano esperaba alguna queja
- ¿En serio?- Makoto se mostró extrañamente curioso -Yo creía que sólo quedaban Uchiha aquí en el Jinkai-
- ¿Sus clanes no eran rivales?- Cuestionó bastante desconcertado el Hokage
- No realmente, de hecho era bastante raro que hubiera contacto entre nosotros… La última vez que un Uchiha fue visto en el Ryukai, me contaron los ancianos del clan, fue hace unos 40 o 50 años más o menos- Aclaró el castaño mayor
- Comprendo… Entonces esta es la dirección del complejo donde se encuentra el departamento que a partir de hoy es suyo- El anciano le extendió un trozo de papel a los jóvenes
- Gracias Sandaime-sama- Ambos castaños realizaron una reverencia respetuosa después de que Makoto tomara el papel.

Así como en el encuentro entre Hiruzen y los Uchiha, Shirona permaneció en un costado de la habitación, cruzada de brazos y sin intervenir…

Para su pesar, esos dos niños del Ryukai y los Uchiha que habían estado en la oficina del Hokage unas horas antes, fueron sido los únicos que hicieron caso a su sugerencia y habían decidido irse a vivir al Jinkai para escapar de la guerra. Se dispuso a partir cuando los jóvenes abrieron la puerta para dejar la habitación y cuando pasó enfrente de Sarutobi, también realizó una reverencia en señal de agradecimiento, recibiendo un asentimiento silencio del anciano como respuesta, tras lo que dejó el lugar.



La noche comenzaba a caer en Konoha y Naruto se disponía a regresar a su casa para dormir adecuadamente y estar listo para su pelea contra Neji. El entrenamiento con Konohamaru había sido divertido, pero era hora de descasar, así que subió aquellas escaleras de metal para subir a la planta alta del edificio donde estaba su casa…

Quedó desconcertado cuando notó que los departamentos contiguos, más grandes que el suyo, estaban habitados. Desde que tenía memoria, esos inmuebles estaban vacíos y nadie jamás había hecho el intento siquiera de ocuparlos, así que eso realmente le llamó la atención…

Tuvo curiosidad de conocer a sus nuevos vecinos.

Pero luego descartó la idea para irse a descansar y estar listo para su importante pelea del día siguiente. Entró a su casa después de abrir la cerradura con su llave y se dispuso a cambiarse para irse a dormir, colocándose su pijama y su peculiar gorro negro. Apagó sus luces y se dispuso a rendirse al sueño con sus últimos pensamientos dirigidos hacia la mujer que lo había entrenado como nadie antes…

Y así terminó el día de descanso de Naruto previo a su batalla.



Ya pasada la medianoche, sobre la azotea del edificio contiguo al departamento del Uzumaki, Shirona se encontraba cruzada de brazos, mirando por la ventana a su estudiante dormir entre profundos ronquidos. La mujer mostraba una expresión seria, pero suavizó la mirada mientras orientaba los ojos hacia un costado.

- Así que el muchacho estaba contigo, Shirona-chan... ¡Por eso no lo encontré por ningún lugar!-

La pelirroja reconoció la voz del famoso Gama-sennin (Sabio Sapo) Jiraiya al instante. Cuando ella estuvo en la academia en Uzushio, recibió varias lecciones de aquél hombre alto y de largo cabello alborotado tan conocido en el Ninkai (Mundo Ninkai) y por eso le tenía un gran aprecio.

- Jiraiya-sama…- Volteó hacia el famoso integrante de los Sannin (Tres Ninja)
- ¿Qué ocurrió?- El sujeto se mostró curioso -¿Y dónde está Kakashi a todo esto?-
- Al parecer se decidió a entrenar únicamente a un tal Sasuke de cara a la segunda ronda del Examen Chunin- Replicó tranquilamente la mujer -Yo me encontré por casualidad con Naruto cuando recién Kakashi lo había rechazado-
- Entiendo…- El famoso Shinobi se mostró evidentemente decepcionado -Entonces debo suponer que el mocoso está totalmente entrenado en su legado-
- No- La mujer se mantuvo impasible -Ese es derecho suyo y de nadie más, yo simplemente entrené al hijo de mi amor platónico y de la primera persona que me reconoció…-
- Hm- El Gama-sennin sonrió suavemente -Veo con gusto que sigues siendo la misma de siempre-
- Eso no lo sé, Jiraiya-sama- La Kunoichi sonrió casi imperceptiblemente -Cuando vi a Naruto sufriendo aquél día por el rechazo que recibió, simplemente no me pude resistir a ayudarlo-
- Comprendo…- El albo asintió suavemente -Yo también ayudaré en lo que pueda- El famoso Ninja se mostró firme de un momento a otro -Y hablando de otra cosa…-
- Dígame…- La mujer prestó total atención al Gama-sennin
- El Ougama-sennin (Gran Sapo Sabio), Gamamaru, me reveló hace mucho tiempo una profecía en la que uno de mis alumnos sería alguien que cambiaría el Ninkai…- Jiraiya adoptó una expresión pensativa, bajando ligeramente la cabeza -Sin embargo, dicha profecía cambió en años recientes…-
- Es normal- La súbita respuesta de Shirona llamó poderosamente la atención del famoso Shinobi -Dentro de poco empezará una guerra que definirá el destino del planeta y habrá fuerzas sumamente poderosas inmiscuidas, son capaces de alterar el destino…-
- Algo me platicó Gamamaru-sama- Replicó el albo -El objetivo de los bandos es liberar a sus respectivos gobernantes legendarios para que los guíen en su rebelión contra los Kami (Dioses)…-
- Así es, la Gran Guerra de los dos Mundos va a ser un conflicto de una escala totalmente distinta a lo que se ha visto antes en el planeta… Y posiblemente esa sea otra razón por la que entrené a Naruto- La mujer se mostró melancólica, regresando su atención al dormido Genin -Me gustaría dejar algo en este mundo… Por si acaso-
“Ciertamente, que una persona como Shirona se planteé su posible muerte, es la mejor prueba de que en este momento el destino simplemente no puede existir… Aunque me deja intranquilo la nueva profecía…”

Demonio y Dragones lucharán por liberar del encierro a los creadores de la semilla del mal…
Eso solamente será el preludio para el cataclismo que convulsionará la tierra de los humanos.
La luna roja oculta una verdad siniestra que llevará el caos y la discordia a todos los corazones…
El estudiante de corazón vacío empujará a las personas hacia el abismo y la desesperación.
El arma eterna acecha desde las sombras, esperando paciente el momento de su liberación…
Y cuando su maquinación concluya, el resto de la humanidad sentirá por primera vez el miedo.
Y los códigos de honor no importarán, el amor no importará, ni siquiera importarán los sentimientos…
Y solamente una alianza jamás vista será el único hilo de esperanza que le quedará a la humanidad.




Naruto despertó y después de tallarse los ojos, bostezó marcadamente y se sentó al filo de la cama, segundos después tomó la ropa que había preparado el día anterior y se dispuso a darse una ducha. El reloj que estaba colgado sobre su muro marcaba las 9:06 a.m. y su pelea iniciaba a las 11, así que tenía todavía bastante tiempo.

Una vez que terminó de bañarse y vestirse, se dispuso a desayunar varios vasos de ramen instantáneo mezclados en una olla. Cuando estuvo todo listo, comió hasta quedar totalmente satisfecho y cuando terminó, se lavó a conciencia los dientes para quedar totalmente listo. El reloj macaba casi las 10, así que no tenía prisa, pero quería llegar temprano al estadio.

Finalmente salió de su casa y cerró la puerta con llave, como todos los días.

- ¡Buenos días!-

El rubio volteó en dirección a la puerta contigua, encontrándose con una jovencita de su misma edad, con cabello negro corto, la cual portaba una banda de la aldea. Vestía una camisa holgada de mangas largas de color negro y pantalones ajustados rojos, con botas cortas también negras, la cual sonreía amable.

- Buenos días…- Dijo un tanto receloso el chico
- Hola, mi nombre es Nami y desde ayer vivo con mi hermanitos en el departamento de al lado, mucho gusto- La chica hizo una leve reverencia a manera de saludo -Disculpa que no me haya presentado antes, pero ya sabes, llegamos ayer a la aldea y con todo eso de la mudanza terminé exhausta-
- Eh… No te preocupes- Contestó un poco más receptivo el Uzumaki -Por cierto, yo soy Naruto Uzumaki, el gusto es mío-
- Oye… ¿Sabes dónde queda el estadio?- Preguntó la pelinegra
- Justo ahora voy hacia allá, si quieres podemos irnos juntos- El chico respondió, expectante
- ¡Claro! ¡Eso sería genial!- La azabache contestó alegre
- Yo también voy al estadio… ¿Puedo ir con ustedes?-

Los dos voltearon hacia el final del corredor, para encontrarse con un joven castaño contemporáneo de ambos a juzgar por su altura y que vestía una camisa blanca sin mangas, ajustada y pantalón azul holgado, con calzado blanco también. Miraba a los recién presentados con sonrisa suave.

- ¡Claro!- Contestó la chica al instante -Entre más, mejor-
- Por mí no hay problema- Contestó Naruto con tranquilidad
- Por cierto, me llamo Makoto- El chico comenzó a caminar hacia los dos -Es un placer conocerlos-

Los tres vecinos comenzaron a platicar de trivialidades.

Aunque ‘platicar’ era un decir, ya que en realidad sólo iban preguntándole a Naruto sobre cosas de la aldea y él se explayaba en cada respuesta con toda la atención de los inmigrantes puesta en él.

Al rubio le resultaba curioso que sus nuevos amigos se fascinaran con cosas tan ordinarias como la Academia Ninja y los locales de comida, así como las tiendas de suministros. Era como si jamás hubieran visto algo así. La pelinegra se mostraba más expresiva en su asombro que el castaño, quien parecía ser más discreto.

- Y el mejor ramen del mundo, es el que sirven en Ichiraku- Naruto dijo, notando de inmediato el brillo en los ojos de ambos
- ¡¿En serio?!- Exclamó visiblemente ansiosa la chica del trío
- Obviamente debemos probarlo- El castaño estaba visiblemente interesado, aunque se mantenía tranquilo
- ¡Después de que me asciendan a Chunin podemos ir a comer a Ichiraku para festejar mi ascenso!- Declaró entusiasmado el Uzumaki
- ¡Entonces más te vale ganar!- La azabache replicó con la misma intensidad que el rubio
- Y entre más rápido, mejor- Complementó el chico de ojos almendra
- Bueno, entonces nos veremos en el estadio, queda todo de frente hacia allá- Naruto les señaló el sendero donde el inmueble podía verse a lo lejos
- ¿No vienes?- Preguntó Makoto, expectante
- Antes tengo que visitar un lugar…- El chico comenzó a correr hacia una zona boscosa no muy lejana -¡Nos vemos después!-

Los dos inmigrantes se voltearon a ver confundidos, luego se encogieron de hombros para continuar el camino al estadio…

Tenían que encontrar buenos lugares para ver la pelea de su nuevo amigo y apoyarlo.



El rubio nuevamente estaba en el área de entrenamiento donde había sido su encuentro mental con el Kyuubi el día anterior. Iba pensado en el cambio como persona que había tenido durante su entrenamiento con Shirona: tenía claro quiénes eran sus seres queridos y quiénes no. Pero había un caso especial que todavía tenía que definir…

Iba caminando cabizbajo y pensativo sobre eso y sobre su pelea, cuando estuvo delante de aquellos troncos donde había ido amarrado durante la prueba de Kakashi y entonces se dio cuenta de que aquél caso especial, Hinata Hyuga, estaba ahí también.

- ¿Hinata?-
- ¡N-Naruto-kun!- La chica se sobresaltó visiblemente y se recargó en el tronco de en medio, mirando tímidamente al rubio -¿N-No deberías estar ya en el estadio? Tu pelea empezará en poco tiempo…-
- Bueno, lo que pasa es que quería pensar un momento- El Uzumaki se mostró extrañamente reflexivo -Tú sabes, cuando todo en tu vida cambia profundamente y apenas comienzas a entenderlo-
- Comprendo- Respondió expectante la chica -Y-Yo me he sentido así-
- Oye…- Los ojos azules buscaron aquellos orbes perlados -Neji Hyuga es tu primo… ¿Cierto?-
- Sí…- Asintió la chica, ruborizada por tener la atención del chico
- Y él es muy fuerte… ¿Verdad?- Naruto se mostró inseguro, para confusión y expectación de la chica -La gente dice que él es el mejor Genin de la aldea y yo estuve entrenando como loco este mes, pero si te soy honesto… No sé si haya sido suficiente como para ganar- Bajó nuevamente la mirada
- Naruto-kun…- Hinata enterneció la mirada
- A pesar de todo, sigo siendo ese perdedor cabeza dura que arruina todo… Y aunque parezca lo contrario, estoy muy frustrado porque siempre me he sentido como un gran perdedor al que no le sale nada bien y que tal vez no merece la atención de los demás, por eso siempre hago tonterías, para que la gente me volteé a ver…- Por primera vez en su vida, el rubio le abría esa parte de su corazón a otra persona.

Nunca lo había hecho porque no quería parecer débil ni vulnerable ante nadie por el recelo y la frialdad que salvo excepciones, le habían demostrado las personas. Pero Hinata jamás había sido así con él y en las contadas ocasiones que habían convivido ella siempre había sido amable. Y aquellos gestos recientes que tuvo para con él, habían revivido en parte aquellos recuerdos en su memoria…

Seguramente era por eso que sentía una confianza extraña, además de una rara empatía con esa chica. Por eso sin darse cuenta le abría mostrado esa parte de él que posiblemente no le habría enseñado a nadie más.

- ¡E-Eso no es cierto…!- El chico alzó la mirada, desconcertado al oír hablar con firmeza a aquella chica timorata -Aún cuando no te salen las cosas…- La Kunoichi tomó un instante para encontrar las palabras adecuadas -Das todo lo que tienes y no te das por vencido a pesar de equivocarte, siempre te muestras como eres y no te dejas hacer menos por los demás…- La chica bajó ligeramente la mirada, con una sincera alegría reflejada en su rostro -No digo que seas el mejor, pero para mí, tú eres una persona especial porque tienes un corazón fuerte… Por más que sufras… Por más que dudes… Y por más grande que sea tu tristeza, al final siempre sales adelante… Para una persona tan tímida como yo, tú eres una persona digna de admiración, Naruto-kun…-

Ella sintió aquella confianza que él le había tenido y simplemente correspondió de igual manera, sincerándose también. Desde que lo había visto por primera vez, se dio cuenta de que Naruto sufría y por su timidez no se había atrevido a acercarse a él o ayudarlo. Sin embargo, comenzó a mirarlo a lo lejos al ver que no se rendía a pesar de que las cosas generalmente le salían mal y daba todo de sí.

Lo admiraba profundamente, porque con esa simple actitud de jamás rendirse le había dado la esperanza de cambiar su propia vida. Su vida como la futura heredera del liderazgo del clan Hyuga estuvo marcada por la frialdad de su propia familia, ya que tenía que ser la mejor de entre todos…

Sin embargo, Hinata era diferente a la concepción original del Ninja Hyuga, ya que era demasiado amable con los demás y cuando nació su hermana menor y las pusieron a entrenar juntas, ella fue incapaz de lastimarla al final, por lo que siempre perdía y lo que a la larga provocó que su padre dejara de considerarla como digna de sucederlo como la líder del clan.

Pero cuando estuvo a punto de abandonarse a sí misma en su afán de ser aceptada por su familia como una digna heredera, pesando de abandonar aquellos sentimientos amables y generosos para abrazar aquella frialdad que demostraban los suyos, lo vio a él dando todo de sí sin cambiar su forma de ser tan particular, ella también decidió volverse más fuerte sin cambiar…

Y fue así como se encontró a sí misma como persona.

- Hinata…- Naruto estaba conmovido al saber lo que la peliazul pensaba de él -Yo… Gracias, en verdad necesitaba oír eso-
- De nada, Naruto-kun…- La Hyuga se mantuvo mirando con su bella y suave sonrisa al chico que admiraba.

Y por primera vez en su vida, ambos se miraban como realmente eran: los peores estudiantes de su generación que deseaban ser mejores día a día. Dos personas con miedos y anhelos, que sufrían, que lloraban y que podían comprenderse la una a la otra. Simplemente, dos personas que compartían un vínculo. Y Naruto recuperó el ánimo perdido con eso.

- Ya lo verás, Hinata- El Uzumaki declaró con su habitual confianza -Voy a patearle el trasero a tu primo y va a tener que disculparse contigo…-
- Sé que lo lograrás- Asintió suavemente la peliazul -Creo en ti…-
- Lo sé- El chico se dio media vuelta -Después de todo, una persona especial para mí me admira y no puedo fallarle- Comenzó a correr rumbo al estadio -¡Espero que me veas…!-
- L-Lo hare…- La chica asintió suavemente.

Naruto avanzaba con una gran sonrisa en la cara. Y una suave lágrima recorría su mejilla izquierda, la cual se la llevó el viento en su carrera hacia el estadio ante la mirada fija de una visiblemente sonrojada Hinata que sólo podía ver cómo aquél Genin parecía correr hacia el sol. Y ella sólo deseaba hacerse más fuerte para algún día dirigirse junto con él hacia ese resplandor.

La Hyuga siempre había pensado que el Uzumaki era un roble emocionalmente…

Sin embargo, él también tenía miedos y dudas en su corazón, pero daba lo mejor de sí para hacer frente a esos sentimientos oscuros y mostrar un rostro resplandeciente a los demás. Siempre tenía una sonrisa y jamás se dejaba de nadie, lo que hizo aún más grande aquella sincera admiración que sentía por él. Y esa faceta vulnerable despertó en ella un deseo de darle esa confianza y ese cariño que necesitaba, simplemente por el deseo de hacerlo.

No se dio cuenta en ese momento, pero ese fue el instante en que Hinata Hyuga realmente se enamoró de Naruto Uzumaki.



Notas

Primero que nada, Shirona es una especie de puente y vigilante de los tres mundos, el mundo de los demonios (Makai), el mundo de los dragones (Ryukai) y el mundo de los humanos (Jinkai). La guerra de la que habla con Sarutobi se desarrollará en segundo plano a la trama principal de esta historia y realmente es un recurso para poner en el mapa nuevos enemigos para Naruto y explicar diversas cosas en la historia, como por ejemplo el origen de la Maldición del Odio en los Uchiha, entre otras cosas que explicaré más adelante. La historia principal se va a desarrollar en el mundo Ninja y en cuanto a la Guerra de los Dos Mundos, no la pienso desarrollar profundamente.

En cuanto a la aparición de Rin, es una idea que tenía desde hace tiempo y me gustó bastante. Ella será muy importante para la trama en el futuro inmediato.

En relación a los nuevos personajes, Makoto y Nami, pues en mi fic Haou, ellos eran los mejores amigos de Naruto y su muerte detonó los acontecimientos en torno a los que gira aquella historia. Les tengo un cariño especial a ambos y es por eso que los elegí para que sean parte del nuevo círculo del Uzumaki una vez que se desencadenen ciertos acontecimientos en esta historia.

Finalmente, en el asunto NaruHina, respeté un poco el encuentro que tienen en el canon Naruto y Hinata, pero realmente le metí bastante de mi perspectiva en cuanto a cómo se ven entre ellos y más que nada, el cómo la influencia de Shirona le da al Uzumaki un nuevo punto de vista.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1102
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 40
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 3) (8-5-17)

Mensaje #7 por steelfire404 » Lun May 08, 2017 7:31 am

Saludos a todos, aquí dejo el siguiente capítulo, por si hay alguien interesado :bleh:

Capítulo 3 | +
Naruto’s Daybreak



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos profundos de los personajes…”



Capítulo 3: Naruto vs Neji



El estadio estaba al tope de su capacidad. La gente esperaba ansiosa el inicio de la fase final de los exámenes para ver quiénes serían los nuevos Ninja prodigio de la aldea. Neji Hyuga y Sasuke Uchiha, por sus antecedentes y su linaje, eran marcados como favoritos para arrasar en la competencia.

En las tribunas, varios conocidos para los participantes por parte de Konoha miraban expectantes el devenir de los acontecimientos, listos para apoyar a sus compañeros. Dos Kunoichi, las de los Equipos 7 y 10, tomaban asiento, listas para mirar los combates.

- Oye Sakura… ¿Ya llegó Sasuke?- Preguntó Ino Yamanaka con curiosidad y expectación mientras terminaba de sentarse
- Sí, Kakashi-sensei, raro en él, llegó temprano con Sasuke-kun- La chica volteó hacia el corredor de las gradas, donde el Jounin miraba aburrido
- ¿Y el tarado de Naruto?-
- No sé…- Replicó la pelirrosa, regresando su atención a la arena del estadio.

Al lado de las dos rivales, se encontraban Makoto Senju y Nami Uchiha, mirando con curiosidad a los ocho participantes. Por un momento fijaron su atención en Sasuke Uchiha, que usaba un llamativo traje negro, pero pronto desviaron su atención hacia los tres Genin de Suna.

Realmente el sujeto maquillado y la rubia no parecían nada del otro mundo…

Sin embargo, aquél pelirrojo que cargaba esa calabaza en la espalda se veía realmente peligroso. Su mirada fría era la que la azabache vio varias veces en los demonios que secuestraban a su gente, mientras que el castaño apenas si pudo diferenciar aquella expresión siniestra de la que notaba en los poderosos dragones que los superiores de su clan combatían con frecuencia.

- Ese chico es… Peligroso- Murmuró el Senju
- Eso parece…- Replicó suavemente la Uchiha.

Para sorpresa de todos, Naruto apareció súbitamente en la arena junto a su pelirroja maestra tras disiparse una discreta estela de humo oscuro que dejó un tenue olor azufroso en el aire y que había aparecido de la nada. Los dos se encontraban con los brazos cruzados y miraban indiferentes a los demás competidores ante la creciente expectación de todos...

Poco antes de llegar al estadio, el rubio se había encontrado con Shirona y ella le ofreció llegar con una entrada espectacular. El inquieto Genin aceptó al instante.

- Naruto…- La mujer llamó a su estudiante, mientras volteaba de reojo al palco donde estaban el Hokage y el Kazekage -Este entrenamiento será el más difícil que has tenido, no debes distraerte por nada del mundo-
- Comprendo- Replicó serio el Uzumaki, asintiendo suavemente con la cabeza
- Bien… Entonces te dejo, buena suerte…-

Ante la expectación de la multitud, aquella mujer desapareció en una nube de aquél humo negro, reapareciendo sentada sobre el barandal de las gradas, lista para ver el combate mientras su estudiante se incorporaba a la hilera de los participantes.

“Así que ella es la persona que al parecer entrenó a Naruto” Pensó Kakashi, mirando detenidamente a la Uzumaki “Creo que no es de la aldea…”
“Así que Naruto conoce a Shirona-sama” Pensó la Nami con creciente interés
“Entonces Shirona-sama entrenó a Naruto” Meditó serio Makoto “Esto se va a poner interesante”
- Pobre mujer, perdió su tiempo entrenando a esa rata… El pobre no va a poder con Neji Hyuga- Ino miró despectivamente a Naruto
- Pues no parece ser el mismo de antes…- Sakura miró a su compañero de equipo con detenimiento.

Detrás de Shirona se encontraban Izumo y Kotetsu, los vigilantes principales de la entrada de la aldea, junto a quienes la recién llegada Hinata, acompañada de Kiba Inuzuka, tomaron asiento. Los dos Chunin comenzaron a opinar del combate venidero entre Naruto y Neji.

- La suerte de ese enano está por terminarse… Llegó lejos, pero está frente a un límite que no va a poder superar- Dijo el Chunin castaño
- Pobre chico, llegó tan lejos y sólo para encontrarse con el chico Hyuga… Ni siquiera va a lograr sobrevivir- Agregó el Chunin pelinegro ante la creciente molestia de la Kunoichi
- Ese mocoso no es rival para alguien con el Byakugan- Kotetsu sonrió burlonamente.

Hinata apretó los puños con discreta molestia. Siempre era lo mismo en relación a Naruto... Nadie creía en él y por alguna razón se predisponían en su contra a la hora de juzgarlo. Nunca en su vida había tenido el valor de defenderlo o de estar con él, pero estaba por cambiar y esos Chunin iban a ser los primeros en verlo. Se puso de pie para el desconcierto de su compañero de equipo.

- Naruto-kun es diferente a los demás y se los va a demostrar- La peliazul le respondió firme a los vigilantes de la puerta
- ¿Algún problema, niña?- Izumo, sonriendo altivo, se puso de pie para encarar a la Hyuga
- Yo tengo un problema con ustedes- Shirona declaró firme, sin voltear -Y podemos arreglarlo ahora mismo si tienen las agallas…-

Los dos Chunin sonrieron burlones, pero pronto quedaron atemorizados cuando la mujer volteó a verlos con aquellos ojos esmeraldas que reflejaban una brutalidad infinita y el valor que tenían para encarar a una Genin se esfumó ante aquella intimidante Kunoichi. El efecto disuasorio de aquella mirada sombría los hizo refunfuñar temerosos para luego simplemente cambiarse de lugar.

- Gracias por defender a mi alumno- La pelirroja le sonrió suavemente a la peliazul mientras tomaban asiento en los lugares recién desocupados
- D-De nada- La chica correspondió el gesto de la misma manera
“Vaya, no me esperaba eso de Hinata” Kiba miró todo de reojo, sin intervenir “Y a todo esto… ¿Qué no el tal Kakashi es el Sensei de Naruto?”

Cerca de ellas, la compañera de Neji miraba expectante cómo los demás participantes dejaban la arena para que sólo quedaran los dos Genin de la primera batalla.

“Pobre Naruto, Neji va a destrozarlo…” La chica sonrió suavemente.

No muy lejos, Kakashi observaba al que todavía creía su alumno y ciertamente el rubio se veía diferente, pero seguramente sólo era por la nueva ropa. De seguro ese era el único cambio positivo que aquella mujer había logrado en relación a la actitud de Naruto como Ninja.

O al menos se quiso autoconvencer de eso, ya que si realmente el Uzumaki lograba vencer a Neji Hyuga, lo perdería como estudiante y deshonraría la memoria de su maestro al darle la espalda al chico cuando más lo necesitó para cobijar al genio de su equipo… O así sería como toda la gente que lo conocía interpretaría la situación.

“Naruto…” El Ninja Copia observaba el devenir de los acontecimientos con melancólica atención.

En la arena, ya estaban los primeros participantes frente a frente, separados por un par de metros. El castaño Hyuga miraba fríamente al Uzumaki, que se notaba extrañamente tranquilo.

- Antes de la derrota a la que estás destinado… ¿Tienes algo que decirme?- Preguntó Neji
- Sólo lo que te dije aquél día…- Dijo Naruto con la mirada endurecida mientras el castaño activó su Kekkei Genkai y se puso en guardia -Juro que voy a vencerte…-
- Sigues tranquilo y diciendo ese ridículo juramento- El Hyuga sonrió burlonamente -Pero cuando te veas impotente, veré con regocijo cómo tu expresión cambia para sucumbir a la desesperación y el arrepentimiento de jurar cosas que jamás podrás cumplir-
- Di lo que quieras…- El rubio sonrió desafiante -¡Pero la única forma de predecir el destino es crearlo con mis propias manos!-
- Muy bien…- El réferi, Genma Shiranui, se preparó para dar la señal de inicio levantando el brazo derecho -¡Comiencen!- Bajó su extremidad violentamente.

Ambos se quedaron quietos, esperando el movimiento del otro. Neji comenzó a adelantarse lentamente, ante la fría mirada del rubio. De inmediato, Naruto realizó el sello de mano para el Kage Bunshin, apareciendo dos réplicas.

- Así que el Kage Bunshin no Jutsu…- El Hyuga miraba detenidamente a sus nuevos oponentes -¿Qué te propones hacer?- Los tres rubios tomaron distancia saltando hacia atrás mientras revivían un breve recuerdo de su entrenamiento.



Cerca de aquél lago, en el lugar donde transcurrió casi todo el entrenamiento, Shirona se encontraba sentada en posición de loto, frente a Naruto, quien imitaba su posición. Hicieron un espacio para la estrategia, ya que era algo que no se le daba muy bien al rubio.

- En la estrategia básica, sólo puedes lanzarte de frente contra enemigos a los que conoces en cuanto a su estilo de pelea… Tienes que estudiar a tu oponente antes de lanzarse sin más contra él para saber si realmente puedes hacerlo- La pelirroja miraba seria a su alumno
- Entonces, eso me daría la ventaja táctica… Así podría diseñar mi estrategia en base a las debilidades del enemigo- El Uzumaki miraba reflexivo a su Sensei
- Exacto, si conoces a tu enemigo, tendrás una gran ventaja sobre él y en tu caso tienes una herramienta muy útil en ese aspecto…-
- ¡Kage Bunshin!- Dijo de inmediato el Genin -Si recibo el aprendizaje de los Kage Bunshin cuando desaparecen, puedo usarlos para estudiar al enemigo sin que éste se dé cuenta-
- Lo entendiste bien- La mujer asintió con la cabeza.




- ¡Ahora!- Los dos Kage Bunshin se lanzaron de frente hacia el Hyuga, empuñando Kunai en sus manos derechas
- ¡No seas tarado!- Gritó un Kiba enardecido -¡Un ataque de frente no va a servir para nada!-
- Idiota…- Neji sonrió confiado, pero su gesto pronto cambió a una expresión de marcada sorpresa -¡¿Qué?!-

En el espacio entre sus dos réplicas, Naruto lanzó un Kunai con inesperada velocidad y precisión, que el genio de los Hyuga tuvo que detener cubriéndose con uno propio, el cual usó para posteriormente recibir al primero de los Kage Bunshin en un duelo fugaz de fuerza, ya que así como en aquella prueba contra Shirona, Neji aflojó su esfuerzo para tomar desprevenido a la réplica y darle un violento golpe diestro con la postura del Juuken (Puño Suave) en el estómago, provocando que la réplica desapareciera en un instante.

El segundo Kage Bunshin se lanzó de frente para darle un golpe al Hyuga por detrás, quien respondió dando un salto para esquivar el ataque e impactar la espalda de aquella copia con una elegante patada, la cual recargó la suela del zapato completamente en el objetivo. De inmediato el clon se disipó en una nube de humo.

- No me sorprende que un fracasado como tú, tenga métodos de combate tan predecibles y de tan poca eficacia- Neji sonrió burlonamente, encarando al Uzumaki
“Sus capacidad de reacción es bastante buena” El rubio analizaba la información recibida de sus Kage Bunshin “La precisión de sus movimientos también es de considerarse y por como tomó el Kunai, se ve que es diestro…”
- ¿El miedo te ha silenciado? Al menos ya no eres ese Ninja escandaloso que se tuvo que tirar un gas para derrotar a un rival aún patético que él- El Hyuga comenzaba su guerra psicológica -Y si tu mejor Jutsu es algo tan limitado, este combate ya está decidido… Sería mejor que te rindieras, fracasado- La silenciosa respuesta del rubio fue crear seis Kage Bunshin más -¿Seguirás haciendo lo mismo? Intentar lo mismo esperando un resultado distinto, es la definición de la estupidez…-

El castaño adaptó su postura para utilizar su Juuken, ante la expectativa de todos y la frialdad de Naruto. Pronto los Kage Bunshin se lanzaron hacia su enemigo de forma coordinada para seguir midiendo la fuerza del Hyuga. Neji, utilizando el Juuken con una habilidad impresionante, fue neutralizando a cada uno de los clones con francos golpes a los puntos vitales de las réplicas utilizando sus dedos pulgar, índice y medio de cada mano.

- Entiéndelo… No podrás vencerme por más que lo intentes, tu destino es ser un fracasado el resto de tu vida- La última copia del rubio cayó a los pies del castaño antes de estallar y desaparecer
“Bien, creo que ya medí su fuerza adecuadamente” Pensó detenidamente Naruto “Maneja ese tal Juuken con gran habilidad y sus movimientos son exactos, no hace nada de más… Entonces esto debe ser rápido”
- ¿Quieres que esto termine de una vez?- Neji sonrió suavemente -Porque veo que la impotencia te ha dejado sin habla…-

A toda velocidad, el Hyuga corrió hacia su enemigo para atacarlo, apuntando a su hombro derecho para utilizar el Taijutsu de su clan y comenzar a cerrar sus puntos de Chakra. Tenía una velocidad sorprendente para la mayoría de los espectadores y realizó el recorrido de varios metros en un segundo. Lanzó su golpe, seguro de su victoria. Apenas tuvo tiempo de sorprenderse cuando el Uzumaki reaccionó ladeando su cuerpo para esquivar su golpe y darle un golpe de espada en la espalda con su mano izquierda, provocando que cayera pesadamente al suelo.

“¡Esa reacción fue asombrosa!” Kakashi estaba visiblemente sorprendido por la inesperada maniobra
- Guau…- Kiba observó sorprendido aquél movimiento -Ese movimiento fue increíble-
- Naruto entrenó dando todo de sí, entre otras razones, porque quería vencer a ese chico por haber lastimado a una chica llamada Hinata…- Shirona miraba todo con tranquilidad, sabiendo de antemano la capacidad de su estudiante
- Naruto-kun…- La peliazul sonrió suavemente.

La mano derecha de la pelirroja estaba posada sobre el pecho de la peliazul y emitía una luz rosada, ya que Hinata había comenzado a sentir que le faltaba el aire…

La Uzumaki la auxilió inmediatamente, comenzando a aplicarle ese misterioso Jutsu médico con el que la chica comenzó a recuperarse rápidamente después de unos instantes para asombro de los dos Genin. La joven Kunoichi agradeció inmediatamente el gesto y Shirona se limitó a sonreírle para corresponder a su gratitud.

- Maldito fracasado…- Neji se reincorporó rápidamente mientras el Uzumaki tomó distancia nuevamente -¡La suerte se te va a terminar pronto!-
- No es suerte, es el esfuerzo de querer ser mejor cada día…- Replicó el ojiazul con seriedad, adoptando una postura de pelea con el compás abierto, la mano derecha delante de su rostro con los dedos contraídos y el puño izquierdo a la altura del hombro -Y es curioso que digas algo así cuando la pelea real está por empezar-

Kakashi observaba silenciosamente el devenir de la batalla con creciente preocupación y desconcierto…

El creía que Naruto necesitaba disciplinarse para aprender a poner atención y eso lo tenía que entender por su cuenta una vez que la vida se lo enseñara de forma cruda al igual que a él, pero era evidente que ese planteamiento había sido erróneo y la idea de que se había equivocado terriblemente estaba adquiriendo fuerza en su mente.

Su temor de que el rubio iba a alejarse de él estaba haciéndose realidad para su creciente impotencia...

Y alguien observaba con expectación al Ninja Copia sin que este siquiera lo percibiera. Era uno de los tantos ANBU del estadio que estaba en la labores de vigilancia...

O al menos ese era el subterfugio. La realidad era que bajo aquella máscara blanca alusiva a un pájaro y aquella capa negra, se ocultaba la otrora compañera de equipo del peligris, Rin Nohara… Ellos dos y un peculiar Genin llamado Obito Uchiha, habían sido los estudiantes de Minato Namikaze, el Yondaime Hokage y más importante que eso, el padre de Naruto.

“Así que dejaste a su suerte al hijo de Minato-sensei y ahora que notas el resultado de esa decisión, te arrepientes... Eres igual que cuando éramos niños, nunca has sabido tomar buenas desiciones” Bajo la máscara, aquella mujer se mantuvo seria.

La pelea en la arena se quedo en una breve pausa, ya que ahora un Neji más cauto se mostraba reticente para atacar. Convencido de que ese fracasado evidentemente era mejor que en la pelea contra Kiba, se dispuso a pensar con más detenimiento sus movimientos. Por otra parte, Naruto inclinó más el cuerpo como señal de que se preparada para reanudar las hostilidades…

Inconscientemente el Hyuga retrocedió un paso.

Y ese momento de duda fue aprovechado por el rubio, que se lanzó a toda velocidad y de un golpe súbito y violento del rubio que le dio en la mejilla derecha le volteó el rostro antes de mandarlo a volar hacia un muro, al tiempo que toda la multitud quedaba atónita ante tal demostración…

El portador del Byakugan pudo recomponerse en el aire para posar sus pies en el muro y evitar el impacto. Segundos después cayó de pie en la arena, aunque un hilillo de sangre surgió de la comisura de sus labios y su rostro dejaba ver claramente el lugar donde recibió ese puñetazo.

“No puede ser…” El castaño endureció la mirada “¡No pude verlo!”

El pensamiento de Neji era compartido por varios de los espectadores, que simplemente no podía creer la facilidad con la que el prodigio de los Hyuga había sido atacado y de frente, a pesar de poseer el famoso ojo que supuestamente era capaz de verlo todo.

“Naruto pudo golpear a Neji…” Pensó atónica la compañera de equipo del Hyuga, visiblemente asombrada
- Vamos, señor genio- El Uzumaki retomó su postura de pelea -Espero que eso no sea todo lo que tienes…- Sonrió desafiante
- Un golpe de suerte no cambia tu realidad, fracasado- Replicó Neji, soltando sutilmente la creciente furia de su interior.

Pero pronto tuvo que reprimirse y estar alerta, ya que apenas pudo detener un segundo golpe de Naruto con su brazo a manera de escudo y usando la capacidad que le daba su Doujutsu para emitir Chakra por todo su cuerpo formar una capa sutil alrededor de su extremidad para que el golpe no fuera directo.

Rápidamente atinó a bloquear un segundo ataque con el otro brazo y en ese momento Naruto aprovecho para tirarse hacia atrás y conectarle una patada con el talón derecho justo en la barbilla, proyectándolo hacia atrás por la fuerza del inesperado impacto. Colocó su mano derecha tras su espalda para sostenerse y e impulsarse de inmediato hacia delante para continuar con su ataque.

Neji reaccionó apenas para voltearle el rostro al Uzumaki con una patada y poner un poco de distancia. Los dos cayeron de forma descompuesta y Neji se levantó de inmediato. Por otro lado, el Uzumaki cayó acuclillado y pronto se repuso.

“El fracasado era totalmente distinto hace un mes…” El Hyuga trató de calmarse en lo posible “Su Taijutsu es armónico y preciso, además de que su actitud en la lucha ha cambiado totalmente… Debo concentrarme, ya que mi destino es ganar… Pero no debo confiarme”
“Estos dos niños pelean bastante bien…” Pensó el réferi con expectación en el combate
- ¡Adelante…!-

Para sorpresa de todos, el rubio se lanzó de frente a su enemigo con la intensión de iniciar la pelea cuerpo a cuerpo. Le conectó un súbito golpe en la barbilla a pesar de que el portador del Byakugan había liberado Chakra de su cuerpo para detener el impacto. Pronto le devolvió el golpe con un ataque de Juuken que le dio de lleno al Uzumaki en el vientre, siendo visible la explosión de Chakra en su espalda.

Para sorpresa de los integrantes del Clan Hyuga que estaban mirando la pelea, lejos de verse afectado, Naruto le dio un puñetazo brutal en el estómago, provocando que su prodigio tosiera sangre antes de enfurecerse y regresarle el golpe en forma de otro ataque de Juuken, ahora en el hombro izquierdo. El estallido de Chakra en la espalda de Naruto fue marcado e intenso.

Otro puñetazo le volteó el rostro al castaño, quien todavía no podía asimilar que ese rubio no sólo fuera capaz de pelear a su nivel, sino que fuera ganándole…

El intercambio de feroces golpes por parte de Naruto y sutiles palmadas por parte de Neji se hacía más y más intenso. Era evidente que los dos se desagradaban y cada ataque se lo lanzaban al enemigo con marcada saña. La gente miró entusiasmada en un principio, pero cuando vieron la intensidad de la pelea poco a poco se fueron mostrando más y más horrorizados.

Finalmente, después de varios minutos, los dos tomaron distancia.

- Maldito, fracasado…- El castaño respiraba visiblemente agitado
- Amargado, ridículo…- El rubio también exhalaba aire sofocado, pero ligeramente mejor que su oponente.

Si bien las ropas de Naruto se mostraban desgastadas, Neji se veía peor al tener hilillos sangre recorriendo varias partes de su cuerpo y el ojo derecho entrecerrado por la inflamación, mientras que el Uzumaki solamente presentaba el líquido carmesí a través de la comisura de sus labios.

“No puedo creer que Neji esté en esa situación…” Tenten observaba visiblemente desconcertada cómo su compañero estaba siendo vencido
“En verdad Naruto está enfrentando a Neji a la par” La preocupación de Kakashi era notoria a través de su ojo visible
“Pero… ¿Por qué los bloqueos con Chakra de Neji no han sido efectivos y recibe los golpes de Naruto sólo amortiguados?” Pensaba confundido el líder del Clan Hyuga y padre de Hinata “Hm… Ya veo, la única forma sería que Naruto liberara toda su fuerza en cada golpe y solamente así podría alcanzar a superar el Chakra que libera Neji para defenderse…” Hiashi Hyuga analizaba detenidamente la pelea con ayuda de su Byakugan.

El prodigio de los Hyuga cerró los ojos con frustración contenida…

“Pensaba que derrotarlo sería fácil al ver su patética pelea contra el tal Kiba, pero realmente ha crecido bastante durante este mes…” Discretamente metió su mano al bolsillo para tomar un pequeño objeto “Yo no quería usar esto hasta que me tocara pelear con el Uchiha o el chico de la arena, pero si no lo hago ahora, voy a perder…” Abrió sus ojos de nuevo para ver con evidente desprecio al Uzumaki “¡Y no pienso ser vencido por ese Ninja mediocre…!”

Naruto retomó su postura de guardia cuando vio que su enemigo sacaba algo de su bolsillo. Pero se mostró confundido cuando vio que entre el dedo índice y medio de la mano derecha sostenía lo que parecía ser un frijol verde algo más grande que uno normal.

“¡Senzu (Semilla del Ermitaño)…!” Pensó sorprendida la maestra de Naruto “¡¿Dónde pudo conseguir algo así?!”
- Peleaste bien...- El Hyuga sonrió suavemente -Pero al final un fracasado siempre será un fracasado…-
- ¿Qué planeas hacer con eso?- Dijo el rubio, desconcertado
- Ya lo verás…-

Ante la expectación de todos, Neji se echó esa semilla a la boca y comenzó a masticarla rápidamente para tragársela segundos después. El réferi se sorprendió bastante al ver cómo el cuerpo del castaño tuvo un espasmo uniforme y al instante su semblante mejoró totalmente, como si no hubiera peleado.

- ¿Q-Qué fue eso?- Murmuró temerosa Hinata
- Senzu…- Replicó al instante Shirona, sin apartar la mirada del combate -Es una semilla especial cultivada por los más viejos ermitaños que sirve para comerla y no necesitar alimento durante diez días… O para sanar todas las heridas físicas de una persona así como su agotamiento…-
- ¿Quiere decir que Neji se ha recuperado?- Preguntó el Inuzuka con curiosidad
- Exacto, él ahora está al cien por ciento de nuevo- Contestó la pelirroja, aparentemente indiferente
- Naruto-kun…- La peliazul se mostró visiblemente preocupada por el chico.

El rubio estaba contrariado, ya que no tardó en notar que su enemigo no sólo se había repuesto de la golpiza recibida, sino que parecía que su energía también se había restablecido.

- Te lo dije, fracasado…- Neji sonrió suavemente -Al final del día, un perdedor siempre será un perdedor-
- Yo nunca me rendiré…- Replicó Naruto, desconcertando al chico del Byakugan
- Ya me hartaste…- El castaño retomó su postura del Juuken -¡Ahora toma esto…!- A toda velocidad, el Hyuga se lanzó contra el Uzumaki -¡Hakke Rokujuuyon Shou (Ocho Trigramas Sesenta y Cuatro Palmas)…!-

Naruto intentó defenderse, pero por sus heridas internas su velocidad había disminuido bastante. Neji ametralló sin misericordia el cuerpo de su enemigo con los dedos índice y medio de ambas manos imbuidos de Chakra. Sesenta y cuatro golpes distribuidos por toda su caja torácica y sus muslos. El rubio intentó esquivar los primeros, pero al no lograrlo, poco a poco fue perdiendo la fuerza para terminar recibir de lleno todos los ataques, tan veloces que cortaban el aire produciendo un ligero silbido y tan fuerte que los impactos podían ser escuchados por los espectadores.

Tras recibir los últimos, salió proyectado hacia atrás, cayendo de espalda al suelo. Apenas terminó su ataque, de forma elegante, Neji respiró suavemente y tomó postura de defensa, aunque fuera innecesaria desde su punto de vista y el de varios espectadores más.

“Lo siento, Naruto… Pero así tenía que ser” El Ninja Copia cerró su ojo con aparente indiferencia
- ¡Naruto-kun…!- Gritó Hinata, visiblemente preocupada por el chico
- ¡No…!- Kiba apretó los dientes, sintiendo empatía por el rubio
- Lo sabía, Naruto siempre será Naruto- Ino se encogió de hombros
- Creo que tienes razón…- Sakura se mostró triste por su compañero de equipo
- Este combate terminó…- La pelirroja que había llegado con Naruto, sentenció carente de emoción, recibiendo una mirada de molestia de la chica del Byakugan.

El rubio poco a poco se fue poniendo de pie para sorpresa del castaño, que lo miraba fríamente. Pudo reincorporarse después de un gran esfuerzo, pero era tal el daño que sólo podía respirar con dificultad.

- ¿Ya no hay comentarios ingeniosos?- Preguntó Neji con ironía -Claro, porque es un milagro que puedas ponerte de pie, pero estás acabado, será mejor que te resignes a tu destino de fracaso y miseria… Golpeé sesenta y cuatro Tenketsu (Puntos de Presión) de tu cuerpo y ya no puedes utilizar Chakra- Con su Byakugan podía ver cerrado el sistema de Chakra del Uzumaki
- ¿Estás seguro de eso?- Naruto colocó su mano derecha delante de su rostro, con los dedos contraídos y orientados hacia arriba
- No podrás usar ningún Jutsu, estás indefenso contra mí, si es que quieres seguir peleando… Ríndete, ya no quiero humillarte más, no tengo nada personal contra ti-
- ¡Pero yo si…!- En las yemas de los dedos del rubio se formaron cinco tenues flamas de Chakra, insignificantes a los ojos de la mayoría de los presentes -¡Sin importarte que Hinata es una chica amable, te ensañaste con ella y jugaste con sus miedos y dudas…! ¡Estuviste a punto de matarla y eso no te lo voy a perdonar!-
- Di lo que quieras, pero nada podrás hacer con esa miseria de Chakra a tu disposición…-

Los espectadores daban por derrotado a Naruto y pensaban que sus palabras eran producto de la impotencia y la frustración…

Por eso se extrañaron que con la otra mano se descubriera el estómago.

- Si tú tienes esa extraña semilla, yo tengo algo mucho más valioso… La confianza de Shirona-sensei…- Para desconcierto de casi todos los presentes, el chico colocó su mano derecha en el estómago, alrededor del espiral dibujado en su vientre -¡Gogyou Fuin: Kai (Sello de los Cinco Elementos: Liberación)…!-

El castaño se extrañó del acto de su enemigo. Pero de la confusión pasó al temor ya que así como humo surgía de los cinco puntos del estómago donde el Uzumaki colocó la punta de sus dedos, su sistema de Chakra se reactivaba. Retrocedió un paso, visiblemente atónito de ver cómo uno de sus mejores Jutsu no había tenido el más mínimo sentido, porque lo que fuera que hubiera hecho el fracasado, había funcionado.

- Puedes decir lo que quieras, pero…- El rubio afiló la mirada, mientras se erguía completamente -El que está vencido eres tú- Sorprendentemente, Naruto cerró los ojos
- Si pudiste reactivar tu sistema de Chakra…- El cuerpo de Neji se encorvó al frente -¡Sólo tengo que cerrártelo de nuevo! ¡Hakke Rokujuuyon Shou!-

Neji lanzó los dos primero golpes, pero para su sorpresa, Naruto simplemente ladeó con precisión milimétrica su cuerpo hacia atrás para que los dedos de su enemigo no hicieran contacto con su cuerpo. Sorprendido, el Hyuga continuó su arremetida, pero con esa atemorizante exactitud, el Uzumaki esquivó la segunda tanda de golpes. Frustrado, el castaño lo intentó de nuevo, pero fue incapaz de conectar siquiera un ataque.

- C-Cómo… ¿Cómo puede ver cada ataque sin tener los ojos abiertos?- Preguntó al aire una incrédula Ino
- ¡¿Y yo cómo voy a saber?!- Cuestionó a su vez una impresionada Sakura -Sólo sé que es asombroso-
“N-No es posible…” Kakashi se negaba a creer que su todavía estudiante pudiera esquivar de semejante forma uno de los ataques más poderosos del Byakugan
“Ese niño no ve los movimientos de Neji…” Reflexionó Hiashi Hyuga, observando la creciente impotencia de su sobrino “De algún modo puede sentir cada ataque para esquivarlos con el mínimo esfuerzo y la máxima precisión antes de recibirlos…”
- ¡No…!- Neji terminó de lanzar otra tanda de ataques fallidos -Pero…-

A diferencia de Naruto, el castaño apenas pudo esquivar un sorpresivo contraataque de Naruto, quien empuñando un Kunai le lanzó un corte a la frente. Con naciente impotencia en su sentir, el castaño vio descolocado cómo su banda de protección cayó al suelo partida en dos y de su frente comenzó a correr un hilillo de sangre.

- Se los dije- Shirona sonrió suavemente, llamando la expectación de Kiba y Hinata -Ese chico, Neji, peleó a la par contra un Naruto que estaba restringido por el Gogyou Fuin… Pero ahora que Naruto está al cien por ciento de sus capacidades…-



- ¡Ah…!-

Naruto cayó pesadamente al suelo, tras recibir un violento golpe de Shirona en el rostro. Sin embargo, se reincorporó rápidamente, dándole la espalda a su Sensei sin saberlo. Se dio cuenta cuando sintió una dura patada en la espalda y volvió a caer.

- ¡Esto es tonto!- El chico se quitó la venda que tenía puesta en los ojos para ver molesto a su maestra -¡Es una tontería pelear a ciegas!-
- De hecho, es de lo más complicado porque es de los mejores entrenamientos… Si en algún momento, durante una misión llegas a perder la vista por alguna razón, ya sea temporal o permanentemente, estás muerto- Dijo seria la mujer mientras Naruto se reincorporaba con algo de dificultad
- ¿Y entonces cómo voy a ver sin los ojos?- Replicó más tranquilo el rubio
- Ese es el error que tienes- Contestó conciliadora la Uzumaki -Escucha, todo ser vivo tiene esa fuerza vital que lo pone de pie y eso es algo que se puede sentir, tienes que aprender a sentir esa esencia vital… Observa-

Shirona tomó de uno de sus bolsillos una cinta negra y se la colocó en los ojos, cubriéndoselos completamente. Naruto observó detenidamente a su maestra adoptar pose de combate.

- No hago por intentar ver a través de la cinta, lo que me interesa es restringir mi visión a propósito para despertar la habilidad de sentir a las personas a través de la esencia de sus vidas… Una vez que lo consigues, siempre que tengas la velocidad necesaria podrás esquivar con más facilidad los ataques y también lanzarlos con más precisión- La mujer se mantenía inmóvil mientras hablaba -Puedes atacarme si quieres para probar el punto…-

El chico no dijo nada, simplemente se lanzó hacia su maestra con gran velocidad, listo para atacarla sin reservar, pero cada golpe que le lanzaba era esquivado con aún más agilidad que cuando practicaban Taijutsu y ella evadía sus golpes con los puños abiertos. Sus ataques eran insistentes pero no lograba conectar ninguno y fue su maestra quien lo tocó al golpearlo en el rostro y enviarlo al suelo.

- ¿Lo ves?- La pelirroja se orientó hacia donde el rubio hacía por levantarse -Esa esencia de vida es el conjunto de las energías física y espiritual, el Chakra que naturalmente emanan los seres vivos, así que puede decirse que este entrenamiento es para aprender a detectar el Chakra de los demás, lo que aparte de darte una ventaja en combate considerable, te permitirá también rastrear a casi cualquier persona…-




Tardó un poco en recuperarse. Pero cuando lo hizo, su rostro se mostró totalmente enfurecido. Neji estaba furioso porque la diferencia entre ese fracasado y él era demasiada en su contra, algo totalmente inconcebible para él. También su rabia se alimentaba del creciente temor que lo invadía. Simplemente era imposible que ese perdedor pudiera esquivar con esa facilidad su más temible ataque ofensivo.

- ¡Tú jamás podrás derrotarme…!- Rebasado por la ira, el Hyuga se lanzó de frente hacia el rubio, que abrió los ojos violentamente -Ah…-

El portador del Byakugan fue recibido con un preciso golpe en la boca del estómago, que lo dobló al instante y lo hizo caer arrodillado al suelo. Se cubrió la parte afectada con ambos brazos y con su frente tocó el suelo, quedando literalmente a los pies de su enemigo. Alzó la mirada y al ver a Naruto con el sol a su espalda, no pudo evitar sentir medio. Como pudo, hizo un gran esfuerzo para levantarse y encarar al rubio, pero recibió un puñetazo en el rostro sin poder reaccionar y salió proyectado varios metros atrás.

- C-Cómo…- El chico prodigio se reincorporó, descolocado y lastimado -¿Cómo es posible que seas tan fuerte…?-
- Ya te lo dije antes…- El rubio abrió los ojos y clavó su mirada zafiro en Neji -Trabajo duro dejando el corazón en cada entrenamiento sin darme jamás por vencido, ya que mis manos son las únicas herramientas que tengo para darle forma a mi futuro- Tomó distancia, saltando hacia atrás
- El destino está escrito para todos desde antes de nacer…- El Hyuga se puso de pie con dificultad -Y eso, un fracasado como tú, jamás lo va a entender- Se señaló la marca que había quedado descubierta en su frente -Esta marca maldita señala el camino que seguirá mi vida… ¡Así que ya deja de decir tonterías!-
- Ja…- El rubio sonrió desafiante -Elegiste a la persona equivocada para hablarle de marcas malditas y si ese es tu pretexto para haber sido un desgraciado con Hinata… ¡Déjame decirte que aparte de todo eres un cobarde!-
- ¡Ya me tienes harto!- Como pudo, el Hyuga se lanzó nuevamente hacia el frente contra su enemigo -¡Voy a matarte…!-
- ¡Muy bien!- Naruto echó su brazo derecho hacia atrás, como si se preparara para lanzar un golpe -¡Entonces este será el ataque definitivo…!-

Neji lanzándose con toda la velocidad que su herido cuerpo le permitía y Naruto preparándose para lanzar un ataque desconocido, estaban por concluir la pelea…

“Aprendí a usar toda mi fuerza en cada golpe… Luego aprendí a lanzar esos golpes poderosos a gran velocidad… Y finalmente, ha aprendido a sentir a mi enemigo por medio de su Chakra…” Pensó el rubio ante el inminente ataque de su enemigo “Y ahora, puedo utilizar las tres habilidades al mismo tiempo…”

El ataque del Hyuga era inminente. Utilizando todo su talento para manejar el Chakra vía los Tenketsu, acumuló todo el Chakra que tenía en la palma de su mano derecha, con el objetivo de reventarle un golpe mortal de Juuken a Naruto en su pecho y hacerle estallar el corazón.

- Ahora, mi Jutsu…- La expresión del Uzumaki se llenó de una fiereza inusitada -¡La fuerza, la velocidad y la esencia!- En medio de su carrera, el castaño miró desconcertado al rubio -¡Saikoken (Puño Aplastante del Tigre)…!-
- ¡Neji, esquiva ese ataque…!- Sorprendiendo a la hija menor con la que veía la pelea, Hiashi Hyuga rompió su pose estoica para advertirle a su sobrino sobre ese ataque con visible preocupación.

El prodigio del Byakugan se sorprendió de la advertencia de su tío y en ese momento el puño derecho del Uzumaki se vio envuelto por un flujo visible de Chakra azul y en menos de un segundo, lanzó un golpe al aire en dirección al castaño, liberando una efigie de Chakra con la forma de la cabeza de un tigre que se dirigía a una velocidad impresionante hacia su oponente.

- ¡No me derrotarás…!- Neji se paró en seco y ladeó el cuerpo hacia la izquierda, para tomar impulso -¡Hakkeshou Kaiten (Palma de Ocho Trigramas Giro Celestial)!-

Sorprendiendo a todos los espectadores, el Hyuga alcanzó a empezar un giro sobre su pierna derecha, liberando una poderosa corriente de Chakra que los Ninja de más alto nivel y con bastante experiencia en el campo de batalla reconocieron al instante: se trataba de la mejor técnica defensiva a disposición del clan del Byakugan. Apenas se consolidó la esfera de Chakra giratorio del Jutsu, esta fue engullida por aquella figura de Chakra producida por el ataque de Naruto, provocándose un estallido deslumbrante al momento del impacto…

Genma Shiranui en su calidad de réferi tenía un lugar privilegiado y cubriéndose los ojos con el antebrazo derecho para evitar ser deslumbrado por ese choque de Jutsu, pudo ver cómo la esfera del Hakkeshou Kaiten no pudo resistir el ataque y el castaño salió proyectado hacia el muro de la arena del estadio, justo donde había chocado previamente. Quedó clavado en la pared debido a la fuerza del impacto y cayó segundos después de lleno al suelo, ya sin poder moverse.

El Uzumaki miraba todo con el brazo extendido al frente, visiblemente cansado y expectante. Respiraba agitado. Ciertamente había logrado desbloquear su sistema de Chakra, pero estaba bastante lastimado por el daño recibido previamente y la carga del Saikoken para su cuerpo había sido más de la prevista. Apenas si tenía la fuerza para mantenerse de pie, esperando el resultado de su ataque. Si el castaño lograba levantarse y contraatacar, estaba perdido.

- Veamos…- Recuperado de la sorpresa inicial y ante un silencio impresionante por parte del público, Genma se acercó a revisar al Hyuga
- M-Maldición…- El cuerpo de Neji temblaba, siendo notorio el inútil esfuerzo para intentar reaccionar -N-No puedo, n-no puedo moverme…-
- Se acabó- El réferi se orientó hacia las gradas - Neji Hyuga ya no puede continuar… ¡El ganador del encuentro es Naruto Uzumaki!-

No hubo reacción por parte de los espectadores, ya que todos seguían asombrados por lo que fuera que acabara de hacer para vencer al prodigio del Byakugan. El rubio se relajó y se erguió correctamente, ya tranquilo por haber conseguido el triunfo y sobre todo, por haberle hecho justicia a Hinata.

- C-Cómo…- Murmuró atónito Neji, desde su precaria posición -¿C-Cómo pudo derrotarme?-
- Incluso un ave enjaulada, tras mucho esfuerzo, puede aprender a abrir la cerradura de su prisión y escapar, sólo por el deseo de extender sus alas de nuevo y sentir el viento mientras vuela…- Replicó el Shiranui, mirando sonriente a Naruto.

Neji no dijo nada, pero volteó a ver a su oponente. Parecía un fracasado como su compañero de equipo, pero a diferencia de Rock Lee, el Uzumaki era un Ninja hábil. Lo que pensó que sería un paseo se convirtió en una intensa pelea en la que sólo pudo tomar ventaja por el Senzu y cuando el rubio se quitó ese sello del vientre, la diferencia simplemente se volvió insuperable. Mantuvo sus verdaderas habilidades ocultas hasta que fue el momento ideal para utilizarlas, tomándolo totalmente desprevenido.

- Impresionante, Naruto…- Makoto fue el primero en romper el silencio, comenzando a aplaudir intensamente
- ¡Estuviste genial, Naruto!- Nami comenzó a vitorear escandalosamente al chico, desconcertando a Ino y a Sakura -¡Bien hecho!- Gritaba con alegría por su nuevo amigo
- ¿Ahora Naruto tiene fans?- Preguntó la rubia al aire
- La verdad, estuvo muy bien- La pelirrosa sonrió suavemente
- ¡Así se hace, Naruto!- Gritó un Kiba entusiasta
“Como te lo dije ese día, Naruto… Entre más difícil sea el entrenamiento, mejor será el resultado, sigue creciendo y demuéstrame qué tan lejos puedes llegar, porque estoy segura de que en el futuro serás muy fuerte” La maestra del rubio cerró los ojos suavemente y sonrió satisfecha
- Naruto-kun…- Murmuró sonriente Hinata, perdiéndose en sus reflexiones internas…

Cuando éramos pequeños te veía de lejos y podía notar tu frustración, deseaba ayudarte o estar cerca de ti simplemente, pero no podía hacerlo, no tenía el valor porque a pesar de todo eras un orgulloso fracasado y sin importar lo mucho que sufrieras, lo mucho te que frustraras… Jamás te rendías y siempre dabas lo mejor de ti, era algo que me intimidaba mucho, porque como te lo dije antes, eso es digno de admirar… Es por eso que empecé a mirarte, quise presenciar qué tan lejos podías llegar y sin darme cuenta comenzaste a influir en mí… Yo también quise cambiar para bien al mirar cómo te enfrentabas a un mundo hostil sin tirar la toalla ni una sola vez… Yo quería ser igual, seguir el mismo camino de dar siempre todo de mí y fue por eso que poco a poco empecé a seguir ese sendero sin mirar atrás, sin arrepentimientos ni cobardía… Y ahora estoy aquí, observando cómo poco a poco, tu añorado sueño de convertirte en Hokage se vuelve realidad gracias a tu esfuerzo… Tal vez no pronto, pero algún día, caminaré a tu lado para apoyarte y cuando me necesites, ahí estaré para ti, Naruto-kun…


- Estuviste genial, Naruto, aunque tal vez no esté bien que yo lo diga…-

Shikamaru Nara, con las manos dentro de los bolsillos, se acercó al rubio, que más tranquilo y sonriendo suavemente saludaba a la multitud, que tras reaccionar de la impresionante batalla que habían presenciado, la gran mayoría secundó a Makoto y estalló en aplausos para el joven Genin del Equipo 7.

- Shikamaru…- El chico miró curioso a su amigo
- Ve a la enfermería, te lo has ganado- El pelinegro ladeó una sonrisa
- Eso haré, vaya que ese sujeto pega fuerte…- Naruto miró atento cómo dos enfermeros con una camilla entraron a la arena para llevarse a su contrincante
- Muy bien, entonces es hora de anunciar la siguiente pelea…- Genma se acercó a los dos novatos -Hazle caso a Shikamaru y ve a que te atiendan-
- Está bien…-

Con calma y tranquilidad, el rubio se retiró del campo de batalla hacia la misma dirección que había tomado el par de enfermeros con Neji en la camilla. Fue despedido entre ovaciones por los espectadores.

Sin embargo, había también personas que no celebraban su victoria…

Kakashi Hatake era una de ellas, ya que estaba consciente de que ese resultado hacía pender de un hilo la relación con su alumno. Cuando le propuso a Ebisu como maestro substituto, miraba como un riesgo lejano que el rubio encontrara a otra persona que le ayudara y como el Tokubetsu Jounin era especialista en enseñar sobre los conceptos básicos, le serviría bastante al rubio después de que se centrara como Shinobi…

Pero todo eso ya no tenía sentido después de que el rubio mostrara tal mejoría tras la tutela de aquella mujer: ahora quedaría como un desalmado si se sabía todo el asunto y su postura de que Naruto necesitaba un golpe de realidad se vería como una justificación estúpida a los ojos de cualquiera. Se había centrado sin necesidad de algo como eso, simplemente con una enseñanza que él no supo cómo impartir.

“Tengo que hablar con él y explicarle mi posición, tal vez lo entienda y me permita entrenarlo correctamente… Es lo único que puedo hacer ahora” Pensó serio el Jounin, olvidando de momento que el siguiente en pelear era su otro estudiante…



Sasuke Uchiha había presenciado la pelea y no perdió atención a ningún detalle. Inmediatamente se dio cuenta del cambio que había sufrido el rubio de su equipo. Jamás lo reconocería ante nadie, pero por primera vez, en su cabeza se concibió la idea de que podría ser vencido por el rubio si no se aplicaba totalmente, dando por sentado que podría derrotar al intimidante pelirrojo de Suna.

Durante el mes que entrenó con Kakashi, lo último que llegó a pasar por su mente fue Naruto…

Pensó que su maestro le dedicó tiempo solamente a él, al ver que Sakura estaba fuera del torneo y el Uzumaki simplemente no tenía ni el nivel ni la dedicación para poder enfrentar a Ninja más fuertes que el promedio. Ciertamente su compañero tenía agallas y la fuerza que él creía, provenía únicamente de la soledad y eso los hacía iguales desde cierta perspectiva…

Pero al final del día, Naruto no era más que una mera anécdota en el camino oscuro que había elegido para vengar a su clan. Aunque si conseguía que esa pelirroja lo entrenara a él también, seguramente obtendría mejores resultados que el rubio.

“Por ahora, mi prioridad es derrotar a ese sujeto” El azabache volteó a ver con discreción al imperturbable Ninja de Suna.



Naruto caminaba a la enfermería, acompañado por Shikamaru. Cuando entró al consultorio, se encontró con un Neji tendido en la cama de revisión, todavía débil e incapaz de moverse. Cuando el castaño se dio cuenta de la presencia del rubio, clavó sus ojos en él.

El combate si bien había quedado atrás, dejó un aire de tensión entre ambos. El Nara entendió que todavía tenían asuntos pendientes y se retiró en silencio, además de que también tenía ganas de ver el combate entre Sasuke y Gaara. La falta de palabras era bastante incómoda, pero realmente no duró mucho, ya que fue el castaño quien comenzó a hablar.

- Mencionaste en el combate que había elegido a la peor persona posible para hablarle sobre mi marca maldita…- Las miradas del Hyuga y el Uzumaki se encontraron -Quiero saber a qué te referías…-
- ¿De verdad quieres saberlo?- Preguntó Naruto con escepticismo
- Sí… La marca que llevo en mi frente es el símbolo de que formo parte del Bonke del Clan Hyuga- Neji entrecerró los ojos con rencor -Y más que eso, es la marca maldita que mantendrá mis alas atadas por siempre…-
- ¿A qué te refieres?- Preguntó el rubio a la expectativa.

El castaño comenzó a contarle la historia de su clan, sobre cómo la familia principal, el Souke, desde los tiempos antiguos, se convirtió en el pilar principal de los Hyuga, mientras que el Bonke, del cual Neji formaba parte, recibía la misión de proteger al Souke sin importar el precio. Además, el Hyuuga Souken no Juinjutsu (Sello Maldito de la Familia Principal Hyuuga) les permitía a los integrantes de la familia principal torturar a los integrantes del Bonke atacando directamente sus cerebros para que ni siquiera les pasara por la cabeza defenderse o revelarse ante su situación.

También el Hyuga le contó al Uzumaki la situación específica de su familia. Él era el primo de Hinata, ya sus padres eran hermanos gemelos y el destino de Neji se debió a que su padre nación minutos después que su tío. Fue por esa razón que él se convirtió en parte del Bonke y por ello se convirtió en subordinado del Souke y específicamente, de Hinata.

Un día, cuando apenas tenían cinco y cuatro años respectivamente, practicaban juntos bajo las atentas miradas de sus padres. Neji tenía una considerable ventaja contra la peliazul tanto por la diferencia de edad así como por el talento que el castaño ya demostraba tener…

Entonces pasó eso.

El chico le estaba ganando a su prima con facilidad y por un instante, Hizashi Hyuga, su padre, pensó que realmente, el sucesor de la línea principal debía ser su hijo y pensó en la posibilidad de asesinar a su sobrina para abrirle pasó a Neji. Hiashi Hyuga, gracias a su instinto y su experiencia, pudo sentir las intenciones asesinas de su hermano y sin dudarlo un instante, activó el Souken no Juinjutsu con toda la intención de destrozarle la cabeza a su hermano, quién comenzó a lanzar intensos alaridos mientras se sujetaba la cabeza debido al insoportable dolor.

Obviamente la pelea de los dos pequeños se detuvo cuando pasó todo y ambos miraron horrorizados a Hizashi Hyuga sufrir terriblemente, seguramente antes de que la cabeza le estallara en mil pedazos…

Pero eso no pasó.

Hiashi, tal vez por recordar que ese presunto asesino era su hermano, se detuvo y dejó todo como una simple advertencia de que una idea como esa jamás volviera a pasarle por la cabeza o la siguiente ocasión no habría piedad. Entonces el líder del Clan Hyuga se retiró en silencio llevándose a suaves empujones a la pequeña Hinata, que estaba realmente preocupada por su tío, pero no tuvo la oportunidad de ayudarlo.

Entonces el castaño se dio cuenta de que no importara lo que quisiera hacer… Al final estaba atado de pies y manos porque bastaba que algún integrante del Souke realizara aquél sello de mano para acabar con él…

Y finalmente llegó a aquél día.

Fue una ocasión en que un embajador de la aldea Ninja de Kumo, ubicada en la Nación del Relámpago, llegó a negociar una alianza con Konoha. La idea era establecer lazos militares y económicos para que el pacto fuera duradero. Sin embargo, eso sólo fue un subterfugio.

El verdadero objetivo del embajador era obtener el Byakugan para su aldea y pensó que lo mejor sería secuestrar a la joven heredera el Clan Hyuga, que en teoría tendría los ojos más puros, por lo que se infiltró aquella noche en el complejo del clan para realizar su objetivo. Sin embargo, no tuvo tiempo para hacerlo, ya que Hiashi Hyuga detectó al secuestrador cuando se disponía a escapar y sin misericordia acabó con él.

Pero el asunto no terminó ahí…

La aldea de Kumo no aceptó la versión del secuestro y exigió una compensación por la muerte de su Ninja, específicamente la prueba, el cadáver de Hiashi, de que Konoha había hecho justicia, bajo amenaza de ir a la guerra si el asunto no quedaba zanjado.

Naruto pronto ató cabos y no pudo ocultar el desconcierto en su cara cuando Neji le platicó con desconcertante frialdad cómo fue que la persona entregada a Kumo para cumplir con su demanda no fue Hiashi, sino su gemelo Hizashi…

El castaño miró serio al rubio, con sus ojo entrecerrados por el rencor al recordar cómo la vida y las leyes de los Hyuga, que habían influido en su destino desde mucho antes de nacer, le habían arrebatado cruelmente a su padre aquél día. Apretó los dientes para reprimir la ira que inevitablemente lo invadió por recordar ese doloroso suceso de su vida. Cuando por fin pudo calmarse, clavó su mirada lavanda en Naruto.

- Y eso es lo que representa mi marca maldita…- El Hyuga concluyó su relato, recuperando su semblante frío -Ahora… ¿Sigues pensando que tu marca lleva una maldición más grande que la tuya?-
- No lo creo…- Replicó el Uzumaki, cerrando los ojos -Lo sé-

Ante la expectativa de Neji, Naruto se dirigió a la salida de la habitación y cerró la puerta para evitar que alguien más escuchara lo que estaba a punto de revelar. El castaño quedó desconcertado por el acto del rubio, pero se mantuvo a la expectativa, esperando que revelara algo que seguramente, pensaba, no sería tan cruel como lo que sucedió con su padre.

- ¿A qué edad aprendiste a valerte por ti mismo?- Los ojos azules enfrentaron a los ojos lavanda
- ¿Qué?- Dijo Neji, visiblemente confundido
- Te pregunto, a qué edad aprendiste a lavar y a cocinar para tener ropa limpia para vestir y llevarte algo a la boca, además de hacer el aseo de tu casa, reparar la luz y el agua, todo ese tipo de cosas- Musitó serio el rubio
- ¿Eso qué tiene que ver?- El castaño cuestionó serio, ya que su amada madre se encargaba de esas cosas y en el Bonke todos eran solidarios en esos aspectos cuando lo necesitaban
- Antes de responder a eso, lo que estás a punto de escuchar no debe salir de aquí, ya que si revelas lo que estoy a punto de decirte, serás ejecutado- La expresión solemne de Naruto provocó que el Hyuga pasara saliva instintivamente
- ¿Qué quieres decir?- Neji cuestionó lo más tranquilo que pudo
- Mi historia comienza aquél diez de octubre, cuando acababa de nacer…-



Notas

Primero que nada, lamento la tardanza con este episodio. Afortunadamente ya estoy recuperado de mi mano por el percance que describí con anterioridad en mi perfil… La verdad, ahora tengo menos tiempo para escribir ya que empecé los nuevo Pokemón y son bastante buenos, por lo que me pico jugando :P

Dejando ya de lado mis aficiones, pues en cuanto a lo concerniente al capítulo… Finalmente ha comenzado el torneo y lo he manejado de forma un tanto diferente a la historia original debido a los cambios inevitables que implica la aparición de Shirona, como el hecho de que Kakashi y Sasuke llegaran puntuales por las inseguridades del cíclope o la recuperación total de Hinata durante el combate y que viera la victoria del rubio sobre su primo, lo que implicará bastantes cosas a futuro.

La relación de Naruto y Kakashi pues, se resolverá en el siguiente capítulo y en cuanto a Neji, también pienso darle un trato diferente, ya que me gusta aplicar el efecto ‘bola de nieve’, donde un cambio en la historia original provoca una sucesión de eventos distinta que cambia la historia para el futuro.

Espero que les haya gustado el capítulo y en cuanto a la Senzu, o semilla del ermitaño, pues este fic es un espejo de mi historia Naruto Zarya, la cual incluye elementos multicrossover ambientados en el mundo de Naruto. De hecho en esta historia habrá bastantes referencias al fic antes mencionado, aunque no es necesario leer el otro fic para entender este.

Creo que es todo por ahora, un saludo a todos.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

sigfreee
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia


Mensajes: 7
Registrado: Jue Abr 06, 2017 3:51 am
Sexo: No especificado - No especificado

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 3) (8-5-17)

Mensaje #8 por sigfreee » Mié May 10, 2017 5:44 am

buenas como va¡¡¡ :cafe:

esta historia no la habia leido como zarya, haou y naruto sennin, pero nami y makoto...... que grandes personajes que siempre me encantaron...los tenes en muchas de tus historias y a mi siempre me parecieron muy verdaderos en lo que el manga de naruto refiere, como que son la posta. Les tengo mucho cariño.(hime-chan loco!.... :yiii: )

bueno respecto a la historia, la postura de kakashi se profundiza y empieza a sentir la perdida de un estudiante tenaz como lo es naruto, mas alla de el conocimiento de su linaje se da cuenta en su interior( creo yo) en que esta perdiendo a un estudiante unico y diferente. Le esta doliendo en su ser que perdio a naruto, al que tenia un tipo de deuda sentimental, pero es pronto para saber que va pasar con ese tema, claro que sakura tambien cae en la bolsa y el quipo 7(me refiero a que en cierta forma se olvido de ella)

la nueva maestra de naruto no es otra que una heroina, muy similar a el por lo que dejas ver, muy conciente de su clan y mas alla metida en una guerra cuyo desenlace puede undir al mundo o unirlo(por la charla que tiene con el hokage,ningun lider parece tenerla en cuenta, como si fuera una historia de fantasia) naruto tiene una maestra con un tipo de experiencia muy trasendental, muy parecida al dragon de zarya, pero mas unida a su vida.

los otros personajes son normales a su forma de ser, el kyubi me parecio diferente, mas amistoso o mas comprencivo.

me tenes con la historia, la verdad que es genial. sos un escritor que siempre me atrapo, espero que termines estas historias de la puta madre.


pd: aca tenes un lector¡¡¡¡¡¡ disculpa la ortografia.
0 x

sennin_naruto
Sannin
Sannin


Mensajes: 1010
Registrado: Mar May 24, 2016 5:24 pm
x 1
Sexo: Masculino - Masculino

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 3) (8-5-17)

Mensaje #9 por sennin_naruto » Sab Jun 17, 2017 8:27 pm

De todas tus historias esta es la que más me llama la atención, este naruto dolido que acaba siendo entrenado por otra persona es muy interesante.
Espero la continuación aunque se que tardara ya que en mi opinión estas escribiendo demasiados fics a la vez, pero eres tu quien decide.
Gracias y nos leemos en tu próximo capitulo.
0 x

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1102
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 40
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 4) (17-7-17)

Mensaje #10 por steelfire404 » Lun Jul 17, 2017 7:32 pm

sigfreee escribió:buenas como va¡¡¡ :cafe:

esta historia no la habia leido como zarya, haou y naruto sennin, pero nami y makoto...... que grandes personajes que siempre me encantaron...los tenes en muchas de tus historias y a mi siempre me parecieron muy verdaderos en lo que el manga de naruto refiere, como que son la posta. Les tengo mucho cariño.(hime-chan loco!.... :yiii: )

bueno respecto a la historia, la postura de kakashi se profundiza y empieza a sentir la perdida de un estudiante tenaz como lo es naruto, mas alla de el conocimiento de su linaje se da cuenta en su interior( creo yo) en que esta perdiendo a un estudiante unico y diferente. Le esta doliendo en su ser que perdio a naruto, al que tenia un tipo de deuda sentimental, pero es pronto para saber que va pasar con ese tema, claro que sakura tambien cae en la bolsa y el quipo 7(me refiero a que en cierta forma se olvido de ella)

la nueva maestra de naruto no es otra que una heroina, muy similar a el por lo que dejas ver, muy conciente de su clan y mas alla metida en una guerra cuyo desenlace puede undir al mundo o unirlo(por la charla que tiene con el hokage,ningun lider parece tenerla en cuenta, como si fuera una historia de fantasia) naruto tiene una maestra con un tipo de experiencia muy trasendental, muy parecida al dragon de zarya, pero mas unida a su vida.

los otros personajes son normales a su forma de ser, el kyubi me parecio diferente, mas amistoso o mas comprencivo.

me tenes con la historia, la verdad que es genial. sos un escritor que siempre me atrapo, espero que termines estas historias de la puta madre.

pd: aca tenes un lector¡¡¡¡¡¡ disculpa la ortografia.


Primero que nada, sigfree, gracias por tus palabras. :shy:

Pues este fic es uno de los más recientes que he escrito. Y sí, me encariñé con Makoto y con Nami desde la primera vez que los esbocé y construí, por lo que he tratado de que encajen lo mejor que se pueda en los diversos contextos de los fics donde han aparecido de forma que sean lo más cercanos posibles a personajes canónicos.

Este fic nació bajo esa premisa, donde Kakashi en el canon simplemente no le sacó jugo a ninguno de sus tres estudiantes y los tres tuvieron que llegar con los Sannin para demostrar su verdadero potencial. Si fuera sólo Naruto, es cosa del chico, pero si todos tienen los mismo problemas, entonces es cosa del Sensei.

Lo de Shirona. Pues como dije, este fic es el espejo de Naruto Zarya y mis personajes OC favoritos de aquella historia son precisamente Ryu y Shirona. Cada un tiene un desarrollo especial y aquí simplemente puse a la pelirroja no Dragón para enseñarle y encaminar al rubio en su odisea.

sennin_naruto escribió:De todas tus historias esta es la que más me llama la atención, este naruto dolido que acaba siendo entrenado por otra persona es muy interesante.
Espero la continuación aunque se que tardara ya que en mi opinión estas escribiendo demasiados fics a la vez, pero eres tu quien decide.
Gracias y nos leemos en tu próximo capitulo.


sennin_naruto, pues gracias. Realmente tengo varios fics abiertos, pero cada uno tiene cierta prioridad para actualizar y he tenido uno que otro problemilla, pero eso es punto y aparte. Igual trataré de actualizar en lo posible.

Sin más, dejo el capítulo:

Capítulo 4 | +
Naruto's Daybreak



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos profundos de los personajes…”



Capítulo 4: ¡Invasión!



¿Cómo lo puedo explicar? El Yondaime detuvo al Kyuubi dando su vida por la aldea y por eso se convirtió en el héroe más famoso de Konoha. Pero ese sólo es el comienzo de mi historia…

Lo primero que recuerdo el al viejo Hokage explicándome que tenía que vivir por mí mismo, porque no había quien pudiera cuidarme. Yo tendría poco más de tres años y solamente cuando crecí me di cuenta de que la realidad fue que nadie quiso cuidarme.

Desde que recuerdo, siempre iba al parque a jugar al parque y cuando los demás niños empezaban a jugar conmigo, sus papás los regañaban de inmediato y se los llevaban, dejándome solo, como se me fue haciendo costumbre…

Yo me preguntaba dónde estaban mi mamá y mi papá, porque todos los niños tenían a los suyos y yo no… Llegaba a casa y me dormía pensando por qué mis padres no estaban conmigo. No me querían, les estorbaba, algo malo había hecho… Siempre pensaba en el por qué, pero nunca hallé la respuesta.

En la Academia Ninja, siempre fui el peor estudiante… No podía hacer casi ningún Jutsu y veía cómo iban avanzando los demás. Cuando terminaban las clases, soñaba que mis papás me estarían esperando en casa, con un gran plato de comida en la mesa y los muchos regalos que me debían de mis cumpleaños a manera de disculpa por dejarme…

Pero nunca llegaron.

Caminaba por la calle y la gente me miraba de manera fría, como si no estuviera ahí. Apenas tenía 6 años, pero ya podía entender lo que significaba el odio. Yo, yo odiaba a la gente porque todos me veían como si fuera un apestado, como si yo no sintiera, como si fuera cualquier cosa… Como si no valiera nada.

Siempre llegaba a casa con mucha tristeza, porque no sentía que alguien me quisiera en realidad. Día tras día, simplemente me tiraba a mi cama a llorar, hasta que simplemente me cansé de hacerlo y decidí continuar a pesar de todo…

En la Academia Ninja, todos los Sensei eran bastante exigentes y siendo sincero, varias veces me cargaron la mano. En su momento nunca entendí por qué, pero siempre que hacía algo mal, no me bajaban de fracasado mediocre e inútil, que nunca haría nada con mi vida y que lo mejor sería que ni siquiera intentara ser Ninja.

Estaba terriblemente frustrado y tenía todo en contra, pero nunca quise rendirme, a pesar de que nadie parecía creer en mí… Y cada vez era más difícil aferrarme a mi sueño de ser Hokage.

Reprobé varias veces el examen, porque simplemente no podía realizar el Bunshin no Jutsu y como los Sensei sabían eso, siempre me pedían ese inservible Jutsu. Pasaban los años y no podía realizar los Jutsu, como si algo me lo impidiera o me estorbara… Los niños de la academia se reían de mí porque no podía avanzar por más que lo intentaba, pero al final me agradaba que me voltearan a ver, aunque fuera para reírse.

Hice lo mismo con los adultos y comencé a jugarles bromas, pero ellos simplemente se enojaban y me miraban con fastidio, pero al menos ya me miraban…

Entonces ocurrió lo de aquél día.

Reprobé de nuevo el Examen de Graduación y con mis 13 años, los demás ya se habían graduado y todos los chicos con los que conviví por años, los pocos que no rehuían el contacto conmigo, se alejarían mientras yo me quedaría de nuevo…

Mizuki se acercó a mí, ofreciéndome una oportunidad de graduarme si lograba completar una misión extra. Yo no sabía que realmente planeaba usarme para robar el Pergamino Prohibido de los Hokage y luego inculparme después de quitármelo.

Lo logré, pude robarlo y estaba muy feliz porque podría convertirme en Ninja después de todo… Fue entonces cuando Iruka-sensei alcanzó a Muzuki.

Y escuché todo…

El Kyuubi, esa maldita cosa que había asesinado a mi héroe y casi había destruido la aldea, era yo… Era yo y todos lo sabían, entonces todo tuvo sentido. Siempre estuve solo porque después de todo... ¿A quién le gustaría estar con un monstruo? Mis padres me abandonaron por ser el Kyuubi, la gente sólo esperaba a que me convirtiera en esa cosa para matarme y por eso me odiaban. Porque desde antes de nacer yo los había lastimado, o al menos así llegué a pensar…

Mi mente era un caos en ese momento… Y estuve cerca de abandonarme para destruirlo todo.

Pero al final, Iruka-sensei creyó en mí. Él pudo comprenderme… Él era como yo y también estuvo solo. Y por primera vez en mi vida, aquella soledad que me lastimaba por dentro, aquél dolor de saberme rechazado y marginado se alivió, aunque fuera un poco.

Y quise corresponder a esa confianza…

Aquella noche, cuando todo se había resuelto, vi por primera vez aquella marca maldita en mi vientre. Era el sello que mantenía al Kyuubi encerrado y más que eso, era el símbolo que me marcaba como paria en la aldea. Y a pesar de que llegué a querer ver la aldea destruida, también quería protegerla, porque lo poco que siempre tuve fue mi hogar… Y Konoha es mi hogar.

Lloré, me rasguñé el estómago, apreté los dientes mientras clavaba mis uñas en mi piel queriendo quitarme el sello y sacarme esa cosa, pero no pude conseguirlo y al final me resigné. Era una maldición, pero si ya había vivido toda mi vida con ella, el saberlo ya no hacía ninguna diferencia. Y decidí seguir adelante, aferrándome a lo poco bueno que tenía, básicamente Iruka-sensei, el viejo Sarutobi y mis sueños…

Y a pesar de que varios me siguen mirando con aquellos ojos fríos, doy todo mi esfuerzo por ser un gran Ninja y cumplir mi sueño de convertirme en Hokage. Yo no creo en el destino, ya que si lo hiciera, sería aceptar que soy el Kyuubi y eso no es cierto, yo soy Naruto Uzumaki…

¡El próximo Hokage!


Neji simplemente no podía asimilarlo. Cuando su padre fue sacrificado por el Souke para salvar a su tío, lloró por horas en el regazo de su madre y si bien eso no le iba a regresar al hombre que más quería en el mundo, sí fue un leve bálsamo para su corazón…

Pero Naruto siempre estuvo solo… ¿Cómo lo superó sin tener familia?

Era cierto que estaba condenado a ser parte del Bonke de los Hyuga, pero también era cierto que a diferencia del Souke, su familia se preocupaba por los demás y no pocos se ofrecieron a ayudarlo a volverse un poco más fuerte cada día. Aprendía todo lo que podía, tratando simplemente de seguir su destino con decoro al igual que su familia, que siempre estuvo con él…

Pero Naruto siempre estuvo solo… ¿Cómo pudo llegar tan lejos?

Él aprendió a cocinar hasta que salió de misión por primera vez con su equipo. Y lo hizo mal… Al final tuvo que ser Tenten quien lo alimentara para que no muriera de hambre. En su equipo si bien tenía a esos seres extraños llamados Rock Lee y Might Guy, todos se apoyaban mutuamente y al final todo terminaba por salir bien. Eran una agrupación que siempre contaba con el trabajo de equipo.

Pero Naruto siempre estuvo solo… ¿Cómo pudo salir adelante?

Desde que vio al Equipo 7 por primera vez, notó que a diferencia de ellos, Naruto, Sasuke y Sakura tenían bastantes problemas para trabajar en conjunto. La chica idolatraba al Uchiha a morir y era notorio para cualquiera con dos dedos de frente que aguantaba al rubio solamente porque tenía que hacerlo… Si se buscara en el diccionario un antónimo para trabajo en equipo, tenía que estar la foto de esos tres.

Pero Naruto siempre estuvo solo… ¿Cómo se hizo tan fuerte?

Esa pelirroja con la que había llegado al estadio no parecía una persona ordinaria, pero tampoco se veía como una persona extraordinaria… Sin embargo, parecía dispuesta a ayudarlo en lo que pudiera y a pesar de que podía llegar a morir, consideró su lucha como un entrenamiento como una muestra de confianza y el cual ese rubio terco cabeza dura superó exitosamente.

Pero Naruto siempre estuvo solo… ¿Cómo pudo soportarlo?

Fue la única pregunta que Neji no se pudo responder…

Cuando llegara a casa, su madre lo estaría esperando con los brazos abiertos tras la derrota y por primera vez pensó en lo afortunado que era de tener a su madre a su lado a pesar de lo que pasó con su padre. Lo consolaría y a pesar de que él se haría el rudo, al final se dejaría consentir. Varias veces llegó a pensar que sus sentimientos oscuros derivados de su concepción del destino lo terminarían llevando a la locura…

Pero ahí estaba siempre su amada madre para darle un abrazo.

¿Realmente su vida había sido tan desafortunada como él la había conceptualizado? Tenía a todo el Bonke para ayudarse a mejorar y cuando se daba la ocasión, incluso había pequeños momentos de ocio y diversión. Y pasara lo que pasara, su adorada madre estaría esperándolo con los brazos abiertos y al final el aceptaría ese abrazo que ella siempre estaba dispuesta a darle.

Inevitablemente se estremeció al pensar que algo que para él era tan rutinario y común fuera algo totalmente inalcanzable para el rubio… ¿Cómo demonios no había enloquecido después de saber que tenía al Kyuubi en su interior? Saberse odiado por algo que no había hecho debía ser una carga que al menos él no podría soportar. Solo, repudiado por la gente y menospreciado siempre… Y al final, ese paria lo había vencido después de matarse entrenando, solamente por la convicción que le daba el aferrarse a lo poco que tenía y el haber encontrado a una persona dispuesta a ayudarla.

Naruto tenía razón. Era un cobarde, ya que a diferencia de él, la Hinata con la que se ensañó tanto no tenía una amorosa madre, sino a Hiashi Hyuga como familiar más directo y a Hanabi, que fue instruida por su padre a menospreciar a la peliazul. Se regodeaba en su infortunio sin ponerse a pensar en que existían personas con vidas más difíciles que la de él…

Por primera vez en la vida, sintió compasión por su prima mayor.

- Entonces dime…- El Uzumaki interrumpió los pensamientos del Hyuga -¿Cuál marca maldita crees que pese más?-
- Hm…- Si bien el rubio tenía razón, Neji jamás lo admitiría -¿Cómo pudiste soportar la soledad?-
- La verdad no lo sé- Naruto sonrió tristemente -Trato de no pensar en eso, si te soy sincero…-
- Ya veo- El castaño cerró los ojos en actitud solemne -La próxima vez, yo seré el ganador de nuestra pelea-
- Yo no me dejaré vencer…- Replicó con sonrisa desafiante el rubio
- Lamento la interrupción… ¿Puedo pasar?-

Los dos Genin voltearon hacia la entrada de la habitación, donde se encontraba de pie el patriarca del Clan Hyuga, Hiashi Hyuga. Naruto vio curioso al recién llegado, pero Neji endureció discretamente la mirada. Muchas cosas habían sido removidas en su corazón en relación a su familia y ahí estaba el que creía que era el principal responsable.

- Disculpa…- El castaño mayor se dirigió al chico de marcas en las mejillas -¿Podrías darnos un tiempo a solas por favor?- El Uzumaki miró confundido al padre de Hinata
- Está bien, Naruto…- Neji cerró los ojos -Yo también quiero hablar con él-
- De acuerdo…- El chico se dirigió a la salida
- Gracias…- Hiashi hizo una sutil reverencia con la cabeza cuando el chico pasó a su lado

Y entonces, se quedaron solos ambos Hyuga, tío y sobrino, en aquella habitación…



Sasuke sostenía una pelea bastante equilibrada con el pelirrojo de Suna. Se mantenía a distancia y aprovechaba la destacable velocidad que había obtenido en su entrenamiento para lanzar ataques rápidos con el objetivo de desestabilizar a su enemigo…

Pronto, Might Guy se dio cuenta de que el estilo de Taijutsu del Uchiha era el mismo que el de Rock Lee. Y se sorprendió de que el azabache lo tuviera bastante dominado, casi al mismo nivel que su estudiante y su velocidad era prácticamente la misma. La diferencia más notoria era que Sasuke, al tener el Sharingan, podía ver con mayor notoriedad los movimientos de su enemigo y así anticiparlos.

Ante la mirada atónita de sus compañeros, Gaara poco a poco fue recibiendo varios golpes en cada intento por atrapar al Uchiha para destrozarlo con su arena. Finalmente, cayó tras recibir una patada en el estómago ante el gesto confiado del pelinegro. Comenzó a levantarse lentamente, mirando de forma siniestra a su oponente.

- Me sorprendes Kakashi, Sasuke ha alcanzado una velocidad sorprendente- El Jounin de cejas encrespadas miraba expectante el desarrollo del combate -En un mes ha alcanzado un nivel asombroso…-
- Lo sé…- Replicó el Sensei Jounin del Equipo 7 -Sasuke copió el Taijutsu de Lee con el Sharingan, yo solamente lo guié en el proceso de asimilación para que pudiera replicarlo adecuadamente… Aunque el mérito de igualar la fuerza y velocidad de Lee sin el uso de las Hachimon (Ocho Puertas), es totalmente de Sasuke…-

Por otro lado, Shirona mantenía su mirada en el desarrollo de la pelea y a diferencia de Might Guy, no parecía para nada sorprendida de lo que había demostrado el Uchiha. Kakashi si bien se mantuvo indiferente por fuera, en su interior estaba molesto por aquella falta de sorpresa. Esa mujer solamente había aparecido para complicar su relación con Naruto y que ahora mirara el resultado del entrenamiento que le había dado a Sasuke como si no fuera nada del otro mundo, era algo que en verdad estaba a punto de sacarlo de sus casillas…

- Y a diferencia de Naruto, Sasuke sí está bien entrenado- El peligris lanzó la puya, tratando de mantener su máscara de indiferencia.

Sin embargo, la pelirroja ni siquiera se molestó en responder la indirecta del Ninja Copia, lo que lo enojó todavía más… Ciertamente Naruto tuvo un avance sorprendente como se vio en su pelea contra Neji, pero si peleaban a toda su capacidad, seguramente Sasuke emergería vencedor…

Tenía que ser así, porque Kakashi creía ser mejor que Shirona, lo que lo convertiría en la única persona capaz de entrenar a Naruto adecuadamente. Porque ese argumento era el que tenía pensado usar para convencer al rubio para que continuara con él.

“Es triste pensar que Minato haya entrenado a un Ninja con la mente tan cerrada como la de él…” La Uzumaki cerró sus ojos con pesar “La gente con una visión tan limitada nunca termina bien”

En el campo de batalla, el chico del Sharingan ya había forzado a su enemigo a encerrarse en una coraza de arena, la cual resistió los posteriores ataques de Taijutsu del Uchiha. Después de una secuencia de puños y patadas fallida, el azabache retrocedió bastante para esquivar varias puntas de arena surgidas de aquella protección como contraataque. Dando una muestra de su nueva velocidad, el azabache rápidamente se dirigió hacia uno de los muros de la arena para comenzar a escalarlo moldeando Chakra en sus pies durante su carrera. Se detuvo a la mitad de la amplia y alta pared.



- Ahora entiendo- Guy miraba el desarrollo de la batalla con atención -Lo pusiste en forma ideal para… Eso-
- Así es…- Replicó el Hatake -Por eso me preocupé por entrenar a Sasuke, él es como yo…-

Ante la expectación de la multitud y levemente acuclillado, el Uchiha realizó una secuencia de sellos de mano para luego tomarse la muñeca de su brazo izquierdo con la mano derecha, comenzando a reunir su Chakra en la palma de su mano libre. Poco a poco, la concentración de energía se hizo notoria y un ruido similar a un chirrido eléctrico comenzó a escucharse por todo el lugar ante el esfuerzo que Sasuke demostraba apretando sus dientes y gruñendo levemente.

- Ahora lo entiendo…-

El Ninja Copia rompió su aparentemente eterna indiferencia para mirar consternado al rubio Genin todavía a su cargo. Naruto se encontraba al final de las escaleras de las gradas, recién llegado de su encuentro con Neji en el momento justo de las últimas palabras que había dicho su Sensei Jounin. Las miradas de estudiante y maestro se encontraron: el ojo obsidiana con discreto temor y los orbes azules con desconcertante frialdad.

- Naruto- Intentó hablar Kakashi -Yo…-
- Ahórratelo- Replicó evidentemente dolido el Genin, interrumpiendo -Ahora veo que nunca valí la pena para ti…-
- Escucha- Intentó ser firme el peligris -No es momento ahora, platicaremos sobre tu entrenamiento después del torneo…-
- ‘Después del torneo’ mi trasero- Contestó serio el chico -Apenas termine esto, le voy a pedir al viejo que me cambie de equipo… No pienso soportar más-
- No puedes hacer eso…- Kakashi endureció el semblante
- ¿Y por qué no?- El Uzumaki estaba visiblemente dolido, con las emociones en su cabeza totalmente descontroladas -¡Me dejaste a mi suerte a pesar de que yo también necesitaba ayuda!- De forma discreta, la gente comenzaba a prestarle atención a la naciente discusión
- Te dije que lo hablaremos después- Reiteró el Ninja Copia
- Y yo te dijo que ya no hay un ‘después’- Contraatacó el rubio -¡Bien pudiste entrenarnos a los dos!-
- ¡Sasuke necesitaba entrenamiento para sobrevivir!- Estalló finalmente Kakashi
- ¡Y yo también lo necesitaba!- Naruto estaba ofendido y la postura de su Sensei Jounin lo ofendía todavía más -¡Pero eso no te importó!-
- Ya te dije que no lo hablaremos ahora- Trató de calmarse al notar que la gente los miraba con evidente desconcierto y creciente indignación hacia él
- ¡Vete al carajo entonces!- El Genin trató de tranquilizarse -Cuando te necesitaba, no me quisiste ayudar y afortunadamente encontré a alguien que me ayudó más en un mes que tú en todo este tiempo y yo… Yo ya no te necesito-
- ¡Basta, Naruto!- Sakura intervino imprudente -¡¿No puedes ver que Kakashi-sensei entrenó a Sasuke porque tiene que pelear contra ese loco?!-
- Y Neji era muy amistoso… ¡¿Verdad?!- El rubio encaró a su todavía compañera de Equipo con marcada molestia -¡Porque claro, al final en este equipo de porquería el último siempre tiene que ser Naruto!-

La pelirrosa ya no contestó, más que nada porque esperaba que el Uzumaki se tranquilizara apenas lo regañara… Pero nada más alejado de la realidad. Sakura sabía que el chico gustaba de ella y fácilmente podía manejarlo gracias a eso, por eso se quedó sin palabras al ver cómo el chico le gritaba con fiereza y desagrado a lo que había dicho. Sobraban las palabras para describir a Ino Yamanaka y Chouji Akimichi, sentados al costado izquierdo de la Haruno: ambos estaba boquiabiertos al ver que Naruto encaraba así a la chica.

- Te dije que era suficiente, Naruto- El peligris se mostraba ofuscado al no poder defenderse de las certeras acusaciones de su estudiante -Lo hablaremos con calma después…-
- Aquí está tu ‘después’…-

El Ninja Copia observó con desconcierto cómo el chico, cegado por la furia producto de la indignación, echó su puño derecho hacia atrás, en la misma posición que usó hacía apenas un rato para vencer al genio de los Hyuga…

El peligris observó consternado, no solamente por la clara señal de que su alumno estaba dispuesto a atacarlo como muestra de que le había perdido totalmente el respeto que alguna vez le tuvo, sino porque ese Jutsu, el Saikoken, era visiblemente peligroso y posiblemente tendría que atacarlo para que no alcanzara a lanzar su ataque, el cual posiblemente podría matar a varios civiles si llegaban a recibirlo…

- Suficiente-

La pelirroja Uzumaki sostuvo con firmeza el brazo de su alumno con la mano derecha para evitar que hiciera una tontería justo cuando el Ninja Copia se disponía lanzarse al frente para evitar una tragedia aunque tuviera que atacar a Naruto y terminara de destruir el lazo que tenía con él…

- Entiendo que hayas perdido el temperamento en esta situación- La mujer le sostuvo la fiera mirada al rubio -Pero piensa que si hubieras lanzado ese ataque, pudiste hacer herido a muchas personas que nada tienen que ver en esto… Tienes que controlarte, por más que tus razones para indignarte sean justificables-
- Yo…- El chico, con rabia contenida, comprendió las palabras de su maestra después de unos segundos -Lo siento- Refunfuñó desviando su todavía dolida mirada
- Le voy a pedir que no se entremeta…- Kakashi intervino, ocultando la sorpresa que le produjo ver la velocidad de la Uzumaki y silenciosamente agradecido por detener a tiempo al Genin
- Tu Sensei estaría muy decepcionado, Kakashi Hatake…- Naruto se mostró extrañado cuando la Uzumaki miró con sutil dureza al peligris -Estoy segura que él no te enseñó a hacer distinciones entre tus alumnos… Rin Nohara y Obito Uchiha no fueron dejados de lado por él como tú sí lo hiciste con Naruto este mes- Suavizó su expresión para mirar comprensivamente al Uzumaki -Vámonos antes de que te hagan perder los estribos de nuevo…- Maestra y alumno se dieron media vuelta para dirigirse a la salida del inmueble ante la expresión confundida de buena parte de los testigos.

Y con la mirada comprensiva de Might Guy sobre él, Kakashi Hatake agachó la cabeza con visible pesar mientras el rubio y la pelirroja se retiraban de las tribunas…

La mención de sus compañeros de equipo, cuyas vidas terminaron en tragedia, lo derrumbó por completo y traicioneramente, su ojo izquierdo comenzó a derramar gruesas lágrimas absorbidas por el recubrimiento en su cara conforme recordaba a su equipo, en el que si bien él fue el más brillante, su Sensei, el padre de Naruto, jamás hizo diferencia alguna entre los tres y los entrenó con la misma intensidad en todo momento.

- ¿Qué pasó aquí, Sakura?- Preguntó curiosa y confundida la Yamanaka
- No tengo idea, seguro es otra rabieta del idiota de Naruto- Replicó graciosamente indignada la pelirrosa -Cuando todo esté tranquilo lo voy a poner en su lugar… ¡Shanaroo!-
- Pues no parecía ser así esta vez…- Murmuró un pensativo Chouji.

Nami y Makoto, que habían escuchado toda la discusión en silencio y con cautela, se voltearon a ver y decidieron seguir al rubio y a la pelirroja.

Con la ventaja del disfraz, Rin Nohara escuchó toda la discusión con tranquilidad…

La realidad era que no podría importarle menos la mención su antiguo compañero Obito, aunque le debía bastante… En cuanto al Ninja Copia, incluso esbozó una sonrisa de oscuro deleite bajo su máscara, disfrutando del marcado sufrimiento del Jounin de Konoha tras aparentemente perder a su estudiante por sus propios errores.

“Qué gusto que sufras…” Los ojos de la castaña se entrecerraron en forma sutilmente perversa “Pero no te preocupes, Kakashi… Cuando todo empiece, el hijo de Minato-sensei será la menor de tus preocupaciones”



Chidori.

El único Jutsu que Kakashi Hatake no había copiado de algún otro Ninja, su Jutsu personal de asesinato. El poder que había creado y que consistía en una concentración de Chakra Raiton en la palma de la mano con gran poder cuya combinación con un ataque a toda velocidad que aumentaba la capacidad de penetración para atravesar al enemigo, preferentemente en el corazón para garantizar la muerte del objetivo…

Ese Jutsu fue lo que le estuvo enseñando durante un mes para garantizar su supervivencia contra Gaara.

Y al final había resultado.

Sasuke tomó distancia tras poder sacar su brazo de aquella esfera de arena una vez que sintió la sangre de su enemigo recorrer lentamente su mano. Si bien no logró su objetivo de acabar con él, lo había herido considerablemente y aunque se vio obligado a retroceder, el escandaloso alarido lanzado desde el interior de esa coraza por el pelirrojo, era señal de que el ataque había sido productivo. Sin embargo, aquella cosa extraña que lo alejó de Gaara en forma de una especie de extremidad demoníaca lo dejó visiblemente preocupado.

“¿Qué demonios es eso…?” Pensó el azabache, tomándose el brazo izquierdo mientras veía cómo esa cosa volvía al interior de la esférica defensa.



“Bien, es hora de empezar la fiesta…”

Un ANBU con máscara de gato, ubicado en la última fila de las gradas, tomó del hombro al hombre frente a él y lo puso a dormir después de unos segundos. Ya con el ambiente despejado, se dispuso a realizar un sello de manos con el cual comenzó a liberar un poderoso Genjutsu por todas las gradas con el fin de dormir a todos los espectadores para que no estorbaran…



Kiba y Hinata ya se habían tranquilizado…

Miraban en compañía de la maestra de Naruto el combate del Uchiha, cuando de repente vieron que esa mujer realizó el mismo sello de manos que utilizaba el Uzumaki para realizar el Kage Bunshin no Jutsu de manera sorpresiva, lo que les provocó un sobresalto que los asustó.

- Ahora vengo, Hinata…- El castaño se puso de pie -Voy por algo de comer-
- De acuerdo, Kiba-kun- Asintió la chica
- Me temo que la hora de las frituras terminó…- La Shirona original cerró los ojos suavemente
- ¿A qué se refiere?- Cuestionó con discreto enfado el Inuzuka
- A que si te alejas más de diez pasos de mí, vas a caer profundamente dormido- Replicó la pelirroja con calma
- ¿Qué…?-

Ignorando la pregunta de su amigo, la peliazul volteó de reojo a su lado, notando que la señora junto a ella se había quedado profundamente dormida. Luego orientó su mirada hacia los Chunin que habían hablado mal de Naruto y también los vio sentados con la cabeza vencida hacia el frente…

- ¿Qué está sucediendo?- Cuestionó la Hyuga con curiosidad
- Alguien está lanzando un Genjutsu por todo el lugar para dormir a la gente…- Contestó seria la Uzumaki -Yo estoy emitiendo un pulso Chakra para disiparlo y que ustedes no caigan también en su influencia-
- Ya veo… G-Gracias- Replicó amable la peliazul
- ¿Y por qué está pasando esto?- Kiba miró de reojo, dándose cuenta que casi todos los espectadores estaban cayendo víctimas del Genjutsu
- Eso no lo sé…- La mujer reflexionó después de un par de segundos -Pero no se alejen de mí, esto no me gusta…- El castaño asintió temeroso ante la expresión seria de la mujer que ya se cubría el ojo izquierdo con la mano y tomó asiento nuevamente.



Una explosión de humo en el palco del Hokage alertó a todos los Ninja, haciendo incluso que Kakashi saliera de su ensimismamiento. Entonces un ANBU se colocó delante de él y Might Guy, haciendo el sello de manos del tigre delante de su rostro. Pronto, de entre los espectadores inconscientes surgieron cuatro Ninja que rápidamente flanquearon al ANBU. El Hatake y Guy reconocieron al instante los uniformes Ninja de la aldea de Oto (Sonido) que portaban aquellos misteriosos Shinobi.

- Así que, infiltraron la aldea…- Murmuró serio el Jounin de cejas tupidas
- Fue fácil, su seguridad es pésima- Replicó el Ninja enmascarado con tono burlón
- ¿Qué es lo que pretenden?- Kakashi endureció la mirada -No estoy de humor para juegos…-
“Y pronto no estarás de humor para nada…”

El ANBU y sus secuaces, así como los Jounin de Konoha, observaron con desconcierto cómo cerca de Kakashi y Might Guy chocaron cuatro Kunai en el aire, que luego cayeron al suelo… Shirona se encontraba de pie con la mano derecha extendida después de haber lanzado dos de esos proyectiles, mientras que aquél ANBU con máscara de pájaro estaba en una posición de espejo con respecto a la Uzumaki. Rin había aprovechado la leve distracción de su otrora compañero de equipo para atacarlo sorpresivamente, pero no contó con la intervención de aquella mujer que se cubría el ojo izquierdo.

“Buen tiro…” Pensó la castaña.

El peligris volteó hacia Shirona con desconcierto al creerla con su alumno… Le había salvado la vida de ese ataque sorpresa que no había podido detectar. Tenía una intuición extraordinaria, casi como un sexto sentido… Pero le había fallado en un momento clave y si no hubiera sido por esa pelirroja, si no muerto, estaría malherido.

- ¡Gracias!- Volteó el Jounin de spandex verde hacia Shirona, quien le sonrió suavemente
- Rin-sensei… ¿Ya comenzamos con el plan?-

Los dos Jounin de Konoha se fijaron en una chica rubia de tez bronceada aparecida en un remolino de hojas junto a esa misteriosa ANBU, de aparentes 13 años, que vestía una gabardina azul con el cuello acolchado bajo la cual se podía notar un pantalón negro y de las mangas sobresalían sus brazos, que estaban cubiertos por guantes negros casi a los hombros, los cuales estaban rodeados por lo que parecían ser correas de color rojo… Sin embargo, Kakashi estaba todavía tocado por el recuerdo de sus compañeros caídos y no pudo evitar el asociar el nombre dicho por la recién llegada con el de aquella dulce chica que había sido su amiga y que él…

Agitó la cabeza, tratando de olvidar ese doloroso recuerdo.

- Sí- Asintió la mujer debajo de su disfraz de ANBU -Ya sabes lo que tienes que hacer…-
- Entendido- La chica desapareció de la misma manera en que había llegado al campo de batalla
- ¿Qué planean?- El Hatake alternaba la mirada entre los dos ANBU falsos
- Bueno, estás por descubrirlo…- Declaró el enmascarado que realizaba el Jutsu
- Y yo quiero entretenerme contigo así que comencemos…- Bajo su máscara, Rin entrecerró los ojos con deleite, saboreando el momento de acabar con su otrora primer amor.



La barrera de Ninjutsu con forma de cubo levantada sobre el amplio tejado del salón contiguo a la arena le impedía a los ANBU de Konoha ir en ayuda de su líder. En su interior, Hiruzen Sarutobi se encontraba delante de su antiguo estudiante, el terrible Sannin Orochimaru, quien se había mantenido escondido bajo del subterfugio del Kazekage para aprovechar el momento idóneo para comenzar su plan de destrucción de Konoha.

- ¡¿Entonces usurpaste ese lugar solamente para toda esta pantomima?!- El Sandaime encaraba fúrico a su antiguo alumno
- Necesitaba desquitarme de alguien…- Replicó con macabra sonrisa el Sannin -Hace tiempo me postulé para un puesto importante, pero me rechazaron…-
- ¿Sigues resentido porque no te elegí como el Yondaime Hokage?- Preguntó el anciano con expectación.

Endureció la mirada cuando el Ninja Renegado se llevó la mano derecha al rostro y comenzó a emitir unas risillas que pronto derivaron en escandalosas carcajadas mientras levantaba la cabeza. Se despojó de su capa de Hokage para revelar una armadura de tipo Samurai en color negro, para luego colocarse una banda Ninja en su frente, la cual sacó de aquella vestimenta.

- Para nada, Sarutobi-sensei…- El terrible Hebi-sannin recuperó la tranquilidad -Iba a participar en una guerra de verdad, pero al final se me negó la oportunidad… Ahora simplemente he retomado mi objetivo de aprender todos los Jutsu del mundo-
“¿Una guerra?” El Sandaime miraba analíticamente a su enemigo
- Bueno, eso no importa, ya lo pasado, pasado…- Orochimaru afiló la mirada -Ahora vivamos el presente o en tu caso, morirá tu presente-
- No me subestimes- El líder de Konoha se colocó en pose de pelea
- Vamos viejito, no muestres una energía que esa reliquia que llamas cuerpo evidentemente ya no tiene…- El Ninja Renegado estaba seguro de su victoria ante su decrépito maestro
- Ya que lo mencionas… Personalmente preferiría que me compararas con una buena botella de sake- Sarutobi esbozó una sonrisa discreta -¡Porque conforme pasa el tiempo, sólo puedo mejorar!-
- Ya no estás en edad de decir esos disparates…- El siniestro Ninja sonrió con oscuro deleite -Podría darte un infarto y… Morirías antes de que te cruce el corazón con mis manos, viejito-

Afuera de la barrera, un escuadrón de cinco ANBU observaba impotente la asombrosa batalla que estaba a punto de comenzar entre su querido líder y el estudiante más avanzado que alguna vez tuvo…



Sakura Haruno miraba todo lo que estaba pasando con creciente temor…

Los otros Jounin que no se habían visto afectados con el Genjutsu se dispusieron a pelear contra los invasores de Oto, comenzando con una pelea sobre los asientos, ignorando por completo a las personas dormidas a sus pies. Los choques entre los Kunai pronto se hicieron presentes en el ambiente, poniendo visiblemente tensa a la Kunoichi del Equipo 7. Cuando la pelirrosa sintió el efecto del Genjutsu a su alrededor, rápidamente lo disipó moldeando su Chakra. Lo hizo justo a tiempo, cuando vio que Ino y Chouji se vencían hacia delante completamente dormidos…

Sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando sintió a su espalda un inminente ataque por parte del ANBU con máscara de pájaro, listo para apuñalarla con un Kunai empuñado firmemente. Sin embargo, el Ninja Copia logró bloquear el ataque justo a tiempo con un Kunai propio y empujar de regreso al atacante, quien se alcanzó a incorporar de pie en uno de los respaldos de los asientos. Kakashi cayó de igual forma un segundo después.

- Sakura, necesito que vayas ahora con Sasuke y lo traigas de regreso…- El peligris se dirigió a su alumna sin despegar la mirada del enemigo frente a él
- P-Pero…-

La Haruno estaba por replicar cuando volteó hacia la arena y se dio cuenta de que en ese lugar solamente se encontraban el sensor del examen y el Jounin Sensei de los chicos de Suna, sosteniendo un diestro combate consistente en un duelo de fuerza y habilidad empuñando ambos un Kunai en cada mano.

- Sasuke…- Murmuró consternada la chica al darse cuenta de que el Uchiha se había ido
- Él fue tras esos chicos, pero temo que no hayamos visto lo peor de Gaara… ¡Date prisa y ten mucho cuidado!- Inmediatamente después el Jounin se lanzó contra esa persona desconocida
- ¡Entiendo!- Si bien la chica parecía contrariada, estaba dispuesta a cumplir con su misión.



El Inuzuka y la Hyuga permanecían tranquilos a pesar de que la batalla ya había comenzado. Miraban de reojo y algo nerviosos las hostilidades en la tribuna. Varios de sus conocidos, entre ellos los Jounin Sensei de los chicos de su generación, se encontraban repeliendo a los invasores con firmeza y decisión. Se voltearon a ver confundidos, dudando sobre qué debía hacer.

- Sé que no soy su Sensei, pero voy a indicarles que sigan a esa chica y la traigan de regreso- La pelirroja señaló a Sakura, que saltaba hacia la arena para buscar el rastro de Sasuke y encontrarlo -Ella no tiene la capacidad para enfrentar a ese grupo y si llega a cometer una imprudencia, las consecuencias pueden ser desastrosas…- La Uzumaki endureció la mirada -Esto ya no es un examen y esos chicos no dudarán en asesinarlos, así que tengan mucho cuidado…-
- ¿Lo haremos?- Preguntó expectante el Inuzuka
- C-Creo que sí…- Hinata miró de reojo las diversas batallas que ya habían comenzado -Si lo piensas con calma, estamos más seguros en movimiento que aquí…-
- ¡Cuidado!- El castaño exclamó visiblemente preocupado cuando notó que un Ninja de Oto se dirigía hacia ellos.

El atacante iba con la intensión de acabar con los niños y la Uzumaki en un rápido movimiento desenvainó su Katana y la tomó con sus dos manos para lanzarle un tajo casi imperceptible al enemigo… Por un momento, el Ninja pareció quedar suspendido en el aire, presentando sus ojos los vasos capilares visiblemente resaltados y posteriormente su cuerpo cayó partido en dos de forma vertical, liberando la sangre a presión en todas direcciones. Ambas mitades cayeron a los pies de una Shirona que quedó salpicada tétricamente del líquido vital segundos después.

- N-No sé si es fue asombroso… O-O aterrador- Kiba titiritaba de miedo -Creo que nosotros nos vamos, H-Hinata…-

La Hyuga no abrió la boca, ya que estaba atónita de la gran capacidad de esa mujer para el Kenjutsu… En el pasado recordó que su Kurenai-sensei le había dicho que la verdadera y siniestra naturaleza de los Ninja emergía durante la lucha. Y cuando llegara ese momento, ella no podía vacilar en el campo de batalla…

Porque quienes lo hacían eran los primeros en morir.

- Vámonos Kiba-kun, debemos alcanzar pronto a Sakura…- La peliazul logró controlar las emociones que la invadían para mantenerse ecuánime
- M-Muy bien… ¡Te sigo!- Los compañeros de equipo se dirigieron también hacia la arena para alcanzar a la Haruno
- ¡Tengan cuidado! ¡Yo les cubriré la retirada…!- La Uzumaki interceptó a otro enemigo que iba tras los Genin, partiéndolo por la mitad a la altura de la cintura.



El Kage Bunshin de Shirona miraba comprensivamente a su alumno mientras ambos se encontraban sentados al filo del techo de una de las tantas casas de la aldea. A pesar de que se había desvinculado afectivamente de Kakashi, a Naruto le dolió lo que escuchó del Jounin… No había una razón real para dejarlo de lado, simplemente al cíclope le simpatizaba Sasuke y él no. Podía aceptar que el Uchiha fuera un mejor Ninja y tal vez, desde ese punto de vista, aceptar el favoritismo del Ninja Copia hacia Sasuke…

Pero no por el hecho de que ellos fueran iguales, según él.

Seguramente, pensó el Uzumaki, Kakashi simplemente cargaba con él porque Sarutobi lo había asignado a su equipo y no podía hacer otra cosa. Recordar cómo siempre él quedaba al último, al igual que en casi todas las relaciones afectivas de su vida… Entonces su resolución de alejarse del Equipo 7 se hizo más firme. Acabando el torneo nada le iba a impedir que se cambiara de equipo.

- ¿Estás bien, Naruto?- El rubio volteó confundido a su espalda, para ver llegar a los chicos inmigrantes tras la pregunta de la chica pelinegra
- ¿Nami? ¿Makoto?- Dijo desconcertado el Uzumaki
- Hola- Saludo el castaño con tranquilidad, sentándose a la derecha del chico
- ¿Qué hacen aquí?- Preguntó el rubio con desconcierto
- Oímos todo- La Kunoichi se sentó junto al Senju -Y bueno, queríamos ayudarte en lo que pudiéramos-
“Ya lo están haciendo” La pelirroja sonrió suavemente
- Gracias…- El chico sonrió tímidamente
- Me sorprende que haya gente como ese sujeto, que tenga un pensamiento así de errado- El castaño levantó la mirada -Se supone que los equipos se forman para que se apoyen los unos a los otros con el fin de ayudarse a mejorar mutuamente-
- Es cierto- La Uchiha adoptó una expresión reflexiva -Se supone que deben cuidarse entre todos, como si fueran una familia-
- ¿Verdad que tiene que ser así?- Murmuró pensativo el chico -Cuando por fin me gradué y finalmente pude convertirme en Ninja, pensé que cuando estuviera en un equipo sería como un familia… Pero al final no fue así- Terminó con evidente tristeza en su voz -Quise creerlo, pero finalmente abrí los ojos y me di cuenta de que ellos y yo éramos muchas cosas, pero no un equipo…-
- No te preocupes- El Senju sonrió suavemente -No todas las personas son como tus compañeros actuales… Tarde o temprano estarás en un equipo de verdad-
- Eso espero- El chico sonrió suavemente -Es verdad que le dije al cíclope que le pediría al viejo Hokage que me cambie de equipo, pero la verdad no sé si eso sea posible-
- No te preocupes por eso- El Kage Bunshin de Shirona cerró los ojos -Sarutobi-san ya está al tanto de todo y les aseguro que las cosas van a cambiar-
- Shirona-sensei…- Susurró el chico, con esperanza naciente
- Pero ahora hay otras prioridades…- Sorpresivamente, la mujer adoptó una expresión seria tras cubrirse el ojo izquierdo -¿Recuerdan al chico tétrico de Suna?- Los tres chicos asintieron al instante, tomando un semblante similar al de la pelirroja -Escuchen… Sé que no será sencillo, pero por el bien de su aldea, me tomaré la libertad de asignarles la misión de detener a ese chico antes de que libere ‘eso’…- Enfocó su mirada en Naruto -A diferencia de ti, él no puede controlarse y si llega a soltar lo que lleva dentro… Bueno, la verdad no quisiera pensar cómo quedaría la aldea si eso llegara a pasar- Terminó con un tono sombrío que endureció el gesto de los inmigrantes mientras que el Uzumaki pasó saliva por la garganta
- Muy bien…- El rubio asintió después de unos instantes
“Al menos no será una batalla contra los demonios” La Uchiha se relajó levemente
“Mientras no tenga que enfrentarme a un dragón, todo bien” Pensó el Senju, manteniéndose ecuánime
- Los tres Genin de Suna se dirigen al bosque a las afueras de Konoha por la ruta del estadio, pero sean discretos, ya que hay Ninja de Suna y Oto atacando la aldea- La mujer orientó su mirada hacia el edificio de cuyo techo emergía un pilar de Chakra -Vayan ahora, yo tengo otros asuntos pendientes…-
- Bueno, ya oyeron…- El castaño se puso de pie
- Llevo muy poco tiempo viviendo aquí como para ver caer la aldea- La azabache se levanto segundos después
- ¡Pues bueno, hay que ir tras el chico con ojos de mapache!- Naruto recuperó su habitual entusiasmo y se incorporó también.

La Uzumaki sonrió suavemente al ver que esos tres Genin tenían perspectivas distintas de vida, pero compartían la idea de proteger Konoha por el bien común y no por motivos egoístas…

Solo esperaba que los tres pudieran sobrevivir a la misión que les había asignado.



Sasuke miraba de reojo la invasión que sufría la aldea durante su persecución…

Evadía los rastros posibles de batalla entre las fuerzas invasoras de Oto y Suna contra los defensores de la aldea. Parte de su deber o no, él quería concluir su pelea contra el oscuro pelirrojo para probarse a sí mismo y saber si su meta de asesinar a Itachi seguía estando lejos o se había acercado tan siquiera un poco.

Cargando entre los dos a Gaara, la rubia Temari y el maquillado Kankuro continuaban poniendo espacio de por medio entre el chico Uchiha y su herido hermano menor. Pronto llegaron a las afueras de la aldea, pensando con creciente esperanza que podría ocultarse en el frondoso bosque el tiempo suficiente para que su hermano se recuperara y pudiera liberar ‘eso’ para que la invasión concluyera exitosamente y Konoha fuera destruida.

El Uchiha continuaba con su persecución para alcanzar a los tres Genin saltando sobre las ramas de las copas de los árboles, cuando súbitamente se paró en seco, ya que una persona se había parado frente a él, en el siguiente árbol en el que se supone debería saltar.

- ¡¿Quién eres?!- Preguntó hostil el azabache, siendo obvio que esa persona se había interpuesto en su camino
- Bueno, por el momento puedo decirte que seré tu oponente…-

Delante del Uchiha se encontraba aquella chica que un rato antes se había presentado frente al ANBU con máscara de pájaro que había usurpado el lugar de un Ninja de Konoha. La rubia observaba fijamente al Genin de Konoha cruzada de brazos y una sonrisa socarrona en su cara.

- ¿Qué pretendes?- El Uchiha endureció la mirada al notar que la Kunoichi llevaba en la frente una banda con el símbolo de la aldea de Kiri cruzada de lado a lado
- Es obvio, tarado- Replicó tranquila la chica -No voy a dejar que llegues al chico mapache-
- Entonces sólo tengo que acabar contigo…-

Sasuke tomó de entre sus ropas varios Kunai y se los lanzó a la chica, quien simplemente movió su cuerpo con absoluta precisión para esquivar los proyectiles, esbozando un gesto de aburrimiento.

- ¿Es lo mejor que tienes?- Preguntó la Kunoichi, mirando con indiferencia al Uchiha
- ¡Katon: Goukakyuu no Jutsu…!-

Rápidamente el azabache realizó la secuencia de sellos del Jutsu y tomó aire para lanzar el Jutsu característico de fuego de los Uchiha con total intensión de incinerar rápidamente a esa chica… Quien simplemente realizó una secuencia de sellos a gran velocidad ante el inminente ataque.

- ¡Doton: Shuugan (Elemento Tierra: Mano de Roca)…!-

Apenas terminó, la chica colocó su mano derecha con los dedos extendidos, al frente y en menos de un segundo su extremidad se vio rodeada de una coraza de tierra compactada, con la cual fue capaz de detener la llamarada con forma de esfera ante la sorpresa de su oponente. Una vez que el Katon se disipó al terminar de fluir el Chakra moldeado de la boca del Uchiha, la Kunoichi cerró su mano, con lo que aquella capa de tierra se cuarteó y cayó al suelo como si fuera una costra.

- No eres tan mala como creía…- Murmuró ligeramente sorprendido el Uchiha
- Ahora te enseñaré lo ‘mala’ que soy como Ninja…- La rubia sonrió ligeramente.

Y a una velocidad sorprendente se lanzó de frente hacia Sasuke, lanzándole un golpe a la cara que el azabache no alcanzó a esquivar, recibiéndolo de lleno en el costado derecho del rostro y saliendo proyectado hacia su espalda. Alcanzó a recomponerse en el aire para recargar los pies en un frondoso árbol detrás de él y moldeó Chakra para quedarse fijado a él, mientras la chica lo miraba divertida sobre la rama donde él estaba de pie instantes antes, cruzada de brazos.

“Tiene una velocidad sorprendente…” Pensó contrariado el Uchiha
- ¿Verdad que soy pésima?- La rubia entrecerró los ojos con deleite -Y bueno, no creo compararte con un genio como tú- Afiló su sonrisa -Pero bueno… ¿Continuamos?-



Sakura trató, pero al final perdió el rastro de Sasuke debido a que el Uchiha era bastante rápido en comparación con ella. Ya en el bosque alrededor de la aldea, se tomó un tiempo para recuperar un poco de aire y tratar de localizar a su compañero. Se escondió discretamente tras un árbol de grueso tronco y entonces escuchó tenuemente una voz. Con sigilo, rodeó levemente su escondite para ver de qué se trataba… Y se horrorizó cuando vio que en un claro del boque cercano, los dos Genin mayores de Suna miraban con frialdad un cuerpo tendido en el suelo mientras el menor se encontraba recargado al pie de un árbol.

- ¡Sasuke-kun…!-

Sin pensarlo y nublada por el dolor de pensar que su querido y amado pelinegro había sido asesinado, empuñó un Kunai y se lanzó de frente hacia los tres hermanos, que al escuchar aquél grito reaccionaron y se colocaron en posición de combate.

- ¡Ahí viene uno…!- Kakuro gritó al ver que la pelirrosa se dirigía con expresión fiera hacia ellos con intensión clara de matarlos
- ¡Niña idiota…!- Temari de inmediato preparó su arma -¡Fuuton: Kiryuu no Jutsu (Técnica de la Corriente de Aire)…!-

Agitando velozmente su abanico, la rubia lanzó una poderosa corriente de viento cortante que fácilmente rebasó el esfuerzo de la Haruno y la mandó a estrellarse violentamente contra uno de los árboles cercanos. Cayó pesadamente al suelo, visiblemente lastimada con varios tajos discretos por todo su cuerpo de los cuales fluía sutilmente la sangre.

- S-Sasuke-kun…- Murmuró débilmente, mirando el cuerpo cerca del pelirrojo.

Entonces se dio cuenta de que no se trataba de Sasuke, sino de un Ninja adulto de baja estatura que tenía varios Kunai clavados en el cuerpo y si bien su ropa era bastante parecida a la que portaba su compañero de equipo, bastaba con un par de segundos para darse cuenta de que ese cadáver no era Sasuke.

- ¿Sasuke?- El marionetista observó indiferente a la chica -¿Cómo pudo confundir ese cuerpo con el Uchiha?-
- Eso no importa, debemos matarla antes de que la puedan rastrear- La mayor de los hermanos observó con un deje de tristeza a la chica -Entre más rápido terminemos con todo esto, mejor…-

Temari tomó su arma con firmeza para prepararse a terminar con la vida de la Haruno, quien invadida por la tristeza y la frustración de que su imprudencia estaba por costarle la vida, comenzó a derramar silenciosas lágrimas, resignada a su destino…

- Pues bien…- La chica de Suna tomó vuelo para agitar su arma y así acabar con la vida de la pelirrosa -¡Muere…!-
- ¡Hakke Kuushou (Ocho Trigramas Palma de Vacío)…!-

Antes de que pudiera liberar la corriente mortal de viento, la mano de la rubia fue golpeada con una extraña corriente de Chakra que viajó a través del aire. La chica soltó su arma y se tomó la mano afectada, seriamente lastimada. Se acuclilló mientras hacia una mueca de marcado dolor.

- ¡Temari…!- Kankuro se inclinó para ayudar a su hermana inmediatamente
- Q-Quién…- Murmuró débilmente la malherida Sakura
- ¡Sólo ocasionas problemas…!-

La chica agradeció en silencio que Kiba la sostuviera del brazo para poder levantarse, mientras una extrañamente seria Hinata se encontraba delante de ellos en una pose de pelea característica de su clan, con las piernas levemente flexionadas y las manos abiertas con los dedos extendidos y tensos, mirando con una seriedad bastante rara en ella a los Genin de Suna, lista para atacar cuando fuera necesario.

- ¡Son la chica Hyuga y el niño perro…!- Gritó con creciente furia el marionetista
- ¡¿A quién le llamas chico perro?!- Replicó graciosamente ofendido el Inuzuka
- Me las van a pagar…- Susurró rabiosa la mayor de los hermanos, reincorporándose lentamente al tiempo que tomaba su abanico con la mano que tenía al cien por ciento
“Tranquila, mantente tranquila…” La Hyuga se mentalizaba para poder sobrevivir al desafío frente a ella “Es ahora cuando debo demostrar de qué estoy hecha, justo como Naruto-kun lo hizo contra Neji…”



Notas

Pues siento que esta capítulo es más rápido que los anteriores en cuanto a los acontecimientos ocurridos. Finalmente se ha mostrado la resolución de la relación entre Kakashi y Naruto. Quiero dar a entender que el Ninja Copia carga con sus errores y la falta de sinceridad con él mismo detonó buena parte de los acontecimientos.

Además de eso, pienso que el Kakashi del Gaiden se veía como muy preocupado por el ‘qué dirán’ por lo que se muestra discreto generalmente y a pesar de que el noble sacrificio de Obito influyó en él, ese sentimiento de tratar de quedar bien con los demás permanece ahí, lo que, como se vio en el momento en que en vez de expresar lo que sentía realmente, prefirió mantener una cara correcta ante otros, le costó la relación maestro-alumno con Naruto.

Bien, en relación al canon, hubo varios cambios de eventos: Como Sasuke estuvo presente en el estadio con anticipación, no se adelantó la batalla entre Shikamaru y Temari, con todo lo que eso implicará a futuro. También, como dije anteriormente, el que Hinata pudiera ver completa la pelea de Naruto ha influido bastante en ella de cara al futuro y pues, también la persecución posterior ha cambiado con la presencia de Hinata y Kiba, así como la ausencia del Nara en el grupo de búsqueda. También el obvio cambio de la presencia de Makoto y Nami será importante en los eventos inmediatos, como ya se ha visto en el acercamiento que han tenido con el rubio.

Neji… Pues como nunca dicen qué es o fue de su madre, manejo que está viva y es un fuerte apoyo emocional para él.

En cuanto a estos últimos, iré mostrando paulatinamente su pasado para mostrar cómo es su personalidad y las reacciones distintas a los Ninjas convencionales, donde su estancia en escenarios ajenos al Mundo Humano los mostrará visiblemente distintos a los demás en ese aspecto.

Sobre Shirona, también iré mostrando más de ella en el futuro, pero si bien se nota que tiene un nivel ciertamente distinto a otros Ninja y una convicción diferente, trataré de mantener su participación equilibrada en la historia.

Finalmente, Rin y la nueva chica serán importantes para el futuro, pero como ya se mostró, la alumna de Minato no está alineada con Konoha y en el futuro, de hecho causará bastantes problemas.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

jok-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1039
Registrado: Mar May 24, 2016 10:06 pm
Ubicación: En algún plano de la existencia mirando el cielo y preguntándome...¿qué es la vida?
x 12
Sexo: Masculino - Masculino

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 4) (17-7-17)

Mensaje #11 por jok-kun » Mié Jul 19, 2017 11:20 pm

Muy buen fic y buen cap como siempre, me gusta estas referencias en los personajes a zarya qué haces en el fic. Y es ciertamente interesante los cambios provocados por la decisión de kakashi respecto a naruto en el examen chunnin. A su vez la evolución del biondo es muy buena y como va creciendo como ninja con la guía correcta de shirona. Muy interesante la profecía del viejo sapo espero ver que cosas traerá para todos los mundos y el papel de naruto en todo esto.

Espero además que cuando puedas leas los nuevos caps de The Last Storm que me gustaría saber tu opinión respecto al último suceso importante en el fic respecto al biondo.
0 x
"...No hay mejor espejo que refleje al hombre que sus propias palabras..."
Imagen

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1076
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 12
Sexo: Masculino - Masculino

Naruto's Daybreak [+18] [P] (Capítulo 4) (17-7-17)

Mensaje #12 por Rock-kun » Sab Jul 22, 2017 9:21 pm

Por fin este el fic se ha puesto al corriente a la par del que está en el otro fansub. Habrá que esperar para ver cómo seguirá la historia ahora que se han revelado varias cosas que serán clave en el transcurso de la trama.

Gracias a las enseñanzas de Shirona, Naruto ha tenido un progreso impresionante como ninja y se los ha demostrado a todos en los exámenes Chuunins. Lo único doloroso de la situación, es que Naruto descargó toda su rabia contra Kakashi por haber sido un pésimo sensei y haberlo descuidado. De no ser por Shirona, Naruto le habría dado un golpe al copy-nin, pero la pelirroja le da a entender que no valía la pena y lo que importa ahora es lo que está logrando para cumplir sus metas.

Las finales de los exámenes continúan, pero una sombra amenaza con arruinar el evento y suceda algo terrible que pondrá a prueba a Naruto y sus habilidades mejoradas. Esperemos a ver qué ocurre, ya que cualquiera que sea el resultado, será clave en la madurez de Naruto como ninja y como persona. :pulgar:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.


Volver a “Fanfics [+18]”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados