IMPORTANTE: Leed por favor

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 12 23/08/19

sennin_naruto
Sannin
Sannin


Mensajes: 1014
Registrado: Mar May 24, 2016 5:24 pm
x 2
Sexo: Masculino - Masculino

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 8 25/10/18

Mensaje #31 por sennin_naruto » Mié Nov 21, 2018 5:47 pm

Un buen capitulo donde vemos un poco más las diferentes personalidades de cada personaje despues de los 2 años que han pasado entrenando.
Ganas de que llegué el momento (si es que llega) en que Boruto y Naruto se conozcan y Boruto vea como la personalidad de su padre ha cambiado.
Interesante también el tema de Danzou y Minato, me gusta ver como Itachi esta por ahi también de protector, pero a la vez se le intuyen que tiene sus propios planes o ideas.
Me gustaría ver también como influye en toda la historia la participación de Kakashi puesto que este va a intentar qe el equipo 7 se reuna más, y sobretodo va a empezar a espiarles, es muy posible que descubra la relación de Sasuke con Kushina.
Muchas ganas del siguiente capítulo y gracias por tan increible historia.
0 x

arminius
Gennin
Gennin


Mensajes: 35
Registrado: Mié Jun 01, 2016 4:27 am
x 39
Sexo: Masculino - Masculino

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 9 24/12/18

Mensaje #32 por arminius » Lun Dic 24, 2018 5:09 pm

mis queridos amigos y amigas.... Feliz navidad para todos y prospero año nuevo....

Lamentable es mi retraso continuo por el siguiente capitulo. creanme que soy el primero en fastidiarme. pero tampoco puedo encontrar los tiempos y las ganas para lograr mayor continuidad a esta historia. tengo muy claro lo que quiero, y unas ganas terribles de ir directo al grano en cuestiones del fic. pero tambien pienso que entender a los personajes de este mundo corrupto, hara que el lector comprenda mas porque razon se ha llegado tan lejos en cada paso del camino.

Solo espero tomar las vacaciones como una buena oportunidad para meter un par de capitulos mas rapidos y asi avanzar a la parte mas oscura e interesante de esta historia. el final es claro para mi, y seguramente los viejos lectores de mis fic lo apreciaran muchisimo. (ideas mias :roflmao: )

Por el momento, un capitulo de transito lento para que comprendan la situacion de un conflicto por generarse. y despues vendra lo internacional. todo para explotar al final.

una aclaracion que creo debo hacerles mas alla de lo expuesto en el fic....

Las primeras partes de cada capitulo corresponden a un diario que Boruto uzumaki esta escribiendo a titulo personal. en ese escrito, se veran reflejados los momentos entre la primera temporada y esta segunda. para entender porque motivo boruto termino anclado en el pasado, y todo lo que ocurrio en su tiempo para tratar de cambiarlo. (con todos los riesgos que eso implican)

saludos.




CAPITULO 9: LA GUERRA INTERNA


“Diario de Boruto Uzumaki…

Nueva entrada…

Siempre creí estar entrenado para todo lo que el mundo Shinobi pudiese ponerme enfrente. La base de mi preparación bajo el comando de Hatake Kakashi sensei, fue tener un alto grado de previsión antes de cada batalla. Dicho entrenamiento fue útil en misiones y también en combate. Sin ir más lejos, me puso codo a codo con un Shinobi nivel Kage, cuando mi poder y experiencia apenas rozaba el rango Jounnin. Las razones no importan, los métodos tampoco. Todo se trata de cumplir la misión. Todo se resume en proteger a mi hogar.

¿Me ofreces una guerra? tendrás en mi a un gran soldado. ¿Me guardas secretos? Seré un efectivo espía para robarlos. ¿Me incitas a un duelo? Entonces me trasformaré en el mejor de los guerreros para derrotarte. Sorprender en la ofensiva, ser previsor en la defensa. Todas herramientas útiles en la profesión del ninja, casi tanto como los jutsu en sí mismos.

Mi tiempo suspendido de la actividad, ya casi sumaba su tercer mes. Y la rutina fuera de la profesión cada vez me molestaba menos. Si bien mi trabajo tenía algunos aspectos para “extrañar”, sinceramente la parte más íntima y civil de mi suspensión me estaba impulsando poco a poco hacia la idea del retiro prematuro. En ese tiempo específico, mi sobrina Hitomi había logrado en mi persona lo que me parecía prácticamente imposible. Volver a sonreír, volver a despertar con ansias de entrenar nuevamente. La muchacha crecía día con día. Siempre seria mi linda sobrinita caprichosa, pero incluso mi madre había comentado que se estaba volviendo poco a poco tan bella como la mejor de su generación. Su cuerpo era atlético y no tenía nada fuera de lugar. Incluso con apenas 15 o 16 años, sus formas femeninas definitivamente enseñaban haber heredado lo mejor de su madre o abuela. Pero a diferencia del espíritu recatado y tímido que sus antecesoras habían tenido a la misma edad, Hitomi Yamanaka definitivamente contaba con una personalidad bien Uzumaki. O muy similar a Ino-san cuando joven, según me había contado mi madre alguna vez.


Hitomi además, era increíblemente fuerte como kunoichi. Tan poderosa que tan solo dos meses después de empezar a entrenar junto a mí, ya había rendido con éxito el examen pertinente para ascender a Jounnin. Mi entrenamiento le dio solo los detalles finales de su ascenso más reciente, ya que Hitomi era de por sí muy talentosa desde el nacimiento.

El otro aspecto que me preocupaba de mi sobrina, era la relación actual que tenía con su propia madre. Mi razonamiento lógico, me indicaba que Himawari podía incluso sentir celos enfermos de su propia hija. Y eso era peligroso. Después de todo, por esos mismos celos yo había perdido a mi mujer. Por esos celos estaba en guerra contra mi propia sangre. Por esos celos enfermos, que mi propia madre guardaba la prudente distancia entre nosotros evitando que compartiéramos un espacio cerrado en cualquier momento o lugar.

-Amas a tu hermana con todo el corazón….-me dijo Hinata-okasan una noche donde cenábamos solos en su casa- no me han dicho la razón de su pelea. Pero estoy muy segura que pronto se perdonaran mutuamente –sonrió esperanzada e ignorante de la gravedad del problema- nunca has sabido resistir la mirada de cachorro que Hima-chan te enseña para lograr tu cariño.

El asunto era muy grave. Tanto así, que nunca pude decirle a nadie lo que realmente había sucedido. Si bien no existían pruebas físicas de que mi hermana hubiese sido el autor intelectual del crimen contra mi esposa embarazada y su madre tiempo después; aun existían métodos que no requerían más que una orden del Hokage y un escaneo profundo en la mente del criminal. Cortesía del clan Yamanaka. ¿Pero cómo podía atacar a mi propia hermana? Madre sufriría un tormento difícil de imaginar sabiendo la verdad. Y además, ¿Qué otros crímenes se podrían descubrir en la mente de Himawari? Si había manipulado a S*****-chan para que asesinara a su propia hija. ¿Qué otras mentes había influido con su poder? Himawari era peligrosa. Tal vez el ser más peligroso que había enfrentado nunca.

-Le pido que no se entrometa Oka-san….-dije seriamente a mi madre ante su esperanza de arreglar lo imposible entre hermanos- Himawari y yo no podemos volver al pasado. Somos enemigos ahora.

-No hables así Bolt-kun….-susurro apenada mi madre sufriendo por mis palabras- piensa en los niños de tu hermana. Piensa en tus sobrinitos y también piensa en Hitomi-chan. La niña adora el suelo por donde pisas. ¿No crees que sufre por la pelea que tienes con su madre?

Hitomi era quien más me preocupaba. Era una jovencita de 15 años ahora. Una bella niña que incluso era mirada con avidez por hombres adultos cuando caminaba por la calle. Incluso yo podía apostar en esa época, que no pasaría demasiado tiempo para que mi padre el Hokage, recibiera en su oficina una lluvia de propuestas matrimoniales para enlazar a Hitomi con algún ninja de familia noble o poderosa. Incluso los extranjeros estarían tras la niña. Yo sabía perfectamente que los ojos de mi sobrina serian codiciados tanto como su cuerpo. No faltaba mucho para que esa “guerra” empezara. Hitomi no era tonta y entendía perfectamente la situación. Incluso eso la impulsaba a entrenar más duro y hacerse increíblemente fuerte. Quería ser kunoichi con tanta devoción, como deseaba poder defender su cuerpo de que cualquiera se la llevara lejos del hogar.

-No quiero casarme con ningún extranjero extraño….-me dijo Hitomi una tarde donde tomábamos un respiro del entrenamiento- Tío Boruto tiene que ayudarme. ¡No quiero irme de mi aldea!

Sinceramente, no podía hacer mucho más que entrenarla. Lamentable era el sistema político por el cual los clanes Shinobi aun concertaban matrimonios de conveniencia. Hitomi Yamanaka no solo portaba un apellido noble entre las familias de Konoha. Sino que poseía un Doujutsu único, y un linaje que la colocaba directamente como nieta de un Hokage. Le llamaban “princesa Hitomi”, tal como sucedió con Tsunade Senju por ser descendiente directo del primer líder de Konoha. Sobre sus pequeños y delicados hombros, había una enorme carga que debía llevar. Me había pasado a su momento, y ahora mismo mi sobrina estaba a punto de sufrir la misma situación.

-lo siento Hitomi-chan…-le dije con sinceridad- pero si alguien puede protegerte de los acuerdos matrimoniales entre países aliados, ese solo puede ser tu abuelo.

Naruto Uzumaki era el único que podía salvarla. Hitomi era su nieta y definitivamente podía influenciar la situación para evitarle un compromiso forzado. Desde su oficina, mi padre era el único con poder real para eludir el destino de mi sobrina en cuestiones civiles. Yo solo podía ayudarla a entrenar y ser más fuerte como ninja. Nada más que eso, y al mismo tiempo nada menos.

-Hablaré con Hokage-sama…-le confesé casi en secreto- estoy seguro que tu abuelo ayudará –le sonreí mientras ella se apartaba un poco y me miraba ilusionada. –lo primero que tenemos que lograr es que tu abuelo te elija como escolta personal. Eso elevara tu status de trabajo y tomaras un poco de poder político junto a tu Oji-san. Luego, veremos cómo pedir ayuda al tío Gaara para que nos respalde desde la reunión de Kage. Será la mejor manera de protegerte contra cualquier pretensión extranjera de unirse en matrimonio con la nieta del Séptimo.

-Significa….-dijo la niña ilusiona- ¿qué voy a trabajar directamente con el abuelo Naruto?

-Es lo mejor que podemos hacer Hitomi-chan…-le sonreí confiado- conocerás en persona a los demás Kage en las reuniones aburridas de tu abuelo. Ellos seguramente cederán ante mi padre y no presentaran propuestas de matrimonio por ti. Después de todo tienen mucho agradecimiento por el Hokage gracias a sus acciones de guerra. Seguramente eso lo solucionará.

Con un mi actual status de “suspendido”, era lo mejor que podía hacer para proteger a mi sobrina. Estando junto a su abuelo ella estaría a salvo no solo de los peligros del exterior, sino también de cualquier posible movimiento que mi hermana, su madre específicamente, pudiese pensar o hacer contra la niña. Ella siempre recalcaba que desde su regreso de Suna hace años, había trabado una mejor relación con su progenitora. Pero yo no podía confiarme de nuevo. Era una dura lección que había aprendido de mis propias desgracias. Himawari Uzumaki había demostrado no tener límites. ¿Quién sabe lo que le haría a su propia hija?

No podía arriesgarme a ese extremo. Por lo tanto, apelar al Séptimo Hokage era la solución”



/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


El enorme martillo de práctica se bamboleaba pesadamente describiendo arcos en el aire sin encontrar nunca un blanco definido. Boruto apelaba a movimientos armoniosos y a la previsión aportada por su enorme diferencia en la experiencia de combate. Los lentos y jadeantes pasos de Sakura Haruno nunca podrían siquiera incomodarlo. Lo cierto era que el tremendo peso del arma, sumado a la indudable fuerza que aportaba la kunoichi que lo esgrimía, podía dar un golpe mortal contra casi cualquier tipo de defensa. Pero eso no era importante para Boruto, puesto que ella jamás podría acertar un solo ataque firme. Era imposible de toda probabilidad. Y tampoco el objetivo primordial del hombre era morir en el corto plazo.

-¿La niña pequeña flor rosada está agotada? –le dijo Bolt cruzado de brazos, mientras Sakura apoyaba el arma en tierra y respiraba pesado mientras trataba desesperadamente de recuperar energía física- ¿eso es todo lo que tiene para ofrecer una Chunnin de esta aldea? El entrenamiento de la famosa Sannin Tsunade Senju, parece cosa de chiste.

La provocaba, la eludía y sobre todo le dejaba bien en claro que nunca ella iba a poder golpearlo. Sakura no solo era más lenta combatiendo cuerpo a cuerpo, sino que por propias reglas del hombre no podía combatir sin llevar a rastras ese enorme martillo que pesaba no menos de 100 kilos. Casi dos meses habían trascurrido desde el comienzo del entrenamiento. Eran 3 o 4 días a la semana de prácticas. Cuando las misiones o el trabajo del hospital no se interponían. Aun así y aunque pareciese que no estaba evolucionando nada, Sakura no pensaba rendirse. De Tsunade-sensei había aprendido que toda instrucción de un maestro tenía un propósito definido. Si bien Boruto Uzumaki no era muy específico en los objetivos de practicar usando ese mazo de hierro, seguramente debía tener un motivo. Incluso los retos e insultos eran para probarla claramente. Ella debía mantener la calma en combate aun cuando el rival de turno le provocase a más no poder.

Sakura retomó la práctica embistiendo y oscilando el martillo de lado a lado, combinando con golpes potentísimos desde arriba hacia abajo. Lo único que había logrado con sus ataques es abanicar sin dar en el blanco. O dar en el terreno y provocar un cráter como si un meteorito fuera a dar por el suelo del campo. Pero por Kami que no iba a dejar de esforzarse. Si quería ser más fuerte, si deseaba como evidentemente lo hacia el poder defenderse sola sin ayuda de nadie, tenía que encontrar el modo de ganar aun con el peso extra y la incomodidad de arma atípica.

Boruto mientras tanto, sinceramente estaba muy sorprendido…

Había esperado que pronto la chica se rindiera, pidiera mayores explicaciones sobre los motivos del entrenamiento o siquiera se agotara de no lograr supuestamente nada. Pero en casi dos meses, ella ya estaba bastante acostumbrada a maniobrar a buena velocidad portando el martillo, y además su uso del chakra ahora estaba mejor repartido en todo el cuerpo. En resumen, Sakura había incrementado inconscientemente la fuerza física general usando cantidades bajas y constantes de chakra para mejorar su uso del arma en cuestión. En lugar de solo reunir y acumular poder para soltarlo explosivamente mediante los puños o las piernas, ahora alimentaba los músculos con poder espiritual de baja densidad. Insuficiente para dañar sus canales de chakra, pero adecuado para incrementar su fuerza natural paulatinamente. Tsunade Senju y la Sakura del otro tiempo, lograron aumentar brutalmente su fuerza por este mismo método, aunque empezaron a utilizarlo por distintas circunstancias o necesidades alrededor de los 35 años a 40 años. Era evidentemente un avance, que el reto del martillo pesado hubiese empujado a la joven de tan solo 16 años para lograr lo mismo que su contraparte del futuro; pero evidentemente mucho antes en esta nueva versión. Eso cubría una de las importantes falencias que tenía actualmente. El no poder contar con su súper fuerza cuando el rival en cuestión estaba demasiado cerca.

-Veo que has usado el chakra para alimentar tus músculos niña….-le dijo Bolt evitando los lentos ataques sin problemas- pero aun no descubres el propósito general de este entrenamiento.

Si fuera Kakashi-sensei, Boruto estaba seguro que lo hubiese tenido varios meses entrenando sin decirle ni pista sobre el objetivo a lograr. Cuando era joven, Boruto había comprendido que razonar un tipo de entrenamiento y su propósito, tenía más frutos que siempre recibir las explicaciones pertinentes sobre el motivo en cuestión. Era como una prueba de carácter, como incrementar la capacidad de soportar la frustración. Algo que abundaba en el mundo ninja. Pero no obstante creer que ese camino era mejor, en el asunto de Sakura Haruno lamentablemente Boruto no tenía tanto tiempo para dedicarse a entrenarla en esos menesteres. La chica pronto se encontraría sola, y tendría que lidiar con lo aprendido. Era mejor ayudarla a comprender más rápido.

-¿Entiendes por fin los motivos de este entrenamiento? –dijo tosco el rubio, mientras eludía otro ataque lateral sin sentido- ¿Acaso debo dibujarlo en una pizarra con en la academia?

Ojala no estuviera sintiéndose tan cansada y frustrada, que tal vez Sakura tendría energía para enojarse. Sakura se sentía una novata de primera ante ese hombre. Dos meses de estudiar sus movimientos, dos meses de un tipo de entrenamiento donde el maestro no atacaba. Donde había aclarado que no contragolpearía sin importar que. Ella solo debía lidiar con el peso del martillo y atacar. Debía lograr aperturas, sin siquiera preocuparse por recibir contragolpes. Y aun así….

-Boruto-sama…..-jadeo rindiéndose- no puedo. No….¡Cof Cof! No….puedo….¡no puedo!

Se quedó con una rodilla en tierra tratando de recuperar el control de sus nervios. El martillo pesaba bastante, pero dos meses después de iniciar las prácticas aun así no podía siquiera molestar al hombre con sus ataques. Era demasiado rápido tal vez. O peor aún, era como si supiera exactamente lo que ella iba a intentar desde el principio. Y ni siquiera usaba sus Doujutsu para pelear. Como si pudiese leerle la mente.

El rubio en tanto sabía internamente que no podía perder más tiempo en Konoha. Pronto su plan final para salvar el futuro estaría en marcha, y las consecuencias de dicha estrategia lo castigarían sin piedad. Esa chica no podría seguir entrenándose con el dentro de muy poco. Por tanto tenía que encontrar la manera de hacerla evolucionar más rápidamente. Cuando Boruto tuvo que realizar este mismo entrenamiento, solo un tipo de pensamiento lo rondaba para conseguirlo. Si Sakura no podía darse cuenta de cómo “armar” sus estrategias de ataque, el hombre estaba dispuesto ayudarla entender:

-El martillo no es el problema….-le dijo acercándose y estirando una mano la invitó a ponerse de pie- el verdadero problema es que no sabes presionar en ataque.

Ella no dijo nada, pero atraves de sus ojos se leía un claro mensaje. “el problema es que no puedo golpear, de lo contrario ganaría”. Ella confiaba mucho en su técnica de puñetazo explosivo. Eso era tanto positivo como negativo. Confiar toda tu vida a un solo jutsu o técnica particular, era demasiado peligroso. Sobre todo cuando existía todo un mundo de ninjas más fuertes que esa kunoichi, en casi todos los aspectos posibles.

-De acuerdo…-suspiró resignado Boruto- iremos directamente a lo importante. No puedes golpearme, porque los movimientos que intentas con ese martillo son siempre los mismos. El peso del arma, hace que te veas obligada a dar golpes de arriba hacia abajo o de lado a lado. Es claro que ningún otro tipo de ataque, puede ser tan contundente como lo que has intentado 3 veces por semana desde hace dos meses.

-El martillo es muy pesado…-declaro la joven confundida- no puedo hacer otro tipo de ataque.

-Error….-declaro Boruto con sus brazos cruzados por detrás de la espalda y postura recta- el martillo no te limita en la variedad de tus movimientos. Es tu uso típico del arma lo que hace la trampa. Es evidente hasta para el más obtuso de los guerreros, que el mayor poder de golpe con esa arma lo puedes lograr a dos manos, y usándolo exactamente como hasta este momento has intentado.

-¡¿Entonces que estoy haciendo mal?! –Gritó frustrada y muy nerviosa- ¡dígame por favor que pretende enseñarme! ¡¿Qué diablos estoy haciendo mal?!

Ella se movió rápido, tomando el martillo solo con la mano derecha lanzo un par de ataques de lado a lado que levantaron una brisa impresionante. Boruto se agachó ante la primera pasada del arma, y luego dio un salto mortal hacia atrás para esquivar la vuelta del mismo golpe. Había tomado buena distancia gracias a esa maniobra y Sakura no lo pudo perseguir, había dado el resto de su fuerza para maniobrar ese enorme peso con una sola mano. Tuvo un alcance y una sorpresa impresionantes, y aun así había fallado.

-Interesante Sakura-chan….-dijo el hombre dando por terminada la práctica de combate y acercándose a ella con calma- es la primera vez que realizas una maniobra distinta. Un ataque a una mano usando tu cuerpo como palanca y dos golpes amplios que pudieron dar en el blanco sin problemas, de no haber estado atento. Muy interesante.

Sakura Haruno no le comprendía. ¿Qué tenía de interesante el milésimo intento fallido de acertar un miserable golpe? ¡Incluso era una maniobra reprochable! Había dejado una apertura tan grande en su defensa, que de estar peleando contra un rival que contraataque seguramente estaría bien muerta. Expuso su pecho, su cabeza, e incluso sus piernas atacando tonta y frontalmente. ¿Qué diablos tenia de interesante? Incluso ahora mismo le dolía el brazo derecho, producto de concentrar chakra en sus músculos para lograr mover rápido algo tan pesado. No era esgrimir el arma lo que le había afectado, era el impulso de frenarla para volver atacar nuevamente. Y aun así, no comprendía nada de este entrenamiento.

-Tus puñetazos cargados y ese martillo comparten los mismos defectos…-compartió finalmente Boruto al verla tan frustrada- son lentos y previsibles. No puedes sorprender con ellos si los usas como tu única y exclusiva herramienta de ataque. ¿Qué sucedería con tus ataques si ese martillo fuera en realidad una lanza? ¿Y si fuera una katana? Tu problema es que observas ese martillo, y solo puedes verlo como un martillo. ¿Entiendes?

La joven lo miraba como si estuviese presenciando a un Naruto moreno, o tal vez a un Sasuke alegre y seductor. Una completa consternación por lo extraño. No era que no entendiera el concepto ya que para la teoría ella era muy buena, solo que la situación practica no parecía redundar en algo medianamente útil.

-Existe un método de interrogatorio conocido como “el tormento chino” –advirtió el hombre mientras la chica y el daban por finalizada la práctica, caminando lado a lado saliendo del campo- La idea general consiste en aplicar agua a manera de goteo, de forma constante en un mismo punto específico del cráneo en el sujeto a interrogar. Puede que al comienzo solo sea meramente una miserable gota de agua. Pero la constante e ininterrumpida caída en el mismo punto, es capaz incluso de partir una roca con el tiempo. Y produce el mismo efecto en la cabeza del prisionero.

Sakura suspiró con claro agotamiento. Además de lo horrible que figuraba la situación para el torturado en cuestión, no podía aun captar con exactitud la enseñanza particular. Se sentía muy frustrada y cansada. Ese estúpido martillo le costaba demasiado día con día. Aunque debía admitir para sí misma que el último mes en medio de las misiones con su equipo, había sido mucho menos agotador que de costumbre. Ahora podía seguir sin mucha dificultad el ritmo de traslado que tenía el equipo Kakashi. Usualmente el ninja copia tenía que ordenar alguna parada de descanso de tanto en tanto para que Sakura pudiese tomar aliento. Después de todo, no podían llegar al destino de la misión con el ninja medico cansado por el trajín del viaje. Pero ahora mismo, no realizaban parada alguna por razones físicas de la kunoichi. Naruto y Sasuke no parecieron notarlo, o incluso importarles el avance de su compañera. Muy distinto de Kakashi que siempre estaba atento a los detalles. El ninja que copia felicitó en privado a su joven estudiante pelirosa. Fuera cual fuese el entrenamiento privado que venía realizando hace tiempo, evidentemente estaba funcionando.

Sakura sonrió apenas con ese recuerdo. Todo mientras Boruto Uzumaki le seguía aplicando presión en la enseñanza teórica. Correr y saltar por los bosques siguiendo el ritmo frenético de Naruto, Sasuke y Kakashi, era bastante menos complicado que cargar 100 kilos de ese maldito martillo en medio de un combate. Se sentía liviana sin esa carga, era en cierta forma un método de trabajo muy similar al que Maito Gai aplicaba sobre Rock Lee. ¿Pero porque razón un martillo y no simplemente pesas de entrenamiento?

-El problema está en tus propios puños Sakura…-le dijo finalmente el hombre- Tsunade Senju te enseño a manipular, acumular y redirigir explotando el chakra como una bomba en forma de golpe. En teoría es una herramienta útil, pero definitivamente no puede ser nunca tu principal recurso para combatir al enemigo.

-¿Significa que no sirve mi ataque para una pelea de alto nivel?

-Significa que solamente debe ser una herramienta del arsenal –le corrigió Boruto- un recurso entre muchos para tomar ventaja. Pero tú lo usas hasta que toda sorpresa queda obsoleta.

El silencio fue dominio los siguientes minutos. Ya casi estaban saliendo del campo de entrenamiento y usualmente Boruto se separaba en este punto de la kunoichi. No quería que nadie los observara estar juntos. Si eran conocidos de Sakura, eso generaría preguntas. Si acaso se trataba de ninjas fieles a Danzou, sería un problema a largo plazo. La chica creía que el hombre sinceramente no la soportaba. Que simplemente la entrenaba para lograr usar sus jutsu médicos en las prácticas personales de sellos. Un acuerdo de partes, sin ninguna emoción o interacción.

De pronto, el hombre emitió una mueca de disgusto. Sakura lo pudo identificar enseguida, puesto que tener de compañero a Sasuke Uchiha y pretender entenderlo, era como graduarse en la escuela de “gestos adustos”. Pero Uzumaki Boruto rara vez se mostraba tan disgustado. De hecho, ella había visto aparecer unas bonitas sonrisas en el hombre durante las prácticas que compartían. Eso le trajo el recuerdo de asuntos reflexionados en la privacidad de su habitación. Boruto era un hombre de unos 50 años ¿verdad? Pero su aspecto era jodidamente atractivo. Era un maestro serio y metódico, con cuerpo esculpido y apariencia que no parecía a su edad. De hecho, fácilmente podría apostarse que tenía unos 30 años en realidad. Era muy extraño su bien conservado aspecto.

-¿Qué sucede? –susurro la chica al verlo cambiar del gesto tranquilo a esa mueca de molestia- Boruto-sama yo…

-¿Le has dicho alguna persona sobre nuestras prácticas? ¿Lo has comentado con alguien?

Más que una pregunta, eso parecía una clara amenaza. Sakura sin embargo sabía que ese hombre no le haría daño alguno. Después de todo, habían pasado 2 meses de oportunidades y Boruto ni siquiera la miraba de manera lujuriosa. No, definitivamente ella no se sentía en peligro junto a ese Jounnin.

-Solo lo sabe mi mejor amiga…-dijo la joven un poco acobardada por la interrogante molesta- pero no le diría a nadie que…

-Está bien Sakura…-señalo el hombre suspirando apenas- no es algo que pueda seguir oculto mucho tiempo. Me sorprende que hayan pasado dos meses de hecho. En fin, nuestro acuerdo se termina aquí. No puedo seguir entrenándote.

-¿Qué? ¡¿Cómo que se termina?! –Grito ella nerviosa y corriendo levemente se interpuso en el camino de Boruto- ¡Boruto-sama no hemos terminado!

Ella estaba molesta y asustada. Porque se había sentido feliz de tener alguien que la entrenara. Por lo tanto ahora estaba molesta y asustada, ante la posibilidad de perder su oportunidad de ser más fuerte. Ese hombre no la trataba con delicadeza como Kakashi-sensei, y definitivamente no impedía que ella se enfocara en la parte ofensiva de la profesión como Tsunade-sensei. ¡Ese hombre le estaba dando lo que ella justamente quería! Aunque no tuviera todavía en claro hasta donde podía llegar con el entrenamiento extraño del martillo pesado.

El rubio la observó fijamente. Era una muchacha muy hermosa que le hacía acordar demasiado a Sarada Uchiha. Eran madre e hija después de todo. No podía ser de otra manera en parecido y sobre todo su explosiva personalidad. Aunque Sarada en el recuerdo, era bastante más fría y cerebral como kunoichi. Indudablemente los genes Uchiha habían aportado la conocida frialdad en su momento. Boruto quería seguir estando cerca de Sakura Haruno. Era el único resquicio del recuerdo en la vida que tuvo y perdió en el futuro. Esa Sakura, era lo único que le quedaba. Y por ese motivo el haber detectado que alguien los estaba siguiendo, activo su instinto hacia el peligro. La joven Chunnin no estaba lista aun. No para vivir alerta en su propia aldea o para estar preparada y prevenida de cualquier emboscada durante las misiones con su equipo fuera de Konoha. Boruto además, sabia positivamente que sujetos como Danzou Shimura eran asiduos buscadores de “puntos débiles” en sus subordinados. Boruto sentía que no podía permitir poner a esa chica en peligro. ¿Pero qué hacer? ¿Cómo seguir preparándola, cuando los lobos habían olfateado el rastro?

Pensó en la manera de proteger a Sakura de Danzou, confiando en otra de las enseñanzas de Kakashi-sensei, “ataca los puntos débiles, y también los puntos fuertes” y se dijo que si no podía alejarse de esa chica y el tuerto estaba enterado de ello, tenía que transformarla en su punto de no retorno. En su objeto innegociable. En su musa y en su pasión. Si Danzou pensaba manipularlo poniendo a Sakura en peligro en algún futuro cercano, Boruto tenía que anticiparse y poner en claro lo que pasaría si acaso ella era atacada por Raíz. Una buena estrategia ciertamente, pero que tiempo después se pondría en su contra. Boruto iba a cometer ese error por nostalgia y estupidez combinadas. Y lo lamentaría mucho sin lugar a dudas.


-Está bien….-dijo finalmente el hombre fingiendo suspirar en rendición- pero en poco tiempo voy a tener que salir de Konoha. Una larga misión que tal vez me tome muchos años. Así que solo quedan un par de meses para entrenar. Luego de eso, estas por tu cuenta.

-Hai Sensei….-asintió ella mostrándose satisfecha.

Por dentro, Sakura sintió una mescla de alivio y confusión. No quería desprenderse de esa increíble sensación de estar volviéndose más fuerte. Pero había algo más que comenzaba a molestarla. Era su corazón, sus sentimientos. Ese hombre era un misterio para ella aun cuando había compartido más tiempo que nadie en los últimos tiempos. En cierta forma, tenía ese atractivo misterioso que ella siendo más niña, había sentido por Sasuke Uchiha.

¡Pero era una locura! ¡Una completa locura!


Ese hombre podía ser su padre tranquilamente por edad. Aunque como bien había señalado Ino-cerda cuando supo de esas reuniones. “ese guapo guapo, guapísimo, no se ve nada como un padre” y para finalizar la carga venenosa también dejado suelto un… “Al menos hasta lo que puedas hacerlo padre de tus hijos frentezota” la rubia no solo molestaba a su amiga pelirosa con el supuesto enamoramiento que tenía con Boruto Uzumaki. Sino que ella misma parecía estar enamorada de otro hombre mayor. Nada menos que el Yondaime Hokage. ¡Una locura! ¡Con el padre de naruto-baka que además estaba casado!

Sakura recordaba haberle gritado a su mejor amiga. Y sentirse morir de vergüenza mientras la rubia se reía a mas no poder. ¡Boruto Uzumaki no era un pervertido! Solo era un buen Shinobi que estaba ayudándola a mejorar mucho. ¿Acaso el podía verla como….una mujer? ¡No, eso era ridículo! ¡Ella no estaba interesada en eso y nunca más lo estaría! Ya había tenido suficiente con la frialdad de Sasuke, o con lo cargoso que se ponía Naruto hace tiempo. Era demasiado de cada hombre y Sakura no quería saber nada más del asunto. Boruto Uzumaki solo era su maestro. ¡Ni siquiera un sensei! Solo……era…. ¡alguien que la estaba asistiendo en entrenarse porque ella lo curaba!

Sakura estaba sofocada por sus propios pensamientos y apenas había notado que se separaron a media calle. Ella no pudo despedirse, ni tan siquiera sugerirle almorzar juntos como había deseado desde hace semanas. Se sentía más fuerte poco a poco, y bastante más “confundida” sobre esta aversión a los hombres, y sus nuevas sensaciones con respecto a Boruto-sensei.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


Las cosas comenzaban a mejorar bien y rápido para el Yondaime Hokage…

Su política de alianza con el Kazekage de Suna había generado una nueva línea de comercio que incrementaba bastante la estabilidad de Konoha. El plano internacional había cambiado bastante gracias a esa alianza entre villas de solida constitución. Otogakure estaba aislada gracias al bloqueo que proponían tanto Konoha como Suna. Sabiendo que Orochimaru el renegado Sannin, el asesino del Sandaime Hokage, estaba liderando esa nueva villa. Nadie quería verse involucrado comercialmente con Oto, causándole ruina y limitando su crecimiento.

Más aun, Minato usando su alianza con el Kazekage, tuvo contactos por carta tanto con el Raikage como con la Mizukage; logrando cuando menos abrir un canal regular de comunicación. No había amistad ni confianza entre las villas Shinobi, pero los líderes de países extranjeros no solo temían a Minato por su propio poder personal. Ahora debían prestar especial atención a la posibilidad de una posible invasión de territorios, por una Konoha más poderosa con su alianza a Sunagakure. Suna nunca había representado un peligro para el resto de las villas en cuestión de la guerra. No era que le faltaran números o Shinobi de nivel como para ser temida individualmente. El problema de Suna, siempre estuvo en su abastecimiento. Era una villa con pocos recursos alimenticios, y poco capital para ser invertido en largas guerras de desgaste. Básicamente, los Kage de otras villas y sus consejeros tenían asumido que ir a guerra contra Suna seria ganarle en una batalla de desgaste. Pero ahora, el Hokage y el Kazekage estaban alineados. Suna y Konoha eran una sola espada, y la aldea de la hoja podía alimentar el poder militar de la arena para evitar su única debilidad como estructura de guerra. Suna con provisiones adecuadas, era una villa de temer.

Además, no solo existía un acuerdo de honor entre los líderes. Sino que también sus hijos, parecían haber tenido una especie de amistad importante. Naruto Namikase había salvado la vida del Gaara de la Arena, el ex-jinchuriki del Ichibi. Y dicha oportunidad, había acercado mucho a esas familias aumentando aún más el poder y la unión entre aldeas. Incluso, no faltaba el consejero político que auguraba un posible compromiso matrimonial entre el hijo del Hokage y la hija mayor del Kazekage. Temari de arena no era especialmente afecta a este tipo de práctica, pero en la cuestión especifica de Naruto, sentía que le debía mucho. Entre otras cosas, la vida de su hermano menor.

Mientras tanto, Minato comenzaba acumular mayor influencia estratégica sobre ciertos puntos del mapa que sus rivales Kage de otras villas, no estaban siquiera considerando importantes. Uno de ellos, era el pequeño país de la lluvia. Antes enemigos, luego un mero campo de batalla, y finalmente un pueblo con escasa pero muy poderosa fuerza militar a considerar. El llamado Akatsuki, era una organización en pleno crecimiento. Luego de liberarse de los indeseables renegados que acompañaron en su exilio al sujeto conocido como “Uchiha Madara”, Yahiko en su carácter de líder había logrado reunir un nuevo equipo de Shinobi descartados o desertores de otros países. Les otorgaba un lugar donde vivir, una comida caliente en sus platos y todo lo que les pedía era colaboración para proteger Amegakure. Ese pequeño país, se había convertido en una especie de refugio para antiguos Shinobi y ex criminales que no querían seguir escapando de los cazadores especiales de cada aldea ninja. Yahiko, Konan y Nagato les daban la bienvenida a todos sin distinción. La única regla era que nunca volvieran a cometer actos criminales ni adentro ni afuera del país de la lluvia. Si reincidían, desaparecían. Los mismos miembros fundadores se encargaban del problema.

Luego de aquel encuentro informativo con Minato, Itachi y Jirayja. Yahiko continuo manteniendo contacto con su viejo maestro. El Sannin de los sapos siempre fue un tipo agradable, y tenía una amplia capacidad diplomática para caerle bien a sujetos por demás impermeables. Incluso los tres muchachos de Amegake, retornaron a frecuentar su viejo maestro, que de tanto en tanto pasaba de visita y se quedaba a dormir una noche o dos. Amegakure en definitiva, se trasformó en un terreno neutral para cualquier ninja de cualquier aldea. No se permitía las agresiones, ni los ataques y mucho menos asesinatos. Quien rompía las reglas, era detectado por esa continua lluvia vigilante; y tiempo después ejecutado.

Minato tenía la única conexión de un Kage, directamente con los líderes de aquel país neutral. Y era un puntal de poder importante, que podría crecer con el tiempo si lograban empezar a sellar pactos comerciales en algún momento del futuro. Después de todo, Amegake empezaría a crecer en población y poder militar, lo cual le generaría más búsqueda de recursos. Era cuestión de tiempo.

Mientras su fuerza política no dejaba de incrementarse en lo externo, sus debilidades como líder se profundizaban en la función interna. El uso y abuso del sello que había implantado en todas sus víctimas de violación entre las kunoichi, todavía le estaba reportando grandes réditos. Su obsesión con la dominación y violación de jóvenes niñas cada vez se volvía más difícil de controlar. Por lo tanto, el riesgo a ser descubierto o a que algún familiar de las jóvenes afectadas pudiese descubrir el arte de sellado secreto, se incrementaba día con día.

Sin embargo, el sello al parecer tenía cierto efecto secundario que Minato no podía haber calculado previamente. Las jóvenes selladas, parecían acumular poco a poco cierto “amor” por Minato Namikase. El Yondaime lo notaba sobre todo con Ino Yamanaka, una de sus víctimas predilectas. La niña no parecía registrar daño por la violencia, pero si parecía estar “enamorándose” del Hokage. Obviamente, todo este asunto se camuflaba entre los club de fans que Minato supo tener cuando más joven. Entonces, nadie podría sospechar que realmente la hija de Inoichi realmente estuviese en una relación con el líder. Todo parecía simplemente un capricho de niña y nada más.


El problema de todo este asunto no era Minato y su fama incrementada por el supuesto efecto secundario del sello. Sino los espías de Danzou que ya comenzaban acumular mucho material sobre la extraña afición a las niñas que había desarrollado el Hokage. Una depravada practica que podía hacerle ganar muchos enemigos al actual líder.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


La oficina de Fugaku Uchiha, nunca había acumulado tanta tensión…

El padre contaba con sus dos hijos enfrente, tanto Itachi como Sasuke nunca habían visto tan disgustado a su progenitor. ¿El motivo? Un problema que podía destruir al clan completo si se descubría.

-Eres un imprudente y estúpido…-aseguró Fugaku mirando a Sasuke como si quisiera estrangularlo- debería suspenderte como Shinobi y darte una paliza por arrogante.

A falta de mejor expresión, “el gato había saltado de la bolsa”. Sasuke pudo evitar que la situación se descubriera en tanto y en cuanto un Shinobi tan capaz como Itachi no se dispusiera a descubrirlo. Pero el hermano mayor había sospechado algo extraño, cuando Kakashi anduvo preguntando sobre la cantidad de faltas que últimamente tenía el Uchiha menor a los entrenamientos. Itachi no iba a permitir que Kakashi descubriera el asunto secreto antes que el mismo. Así que simplemente erigió una excusa asegurando que su hermanito había estado entrenando junto a él, en los últimos meses. Acto seguido, Itachi prosiguió su rutina de trabajo con normalidad, hasta que una semana después se cambió con un clon en su tarea de acompañar al Yondaime y rastreó los pasos de su hermano menor directamente a la fuente del problema. La mismísima casa del Yondaime.

-Solo un verdadero estúpido puede pretender follarse a la esposa del Hokage y salir ileso de todo esto –aseguro Fugaku que no necesitaba más pruebas que el informe de Itachi para creer- nuestro mayor aliado político en esta aldea, está siendo traicionado en su propia cama por un Uchiha. ¡Solo a un maldito imbécil como mi hijo menor se le podría ocurrir tal idea!

Sasuke estaba paralizado de angustia y vergüenza. Ni siquiera su rostro habitualmente impasible podía contener la frustración. La mirada de su padre era un latigazo que seguía golpeando sin piedad. Y peor para el joven Uchiha, era la frialdad en los ojos de su querido hermano mayor. Itachi estaba muy decepcionado. ¿Pero cómo podía explicar la situación? ¿Cómo podía excusarse de tan estúpido comportamiento? Hasta el primer encuentro con Kushina Uzumaki, el joven heredero del sharingan no se había interesado para nada en el sexo. Ese mecanismo según Sasuke, era simplemente un método de reproducción. El quería emular a Itachi, y su hermano tenia novia solamente por una cuestión de cercanía protocolar. Los Uchiha eran Shinobi profesionales. Eran guerreros, no amantes. El sexo era simplemente un trámite de herencia. ¿Entonces porque razón Sasuke se había sentido tan atraído por Kushina? ¡La mujer podía ser su madre maldita sea! Sasuke no era tan estúpido como para exponerse así naturalmente. Algo extraño le sucedía desde la primera vez que se acostó con ella. Algo inexplicable, como un deseo que surgía de manera antinatural. Sasuke no lo podía explicar, y tampoco veía una manera razonable de escapar al castigo en esta situación. ¿Qué pasaría con el ahora que otros sabían su secreto? ¿Cómo lo supieron en primer lugar? Sasuke sabía que era muy cuidadoso cuando visitaba a la esposa del Hokage ¿Acaso alguien pudo seguirlo a pesar de toda su previsión?

-Hatake Kakashi estuvo averiguando la razón de tus continuas faltas a sus entrenamientos de equipo…-advirtió Fugaku sobre la forma de haberlo descubierto todo- por fortuna tu hermano te excusó ante tu líder de escuadrón, argumentando que entrenabas duro junto a él. Pero esa tapadera no va a durar demasiado…

El silencio de los más jóvenes Uchiha era sepulcral. Itachi lo había salvado. Si acaso Kakashi hubiese descubierto a Sasuke acostándose con Kushina Namikase, siendo hombre de confianza del Yondaime, se lo hubiese ido a contar todo. Sasuke estaría preso en ese mismo instante y seguramente ejecutado en poco tiempo. El sudor frio comenzó a recorrer la espina dorsal de Sasuke. Realmente su hermano mayor lo había salvado.

-Tu nivel ha decaído…-proseguía el padre- andar como idiota follando a esa maldita mujer te ha debilitado. Pronto serás el más débil de tu equipo claramente.

-¿El más débil? –Consultó Sasuke confundido- Puede que el Dobe se ponga a mi nivel si dejo de entrenar seguido. Pero el estorbo jamás podría alcanzar a un Uchiha.

-Si por “estorbo”…-aseguró Itachi fríamente- te refieres a tu compañera de equipo kunoichi. Has de saber que además de su especialización en campo de medicina con un Sannin, se encuentra entrenando duramente a manos de un Shinobi clase S.


Sasuke Uchiha nuevamente fue sorprendido y avergonzado. ¿Sakura Haruno estaba entrenando particularmente? ¿Con quién? Si se tratara de Hatake Kakashi, simplemente lo hubiesen nombrado antes de señalar su nivel de poder. ¿Quién estaba entrenando a esa fracasada?

Fugaku estaba muy disgustado. Tenía pésimo concepto de su hijo menor desde siempre, y los problemas que estaba trayendo a la familia sumado a la soberbia sobre su nivel comparado a sus compañeros, solo aumentaban la molestia para el líder de clan. Su única reacción visible fue soltar una carpeta sobre el escritorio a la vista de Sasuke. Un expediente lleno de fotos y datos específicos sobre misiones.

-Uzumaki Boruto….-dijo Itachi sin emoción, mientras de brazos cruzados se quedaba en un rincón oscuro de la oficina- Jounnin de elite. Portador de un Doujutsu especial variación de Byakugan Hyuuga. Tal vez el mayor cazador de renegados registrados en la última década. Apareció en Konoha para cobrar una recompensa hace casi tres años, y fue fichado por el consejo de ancianos. Ha realizado desde entonces 32 misiones clase A y 12 clases S con éxito al 100%.

-Mis contactos me han agregado información perturbadora sobre este Shinobi…-añadió Fugaku mientras Sasuke revisaba los informes y se estremecía- ha entrenado a tu compañera durante solo un par de meses. Pero el nivel de esa niña se ha elevado demasiado. Es un experto manipulador de sellos y tiene la potencia de fuego necesaria para destrozar un ejército pequeño por su propia mano.

Sasuke se sorprendió. Pero eso no cambiaba en su mente el hecho de que Sakura era simplemente un estorbo. Podía pulirse un poco tal vez, pero no tenía las herramientas para ser nada más que una kunoichi médico. Sin embargo el Dobe…

-Tu compañero restante, además de ser hijo del ninja más poderoso del mundo…-proseguía Itachi que respetaba al Yondaime más que a nadie en la profesión- se ha estado entrenando duramente con el Sannin Jirayja. Su control sobre el chakra del monstruo en su interior, lo ha colocado rápidamente como una de las promesas jóvenes más fuertes. Te ha superado en los exámenes Chunnin y la brecha no ha dejado de aumentar. Padre e hijo, podrían asesinarte fácilmente si acaso descubren tu imprudencia.

Si acaso Minato se enteraba, Fugaku podía avizorar que además los Uchiha serían castigados como clan. Tal vez aislados como antaño. Tal vez expulsados de Konoha como familia. Tal vez, solo simplemente exterminados. Minato Namikase podía tenía el rostro la actitud de un “ángel”, pero los Shinobi de la roca en la pasada guerra, tenían una visión más bien “demoniaca” del mismo sujeto. Era un asesino de cuidado. Un Shinobi capaz de exterminar en soledad la totalidad de un ejército enemigo. O tal vez un clan de traidores, como el Uchiha por ejemplo.

-Desde este momento…-dijo Fugaku luego de un pesado silencio- tienes terminantemente prohibido abandonar las instalaciones del complejo Uchiha. Estas suspendido como Shinobi y hablaré personalmente con el Yondaime para que te busque reemplazo en tu equipo regular. No puedes salir de casa. Y te entrenaras a conciencia junto a tu hermano. Si desobedeces, me encargare personalmente de matarte.

La amenaza era muy clara. Sasuke como todos los jóvenes, no era consciente del poder personal de Minato Namikase. Fugaku como todos los más grandes, había visto y entendía el alcance del Hokage. La supervivencia del clan Uchiha era lo primero. Y si el estúpido de su hijo menor tenía que pagar con su vida para mantener la alianza entre Fugaku y Minato; el líder del clan de Sharingan pagaría ese alto precio sin dudarlo un segundo.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


Danzou había terminado su larga lista de reuniones…

Entrevistarse en privado con los líderes ancianos, tenía el inconveniente de lo protocolar y la dificultad del vacío en poder. Eran los padres o tíos de los actuales líderes en cada familia. Retirados de la función como líderes, pero aun así conservando cierta ascendencia sobre los jóvenes de sus clanes respectivos. Danzou se había resistido a iniciar su estrategia por los jóvenes cabeza de clan, entendiendo que la admiración por Minato Namikase como guerrero, impediría que se pusieran del lado de Danzou. El líder de Raíz, además necesitaba ensuciar la imagen impoluta del Yondaime. Y que todos, incluso quienes no creyeran completamente en lo esgrimido por los informes de Danzou, pusieran de entredicho el liderazgo de Minato en lo consiguiente.

-Tenemos razones para creer…-dijo Danzou en las reuniones secretas con los clanes- que el Yondaime Hokage ha estado manipulando para su placer personal, al personal activo de kunoichi con un sello prohibido en su uso desde los tiempos de Sandaime Hokage.

Cuando menos existían 15 casos probables. Y muchas de esas kunoichi eran de familias nobles. De clanes numerosos y poderosos. El grado de la acusación era muy grave. Y aunque los espías de Danzou no habían obtenido formas de pruebas demasiado contundentes, tuvo la fortuna el líder de Raíz que nunca quiso involucrar a Uzumaki Boruto a esta investigación. Lo cual lograba mantener ciego al Yondaime de los movimientos de sus enemigos. No obstante su fracaso parcial en ensuciar la “honorable” reputación de Minato, Danzou Shimura encontró finalmente su oportunidad cuando uno de sus mejores espías le trajo información clasificada sobre el resto de la familia Namikase.
Sai era uno de sus mejores elementos, y había sido infiltrado en el equipo Kakashi, como parte de reemplazo por el suspendido Uchiha Sasuke. El integrante de Ne, descubrió en pocas semanas datos muy interesantes sobre sus compañeros de equipo. Hatake Kakashi, líder de escuadro. Uno de los hombres de confianza del Yondaime. Su alumno estrella y alguien profundamente fiel. Si acaso Danzou pensaba derribar el gobierno de Minato. Kakashi sin lugar a dudas debía ser eliminado.
Haruno Sakura. Chunnin de categoría, ninja medico en su especialidad. Sai informó a Danzou-sama que la joven había sido entrenada por la Sannin Tsunade Senju. Su habilidades como kunoichi medico eran sobresalientes. Su capacidad de pelea era muy básica en ataque y competente en defensa. Finalmente, la joven presentaba un importante desapego por su propio equipo. Evitándolos la mayor parte de tiempo posible. En su trabajo regular era eficaz y eficiente. En su vida privada era muy restrictiva de amistades. Y finalmente, hace un par de meses había empezado a entrenarse bajo la tutela de un Jounnin de Elite. Uzumaki Boruto.

-Vaya vaya…..-sonrió levemente Danzou ante el informe de Sai- Parece que el monstruo tiene una debilidad.
Uzumaki Boruto tenía una posible debilidad. La joven no parecía interesarle especialmente. Pero no solo era compañera del hijo del Yondaime, sino que también parecía interesarle románticamente al muchacho. Un posible punto de conflicto entre Boruto y el Hokage si se manipulaba la situación correctamente. Después de todo, crear y terminar conflictos era la especialidad de Raíz. Y sabiendo que el mercenario era hombre de poca paciencia y capacidad para el asesinato fácil, sería una buena forma de presión ponerlo en contra de Namikase Minato.

Uchiha Sasuke. Miembro apartado de su tarea y confinado al territorio Uchiha. Danzou tenía acceso restringido a la información interna de ese clan. Pero hacia poco menos de un mes que el propio líder Uchiha Fugaku, había suspendido provisionalmente a su hijo menor. El motivo era desconocido por Sai. Nadie entendía que había sucedido.

Y finalmente el jinchuriki no Kyuubi, Namikase Naruto. Sai había notado algunas desapariciones del campamento en equipo cuando el escuadrón Kakashi estaba de misión en países lejanos. Naruto regresaba al poco tiempo. Con diversas excusas sobre sus alejamientos de los lugares de acampadas o las noches sin dormir. Maestro usuario del jutsu clones de sombras, Sai evaluaba que los niveles de poder en el hijo del Yondaime cada vez se elevaban más. Era un digno sucesor de su padre. En algunos años seria temido por propios y extraños.

-¿Qué nivel de control tiene sobre el zorro demonio? –fue la pregunta de Danzou a su espía.

Sus largos periodos sin emitir palabra indicaban que posiblemente tenía fluido contacto interno con el monstruo. Sai además había anotado con precisión y frialdad cada pequeño momento donde pudo verlo usar el chakra caótico durante las misiones. Su estado de ánimo era fluctuante. Pasaba del buen ánimo y la personalidad extrovertida, al silencio sepulcral y la mirada dura. Y sus desapariciones en terreno hostil eran muy extrañas.

Y finalmente, por la información recaudada tanto sobre Minato como del equipo de Naruto, Danzou Shimura pudo evaluar la mejor estrategia para tomar la ofensiva por el control de Konoha. La política externa no importaba. Minato iba a caer por sus propios defectos desde adentro. Y el primer paso era destruir la armonía interna de la familia Namikase.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*

/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*

Kushina Namikase estaba en graves dificultades…

Su cuerpo no le respondía. Su instinto sexual estaba completamente desatado, y para colmo su joven amante parecía haber desaparecido de la faz de la tierra. Estaba a punto de cumplir su segundo mes sin sexo. Su marido era un caso perdido. Nunca estaba dispuesto, siempre estaba “cansado del trabajo”. Kushina no era tonta y sabía que seguramente su amado esposo tenía un amante. Era muy claro eso en su mente, pero la tormenta de celos que podría montarle como hace años, ahora mismo era una brisa molesta que no hacía más que mantenerla cachonda.

Minato estaba viejo a sus ojos, ese era el problema según Kushina…

Era un concepto terminante y errado. Kushina sabía que Minato físicamente estaba en su mejor momento. Pero el libido de la pelirroja había disfrutado durante un buen tiempo de un joven fresco y enérgico como Sasuke Uchiha. Y ese muchacho, si bien no era impresionante en el acto sexual, se acercaba bastante a la idea de satisfacción ideal que la mujer fantaseaba tener. Ya no le interesaban los hombres de su edad, (incluido su esposo) y su mirada iba irremediablemente a la generación contemporánea a su propio hijo.

La culpa no obstante, devoraba a Kushina implacablemente…

Su amado hijo Naruto. El joven guapo y encantador que ella siempre consideraría su niño especial, ahora mismo estaba alejándose cada vez más de su madre. La culpa por haber follado con un joven de la misma edad que su Naruto, hizo en Kushina mantener aún más distancia de la relación con su hijo. Su Naruto había vuelto muy distinto de su viaje con el pervertido de Jirayja. Y Kushina como madre, se sentía totalmente ajena en la vida de su retoño. Alejada de su marido y de su hijo, lo único que le quedaba a Kushina era su mejor amiga. Nada menos que Mikoto Uchiha. E incluso a ella, la pelirroja sabía que había traicionado a acostarse con su hijo menor.

Kushina sabía perfectamente que había estado mal lo que hizo…

Seducir a Sasuke, someterlo y enviciarlo con sexo. Aprovechar su inexperiencia y exprimirlo al completo. Pero no podía explicar tamaño libido despertado por la aberrante situación. ¿Por qué? ¿Por qué motivo Kushina deseaba acostarse con jovencitos en lugar de hombres de su edad? Incluso caminando por la calle, sus impulsos y sus ojos iban directamente hacia Shinobi en el rango de los 16 años de edad. No más que eso. Ni siquiera existía una justificación razonable por tal preferencia. Muchas veces en los meses pasados, se dijo que jamás volvería a tener sexo con alguien que fuese su marido. Pero era inevitable. Su cuerpo le traicionaba y cuando Sasuke aparecía, el fuego la quemaba completamente. ¿Lo amaba? Ni de broma. No había tiernos sentimientos por el púber Uchiha. Ni tampoco nada parecido por cada joven de ese rango en edad que cruzaba por la calle. No había cometido la estupidez de ampliar su espectro de conquistas a otros jóvenes. Pero el error ya estaba cometido. No solo había perdido el control acostándose con el pervertido de Jirayja hace años, sino que tiempo después había vuelto a sucumbir a su propia lujuria montando al hijo menor de Mikoto-chan. Su instinto era incontenible, y para colmo de males completamente especifico en la actualidad.

¿Qué hacer? ¿Cómo controlar la situación ahora que el joven Uchiha no venía a buscarla como siempre? ¿Acaso acabaría descontrolándose y follando a cualquier muchacho que encontrara por la calle? ¿Qué pensaría su marido de esa? ¡MALDITA SEA! ¿QUE PASARIA CON SU HIJO CUANDO LO SUPIERA TODO?!

Kushina Namikase entro en desesperación. Y la única persona a la que podía acudir de entera confianza, no solía estar regularmente en Konoha para atender a sus ruegos. La kunoichi medico de rango Sannin Tsunade Senju, era la única persona que podía encontrar la forma de curarla. Algo estaba mal en el interior de Kushina, y la mujer cada vez era más consciente de ello. Algo en su interior estaba dañado, pervertido, oscurecido. Algo más allá de libido normal. Hace años Kushina pensó que se trataba del zorro demonio. Ahora mismo, que ya no era jinchuriki, indudablemente entendía que se trataba de algo más. Y la esposa del Yondaime Hokage, tenía que encontrar la manera de detenerlo. O su familia seria destruida en el proceso.

Fin del capitulo
1 x

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1240
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 20
Sexo: Masculino - Masculino

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 9 24/12/18

Mensaje #33 por Rock-kun » Jue Feb 07, 2019 5:25 am

Que bueno que salió otro capítulo de este controversial fic, parece que las cosas para Boruto se están complicando aunque dice tener las precauciones necesarias en caso de que llegaran a salirse de control, mientras que en la Konoha del pasado varios secretos se han revelado y los personajes que tienen relación con ellos comienzan a sufrir las consecuencias.

1.- Miedo Latente:

Bolt en el futuro revela una gran preocupación por su sobrina Hitomi (hija), ya que Himawari puede llegar a comprometerla con cualquier hombre de familia noble y separarla de él. Hay que recordar que hubo un tiempo en que la niña recibía maltratos por parte de su madre ya que no toleraba que tuviera una relación muy cercana con Bolt.

Aún es un misterio el por qué los maltratos se detuvieron, pero después de eso Bolt se encargó de entrenar a Hitomi para volverla tan fuerte que pueda dirigir su propio destino, además que como tiene a su padre Naruto como el Hokage, pudo lograr que este hiciera un decreto de que ningún clan o familia noble en Konoha mandara propuestas de matrimonio a la joven.

Si bien Bolt quedó tranquilo con la situación de Hitomi por el momento, tiene miedo de que Himawari le haga el mismo ataque que le hizo a Sakura, el cual fue lavarle el cerebro para que matara a Sarada y tiempo después se suicidara. Si Himawari le aplica el Kotoamatsukami Hyuuga a su hija, podría inducirla a que acepte una propuesta de matrimonio y así alejarla definitivamente de Bolt.

Himawari no llegará al punto de matar a su hija como lo hizo con Sakura, ya que Bolt la ha descubierto y este la amenazó con matarla si intenta hacer algo en su contra. Lo que Bolt no sabe es que su hermana está detrás de todas sus desgracias, como el suicidio de Sakura, tampoco sabe que durante muchas noches fue follado por Himawari y que sus sobrinos son en realidad sus hijos.

Para un futuro duelo a muerte con su hermana, Bolt perfeccionado una técnica que sería la contradicción del Hirashin de su abuelo, que en vez de viajar a la velocidad de la luz, el usuario puede crear un campo donde todo a su alrededor quedará ralentizado. Esto provocará que los veloces ataques Junken de su hermana se vuelvan increíblemente lentos y así Bolt impedirá que sea víctima del Kotoamatsukami Hyuuga. Como toda técnica prohibida, esta tiene efectos secundarios devastadores, dejando al usuario con múltiples heridas de gravedad y que pierda la noción del tiempo por largo tiempo.

Todavía no se sabe cómo Bolt viajó al pasado, pero al parecer llegó a la época de sus abuelos por accidente y no a la que él quería, de la cual es un misterio. Bolt sufre de una gran frustración debido a que no ha encontrado la forma de volver a su época. Por si fuera poco, el adoctrinamiento que le daba a Sakura llegó a un final abrupto porque descubrieron que tiene una relación maestro-alumna con ella y es inminente que usen a la muchacha como chantaje para que el rubio trabaje para Danzou o algún otro líder de clan de Konoha. Sin embargo, Bolt ya tenía previsto que algo así sucedería y usará los elementos que tiene para evitar que sujetos como Danzou lo manipulen.

2.- Secretos Descubiertos (Primera Parte):

Este tema tiene una primera parte debido a que se comentará sobre las acciones corruptas de algunos personajes que por un lado ya fueron descubiertas, mientras que en el otro siguen en la más absoluta ignorancia por el momento.

La Caída de Minato (Parte 1):

En una reunión secreta entre algunos miembros del consejo de clanes de la aldea, Danzou revela que sus hombres descubrieron por unos informes médicos secretos que Minato ha estado violando a jóvenes kunoichis y gennins durante mucho tiempo, y que pertenecen a clanes nobles de Konoha. El líder de Raíz especula además, que el número de afectadas puede ser aún mayor, ya que las jóvenes pueden ser kunoichis y gennins de familias comunes, y también civiles. Por lo tanto, Danzou les recomienda que encuentren pruebas contundentes que incriminen al Yondaime y lo desacrediten frente a toda la aldea para sacarlo del puesto de Hokage.

Lo raro del asunto, es que Danzou no da los nombres de las chicas de clanes nobles que había en esos informes, quizás porque quiere encontrar pruebas contundentes y así avisarle a los padres de las afectadas que probablemente sean hijas de líderes de clanes y así ganar más aliados en contra de Minato. Danzou no se arriesgará en acusar a Minato de violación sin las pruebas que necesita porque eso podría empeorar su situación en el consejo y ser tildado de conspirador, provocando que lo ejecuten.

El Fin de Dos Familias (Primera Parte):

El otro gran secreto que se ha descubierto a medias es el controversial adulterio entre Kushina y Sasuke, ya que el moreno estaba siendo regañado fuertemente por su padre Fugaku en presencia de Itachi. Fugaku se enteró de esto debido a que mandó al mayor de los hermanos a espiar a Sasuke y descubrir el motivo de su falta de compromiso a los entrenamientos y bajo nivel de pelea en el último tiempo. El patriarca de los Uchiha estaba realmente furioso y decepcionado de su hijo por meterse con la esposa de su mayor aliado en la actual situación de los Uchiha en la aldea. Fugaku teme que de llegar a enterarse el Hokage, sus relaciones no sólo estarían rotas definitivamente, sino que también desencadenaría una terrible situación que llevaría a los Uchiha a la extinción. Por lo tanto, Fugaku da la orden de mantener esto en el más absoluto secreto, luego amenaza de muerte a Sasuke si se entera de que ha vuelto a verse con Kushina.

Mientras tanto, en el otro lado de esta situación, Kushina no podía encontrar explicación a su descontrolado libido sexual que se concentraba en jóvenes de la edad de Naruto, debido a esto es que ya no le ha dado el interés de follar con su marido y que también se ha alejado de su adorado hijo que es lo que más le ha dolido porque teme verlo como un hombre. Lo que es peor, Kushina no ha podido saciar su apetito sexual en el último tiempo debido a que Sasuke dejó de visitarla por razones que desconoce. La pelirroja cree con pavor que al no poder saciar su libido termine follando con el primer jovencito que se le atraviese en el camino y termine descubierta ante toda la aldea. Para evitar que ella y su familia sea destruida, le escribe una carta a Tsunade para que venga a ayudarla con su terrible problema.

Ojalá no te demores mucho con la siguiente actualización, ya quiero ver lo que sigue de lo que pasó con Bolt en su tiempo y lo que hará frente a Danzou con el tema de Sakura. :evil: :risita: :yiii:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

arminius
Gennin
Gennin


Mensajes: 35
Registrado: Mié Jun 01, 2016 4:27 am
x 39
Sexo: Masculino - Masculino

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 9 24/12/18

Mensaje #34 por arminius » Jue Abr 04, 2019 12:36 am

Y el capitulo nuevo ha llegado. Lamento la horrible demora pero ahora trabajo doble y el tiempo es mas reducido. Esperemos seguir y terminar con esta historia. Saludos.

CAPITULO 10: MANIPULACION

“Diario de Boruto Uzumaki

Nueva entrada…

“En el octavo día desde mi retorno al servicio activo, fui convocado a la oficina del Hokage en la última hora de la noche. Yo había dejado mi turno de trabajo como escolta hacia poco más de dos horas. Apenas tuve tiempo de retornar a casa de mis padres y darme una ducha cuando fui convocado de urgencia por el ANBU para retornar a la oficina. Tenía que ser muy grave la situación, era la única razón de no esperar hasta la mañana siguiente. Me vestí rápido, pero agregue mis mejores herramientas ninja entre el uniforme. Mi pensamiento personal estuvo apuntado a que mi padre me enviaría a una misión de urgencia. Sinceramente no quise perder tiempo en retornar a mi cuarto para armarme luego de pasar por la oficina. Al llegar en la oficina el consejero Nara Shikamaru, Ino Yamanaka, Hanabi Hyuuga y el Hokage estaban esperándome con un aspecto de seriedad preocupante. La guardia ANBU también estaba presente en el interior, e incluso mi sobrina Hitomi oficiaba como guardaespaldas a un lado de mi padre.

-¿Hokage-sama? –interrogue comenzando a preocuparme mucho. ¿Acaso mi hermana había confesado sus crímenes? ¿Era por ello que el ANBU estaba presente? ¿Estaban a punto de informarme que ella sería arrestada?- ¿Qué es lo ocurre aquí? –finalmente pregunté

-Es una información clasificada Bolt….-dijo mi padre de pronto- pero tenemos que empezar a prepararnos para lo que depara el futuro. Necesitamos de tu aporte, o no vamos a poder hacer nada para salvarla.

Mientras me hundía en el silencio mi padre, complementándose con el consejero Nara, comenzó a explicar lo que para mí resultaba incomprensible. Por algún motivo, la última reunión de los Kage había arrojado mucho más que informes de acuerdos pacíficos entre países. Al parecer, de cada aldea y país pequeño afiliado a los acuerdos de paz conducidos por el Hokage, tenían serias intensiones de comprometer en matrimonio a la brillante nieta mayor del líder de Konoha.

-Los líderes y consejeros extranjeros quedaron impresionados con Hitomi-san…-Dijo Shikamaru Nara- tanto que trataran de vincularse con la familia del Hokage ofreciendo matrimonio a su heredera más prometedora.

Observé a mi sobrina junto a mi padre detrás del escritorio. La vi estremecerse, y bajar la vista con postura de angustia. Era evidente que su exposición siendo escolta de su abuelo le había traído más problemas que soluciones. Ahora el mundo ninja reclamaba sus ojos. El mundo quería su sangre y definitivamente añoraban su vientre a futuro. Los ojos del Byakugan especial todavía no habían visto la totalidad de su límite, pero aun así los rumores corrían como reguero de pólvora.

-¿Quiénes? –Consulté tratando de razonar una solución- ¿Quiénes enviaron sus propuestas de compromiso?

Mi padre simplemente señaló una torre de carpetas en la esquina de su escritorio. Había cuando menos unas 20 en ese montón. Y eso sin dudas refería a una amplia gama de propuestas variadas. Pero claramente eso no era lo que Hitomi-chan quería de su vida. Mi sobrina había abierto su corazón hace semanas. Yo sabía claramente que ella tenía un amor juvenil por algún muchacho de Konoha. Y que cualquier elección de entre esas carpetas, seria para que tuviese que abandonar su hogar y su amor. ¿Pero que podía hacer yo en ese caso? Solo era un Jounnin especial que no tenía influencia política alguna. Había renunciado a un matrimonio por influencia de clanes hace tiempo. Y como consecuencia había podido generar una relación con S*****-chan. Ahora mismo solo era el hijo del Hokage.

-No tengo idea que pretenden llamándome por este asunto…-respondí ante el silencio general que se había formado en la oficina- pero no se me ocurre una solución que pueda ayudar a…

-un matrimonio de clan…-dijo Shikamaru Nara interrumpiéndome- Eso podría proteger a la nieta del séptimo de cualquier intento de abordarla desde el extranjero.

Extrañamente no lo comprendí. Era muy clara la estrategia visto a la distancia, pero la posibilidad planteada ni siquiera surgía por mi razonamiento inicial. Técnicamente, Hitomi pertenecía al clan Yamanaka pese a su sangre Uzumaki. Y en un segundo plano también podía aferrarse a los reglamentos internos del clan Hyuuga. Si bien el antiguo acuerdo entre los Hyuuga y los Uzumaki había permitido a Himawari y a mi conservar nuestros ojos. También era posible que el clan origen de mi madre exigiera que el Byakugan no saliera de Konoha atraves de Hitomi. Pero no estaba mentalmente preparado para lo que vendría.

-Queremos generar un acuerdo por escrito entre los clanes Yamanaka y Hyuuga –dijo entonces Ino sorprendiéndome- Además necesitamos el aval de los Uzumaki y por supuesto el apoyo del Hokage.

-¿Qué clase de acuerdo?

-Solo existe un método por el cual se puede rechazar los compromisos de cada país aliado sin herir ni desbalancear el poder entre aldeas extranjeras –señaló Shikamaru que al parecer tenía la estrategia perfecta para el asunto- un compromiso formal secreto, por el cual uno de los dos hijos de Hanabi-sama tenga el honor de desposar a Hitomi Yamanaka apenas cumpla los 16 años de edad. En otras palabras, Endogamia.

Y luego el silencio. Mi mirada de sorpresa seguramente los tenía callados a la espera de que pudiese asimilar la locura que me estaban proponiendo. Si mis oídos no eran presa de Genjutsu, la estúpida idea general era condenar a mi joven y prometedora sobrina de 15 años, a casarse por la fuerza con alguno de mis dos medio hermanos Hyuuga. Era encerrar a una niña de hermosa sonrisa y un brillante futuro en las fauces de un clan con costumbres arcaicas que entre otras cuestiones, la convertirían en una reproductora del nuevo Byakugan. (De ahí la elección específica debo suponer) Era como si pudiese ver mi propio pasado reflejándose en Hitomi. Cuando querían obligarme a casarme con tal o cual heredera de clan durante mi noviazgo con Sarada Uchiha, o incluso después que ella murió.

-Ha sucedido finalmente….-dije mirando a un costado con fingida decepción- no esperaba ver como el mundo se vuelve loco. Pero al parecer ha sucedido. Ustedes están locos sin piensan que voy aceptar esto de alguna manera.


Y luego soltaron todo lo que tenían en su artillería dialéctica. Empezaron por decir que no pretendían lograr un matrimonio consumado. Lo que en realidad buscaban era utilizar el nombre y la fama del clan Hyuuga, como escudo para impedir que cualquier ninja poderoso pudiese reclamar a Hitomi como una prueba de amistad emitida por Konoha. Había muchos ejemplos de kunoichi importantes que habían mudado de aldea tan solo por compromisos de este tipo. Karui de Kumogakure y Temari de Sunagakure eran solo dos ejemplos. Los acuerdos de la alianza exigían que no hubiese trabas para dejar a ninjas que tuviesen que cambiar de aldea por compromisos matrimoniales. Las mujeres eran las que se mudaban usualmente. Y por lo tanto si Hitomi estaba “disponible” por no contar con algún compromiso previo, negarse a otorgar su mano era claramente una falta grave contra el acuerdo formulado por el Hokage mismo hace ya muchos años.

-La paz tiene un costo….-dijo mi padre en medio de los argumentos erigidos por Shikamaru Nara- pero nunca tendrá el mismo dolor que lo que nos cueste una guerra.

“un matrimonio arreglado” pensaba en mi interior mientras cruzado de brazos tragaba la situación como podía. Concentrado en mi recuerdo del pasado. En saber que así mismo había estado con mi difunta esposa Sarada. El daño que había causado, y todo lo que continuó después de aquello. Escuchaba hablar a Hanabi Hyuuga, que era como recibir la voluntad de mi propia madre aunque no estuviese presente. Escuchaba hablar a Ino Yamanaka, que era una persona confiable por su filiación a mi organización secreta, y además era la mujer que estaba ayudándome a diseñar una defensa en forma de sello para protegerme de Himawari ante un futuro ataque. Escuchaba hablar a Shikamaru Nara y a mi padre el séptimo Hokage, quienes lógicamente habían cubierto con su estrategia cualquier intento de las aldeas extranjeras por hacerse con la propiedad de una kunoichi tan valiosa como lo era Hitomi. Y no obstante mi silencio y mi rechazo inicial ante la idea, me quedé observando fijamente a mi sobrina que estaba parada junto a su abuelo.

La quería mucho…

Era la hija que nunca pude tener…

Era la luz de mis ojos…

-No debes pensarlo demasiado hijo…-señalo mi padre extrañamente tranquilo con la horrenda situación- los casamientos entre parientes de segundo orden han sido herramientas clásicas en los clanes Shinobi desde épocas antiguas. Los Kage de otras villas no lo observaran como algo extraño.

Yo seguía insistentemente mirando a mi sobrina. Su gesto tenso, me preocupaba mucho. Yo sabía perfectamente que esa jovencita tenía un amor juvenil. Ella misma me había rogado por ayuda. ¿En qué mundo podía condenarla a casarse con uno de sus tíos? ¿Cómo podríamos continuar siendo familia después de aquella situación? Ella había sido entrenada correctamente. No negaría las órdenes ni retrocedería en su camino. Ella iba a obedecer tomando esta situación como cualquier otra misión ninja.

-Aunque….-añadió el Hokage sonriendo forzado- también tengo a mis dos hijos Uzumaki. Tenemos dos muchachos que tienen el mismo tipo de Doujutsu que en el clan Hyuuga…-declaró como recordando por primera vez mi persona, y a mi hermano menor Minato Uzumaki- ¿acaso no serviría un supuesto matrimonio con alguno de ellos?

Un ligero y brillante momento de tensión. Todos miraron a mi padre como si hubiese dicho una locura. Tanto fue el cambio generalizado que incluso pude notar sorpresa en Hitomi. Pero enseguida el conjunto de consejeros reaccionaron:

-imposible….-declaró Hanabi seriamente- Su hijo menor ya tiene compromiso Hokage-sama.

El terror comenzó a recorrerme completamente la espina dorsal. La estupidez general aumentaba de tamaño a pasos agigantados. No solo querían obligar al casamiento a mi sobrina, sino que mi padre me había sugerido como supuesto candidato. Mi hermano menor estaba de novio con una joven de Sunagakure. De hecho, hacía meses que no lo veía porque trabajaba en la aldea de la arena. ¿Realmente mi padre pensaba traerlo a la fuerza aquí? Porque el otro Uzumaki presente, (ósea yo mismo) era un veterano y arruinado ninja que tenía más heridas mentales que valor para contenerlas. Además, yo era por lejos quien más relación de tío-sobrina había tenido con Hitomi. Era una locura por edad y filiación siquiera sugerirme.


-Necesito pensarlo….-dije con sinceridad y mucha confusión- esta situación no es algo sencillo de decidir. Tenemos que buscar otras soluciones más allá de obligar a mi sobrina a un casamiento sin amor.

Detuve toda la operación por algunos días. La mirada de mi sobrina era de mucha frustración. La niña estaba en la misma situación mía. Entre la espada y la pared. O aceptaba casarse con algún tío Hyuuga, o tal vez tendría que mudarse a otra aldea. Como fuese, ella iba a perder. Y yo en ese momento me propuse ayudarla a como dé lugar. Tenía que encontrar otra manera de salvar a Hitomi. Y me quedaba poco tiempo para evitar la conflictiva situación.

Y lo más sospechoso de todo…

Mientras cada uno de los oficiantes en la reunión hablaba y hablaba sobre este estúpido acuerdo. Mi mirada pudo detectar en las manos de mi padre sobre el escritorio, una ligera tensión. Como un tic nervioso, movía sus dedos más largos como tamborileando nervioso. Su cuerpo tenia tensión, una tensión que el resto de su ser no parecía enseñar. Era como una persona atrapada dentro de otra. Algo extraño estaba sucediendo, tal vez mi padre estaba siendo manipulado.”



/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


-Esta será nuestra última practica niña… -le dijo Boruto a la joven mientras la esperaba en medio del campo de entrenamiento con los brazos cruzados- si acaso no aciertas un miserable golpe sobre mí, no volveré a entrenarte más. Tienes una última oportunidad.

Habían pasado dos meses más de entrenamiento. El tiempo trascurrido había hecho maravillas con Sakura Haruno. Por supuesto, su frustración personal no le permitía notar cuanto había evolucionado en tan poco tiempo. Incluso las últimas semanas tuvieron unos efectos de presión incrementado en las rutinas de la joven Haruno. Su maestra Tsunade Senju, había estado merodeando Konoha más regularmente. Eso le proveía a Sakura de una sobrecarga de trabajo enorme. Las misiones con el equipo Kakashi, el trabajo de consultas en el hospital, el estudio de la medicina con Tsunade-sensei; y todo mientras encontraba tiempo para seguir entrenando con Boruto Uzumaki.

El Shinobi rubio estaba preocupado por la chica. Ella se esforzaba demasiado. Le hacía acordar a las terribles épocas donde Boruto fue entrenado por su padre. Una tortura. Una exigencia para llegar a la elite. Y ella no renunciaba. Intentaba y entrenaba hasta más allá de su capacidad para soportarlo. Boruto supo por intermedio de algún comentario escuchado al azar en un bar, que Tsunade Senju estaba quedándose en Konoha mucho más tiempo del regular. Suponía que seguía entrenando a Sakura y de ahí la sobrecarga. La muchacha estaba pasándola mal.

-El entrenamiento de presión y reacción es muy exigente….-dijo Boruto mientras la joven empuñaba el enorme martillo caminando hacia el hombre- deberías seleccionar mejor el uso de tu tiempo y físico para…

-SHAAANNAAAROOOO….

Ella embistió, tensionada y nerviosa por la declaración de su maestro en abandonarla. Por supuesto no interpretaba de la misma manera que Boruto ese alejamiento. Ella no quería descanso, no quería piedad. Estaba enfocada al 100% en ser la mejor kunoichi que pudiese ser. Y el tiempo no solo había sido afortunado con su cuerpo. Ella era mucho más rápida y fuerte que nunca gracias al peso extra exigente del martillo. Pero además, había aprendido y entendido exactamente lo que Boruto-sensei quiso enseñarle desde el comienzo. Y ese día lo demostraría finalmente. Sakura Haruno no era como Sasuke en cuanto al talento puro proveniente de su sangre. Tampoco se asemejaba a Naruto cuya capacidad de reinvención e improvisación lo convertían en un ninja muy poderoso. Ella era clásica. Metódica, estudiosa, estructurada. Boruto-sensei la había empujado lejos de su centro de comodidad. La había desafiado de la mejor manera posible, y los frutos de ese entrenamiento harían florecer una nueva Sakura. O la matarían.

Los primeros ataques fueron clásicos pero calculados. Boruto seguía de brazos cruzados eludiendo fácilmente los intentos de lado a lado que la chica intentaba con el arma a dos manos. Sakura había evaluado que su maestro era muy hábil para leer su ritmo de pelea. El hombre había bajado su nivel lo suficiente para ser apenas superior a ella en cada entrenamiento. Y luego, fue incrementado su velocidad y ajustando sus movimientos acorde al crecimiento de la kunoichi. Sin embargo, si ella empezaba un poco más lenta que su real capacidad, podía confundirlo después al cambiar el ritmo. Era solo el comienzo.

-Vamos niña….-insistía en la provocación Boruto mientras eludía golpes muy lentos- eres mejor que esto y ambos lo sabemos. No me sorprenderás cambiando de ritmo.

Sakura lo entendía. Él tenía mucha experiencia como para dejarse atrapar por algo tan simple. Pero ese no era el plan final. Solo una herramienta de presión. Así que luego de los primeros embates simples y sin resultados, Sakura por fin vio su oportunidad cuando elevó por sobre su cabeza el martillo empuñado a dos manos, e intentó golpear sobre el cráneo del maestro fuertemente. La cabeza de hierro descendió rápido pero sin éxito, Boruto retrocedió lo suficiente para evitar la caída del arma. Sin embargo, esta vez el martillo no se estrelló violentamente contra el terreno destrozándolo, sino que simplemente se apoyó levemente y su cabezal quedó clavado en el suelo gracias a una oportuna cantidad de chakra Doton emitido por la kunoichi.

-¿Qué pasa? –fue el ligero pensamiento de Bolt cuando rápidamente una furiosa patada casi le arranco la cabeza mientras retrocedía.

Boruto tuvo que descruzar sus brazos y bloquear esa patada genial de Sakura. Ella había usado el largo mango del martillo como una garrocha, impulsándose hacia adelante en un salto rápido con el cabezal del arma como punto de apoyo en el suelo. Además, ella incremento su fuerza y velocidad para agregarle más sorpresa a ese ataque fuera de lo común. Una gran patada que no causó daño gracias al brazo de Bolt cubriendo el costado de su cabeza, pero que logro descompensarlo y lanzarlo algunos metros más allá.

-bien….-sonrió por dentro Boruto- eso es nuevo…

Sakura prosiguió sin perder la concentración. Su mano derecha seguía manejando el largo mango del martillo ondulando sus ataques, pero la izquierda ahora empuñaba shuriken y kunai por turnos, lanzando a las zonas laterales de su rival para evitar sus movimientos fluidos. Eso obligaba a Bolt a mantenerse siempre frontal contra el martillo, en lugar de moverse de lado a lado para desbalancear el ataque. Y entonces, la chica prosiguió con la idea que había estado guardando desde el inicio:

-¡¡¡Es mío!!! –gritó furiosa y tomando su arma nuevamente con ambas manos, lo posiciono a la altura de su cadera para lanzar una estocada violenta directamente al pecho del Boruto.

Un martillo enorme fue manipulado como una lanza larga. El cabezal impactó recto y directo contra el pecho de Boruto sin una fuerza definitiva, pero obligándolo nuevamente a protegerse con sus brazos para no recibir demasiado daño. Obviamente no iba a recibir un efecto de “puñalada”, pero la fuerza esgrimida por Sakura sumando al peso específico del arma fue una potencia considerable. La defensa de sus brazos cedió en el rubio Shinobi y fue despedido por el impacto varios metros más allá. Cayendo al suelo y quedando de cara al cielo con claro gesto de sorpresa. Boruto Uzumaki entonces, hizo lo hacía mucho tiempo no podía. Simplemente reír.

Sakura a lo lejos estaba jadeante y agotada. Un poco preocupada de haber dado un fuerte golpe directo y temiendo haberle hecho daño a su sensei. Pero la risa de Boruto no solo le causo tranquilidad como médico, sino una increíble satisfacción como kunoichi. El hombre siguió estirado en el suelo riendo. El golpe dolía en sus antebrazos y pecho, pero no sería un problema con algo de reposo. Su risa no obstante, seguía sin detenerse. Era bueno recordar la hermosa sensación cuando el mismo de más joven, descubrió lo que Sakura Haruno seguramente estaría vislumbrando ahora.

-Excelente presión Sakura-chan…-dijo cuándo la chica se acercó hasta quedar parada a su cuerpo tendido- el movimiento de salto con garrocha fue realmente original.

-Entiendo lo que ha tratado de enseñarme Boruto-sensei….-dijo ella sonriendo entusiasmada- pero definitivamente estos movimientos serian mi ruina si acaso usted o mi futuro enemigo contra atacara.

-Presión y Reacción….-dijo el hombre sentándose y con la mirada invitándola a sentarse a su lado- tenía que hacer que olvidaras tus posturas rígidas cuidando la defensa, o nunca ibas a descubrir como presionar en ataque.

La joven estaba satisfecha, pero de cierta manera no tan conforme como podía esperarse. Era feliz de ver a su maestro orgulloso de ella. Le gustaba Boruto. Le gustaba como maestro, como compañero de prácticas. ¡Maldita sea aunque se condenara le gustaba como hombre! ¿Realmente tenía más de 50 años? Estaba tan caliente aun. Exudaba hombría, confianza y poder masculino. Pero jamás le había producido a ella el verdadero terror que sentía al interactuar con otros hombres.

-Manos arriba….-dijo Boruto y ella entendía lo que estaba pidiendo- ahora quiero mostrarse como traducir a las misiones reales lo que aprendiste hoy. Quiero que saques tu kit médico y lo extiendas frente nosotros.
Se sentaron frente a frente con las piernas cruzadas. El pedido de “manos arriba” no era otra cosa que unir la palma de sus manos en contacto directo. Mientras hablaban, mientras él le contaba sobre misiones o le detallaba jutsu. La mano izquierda de Sakura elevada se quedaba siempre en contacto con la derecha del Shinobi Uzumaki. Este fue el primer ejercicio, y estaba siempre indicado para lograr confianza y proximidad. Ella no podía tenerle miedo a la cercanía de un hombre, no si quería luchar efectivamente contra uno en un futuro. Su aversión al contacto masculino seguía latente. Pero solo en la vida civil, ahora mismo en un campo de entrenamiento no la paralizaba como hace tiempo. Así como Tsunade-sensei había superado su trauma por ver sangre derramada, Sakura estaba saltando por encima de ese miedo patológico contra el hombre.

Frente a ella, usó su mano libre para extender un kit de primeros auxilios que siempre llevaba a sus misiones. Era mucho mejor a las provisiones estándar de los Shinobi no especializados. Ella misma había colocado su toque personal y mejorado algunos aspectos débiles. Era una estudiante modelo para Tsunade-sensei, pero a Sakura también le gustaba innovar en el campo de la medicina.

Boruto la miró muy confundido. Estar cerca de esa niña hermosa, era una prueba de fuego para su ánimo. ¿Cuántas veces quiso abrazarla y besarla en los últimos meses? ¿Cuántas veces quiso curar sus frustraciones, sanar sus depresiones y amarla tan libremente como había amado a la otra Sakura de su tiempo? Era casi tragicómico estar de nuevo en una situación no ideal de pareja. Hace décadas, era el jovencito enérgico y amante que impulsaba a una madura y bella mujer orillándola apasionadamente. Pero ahora mismo, veterano y desgastado era el, y ella llenaba con luz sus horas entrenando juntos. Con juventud, pujanza y belleza. Boruto había enterrado su corazón para siempre cuando la otra Sakura murió. Nunca volvería amar. Y el terrible destino de Hitomi-chan acabo también con el amor por la familia.

Ahora Boruto Uzumaki, era un extranjero y paria de su propio corazón…

No importaba que el pasado le ofreciera la nueva oportunidad de amar a Sakura Haruno. No era cuestión siquiera de la diferencia de edad. Él tenía la suficiente energía y esperanza de vida (como Uzumaki principalmente) como para ser pareja de esa niña y darle una vida plena de amor físico. Pero hacerle eso, era condenarla nuevamente. Era matarla tarde o temprano. Cada mujer cercana en la vida de Boruto Uzumaki, murió o lo traicionó con el tiempo. Cada una de ellas. Las más importantes y definitivas. Murieron por su causa o mataron por tenerlo.

Y lo peor de toda esa premonición mortal, era que aún tenía que morir otra mujer importante en la vida de Boruto Uzumaki. Aún quedaba ella por fallecer, y eso por sobre todas las cosas obligaba al hombre para mantener distancia de esa niña-mujer llamada Sakura Haruno. Boruto Uzumaki era un hombre condenado, estaba maldito por su sangre. Eso era algo definitivo.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


Kushina Namikase retornó a su hogar con una carga de frustración enorme…

Sin ningún tipo de éxito en la reunión con Tsunade. Sin lograr explicar de alguna forma medica su libido descontrolado. Incluso Kushina se propuso revisar pergaminos antiguos heredados por su familia del remolino, en busca de antecedentes sobre su afección especial. ¿Era cosa de los antiguos Uzumaki sentir ese deseo de carácter pedófilo? ¿Era una cuestión puramente de su cuerpo en específico? ¿Era ese niño Uchiha quien le causaba tal conmoción? Sobre esa última pregunta, podía decir claramente que no. Sasuke Uchiha no tenía nada especial según Kushina más allá de su juventud. Incluso la manera extraña como empezaron esa relación puramente sexual, fue muy perturbadora para la mujer pelirroja. Podía recordar la primera vez, porque Sasuke se había bañado en casa de los Namikase y estaba usando ropa que pertenecía a Naruto. ¡A su hijo! ¡A su propio hijo! Kushina sabía que mucho de su cuerpo y mente estaban mal cuando descubrió tan perturbador mensaje oculto. No era Sasuke a quien realmente deseaba, no era Sasuke quien realmente quería follar hasta reventarlo. Ese niño Uchiha no tenía la resistencia, no tenía el calor indicado. Solo era un placebo para esa enfermedad llamada placer.

Tsunade Senju le analizo de pies a cabeza, sin saber que rayos buscar era difícil que encontrara una solución. Kushina no pudo confesar su oscuro deseo secreto. No podía decir que se acostaba con un joven a espaldas de su esposo. No pudo decir que había engañado a Minato. No pudo decir que había espiado a su propio hijo mientras se bañaba y que peor aún, se había masturbado secretamente añorando el bien formado cuerpo de su Naruto.

Buscar entre los pergaminos heredados por su clan tampoco fue una solución. Las técnicas de sellos antiguas no tenían cabida en su problema físico. Su técnica de cadenas selladas fue aprendida por su abuela Mito Uzumaki, y nunca le había reportado tamaño descontrol según Kushina podía recordar. Y la gran mayoría de los fuinjutsu, era de carácter muy peligroso tanto para entrenar como para utilizar en batalla. Un kanji incorrecto, una escritura mal diseñada, y todo podía convertirse en un desastre.

Kushina recordaba poco de su infancia en la aldea del remolino. Fue obligada a mudarse desde muy niña y realmente no tenía demasiados recuerdos de Uzushiogakure. Pero no obstante, algunas de su memoria referidas al amor filial entre parientes le indicaban un fuerte vínculo entre miembros del mismo clan. No era descabellado el asunto, puesto que tanto los Uchiha como los Hyuuga creían y practicaban la endogamia para mantener la pureza de su línea de sangre. No obstante, Kushina podía recordar algunas palabras de su propia madre sobre el asunto. Algo referido a un jutsu, un arte de sellado prohibido que no fue finalizado correctamente.

-¿Qué puedo hacer? –Se dijo solitaria encerrada en su propia habitación- ¿Cómo puedo contener estos sentimientos prohibidos?

Algo estaba mal en su interior y ella lo presentía. Era un furioso deseo y debía encontrar la manera de aplacarlo a como diese lugar. Su hijo la encendía. Su propio y único hijo la hacía desear el sexo como agua en el desierto. Tenía que encontrar la manera de aplacar ese horrible sentimiento. Tenía que encontrar traición o no, algún sustituto para complacerse personalmente. Y evitar mientras tanto que su familia no fuese destruida en el proceso.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


Jirayja el Sannin, había servido a la aldea de la hoja una vez más…

Nadie que lo recordaba de su juventud torpe y alborotada, podría haber apostado a ese niño peliblanco para ser uno de los Shinobi más influyentes de su tiempo. Jirayja podía confundir al observador común. Un viejo pervertido, un tipo demasiado relajado para ser efectivo, un ninja sin sed de sangre o inteligencia para alcanzar los altos estándares de sujetos como Orochimaru o Tsunade. Pero Jirayja aun así era un Sannin. Jirayja tenía el alma libre y era un sujeto con gran maniobra en lo político. Por ejemplo, hasta la llegada de Boruto Uzumaki y su informe del futuro, el Gamma Sannin no había encontrado la forma de llevar a cabo su sueño de encontrar paz duradera.

Las aldeas Shinobi eran enemigos naturales y cuando había periodos sin guerras, aun así eran rivales que no ahorraban sangre ni muerte para tomar ventajas de los otros. Minato Namikase como Hokage era la máxima fuerza de Konoha, así como la peor debilidad de una posible paz mundial. Jirayja apreciaba mucho a su antiguo estudiante. De hecho era al hombre que más quería y respetaba del entorno en donde se movía. Pero no podía dejar de lamentar en cierta forma, lo poderoso y majestuoso que Minato fue durante los combates en la anterior guerra mundial Shinobi.

La Roca le odiaba profundamente. Minato era el ninja cuyo poder pudo obligar a rendirse a toda una aldea. El Tsuchikage lo odiaba. Y eso imposibilitaba que existiese la mínima oportunidad de un acuerdo de paz duradero. En Kumo, el orgulloso y poderoso Raikage ya había enfrentado al relámpago dorado de Konoha, con resultado de empate técnico. Tal vez el actual Raikage no odiase o temiese a Minato, pero las viejas historias sangrientas entre Kumo y Konoha no quedaban en el olvido por el mero paso del tiempo. En cuanto a la aldea de la niebla, estaba metida aun en medio de la guerra civil impulsada por los 7 espadachines de Kiri, y no se vislumbraba el final de la carnicería interna en el corto plazo.

Jirayja no obstante, no perdía la fe en una posible paz duradera. Y su sentimiento de búsqueda se veía alentado por las buenas señales enviadas desde Sunagakure, con su Kazekage en deuda por su vida y la de su hijo menor en distintas ocasiones. Y también Amegake, cuyos líderes habían sido los antiguos estudiantes del Sannin en su paso por la aldea de la lluvia hace varios años. Todas alianzas importantes que junto a Konoha formaban un trinomio bastante sólido en lo político y militar.

Jirayja actualmente solía viajar seguido Amegake, y las charlas inicialmente frías con Yahiko y sus amigos, ahora estaban en buenos términos. Incluso sus viajes a Suna llevándose a Naruto por entrenamiento, le generaron un buen vínculo entre los hijos de ambos Kage. Naruto y Gaara ambos jinchuriki, parecían poco a poco trabar una amistad más allá de sus funciones en cada aldea. Gaara siempre había sido un niño solitario y sangriento. Su sello que contenía al Biju no era de la mejor calidad, y eso le produjo un sinfín de traumas. No obstante, Naruto y Jirayja entre amistad y conocimientos del fuinjutsu, pudieron rescatar a Gaara de la arena de su peor versión sangrienta. Ahora mismo, el joven hijo del Kazekage era un jinchuriki en completo dominio de su Biju. Y podía considerar tener un amigo en el mundo, a pesar de su destino oscuro como contenedor de un demonio.

Jirayja paso a paso utilizó toda la información donada por Boruto. Y su movimiento para convencerlo de habitar en la Konoha del pasado, se vio recompensado con un mejor control sobre las actividades oscuras de Danzou Shimura en contra del liderazgo ejercido por Yondaime. En el interior de la aldea de la hoja, aun había batallas por luchar. Pero el gamma Sannin no estaba ocupado especialmente de aquella parte del conflicto. Lo que realmente le consumía el tiempo, era encontrar al sujeto clave que podía atentar contra la paz mundial. Nada menos que Obito Uchiha.

Si Minato hubiese muerto la noche que nació su hijo. O si acaso Boruto no hubiese estudiado el pasado de su tiempo, Jirayja jamás podría haber relacionado al atacante que casi atentó contra Konoha, con aquel infante Uchiha miembro del antiguo equipo Gennin liderado por Yondaime. Sepa solo Kami-sama que fue lo que ocurrió con Obito para traicionar a su aldea de ese modo, pero fuera como sea no cabía duda que seguiría atentando contra la estabilidad de las aldeas en busca de revivir a Madara Uchiha. Los factores rebeldes por eliminar eran tres según los conceptos de Jirayja:

1-Obito Uchiha: El sujeto que seguía al pie de la letra las ambiciones de Madara. Él era la mente detrás del proyecto para capturar los Biju y reiniciar una guerra mundial. Según Boruto, el sujeto con forma de planta llamado Zetzu, estaba a su lado no solo como secuaz, sino como conspirador personal en su búsqueda del plan “Ojo de luna”

2-Orochimaru: Su viejo amigo, no cesaría en sus ambiciones de poseer todos los jutsu de la historia. Ahora mismo había formado su propia aldea y seguía experimentando horriblemente para obtener vida eterna. A sus retorcidas ambiciones de siempre, ahora se le sumaba el asesinato de Sandaime Hokage. Matar a su propio maestro. Jirayja sentía su deber personal el dar cuenta de Orochimaru para limpiar esa afrenta.

3-Kabuto Yakushi: Según Boruto nuevamente, la pequeña rata que actualmente servía diligentemente a Orochimaru, fue el responsable de llevar el jutsu prohibido conocido como “Edo tensei” mucho más lejos de lo que nadie jamás hubiese soñado. Durante la guerra mundial estudiada por Boruto del futuro, Kabuto pudo despertar y controlar un número colosal de ninjas muertos en otras épocas. Shinobi poderosos. Kage y barreras de sangre que lograron hacer frente a las 5 aldeas combinadas en un solo ejército. Jirayja sabía que esa historia de Boruto podía no repetirse ahora que Akatsuki había expulsado a Obito Uchiha de su grupo. Pero Kabuto seguramente podía robar el ADN de todos esos ninjas históricos y perfeccionar la resurrección impura para soltarlos a todos atacando a un país entero. Tanto poder de fuego, sin el costo natural de un chakra o tan solo sin exponerse personalmente, no era algo que Jirayja pensara permitir si realmente quería encontrar paz.

Esos tres sujetos encabezaban la lista negra del Sannin Jirayja. Esos tres sujetos eran los que prioritariamente debían fallecer. Y a pesar del tiempo trascurrido y los distintos problemas afrontados internamente en Konoha. Jirayja el Sannin estaba en camino de resolver su máximo trabajo, y así mismo dar un gran paso hacia la paz del mundo. Después de buscar durante tantos años, después de rebuscar y sondear incansablemente en sus redes de espías. Finalmente había logrado encontrar al enmascarado llamado Tobi. El renegado de Akatsuki, había llevado a varios de los Shinobi renegados clase S bajo su ala. Fundado su propia versión de Akatsuki, y con el mismo objetivo que Boruto había anticipado del pasado. Obtener el Rinnengan de Nagato, y capturar a los jinchuriki para extraer los Biju. Obito y Zetzu seguían con sus ambiciones a pesar de no poder controlar a Nagato, Konan y Yahiko.

Ubicación posible, país del agua…

En medio de la guerra civil, el nuevo Akatsuki estaba escondido. Y Jirayja pensaba en meterse en medio de la sangría para cortar la cabeza de Obito Uchiha. Era el servicio máximo por realizar, su mejor trabajo y también la piedra fundamental de la paz por conseguir. Jirayja tenía pecados que pagar, y arriesgar su vida por la aldea de la hoja era una forma de lograrlo. El gamma Sannin pensaba liquidar a cualquier agente del caos que encontrará en el país del agua, al precio que sea.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

La noche oscura era auspiciosa para definir un plan de acción largamente estudiado…

Danzou Shimura envió a su mensajero más hábil, para contactar a Boruto Uzumaki para la reunión definitiva. La zona secreta donde Raíz solía entrenar a sus integrantes, estaba rodeada por una docena de adeptos al consejero, porque sinceramente ni siquiera los poderes secretos obtenidos por Danzou le hacían confiarse en las reuniones con el mercenario Uzumaki. Durante los años pasados, fue recolectado un buen número de datos sobre las habilidades ocultas y visibles que portaban el ninja clase S que trabajaba actualmente para Raíz.

Y Danzou quería usarlo para chocar contra Minato Namikase…

Dos datos importantes fueron obtenidos a lo largo del tiempo por los espías de Danzou. El primero fue aportado por Anko Mitarashi, quien describió en sus informes la supuesta impermeabilidad a la seducción que tenía Boruto. Por mucho tiempo, Danzou supuso de ese ninja simplemente no tenía debilidades por el sexo opuesto. Pero en cuanto encontró los informes sobre el entrenamiento junto a la kunoichi Haruno Sakura, analizo que el problema de Boruto no tenía que ver con falta de atracción sexual, sino con malas experiencias previas o un trauma del pasado. Tal vez tuvo esposa, tal vez tuvo familia. No se sabía nada de su pasado, pero por edad pudo tener recuerdos de la masacre del remolino. ¿Perdió una pareja hace años? ¿Era por su recuerdo de Uzushiogakure? Como fuese, esa niña que era también alumna de Tsunade Senju, y parecía ser un buen punto de presión para tocar. El otro aspecto eran las habilidades secretas que tenía Boruto. Si bien Danzou no tenía mucha información de los años donde Boruto fue cazarrecompensas, si obtuvo un interesante informe de un ANBU ya retirado. Hace más de 10 años, en los tiempos donde la familia del Yondaime fue atacada por el nacimiento de su hijo, un hombre sin identificación personal posible, fue atendido por heridas y amnesia en ese tiempo. EL extraño parecido físico al actual Hokage sumado a sus enormes reservas de chakra, hizo sospechar que fue Boruto. Ese hombre fue observado durante un entrenamiento y catalogado como poseedor de un Doujutsu y de la increíble técnica Hiraishin no jutsu. En resumen, el cazador de recompensas y ahora miembro de raíz Boruto Uzumaki tenía las técnicas y el nivel adecuado para acabar con Minato Namikase en un combate igualado. Y solo Danzou de entre todos los espías de todas las naciones, lo sabía perfectamente.

-Tu misión….-dijo el anciano en cuanto Boruto se acercó a la reunión secreta- si acaso la aceptas…

Le entregó una carpeta por intermedio de su escolta y observó con atención mientras el Uzumaki abría el contenido y comenzaba a leer. En general las misiones eran enviadas por Anko, o por cualquiera de los perros enmascarados del viejo consejero. Que fuese Danzou mismo quien se presentara para darle los parámetros de informe, era sospechoso cuando menos. Boruto estaba alerta, había muchos hombres de Raíz y lo rodeaban en ese campo. ¿Una trampa? ¿Una traición?

-Tiene que ser una broma…-dijo Boruto al comenzar su lectura de la misión en particular.

-los espías que consiguieron estos datos no se equivocan…-anuncio el anciano- estamos a poco de una nueva crisis en Konoha. El imprudente Yondaime abusando de su poder.

La información sugería que Minato Namikase usaba alguna clase de arte en sellado para controlar una población especifica de la aldea. Un grupo de jóvenes kunoichi era forzada sexualmente y luego obligada a olvidar la experiencia mediante esa técnica. El sello según el informe, data de los primeros sellos usados en la fundación de Konoha. Evitaba que se fugara información interna si alguna kunoichi era capturada por el enemigo.

-los intereses personales del Yondaime no son de nuestra incumbencia…-aseguró Danzou con astucia- pero Raíz no puede permitir que esa información se filtre fuera del círculo más íntimo del Hokage. Así como nosotros hemos detectado esta perversión, temo que otras aldeas o el consejo de clanes puedan hacerlo de igual manera. E incluso las familias más poderosas de Konoha, no se quedaran quietas ante la flagrante violación de sus hijas.

La misión que se le estaba otorgando a Boruto, era de encubrimiento. Se le designaría como agregado al equipo 7, para reemplazar eventualmente en algunas misiones a Hatake Kakashi. En ese equipo, se encontraba Sai como espía de Raíz, Uchiha Sasuke como heredero de uno de los clanes más poderosos de la aldea, y por supuesto Namikase Naruto. Nada menos que el hijo del Yondaime Hokage. La kunoichi Haruno Sakura carecía de importancia en la misión.

-Me aseguraré de ponerte en misiones con esos Chunnin –proseguía Danzou- Nada complicado, solo para mantenerte cerca de ellos. Quiero que te ganes la confianza del Yondaime y su familia. Es importante estar muy cerca para cubrir las indiscreciones que Minato por su estupidez pueda generar.

-Aquí tengo información personal sobre la esposa también….-dijo Boruto teniendo un mal presentimiento- ¿Por qué? ¿Acaso ella es kunoichi en la actualidad?

-Si bien la ex-jinchuriki no se encuentra en servicio activo….-dijo Danzou calmadamente- consideramos un factor de alto riesgo su temperamento belicoso y carácter impredecible. Si acaso ella se entera de las acciones perversas de su marido, puede desatar el caos. Los Uzumaki son naturalmente poderosos y muy apegados a la familia. Además, pertenecer al mismo clan con ella, puede darte una llegada más profunda a la cercanía de la honorable familia del Hokage.

-el Yondaime y yo tuvimos una discusión molesta hace años…-dijo Boruto para dejar en claro su tapadera creada por Jirayja- de no ser por usted seguramente hubiese seguido siendo un cazarrecompenzas nómade. ¿Qué le hace creer que el Hokage confiara en mí ahora?

-Minato no tiene que confiar en ti. No espero eso y tampoco ingresa en los parámetros de tu tarea asignada –dijo el viejo astuto- Pero el equipo 7, cuenta con mucho talento y puedes acercarte al Hokage mediante su hijo o su esposa. Ambos son estúpidos y confiados. Puedes estar cerca, e informarme de los movimientos extraños hechos por Hokage. Tu misión será evitar que tanto la esposa como el hijo sepan lo que ocurre. ¿Aceptas?

Boruto reflexionó con cuidado. La misión y las palabras de Danzou sugerían que quería proteger el buen nombre del Yondaime Hokage. Pero Boruto sabía a la perfección y por historia del pasado, que ese viejo consejero siempre añoró el puesto de Hokage para el mismo. Seguramente tenía una doble intensión. Era obvio para Boruto en este punto. A Danzou Shimura y sus ambiciones, les hacía muy conveniente que supuestamente Minato Namikase fuese un pervertido de armario. ¿Violando jovencitas? ¿Usando un arte de sellado oculto para borrarles la memoria? La lista de las kunoichi que potencialmente estaban sufriendo ese tipo de ataque, incluían lamentablemente a Ino Yamanaka. Por solo esa chica, y el recuerdo de la mujer que le ayudo tanto en su época del futuro, que Boruto a pesar de no confiar en las intenciones de Danzou; tenía que aceptar este encargo. Además, esta misión podía ayudar a Boruto para acercarse más sin levantar sospechas a su principal objetivo.

-Acepto la misión, con ciertas condiciones…- declaró Bolt seriamente- estas tareas de cuidar niños y pervertidos ocultos no son para mis habilidades o paciencia. La paga de esta misión deberá ser triple. Mantener a raya mi deseo de cortar alguna cabeza tiene su costo alto. Y en cuanto a los informes de mis avances…

-por canales regulares…-apunto el viejo apenas.

-Negativo….-le intercedió Boruto- los mensajeros pueden ser detectados. Dudo mucho que Hatake Kakashi o el mismo Yondaime vean con buenos ojos el haberme designado desde el consejo para conducir al equipo donde asiste el hijo del Hokage. A partir de esta noche no volveré a reunirme con nadie adepto a Raíz. Toda información obtenida de esta tarea, será entregada por vías secretas al agente Hebi. Podrá obtener de ella la información. Quiero toda la información sobre artes de sellados a mi disposición con la primera paga del mes entrante. Si huelo a trampa de tu parte viejo…

-Vendrás a por mí…-dijo Danzou tan frio y serio como siempre- te daré el doble solamente y sobre los sellos ya no tengo más de utilidad.

-Los sellos Uzumaki que seguramente se encuentran en el pergamino secreto de Konoha y el archivo oculto de Raíz…-definió el rubio sombríamente- son de mucha utilidad y son la herencia robada a mi familia del remolino. Y será el triple de paga. O de lo contrario le enseñas alguno de tus perros hacer el trabajo de un hombre.


Boruto miró al viejo respondiendo a la misma postura fría y salvaje. El Uzumaki cada vez le agradaba más a Danzou. Estaba rodeado de posibles enemigos, enfrentaba a una fuerza que le era desconocida, y aun así regateaba con éxito cada vez. Sus misiones eran las mejores pagadas de la historia. Sus exigencias sobre sellos eran molestas y absorbentes. Pero aun así, Danzou cedería una vez más. Ya el terreno estaba casi listo. Boruto Uzumaki por pasiones personales, chocaría y posiblemente moriría contra el Yondaime. Pero con tan solo debilitarlo, Danzou podía dar su golpe y cantar victoria militarmente.

No había precio para una manipulación tan bien concertada…

Fin del capítulo.
0 x

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1240
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 20
Sexo: Masculino - Masculino

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 10 03/04/19

Mensaje #35 por Rock-kun » Sab Abr 06, 2019 5:59 am

Por fin un nuevo capítulo de este controversial fic aunque fue algo corto, sin embargo dejó muchas cosas a reflexionar y a especular sobre algunos hechos, sobre todo el pasado de Boruto que empeora cada vez más.

Comienza la Pesadilla:

Precisamente de Boruto comentaré a continuación, con la nueva reseña de su pasado antes de viajar en el tiempo se aprecia que el biondo está tocando el fondo de su vida personal y familiar. Bolt tenía la esperanza de que su sobrina (hija) se salvara de un matrimonio arreglado ya que su padre Naruto le prometió que haría una documentación especial que lograría que Hitomi pudiera elegir con quien casarse, pero tiempo después ve que la chica ya recibió bastantes propuestas de matrimonio y que se iba a casar finalmente.

Naruto le da a entender a Bolt que Hitomi se salvaría de esos matrimonios si se casa con un miembro del clan que sería el hermano menor del rubio, lo malo es que los dos supuestos novios tienen sus respectivas relaciones, una en Konoha y el otro en Suna. Bolt no podía creer lo que estaba pasando y uno de sus peores miedos se estaba haciendo realidad. Por si esto no fuera poco, Bolt nota que las manos de Naruto tiemblan y su comportamiento era muy extraño, lo cual le confirma dolorosamente al rubio que su padre ya es víctima del Kotoamatsukami Hyuuga de su hermana sicópata. Si Naruto ya es manipulado por su hermana existe la terrible posibilidad que toda su familia también lo esté y se encontraría completamente solo en su lucha contra Himawari.

Antes de que comenzara esta lamentable escena, Bolt llega a la torre Hokage pensando que su padre haría algo en contra de su hermana, dando a entender que varios de los que estaban en la oficina de Naruto saben de las fechorías de Himawari en contra de su familia (excepto lo de las violaciones a Bolt y de que los sobrinos de este en realidad son sus hijos). Se revela además, de que fue Ino quien ayudó a Bolt a desarrollar el jutsu que es la variación del Hirashin y que lo ha protegido de su sicópata hermana.

Bolt debe analizar bien la situación antes de cometer alguna locura para salvar a su sobrina, aunque viendo el cómo terminó siendo perseguido por todo el mundo, no me extrañaría que el rubio haya eliminado a los que enviaron las cartas matrimoniales y eso haya desencadenado el desastre. También está la posibilidad de que Himawari haya manipulado a cierta gente importante del mundo ninja para tener a Bolt como el criminal más buscado, pero todo depende del autor en aclarar el asunto.

¿El Origen de la Ninfomanía?

Ni siquiera Tsunade pudo encontrar la causa de la sed descontrolada de sexo de Kushina, la pelirroja no quiso revelarle a la rubia sus líos sexuales porque eso la delataría ante todo el mundo. Tras regresar a su casa enojada y decepcionada por no encontrar solución a su problema, comienza a analizar detenidamente su situación, su gusto por querer follar con jóvenes y que el sexo sea tan bueno, lujurioso y depravado lo dedujo al follar con Sasuke.

Según Kushina el Uchiha es joven, pero en cuanto a rendimiento sexual deja mucho que desear y la dejaba insatisfecha. Cuando tuvo esa noche de sexo con Jiraiya, el tipo al ser un pervertido la folló de todas las formas posibles hasta el amanecer y eso la dejó satisfecha a tal punto que pudo calmar su lívido descontrolado por un tiempo. Sin embargo, ninguna de esas experiencias llenó por completo su fetiche sexual y cuando recordó el cómo terminó follando por primera vez con Sasuke que fue porque este llevaba puesta un piyama de Naruto y que se masturbaba cuando lo expiaba en la ducha, llegó a la terrible conclusión de que deseaba a su hijo como hombre.

Kushina revisó casos de incestos en algunos clanes como los Hyuuga, Uchihas y Uzumaki, y en su mayoría eran para perpetuar la pureza de la sangre, aunque el asunto es especial en cuanto a su clan debido a la cantidad de chakra que poseían y que la mejor manera de contrarrestar esos excesos de energía era con el sexo, algo que con el pasar de las décadas se convirtió en algo normal y esencial para los Uzumakis. Kushina sabe que su hijo llenaría por completo su fetiche sexual, es alguien joven y que podría satisfacerla completamente al llevar sangre Uzumaki en sus venas junto con su resistencia, contando además que los lazos familiares entre los integrantes de su clan son demasiado fuertes. Sin embargo, Kushina no puede darse el lujo de perder el preciado lazo que tiene con su hijo por su problema, así que pensará en algo que pueda darle una solución temporal.

¿La Historia se Repite?

Bolt le dio la prueba final a su alumna Sakura de ser merecedora de su entrenamiento, la cual supera con gran maestría sorprendiendo a su maestro. Bolt no puede evitar reír de forma sincera después de tanto tiempo, ya que esa sensación no la sentía desde que la Sakura del futuro murió, y eso lo hace reflexionar si podría encontrar en el pasado la felicidad que le fue arrebatada tantas veces en su época. Sin embargo, Bolt descarta esa idea ya que tristemente todas las mujeres que se han relacionado con él terminan cambiando sus vidas para mal o son asesinadas como pasó con Sakura y su sobrina, confirmando tristemente que Hitomi está muerta. Sólo queda averiguar cómo la joven encontró la muerte, si fue asesinada por su madre Himawari o se suicidó al no poder encontrar una solución a su terrible destino de ser una moneda de cambio.

Anécdotas:

Un asunto a resaltar, es que Jiraiya descubrió el paradero de Obito y se dirige a acabar con él, de esta manera disminuiría el número de enemigos que amenace la paz en Konoha y el mundo shinobi. Lo malo, es que tal como pasó con el Sandaime, el gama-sannin encontrará la muerte en manos del enmascarado a pesar que su relación con Nagato, Konan y Yahiko es de las mejores. A diferencia del cannon donde Jiraiya fue asesinado por Pain, ahora en este nuevo pasado modificado por las acciones de Bolt, ero-sennin morirá por Obito. Lo único positivo es que al morir Jiraiya, el secreto de la noche de pasión con Kushina se irá con él a la tumba, a menos que salga a la luz de alguna forma. Con la inminente muerte de Jiraiya se confirma que a pesar de los esfuerzos de Bolt, la gente que ha muerto antes de que él naciera morirá igualmente, pero en otras circunstancias.

Por último, está el hecho de que Bolt recibe una misión de infiltración en el equipo 7 como reemplazante de Kakashi para evitar que Naruto o Kushina descubran las retorcidas andanzas sexuales y pedófilas del Yondaime ya que eso desestabilizaría a Konoha políticamente. Sin embargo, el plan oculto de Danzou es hacer que Bolt y el Yondaime peleen a muerte, lo cual mataría a dos pájaros de un tiro y tendría el camino libre para quedarse con en el poder en Konoha.

Ojalá que no demores mucho con la continuación, ya quiero ver cómo Bolt se las ingenia para cumplir su misión de infiltración en el equipo 7 y el cómo quiere lograr Danzou que haya una pelea entre Bolt y el Yondaime que lo beneficie por completo.
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.

arminius
Gennin
Gennin


Mensajes: 35
Registrado: Mié Jun 01, 2016 4:27 am
x 39
Sexo: Masculino - Masculino

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 10 03/04/19

Mensaje #36 por arminius » Mar Jun 18, 2019 12:57 am

un capitulo mas. sumamos y seguimos. esperemos terminar sin problemas aunque lleve tiempo. saludos.




CAPITULO 11: UNA TERRIBLE CONDENA

“Diario de Boruto Uzumaki…

Nueva entrada…

Recuerdo haber sentido un atisbo grande de alivio aquella tarde donde Ino Yamanaka implantó el sello en mi espalda para defender mi mente. Fue un esfuerzo conjunto entre los conocimientos adquiridos sobre artes Uzumaki antiguas, y la capacidad de una muy experimentada líder Yamanaka para hilvanar fuinjutsu con Genjutsu. El objetivo era crear una defensa solida contra técnicas que invadieran mi mente. Tuve que sacrificar parte de mi chakra para sostener un sello de control que lograra impedir ser influenciado por la técnica de presión parcial creada por Himawari Uzumaki.

Fueron tiempos difíciles aquellos…

Mi guerra interna contra mi hermana se mesclaba indefectiblemente con el otro conflicto por la libertad y felicidad de mi sobrina. Mi hermano menor quedo descartado rápidamente para ser el prometido de Hitomi. El asunto no era tanto el parentesco como la falta del Doujutsu en Minato, tan necesario para justificar una endogamia que extendería la herencia de poder. Y con respecto a mis dos medio hermanos Hyuuga, al parecer tía Hanabi no estaba dispuesta a cederlos para un eventual compromiso. Cuestión extraña, ya que los Hyuuga tenían la posibilidad de adquirir más integrantes del nuevo Doujutsu con el casamiento de uno de sus descendientes con la nieta del Hokage.

Tía Hanabi tal vez estaba siendo controlada. Pero eso significaba que también Hinata-okasan lo estaba. Para controlar al títere, primero debes tomar al titiritero. El problema no era lo que estaba sucediendo a mí alrededor. La verdadera cuestión, era el ¿Por qué? Himawari había movido fichas y bloqueado cualquier intento de casamiento en Konoha. ¿Quería enviar lejos a su hija? ¿Quería entregarla a otra aldea Shinobi?

Eventualmente, la escalada de daño acabaría en desastre diplomático. Si acaso Hitomi, mi padre el Hokage, o incluso Himawari cometían un error de juicio; todo podía terminar en conflicto dentro de alianza. Entonces, decidí abrir completamente el juego:

-Quiero fingir ser el prometido de Hitomi-chan…-le dije a mi padre una tarde donde quedamos solos en su oficina- obviamente no la veo de forma pervertida. Pero podemos formar un acuerdo de matrimonio para mantener uno o dos años fuera de peligro.

Mi padre sonrió apenas. Sabia de mi cercanía a su nieta y que definitivamente no iba a permitir que la casaran a la fuerza con un extranjero. Yo había estado entrenándola, yo la había recomendado para ser escolta del Hokage. Yo la protegía, era la luz de mis ojos. No iba a permitir que nadie, ni siquiera mi enferma hermana menor la alejara de mí. Pero la experiencia también se hacía presente.

-No quiero que nadie lo sepa en Konoha –anuncié al Hokage- tengo razones para creer que Hitomi puede estar en peligro si alguien se entera que puede llegar a ser mi esposa. Podemos firmar un contrato de matrimonio y tú puedes enseñarlo a los otros líderes. Pero todo debe ser discreto, para evitar que Hitomi-chan tenga riesgo su vida.

Mi padre lo pensó un momento. Era evidente que reflexionaba profundo sobre la propuesta, que en cierta forma él también había dejado vislumbrar hace tiempo. Aunque claramente no estaba pensando en lo que ocurrido con Sarada, con los Hyuuga por asunto del Doujutsu o ¿porque no? lo que terminó ocurriéndole a S*****-chan.

-¿Es información de Raíz? –dijo con calma el Hokage.

-Hai…-afirme para proteger aun la identidad de Himawari.

-La firma del acuerdo para ser legal…-afirmó mi padre- debe contar con el aval de cuando menos un consejero venerable, y un representante de cada lado del contrato. Debemos hablar con Hima-chan para…

-No…-le corté bruscamente por lo que se sorprendió- Hitomi estará en riesgo mortal. Solo Inojin como su padre y representante del clan. Podemos involucrar a Ino-san también. Y de nuestro lado solos nosotros.

-¿Por qué?

-Ino Yamanaka es alguien muy confiable, y sus técnicas mentales pueden borrar todo rastro de la información sobre el acuerdo. Nadie, y eso incluye a los padres de Hitomi deben saber lo que ocurre. Confía en mi padre.

Naruto Uzumaki confiaba ciegamente en mí. Durante años, había aprendidos que aunque mis métodos podían pecar de extremistas o poco ortodoxos en algunos casos, siempre estaban apuntados al bien común. Yo no tenía interés sexual en Hitomi Yamanaka. Mi sentimiento por ella era la de un protector. Irónicamente, la veía como lo que realmente era en la realidad, mi hija. Esa información debería haberme hecho feliz. La amaba con sinceridad y esperaba ser su tío del corazón por siempre. Pero lamentablemente, en la tierra de traidores la información más hermosa, siempre viene empañada por el dolor y la sangre. Entonces cuando este dato fue revelado, no tuvo excepción a la regla.


El acuerdo fue un hermoso desastre…

48 horas después de firmado el contrato de compromiso matrimonial. Aun cuando Ino había sellado los recuerdos de Inojin y demás participantes a excepción de Hitomi o quien ahora escribe; La noticia de alguna forma fue conocida por mi hermana menor. Todo fue un desastre porque apareció desesperada en la oficina del Hokage gritando y llorando contra ese acuerdo secreto del que supuestamente no tenía forma de saber. Su nerviosismo y desesperación eran muy frustrantes. Parecía una bestia atrapada en un cepo. Parecía un criminal vuelto loco ante el cadáver fresco de su víctima reciente.

Mi padre tuvo que apelar al ANBU para mantenerla bajo control. Ella gritaba incoherencias sobre lo que no podía ser. Sobre lo prohibido y sobre lo incorrecto. Fue retenida por la fuerza y solo pudieron controlarla efectivamente cuando la sellaron para el uso del chakra. Era hija del Hokage después de todo, era muy fuerte y difícil de manejar por un grupo de ANBU bastante novatos por juventud. Pero ahí mismo no solo estaba yo presente, sino también mi padre. Ambos éramos una fuerza imparable si trabajábamos juntos. Himawari finalmente dejo de resistirse cuando perdió el uso de chakra. Se dejó conducir hacia una celda de detención y tanto el Hokage como quien escribe ahora la siguieron para interrogarla. Ya no podía protegerla. Si era interrogada, o incluso si su mente era sondeada por la división de interrogatorios. La verdad sobre las muertes de Sarada y S*****-chan finalmente saldría a luz. Mal que me pesara, seguía amando a mi hermana menor. Deseaba enterrar el pasado para mantenerla a salvo. Pero el asunto del acuerdo matrimonial con mi sobrina lo termino por revelar todo. Incluso mucho más, de lo que originalmente hubiese querido saber”



/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


El Jounnin de elite los esperó a pie firme en la mitad del terreno de entrenamientos número 7. Parado frente a los tres místicos troncos, como si el destino una y otra vez estuviese empeñado en elegir los mismos lugares para manifestarse. Habían pasado ya muchos años desde que Boruto Uzumaki viajo en el tiempo hacia el pasado, volvió a la época de sus abuelos y cambio el flujo natural de la historia salvando a la familia paterna. Muchos años de vivir como un ente sin propósito ni destino, dentro de una vieja historia que cada vez era menos su propia historia.

-“este mundo no es tu mundo”…-se repetía en su mente la frase de Minato Namikase- “esta historia no es tu historia”- era lo que el propio Boruto podía agregar de sí mismo.

Todo eso era cierto. Pero aun Boruto se reconocía como un Shinobi fiel a la aldea de la hoja. Y su misión principal, aquella que lo trajo al pasado, seguía siendo prioridad. Aunque le costara la vida, aunque sacrificara los últimos trozos de su alma por conseguirlo. Y por ello, se había mantenido aislado del joven Naruto Namikase, su familia, sus amigos y básicamente toda la generación. Tenía que mantener las distancias. No conocerlos, no tratarlos, no trabar amistad con ninguno de ellos. De lo contrario, la misión de Boruto causaría mucho daño más allá de haber salvado al mundo del futuro como el rubio pretendía. Y sus muchos años como cazarrecompensas, sumados al tiempo que paso en Konoha como parte del ANBU, se fueron por el caño ante las órdenes del viejo Danzou.

El consejero sospechaba movimientos extraños alrededor del Hokage. Fingía interés en protegerlo aunque claramente prefería enterrarlo. Y había enviado a un asesino despiadado y sin ninguna fidelidad conocida más allá del dinero y los sellos Uzumaki antiguos; directo a capitanear parcialmente el equipo Kakashi.

Todo fue un asunto del consejo de ancianos, quienes presentaron gran interés en la guerra civil que la aldea de Kirigakure aún continuaba teniendo en su país del agua. Al parecer, la sangría del combate entre Yagura (cuarto Mizukage) contra las espadas de la niebla rebeldes conducidas por Mei Terumi, estaba durando demasiado en esta versión del tiempo.

Boruto no había salido de la aldea por mucho tiempo como antaño cuando era agente libre. Solo misiones cortas y esporádicas, nada complicado para sus habilidades ni desafiante para su nivel. El consejo de ancianos le había dado misiones de alto grado, y Danzou por intermedio de los contactos de Raíz tampoco había mezquinado su utilización. En Resumen, mucho dinero. Muchos sellos antiguos y la sensación en sus contratantes de que Boruto Uzumaki podía ocuparse de prácticamente todo. Lo cual era sospechoso sino alguien tan calificado no era enviado a tratar el problema de Kirigakure.

Entonces, ¿Por qué enviarlo a cuidar a un grupo de críos que apenas si ascendían a Chunnin? ¿Por qué Danzou había movido influencias para poner a Boruto en centro mismo de sus supuestos enemigos? ¿Acaso lo estaba probando? ¿Sospechaba que Boruto era el espía de Minato? ¿Intentaba probar su lealtad? De lo contrario, era extraño que “casualmente” durante el tiempo que Kakashi no podía liderar a su escuadrón, lo designaran al Uzumaki y no al capitán Yamato por ejemplo.

Boruto había pasado todo el tiempo desde que se dispuso a vivir en la Konoha del pasado a evitar tanto a su “padre” como a su “madre”. No debía relacionarse con ninguno de ellos. No si quería evitar influir en partes incorrectas del futuro. Ciertamente quedaba por resolver el asunto de Obito Uchiha y Zetzu. Boruto no tenía todo el detalle sobre esos sujetos, pero si había leído en los libros de historias mientras entrenaba con Kakashi-sensei, que ellos formaban parte de los enemigos en la quinta guerra mundial que termino uniendo a todas las villas Shinobi en una alianza.

Sin embargo, todos sus esfuerzos se fueron por el drenaje, cuando los movimientos de Danzou terminaron por ponerlo a cargo del equipo 7. Aparentemente Kakashi estaría realizando una serie de misiones junto a un escuadrón especial, y sus estudiantes ahora estaban a cargo de Boruto Uzumaki. Así, aunque fuese increíble, Boruto ahora estaba liderando el equipo donde unos jóvenes muy conocidos formaban parte. Sai había regresado al ANBU en cuanto Sasuke Uchiha salió de la suspensión que le impuso su propia familia. Estaba Sakura Haruno, su amante del futuro y ahora su estudiante en el presente. Era parte Naruto Namikase, hijo del Yondaime y para colmo padre de Boruto en el futuro. Y para completar el combo destructivo, Sasuke Uchiha. Tan arrogante y altanero como siempre. Un poco menos sombrío gracias a conservar viva a su familia, pero aun así con la mala actitud de equipo que siempre le caracterizo. Por ser Uchiha, se creía el dueño del universo. Y tenía un mal humor de los mil demonios porque su rival y compañero de equipo le estaba superando en nivel de poder actualmente. Comparando con el pasado original, Boruto podía ver a un Naruto superior a Sasuke. Un Naruto mejor instruido desde la niñez por contar con su familia. Un Sasuke muy protegido y mimado por contar con su clan vivo. El asunto de Sakura Haruno y su trauma también era un cambio, aunque Boruto no tenía idea del motivo como con los otros. Tres personas importantes en un futuro, y Boruto en medio como capitán interino. El plan perfecto para el desastre temporal.

-Mi nombre es Uzumaki Boruto….-les dijo parado de brazos cruzados frente a los tres Chunnin- soy el líder de este equipo hasta que el Hokage, o el consejo digan lo contrario. He vivido gran parte de mi vida trabajando independiente. Cazando criminales, rastreando la peor basura que el mundo ninja ha creado. Trabajé en escuadrones de elite mucho tiempo antes que cualquiera de ustedes pudiera andar sin pañales.

La impersonalidad era la clave de todo. Boruto estaba atrapado en este trabajo de conducir a su “padre”, a su “amante” y al “padre de Sarada-chan”. Pero no se iba a relacionar con ninguno de ellos. Algunas misiones, algo de tiempo perdido y seguramente Kakashi Hatake volvería a dirigir ese escuadrón. Entonces Boruto jamás volvería a cruzarse con ellos. No por lo menos, hasta que llegara el inevitable final de todo.

-Los que abandona a la misión son basura…-dijo parafraseando a Kakashi- pero los que abandonan a sus amigos…


-…son peor que la basura –completó Naruto sonriendo al nuevo capitán. A él siempre le había gustado esa frase emitida por Kakashi-sensei.

-Y aquí otra filosofía posible de los ninjas….-proseguía imperturbable Boruto, haciendo que el joven Namikase dejara de sonreír por la frialdad- “la misión es lo primordial” no importa si pierdo a mi equipo, o hasta la vida. La misión siempre debe cumplirse. No hacerlo, deshonraría mi clan. Al costo que sea debo cumplir. La misión y mi honor son más importantes que todo.

Sasuke estaba más cerca de esa línea de pensamiento. No se veía a si mismo fallando y teniendo que enfrentar a su padre o a Itachi-nii cuando regresara. Sinceramente, prefería morir antes que perder el honor Uchiha. Aunque claramente mantendría esta postura cautelosa hasta ser más fuerte, y así hacerle pagar a sus enemigos las humillaciones vividas.

-También estarán aquellos ninjas que no tienen una creencia en común…-desdeño Boruto sonriendo apenas y muy frio- aquellos que esperan que suceda lo mejor mientras van buscando no decepcionar, no morir, o no caer en manos del enemigo. Ninjas sin principios definidos. Ninjas que solo cumplen su trabajo. Sobrevivientes.

Sakura asintió levemente en silencio. Claramente ella estaba más inclinada a ese modo de pensamiento. La filosofía o el honor no la salvarían cuando un grupo de violadores la tomaran prisionera. Tenía que ser fuerte, tenía que sobrevivir.

-Y todo lo piensen sobre su trabajo o su camino de ninja es válido…-les dijo finalmente el capitán- Pero en este escuadrón en particular, importara una mierda.


Tanto Naruto como Sasuke se irritaron profundamente. No era bonito que alguien pisoteara sobre tus creencias como si fueran la nada misma. Kakashi-sensei era muy distinto a este sujeto. Ni siquiera habían pasado 10 minutos de conocerlo y les caía mal. Sakura por su parte, ya tenía más tiempo de relacionarse con Boruto-sensei, y entendía que era una fachada su comportamiento borde. Algo le había pasado a ese hombre para querer odiar al mundo y alejarse emocionalmente de todos. La joven pelirosa se sentía empática con el sensei. O tal vez enamorada, o simplemente admirada por todo lo aprendido en meses anteriores. La otra gran posibilidad, era que sus instintos como médico se activaran ante la presencia de un alma rota. Porque eso parecía Boruto Uzumaki ante la joven Sakura. Un hombre muy dañado, y un hombre que necesitaba ser amado. Y ella lo quisiera o no, estaba reaccionando ante eso.

-Pueden creer lo que quieran…-proseguía Boruto imperturbable- incluso pueden no creer en nada. Pero en el campo mientras nos encontremos de misión, lo único que tienen permitido es obedecer ciegamente mis órdenes. No he cuidado nunca a un grupo de críos. Siempre he llevado soldados a las misiones. Y los soldados obedecen sin cuestionar. No pido, ni doy trato preferencial. No les pediré que entrenen bajo mi tutela ni me importara que no se reúnan conmigo en un campo de entrenamiento. En Konoha, tienen vía libre para hacer lo que mierda les parezca con su tiempo. Pero en el campo de las misiones, la orden inalterable es obedecerme.

-¿No nos entrenará Boruto-sensei? –preguntó Sakura algo desanimada.

-Estaré disponible para compartir entrenamiento lunes, miércoles y viernes en este mismo campo. – Anuncio el hombre seriamente, cuyas funciones actuales le obligaban asistir a ninjas bajo su mando- esperaré por ustedes de 7 a 9 de la mañana. El que quiera ser apaleado sin misericordia es bienvenido a prestar su cuerpo a la causa. Pero si a las 9 en punto no tengo la molestia de una visita, bien pueden hacer lo que quieran de sus vidas. No serán reportados ni informados por no entrenar conmigo. Pero cuando sean llamados por una misión, nos reuniremos donde les ordene y a la hora señalada. Sin excepciones.

Sasuke ya estaba perjurándose que nunca vendría a entrenar con un idiota como ese. De hecho, se parecía bastante al Dobe de Naruto, solo que no tenía esa sonrisa estúpida y era un viejo. ¿Acaso eran parientes? ¿Por qué nunca lo habían visto hasta ahora? ¿Quién era ese sujeto que había sido recomendado por el consejo de clanes? En realidad no le importaba. Desde que fue liberado por su padre, estaba entrenando bajo la tutela de ninjas pertenecientes al ANBU. Fugaku Uchiha en persona lo había contactado con la elite de las fuerzas especiales. No le valdría de nada el entrenamiento con un Jounnin regular.

Naruto en cambio sentía algo extraño con el capitán presente. Algo de su instinto le sentía curiosamente familiar. Aunque no le había gustado mucho ver a su compañera e interés romántico Sakura Haruno, sonreír ante el viejo borde cuando hablaba sobre entrenamiento. ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Ahora Sakura-chan estaba interesada en ese sujeto? No, no podía ser. Hace un par de años ella estaba enamorada del teme, para luego no querer estar con nadie. Naruto había esperado demasiado su oportunidad. Sakura-chan tenía que darle una cita cuando menos. Aunque actualmente no estuviese “desesperado” por ganarse el corazón de su compañera, tenía que mantener ciertos aspectos de su vieja apariencia para pasar desapercibido.

-Repito claramente antes de que se retiren a sus actividades….-reclamó Boruto muy firme- Ahora son mi escuadrón. Lo que Kakashi o quien sea que los haya entrenado previamente hiciera, a mí no me importa. Durante las misiones solo mis órdenes son válidas. Si acaso se atreven a huir, desafiarme o contradecir lo que digo. No deberán preocuparse por el enemigo en el campo. Yo mismo los mataré y dejaré sus cadáveres para alimentar a las alimañas del bosque. Es todo.

Dicho esto, Boruto Uzumaki desapareció. En un remolino de hojas se trasportó por un sunshin instantáneo. Había dejado una terrible impresión en su escuadrón. Tanto Naruto como Sasuke ya lo odiaban sin siquiera haber empezado a trabajar juntos. Sakura en cambio, tenía una suave sonrisa que no podía disimular con nada. Su corazón estaba cautivado. No importaba que Boruto fuera borde o antisocial. No importaba que pareciera un hombre deprimido. Que se emborrachara o buscaba pelea en cualquier lado. Ni siquiera a Sakura le comenzaba a importar la diferencia de edad. Estaba encantada con Boruto Uzumaki. Ese hombre era el único que no la trataba como un objeto frágil. Era el único que no la consideraba un estorbo. Ese hombre una extraña tristeza interna que a Sakura le provocaba locura. Quería protegerlo, quería ser digna de su cariño. Definitivamente se estaba volviendo loca. Muy muy loca, por Uzumaki Boruto.

-Sakura-chan….-le dijo Naruto sonriéndola mientras Sasuke se retiraba del lugar- ¿No te gustaría ir a una cita?

Ella salió de sus pensamientos para mirar al joven Namikase a su lado. Naruto era amable y lindo. Muchas chicas a lo largo de los años querían tener una relación con él. Era desafortunado que Sakura nunca lo viese de forma amorosa. Era cierto que le gustaba Naruto hasta cierto punto, pero al lado de Sasuke primero (con esa seriedad de siempre en la academia) y de el nuevo capitán ahora, Sakura simplemente veía a Naruto como demasiado “infantil”. Aun así, tenía que admitir que era lindo no verlo rendirse nunca. Con el tiempo seguirían siendo amigos, de eso no cabía duda. Pero seguir apartándolo claramente no funcionaba. Tal vez si hablaba más directamente, podía hacerle entender a Naruto que no veía de la forma que el rubio pretendía. Ni ahora, ni nunca realmente.


-hum….-se tomó con una mano bajo la barbilla como si pensara la propuesta- de acuerdo. ¡Pero solo como amigos Baka! ¡Y tú pagas por la cena!

-¡HAI SAKURA-CHAN! ¡POR FIN! –Daba saltitos alrededor de ella- ahora tenemos que convertir esa amistad en noviazgo y después casamiento y….-ella le amenazo con un puño y Naruto retrocedió cubriéndose con sus brazos- GOMEN GOMEN….Sakura-chan.

La cuestión terminó en una cena amistosa. Sakura pensó en cortar toda esperanza en su amigo mientras comían. Era la única forma de terminar ese asunto. En tanto Naruto, a pesar de haber obtenido su tan deseada cita, no pudo evitar sentir que su compañera no estaba interesada románticamente. Eso quedo en su pensamiento para las semanas siguientes. Alguien le estaba arrebatando lo que tanto deseaba obtener. Y ese alguien, aparentemente no era Sasuke teme.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*

Minato revisó el mensaje proveniente de los sapos ermitaños por tercera vez…

La codificación era claramente de su maestro Jirayja. El mensaje estaba resguardado de cualquier ojo indiscreto que pudiese leerlo antes o después del Hokage. El código numérico y la composición lingüística arrojaban un dato estremecedor. Aparentemente, el enmascarado que quiso liberar al Kyuubi la noche que Naruto nació, estaba controlando las acciones del Yondaime Mizukage.


-como un títere, como una simple marioneta…-dijo Minato hacia sus dos hombres de confianza en esa oficina- El criminal que se hace llamar Uchiha Madara, está gobernando Kiri al controlar a su Mizukage.

Tanto Kakashi Hatake como Uchiha Itachi se miraron con confusión. ¿Era realmente cierto que ese sujeto renegado con el sharingan era Uchiha Madara? ¿Era posible que el ancestro de los Uchiha aun hubiese sobrevivido al tiempo?

-El sharingan tiene muchas virtudes Hokage-sama…-aseguro Itachi- pero la inmortalidad no es una de ellas.

-sin embargo, el control mental se encuentra entre las posibilidades claramente…-añadió Kakashi firme y serio como de costumbre- Minato-sensei, ¿Por qué he sido separado de mi equipo?

-Te quiero en un escuadrón especial Kakashi…-anunció Minato- Jirayja-sensei ha desaparecido en país del agua y temo por su mensajes cifrados que tiene problemas. Tanto tú, como Itachi serán parte del escuadrón que se infiltre en ese territorio y averiguar qué demonios está ocurriendo.

-¿y mi equipo?

-si bien tus muchachos tienen talento y futuro…-proseguía el Hokage- son muy jóvenes para saber maniobrar en territorio de guerra civil. Además, tengo informes de aliados extranjeros que ubican entre las ambiciones del tal Uchiha Madara, el capturar y robar los distintos Biju que tienen todas las aldeas Shinobi.

-estratégicamente… -añadió Itachi pensativo- es poco inteligente enviar al escuadrón del honorable hijo del Hokage directo hacia territorio enemigo.

Naruto claramente no podía acercarse al país del agua. Y tanto Sakura como Sasuke no parecían estar preparados para algo más allá de las misiones ordinarias. Eran Chunnin todos, y muy capaces por cierto. Pero tanto Itachi como Minato, tenían razones personales para no querer meter a sus seres queridos en esa niebla sangrienta.

-No te preocupes por tu equipo Kakashi…-le dijo el Hokage sonriendo- puse al frente a un Jounnin muy fuerte. Te aseguro que mi hijo y sus compañeros están más que seguros junto a ese sujeto.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


-Tengo dos ninja bajo vigilancia con mucho potencial….-dijo Danzou a sus dos guardaespaldas de confianza- pero ambos están incompletos.

Tanto Torune Aburame como Fu Yamanaka, solo se limitaban a escuchar a su líder sabiendo perfectamente lo que se esperaba de ellos. Danzou solo pensaba en vos alta. Y ellos tenían que escuchar en silencio sin interrumpir. Era parte del trabajo. Parte de ser las sombras del líder Raíz.

-necesito un poderoso guerrero…-añadió el viejo consejero sonriendo apenas- Un arma, un soldado adicto. No me sirven dos prometedores peones.

La estrategia contra el gobierno de Minato Namikase estaba casi completada. Todas las herramientas y conexiones necesarias estaban instaladas para saltar en el momento apropiado. Como una araña astuta, Danzou había tejido su tela de red para cubrir todo punto posible a considerar.

En el plano internacional, había creado un grupo de ataque que apoyaría las acciones de Orochimaru junto con la aldea del sonido. El objetivo era expandir el poder de Oto hacia el oeste. Rodeando el país del fuego directo para dominar el país del té, la cascada y finalmente la lluvia. Si Minato había logrado alguna especie de alianza con Ame, Danzou pensaba contrarrestarlo con poder de Oto. Eliminar aliados potenciales del Yondaime, para que nadie viniese en su ayuda cuando el golpe de estado suceda. Y además, tenía que ocuparse del cuarto Kazekage. La alianza con Suna solo servía si el líder futuro no era aliado del Yondaime.

Durante los meses pasados, la política de clanes se había rodeado de una bruma tenue entre el supuesto liderazgo impoluto del Yondaime, y a verdad secreta de sus perversiones. Danzou dividió su tarea entre poner de su lado a los jefes de clanes y acordar beneficios ulteriores al cambio de Hokage, con preparar a su pequeño ejército de Raíz para tomar los puntos claves de Konoha. Y el primer paso de todo ello, fue aprovechar todo el poder del clan Uchiha.

Lidiar con Minato individualmente era todo un problema desde la fuerza, pero ni siquiera el Yondaime Hokage podía gobernar una aldea que ya no lo quería al mando. Por ello, Danzou ya había influenciado con sus palabras venenosas a los ancianos de cada clan ninja. Ellos trasmitirían su mensaje a los jóvenes cabeza de clan, bloqueando o simplemente neutralizando cualquier ayuda que pudiesen querer brindar a Minato luego del golpe. Y para completar el cerco político alrededor de su enemigo, Danzou Shimura uso su mejor arma reservada solo para ocasiones especiales. El reclutamiento forzado.


Primero, uso su nueva influencia frente a Fugaku para liberar a Sasuke Uchiha y que retornara a su equipo original. El niño Uchiha sería una pieza clave para “afilar” la mejor arma de guerra que el anciano consejero necesitaba desplegar en la brevedad. Luego, preparó el escenario para contener un escándalo, en favor de crear un poderoso subordinado en su futuro ejército. Y finalmente, derrotar a Minato con una jugada maestra. Quitándole lo único que creía nunca iba a perder. Su herencia, su hijo el jinchuriki. Su familia.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/



Naruto Namikase en general, era bastante resistente a la decepción…

Pero el acumulado de ese sentimiento, tiende a desgastar hasta el corazón más fuerte. Su niñez comparada con la antigua versión que nunca conocería personalmente, fue mucho más feliz y rodeada de afectos de lo que podía esperarse. Tener un padre, que además era el líder de la aldea y el ninja más respetado del mundo le grajeo inicialmente mucha aceptación en todo ámbito. Pero desde que ingreso a la academia ninja, Naruto comenzó a sentir la indudable presión de ser comparado con una leyenda. Si él acertaba 8 blancos sobre 10 con su kunai, no faltaba nunca el maestro que afirmaba recordar al Yondaime haciéndolo mejor. Si se hubiese graduado un tiempo antes de lo previsto, nunca seria rompiendo el record de tiempo que todos le atribuían a Minato Namikase. Si su equipo había cumplido cierto número impresionante de misiones, incluso Kakashi-sensei afirmaba que el equipo Minato hace años había sido mucho más efectivo.

Era decepcionante no ser nunca aceptado por sus propios méritos. Ser tratado como un honorable hijo sin que destacaran su propio esfuerzo por sobresalir. No obstante, Naruto nunca pudo albergar mala voluntad contra su padre. Lo amaba y respetaba. Incluso jamás sintió querer reclamarle cuando el Yondaime no tenía tiempo para ayudarlo con su entrenamiento. Naruto Namikase, entendía perfectamente los horarios apretados y las responsabilidades que el líder de Konoha tenía. Naruto no extrañaba a su padre, porque tenía todo el amor y la atención de su madre. Kushina Namikase.

Era su madre quien le había entrenado desde niño. Era su madre quien se preocupaba más por el cuándo más joven. Era su madre quien le daba abrazos, besos amorosos y cariño. Era su madre quien siempre tenía tiempo para un consejo, una palabra de aliento, y regaño que podía ayudarlo a mejorar. Era su madre quien le obligaba a dar lo mejor en la academia, en las misiones, y en los entrenamientos. Naruto no obstante las sonrisas de su persona más preciada, siempre pudo notar cierta incomodidad de la gente para con ella. Miradas raras, miradas furtivas. Desconfianza ante la sonrisa amable de Kushina. Naruto no supo el motivo de los aldeanos para verla de lado, pero lo odiaba. Tenía mucha rabia de que todos trataran a su madre como una apestada a pesar de simular muy descaradamente ante el público que la respetaban por ser la honorable esposa del Yondaime Hokage. Naruto poco a poco, incluso antes de graduarse de la academia pudo entender que algo oculto había en su propia madre.

-Ka-san….-le dijo la tarde después que se graduó de la academia Shinobi- quiero que cumpla su promesa.


Kushina sonrió algo triste. Sería muy difícil explicarle a su niño la situación. Ella había prometido algo especial para su graduación. Tal vez pensando en enseñarle algún jutsu poderoso o la mayor proporción de Ramen Ichiraku que su hijo pudiese comer. Todo había pensado darle como premio, menos un secreto grado S para la generación de Naruto.

-Quiero que me diga porque razón todas la miran con miedo o desconfianza…-afirmo Naruto seriamente.

-Naru-chan…-sonrió la mujer consternada- Ka-san te prometió un premio especial por graduarte. ¿No quieres cupones de Ichiraku o entrenamiento en lugar de…?

-Ka-san….-le interrumpió algo molesto el niño- usted me lo prometió. ¿Lo recuerda? Las promesas deben cumplirse Ka-san.

Esa tarde, el mundo de Naruto Namikase se sacudió hasta los cimientos. Supo por primera vez lo significaba un Jinchuriki. Supo el destino de los Uzumaki, y por su puesto su posible y particular destino. Su madre fue llevada a Konoha para contener a un zorro demonio de poderes y fuerza increíble. Un poder tan grande, que era considerado arma de guerra masiva. Su querida madre era un contenedor. Su Oka-chan era mirada como apestada, tan solo por cumplir su deber. La amabilidad cínica y las atenciones ficticias, solo se explicaban por ser esposa del ninja más poderoso de la aldea de la hoja. Eso fue una decepción más ciertamente. No con su madre que la amaría más allá de todo. Sino con los “tíos” y las “tías” de cada clan o familia. Todos trataban bien a Minato y también al propio Naruto, pero con Kushina se portaban muy distinto. Todo por algo que ella no eligió tener dentro suyo.


Mientras tanto, su relación con Sasuke Uchiha (desde la más tierna infancia era su mejor amigo) se fue desgastando poco a poco. Primero fue un poco de celos profesionales. Por qué Sasuke siempre destacaba en la academia Shinobi. Naruto no lo hacía nada mal, gracias al entrenamiento aportado por Kushina, pero Sasuke indudablemente tenía más talento para aprender rápidamente. Su clan lo apoyaba al completo, y no faltaba quien lo destacara a pesar de tener que vivir a la fría y constante sombra de su hermano mayor. Esto pudo y debió haber hermanado más a Naruto y Sasuke. Ambos eran injustamente comparados con genios, y eclipsados por la opinión pública mucho antes de dejarlos crecer realmente. Tanto Minato como Itachi, parecían muros infranqueables para los amigos recién cursando en la academia. Y aunque se esforzaron por mejorar gracias a la comparación familiar y la competencia mutua, lo que definitivamente los enemistó fue el interés romántico de Naruto Namikase por Sakura Haruno.


El triángulo de interés puso a Sasuke por delante, a Sakura siguiéndolo (junto a sus muchas fans) y finalmente a Naruto interesado como nunca en ganar los afectos de la chica Haruno. Algo en ella le gustaba demasiado. Tal vez su cabello pintoresco, tal vez su fuerte personalidad. Definitivamente tenía que ver con su sonrisa en algún punto. ¿Y por qué no? le atraía ese parecido espiritual que Sakura-chan tenía con su madre Kushina. Su forma de ser concretamente. Apasionada y virulenta.

Pero de pronto, dos eventos comenzaron a cambiarlo absolutamente todo en la vida de Namikase Naruto. Primero fue el asunto del monstruo dentro de su madre. En algún momento entre el último año de la academia Shinobi y sus primeras misiones con el equipo 7, Naruto comenzó a notar que su madre ya no era tan cercana como antes. Dejo de entrenarlo, dejo de acercarse demasiado y por muchos momentos parecía hasta estar rechazándolo. Se la veía nerviosa y esquiva. Algo que un muchacho de 13 años no podía evitar sentirte dañado por eso. Su padre siempre estaba trabajando y casi no convivía con Naruto ni le entrenaba. Y ahora su madre tampoco parecía querer estar cerca. ¿Qué ocurría? El joven Naruto no tuvo tiempo de reflexionar demasiado su situación familiar, que el Sannin Jirayja (su padrino pervertido) le dijo que se lo llevaría un par de años fuera de Konoha para entrenarlo. En un abrir y cerrar de ojos, pocos días después la criatura demoniaca paso a estar sellada en el cuerpo del joven Namikase y aquellas miradas oscuras que todos los adultos habían tenido siempre contra Kushina, ahora estaban sobre Naruto. Y finalmente, su viaje de entrenamiento junto al Jirayja el Sannin, revelo que la traición al parecer era una cuestión de sangre.

No solo era apartado como un sucesor mediocre de su padre, y ahora el nuevo contenedor por causa de su madre; sino que también sus primeras interacciones con el Kyuubi en el interior revelaron una oscuridad que nunca había conocido. El zorro quiso destruir a su joven contenedor mostrándole en la mente lo que su actual maestro y su “adorada” madre habían hecho una noche cualquiera. El motivo de porque Kushina comenzó a tomar distancia de su hijo. Y en aquella oscuridad destinada a tragar la mente de Naruto, comenzó a madurar para convertirse en algo más.

Durante los años que entrenó fuera de Konoha junto al Sannin, Naruto sonrió hacia el exterior aunque por dentro estuviese envenenado por la furia de la traición. Las miradas oscuras de los aldeanos, su padre que lo ignoraba, su madre que había actuado como una cualquiera. Y su “maestro” Sannin, que traicionó a su antiguo alumno (y al actual también) pervirtiendo a Kushina. Por ello, mientras entrenaba y se fortalecía en su control del chakra caótico de su Biju interno, trabó alianza con la criatura dentro suyo. Sus primeros avances sobre el plan se fueron dando durante sus viajes junto a Jirayja. Pero continuó actuando tras bambalina aun cuando había regresado a Konoha y a su equipo. Durante cada misión, a espaldas de todos. Con paciencia, sin detenerse ni apresurarse. Naruto Namikase junto con Kyuubi cambiaban poco a poco su destino.

Una noche en particular los agentes del viejo Danzou lo contactaron. Naruto retornaba a su casa antes de tiempo, ya que la cita con Sakura-chan se interrumpió por la decepción en la falta de interés romántico de la chica. Ella lo dejo a media cita y algunos ANBU lo interceptaron para llevarlo a reunirse con el viejo consejero. Hablaron algunos minutos ocultos por el cobijo de la noche. El joven había tenido varios avances de parte del viejo para reclutarlo a un equipo especial. Y siempre se había negado, ya que los planes personales de Naruto lejos estaban de estar bajo los caprichos de una momia anciana. Pero mientras hablaban esa noche, el joven Namikase retornaba a su casa por un sendero de bosques por detrás de su hogar. Y desde aquella posición panorámica, Naruto atestiguo algo increíble. Aun siendo muy de noche, mientras su padre con la escolta ANBU del Hokage ingresaba al hogar por la entrada delantera, un joven que Naruto identificó como Uchiha Sasuke, se escapaba por una ventana trasera furtivamente. Sus ropas desalineadas, su aspecto desordenado. Y dos Uchiha esperándolo en el traspatio para hacerlo huir efectivamente.

Danzou sonreía por dentro viendo a su nuevo subordinado tomar forma de furia. Según el pensamiento del líder de Raíz, sacrificar a Sasuke en post de controlar a Naruto Namikase era su mejor jugada a futuro. Su estrategia fue bastante simplista. Primero uso el sharingan robado a Uchiha Shisui para controlar tanto a Fugaku como a los ancianos de su clan. Luego “libero” a Sasuke, prometiéndole lugar en el ANBU. Y le dio la orden de seguir manteniendo su relación secreta con la esposa del Hokage. El niño Uchiha era demasiado tonto para entender que iba a una trampa. Finalmente, ganarse la confianza del jinchuriki para entrenarlo y adoctrinarlo. Esa noche Danzou Shimura completo su plan inicial. Colocó una mano en hombro del joven Namikase como un mentor animando a su aprendiz, hundiéndolo irremediablemente en la oscuridad para declarar lento y firme:

-Esto ha sucedido durante muchos meses Naruto-san…-anunció el viejo- No puedes confiar en esa mujer que tienes por madre. Y si me sigues, te mostraré que tampoco puedes confiar en tu padre. Ambos son prisioneros de la pasión más baja. Traidores, corruptos, imperdonables.

Naruto apretó los dientes mientras desde un lugar oculto observaba al supuesto amante de su madre escapar con dos parientes por la retaguardia. Si finalmente comprobaba que lo que la vieja momia a su lado había dicho era cierto. (Realmente tenía que verlo con el acto consumándose) habría muchos cambios a sus metas iniciales. Naruto ya no dudaba del viejo con respecto a la puta de su madre. Pero tenía que comprobar si su padre era todo lo que Danzou había dicho.

El zorro demonio en tanto, sabía que los Uzumaki eran naturalmente resistentes a la maldad de su chakra. Piedra basal de que siempre fueran usados para contenerlo. Pero había algo más en la sangre de ese niño. Algo perdido, algo impuro, algo muy poderoso. ¿Era algo antiguo? ¿Un chakra extraño que el niño poseía aparte del propio? Fuera lo que fuese, Kyuubi no Youko terminaría por arrepentirse de haber espoleado la furia interna de su jinchuriki mostrándole lo que Kushina había hecho con Jirayja. Pero al comienzo, justo al inicio de todo, el zorro solo pensaba en su libertad.

Una irónica condena a futuro…

Una terrible condena…


Fin del capítulo.
0 x

arminius
Gennin
Gennin


Mensajes: 35
Registrado: Mié Jun 01, 2016 4:27 am
x 39
Sexo: Masculino - Masculino

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 11 17/06/19

Mensaje #37 por arminius » Vie Ago 23, 2019 2:20 pm

Lamento la tardanza gente. Pero el trabajo me complica en la semana y el domingo me la paso durmiendo. XD. Esta vida de adulto que no me deja vivir. Saludos.

/*/*/*/*/*

/*/*/*/*/*

CAPITULO 12: LIBRE DE ELLA


“Diario de Boruto Uzumaki…

Nueva entrada…


La desesperación de mi hermana para evitar el trato secreto de casamiento, fue más que justificada. En una oficina del subsuelo en la división de interrogatorios estuvo sentada y derramando su llanto con una angustia difícil de ser ficticia. Estaba sufriendo, de una manera clara e indescriptible. Los interrogadores no se atrevieron siquiera a preguntarle nada. Ni a tocarla, ni a forzarla mínimamente. Incluso tampoco estuvo encadenada o sellada como lo harían con cualquier detenido común. Era la hija del Hokage después de todo. No una criminal cualquiera que había intentado atentar contra el séptimo.

Mi padre y yo mismo entramos a esa habitación para intentar aclarar su locura. Era importante que supiésemos como descubrió el acuerdo de matrimonio secreto. ¿Acaso se lo dijo Hitomi? Era poco probable. ¿Existía una fuga de información entre los que participaron del acuerdo? Inojin Yamanaka que era el marido de mi hermana ni siquiera debía recordarlo. Después de todo habíamos encargado a Ino-san que sellara los recuerdos de su hijo. Yo conocía la influencia de mi hermana sobre su marido y quise evitar que supiera todo el asunto.

Mi padre estaba preocupado por el estallido de nervios en su hija. Y yo en cambio estaba más bien sorprendido. Si conocía el patrón de comportamientos en Himawari, según anteriores ataques de celos ella hubiese actuado en las sombras tratando de evitar la unión. Pero lo extraño, era que aun descubriendo el acuerdo firmado secretamente, no estuviese enterada de que era toda una puesta en escena para evitar que Hitomi fuese enviada a otra aldea. No había nada más en todo ello. ¿Acaso mi hermana sabiendo positivamente mi rechazo a su enfermizo amor, creía que yo podía ver a mi sobrina de una forma perversa? ¡Era completamente insano y ridículo! Himawari había demostrado cinismo y perversidad cuando atento contra Sarada-chan y S*****-chan en el pasado. Había atacado furtivamente y nunca declarando sus intenciones de manera frontal. ¿Qué había cambiado en este caso?

-no puedes casarte con Hitomi-chan….-dijo entre lágrimas mi hermana- ¡no puedes tocarla ni estar cerca de ella! ¡Nunca más debes acercarte a ella!

Naruto Uzumaki me observó con un dejo de sorpresa. El sabía perfectamente lo bien que me había hecho estar cerca de mi sobrina. Fue la niña quien me rescató del maldito infierno en el que había caído por la depresión. Mediante los comentarios de Ka-san, que siempre estaba en la casa cuando mi Hitomi y yo entrenábamos los últimos meses, el Hokage sabía perfectamente la relación de confianza y cercanía que tenía con mi sobrina. ¿Qué podía ser tan grave como para rogarme alejar de ella? ¡Nada tenía sentido!

-Himawari-chan…-dijo el Hokage hablando más como padre que como líder militar- francamente no lo entiendo ttebayo. Tu hermano solo está tratando de proteger a mi nieta. Hitomi-chan nunca será esposa realmente de Bolt. Lo que intentamos es…

-¡nunca debe ser su esposa!-reclamo entre lágrimas Himawari soltando el secreto que lo cambiaria absolutamente todo- ¡no puede serlo porque en realidad es su hija!

Luego de aquellas palabras de mi hermana, poco es lo que puedo recordar en detalle. Fue como estar en poderoso Genjutsu. Podía ver lo que sucedía a mí alrededor, pero mi cuerpo no respondía al entorno naturalmente. Recuerdo el rostro horrorizado de mi padre, las lágrimas de mi hermana y varios guardias del ANBU penetrando en la habitación tras haber escuchado la supuesta confesión de violación que erigía mi hermana. Hitomi Yamanaka era mi hija. Era sangre de mi sangre y carne de mi carne. Aquella preciosa pequeña que había revivido mi alma. Aquella kunoichi de la tanto me enorgullecía declarar como mi sobrina. Ella era en realidad mi hija.

La mejor noticia del mundo (que tenía una hija), envuelta en la traición más grande.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


La celda húmeda y sucia era mi hogar en esos momentos…

48 horas después de la confesión entre lágrimas de mi hermana. Fui acusado de haberla violado y mantenerla sometida durante años a mis caprichos sexuales. Los Yamanaka reclamaron mi cabeza, el consejo de clanes se hace eco del horror. Mis viejos antecedentes aparecen, y los Inuzuka junto con varios clanes intentan exaltar aún más mi supuesta depravación.

En ese momento, yo me encontraba encerrado en una celda del último subsuelo en la cárcel especial para criminales peligrosos, mientras mis brazos están encadenados y extendidos formando una cruz. Las cadenas que retienen mis muñecas, están selladas. Mis brazos han perdido la sensación y se encuentran entumecidos por están sostenidos en el aire tantas horas. Incluso han colocado sellos en mi cuerpo. Las prevenciones son pocas para un sujeto que rivaliza en poder con el mismísimo séptimo Hokage. El asesino de Uchiha Sasuke. El violador de la hija del Hokage.

Me retuvieron luego de aquella confesión de mi hermana. No me resistí en lo más mínimo puesto que no podía recordar dicho suceso. Pero de un simple cuarto de interrogatorios, 12 horas después pase a una celda común. Y a las 36 horas me dejaron en ese oscuro agujero del demonio a pudrirme por mis crímenes. En el exterior, muchas cosas debieron haber sucedido al mismo tiempo. Apenas puedo imaginar el cruce de eventos en lo que después degeneraría irremediablemente en el caos más terrible. Solo puedo relatar lo que estaba viviendo, encerrado y preocupado por una situación que siendo verdad o mentira, era igual de dañina e irreparable.

Mi padre, el Hokage llegó en la tarde-noche del segundo día. Su aspecto era serio y protocolar. Incluso cuando les ordenó a los ANBU que vigilaban tanto la entrada de mi celda como la escolta del líder retirarse, siempre pareció que mi padre venía a vengarse por el honor mancillado de su hija. Pero en cuanto nos dejaron solos, pude notar el nerviosismo de sus movimientos y gestos. Era como dos personas luchando por el control de un cuerpo. El padre amoroso, contra el Hokage responsable. Y en ese momento no sabía a cuál prefería obteniendo la victoria:

-hace muchos años….-dijo duramente Naruto Uzumaki- prometí que siempre te escucharía. Que nunca iba a tomar una decisión sin escucharte. Confiar en ti, fue la promesa de por vida que hice. Dime lo que ocurrió Boruto…

-solo puedo decirte lo que recuerdo Oto-sama…-decidí sincerarme mientras suspiraba agotado- y después tendrás que hacer lo mejor para todos.

Me sentía muy agotado. La incómoda posición de mis brazos colgados y extendidos me privaba de conservar la fuerza. Sellado y sin alimentos o agua en casi un día, hice todo acopio de fuerzas para intentar rememorar el pasado. Me vi en la obligación de delatar a Himawari, en la medida que yo tenía en consideración por lo menos. Pero también entendía que si como sospechaba, mi padre estaba siendo manipulado por la técnica de presión parcial, todo argumento de mi parte sería inútil. Las miradas duras de mi Nee-san cuando aún estaba en pareja con S*****-chan. Sus lágrimas y su confesión de amor tiempo después del suicidio de mi mujer. Todos los detalles recaudados a lo largo de varios años en donde un hombre tan poderoso e informado como quien escribe este diario, estuvo prácticamente en la oscuridad de la ignorancia. Incluso le detalle el poder manipulador de mi hermana. Instándole a que tuviese cuidado de no dejarle acercarse demasiado.

-¿Qué pruebas tienes de lo que afirmas? –Señalo duramente mi padre- ¿acaso vas a consentir que los Yamanaka revisen tu mente para confirmar tus dichos? Porque te advierto que tu condena puede ser perpetua si acaso el consejo o yo mismo no encontramos evidencias para exonerarte.

Hubo silencio durante un minuto. Yo sinceramente estaba muy sorprendido por la situación general. Entonces pregunté lo único que podía ser de relevancia. Aunque tal vez bajo la visión de mi padre fuese una verdadera tontería a estas alturas.

-¿le realizaron análisis de sangre a Hitomi? –Consulté sin muchas ganas- ¿ella es…?

-Eres su padre…-declaró con decepción Naruto- aún no se lo hemos dicho. Pero los rumores sobre tu detención no tardaran en llegarle. Y no tengo idea de cómo va reaccionar cuando sepa que no eres su tío solamente.

-¿entonces porque motivo vienes aquí Hokage-sama? –Indique ya preocupado por la reputación de mi padre- no tienes que verte relacionado con un violador como yo.

La postura de mi padre me tenía confundido. Sabiendo lo que despreciaba a los pervertidos, y lo mucho que amaba a su familia, me era difícil entender que viniese hablarme después de lo que supuestamente había sucedido. Yo positivamente sabía que jamás le hubiese hecho daño a Himawari, mucho menos obligarla a follar. Si Hitomi realmente era mi hija, solamente las habilidades de mi hermana eran el motivo de no recordarlo. Así como bloqueo la mente de S***** durante años para que no supiese que había matado a su propia hija. De esa manera seguramente me había tomado con la guardia baja en algún momento. Los Yamanaka podían ingresar a mi mente y descubrir la verdad. Pero en mi cerebro había mucho más que simplemente la inocencia sobre esta acusación. Ahora mismo era el prisionero, pero si se comprobaba la verdad sobre lo que ocurrió con Sarada y S*****, mi hermana estaría ocupando mi lugar en la prisión en breve.

-Sabes que no puedo consentir que revisen mi mente Oto-sama…-le dije seriamente- ciertamente probaría mi inocencia, pero también puede surgir a la luz las distintas “raíces”, de una política internacional demasiado peligrosa para tu reputación.

Había o podía haber gente escuchando. Por lo que supuse en ese momento, algunos ANBU escuchaban desde el exterior la conversación que ahí se estaba desarrollando. Ergo, hable en clave para que solo mi padre pudiese entender. Yo era el líder de Raíz, la mayor organización de espías clandestinos del mundo. Si alguien abría mi mente y eso llegaba a saberse, la paz tanto tiempo anhelada y finalmente conseguida, entraría en otra fase de peligro. Raíz existía para proteger al Hokage. Pero su mera existencia podía generar la pérdida de confianza en el resto del mundo. Mi padre, el séptimo Hokage Naruto Uzumaki, era el símbolo impoluto de la paz mundial. No debía ser manchado.

Mientras lo veía reflexionar la situación, pude notar las dudas y el dolor en mi padre. Increíblemente no parecía estar enojado conmigo. Era como si, las pruebas más fehacientes no fuesen suficientes para que Naruto Uzumaki me creyera un degenerado. Eso generó alivio en mi corazón. La confianza de mi padre era un tesoro para mí.

-No puedo hacer nada para protegerte Bolt…-apunto Naruto- si te niegas abrir la mente, la condena ser de prisión perpetua y tu chakra sellado para siempre. Has atentado contra la familia del Hokage.

No dije nada, más allá de asentir. Nos miramos algunos segundos y mi padre sonrió con una tristeza que me partía el alma. Jamás lo había visto con tal carga de dolor, era la primera y la última vez que le veía caer algunas lágrimas de sus ojos azules.

-pudiste haber usado a tus “amigos” para escapar de aquí….-consulto Naruto triste- ¿cierto?

-Pude hacerlo…-asentí confiado- pero huir no resolverá nada. Solo causaría más problemas. Si escapo de esta celda, también estaría escapando de Konoha. El que sea culpable o inocente no significara gran cosa allí afuera. Seré cazado y exterminado. Te obligaran el resto de los líderes a buscarme.

-nunca te haría daño…

-así como nunca le haría daño a mi familia Oto-sama…-respondí sonriendo apenas- pero aun así estoy condenado por supuestamente haberlo hecho. Y tu obligado hacerme pagar aunque no quieres. ¿Irónico no?

El Hokage se permitió limpiar sus dolorosas lágrimas y girarse para irse. Realmente parecía estar orgulloso del hombre que actualmente era su hijo. Ambos no coincidíamos en un millón de cosas en sus formas de ser. Pero yo aun en mi hora más oscura, siempre pensaba en la paz. En proteger la figura del Hokage, en exponer mi libertad o incluso su vida para salvaguardar los esfuerzos de mis maestros y padres. Kakashi Hatake me había entrenado de la manera correcta, y había pagado un precio hace años por ello. Simplemente parecía ser mi turno.

-Si fueras culpable…-dijo Naruto ya de espaldas a mí, antes de irse de la celda- mi modo Rikudou hubiese captado tu malicia durante los interrogatorios hace horas. Si fueses culpable, hubieras usado tus contactos para escapar de aquí. Si fueses culpable, apelarías a mi labor de padre para que encontrara la forma de salvarte. No puedo darte nada, porque no serias capaz de pedírmelo hijo. Estoy orgulloso de ti y hare todo lo posible para…

-¿Puedo hacerle una última petición de condenado Hokage-sama? –señale apenas, que no podía soportar más la humillación que sentía al verme metido en ese entuerto.

-Hai…

-Cuando el consejo de clanes o los líderes de la alianza pidan mi cabeza….-añadí en carácter de prisionero- quiero que el Hokage permita mi ejecución. No debes mostrarte nunca a mi favor. Castígame como si realmente hubiese violado a mi hermana. Además, Hitomi-chan no debe saber lo que realmente ocurre. La niña no tiene la culpa, ni ella ni los otros niños deben saber sobre su verdadero padre.

-¿Los otros niños? ¿Qué dices?- se volvió tan sorprendido como angustiado el líder-¿quieres decirme que mis otros nietos también…?-y al instante se preocupó por mi destino- ¡No puedo permitir esa ejecución! ¡Eso no puedo permitirlo!

El Hokage simplemente no había tenido tiempo de reflexionarlo. Pero estar prisionero en una celda, colgado como una pierna de cerdo expuesta al secado me dio suficiente tiempo para pensar todo detenidamente. Himawari había usado su técnica hace años para dar órdenes y hacer perder la memoria a la madre de mi difunta esposa. Y al parecer, también lo hizo conmigo en algunos momentos de aquellos años posteriores a mi viudez. La edad de Hitomi-chan actuaba como marca de tiempo sobre lo que sucedió, y sobre todo sobre “cuando” sucedió. Mis otros supuestos “sobrinos” nacieron algunos años después. Ninguno de ellos se parecía a Inojin que supuestamente era su padre. Todos tenían los ojos de Byakugan especial.

-debes hacerlo padre…-apunte con tensión- si soy condenado a prisión, estaré a merced de muchos enemigos. Si acaso soy condenado a muerte….-finalizo con seriedad- de una u otra manera seré libre.

-no lo entiendo…-balbuceo mi padre- no entiendo como…

-confía en mí por última vez padre…-le dije manteniendo la seriedad- mi condena de muerte, será mi libertad. (De una forma o la otra)


En cuestión de 7 días, fui sentenciado a muerte. Nunca supe de las idas y venidas que sucedieron en el consejo de clanes. Pero tiempo después comprendí que el retraso entre mi condena y posterior ejecución no fueron los esfuerzos de mi padre por protegerme. Tampoco las muchas o pocas pruebas que se pudieron recolectar. Tenía amigos, enemigos y rivales. Tenía una hermana que a su modo me amaba tanto, como después deseaba destruirme. Tenía un padre que confiaba en mí por un lado, y por el otro su voluntad ya estaba truncada hace tiempo. Y yo ahí en esa celda, esperando mi destino.

Mi última jugada ya se había ejecutado. Sin usar a la Raíz, simplemente apostando a la obsesión de mí hermana Himawari. Apostando que la fijación sobre el asunto de mi muerte, a su supuesto “amor” hacia mí. La única forma de salvarme seria obligarla a confesar. Era ella quien había violentado mi cuerpo mientras manipulaba mi mente. Era ella quien haría lo fuese para tenerme bajo control. Y mi muerte o su confesión, me dejaría libre de ella.”



/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


El sujeto estaba desconcertado cuando despertó. Lo último que recordaba era estar retirándose de un poblado donde había ingresado con su equipo para buscar provisiones. Su escuadrón originario de Kirigakure enviado por el Mizukage, había sido enviado a la frontera con el país del fuego para reaprovisionarse. Robando, saqueando y solo comprando en ciertas ocasiones puntuales. Estaban actuando como mercenarios la mayor parte del tiempo. Ocultando sus bandanas. La misión que tenían era conseguir comida, armas, ropa y demás cuestiones que estaban empezando a faltar entre las fuerzas que aún eran fieles al Mizukage.

De pronto, casi dos semanas después de haber penetrado en el país del fuego para conseguir recursos para la guerra en Kiri. Uno de los escuadrones, el de este sujeto ahora reaccionando y estando atado con cuerda de chakra, fue emboscado y atrapado. El escuadrón “Kakashi” andaba de cacería. Y los ninjas infiltrados de Kiri se los cruzaron con mucha mala fortuna.

-despierta muchacho….-dijo Boruto Uzumaki arrodillándose junto al detenido- bienvenido al país de las pesadillas.

-¿Qué ha pasado…?-pregunto el Shinobi de Kiri- ¿Dónde estoy?

-“¿Qué ha pasado?” –respondió Boruto con una sonrisa fría, mientras Sasuke, Sakura y Naruto miraban la conversación parados en línea a dos metros del árbol donde estaba atrapado el prisionero- eres un carroñero de Kiri que ha caído en manos de ninjas de Konoha. “¿Dónde estoy?”-le pregunto de manera sardónica- Estas en el centro de la mierda, y tu situación solo puede empeorar.

Boruto en cuclillas al lado del prisionero, tenía un kunai en la mano derecha y su actitud era peligrosa. El ninja de Kiri capturado supo que iba a pasarla muy mal. El resto de sus compañeros no estaban a su alrededor. ¿Habían logrado huir? ¿Estaban muertos? ¿Se encontraba solo a manos de sus enemigos?

-déjame ir ninja de Konoha…-apunto tratando de mantener el equilibrio- no estoy en espíritu de agresión en tu país. Mi misión no contempla dañar a Konoha y… AAAAAGGGGHHHH

Boruto cortó el parlamento de su prisionero, clavando hasta el mango su kunai en el muslo izquierdo del ninja amarrado. A continuación le cubrió la boca agresivamente con la mano izquierda mientras lo miraba con una sonrisa siniestra. La dureza de dicha acción hubiese sorprendido a los miembros del equipo “Kakashi”, pero ya estaban acostumbrándose al sujeto. Y podían odiarlo, temerle o amarlo personalmente. Pero todos lo respetaban ahora.

-No te di permiso para hablar….-le señalo Boruto al prisionero- todavía no empecé a preguntar nada y ya me obligas a castigarte –el capitán se erigió lentamente para quedar parado y dominante sobre el ninja amarrado- antes que me digas todo sobre el equipo de ninjas de Konoha prisioneros en tu país, voy a ser un tipo educado. Te voy a presentar a mi equipo.

Mientras tanto sucedía eso, Sakura, Naruto y Sasuke se quedaron firmes y quietos mirando la escena. No generaban gesto alguno. Habían recibido indicaciones específicas de parte del capitán Uzumaki. “sin gestos” “sin palabras” “solo quedarse quietos y mirar duramente al prisionero” los tres jóvenes nunca habían participado de un interrogatorio. Se tenía que ser parte de la división de interrogatorio y tortura en Konoha. Así que ahora estaban teniendo un entrenamiento gratuito. Aunque en realidad, les sorprendía el nivel de interés particular que el capitán Uzumaki estaba demostrando en cumplir esta misión. Técnicamente habían terminado con su trabajo, pero ni bien se supo que el escuadrón Kurenai estaba desaparecido en la frontera con el país del agua; al parecer Boruto Uzumaki estaba demasiado interesado en “recuperarlos”.


-Te presentaré a mi equipo de prodigios, ninja de Kiri….-Boruto sacó un kunai extra y empuñándolo apunto hacia Sasuke- el joven Uchiha frente a ti se llama “señor Mente”. Su actitud es agria y su sed de sangre es proverbial. El señor mente usa el Doujutsu originario de su clan para trasformar el cerebro de los incautos que atrapa en puré de calabaza. Una simple mirada al sharingan del señor mente y nada será igual para ti. Su última víctima por ejemplo, un sujeto que atrapamos la semana pasada y se negó a cooperar, pasara el resto de su vida en la prisión de Konoha convencido de que es una niña virgen de 13 años –y luego sonriendo de manera siniestra Boruto complementó- se dice que su culo es muy popular entre los miembros de ese presidio.

El ninja de Kiri miro a Sasuke Uchiha y comenzó a estremecerse. Sus ojos negros cambiaron al rojo del sharingan como leve amenaza y eso le obligó a desviar la vista con temor. Era inquietante saber que una simple mirada podía llevarlo al infierno. Y el asunto no terminaba ahí.


-La joven señora a su lado….-prosiguió Boruto ahora apuntando con el kunai a Sakura- es “la señora cuerpo”. Es kunoichi medico de alta categoría. Entrenada por la mismísima Tsunade Senju. Su especialidad es muy útil para mi equipo porque garantiza nuestra salud sin importar el tipo de misión que podemos enfrentar. Pero para ti en particular, ella solo significa un gran problema.


Sakura se cruzó de brazos, tratando de concentrarse en no mostrar gesto o emoción alguna. Pero la adrenalina de las palabras duras en Boruto-sensei la tenía muy nerviosa. Todo era una ficción, de eso no cabía duda. Sakura sabía perfectamente que Sasuke no había destrozado a un sujeto de esa forma. ¿Cierto? Pero mirando de reojo levemente a su compañero Uchiha, su postura rígida y su mirada fría le hizo dudar un poco. ¿Acaso Sasuke y Boruto-sensei habían ido alguna misión sin ella? ¿Realmente era verdad o mentira?

-la “señora cuerpo” es un médico calificado con amplios conocimientos de anatomía, química y biología. –proseguía Boruto- si tu mala suerte logra que sea ella quien se encargue de ti. Podrás tener la seguridad que tus músculos, tus nervios, tu red de chakra y básicamente todo tu cuerpo será cortado, trozado, desangrado, envenenado, una y otra vez. La señora cuerpo gusta de cortar partes íntimas de los cuerpos masculinos para llevarse trofeos. ¿Adivina que parte de los Shinobi es su favorita para cortar? Te daré una pista concreta, ella detesta a los pervertidos.

El ninja de Kiri miro a esa niña pelirosa y casi no le creyó posible. Se veía tan joven, incluso levemente nerviosa. Pero entonces Sakura, que en ese momento comprendió toda la maniobra de Boruto-sensei para intimidar, sonrió de una manera fingida a la inocencia. Fue una mescla extraña entre una señorita avergonzada y una violenta asesina oculta. Entonces el prisionero pensó… ¿Realmente le iban a cortar la poll…?

-y finalmente, pero no menos importante….-prosiguió Boruto tratando de desviar la atención del prisionero de Sakura. Apuntó directo hacia Naruto con el kunai y dijo- tenemos aquí al “señor alma” –luego dio un largo suspiro como si estuviese obligado a decir lo siguiente y continuó- El señor alma es un Shinobi decente. Es serio en su trabajo y trata de no hacer correr la sangre siempre que puede. Pero si acaso tienes la desgracia de ser tratado por él, no tendrás que preocuparte por el exterior que ahora estás viendo… –Naruto se mantuvo firme y de brazos cruzados, sin aportar gesto alguno- tu verdadero problema será…..el demonio que duerme en el interior de su cuerpo.


El ninja de Kiri miró a Naruto, y luego a Boruto con confusión. ¿Demonio? ¿Tenía un demonio en su interior? ¿Acaso….era como el Mizukage? Las preguntas en su mente pronto se respondieron en la voz de Boruto.

-el demonio de las nueve colas suele aportarle fuerza y regeneración al señor alma. Eso lo hace confiable en el campo como Shinobi. Sin embargo….- Boruto apunto ahora el kunai hacia el ninja de Kiri- los demonios como los ninjas no trabajamos gratuitamente. Y el zorro en particular….-sonrió siniestro y el ninja de Kiri liberó la presión del esfínter orinándose raudamente en los pantalones- el señor alma suele ofrecer los espíritus de ninjas prisioneros para satisfacer el apetito del zorro demonio. Se dice que las almas tardan 100 años en disolverse mientras se encuentran en el estómago de la bestia. Así que dime ninja de Kiri….-finalizó tétricamente Boruto- ¿estás dispuesto hablar conmigo? ¿O acaso prefieres que te deje a merced de “mente”, “cuerpo” o “alma”?

El ninja de Kiri estaba más que dispuesto hablar. No quería tener nada que ver con ninguno de aquellos jóvenes diabólicos. ¡Estaban todos locos! ¡Dementes completamente! Ciertamente Mizukage-sama era un Shinobi de temer. Era por ello que tantos ninjas de Kirigakure aun lo seguía pese a la guerra civil contra Mei Terumi y las espadas de la niebla. Pero caer en manos de salvajes no era lo que este ninja de Kiri hubiese esperado. ¿El Mizukage lo mataría si delataba donde se encontraban los campamentos de prisioneros en el interior del país del agua? Tenía peores problemas de los cuales preocuparse ahora mismo. Así que hablaría sin lugar a dudas, y solo esperaba no caer con el maldito “señor alma”. Era lo peor que podía pasarle, era a lo que más temía. Pero primero, su cerebro sobrecargado de miedo tenía que reiniciarse. Y por ello se desmayó por la tensión.

A pocos metros Sasuke, Sakura y Naruto observaron asombrados la situación. Era el tercer prisionero que interrogaban. Con los anteriores dos, otras historias y formas de interrogar diferentes. En general el capitán Boruto se encargaba en soledad de la situación. Pero tanto Sasuke como Naruto no podían dejar de reconocer la increíble capacidad que portaba aquel Shinobi. Ni siquiera la gente de Danzou era tan eficaz. ¿Acaso la división oficial de Ibiki Morino podía llevar a este nivel de coerción? Sasuke debía informar a su padre esto. Naruto en cambio, se reportaría con Danzou.


Sakura Haruno en tanto, estaba confundida por la extraña “pasión” que tenía el siempre impasible Boruto-sensei por recuperar al equipo Kurenai. No era que no le preocupara Hinata-san, Kiba-san y Shino-san. Pero definitivamente no le terminaba de agradar la idea de una muy sexi kunoichi como Kurenai Yuhii interesando a Boruto-sensei. Contra esa mujer, era bastante imposible competir. Y si no era por Kurenai que Boruto estaba presionando tanto la misión. ¿Por qué otro motivo se preocupaba tanto por un equipo de desconocidos? Era la pregunta que actualmente la estaba torturando.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


Habían pasado un buen par de meses desde que Danzou Shimura había elaborado la mayor parte de su estrategia para tomar el poder. La clave de la victoria política que se avecinaba, era claramente una buena predisposición militar. Analizar toda la estructura Shinobi de Konoha y dar una evaluación acertada sobre donde estaría la fidelidad de los ninjas, fue cuestión de tiempo. Danzou tenía una vasta experiencia en intervenciones de guerrilla. Su función de toda la vida, fue atacar desde adentro al enemigo.

Mientras su viejo amigo Sarutobi fue Hokage, Konoha tuvo estabilidad entre hojas y raíces. Las hojas eran tan Shinobi como políticos. Hablaban de paz, de comercio y de acuerdos con fuerzas de los extranjeros. Lograban aliados temporales, que permitían entre otras cosas infiltrarse en seno de las familias más poderosas de otros países. Casamientos por acuerdos, buena predisposición. Exámenes Chunnin conjuntos. Ese era la labor de Sarutobi Hiruzen, lograr por medios legales o directos una mejor Konoha con respecto al mundo Shinobi.

Pero Danzou tuvo una labor y un destino muy distinto siendo Raíz. Su parte de política solo fue para cuando formaba parte del consejo de clanes. Porque respecto a su trabajo, siempre estuvo relacionado con la parte más sangrienta y oscura del mundo ninja. Su trabajo fue generar desestabilización en aldeas rivales. Sabotear enemigos de Konoha. Eliminar posibles focos de poder que surgieran en otros países. Mientras que el tercer Hokage tuvo como misión fortalecer a la aldea de la hoja durante su gestión, Danzou tuvo las libertades necesarias desde su división ANBU para ir mellando a los posibles enemigos potenciales del extranjero. Ambos eran compañeros y amigos de toda la vida. Ambos tenían una mirada distinta del futuro y un enfoque de las soluciones a los diferentes problemas totalmente opuestos. Pero jamás dejaron de trabajar para Konoha. Jamás pisaron territorios que pertenecían al otro. Sobre la tierra estaba el árbol y las hojas. Bajo el terreno, estaban las raíces que nutrían todo.

Minato Namikase rompió ese acuerdo tácito. El Yondaime Hokage resquebrajo el equilibrio silencioso de hojas y raíces. Tomo a la jinchuriki como esposa. Tuvo un hijo con ella y por ello la neutralizó como arma potable para aumentar el poder militar de la aldea. Busco alianza con Sunagakure, salvando al Kazekage y desperdiciando la velada oportunidad de que una aldea enemiga perdiese a su líder y se debilitara. Generó un increíble acuerdo con ese grupo de críos rebeldes en Amegake, el llamado Akatsuki. En lugar de permitir que se mataran unos a otros contra Hanzo la Salamandra, aprovecho la muerte del poderoso líder para “acordar”, y así los Akatsuki estabilizaron su país y tomaron el control de Ame. Esa situación extrañamente fue generada por un agente de Raíz. Eso por sobre todo fue lo que hizo sospechar a Danzou por varios meses de la lealtad de Uzumaki Boruto. El viejo líder de Raíz se cobraría con el tiempo aquella rebeldía del cazador contratado. Y para peor de bloquear el trabajo de Raíz en el extranjero, Minato todavía fue más lejos y empezó a quitarle el poder ganado por Danzou, en el propio país del fuego.

Eso por sobre todas las cosas, declaró una definitiva guerra sin cuartel entre la luz y la oscuridad. Minato Namikase era un idealista peor que Sarutobi. Y para llevar a cabo su plan de paz internacional, se dispuso a eliminar todos los recursos del espionaje, el asesinato y la estafa que tanto había funcionado (según Danzou) para mantener la hegemonía de Konoha en el mundo.

Minato Namikase era tal vez el Shinobi más poderoso del mundo en un combate directo. Podía destruir ejércitos enteros en los campos de batalla. Y solo su nombre era sinónimo de poder o terror en las aldeas extranjeras que odiaban a Konoha. Pero en cuestiones de espionaje, política, economía y golpes de estados internos; no podía ganarle (según el pensamiento del consejero) a un Shinobi tan experimentado como Danzou Shimura.

¿Las armas para ganar el poder total de Konoha?

La anuencia secreta de todos los ancianos de los clanes antiguos. Cuyo pensamiento de viejas revanchas con extranjeros era más proclive a las ideas belicistas de Danzou. Luego ir sondeando con paciencia a los actuales líderes. Algunos fascinados con el poder de Minato, pero también con el oído alerta a sus ancianos que tienen experiencia probada en el tiempo. El golpe de estado era más que un movimiento militar. Era comprar o convencer voluntades, en post de la ascensión de un nuevo Hokage con otras ideas.

Los Uchiha fueron material de conflicto. Danzou nunca confió en ellos y quiso aislarlos primero, para luego eliminarlos. Pero Minato los absorbió en toda la estructura de Konoha mezclándolos por doquier. Dicha jugada pudo ser inteligente para evitar el exterminio de ese clan. Pero también abrió la puerta para que Danzou usara el poder secreto conocido como Kotoamatsukami, y así torcer la voluntad de los lideres Uchiha a su favor. Enervar su espíritu de rebeldía, pero controlar el fuego para no ser parte de los que se quemarían en la matanza por suceder.

El ojo robado a Shisui Uchiha, tenía la virtud de esconder la voluntad del usuario en un Genjutsu casi indetectable. Con ese poder destellando en cada reunión política, Danzou fue controlando y torciendo levemente la voluntad de cada actor importante dentro de la aldea. Capitanes ANBU, Jounnin de elites importantes. Líderes de clanes, comerciantes civiles que manejaban las provisiones vitales para toda la estructura Shinobi. Danzou tuvo que exponerse personalmente para lograr el golpe por venir. No podía confiar en la mayoría de sus propios miembros de Raíz. No con la impresión de que Minato lo había infiltrado de alguna manera. Podía ser tratado como un traidor a Konoha, eso era posible. Pero su poder acumulado con los años, tuvo cierto valor para evitar que Minato tomara acción directa para detenerlo. Y varios años después, (con mayor velocidad en los últimos 24 meses) Danzou ya estaba preparado para tomar el poder central.

Lo único que Danzou Shimura lamentaba con sinceridad, era no poder controlar a varios elementos sueltos de su plan al completo. Su mejor jutsu mediante el ojo robado a Uchiha Shisui, tenía un poder imposible de resistir ciertamente. Pero la duración de su enfriamiento era demasiado alta. Después de usado en su totalidad, Danzou tenía que esperar 10 años para volver a tenerlo disponible.

Naruto Namikase, actual jinchuriki no Kyuubi…

Era un arma poderosa por controlar. Pero Danzou eligió ofrecerle poder mediante entrenamiento y jutsu. Además de usar algo de sus bajas pasiones y su inestabilidad emocional para ponerlo de su lado. Naruto le seria fiel, en tanto y en cuanto Danzou garantizara que las dos personas que Naruto mas odiaba, fuesen eliminadas. Uno sería un crimen pasional, el otro seria por orgullo. Pero ambos iban a cimentar la fidelidad del hijo del prontamente Hokage depuesto.

Uchiha Itachi, el Shinobi mas talentoso y poderoso de la nueva Konoha…

Su fidelidad por Minato era incuestionable. Pero su amor por su clan también lo era. Itachi era capaz de sacrificar todo. Era un Shinobi nacido y entrenado para ser Shinobi. No tenía dudas, no tenía debilidades conocidas. Era uno de los obstáculos más grandes si se intentaba tomar Konoha por la fuerza. Por ello Danzou agitó las aguas en la guerra civil de Kiri. Para sacar a los mejores hombres fieles al Yondaime directo a una larga misión en otro país. En territorios de guerra, como ciertamente lo era estar de misión en Kirigakure, las comunicaciones estaban restringidas y podía pasar demasiado tiempo antes que sujetos fieles como Kakashi Hatake o Itachi Uchiha retornaran a reforzar el bando de Minato. Una vez tomado el poder, lo quisieran o no tendrían que alinearse por la derecha.

Y Finalmente el factor principal de este golpe de estado. Fugaku Uchiha, actual líder de clan Uchiha.

Fugaku tuvo fases en años anteriores, donde su orgullo le hizo pensar que el clan Uchiha debía revelarse contra Konoha. Su posición al mando de la policía militar, le hizo sentir que tenía el poder necesario para tomar el control. Danzou había pensado que los Uchiha eran muy peligrosos y debían ser eliminados. Pero el Yondaime de alguna forma, logro calmar la situación. Y Danzou pasó de ver a los Uchiha como inestables y sacrificables, a pensar que podían ser los más fáciles de influenciar a la hora de reunir tropas para dar el golpe de estado necesario para la futura grandeza de konohagakure no sato.

Danzou contaba con el ojo de Shisui, pero solo podía usar un Kotoamatsukami para establecer un dominio seguro. Para el resto, simplemente el Genjutsu ligero que influenciaba levemente y con el tiempo cambiaba alguna línea de pensamiento. Y entonces, el líder de Raíz tuvo que elegir sobre quien aplicar su mejor jutsu. Por ello, formo una reunión con el consejo de ancianos Uchiha donde también estuvo presente Fugaku como actual líder. Y sobre ellos aplico su control absoluto. Tener controlado a Fugaku, era contar no solo con todo el clan Uchiha bajo su mando. Sino también controlar al padre y símbolo de respeto que Itachi Uchiha tenía más allá del Yondaime Hokage. Por lo tanto, al lograr tomar control sobre la mente de los lideres Uchiha, era dominar indirectamente a Itachi que era la mayor amenaza militar después de Minato.

¿Con respecto a los Sannin?

Orochimaru fue siempre un aliado externo y volvería a serlo. Jirayja estaba desaparecido y posiblemente muerto en Kirigakure. Y Danzou ya se había reunido con Tsunade Senju en una ocasión, para darle cierto tipo de información que la mantendría neutral al golpe de estado. Todo estaba listo para explotar. Todo estaba por suceder. Lo único que restaba esperar de parte del consejero anciano (y futuro Hokage) era el retorno del equipo Kakashi a Konoha. Allí dentro de ese escuadrón, se hallaba el detalle final para enarbolar su victoria sobre Minato. La revolución estaba por suceder. En el exterior una misión de Raíz acabaría con la vida del Kazekage y otra con los líderes de Akatsuki. Ambos golpes simultáneos evitarían que Yondaime tuviese algún apoyo desde el exterior. Todo estaba preparado. Solo restaba un pequeño detalle.

Simplemente el regreso a Konoha del jinchuriki no Kyuubi.


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*


Si bien Konoha no estaba en conflicto directo con Kirigakure. La guerra civil en país del agua poco a poco estaba arrastrando dificultades hacia las fronteras de otras naciones. En Kirigakure dominaba la facción del Mizukage Yagura, quien por informes de espías estaba apoyado no solo por la mitad de las fuerzas Shinobi sino por ninjas renegados clase S provenientes del extranjero. Mientras que la oposición a ese gobierno, era liderada por Mei Terumi y las antiguas espadas de la niebla. En los compases iniciales del conflicto todo se mantuvo de manera local. Pero cuando las bajas comenzaron acumularse en ambos bandos. Cuando la comida comenzó a escasear y las armas empezaron a faltar, ambos bandos tuvieron que encontrar formas de aprovisionarse.

El Mizukage ya no contaba con su voluntad libre. Así que Obito y Zetzu no tenían problemas en comprometer la paz mundial metiendo dentro del conflicto a otras aldeas. Saquear territorios fuera del país del agua, era la forma de mantener el control sobre la facción gobernante de Kiri. Enviar equipos a robar provisiones, armas o incluso secuestrar elementos importantes de otras aldeas en busca de cobrar recompensas.

Del otro bando, Mei Terumi no solo debía hacer todo lo posible para ganar la guerra civil, sino que además pensar en un futuro donde Kirigakure no fuese arrasada por algún enemigo externo en busca de aprovechar la debilidad generada por la sangría interna. Y en cuanto a eso, hubo algunos acercamientos con elementos provenientes de Konoha en busca de ayuda y ¿Por qué no? una futura alianza.

El Sannin Jirayja podía ser un idiota pervertido, pero no había espía más capaz en cuanto a recopilar información se trataba. Y Mei tuvo alguna especie de acuerdo con el ninja invocador de sapos, lo cual le estaba grajeando variadas victorias importantes sobre el enemigo al conocer mucho mejor sus ubicaciones y fuerzas distribuidos en los distintos territorios. Sin embargo, en las últimas semanas el Sannin directamente estaba desaparecido. Sin comunicarse ni dar señales de vida. Y eso género que el Hokage enviara un par de equipos especiales en busca de saber que había pasado con su maestro. Entre ellos, ilustres e importantes ninjas como Hatake Kakashi e Itachi Uchiha destacaban. Eso apareaba una buena y una mala noticia para la facción de Mei Terumi. La buena oportunidad era que cuanto más se involucrara Konoha en el conflicto, mayores posibilidades de recibir asistencia y provisiones. Incluso los refuerzos en poder de hombres eran muy bienvenidos para equilibrar las fuerzas contra un Mizukage que parecía haber contratado a un grupo de criminales grado S recolectados de lo peor de muchos países. Pero la mala noticia era la muy posible pérdida de Jirayja el Sannin. No solo por sus habilidades de espionajes, sino por la certeza que el enemigo tenía la capacidad de matar a un ninja nivel Sannin y hacerlo desaparecer. Era todo un problema a considerar ciertamente.

No obstante, ni las fuerzas comandadas por Mei Terumi, ni por supuesto los ninjas que seguían al controlado Mizukage estaban preparados para la irrupción violenta de un equipo compuesto por tres Chunnin talentosos y un Jounnin completamente fuera de los esquemas clásicos en la cadena de mando. En cuestión de una semana las tornas de un conflicto parejo, se fueron quebrando completamente por acción de este grupo particular. Parecía una locura total desde los números, pero poco a poco influyeron invariablemente.


Mientras los equipos conducidos por Itachi Uchiha y Hatake Kakashi realizaban las incursiones para investigar el destino de Jirayja. Mientras Mei detenía sus acciones de guerra en busca de refrescar sus tropas y negociar mediante mensajes cifrados con el Hokage en busca de una alianza permanente que le ayude a ganar la guerra; en esos momentos 4 ninjas de Konoha se infiltraban en territorios dominados por los ninjas del Mizukage para rescatar el equipo Kurenai. Prisionero en uno de los tantos campamentos dominados por la facción gobernante.

Uchiha Sasuke y Namikase Naruto no habían tenido el mejor de los comienzo con el nuevo capitán. Ambos por diferentes motivos, solo obedecían forzados por la designación del Hokage. De hecho salvo por Sakura, Boruto Uzumaki tenía que acostumbrarse a dormir con un ojo abierto por su seguridad física. Pero la sucesión de las distintas misiones, y sobre todo la decisión trasgresora de introducirse en el problema internacional para salvar a ninjas de Konoha capturados por ninjas de Kiri; hizo que Boruto comenzara a ser respetado por todos los integrantes del equipo Kakashi al completo.

Luego de interceptar e interrogar algunos enemigos que estaban dentro del país del fuego, la información obtenida le permitió a Boruto ubicar a los prisioneros por rescatar. Campamentos móviles, campamentos pequeños a lo largo del territorio en país del agua que iban movilizándose y llevando lo que saqueaban hacia el interior de Kirigakure.

Hinata Hyuuga y Kurenai Yuhii tenían mayores dificultades a ser tomadas como prisioneras que sus compañeros de equipo. Todos aún estaban vivos, y las heridas producto de la pelea que derivo en la captura de todo el escuadrón, no eran de gravedad. Pero ser kunoichi, y tener un nivel de belleza agraciada al promedio, no eran buenas noticias para aquellas mujeres. En situaciones de guerra, las violaciones a prisioneros no eran nada extraño. Sin embargo, cuando el equipo Kurenai fue capturado, el campamento de Shinobi que las retenían tuvo que trasladarse 3 veces en cuestión de 10 días. Un ataque de las fuerzas rebeldes al mando de Mei Terumi primero. Un viaje de 40 kilómetros para juntar las provisiones y los prisioneros con otro campamento pocos días después. Y finalmente algunos exploradores que informaron desaparición de los equipos de Kiri que habían viajado en busca de comida y armas al país del fuego, generó un poco de incertidumbre sobre las acciones que podían tomar los ninjas de Konoha sobre las invasiones en su país de origen.

El campamento donde Kurenai y su equipo eran prisioneros, tenía alrededor de unos 30 ninjas capturados de otros países. Además también contaban con unos 20 presos políticos que iban a servir para recaudar dinero pidiendo rescates a las familias adineradas a las que pertenencia. Las mujeres debieron sufrir agresiones sexuales en esos 10 días. Pero las tres mudanzas y la tensión en la vigilancia de los campamentos, evitaron que los distintos capitanes o ninjas de rango Jounnin a cargo, tuviesen la oportunidad o tranquilidad de mancillar a las mujeres prisioneras. Y justo en el día número 11, del campamento móvil numero 8 (el sistema de campamentos móviles tenía 12 equipos en zonas distintas de las fronteras) el ataque liderado principalmente por el equipo “Kakashi” los sorprendió a todos.

8 sujetos contra casi 200…

Los ninjas de Kirigakure se vieron sorprendidos no solo porque el enemigo que los encontró, sino porque inicialmente confundieron las incursiones del equipo al mando de Boruto Uzumaki y Azuma Sarutobi con un ataque perpetrado por fuerzas de Mei Terumi. Los equipos de Konoha se habían reunido en la frontera del fuego con la información y la intención de obviar el retorno a Konoha luego de sus misiones, para infiltrarse en país del agua y rescatar a los compañeros capturados. Azuma y sus compañeros de equipo, plantearon la idea mediante Shikamaru de “marcar” al campamento móvil. Seguirlo desde las sombras e informar a las fuerzas rebeldes para atacar con más números que simplemente los 8 ninjas de Konoha que estaban presentes.

Boruto Uzumaki sonrió divertido ante el plan prudente…

-No tengo idea que pueden hacer en combate la princesa, el gordo y el listillo…-dijo sobrando al equipo ino-shika-chou que lo miraron con disgusto- pero en cuanto a mis soldados….-Sakura sonrió ampliamente y tanto Naruto como Sasuke asintieron- están listos para llevarse sobre el hombro a cualquier pequeño ejército de idiotas que se atrevan a capturar a nuestros camaradas. Así que puedes quedarte con su equipo escondido en el bosque, disfrutando un día de campo. Que mis bestias y yo vamos a rescatar al equipo Kurenai y los demás.

Boruto Uzumaki nunca los había elogiado. No era del tipo de capitán que tenía por costumbre palmear las espaldas de sus subordinados, alentándolos gratuitamente. Boruto tenía la ventaja de conocer a su equipo de otro tiempo. Eran un poco distintos a su recuerdo de ellos, pero en poco más de unos meses juntos, ya comenzaba a influir sobre ellos. Sakura confiaba ciegamente a su capitán. Sasuke solo respetaba el poder personal, y Boruto en las semanas anteriores había demostrado tenerlo de sobra. Y en cuanto a Naruto, parecía un poco ausente de sus compañeros y realmente no le importaba lo que sucediera con ellos. Su vida privada había sido sacudida hace casi dos meses y ahora solo esperaba el momento de tomar revancha por ello. Este trabajo como los que pasaron o vendrían a futuro, eran solo esperar con paciencia el final para Naruto Namikase.

En tanto Shikamaru Nara seguía sin estar de acuerdo con atacar el campamento con pocos ninjas. Pero entendía perfectamente que Azuma-sensei entrara en nerviosismo y ansiedad por la suerte de Kurenai-sensei. Después de todo, ellos eran una pareja aunque todavía no lo hicieran oficial en Konoha. Pero tampoco valía lanzarse contra el enemigo sin un plan razonable.

-¿Qué propone Boruto-sama? –dijo Shikamaru quitándole el respetuoso “sensei” mostrando que no le agradaba- ¿correr a campo abierto gritando con lanzas en nuestras manos? ¿Cargar contra 200 enemigos sin preocuparnos por perder la vida?

-que ingenioso…-sonrió filoso Boruto de brazos cruzados, mientras el fuego del pequeño campamento donde estaban los iluminaba a todos. Un equipo de cada lado de la fogata- Casi divertido diría yo. Mi plan es muy simple en realidad. Los obligaremos a desplegarse sobre nosotros mientras atacamos la zona de la prisión para soltar a quienes nos van a reforzar en medio del combate. No dividiremos en dos equipos. Azuma-san vendrá conmigo, además el Uchiha y Haruno para rescatar y curar a nuestros compañeros capturados. El equipo trio-histórico familiar se quedara en retaguardia tentando al enemigo para que capturen a nuestras dos kunoichi medico juntas. (Eso no lo entendieron, porque se suponía que Sakura iría en el primer equipo) Y en cuanto a mi multitareas honorable Namikase-sama….-todos sonrieron por el gruñido de Naruto que odiaba cuando le llamaban “honorable hijo”- el será la estrella de esta fiesta…


/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/


Fue muy efectivo, a falta de mejores palabras….


Shikamaru apenas podía creer como las piezas de una estrategia alocada cuando menos, se movieran con la precisión de un reloj. Todo a pesar de las infinitas variables que podían suceder tras el inicio del plan perpetrado por el capitán Uzumaki. La zona donde asentaron el campamento los ninjas de Kiri, tenía un rio cruzando por delante del bosque donde provenían los equipos Azuma y Kakashi. Un claro entre los bosques, y detrás del campamento ya partiendo al interior del país del agua, el comienzo de una montaña nevada. Mucho territorio por cubrir al frente, bosque frondoso en las veras del rio y montaña por detrás. Atacar de frente era una locura. Y fue exactamente lo que hicieron a pesar de todo.

10 equipos compuestos por clones de Naruto se disfrazaron del trio ino-shika-chou con supuestamente Sakura Haruno como refuerzo. Los originales del equipo de Azuma estaban mesclados entre los clones, teniendo a Naruto para asistirlos. Y para la visión de los enemigos, las kunoichi medico eran vulnerables al contrataque. Boruto tenía mucho conocimiento de los modismos internos de los ninjas en cada aldea. Y conocía que los Shinobi de Kirigakure siempre buscaban eliminar primero a los ninjas médicos o de apoyo antes de encargarse de los ninjas de ataque.

Mientras la mitad de las fuerzas en el campamento cruzaron el rio en busca de eliminar la supuesta amenaza disfrazada en número por los equipos de clones, Boruto, Azuma, Sasuke y Sakura se infiltraron por detrás para llegar a la celda-cueva que lindaba la montaña. Y allí tanto Azuma como Sasuke se encargaron de “limpiar” el camino quedándose en la entrada misma para evitar la llegada de refuerzos al interior. Mientras Boruto escoltaba a Sakura para asistir con ninjutsu medico a quienes lo necesitaran al momento de ser liberados. Sin embargo, ya habían pasado varios meses desde que Sakura Haruno necesito realmente ser “escoltada”. Boruto la había entrenado a conciencia. Y le había mostrado la mejor manera de aprovechar sus virtudes como kunoichi médico. El resto lo hizo la joven misma, improvisando y mesclando las virtudes implantadas por Tsunade Senju, con la nueva preparación otorgada por Uzumaki Boruto.

Ingresaron a la cueva-prisión reformada con jutsu para retener a los prisioneros. Y dos problemas surgieron en su búsqueda de liberar los prisioneros en el campamento. La primera dificultad eran las heridas y enfermedades que portaban varios de los apresados. En tanto que la segunda dificultad era que todos los Shinobi atrapados en la zona, estaban sellados en el uso del chakra.

-Sakura…-le dijo Boruto a la joven que lo seguía de muy cerca- los guardias tienen que salir del camino. Me encargaré de los sellos inhibidores y luego te va a tocar estabilizar a los heridos.


-Hai Sensei…-dijo la joven que se preparó para pelear contra media docena de Shinobi que se cruzaron frente a los invasores para evitar que liberaran prisioneros.

Boruto embistió frontal por la caverna, había poco espacio como para pensar en rodear la defensa de los ninjas de Kiri. Pero el Jounnin conocía perfectamente a su compañera y estudiante. Su nueva técnica era muy efectiva en corto-medio alcance en un terreno de poco espacio y ámbito cerrado. Boruto avanzaba rápido para traspasar la línea del enemigo mientras Sakura a 40 metros de los enemigos tomó una postura extraña a ojos de los rivales. Su postura de lado, estirando sus brazos como su tuviese un arco invisible en su poder. Su mano izquierda usando el índice para apuntar al enemigo y el pulgar hacia arriba, como portando un arma de fuego. El brazo y la mano derecha parecían tensar ese arco imaginario sobre su pecho. ¿Qué clase de técnica tenía esa kunoichi?

De pronto, cuando Boruto estaba pasando por el medio de los enemigos, ellos intentaron atacarlo por los lados rodeándolo. Prácticamente había venido sobre ellos sin defensa alguna. Como si buscara ser apuñalado. Y de pronto sucedió…

-¡Morirás ninja de Konoha! AAAAAAHHHGGGG

Uno declaró la muerte de Boruto, pero todos los ninjas de Kirigakure sufrieron el mismo efecto devastador antes de poder atacar al ninja que traspasó la defensa en línea que estaban teniendo. Algunos recibieron impactos contundentes en sus brazos, otros en sus piernas y dos de los carceleros directamente se desplomaron muertos por sendos ataques profundos y a la cabeza. Boruto los eludió sin tocarlos, sin siquiera mirarlos o atender posibles ataques. Mientras tanto, a 40 metros Sakura Haruno sonreía levemente. Su postura no variaba pero respiraba algo agitado. No era el gasto de chakra, sino la concentración necesaria. ¿Qué clase de ataque había realizado? ¿Un tipo de jutsu invisible a los ojos? Incluso el ninja con capacidad sensorial no pudo ver el tipo ataque. ¿Conclusión? 2 muertos, y 4 lesionados en el suelo. La kunoichi medico los había abatido sin siquiera tocarlos.

-¿Qué mierda ha hecho? –Pensaron todos, y se asustaron ante la posibilidad de recibir impactos en áreas vitales como los dos desafortunados compañeros que ahora estaban muertos- ¿Cómo pudo…?


-¡Quietos! –Grito la joven acercándose caminando lento pero firme, mientras les apuntaba con el brazo izquierdo como si portara una flecha apunto de surgir- Adelante….-les animó desafiante- prueben su suerte y me harán feliz.

Uno lo intentó inconscientemente. Tratando de recoger un kunai que había dejado caer. El sujeto estaba sentado tomándose el brazo fracturado por el impacto a la distancia. Y aun así quiso recuperar su kunai para intentar un ataque sorpresa que lograra distraer a la enemiga. Su resultado terrible, fue recibir otro impacto invisible en el hombro derecho y en el bajo vientre. El ninja gruño y dejó escapar un grito sin poder evitarlo. ¿Cómo podía doler tanto? ¿Con que mierda los golpeaba? ¿Era un jutsu elemental? ¿Era un tipo de aguja muy pequeña? No podían ver la munición que los había lesionado. No había nada clavado en medio de sus heridas, solo una ligera sensación de humedad que estaba cubierta por el dolor. Pero impactos tan contundentes que parecían piedras invisibles.

Sakura los vigilo crudamente, confiaba mucho en que tanto Sasuke como Azuma-sensei no dejarían a nadie más intervenir en la entrada de la caverna. Y cuando Boruto-sensei lo ordenara, ella pasaría a su función de médico para revisar a los prisioneros. Sin embargo, no podía evitar sentirse inmensamente satisfecha. Frente a ella varios enemigos caídos bajo su poder. Hombres de otra aldea que antes pudieron vencerla fácilmente. Pero ahora, se sentía segura y muy capaz. Era una increíblemente eficiente ninja-medico. Y ahora además, tenía capacidad de combate a nivel Jounnin. Boruto-sensei se lo había reconocido en privado mientras entrenaban hace semanas. Y ella no podía estar más feliz por ello.

Los clones de sombras de Boruto-sensei actuaron con rapidez. Abriendo cadenas que inmovilizaban, sacando los sellos que obstruían. El rescate no tuvo distinción entre la variedad del origen en los capturados después de todo, al intentar salir de la cueva para recuperar su libertad tendrían todos el mismo enemigo. Los ninjas de Kirigakure.


Fue una enorme confusión….



El tiempo se hizo difuso para los distintos participantes de la batalla. Los ninjas de Kiri que habían avanzado masivamente para capturar a los enemigos frontales en el bosque, se encontraron en pocos minutos con la certeza de que todo el frente de batalla era un gran caballo de Troya. ¿Había realmente un enemigo real? ¿Era equipos todos de clones solamente? Shikamaru desde su posición central, fue enviando en posiciones escalonadas a los equipos de clones que tomaban la apariencia de su equipo. Ino tenía la tarea de conectar la mente de Shikamaru hacia cada clon que tomaba su propia apariencia en los equipos lejanos. Y así los clones disfrazados del Nara, trasmitían las órdenes de movimientos para retrasar el avance del enemigo. Entonces, los equipos de copias eliminados eran reemplazados por mas clones gracias al Naruto original parado junto al equipo ino-shika-chou. Por supuesto que Chouji, tenía la función de proteger al equipo original por si algún ninja de Kirigakure llegaba lo suficientemente rápido o lejos como para atacarlos.

Cuando los capitanes de escuadrón se dieron cuenta que el enemigo por todo el frente era tan solo un gran señuelo en su mayoría, intentaron volver a cruzar el rio para replegarse a su campamento. Todo para encontrarse con casi 50 prisioneros liberados que escapaban en varias direcciones cortando y matando a quien intentaran detenerlos. Sumando a esta batalla confusa, los clones de Naruto pasaron al ataque, molestando el retorno del enemigo atraves del rio. Mientras tanto del otro lado de las fuerzas principales de Kiri, unos 20 clones de sombras cortesía de Boruto Uzumaki tomaban la apariencia del equipo compuesto por Azuma, Sasuke, Boruto y Sakura para trabar la batalla en medio del campamento. Mientras tanto, los ninjas originales escoltaban al equipo Kurenai y demás compañeros capturados por intermedio de los bosques laterales donde habían venido inicialmente.

20 minutos de un ataque prácticamente ficticio. 8 Shinobi divididos en dos escuadrones no solo rescataron al equipo Kurenai y otros varios ninjas de Konoha, sino que dieron el esquinazo a casi 200 enemigos en su propio territorio. Y para completar la maniobra, los dos equipos de Konoha se retiraron en medio de terreno boscoso (favorable a los nacidos en Konoha por mayor experiencia) mientras el capitán Boruto Uzumaki y Naruto Namikase se quedaban en la retaguardia de los equipos creando grupo tras grupos de clones de sombras para cubrir su retirada.

Boruto Uzumaki conocía muchas técnicas Shinobi. Muchos jutsu y tipos de conocimientos absolutamente necesarios para cada misión particular. Pero los años que vivió como renegado en su tiempo, le adoctrinaron más que nunca para saber cómo moverse en terreno enemigo. El mundo llegó a ser su enemigo. Esconderse y escapar, fue su vida durante demasiado tiempo. Y por Kami-sama, que había aprendido bien la tarea.

Fin del capitulo
0 x

Rock-kun
Sannin
Sannin
Avatar de Usuario


Mensajes: 1240
Registrado: Vie May 27, 2016 5:26 am
x 20
Sexo: Masculino - Masculino

TIERRA DE TRAIDORES 2da tem (+18)(P) Cap 12 23/08/19

Mensaje #38 por Rock-kun » Dom Ago 25, 2019 1:47 am

Cuanto tiempo que no actualizabas, perdón por no haber opinado antes, pero entre trabajo, copa América y vida de adulto me tenían ocupado, aunque quería dar mi opinión del capítulo anterior debido a que por fin veo el actuar y pensamiento del Naruto del pasado.

Capítulo Anterior:

1.- Marcado por la Traición:

Tal como dice el título, me referiré a la actitud que mostró el Naruto del pasado referente a toda la atmósfera traicionera que ha estado ocurriendo en Konoha y que desgraciadamente su familia ha sido la caja de pandora. Como lo esperaba, la relación de Naruto con su madre era muy buena a tal punto de que era su pilar fundamental para ser mejor ninja y una persona de bien, pero llegó a un punto en que ya no fue lo mismo e incluso ya era casi igual que la que tenía con su padre en que apenas se veían.

Durante un tiempo el chico no sabía la razón del por qué ese distanciamiento hasta que el Kyuubi le mostró con lujo de detalle y en formato 4K la noche de sexo que tuvieron Kushina y Jiraiya (manipulada por alguien en las sombras). Kyuubi le mostró todo eso con el fin de que el niño sucumbiera a la oscuridad y le fuera más fácil para el demonio en manipularlo y así escapar de su cautiverio. La imagen inmaculada que tenía Naruto de su madre se cayó a pedazos ese día por verla como una puta, y con respecto a ero-sennin no lo perdonará porque supuestamente pervirtió a su madre. Lo extraño, es que Naruto no se haya vengado de Jiraiya por haber traicionado a su padre Minato y a él que son sus alumnos. Es probable que sólo esté esperando el momento indicado para vengarse de Jiraiya ya que en estos momentos Naruto es sólo un chunnin recién ascendido, mientras que el viejo es un Sannin reconocido mundialmente por su nivel de pelea que sólo es superado por Minato en estos momentos.

Nota: Kushina estaba tan desesperada en deshacerse de Kyuubi creyendo que él era la razón de que se acostara con Jiraiya y tuviera esa sed incontrolable de sexo que no le importó condenar a su hijo a convertirlo en el nuevo recipiente de la bestia. Lo malo para ella es que la sed sexual siguió y terminó convirtiendo a Sasuke en su amante, lo peor de todo es que Kushina no sabe que todo lo que ella piensa y vive a lo largo de su vida también lo vería Kyuubi ya que ambos compartían cuerpo, por lo que ella se querrá morir cuando Naruto le enrostre en su cara que Kyuubi le mostró todo lo que hizo con Jiraiya en esa noche de sexo.

Se revela que Naruto llegó a un acuerdo con Kyuubi después de que pasara un tiempo en que este le mostró dentro de su mente la traición de su madre, aunque se desconoce el cómo el muchacho convence al zorro de formar una alianza, también no se sabe en los objetivos que ambos quieren cumplir a largo plazo, pero se ve que el plan tiene muchos años de preparación por lo que deduzco que debe ser algo que involucre a toda Konoha en vez de algunas personas. Agrego además, que tras los pensamientos de Kyuubi se descubre que algo se liberó dentro de Naruto después de que el zorro le mostrara la noche de sexo que tuvieron su madre y actual sensei, y que se ha ido acrecentando luego de varios episodios negativos y desgarradores que sufrido el joven en estos años. Así que es un gran misterio lo que sea que esté dentro de Naruto y que hay una posibilidad de que sea algo peor que el mismo Kyuubi y que convertiría a Naruto en alguien que destruiría el mundo donde vive actualmente Bolt.

Por último, gracias a Danzou, Naruto ve a Sasuke salir del cuarto de Kushina momentos antes de que su padre Minato entrara a la casa, lo cual lo llena de furia por dentro. Sin embargo, no se sabe si Naruto ya sabía desde antes lo que hacía su ex-mejor amigo con su madre, pero yo tengo la impresión que sí, ya que en unos capítulos anteriores se menciona que Naruto casi mata al Uchiha cuando lo masacra y humilla delante de toda la plantilla ninja durante los exámenes chunnins, y eso sólo lo haría el rubio si el moreno le hubiera hecho algo muy grave. Así que concluyo que la furia de Naruto al ver a Sasuke nuevamente salir del cuarto de Kushina es porque la paliza que le dio no fue suficiente y tal como lo dijo en sus pensamientos, no actuará de forma definitiva hasta encontrarlo con las manos en la masa o sea debe sorprenderlo sujetando las suculentas carnes de su madre.

Naruto expresa que debe encontrar las pruebas necesarias para proceder con sus oscuros objetivos, ya que como dije anteriormente debe sorprender a Sasuke con su madre en el acto y confirmar lo que Danzou le dijo sobre su padre Minato para actuar en contra de ellos, luego de eso seguir con su gran plan en contra de Konoha, ya que desde pequeño vio el lado malo de los aldeanos y jefes de clanes de sus amigos en contra de su madre por ser la anterior jinchuuiki del Kyuubi.

Si bien la amistad que tenía Naruto con Sasuke se destruyó porque le gustaba a Sakura, con los años esos sentimientos se convirtieron en indiferencia ya que la pelirrosada lo dejó a mitad de una cita y con una gran decepción en su corazón, por lo que no me extraña que el rubio ahora ya no le importa lo que le pase a Sakura ni a Sasuke durante las misiones que tienen como equipo por las razones que ya mencioné anteriormente. Así que en estos momentos Narutin no suspira por ninguna mujer por lo que la existencia de Bolt se encuentra en peligro.

Capítulo actual:

1.- Doloroso y Trágico Destino:
0 x
Protegeré a los que amo.
Imagen
Si existe tal cosa como la paz, la encontraré y no me rendiré hasta encontrarla.


Volver a “Fanfics [+18]”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados