Haou [+18] [P] (Capítulo 2) 8-5-17

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Haou [+18] [P] (Capítulo 2) 8-5-17

Mensaje #1 por steelfire404 » Vie Abr 21, 2017 7:46 am

Muy bien, aquí traigo un viejo fic que afortunadamente todavía es recordado por varios lectores del pasado y si bien iba a retomarlo en el futuro, trataré de hacerlo con prontitud...

Eso es todo y nuevamente, gracias a los que todavía recuerdan esta historia. :shy:

Prólogo | +
Haou



Aclaración

Primero que nada, esta historia tiene su tiempo y realmente la idea de esta reedición es simplemente revisarla y simplificarla en el sentido del lenguaje, esto es, utilizando los nombres al estilo occidental y tratando de usar los términos en forma traducida, si bien alguno continuarán como estaban originalmente. La idea de esto es continuar con esta historia en un futuro una vez que esta reedición, que de paso me ayudará a recuperar el hilo de la historia, sea concluida hasta el capítulo más reciente y posteriormente pueda, después de tanto tiempo, continuarla hasta su finalización.



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos profundos de los personajes…”



Frente al equipo de búsqueda que había sido enviado para localizar a Itachi Uchiha, justo detrás de la última guarida del Clan Uchiha, donde se sostenía la batalla entre los últimos hermanos sobrevivientes del Clan del Sharingan, dos figuras enfundadas de capas blancas que cubrían su cuerpo y sólo dejaban al descubierto sus rostros, les impedían el paso a los Ninja de Konoha para llegar tanto con Itachi como con Sasuke. Los ojos de ambas estaban ocultos entre las sombras producidas por los velos.

- Siempre aparecen fenómenos cuando estamos cerca de Sasuke-kun… ¡¿Por qué siempre pasa esto?!- Una pelirrosa exclamó con visible ira y frustración
- Sakura-san… Sigues siendo tan estúpida como siempre… ¿Fenómenos? Nosotras somos las personas más cercanas a dios-

Una de las dos personas levantó la mirada un poco para revelarle sus ojos al grupo de búsqueda. Kakashi Hatake, Sakura Haruno, Kiba Inuzuka, Shino Aburame y Hanabi Hyuga se quedaron sorprendidos cuando vieron esos orbes color lavanda, casi blancos. De inmediato reconocieron a la chica: era Hinata Hyuga, antigua heredera del Clan Hyuga y Ninja Renegada desde hacía ya tres años, cuando desertó de Konoha tras el examen Chunin en el cual Orochimaru, uno de los legendarios Sannin, atacó la aldea. Yamato y Sai, complementos para la misión, en cambio, simplemente miraban expectantes a la chica Hyuga. Realmente ni sabían ni les importaba en lo más mínimo esa mujer.

- ¡¿Cómo te atreves a posarte siquiera frente a mí?!- Replicó de inmediato Hanabi, cegada por la ira -¡Eres una deshonra para el Clan, yo misma te mataré!-
-¿En serio ella es su hermanita, Hinata-sama?- Preguntó la persona volteando a ver a la Hyuga mayor de reojo, revelando sus exóticos ojos naranja -Es muy escandalosa, si me permite decirlo…-
- Sí… Y parece ser la misma niña malcriada- Respondió Hinata con un tono que demostraba su fastidio -En fin, simplemente debemos evitar que lleguen con Itachi-san y con respecto a Sasuke-kun… Bueno, el está cumpliendo su labor como el títere que es…-
- ¡No hables de Sasuke-kun como si fuera un objeto!- Exclamó nuevamente la chica de ojos verdes, incapaz ya de contener su rabia.

Ante la mirada expectante de todos, Sakura lanzó uno de sus violentos golpes, aprendidos de la Sannin Tsunade, hacia Hinata, quien para sorpresa de todos los presentes excepto la compañera de la Hyuga mayor, lo detuvo con una sola mano, revelando una manga larga de color blanco debajo de su capa. La Haruno estaba aterrada por el poder que tenía la Renegada Hyuga, ya que no parecía esforzarse en lo más mínimo para detener su ataque y mostraba un gesto indiferente.

- Idiota…-

Ante la atónita mirada de los Ninja de Konoha, Hinata haciendo uso de una fuerza sobrehumana brutal lanzó a la chica de cabello rosa hacia atrás, siendo detenida en el aire por Kakashi, quien no salía de su asombro al ver la fuerza que ahora tenía aquella otrora tímida chica.

"Imposible, le regresó a Sakura la fuerza de su ataque y no sólo eso, si no que sólo usó fuerza física, en ningún momento utilizó Chakra…" El Sharingan que originalmente era de Obito Uchiha analizaba a la Hyuga
- ¿En serio debemos de tomar en serio a estas basuras, Hinata-sama?- Preguntó expectante la chica de ojos naranja
- Esa fue la orden de Haou-sama (Rey Supremo)- Respondió Hinata observando fijamente a los Ninja de Konoha -Además, recuerda que en sí es tu misión dar el mensaje, pero si lo deseas yo lo puedo entregar por ti…-
- ¡Eso sería un honor, Hinata-sama!- Exclamó efusiva la chica misteriosa
- ¿Mensaje…?- Susurró Kakashi expectante.

Todos los Ninja de Konoha observaron expectantes a su otrora compañera y camarada. Kiba contenía a Hanabi para que no se le lanzara a su hermana después de ver cómo se había deshecho de la pelirrosa con esa enorme facilidad. Ante la mirada expectante del grupo de búsqueda, Hinata se quitó su velo, revelando su largo cabello, además de la gran belleza que había adquirido con el paso del tiempo. Incluso se veía mayor, de dieciocho años en vez de los dieciséis que tenía realmente…

- Pues bien…- Hinata retomó la palabra -En este momento yo soy la líder de la organización creada por dios para cambiar al corrupto mundo creado por el Rikudou Sennin (Sabio de los Seis Caminos), el creador del Ninjutsu (Técnicas Ninja), como se le conoce hoy…-
- ¡El Rikudou Sennin no es más que una leyenda…!- Replicó el Ninja Copia con creciente desconcierto
- Por eso se nos encargó dar el mensaje- La chica de ojos exóticos sonrió -Por incrédulos como tú, ya que nuestro poderoso dios quiere que esta sea una batalla justa para los gusanos a los que vamos a exterminar- La chica se intimidó ligeramente cuando la Hyuga la miró de reojo, por lo que su sonrisa adquirió un toque de nerviosismo -¡Perdón por interrumpirla…!-
- En fin…- La hermosa peliazul retomó la palabra -Como nuestro dios nos envió a decirles, les revelaremos las intenciones de nuestra organización, Juukai (Diez Mundos)…-
- ¿En serio estará bien que les revelemos todo?- Pregunto la compañera de la Ninja Renegada con expectación a la respuesta
- Igual no podrán impedirlo, aunque se enteren de todo… Además esa fue la orden de Haou-sama y no tenemos derecho a dudar siquiera de él…-
- En serio tiene razón, Hinata-sama…- Dijo pensativa la chica que al posar su mano derecha en su barbilla en actitud pensativa, reveló su tez bronceada
- Bien entonces…- La Hyuga posó su mirada en el Ninja Copia -El objetivo de Juukai es acabar con la obra del Rikudou Sennin, pero sobretodo y más importante que nada, controlar el futuro-
- ¿El futuro…?- Preguntó Kakashi en un susurro
- Así es, el futuro…- Respondió la Hyuga mayor con tono serio y tranquilo
- ¡Eres más estúpida que antes, Hinata! ¡Nadie puede controlar el futuro!- Replicó Hanabi de inmediato -¡Cada quien hace realidad su propio futuro!-
- Eso es cierto… ¡Y todo es gracias a dios! ¡Gracias Haou-sama, gracias!- La chica de orbes naranja comenzó a reír en forma escandalosa, en actitud claramente de burla, cosa que irritó a Hanabi -¡La estúpida eres tú!-
- ¡¿Qué dijiste?!- Replicó la castaña, fuera de sus casillas
- No es tan sencillo…- La morena adoptó una expresión seria -Desde el principio todo ha estado condicionado por la batalla que hubo entre el Rikudou Sennin y Maou Juubi (Rey Maligno de Diez Colas) hace cientos de años… Los estragos de esa épica lucha todavía se ven en el Ninkai (Mundo Ninja) el día de hoy, ese es el error del Rikudou Sennin-
- ¿Entonces esa es la razón por la que quieren controlar el futuro?- Preguntó el miembro de Ne (Raíz) inexpresivamente -¿Controlando el presente al destruir el mundo Shinobi como existe actualmente?-
- Exacto… Complementando lo que dijo Fuu-chan, Juukai fue fundada por nuestro dios para controlar el futuro, así como el presente si lo quieren ver de esa manera- Respondió Hinata con tono tranquilo -Para guiar el curso de la historia-
- ¿La historia…?- Shino observaba desconcertado a su antigua compañera, cuyo tono de voz se había tornado sombrío
- Nuestra organización es la única capaz de lograr tal objetivo… Existirá por siempre para guiar este mundo en la dirección correcta y que seres inferiores como ustedes no manchen el mundo perfecto que creará nuestro dios- La expresión fría de la bella peliazul contrastaba con la pasión de sus palabras
- ¿A qué te refieres con eso?- Preguntó la castaña con un tono que pasaba de la furia a la incertidumbre
- En este mundo todo será organizado como una pirámide, donde Juukai estará en la cima y guiará los pasos de la humanidad en todo momento… Pero para que esa organización perfecta se dé, tenemos que limpiar el mundo de las molestas plagas como ustedes- La Renegada de Konoha miró fijamente a su hermana, cuya expresión poco a poco se llenaba de temor
- ¿Cómo demonios surgió una organización tan retorcida como la suya?- Replicó el Ninja Copia, manteniéndose tranquilo
- Como dicen, los monstruos no nacen, se hacen… En este caso, el monstruo es obra de su 'excelencia'- El sarcasmo en la última palabra por parte de Hinata era evidente -El Yondaime Hokage (Cuarta Sombra de Fuego)… Su maldición lo perseguirá para siempre…-
- ¿Su maldición?- Susurró atónito el peligris
- Pronto sabrás a qué me refiero, Kakashi-san… Nuestro plan originalmente era acabar con el Yondaime durante la invasión de Orochimaru, pero la serpiente lo arruinó debido a que fue derrotado miserablemente por Sarutobi-san y no nos dio el tiempo necesario para conseguirlo, sólo queríamos acabar con Minato Namikaze porque en ese momento éramos sumamente débiles, pero no pudo ser posible… Así que desde ese momento hemos desarrollado minuciosamente un plan diferente, que apenas comenzará…-
- ¿Un plan?- susurró Sakura con ansiedad
- Destruir Konoha- Respondió la peliazul en tono frío
- ¿Qué fue lo que dijiste?- Replicó Kiba atónito, le dolía oír hablar así a la chica que siempre le gustó en sus comienzos como Ninja
- ¡¿Crees que te vamos a creer?!- Agregó Yamato, fuera de sus casillas -¡¿Crees que sacrificando Konoha se salvará el futuro?!-
- Están en libertad de creerlo o no…- Agregó la chica de ojos naranja con expresión divertida y sonrisa burlona -Vamos Hinata-sama, creo que el combate terminó…- Fuu orientó su mirada hacia la guarida Uchiha al igual que los demás -Go-chan ya debió haber hecho su trabajo…-
- Tienes razón… Muy bien, Ninja de Konoha, nos volveremos a ver muy pronto y ahora sí, les sugiero que en vez de intentar atacarme por la espalda vayan a ayudar a Sasuke-kun, podría morir desangrado si no recibe atención médica pronto…- Hinata se dio media vuelta y comenzó a caminar tranquilamente en dirección contraria a la guarida Uchiha
- ¡Nos vemos chicos y chicas!- Se despidió Fuu efusivamente y siguió a su líder con tranquilidad.

Yamato y Kiba iban a lanzarse contra ambas integrantes de Juukai, pero Kakashi se interpuso en el camino de ambos, alegando que en ese momento era más importante llegar con Sasuke. Ante la fugaz mirada del equipo de búsqueda, ambas integrantes de Juukai desaparecieron en un armonioso remolino de hojas. De inmediato los Ninja de Konoha dieron media vuelta y se dirigieron nuevamente hacia la guarida secreta del Clan Uchiha. A fin de cuentas la tal Juukai no era una amenaza mayor que Akatsuki (Luna Roja)…

¿O sí?



En un lugar lejano, específicamente en la aldea de Ame, Jiraiya yacía en el suelo de un lugar que parecía el punto donde todas las tuberías de aquella aldea se reunían. En sus brazos y piernas, así como en varias partes del cuerpo tenía clavadas estacas negras, las cuales le impedían moverse y lo hacían parecer muerto…

Aquél sujeto de cabello naranja, enfundado en la capa negra de Akatsuki, lo miraba con su expresión fría, la cual poseía el Rinnegan (Ojo del Samsara), el Doujutsu (Técnica Ocular) legendario del Rikudou Sennin. Pero lo peor para Jiraiya era que ese mismo sujeto era idéntico a uno de sus antiguos estudiantes, Yahiko de Ame. El Sannin observaba atónito al autoproclamado líder de la Organización Akatsuki tras escuchar la terrible revelación que lo había dejado sin palabras. Cerca de él, yacía el cuerpo de Fukasaku, su maestro en el Senjutsu (Técnica de Ermitaño), con varias estacas en el vientre, sobre un charco de su propia sangre…

En su espalda y grabado con quemaduras hechas con Chakra, el anfibio tenía un código numérico que explicaba el secreto sobre sus Seis Caminos del Dolor, el cual evidentemente no llegaría a su destinatario.

- No pensé que regresarías de la muerte para intentar dejar ese mensaje siendo el más débil y fracasado de los Sannin, pero en verdad me has sorprendido… Jiraiya… Pensé que sólo eras bueno para matar niños incapaces de defenderse de ti…- Dijo Tendou (Camino del Cielo) en tono inexpresivo, mirando fijamente al Gama-sennin (Sabio de los Sapos) -En fin… Ahora que estás a punto de morir, siente la culpa de que por tus estúpidos impulsos todo lo que quieres desparecerá… Si en este momento te atravieso la cabeza ni siquiera tú serías capaz de ponerte de pie… Pero antes de morir, te concederé un deseo y si considero que está en mi capacidad o en mi interés cumplirlo, te lo concederé…-
- P-Perdóname la vida…- Susurró Jiraiya lastimeramente
- Esa ridícula petición está fuera de lugar, aunque si no hubieras creado el odio que siento hacía ti y hacia el mundo, no hubiera llegado tan lejos… Ahora vete al infierno, que pronto enviaré allá a todos tus seres queridos… Minato Namikaze, Kushina Uzumaki, Kakashi Hatake y Tsunade… Todos y cada uno de los habitantes de Konoha también los acompañarán, así que no estarás solo mucho tiempo… Después de todo, hay una promesa que debo cumplir… Ahora muere, escoria-

De la manga de Pain Tendou se asomó la punta de una estaca, la cual de inmediato fue dirigida a la cabeza del Gama Sannin, atravesándola en seco y salpicando gran cantidad de sangre. El rostro de Jiraiya se quedó con una expresión grotesca mientras que de su frente sobresalía la estaca negra… Segundos después un remolino de hojas de papel comenzó a manifestarse junto al líder de Akatsuki y las hojas de papel poco a poco tomaron la forma de una bella mujer de cabello azul ataviada con la capa negra de nubes rojas y una flor de Origami en su cabello.

- Ha terminado- Dijo seria la recién llegada, ignorando la grotesca escena de su otrora Sensei con la cabeza atravesada como brocheta -La batalla entre los Uchiha…-
- Muy bien, entonces ha llegado el momento que he estado esperando… Por ahora quedas a cargo de Akatsuki… Que continúen exterminando a sus blancos, yo por ahora iré a cazar al siguiente Jinchuuriki (Poder de Sacrificio Humano) y a preparar todo para el ritual que por fin puedo realizar… Te lo encargo, Konan-
- Sí…- Tras realizar una solemne reverencia, la peliazul desapareció en la forma tan vistosa como había aparecido mientras que el líder de Akatsuki esbozó una sonrisa casi imperceptible
- Pronto reuniré después de tanto tiempo de espera, a los Bijuu (Bestias con Cola)… Cada segundo, estoy más cerca de realizar mi objetivo… Pronto todos en el mundo conocerán lo que es el verdadero dolor…- En un destello de luz repentino, Pain Tendou desapareció para dirigirse hacia su siguiente objetivo, el Jinchuuriki del Hachibi.



En medio de un lugar apenas iluminado, ocho personas ataviadas con capas blancas y velos, entre ellas Hinata y Fuu, se encontraban inclinadas frente a un imponente trono con la forma de un monstruo indescriptible, en el cual estaba posado un ser oculto entre las sombras…

Apenas era distinguible su contorno de forma humana en medio de la oscuridad.

- Buen trabajo, mi bella Hajou (Reina Suprema)… Por fin podemos empezar esto… Al fin, el camino para controlar el futuro está frente a mí…- Dijo aquél ser posado en el trono, con voz majestuosa e imponente presencia
- El futuro le pertenece, Haou-sama…- Susurró Hinata con devoción
- ¡Larga vida a Haou-sama y a Juukai!- Comenzaron a corear las ocho misteriosas personas en forma devota -¡Larga vida a Haou-sama y a Juukai!-



Notas

Esta historia será cruda, así que no es apta para personas sensibles. Estas historia se desenvuelve sobre un universo alterno, donde para empezar, Minato y Kushina se encuentran vivos, como lo dicen Hinata y Pain implícitamente. En esta línea alterna, existe la organización Juukai, cuyo propósito es controlar el futuro destruyendo Konoha. Las implicaciones de esta organización se verán más adelante. En el primer capítulo se sabrá que fue de Naruto en este universo alterno.
Última edición por steelfire404 el Lun May 08, 2017 7:01 am, editado 3 veces en total.
2 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

jok-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1046
Registrado: Mar May 24, 2016 10:06 pm
Ubicación: En algún plano de la existencia mirando el cielo y preguntándome...¿qué es la vida?
x 15
Sexo: Masculino - Masculino

Haou [+18] [P] (Prólogo) 21-4-17

Mensaje #2 por jok-kun » Vie Abr 21, 2017 5:22 pm

Esperaba el regreso de este fic como pocos fue este y naruto sennin el que me inspiró a hacer Seis y Diez: Leyendas Olvidadas en el viejo foro (está en proceso de volver con secuela y todo, probablemente en esta semana sobre el domingo coloque los primeros capítulos de la primera parte) pero no hablemos más de mi fic sino de este la verdad como dije esperaba su regreso y creo que era de los que más te rompían los huev... ¡Cof! Digo monotonía con que lo continuarás y perdí toda esperanza de volver a leerlo pero me has dado una alegría como pocas desde que NU se derrumbó y resurgió de sus cenizas y espero que estos pequeños retornos vuelvan a hacer grande a la página y al subforo que está medio olvidado. Por otro lado en si la historia está comenzando pero ya quiero ver o volver a leer como Haou comienza su plan de dominación mundial y como Konoha lucha con un enemigo que lo tiene tanto dentro como fuera de sus muros... nos vemos y me alegro que te gustara tanto The Sacrifice como, The Last Storm
0 x
"...No hay mejor espejo que refleje al hombre que sus propias palabras..."
Imagen

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Haou [+18] [P] (Capítulo 1) 21-4-17

Mensaje #3 por steelfire404 » Sab Abr 22, 2017 4:58 am

Jok-kun: Pues gracias, recuerdo que seguiste este fic en el pasado y varias veces nos contactamos por ello. Pues realmente me han gustado mucho tus fics y cuando actualices ahí estaré para comentar y seguirlos. Igualmente, te agradezco que continúes teniendo este fic presente :feliz:

Acá dejo el primer capítulo ya reeditado.

Capítulo 1 | +
Haou



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”



I: Una Dolorosa Noticia.



Sakura miraba tristemente a su amado Sasuke, quien dormía con expresión tranquila en la cama de hospital donde estaba postrado desde hace casi una semana sin reacción alguna, enfocada en la venda que recorría la zona de los ojos del rostro de su amado…

El recordar cómo lo encontró ese día, sin ojos al igual que el cadáver de Itachi, la dejó desconsolada. Tuvo que buscar durante dos días sin descanso en la morgue un par de ojos compatibles con el tipo de sangre de su antiguo compañero en el Equipo 7. Ahora sólo faltaba que Naruto regresara para que su equipo estuviera reunido de nuevo. Pero en el caso del rubio no era tan sencillo, ya que cuando desertó de la aldea tras la primera fase de los exámenes Chunin tres años atrás, fue declarado Renegado de Rango S, por lo que era más probable que regresara dentro de una caja y con los pies por delante, que con el perdón del Yondaime Hokage.

- ¿Cómo se encuentra Sasuke?- Una voz interrumpió sus pensamientos.

Al ver a la persona que recién entraba, Sakura se levantó de su asiento e hizo una reverencia al instante, ya que se trataba ni más ni menos que de Minato Namikaze, el líder actual de la aldea. El rubio sonrió suavemente tras el gesto de la Haruno y se acercó a la cama para mirar fijamente al durmiente azabache.

- Bueno, parece que su cuerpo ha aceptado bien el implante… Si todo continúa como hasta ahora, es posible que despierte hoy por la noche o mañana en la mañana- La chica de ojos esmeralda sonrió con evidente cansancio en su semblante
- Buen trabajo Sakura, se nota que eres la alumna de Tsunade… ¿No has sabido nada de ella?- Preguntó Minato con curiosidad
- Lo siento Hokage-sama, pero después de que me entrenó, desapareció sin dejar rastro… En Konoha sólo se quedó Shizune-sempai - Respondió tristemente la chica de cabello rosa
- Ya veo…-
- Por cierto, Hokage-sama- Sakura observa temerosa al líder de la aldea
- ¿Qué ocurre?-
- ¿Qué pasará con Naruto?-

Al escuchar ese nombre, el rostro de Minato se convirtió en una mezcla de sentimientos: ira, tristeza, decepción, nostalgia…

Varias sensaciones que combinadas eran imposibles de interpretar. La pelirrosa se extrañó mucho de esa expresión en su líder, ya que durante su infancia, el Hokage siempre fue severo, frío e incluso un poco cruel con su antiguo compañero, aún así no dijo nada y simplemente esperó respetuosamente por la respuesta a su pregunta.

- He decidido perdonarlo y permitir su regreso a Konoha si es encontrado…- Respondió el rubio después de unos instantes para dar media vuelta y salir de la habitación del hospital en forma discreta.

La Haruno se enteró hace poco más de un año sobre la relación que existía entre su Sensei, Kakashi Hatake y el Yondaime, por eso la Kunoichi sabía por qué el Hokage siempre estaba al pendiente de su equipo… Sakura regresó su mirada a Sasuke y sonrió suavemente mientras le revolvía los cabellos suavemente a su amado pelinegro. Cerró los ojos con alegría.

- ¿Oíste Sasuke-kun? Si el tarado regresa, volveremos a estar juntos los tres como en los viejos tiempos…- La chica de ojos verdes suspiró -Me pregunto qué hubiera pasado si Naruto no se hubiera ido de la aldea… ¿Él si te hubiera podido detener cuando desertaste…?-

La pelirrosa regresó su mirada hacia la ventana de la habitación, desde donde se podía ver el cielo nublado, por el que se deducía, podría llover en cualquier momento, como en efecto ocurrió después de un rato.



La larga carrera era sonora con la lluvia que por fin se dejaba sentir en toda su intensidad, pero eso no detenía a Hinata, quien tenía una misión muy importante para la organización Juukai. Mantenía una velocidad constante sin importar que cargara un gran bulto en su espalda…

Recorrió con gran sigilo toda la zona boscosa aledaña a Konoha pasando inadvertida para los centinelas que custodiaban el lugar. Tenía que entregar aquél paquete, ya que habían sido las órdenes de Haou-sama y él era su dueño, su razón de vivir… Ni siquiera tenía derecho a pensar que fallaría en su misión. Entonces apresuró su paso, ya estaba en la puerta y había evadido con éxito la barrera gracias a las indicaciones de su Haou-sama. Sólo faltaba llegar a la torre Hokage para entregar ese paquete tan importante, ya que independientemente de su misión, representaba algo que ella debía dejar atrás para pertenecerle completamente a su señor…

“Ya casi llego” Pensó sin cesar en su carrera.



En la torre Hokage, Minato Namikaze se preguntaba qué era lo que había salido mal…

Naruto era su hijo y él mismo lo convirtió en el Jinchuuriki del Kyubi. Salvó la vida gracias debido a que por su gran labor defendiendo a Konoha, el Shinigami no tomó su alma como debería ser el caso, a manera de pago por el Shiki Fuujin que usó para sellar al Kyubi no Youko dentro de su hijo. Pero, cuando se proponía cuidarlo junto a su amada esposa, quien milagrosamente había sobrevivido a la extracción del Kyubi por aquél sujeto de extraña máscara, se enteró que en la aldea había un espía de Iwa que sabía la verdad sobre Naruto y Minato…

El Destello Amarillo de Konoha mató personalmente al espía, pero fue entonces que se dio cuenta de que si no hacía algo para proteger a su hijo, seguramente sería asesinado cuando nadie se lo esperara si alguno de sus numerosos enemigos lograba descubrir la verdad.

Esa era la solución, desde su punto de vista… Si se mantenía oculta la verdad Naruto tendría alguna esperanza, se trataba de la seguridad de su hijo y no podía confiar en nadie salvo su amada Kushina y si acaso en Hiruzen Sarutobi, su ilustre antecesor. No podía confiar en su único alumno sobreviviente, Kakashi, no podía confiar en su querido maestro Jiraiya, ya que a pesar de que ambos eran de los más poderosos Shinobi de Konoha, cabía la posibilidad de que pudieran ser capturados y se les extrajera esa información tan valiosa, de la que dependía la vida de su hijo. Entonces decidió que sólo Sarutobi, Kushina y él sabrían la verdad y la mascarada sería la de un Naruto huérfano, que apenas al nacer fue sellado el Kyubi en su interior, que Minato le tuvo compasión y decidió dejar vivir en Konoha.

Poco a poco Minato revivió la horrible infancia de Naruto en su mente: odiado y maldecido por los aldeanos de Konoha, odiado por los Shinobi, ya que el Kyubi había matado tanto a civiles como a Ninja durante su ataque…

Pero si el Yondaime quería que se guardara la verdad en el más absoluto de los secretos, no podía darse el lujo de desmentir las habladurías de la gente ignorante. Por eso tras los numerosos intentos de asesinato contra el pequeño rubio no sentenciaba con la dureza necesaria a los criminales. Si defendía a Naruto la gente podría fijarse en el parecido de ambos y podrían darse cuenta de la verdad. Kushina y él miraban impotentes como la vida de su hijo fue muy difícil, ya que estaba solo, sólo Sarutobi podía visitarlo periódicamente, ya que el Sandaime era sumamente amable y nadie sospecharía si él se encargaba de cuidarlo.

Minato también recordó la pequeña esperanza que tenía su hijo…

Además de la ley que decretó, donde a los niños pequeños no se les podría hablar nada sobre el incidente del Kyubi bajo pena de muerte, dos pequeños se acercaron a su hijo, ofreciéndose un pequeño rayo de luz como esperanza. Esos dos niños eran sorpresivamente, la última Uchiha del clan, que sobrevivió tras la misión que llevó a cabo Itachi Uchiha disfrazada de la masacre de su clan a manos de un simple demente, así como el último Senju de sangre pura, ya que el clan de las mil manos ahora residía en todos los habitantes de Konoha.

Nami Uchiha y Makoto Senju eran la esperanza para su hijo, para que no terminara con el corazón lleno de odio y aborreciendo la aldea y pensó que podrían ser el puente con su hijo, pero el cariño que nació en ambos niños por su hijo, hizo que ambos pequeños lo despreciaran a sobremanera debido a que permitía ese horrible trato hacia Naruto. Los padres que debieron ser Minato y Kushina, fueron Makoto y Nami, quienes se encargaron de cuidar en todo momento del niño, desde que cumplió seis años, hasta que ocurrió ese terrible día durante los exámenes Chunin de hace tres años…



Jiraiya sabía que Kushina estaba embarazada y que ese niño sería su ahijado, ya que el mismo Minato se lo había propuesto debido a que para el Yondaime, el Gama-sennin era como su padre. Pero lo que Minato nunca pensó fue que Jiraiya terminaría aborreciendo a Naruto al pensar que el incidente del Kyubi había causado que la princesa de Uzushio perdiera a su hijo y por tanto, que Jiraiya terminaría perdiendo a su ahijado, que él pensaba más como su nieto, puesto que quería a Minato como al hijo que nunca tuvo… El Bosque de la Muerte fue el escenario donde ocurrió la desgracia.

Solo habían pasado unas horas en ese momento, cuando el Equipo 7 había sido atacado por una Kunoichi de Kusa que en realidad, como se supo después, había sido el Hebi Sannin Orochimaru. Jiraiya aprovechó el momento para intentar asesinar a Naruto, ya que tanto Sakura como Sasuke, los compañeros del rubio, habían quedado inconscientes y así podría cobrar una venganza que según el Sannin, Minato no se atrevía a realizar en memoria a su hijo.

Nami y Makoto junto con su compañera de equipo, Keiko Kurama, de inmediato se acercaron a la zona de lucha, para encontrarse a un Naruto al borde la muerte y justo cuando en una ironía del destino, Naruto iba a ser rematado por el Jutsu desarrollado por su padre, quien terminó recibiendo el ataque decidido a proteger al rubio fue Makoto, terminando con su órganos internos destrozados, sonriéndole débilmente mientras agonizaba, a un joven rubio que lloraba y lo tomaba entre sus brazos, impotente, abrazando al chico que a lo largo de su vida se había terminado convirtiendo en su mejor amigo…

Al Sannin no le importó en lo absoluto, ya que a sus ojos si el Senju había protegido a ese monstruo, merecía el mismo final. Cuando se dispuso a intentarlo de nuevo, esta vez fue Nami quien contraatacó con un Jutsu Katon, con una mezcla de determinación de proteger a su querido Naruto, al chico que amaba en secreto, así como vengarse del hombre que acababa de matar a su mejor amigo. Pero Jiraiya tuvo el mismo razonamiento con Nami y sin piedad alguna, utilizando su mejor carta, el Sennin Mode, le rompió el cuello a la Uchiha con un simple golpe seco al rostro en el que usó todo su Chakra natural. Cuando Naruto se dio cuenta de que su amiga, la chica que había sido como una madre para él había sido asesinada, liberó el Chakra del Kyubi como en aquella misión en la tierra con el mismo nombre de su amiga recién asesinada, cegado completamente por la ira. A diferencia de aquella ocasión, Jiraiya observó que el Chakra no era rojo como le había contado Kakashi, si no que era de un color tan negro como el abismo mismo, un poder tal que incluso cimbró el lugar entero. Cuando el rubio iba a lanzarse sobre un sorprendido Gama Sannin, apareció el Yondaime, quien usando el sello del Shiki Fuujin reprimió el Chakra del Kyubi.

Minato recordaba con dolor esa escena…

Jiraiya mirando fríamente a un Naruto que sollozaba inconsolable sobre los cadáveres de sus dos mejores amigos, sus seres más queridos, apenas había recuperado la conciencia. Jurando que se vengaría del Sannin así tuviera que venderle su alma al diablo y jurándole al Yondaime que aunque tuviera que morir para conseguirlo, Konoha sería totalmente destruida. Minato miraba inexpresivo a su hijo, sintiéndose por dentro como el ser más miserable del mundo al no poder romper su propia promesa y consolarlo ante sus irreparables pérdidas. Pero ya era tarde y si revelaba la verdad en ese momento, provocaría que su Sensei se odiara a sí mismo por destruir la poca esperanza que tenía el ahijado que creía muerto…

Muy a su pesar tuvo que dejar las cosas como estaban.

Y eso fue lo que desató el odio de Naruto, quien juró vengarse del Gama-sennin sin importar el precio que tuviera que pagar. Pero el rubio se dio cuenta de que no podría vengarse si continuaba en Konoha, porque el Yondaime protegería a Jiraiya como lo había demostrado al desaparecer los cadáveres de Nami y de Makoto y convencerlo de retirarse como si nada hubiera pasado. Sobra decir que Keiko enloqueció al ver el horrible espectáculo y corrió para desaparecer en el bosque, siendo su cuerpo encontrado varias semanas después en un avanzado estado de descomposición y ya sin varias partes. Ese fue el miserable fin del Equipo 9, así como de los clanes Senju, Kurama y el fin de la esperanza de rehacer un clan Uchiha puro.

Y sin embargo todavía existía una pequeña esperanza, ínfima, pero estaba ahí…

Hinata Hyuga admiraba a Naruto, ya que a pesar de que toda la aldea estaba en su contra, luchaba por su sueño de ser el sucesor del Yondaime sin rendirse. Pero ese sueño se rompió en mil pedazos cuando a los ojos de Naruto, Minato se convirtió en cómplice del asesino de sus seres queridos. Tras terminar la primera fase del examen, donde el rubio dejó al borde de la muerte a Kiba, un compañero suyo en la academia y donde la peliazul terminó sumamente lastimada en un combate contra su primo Neji Hyuga, el Jinchuuriki del Kyubi huyó de Konoha aprovechando la relajación de la seguridad después de visitar a Hinata en el hospital y agradecerle que siempre lo miraba a escondidas, ya que así no se sentía solo, pero era más grande su odio por Minato y Jiraiya que el naciente amor que sentía hacia ella, por lo que era probable que nunca volverían a verse. Al menos no con vida…

Pero le dio un suave beso en los labios como agradecimiento por pasar tanto tiempo a su lado.

En ese momento, a pesar de sentirse feliz porque sus sentimientos eran correspondidos, los sueños de Hinata se hicieron pedazos y ese mismo día, la heredera del Clan Hyuga también desertó de Konoha apenas tuvo la fortaleza suficiente para ponerse de pie por sí misma. Sin su luz dorada que la guiaba hacia el sol, Hinata se había quedado vacía… Y en ningún lugar estaría peor que en Konoha. Porque casa rincón de su aldea le recordaba el sufrimiento de Naruto, la persona a la que más admiraba y que se dio cuenta después, amaba…




- ¡Hokage-sama!- Shizune entró a la oficina, interrumpiendo los profundos pensamientos de Minato -¡Hinata Hyuga se encuentra en la cima de la torre!-
- ¡¿Qué?!-



La chica de largo cabello azul, ahora ataviada en una versión del uniforme ANBU totalmente en color negro, miraba tranquilamente hacia el cielo lluvioso, mientras las gotas de agua escurrían libremente por su rostro, dando la impresión de que lloraba. Después de unos instantes se dio la media vuelta y volteó hacia su espalda, donde esperaba Minato mirándole desafiante. La Hyuga no se dejó amedrentar y encaró la mirada del Yondaime con la suya.

- ¿Cómo lograste pasar la barrera?- Preguntó serio el rubio
- Vine a petición de Haou-sama, para entregarle algo especial, Minato-san…- Dijo Hinata en tono inexpresivo, ignorando la pregunta del rubio
- ¿Qué podría querer yo de ustedes?- Replicó Minato, fríamente
- Esto…-

Hinata abrió la enorme bolsa negra que estaba a su lado, ante la expectación del Hokage, cuya expresión poco a poco se fue transformando, de su mirada desafiante, pasando por el desconcierto, a quedar totalmente descolocado al ver el contenido de aquella bolsa negra…

- ¡¿Qué demonios hiciste?- Exclamó Minato ya sin poder contener la furia, la frustración y la culpa de años acumulados, ya que el contenido de la bolsa no era otro que el cuerpo inerte de su hijo, sumido en el sueño eterno llamado muerte con un semblante tranquilo
- ¿Yo? Nada… Naruto-kun le entregó su vida al líder de Akatsuki, o más bien, le entregó lo que yacía en su interior…- Respondió tranquila la Hyuga -Y a cambio, el líder de Akatsuki prometió exterminar a todos los habitantes de este horrible lugar, así como devastar Konoha hasta los cimientos de forma que jamás pueda volver a ser reconstruida…-
- ¿Y por qué he de creerte?- Replicó fríamente el Yondaime
- Creerme o no es su elección… Pero, ambos sabemos que el odio de Naruto-kun por este maldito lugar era infinito… Haría cualquier cosa para vengarse de lo que le hicieron aquí… Cualquier cosa-
- ¡Tú no lo conociste…!- Replicó Minato, ya incapaz de contener las lágrimas de saber que su hijo había muerto
- Usted menos…- Replicó Hinata al instante -Para usted sólo fue el contenedor del Kyubi… Un pobre chico que sólo quería amor y por su culpa sólo recibió desprecio y odio…-
- ¡Cállate!-

La Hyuga se mostró sorprendida al ver que en un instante pasaba junto a ella una Kunai de tres puntas y sin poder siquiera reaccionar, un Rasengan la impactó en el vientre. Minato miraba fríamente a la Kunoichi, quien desapareció en una fugaz nube de humo al tiempo que cerraba los ojos y una solitaria lágrima recorría su mejilla.

- Era un Kage Bunshin- Susurró débilmente el rubio.

Minato permaneció de pie, mirando el reojo el cuerpo de su amado hijo siendo empapado por la lluvia. Lo miró detenidamente para comprobar que la Renegada Hyuga no le hubiera mentido con sus palabras… Decidió después de unos instantes, cargando en sus brazos y llevarlo con Shizune para que le hicieran una autopsia y comprobar si realmente era el cuerpo de Naruto…

Porque si lo era, la vida no le iba a alcanzar para arrepentirse.



Se encontraba totalmente ciega, ya que unos vendajes cubrían sus ojos perlados, pero aún así lágrimas escurrían de su hermoso rostro, ya que a pesar de saber que adoraba a su amado Haou-sama, una parte de su corazón llevaría por siempre grabado a fuego el rostro sonriente del rubio, quien ya no estaba en el mundo de los vivos. Ese primer y único beso que le dio antes de desertar era una caricia imborrable que jamás olvidaría de su querido Naruto-kun.

- ¿Te encuentras bien…?- Preguntó la voz imponente del líder de Juukai
- Haou-sama…- Susurró la Kunoichi débilmente -Sí… Es sólo que…-
- Entiendo…-

Inesperadamente para Hinata, sintió los fuertes brazos de su dios envolviéndola en forma protectora. Fugazmente recordó la vez que se encontró con Haou por primera vez…



Sabía que estaban persiguiéndola. ANBU de Konoha enviados para llevarla de regreso… O en su defecto, llevar su cuerpo como muestra de que nadie abandonaba la aldea sin recibir su merecido como los traidores que eran considerados los desertores. Aún así, Hinata se encontraba todavía débil debido principalmente a que apenas hace unas horas había salido del hospital e impulsivamente, sin nada más que su dolor, había abandonado Konoha…

Respiraba con dificultad al tiempo que maldecía su debilidad. Finalmente tropezó con la raíz de un árbol y cayó pesadamente, mientras se escuchaban los pasos de sus perseguidores cada vez más y más cerca.

- Tenkai: Tenbatsu… (Mundo Celestial: Ira de Dios)- Los varios ANBU que perseguían a Hinata sólo pudieron observarse entre sí con incredulidad, ya que poco a poco comenzaron a elevarse, como si fueran globos a los que les cortaron el hilo -Ustedes son uno insectos…-

Lo último que vieron fue a un misterioso sujeto envestido en una larga toga blanca y con un velo en la cabeza cuya sombra proyectada ocultaba su rostro, bajar la mano súbitamente, tras lo que instantes después, sus cuerpos, ya elevados cientos de metros en el aire, cayeron en forma sumamente violenta al suelo, perdiendo la vida con el violento impacto, ya que todos cayeron de cabeza y se les rompieron sus cuellos en forma grotesca y desagradable a la vista. Hinata miraba aterrada cómo ese sujeto misterioso se había deshecho en un instante de sus perseguidores, varios de los Ninja más poderosos de Konoha.

- ¿Por qué te perseguían esos insectos…?- El misterioso sujeto enfocó su atención en la pequeña Kunoichi
- P-Porque… Hui de mi aldea…- Hinata susurró insegura
- Entiendo… Ven, es hora de irnos…- El misterioso e imponente sujeto se dio media vuelta y con la mano le hizo el ademán a la Hyuga de que lo siguiera -A partir de ahora, tu camino y el mío serán el mismo… Mientras no me traiciones, nunca te dejaré atrás…-

La peliazul se debatía si seguir o no al hombre del casi divino poder que le había mostrado hace unos instantes. Al pensar que ya nada podría ser peor que regresar a Konoha, comenzó a caminar rumbo a ese imponente sujeto, que por su altura y talla, dedujo que era joven, de unos dieciséis años más o menos.

- Antes que nada, permite que me presente, yo soy Haou, quien traerá la ley pura y perfecta del poder a este mundo… Dime… ¿Quieres estar a mi lado cuando llegue ese momento? Te garantizo que no te arrepentirás- El misterioso sujeto le ofreció su mano, que sobresalía de su capa ligeramente -Te ofrezco la oportunidad de comenzar nuevamente…-

Las dudas de Hinata seguían en su cabeza, pero su cuerpo mecánicamente tomó la mano del sujeto misterioso, tras lo que ambos comenzaron a caminar lentamente, perdiéndose en la oscuridad del bosque no muy lejano a ellos, mientras dejaban atrás el pasado de la Hyuga, así como los cuerpos de los ANBU enviados para llevarla de regreso a Konoha.




- Gracias… Haou-sama…- Susurró Hinata suavemente
- ¿Hm…?-
- Por darme otra oportunidad… Y por todo lo que ha hecho por mí…- La peliazul cerró los ojos y se aferró al pecho de su adorado líder
- Por ti, cualquier cosa, mi querida Hajou…-

A pesar de no poder ver, la Hyuga podía sentir cada vez más cerca la respiración de su Haou-sama, más y más cerca de su rostro, hasta que sintió el contacto entre los labios. Recordó fugazmente aquél lejano beso con Naruto, siendo ese momento en que se dio cuenta de que el rubio se había ido para siempre, por lo que aceptó finalmente entregarse totalmente a él…

Abrió su boca y el juego pasional de las lenguas comenzó. Fue sutil, fue suave y delicado, ella experimentando la experiencia de su señor, recibiéndolo a placer, jugueteando con su lengua y gimiendo cuando tenía oportunidad. Los suaves mordiscos en sus labios y el que poco a poco su Haou-sama comenzara a recorrer lentamente su cuerpo con sus hábiles manos poco a poco hundían a la hermosa Hajou en el placer carnal, demostrándolo en su creciente jadeo, así como en los besos cada vez más apasionados que le daba. El estar vendada era lo único que le podía evitar ver el rostro de aquél hombre que le había dado nuevamente una razón para vivir. Entonces Hinata gritó. Una mano apretó uno de sus muslos.

- ¡Kya…! ¡Haou-sama…!- Gimió suavemente, siendo el silencio la única respuesta que recibió -P-Por favor- Jadeó entre susurró -N-No se detenga…- La mano acarició su muslo acercándose peligrosamente a su entrepierna para luego jugar con un pecho, retorciendo suavemente y tirando del pezón - ¡Oh…!- Gimió -P-Por favor, sí…- Irónicamente, cesaron los movimientos, pero fue efímero, la mano estaba sobre su muslo e insistente, deslizó un dedo hasta el borde de sus labios vaginales -P-Por favor…- El gemido de la Hyuga fue casi inaudible -L-Lo necesito…- Entonces el dedo corrió a lo largo de su abertura y se deslizaba atrás y adelante -Por favor… ¡Por favor!- Lloriqueaba como producto de la creciente excitación, ella estaba perdiéndose en las sensaciones, sabía que su cuerpo estaba respondiendo.

Lo amaba, ya que el erótico dedo que la estimulaba suavemente, la calentó. Podía sentir que estaba poniéndose húmeda y… ¡Oh si! Estaba abriéndose a ese dedo. Se introdujo sin resistencia dentro de ella. Recibió una sensación que recorrió todo su cuerpo hasta la punta del último cabello cuando tocó su clítoris. Tensó su cuerpo y comprendió, con placer, que había empujado sus caderas inconscientemente. El dedo penetró más profundamente. Ella tiró hacia atrás, pero el dedo siguió.

-Haou-sama…- Apenas y podía hablar.

La mano apretó la zona más sensible, entonces suave, muy suavemente, trabajó la zona hasta que ella se rindió por completo a las sensaciones y la vaga resistencia que ofrecía desapareció. Sus caderas estaban fuera de su control. Las empujó hacia ellos, mientras rogaba que se introdujeran más en su interior. Se preguntó cuando tardaría en desmayarse debido al creciente y creciente placer que recorría por oleadas su cuerpo.

Podía sentir el calor quemarle hasta lo más hondo de las entrañas. Sabía que estaba a punto de explotar, de acabar. Sus pezones le dolían, su vientre estaba en llamas. Entonces, sin previo aviso, los dedos se retiraron. Hinata suspiró, mezcla de cansancio y desilusión. Al instante, una sensación la estremeció. Una lengua estaba sobre su clítoris, ella podía sentir las mejillas afeitadas que raspaban contra la piel sensible de su entrepierna. Él estaba chupando su carnoso botoncito, que se hinchaba entre sus labios y con la punta de su lengua daba suaves golpecitos contra él. Ella sentía sus dientes, que la pellizcaban suavemente. Y entonces, desesperadamente, tuvo el primer orgasmo de su vida.

Exhausta y saciada, la peliazul seguía percibiendo el olor de su excitación. Estaba extasiada y no podía despegar su mente de aquella sensación que la llevó al orgasmo. Su cuerpo había sido tocado como un instrumento musical. Esa lengua había utilizado su clítoris como a un violín. Recordó, con excitación, esa pasión que la invadió, que transformó a una máquina asesina en un animal que se retorcía y gemía. Su amado líder, su nueva razón para vivir, la había usado a su antojo y ella lo había amado. Confundida y ansiosa sólo pensaba en lo que le haría su Haou-sama…

Flotaba mientras soñaba despierta y se perdía en el recuerdo de su placer. Entonces, había manos en su ingle nuevamente. Eran las mismas manos con las que había sido llevada al cielo y con crecientes ansias, sabía que su líder se encontraba mirando sus espasmos de éxtasis. Mirando sus firmes pezones puntiagudos y sus pesados y generosos pechos. Viendo la atracción de sus caderas hacia esos exquisitos dedos excitantes.

Ella sintió algo después de eso, pero… ¿Qué era? En ese momento sintió algo frío y duro. ¿Qué estaban haciendo con ella? Movió sus caderas y sintió algo arenoso sobre las mismas. Fue cuando sintió algo caliente untando su ingle. Era suave, aliviador, más bien placentero. Y luego sintió un raspado. Después de unos instantes lo entendió, estaba siendo afeitada por su señor. Gimió, susurró, exclamó y pensó en su creciente deseo mientras la navaja de afeitar continuaba su trabajo. La sintió deslizarse por sus axilas, por la unión entre su vientre y sus muslos, por su vagina y finalmente, por su delicado ano. Los dedos se movían suavemente sobre ella. Podía sentir qué lisa y suave había quedado su piel rasurada. Entonces, fue lamida. Todas sus partes privadas sintieron la deslizante lengua. Volvía la navaja y luego la lengua. Nuevamente estaba perdiéndose en el calor que su Haou-sama despertaba en lo más profundo de su cuerpo y emergía de forma súbita y violenta hacia el exterior.

- H-Haou-sama…- Sus brazos fueron movidos en forma sutil para dejar libres sus pechos.

Sintió los dedos de su señor jugando con sus pezones hasta endurecerlos. Entonces tuvo una extraña sensación, una presión suave, no dolorosa, más bien como si su señor estuviese chupándoselos continuamente. Los dedos retornaron a su sexo, corrieron a lo largo de sus ensanchados labios. Comprendió qué obscena debería parecer. Y gimió de placer al imaginárselo. Estaba siendo masturbada nuevamente. Los dedos apretaban y tiraban. Era doloroso, pero volvió a sentir las mismas sensaciones en su vientre. Entonces, con un desesperado gemido, ella acabó nuevamente ante la mirada de Haou. Apenas y podía mantenerse consiente, ya que respiraba agitadamente como resultado del agotamiento provocado por el tercer orgasmo de su vida.

- Descansa Hajou… Terminaremos esto muy pronto… ¿De acuerdo…?-
- S-Si…- Susurró Hinata en un hilo de voz.

Apenas escuchó como los pasos se alejaban del lugar, la Hyuga se dio por vencida y finalmente cedió al cansancio, sonriendo ampliamente antes de quedarse profundamente dormida.



En el lejano Unraikyou (Valle de Rayos y Nubes), el lugar ahora parecía un profundo cañón por donde el agua seguía su curso normalmente. Antes eran varias montañas en cuyos picos se formaban nubes que le daban al lugar una gran belleza escénica, pero ahora no era más que un valle enorme rodeado de escarpados acantilados resultado de un hecho que había ocurrido en ese lugar. El hermano menor del Raikage, Killer B, había luchado ferozmente contra los Seis Caminos del Dolor e incluso había usado su forma final de Jinchuuriki y si bien cinco de los seis Pain estaban completamente derrotados y yacían fuera de combate cerca del lugar, Killer B ya había perdido su transformación y sólo su pantalón había sobrevivido a la devastación de los Jutsu más poderosos de ambos contendientes. Ambos se encontraban frente a frente, pero mientras el Jinchuuriki respiraba agitado, el líder de Akatsuki mantenía esa majestuosa tranquilidad que lo caracterizaba.

- No había conocido a un tío como tú, un aguijón y ni siquiera te moví, dos aguijones y sólo te sentí… Yeah…- Aún malherido, el moreno conservaba su costumbre de hablar con el ritmo Enka
- Pequeño gusano…- Respondió Tendou mirando fijamente al hermano del Yondaime Raikage -Deberías ser como el Jinchuuriki del Kyubi y entregarte sin resistencia por algo a cambio…-
- ¡Imbécil, estúpido…! ¡Killer B pica como abeja y vuela cual mariposa en primavera…!-
- Supongo que ese es un no…- Dijo Pain inexpresivo -¡Entonces se terminó el juego!- Ante la mirada expectante del Jinchuuriki, Tendou posó sus dos manos frente a él -¡Shinra Banshou (Todo es Cubierto por Dios)!-

Al instante, Killer B se quedó inmóvil, al tiempo que sobre él se formó un campo gravitacional similar al otro Jutsu del Akatsuki, el llamado Shinra Tensei (Subyugación Celestial del Dios Omnipresente), pero este campo aplastaba al Jinchuuriki contra el suelo, con una presión tremenda…

Killer B intentó expulsar el Chakra de su Bijuu para superar la presión gravitacional, pero con creciente temor pudo darse cuenta de que incluso eso resultaba insuficiente para contrarrestar ese poderoso Jutsu. Poco a poco, el Jinchuuriki del Hachibi era aplastado contra el suelo, tratando de sostener el ataque como si fuera un enorme domo de cristal…

Finalmente el cansancio junto con las aberturas de las varias heridas en su cuerpo terminaron por quebrar su esfuerzo y el moreno fue aplastado por la fuerza gravitacional, quedando postrado contra el piso durante varios minutos en los cuales la mayoría de sus órganos internos sufrían daños irreparables y sus huesos cedían ante la monstruosa presión ejercida sobre él… Cuando Pain consideró que Killer B ya estaba incapacitado, deshizo su poderoso Jutsu. El hermano del Raikage ni siquiera se dio cuenta de que ya era libre, o más bien, ya ni siquiera podía moverse por sí mismo. El pelirrojo de varios piercings en su rostro, miraba inexpresivamente el cráter resultado de su devastador ataque, en cuyo centro estaba el Jinchuuriki tendido boca abajo.

- Van ocho y sólo falta uno…- Dijo para sí mismo el líder de Akatsuki, posando sus ojos en su objetivo, quien sólo temblaba ligeramente como resultado de un vano intento por moverse
- Supongo que esa soy yo, pero no estoy muy segura… En vez de 'uno', debiste decir 'una'…-

Tendou orientó sus ojos hacia una roca cercana, donde la Jinchuuriki del Shichibi miraba con una sonrisa burlona el cráter donde yacía Killer B incapaz de moverse. El moreno en cambio, sólo fue capaz de orientar sus ojos hacia la chica de cabello verde y ojos escarlatas, envestida con la túnica de Juukai, pero sin el velo cubriendo su cabeza. La reconoció al instante…

Era aquella chica llamada Fuu que hace tiempo lo había buscado para entrenar el control de su Bijuu y él había desdeñado.

- ¿No deberías de haber ayudado a tu camarada Jinchuuriki?- Preguntó Pain fríamente
- Bah…- Fuu cerró los ojos -Es como dicen, favor con favor se paga… Y como la última vez que vi a este idiota no quiso enseñarme a controlar a mi Bijuu, yo no tengo obligación alguna de ayudarlo, que se joda… ¿Cómo se dice? Sólo pasaba por aquí y quería echar un vistazo-
- Eres muy valiente al encararme con tanta tranquilidad-
- Bah- Fuu abrió los ojos nuevamente y clavó su mirada en el Rinnegan de Pain -Ambos sabemos que después de esta batalla no tienes la fuerza suficiente para capturarme a mí… Y para cuando la recuperes, Haou-sama te hará pedazos antes de permitir que algo me pase… Además de eso, nuestra misión es controlar el futuro… Salvarlo de la gente inferior… Ni siquiera Akatsuki puede competir contra nosotros…-
- Te oyes muy segura sobre ese tal Haou…- Replicó Pain tranquilamente
- Es obvio que cuando conoces a un dios, confías en él ciegamente… Además de eso, no te negaré que me ha cautivado…- Un leve sonrojo apareció en las mejillas de Fuu -Pero en fin, soy una mujer ocupada y mejor me iré… Ya nos veremos en otra ocasión… Adiós, rapero de quinta- La Kunoichi le sonrió en forma tierna al otro Jinchuuriki y agitó la mano de forma entusiasta como señal de despedida.

Aquella chica de cabello verde menta se puso de pie y tras soltar unas sonoras carcajadas comenzó a caminar tranquilamente dándole la espalda al líder de Akatsuki al tiempo que se ponía nuevamente su velo. Fuu caminó tranquilamente hasta perderse de vista entre la devastación provocada por la batalla ante la mirada inexpresiva de Pain, quien regresó su atención al Jinchuuriki del Hachibi.

- En fin Jinchuuriki, es hora de irnos…-Tendou posó su mano frente a Killer B -¡Banshou Tenin (Atracción Celestial de Toda la Creación)!-

El indefenso Shinobi comenzó a flotar en dirección al líder de Akatsuki, hasta posarse frente a él, quedando a merced de Pain, quien lo tomó de la tráquea y demostrando un gran poder, comenzó a cargarlo sin cambiar de posición al tiempo que levitaba lentamente para observar desde el aire los resultados de los nuevos poderes que tenía.

- Este lugar ha quedado devastado, pero sólo es un ínfimo precio en la realización de mi objetivo… Cada vez está más cerca el momento en que este mundo conocerá el dolor en mis manos… Eso que los humanos desean proteger, esa falsa paz que viven las grandes naciones a costa de las pequeñas… ¡Se esfumará muy pronto…! Por fin, desaparecerá…-

Killer B, a pesar de ser incapaz de moverse, mostraba una mirada de incertidumbre, de miedo. No podía entender las palabras de Pain, pero si lo que ese sujeto quería era destruir la paz de las grandes naciones, podría desencadenar una guerra atroz, una guerra como ninguna otra antes… ¿Ese era el verdadero objetivo de Akatsuki…? Antes de que Killer B pudiera seguir reflexionando, tanto él como Tendou desaparecieron en medio de un fugaz resplandor.



Samui era una despampanante rubia de cabello a los hombros y fría expresión, además de ser la líder del Equipo Ninja de Kumo que llevaba su nombre. Era conocida por su frialdad en combate antes que por su belleza y sus generosas curvas. Se encontraba en las afueras de Unraikyou, con una mirada inexpresiva y esperando tranquilamente, mirando hacia el cielo. Súbitamente volteó a su espalda, donde una bella Kunoichi de tez morena, de cabello color verde y ojos escarlata vestida con un traje blanco algo revelador y que era cruzado por una banda roja amplia que fijaba un enorme pergamino a su espalda, le sonreía en forma amigable.

- Tardaste mucho- Dijo la rubia de generosos senos en forma inexpresiva
- Lo siento, es que fui a ver algo que me dio curiosidad- Respondió Fuu con una sonrisa amigable
- ¿Y qué tal, te dolió ver el sufrimiento de Killer B?-
- Bah, como si me importara- La última Jinchuuriki dijo en forma despectiva, pero mostró una expresión seria de un momento a otro -¿Qué tal va la misión que se te asignó, Samui Nii-chan (Dos)?-
- Como estaba planeada, pronto daré el golpe…- Respondió Samui con tono frío -Dentro de poco mataré al Raikage y me haré con su posición, estaba esperando este momento, ya sin Killer B yo soy la única candidata al puesto de Raikage… Con C y Darui restándole importancia al hecho de que A está algo enfermo, no sabrán jamás que la medicina que le están recetando por recomendación mía desde hace tiempo es un veneno que mata al Raikage lentamente… Ellos dos serán acusados de traición y asesinato, sin saber jamás la verdadera profundidad del asunto…-
- Se oye bien…- Agregó Fuu sonriendo suavemente
- Espero que Haou-sama esté contento con mi labor…- Dijo la Kunoichi de Kumo con una sonrisa prácticamente imperceptible, pero se borró al instante, volteando a ver a su compañera de Juukai -¿Lo sentiste?-
- Sí…- Respondió Fuu con expresión seria -Dos ratas oyeron lo que no debían oír… Hay que matarlos antes de que lleguen a tu aldea, futura Godaime Raikage (Quinta Sombra del Rayo)-
- Lo sé, Shichi- Respondió seria la rubia.

Karui y Omoi, los otros dos integrantes del Equipo Samui, corrían a gran velocidad hacia Kumo. Las palabras de su líder, de su amiga, si bien los habían impactado profundamente, también les habían dado información valiosa para proteger su amada aldea. Buscaban a Samui para saber la misión del día, pero cuando vieron que hablaba con esa peculiar chica decidieron espiarla para conocer un poco más a su amiga, pero cuando escucharon las intensiones de la rubia y la peliverde, poco a poco su sonrisas mañosas eran reemplazadas por una expresión llena de decepción, cuya furia crecía poco a poco, hasta alcanzar un estado de profunda ira donde pensaban en lanzarse hacia ella, debido principalmente a la forma tan despectiva como Fuu habló de su querido Sensei. Pero lo que más los había indignado era la forma como Samui desdeñaba que Killer B tenía los días contados. Decidieron, ya con la cabeza fría, informar a las autoridades de Kumo sobre la maquinación de aquella rubia de generosas curvas que por fin había revelado su verdadera naturaleza. Corrían en una vertiginosa carrera cuando súbitamente cayeron al suelo en forma violenta. Cuando alzaron la vista, ambas integrantes de Juukai estaban frente a ellos.

- Karui… Omoi… No pensé que serían ustedes- La rubia fijó su fría mirada en sus todavía compañeros de equipo
- ¿Conoces a estos dos?- Preguntó la chica de ojos escarlata con curiosidad
- Sí… Eran mis compañeros de equipo- Dijo la chica de generosos pechos con su imperturbable expresión fría -Pero ahora, ya están muertos aunque no se han dado cuenta todavía-
- Sabias palabras…- Dijo Fuu sonriendo alegremente.

Ambos Ninja de Kumo miraron con creciente temor e incertidumbre la gradual transformación que varias veces les había enseñado su Sensei Killer B. Aquél manto de Chakra rojo, sumamente siniestro, pero que no le temían al saber que él era portador de aquél poder… Pero ahora, con la Kunoichi de cabello verde cubriéndose de ese siniestro Chakra, sus miradas de desafío cambiaron al instante por muecas de creciente temor. Ambos miraron cómo aquél manto terminaba de cubrir a Fuu y revelaba tres colas en su espalda baja que ondeaban en forma amenazante.

- Adiós…- Dijo Samui con frío susurro.

Lo último que pudieron ver en vida Karui y Omoi fue a la Jinchuuriki del Shichibi, también conocido como Monstruo Escarabajo lanzarse contra ellos intempestivamente. La sangre salió proyectada en todas direcciones mientras que la rubia hacía una despectiva mueca de repulsión, mirando asqueada cómo sus compañeros eran destazados por la morena, sin conmoverse un poco quisiera por sus gritos de dolor, que fueron menguando conforme con la sangre que perdían, su vida los abandonaba. Al final, en una imagen tétrica, Fuu se ponía de pie en medio de los despedazados cuerpos de Karui y Omoi con una mirada fría y con sangre cubriendo casi todo su cuerpo.

- Deberías limpiarte un poco, no puedes andar escurriendo sangre por ahí como si no significara nada- Dijo Samui recuperando su mirada inexpresiva
- Bah, como si me importara… En fin, como sabes, Hajou-sama está fuera de servicio por el momento y Haou-sama me envió a mí a saber cómo ibas-
- Mañana daré el golpe- Respondió la Kunoichi de Kumo al instante -El Raikage ya delira debido al veneno y si el saber que Killer B fue capturado no le provoca un infarto, le daré la última dosis de veneno con mis propias manos-
- Ok, entonces me retiro…- Dijo la morena sonriendo suavemente
- De acuerdo… Nos vemos después-
- ¡Hasta entonces, Nii-chan…!-

Fuu desapareció entre el remolino de hojas característico del Shunshin no Jutsu, mientras Samui volteó fríamente a ver los restos ensangrentados de sus compañeros de equipo. Sonrió suavemente al ver lo que Fuu dejó de sus despedazados rostros, desencajados por el dolor emocional, mucho mayor al físico.

- Siéntanse orgullosos en el otro mundo, Karui, Omoi… Han dado la vida para que la causa de Juukai se haga realidad y por esa razón, yo no olvidaré sus nombres, jamás…-



Observaba fijamente el desnudo cuerpo de Hinata, quien dormía plácidamente y con una gran sonrisa en su rostro. El líder de Juukai miraba con una enorme sonrisa a su hermosa Hajou, sonrisa que mostraba la alegría de saber que la chica se le había entregado por la pasión y la calentura de la situación. Pronto, una sombra se posó detrás del líder de Juukai, quien sonrió suavemente al sentir esa presencia.

- ¿Cuándo se lo dirás?- Preguntó expectante la persona oculta
- Apenas despierte- Respondió Haou al instante
- Vaya… Francamente tu obra maestra está quedando mejor de lo que pensaba… Sólo falta esperar un poco más y todo terminará tal como lo planeaste… Sólo que me hubiera gustado ver la cara del imbécil de tu padre cuando se enteró de que estabas muerto…-
- Lo sé… Cada vez se acerca más y más el momento…. La existencia de Konoha pronto llegará a su fin… Tal como lo prometí-

El líder de Juukai volteó hacia la sombra, al tiempo que poco a poco se quitó el velo que cubría su cabeza, revelando una cabellera rubia exuberante, una tez no muy clara, ni muy oscura. Sus ojos resultaron ser azules como el mar y sus mejillas estaban marcadas con peculiares marcas en forma de bigotes. Su rostro maduro, de todo un adulto, reflejaba una serenidad majestuosa, que podía sentirse incluso con el velo ocultando su rostro…

Era más ni menos que Naruto, aquél Ninja que desertara de Konoha tras declarar su naciente amor hacia la chica que estaba profundamente dormida delante de él. Lo único anormal en él era su aspecto, ya que se veía unos años mayor a los dieciséis años que se supone, debía tener. Sus ojos miraban fijamente hacia la oscuridad que los rodeaba a él, a Hinata y a la misteriosa persona detrás de él.

- Konoha será totalmente destruida… Hombres, mujeres y niños… Nada quedará con vida en ese lugar, desde donde construiré un nuevo mundo… Además de eso, quiero ver la expresión de Minato cuando me vea a mí, a su vástago, aniquilar por completo su amada y asquerosa aldea y a sus alumnos, así como a su esposa… Será diente por diente y así como él dejó impune la muerte de Nami-chan y Makoto-kun aquél día… Todos en esa asquerosa aldea deberán prepararse para hacer un viaje… Directo hacia la muerte-



Notas

Pues si alguien pudo terminar de leer el capítulo después de la 'muerte' de Naruto, espero que haya quedado contento con el resultado. Mientras Akatsuki está por realizar su objetivo, Juukai se extiende poco a poco por el mundo, sembrando las semillas de su futuro, controlando poco a poco el presente, como en el caso del plan de Samui.

Finalmente, lo que revela el encuentro entre Fuu y Pain es la falta de solidaridad entre los Jinchuuriki. Sabemos que Naruto en la historia original rompió eso con Gaara y posteriormente con Killer B, pero sin ese hecho, con la excepción de Yugito y Killer B, los Jinchuuriki nunca se ayudaron entre ellos. Ahora, Fuu es la última Jinchuuriki, lo que probablemente hará inevitable la confrontación entre ambas organizaciones…

Con respecto a Naruto, más adelante se revelará el cómo pudo engañar a Pain, quien lo cree muerto, así como el drástico cambio de apariencia. En relación a los nombres de Nii (Dos) para Samui y Shichi (Siete) para Fuu, ese es su nombre en Juukai, por lo que Fuu usa el Nii-chan en referencia a esto, no en cuanto a que considere a Samui una hermana mayor. Sé que usualmente el Bijuu de siete colas es llamado 'Nanabi', pero yo prefiero 'Shichibi'. A fin de cuentas, ambas palabras, Nana y Shichi significan 'siete'. Sobra decir que Naruto será el antagonista principal y Minato, Sasuke, Sakura, Kakashi y los Ninjas de Konoha deberán detener a la misteriosa Juukai, así como a Akatsuki…

¿Podrán conseguirlo?
Última edición por steelfire404 el Lun Abr 24, 2017 6:22 am, editado 1 vez en total.
1 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

sigfreee
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia


Mensajes: 9
Registrado: Jue Abr 06, 2017 3:51 am
Sexo: No especificado - No especificado

Haou [+18] [P] (Capítulo 1) 21-4-17

Mensaje #4 por sigfreee » Sab Abr 22, 2017 6:03 am

steelfire404 escribió:Muy bien, aquí traigo un viejo fic que afortunadamente todavía es recordado por varios lectores del pasado y si bien iba a retomarlo en el futuro, trataré de hacerlo con prontitud...

Eso es todo y nuevamente, gracias a los que todavía recuerdan esta historia. :shy:

Prólogo | +
Haou



Aclaración

Primero que nada, esta historia tiene su tiempo y realmente la idea de esta reedición es simplemente revisarla y simplificarla en el sentido del lenguaje, esto es, utilizando los nombres al estilo occidental y tratando de usar los términos en forma traducida, si bien alguno continuarán como estaban originalmente. La idea de esto es continuar con esta historia en un futuro una vez que esta reedición, que de paso me ayudará a recuperar el hilo de la historia, sea concluida hasta el capítulo más reciente y posteriormente pueda, después de tanto tiempo, continuarla hasta su finalización.



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos profundos de los personajes…”



Frente al equipo de búsqueda que había sido enviado para localizar a Itachi Uchiha, justo detrás de la última guarida del Clan Uchiha, donde se sostenía la batalla entre los últimos hermanos sobrevivientes del Clan del Sharingan, dos figuras enfundadas de capas blancas que cubrían su cuerpo y sólo dejaban al descubierto sus rostros, les impedían el paso a los Ninja de Konoha para llegar tanto con Itachi como con Sasuke. Los ojos de ambas estaban ocultos entre las sombras producidas por los velos.

- Siempre aparecen fenómenos cuando estamos cerca de Sasuke-kun… ¡¿Por qué siempre pasa esto?!- Una pelirrosa exclamó con visible ira y frustración
- Sakura-san… Sigues siendo tan estúpida como siempre… ¿Fenómenos? Nosotras somos las personas más cercanas a dios-

Una de las dos personas levantó la mirada un poco para revelarle sus ojos al grupo de búsqueda. Kakashi Hatake, Sakura Haruno, Kiba Inuzuka, Shino Aburame y Hanabi Hyuga se quedaron sorprendidos cuando vieron esos orbes color lavanda, casi blancos. De inmediato reconocieron a la chica: era Hinata Hyuga, antigua heredera del Clan Hyuga y Ninja Renegada desde hacía ya tres años, cuando desertó de Konoha tras el examen Chunin en el cual Orochimaru, uno de los legendarios Sannin, atacó la aldea. Yamato y Sai, complementos para la misión, en cambio, simplemente miraban expectantes a la chica Hyuga. Realmente ni sabían ni les importaba en lo más mínimo esa mujer.

- ¡¿Cómo te atreves a posarte siquiera frente a mí?!- Replicó de inmediato Hanabi, cegada por la ira -¡Eres una deshonra para el Clan, yo misma te mataré!-
-¿En serio ella es su hermanita, Hinata-sama?- Preguntó la persona volteando a ver a la Hyuga mayor de reojo, revelando sus exóticos ojos naranja -Es muy escandalosa, si me permite decirlo…-
- Sí… Y parece ser la misma niña malcriada- Respondió Hinata con un tono que demostraba su fastidio -En fin, simplemente debemos evitar que lleguen con Itachi-san y con respecto a Sasuke-kun… Bueno, el está cumpliendo su labor como el títere que es…-
- ¡No hables de Sasuke-kun como si fuera un objeto!- Exclamó nueva la chica de ojos verdes, incapaz ya de contener su rabia.

Ante la mirada expectante de todos, Sakura lanzó uno de sus violentos golpes, aprendidos de la Sannin Tsunade, hacia Hinata, quien para sorpresa de todos los presentes excepto la compañera de la Hyuga mayor, lo detuvo con una sola mano, revelando una manga larga de color blanco debajo de su capa. La Haruno estaba aterrada por el poder que tenía la Renegada Hyuga, ya que no parecía esforzarse en lo más mínimo para detener su ataque y mostraba un gesto indiferente.

- Idiota…-

Ante la atónita mirada de los Ninja de Konoha, Hinata haciendo uso de una fuerza sobrehumana brutal lanzó a la chica de cabello rosa hacia atrás, siendo detenida en el aire por Kakashi, quien no salía de su asombro al ver la fuerza que ahora tenía aquella otrora tímida chica.

"Imposible, le regresó a Sakura la fuerza la fuerza de su ataque y no sólo eso, si no que sólo usó fuerza física, en ningún momento utilizó Chakra…" El Sharingan que originalmente era de Obito Uchiha analizaba a la Hyuga
- ¿En serio debemos de tomar en serio a estas basuras, Hinata-sama?- Preguntó expectante la chica de ojos naranja
- Esa fue la orden de Haou-sama (Rey Supremo)- Respondió Hinata observando fijamente a los Ninja de Konoha -Además, recuerda que en sí es tu misión dar el mensaje, pero si lo deseas yo lo puedo entregar por ti…-
- ¡Eso sería un honor, Hinata-sama!- Exclamó efusiva la chica misteriosa
- ¿Mensaje…?- Susurró Kakashi expectante.

Todos los Ninja de Konoha observaron expectantes a su otrora compañera y camarada. Kiba contenía a Hanabi para que no se le lanzara a su hermana después de ver cómo se había deshecho de la pelirrosa con esa enorme facilidad. Ante la mirada expectante del grupo de búsqueda, Hinata se quitó su velo, revelando su largo cabello, además de la gran belleza que había adquirido con el paso del tiempo. Incluso se veía mayor, de dieciocho años en vez de los dieciséis que tenía realmente…

- Pues bien…- Hinata retomó la palabra -En este momento yo soy la líder de la organización creada por dios para cambiar al corrupto mundo creado por el Rikudou Sennin (Sabio de los Seis Caminos), el creador del Ninjutsu (Técnicas Ninja), como se le conoce hoy…-
- ¡El Rikudou Sennin no es más que una leyenda…!- Replicó el Ninja Copia con creciente desconcierto
- Por eso se nos encargó dar el mensaje- La chica de ojos exóticos sonrió -Por incrédulos como tú, ya que nuestro poderoso dios quiere que esta sea una batalla justa para los gusanos a los que vamos a exterminar- La chica se intimidó ligeramente cuando la Hyuga la miró de reojo, por lo que su sonrisa adquirió un toque de nerviosismo -¡Perdón por interrumpirla…!-
- En fin…- La hermosa peliazul retomó la palabra -Como nuestro dios nos envió a decirles, les revelaremos las intenciones de nuestra organización, Juukai (Diez Mundos)…-
- ¿En serio estará bien que les revelemos todo?- Pregunto la compañera de la Ninja Renegada con expectación a la respuesta
- Igual no podrán impedirlo, aunque se enteren de todo… Además esa fue la orden de Haou-sama y no tenemos derecho a dudar siquiera de él…-
- En serio tiene razón, Hinata-sama…- Dijo pensativa la chica que al posar su mano derecha en su barbilla en actitud pensativa, reveló su tez bronceada
- Bien entonces…- La Hyuga posó su mirada en el Ninja Copia -El objetivo de Juukai es acabar con la obra del Rikudou Sennin, pero sobretodo y más importante que nada, controlar el futuro-
- ¿El futuro…?- Preguntó Kakashi en un susurro
- Así es, el futuro…- Respondió la Hyuga mayor con tono serio y tranquilo
- ¡Eres más estúpida que antes, Hinata! ¡Nadie puede controlar el futuro!- Replicó Hanabi de inmediato -¡Cada quien hace realidad su propio futuro!-
- Eso es cierto… ¡Y todo es gracias a dios! ¡Gracias Haou-sama, gracias!- La chica de orbes naranja comenzó a reír en forma escandalosa, en actitud claramente de burla, cosa que irritó a Hanabi -¡La estúpida eres tú!-
- ¡¿Qué dijiste?!- Replicó la castaña, fuera de sus casillas
- No es tan sencillo…- La morena adoptó una expresión seria -Desde el principio todo ha estado condicionado por la batalla que hubo entre el Rikudou Sennin y Maou Juubi (Rey Maligno de Diez Colas) hace cientos de años… Los estragos de esa épica lucha todavía se ven en el Ninkai (Mundo Ninja) el día de hoy, ese es el error del Rikudou Sennin-
- ¿Entonces esa es la razón por la que quieren controlar el futuro?- Preguntó el miembro de Ne (Raíz) inexpresivamente -¿Controlando el presente al destruir el mundo Shinobi como existe actualmente?-
- Exacto… Complementando lo que dijo Fuu-chan, Juukai fue fundada por nuestro dios para controlar el futuro, así como el presente si lo quieren ver de esa manera- Respondió Hinata con tono tranquilo -Para guiar el curso de la historia-
- ¿La historia…?- Shino observaba desconcertado a su antigua compañera, cuyo tono de voz se había tornado sombrío
- Nuestra organización es la única capaz de lograr tal objetivo… Existirá por siempre para guiar este mundo en la dirección correcta y que seres inferiores como ustedes no manchen el mundo perfecto que creará nuestro dios- La expresión fría de la bella peliazul contrastaba con la pasión de sus palabras
- ¿A qué te refieres con eso?- Preguntó la castaña con un tono que pasaba de la furia a la incertidumbre
- En este mundo todo será organizado como una pirámide, donde Juukai estará en la cima y guiará los pasos de la humanidad en todo momento… Pero para que esa organización perfecta se dé, tenemos que limpiar el mundo de las molestas plagas como ustedes- La Renegada de Konoha miró fijamente a su hermana, cuya expresión poco a poco se llenaba de temor
- ¿Cómo demonios surgió una organización tan retorcida como la suya?- Replicó el Ninja Copia, manteniéndose tranquilo
- Como dicen, los monstruos no nacen, se hacen… En este caso, el monstruo es obra de su 'excelencia'- El sarcasmo en la última palabra por parte de Hinata era evidente -El Yondaime Hokage (Cuarta Sombra de Fuego)… Su maldición lo perseguirá para siempre…-
- ¿Su maldición?- Susurró atónito el peligris
- Pronto sabrás a qué me refiero, Kakashi-san… Nuestro plan originalmente era acabar con el Yondaime durante la invasión de Orochimaru, pero la serpiente lo arruinó debido a que fue derrotado miserablemente por Sarutobi-san y no nos dio el tiempo necesario para conseguirlo, sólo queríamos acabar con Minato Namikaze porque en ese momento éramos sumamente débiles, pero no pudo ser posible… Así que desde ese momento hemos desarrollado minuciosamente un plan diferente, que apenas comenzará…-
- ¿Un plan?- susurró Sakura con ansiedad
- Destruir Konoha- Respondió la peliazul en tono frío
- ¿Qué fue lo que dijiste?- Replicó Kiba atónito, le dolía oír hablar así a la chica que siempre le gustó en sus comienzos como Ninja
- ¡¿Crees que te vamos a creer?!- Agregó Yamato, fuera de sus casillas -¡¿Crees que sacrificando Konoha se salvará el futuro?!-
- Están en libertad de creerlo o no…- Agregó la chica de ojos naranja con expresión divertida y sonrisa burlona -Vamos Hinata-sama, creo que el combate terminó…- Fuu orientó su mirada hacia la guarida Uchiha al igual que los demás -Go-chan ya debió haber hecho su trabajo…-
- Tienes razón… Muy bien, Ninja de Konoha, nos volveremos a ver muy pronto y ahora sí, les sugiero que en vez de intentar atacarme por la espalda vayan a ayudar a Sasuke-kun, podría morir desangrado si no recibe atención médica pronto…- Hinata se dio media vuelta y comenzó a caminar tranquilamente en dirección contraria a la guarida Uchiha
- ¡Nos vemos chicos y chicas!- Se despidió Fuu efusivamente y siguió a su líder con tranquilidad.

Yamato y Kiba iban a lanzarse contra ambas integrantes de Juusekai, pero Kakashi se interpuso en el camino de ambos, alegando que en ese momento era más importante llegar con Sasuke. Ante la fugaz mirada del equipo de búsqueda, ambas integrantes de Juukai desaparecieron en un armonioso remolino de hojas. De inmediato los Ninja de Konoha dieron media vuelta y se dirigieron nuevamente hacia la guarida secreta del Clan Uchiha. A fin de cuentas la tal Juusekai no era una amenaza mayor que Akatsuki (Luna Roja)…

¿O sí?



En un lugar lejano, específicamente en la aldea de Ame, Jiraiya yacía en el suelo de un lugar que parecía el punto donde todas las tuberías de aquella aldea se reunían. En sus brazos y piernas, así como en varias partes del cuerpo tenía clavadas estacas negras, las cuales le impedían moverse y lo hacían parecer muerto…

Aquél sujeto de cabello naranja, enfundado en la capa negra de Akatsuki, lo miraba con su expresión fría, la cual poseía el Rinnegan (Ojo del Samsara), el Doujutsu (Técnica Ocular) legendario del Rikudou Sennin. Pero lo peor para Jiraiya era que ese mismo sujeto era idéntico a uno de sus antiguos estudiantes, Yahiko de Ame. El Sannin observaba atónito al autoproclamado líder de la Organización Akatsuki tras escuchar la terrible revelación que lo había dejado sin palabras. Cerca de él, yacía el cuerpo de Fukasaku, su maestro en el Senjutsu (Técnica de Ermitaño), con varias estacas en el vientre, sobre un charco de su propia sangre…

En su espalda y grabado con quemaduras hechas con Chakra, el anfibio tenía un código numérico que explicaba el secreto sobre sus Seis Caminos del Dolor, el cual evidentemente no llegaría a su destinatario.

- No pensé que regresarías de la muerte para intentar dejar ese mensaje siendo el más débil y fracasado de los Sannin, pero en verdad me has sorprendido… Jiraiya… Pensé que sólo eras bueno para matar niños incapaces de defenderse de ti…- Dijo Tendou (Camino del Cielo) en tono inexpresivo, mirando fijamente al Gama-sennin (Sabio de los Sapos) -En fin… Ahora que estás a punto de morir, siente la culpa de que por tus estúpidos impulsos todo lo que quieres desparecerá… Si en este momento te atravieso la cabeza ni siquiera tú serías capaz de ponerte de pie… Pero antes de morir, te concederé un deseo y si considero que está en mi capacidad o en mi interés cumplirlo, te lo concederé…-
- P-Perdóname la vida…- Susurró Jiraiya lastimeramente
- Esa ridícula petición está fuera de lugar, aunque si no hubieras creado el odio que siento hacía ti y hacia el mundo, no hubiera llegado tan lejos… Ahora vete al infierno, que pronto enviaré allá a todos tus seres queridos… Minato Namikaze, Kushina Uzumaki, Kakashi Hatake y Tsunade… Todos y cada uno de los habitantes de Konoha también los acompañarán, así que no estarás solo mucho tiempo… Después de todo, hay una promesa que debo cumplir… Ahora muere, escoria-

De la manga de Pain Tendou se asomó la punta de una estaca, la cual de inmediato fue dirigida a la cabeza del Gama Sannin, atravesándola en seco y salpicando gran cantidad de sangre. El rostro de Jiraiya se quedó con una expresión grotesca mientras que de su frente sobresalía la estaca negra… Segundos después un remolino de hojas de papel comenzó a manifestarse junto al líder de Akatsuki y las hojas de papel poco a poco tomaron la forma de una bella mujer de cabello azul ataviada con la capa negra de nubes rojas y una flor de Origami en su cabello.

- Ha terminado- Dijo seria la recién llegada, ignorando la grotesca escena de su otrora Sensei con la cabeza atravesada como brocheta -La batalla entre los Uchiha…-
- Muy bien, entonces ha llegado el momento que he estado esperando… Por ahora quedas a cargo de Akatsuki… Que continúen exterminando a sus blancos, yo por ahora iré a cazar al siguiente Jinchuuriki (Poder de Sacrificio Humano) y a preparar todo para el ritual que por fin puedo realizar… Te lo encargo, Konan-
- Sí…- Tras realizar una solemne reverencia, la peliazul desapareció en la forma tan vistosa como había aparecido mientras que el líder de Akatsuki esbozó una sonrisa casi imperceptible
- Pronto reuniré después de tanto tiempo de espera, a los Bijuu (Bestias con Cola)… Cada segundo, estoy más cerca de realizar mi objetivo… Pronto todos en el mundo conocerán lo que es el verdadero dolor…- En un destello de luz repentino, Pain Tendou desapareció para dirigirse hacia su siguiente objetivo, el Jinchuuriki del Hachibi.



En medio de un lugar apenas iluminado, ocho personas ataviadas con capas blancas y velos, entre ellas Hinata y Fuu, se encontraban inclinadas frente a un imponente trono con la forma de un monstruo indescriptible, en el cual estaba posado un ser oculto entre las sombras…

Apenas era distinguible su contorno de forma humana en medio de la oscuridad.

- Buen trabajo, mi bella Hajou (Reina Suprema)… Por fin podemos empezar esto… Al fin, el camino para controlar el futuro está frente a mí…- Dijo aquél ser posado en el trono, con voz majestuosa e imponente presencia
- El futuro le pertenece, Haou-sama…- Susurró Hinata con devoción
- ¡Larga vida a Haou-sama y a Juukai!- Comenzaron a corear las ocho misteriosas personas en forma devota -¡Larga vida a Haou-sama y a Juukai!-



Notas

Esta historia será cruda, así que no es apta para personas sensibles. Estas historia se desenvuelve sobre un universo alterno, donde para empezar, Minato y Kushina se encuentran vivos, como lo dicen Hinata y Pain implícitamente. En esta línea alterna, existe la organización Juukai, cuyo propósito es controlar el futuro destruyendo Konoha. Las implicaciones de esta organización se verán más adelante. En el primer capítulo se sabrá que fue de Naruto en este universo alterno.


buenas noches¡¡¡¡...

este fanfic es genial, el autor tenia una forma de redactar unica. La historia de fondo de este fic es muy buena y estaria bueno que la terminen, yo no vi mas nada del autor despues de mucho tiempo pero si un escritor como vos tan lector de los antiguos fics lo subiooo ojala lo contactes para continuarlo...

Pd: ojala sigas subiendo¡¡¡..,es muy buena esta historia....gracial¡¡¡
0 x

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Haou [+18] [P] (Capítulo 1) 21-4-17

Mensaje #5 por steelfire404 » Sab Abr 22, 2017 6:13 am

sigfreee escribió:
steelfire404 escribió:Muy bien, aquí traigo un viejo fic que afortunadamente todavía es recordado por varios lectores del pasado y si bien iba a retomarlo en el futuro, trataré de hacerlo con prontitud...

Eso es todo y nuevamente, gracias a los que todavía recuerdan esta historia. :shy:

Prólogo | +
Haou



Aclaración

Primero que nada, esta historia tiene su tiempo y realmente la idea de esta reedición es simplemente revisarla y simplificarla en el sentido del lenguaje, esto es, utilizando los nombres al estilo occidental y tratando de usar los términos en forma traducida, si bien alguno continuarán como estaban originalmente. La idea de esto es continuar con esta historia en un futuro una vez que esta reedición, que de paso me ayudará a recuperar el hilo de la historia, sea concluida hasta el capítulo más reciente y posteriormente pueda, después de tanto tiempo, continuarla hasta su finalización.



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos profundos de los personajes…”



Frente al equipo de búsqueda que había sido enviado para localizar a Itachi Uchiha, justo detrás de la última guarida del Clan Uchiha, donde se sostenía la batalla entre los últimos hermanos sobrevivientes del Clan del Sharingan, dos figuras enfundadas de capas blancas que cubrían su cuerpo y sólo dejaban al descubierto sus rostros, les impedían el paso a los Ninja de Konoha para llegar tanto con Itachi como con Sasuke. Los ojos de ambas estaban ocultos entre las sombras producidas por los velos.

- Siempre aparecen fenómenos cuando estamos cerca de Sasuke-kun… ¡¿Por qué siempre pasa esto?!- Una pelirrosa exclamó con visible ira y frustración
- Sakura-san… Sigues siendo tan estúpida como siempre… ¿Fenómenos? Nosotras somos las personas más cercanas a dios-

Una de las dos personas levantó la mirada un poco para revelarle sus ojos al grupo de búsqueda. Kakashi Hatake, Sakura Haruno, Kiba Inuzuka, Shino Aburame y Hanabi Hyuga se quedaron sorprendidos cuando vieron esos orbes color lavanda, casi blancos. De inmediato reconocieron a la chica: era Hinata Hyuga, antigua heredera del Clan Hyuga y Ninja Renegada desde hacía ya tres años, cuando desertó de Konoha tras el examen Chunin en el cual Orochimaru, uno de los legendarios Sannin, atacó la aldea. Yamato y Sai, complementos para la misión, en cambio, simplemente miraban expectantes a la chica Hyuga. Realmente ni sabían ni les importaba en lo más mínimo esa mujer.

- ¡¿Cómo te atreves a posarte siquiera frente a mí?!- Replicó de inmediato Hanabi, cegada por la ira -¡Eres una deshonra para el Clan, yo misma te mataré!-
-¿En serio ella es su hermanita, Hinata-sama?- Preguntó la persona volteando a ver a la Hyuga mayor de reojo, revelando sus exóticos ojos naranja -Es muy escandalosa, si me permite decirlo…-
- Sí… Y parece ser la misma niña malcriada- Respondió Hinata con un tono que demostraba su fastidio -En fin, simplemente debemos evitar que lleguen con Itachi-san y con respecto a Sasuke-kun… Bueno, el está cumpliendo su labor como el títere que es…-
- ¡No hables de Sasuke-kun como si fuera un objeto!- Exclamó nueva la chica de ojos verdes, incapaz ya de contener su rabia.

Ante la mirada expectante de todos, Sakura lanzó uno de sus violentos golpes, aprendidos de la Sannin Tsunade, hacia Hinata, quien para sorpresa de todos los presentes excepto la compañera de la Hyuga mayor, lo detuvo con una sola mano, revelando una manga larga de color blanco debajo de su capa. La Haruno estaba aterrada por el poder que tenía la Renegada Hyuga, ya que no parecía esforzarse en lo más mínimo para detener su ataque y mostraba un gesto indiferente.

- Idiota…-

Ante la atónita mirada de los Ninja de Konoha, Hinata haciendo uso de una fuerza sobrehumana brutal lanzó a la chica de cabello rosa hacia atrás, siendo detenida en el aire por Kakashi, quien no salía de su asombro al ver la fuerza que ahora tenía aquella otrora tímida chica.

"Imposible, le regresó a Sakura la fuerza la fuerza de su ataque y no sólo eso, si no que sólo usó fuerza física, en ningún momento utilizó Chakra…" El Sharingan que originalmente era de Obito Uchiha analizaba a la Hyuga
- ¿En serio debemos de tomar en serio a estas basuras, Hinata-sama?- Preguntó expectante la chica de ojos naranja
- Esa fue la orden de Haou-sama (Rey Supremo)- Respondió Hinata observando fijamente a los Ninja de Konoha -Además, recuerda que en sí es tu misión dar el mensaje, pero si lo deseas yo lo puedo entregar por ti…-
- ¡Eso sería un honor, Hinata-sama!- Exclamó efusiva la chica misteriosa
- ¿Mensaje…?- Susurró Kakashi expectante.

Todos los Ninja de Konoha observaron expectantes a su otrora compañera y camarada. Kiba contenía a Hanabi para que no se le lanzara a su hermana después de ver cómo se había deshecho de la pelirrosa con esa enorme facilidad. Ante la mirada expectante del grupo de búsqueda, Hinata se quitó su velo, revelando su largo cabello, además de la gran belleza que había adquirido con el paso del tiempo. Incluso se veía mayor, de dieciocho años en vez de los dieciséis que tenía realmente…

- Pues bien…- Hinata retomó la palabra -En este momento yo soy la líder de la organización creada por dios para cambiar al corrupto mundo creado por el Rikudou Sennin (Sabio de los Seis Caminos), el creador del Ninjutsu (Técnicas Ninja), como se le conoce hoy…-
- ¡El Rikudou Sennin no es más que una leyenda…!- Replicó el Ninja Copia con creciente desconcierto
- Por eso se nos encargó dar el mensaje- La chica de ojos exóticos sonrió -Por incrédulos como tú, ya que nuestro poderoso dios quiere que esta sea una batalla justa para los gusanos a los que vamos a exterminar- La chica se intimidó ligeramente cuando la Hyuga la miró de reojo, por lo que su sonrisa adquirió un toque de nerviosismo -¡Perdón por interrumpirla…!-
- En fin…- La hermosa peliazul retomó la palabra -Como nuestro dios nos envió a decirles, les revelaremos las intenciones de nuestra organización, Juukai (Diez Mundos)…-
- ¿En serio estará bien que les revelemos todo?- Pregunto la compañera de la Ninja Renegada con expectación a la respuesta
- Igual no podrán impedirlo, aunque se enteren de todo… Además esa fue la orden de Haou-sama y no tenemos derecho a dudar siquiera de él…-
- En serio tiene razón, Hinata-sama…- Dijo pensativa la chica que al posar su mano derecha en su barbilla en actitud pensativa, reveló su tez bronceada
- Bien entonces…- La Hyuga posó su mirada en el Ninja Copia -El objetivo de Juukai es acabar con la obra del Rikudou Sennin, pero sobretodo y más importante que nada, controlar el futuro-
- ¿El futuro…?- Preguntó Kakashi en un susurro
- Así es, el futuro…- Respondió la Hyuga mayor con tono serio y tranquilo
- ¡Eres más estúpida que antes, Hinata! ¡Nadie puede controlar el futuro!- Replicó Hanabi de inmediato -¡Cada quien hace realidad su propio futuro!-
- Eso es cierto… ¡Y todo es gracias a dios! ¡Gracias Haou-sama, gracias!- La chica de orbes naranja comenzó a reír en forma escandalosa, en actitud claramente de burla, cosa que irritó a Hanabi -¡La estúpida eres tú!-
- ¡¿Qué dijiste?!- Replicó la castaña, fuera de sus casillas
- No es tan sencillo…- La morena adoptó una expresión seria -Desde el principio todo ha estado condicionado por la batalla que hubo entre el Rikudou Sennin y Maou Juubi (Rey Maligno de Diez Colas) hace cientos de años… Los estragos de esa épica lucha todavía se ven en el Ninkai (Mundo Ninja) el día de hoy, ese es el error del Rikudou Sennin-
- ¿Entonces esa es la razón por la que quieren controlar el futuro?- Preguntó el miembro de Ne (Raíz) inexpresivamente -¿Controlando el presente al destruir el mundo Shinobi como existe actualmente?-
- Exacto… Complementando lo que dijo Fuu-chan, Juukai fue fundada por nuestro dios para controlar el futuro, así como el presente si lo quieren ver de esa manera- Respondió Hinata con tono tranquilo -Para guiar el curso de la historia-
- ¿La historia…?- Shino observaba desconcertado a su antigua compañera, cuyo tono de voz se había tornado sombrío
- Nuestra organización es la única capaz de lograr tal objetivo… Existirá por siempre para guiar este mundo en la dirección correcta y que seres inferiores como ustedes no manchen el mundo perfecto que creará nuestro dios- La expresión fría de la bella peliazul contrastaba con la pasión de sus palabras
- ¿A qué te refieres con eso?- Preguntó la castaña con un tono que pasaba de la furia a la incertidumbre
- En este mundo todo será organizado como una pirámide, donde Juukai estará en la cima y guiará los pasos de la humanidad en todo momento… Pero para que esa organización perfecta se dé, tenemos que limpiar el mundo de las molestas plagas como ustedes- La Renegada de Konoha miró fijamente a su hermana, cuya expresión poco a poco se llenaba de temor
- ¿Cómo demonios surgió una organización tan retorcida como la suya?- Replicó el Ninja Copia, manteniéndose tranquilo
- Como dicen, los monstruos no nacen, se hacen… En este caso, el monstruo es obra de su 'excelencia'- El sarcasmo en la última palabra por parte de Hinata era evidente -El Yondaime Hokage (Cuarta Sombra de Fuego)… Su maldición lo perseguirá para siempre…-
- ¿Su maldición?- Susurró atónito el peligris
- Pronto sabrás a qué me refiero, Kakashi-san… Nuestro plan originalmente era acabar con el Yondaime durante la invasión de Orochimaru, pero la serpiente lo arruinó debido a que fue derrotado miserablemente por Sarutobi-san y no nos dio el tiempo necesario para conseguirlo, sólo queríamos acabar con Minato Namikaze porque en ese momento éramos sumamente débiles, pero no pudo ser posible… Así que desde ese momento hemos desarrollado minuciosamente un plan diferente, que apenas comenzará…-
- ¿Un plan?- susurró Sakura con ansiedad
- Destruir Konoha- Respondió la peliazul en tono frío
- ¿Qué fue lo que dijiste?- Replicó Kiba atónito, le dolía oír hablar así a la chica que siempre le gustó en sus comienzos como Ninja
- ¡¿Crees que te vamos a creer?!- Agregó Yamato, fuera de sus casillas -¡¿Crees que sacrificando Konoha se salvará el futuro?!-
- Están en libertad de creerlo o no…- Agregó la chica de ojos naranja con expresión divertida y sonrisa burlona -Vamos Hinata-sama, creo que el combate terminó…- Fuu orientó su mirada hacia la guarida Uchiha al igual que los demás -Go-chan ya debió haber hecho su trabajo…-
- Tienes razón… Muy bien, Ninja de Konoha, nos volveremos a ver muy pronto y ahora sí, les sugiero que en vez de intentar atacarme por la espalda vayan a ayudar a Sasuke-kun, podría morir desangrado si no recibe atención médica pronto…- Hinata se dio media vuelta y comenzó a caminar tranquilamente en dirección contraria a la guarida Uchiha
- ¡Nos vemos chicos y chicas!- Se despidió Fuu efusivamente y siguió a su líder con tranquilidad.

Yamato y Kiba iban a lanzarse contra ambas integrantes de Juusekai, pero Kakashi se interpuso en el camino de ambos, alegando que en ese momento era más importante llegar con Sasuke. Ante la fugaz mirada del equipo de búsqueda, ambas integrantes de Juukai desaparecieron en un armonioso remolino de hojas. De inmediato los Ninja de Konoha dieron media vuelta y se dirigieron nuevamente hacia la guarida secreta del Clan Uchiha. A fin de cuentas la tal Juusekai no era una amenaza mayor que Akatsuki (Luna Roja)…

¿O sí?



En un lugar lejano, específicamente en la aldea de Ame, Jiraiya yacía en el suelo de un lugar que parecía el punto donde todas las tuberías de aquella aldea se reunían. En sus brazos y piernas, así como en varias partes del cuerpo tenía clavadas estacas negras, las cuales le impedían moverse y lo hacían parecer muerto…

Aquél sujeto de cabello naranja, enfundado en la capa negra de Akatsuki, lo miraba con su expresión fría, la cual poseía el Rinnegan (Ojo del Samsara), el Doujutsu (Técnica Ocular) legendario del Rikudou Sennin. Pero lo peor para Jiraiya era que ese mismo sujeto era idéntico a uno de sus antiguos estudiantes, Yahiko de Ame. El Sannin observaba atónito al autoproclamado líder de la Organización Akatsuki tras escuchar la terrible revelación que lo había dejado sin palabras. Cerca de él, yacía el cuerpo de Fukasaku, su maestro en el Senjutsu (Técnica de Ermitaño), con varias estacas en el vientre, sobre un charco de su propia sangre…

En su espalda y grabado con quemaduras hechas con Chakra, el anfibio tenía un código numérico que explicaba el secreto sobre sus Seis Caminos del Dolor, el cual evidentemente no llegaría a su destinatario.

- No pensé que regresarías de la muerte para intentar dejar ese mensaje siendo el más débil y fracasado de los Sannin, pero en verdad me has sorprendido… Jiraiya… Pensé que sólo eras bueno para matar niños incapaces de defenderse de ti…- Dijo Tendou (Camino del Cielo) en tono inexpresivo, mirando fijamente al Gama-sennin (Sabio de los Sapos) -En fin… Ahora que estás a punto de morir, siente la culpa de que por tus estúpidos impulsos todo lo que quieres desparecerá… Si en este momento te atravieso la cabeza ni siquiera tú serías capaz de ponerte de pie… Pero antes de morir, te concederé un deseo y si considero que está en mi capacidad o en mi interés cumplirlo, te lo concederé…-
- P-Perdóname la vida…- Susurró Jiraiya lastimeramente
- Esa ridícula petición está fuera de lugar, aunque si no hubieras creado el odio que siento hacía ti y hacia el mundo, no hubiera llegado tan lejos… Ahora vete al infierno, que pronto enviaré allá a todos tus seres queridos… Minato Namikaze, Kushina Uzumaki, Kakashi Hatake y Tsunade… Todos y cada uno de los habitantes de Konoha también los acompañarán, así que no estarás solo mucho tiempo… Después de todo, hay una promesa que debo cumplir… Ahora muere, escoria-

De la manga de Pain Tendou se asomó la punta de una estaca, la cual de inmediato fue dirigida a la cabeza del Gama Sannin, atravesándola en seco y salpicando gran cantidad de sangre. El rostro de Jiraiya se quedó con una expresión grotesca mientras que de su frente sobresalía la estaca negra… Segundos después un remolino de hojas de papel comenzó a manifestarse junto al líder de Akatsuki y las hojas de papel poco a poco tomaron la forma de una bella mujer de cabello azul ataviada con la capa negra de nubes rojas y una flor de Origami en su cabello.

- Ha terminado- Dijo seria la recién llegada, ignorando la grotesca escena de su otrora Sensei con la cabeza atravesada como brocheta -La batalla entre los Uchiha…-
- Muy bien, entonces ha llegado el momento que he estado esperando… Por ahora quedas a cargo de Akatsuki… Que continúen exterminando a sus blancos, yo por ahora iré a cazar al siguiente Jinchuuriki (Poder de Sacrificio Humano) y a preparar todo para el ritual que por fin puedo realizar… Te lo encargo, Konan-
- Sí…- Tras realizar una solemne reverencia, la peliazul desapareció en la forma tan vistosa como había aparecido mientras que el líder de Akatsuki esbozó una sonrisa casi imperceptible
- Pronto reuniré después de tanto tiempo de espera, a los Bijuu (Bestias con Cola)… Cada segundo, estoy más cerca de realizar mi objetivo… Pronto todos en el mundo conocerán lo que es el verdadero dolor…- En un destello de luz repentino, Pain Tendou desapareció para dirigirse hacia su siguiente objetivo, el Jinchuuriki del Hachibi.



En medio de un lugar apenas iluminado, ocho personas ataviadas con capas blancas y velos, entre ellas Hinata y Fuu, se encontraban inclinadas frente a un imponente trono con la forma de un monstruo indescriptible, en el cual estaba posado un ser oculto entre las sombras…

Apenas era distinguible su contorno de forma humana en medio de la oscuridad.

- Buen trabajo, mi bella Hajou (Reina Suprema)… Por fin podemos empezar esto… Al fin, el camino para controlar el futuro está frente a mí…- Dijo aquél ser posado en el trono, con voz majestuosa e imponente presencia
- El futuro le pertenece, Haou-sama…- Susurró Hinata con devoción
- ¡Larga vida a Haou-sama y a Juukai!- Comenzaron a corear las ocho misteriosas personas en forma devota -¡Larga vida a Haou-sama y a Juukai!-



Notas

Esta historia será cruda, así que no es apta para personas sensibles. Estas historia se desenvuelve sobre un universo alterno, donde para empezar, Minato y Kushina se encuentran vivos, como lo dicen Hinata y Pain implícitamente. En esta línea alterna, existe la organización Juukai, cuyo propósito es controlar el futuro destruyendo Konoha. Las implicaciones de esta organización se verán más adelante. En el primer capítulo se sabrá que fue de Naruto en este universo alterno.


buenas noches¡¡¡¡...

este fanfic es genial, el autor tenia una forma de redactar unica. La historia de fondo de este fic es muy buena y estaria bueno que la terminen, yo no vi mas nada del autor despues de mucho tiempo pero si un escritor como vos tan lector de los antiguos fics lo subiooo ojala lo contactes para continuarlo...

Pd: ojala sigas subiendo¡¡¡..,es muy buena esta historia....gracial¡¡¡


Este... Yo lo escribí. Ni nick en la página antigua era Kinsei Kyuseiryu. :ura:
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:

jok-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1046
Registrado: Mar May 24, 2016 10:06 pm
Ubicación: En algún plano de la existencia mirando el cielo y preguntándome...¿qué es la vida?
x 15
Sexo: Masculino - Masculino

Haou [+18] [P] (Capítulo 1) 21-4-17

Mensaje #6 por jok-kun » Lun Abr 24, 2017 12:17 am

Excelente el capitulo ya quiero ver como hara Konoha para sobrevivir al poder de Haou y como Naruto descubre y moldea sus poderes para llegar a superar a gente como Pain y Minato en pocos años. No me acordaba de Samui y que ella envenenaba al Raikage, ando olvidado de la trama en general. Pero volviendo al fic ya quiero a que se refieren los miembros de Jukkai con controlar el futuro y porque Konoha, amen de lo que significa para Naruto desde el punto de vista sentimental en sentido negativo y su sed de venganza, que es lo que tiene de especial el lugar.

Nos vemos Kinsei-san o debería decir Steelfire-senpai. Suerte e inspiración
0 x
"...No hay mejor espejo que refleje al hombre que sus propias palabras..."
Imagen

sigfreee
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia


Mensajes: 9
Registrado: Jue Abr 06, 2017 3:51 am
Sexo: No especificado - No especificado

Haou [+18] [P] (Capítulo 1) 21-4-17

Mensaje #7 por sigfreee » Jue Abr 27, 2017 8:42 am

sos un genio....no te tenia con tu nuevo nombre....pero lei un par de historias tuyas q me encantaron y espero q las subas aca, estaria bueno.

te sigo en tu historia. haou me encanta, mescla un par de historias?
:xiii:
0 x

Drake el vago
Estudiante de la Academia
Estudiante de la Academia


Mensajes: 3
Registrado: Sab Oct 15, 2016 10:19 am
Sexo: Masculino - Masculino

Haou [+18] [P] (Capítulo 1) 21-4-17

Mensaje #8 por Drake el vago » Vie Abr 28, 2017 10:08 pm

Vaya,recuerdo este fic,me gusto mucho,,gracias x traerlo de nuevo.
0 x

steelfire404
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1109
Registrado: Vie May 27, 2016 5:59 am
Ubicación: Serpentera, el palacio celestial.
x 41
Sexo: Masculino - Masculino
Contactar:

Haou [+18] [P] (Capítulo 2) 8-5-17

Mensaje #9 por steelfire404 » Lun May 08, 2017 7:00 am

jok-kun, sigfreee, Drake el vago, gracias por sus comentarios. Espero ponerme al corriente pronto, ya que tuve ciertos contratiempos y no me fue posible actualizar antes. Espero subir a la brevedad el fic hasta el momento en que se quedó. :shy:

Por el momento, dejo el siguiente capítulo:

Capítulo 2 | +
Haou



- Probando, uno, dos, tres…- (Personaje hablando)
"Bah, que tontería" (Personaje pensando)


(Lo escrito entre puntos suspensivos en cursiva son recuerdos)


Lo escrito en cursiva sin comas ni guiones y centrado, son narraciones, de los personajes o mías o documentos.


“Si está escrito entre comillas, son pensamientos de los personajes…”



II: Justicia, Venganza y Destino.



La Kunoichi del Equipo 7 miraba con alegría como su compañero, Sasuke Uchiha, despertaba lentamente de su profundo descanso, abriendo despacio sus nuevos ojos, que eran casi idénticos a los que tenía antes. Lo primero que hizo el azabache fue voltear a ver a su amiga, quien le sonreía bellamente sin poder ocultar la alegría en forma de emotivas lágrimas. El azabache sonrió casi imperceptiblemente con el gesto de la pelirrosa.

- Sakura…- Susurró Sasuke débilmente
- ¡Sasuke-kun!- La chica se abalanzó sobre él y lo abrazó con alegría.

El alumno del Sannin Orochimaru cerró los ojos y por fin, después de haber realizado el objetivo de su vida, matar al asesino de su clan, estaba listo para volver a sentir, para volver a formar vínculos como los que tenía con su equipo, el Equipo Kakashi. Vínculos a los que él mismo había renunciado hace tres años. Pero ahora era diferente y protegería Konoha en memoria de su clan, uno de los más nobles de la aldea…

Un rato después, el Uchiha escuchaba atento a la narración de Sakura sobre lo que había acontecido en Konoha durante su ausencia… Se sorprendió mucho cuando se enteró que Gaara, aquél chico extraño que participó en el examen Chunin de hace tres años y que había combatido contra él, había sido atrapado por Akatsuki y ante la impotencia de Kakashi y ella misma, había sido asesinado cuando le extrajeron a su Bijuu del cuerpo, lo que ocasionó que la frágil alianza que mantenían Konoha y Suna se rompiera apenas Temari, la hermana mayor del difunto pelirrojo, tomara el poder como Godaime Kazekage…

Sakura le explicó brevemente qué era un Jinchuuriki y al instante Sasuke comprendió que su compañero, su mejor amigo, su hermano Naruto, también era uno, lo que también sabía la pelirrosa. Ambos continuaron platicando un rato sobre el asunto, además de otras cosas, sin omitir claro, el detalle de los ojos del Uchiha, quien se mostró desconcertado al principio, pero ya sin la sombra de Itachi sobre él, realmente el Sharingan había dejado de importarle. Después de todo, cuando reconstruyera su clan, sus descendientes heredarían el ojo de su clan aunque él no lo tuviera…

Lo que realmente llamó la atención del azabache, fue que la pelirrosa en todo momento evitó tocar el tema de Naruto.

- Sakura…- Susurró el Uchiha
- ¿Qué pasa, Sasuke-kun?- Respondió Sakura extrañada por la actitud de su amigo
- ¿No se ha sabido nada de Naruto?-

La Haruno por reflejo, desvió la mirada…

Casi dos días habían pasado desde el encuentro entre Minato y Hinata en la azotea de la torre Hokage. Ella misma le había ayudado a su Shizune-sempai en la autopsia, quedando completamente impactada y descolocada con el resultado: realmente el cuerpo que la Hyuga había llevado de regreso a Konoha era el de Naruto, ya que coincidía su código genético. Cuando lo supo, Sakura quedó completamente devastada. Su amigo, aquél chico que con su manera de ser la había maravillado, aquél rubio que se había convertido en un amigo muy especial para ella aunque nunca se lo había dicho…

Y ese chico estaba muerto.

Pensaba que se lo podría decir cuando se reencontraran, pero ahora, eso simplemente era imposible…

- Entiendo…- Dijo el Uchiha, sacando a la pelirrosa de sus amargas reflexiones
- Sasuke-kun…- Susurró la Haruno, sorprendida
- ¿Recuerdas cómo vociferaba que sería el Hokage…?- El azabache sonrió suavemente, sorprendiendo a Sakura -Yo no entendí por qué desertó, pero siento que fue para hacerse más fuerte, para cumplir su sueño, él era así… Un cabeza dura que nunca se rendía, eso… Eso es lo que más admiraba de él… Pero ahora que se ha ido, así como aquella vez en que lo protegí de ese chico, Haku, yo cumpliré su sueño, seré el nuevo Hokage, trabajaré duro en ello para que Naruto vea, donde quiera que esté, que su deseo sigue vivo…-
- Sasuke-kun…- Las lágrimas escurrían por las mejillas de la Kunoichi, quien miraba sonrojada al chico que siempre había amado -Vivirás por Naruto… ¿Verdad?-
- Sí- El azabache volteó a ver a su compañera, a su amiga con una sonrisa extrañamente radiante en él -¡Cuando sea el Hokage, haré que por fin el dobe tenga el respeto que merece, como el chico decidido que siempre fue!- La pelirrosa miraba sorprendida al azabache.

Era como si al haber acabado con su hermano, con el asesino del Clan Uchiha, otro Sasuke hubiera emergido en su lugar… Un Sasuke diferente, que no reprimía sus emociones, que estaba decidido a continuar el sueño del chico que consideraba su mejor amigo.

Y Sakura sonrió alegre, porque a pesar de haber perdido a Naruto, había recuperado a un Sasuke que quería vivir por ambos.

- Ahora… Me gustaría descansar un rato, Sakura… Más tarde podremos continuar platicando… Estoy cansado-
- De acuerdo, Sasuke-kun, estaré esperándote…-

La pelirrosa salió de la habitación, sonriendo suavemente mientras terminaba de cerrar la puerta y era correspondido por el Uchiha. Pero apenas la Kunoichi cerró esa puerta, el azabache borró la sonrisa de su rostro y comenzó a llorar amargamente, dando rienda suelta a sus emociones reprimidas…

Poco a poco, la cobija que lo cubría de las piernas para abajo se humedecía con el salado líquido que surgía traicioneramente de sus ojos.

- Naruto… Idiota…- El azabache apretó los dientes y comenzó a llorar amargamente.

Sasuke se puso a recordar la particular relación de rivalidad que tenía con el rubio: él siendo parte de la élite y Naruto siendo un paria a los ojos de la aldea…

El Uzumaki siempre luchando por alcanzarlo, ya que aunque no lo reconociera nunca, quería ser como el azabache, considerado un futuro gran Ninja y fiel protector de Konoha, pero sus esfuerzos sólo conseguían que poco a poco el deseo de superación en el Uchiha despertara.

Y llegó aquél trágico día, el punto de quiebre en la relación entre ambos: el ataque de Orochimaru en el Bosque de la Muerte. Sasuke había quedado inconsciente tras esa batalla y apenas recobró el sentido, se dio cuenta de que los ojos de su amigo rubio habían cambiado de demostrar una esperanza casi infinita de ser aceptado si les demostraba a todos lo que valía, a enseñar un simple cascarón vacío…

Varias veces intentó molestar al rubio para que ese nuevo silencio entre ellos se rompiera, pero todo era inútil, ya que Naruto permanecía serio, como si estuviera pensando en algo sumamente complicado y por lo tanto, sus respuestas eran breves y cortantes, como si rehuyera al contacto humano…

Durante las batallas del examen Chunin, tampoco supo que pasó, ya que tras su batalla contra el tal Yoroi, había quedado inconsciente. Lo más extraño del asunto, era que Nami, la otra superviviente de la masacre perpetrada por Itachi, había desaparecido misteriosamente, no estaba en el libro bingo y cuando estuvo entrenando con Orochimaru intentaba saber sobre su prima en su tiempo libre, pero nada, parecía como si la tierra se la hubiera tragado. Sabía que Nami y Naruto eran muy cercanos, por lo que la desaparición de su prima bien podría tener algo que ver en el súbito cambio de actitud de su amigo.

Otro factor a considerar, era la desaparición de Makoto, el mejor Ninja de su generación y el último de los Senju, los rivales por tradición de su clan. Esa desaparición, dedujo Sasuke tras mucho tiempo de pensarlo detenidamente, también tenía que ver con el cambio de su amigo, quien desertó de Konoha en el mes de descanso de las preliminares del examen Chunin y la ronda final del torneo.

Poco después, él mismo desertó de Konoha para, en apariencia, aceptar el poder que Orochimaru le ofrecía… Pero en realidad deseaba acabar con el Sannin usando lo que le enseñara, ya que lo culpaba del cambio que había sufrido el rubio. Después llegó a la conclusión de que había algo más profundo en el asunto del cambio y posterior deserción de su mejor amigo. Y fuera lo que fuera, él lo iba a averiguar…

Por ahora, tenía que demostrarle a Sakura que era fuerte, lo sería para protegerla, ella que representaba el último vínculo que le quedaba junto con Kakashi y aquél grupo que había formado para cazar a Itachi. No se lo había dicho a nadie, ni siquiera a su Equipo Taka, pero tenía un mal presentimiento: algo grande estaba por comenzar y lo podía sentir en sus entrañas.

Mientras tanto, Sakura permanecía recargada en la puerta de la habitación, sollozando por una mezcla de varios sentimientos en su corazón: alegría de saber que Sasuke había decidido rehacer su vida, tristeza por la muerte de Naruto, incertidumbre tanto por Akatsuki como por Juukai… Y culpa, una culpa nacida por la felicidad que sentía debido a la muerte de Naruto. Porque Sasuke había heredado sus sueños y no volvería a caer en la oscuridad. Si el Uzumaki viviera y quisiera luchar por esos deseos, el cambio tan radical de Sasuke no habría sido posible, al menos desde su perspectiva.

"Soy la peor de las escorias, estoy feliz porque mi amigo está muerto… Porque con su muerte Sasuke-kun ya no se volverá a marchar de mi lado… Discúlpame Naruto, discúlpame por sentirme tan contenta de saber que ya no volverás jamás…" Las lágrimas fluían libremente por las mejillas de la pelirrosa, lágrimas de felicidad, tristeza y remordimiento.



Haou caminaba por un camino de piedra tallada, pulcramente pulido y rodeado de columnas de mármol, las cuales eran rodeadas por césped tan finamente cortado que parecía la alfombra más perfecta que pudiera existir. Esa tranquila caminata la realizaba solo, con el rostro cubierto con el velo que mantenía su rostro oculto para los integrantes de la organización que armó para algo tan grande que sólo él y aquella persona que estaba detrás de él en aquella ocasión con la Hyuga, conocían. Mientras caminaba iba ensimismado en sus profundas reflexiones, pensando en el destino que estaba preparado para él…

Destino.

Esa palabra poco significaba para el rubio en el pasado, consideraba que el destino se lo forjaba uno mismo, con las acciones que realizaba en su vida y eso le permitía elegir su propio futuro.

Sin embargo, ahora era el detonador de sus acciones.

Desde que había pasado a convertirse en un Ninja Renegado de Konoha, sabía que su destino había sido condicionado a dos opciones: O destruía Konoha o Konoha lo destruiría a él.

Comenzó un viaje en busca de poder para cumplir su venganza, para ejercer su justicia. Ciertamente el Gama Sannin le había dejado una lección muy valiosa después de haber destruido su mundo al matar sin misericordia alguna a dos de sus tres seres más queridos: Jiraiya quedó impune porque era poderoso. Porque en ese momento Nami, Makoto y él estaban tan lejos de ese asesino como el cielo lo estaba de la tierra.

Fue entonces que lo entendió: todos los seres vivos se guiaban por la ley del más fuerte de forma que el más poderoso se posaba en la cima de la pirámide y gobernaba sin oposición, aunque algunos ingenuos creyeran lo contrario. Y para controlar el futuro que había decidido para el mundo, para su nuevo mundo, debía convertirse en el ser más poderoso de todos. Debía colocarse en la cima de la pirámide para que gobernara el mundo y concluir la misión que le había dejado el destino.

Era así de sencillo.

Naruto estaba harto de ver la destrucción que se daba en el mundo Shinobi, ese mundo que lo había maldecido apenas al nacer. Esa destrucción que llevaba a la muerte y a la desesperación de las personas, esa destrucción que cobraba vida inocentes día a día llevando a la gente ingenua por el camino de la venganza y la sangre. Ese mundo que engendraba monstruos como Jiraiya, que no mostraban misericordia. Fugazmente recordó a su antiguo compañero de equipo, Sasuke.

Eso lo llevó a una conclusión ¿Cómo no odiar a los humanos? Tienen todo para ser tan dichosos y no lo aprovechan jamás. En mala hora se alían con el orgullo…

El Uchiha lo tenía todo: la simpatía de la gente, la aceptación de sus camaradas Shinobi y el interés de varios Ninja que querían cobijarlo para que se convirtiera en el mejor. Recordó fugazmente cómo el azabache fue entrenado por Kakashi, luego se enteró que el asesino de Makoto y Nami también lo había entrenado. Pero no le había sido suficiente y abandonó todo eso, así como el amor de varias jovencitas que incluso le pedían ser las madres de sus hijos y sólo por su deseo de venganza contra el tal Itachi, decidió irse con el Hebi Sannin.

Cuando era un niño, Naruto hubiera vendido su alma por tener aunque fuera sólo la centésima parte del potencial de felicidad que el Uchiha, por haber respirado el aire, contemplar el azul del cielo, por mojarse bajo la lluvia, correr sobre verdes caminos, abrazar y sentir la adrenalina moverse dentro de él sin que lo vieran con odio casi todos los humanos a su alrededor. Pero todo había cambiado radicalmente y ahora el rubio pensaba de una manera totalmente diferente.

Sonrió suavemente.

El mensaje de Haou iba a ser claro e iba a escucharse por todos los rincones de la Tierra, repasará cada montaña y río, retumbaría con el eco de todas las verdades y llegará a cada oído sobre la tierra. El sordo escucharía y el ciego miraría solo para notar con claridad quien era aquél ser que llevaría un nuevo orden a la humanidad. La mano dura se vería, el exterminio de los seres inferiores e ignorantes estaba por comenzar…

El error cometido tanto tiempo atrás sería por fin corregido. La historia sería guiada hacia un nuevo futuro. Un futuro ideal.

Disfrutar la vida, aceptar al que es diferente en el exterior por lo que es en el interior, caminar por el sendero de la vida sin desearle mal al prójimo, no envidiar la fortuna de otros, sino tratar de mejorar la propia, buscar la felicidad propia en vez de arrebatársela a los demás… ¿Por qué existían seres inferiores en el mundo que no entiendan cosas tan sencillas…? Esos seres eran los que iban a morir para salvar el futuro.

Y Konoha estaba totalmente corrompida por aquél error.

"El tiempo del dragón se acerca, los días del fuego celestial que desde la atalaya divina acabará con los corruptos, llegaran después de una larga espera… Es necesario que la pútrida Konoha desaparezca para que el mundo vea la luz de un nuevo mañana, y esa luz, esa luz que guiará al mundo entero… Soy yo…"

Finalmente el rubio se detuvo frente a un inmenso muro, en el cual había relieve que mostraba un triángulo en cuyas esquinas se encontraban respectivamente tres figuras que representaban a un Humano en la punta izquierda, un Demonio comparativamente grande a los otros dos relieves en la punta derecha y finalmente un Dragón en la punta superior. Los tres parecían estar a punto de iniciar un feroz combate con una imagen del planeta al centro. El muro se veía sumamente antiguo, estaba enmohecido, siendo la parte del relieve la que se encontraba en mejor estado. Naruto posó sus ojos en el relieve, observándolo fijamente por varios minutos con expresión reflexiva. Podía sentir con fuerza el llamado del destino…

Cuando en este mundo sólo existía la oscuridad, el Rikudou Sennin (Sabio de los Seis Caminos), el Maou Juubi (Rey Maligno de Diez Colas) y el Yonten Koutei (Emperador de los Cuatro Cielos) se reunieron para crear vida a su imagen y semejanza, ya que ellos tres eran los únicos habitantes del mundo… De esa forma nacieron los tres clanes originales, Humanos, Demonios y Dragones… A lo largo del tiempo, estas tres grandes razas competían por los recursos del planeta que creaban los Sanshin (Tres Dioses), por lo que comenzaron inevitablemente los conflictos entre ellos… La lucha se desató de formas inimaginables, combatiendo dragones contra demonios, demonios contra humanos y humanos contra dragones en un ciclo aparentemente interminable…

Estos tres dioses regresaban al mundo entre sus descendientes, los cuales poco a poco comenzaron a hartarse de su interminable conflicto y fraguaron un tregua en la cual se reconocían mutuamente, pero con esa paz efímera, comenzaron los conflictos entre cada grupo. Cada raza comenzaba a atacarse entre sí, derivado del hecho de que comenzaron a cruzarse y tener descendencia común…

Y como los humanos eran los más numerosos, poco a poco comenzaron a asimilar tanto a los Demonios como a los Dragones, formando la humanidad que existe actualmente.

Desgraciadamente, esa humanidad heredó los vínculos de sangre de sus antepasados y comenzaron nuevamente los interminables conflictos, mientras los dioses, hartos de tanta muerte y destrucción, esperaron el momento adecuado para guiar al mundo nuevamente. Del Yonten Koutei no se volvió a saber nada más, quedando olvidado en la memoria colectiva, mientras que el Rikudou Sennin y el Maou Juubi reiniciaron un conflicto, ya que ambos continuaban influyendo en los humanos, llegando a una batalla épica donde se decidió el destino del mundo.

El Rikudou Sennin selló al dios en su interior y se convirtió en el Saikyou Ningen (Humano Definitivo) al contener dos dioses en un cuerpo, pero no pudo soportar el poder y dividió el Chakra del Juubi en nueve partes que se convirtieron en los nueve Bijuu que comenzaron a llevar aquella maldición, provocando el rechazo inmediato en quienes eran sellados, ya que sólo podían ser sellados exitosamente en humanos. Eso engendró odio, y ese odio ciego, fue el error del Rikudou Sennin. Y ese error finalmente está por llevar el mundo a la devastación, después de tanto tiempo en que se le dio un estatus de salvador del mundo que no se merecía...




Samui miraba inexpresivamente cómo el cuerpo del ahora difunto Raikage era tapado por los Ninja Médicos, tras el último e inútil intento por revivirlo. La noticia de la captura de su hermano fue algo que su ya muy débil corazón no pudo soportar y eso provocó su inevitable colapso…

La rubia de cuerpo prominente cerró los ojos para completar la formalidad de un luto que no sentía en lo absoluto. Por otro lado, los miembros del consejo de Kumo, junto al fresco cadáver de A, murmuraban entre sí, mientras que Darui y C, dos Ninja de la más sincera confiada del finado, ambos detrás de Samui, miraban con gran tristeza el cuerpo del Yondaime Raikage. Con la inimaginable excepción de la rubia, nadie esperaba que en tan sólo seis meses la misteriosa enfermedad que comenzó a presentar el hermano de Killer B lo llevara a la muerte.

- Queda por definir una cosa…- Un de los miembros del consejo más viejos tomó la palabra, llamando la atención de los presentes -Quién será el nuevo Raikage…-

Los guardaespaldas del occiso Yondaime miraban reprobatoriamente al anciano, mientras Samui continuaba inexpresiva, expectante. Los demás miembros del consejo, cuatro ancianos, se voltearon a ver y después de un instante se reunieron para comenzar a murmurar durante varios minutos. Sólo estaban presentes en el lugar, la rubia, el moreno y el Ninja Médico y los tres sabían que podrían ser los candidatos al puesto. Pero ni Darui ni C querían el cargo, ya que se sentían culpables de no haber podido salvar al Raikage, se sentían indignos para llevar semejante responsabilidad…

El diálogo de los consejeros continuó por un largo rato, que fue sumamente incómodo para Darui y para C, mientras que Samui sólo esperaba con la expresión fría que la caracterizaba.

Finalmente, los consejeros se separaron y voltearon a ver a los tres Ninja presentes.

- Samui… Por decisión del honorable consejo de Kumo, debido a tu rendimiento en las diversas misiones que has realizado y sobretodo, debido a tu carácter frío y sereno, cualidades que te permitieron tomar las mejores decisiones en cuanto a tu equipo, mientras Karui y Omoi estaban con vida… Te nombramos Godaime Raikage de Kumo-
- Me siento honrada- La rubia cerró los ojos e hizo una reverencia frente al consejo, quienes miraron aprobatoriamente el gesto -Juro en nombre de Yondaime-sama, proteger Kumo y a todos sus habitantes…-
- Bien dicho, Samui- Dijo satisfecho uno de los ancianos
- Y en cuanto a ustedes, Darui, C…- Agregó otro anciano, con tono misterioso.

Al instante y antes de que se pudieran dar cuenta, los otrora guardaespaldas del Yondaime Raikage habían sido rodeados por varios ANBU de forma sumamente discreta y sincronizada. Samui fingió sorpresa cuando volteó a ver a sus camaradas todavía desconcertados por la inesperada redada. En realidad para la rubia su plan estaba saliendo muy bien, de hecho, ya casi había finalizado.

- Tienen mucho que explicar por la extraña 'medicina' que le suministraron a A durante su tratamiento- Agregó otro anciano
- ¿A qué se refieren?- Preguntó la rubia de prominentes curvas con expresión de sorpresa y en realidad era magistral su interpretación, ya que sólo ella sabía la verdad del origen de esa 'medicina'
- Esa medicina contenía un compuesto que poco a poco ralentizaba el funcionamiento del corazón, de forma tan discreta que era imposible que cualquiera se diera cuenta, al menos durante un largo tiempo, hasta que fuera tarde…-
- ¡¿Qué?!- Exclamaron atónitos ambos Shinobi
- ¿Qué hacemos con los traidores, Godaime-sama?- Preguntó uno de los anciano del consejo.

En ese momento, Nii deseaba que Shichi estuviera en ese lugar, ya que sólo ella tendría algo elocuente, divertido y sobretodo cruel para decir en una situación como esa…

La rubia cerró los ojos y se puso a pensar sobre sus opciones. Después de reflexionar por un casi un minuto, se dio cuenta de que dejar con vida a esos dos era demasiado peligroso, ya que si bien debido a la discreción con la que había realizado su plan, casi no había pistas sobre su implicación en el asunto, las pocas pistas imborrables eran unibles, y ambos Ninja eran lo suficientemente inteligentes como para armar con esos indicios la conspiración de la ahora Godaime…

Ya estaba decidido.

Abrió sus ojos y volteó a ver con expresión fría a ambos Shinobi, que miraban ahora temerosos los hermosos, pero sobretodo, despiadados ojos de Samui.

- Estoy conmocionada por enterarme de esto…- La rubia miró duramente a sus todavía camaradas Jounin -Y me gustaría hacer una investigación exhaustiva… Pero, no puedo permitir que algo como esto se sepa, que los dos guardaespaldas del Yondaime lo hayan asesinado… Si se sabe esto, Kumo quedaría muy debilitada antes los ojos de las demás aldeas… Ejecútenlos inmediatamente… Nada de esto debe salir de aquí…-

Ambos Jounin miraron atónitos a su compañera de armas: no se imaginaban que sería tan dura en su juicio, pero no sólo eso, sino que absolutamente nadie se imaginaba que Samui perteneciera a Juukai, cuya mano invisible comenzaba a mover las piezas del destino. Antes de que cualquiera de los dos intentara siquiera defenderse, súbitos y precisos golpes en sus nucas por parte de dos de los varios ANBU que los rodeaban, los sumergieron en una oscuridad de la que ya no iban a despertar jamás…



- ¡Maldito, todo esto es por tu culpa…! ¡No te imaginas cuanto te odio...!-

Minato se tomó su ojo derecho, mientras por su rostro escurría la sangre en forma abundante y escapaba entre sus dedos. Los muebles de su otrora hogar estaban hechos pedazos, la comida desparramada por todo el piso y su amada Kushina lo miraba con ojos inyectados de odio, ojos que el rubio pensó jamás podría llegar a tener su mujer…

La hermosa pelirroja de largo cabello sostenía un Kunai que estaba manchado de sangre en uno de sus filos. Las gotas del líquido vital escurrían en forma lenta del arma, todo lo contrario a las lágrimas que surcaban las mejillas de la madre de Naruto. El Yondaime Hokage sabía que eso pasaría, que así de violenta y agresiva sería la reacción de su esposa al saber de la muerte de su amado hijo, ya que Kushina nunca estuvo de acuerdo con esconder la verdad a su hijo y al mundo.

Cuando se enteró de lo que Jiraiya había hecho con la familia que la vida le había dado a Naruto como una ligera recompensa a la horrible infancia que había tenido que pasar solo, con sus propias manos atacó al Sannin, quien tuvo que ser salvado por Minato antes de que tras una espectacular y magistral batalla táctica, la última Kunoichi de Uzushio lo rematara con el mismo Jutsu con el que el albo había asesinado a Makoto. Desde entonces, la pelirroja había amenazado con matar al albo si lo veía cerca de su casa. Minato pensó que sería el precio a pagar por la seguridad de Naruto, pero lo que el rubio jamás supo, fue que Kushina le dijo la verdad a Jiraiya para hacerlo sentir como el más horrible de los humanos.

Una vez que se enteró de la atrocidad que había cometido contra el ser que había jurado vengar, el Sannin por fin entendió la razón del odio de Kushina y se terminó odiando a sí mismo por destruir la vida de su nieto, tal como lo había predicho el Yondaime. Eso ocurrió hace tres años, tras la invasión de Suna y Oto, siendo la última vez que el Sannin fue visto en Konoha… Se marchó jurando llevar de regreso al rubio y protegerlo aunque le costara la vida.

Aunque Jiraiya no contaba con que Pain lo asesinaría a sangre fría.

El rubio miró atónito cómo la Kunoichi hizo sus maletas de forma apresurada ignorando su casa casi completamente destruida por el interior. La pelirroja se disponía a irse apenas salió de la habitación que por tanto tiempo había compartido con aquél cobarde que había amado desde que eran niños, pero ahora, ese amor había sido reemplazado por un odio tan grande, o incluso mayor… Se detuvo en la entrada de una habitación en particular, el único lugar de la casa que había quedado intacto, donde estaba una cuna perfectamente adornada y con las cobijas perfectamente dobladas, así como varios juguetes, que había permanecido ahí, como si esperaran a un dueño para que jugara con ellos.

Esa era la habitación originalmente destinada para su pequeño Naruto.

La pelirroja cerró sus ojos y su llanto aumento al ponerse a imaginar cómo hubiera criado a su hijo… Desde cuál hubiera sido su primera palabra y ver sus primeros pasos, hasta que se pusieran a platicar de chicas en ese momento, en el cual un rubio de dieciséis años debería de tener ahí su espacio personal.

Pero todo eso eran sueños de fantasmas lejanos que jamás dejarían de ser eso, fantasmas y sueños rotos.

- E-Espera… Kushina-chan…- Susurró en forma temerosa Minato detrás de su todavía esposa.

La respuesta que recibió el líder de Konoha fue que la feroz Kunoichi lo tomó del brazo y con inusitada fuerza lo lanzó hacia esa cuna que jamás fue usada, la cual quedó hecha pedazos tras el impacto, donde el Yondaime se levantó con dificultad y dejaba ver el resultado del ataque de su todavía esposa. Una larga cortada atravesaba su ojo izquierdo de forma vertical, de cuya herida escurría la sangre nuevamente tras el impacto contra el mueble que representaba los sueños y el deseo de madre de Kushina. Esos sueños y ese deseo que habían sido hechos pedazos por el mayor héroe de Konoha.

- Escucha, Namikaze…- La Uzumaki cerró sus ojos para cortar el llanto que todavía tenía y orientó su mirada llena de odio y de dolor hacia el rubio -Ya nada me ata aquí… Intentaré rehacer mi vida en otro lugar… Y cada que envíes a alguien a buscarme, lo mataré y te lo enviaré en pedazos… Que te quede una cosa clara, señor héroe… Si te vuelves a cruzar en mi camino, no dudaré un instante, ni un segundo siquiera, en matarte…-

Y con esas crueles palabras, la última Kunoichi de Uzushio abandonó el lugar que había llamado hogar y al que por tanto tiempo creía pertenecer, pero ahora ya nada la ataba a ese lugar porque había perdido lo que más quería en el mundo, a su pequeño hijo, ese niño que quería ver crecer para convertirse en el mayor Hokage de la historia y ahora sólo era un frío cuerpo siendo analizado en la morgue de Konoha. Minato miraba con gruesas lágrimas en sus ojos cómo la mujer que había amado con todo su corazón se marchaba para no volver jamás…

En unos instantes, el paquete que envió Juukai para él, había destruido su vida sentimental como un fuego abrasador que arrasaba todo su paso y sólo dejaba cenizas. Había destruido ese supuesto amor eterno que se tenían él y su Kushina-chan desde que se habían conocido en la academia, cuando el rubio había salvado a la pelirroja de los secuestradores de Kumo. Minato quedó petrificado. Ver llorar a un héroe tan famoso cual niño indefenso en realidad era conmovedor. Una parte de él quería correr tras la pelirroja, luchar por ella, perderse en sus ojos para llorar ambos y besarse como si el mundo fuera a hacer explosión. Pero otra parte le tenía miedo a la muerte, así como temía por la muerte de Naruto y ahora temía por su propia vida. Sabía que Kushina siempre cumplía sus promesas, después de todo, ese era su Camino Ninja.

Una vez que la pelirroja estuvo lo suficientemente lejos del inmueble de madera, comenzó a realizar varios sellos a la vez que las lágrimas volvían a aparecer en su bello rostro. Terminó la secuencia de sellos para realizar uno de los Jutsu Katon más conocidos de Konoha.

- ¡Katon: Goukakyuu no Jutsu…!-

La enorme esfera de fuego impactó contra aquella casa donde el rubio y la pelirroja tantas veces se habían jurado amor eterno y de eso ahora sólo quedaba una sensación de culpa en el corazón de Kushina… ¿Por qué Minato no le permitió llevarse lejos a su hijo? ¿Por qué no mató a ese cobarde por no dejarla criar a ese niño fruto del inmenso amor que había entre ellos?

Tantas y tantas preguntas recorrían la cabeza de la pelirroja, mientras apretaba los dientes y lloraba amargamente ignorando cómo frente a ella, aquella casa donde había pasado los mejores años de su vida, ardía en poderosas llamas que nada dejaban a su paso. Llamas que representaban una metáfora perfecta de cómo se sentía en ese momento… Su corazón era dolorosamente devorado por las llamas del odio que ahora sentía hacia Minato y hacia Konoha.

Cuando ese enmascarado los emboscó en la cueva donde nació el pequeño Naruto, después de que ese sujeto liberara al Kyubi y ella lo hubiera atrapado nuevamente con su Chakra especial, pudo haber terminado con el Bijuu al morir ambos en su interior, pero el Yondaime no lo permitió, dejándose llevar por una profecía ridícula que le había platicado ese asesino, Jiraya, a Minato…

Esa maldita profecía era lo que había desencadenado el infierno, porque fue lo que había llevado al rubio a actuar de esa manera tan fría con Naruto, quien jamás llegó a saber del peso tan grande que su padre quería poner sobre sus hombros. Salvaron la vida después del incidente del Kyubi, pero de nada había servido, puesto que estaban más lejos de Naruto que cuando estaba en los brazos de ese sujeto enmascarado…

No servía de nada lamentarse, ya que ese pequeño con marcas en forma de bigotes estaba muerto desde hacía mucho tiempo, no desde que como dijera la Hyuga, se entregara por sí mismo al líder de Akatsuki, sino desde que era niño y su vida prácticamente la había tenido que hacer solo. Con esos dolorosos pensamientos, Uzumaki Kushina abandonó Konohagakure no Sato llevando dentro de sí su dolor…

Haciendo la promesa silenciosa de que Minato, aquél hombre que había amado con la fuerza de mil soles y ahora aborrecía, tendría una muerte horrible.

- Sin importar el precio que tenga que pagar…- Susurró la pelirroja antes de desaparecer entre el remolino de hojas del Shunshin no Jutsu.

Salvándose del fuego gracias a su Hiraishin no Jutsu (Técnica del Dios del Rayo Volador), el rubio miraba desde la azotea de un edificio cercano cómo su casa ardía en llamas…

Las lágrimas fluían de su rostro cuando se puso a pensar cómo en tan sólo un día había perdido todo. Su hijo, su esposa y no se sabía nada de su Sensei desde hacía mucho tiempo. Miró nostálgico cómo el fuego consumía todo lo que amaba, todo lo que deseó compartir por siempre con su esposa y su hijo, pero ahora eso era imposible, uno muerto y la otra con un odio tan profundo que le desgarraba el alma de sólo pensarlo. La profecía de su querido Jiraiya-sensei… ¿Qué tan real era? Lo había perdido todo por creer en ella, por creer que Naruto sería el Shinobi que llevaría la revolución al mundo Ninja…

Y ahora, una pregunta se repetía una y otra vez en su cerebro: ¿Había valido la pena perder tanto por algo que ahora sólo se escuchaba como la fantasía de un simple pervertido que había fracasado casi en todo lo que se había propuesto en la vida…?



El cuerpo sin vida de Killer Bee caía al suelo en medio de la tenebrosa cuerva donde por octava ocasión un Bijuu era sellado dentro de Gedou Mazo, la estatua que utilizaba Akatsuki para sellar a los poderosos monstruos formados de Chakra. En los dedos de la estatua se encontraban posados en concordancia con los anillos que usaban, las imágenes distorsionadas de los criminales Kisame, Tobi, Kakuzu, Hidan, Zetsu, Sasori y Wave, una Kunoichi de reciente ingreso a la organización. De ella sólo se podía ver que tenía el cabello largo, profundos ojos negros y su altura era la de una chica de a lo mucho dieciséis años…

Pain y Konan se encontraban posados sobre los dedos que les correspondían en el Gedou Mazo.

- ¡Vamos líder, llevamos tiempo matando para Jashin-sama, pero quiero saber de qué se trata esta estúpida organización…!- Replicó la imagen de Hidan como visible molestia
- Silencio, Hidan…- Replicó Kakuzu con serenidad
- Aparte de eso, sin Itachi-san yo necesito un nuevo compañero…- Complementó Kisame
- Yo también necesito compañero- Terminó serio Sasori
- Muy bien- Respondió Pain -Primero reasignaré los equipos y luego procederé a explicarles tanto a Hidan como a Wave la finalidad de esta organización… Konan y yo nos mantenemos iguales, Hidan y Kakuzu también, Sasori y Kisame serán un nuevo equipo y finalmente, el último equipo será formado por Tobi y Wave… Zetsu continuará en solitario…-
- Bien- Dijeron los integrantes de Akatsuki al mismo tiempo
- Ahora…- Pain enfocó su mirada en Hidan y Wave -Akatsuki en un principio buscó obtener poder tanto político como financiero, empezando como un grupo Ninja independiente… Pero ahora, ya con casi todos los Bijuu en nuestro poder, podremos producir guerras tan fuera del alcance de las aldeas Ninja que los Daimyo no tendrán otra opción más que confiar en Akatsuki para sobrevivir a la destrucción… Cuando tengamos el poder militar absoluto, podremos imponernos a las aldeas Ninja y lograr nuestro verdadero objetivo… El control total… Y sólo entonces, podremos traer la verdadera paz al mundo…-
- Comprendo…- Dijo Wave con calma, mirando fijamente a su líder
- Y además de eso…- Pain retomó la palabra -Tengo un pacto de honor con el Jinchuuriki del Kyubi, quien cooperó a nuestra causa entregándose voluntariamente- Esto llamó la atención de Wave, quien enfocó la mirada en su aparente líder con mayor interés que al principio -Y ese pacto consiste en… Destruir Konoha hasta la raíz-
- ¿Por ahora qué haremos?- Preguntó la peliazul con curiosidad -Solamente falta un Bijuu por sellar-
- Por ahora, continuaremos con los asesinatos selectivos, acabar con los estorbos para lograr hacer de este mundo una utopía sustentada por el sufrimiento, para completar el ciclo de dolor que le permitirá a la humanidad prevenir su autodestrucción en base al miedo…-
- Y supongo que para eso es el arma que crearás con el Gedou Mazo- Preguntó el marionetista con curiosidad
- Así es, un arma de un infinito poder destructivo producto de sellar el poder de uno de los Sanshin (Tres Dioses) completamente…- Respondió con voz imponente el líder de la organización, mirando impasible la sorpresa que reflejaban los ojos de sus subordinados tras escuchar aquellas palabras.



En un lugar alejado de esa cueva, los dos integrantes más recientes en ingresar a Akatsuki, Tobi y Wave se encontraban sobre un puente, mirando al río debajo de ellos seguir su curso. La Kunoichi tenía su negro cabello largo, a la altura de la cintura y a pesar de estar cubierta por su capa negra con nubes rojas, su bella figura era distinguible. Su tez pálida como la nieve le daba un aire frío y sus bellos ojos negros mantenían una serenidad imperturbable…

El enmascarado orientó su rostro hacia la bella mujer frente a él.

- ¿Por qué no le dijiste la verdad sobre la masacre a Sasuke? Ese era tu plan original- Dijo la Kunoichi cerrando los ojos suavemente
- La muerte del Jinchuuriki del Kyubi cambió el escenario de todo- Respondió el enmascarado con tono serio -Sasuke ahora lo ve como un mártir y se dedicará a proteger Konoha como Itachi había previsto… Pero dime… ¿Qué se siente volver de la muerte?-
- Se siente bien… Porque quiero vengar a mi familia, destruyendo Konoha y aplastando al Yondaime con todo el poder que conseguí durante mi estancia en el Meikai (Inframundo)… Ahora que sé la verdad, voy a reducir Konoha a cenizas con mis propias manos- Los ojos de la pelinegra se hicieron rojos y revelaron aquél poder temido a lo largo y ancho del mundo Shinobi, el Sharingan
"Gracias al Gedou: Rinne Tensei (Camino Exterior: Resurrección del Samsara) de Nagato, tengo de mi lado a la única y verdadera heredera de mi poder, mi última descendiente directa…" El ojo descubierto de la máscara de Tobi también se transformó, revelando un Sharingan -Pronto podemos reconstruir el Clan Uchiha en todo su esplendor…- El comentario de Tobi molestó a la Uchiha
- A mí me importa un carajo el clan, nunca significó nada para mí, de hecho me alegró saber que Itachi-sempai los exterminó sin misericordia por ser sólo unas alimañas traidoras y malagradecidas… Mi único interés está en vengar a mi familia... Tu patético plan de encerrar a todos en un Genjutsu no me interesa en lo más mínimo…- Las palabras de la revivida chica molestaron al enmascarado, quien no lo demostró -Grábate bien eso en la cabeza, abuelo… El enemigo de mi enemigo es mi amigo, es la relación que existe entre nosotros…-
- Tranquila… Lo que yo quiero, es enseñarle al mundo el verdadero poder del Sharingan, pero sobretodo, enseñarles a todos el verdadero poder del Clan Uchiha y… ¡El poder de Uchiha Madara…!- La Kunoichi sonrió burlonamente con las palabras del fundador del Clan Uchiha, de quien descendía directamente
"Fue una casualidad del destino, pero he vuelto de la muerte para vengarme por lo que nos hizo esa pútrida aldea… No descansaré hasta ver al último de sus habitantes muerto, justo como lo hicieron con nosotros… Sentirán en lo más profundo de sus entrañas el odio que tengo en el corazón, esa enloquecedora sensación de no parar hasta ver al enemigo hecho pedazos… Konoha pronto conocerá el fuego infernal que arrasará hasta lo más profundo de sus almas… Mi odio, el odio de Nami Uchiha…"



Poco a poco, despertó…

Estaba recostado sobre lo que parecía ser una mesa de disección. Se sentó a un costado y se miró las manos con extrañeza.

Realmente estaba vivo.

Sorprendido, se levantó y como pudo, se tentó la espalda para comprobar lo que creía haber soñado: realmente el Sannin Jiraiya lo atacó con el Rasengan, el Jutsu del Yondaime Hokage. Entonces esa estancia en aquél lugar, el Tenkai (El Cielo) no fue un sueño… Realmente había sido asesinado tratando de proteger a aquella persona tan especial para él. Murió protegiendo a su mejor amigo y había entrenado en el Tenkai por si la suerte o el destino le daban una oportunidad así…

- Así que por fin despertaste- Una suave voz femenina se acercó al chico de aparentes dieciséis años -Te estábamos esperando desde hace tiempo…-
- ¿Me estaban esperando?- Preguntó desconcertado el Ninja
- Sí… Es hora de que tomes tu lugar, como el integrante final de Kurobi (Sol Negro)…-
- ¿Kurobi…?- Repitió el chico visiblemente confundido
- Buscamos el orden, la paz del mundo, pero sobre todas las cosas, la seguridad de nuestra amada Konoha… Nuestra filosofía es que el fin justifica los medios, así que procederemos a purgar nuestra amada aldea de los traidores a ella, así sean los Kage… Te ofrecemos una nueva oportunidad de servir a tu aldea-
- ¿Servir a Konoha?- Por fuera estaba pensativo, pero por dentro estaba indignado por semejante proposición…

El chico de castaño cabello alborotado, tenía un único deseo para Konoha y ese deseo era destruirla desde los cimientos. Se mantuvo inexpresivo, ya que no quería levantar sospechas de sus verdaderas intenciones, por lo que simplemente se limitó a asentir suavemente.

- Acepto…- Fue la lacónica respuesta
- Muy bien…-

La mujer que había iniciado la plática se acercó a una bombilla cercana para revelar su rostro: era Tsunade Senju, la legendaria Sannin mejor conocida como la mejor Ninja Médico del mundo…

Poco después entró una chica de cabello negro, tez morena y de una edad similar a la del joven que recién había despertado. Lucía un traje ANBU y llevaba su máscara en la mano derecha.

- Hana Senju reportándose, Tsunade-sama…- La chica se inclinó frente a la rubia con devoción
- Mira, ella es otra integrante de Kurohi- Tsunade volteó a ver al chico -Y de ahora en adelante será tu compañera-
- Pensé que con mi muerte sólo quedaba usted, Tsunade-san- Dijo al instante el chico
- Puedes ver que no… Ahora cámbiate, hay un traje ANBU para ti junto a la mesa- La legendaria perdedora volteó a ver a la morena -Vamos Hana, dejemos a tu compañero para que asimile el haber vuelto de la muerte-
- Una última pregunta, Tsunade-san, ¿Cómo es que regresé de la muerte?- Preguntó curioso el chico
- Verás… En una línea sucesiva, se encuentran el Kuchiyose no Jutsu (Jutsu de Invocación), después el Kuchiyose: Edo Tensei (Invocación: Resurrección de Mundo Impuro), posteriormente el Jaou no Masei (Resurrección Diabólica del Rey Serpiente) y finalmente, el Gepou: Tenma Sasei no Jutsu (Arte Héretico: Técnica de Resurrección del Cielo y el Demonio)… Me tomó años desarrollar cada uno de ellos hasta alcanzar el tope de la evolución, pero gracias a tí he comprobado que puedo revivir a los muertos, aunque sólo una vez y bajo ciertas condiciones… Tuve que esperar un eclipse de sol total, que no volverá a pasar sino hasta dentro de muchísimos años…-
- Se oye complicado…-
- Realmente lo fue…- Respondió Tsunade antes de salir de la habitación seguida por Hana.

Apenas las dos mujeres dejaron la habitación, el chico de cabello castaño se puso de pie y se acercó a la luz, revelando sus ojos almendra, los cuales miraban analíticamente el lugar. Si él fue asesinado a sangre fría, seguramente sus mejores amigos habían tenido la misma suerte, así que ajusticiaría a los responsables apenas comprobara que sus suposiciones eran ciertas. Comenzó a ponerse su traje ANBU con rapidez, colocándose sus protecciones y guardando su Tantou (Espada Corta) con elegancia. Finalmente posó su máscara delante de su cara. Sonrió suavemente.

"Supongo que las causas de mi asesinato fueron clasificadas como secreto de Rango S y por eso cometiste el error de revivirme, Tsunade-san… Así que está bien, jugaré por un tiempo al Ninja fiel a Konoha, pero apenas tenga la oportunidad, no dudaré ni un segundo en destruir esta aldea con lo que estuve entrenando en el Tenkai… Naruto, Nami… Yo, Makoto Senju, juro solemnemente por los recuerdos que vivimos juntos, por todos esos momentos felices, pero sobretodo por ustedes, mis mejores amigos, mi familia… Que encontraré la forma de destruir Konoha… Regresé del cielo, para ajusticiar a los responsables de nuestras muertes… Konoha conocerá el verdadero significado de la palabra justicia cuando la aplique con mis propias manos, comprenderán el verdadero significado de saber que el único juez justo, es la muerte…" El silencioso juramento quedó sellado cuando el castaño se puso su máscara y silenciosamente salió de la habitación para explorar el inmueble de la organización a la que ahora pertenecía…

O mejor dicho, la organización creada para proteger la aldea de Konoha y que él, en un giro predestinado por los dioses, utilizaría para destruir el lugar que supuestamente ahora debía proteger.

La decisión tomada por Jiraiya tres años atrás, de no superar su odio y tratar de vengarse, marcó a tres amigos para siempre, unidos por una cadena de Justicia para uno, Venganza para otra y Destino para el tercero. Sólo el tiempo sabe cuándo y dónde se reencontrarán estos tres chicos, que se consideraban una familia: Naruto, Nami y Makoto… Sus caminos ahora estaban separados, pero todos apuntan hacia el lugar de sus alegrías y sobre todo, de su desgracia y dolor…

Konoha.

Así que inevitablemente, volverán a reunirse.




Notas

Pues otro capítulo está terminado y quise aunar algo en cuanto a lo que realmente planea el rubio para el mundo Shinobi, una visión mesiánica de su vida, así como tratar de explicar el conflicto en torno al cual girará la trama, si bien no es al cien por ciento el argumento principal del fic.

En relación a Kushina y Minato, pues coloqué la reacción que me pareció más pertinente, el cómo la pelirroja pasó a odiar al rubio debido a que por su miedo a que Naruto pudiera morir, muriera realmente, al menos para ellos.

Haou planea su gran golpe, así como Akatsuki también se prepara para dar el suyo, regresando de la tumba ni más ni menos que a Nami Uchiha, mi OC favorito y también Kurobi, que entrará al juego sin saber su líder Tsunade, que en su afán de ayudar a la aldea ha traído a uno de los peores enemigos que pudiera tener Konoha, de regreso a la vida, Makoto Senju.

Con respecto a Akatsuki, Sasori, Kakuzu y Hidan siguen vivos, ya que sin la participación de Naruto en los respectivos combates, los Akatsuki no sólo pudieron escapar, sino que continúan como enemigos del Mundo Ninja. Deidara es la excepción, ya que al no estar involucrado Naruto, murió como en la serie original a manos de Sasuke.
0 x
Imagen

Los ojos son las ventanas del alma.

Aquí steelfire404 a.k.a Kinsei Kyuseiryu :yiii:


Volver a “Fanfics [+18]”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado