[+18][P][C40](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Wbaez93
Miembro de Akatsuki
Miembro de Akatsuki
Avatar de Usuario


Mensajes: 1632
Registrado: Mié May 25, 2016 4:33 pm
Ubicación: En mi casa
x 97
Sexo: Masculino - Masculino

[+18][P][C40](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Mensaje #1 por Wbaez93 » Mar May 31, 2016 4:59 pm

Estaré resubiendo los capítulos.

Con permiso del admin, haré algunos cuantos doble post (incluso más, son 38 capítulos).

Aprovecharé para decir que los primeros capítulos fueron revisados (hasta el 5), el resto aún me falta controlarlos.


Titulo: El demonio entre las Sombras

Género: Aventura, drama, romance.

Pareja: Naruto&Harem

Rango: MA.

Sinopsis: Minato sella el poder del Kyubi en sus dos hijos, pero algo sucede lo cual hace que él cometa una gran equivocación. Naruto es abandonado, para ser odiado y despreciado por los habitantes de la aldea. Aunque cierto día, Naruto obtiene un poder que podría ayudarlo a tomar venganza contra aquellos que le causaron tanto dolor.

Advertencias: Tortura, Gore, Incesto, Rape, NTR, HAREM, OoC en algunos personajes. No apto para sensibles, no reclamar luego si decides ignorar mis advertencias, porque yo NO seré sensible contigo.



"Prologo" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Malditos sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Prologo


Konohagakure no Sato (Aldea escondida entre las hojas) estaba experimentando una de las más grandes catástrofes desde su fundación. El Kyūbi no Yōko (El zorro de nueve colas) había aparecido repentinamente en los suburbios de la aldea, causando estragos y bajas tanto en la parte civil como militar.

Hiruzen Sarutobi, también conocido como el Sandaime Hokage, estaba organizando a las tropas que se encargarían de repeler al Zorro Demonio. Su plan consistía en un ataque directo, encabezado por los principales clanes de la aldea, como distracción mientras invocaba a Enma Enkōō (el Rey de los monos) para utilizar unos de los Jutsus que hizo que se convierta en el Shinobi no Kami (Dios Shinobi), el Henge: Kongōnyoi (Transformación: Bastón de Diamantina) y alejar así al zorro demonio de la aldea, para disminuir los daños colaterales que el Zorro estaba ocasionando. Al tener todo dispuesto, el Sandaime comandó a las tropas a ejecutar el plan.


Habiendo alejado al Kyūbi de la aldea, todos pensaron que ahora podrían realizar un plan más eficiente mientras las demás tropas contenían al Kyūbi fuera de la aldea. Todo parecía ir bien, hasta que, repentinamente, todos sintieron una enorme cantidad de Chakra, la cual provenía del Kyūbi. Al girar, contemplaron en el cielo una gran bola de Chakra justo frente al hocico del Kyūbi.

Hiruzen, quien estaba al tanto de esta habilidad, entró en pánico. No obstante, no era el momento para ello; tenía que proteger a su aldea y es por eso dio nuevas órdenes.

—Todos los usuarios del Elemento Tierra, den un paso al frente y utilicen el Doton: Doryūheki. Debemos contener ese ataque o estaremos acabados —expresó mientras las personas mencionadas comenzaban a alinearse al frente para utilizar dicho jutsu. Sin embargo, ya fue muy tarde, ya que el Kyūbi estaba a punto de lanzar la Bijūdama (Bomba Bestia con Cola) y acabar con lo que alguna vez fue una de las más prósperas villas de las Naciones Elementales.

Sin embargo, cuando todos creían que morirían irremediablemente, un sapo gigante había aparecido y caído encima del zorro, y un segundo más tarde, ambas bestias habían desaparecido del lugar sin dejar rastro alguno.

Minato —Hiruzen, quien estuvo más cerca, fue todo lo que alcanzó a pensar.

Momentos Antes


El Yondaime Hokage había tenido una prueba muy difícil contra un misterioso hombre enmascarado. Si bien la escaramuza no había sido muy dificultosa para el joven Hokage, lo que había dicho antes de desaparecer lo había dejado muy desazonado.

—Volveré, y el Kyūbi será mío. —Seguidamente, había desaparecido en una distorsión de remolino.

Pero no podía dejar que aquello lo distrajera, el Kyūbi andaba suelto en su aldea y debía protegerla, no podía dejar que ese zorro demonio continuase causando más estragos. Tenía que volver a sellarlo, y solo pudo pensar en una cosa que podría funcionar.

Actualmente


El Yondaime Hokage transportó al Kyūbi a un lugar alejado de la aldea donde ya no podría causar más daños. Nuevamente había desaparecido en un destello amarillo, y reapareció de la misma forma, pero esta vez con una mujer de cabellera rojiza y de aspecto muy cansado, junto con dos bultos envueltos en mantas, una de color naranja y la otra de color negro. Estos eran Kushina Uzumaki, la esposa del Yondaime; Naruto Uzumaki y Menma Uzumaki, los hijos de ellos. Ambos infantes tenían el cabello rubio, mejillas sonrosadas y profundos ojos azules.

El Yondaime ya estaba muy cansado, pero de igual forma era su deber sellar al demonio. Kushina, al percatarse de las intenciones de su esposo, se preocupó bastante y varias cadenas hechas de Chakra salieron de su espalda y envolvieron al Kyūbi, manteniéndolo quieto por el momento.

—Minato… no puedes hacer esto, si lo haces, la vida de nuestros hijos estarán condenadas. Déjame hacer esto, llevare al Kyūbi conmigo y retrasaré su renacimiento —articuló Kushina con dificultad mientras sus cadenas continuaban apretando a un furioso Zorro de Nueve Colas.

Minato tampoco quería hacer esto, pero debía. No sabía dónde renacería el Kyūbi y sería mucho peor que renaciera en cualquier sitio y otra persona se hiciera con él. Por tal motivo, puso una barrera alrededor del sitio y detalló a Kushina de forma breve su batalla contra aquel misterioso hombre.

—Entiendo —dijo Kushina luego de haber oído la historia. De todas formas, no quería hacer esto a sus hijos, sabía que tendrían una vida muy dura con mucho dolor y soledad si hacían esto, pero ella confiaba en que ambos podrían dominar ese poder y salir adelante a pesar de las adversidades que la aldea podría ponerles en sus caminos.

Minato entonces procedió con su ritual, invocó dos piedras y puso a ambos de sus hijos allí, mientras empezaba a explicar lo que haría.

—Kushina, utilizare el Shiki Fūjin (Sello de la Parca) y sellaré el poder del Kyūbi dentro de Menma y el Hakke no Fūin Shiki (Estilo de Sellado de los Ocho Trigramas) para sellar la conciencia del Kyūbi dentro de Naruto. Confió en que el Sandaime velará por ellos y se encargará de que no les suceda nada malo —informó Minato mientras procedía a realizar los sellos para invocar al Dios de la Muerte; sabía que esto le costaría su vida, pero era por el bien de la aldea y de las Naciones Elementales.

El Dios de la muerte entonces fue visible para Minato, por lo que empezó a realizar el ritual. Instantáneamente, una mano de color azul transparente salió de su estómago, el cual se dirigió hacia el Kyūbi, extrayendo la mayor cantidad de Chakra que pudo de él, pero era tan grande fue la cantidad que solo pudo con noventa y cinco por ciento de su poder total, por lo que rápidamente lo selló en Menma.

Pero esto aún no acababa, y rápidamente realizó otros sellos de manos y gritó—. Hakke no Fūin Shiki (Estilo de Sellado de los Ocho Trigramas). —Precipitosamente, selló lo que quedó del Kyūbi dentro de Naruto.

—Listo —enunció Minato exhausto mientras veía al Dios de la Muerte y esperaba a su inevitable destino. No obstante, nunca se percató de que la entidad estaba sonriendo maliciosamente.

Entonces, cuando creyó que el Shinigami había perdonado a su alma, se dio la vuelta con una sonrisa para ver a Kushina. No obstante, dicha sonrisa se esfumó de su rostro al notar que ya no se movía. Rápidamente corrió hacia ella, pero ya era muy tarde.

Minato entonces se dio la vuelta y miró al Shinigami con furia.

—¡¿Que has hecho?! —exigió, pero el Shinigami aún no paraba de sonreír. Levantó su espada y apuntó hacia donde estaban sus hijos, más específicamente, hacia donde se encontraba Naruto. Minato distinguió a su hijo convulsionando y rodeado por un manto rojizo.

Rápidamente corrió hacia él y trató de levantarlo, solo para descubrir que era como tocar ácido. Se volvió hacia el Shinigami, pero esta vez con una mirada de cólera, sólo para descubrir que éste ya había desaparecido del lugar.

Se tragó la furia y con preocupación se giró hacia Naruto, quien había dejado de moverse y el manto había desaparecido. Minato entró en pánico y elevó a su hijo, dándose cuenta de que ya no respiraba. Trató de hacer algo, pero con pesar llegó a la conclusión que ya era muy tarde.

Lloró inevitablemente, descargó aquellos sentimientos de frustración y amargura que tenía en su corazón en el pequeño pecho de su primogénito, al mismo tiempo que varios ANBU junto al Sandaime arribaban en la escena.

El Sandaime había visto todo también y se preguntó qué había hecho el Shinigami. Se acercó a Minato, puso una mano en su hombro y le susurró unas palabras.

—Minato, regresemos a la aldea —habló lo más suave que pudo, también estaba bastante triste, ésta pequeña criatura no había hecho nada malo y había muerto.

Minato se había dado la vuelta para tratar de decir algo, pero había notado que su hijo hizo algunos movimientos. Creyó que lo anterior había sido un caso de catalepsia, pero entonces notó algo inquietante.

El cabello y ojos de su hijo cambiaron a un color rojo sangre, además de ver sus pupilas ahora rasgadas. Decir que Minato se asustó era quedarse corto, entró en pánico, ya que creyó que el Kyūbi tomó del cuerpo de su hijo. Por lo tanto, inconscientemente soltó a Naruto de sus manos, y antes de que tocara el suelo, Hiruzen lo atrapó.

Hiruzen estaba sorprendido por como actuó Minato y solo pudo preguntar—. ¿Qué pasó? —Minato se dio la vuelta, miró a Naruto con odio mientras lo señalaba con el dedo índice—. El Kyūbi se posesionó del cuerpo de mi hijo y lo asesinó; ese ya no es mi Naruto, ¡es el zorro demonio! —Hiruzen estaba desconcertado, no creía que algo así hubiera sucedido en realidad.

Minato sabía que estaba siendo irracional y que había llegado a esa conclusión muy apresuradamente, pero todo lo que había acontecido en los últimos minutos no le dejaría pensar con claridad.

Hiruzen pensó que la carga emocional le estaba causando malas jugadas. Por lo tanto, cuestionó—. Minato creo que deberías descansar y luego veremos qué sucedió con tu hijo. No digas esas cosas, tal vez solo fue un efecto secundario de sellar al Kyūbi dentro del niño.

Tal vez lo que Hiruzen decía podría ser cierto, pero Minato no quería atender a la lógica, estaba furioso, furioso consigo mismo por no haber hecho las cosas correctamente, furioso porque su esposa había muerto y parecía ser que el Shinigami tomó su alma en lugar de la suya, matando a su hijo en el proceso.

Minato levantó su mano y nuevamente la apuntó hacia Naruto mientras decía—. Ese no es mi hijo, ya no lo es. El Kyūbi lo ha asesinado y tomó posesión su cuerpo. Si tú quieres, preocúpate por él, pero yo no reconoceré a ese demonio como mi hijo. Llévatelo de aquí antes de que haga algo de lo que pueda arrepentirme. —Quería asesinarlo ahí y ahora, pero si lo hacía, todo sería en vano; el Kyūbi renacería y el enmascarado se haría con él, o peor aún, entraría en el cuerpo de su pequeño Menma y tomaría control su cuerpo también.

Se dio lo vuelta y cargó a Menma junto con él, inmediatamente se giró hacia el frente y miró directamente a Hiruzen—. Prepara al consejo, hay que informales lo que ha acontecido en este lugar y ver qué haremos con este demonio. Pero recuerda; no es mi hijo —explicó amenazadoramente, y finalmente desapareció en un destello amarillo.

Hiruzen suspiró. Miró al niño que tenía en brazos, y al ver que dormía tranquilamente, dio una cálida y amorosa sonrisa mientras pensaba—. Espero que no cometas una tontería, Minato; una tontería de la que pudiéramos arrepentirnos después, especialmente tú.

Sala Del Consejo (10 horas más tarde)


Una gran cantidad de personas se reunieron en la sala del consejo; estaban los líderes de los principales clanes de la aldea; el Hyūga, con Hiashi; el Inuzuka, con Tsume; el clan Sarutobi, con Hiruzen como representante y antiguo Hokage; el Nara, con Shikaku; el Akimichi, con Choza; el Aburame, con Shibi; y el Yamanaka, con Inoichi. Además, se encontraban los ancianos: Danzo Shimura; Homura Mitokado; y Koharu Utatane, y varios miembros civiles. Muchos de ellos estaban murmurando el motivo —aunque suponían el por qué— de esta reunión, mientras que otros esperaban a su Hokage para que explique los acontecimientos del día de ayer

De pronto, las puertas del consejo se abrieron bruscamente, y todas las conversaciones cesaron. Un Yondaime Hokage, con una cara de pocos amigos, entró a la sala y tomó asiento. Miró hacia al frente y vio que todos tenían en sus caras expresiones confusas, por lo tanto, tomó la palabra.

—Como sabrán, ayer fue un día terrible para nuestra aldea. Fuimos atacados por el Kyūbi, quien causó daños y estragos por doquier, asesinando a varios civiles y Shinobis a su paso —expresó calmadamente. Ahora contaría todo lo que sucedió a su consejo, pero claro, omitiendo algunas cosas, como el ataque del hombre enmascarado y el hecho de que selló el poder del Kyūbi en su hijo Menma.

Al finalizar su relato, los miembros del consejo civil —junto con algunos del consejo Shinobi— clamaron por la cabeza del niño demonio antes de que pierda el control y matara a todos en la aldea. Pero antes de que las cosas se salieran de control, alguien tomó la palabra.

—Pobres ilusos —comentó alguien en la sala. Todos guardaron silencio y vieron a Danzo parándose de su asiento; muchos se preguntaron qué tenía en mente, pero Minato y Hiruzen sabían muy bien lo que quería hacer.

Danzo continuó—. ¿Que no lo entienden? Podríamos hacer de este niño la más grande arma que Konoha pudiera tener. Con mi entrenamiento, protegerá a la aldea sin ser capaz de oponerse —afirmó tranquilamente. Estuvo a punto de continuar pero Hiruzen tomó la palabra calmadamente.

—Danzo, entiendo lo que quieres decir, pero él es tan solo un bebe; no podemos considerarlo un arma. Deberíamos dejar que tenga una vida tranquila, y cuando tenga la edad suficiente, entonces podrá a la academia y graduarse hasta convertirse en alguien que querrá proteger a esta aldea.

Minato quería entregar al niño demonio a Danzo, pero sabía que sólo lo usaría como arma personal y eso no era algo que podía aceptar. Todo su esfuerzo y el sacrificio de Kushina seria en vano, entonces tomó la palabra y prosiguió.

—Sandaime-sama tiene razón. No podemos considerarlo un arma, por lo menos no aún. Por lo tanto, como el niño no tiene padres, lo pondré bajo la custodia de un orfanato y los encargados se ocuparan de él. Además, no podrá ser adoptado por nadie. No quiero que ninguno de ustedes lo tenga en sus clanes y quieran considerarlo como un arma también, se quedara allí hasta que sea conveniente.

Minato sólo quería clavar un Kunai en ese demonio, pero no podía. Por el bien de la aldea, debía de tragarse ese odio.

Minato entonces continuó con unas últimas palabras—. Por lo tanto, doy por concluida esta reunión, pueden retirarse a sus hogares.

Con un—. Hai Hokage-sama. —Los miembros se levantaron y se retiraron en silencio, a excepción de Hiruzen y Minato. El primero miraba a su Hokage con una expresión de desconsuelo.

—Minato sabes muy bien que las palabras expresadas en este lugar se expandirán muy rápidamente en toda la aldea. En muy poco tiempo, todos sabrán que es el contenedor del Kyūbi; deberías.

Sin embargo, antes de que pudiera decir más, Minato lo interrumpió golpeando la mesa donde estaba con rudeza—. Él no es su contenedor, ¡es el maldito demonio! Tomó el cuerpo de mi hijo; debería haberlo matado, pero no puedo ignorar el sacrificio de mi hijo y Kushina. Si los habitantes de este pueblo hacen algo con él, pues que lo hagan. Ese demonio no morirá fácilmente, no querrá abandonar este lugar tan pronto. Asigna a uno de tus ANBU personales si quieres protegerlo, pero no podrá ser más de uno —terminó con una mirada llena de odio.

Hiruzen solo suspiró y se dio la vuelta—. Eso haré, pero espero que tan solo no te arrepientas en el futuro. —Al terminar eso, Hiruzen salió de la sala y llamó a uno de sus ANBU para que proteja al pequeño.

Mientras tanto, Minato aún estaba en la sala, sumido en unos pensamientos no muy buenos—. Maldito demonio, algún día descubriré cómo deshacerme de ti sin que puedas revivir nuevamente, y cuando ese día llegue, personalmente te asesinaré. —Luego se levantó y desapareció en un destello amarillo para llegar a su hogar.

Aún tenía un hijo a quien cuidar, y ésta vez no podía fallar.

5 años después- 10 de octubre


Un niño pequeño de 5 años de edad —con el cabello rojizo; marcas en la mejilla; y un aspecto bastante desnutrido— caminaba por las calles de Konoha mientras se preguntaba—. ¿Qué he hecho? ¿Por qué las personas me odian tanto? ¿Por qué siempre me golpeaban tanto el día de mi cumpleaños? ¿Por qué nadie me reconoce? —Este niño se llamaba Naruto, aunque no tuviera un apellido, estaba contento de por lo menos contar con un nombre.

Se preguntaba si sus padres también lo odiaban y si solo le pusieron un nombre para luego desaparecer sin dejar rastro alguno.

Pero ya estaba cansado, cansado de esta aldea. Se había prometido que algún día haría pagar a todos y a cada uno de los habitantes, nadie le mostró compasión, por lo que si llegaba a ser fuerte algún día, tampoco mostraría compasión por estas despreciables personas.

Por lo tanto, continúo su recorrido. Debía de tener cuidado de no toparse con los borrachos que abundaban en este día, o podría pagarla muy caro. Tenía hambre y bastante; había sido expulsado del orfanato hace 2 años, y sólo comía lo que encontraba entre las basuras de los restaurantes y puestos de comida.

Él sólo quería poder tener un maldito cumpleaños normal, como aquellos que veía en el orfanato. Pero allí nunca le festejaron uno, siempre le decían—. Maldito demonio tú no mereces nada. —Y a continuación, siempre terminaban golpeándolo y dándole diminutas porciones de comida.

Por lo tanto, después de salir del orfanato, a veces intentaba robar algunas manzanas del puesto de verduras para intentar calmar su aquejado estómago. No obstante, cuando era descubierto, le daban palizas muy grandes, pero valía la pena si servía para complacer en lo más mínimo a su adolorido estómago.

Aunque ya estaría muerto si no fuera por cierto ente sobrenatural que habitaba dentro su cuerpo, cosa que el pequeño ignoraba hasta el momento, pero esto no seguiría de esta forma por mucho más tiempo.

Estaba tan sumido en sus pensamientos que no se dio cuenta de que se adentró a una zona donde estaban festejando la victoria de su amado Yondaime contra el Zorro Demonio. Al doblar en una esquina, uno de los que estaban ahí se percató de su presencia y pronunció.

—Pero miren lo que tenemos aquí, si no es nada más ni nada menos que el maldito demonio, ¿acaso vienes a terminar lo que no pudiste hace 5 años? —Siempre le decían eso, pero no entendía por qué lo hacían; los demás que estaban con ese hombre se dieron la vuelta y miraron a Naruto con odio y malicia, uno de ellos dijo.

—Hoy será el día en que nos desharemos de este maldito demonio y nos convertiremos en héroes. —Entonces sacó una navaja, y al decir esto, otro grupo se acercó a ellos para rodear Naruto, quien entró en pánico mientras se preguntaba qué le iban a hacer. Tenía que correr, escapar de ellos y ocultarse en uno de sus lugares secretos.

Logró escabullirse, pero estos hombres no dejarían que se escapara tan fácilmente, así que comenzaron a perseguirlo. Era una turba de veinte personas, la cual perseguía a toda velocidad al pequeño Jinchūriki.

Naruto se maldecía, si hubiera sido más fuerte, si hubiera tenido más poder, nada de esto hubiera pasado. Pensó que debería dejar de correr y morir de una buena vez, si esta siempre será su vida, lo mejor sería dejar de seguir luchando.

Derramó lágrimas de impotencia mientras corría lo más rápido que podía, pero sus piernas eran muy pequeñas y eventualmente esos hombres lo atraparían. Sin embargo, al recordar sus objetivos, se secó las lágrimas—. ¡No! nunca me rendiré, aún tengo que hacer pagar a estos bastardos; solo tengo que correr y lograr escapar. Maldición, ¡ojala fuera más fuerte!

Había corrido tanto que llegó a uno de los campos de entrenamiento, pero para su desgracia había tropezado y las personas lo alcanzaron. Entonces un hombre se aproximó a él, lo tomó del cuello y articuló.

—¡Ja! Maldito demonio, ahora ya no podrás escapar. Cuando acabemos contigo, seremos los héroes de esta aldea, y tal vez hasta nos paguen algo por matarte. —Este hombre tenía un aliento de los mil demonios, era obvio que estaba ebrio, pero Naruto no podía decir nada, ese hombre lo estaba agarrando muy duro del cuello.

El hombre entonces lo lanzó al suelo y procedió a golpearlo fuertemente; los otros también se acercaron, ya que también querían hacerle algo al niño demonio, no dejarían que ese hombre tuviera toda la diversión. Por lo que entre todos empezaron a patearlo, lazarle piedras, y el hombre que lo descubrió al principio empezó a apuñalarlo en sus piernas, Naruto no podía hacer nada, estaba muriendo.

No obstante, casi momentos después, Naruto se dio cuenta de que despertó en otro lugar. Estaba en un lugar que se asemejaba a una alcantarilla, la cual tenía varias goteras, además Naruto no sentía ningún dolor en este lugar, salvo por un ardor en los ojos. Creyó que ya estaba en el cielo o en el infierno, hasta que oyó un ruido y se acercó al lugar de donde provenía, se oían como gruñidos. Entonces, al llegar vio una enorme jaula con un papel con el kanji "sello" y se acercó a la jaula para oír.

Al fin nos vemos mocoso, veo que te encuentras en problemas —comentó una voz, se oía furiosa, pero se dio cuenta de que no estaba dirigida a él. Procedió a acercarse más y preguntó con voz tranquila—. ¿Quién eres tú? —Quería saber, esta cosa, fuese lo que fuese, estaba hablando con él, y por primera vez no sentía odio en sus palabras, por lo menos no dirigidas a él.

El ser habló con voz ronca otra vez. ¿Quién soy? Eso no importa, lo que importa es que tú debes sobrevivir mocoso, si tú mueres yo también lo haré.

Naruto observó por unos segundos más y luego se cruzó de brazos—. Hmpf, si no me dices quien eres, entonces no haré nada. Además ¿qué podría hacer? Esos hombres me atraparon; no soy fuerte como para hacer algo, no sé qué puedo hacer —terminó agachando la cabeza y apretando sus puños fuertemente.

El Kyūbi gruñó y lo miró fijamente. Está bien, soy el Kyūbi no Yoko. Pero antes de que hagas preguntas, debemos sobrevivir a esto. No te preocupes por tus heridas, yo me encargare de eso, tú solo tienes que encargarte de esas personas, ya se te ocurrirá algo, estoy seguro de ello —finalizó con una sonrisa de diversión.

Naruto, por su parte, no la pudo ver ya que detrás de esos barrotes la oscuridad era mucha. Se sorprendió al oírle decir que era el Kyūbi, ¿que no se suponía que el Yondaime lo mató? Tal vez vivía dentro de él y esa era la razón por lo cual lo odiaban tanto, pero no era tiempo de hacer preguntas, tenía que sobrevivir, y luego podría hacer todas las preguntas que quisiera.

—Está bien, ¿puedes ayudarme? ¿Puedes hacer algo? —preguntó, también quería sobrevivir; tenía que hacer pagar a todos los que vivían en esta aldea, a todos y a cada uno de ellos.

El Kyūbi lo miró y asintió—. Sí, no te preocupes, lo tengo todo cubierto. —Luego de eso, Naruto desapareció de ese lugar y reapareció donde la mayoría de los hombres ya habían parado de golpearlo, muchos tenían miradas satisfechas en sus rostros, pero todo cambió cuando oyeron un gruñido que provenía de Naruto. Ellos se dieron la vuelta y uno de ellos señaló.

—Parece que el chico demonio no quiere darse vencido, parece que debemos matarlo de una buena vez. —Al terminar, sacó una navaja y se acercó hacia él con el deseo de apuñalarlo en el corazón.

Al estar más cerca, el hombre notó algunas cosas desconcertantes, primero que sus ojos ya no eran de color rojizo, más bien eran de color purpura con forma anillada, y un manto rojizo empezó a envolverlo y a curarlo rápidamente. El hombre se asustó, trató de correr pero ya era demasiado tarde.

Naruto se levantó con un gruñido; lo único que quería hacer era desaparecer a estas personas que le causaron tanto daño. No sabía lo que estaba haciendo, ya no estaba consciente de sus actos, sólo escuchó unas palabras en su mente y las repitió—. Shinra Tensei (Juicio Divino).

Al pronunciar esas palabras, las cosas sucedieron velozmente, todas esas personas fueron lanzadas y aplastadas con una fuerza que nunca se imaginaron que alguien podría tener, la fuerza fue tan sorprendente que aplastó a todos y a cada uno de ellos.

En ese instante, Naruto se desmayó mientras que sus ojos retornaban al color rojizo tradicional, descansando en el centro de un cráter que había causado con su técnica. Mientras tanto, alguien en su interior sonreía maliciosamente—. Esto se pondrá interesante para los dos, Naruto —terminó con una gran sonrisa oscura en el que se podían ver sus afilados dientes.

A los lejos, un hombre vestido de negro y con una máscara poco convencional, observó detenidamente lo ocurrido y pensó—. Debo informar a Danzo-sama de esto. —Luego desapareció en una nube de humo.

Dejó a Naruto en ese lugar, estaba bien alejado de los suburbios, y las personas tardarían mucho en encontrarlo. Por lo tanto, luego de informar a su señor de los hechos, regresaría y lo recogería tranquilamente de allí.

XxXxXxXxXx


Notas:


Bueno este es el prólogo de la historia que estoy haciendo, quiero decir que me decidí, Naruto será entrenado en la Raíz, pero no podrán romperlo, ya sabrán más tarde por qué. Naruto solo los utilizara para poder hacerse más fuerte.

Sí, esta historia será un Dark Naruto, será un harem, pero aclaro que no estarán ni Hinata ni Sakura. Ah sí, y Naruto tiene el Rinnegan, tardará en dominarlo, él no tendrá ningún amor por Konoha, y sólo se quedará allí por un tiempo. Por cierto, Naruto será capaz de activar y desactivar su Rinnegan cuando quiera.

Si están leyendo en otro foro quiero avisar que posiblemente tendrá lemons por lo que tal vez no los publique en tu foro ya que tal vez no cuenten con una sección +18, tendrás que leerlo en Fanfiction, dejaré abajo un link de mi usuario

Hasta la próxima y comenten.



Capítulo 1: Una buena oportunidad

"Capitulo 1" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Maldito sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Capítulo 1

Raíz HQ –minutos más tarde


—Con que eso fue lo que sucedió, Torune —habló Danzo mientras observaba fijamente a uno de sus más leales acólitos, quien se encontraba arrodillado frente a él.

— ¿Y supongo que nadie se percató de la otra misión que te he asignado? —continuó el líder, entrecerrando su único ojo visible peligrosamente.

Torune, quien conocía muy bien el duro carácter de su líder en cuanto a misiones fallidas, rápidamente contestó—. Hai, Danzo-sama. El ANBU asignado por el Sandaime para proteger al joven Naruto nunca se percató de nada. Es más, lo único que podrían encontrar de él sería su equipo ninja, pero también me he encargado de eso —concluyó Torune, no queriendo despertar la furia de su líder.

Danzo levantó la vista nuevamente y se dio la vuelta para salir de la habitación en la que se encontraba. Se perfiló para mirar a Torune y finalizó—. Pues ve y trae al joven Naruto a este lugar. No queremos que alguien más lo encuentre y puedan pensar algo equivocado de nuestra pequeña arma —concluyó Danzo, saliendo de la habitación con una inusual sonrisa en su rostro.

—Espléndido, después de todo, sí puede utilizar el poder del Kyūbi y parece más de lo que me había imaginado como para lanzar a tantas personas con tan solo Chakra. Jaja, estúpido Minato, podrás haber engañado al resto de la población, pero no a mí. Tu pequeño Menma puede tener todo el poder del Kyūbi pero sin la conciencia del mismo, le sería imposible controlar tanto poder. Tu tan solo hiciste las cosas más fáciles para mí. Pero ahora solo tengo que encargarme Naruto-kun y luego eliminar esas patéticas emociones —pensó Danzo.

Sí… él se imaginaba a sí mismo como el Hokage en un futuro no muy lejano.

Paisaje Mental de Naruto - 5 horas después


Naruto despertó en el mismo lugar en el que estuvo horas atrás. Creyó que todo lo acontecido horas previas había sido una simple pesadilla, pero había sido la cruda realidad.

Ahora era el momento de hacer las preguntas, y Naruto esperaba obtener sus respuestas. Tal vez algo bueno podría salir de todo esto. Con eso en mente, Naruto nuevamente caminó por los complicados pasillos de su subconsciente hasta llegar al lugar donde se encontraba la enorme jaula, y antes de que pudiera articular palabra alguna, otra voz se adelantó.

Así que sobrevivimos. Para serte sincero, no creí que fueras capaz de cometer tal carnicería. Sin duda alguna esos ojos tuyos son algo de cuidado —expresó el Kyūbi perezosamente.

Entonces vio a Naruto acercándose y deteniéndose justo frente a su jaula—. ¿De qué diablos hablas?, no recuerdo nada de lo que sucedió después de estar en este lugar. Además, ¿qué tienen mis ojos? —preguntó Naruto.

Él no tenía idea alguna de lo que estaba diciendo, ¿carnicería? ¿Sus ojos? Naruto quería respuestas, ya estaba bastante cansado de vivir ignorante.

El Kyūbi solo soltó una risa ante la inquietud de su inquilino y respondió. Parece que no recuerdas nada. Mi conjetura sería porque te encontrabas en un estado de shock en aquel momento, lo cual hizo que perdieras tus recuerdos de ese preciso instante. Con respecto a tus ojos… —replicó el Kyūbi mientras esperaba unos segundos para dar un poco más de suspenso.

—Tienes los ojos de mi padre, solo puedo decir eso. Él lo llamaba el ‘Rinnegan’, pero no se mucho sobre ellos. Tendrás que descubrir por tu cuenta qué es lo que puede hacer, yo solo estoy al tanto de que puede crear cosas de la nada y dar conciencias a dichas cosas. Pero ese nivel de poder se encuentra fuera de tu ligar, mocoso —el Kyūbi finalizó, a la espera de que su contenedor preguntara algo más… y no le defraudo.

— ¡¿Qué demonios?! ¿Tú tienes un padre? ¿Y yo tengo el Rinegen? —exclamó Naruto, siendo interrumpido por el Kyūbi—. Rinnegan, mocoso —corrigió el Kyūbi.

Sí, lo que sea, Rinnegan. ¿Es verdad eso de poder crear cosas de la nada? ¿Yo sólo debo descubrir qué más puede hacer? —preguntó Naruto.

El Kyūbi asintió con la cabeza y Naruto prosiguió—. ¡Eso es jodidamente genial! Con estos ojos podré hacer lo que siempre quise, vengarme de esta maldita aldea y ser el más fuerte de todos. Pero viniendo al caso, yo no veo nada diferente en mis ojos. —Naruto había estado viendo su reflejo en el agua y podía ver con claridad que sus ojos eran los mismos rojos color sangre.

El Kyūbi interrumpió para calmar a su contenedor. Eso es porque están desactivados en este momento. Para poder darles un uso adecuado, primero deberás aprender a utilizar tu Chakra correctamente y canalizarlo en tus ojos. De esa forma podrás activarlos. Necesitarás entrenamiento, y lastimosamente, yo no puedo ofrecerte eso. Tendrás que buscar ayuda en alguien más. —La sola mención de ello quitó todo entusiasmo a Naruto, ¿quién demonios lo ayudaría en este lugar? Tan solo era el “maldito demonio”, después de todo.

Decidió dejar al lado ese contratiempo, se le ocurrirá algo más adelante. Consecuentemente, continuó haciendo más preguntas—. Ahora si fueras tan amable, ¿podrías decirme por qué no estás muerto, y cómo es que terminaste dentro de mi cuerpo? —preguntó Naruto. Esto fue lo que se había preguntado desde el primer momento en que lo vio.

El Kyūbi dejó escapar un suspiro—. Para empezar yo soy una entidad compuesta sólo por Chakra. No puedo ser asesinado; solo desapareceré y volveré a nacer en otro lugar después de un tiempo. Lo único que tu patético padre pudo hacer para contenerme fue sellar mi conciencia dentro de ti, y el resto de mi poder dentro de tu pequeño hermanito o eso fue lo que él creyó.

Nuevamente Naruto se encontraba confundido, y esta vez aún más que antes, esperen... ¿Acaso dijo que tenía un padre y un hermano? Oh no, él no querría decir eso, ¿o sí? ¡Maldita sea que sí!

El Kyūbi al ver la expresión de realización de su contenedor solo pudo soltar una risa—. Jaja, pequeño humano. Me sorprende que no te hayas percatado de algo tan simple. Eres la viva imagen de ese bastardo Yondaime y su estúpido hijo; tu tan solo sufriste de algunas, llamémosle “modificaciones” al albergar solo mi conciencia y tan poco de mi poder —el Kyūbi declaró esperando al estallido de su contenedor.

Sin embargo, pero después de unos momentos, no sucedió nada. Se concentró en Naruto y se divisó que se encontraba completamente quieto—. Hmm, creo que no tuve que decirle eso aún —pensó el Kyūbi. No veía nada malo en decir algo así.

No obstante, esperó pacientemente hasta que su contenedor decidiera hablar—. Así que… ¿El Yondaime Hokage es mi padre y el pequeño “príncipe” mi hermano? —preguntó Naruto, hablando pausadamente.

Kyūbi levantó una ceja en confusión—. Creí haberlo dejado claro.

Seguidamente, Naruto estalló en risas—. Jajajajaja, genial. Ahora sí tengo motivos más grandes para matar a ese bastardo. Ya no me interesan cuáles fueron sus motivos para abandonarme, el saber esa información no cambiará ni mi pasado ni mi futuro. Sea como fuera, eso ya es cosa pasado, ahora solo tengo que encontrar a alguien que me ofrezca entrenamiento y hacer lo que me diga… Por lo menos durante un tiempo hasta que ya no sea necesario. Pero aún tengo unas preguntas.

Hizo una pequeña pausa y cambió su expresión a una más seria—. Dime, ¿por qué atacaste esta aldea y por qué diablos eres tan pequeño? ¿Que no eras del tamaño de una montaña? —preguntó Naruto, ahora que podía ver detrás de esos barrotes, se había preguntado por qué era tan pequeño y si éste era aquel infame Zorro de las 9 Colas que estuvo por destruir la aldea.

El Kyūbi, por su parte, no se tomó muy a gusto esa mención y gruñó furiosamente—. Maldito mocoso, ¡ten cuidado con lo que dices! Pequeño o no, ¡aún puedo matarte fácilmente! Y soy de este tamaño por que el bastardo de tu papito selló una diminuta parte de mi poder junto con mi conciencia. En cuanto a lo otro… Pues no estoy muy seguro. Tu madre, mi anterior Jinchūriki, estaba a punto de darte a luz. Tomé esa oportunidad para poder escapar. No me malinterpretes, yo no quería atacar a esta aldea; yo solo quería salir de aquí y alejarme lo más que pudiera de los malditos humanos; no quería volver a ser sellado. Pero luego, no estoy muy seguro de lo que sucedió, logré escapar pero luego recuerdo haber visto unos malditos ojos rojos y sentido un Chakra igual de despreciable que el de Madara Uchiha. Posteriormente, tu padre me selló y ahora estoy hablando aquí contigo —finalizó el Kyūbi.

Naruto pudo entender casi todo. Su madre…, ojala y no hubiera sido una maldita como su padre. No le haría daño saber que al menos su madre no lo había despreciado.

Luego preguntaría sobre ella al Kyūbi. Por lo tanto, continuó—. ¿Qué quieres decir 'ojos malditos'?

El Kyūbi rápidamente contestó—. Es el Sharingan, es un Doujutsu como el tuyo y descienden del Rikudō Sennin, el creador del mundo ninja, mi padre. Pero no quiero darte clases de historia, si quieres saber más de eso, tendrás que preguntar a alguien más, mocoso —respondió el Kyūbi ya cansado; él simplemente quería que el interrogatorio se terminase.

Aún estaba muy cansado inclusive después de cinco años, necesitaba al menos dos años más para adecuarse a su nuevo poder. Independientemente de ello, lo que Naruto dijo a continuación le hizo sonreír maliciosamente—. Así que… solamente debemos recuperar tu poder y luego podremos destruir esta aldea. Llevará años pero valdrá la pena, ¿o estás en desacuerdo, bola de pelos? —preguntó Naruto seriamente; ahora tenía más oportunidades que antes, parecía que la suerte se había puesto de su lado por una vez en su vida.

El Kyūbi no pudo evitar sonreír y contestó—. Parece que nos llevaremos muy bien, mocoso.

Naruto asintió y luego miró hacia su alrededor, contemplando el aspecto del lugar. Naruto no podía tener a un aliado suyo en un lugar como este.

El Kyūbi levantó una ceja con curiosidad hacia lo que Naruto estaba intentando hacer. Sin embargo, lo que presenció a continuación le dejó anonadado. Las alcantarillas habían cambiado a una Konoha actual, sorprendentemente era igual en todos los sentidos, también se dio cuenta de que creció bastante y además ahora se encontraban encima de la montaña Hokage.

Miró con confusión a su contenedor, quien prosiguió—. Considera esto una parte de mi pago por ayudarme en un futuro. He memorizado cada calle de esta aldea porque pensé que algún día me beneficiaria. Además, logre aumentar tu tamaño considerablemente. No creí que fuera posible, pero creo que es debido a que te encuentras en mi mente y fui capaz de cambiar eso. Ahora solo depende de ti agregar a quien quieras a este lugar; creo que tienes el suficiente poder para hacer eso. Ahora voy a retirarme; que tengas un buen día, Kyūbi —se despidió.

El Kyūbi rápidamente salió de su conmoción para llamar a Naruto

— ¡Espera! Mi nombre es Kurama, mocoso; fue un placer conocerte —se presentó el Kyūbi.

Naruto asintió y empezó a desaparecer—. Ya hablaremos, Kurama. Adiós. —Y luego de eso, Naruto desapareció de ese lugar.

El Kyūbi mientras tanto tenía una gran sonrisa en su rostro y prosiguió a intentar lo que Naruto le había dicho—. ¿Puedo agregar a quien quiera a este lugar? —se preguntó Kurama, y para probar su punto, dos personas aparecieron, cada uno en distintas maneras. El primero apareció en un destello amarillo y el otro en una distorsión de remolino.

El primero dijo—. Alto ahí, zorro demonio. Ya no causarás más estragos en esta aldea. Yo, como el Hokage, la defenderé y me encargare de ti.

Mientras tanto, el otro continuó—. Ah, mi pequeña mascota. Lograste escapar, pero no te preocupes, ya estarás bajo mi poder nuevamente como siempre tuvo que ser —finalizó.

El Kyūbi no pudo evitar de sonreír y agregó mentalmente—. ¡Amo a mi Jinchūriki!

Base de la Raíz - 5 horas después


Moviéndose lenta y gustosamente, disfrutando por primera vez de una sensación que nunca antes había sentido, Naruto abrió sus ojos y movió sus manitas para disfrutar de aquella suave textura del colchón de la cama donde ahora se encontraba.

Concluyó con obviedad que ya no se encontraba en el lugar de antes, además, no sentía dolor alguno, lo cual le hizo pensar que sus heridas ya habían sanado, cosa usual en su tormentosa vida.

Miró alrededor, notando que la habitación era algo oscura y que no contaba con ventas. Giró su cabeza hacia la derecha y vio una pequeña mesita donde había un plato con galletas además un vaso de leche.

Se encogió de hombros y prácticamente devoró; si alguien puso esos alimentos allí eran para ser ingeridos, ¿no? Además tenía mucha hambre, así que no le importó.

Entonces volvió a recostarse en la cama, recordando lo que había hablado con Kurama, aunque también se preguntada: ¿dónde diablos estaba?

Se levantó de la cama y caminó hacia la puerta. Trató de abrirla pero estaba llaveada, maldijo suavemente y esperó hasta que alguien llegara y abriera la maldita puerta.

No tuvo que esperar mucho, ya que un anciano ingresó a la habitación. Ese hombre llevaba vendas alrededor de uno de sus ojos; vestía traje de color negro, y lo más resaltante era aquella expresión que imposibilitaba a Naruto saber sus intenciones, no había ni odio ni desprecio; nada, solo una mirada neutra.

Naruto lo miró por unos segundos más y luego preguntó—. ¿Quién eres tú? ¿Y qué hago en este lugar? —No sabía quién era este hombre y qué quería, por lo que decidió esperar a que respondiera.

El hombre, quien aún mantenía sus expresiones faciales en blanco, respondió calmadamente—. Mi nombre es Danzo Shimura, Naruto-kun, y estas aquí porque he visto que eres alguien muy prometedor. Puedo ver en tus ojos que deseas poder, y yo puedo darte eso. Con mi entrenamiento serás una de las personas más fuerte de la aldea… y mi arma personal —agregó mentalmente esto último; no quería asustarlo y arruinar todo.

Naruto lo miró por unos segundos y replicó—. Bueno, parece que conoces al 'pequeño demonio'. Pero, ¿qué ganas tú al entrenarme? ¿Qué es lo que realmente quieres? Nadie, absolutamente nadie ofrecería eso sin esperar algo a cambio.

Danzo la verdad estaba sorprendido; este niño era muy inteligente y se encargaría personalmente de que fuera uno de sus mejores agentes. Por lo tanto, respondió—. Por favor, no me compares con esos tontos aldeanos, Naruto-kun. Yo siempre estuve consiente de tu potencial. Pero lastimosamente, nuestro querido Yondaime nunca permitió que me acercara a ti. Sin embargo, los acontecimientos de hace unas horas posibilitaron este encuentro. Naruto-kun, yo puedo entrenarte y hacer de ti uno de los Shinobis más fuertes que esta aldea haya producido, ¿y lo que yo quiero? Pues es simple, que seas fuerte y protejas a esta aldea con todas tus fuerzas —concluyó Danzo, tendiendo su mano a Naruto.

Por su parte, Naruto estaba pensando en esto—. ¡Ja! ¿Proteger a la aldea? No me hagas reír, pero es una buena oportunidad. Tan solo diré que estoy de acuerdo; él no necesita saber nada más de mí. Recibiré su entrenamiento y cuando esté listo, podré salir de este lugar.

Con una gran sonrisa Naruto estrechó su mano con la de Danzo, a la espera de su entrenamiento. Posteriormente, siguió a Danzo por los pasillos del lugar, le importaba muy poco como sería dicho lugar. Siempre y cuando le dieran comida y entrenamiento, entonces no se quejaría.

Danzo por su parte estaba muy feliz y tenía sus propios pensamientos—. ¡Sí! Solo espera unos años, Minato. El puesto Hokage muy pronto será mío —finalizó sonriendo con malicia.

Sí, Danzo tenía sus propios planes y esperaba ver sus frutos cuanto antes.

3 años después


Un niño de 8 años de edad, vestido con el uniforme ANBU estándar de color negro y una máscara ‘Oni’; de aproximadamente 127 centímetros, estaba sentado y silbando tranquilamente una canción encima de una pila de ANBU de la Raíz. Algunos de ellos estaban inconscientes y con heridas leves, mientras que otros con heridas graves.

Después de unos segundos Danzo emergió de un cuarto, con una mirada de desaprobación en su rostro—. Oni, te he dicho en reiteradas ocasiones que no utilizaras ese estilo con miembros de la Raíz —habló, ahora a plena vista.

Naruto se dio la vuelta, soltó un suspiro y respondió—. Oye, no me culpes. Solo quería saber si podía utilizar nuevamente este estilo sin matar a nadie, además no lo he utilizado con mi Kenjutsu. Si lo hacía, entonces no tendrías una pila de personas completas e inconscientes, sino sus pedazos esparcidos por toda la habitación.

El estilo Bōnkurasshā (rompe huesos) era una técnica terrible, aunque al principio era solo una técnica Taijutsu que consistía atacar y romper los huesos del oponente donde se encuentran los huesos y articulaciones más débiles.

A este niño le resultaba muy fácil hacerlo debido a su inusual flexibilidad, pero después de un tiempo se le ocurrió combinar ese estilo con Kenjutsu, y agregando técnicas de viento o rayo lo hacia una técnica mortalmente peligrosa.

Danzo no estaba seguro si podría bloquear uno de esos ataques y salir ileso; cualquiera que quisiera un combate cuerpo a cuerpo con este niño, lo más probable es que terminaría muerto o gravemente herido.

Negó con la cabeza y volvió a hablar—. Está bien, creo que tienes razón. Pero recuerda no volver a usar ese estilo con nadie de la Raíz. Sígueme, tengo una importante misión para ti. — En ese entonces se volteó.

Naruto no podía evitar sonreír, ese viejo tonto nunca pudo aplicar su estúpido Sello Maldito en él, ni mucho menos romperlo mentalmente.

Tenía que agradecer a Kurama por todo eso, aunque el pensar en ese hecho le hizo recordar aquel día en el que Danzo intentó aplicarle el sello.

Flashback – Un año y medio atrás


Naruto estaba practicando algunas técnicas Fūton y Raiton que Danzo le había proveído, ¿quién lo hubiera imaginado? Parecía que el Rinnegan le dio la habilidad de controlar los 5 elementos, pero su elemento más fuerte era sin duda el Fūton. Había sido una gran sorpresa, en especial para Danzo, quien justo en estos momentos se estaba acercando hacia él.

Naruto sintió su presencia y paró rápidamente todo lo que estaba haciendo. Se dio la vuelta y preguntó—. ¿En qué puedo ayudarle, Danzo-sama? —interrogó cortésmente. Aún necesitaba a este viejo; no era lo suficientemente fuerte como para realizar sus planes, aún le tocaba esperar.

Danzo odiaba esto de él, ¿cómo demonios siempre se percataba de su presencia? Ni siquiera era un sensor y además de eso, suprimía bastante su Chakra para que le sea más difícil detectarlo. Pero a pesar de ello, siempre lo hacía. Tal vez sí era un sensor, por lo que debería de explotar esa habilidad suya para sacarle provecho en el futuro.

Danzo dejó sus pensamientos para más tarde y contestó—. Naruto, sígueme. He de darte algo importante.

Naruto se encogió de hombros y lo siguió, tal vez ahora le daría algunas técnicas del Elemento Tierra, necesitaba algunas.

Llegaron a una sala, la cual estaba repleta por los miembros de la organización. Todos se encontraban arrodillados ante su “líder”, pobres estúpidos.

Naruto se preguntó qué hacían todos ellos aquí, era raro ver a tantos miembros de Raíz reunidos en un lugar. Sin embargo, no pronunció nada al respecto y continuó siguiendo a Danzo, hasta que se detuvieron justo frente a un escritorio.

Danzo sacó un pergamino, escribió algo con su sangre, luego lo volvió a guardar y anunció—. Hoy estamos reunidos aquí porque tendremos a un nuevo miembro entre nosotros, un miembro del que estoy seguro del que todos han oído hablar. Está justo aquí con ustedes, el niño de los 5 elementos, Naruto.

Muchos de los miembros murmuraron entre sí, pero una mirada de Danzo hizo cesar las conversaciones. Posteriormente, prosiguió—. Naruto tu entrada a la Raíz es inédita desde nuestra fundación. Debido a que no valoras los lazos, no será necesario aplicar en ti el “entrenamiento especial”. Además, ya que cumples férvidamente las misiones asignadas, te declaro oficialmente como un miembro de la Raíz.

Naruto no sabía qué demonios estaba pasando, ¿tantas personas solamente para esto? ¿Y que no había sido un miembro desde hace ya bastante tiempo? Parecía que estuvo equivocado.

Naruto se encogió de hombros y contestó—. Gracias Danzo-sama.

Danzo continuó—. De ahora en adelante, tus compañeros te llamaran por el nombre clave Oni. —Danzo entonces le entregó una máscara y una traje negro ANBU.

Naruto creyó que todo estaba hecho, pero Danzo le hizo una seña para que se acercara y así lo hizo—. Oni, por favor, saca tu lengua —pidió Danzo.

Al principio Naruto desconfió, ¿qué quería hacer con su lengua? Se preguntó. Pero luego creyó que no sería nada malo y la sacó.

Danzo tocó el centro de su lengua con la punta de sus dedos y finalizó—. Está todo listo. Ahora, ¡retírense!

Con un—. Hai, Danzo-sama. —Todos en la habitación se retiraron, dejando solo a Danzo, quien sonreía victoriosamente—. Ahora si tendré control total sobre ti, Naruto-kun. Jaja, y no podrás hacer nada al respecto —pensó Danzo mientras se dirigía a un rumbo inespecífico de la Raíz para continuar con sus obligaciones.

Mientras tanto Naruto estaba teniendo una conversación con Kurama—. Oye, Kurama, ¿sabes qué demonios quiso hacer ese viejo? —Naruto preguntó.

Kurama gruñó y contestó—. Sí, lo sé. Quería colocarte un sello; parece que quería controlarte con él por si algún día intentaras rebelarte en su contra. Pero no te preocupes, ya me encargue de eso después de que saliste de la habitación, nunca nadie más controlara al gran Kyūbi no Yoko, y espero que tu no dejes que eso te pase tampoco.

Naruto frunció el ceño y contestó mentalmente—. Sabes muy bien que a nosotros nadie nos controla. Ese viejo estúpido creyó que estaría roto mentalmente después de todas esas torturas, aunque también debo de agradecerte a ti. Tal vez si no me curabas tan rápido, entonces estaría perdido en estos momentos. Aunque debo agradecerle a ese viejo, esas torturas ayudaron a fortalecer mi cuerpo y ahora prácticamente me es difícil sentir algún tipo de dolor.

La verdad era que Naruto odió esas sesiones de “entrenamiento” en su momento, eran una maldita carnicería. Sin embargo, Danzo dejó de hacerlas ya que parecía que se había cansado de tratar romperlo física como mentalmente. No obstante, ahora había intentado controlarlo de otra manera. Lástima para él, nada de lo que intentaba parecía funcionarle.

Después de eso, Naruto se dirigió a un campo de entrenamiento, el cual estaba bien alejado. Aún tenía que intentar dominar las técnicas de su Rinnegan, especialmente las técnicas de gravedad.

Ya conocía algunas, pero el tiempo de espera de su Shinra Tensei (Juicio Divino) y el Banshō Ten'in (Atracción Celestial) eran elevadas; tenía que hallar alguna manera de disminuir ese tiempo.

Treinta minutos era bastante y no lo ayudaría en una situación complicada si ya utilizó algunos de sus tiros.

Entonces prosiguió a meditar unas horas y luego tratar mover objetos con sus habilidades gravitatorias.

Flashback fin


Naruto no pudo evitar que una sonrisa cruzara su rostro. Después de que Danzo descubrió que no tenía el sello, creyó que se trató de un fallo al colocarlo. De tal modo que intentó hacerlo como ocho veces más, y al no obtener resultados positivos, dejó de intentar.

Aunque siempre mantenía esa cara inexpresiva, Naruto sabía que por dentro estaba hirviendo ya que se lamentaba de que no podía controlar a su “pequeña arma.”

Obviamente ignoraba algo muy importante, y eso era que Naruto no dejaría que nadie lo controlara. Tal vez el viejo por fin se dio cuenta de ello y por eso dejó de intentar.

Salió de sus pensamientos cuando se dio cuenta de que estaba en la misma habitación cuando lo oficializó como un miembro de la Raíz.

Danzo dio media vuelta y habló—. Oni, esta misión será muy importante; fallar no es una opción. Debido a tu historial de misiones hechas y ya que todas fueron completadas sin ningún inconveniente, te la daré a ti. El sigilo será la clave en esto, ser detectado no es una opción. En caso de serlo… bueno, tú tan solo evítalo, y no dejes ningún indicio de que estuviste en ese lugar, ¿entendido? —preguntó Danzo.

Naruto no estaba muy seguro en qué consistía dicha misión, pero por lo menos nunca eran misiones estúpidas y siempre podía matar a alguien. Entonces Naruto respondió—. Entendido, ¿pero cuál sería la misión? —preguntó Naruto.

Danzo lo miró por unos segundos antes de declarar—. Exterminar al clan Uchiha…

Naruto abrió los ojos en shock detrás de su máscara; se preguntó si de verdad hablaba en serio. ¡Claro que sí! Este viejo estúpido nunca decía tonterías.

Naruto se apresuró a preguntar—. ¿Por qué exterminar al clan Uchiha? ¿Que no se suponía que esos malditos arrogantes 'todopoderosos' eran la mayor fuerza de la aldea? Tú siempre dices que hay que tener lo mejor de lo mejor, y aunque odie admitirlo, esos copiones son muy buenos —Naruto cuestionó y esperó a la respuesta de Danzo.

Danzo golpeó con su bastón el suelo y respondió—. Eso se debe a que los Uchihas están planeando un golpe de estado; quieren derrocar al Hokage y hacerse con la aldea. Eso no lo podemos permitir; el Hokage ya trató otras salidas, pero al final concluyó que mi solución sería más efectiva. Tienes el permiso del Hokage, aunque originalmente alguien más estaba designado a esta tarea, decidimos distraerlo en otra misión. Ese hombre es alguien de gran talento y no podemos darnos el lujo de perder a alguien con su potencial.

Naruto levantó una ceja ante esto, preguntándose quién podría ser, hasta que se le vino a la mente una persona—. ¿Itachi Uchiha? —preguntó Naruto. En Raíz todos lo conocían; ese maldito bastardo sí que era famoso.

Danzo volvió a golpear el piso con su bastón y respondió—. Sí, Itachi Uchiha. Sus contribuciones hacia la aldea y su poder son algo que no podemos pasar por alto, y tampoco podemos darnos el lujo de perder. No te preocupes por él, no volverá a la aldea hasta las próximas 2 semanas y cuando lo haga, ya será tarde. Por eso esta misión te la encargo a ti, nadie es más sigiloso que tú. Por lo que estoy seguro de que podrás realizar esta misión sin problemas. Esta misión la realizarás en 2 días aproximadamente a las 5 de la tarde, tienes un plazo de 3 horas para terminar con esto. Es una misión rango S. Si fallas y eres descubierto, te costará tu cabeza. No subestimes a los Uchiha, y si tienes una posibilidad de matar, hazlo. Recuerda no dejar a nadie vivo.

Entonces Danzo entregó un pergamino con los parámetros de la misión a Naruto, quien lo leyó rápidamente y luego lo quemó.

Danzo asintió con la cabeza y prosiguió a salir de la habitación—. Eres importante para la Raíz, Oni. No falles en esta misión, sé que lo lograras. —Luego de eso salió de allí, dejando solo a Naruto en ese lugar, quien tenía una sonrisa maliciosa en su rostro.

Consecuentemente, habló con su inquilino, quien ahora estaría saltando de felicidad—. Viejo estúpido 'eres importante para la Raíz', tch. Ya que no me puedes controlar por tus medios, entonces quieres que tenga un apego emocional hacia ti. De todos modos, ¿oíste eso Kurama? —pensó Naruto.

Kurama respondió con una gran sonrisa oscura en su rostro—. Mocoso, tú sí que tienes suerte. Tener el privilegio de exterminar a ese maldito clan, ahora puedo decir que te envidio. Pero al menos podré ver toda esa masacre. —Seguidamente, aplastó algunas casas de la Konoha mental de Naruto.

—Ahora, ¿a qué esperas? Ve y prepárate, mocoso. Ten todo listo para esta gran misión tuya, ¡y no falles! Aún tenemos muchas cosas que hacer en esta mugrosa aldea antes de poner en marcha nuestros planes.

Naruto gruñó con fastidio y contestó—. ¡¿Quién diablos crees que soy?! Yo no falló una misión, y no fallaré solo por matar a unos estúpidos copiones. No te preocupes por eso; esto será pan comido. Esos Uchiha confían bastante en sus ojos, pero antes de que ellos puedan activarlos, ya estarán muertos. Además, unos cuantos clones nunca están de más, aunque me dan un terrible dolor de cabeza cuando los utilizo con el Rinnegan —dijo Naruto, frotándose inconscientemente la frente.

Kurama gruñó y contestó—. A veces creo que te haces del estúpido solo por diversión. Sabes muy bien que cuando usas clones de sombra con tu Rinnegan, ellos comparten su punto de visión contigo, por eso crees que te da dolor de cabeza. Eso es algo que tienes que solucionar —Kurama finalizó.

Naruto rodó los ojos y contestó—. No sé porque te amargas tanto. Pero bueno, dejemos eso de lado; hay que prepararse para esta misión —finalizó Naruto y procedió a prepararse para su pequeña y gran misión.

2 días después - 4:50 pm


Naruto se encontraba escondido en el barrio del clan Uchiha y con su Chakra suprimido para que ni el mejor sensor pudiera detectarlo.

Llevaba un equipo de batalla ANBU; una Katana japonesa de 55 centímetros aproximadamente, atado a la espalda.

Estaba tranquilamente observando a los Uchihas ingresando a su barrio. Se acercaba la hora de la verdad y solo pudo pensar en una cosa.

Es hora de actuar.

XxXxXxXxXxX


Notas:


Bueno eso es todo por hoy, Naruto será el autor de la masacre del clan Uchiha. Aquí no estará Tobi ya que el no supo nada de los nuevos planes de Danzo.

Itachi no estará involucrado en esto, por lo tanto no será un ninja renegado y no se unirá a Akatsuki. Todo tiene una razón.

También aviso que el pequeño Sasuke no morirá pero eso no quiera decir que no será traumatizado.

Tengo muchas cosas divertidas en mente para él.

Aun no agrego nada sobre Menma y los otros; dentro de poco lo hare, y Sasuke aparecerá un momento antes de que todo esto comience.

Lo del paisaje mental de Naruto lo hice así porque pensé que era lógico, ¡vamos, Naruto! ¡¿Qué demonios?! ¿Cómo quieres ser amigo de Kurama si lo tienes viviendo en unas alcantarillas?

Por eso decidí darle el aspecto de Konoha, y el Kyūbi con un poco de su Chakra puede agregar a todas las personas que quiera y que odie. Digo yo, 5% del poder del Kyūbi sigue siendo mucho.

Bueno, nos leemos en el próximo capítulo, adiós.
Última edición por Wbaez93 el Mar Feb 14, 2017 4:57 am, editado 4 veces en total.
2 x
Imagen]


Summlaris escribió:Los Uchiha han perdido su esencia, han pasado a ser los rock lee de la época. Normal la desbandada de seguidores que sufren.
Los senju son los nuevos uchiha.


Summlaris escribió:los pro-uchihas teneis tanto futuro en este foro como los uchiha contra los senju

Wbaez93
Miembro de Akatsuki
Miembro de Akatsuki
Avatar de Usuario


Mensajes: 1632
Registrado: Mié May 25, 2016 4:33 pm
Ubicación: En mi casa
x 97
Sexo: Masculino - Masculino

[+18][P][C38](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Mensaje #2 por Wbaez93 » Mar May 31, 2016 5:09 pm

Capítulo 2: El Demonio entre las Sombras


"Capitulo 2" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Maldito sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Capítulo 2

Torre Hokage – 2 horas antes de la masacre


Minato Namikaze estaba sentado detrás de un escritorio firmando una pila de papeles. Tenía mucho que pensar el día de hoy, en especial en lo que estaba por suceder dentro de 2 horas.

Se detuvo cuando oyó un golpe en la puerta y dijo—. Adelante. —Al abrirse, Danzō Shimura hizo acto de presencia, con una leve reverencia, habló.

—Buenos días, Hokage-sama. Me ha llamado, ¿Podría saber el motivo de esta reunión? —preguntó calmadamente, ahora sentándose en una silla frente del escritorio del Minato.

Minato lo observó durante unos segundos hasta que hizo una seña y sus ANBU salieron de la habitación, colocó un sello de privacidad y continuó—. Danzō, sabes muy bien por qué te he llamado. Estuve de acuerdo con el exterminio del clan Uchiha solo porque mantendríamos a Itachi en la aldea, y porque tú te ofreciste a mandar a tus ANBU. Pero no me has dado ningún tipo de información sobre cuántos miembros enviarás a esta tarea, y tampoco me has dicho cómo operaran. Sabes muy bien que todo esto debe ser la manera más discreta posible, y no levantar ningún tipo de sospechas a las demás autoridades de la aldea.

Danzō escuchó atentamente cada una de sus palabras y puso una pequeña sonrisa en su rostro—. Hokage-sama, envié a un solo ANBU mío, y puedo asegurarte que este agente es uno de los mejores que he visto. Además, permítame agregar que lo entrené personalmente —finalizó Danzō con un poco de orgullo en sus palabras.

Minato levantó una ceja ante esto—. ¿Solo una persona? Dime quien es este hombre que según tu es tan bueno —pidió, le parecía muy raro que Danzō hiciera este tipo de cosas, siempre se encargaba de mandar una buena cantidad de ANBU a las misiones más difíciles.

Danzō sonrió y respondió—. Pero Hokage-sama, tú me has dado las misiones más difíciles para dárselas a este agente, y déjame decirte que siempre ha regresado. Creo que ya sabes de quien estoy hablando.

Minato abrió los ojos en shock al oír y apretó los puños fuertemente—. Con que el maldito Demonio… —pensó, Danzō estaba jugando que fuego y Minato sabía que lo hacía con intención.

Danzō continuó hablando—. No te preocupes, Hokage-sama; Oni no fallará esta misión. No será diferentes a otras en las que ha estado, puedes confiar en él. —Miró a Minato a la espera de que dijera algo más y lo que dijo, lo desconcertó.

—Danzō, te he permitido conservar a ese chico solo porque confié en que serías capaz de eliminar sus sentimientos y mantenerlo bajo control, veo que eso no ha sucedido. Es más, se ha vuelto muy violento. Eso por eso que cuando esta misión acabe, lo sacaré de la Raíz —sentenció.

Danzō rápidamente pensó en algo—. Hokage-sama, si me permites, estoy entrenando a este muchacho para ser el defensor de este pueblo. No puedes sacarlo de la Raíz, ¿Qué es lo que hará? Sabes muy bien enloquecerá si es ya no obtiene misiones, ¿Acaso piensas mandarlo a la academia? Eso no sería apropiado, Hokage-sama —objetó Danzō; maldijo a Minato mentalmente, siempre tratando de estropear sus planes.

Minato pensó en esto por un momento y luego respondió—. Sí, eso es lo que planeo hacer. Además, tampoco podemos permitir que lo hagas muy poderoso, no es recomendable. Si él tiene problemas con esto, tan solo lo encerraremos en los niveles más bajos de los cuarteles ANBU y nunca más verá la luz del día. Ahora sal de mi vista, ¿O acaso quieres discutir lo que Sandaime-sama dijo sobre la Raíz? Puedo dejar todo lo que estoy haciendo para hablar de eso —afirmó venenosamente. Tenía que poner un alto a Danzō y al chico demonio, ya vería después cómo organizar todo esto.

Danzō se levantó de su asiento tranquilamente, pero en su mente solo quería asesinar al bastardo que estaba frente suyo, tal vez podía probar su nueva adquisición y ordenar al estúpido Yondaime a que se apuñale a sí mismo. Pero no era conveniente, aún no, tenía algo más en mente para utilizar ese ojo; no lo podía utilizarlo en este bastardo.

Se dio la vuelta sin esperar ningún tipo de orden para que pueda retirarse, y justo cuando estaba por salir, Minato habló nuevamente—. Danzō, quiero que mandes al chico inmediatamente a este lugar después de terminar su misión; tengo una misión para él, se la daré personalmente. Y espero que no estés enojado con esta decisión, Danzō. Es por el bien de la aldea. —Hizo un gesto para que Danzō pueda retirarse y así lo hizo.

Danzō salió de ese lugar para dirigirse a la base de Raíz, mientras pensaba—. Parece que tendré que aceptar la propuesta de Orochimaru y su plan de invasión. Tomará años, pero ese idiota caerá, y cuando eso pase, Naruto-kun será mi arma personal y no podrá oponerse —finalizó con una oscura sonrisa en su rostro.

Por su parte, Minato también estaba maldiciendo a Danzō mentalmente—. ¡Ese estúpido! Sabía que su ANBU serían acusados de traición después de acabar esto, pero envió a ese chico Demonio. Él sabe que no lo puedo matar o estaría en problemas… ¡¿Cómo no me di cuenta antes de esto?! ¡Maldito seas, Danzō, y maldito seas tú también, Demonio!

Con eso, Minato soltó un gran suspiro, vio la pila de papeles y pensó nuevamente—. A veces me pregunto por qué acepte este estúpido puesto. —Luego prosiguió con sus obligaciones.

Academia Ninja


Un niño de cabellera rubia con puntas y ojos azules, se encontraba discutiendo con un niño de cabellera negra.

—Sasuke, te lo digo; mi padre es el hombre más genial en el mundo, no hay nadie más fuerte que él —aseguró el niño.

El ahora identificado Sasuke, respondió—. Hmpf, Menma; mi padre es el jefe de los policías de la aldea. Además de eso, es el líder del clan Uchiha.

El ahora identificado Menma gruñó y respondió—. ¿Ah sí? Pues mi padre es el Hokage, y él no viene de ningún prestigioso clan y es más fuerte que cualquiera en tu clan —respondió, cruzándose los brazos y teniendo una sonrisa triunfal en su rostro.

Sasuke gruñó también y replicó—. ¿Ah sí? Pues mi hermano Itachi superará a tu padre en unos años, y luego yo lo superaré. Es el próximo candidato a Hokage por si no lo sabías —contrarrestó Sasuke.

Menma estuvo a punto de decir algo, sin embargo, alguien más gritó, utilizando la infame técnica "Cabeza Grande no Jutsu."

— ¡SILENCIO DE UNA BUENA VEZ! —Fue el profesor de la clase, Umino Iruka; un Chunin que había perdido a sus padres en el ataque del Kyūbi.

Ambos niños se detuvieron en el acto y miraron a su sensei sudando a balas, y Menma habló—. L-lo s-se-sentimos, Iruka-sensei. No quisimos hablar tan fuerte. Ya sabes cómo es el Teme, suele sacarme de quicio y no me pude controlar.

Sasuke lo fulminó con la mirada y respondió—. Tú eres el Teme, ¡Teme!

Iruka negó con la cabeza y nuevamente gritó—. ¡Ya basta! Muy bien clase, todo el mundo afuera. Haremos algunos ejercicios allí —habiendo dicho eso, hizo un gesto a la clase para que se levantaran y lo siguieran.

Menma y Sasuke se miraron entre sí y sonrieron, esperaron hasta que todos estuvieran fuera.

Menma fue el primero en hablar—. Vaya, no creí que funcionaría. Estas clases de historia son aburridas, deberíamos estar practicando lanzamientos de Kunai y hacer algunos combates de entrenamiento. Mi Oto-san no quiere entrenarme aún; él dice que tengo que 'vivir mi infancia'; tengo que hacer todo por mi cuenta —terminó con un puchero en su rostro y cruzándose de brazos.

Luego Sasuke agregó—. Te entiendo, mi Oto-san tampoco quería enseñarme antes, pero creo que ahora cambió de parecer. Ayer estuvo supervisando mi entrenamiento con mi jutsu Katon. —Sasuke sonrió.

Menma lo miró y preguntó—. ¿En serio? Vaya, tú tienes suerte, solo espero que mi Oto-san también me enseñe dentro de poco algunos Jutsus, pero dice que aún no estoy listo. Pero bueno, vayamos con Iruka-sensei antes de que se enoje nuevamente.

Seguidamente, ambos salieron de la clase para tener un poco de práctica.

Con Naruto - hora de la masacre


Es hora de actuar —pensó Naruto, poniéndose su máscara con forma de Zorro; estaba usando un Henge para aparentar ser persona de mucha más altura.

Saltó en uno de los techos y pensó nuevamente—. ¿Estás listo, Kurama? —Sabía que su inquilino estaría despierto para esto.

Kurama gruñó y respondió—. Más que listo, mocoso. No me perdería esto por nada del mundo.

Naruto sonrió al escuchar esto y respondió con seriedad—. Pues qué lástima, ¿Sabes? Repentinamente tuve un ataque de moral, y mi moral y mi sentido del honor me dicen que esto está mal. Así que no lo haré.

Hubo silencio por unos segundos, y luego se oyó un estallido en risas—. Jajajajajajaja, ¡¿tú?! ¡¿Moral y sentido del honor?! ¡Ja! No creí que fueras tan chistoso, mocoso. Pero bueno, fue muy divertido —respondió Kurama, limpiándose una pequeña lagrima de su ojo.

Naruto gruñó y respondió—. Bueno, tú me conoces. El honor y la moral son para los samuráis, y yo no soy un maldito samurái. Pero bueno, es hora de ponerse serios. Tengo algo que mostrarte, ¿Recuerdas que me hablaste de tu padre, quien puede creer cosas de la nada y darles conciencia? —preguntó Naruto.

Kurama asintió con la cabeza y Naruto prosiguió—. Pues bien, aún no puedo crear cosas y darles conciencia, es jodidamente difícil, pero sí puedo hacer algo parecido. Al principio no tenía idea de que podía hacer algo así, pero cuando ese idiota de Danzō me enseñó los sellos para la técnica invocación y trató de hacer firmar uno de sus contratos sin éxito alguno, descubrí que puedo invocar animales con solo imaginármelos. Es una habilidad genial, mira te lo mostraré. Esto será nuestra carta de triunfo.

Dicho eso, Naruto activó su Rinnegan detrás de su máscara y gritó mentalmente—. Kuchiyose no jutsu (Jutsu de Invocación).

Al terminar su frase, una pequeña nube de humo se formó, revelando a un pequeño camaleón; sus ojos también tenían el Rinnegan.

Kurama prestó atención hasta que decidió hablar—. Muy bien, mocoso. ¿Qué se supone que harás con esa pequeña criatura? Veo que tiene el Rinnegan; tú dijiste que te causaba dolor de cabeza cuando usabas los clones de sombra porque tenían el Rinnegan y compartían su campo de visión, ¿Acaso te aguantarás ahora? —preguntó Kurama muy curioso.

Naruto negó con la cabeza y respondió—. Sí, pero esto es diferente a mis clones. Puedo ordenar a estas invocaciones que dejen de hacerlo, y no subestimes a este pequeño animalito; puede camuflarse y volverse indetectable, y además de eso, puede ser tan grande como una casa de dos pisos.

Ahora Kurama parecía ver el punto de esto, si podía camuflarse y aumentar su tamaño mientras estaba escondido, entonces sería un arma muy letal, y como los Uchihas creían que estaban muy seguros en su barrio, no pensarían que algo como eso podría estar acechando para acabarlos.

Naruto no esperó más y volvió a hacer sellos de manos, haciendo aparecer varios camaleones; todos del mismo tamaño.

Naruto dio órdenes a cada invocación y ellos prosiguieron a moverse sigilosamente en distintos puntos del barrio Uchiha.

Naruto contempló su obra y se dirigió hacia la Estación de Policías del clan Uchiha.

2 horas más tarde


Sasuke Uchiha caminaba tranquilamente por las calles de la aldea. Iruka lo había retenido más tiempo el día de hoy porque él y Menma decidieron discutir nuevamente en la sesión de entrenamiento.

Era un poco tarde, las calles ya estaban iluminadas y había mucho movimiento en las mismas. Se preguntó si su Kaa-chan estaría enojada con él por llegar tarde, pero era culpa de Menma; él y sus tonterías siempre lo sacaban de quicio.

Dobló en una esquina y divisó el barrio Uchiha. Estaba contento, ya que dentro de 2 días su Nii-san regresaría de su misión y tal vez podría entrenarlo.

Llegó a la entrada y vio que todo estaba muy oscuro en el barrio, además, no había nadie en las calles.

Tuvo un mal presentimiento—. Tal vez todos estaban en una reunión de clan o algo así —se dijo a sí mismo.

Con eso en mente, corrió directamente hacia su hogar.

Con Naruto

— ¡¿Quién eres, maldito?! ¡Muéstrate de una vez! —gritó un hombre, con su Sharingan girando furiosamente. Al lado de este hombre se encontraba el cuerpo de una mujer, de larga cabellera negra y piel muy blanca; su nombre había sido Mikoto Uchiha.

Fugaku no sabía cómo sucedió todo esto; él se encontraba leyendo el pergamino del clan Uchiha, tratando de descubrir sus secretos hasta que decidió que ya había visto suficiente.

Se había dirigido a la Estación de Policías, percatándose de las decenas de cadáveres que se encontraban por todos lados, ninguno presentaba rastros de lucha.

Había llegado a la conclusión de que el Hokage se había enterado de su plan para tomar el control de la aldea y ahora estaba actuando.

Tenía que llegar rápidamente a su hogar, tal vez no era muy tarde, podía salvar a su esposa y su pequeño Sasuke. No obstante, al llegar, vio a su mujer tirada, aparentemente asesinada por la misma persona que asesinó a los demás en la Estación de Policías, ya que tampoco presentaba rastros de lucha.

Como no obtuvo respuesta, volvió a gritar—. ¡¿Quién diablos eres?! ¡¿Acaso eres una maldita sabandija del Hokage?! ¡¿Y cómo diablos hiciste todo esto tú solo?! —Repentinamente, se escuchó una risa muy oscura que provenía de las paredes, no estaba muy seguro

Ni siquiera con mi Sharingan puedo ver rastros de Chakra, ¡¿quién diablos puede hacer algo así?! —se preguntó Fugaku.

Una voz un poco madura contestó—. ¿Cómo es que sabes que yo hice todo esto solo? ¿Estás seguro de que no pudo ayudarme alguien más?

Fugaku negó con la cabeza y contestó—. Vi las muertes, haz hecho algo a los que estaban en la Estación de Policías, y también a mi esposa, ninguno presentaba rastros de haber luchado o de ser envenenados. No sé qué diablos hiciste, pero sé que tú fuiste el responsable de todo esto. Ahora respóndeme, ¡¿Quién diablos te mandó a este lugar?! —preguntó nuevamente Fugaku, ahora más calmadamente.

Tal vez si hacia un poco de tiempo llegarían los ANBU y podrían atrapar a este sujeto, estaba seguro de que lo mandó el Hokage y que no debía ser atrapado o seria acusado de traición, maldito bastardo astuto.

La voz respondió—. Oh, vaya, eres muy perspicaz. Y yo creí que los miembros del clan Uchiha eran un montón de descerebrados, ya que por eso copiaban las técnicas de los demás —se burló la voz.

Fugaku apretó los puños con furia, extrayendo un poco de sangre de los mismos. Entonces la voz nuevamente continuó—. Está bien, iluminare tu pequeño cerebro. Yo soy un Demonio que vive entre las sombras; un Demonio que no distingue entre lo bueno y lo malo; un Demonio que está aquí para tomar venganza contra tu asqueroso clan por esclavizar a mi compañero, y escucha atentamente a esto…

Se detuvo por un segundo, para luego hablar con una voz algo demoniaca—. Yo no soy la sabandija de nadie, y mucho menos de ese bastardo al que llamas 'Hokage.' Tan solo sigo sus órdenes para que mis planes no se vean afectados, y realicé esto porque de esta forma estoy devolviendo un favor a mi compañero —finalizó liberando grandes cantidades de instinto asesino.

Fugaku sintió sus rodillas débiles y una presión la cual lo obligó a arrodillarse. Le era difícil respirar y podía jurar que vio su propia muerte.

Justo cuando creyó que moriría asfixiado, la presión se detuvo y empezó a toser por la falta de aire. Mientras tanto, la voz continuó hablando—. En cuanto a quien soy…

Justo en ese momento, un gran camaleón hizo acto de presencia y abrió su boca para revelar a un hombre dentro con una máscara en forma de zorro y uniforme ANBU de batalla—. Tu peor pesadilla… Banshō Ten'in (Atracción Celestial).

Fugaku al oír esas palabras sintió su cuerpo siendo jalado directamente hacia aquel misterioso hombre, quien lo esperaba con una extraña vara, clavándoselo justo en el hombro derecho y tirarlo al piso.

Entonces el hombre colocó una mano sobre su cabeza y la sujetó con firmeza—. En cuanto a cómo hice todo esto… Siéntete honrado… No tomes muy a pecho esto que he hecho, solo esclavizaron al Demonio equivocado —reprochó Naruto.

Fugaku lo miró y preguntó débilmente—. ¿D-de q-qué di-diablos hablas? ¿Cuál Demonio? Nunca esclavizamos a nadie —habló cada vez más débil; no podía moverse, ya que esa extraña vara se lo impedía.

Naruto se acercó a su oído y susurró—. Kyūbi… —Fugaku abrió los ojos en shock.

¡No podía ser él! Se suponía que había muerto hace 2 años. Activó su Sharingan por última vez y vio que efectivamente se trataba de un niño que tendría alrededor de 8 años.

¿Cómo alguien tan pequeño pudo burlar a todo el clan Uchiha? Quiso decir algo por última vez pero ya fue tarde, ya que Naruto dijo en un susurro—. Ningendō (Camino Humano).

Eso fue lo último que escuchó Fugaku antes de que su forma fantasmal fuera extraída de su cuerpo y luego soltada al aire.

Naruto contempló esto y suspiró—. Todo listo. Oye Kurama, esto fue jodidamente fácil, ¿se supone que este es el padre de Itachi? —preguntó Naruto con decepción.

Kurama, quien tenía una gran sonrisa en su rostro, respondió—. Esto es lo más divertido que he visto desde hace más de 500 años, mocoso. Estoy contento de que tú seas mi contenedor. No me imagino estando en el cuerpo de un idiota hiperactivo gritando que será el Hokage.

Al decir esto, ambos sintieron que un escalofrió corriéndoles por todo el cuerpo, y Naruto respondió—. Si eso llegara a suceder, yo mismo acabaría con mi vida.

Kurama sonrió y estuvo a punto de decir algo cuando escuchó a Naruto decir en su mente.

Banshō Ten'in (Atracción Celestial). —Y un niño, un poco más pequeño que Naruto, fue atraído hacia él.

Con Sasuke momentos antes


Sasuke estaba caminando en su casa. Ahora sí que estaba asustado, su casa nunca tenía luces apagadas, y su madre preparaba la cena a estas horas.

Continuó caminando por los pasillos mientras susurraba con temor—. Kaa-chan, Oto-san, ¿dónde están? Y-ya no es divertido, salgan de una vez. —Siguió con su recorrido hasta que escuchó un golpe en el segundo piso.

Subió rápidamente por las escaleras, tropezando con algunos escalones en el camino. Llegó hasta la habitación de sus padres y se detuvo ahí.

Oyó a dos personas murmurando, abrió la puerta un poco y lo que vio le sorprendió. Un hombre alto de cabellera rojiza y con una máscara sostenía a su padre de su cabeza.

Se dio cuenta de que el hombre susurró algo a su padre y lo próximo que vio fue a su padre cayendo en el piso, aparentemente muerto.

Miró un poco más al lado y vio a su madre también, sin signos de vida.

La cara de Sasuke se encontraba llena de lágrimas, soltó un pequeño sollozo, el cual lo cubrió rápidamente con sus manos.

Se dispuso a huir pero entonces sintió que una fuerza extraña lo atraía hacia ese hombre.

Entró en pánico; no podía hacer nada, solo aceptar su destino.

Ahora


Naruto atrapó al niño de su cuello y lo estrelló contra el piso. Lo miró fijamente, recordando la descripción del 'pequeño hermanito' de Itachi y que debía dejarlo vivo a toda costa o si no lo lamentaría; como si tuviera miedo a sus amenazas.

—Kurama, ¿Debería matar a este chico? —preguntó Naruto mentalmente.

Kurama gruñó y respondió—. Claro que sí, ¡un Uchiha bueno es uno muerto! Mátalo de una buena vez y salgamos de aquí. Recuerda que no puedes estar tanto tiempo, dentro de poco llegaran las fuerzas de tu 'papito' y si te ven aquí, te atraparán.

Naruto pensó en esto en unos momentos y decidió que iba a matarlo.

Sasuke vio al hombre sacar una extraña vara de sus mangas y lo dirigió hacia su cráneo para matarlo. Cerró los ojos, pero después de unos momentos, se dio cuenta de que no pasó nada. Abrió los ojos y vio la vara a milímetros de sus ojos.

Se apartó rápidamente para que no se lo incruste—. ¿Q-qu-uién e-eres? ¿Por qué hiciste esto? —preguntó con voz temblorosa, esta vez empezando a llorar.

Naruto no le prestó atención y nuevamente pensó—. Creo que voy a hacer otra cosa. Tal vez este niño pueda darme un poco de diversión en el futuro.

Kurama no le gusto esto y regañó. ¡¿De qué diablos hablas?! ¡Mátalo de una vez! No puedes dejarlo vivo, si despierta sus malditos ojos y llega a descubrir como pasarlos al siguiente nivel, podría controlarme nuevame...

Pero antes de que pueda continuar, Naruto lo interrumpió—. ¡Suficiente! Kurama… ¿Acaso crees que voy a ser tan estúpido como para dejar que alguien te controle? Te prometí que no dejaría que nadie lo haga nuevamente. Puedo ser un bastardo, pero cumplo mis promesas. Eres mi único amigo y no dejaré que unos estúpidos ojos te controlen. Además de eso, yo tengo unos mejores.

Kurama estuvo en silencio unos segundos hasta que soltó un gran suspiró y contestó—. Tienes razón, lo siento. Es que odio esos malditos ojos, y no pensé con claridad. Haz lo que tengas que hacer; yo solo observaré.

Con eso dicho, Naruto se fijó nuevamente en el niño quien estaba frente a él—. Tú no necesitas saber quién soy. —Luego volteó al niño y clavó tres de sus varas en su cuerpo, ninguna en puntos vitales.

Dos de ellas estaban en sus piernas, una en cada respectiva pierna —en donde se encuentran sus músculos—, y la otra en sus manos, las cuales se encontraban juntas.

Sasuke gritó de dolor y se dio cuenta de que estaba viendo una especie de ilusión donde al principio le pareció ver unos ojos extraños que le observaban, pero duró muy poco y no pudo identificar su forma. Lo siguiente que vio fue algo que lo dejaría marcado de por vida.

Era una especie de ilusión en blanco y negro que parecía estar vibrando, allí vio a unos camaleones enormes que atrapaban a miembros de su clan con sus grandes lenguas antes de que estos pudieran darse cuenta, los enroscaban y los apretaban fuertemente hasta escuchar desagradables ruidos de huesos rotos. Luego esos camaleones procedían a tragárselos.

Sasuke quería hacer algo, cualquier cosa, pero solo podía observar. Aunque cerrara sus ojos aún podía ver la ilusión.

Vio al hombre que lo dejó como estaba ahora moviéndose sigilosamente en la Estación de Policías, atrapándolos y asesinándolos casi de la misma forma que a su padre, a todos y a cada uno, de una forma abrumadoramente sencilla.

'La Policía Militar de Konoha' lo que hacía tan orgullosos al clan Uchiha, cayendo como moscas antes de que estos se dieran cuenta.

Luego vio al hombre saliendo del edificio y caminado por las calles que ya se encontraban vacías. Llego rápidamente a su casa, y vio a su madre morir de la misma forma que los demás.

En este punto, Sasuke ya estaba en un estado de shock, y cuando estaba a punto de echar espuma por la boca, sintió que una de las barras le envió una pequeña corriente eléctrica, lo cual lo sacó de su aturdimiento, justo para ver a su padre hablando aparentemente a la nada, y después de unos minutos, el mismo hombre apareció, atrapándolo de la misma forma que hizo con él y matándolo segundos después.

La ilusión terminó y vio al hombre parado enfrente a él mirándolo con las varas que tenía antes clavadas en su cuerpo, ahora en sus manos.

Si pudiera ver a través de esa mascara, tal vez hubiera podido ver la cara de diversión que Naruto tenía, pero no podía, así que solo pudo preguntar—. ¿Por qué?

Naruto respondió—. Porque este clan estaba maldito, si seguían deambulando por la tierra, ustedes hubieran traído el fin a este mundo. Yo solo tomé precauciones antes de que eso sucediera —exageró con sus motivos; el pequeño no tenía por qué saber sus verdaderas razones.

Sasuke lo miró con furia y exclamó—. ¡¿Pues a qué esperas para matarme?!

Naruto lo miró y negó con la cabeza—. Nonono, yo te estoy dando una oportunidad de vengar a tu clan; te doy la oportunidad de vivir y hacerte fuerte. Escúchame bien, tú nunca lograras derrotarme así como eres. ¿Tú viste lo que hice verdad? Maté a todo tu patético clan sin que siquiera puedan hacer nada. Tu patético padre, el supuesto líder de este asqueroso clan, no pudo hacer nada; murió al igual que los demás. Tu madre, ¿qué puedo decir? Una belleza… Tal vez pueda divertirme con su cuer… —Pero antes de que pudiera terminar su frase, Sasuke se levantó furiosamente y trató de golpearlo.

Sin embargo, Naruto lo esquivó y lo golpeó en la nuca—. Sí… así es como te harás fuerte. Llena de odio a tu corazón, de desprecio, nunca confíes en nadie, mata a quien se te oponga, entrena y hazte fuerte. Pero si tienes distracciones como la amistad y el amor, nunca me derrotarás. Volverás a escuchar de mi cuando yo sepa que estés listo y me percaté de que eres lo suficientemente fuerte como para enfrentarme. No ames, no llores, no sientas compasión, no hay honor en nosotros, si haces esto, serás un verdadero Shinobi al igual que yo. Nos volveremos a ver, Sasuke-kun, y espero que estés listo para entonces. —Luego golpeó a Sasuke en el cuello y lo dejó inconsciente.

Naruto entonces salió barrio Uchiha, oyendo a Kurama hablar en su cabeza—. Vaya… Tú sí que eres el mayor bastardo que he visto desde mi existencia… ¡Diablos! Tal vez ni yo sería capaz de decir eso que dijiste a ese mocoso. Jajaja, ¡cada día me agradas más, Naruto!

Naruto sonrió mientras saltaba por los tejados hacia la base de la Raíz—. Vaya, me halagas, Kurama. Sorprenderte a ti sí que es todo un logro, y que pasó, ¿que acaso ya no soy un 'mocoso'? —preguntó Naruto divertidamente.

Kurama suspiró y luego sonrió—. Pues ahora que vi a ese niño llorando como un bebito, me di cuenta de que eso sí es un mocoso y que a ti no te podía meterte en la misma categoría. —Naruto solo volvió a sonreír; no pudo evitar ser feliz.

La verdad sea dicha, siempre quiso matar a todos esos Uchihas. Se suponía que ellos eran la policía de Konoha, pero nunca hicieron nada para alejar a los aldeanos cuando le daban esas terribles golpizas.

Sin embargo, ahora ya no serían un problema para él ni para nadie de este mundo, ahora el Shinigami tendría que lidiar con ellos.

Volvió a prestar atención a su camino cuando se dio cuenta de que ya había legado a la Raíz, con Danzō esperándolo en la entrada con su característica mirada inexpresiva.

Danzō se dio cuenta de que Naruto había llegado, y con 30 minutos antes de la hora fijada. Lo miró detenidamente y vio que Naruto no llevaba su máscara tradicional, pero no le importó.

Se dio cuenta también de que no tenía una sola gota de sangre ni heridas en su cuerpo… como siempre.

Cuando estuvo frente suyo, Danzo golpeó el suelo con su bastón para atraer su atención—. Veo que completaste tu misión, Oni. Y como siempre, perfectamente.

Naruto lo miró y se encogió de hombros—. ¿Qué puedo decir? Esta misión no fue tan difícil, pareciera que los Uchihas solo pueden pelear con su Sharingan. Lástima para ellos, no les permití que lo activen. Ni siquiera se dieron cuenta de nada, solo cuando ya estuvieron muertos —respondió como si no fuera nada.

Danzō lo observó y se dijo mentalmente—. Tal vez Minato tiene razón, se está haciendo muy poderoso. Además de que no le importa nada ni nadie, eso podría volverse un problema en el futuro, en especial para la aldea. Pero aun así, tengo mi pequeño as bajo la manga y podré ponerlo bajo control, pero aún es muy pronto. Dejaré que Minato siga con su tonto plan y cuando sea el momento…

Danzō detuvo su línea de pensamiento cuando se dio cuenta de que Naruto ya se estaba retirando de ese lugar. Así que lo llamó rápidamente—. Oni, Hokage-sama ha solicitado tu presencia en la torre Hokage. Creo que ahora ya es un poco tarde, pero mañana a primera hora deberás dirigirte a él y escuchar sea lo que sea que tiene que decir —finalizó a la espera de una respuesta.

Solo vio que Naruto se encogió de hombros y continuó su camino hacia la base.

Danzō apretó los puños ante este comportamiento y pensó—. Maldito mocoso, ya verás. Dentro de muy poco, me demostrarás el respeto que me merezco. —Después de eso, también entró a la base.

Al día siguiente


Naruto se levantó este día un poco más tarde de lo usual; tenía que ver a 'Hokage-sama' pero no quería hacerlo.

Con un suspiró, se puso su equipo ninja de Raíz y se dirigió a la Torre Hokage.

Según Danzō, debía ir con equipo completo, con máscara y todo. No sabía por qué, pero creyó que era lo mejor, tal vez así no lo reconocería. Estaba seguro de que ese bastardo sabía que era su hijo.

Llegó a la Torre y entró al edificio, vio a la secretaria y le dijo que tenía una reunión con el Hokage, así que le entregó un papel que contenía una verificación.

Ella le dijo que aguarde un momento, que volvería enseguida. Así que esperó y después de unos 3 minutos, volvió a aparecer diciendo que el Hokage lo recibiría.

Subió las escaleras y golpeó la puerta. Nunca había visto a este hombre en persona y la verdad era que no quería hacerlo.

Después de unos momentos escucho un 'pase' y entró en la oficina. Ahí estaba el 'todopoderoso' Yondaime Hokage; el hombre que 'derrotó' al Kyūbi —sí claro… imbécil—, sentado detrás de un escritorio firmando unos papeles.

Entró a la habitación y habló cortésmente—. ¿En qué puedo ayudarle el día de hoy, Hokage-sama? Es un honor estar ante su presencia. —Luego pensó—. Maldición, ¡tal vez debería dedicarme a la actuación!... Sí, claro.

Minato alzó la vista y vio a un niño un poco más alto que su hijo, con el típico uniforme de Raíz y una máscara Oni.

Prestó más atención a la máscara y pensó—. Sí… esa mascara te queda perfecto, maldito demonio.

Apartó esos pensamientos y respondió—. Creo que sabes por qué estás aquí, hablaremos sobre la misión que tuviste el día de ayer y que involucró a un clan de esta aldea —habló tranquilamente, parándose de su asiento, para luego mirar por la ventana su aldea. Respiró el aire puro, se dio la vuelta y continuó.

—La verdad es que no esperaba a alguien tan joven podría realizar esta misión, y según Danzō, no sería un problema para ti. Al principio tuve mis dudas, pero después de que ANBU llegó a aquel sitio, me dijeron que todo estaba impecable, que no había una sola gota de sangre en todo el complejo Uchiha. Bueno, excepto en la casa de Fugaku. ¿Podrías ser tan amable de explicarme cómo hiciste todo esto sin derramar una sola gota de sangre? Me dijeron que nadie presentaba signos de lucha, solo Fugaku. También explícame por qué dejaste con vida al pequeño Sasuke —finalizó Minato, dando una señal para que Naruto hablara.

Naruto pensó un momento en cómo salir de esta; no podía decir que extrajo las almas de cada bastardo de ese clan, y que uso algunas invocaciones para que se los coman.

No, tenía que salir con algo ingenioso, hasta que se le ocurrió algo—. Hokage-sama, discúlpeme, pero el método que he utilizado es un secreto. Es una habilidad que he desarrollado con el transcurso del tiempo; somos Shinobis y como sabrás, debemos mantener nuestras mejores cartas bajo la manga. No quisiera decir cómo funciona esta habilidad mía, todo mi trabajo podría verse expuesto si es que alguien sabe cómo funciona. Además de que no estamos solos en esta habitación, algo podría filtrarse de la misma —finalizó.

Minato lo observó, ordenó a sus ANBU que se retiren mientras ponía un sello de privacidad y pensaba—. Sí que eres astuto, como todo un Demonio… Está bien, pero. ¿Por qué dejaste a Sasuke con vida? Me han dicho que presentaba múltiples heridas y que estaba en un estado de shock. Explícame, ¿qué fue lo que sucedió? —preguntó Minato.

Esto fue más fácil y respondió sin problemas—. Pues lo he dejado con vida porque Danzō-sama me informó que ustedes querían mantener a Itachi Uchiha en la aldea. Pensé que la única forma en que lo haría era si tenía a alguien a quien cuidar en este lugar. En cuanto a lo otro… pues primero ataque al joven Sasuke pensando que se trataba de alguien que se me había escapado. Lo detecté justo después de asesinar a su padre, tal vez esa fue la razón por la que estaba en shock. Ver la muerte de algún familiar frente tuyo debe ser muy triste.

Lo último fue innecesario, y solo lo dijo para ver qué tipo de reacción tendría; estaba seguro de que vio morir a su esposa frente sus ojos y a 'él' también para luego convertirse en el 'mocoso Demonio.'

—Jejeje y parece que no se lo tomó muy bien —pensó Naruto, observando a su padre tensándose en su lugar y apretando sus puños fuertemente mientras tenía una mirada mucho más fría que antes.

Entonces oyó algo que sería imperceptible para cualquier oído humano, se escuchaba como—. No tienes idea —Y—. Demonio.

Lástima para él, ventajas de tener un zorro Demonio dentro de ti mejoraba la audición y otros sentidos. Sin embargo, Naruto no le importó y esperó a que el Hokage saliera de su patético lamento.

No esperó mucho y Minato habló nuevamente—. Muy bien, Danzō me ha informado que tu nombre clave es Oni. Por lo tanto, desde hoy en más quedas fuera de la Raíz y serás restituido como un ciudadano de Konoha; tendrás que asistir de aquí a 1 mes a la academia ninja y estarás ahí hasta que se cumplan los 4 años de formación. Luego se te asignará a un equipo, ¿alguna objeción?

Naruto mientras tanto estaba pensando en esto—. Así que… ¿quiere sacarme de la raíz? ¿El lugar donde siempre hay ojos sobre mí y en donde no puedo entrenar correctamente con mi Rinnegan? Y además de eso, ¿me está dando la oportunidad de ir a una patética academia, donde puedo simplemente dejar un clon de sombra mientras entreno en uno de los campos entrenamiento? Este hombre sí que es estúpido, acabo de exterminar a un clan y quiere mandarme a un lugar lleno de niños. Pero bueno tengo que aprovechar esta oportunidad.

Naruto negó con la cabeza y respondió—. No, Hokage-sama. No tengo ninguna objeción. Es más, me gusta mucho la idea. Estar tanto tiempo en la Raíz no es bueno, el lugar huele horrible y además hay que aguantar a un viejo tuerto las 24 horas del día.

Minato soltó una risa divertida ante esto hasta que se dio cuenta de ello—. Espera… ¿acaso he reído por lo que dijo este demonio? ¡Maldita sea! ¡¿Qué pasa conmigo?! ¡Es el asesino de mi hijo!

Naruto también se percató de esto y pensó—. ¡Uh! ¿Qué pasa, papi? ¿Acaso tu pequeño hijo es divertido?

Minato luego se aclaró la garganta y continuó—. *Ejem* Bueno, como decía, se te devolverá tu antigua identidad. Solo tienes que firmar estos papeles y se te entregará un apartamento donde puedas vivir, al igual que el dinero de las misiones que has realizado desde que estuviste en la Raíz. Tendrás que devolver todo tu equipo y nunca hablar a nadie de tu relación con la Raíz o tu misión del día de ayer. De hacerlo, se te acusara de traición y serás procesado y ejecutado. Ahora quítate la máscara y firma estos papeles —Minato ordenó mientras le ponía unos papeles frente a él.

Naruto se encogió de hombros y se sacó la máscara, percatándose de un leve jadeo su 'padre.' Sin embargo, sólo firmó los papeles y luego se los volvió a dar.

—Muy bien —continuó Minato—, aquí tienes las llaves de tu departamento y en este pergamino se encuentra el dinero de tus misiones. Puedes hacer lo que quieras con ese dinero, siempre y cuando no reveles su procedencia. —Luego le entregó las llaves.

Naruto ya había entregado todo su equipo mientras aceptaba las llaves.

El Hokage estuvo a punto de ordenarle a que se retire hasta que Naruto habló—. Hokage-sama, si no le importa, quisiera quedarme con mi Katana. Es algo especial para mí.

Minato estaba curioso acerca del por qué el 'demonio' tenía algo especial para él, así que preguntó—. ¿Podrías decirme por qué?

Naruto se encogió de hombros y respondió—. Pues esa Katana la obtuve en mi primer asesinato, de un estúpido samurái que quiso tener un duelo conmigo. No le preste atención y lo mate rápidamente. Por eso es especial para mí —habló como si tratase de algo cotidiano.

Minato tampoco vio nada de malo en eso, pero una pequeña parte suya sentía pena por él, asesinar a tan temprana edad… ¡No! Él asesinó a su hijo, no tenía por qué sentir pena por él.

Minato suspiró y ordenó—. Está bien, puedes tomarla. Ahora retírate.

Al decir eso Naruto rápidamente tomó su Katana y desapareció del lugar con un Shunshinde fuego.

Minato se sorprendió levemente ante eso. Un Shunshinera algo fácil de realizar, pero agregarle un elemento era bastante difícil.

Se encogió de hombros y continúo con sus obligaciones.

Con Naruto


Actualmente se veía a Naruto saltando por los techos de las casas en busca de su nuevo hogar; le importaba muy poco Danzō y su Raíz.

Estaba seguro de que el viejo tonto ya sabía de todo esto, por lo que no veía el punto de regresar a la base y decirle que se iba de ese lugar. Además, no tenía nada que recoger de allí.

Pero no todo fue malo, le dieron su dinero y su identidad nuevamente. Sabía que el Hokage no dijo nada de ocultar su condición de Jinchūriki, por lo que estaba seguro que en una semana a más tardar todos en la aldea sabrían que 'el maldito Demonio había regresado a la aldea para 'matarlos a todos.'

Pobres estúpidos, ahora ya no era aquel niño indefenso de hace 3 años atrás; ahora rompería los huesos de cualquiera que intentara hacerle algo.

Después de unos momentos, llegó a la dirección donde estaría su departamento, y cuando lo vio, solo pudo pensar en una cosa—. Es un basurero.

Prosiguió a instalarse en ese lugar y pensar lo que haría en todo este mes antes de ir a la academia. Aunque solo pudo pensar en entrenar, no se le ocurría nada más.

Teniendo eso en mente, salió de su apartamento y se dirigió a una zona bien alejada de la aldea. Tenía que tratar de descubrir qué más podían hacer sus ojos.

Sus técnicas de gravedad casi las tenía dominadas, solo necesitaba 2 minutos para lanzar cada técnica, y utilizar el Ningendō (Camino Humano) no parecía tener un límite de tiempo.

Creó unos 50 clones para que practiquen Ninjutsu mientras él trataba en averiguar qué más podía hacer su Rinnegan.

Habiendo pensado en todo, comenzó con su plan—. ¡Je! Parece que las cosas se pondrán más interesantes para nosotros de aquí en más, ¿eh Kurama? —preguntó Naruto y rápidamente obtuvo su respuesta.

—No lo dudo.

XxXxXxXxXxXx



Notas:

Hecho capitulo completo.

Quiero decir que esta historia me está gustando mucho en escribirla, por eso lo actualizo tan rápido.

Bueno Naruto masacró a todos los Uchihas con un poco de ayuda animal.

Fue fácil para él hacer esto ya que los Uchihas nunca se dieron cuenta de su presencia, ya que muchas veces estaba oculto dentro de algunos de sus camaleones, si hubieran sabido que estaba ahí tal vez no hubiera sido tan sencillo.

Hasta ahora Naruto tiene acceso al "Camino Animal", "Camino Humano", y "Camino Deva"; aun no desbloquea los demás. Sin embargo, no creo que tarde mucho en hacerlo.

No piensen mal en lo que dijo Naruto y lo que haría a la madre de Sasuke, el tan solo quería hacerlo enojar, aclaro esto no es un Minato bashing.

En este mes que Naruto estará entrenando, las personas ya sabrán de su regreso y ustedes sabrán las consecuencias de esto.

En el próximo capitulo escribiré sobre los compañeros de clase de Naruto y qué diablos pasó con Sasuke después de todo éste tema.

Después habrá time Skip hasta el día de la graduación y selección de equipos.

Aclaro que todos los demás equipos se mantendrán igual, solo Naruto empezará como un equipo de un solo miembro y con el tiempo vendrá Haku y luego ultimo chico/a que faltaría para que pueda entrar en los exámenes Chunin

XxXxXxXxXxXx



Aquí les dejo la ficha de Naruto

Nombre: Naruto

Apellido: (No tiene)

Cumpleaños: 28 de septiembre (día en que figura su acta de nacimiento, Minato modificó esto para no levantar sospechas. En el orfanato, Naruto descrubrió que en realidad nació el 10 de octubre)

Peso: 26kg

Altura: 127cm

Características: Pelo rojo con puntas, ojos rojos y pupilas rasgadas con marcas en la mejillas, colmillos un poco grandes, cuerpo un poco tonificado por los entrenamientos.

Habilidades: Alto conocimiento en Kenjutsu combinado en el estilo Bōnkurasshā; especialidad en técnicas de viento y rayo; conocimiento medio en técnicas de fuego y bajo en técnicas de tierra; conocimiento nulo en técnicas de agua.

Puede utilizar su Rinnegan y usar la gravedad para repeler y atraer objetos, como también invocar cualquier tipo animal con tan solo imaginárselo. También extraer almas de sus oponentes y leer sus mentes al hacer esto, o tan solo leer sus mentes si su objetivo no es el de asesinar.

Especialidad en técnicas de sigilo e infiltración. Genjutsu bajo y habilidades de tipo sensorial en desarrollo.

Pasatiempos: Entrenar o asesinar personas (si está en una misión).

XxXxXxXxXxXx



Bueno eso fue todo hasta la próxima


Capitulo 3: Un estudiante muy peculiar

"Capitulo 3" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Maldito sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.
[B]XxXxXxXxXxXxXxXxX

Capítulo 3
[/B]

2 semanas después- Hospital 11:30 am


Sasuke Uchiha había despertado hace unos minutos, justo en el momento en que oyó la conversación de unas enfermeras en relación a la masacre y que había sido el único sobreviviente.

En ese instante recordó todo lo que había sucedido, cómo ese hombre mató a su padre y todo lo que le dijo, y lo que más lo marcó fue—. Nunca lograras derrotarme así como eres. Odia, desprecia, no confíes, no muestres piedad… Nos volveremos a ver —pensó en ello unos momentos más hasta que volvió a revivir las imágenes de su padre y su clan siendo asesinados.

Intentó recordar cómo se veía el sujeto, y solo pudo recordar unos mechones rojizos. Sí… desde ese día en adelante, Sasuke Uchiha odiaría a los pelirrojos.

Tendría que volverse más fuerte; tenía que empezar a tomar un entrenamiento serio desde ahora en más, ya no podía perder tiempo. Justo en ese momento, escuchó que la puerta se estaba abriendo lentamente.

Se preguntó si serian alguna de las molestias de sus fans, tal vez ya se enteraron de que estaba aquí y vinieron a molestarlo.

Al abrirse la puerta en su totalidad, Sasuke pudo ver a su hermano entrando a la habitación. Se dio cuenta de que al principio sus ojos reflejaban mucha felicidad, pero luego de unos segundos, cambiaron a tristeza—. ¿Cómo te encuentras, Otouto? —preguntó Itachi, verdaderamente preocupado por su hermano.

Le habían dicho cómo y en el estado mental en el que se encontraba, razón por la cual tardó tanto tiempo en recobrar la conciencia. Al principio estuvo furioso por lo que le hicieron a su preciado hermano, pero luego tuvo que agradecer ya que le dejaron con vida.

Itachi sabía que tuvo que haber sido él el autor del ataque, pero al final decidieron mantenerlo en la aldea y dejar que otra persona lo hiciera.

Ahora tenía más razón para proteger a la aldea; no tuvo que mancharse las manos y además de eso dejaron vivo a su hermano para que pudiera educarlo e intentar que no sea igual al resto de su clan maldito.

Sasuke ignoró la pregunta y habló con una voz un tanto apagada—. Itachi, quiero que me entrenes seriamente luego de salir de este lugar. Ya no puedo perder tiempo, lo que sucedió antes de entrar aquí fue una llamada de atención para mí. Ese sujeto me hizo ver patético, no pude ver su aspecto, solo unos mechones rojizos, y lo único que sé es que me dijo que volvería cuando estuviera listo. Por eso te lo pido, entréname, si ese sujeto vuelve a aparecer y sigo siendo así de débil, no dudará en matarme. Vi lo que le hizo a todo el clan, ni siquiera se esforzó y aniquiló a uno de los más grandes clanes de las Naciones Elementales. Tal vez si tú hubieras estado ahí, entonces hubieras podido atrapar a ese sujeto —finalizó Sasuke, apretando lo más fuerte que sus pequeños puños le permitieron; tenía una mirada de súplica en su rostro.

Esto no ayudo mucho a Itachi para que dejara de sentir tristeza por su hermano. No podía decirle que si él hubiera estado allí, entonces hubiera sido él el responsable y no ese misterioso hombre, que cabe decir que ni él sabía quién era.

Ni siquiera en ANBU manejaban esa información, era una cosa exclusiva del Hokage y no podía estar pidiendo la identidad de ese hombre; no podía aunque lo quisiera.

Itachi miró a Sasuke por unos segundos más y luego asintió con la cabeza—. Claro, Otouto. Pero ahora tienes que descansar. Cuando salgas de aquí, empezaremos con tu entrenamiento.

Sasuke asintió y se recostó en la cama, luego de unos instantes Itachi salió de la habitación.

Una vez que Itachi estuvo fuera, Sasuke frunció el ceño. Ahora tenía que dedicarse a su entrenamiento y dejar de perder el tiempo con Menma y sus idioteces.

Tal vez Menma también debía de empezar con su entrenamiento, pero sea como fuera, Sasuke Uchiha ya no sería el mismo de antes.

Con Naruto


Naruto actualmente estaba caminando tranquilamente por las calles de la aldea, parecía que la noticia de que había vuelto se había esparcido como la peste, ya que los insultos y las miradas de odio habían vuelto. A él no le importaba nada de lo que estos bastardos pensaran, siempre y cuando no intentaran nada estúpido en su contra —como meterse en su camino—, a él no le importaría.

Pero siempre había algunos estúpidos que parecían clamar por una golpiza y algunos estaban rogando por una en estos momentos; cuatro sujetos aparecieron de entre la multitud y lo rodearon, mirándole con puro desprecio.

Naruto ni siquiera levantó la vista y habló fríamente—. Solo diré esto una vez, tienen diez segundos para salir de mi camino o lo lamentarán.

Uno de los sujetos que estaba frente suyo exclamó—. ¡Ja! ¿Oyeron eso? Parece que el Demonio se ha hecho más valiente, creo que hay que recordarle cuál es lugar —expresó el hombre. Seguidamente, muchas personas comenzaron a vitorear y alentarlo a dar el primer golpe.

Naruto estaba escuchando todo esto y negó con la cabeza—. Bueno, yo les di una oportunidad; no me queda de otra que patear sus miserables traseros —pensó Naruto.

Kurama gruñó con aprobación y replicó—. Sí, enséñale a todos éstos bastardos qué pasaría si se meten con nosotros; no dejes a ninguno de estos idiotas ilesos.

Naruto sonrió y se colocó en la posición de su Taijutsu original, con la pierna izquierda al frente y la otra atrás, brazo izquierdo extendido en su totalidad con el puño cerrado, lo mismo con el otro brazo solo que no estaba completamente extendido.

El sujeto frente a él estaba a punto de reír y preguntar qué diablos quería hacer pero Naruto habló—. Se acabó su tiempo.

Al terminar de decir eso, Naruto dio un golpe potente con su pie derecho entre la rodilla del hombre, el resultado fue una rodilla rota y un hombre gritando de dolor.

Pero Naruto no se detuvo ahí, rápidamente sujeto el brazo derecho del hombre y lo dobló hasta que hizo un crujido repugnante, indicándole que se lo había roto.

Quería hacer algo más, pero se dio cuenta de que el sujeto ya se había desmayado; tanto dolor hizo colapsar a su cuerpo y por ende fue al mundo de la inconsciencia. Estuvo a punto de atacar a los demás pero vio a dos de ellos retrocediendo, y sólo uno quedó ahí; parecía que aún lo quedaba una pizca de valentía y era algo que Naruto encantadamente se encargaría de sacárselo personalmente.

Se acercó al hombre y dio un salto en el aire, dejando caer su pie justo en su hombro izquierdo, dislocándoselo efectivamente. Estuvo a punto de continuar pero justo en ese momento un ANBU apareció frente suyo y con voz femenina habló.

—Eso será suficiente, Naruto, ya te has divertido mucho con estos bastardos. Déjalos, no pierdas tu tiempo con esos miserables —dijo la ANBU, tenía una máscara en forma de conejo y se podía ver que tenía el cabello de color purpura.

Ésta mujer era Yūgao Uzuki, tal vez era una de las pocas personas en la aldea que no veía a Naruto como el Demonio encarnado, y a ella no le gustaba el trato que recibía, pero no por eso dejaría que asesinara a unos civiles aunque ella sabía que se lo merecían.

Naruto miró a la ANBU durante unos segundos; no pudo detectar hostilidad en sus palabras, parecía que sólo estaba haciendo su trabajo. Naruto se encogió de hombros y contestó tranquilamente—. Lo lamento, Usagi-san (Conejo). Yo sólo quería demostrar un punto, y ese punto era qué pasaría a cualquiera de estos pobres diablos. —Señaló hacia la multitud, a los hombres caídos y continuó—, si trataban de meterse conmigo nuevamente. Como puedes ver, me gusta mantener mi integridad física como también me gusta patear traseros a pobres diablos. Pero, si no se meten en mi camino podríamos ahorrarnos la última parte y nadie saldría herido. Ahora si me disculpas, continuaré con mi pequeño recorrido, te encargo a esos bastardos.

Finalmente, se hizo paso entre la multitud que lo miraba con temor.

Yugao suspiró y ordenó—. Muy bien todos ustedes, continúen con cualquier cosa que tengan que hacer. —Y al instante, la multitud se dispersó y retornaron a sus actividades anteriores.

Seguidamente, Yugao se dio la vuelta, miró a los dos tirados en el piso y habló—. Inu (Perro), Saru (mono).

Justo en ese instante, dos ANBU aparecieron, uno con una máscara en forma de perro y el otro en forma de mono—. Hai, Taicho —dijeron ambos.

Yugao los miró y ordenó—. Cada uno agarre a uno de éstos dos y llévenlos al hospital, no queremos que mueran en medio de la calle en nuestro turno, ¿verdad? Iré a informar sobre esto a Hokage-Sama.

Luego desapareció en una nube de humo.

Torre Hokage - Minutos después

Yugao había llegado a la torre Hokage hace unos minutos y había informado exactamente lo que había sucedido entre Naruto y esos hombres.

El Hokage oyó atentamente y asintió—. Muy bien, Usagi, puedes retirarte. Gracias por informarme de esto.

Yugao asintió con la cabeza y desapareció en una nube de humo.

Luego de haberse ido, Minato soltó un gran suspiro y pensó—. Espero que no haya sido una mala idea mandarlo a la Academia. No creo que sea tan estúpido como para atacar a unos niños, pero fue lo único que se me ocurrió para mantenerle un ojo encima. Ese Demonio es muy escurridizo además de eso sabe cómo ocultar su presencia.

Dejó sus pensamientos para más tarde y miró a su peor enemigo justo enfrente suyo… el papeleo.

Con Menma


Menma se encontraba comiendo tranquilamente Ramen en su lugar favorito, Ichiraku.

El lugar parecía haber mejorado bastante desde que su padre y él decidieron comer algunos tazones de vez en cuando en éste lugar; no sabía por qué, pero no le importaba.

En esos momentos se encontraba comiendo junto con Shikamaru y Chouji, hasta que oyeron gritos que provenían de la calle.

Menma y Shikamaru vieron que Chouji salió a ver qué estaba sucediendo afuera y ambos negaron con la cabeza, así que decidieron ir también a ver qué pasaba.

Lo que vieron ahí los dejo en completo shock, un niño no más grande que ellos, apaleó brutalmente a dos hombres y luego se alejó como si nada.

Unos momentos después, oyeron unos murmullos que se oían como—. Demonio. —Como también—. Matar a todos.

No se entendían muy bien ya que todos estaban hablando entre murmullos y las palabras se mezclaban entre sí. Luego una ANBU dispersó a todos y quedaron ellos 3 en la calle.

Se miraron entre sí y se dirigieron hacia el parque, al llegar ahí, Chouji fue el primero en hablar.

—Woah… ¿vieron eso? Ese chico por poco y mata a esos hombres —expresó su sorpresa mientras comía unas patatas fritas.

Shikamaru solo dijo—. Problemático. —Y permaneció en silencio.

Menma habló después de unos minutos y agregó—. Además de eso, ¿cómo aprendió a hacer eso todo eso? Mi Oto-san me ha dicho que es un huérfano que vive en el barrio rojo de la aldea. Además, la mayoría de la aldea lo odia, así que no creo que nadie pueda haberle enseñado algo. ¿Qué tal si él es un…?

Pero se detuvo—. No, no lo creo mi Oto-san ya lo hubiera descubierto. No importa, buscaré a ese chico y le exigiré que me diga cómo aprendió todo eso —habló con confianza.

Chouji lo miró como si estuviera loco, y Shikamaru cuestionó—. Eso sería problemático, Menma. Tú viste lo que hizo a esos sujetos, ¿no es así? Yo no creo que a él le importe que seas el hijo del Hokage. Él dijo que haría lo mismo a cualquiera que se interponía en su camino; esto sería problemático para ti Menma, tal vez y te mate —advirtió Shikamaru; él siempre había sido la voz de la razón entre ellos.

Sin embargo, a Menma esto no le importó y replicó—. No importa, si intenta hacerme algo, estará detrás de una celda. Llevaré a Kakashi-nii conmigo, si él está conmigo, no me pasara nada. Los veré mañana en la academia, adiós chicos —finalizó Menma antes de caminar hacia la salida.

Chouji y Shikamaru suspiraron, y Chouji habló—. Va a morir, ¿verdad?

Shikamaru suspiró y solo contestó—. Problemático.

Con Naruto


Actualmente Naruto se encontraba en La Zona 44, conocida como: El Bosque de la Muerte.

Naruto había descubierto esta zona por accidente, y después de unos días se había vuelto su lugar favorito de entrenamiento. Sabía además que aquí se realizaban los exámenes Chunin, trabajar para la Raíz le enseñó mucho de los puntos de importancia de la aldea, aunque nunca espero que este campo fuera así.

Había insectos y plantas come hombres; arenas movedizas; y animales que dejarían en ridículo a varias invocaciones, lo cual hacía que sea un lugar perfecto para que pudiera entrenar sin interrupciones.

Actualmente se encontraba tratando de mejorar aún más su elemento de gravedad. Había descubierto que su elemento le permitía flotar por unos segundos en el aire, pero el gasto de Chakra era masivo.

Debía tratar de dominar esto, para que así el consumo de Chakra fuera menos y tal vez estuviera a un paso de poder dominar las habilidades de su Tendō (Camino Deva).

Detuvo sus actividades cuando se cansó de la persona que lo estaba observando desde hace un momento. Por lo tanto, decidió hablar—. Vamos, ya sal de ahí. Me preguntaba desde hace un rato si es que estabas esperando a que bajara mi guardia o algo así para poder atacarme. Pero déjame decirte algo… nunca bajo mi guardia.

Justo en cuando terminó de decir eso, unas serpientes lo atraparon y lo sujetaron fuertemente, y entre los arbustos una mujer apareció.

Tenía cabello violeta con una de cola caballo; un abrigo de color marrón, con un traje de malla de cuerpo ajustado que se extiende desde el cuello hasta los muslos y una mini-falda naranja oscura, así como un protector de frente.

La mujer miró a Naruto y luego habló—. ¿Ah sí? ¿Y cómo explicas el hecho de que te haya atrapado tan fácilmente? Me sorprende que me hayas detectado, pero mis serpientes son técnicamente indetectables. Ahora dime qué es lo que haces aquí antes de que seas comida para serpientes —exigió esa extraña mujer con una sonrisa sádica en su rostro.

Naruto no se inmutó y contestó tranquilamente—. Estoy aquí porque este es el mejor lugar que he encontrado para poder entrenar sin ningún tipo de interrupciones… o eso fue lo que creí. En cuanto a lo otro, yo siempre supe que tus tontas serpientes estaban acercándose. En cuanto a lo primero…

En ese entonces, el Naruto que estaba entre las serpientes desapareció en una nube de humo.

La mujer se sorprendió por esto, pero no tuvo tiempo de expresarlo ya que sintió el frio del metal en uno de sus muslos, además oyó la voz de un niño detrás de ella.

—Nunca me has atrapado, en el momento en que tú enviaste a tus serpientes yo ya me había reemplazado con un clon y esperé pacientemente a que dijeras tus intenciones. Ahora sí… ¿podemos hablar como personas civilizadas? Mi nombre es Naruto, ¿cuál es el tuyo? —preguntó Naruto educadamente apartando el kunai.

Él podría ser un bastardo la mayor parte del tiempo, pero frente a una bella mujer siempre mantenía la cordura. Siempre y cuando no intentaran matarlo. Y aunque esta mujer lo había atacado, sintió que no tenía malas intenciones, así que decidió dejar por alto aquello.

En cuanto a Anko, ella estaba sorprendida. Este mocoso de no más de diez años la había atrapado con la guardia baja, y además de eso, ¡había detectado a sus serpientes y a ella desde un principio! Y se suponía que el sigilo era su especialidad.

Ahora estaba más curiosa que antes por este muchacho; no lo conocía personalmente, pero había visto y escuchado cómo lo trataban en la aldea por su carga.

Ella había pasado por algo igual a esto antes cuando su antiguo Sensei había puesto la marca de maldición en su cuerpo y traicionado a la aldea. Desde ese entonces a ella la habían conocido como 'la perra serpiente'... Bastardos.

Dejó esos pensamientos a un lado y luego contestó—. Mi nombre es Anko… Anko Mitarashi, pero no te vayas creyendo la gran cosa por atraparme con la guardia baja, yo solo quería probar tus habilidades, jajaja —finalizó con una risa un tanto nerviosa.

Naruto rodó los ojos y prosiguió—. Sí claro, lo que tú digas. Ahora, ¿podrías volver a hacer lo que sea que estabas haciendo antes interrumpir mi entrenamiento y dejarme aquí solo? —terminó Naruto cruzándose los brazos.

Anko aprovechó esto para hacerle una broma y habló sensualmente—. ¿Qué? ¿Acaso no quieres compañía femenina? Tal vez podría darte un besito —bromeó Anko guiñándole un ojo a Naruto, quien sonrió y rió entre dientes.

De seguro pensó que se avergonzaría ante esas palabras, pero Naruto había sido entrenado para resistirse a las Kunoichi y sus técnicas de seducción, algo tan simple como eso no sería suficiente.

Naruto negó con la cabeza y respondió—. Pues voy a guardar ese beso para el futuro, aunque te encuentro muy atractiva, aún soy muy joven para esas cosas. Ahora ya he perdido mucho tiempo y es hora de que regrese a mi mugroso apartamento. Nos volveremos a ver más tarde, Anko. —Luego desapareció en un Shunshin.

Anko sonrió y pensó—. ¿Naruto eh? Un chico muy interesante, tal vez cuando seas un poco más mayor podrás tener un tiempo de calidad con tu querida Anko-chan.

Después de eso, Anko se alejó de ese lugar también.

Academia ninja - 2 semanas después.


Se había cumplido el mes que el Hokage había dado a Naruto para prepararse y asistir a la academia ninja. Si hubiera seguido sus impulsos, Naruto hubiera desertado de la aldea ahora mismo, pero aun no podía.

Tenía que realizar muchas cosas en ese lugar aún, y entre ellas, encontrar la forma de recuperar el poder de Kurama para él; no sería fácil pero confiaba que algún día sabría cómo.

Naruto se encontraba en estos momentos charlando con el instructor de la clase, Iruka. Estaba diciéndole cosas sobre cómo tenía que comportarse y esas estupideces que a él no le importaba. El pelirrojo solo quería largarse de este lugar.

Posteriormente, el instructor le dijo que lo siguiera ya que lo presentaría ante sus nuevos compañeros.

Naruto suspiró ante esto, convivir con niños inmaduros sería lo más aburrido que podía pasarle… o eso pensó hasta que Iruka abrió la puerta de la clase y vio a dos personas que tal vez podrían matar su aburrimiento; no pudo evitar sonreír mentalmente ante esto.

Salón de clases (Momentos antes)


Menma se encontraba actualmente sentado junto a Kiba, Shikamaru y Chouji. Desde lo acontecido con el Uchiha, Sasuke ya no fue el mismo. Apenas hablaba e ignoraba a todo el mundo, y después de que finalizaran las clases, ya no se lo veía por ningún lado.

Menma suspiró y Chouji habló—, Así que, Menma… ¿has tenido suerte encontrando a ese niño? Dijiste que lo buscarías y que cuando lo encontrabas, le exigirías que te dijera cómo aprendió todo eso. Y como veo que estas en una sola pieza, creo que ya se la respuesta.

Menma gruñó y respondió—. Para que lo sepas, sí lo busqué. Pero luego de ese incidente, ya no lo vi por ningún lado, ni siquiera con la ayuda de Kakashi-nii. Él dice que ese chico es muy escurridizo —finalizó Menma.

Justo en ese momento, Naruto ingresó a la sala junto con el niño previamente mencionado.

Shikamaru expresó su reacción—. Problemático.

Con Naruto e Iruka (Ahora)


Iruka se aclaró la garganta para llamar la atención y habló—. Escuchen todo el mundo. El día de hoy tendremos a un nuevo alumno entre nosotros. Él estuvo de viaje por unos años y volvió a la aldea hace unas semanas, motivo por el cual no ingresó a la Academia al mismo tiempo que ustedes. —Hizo una pausa y luego continuó—. Así que, ¿nos harías el favor de presentarte a la clase? —pidió Iruka, a la espera de que Naruto terminase la frase.

Esperó unos momentos y vio que no movió ninguna de sus articulaciones. Por lo tanto, volvió a hablar—. Vamos, no seas tímido. Diles a todos quien eres —insistió nuevamente Iruka.

Naruto lo miró fijamente por unos segundos y luego habló calmadamente—. ¿Para qué? Estoy seguro de que los bastardos de sus padres ya les han hablado de mí, pero bueno. Mi nombre es Naruto, conocido como el 'demonio de la aldea', es un disgusto para mí conocerlos.

Iruka estuvo a punto de reprenderlo pero fue alguien más—. ¡Cállate maldito demonio! ¡¿Quién diablos te crees que eres?! ¡Muestra respeto, maldito demonio!

Sí… Sasuke Uchiha estaba furioso. Él estuvo pensando en lo que aquel hombre le había dicho cuando se abrió la puerta y vio entrar a aquel chico, y para colmo, era pelirrojo.

Se preguntó quién diablos podía tener el cabello así además de ese asesino y éste muchacho; no era un color muy normal en Konoha. Pero lo que había dicho fue la gota que derramó su vaso, ¿un disgusto conocerlos? Sí claro… Era él el Demonio, estar ante su presencia era desagradable.

Su padre había hablado sobre él bastante, siempre lo culpaba por la condición en la cual se encontraba el clan Uchiha. Fugaku decía que era el Zorro Demonio encarnado, y Sasuke le creía; su padre nunca le había mentido, después de todo.

Estuvo a punto de decir algo más cuando Iruka gritó—. ¡Suficiente, Sasuke! Tú también, Naruto. Aquí nadie peleara, y tampoco fuera de este lugar. No me hagan repetirlo o les daré un castigo —amenazó Iruka severamente.

Naruto desestimó su amenaza agitando las manos y prosiguió a sentarse en uno de los asientos vacíos, al lado de una niña de cabellera rubia y ojos azules, quien lo miraba con interés.

Luego de unos instantes, ella le sonrió y le dio un pequeño saludos con sus dedos—. Hola mi nombre es, Ino —se presentó la niña calmadamente.

Naruto la miró y habló—. Creo que el mío ya lo sabes. Pero no importa, el mío es Naruto; un placer conocerte.

Ino sonrió y preguntó con diversión—. ¿Que no fue un 'disgusto'?

Naruto negó con la cabeza y respondió sonriendo—. Ya sabes, solo dije eso porque podía percibir dos fuertes olores a imbécil en este lugar. Y he de decir que tengo un gran desagrado a ese peculiar olor.

Naruto miró con sus dedos sobre su nariz a Menma y Sasuke, quienes oyeron lo que había dicho. Él sonrió e hizo un gesto con el dedo del medio a ambos.

Ambos lo miraron con furia, pero Naruto los ignoró olímpicamente. Luego centró su atención en Ino que lo seguía mirando divertidamente—. Eres muy divertido, ¿pero por qué te caen tan mal el hijo del Hokage y Sasuke-kun? —preguntó Ino.

Naruto no vio nada malo a esa pregunta y respondió—. Pues cuento con una habilidad y puedo sentir e identificar a los bastardos arrogantes. Y déjame decirte que mis sentidos me informan que ambos se encuentran en la cúspide de la arrogancia.

Ino se sorprendió por lo que dijo, no por tener una 'habilidad' sino por la forma en la que se expresaba. Era en cierta forma elocuente pero a la vez sarcástica; era alguien muy maduro para alguien de su edad. Tal vez la forma en la que los demás aldeanos le trataban le obligó a tener ese comportamiento.

Estuvo a punto de continuar con su pequeña conversación hasta que Iruka habló—. Muy bien clase, ya fue suficiente. Todos abran sus libros en donde lo dejamos la clase anterior, hoy hablaremos de la Tercera Gran Guerra Ninja y del gran héroe de la misma.

Al terminar de decir eso, Menma empezó a dar aplausos rápidos y a decir que todos comenzarían a aprender más de lo genial que era su padre.

Naruto rodó los ojos y murmuró—. Bastardo, *cof* bebito *cof*. —Luego de decir eso, toda la clase estalló en risas y Menma lo miró furiosamente otra vez. No sabía qué le pasaba a ese chico, pero ya le caía muy mal.

Iruka se aclaró la garganta y llamó la atención de todos nuevamente—. Naruto, esa fue tu ultima bromita. A la siguiente te sales de esta clase.

Naruto soltó un bufido y respondió—. ¡Uy! ¡Nooo! Eso sería muy malo, me perdería de esta gran clase y en el futuro perdería la habilidad de poder matar de aburrimiento a mis enemigos con estas estúpidas historias —habló burlonamente.

La mayoría de la clase soltó un "Uuuuuuhhh", mientras que Iruka hervía por dentro. Tal vez sabía que no podía sacarlo del salón hasta que terminaran las clases; fue una orden del Hokage. No estaba seguro por qué, pero le dijo claramente que debía mantenerse en ese salón hasta la hora de la salida.

Iruka soltó un suspiro de derrota y continúo con su clase, mientras que Naruto tenía una sonrisa triunfal en su rostro.

Se dio la vuelta y vio que Ino lo miraba con una especie de admiración en los ojos—. ¿Qué te pasa? —preguntó.

Ino soltó una risa y respondió—. Nada, es solo que Iruka-Sensei nunca había perdido en una pelea de palabras y tú lo aniquilaste completamente. Deberías enseñarme después de clases como hacer eso.

Naruto levantó una ceja ante esto; esta niña era bastante coqueta para alguien de su edad y eso… le gustaba.

Naruto luego se recostó en su asiento y respondió calmadamente—. Lo lamento, pero eso no será posible en estos momentos. Tal vez otro día, yo te avisare cuando pueda. Ya sabes, lidiar con un montón de aldeanos furiosos es algo agotador y no creo que alguien bonita como tu sea capaz de aguantar mucho tiempo las miradas furiosas.

Ino se sonrojó un poco por la palabra 'bonita', pero luego frunció el ceño y contestó en voz baja—. Los aldeanos son tontos. Mi padre me contó sobre tu carga, y él dice que no eres el demonio, que sólo los aldeanos no pueden entender eso ya que perdieron a muchos seres queridos en esa tragedia. Muchos otros clanes tampoco creen que seas el demonio, como el Nara, Yamanaka o el Akimichi. Tal vez hay más, pero yo solo sé de esos, ya que mis amigos son de esos clanes y sus padres suelen visitar nuestro hogar. Aunque creo que solo yo sé sobre esto, ya que por accidente escuché a mi padre hablar sobre esto hace un tiempo.

Hizo una pequeña pausa y le miró con algo de duda—. No estás enojado porque sé esto, ¿verdad? —preguntó Ino.

Ella no quería hacer enojar a Naruto, ya que pensaba que era alguien 'lindo' debido a esas marcas en sus mejillas lo hacían ver tan adorable, como un gatito, eso pensaba ella.

Mientras tanto, Naruto estaba dirigiendo toda esta información y tuvo sus propios pensamientos—. Hmm, parece ser que no todos en esta aldea son unos bastardos. Tal vez podría dejar a algunos con vida en el futuro, y tal vez Ino me podría ser de utilidad en ese futuro.

Naruto luego recordó la pregunta de Ino y respondió—. No te preocupes, Ino-chan. Yo nunca estaría enojado contigo —finalizó Naruto con una sonrisa encantadora en su rostro, causando un gran sonrojo en el rostro de Ino.

Naruto sonrió un poco más ante ésta reacción y luego decidió tratar de dormir un poco.

Un poco atrás, una chica de pelo rosado estaba viendo toda esta interacción con molestia—. Esa Ino-cerda. De seguro solo quiere hacerme creer que ya no le interesa Sasuke-kun para luego poder quitármelo. No se lo permitiré, además, ¡ese Naruto-baka insulto a Sasuke-kun! ¡¿Cómo puede hablar con él?!

Sí… Sakura Haruno estaba teniendo sus propias fantasías.

4 años después - Academia ninja (día de la graduación)


Naruto estaba sentado tranquilamente en su respectivo lugar a la espera de que llegaran los demás.

Había crecido bastante en estos 4 años. Medía en estos momentos 161 centímetros con tan solo 13 años de edad, era alguien bastante alto en comparación a sus demás compañeros; llevaba una chaqueta de color negro, con el kanji "Demonio" escrito en color rojo en ambas mangas de su ropa y el dibujo del rostro de un zorro en la espalda; unos pantalones ANBU de color negro; y llevaba su Katana atada por su cintura.

Naruto se sumió en sus pensamientos, recordando todas las cosas interesantes que habían sucedido en aquellos 4 años desde que había ingresado a la Academia por primera vez.

Había entrenado hasta casi romperse los huesos, también permitió a Ino entrenar con él de vez en cuando. También había visto a Anko un par de veces; habían hablado de algunos temas muy interesantes y descubrió que también sentía resentimiento hacia los aldeanos.

Conoció a una chica llamada Sakura, lo único que pensó al oírla chillar por primera vez fue cortarle la garganta, parecía un alma en pena, gritando cada vez que tuviera la oportunidad sobre "el amor verdadero", y esas cosas.

Le parecía completamente patético que alguien que estaba en formación para ser una Kunoichi tuviera tal actitud. También se había enterado de algunas cosas interesantes, parecía ser que el pequeño Sasuke se tomó enserio su amenaza, jeje.

El pobre bastardo se había vuelto un maldito asocial; se había enterado que fue el mejor amigo de su 'querido Otouto' y ahora ni siquiera se dirigían la palabra. Lo único que giraba a su entorno era entrenar con su hermano, lo demás era irrelevante. En ese punto Naruto tuvo que felicitarlo, era lo que quería que Sasuke hiciera, después de todo.

Regresando al tópico, eso fue lo que Naruto descubrió cuando espiaba a los hermanos en cuestión, con el fin de recolectar un poco de información. Necesitaba saber el estilo de lucha del clan Uchiha, y espiarlos había sido algo enriquecedor.

También se había dado cuenta de que las agresiones su contra disminuyeron drásticamente luego de esa pequeña demostración con esos dos pobres diablos.

Además, su papito había doblado la vigilancia hacia él, y se le hacía cada vez más difícil escapar de esos bastardos. No había oído nada sobre Danzō desde hace bastante tiempo, pareciera que se encerró en su base y se lamentó por perder a su pequeña arma.

En adición, recordó el día en que el idiota de su hermano le exigió que le diga cómo fue que aprendió todo lo que sabía. Mala suerte para él, ya que decidió ir solo a decir tal estupidez; terminó en el centro del bosque de la muerte y después de dos días lo había encontrado su papito, jeje.

Después de eso, no había sucedido nada interesante, solo tuvo que asistir a estas estúpidas clases. No podía usar clones porque su padre estaba al tanto de dicha habilidad e Iruka siempre se encargaba de lanzarle algo para asegurarse de que no fuera un clon. Aunque también conoció a un chico llamado Shino.

Shino le caía bien, no era como el resto de los mocosos. Era inteligente y objetivo, decía las cosas sin rodeos y no perdía tiempo explicando cosas, se volvería un verdadero Shinobi.

Fue sacado de sus pensamientos cuando alguien golpeó fuertemente su mesa. Miró hacia arriba y vio a una persona que parecía clamar por otro paseo en el bosque de la muerte. Sí, era Menma y parecía estar algo irritado.

Los dos se estaban mirando fijamente y parecía que ninguno iba a ceder, hasta que Menma desvió la vista y expresó—. Escucha muy bien, Dobe. Mi padre vendrá hoy a ver los exámenes y será mejor que te comportes. Trata de no avergonzar a esta clase.

Naruto soltó un bufido y respondió sarcásticamente—. Lo que tú digas, Hime-sama. —Naruto sonrió al ver la reacción de su hermano, ya que se agarró de los pelos antes de sentarse en su lugar.

El Jinchūriki entonces oyó una risita divertida a su lado y vio que Ino ya había llegado. No se habida dado cuenta en qué momento, es más, no se dio cuenta cuando la clase ya se había llenado. Vaya, sí que estuvo sumergido en sus recuerdos.

Prestó atención a la niña y habló—. Oh, debo estar muerto ya que veo ángeles —coqueteó Naruto. Tenía que admitirlo, Ino se había vuelto muy bonita en estos 4 años, ahora tenía el pelo más largo atado con una cola de caballo; y un vestido color purpura con vendajes en las piernas.

Le había preguntado el porqué de eso último y le respondió que su padre no quería que ande dando espectáculos a los jóvenes de la academia.

Naruto se había reído la primera vez, pero luego le vio el sentido, debido a que el cara de perro de Kiba se pasaba babeando por cada chica que veía pasar, y Naruto detestaba ese tipo de actitud. Un Shinobi no podía tener ese comportamiento con una Kunoichi, moriría más rápido en lo que canta un gallo si seguía con esa actitud.

Se dio cuenta de que Ino se había sonrojado furiosamente mientras trataba de decir algo. Jeje, le encantaba hacer eso.

Sin embargo, toda diversión acabó cuando la reina del drama entró al salón seguido por su sequito de fans, junto con esa chica Sakura, quien gritando aún más fuerte que antes. Maldita sea, tal vez ella tenía un Kekkei Genkai (Línea de Sangre) del infierno.

Naruto ya había aguantado esto durante cuatro años y ahora estaba más que cansado. Miró a Sakura, quien se encontraba adulando y casi besando los pies de Sasuke en estos momentos.

Negó con la cabeza y sacó un kunai de su portador, y lo lanzó directamente hacia ella. No lo lanzó con la intención de matarla, solo para llamar su atención, la cual efectivamente había logrado. Se dio cuenta de que ella lo estaba mirando con miedo en sus ojos mientras los demás creían que el al fin se había decidió en matar al alma en pena.

Naruto se levantó de su asiento y se dirigió hacia ella. Notó que retrocedió, tropezando con los escalones del salón.

Naruto llegó a ella y se agachó mirándola directamente a los ojos, hasta que decidió hablar—. Sabes, yo debería matarte ahora mismo — dijo Naruto sombríamente, consiguiendo que los ojos de Sakura se abrieran como platos y que se pusiera pálida.

Quería decir algo pero Naruto continuó hablando—, y ahorrarte el sufrimiento de que en alguna misión seas capturada y usada como algún objeto sexual por una banda de mercenarios o ser la esclava de algún comerciante. Con esta patética actitud lo único que conseguirás será eso, como también la eventual muerte de todo tu equipo, ya que tendrán el doble de trabajo, el de completar su misión y el de protegerte. Estás por ser una Kunoichi y tú sigues babeando por la reina del melodrama. ¡Maldita sea! Sigue con esa actitud si aún quieres después de todo lo que te dije, pero por lo menos haz un favor a la humanidad, ¡y deja de chillar como una maldita alma en pena!

Luego procedió a sentarse en su asiento, percatándose que toda la clase lo miraba con asombro, lo cual le hizo gritar—. ¡¿Qué me ven, malditos estúpidos?! ¡¿Quieren ustedes morir en lugar de ella?! No estoy de humor en estos momentos, ¡mis malditos oídos duelen! —Entonces filtró un poco de instinto asesino para respaldar sus palabras. Al instante todos dejaron de mirarlo y justo en ese momento se abrió la puerta del salón, dando paso a un Iruka muy feliz.

Iruka se dio cuenta de que Sakura estaba tendida en el suelo y tenía el aspecto de como si hubiera visto a un fantasma. También se dio cuenta de que el resto de la clase estaba más tranquila de lo normal, ¿tal vez porque hoy era el día de su graduación?... Sí, tal vez.

Entonces ordenó a todos que volvieran a sus asientos y procedió a hablar—. Hola a todos. Antes que nada, quiero decir que estoy muy orgulloso de cada uno de ustedes. —Pero fue cortado por una voz que empezó a odiar desde hace bastante tiempo—. *Cof* Orgulloso de mis huevos *Cof*.

Sí, Naruto ni siquiera dejaría de interrumpirlo en el último día en la Academia.

Iruka lo miró con una marca en su cabeza y continuó—. Sí, orgulloso de la mayoría de ustedes… Y estoy muy feliz de informar que ustedes ahora formarán parte de este gran árbol que forma a la aldea, y estoy seguro de que todos ustedes velarán y protegerán a este gran árbol con todas sus fuerzas. Y por si fuera poco, tendremos el honor de que el hombre que mantiene a este gran árbol esté hoy con nosotros para presenciar sus exámenes… Por favor Hokage-sama, si sería tan amable de pasar.

Justo en ese momento, el "todopoderoso" Kiiroi Senkō (El Rayo Amarillo) entró a la habitación. Al instante todos se pusieron de pie y saludaron al Hokage… Bueno todo menos uno, no era su culpa que ya estuviera durmiendo nuevamente.

Iruka se dio cuenta de esto y arrojó un borrador a su cabeza—. ¡Naruto, muestra tus respetos a Hokage-sama! ¡¿No te has dado cuenta que ha entrado a la habitación?! —gritó Iruka.

Naruto levantó la cabeza lentamente, y con un poco de baba escapando de la comisura de sus labios, preguntó—. ¿Hoka-qué? —Él ya se había percatado de la presencia de ese idiota desde el momento en que entró al edificio. El muy arrogante no se molestaba en ocultar su presencia, quería que todos los demás supieran de su gran poder.

Iruka nuevamente gritó—. Ho-ka-ge. Deja de ser tan estúpido por lo menos este día. Hoy te gradúas, ¡deberías preocuparte más sobre tu carrera!

Entonces vio que Naruto empezó a rascarse la cabeza y reír como un estúpido—. ¡Oh! Lo siento, Iruka-sensei. Ya sabes cómo soy, me aburro rápidamente cuando 'nada' interesante pasa. Ya ves, ya ves —habló como si de verdad lo sintiese.

Iruka suspiró y se disculpó con el Hokage, quien solo negó con la cabeza y dijo que estaba bien, pero estaba pensando diferente—. ¡Maldito demonio! Si siques así, ¡dentro de muy poco verás lo interesante que puedo llegar a ser!

Luego dijo a Iruka que iniciara los exámenes mientras tomaba asiento en una de las mesas de observación.

La primera prueba consistió en hacer el jutsu Kawarimi mientras Iruka lanzaba algunos Shuriken y Kunai para prácticas. Naruto negó ante eso, por lo menos debieron de utilizar armas de verdad, y si la persona en cuestión no podía sustituirse correctamente, debía de sufrir las consecuencias por no tomarse la molestia de entrenar.

La prueba fue sencilla y no hubo problemas; todos se sustituyeron sin mayores inconvenientes.

Luego de eso vino otra prueba más estúpida que la anterior, tenían que hacer unos simples Bunshin no Jutsu. Aquí su hermano pareció tener problemas, solo logró hacer dos clones cuando los demás lograron hacer más de cuatro. Grandes reservas de Chakra y un control asqueroso del mismo, Naruto pensó.

Luego de eso fue la técnica del Henge. En este punto el pelirrojo creía que solo estaba formando carne de cañón. Con técnicas tan simples, la mayoría de esos chicos morirían en su primera misión verdadera. Nuevamente todos realizaron esta prueba sin problemas.

Iruka sonrió a su clase y miró al Hokage, quien asintió a su pregunta no formulada e Iruka prosiguió—. Bueno clase, aún tenemos dos pruebas pendientes. Si fueran tan amables de salir todos al campo de lanzamiento, les estaría muy agradecido. —Todos asintieron y salieron al patio.

Una vez allí, Iruka explicó ésta prueba—. Muy bien, ésta prueba consistirá en lanzamiento de armas a esos objetivos en movimiento. Tendrán diez tiros con Kunai y otros diez con Shuriken. Dar a cada blanco les otorgará diez puntos, y dar a todos sin fallar, un puntaje total de 150. Lo mismo con el lanzamiento de Shuriken. Sin embargo, si llegan a acertar todos los tiros, se les dará una puntuación total de 400. Déjenme decirles que esto es algo que solo unos pocos han logrado, Hokage-Sama fue uno de ellos.

Minato asintió con la cabeza y prosiguió a entregar a cada uno sus Shuriken y Kunai. Se detuvo frente a su hijo y le deseo buena suerte, luego siguió con su entrega hasta que llegó a Naruto, quien tenía una mirada de aburrimiento total en su rostro.

Le miró y Naruto susurró para que nadie más le oyera—. Sabes que no tengo que hacer esto. Solo deme la diadema para poder irme de este lugar —pidió.

Minato negó con la cabeza y contestó—. Te había dicho aquel día que harías esto, y te pregunté si te oponías, y me respondiste que no, ¿o es que ahora tienes algún problema? —preguntó entrecerrando los ojos.

Naruto suspiró, rodó los ojos y agarró los Kunai antes de alejarse un poco para ver los lanzamientos. Minato también lo hizo.

El primero en pasar fue Chouji; de los diez intentos, dio en el blanco con seis Kunai y cinco Shuriken, lo cual le dio una puntuación de 110 puntos.

El siguiente fue Shikamaru, quien tenía una mirada perezosa en su rostro; dio en el blanco con cinco Shuriken y Kunai, lo cual le dio una puntuación de 100, lo justo para pasar la prueba. Poner más esfuerzo era muy problemático para él.

Ino fue a siguiente, dando siete aciertos con Kunai y seis con Shuriken, otorgándole una puntuación de 130.

Después de eso, Naruto cerró los ojos mientras esperaba a su turno. No le importaba los demás; él solo quería salir de ese lugar de una buena vez.

Luego de varios minutos, abrió sus ojos cuando escuchó a personas deseando suerte a su hermano. Por lo tanto, decidió prestar atención.

Logró 9 aciertos con su Kunai y con Shuriken, dándole una puntuación de 180. Menma asintió feliz con su resultado, mientras su padre tenía una mirada de orgullo en su rostro. Seguidamente regresó a su lugar.

Naruto se dio cuenta de que solo faltaban Sasuke y él. Llamaron primero a Sasuke, quien sorprendió a toda la clase ya que había logrado diez aciertos con Kunai y nueve con Shuriken, logrando una puntuación de 240, muy por arriba de los demás.

Sasuke sonrió arrogantemente e Iruka lo felicitó al igual que el Hokage. Luego fue el turno de Naruto, quien se dirigió lentamente hacia el circuito y preguntó aburridamente—. ¿Puedo hacer esto con solo un Kunai y Shuriken? La verdad ya quiero salir de este lugar.

Iruka lo miró como si estuviera loco y contestó—. Bueno, sí puedes, pero eso solo te dará una menor puntuación.

Naruto lo miró y se encogió de hombros—. No te preocupes por eso. —Entonces puso su mirada hacia el circuito, viendo que algunos maniquíes se movían de izquierda a derecha y otros de derecha a izquierda. Los demás le miraron curiosamente, intentando descifrar lo que tenía en mente, ya que se había quedado quieto sin hacer nada.

Acto seguido, Naruto asintió con la cabeza cuando descifró la secuencia. Por lo tanto, agarró un Kunai y un Shuriken, los puso juntos y cargó un poco de Chakra tipo Rayo a sus armas y los lanzó fuertemente, dando en el blanco a todos y cada uno de los blancos.

Se dio la vuelta, viendo las miradas de incredulidad por parte de los presentes—. Nadie dijo nada de no poder cargar Chakra a las armas. Ahora si esta tonta prueba ha finalizado, ¿qué les parece si terminamos con esta tontería de una buena vez? —preguntó con fastidio, cada vez más impaciente.

Iruka, quien seguía sorprendido, sacudió la cabeza y continuó—. S-sí, síganme, aquí será la última prueba. Tendremos algunos combates, y el ganador será elegido como el novato del año. —Al decir eso último, Menma y Sasuke se miraron entre sí para luego mirar a Naruto, quien los estaba ignorando olímpicamente. Ambos gruñeron hacia él y se dirigieron donde se realizaría la última prueba.

Al llegar, Iruka nuevamente habló—. Esta prueba consistirá en combates 1 contra 1. Serán divididas en dos categorías, hombres y mujeres. Si todo está claro, comenzaremos con la última prueba. Las mujeres realizaran esto primero, ahora todos retrocedan. —Todos salieron del campo para dar lugar a los combatientes.

Naruto ya sabía quién ganaría esto, así que prosiguió a cerrar los ojos y descansar un poco. Aunque le parecía estúpido que dividieran los combates en categorías, se suponían que todos eran iguales, no debían de haber distinciones. Todos serían ninjas, después de todo.

Después de unos 30 minutos, escuchó que Iruka volvió a hablar y dio los resultados, y no se sorprendió por ellos—. El primer lugar y novata de este año, Ino Yamanaka; seguida por Hinata Hyūga y Sakura Haruno. Por favor, den un aplauso a sus compañeras. —Al instante, todos empezaron a aplaudir.

Naruto miró hacia Ino, quien se percató de su mirada fija que tenía sobre ella. La rubia se dio cuenta de que le sonrió y le guiñó un ojo antes de volver a acostarse.

Ino tuvo un leve sonrojo en las mejillas mientras pensaba—. Cuando todo esto termine, lo haré; ya no puedo esperar más —se dijo a sí misma mientras el torneo de los hombres iniciaba.

Como era de esperar Menma, Sasuke y Naruto llegaron fácilmente hacia las finales.

—Ganador y finalista: Sasuke Uchiha. Ahora por favor, Menma Namikaze y Naruto pasen hacia el frente para decidir al otro finalista de este torneo —pidió Iruka calmadamente.

Ambos pasaron al frente mientras Naruto sonreía maliciosamente en su cabeza aunque su rostro era inexpresivo. Menma, por su parte, tenía una expresión de determinación.

Un poco más atrás, Minato veía todo esto con miedo—. Maldito demonio, será mejor que no hagas nada estúpido o lo lamentarás por el resto de tu vida.

Justo en ese momento, Iruka volvió a hablar—. Ya conocen las reglas; esto sigue hasta que uno se rinda o quede inconsciente, está prohibido matar a su oponente. Si ambos están listos… ¡Comiencen!

Ambos permanecieron quietos durante unos instantes hasta que Menma habló—. Escúchame bien, dobe. Hoy te mostraré el lugar donde perteneces, ¿me entiendes? Tú me estarás rogando piedad en unos instantes. Ahora prepárate que aquí voy. —Menma se lanzó al ataque, lanzando puños y patadas a Naruto, quien solo estaba esquivándolos.

Se dio cuenta de que los ataques de su hermano eran prolijos; tenía el nivel de un Genin, pero Naruto era mucho más que eso.

Menma continuó con su asalto, frustrándose con cada segundo que trascurría ya que no podía dar ni un solo golpe a Naruto, quien se cansó de estar esquivando y atrapó uno de sus puños con sus manos, sujetándolo con fuerzas.

Naruto entonces habló—. Ahora es mi turno. —No utilizaría su Taijutsu con este pequeño bastardo, porque sabía que si lo hería permanentemente, estaría en problemas. Debido a ello, utilizaría un Taijutsu improvisado.

Soltó el agarre del puño y luego lo agarró del brazo, levantándolo en el aire para estrellarlo en el suelo con una fuerza que noquearía a cualquiera persona normal.

La mayoría de ellos estuvieron sorprendidos, Naruto nunca antes había participado en ningún combate de la academia. La mayoría de ellos creía que solo era un debilucho con actitud. Pero otros sabían muy bien por qué —véase Shikamaru, Chouji—, y al verlo derrotando tan fácilmente a uno de los mejores estudiantes de la academia, causó aquella reacción.

Cuando salieron de su asombro, vieron a un Menma magullado e inconsciente en el suelo, con Naruto justo a su lado.

Naruto lo miró y negó con la cabeza, ni siquiera puso mucha fuerza en ese golpe. Esperó unos minutos hasta que Iruka volvió con Sasuke, quien lo miraba con furia.

Iruka continuó—. Ganador y finalista: Naruto. Ahora tendremos el último combate para elegir al novato del año. La lucha será Sasuke Uchiha contra Naruto. Ya saben las reglas, son iguales que las demás peleas. Si ambos están listos… ¡Comiencen! —Sasuke no esperó y lanzó rápidamente unos Shuriken a Naruto, quien se movió hacia un lado para esquivarlos.

Sasuke se acercó rápidamente y utilizó el estilo de lucha Uchiha. Naruto no sabía si Sasuke estaba al tanto de que su estilo solo funcionaba con su Sharingan, cada golpe que lanzaba dejaba grandes aberturas las cuales podría aprovecharlas. No obstante, el antiguo operativo de la Raíz aún quería divertirse con el pequeño que dejó vivo en su pequeña masacre.

Sasuke, percatándose de que el Taijutsu no funcionaba, saltó lejos de él e hizo unos sellos de mano antes de gritar—. ¡Katon: Hōsenka no Jutsu (Elemento Fuego: Jutsu Llamas del Sabio Fénix)!Seguidamente, unas pequeñas bolas de fuego aparecieron, las cuales se acercaron a Naruto desde todas las direcciones.

Naruto rápidamente salió de ese lugar, y Sasuke vio en ese momento su oportunidad. Por lo tanto, realizó más sellos de manos y gritó mientras inflaba el pecho—. ¡Katon: Gōkakyū no Jutsu!Una gran bola de fuego constante se dirigió a Naruto, quien nada pudo hacer y recibió el ataque de lleno.

La mayoría de las personas tuvo miradas de horror en sus rostros ya que pensaron que Sasuke había matado Naruto, mientras que Minato sintió una punzada en el corazón. Sin embargo, cuando el ataque se detuvo, soltó un suspiro de alivio ya que se dio cuenta de que Naruto no estaba allí —todo esto sin que se diera cuenta de sus emociones.

Naruto luego saltó de un árbol y aterrizó frente a Sasuke mientras decía—. ¿Qué intentabas hacer Sasuke-chan? —preguntó perezosamente mientras se limpiaba una de sus orejas.

Sasuke rugió con furia y exclamó furiosamente—. ¡Maldita sea, Demonio! Voy a matarte, ¿¡entiendes?! ¡Tómame enserio o lo vas a pagar!

Naruto dejó en ese momento de limpiarse y preguntó—. ¿Quieres que te tome enserio? Está bien… trata de sobrevivir a esto.

Naruto creó un clon de sombra y ambos hicieron sellos de mano rápidamente. El clon Naruto terminó primero con sus posiciones de manos y gritó—. ¡Katon Gōkakyū No Jutsu (Elemento fuego: Gran bola de fuego)! Una bola de fuego mucho más pequeña que la de Sasuke se dirigió hacia él, quien se apartó un poco de la zona de impacto.

Sonrió arrogantemente cuando creyó que eso había sido todo, pero esa mirada cambió cuando el Naruto original dijo—. Fūton: Dai dageki (Elemento Viento: Gran Soplo). —En ese entonces, una gran ráfaga de viento se mezcló con la bola de fuego, aumentando considerablemente su tamaño.

Sasuke no tuvo tiempo de esquivar totalmente el nuevo tamaño de ese ataque, y gran parte de su pierna fue quemada en el proceso. El daño no fue grave, pero si lo suficiente como para probablemente dejar una marca en la pierna.

Naruto sonrió; no había cargado mucho Chakra a sus ataques, o pudo haberlo carbonizado, lo cual le hubiera dado innecesarios problemas.

Sasuke, quien vio esa sonrisa, rugió—. ¡¿Qué es tan gracioso, Demonio?! Solo fue un golpe de suerte, ¡no creas que volverá a suceder! —Y con eso Sasuke se levantó del piso lentamente, aunque le ardía bastante la pierna derecha.

Naruto negó con la cabeza y suspiró ante su actitud arrogante. Ya estaba aburrido de esto; solo quería ir a su casa y descansar. Ya no quería seguir jugando con Sasuke.

Por lo tanto, atrajo la atención de Iruka—. Me retiro —declaró Naruto, sorprendiendo a todos en ese lugar.

Iruka le preguntó si hablaba enserio y Naruto respondió—. Claro, ya me divertido con la princesita. Además, no quiero un estúpido título como el novato del año. Mejor dáselo a ese pelele; yo no lo quiero, solo me dará más problemas.

Después de decir eso, caminó hacia a su lugar de descanso, oyendo una molesta voz—. ¡Cha! Sasuke-kun es el mejor, ¡Naruto-baka se rindió porque se dio cuenta de que Sasuke-kun pelearía enserio! —Luego se escuchó a otras gritando cosas parecidas, y Naruto negó con la cabeza.

Estúpidas, parece ser que no entendieron que morirían o les pasaría algo peor en sus misiones.

Se encogió de hombros y siguió su camino hasta que escuchó a Sasuke gritar—. ¡Maldito Demonio! ¡Deja de hacerte el chulo! Te enseñaré que nadie me da la espalda y me ignora.

Habiendo dicho eso, prosiguió a atacar a Naruto, solo para ser detenido por Iruka, quien habló—. Sasuke, detén esto. Ya has ganado, Naruto se retiró. Ahora eres el novato del año; no permitiré luchas innecesarias en la academia. Ahora vuelve a tu lugar para poder entregar a todos sus bandas. —Sasuke volvió a rugir antes de regresar a su lugar.

Luego Iruka se aclaró la garganta y continuó—. Felicidades a todos ustedes. Desde éste día en adelante, serán Genin. Desde ahora en más, serán ninjas de ésta aldea, y se encargarán de protegerla junto con sus habitantes. Estén orgullosos, no todos pueden ser Shinobis y ustedes son los que han tenido este privilegio. Ahora pasen al frente, Hokage-sama les dará sus bandas y les dirá unas palabras.

Después de unos minutos, ya todos contaban con sus bandas, y Minato dio un discurso sobre la voluntad del fuego y tonterías que a Naruto no le importaba.

Cuando finalizó, Iruka volvió a hablar—. Muy bien todo el mundo, en dos días tendrán que volver al salón de clases para saber en qué equipo serán asignados y quién será su Jounin-sensei. Eso será todo, pueden salir donde están sus padres esperando —al decir eso, todos empezaron a retirarse.

Naruto caminó hasta la salida y estuvo a punto de cruzarlo cuando escuchó a alguien llamándolo suavemente—. Oye, Naruto-kun… Por aquí.

Naruto reconoció la voz de Ino; se encogió de hombros y fue donde se encontraba. Se dio cuenta de que ella tenía la cabeza agachada; la levantó y Naruto notó que tenía un leve sonrojo en las mejillas.

Naruto sonrió mentalmente ante esto; ya se imaginaba por qué lo llamó. Entonces vio a Ino abriendo la boca para hablar—. Naruto-kun, ¿crees que estaremos en el mismo equipo? Estaba pensando que sería genial si tú y yo estuviéramos en el mismo equipo. La verdad eso me gustaría mucho.

Naruto quiso jugar un poco más con ella y preguntó—. ¿Oh? ¿Y por qué querrías estar en mi equipo? Ya sabes, esas cosas de ser la compañera del Demonio no quedaría bien contigo —dijo Naruto ladeando la cabeza.

Ino abrió los ojos y se apresuró en contestar—. A mí no me importa lo que piensen esos ignorantes, ¡tú no eres un Demonio para mí! Tú eres… —Y se detuvo allí, sonrojándose una vez más.

Naruto sonrió y agregó—. ¿Soy un qué Ino?, un imbé… —Pero antes de que pudiera terminar, Ino había saltado encima de él y le dio un beso.

Naruto colocó una de sus manos alrededor de su cintura y la otra en su nunca, profundizando el beso.

Segundos después, Naruto movió su lengua contra los labios de Ino, pidiendo permiso para poder entrar. Ella, con algo de timidez pero con mucho gusto, separó levemente los labios, dándole el permiso que estaba buscando, iniciando una lucha entre sus órganos móviles.

Naruto salió victorioso, y después de unos minutos, ambos se separaron, con un hilo de saliva el cual aún los unía.

Naruto miró a sus ojos, divisando su mirada perdida y nublada—. Bueno… Si esto es lo que voy a recibir por estar en tu equipo, pues estaré rezándole a Kami para que lo permita. —Le dio un beso rápido, lo cual hizo a Ino salir de su aturdimiento.

Al recordar lo que había hecho, tuvo un gran sonrojo en su rostro—. Y…Yo lo lamento. No quise hacer eso; perdóname por ser tan atrevida —se disculpó rápidamente, haciendo una leve reverencia.

Naruto rió entre dientes y replicó—. No te preocupes por eso, Ino-chan. Déjame decirte que ese beso fue uno muy bueno, tienes talento para esto. Estaré esperando ansiosamente al siguiente. Pero ahora me tengo que ir, y tal vez tú deberías hacer lo mismo. Seguramente tus padres están esperándote afuera; nos vemos el día de la asignación. Adiós.

Ino estuvo a punto de decirle que no tenía por qué irse cuando le vio desaparecer en un Shunshin de Rayo. La Yamanaka se sorprendió al principio, pero luego pensó que alguien como él sabría hacer ese tipo de cosas.

Seguidamente caminó hacia el lugar donde se encontraban sus padres, sonriendo con emoción pura ya que había conseguido que Naruto fuera su novio; solo quería llegar a su hogar para poder pensar más en él.

Con Naruto


Naruto había llegado a su apartamento luego de unos minutos. Pensó que al fin estaría libre de esa estúpida academia, y que solo tendría que ir allí dentro de 2 días por última vez para nunca más volver a pisar ese lugar.

Luego de tomar una ducha rápida y comer un poco, Naruto decidió tener una conversación con su inquilino.

Kurama, quiero que me respondas, ¿por qué demonios mi cabello está comenzando a tener mechones de color rubio? Tú me habías dicho que tuve cambios porque solo un poco de poder fue sellado dentro de mí, ¿podrías decirme por qué esto está sucediendo? —Naruto preguntó curiosamente.

Él tenía que teñirse el cabello de vez en cuando para no levantar sospechas; no podía permitir que su cabello tuviera ni un solo mecho de color amarillo, o todos se darían cuenta de su verdadera identidad.

Kurama gruñó y contestó—. Eso es porque has estado mucho tiempo cerca de tu querido Otouto. Parece ser que el poder dentro del mocoso está afectando de alguna manera a tu sello, y por eso tus características están volviendo a su estado original. Cuanto más tiempo estés cerca de él, el proceso de restauración aumentara su velocidad, Me he dado cuenta de que no puedo detener esto, y eventualmente, volverás a tener cabellera rubia y ojos azules. Así que te recomiendo evitar a ese mocoso si no quieres que todos nuestros planes se vean afectados solo porque tu cuerpo sufrió algunos cambios. Estoy seguro de que ese estúpido Yondaime se dará cuenta de que eres su hijo una vez que sufras todo esos cambios. Él piensa que yo soy tu, como ya te había dicho. Pero si ve que regresas a tu estado original, él no dudara en 'recuperarte'. Además, he podido sentir en las múltiples ocasiones que estuvimos a su alrededor que él siente algún tipo de sentimiento de apego hacia ti. Como el día de hoy, cuando ese mocoso Uchiha trató de calcinarte, pude sentir su angustia —finalizó Kurama.

Naruto pensó en esto unos momentos y replicó—. Como si fuera a dejar que ese bastardo hiciera eso. Si llega a darse cuenta de quién soy en realidad, ya será muy tarde; ya no estaremos en este lugar cuando eso suceda —Naruto afirmó, cortando la conexión mental con su inquilino. Fue a lavarse los dientes y a dormir hasta el día siguiente.

Tenía que descansar, había gastado mucho Chakra ésta semana tratando de perfeccionar su elemento gravedad. Ya podía flotar en el aire sin gastar casi nada de Chakra, pero al intentar volar o moverse en el aire, gastaba rápidamente sus reservas por lo cual no podía hacer mucho.

Estaba a un paso de dominar su elemento; debía encontrar una forma y tal vez en un futuro no muy lejano alguien podría ayudarle con eso.

Sala Jounin – Al siguiente día


En estos momentos la mayoría de los Jounin de la aldea se encontraban escuchando al Hokage diciendo quienes serían los Senseis de la nueva generación de estudiantes de la aldea.

Ya había asignado a los primeros equipos cuando Asuma dio un paso al frente y habló—. Hokage-Sama, si me lo permite, quisiera formar al nuevo equipo Ino-Shika-Cho, y tomar a los herederos de esos clanes como mis estudiantes —pidió Asuma.

Minato asintió con la cabeza y lo asignó como el Equipo 10. Luego Kurenai dio un paso al frente—. Yo quisiera tomar a Hinata Hyūga, Kiba Inuzuka y Shino Aburame, creo que ellos juntos serian un gran equipo de rastreo. —Minato volvió a asentir y ella tuvo bajo su tutela al Equipo 8.

Minato miró a Kakashi, quien asintió con la cabeza y continuó—. Me gustaría tomar como estudiantes a Menma Namikaze, Sasuke Uchiha y Sakura Haruno. —En ese instante se oyeron varios murmullos sobre la decisión de Kakashi de tomar un equipo Gennin y más uno en el cual se encontraba el hijo del Hokage y uno de los últimos Uchihas.

Después de todo, nunca antes había aprobado a ninguno sus antiguos estudiantes, y eso generó expectativa.

Minato mandó a callar a todos y luego continuó—. Dejando todo eso de lado, solo nos queda una persona para asignar. Todos ustedes lo conocen, así que, ¿quién se ofrece a ser su Jounin Sensei? —preguntó Minato.

El rubio esperaba que nadie hablara, para que nadie fuera su maestro y así no poder asignarle misiones en las que pueda salir de la aldea.

Después de un momento, cuando creyó que nadie iba a hablar, escuchó a personas quejándose entre la multitud ya que alguien los estaba empujando para ir hacia el frente. Entonces Minato vio que Anko Mitarashi se había posicionado al frente junto con los demás Jounin Senseis y habló.

—Yo quisiera entrenar a ese mocoso, he visto lo que puede hacer y déjenme decirles que es alguien muy bueno en el sigilo, y mi especialidad es esa rama —informó Anko.

Minato la miró por unos segundos y luego pensó que sería una buena idea, tal vez el demonio se aburría de ella y le pediría otro equipo, cosa que no se lo daría. Sí, todo marcharía bien, o eso pensó él.

—Está bien —dijo Minato—, Anko, estarás a cargo de Naruto, serán un equipo de dos personas —finalizó Minato. Esto hizo que la multitud murmurara, ya que nunca antes habían visto un equipo con tan solo dos personas.

Pero Minato continuó hablando—. Tú te encargaras de conseguir a los miembros faltantes de tu equipo, serán el equipo 13. Ahora retírense. —Habiendo dicho eso, todos salieron en un Shunshin, menos Kakashi, quien se quedó ahí mientras leía su famoso libro naranja. Cerró ese libro, suspiró y salió también de ese lugar.

Minato le miró con una gota de sudor en la nuca ante la actitud perezosa de su estudiante, así que también se retiró de ese lugar para volver a su hogar.

Hoy tenía el día libre, así que lo pasaría con su hijo.

XxXxXxXxXxXxXxXxX


Notas:


Fin, eso fue todo por hoy.

El capítulo fue un poco largo ya que sentí la necesidad de hacerlo de ésta manera.

Como verán, Naruto se retiró de la competencia del novato del año. Decidí hacer esto porque eso solo le traería más problemas (ej. Neji, Lee, etc.).

Preferí dejárselo a Sasuke para que aun mantenga su ego intacto y estupidez siga igual.

Otra cosa, lo de Sakura me pareció necesario, todos saben cómo ella era al inicio de Naruto, así que yo estoy tratando de cambiarla.

No estoy haciéndole un Bash, solo es que esa es su actitud y Naruto odia ese tipo de actitudes.

Ino no es así en este fic, ya que tuvo 4 años para darse cuenta cómo era la actitud de Naruto, y ella siempre escuchaba por parte de él que odiaba a las fangirls y a las niñas que no se preocupaban de su entrenamiento (por eso ella entrenaba con él a veces).

Anko será su Sensei, y dirán que Naruto es un poco alto pero bueno, se pasó estos 4 años entrenando, y además tuvo el dinero de sus misiones para poder comprar alimentos apropiados para su crecimiento.

Ino y Naruto tuvieron su momento, y ella estará en el harem.

Bueno creo que eso fue todo. Hasta el próximo capítulo, nos leemos.
1 x
Imagen]


Summlaris escribió:Los Uchiha han perdido su esencia, han pasado a ser los rock lee de la época. Normal la desbandada de seguidores que sufren.
Los senju son los nuevos uchiha.


Summlaris escribió:los pro-uchihas teneis tanto futuro en este foro como los uchiha contra los senju

Wbaez93
Miembro de Akatsuki
Miembro de Akatsuki
Avatar de Usuario


Mensajes: 1632
Registrado: Mié May 25, 2016 4:33 pm
Ubicación: En mi casa
x 97
Sexo: Masculino - Masculino

[+18][P][C38](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Mensaje #3 por Wbaez93 » Mar May 31, 2016 5:20 pm

Capitulo 4: ¡Asignación de Equipos!


"Capitulo 4" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Maldito sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Este capítulo cuenta con un Lemon y un Lime. Si ésta temática no es de tu agrado, puedes saltearlos; tendrán las respectivas advertencias.

XxXxXxXxXxXxXxXxXxX


Capítulo 4

Al Día Siguiente


Naruto había despertado hace unos momentos; él quería dormir tranquilamente hasta el día de la asignación de equipos, pero los deseos de uno no siempre se hacían realidad.

Se había levantado de su cama, comió algo rápido y se lavó los dientes. Luego salió para deambular por las calles de la aldea, recordando que debía sacarse esa estúpida foto para su registro ninja.

Continuó caminando, pero con una sonrisa burlona en su rostro mientras miraba a los aldeanos; ahora era un Ninja y ya nada podían hacer. Y si alguien se atrevía a atacarlo, ahora podría usar la fuerza sin consecuencias.

Aún faltaban algunas horas para la foto del registro, así que decidió caminar un poco más.

Buscó a Ino durante unos momentos pero sin resultado alguno; se encogió de hombros y decidió calentar un poco hasta el momento en que tuviera que sacarse aquella foto.

Llegó a un campo de entrenamiento; era uno simple, ya que no haría nada llamativo el día de hoy. Estuvo a punto de ponerse a entrenar cuando observó a otras personas ocupando el lugar.

Creyó que no habría nada de malo en utilizar el mismo campo de entrenamiento, por lo que hizo unos clones para empezar a luchar contra ellos.

Después de unos momentos, Naruto sintió que dos presciencias se acercaron rápidamente a él. Rápidamente se puso en guardia cuando ambos ya estaban justo en frente suyo.

Uno de ellos exclamó—. ¡YOSH! ¡LEE-KUN, MIRA, AQUÍ TENEMOS A ALGUIEN CON SUS LLAMAS DE LA JUVENTUD ARDIENDO AL LIMITE! CREO QUE PUEDE SER UN GRAN COMPAÑERO DE LUCHA PARA TI, ¡¿POR QUÉ NO LO DESAFÍAS A UN COMBATE?!

Naruto trató de decir algo, pero el ahora identificado Lee también gritó—. ¡YOSH! GAI-SENSEI, ¡DEMOSTRARE QUE YO TAMBIÉN TENGO MIS LLAMAS DE LA JUVENTUD AL LÍMITE! AHORA QUERIDO AMIGO, POR FAVOR, DINOS TU NOMBRE. MI NOMBRE ES LEE, ¡ENCANTADO DE CONOCERTE, Y POR FAVOR ACEPTA MI DESAFIO!

Naruto se dio cuenta de que estos dos sujetos eran extrañamente iguales, ambos tenían unos spandex de color verde; cortes de cabello tipo tazón y unas cejas súper tupidas.

Naruto se asustó; quería hacer algo pero no sabía qué, hasta que oyó una voz en su mente diciendo lo que tenía que hacer—. ¡Maldita sea! Corre Naruto, ¡sácanos rápidamente de este lugar antes de que estos sujetos te hagan decir esas estupideces también! ¡Corre, chico, corre! —gritó Kurama en su mente.

Naruto rápidamente salió de su aturdimiento, estuvo a punto de correr hasta que oyó una voz familiar, la cual le hizo suspirar con alivio—. ¡Lee! ¡Gai-sensei! Dejen de asustar a Naruto-kun de esa manera, no todos somos Neji y yo quienes estamos acostumbrados a sus tonterías… Por cierto, hola Naruto-kun ¿qué haces aquí? —preguntó una jovencita mientras se acercaba a él.

Tenía ojos marrones, cabello largo y castaño recogido en dos moños, tenía una blusa rosa sin mangas y pantalones azules oscuros. Esta chica era Tenten, Naruto la había conocido en sus días de academia cuando se encontraba practicando Kenjutsu.

Tenten lo vio y como a ella le gustan las armas, pidió a Naruto si podía practicar un poco con ella. Naruto le dijo que sí, ya que para él era raro ver niñas que se tomaban en serio su formación como Kunoichi, y Tenten se preocupaba mucho por ello.

Justo al lado de ella estaba un chico de piel muy blanca, con el cabello castaño oscuro y largo hasta la cadera, estaba de brazos cruzados y con una posición bastante arrogante.

Naruto no había hablado mucho con ella luego de que ella se había graduado de la academia, tal vez podría recuperar el tiempo perdido.

Así que ignoró completamente a los demás y saludó a su salvadora—. Uh, hola, Tenten, ¿No me digas que estos son tus compañeros de equipo? La verdad es que siento pena por ti, yo no creo que hubiera resistido tanto tiempo sin matarme o matarlos, créeme —afirmó.

Tenten soltó una risita, y estuvo a punto de decir algo pero Lee la interrumpió—. ¿ASI QUE TU ERES NARUTO? NARUTO-KUN, ¡YOOOOSH! TENTEN HABLA MUCHO DE TI Y DICE QUE ERES LA ÚNICA PERSONA QUE PUEDE COMBATIR CON ELLA EN UN DUELO CON ARMAS, ¡ESO HACE QUE TUS LLAMAS DE LA JUVENTUD ASCIENDAN AÚN MÁS ALTO! VAMOS NARUTO-KUN, ¡TEN UNA LUCHA CONMIGO! —exclamó nuevamente, ahora más decidido a tener una lucha de practica con Naruto.

Tenten negó con la cabeza y llamó nuevamente a Lee para regañarlo—. Lee ya deja de molestar a Naruto… —Pero antes de que pudiera terminar, Naruto levantó la mano para que se detenga.

Naruto miró fijamente a Lee por unos segundos y luego dijo—. Está bien, tendremos una lucha, tu pon las reglas y yo haré lo mejor que pueda para seguirlas.

A Lee le brillaron los ojos de la emoción, entonces Gai dio un salto al frente—. ¡YOSH! ¡AHORA PODRAN DEMOSTRAR QUIEN DE USTEDES DOS TIENE SUS LLAMAS DE LA JUVENTUD MÁS ENCENDIDAS! LAS REGLAS SERÁN SIMPLES, NARUTO-KUN. ESTO SERA UN COMBATE DE ENTRENAMIENTO CON SOLO TAIJUTSU, TENTEN DICE QUE ERES MUY BUENO EN ESO TAMBIÉN, ASI QUE… HAGÁMOSLO.

Lee gritó nuevamente—. ¡YOSH! GAI-SENSEI, DEMOSTRARÉ QUE MIS LLAMAS DE LA JUVENTUD SON LAS MAS INTENSAS, Y SI NO PUEDO, ¡DARÉ 500 VUELTAS ALREDEDOR DE LA ALDEA CON MIS MANOS!

A Naruto se le formó una gota de sudor en la nuca mientras se preguntaba si estos sujetos eran todo el tiempo así.

Rápidamente todos se alejaron un poco de ahí, dejando solos a Lee y Naruto para que tuvieran su enfrentamiento.

Entonces Neji decidió hablar—. Ese perdedor no tiene oportunidad contra Lee, su destino es el de ser un perdedor. Nunca debió aceptar el desafío, los perdedores siempre serán perdedores —declaró arrogantemente mientras Tenten lo fulminaba con la mirada.

—Tú cállate, ¡tú no sabes nada sobre él! Él es bastante fuerte y eso que no tuvo a nadie que lo entrene —refutó Tenten enojada por el comentario de Neji, quien solo se burló nuevamente.

Mientras tanto, Gai habló—. En efecto, puedo ver que Naruto-kun posee una gran fuerza física y mental, es casi tan fuerte como Lee diría yo. Esta será una prueba muy difícil para ambos, solo espero que no se sobrepasen. —Con eso dicho, Gai nuevamente gritó—. ¡YOSH! LEE, NARUTO, SI ESTAN LISTOS… ¡EMPIECEN!

Dicho eso, Lee rápidamente saltó hacia Naruto gritando—. Konoha Senpuu. —Naruto vio venir el ataque y lo bloqueó con su antebrazo, pero se sorprendió al sentir la fuerza detrás de ese golpe.

Rápidamente saltó hacia atrás y miró a Lee quien le sonreía—. ¡YOSH! ¡NARUTO-KUN, SIN DUDA TUS LLAMAS DE LA JUVENTUD ESTÁN ENCENDIDAS! —gritó escandalosamente.

Mientras tanto, Naruto se frotaba el brazo y pensaba—. Esa patada me dolió, ¿qué demonios? ¿Cómo puede golpear tan duro? Si hubiera sido otra persona, ya tendría el brazo roto en estos momentos. —Ahora tomaría en serio a este chico, sin duda era alguien bastante fuerte en Taijutsu.

Tomó un respiro y se colocó en la misma posición que había utilizado con esos bastardos años atrás. Lee y Gai levantaron una ceja ante la pose que Naruto estaba tomando; ellos no conocían ese estilo.

Lee estuvo a punto de preguntar acerca de ello cuando Naruto habló—. Lee, sin duda eres alguien fuerte con Taijutsu. Déjame decirte que esa patada que me diste me dolió y lograr eso en mí es bastante difícil. Por lo tanto, te doy mis respetos. Ahora te mostraré mi Taijutsu original, el Bōnkurasshā (Rompe Huesos).

Lee no conocía para nada este estilo, así que decidió que no quería averiguar cómo sería uno de sus golpes a su cuerpo, si era como decía su nombre…, bueno no sería nada bueno para él.

Se dio cuenta de que Naruto se acercaba rápidamente hacia él para atacarlo justo en su rodilla. Lee salió de su camino y sonrió mentalmente; esto era lo que necesitaba, necesitaba que alguien tan bueno como él en el Taijutsu peleara en serio para que pudiera aprender mucho más rápido de esta manera.

Aunque hubieran dos personas mejores que él, ellos no lo tomaban enserio; Gai por ser su maestro y no querer dañarlo, y Neji por ser muy arrogante y creer que no valdría su tiempo.

Naruto rápidamente continuó con sus ataques; tenía que admitirlo, Lee en verdad era muy bueno en el Taijutsu, estaba casi a la par con él o tal vez era mejor.

Naruto pensaba mientras Lee gritaba nuevamente—. Konoha Daisenpū. —Naruto esas patadas simultaneas bloqueó a duras penas. Lee se estaba poniendo cada vez más difícil así que decidió aumentar un poco el nivel de la lucha.

Concentró un poco de Chakra en las plantas de sus pies y se movió más rápido que antes al mismo tiempo que dirigía una patada justo en el rostro de Lee, quien no alcanzo a bloquearlo debido a que fue sorprendido por repentino aumento de velocidad de Naruto.

Lee sonrió y habló nuevamente—. Naruto-kun, sin duda eres un digno rival. Así que me veo en la necesidad de llevar esto a otro nivel. —Habiendo dicho eso, Lee miró hacia su Sensei quien le tendió un pulgar hacia arriba.

Lee asintió y se sentó al piso mientras se sacaba sus calentadores naranjas de sus piernas junto con algunos pesos.

Naruto levantó una ceja ante esto; no creía que algo como eso llevaría esto a otro nivel, así que tan solo espero a ver qué era lo que tenía planeado Lee, quien justo en ese momento dijo—. Listo. —Y entonces desapareció de su vista.

Naruto abrió muchos los ojos ante ese estallido de velocidad, ni siquiera él era tan rápido como eso —sin usar Chakra, por supuesto.

Se relajó y trató de sentir la firma de Chakra de Lee; era bastante difícil, ya que se dio cuenta de que sus niveles de Chakra eran diminutos, casi como si no estuvieran desarrollados.

Tal vez esta era la razón por la cual peleaba tan solo con Taijutsu.

Justo en ese momento, Lee apareció detrás de él; se agachó y rodó fuera del rango del ataque. Si no hubiera sido por los años de experiencia, Naruto hubiera recibido un duro golpe justo en la nuca.

Lee volvió a desaparecer en ese momento para volver a aparecer enfrente de Naruto para lanzar un golpe demoledor hacia él.

Naruto instintivamente rodó por el suelo y luego miró fijamente a Lee por unos segundos—. Debo admitir que tu Taijutsu y velocidad es superior a la mía, ¿pero qué tal si cambiamos las reglas de esto de ahora en más? —Dicho esto, Naruto creó 5 clones, quienes al instante se lanzaron para atacar a Lee, quien ahora se vio obligado a esquitar los sucesivos golpes de los clones.

Entonces se dio cuenta de que el Naruto original terminó unos sellos de mano y gritó—. ¡Katon Goukakyuu no Jutsu (Estilo Fuego: Jutsu Bola de Fuego)! Al decir esto, una gran bola de fuego salió de su boca, dirigiéndose hacia Lee, quien en el último instante saltó fuera de la zona del ataque.

Lee volvió aterrizar antes de mirar a Naruto y preguntar—. Naruto-kun, creí que esto sería una lucha con tan solo Taijutsu, ¿Por qué rompes las reglas?

Naruto se encogió de hombros y contestó—. Bueno, decidí tomarte en serio. Me di cuenta de que el Taijutsu no sería efectivo contra ti, además somos ninjas. Las reglas no significan nada para nosotros a la hora de luchar. Además, descuidé bastante mi Taijutsu y ahora estoy pagando por eso. Pero debo agradecerte, gracias a esta lucha pude percatarme de que debo mejorar mi Taijutsu y encontrar una manera de aumentar mi velocidad. Por cierto, ¿dime cómo te hiciste tan rápido? —preguntó Naruto interesado; ya sabía la razón, tan solo quería que Lee se lo confirmara.

—Bueno, es todo gracias a Gai-sensei y su entrenamiento. Esos pesos me ayudaron bastante a mejorar velocidad. Tú también eres bastante rápido, por cierto, y eso que no tienes pesos —Lee contestó.

Naruto volvió a asentir—. Sí, pero no es suficiente velocidad. Pero dime, ¿Sabes otra forma para entrenar sin usar pesos? Es que a mí no me gustaría usar calentadores en mis pies.

Vio a Lee pensar por unos momentos y luego negó con la cabeza—. No, lo siento, Naruto-kun, pero no se de otra forma de aumentar tu velocidad sin pesos. Tal vez Gai-sensei podría saber un poco más sobre esto —contestó Lee y en ese justo momento Gai apareció con una brillante sonrisa en su rostro mientras miraba a Naruto con un pulgar hacia arriba

— ¡Conozco otra forma en la que puedes aumentar tu velocidad, Naruto-kun! Cuando terminen esta lucha, te lo diré. —Con eso dicho, regresó donde Tenten y Neji miraban la lucha.

Uno tenía la misma mirada arrogante de siempre y la otra una de asombro, ya que no sabía que Naruto podía hacer todo eso.

Después de que Gai había desaparecido, Lee y Naruto volvieron a tomar posiciones de combate, mientras Naruto habló—. Lee, atácame con tu mejor golpe, o serás derrotado con mi próxima técnica.

Lee procesó sus palabras; él no quería ver cuál sería la siguiente técnica que utilizaría, por lo que decidió usar su carta de triunfo con Naruto.

Lee desató con lentitud los vendajes de sus brazos y miró a Naruto mientras decía—. ¡El loto de la Hoja florece dos veces! Recuérdalo para nuestra próxima lucha, Naruto-kun. —Habiendo dicho esto, se movió mucho más rápido que antes, y antes de que pudiera reaccionar, Naruto ya se encontraba volando en el aire, con Lee justo detrás de él.

Naruto se preguntó qué tenía en mente hasta que los vendajes de sus brazos comenzaron a envolverlo y sujetarlo con firmeza.

Lee seguidamente lo abrazó con fuerzas y cayó en picada hacia el suelo, dando vueltas a alta velocidad—. Omote Renge (Loto Primario) —gritó, clavando la cabeza de Naruto justo en el suelo.

A lo lejos, Tenten vio esto con preocupación y gritó—. ¡Naruto-kun!

Gai, por otro lado, entrecerró los ojos mientras pensaba—. Ese muchacho es muy habilidoso.

Neji, por su parte, se burló y agregó—. Como he dicho, su destino ya lo había marcado como un perdedor. Un perdedor siempre será un perd… —Pero antes de que pudiera decir algo, el 'Naruto' clavado en el suelo desapareció en una nube de humo.

Momentos antes de eso, Lee había escuchado el grito de Tenten y pensó que se había sobrepasado con Naruto, ya que se dio cuenta que no se estaba moviendo para nada.

Se preocupó bastante, ¿y si mató a un compañero de Konoha en un simple combate de entrenamiento? ¿Qué pensaría la gente de él?

Pero toda esa preocupación desapareció cuando se dio cuenta de que ese Naruto desapareció en una nube de humo, mientras sentía una mano sujetando firmemente su pierna.

Posteriormente oyó una voz la cual exclamó—. ¡Se acabó! Doton: Shinjūzanshu no jutsu (Elemento Tierra: Jutsu del Doble Suicidio Decapitador). —Cuando oyó el nombre de la técnica, Lee sintió que fue jalado hacia el suelo, insertándolo debajo de la tierra y dejando solo su cabeza visible, con Naruto ahora arriba de él.

Lee suspiró en derrota y solo preguntó—. ¿Cómo? —Estaba seguro de que atrapó a Naruto con su Omote Renge; estaba seguro de que no había sido un clon.

Naruto le sonrió y contestó—. Pues justo cuando me mandaste a volar al aire, me reemplace rápidamente con uno de mis clones que estaban escondidos entre los árboles. Yo siempre tengo clones escondidos para situaciones difíciles. Déjame decirte que me agarraste con la guardia baja y esa última técnica tuya es bastante peligrosa. No sé qué hubiera sido de mí si es que no me reemplazaba en el último momento. Pero no te culpo, hiciste lo que tenías que hacer, eres un gran Shinobi, mejor que cualquiera de los niños patéticos que se creen ninjas solo por tener una banda en la cabeza. —Lee asintió con la cabeza agradecidamente porque Naruto lo reconocía como un verdadero ninja.

Estuvo a punto de decir algo pero se percató de que los demás llegaron a la zona. Tenten corrió hacia Naruto para abrazarlo—. ¡Naruto-kun! ¿Estás bien? Me tenías bastante preocupada allí, creí que te había perdido —afirmó mientras abrazaba fuertemente a Naruto.

Parecía que no se percató de sus palabras, por lo que Naruto decidió recordárselas—. No te preocupes por mí, Tenten. Pero… ¿acaso dijiste que tú no querías perderme? ¿Porque razón, Tenten…-chan? —Naruto susurró cerca de su oído.

El simple aliento de Naruto contra su oreja envió unas corrientes que le dieron una extraña sensación, en especial en sus partes bajas—. N-no, y-yo n-no quería perder a mi compañero de Kenjutsu. Ya sabes, casi no hay personas en esta aldea q-que sean buenos en eso, n-no me m-malinterpretes —contestó bastante roja, aún más cuando vio a Naruto acercándose a ella con una seductora sonrisa en su rostro.

Estuvo a punto de saltarle encima ahí mismo pero Gai interrumpió todo—. *EJEM* ¡Si ustedes dos ya terminaron de demostrar su GLORIOSA JUVENTUD! Podríamos hablar de este combate. —Entonces se detuvo mientras golpeaba fuertemente a Lee —quien ya había salido del suelo con la ayuda de Neji— y exclamaba—. ¡LEE-KUN, TE HABÍA DICHO QUE PODÍAS UTILIZAR ESA TÉCNICA CON UNA SOLA CONDICIÓN, Y YO NO VEO QUE ESA CONDICIÓN SEA CUMPLIDA AQUÍ!

Lee rápidamente se disculpó diciendo que la adrenalina de un combate serio contra un gran oponente le hizo utilizar el ataque inconscientemente.

Gai lo regañó por unos momentos mientras se volteaba para ver a Naruto, quien seguía diciéndole cosas a una más que roja Tenten, quien no podía levantar la cabeza.

Gai entonces se volvió a aclarar la garganta, llamando la atención de ambos—. *Ejem* En cuanto a ti Naruto-kun, déjame decirte que… ¡TUS LLAMAS DE LA JUVENTUD ESTÁN AL LIMITE! Déjame decirte que no creí que serías tan bueno en Taijutsu. Además eres capaz de utilizar Jutsus y moldear dos elementos, y según me han dicho sobre tu prueba en la academia, también eres capaz de utilizar el Fūton. ¡TÚ SI QUE ERES ALGUIEN QUE VIVE SU JUVENTUD AL LÍMITE! —volvió a exclamar.

Naruto se rascó la cabeza y contestó—. Ehm bueno, solo digamos que tuve suerte de que un viejo decidió entrenarme, y digamos que me enseñó algunas cosas, como la prueba del papel de Chakra y algunos jutsus de mis elementos.

Gai habló nuevamente—. ¿Y quién es éste maestro tuyo? Quisiera conocerlo —preguntó mientras Naruto agachaba la cabeza como si estuviera triste—. Lo siento, pero eso no será posible, lastimosamente lo asesinaron hace unos años —contestó mientras levantaba la cabeza con una sonrisa triste. Je, la verdad sí que tenía madera para ser un buen actor.

Gai se disculpó rápidamente, diciendo que no lo sabía.

Ya no tocó ese tema, así que decidió cambiarlo—. Bueno, Naruto-kun. Con respecto a lo que has pedido en la lucha con Lee, déjame decirte que conozco otro método. Es más eficaz que el de Lee, pero lastimosamente no se lo di ya que al no ser capaz de moldear Chakra y tener reservas minúsculas, no le servirían. También se necesitan grandes reservas de Chakra, y en esta aldea no hay nadie con más Chakra que tú. Ni yo mismo puedo pasar de cierto punto así que tengo que combinarlo con mis pesos. Pero eso no sería un problema para ti, ¡sin más que decir, voy a presentarte éste método de entrenamiento! —Rápidamente sacó de sus bolsas ninjas unas muñequeras de color negro con unos sellos alrededor de la misma.

Se las entregó a Naruto, quien las miró con confusión al igual que todos los demás, ya que estas cosas no pesaban ni más de cien gramos.

Gai viendo la confusión de todos, explicó—. Esas son muñequeras especiales. Cada una de ellas contiene sellos de gravedad, y son lo mejor de lo mejor. Estas ayudaran a mejorar tu velocidad y tu fuerza, solo tendrás que llevarlas siempre contigo. Agregando Chakra en ellas podrás aumentar tu gravedad. Esas muñequeras siempre pesarán alrededor de unos cien gramos, pero lo que harán es aumentar tu propia gravedad con respecto a la tierra.

Con una pequeña pausa para que pudieran procesar sus palabras, continuó—. Cuanto más Chakra le agregues, más gravedad aumentara en ti. Estas muñequeras solo sirven para aumentar y volver a la gravedad normal de la tierra, no pueden ponerte por debajo de la misma. Ahora escucha muy bien, su utilización es bastante sencilla; concentra Chakra en tus muñequeras para aumentar tu gravedad. Una vez que te acostumbres a esa gravedad, las muñequeras se volverán de color azul, y negras otra vez cuando le pongas más Chakra, preferiblemente el doble de cantidad que antes. Y si dejas de enviar Chakra a ellas y dices "Kai", volverás a la gravedad normal de la tierra."

Con otra pequeña pausa, prosiguió—. Allí te darás cuenta de que efectivamente aumentaste tu fuerza y velocidad. Este entrenamiento es muy peligroso, ya que cada vez que quieras aumentar la gravedad en esos sellos, éstos consumirán cada vez más Chakra, y eventualmente podría matarte si tratas de forzarlos más. Esa es la razón por la cual no se las di a ninguno de mis estudiantes ya que nadie tiene suficiente Chakra como para manejarlos. Pero tú eres distinto, Naruto-kun. Como ya he dicho, tienes más Chakra que cualquiera en la aldea. Ahora ponte esas muñequeras y haz lo que te he dicho —finalizó Gai a la espera de que Naruto haga lo que le dijo.

Todos miraron expectantes mientras Naruto se colocaba las muñequeras, solo para verlas brillar en un color rojo intenso.

Todos vieron con asombro como los sellos salieron de las muñequeras y se movieron hacia el cuerpo de Naruto, dando la impresión de que ahora se alojaban dentro de su cuerpo.

Naruto miró a Gai y preguntó—. ¿Eso se suponía que debía pasar?

Gai se frotó la barbilla y respondió—. No, no debería. Parece ser que tu cuerpo asimiló esos sellos y los hizo parte de ti… A ver, intenta concentrar Chakra alrededor de tu cuerpo y dinos si notas alguna diferencia. —Naruto asintió con la cabeza y concentró bastante Chakra ya que no estaba seguro de cuanto debía de poner.

Rápidamente sintió ser atraído hacia el centro de la tierra mientras caía al suelo y gritaba—. ¡Kai! —Y volvió hacer lo mismo pero con menor cantidad de Chakra.

Se levantó del suelo y miró a Gai, quien ahora tenía una gran sonrisa en su cara y un pulgar hacia arriba—. ¡YOSH! NARUTO-KUN, parece ser que esos sellos aun funcionan. ¡Ahora, TUS LLAMAS DE LA JUVENTUD BRILLARAN CON MAS INTENSIDAD QUE ANTES! —gritó escandalosamente al final, mientras todos negaban con la cabeza.

Bueno todo excepto uno quien anotaba rápidamente lo que decía su maestro. Naruto agradeció a Gai, quien seguía dando algunos consejos a Lee.

Mientras tanto, Naruto estaba teniendo una conversación con Kurama—. Oye Kurama, ¿tú hiciste que absorbiera esos sellos, tuviste algo que ver con eso? —cuestionó mentalmente.

Kurama gruñó en negación y contestó—. No, creo que tu cuerpo asimiló esos sellos debido a tu sangre Uzumaki. Como ya te he dicho, tu madre era una, y los Uzumakis eran expertos en las técnicas de Fuinjutsu —respondió sabiamente. Naruto asintió con la cabeza y decidió que ya era tiempo de irse.

Interrumpió a Lee y Gai, quienes estaban hablando sobre la juventud y esas tonterías que ya estaban empezando a molestar a Naruto, quien dijo—. Muchas gracias por su ayuda, Gai-sensei, y gracias también por este combate de entrenamiento, Lee. Sin duda terminaste ayudándome bastante. Tengo otros asuntos pendientes en estos momentos. Sin más que decir, adiós a ti Lee, Gai-sensei y a ti también cieguito. —Todos rieron ante el apodo de Neji, quien hirvió de furia.

Naruto se dio la vuelta y vio que Tenten se sonrojó y desvió la mirada cuando la miró.

Naruto sonrió y se acercó hacia a ella. La tomó de la barbilla obligándola a mirarle a los ojos—. En cuanto a ti Tenten-chan —susurró Naruto, ocasionando la misma reacción que tuvo momentos antes, viéndole acercando sus labios lentamente hacia ella, quien estaba pensando—. ¡Me va a besar! ¡Naruto-kun me va a besar! —pensaba alegremente mientras cerraba sus ojos a la espera del beso.

Naruto volvió a sonreí, y en el último segundo la besó en la mejilla—. Nos volveremos a ver dentro de poco. —Después de decir eso, desapareció de ese lugar en un Shunshin normal.

Tenten volvió a abrir los ojos y suspiró con decepción. Pero aun así, él la había besado.

No de la manera en la que ella esperaba, pero igual había sido un beso, y eso la hizo sonreír, mientras Gai gritaba—. ¡OHH! PARECE SER QUE TENTEN HA ENCONTRADO CON QUIEN COMPARTIR SUS LLAMAS DE LA JUVENTUD POR TODA LA ETERNIDAD. TODOS… ¡VAYAMOS A FESTEJAR ESTE GRAN DIA PARA TENTEN! —finalizó su discurso.

Tenten se dio la vuelta un poco roja y replicó—. ¡C-ca-állate, Gai-sensei! N-no es lo que tú crees, Naruto y yo solo somos… amigos —dijo lo último un poco más bajo.

Neji solo gruñó mientras se retiraba y decía—. Tú puedes hacer lo que quieras, si quieres estar con un perdedor está bien a nadie le importa. —Luego de decir eso, Neji se retiró, mientras todos los miraban con confusión por haber dicho eso.

Después de unos minutos, cada uno se retiró a hacer lo que tenían que hacer.

Tenten fue a pensar en las reacciones que tuvo cerca de Naruto, y Lee a realizar su tarea autoimpuesta por perder contra Naruto, con Gai apoyándole de cerca.

Con Naruto - 1 Hora Después


Naruto caminaba con mucha lentitud hacia la Torre Hokage; aún no se acostumbraba a su nueva gravedad o peso, o sea lo que sea, pero se sentía muy lento. Pero sabía que esto le ayudaría bastante.

Aún tenía que entregar su foto para su registro ninja; tardó como 45 minutos en sacarse la foto ya que el estúpido fotógrafo se negaba a fotografiar al "Mocoso Demonio", pero un poco de instinto asesino más una espada desenvainada fueron más que suficiente para que el bastardo se pusiera manos a la obra.

Llegó a la Torre Hokage mientras se dirigía a uno de los muchos salones de ese lugar para entregar el elemento en cuestión a quien sea que las estuviera tomando.

Vio una puerta que decía: "Aquí las fotos para el registro" y la abrió; él no esperaba a esa persona en ese lugar, así que sonrió y habló.

— ¿Qué tal, viejo Hokage? ¿Qué haces aquí? —Sí, este hombre era Hiruzen Sarutobi, el Sandaime Hokage.

Naruto había estado viéndolo de vez en cuando en estos 4 años; era la única persona que se acercó a él, o le daba comida y a veces un lugar donde pasar la noche cuando era muy pequeño.

Incluso hizo algo que nadie más hubiera hecho, pero esa era historia para otro momento.

Naruto lo respetaba inmensamente; Hiruzen era una de las razones por la cual aún no se había ido de este lugar.

Hiruzen devolvió la sonrisa y habló—. Oh, hola, Naruto-kun. Veo que has venido a entregar tu fotografía para el registro. Estoy aquí porque nuestro Hokage está ocupado con algunas cosas, por lo que me pidió que yo me encargara de recibir las fotografías de los nuevos Gennins de la aldea —finalizó con una pequeña sonrisa.

Naruto asintió con la cabeza y le entregó la fotografía al Sandaime, quien la recibió gustoso ya que creía que Naruto al fin protegería a esta aldea con todas sus fuerzas al ser un Shinobi de la misma.

Levantó una ceja cuando se dio cuenta de que Naruto tenía el ceño fruncido en su rostro en la fotografía. Suponía por qué, por lo que decidió dejarlo a un lado.

Quiso preguntar a Naruto un poco más sobre cómo le fue el día hasta que la puerta se abrió repentinamente y un niño de aproximadamente 8 años de edad ingresó—. ¡Si te derroto ahora, el Yondaime sabrá que yo soy mejor que tú y me dará el puesto de Hokage a mí como su sucesor! — gritó el niño con una Shuriken en su mano mientras corría por la habitación, solo para caer de cara al piso luego de unos instantes.

Naruto observó al niño retorciéndose y frotándose la cara en el piso. En ese momento, un hombre vestido completamente de azul —excepto por unos raros lentes de color negro—, ingresó a la habitación. Al ver a Naruto, instantáneamente cambió su expresión a una de odio y desprecio.

Naruto notó eso, pero lo ignoró; estuvo a punto de decir que se retiraba pero el niño de hace unos momentos se paró frente a él y gritó—. ¡Tú me hiciste tropezar!

Naruto lo ignoró olímpicamente y miró al Sandaime—. Si me disculpas, viejo Hokage, creo que es hora de retirarme. Nos estaremos viendo más tarde. —Y estuvo a punto de retirarse pero el hombre en la puerta gritó.

— ¡No ignores de esa manera a Konohamaru-kun! ¡Él es el nieto de Sandaime-sama y por lo tanto un mocoso despreciable como tú debe demostrar el debido respeto! —Naruto se detuvo cuando dijo eso, miró hacia Konohamaru y luego hacia el antiguo Hokage.

Konohamaru tenía una mirada de arrogancia en ese momento, pero pensó que sería igual que todos los demás, quienes solo lo veían como el nieto del anterior Hokage; el hombre que salvó en distintas ocasiones a la aldea.

Salió de sus pensamientos cuando escuchó a Naruto hablar—. Me importa una mierda quién diablos sea, solo tiene que saber que si se pone en mi camino nuevamente, lo asesinaré. —Y con eso, Naruto salió de ese lugar en un Shunshin, dejando a un Ebisu disgustado por la actitud del "Mocoso Demonio" por faltar el respeto a sus superiores.

El Sandaime estuvo avergonzado por cómo se habían desarrollado las cosas y por no haber puesto un alto en su debido tiempo. Y Konohamaru tenía estrellas en los ojos por lo que hizo Naruto y debido a que no lo trató sólo como el nieto del Hokage.

Konohamaru luego de notar su partida, intentó seguirlo, solo para ser detenido por el Sandaime—. Konohamaru-kun, por favor no molestes a Naruto-kun en estos momentos. Si quieres hablar con él, hazlo en otro momento. Naruto está de muy mal humor en estos momentos, y creo que si empiezas a hacerle preguntas, me temo que cumplirá con su amenaza. Y yo no quiero que mueras —dijo en un suspiro.

Mientras tanto, Ebisu exigía que el demonio sea puesto en su lugar, pero una mirada severa de Hiruzen le hizo callar al instante.

Konohamaru no sabía por qué el tonto de su sensei lo llamaba así, pero era más que claro que ese chico Naruto era mucho más genial que su tonto sensei.

Solo suspiró en derrota, prometiéndose que lo vería en algún otro momento.

Con Naruto


Naruto caminaba hacia su apartamento para descansar después de un día tan agitado. La noche ya estaba por ponerse, lo cual le hizo recordar todo lo que había acontecido en el día, en especial los sellos de gravedad.

Tal vez esto podría ayudarlo a perfeccionar su Elemento Gravedad, tal vez esto era lo que necesitaba, pero solo lo descubriría cuando se acostumbrara a su nueva gravedad.

Salió de sus pensamientos cuando escuchó una conversación bastante interesante gracias a sus sentidos mejorados—. Por eso te digo, Kazuo. Con esta prueba especial serás capaz de aprobar y serás un Gennin. Solo tienes que conseguir el pergamino secreto de la Torre Hokage. Además, tienes que aprender una técnica de ese pergamino. Así aprobaras el examen, aquí se pondrá a prueba tus capacidades de infiltración y de aprendizaje. Si lo haces correctamente sin que nadie te descubra y logras darme el pergamino, yo te aprobaré y serás un Gennin a partir de mañana. Ahora ve, Kazuo; yo te esperaré en el campo de entrenamiento número 37.

Naruto reconoció que era la de su otro sensei de la academia, Mizuki. Este idiota ocultaba bastante bien su desprecio hacia él, pero no podía engañarlo.

Mizuki no había ido el día de ayer en la academia para la graduación; no sabía por qué pero no le importaba.

Naruto sabía que estaba mintiendo a Kazuo, quien era un niño de una familia civil; él era uno de los pocos que reprobó el examen, y Naruto dedujo que Mizuki estaba tratando de aprovechar esto para hacerse con el pergamino secreto de los Hokages.

Cuando Naruto escuchó en donde se reuniría Mizuki con ese niño, desapareció para dirigirse a ese lugar.

Tal vez podría hacerse con ese pergamino si ese muchacho lograba robarlo, y si no… Bueno, entonces podría matar a Mizuki.

1 Hora después - Campo de entrenamiento numero 37


Naruto se encontraba escondido entre los árboles en estos momentos. La verdad ya se estaba aburriendo bastante de esperar a ese chico.

Tal vez lo habían descubierto y había estado esperando como un tonto todo este tiempo sin razón alguna.

Decidió que ya fue suficiente y estuvo a punto de irse cuando sintió la presencia del niño acercándose a ese lugar. Vio que el niño se sentó al piso un poco lejos de él mientras desenrollaba el pergamino y lo empezaba a leer.

El pergamino era bastante grande, y seguramente contenía las mejores técnicas de la aldea más las técnicas de los anteriores Hokages.

Decidió no esperar más tiempo y sigilosamente se puso detrás del niño, golpeándolo en la nuca y dejándolo inconsciente en el acto.

Naruto miró hacia abajo y vio que la técnica que el niño estaba viendo era la del Kage Bunshin (clones de sombra).

Naruto se encogió de hombros, agarró el pergamino y sacó otro, sellando el pergamino secreto dentro del suyo.

Mentalmente agradeció a Danzo por enseñarle estas cosas; ahora no tenía por qué preocuparse de que alguien lo viera con un enorme pergamino atado en su espalda mientras corría de nuevo hacia la aldea.

En su lugar, ahora tenía un pequeño pergamino que entraba tranquilamente en su bolsa ninja.

No quiso ver el desenlace de esto, así que rápidamente salió de ese campo directo a su departamento.

Departamento de Naruto – 30 Minutos Después


Al llegar a su apartamento, Naruto no quiso perder el tiempo y se dispuso a mirar el pergamino secreto.

Encontró un montón de técnicas de todo tipo, desde Fūton a Suiton. Técnicas de todos los elementos, había tantas técnicas que Naruto no creía que podría aprenderlas todas.

Estaba bastante emocionado, y se emocionó aún más cuando siguió desenrollando el pergamino hasta encontrar una sección que decía: "Técnicas Hokage."

Decía que el Hokage actual debía poner los pasos para hacer algunas de sus técnicas, para que el siguiente Hokage pudiera aprenderlas si es que alguna amenaza surgiera en la aldea, para que ese Hokage estuviera más preparado con las técnicas de sus predecesores.

Naruto leyó cómo el Shodaime Hokage explicaba cómo logró combinar su Doton y Suiton con un poco de Yōton (Elemento Yang) para crear el Mokuton (Elemento Madera). También explicaba que solo una persona con todos esos elementos y si los dominaba podría lograr el Mokuton, con sus respectivos pasos para dominarlos y algunas técnicas de por medio.

También vio dos técnicas del Nidaime Hokage; una de ellas era el Suiton: Suishōha (Elemento Agua: Choque de Olas de Agua) y la otra el Kuchiyose: Edo Tensei (Invocación: Resurrección del Mundo Impuro).

Decía que éste último jutsu aún no estaba perfeccionado, pero era una técnica que solo se tenía que utilizar como último recurso, ya que se podía revivir a alguien temporalmente y usarlo a voluntad. Pero se necesitaba de tres sacrificios humanos para revivir a dicha persona (versión imperfecta). A Naruto le pareció interesante, tal vez podría utilizarla y mejorarla un poco en el futuro.

El Sandaime había puesto dos técnicas; el Tōmegane no Jutsu (Técnica de la Bola de Cristal); explicaba en varios pasos como realizar dicha técnica.

Decía que esta técnica servía para observar a otras personas, pero el usuario debía de conocer la firma de Chakra de la persona a quien quería observar, y no serviría en alguien que supiera cómo modificar su frecuencia de Chakra constantemente, algo que Naruto sabía hacer, y el usuario tendría que estar en un rango aproximado de 4 kilómetros.

Naruto se dijo que tenía que aprender esta técnica en un futuro no muy lejano, algo así le ayudaría bastante con sus planes.

La otra era el Katon: Karyūdan (Elemento Fuego: Bomba Dragón de Fuego); este era un Ninjutsu de corto alcance, sería muy bueno para atacar a múltiples objetivos cercanos.

Naruto entonces procedió a desenrollar un poco más el pergamino para ver qué técnicas había puesto su 'amado papito.' Vio que puso 2; la primera era el Rasengan (Bola Espiral).

Naruto vio que la técnica tenía tres pasos, las cuales se tenían que dominar para poder realizarla. Luego decía que la técnica en realidad estaba incompleta, y para poder completarla el usuario tenía que agregar su Elemento a la Bola de Chakra, y así se tendría un ataque mucho más devastador, pero antes de poder hacer eso el usuario tenía que dominar su elemento natural.

La otra era el Hiraishin no Jutsu (Jutsu: Dios del Trueno Volador). Naruto trató de ver que los pasos de este jutsu ya que lo conocía muy bien.

Este fue el jutsu el cual le hizo ganarse el apodo: 'Konoha no Kiiroi Senkō (El Relámpago Amarillo de Konoha).'

Una técnica como esa también le ayudaría bastante en sus planes. Pero se dio cuenta de que estaba protegido por algún tipo de sello de sangre. Tal vez su padre lo puso para que solo su querido hijo Menma lo utilizara cuando fuera su sucesor.

Naruto entonces se mordió el pulgar y puso un poco de su sangre en el sello, solo para darse cuenta de que nada había sucedido.

Se detuvo a pensar por qué no funcionó y pensó que tal vez solo funcionaba con la sangre de su padre.

Naruto entonces suspiró y cerró el pergamino, lo volvió a sellar para que nadie lo encontrara y se dirigió a su cama, pensando en todas las técnicas que ahora tendría que dominar.

No pudo ver todas, ni siquiera creía que vio una cuarta parte del total de las técnicas. Esto le llevaría tiempo, pero varios clones de sombra siempre ayudaban.

También pensó en la técnica de su padre, esa técnica debería de ser su prioridad. Si llegaba a dominarla, su padre se llevaría una gran sorpresa cuando lo asesine con ella.

Sí, Naruto estaba muy feliz, pero ahora tenía que dormir. Mañana era el día de asignación de equipos y tenía que llegar a ese lugar tempranamente.

Decidió dormir con sus sellos de gravedad; tenía que aprender lo más rápido posible a dominar su gravedad actual.

Academia Ninja - Día Siguiente


Naruto se había despertado muy temprano. Kurama lo había felicitado por la idea que tuvo el día anterior, además le dijo que su prioridad debía de ser dominar todas esas técnicas ya que serían de mucha ayuda en el futuro.

Luego de eso, Naruto había preparado un desayuno rápido y se dirigió a la academia con sus típicas prendas; con su chaqueta, sus pantalones ANBU, su banda ninja usada como un cinturón y su Katana atada esta vez en su cintura.

Había llegado a la academia un poco tarde ese día, abrió la puerta un poco y vio que todos ya estaban ahí, esperando a Iruka, quien aún no llegaba, lo cual era un poco raro; él nunca llegaba tarde.

Naruto se encogió de hombros y abrió la puerta completamente. Vio que todos se voltearon para verlo pero la mayoría desvió rápidamente la mirada ya que no querían molestarlo.

Otros, sin embargo, se lo quedaron mirando —Sasuke y Menma—, ambos con furia. Parece ser que el hecho de ser apaleados por él los había molestado un poco.

Naruto entonces levantó un poco la mano y les sacó el dedo del medio a cada uno.

Ambos se enojaron aún más pero no hicieron nada, ya tendrían su revancha en el futuro.

Miró hacia su lugar, viendo que Ino se encontraba mirándolo fijamente. Ella desvió la mirada cuando notó que había puesto sus ojos en ella.

Naruto sonrió ante su actitud y apareció a lado de ella en un Shunshin. La clase lo miró en shock debido a que no enseñaban esa técnica en la academia, y lo estuvieron aún más en shock por la siguiente acción del Jinchūriki.

Había saludado a Ino y rápidamente procedió a darle un candente beso en los labios. Al principio Ino se sorprendió, pero luego devolvió el beso con la misma intensidad.

Algunos veían a Naruto con envidia, algunas chicas con envidia a Ino y otros con indiferencia, a algunos les pareció divertido por lo que empezaron a silbar y aplaudir.

Después de varios segundos que habían parecido minutos, ambos se separaron; uno por que creyó que ya fue suficiente y la otra por falta de aire.

El pelirrojo entonces decidió hablar—. Dime, Ino-chan, ¿Cómo te ha ido el día?

Ino dejó escapar un suspiro de felicidad y contestó—. No podría estar mejor.

Naruto sonrió ante su respuesta y cuando estaban sentados le hizo una seña a Ino para que se sentara en su regazo.

Ella se sonrojó un poco pero decidió hacerlo. Al sentarse, Naruto la recibió gustoso, mientras que la mayoría ya creía que ambos tenían una relación.

En ese instante la puerta de la sala se volvió a abrir y un vendado Iruka entró a la habitación. Mucho se preocuparon al instante y le preguntaron qué pasó y él contestó.

—Gracias por preocuparse, ayer sucedió un hecho lamentable. Lastimosamente, Kazuo fue asesinado por Mizuki y escapó con el pergamino secreto del Hokage. Tuve una lucha contra Mizuki pero tuve que proteger a Kazuo; él ya estaba muerto en ese momento pero yo no lo sabía, así que Mizuki aprovechó eso y luego se dio a la fuga. Por eso llegue tarde este día, tuve que rendir informe al Hokage y avisar a los padres del niño.

Cuando terminó de decir eso, todos se pusieron tristes. Bueno, todos menos Naruto, quien estaba sonriendo mentalmente.

Ahora ya no tenía por qué preocuparse en ser descubierto; ellos creían que fue el estúpido de Mizuki. Jeje, esto no podía ser más que genial para él.

Lime Inicio


Emocionado y jubiloso, Naruto inconscientemente acarició la entrepierna de Ino, quien debido al repentino contacto, se enrojeció como nunca antes lo había hecho.

En un intento de comprender mejor el motivo de su tan 'cariñoso' acercamiento, Se volteó para mirar a Naruto, quien al notar lo que había hecho, le sonrió y aumentó la intensidad de sus caricias, lo cual hizo que Ino, sin poderlo evitar, sintiera un placentero cosquilleo en su parte intima.

Naruto, percibiendo la humedad en esa zona, apartó levemente sus vendajes y sus bragas para poder introducir uno de sus dedos, metiéndolo y sacándolo con mucha lentitud para estimular a la joven de cabellos rubios.

Ino ante tan atrevido contacto, casi liberó un grito del gusto, pero logró ocultarlo al morderse el labio inferior.

Mientras sentía el estímulo, miró hacia los costados y agradeció a los cielos por haberse sentado en el extremo de la clase, lugar donde nunca nadie tomaba asiento.

Por lo tanto, permitió que Naruto continuara con sus caricias, mientras que ella, involuntariamente, movía sus caderas al ritmo que el pelirrojo movía sus dedos.

Mientras tanto, Iruka empezó a hablar sobre la voluntad de fuego y su deber de proteger a la aldea, y luego empezó a decir los equipos.

Ino en ese instante se dio la vuelta—. Na-narut-to-kun, de-detente. Estoy por correrme, v-voy a enloquecer, p-por favor detente.

Naruto, disfrutando de sus reacciones, ignoró por completo su petición y metió dos dedos más, aumentando la velocidad mucho más que antes.

Ino, sin poderlo evitar, abrió los ojos como platos mientras sentía que algo estaba a punto de explotar en ella.

Naruto, aprovechando que estaba cerca de su clímax, metió una traviesa mano dentro de su traje y la recorrió con lentitud hasta que pudo sentir uno de sus erectos pezones.

Lo palpó y apretó con suavidad, haciendo que los ojos de Ino rodaran mientras todo su cuerpo empezaba a tener espasmos.

Naruto, concluyendo que ya llegaría a su clímax, apartó la mano, la sujetó de la nuca y le dio un candente beso, metiendo su lengua dentro de la boca de Ino, quien ahogó el grito de su orgasmo en aquel apasionado beso.

Naruto lentamente sacó sus dedos, asegurándose de tocar lo más que podía las paredes internas de Ino, quien solo pudo sonreír mientras disfrutaba de lo que quedaba del beso.

El antiguo ANBU al haber quitado sus dedos, separó su cabeza y acerco aquellos empapados dedos a su boca. Ino, con mucha atención, le vio separando los labios e introduciendo sus dedos uno por uno, lamiéndolos de tal seductora manera que Ino casi sintió llegar a otro orgasmo.

Lime Fin


Naruto sonrió ante aquellos nublados y perdidos ojos—. Hmmm, creo que podría acostumbrarme a este sabor, y tal vez un día de estos podría saborear el platillo principal. —Ahora acarició su entrepierna, pero de una forma más serena que anteriormente.

Ino se dejó hacer, ya no le importaba. Esto le gustaba y no le importaría entregarse a Naruto después de salir de aquí.

Ella lo deseaba, además, ya era una Kunoichi. Si la sociedad pensaba que tenía la edad suficiente como para matar, entonces tenía edad suficiente como para tener relaciones. ¿Qué importaba lo que pudieran decir los demás?

Ella entonces respondió—. Cuando tú quieras, Naruto-kun. —Y volvió a besarlo. Naruto sonrió y devolvió el beso.

Entonces Iruka gritó—. ¡Oigan ustedes dos allá en el fondo! ¡Dejen esas cosas para después, ahora estoy diciendo los equipos; presten atención! —Iruka había estado observándoles desde hacía bastante tiempo.

No logró ver nada extraordinario además de caricias y besos. No estaba en contra de las demostraciones de afecto, pero debían de prestar atención por lo menos ahora, más tarde tendrían tiempo para eso.

Entonces continuó—. Equipo 7: Menma Namikaze, Sasuke Uchiha y Haruno Sakura, su Jounin sensei será… Oh vaya, Kakashi Hatake. —Dicho eso, Sakura saltó de su asiento y dijo cosas de que el amor verdadero siempre triunfaba.

Menma, por su parte, estaba feliz ya que su Nii-san sería su Sensei y Sasuke aceptaba a su Jounin-sensei ya que había oído de Itachi sobre las hazañas de ese hombre.

Luego Iruka continuó—. Equipo 8: Kiba Inuzuka, Hinata Hyūga y Shino Aburame. Su Jounin Sensei será Kurenai Yūhi. —Todos ellos asintieron con la cabeza permitiendo a Iruka proseguir.

En ese instante, Ino se emocionó, ya que solo Naruto, Chouji, Shikamaru y ella aún no tenían equipo. Creyó que estaría en el mismo equipo que Naruto, motivo por el cual se movió de su asiento, expectante a las palabras del profesor.

Iruka entonces prosiguió—. Equipo 9: aún activo. Equipo 10: Chouji Akimichi, Shikamaru Nara y Ino Yamanaka. Su Jounin sensei será Asuma Sarutobi.

Shikamaru y Chouji suspiraron de alivio al no estar en el mismo equipo que Naruto, mientras que Ino solo puso su cabeza sobre el escritorio, con tristeza ya que deseaba estar con Naruto, quien ahora estaba acariciando su cabello—. No te preocupes, chiquita. No es como si dejáramos de vernos o algo así. No te preocupes por eso, tú y yo la pasaremos muy bien aunque no estemos en el mismo equipo. —Y dicho eso, Naruto pellizcó el trasero de Ino, quien dio un chillido de sorpresa, lo cual hizo que todos en la clase se voltearan a verlos.

Ino se sonrojó de vergüenza y Naruto gritó—. ¡¿Qué ven, malditos bastardos?! ¡Miren hacia el frente o los cortaré en pedacitos! —Entonces dejó fluir un poco de su instinto asesino y todos sintieron un escalofrió correr a través de sus espaldas. Por lo tanto, se dieron la vuelta rápidamente. Naruto odiaba que de repente la gente se volteara a verlo.

Ya había tenido suficiente con los aldeanos, y no quería que algo como eso sucediera incluso en un lugar como la academia.

Iruka sacudió la cabeza ante su actitud y prosiguió—. Bien y por último, el Equipo 13. Estará compuesto solo por Naruto y su Jounin sensei será Anko Mitarashi. —Cuando dijo esto, Naruto se sorprendió junto con otros en la habitación.

Pero sonrió por dentro. Anko…Hmm, vaya que haría muchas cosas con ella y muchas de ellas no eran precisamente entrenar. Sus pensamientos fueron interrumpidos cuando una voz molesta gritó con enojo.

— ¡¿Por qué ese demonio tendrá un Sensei personal?! ¡Él no tendrá que estar con otros estúpidos compañeros de equipo y perder su tiempo! ¡Yo soy al quien deberían de dar un Sensei personal! ¡No a ese demonio que no se merece nada! —gritó Sasuke con furia.

Ino lo fulminó con la mirada por hablar a Naruto de esa forma. Menma porque lo llamó estúpido y Sakura miraba con preocupación.

Iruka solo suspiró y contestó—. Son órdenes del Hokage, Sasuke. Ahora cállate.

A Naruto le importaba muy poco las palabras de Sasuke, ya le demostró que era alguien patético, y cuando llegara el momento, lo asesinaría.

Iruka prosiguió—. Ahora todos esperen a sus Jounin Senseis. Llegarán a este lugar en cualquier momento, así que estén atentos; ellos los llevarán para que puedan conocerse. Ahora me retiro, que todos tengan un buen futuro en sus carreras ninjas. —Dicho eso, Iruka procedió a retirarse de la habitación, dejando ahí a sus antiguos alumnos a que esperaran a aquellos quienes serían sus nuevos instructores.

Pasados los minutos, los Senseis comenzaron a llegar y a llevar a sus respectivos pupilos.

Ahora solo quedaban los equipos del 7 al 10 y Naruto, quien nuevamente se estaba besando y riendo junto con Ino, cosa que molestó a unos pocos por lo melosos que ambos se veían.

En ese momento llegaron a la habitación Asuma y Kurenai, justo para ver la escena entre Naruto e Ino.

Ambos entrecerraron los ojos, y Asuma decidió interrumpir—. Muy bien Equipo 10, síganme.

Ino solo suspiró tristemente mientras se levantaba del regazo de Naruto, notando que su rodilla se veía un poco húmeda.

Se sonrojó bastante y procedió a retirarse, no sin que antes Naruto le dijera que la vería más tarde.

Nuevamente, Asuma y Kurenai entrecerraron los ojos ante esa actitud y Kurenai habló—. Ustedes también Equipo 8, síganme. —Y con eso, el Equipo 8 se levantó también y todos siguieron a su Sensei.

Naruto entonces se levantó de su asiento, se estiró un poco y habló—. Al fin puedo irme de aquí.

El Equipo 7 se volteó y Menma preguntó—. ¿A qué te refieres, dobe? Tu Sensei aún no está aquí, no te puedes ir antes de que llegue aquí.

Naruto resopló y contestó con sarcasmo—. Eso es lo que nos diferencia, Hime-chan. Yo no necesito esperar a mi Jounin sensei. Además de eso, no tendré que pasar mi tiempo con una Banshee y la Reina del Drama. Ahora, si me disculpan, me retiro, mis queridos perdedores.

Sasuke y Menma gruñeron con furia y quisieron atacarlo, pero Naruto desapareció en un Shunshin de Fuego, dejando a todos ahí con sorpresa.

Sasuke y Menma miraron con envidia y se preguntaron en qué momento llegó a aprender eso.

Ambos dejaron escapar un suspiro y volvieron a sus asientos a la espera de su sensei.

Con Naruto- Bosque de la muerte - 5 minutos después


Naruto había llegado a este lugar hace 3 minutos atrás y tomó asiento en una roca, un lugar donde usualmente entrenaba.

Luego de cinco minutos, sintió una presencia que había estado observándolo desde hace unos dos minutos atrás—. Oye, Anko-chan. Ya sal de tu escondite, sé que me has estado observado desde hace un tiempo, ¿Por qué no vienes aquí y me muestras tu hermosa figura? —habló con descaro, oyendo una risita igual de descarada.

— ¿Acaso quieres un poco más de diversión con tu querida Anko-chan, Naruto-kun? —Justo en ese momento, Anko apareció y dio un beso a Naruto.

Solo tuvo que agachar un poco la cabeza para hacerlo, ya que era un poco más alta que Naruto, y sabía que en unos meses sobrepasaría su estatura.

Naruto devolvió el beso y respondió—. ¿Sabes? Tener a alguien bella, fuerte y sexy como tú como Sensei es algo genial. Hasta ahora solo recuerdo haber tenido maestros del sexo masculino. Dime, ¿Tuviste algo que ver con que seas mi Sensei? —preguntó moviendo las cejas.

Anko se separó un poco y se sentó en una roca para contestar—. Hmm, sí. Como nadie se ofreció para ser tu Sensei, entonces lo vi como una oportunidad perfecta. No podía dejar a mi lindo gatito solo y sin compañía, ¿Qué sería de ti? —preguntó fingiendo tristeza.

Naruto gruñó y agregó—. Yo no soy un gatito, tú sabes que odio que me llamen así… No lo vuelvas a hacer —advirtió entrecerrando los ojos.

Anko sonrió, se acercó y desafió—. ¿Y qué es lo que harías si es que lo digo? ¿Eh?… Gatito.

Naruto gruñó y se remangó su chaqueta—. Anko… Sabes que no es bueno hacerme enojar —advirtió, pero no había ni una pizca de peligro en sus palabras.

Anko, queriendo seguir con el juego, acercó sus manos al rostro de Naruto y acarició sus mejillas, haciendo que Naruto se retorciera levemente porque era una de las partes más sensibles de su cuerpo—. ¿Pero qué es lo que dices? Solo un pequeño y tierno gatito reaccionaría de tal forma —finalizó ella, a punto de lamer su mejilla.

Pero Naruto, antes de que pudiera hacerlo, la tumbó al suelo y rugió—. ¡Tú te lo buscaste!

Lemon Inicio


Con prisa, pero mucho cuidado, despojó a Anko de sus vestimentas, haciendo lo mismo consigo mismo.

No podía evitarlo; lo que había hecho con Ino le dejó con una gran cantidad de lujuria acumulada, y necesitaba descargarlo, y Anko estaba más que dispuesta a recibir toda esa 'descarga.'

Cuando Anko estuvo completamente desnuda, Naruto contempló con detenimiento su esbelta figura. Desde sus esbeltas caderas hasta sus protuberantes senos.

Anko no se sintió apenada en ningún momento, incluso se movió un poco para que Naruto pudiera verla mejor. Sin embargo, al hacerlo, Naruto había puesto sus ojos sobre su Marca de Maldición, cosa que le hizo cambiar su cara a una de enojo—. ¡Juro que matare a ese hijo de puta de Orochimaru cuando lo vea; nadie daña lo que es mío y se sale con la suya!

Anko sonrió al verle perdiendo los cabales por algo como eso, no es como si le molestara. Es más, se sentía agradecida porque Naruto se preocupaba por ella, tanto como ella lo hacía con él.

No obstante, preguntó coquetamente—. ¿Y quién dice que yo soy tuya, eh?

Naruto le sonrió devuelta—. Parece que tú nunca aprenderás. Creo que deberé enseñarte buenos modales una vez más. —Dicho eso, Naruto acercó su cabeza a los pechos de Anko, notando que sus pezones ya estaban ligeramente endurecidos.

Sonrió y remojó su lengua antes de sacarla —mirando a Anko por una última vez y viendo que estaba mirando con expectación— para acercarla hacia su pezón derecho, mientras movía su mano izquierda para acariciar el seno que quedó libre.

Anko gimió y cerró los ojos al sentir el húmedo órgano revolviéndose alrededor de su endurecido pezón, aunque sintió a Naruto deteniéndose al cabo de unos segundos.

Abrió los ojos y miró hacia allí, pero antes de que pudiera decir nada, sintió a Naruto succionando su pezón izquierdo mientras pellizcaba el otro para que no se sintiera ignorado.

Anko volvió a cerrar los ojos, y esta vez acercó sus manos a la cabeza de Naruto para alentarlo a que succionara con más fuerzas, cosa que el Jinchūriki captó con facilidad. Por lo tanto, y para no desilusionarla, siguió su orden con gran satisfacción.

El estimuló continuó por varios minutos, y separó levemente su cabeza para acercar sus manos en los costados de ambos senos y juntarlos lo más que pudo. Seguidamente, volvió a acercar su cabeza, pero esta vez succionó con tanta fuerza, mientras cambiaba de un seno a otro, que Anko estiró las piernas y empezó a arquearse al sentir que estaba a punto.

Liberando un agradable sonido para los oídos de Naruto, Anko descargó en grandes cantidades aquel líquido que al pelirrojo le encantaba percibir.

Por lo tanto, y sin poderlo evitar, recorrió su nariz desde sus pechos hasta su ombligo, y de su ombligo al lugar en cuestión.

Anko no pronunció palabra alguna, solo observó a Naruto colocando sus manos alrededor su cintura para levantarla levemente mientras ella separaba levemente sus piernas.

En ese preciso instante, Naruto acercó su cabeza hacia su cavidad y con gran dedicación se encargó de lamer aquellos jugos que tanto le gustaba saborear.

Anko mordió su labio inferior al sentir la traviesa lengua de Naruto recorriendo toda la zona que había sido empapada por aquel adictivo néctar.

Una vez que Naruto dejó la zona lo más limpia que pudo, se alejó levemente, esta vez para quitarse el bóxer.

Anko dejó escapar un suspiro de excitación al ver el miembro en toda su gloria. En su primera vez, se había sorprendido por el tamaño que poseía para una persona de su edad, pero no era como si fuera a hacer preguntas al respecto, simplemente disfrutaría de él lo más que pudiera.

Esta vez fue ella quien quiso hacer sentir bien a Naruto. Por lo tanto, se levantó y gateó hacia él en un intento de tomar su miembro viril en sus manos.

Naruto, sin embargo, agarró sus manos y se agachó frente a ella para decir—. No, mi querida y traviesa Anko-chan. Te había dicho que tendría que mostrarte una lección; tú no podrás hacer lo que quieras mientras dure tu castigo.

Anko hizo un puchero y le sacó la lengua, cosa que hizo a Naruto sonreír. No obstante, aprovechó esto y acercó su cabeza a su lengua para chuparla y iniciar un candente beso que hizo que ambos cayeran al suelo.

Mientras continuaban con aquel caliente beso, ambos cruzaron los dedos de sus manos y el Genin finalmente estrelló ambos puños de la Jounin contra el suelo.

Acto seguido, Naruto finalizó el beso con brusquedad y de la misma forma levantó a Anko para sentarla en su entrepierna, asegurándose de que su órgano viril se resbalara continuamente contra la más que húmeda cavidad de Anko, quien empezó a frustrarse debido al descarado intento de Naruto de molestarla, lo cual obviamente estaba teniendo un resultado más que efectivo.

Esto se extendió por los siguientes segundos, segundos que fueron como un calvario para la maestra de las serpientes, aún más porque había intentado iniciar con el acto por su propia cuenta, pero Naruto no era un tonto y no se lo permitió en ninguno de sus desesperados intentos.

Ya no pudiéndolo contener, Anko liberó un gran suspiro de exasperación antes de gritar—. ¡Está bien, Naruto-kun! Lo siento, ¡no quise llamarte gatito! Pero es que no habíamos tenido sexo desde hace unas 3 semanas y ya me estaba desesperando, no volveré a llamarte de esa manera —afirmó en derrota, moviendo su cadera de un lado a otro en un intento de que aquel escurridizo aparato ingresara en ella.

Naruto sonrió por su victoria mientras veía a Anko poniendo sus manos alrededor de su cuello—. ¿Lo prometes?

Anko asintió con la cabeza, por lo que Naruto no tuvo más remedio que detener su ágil 'mueve y esquiva' para meter de un solo golpe toda la longitud de su miembro.

Anko, sintiendo esto, sacó su lengua y miró hacia arriba mientras sentía su punta dándole un 'beso', lo cual hizo que obviamente se arqueara y estirara las piernas mientras liberaba su segundo orgasmo del día.

Naruto, notando el estado de éxtasis de la Jounin, colocó su mano en su nuca y la obligó a mirarlo a los ojos. Pero como parecía que seguía disfrutando de su último orgasmo, sus ojos aún se encontraban nublados.

Sin embargo, Naruto ignoró esto y habló ya que estaba seguro de que podía oírle—. Solo tienes que ir a mi apartamento y ver si estoy ahí.

Seguidamente, Naruto colocó ambas manos en sus 'cachetes' y la movió a su voluntad a una impresionante velocidad.

Anko obviamente gritó lo más fuerte que pudo, disfrutando de cada segundo de aquello que había estado ausente en ella durante casi un mes.

Como anécdota, Naruto enviaba pequeñas corrientes eléctricas a través del cuerpo de Anko para darle un estímulo mayor.

Después de unos minutos de constante golpeteo, Naruto sintió que las paredes vaginales de Anko se contrajeron con tal fuerza que Naruto no pudo evitar cerrar los ojos y liberar un fuerte gruñido de placer junto con su potente orgasmo.

Anko, sintiendo el espeso y tibio líquido escurriéndose dentro de ella, dio una sonrisa tan orgásmica que Naruto simplemente deseó haber tenido una cámara para poder guardar tan exquisita visión para su posterior deleite.

Ambos siguieron unidos durante unos minutos, ninguno con deseos de separarse porque aún seguían disfrutando de las sensaciones que sentían, uno al estar dentro y la otra al tenerlo dentro. Simplemente era una sensación de la cual disfrutaban con demasía.

Sin embargo, Naruto fue el que tuvo que decir basta, y por lo tanto, retiró su miembro —el cual estaba lleno de sus fluidos— de su cavidad.

Anko notando aquella fuente de llena de 'vitaminas' —como a ella le gustaba decir—, se retiró un poco y se agachó para lamerlo y succionarlo hasta dejarlo completamente limpio.

Una vez finalizado esto, ella miró hacia Naruto y le dio una sonrisa cargada con satisfacción pura.

Lemon Fin


Naruto devolvió la sonrisa, se levantó del suelo y agarró sus prendas para vestirse, al igual que Anko, quien no podía quitar esa mirada de deleite puro.

Naruto aún podía mucho más, pero decidió que no era el tiempo ni el lugar adecuado para hacer algo así.

Se dio la vuelta para ver a una Anko completamente vestida y preguntó con una sonrisa—. Recuérdame, ¿Cómo es que tú y yo terminamos haciendo esto?

Anko le devolvió la sonrisa y contestó—. Pues eso es fácil. Hace como 6 meses en este lugar, yo te revelé todo lo que Orochimaru me hizo ver cuando era su estudiante sin que yo se lo dijera a nadie. A ti no te importó y dijiste que me entendías. Además, me prometiste que algún día sacarías esta marca de mi cuerpo. Luego tú también me contaste sobre tu pasado y tus planes, y te dije que ayudaría cuando llegara el momento. Eso sí, sin que dañemos a los que se han convertido en 'potenciales aliados'. —Ahora se sentó en el piso.

Naruto también se sentó y agregó—. Y tú sabes muy bien que en algún momento saldré de esta aldea y no podré volver por algún tiempo. Solo cuando tenga todo listo. —Tal vez ese jutsu de su padre podría ayudarlo a volver de vez en cuando a la aldea.

Sin embargo, debía de descubrir una forma de desbloquear el sello que bloqueaba el Hiraishin de su padre. De alguna u otra manera tendría que conseguir un poco de sangre de su padre para desbloquearlo, ya que sólo reaccionaba con su sangre; eso suponía.

Anko asintió con la cabeza y contestó—. No te preocupes, yo sé que encontraras alguna manera de aparecerte por aquí sin que nadie te detecte. No por nada tienes esos ojos.

Anko también sabía sobre su Rinnegan. No había persona en quien Naruto confiara más, a excepción de Kurama.

Era una extraña sensación; cuando estaba cerca de Anko, Naruto sentía que podía decirle todo lo que sabía sin temor de que ella hiciera algo con esa información. Sabía que estaba mal tenerle tanta confianza a alguien luego de todo lo que le había sucedido por ese tipo de ingenuidad en el pasado.

Pero con Anko era sencillamente distinto, sentía que era una persona con quien podía tener una conexión verdadera. Pero obviamente, Naruto no era tan profundo con sus sentimientos, ya que si bien eso era lo que en verdad sentía, él decidía ignorarlos y no pensar mucho en ello.

Naruto rápidamente apartó esos pensamientos y continuó—. Cambiando de tema, ¿Qué hacemos ahora? ¿Me tomaras una prueba o algo así? Sé que los Jounin-sensei tenían que tomar una prueba a sus estudiantes para ser Genin, eso siempre nos decían en la Raíz.

Anko lo miró mientras se encogía de hombros—. Pues, no le veo sentido en darte una prueba. Tú eres más fuerte que yo, así que no sé qué prueba podría darte. Además, ya conozco muy bien tus habilidades. No te preocupes, solo mentiré al Hokage y le diré que completaste con éxito tu prueba y serás un lindo Gennin desde mañana —habló con una sonrisa mientras hacía una señal 'okay.'

Naruto gruñó y habló con fastidio—. Y ahora tendremos que hacer esas estúpidas misiones de rango D. —Entonces se cruzó de brazos; no quería hacer esas tontas misiones.

No obstante, antes de que pudiera seguir quejándose, Anko habló—. ¡Ja! ¿Quién te crees que soy? Yo no hago estúpidas misiones de Rango D, nosotros no haremos misiones por debajo del rango C, aunque te digo que haremos muy pocas de esas también. Proteger a bastardos y matar mercenarios es estúpido.

Naruto asintió con satisfacción y caminó hacia Anko, dándole un beso en los labios mientras se daba la vuelta—. Pues, si no tenemos nada más que hacer, me tengo que retirar. Tengo bastantes cosas que hacer. Por cierto, te enteraste de lo que sucedió ayer ¿no? Lo del pergamino secreto.

Anko pensó por unos momentos para luego abrir los ojos en shock—. ¿F-fuiste tú? ¿Pero cómo? —preguntó verdaderamente sorprendida.

Naruto negó con la cabeza y contestó—. Realmente no fui yo, solo me topé con un golpe de suerte y pude escuchar los planes de Mizuki. Esperé a que el niño robara ese pergamino y se lo quité después. Iruka dijo que el niño murió, yo solo lo noqueé. Parece que ese bastardo de Mizuki se enojó y lo mató. Jejeje pero ahora él está pagando por algo que no tiene. —Después de decir eso, Anko también rió.

Ambos se despidieron y caminaron en direcciones contrarias.

Anko fue a informar al Hokage sobre la "prueba" de su alumno, y Naruto a leer más técnicas del pergamino y probar algunas de ellas.

XxXxXxXxXxXxXxXxXxX

Notas:

Fin del capítulo, perdón por el retraso, tuve un examen el jueves además de estar traduciendo también el fic, por ese me retrase un poquito pido disculpas.

El combate entre Naruto y Lee me pareció estar bien, ya que fue un combate con solo Taijutsu y Naruto había descuidado bastante ese rango de él ya que se concentró más en su Rinnegan y los Ninjutsu.

También los sellos de gravedad me parecieron lo ideal para que Naruto pueda dominar su elemento gravedad, ¿y quién más que Gai podía tener algo así? Tenten también estará en el Harem.

Lo de Ino y Anko creo que ya está explicado, conocieron a Naruto durante cuatro años.

Lo del pergamino me pareció apropiado, Naruto no podía dejar pasar esta oportunidad.

El próximo capítulo tal vez sea de relleno, y ahora estaré actualizando este fic una vez por semana.

No se olviden de comentar, que esto es lo que hace que siga escribiendo nuevos capítulos.

Adiós.

XxXxXxXxXxXxXxXxXxX

01 de abril del 2016

Hola, este es un nuevo mensaje. Quiero avisar que actualmente estoy haciendo una revisión al fic. Principalmente estoy cambiando las comillas por la raya.

Otros cambios importantes sufrirán las escenas sexuales. Diré que las estoy mejorando para que sea de un mejor agrado, las estoy relatando de una mejor manera, inclusive cambio y agrego muchas escenas.

Eso sería todo.


Capítulo 5: ¡Te odio!


"Capítulo 5" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Malditos sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Capítulo 5

2 semanas después


Posterior a aquel encuentro en el bosque, Naruto practicó distintas técnicas del pergamino secreto Hokage. También había duplicado la gravedad de su cuerpo ya que después de una semana su cuerpo se había acostumbrado.

Esto fue lo único que hizo en todo este tiempo y por tal razón se había adentrado en el bosque de la muerte—en un lugar donde ni siquiera Anko lo encontraría.

Había descubierto que su Rinnegan le ayudaba a dominar las técnicas con bastante rapidez; no pudo darse cuenta de esa peculiaridad hasta ahora ya que en la Raíz solo en algunas ocasiones podía utilizarlo.

Además, después de salir de la Raíz ya no pudo obtener nuevas técnicas, pero ahora tenía un montón de ellas.

Cabe destacar que ya no se encontraba en un lugar donde siempre tenía que cuidarse su espalda; todo eso hizo que notara esa particularidad de su Doujutsu.

Aún no había tratado de realizar las técnicas exclusivas de los Hokages, excepto por el Rasengan de su padre.

Naruto pasó la mayor parte de estas dos semanas dominando el primer y segundo paso del Jutsu, lográndolo gracias a que sabía que su tipo de Chakra era del tipo dextrógiro.

Esa información le facilitó realizar con mayor facilidad el primer paso de dicha técnica. Además, el pergamino enunciaba que algunos globos de agua podían ayudar con el entrenamiento,como también la forma correcta de utilizarlos.

Logró explotar el globo de agua a los tres días, método que consistía en la rotación de Chakra en el globo, y una semana entera en reventar el globo sin agua debido a que era más difícil imaginarse cómo debía girar el Chakra; aunque tenía un excelente control de Chakra, aún era bastante difícil realizar los pasos sin los consejos apropiados.

Ahora solo le quedaba el tercer paso que consistía en combinar los dos pasos anteriores y retenerlo sin que el Chakra se escapara, el globo no tenía que explotar ni moverse, si eso llegara a suceder la técnica estaría dominada.

Sin embargo,Naruto aún no encontraba la forma de realizarlo, era bastante difícil, tenía que admitir que el bastardo de su padre era un maldito genio, hasta el momento solo podía formar una bola pero no tenía la consistencia ni el poder del Rasengan completo.

No obstante,el pelirrojo no se preocupó; tenía bastante tiempo para lograr el último paso, así que no debía impacientarse por no lograrlo aún, ya encontraría la forma de hacerlo a su debido tiempo.

Naruto dejó de recordar cuando una ANBU —con quien había conversado con anterioridad— aterrizó frente a él.

La ANBU entonces habló—. Naruto-san, Hokage-sama solicita su presciencia en la torre Hokage, tiene una misión preparada para usted.

Naruto asintió con la cabeza y contestó—. Gracias, Usagi-san.No te veía desde aquel día en que esos idiotas me atacaron, parece ser que después de eso los aldeanos entendieron que pasaría si se metían conmigo y tal vez es por eso que ya no has aparecido, ¿no es así?

Yugao asintió con la cabeza—. Hai, Naruto-san, después de ese día ya no hemos visto a los aldeanos intentando atentar contra usted. Ahora si me disculpa, debo retirarme.Adiós, Naruto-san. —Y dicho eso, Yugao desapareció de ahí en un Shunshin.

Naruto miróhacia aquella dirección y pensó en las palabras de la ANBU. La verdad es que sabía que su padre no había asignado a los ANBU para protegerlo, sino para mantenerle un ojo encima y que no matara a alguien.

Naruto estaba seguro de que su padre solo quería meterlo en un calabozo si cometía alguna tontería… no podía estar menos equivocado.

Dejó de pensar y caminó lentamente hacia la torre Hokage; pudo utilizar un Shunshin y llegar rápidamente, pero no tenía intenciones de apresurarse.

Torre Hokage - 30 minutos después


Naruto al fin había llegado a la Torre Hokage; había estado rondando en círculos durante todo ese tiempo.

Se dirigió a la recepción, lugar donde fue recibido por la mirada fría de la secretaria.

Naruto lo ignoró y dijo que el Hokage lo había llamado, ella le dijo que esperara y Naruto así lo hizo.Después de unos momentos, ella regresó y le dijo que el Hokage lo recibiría.

Naruto asintió con la cabeza y se dirigió a su oficina. Tocó la puerta y escuchó que su padre dijo—. Adelante.

Naruto abrió la puerta completamente y entró para ver a Tenten, Lee, Neji y Gai. Naruto saludó a todos a excepción de Neji antes de dirigirse a su padre.

— ¿Me mandó llamar, Hokage-sama?

Minato lo miró con un tic en los ojos y respondió—. Sí… hace 30 minutos, dime, ¿por qué te tardaste tanto? —preguntó entrecerrando los ojos.

Naruto tomó una postura reflexiva y respondió con tranquilidad—. Es que me perdí en el camino de la vida, Hokage-sama.

Minato, luego de oír tan familiar expresión, tuvo otro tic en las cejas.

En otro punto de la aldea, un hombre de cabello plateado —quien leía un libro de color naranja—, repentinamente estornudó y miró hacia el cielo con orgullo mientras pensaba—. Parece ser que alguien, en algún lugar, ha empezado a seguir mi filosofía.

Después miró hacia su equipo y dijo—. Vamos, Equipo 7, aún tienen que capturar a Tora, apúrense, estas misiones de Rango D no se harán solas. —Un Equipo 7 lleno de arañazos gimió de dolor ya que aún tenían que capturar al gato demonio, ¿quién diría que un simple gato sería tan difícil de capturar?

De vuelta en la Torre Hokage, Minato observó a los Genin y habló—. Muy bien, tengo una misión de Rango C para ustedes.Hemos recibido informes de que en Katabame Kinzan, una pequeña aldea en Kawa no Kuni (País de los ríos), ha sido recientemente atacada por un clan y empezaron a asesinar a los aldeanos de ese lugar sin razón aparente, se hacen llamar el 'clan Kurosuki'.Su misión consiste en ir y observar si estos reportes son verdaderos, si esto llega a ser así, la misión se tornara a Rango B debido que deberán expulsar a esa familia de ese lugar, y si no cooperan, deberán usar la fuerza letal. Nosotros, como aldea aliada de Kawa no Kuni (país de los ríos), no podemos permitir que extraños ataquen a nuestros aliados.

Todos asintieron con la cabeza y Minato volvió a hablar—. El líder de esta misión será Naruto.

Inconforme con la decisión, Neji gruñó y cuestionó:

— ¿Por qué este perdedor tiene que ser el líder de nuestro equipo? Solo tiene dos semanas de ser un Genin, ¿y ya está a cargo de un equipo? Eso me parece estúpido y un sinsentido. —Miraba con enojo a Naruto, quien por su parte le miraba burlonamente; todo su equipo negó ante la actitud del Hyūga.

Minato golpeó su escritorio fuertemente y habló—. ¿Acaso estas tratando de ignorar una orden directa del Hokage? ¿Acaso quieres tener una corte marcial? Yo no te debo explicaciones pero te diré por qué elegí a Naruto como líder de esta misión.

Hizo una pequeña pausa para mirar a Naruto antes de proseguir—. Primeramente porque su Jounin-sensei me lo ha pedido como una prueba, ya que si él completa satisfactoriamente esta misión, entonces no harán misiones de rango D nunca, pero si llegara a fallar tendría misiones de Rango D durante 5 meses seguidos.

Naruto había estado sonriendo al oír la explicación, pero eso último le hizo tragar saliva.

—Además de eso, en esta misión el sigilo es fundamental, y Naruto es muy bueno en eso... Así que, cierra la boca o te meteré a un calabozo durante 3 semanas. —Cuando Minato terminó de hablar, Neji rápidamente se enderezó, asintió a su Hokage y ya no dijo nada más.

Había más razones por las cuales eligió a Naruto, como ser un antiguo miembro de Raíz, además de haber estado en múltiples misiones más difíciles que ésta y por haber comandado en algunas de sus misiones a miembros de Raíz.Pero claro, Minato no podía pronunciar nada al respecto.

Seguidamente, Minato volvió a hablar sobre la misión—. Ahora bien, según información que me ha proporcionado Gai-san, el líder de ésta familia podría ser uno de los Kiri no Shinobigatana (espadachines Ninja de la Niebla): Raiga Kurosuki. Según reportes de Kiri, Raiga era uno de ellos, aunque no era fuerte como los demás era poderoso ya que tenía bajo su poder las Kiba (Colmillos). Kiri informó que él las robó y se convirtió en un ninja renegado.No debo decirles que tengan cuidado de esas armas, porque creo que ya deberían de saber algo así. Tengan mucho cuidado, esas espadas son muy poderosas con el elemento rayo.Así que Naruto, tú al ser un usuario del Fūton tendrás más posibilidades de derrotarlo.Ahora retírense.

Dicho esto, todos empezaron a salir pero Naruto detuvo a su equipo y rápidamente dioórdenes las cuales consistían en ir a sus hogares y tomar suministros para la misión, así como revisar sus equipos ninja.

Luego les dijo que se verían en la entrada de la aldea a las 11:50 am, todos ellos asintieron con la cabeza y comenzaron a salir.

Minato no pudo evitar que una sonrisa de orgullo cruzara su rostro al ver a Naruto haciendo eso. No obstante, rápidamente se dio cuenta de lo que hizo y frunció el ceño mientras pensaba—. ¿Por qué me siento orgulloso de Naruto? ¡Él no es mi hijo!¡Recuerda, Minato; él no es tu hijo! Espera,¿Lo acabo de llamar por su nombre? ¿¡Qué diablos me está pasando?!

Luego de eso, Minato gritó a su secretaria—. Megumi, pasa todas mis citas de hoy para mañana, hoy me retiraré a casa más temprano. —Dicho eso, Minato desapareció en un destello amarillo sin siquiera esperar el asentimiento de su secretaria.

Tenía mucho que pensar, y más aún en Naruto.

En algún lugar de Kawa no Kuni (País de los Ríos) – 2 horas después


Naruto y el equipo bajo su mando corrieron durante dos horas sin detenerse a través de Hi no Kuni (País del Fuego) hasta estar cerca de Kawa no Kuni (País de los Ríos).

Después de unos minutos de caminar en ese lugar, Lee olfateó el aire y susurró—. Curry…

Con gran entusiasmo se echó a correr hacia una dirección. Naruto pudo notar que más hacia el frente había un restaurante de Curry.

Los demás caminaron tranquilamente hacia donde Lee se dirigió y pudieron notar que él estaba cargando a una diminuta anciana, dándoles vueltas alrededor del aire. Después de unos momentos la anciana les invitó a pasar y comer algo.

Después de unos minutos de estar dentro del lugar, Lee relató la historia de cuando se había convertido en Genin y de cómo el Curry de la mujer salvó su vida.

La anciana asintió a todas las palabras de Lee y salió del comedor para traer un plato de Curry para cada uno de ellos. Se veía bastante raro, era de un color negruzco y parecía burbujear.

Lee lo devoró, y Naruto después de un momento también; no le pareció tener nada de malo, había comido cosas peores antes, pero Tenten y Neji parecían estar a punto de explotar.

Después de que Tenten y Neji hayan bebido algo de agua, Lee nuevamente habló—. Por cierto, Obaa-san, ¿Dónde se encuentra Karashi? —preguntó ya que no había visto a Karashi desde hace muchos meses y se preguntaba cómo estaba.

Lee pudo notar que la anciana se entristeció, por lo que escuchó con atención—. Lo lamento, Karashi después de verte entrenar tan duro, él se volvió muy energético y abandonó el pueblo. Tal vez salió porque yo le dije que debía hacerse más fuerte. Él me dijo que se volvería fuerte y que entrenaría con el clan Kurosuki. Pero no te preocupes, yo no te culpo, lo sabes.

Al oír la explicación, Lee dejó de comer y apretó sus puños mientras decía—. Es mi responsabilidad…

La anciana negó con la cabeza, pero Lee no le hizo caso y exclamó—. Naruto-kun, por favor, ¡agrega la recuperación de Karashi-kun a ésta misión!

Naruto, quien estaba comiendo tranquilamente, dejó de hacerlo cuando escuchó su petición.

Naruto respondió tranquilamente—. Denegado, si ese tal Karashi se unió a ese clan, entonces debe estar involucrado con los asesinatos.Por lo tanto, si se interpone en nuestros asuntos, no tendré más remedio que asesinarlo.

Lee perdió todo entusiasmo mientras que la anciana se asustaba bastante, ya que ella desconocía que Karashi estaba haciendo tales cosas, aunque también se preocupó de que llegaran a matarlo.

Lee se enfureció y contestó—. ¡Naruto-kun! Has perdido tus llamas de la juventud, ¡Karashi-kun es mi amigo, y yo lo salvare aunque tú no quieras! —exclamó firmemente.

Naruto miró a Lee durante unos segundos y luego replicó—. Escúchame bien, Lee, con este tipo de actitud nunca serás un gran ninja. Nosotros tenemos una misión asignada por el Hokage; él nos dio claras instrucciones que debemos seguir. Pero como te había dicho, si ese sujeto se mete en nuestro camino y se niega a cumplir con lo que decimos, entonces no tendremos más remedio que asesinarlo. Ahora siéntate o pondré en el informe que has tratado de insubordinarte.

Lee quiso objetar nuevamente, pero decidió hacer caso a Naruto, tal vez Karashi no intentaría hacer nada estúpido por lo cual no habría necesidad de matarlo.

Fue entonces cuando Neji habló—. Concuerdo con el per… Naruto. El Hokage nos ha asignado una misión por lo tanto debemos cumplirla como él nos ha dicho; no podemos fallar.

Naruto entonces decidió hablar—. Lo que tú digas Neji. Ahora pueden ir a descansar o entrenar, pero quiero que estén listos para mañana; continuaremos con la misión mañana temprano. Si van a entrenar, no se esfuercen; quiero que ustedes tengan suficientes energías para la misión. Yo iré a entrenar un poco, no puedo estar perdiendo tiempo ni siquiera en una misión. —Al decir esto, Naruto se levantó de su asiento y se dirigió al bosque.

Tenten se disculpó con la anciana y siguió a Naruto para poder entrenar un poco… o algo más.

Neji se encogió de hombros y subió a una de las habitaciones que la mujer les había ofrecido, y Lee estaba tranquilizando a la señora diciéndole que nada malo le pasaría a Karashi.

Con Naruto


Naruto había llegado a un claro en el bosque, ahí había decidido practicar con su Taijutsu para poder adecuarse a su nuevo peso ya que cuando habían salido de la aldea había aumentado un poco más la gravedad de sus sellos, él se sentía mucho más fuerte ahora, desde aquel día en que Gai-sensei le dio esos sellos y su cuerpo los había asimilado. Tenía que agradecérselo de alguna forma en el futuro, tal vez dejarlo con vida.

Salió de sus pensamientos cuando sintió una conocida presencia acercándose detrás de él—. ¿En qué puedo ayudarte Tenten-chan? —preguntó mientras hacía unas flexiones.

Tenten al principio se sorprendió de que Naruto se haya percatado de su presencia. No obstante, lo dejó a un lado y habló—. Naruto-kun, ¿No crees que has sido un poco duro con Lee hace un momento? Creo que ese tal Karashi es un amigo suyo y el solo quería ayudarlo, ¿Tú qué harías si un amigo tuyo le pasara lo mismo?

Naruto dejó de hacer sus flexiones y se levantó mientras se daba la vuelta para mirar a Tenten, quien se sonrojó un poco ante la intensa mirada de Naruto.

Naruto entonces respondió—. Primeramente, Tenten-chan, yo solo le dije lo que tenía que decir. Lee tiene que saber que no todo puede solucionarse con buenas palabras, el mundo ninja no funciona de esa manera; las personas eligen sus bandos. A mi poco me importa que ese chico se haya unido a ese clan, lo que yo trate de hacerle ver es que hay ciertas cosas más importantes, como realizar correctamente una misión o tomar una difícil decisión, y aunque un amigo esté involucrado, se debe completar la tarea asignada. Además, hubiera hecho lo mismo que le dije a Lee. Yo soy una persona que odia las traiciones. Si una persona a la que yo di mi confianza me traiciona… Digamos que eso es lo último que esa persona podría hacer.

Tenten pudo entenderlo; ella había escuchado sobre la infancia de Naruto. No le parecía raro que odiara las traiciones.

Entonces ella preguntó con timidez—. ¿Tú confías en mí, Naruto-kun?

Naruto nuevamente se detuvo y miró a los expectantes ojos de Tenten.

Naruto dejó escapar un suspiro y contestó—. Tenten-chan, la confianza para mi es algo muy importante, y no es algo que pueda estar repartiéndola. Tú ya sabes quién soy y cómo crecí, es por eso que soy reservado en algunas cosas. No me malinterpretes, tú me gustas, pero me daré cuenta si puedo confiar plenamente en ti en el futuro. No estoy diciendo que sea precavido contigo, más bien, algunos temas requieren mucho de ti, y aún no estás lista.

Tenten nuevamente comprendía a Naruto, lo único que ella tenía que hacer era ganar su confianza en el futuro, aunque también se sonrojó porque dijo que le gustaba—. Naruto-kun yo haré lo que sea necesario cuando el momento llegue para ganar tu confianza. Yo no pude ver mucho sobre cómo has vivido en tu infancia, pero te admiro porque te has mantenido firme a pesar de las adversidades y no dejaste que eso sea un impedimento para ti.

Hizo una pequeña pausa, girando su cabeza para ocultar el rubor en sus mejillas—. P-pero, ¿A q-qué te refieres con que yo te gusto?

Naruto sonrió y contestó—. Pues, me pareces muy bonita y además de eso no eres una patética fangirl. Tú eres una verdadera Kunoichi que se toma enserio su formación, déjame decirte que en la academia conocí a muchas chicas de ese tipo, y he de agregar que odio a ese tipo de mujeres. Si no las asesino, es solo porque me metería en problemas. Así que prefiero que experimenten cómo es el verdadero mundo Shinobi una vez que estén muertas o algo peor —Naruto terminó mientras empezaba a hacer unas sentadillas.

Tenten le observó y preguntó con nerviosismo—. ¿Y-y qué pasará con tú e Ino? ¿No son n-novios o algo así? — Ella quería saber; había muchos rumores sobre esto, por lo tanto quería estar segura.

Naruto soltó una risa divertida y contestó—. Pues se podría decir que sí. Ino y yo tenemos algo, pero yo no lo llamaría “amor”. Yo no conozco el significado de esa palabra. Ino sabe que no la amo y que nunca lo haré; yo la aprecio. Además de eso, yo nunca dejaría que nadie toque o maltrate a mis mujeres, si alguien lo intenta, entonces podría considerarse muerta. Yo quiero lo que me pertenece en perfecto estado.

Tenten frunció el ceño al oír a su respuesta y preguntó—. Suenas como un machista, ¿y a qué te refieres con 'tus mujeres'?

Naruto dejó lo que estaba haciendo y miró a Tenten directamente a los ojos—. Tú solo estas malinterpretando las cosas y el significado del término machista, claramente yo no lo soy. Yo tan solo tengo un sentido de pertenecía debido a la forma en que crecí. Al no tener nada, me apegué a lo que pude tener, y en cuanto a lo otro, tú sabes muy bien a lo que me refiero. —Esto último lo dijo cortando distancia y poniéndose justo enfrente a Tenten, quien se sonrojo furiosamente.

Tenten tartamudeó—. P-pero, ¿q-qué es lo que p-pensará Ino? Tú ya tienes una relación con ella, yo no puedo meterme en eso. —Ella no quería decir eso; Tenten en verdad quería decir que sí, pero no quería arruinar la relación de alguien más. Maldita sea su suerte, si ella hubiera sido más rápida, entonces hubiera sido ella en lugar de Ino.

Naruto sonrió, y cortando un poco más la distancia, contestó—. A ella no le importará. Además, somos Shinobis, no somos civiles. Deja la moralidad de la familia a ellos. Nosotros podemos morir en cualquier misión. Dicen que los Shinobis tienen un promedio de vida de 30 años. Entonces, ¿Por qué preocuparse por ese tipo de cosas? Mejor disfrutar de los placeres de la vida, en lugar de lamentarse por algo que pudiste ser parte. Yo ya he hablado con Ino de lo mismo y ella estuvo de acuerdo, siempre y cuando ella pueda estar conmigo. ¿Tú qué dices, Tenten-chan? ¿Quieres ser parte de esto? Tú no te preocupes por Ino, yo le diré todo.

No esperó por su respuesta, simplemente la había tomado de la cadera y la atrajo bruscamente hacia él, depositando suavemente sus labios contra los de ella.

Tenten no retornó el beso al principio, pero al final se dejó vencer y no le importó nada de lo que pudiera suceder después.

Naruto tenía razón, mejor disfrutar de la vida antes de que muriera en alguna misión y fuera incapaz de lamentarse por eso. Ella comprendía que Naruto no la amaría, pero sabía que la trataría muy bien; Tenten sabía que Naruto trataba bien a las mujeres siempre y cuando no fueran fangirls.

Tenten después de estar besando a Naruto durante unos cuarenta segundos, empezó a calentarse por alguna extraña razón. Por lo tanto, finalizó el beso y miró a Naruto con ojos llenos de lujuria—. Naruto-kun, por favor...

Naruto la miró y negó con la cabeza—. Lo lamento, Tenten-chan, pero no es el lugar ni el momento adecuado. Estamos en una misión y necesito que estén en plena forma mañana para terminar con ésta misión. Además de eso, yo no creo que quieras que tu primera vez sea en un lugar así.

Hizo una pausa para mirar a su reloj antes de continuar—. Creo que ya hemos estado suficiente tiempo en este lugar. El sol ya se está poniendo y tenemos que regresar. Tal vez cuando estemos en la aldea, en algún momento, podremos terminar lo que hemos iniciado en este lugar. Es una promesa.

Tenten asintió con la cabeza y siguió a Naruto a la posada.

Día siguiente


Naruto y el resto del equipo se encontraban escondidos en una colina observando a los hombres del clan Kurosuki, quienes se encontraban azotando a unas personas que llevaban unas piedras en unos canastos.

Esto continuó hasta que un anciano, quien parecía bastante cansado, se derrumbó al suelo junto con todas sus piedras. En ese momento, todos los que estaban azotando a los demás se detuvieron y se acercaron al hombre, ahora azotándole a él.

Naruto miraba todo esto impasible; no veía aún la necesidad de intervenir. Solo si llegaba a ver que algún asesinato o lo intentaban, entonces empezaría su otra misión.

Fue Lee quien habló—. Naruto-kun, ¡no podemos permitir que este acto tan poco juvenil continúe! Por favor, déjame poner a esos hombres en su lugar.

Naruto negó con la cabeza y contestó—. Denegado, estamos aquí para observar. Solo si asesinan a ese hombre podremos intervenir. Ahora siéntate y guarda silencio.

Lee apretó con fuerza sus puños y no le importó la orden de Naruto. Rápidamente saltó donde se encontraban esos hombres, quienes seguían golpeando al anciano.

Lee con rapidez los noqueó y sonrió satisfecho, pero dejó hacerlo cuando sintió un fuerte golpe en su cara el cual lo hizo caer al suelo.

Acto seguido, oyó una voz que estaba empezando a caerle muy mal—. ¡Maldita sea, Lee! Espero que esta sea la última vez que te insubordinas. Puedo ser un Gennin, pero me tomo las malditas misiones enserio. Si hubieras estado en un equipo ANBU y hubieras hecho esto, ¡entonces tu capitán te hubiera asesinado en el acto! ¡Espero que para la próxima ocasión que hagas algo, pienses mejor en las consecuencias! —Naruto exclamó mientras Neji y Tenten se acercaban al lugar.

Tenten miraba esto con un poco de preocupación; ella no quería que esto terminara en una pelea. Neji, por su parte, miraba todo sin inmutarse, pero por dentro estaba asombrado por la madurez de Naruto. Tal vez lo juzgó mal y no era un perdedor como él creía que lo era.

Salió de sus pensamientos cuando oyó la voz de Lee—. ¡Naruto-kun! Lo siento, pero yo no podía permitir que ellos siguieran golpeando a este pobre hombre; él no hizo nada malo. ¡No podía dejarlo morir así como así! —contestó Lee frotándose en el lugar donde Naruto lo golpeó.

Se había dado cuenta de que lo había golpeado muy fuerte, pero por la forma en que lo golpeó no fue con todas sus fuerzas. También se percató que se hizo mucho más fuerte en esas dos semanas desde su lucha

Naruto se acercó y replicó—. ¡Entiende, Lee! ¡Nosotros somos ninjas! ¡No somos unos malditos héroes! Debes dejar de pensar en cuentos de hadas, ¡o nunca serás un gran ninja! Dejaré pasar tu insubordinación en el informe, pero a la próxima ya no te salvarás.

Lee sólo se quedó en su lugar, pero Naruto estaba empezando a caerle muy mal; no sabía que fuera tan frío, y eso no le gustaba

Dicho esto, Naruto se acercó al tembloroso hombre, y cuando éste vio a Naruto, lo agarró rápidamente y exclamó—. ¡¿Qué han hecho?! Rápido, noquéenme. Si los demás se enteran de que yo fui al único que no le sucedió, nada será mi fin. ¡Rápido, hazlo!

Lee le dijo que se tranquilizara y que nada malo le pasaría, pero Naruto había golpeado al hombre en su nuca, noqueándolo al instante.

Lee nuevamente se enojó y exclamó—. ¡¿Por qué hiciste eso, Naruto-kun?! ¡Ese hombre no hizo nada malo! No había razón para golpearlo. Naruto-kun, haz perdido tus llamas de la juventud.

Naruto ignoró a Lee y prestó atención a los demás trabajadores, quienes miraban todo con miedo.

Naruto señaló a uno de ellos y le ordenó que se acercara a su posición. El hombre se exaltó al principio pero luego siguió la orden de Naruto.

Cuando el Jinchūriki vio que el hombre estaba frente suyo, habló—. Ahora responde. ¿Por qué ese hombre estaba tan exaltado? Explícame qué está sucediendo en este lugar —exigió con una voz de comando, sorprendiendo a todos en ese lugar.

El hombre tímidamente contestó—. Ehm, está bien. El clan Kurosuki tomó control de nuestro pueblo hace unos meses, y el líder de ellos, Raiga, comenzó a organizar funerales para las personas que lo traicionaban o no seguían sus órdenes.

Tenten parpadeó ante esto y preguntó—. ¿A qué te refieres con ‘funerales?

El hombre contestó—. Raiga entierra con vida a aquellas personas que hicieron lo que ya les dije. Él grita amargamente y se apena abiertamente cuando se realizan los funerales. —Justo cuando dijo eso, se escuchó el ruido de un Gong más arriba, donde se podía ver un edificio.

El hombre habló otra vez—. Esa es la campana del funeral. Ayer Jin intentó asesinar a Raiga y por eso está organizando su funeral en estos momentos. Jin creyó que podría matar a Raiga y así liberarnos a todos, pero lastimosamente lo descubrió. Su funeral se realizará al otro lado de la montaña, donde se encuentra el cementerio. Ahora si me disculpan, debo continuar con mis tareas, no quiero ser el siguiente. —Finalmente, el hombre prosiguió con su trabajo

Naruto vio al hombre marcharse y habló—. Bueno, parece ser que las informaciones fueron correctas. Les daremos la opción de rendición, si no lo hacen, usaremos la fuerza letal, lo cual espero hacer. Ahora vamos, tenemos que apurarnos antes de que maten a ese pobre bastardo. —Dicho esto, todos desaparecieron del lugar

Con Raiga


Raiga en estos momentos se encontraba llorando en la cima de la montaña mientras veía a sus hombres trayendo a Jin para enterrarlo—. Jin… él era un buen hombre. Recuerdo cuando le dije que salvaría a su madre. Recuerdo que se puso muy feliz, de verdad era un buen tipo. Amo los funerales, son muy emocionantes —afirmó mientras se secaba las lágrimas de sus ojos.

De repente, una voz se escuchó en su espalda—. Raiga se acercan unas personas, pronto se dejaran ver.

Raiga levantó una ceja ante esto y preguntó—. ¿Hm? ¿Quiénes podrán ser? No estaba al tanto de que alguien me haya traicionado recientemente. —Después de decir eso, continuó observando el funeral.

Con Naruto y los demás

—Muy bien, ya saben el plan. Tan solo esperen aquí, y si ellos se niegan, ya saben qué hacer —expresó Naruto mientras lo demás asentían y le veían desaparecer en un Shunshin de viento

Los hombres que cargaban un ataúd de color blanco se detuvieron, ya que justo enfrente de ellos se formó un pequeño torbellino de hojas. De allí apareció un joven de cabellera rojiza.

Ellos bajaron el ataúd y se pusieron en posición de defensa.

Naruto decidió presentarse—. Hola, miembros del clan Kurosuki. Mi nombre es Naruto, estoy aquí por orden del Hokage para expulsarlos de este lugar y observar que cumplan con ésta orden. Pueden ignorar mi advertencia, pero deberán pagar las consecuencias.

Todos ellos rieron abiertamente mientras que uno de ellos le miró con burla y exclamó—. ¡Ja! Escoria de Konoha, como si pudieras hacer algo, ¿No lo ves? Somos más que tú; acabaremos facilme… —La frase terminó allí ya que Naruto rápidamente desenfundó su Katana y cortó la cabeza del hombre.

La sangre salió a chorros mientras que los miembros del clan Kurosuki observaban con horror. Luego miraron hacia donde se suponía que Naruto debería de estar, pero éste ya había desaparecido del lugar.

En lugar de Naruto, ahora estaban Neji, Tenten y Lee, mientras que uno de los hombres se alejaba rápidamente del lugar,

Neji no dudo ni un segundo y rápidamente mató a tres de ellos con su Juuken. Tenten dudó al principio, pero acabo con dos de ellos con unas notas explosivas. Lee, por su parte, solo noqueó al último.

Naruto volvió a reaparecer en el lugar mientras evaluaba a su equipo—. Muy bien, Neji. Francamente, estoy sorprendido. Parece ser que detrás de toda esa fachada arrogante tuya hay un buen Shinobi. Tú también, Tenten. No te sientas mal por asesinarlos; eran unos bastardos merecían morir. En cuanto a ti, Lee, claramente la misión era asesinarlos, y puedo ver que no lo has hecho, lo cual hace que me decepciones, una vez más. —Dicho esto, Naruto atravesó con su Katana el corazón de ese hombre que Lee no había asesinado.

Tenten y Lee lo miraban con ojos abiertos, ya que no parecía inmutarse ni siquiera un poco al quitarle la vida a alguien. Mientras que Neji observaba en silencio, pero comenzaba a respetar al pelirrojo.

Naruto se dio la vuelta y prosiguió—. Muy bien, Lee. Parece que no todo está perdido para ti, aún queda uno más detrás de esas lapidas. Ve y mátalo; será una buena experiencia para ti.

Lee no quería hacerlo, pero Naruto tenía razón aunque odiara admitirlo; tendría que aprender a hacer esto en algún momento u otro, o no llegaría a ser el gran ninja que quería ser.

Esprintó con el puño extendido hacia ese hombre, quien se había asustado bastante. Sin embargo, justo cuando Lee estuvo por conectar un poderoso golpe que tal vez le hubiera partido el cráneo, se detuvo y miró al hombre que cayó al piso, revelando a una persona de unos 15 años de edad.

— ¿Tú eres? —indagó Lee.

Naruto apareció a su lado y preguntó—. ¿Quién es él?

—Bueno él es Karashi-san.

Naruto no se sorprendió, y Neji y Tenten aparecieron—. Así que él es Karashi, entonces él y Shanshou-baasan… —Tenten habló mientras el ahora identificado Karashi se cruzó de brazos y miró hacia otro lado.

Lee entonces habló—. Karashi-san. ¿Es cierto que te has unido al clan Kurosuki por voluntad propia? ¿Es cierto?

Naruto rodó los ojos al escuchar las preguntas de Lee; era obvio que se unió por voluntad propia.

Karashi replicó—. ¿Y qué si lo he hecho? Raiga-sama es… —Pero fue interrumpido, ya que en ese instante Naruto sacó la Katana de su nuevamente y lo dirigió hacia su cabeza.

Karashi abrió los ojos en horror y temor puro. Pero en un instante Lee sujetó la Katana de Naruto con ambas manos con dificultad, extrayendo un poco de sangre de sus manos.

Logró detener la Katana a milímetros del rostro de Karashi—. ¡Naruto-kun! ¡Por favor! No nos precipitemos, tal vez todo esto sea un error. Yo no creo que Karashi-san haya hecho todas esas cosas horribles. Por favor, perdónalo. Yo me haré responsable de lo que haga de ahora en más. ¡Por favor! —Lo último lo dijo ya habiendo soltado la Katana de Naruto e inclinándose un poco hacia él.

Naruto suspiró y apuntó su Katana hacia Karashi—. Está bien, pero si llega a hacer algo estúpido nuevamente, lo asesinaré. Además, pondré en el informe que trataste de ayudar a un criminal. ¿Entendido?

Lee asintió y agradeció a Naruto; se dio la vuelta para ver a Karashi, quien estaba bastante pálido.

Lee lo sacudió, sacándolo de su estupor y exclamó—. Por favor. ¡Prométemelo! ¡Prométeme que abandonaras al clan Kurosuki!

Karashi se levantó he hizo una reverencia—. Lo entiendo. Lo siento, ¡lo siento!

Lee asintió felizmente pero Naruto agregó—. Espero que hagas eso; yo no doy segundas oportunidades. Si tratas de traicionarnos, te asesinaré la próxima vez; ni siquiera Lee podrá salvarte.

Lee no le prestó mucha atención, ya que confiaba en que Karashi no los traicionaría otra vez… ¿o sí?

Karashi nuevamente se puso pálido y replicó—. H-Hai Ninja-san.

Naruto asintió con la cabeza y se dirigió al ataúd, descubriendo que ese tal Jin ya estaba muerto, tal vez por asfixia.

Mientras Neji veía a Naruto revisar el cuerpo, él sintió la necesidad de mirar por arriba de la montaña. Cuando hizo esto sintió que unos ojos rojos le estaban observando.

Neji se exaltó bastante, cosa que le hizo preguntar—. ¿Qué es eso? ¿Qué es ese instinto asesino?

Lee rápidamente se acercó a Neji y le preguntó si estaba bien, mientras que Naruto dejó el cuerpo en ese lugar y se dirigió a Neji, respondiendo a su pregunta—. Esos son los siguientes bastardos a quienes debemos matar. ¿No me digas que te asustaste por ese pequeño instinto asesino? Si quieres, yo puedo mostrarte cómo se siente uno de verdad —Naruto habló con diversión.

Neji, quien se dio cuenta de su pérdida de compostura, solo gruñó ante el comentario, pero dio una pequeña sonrisa imperceptible para Naruto, quien habló nuevamente—. Muy bien, solo quedan esos dos y los demás bastardos que yo presumo que están en el complejo cerca de la mina. Ahora apresurémonos para regresar a la aldea.

Todos ellos asintieron mientras que Lee se dio la vuelta para mirar a su amigo—. Karashi-san, por favor regresa con Shanshou-baasan; ella te está esperando allí.

Karashi asintió con la cabeza cuando vio a Lee y los demás subiendo a la cima de la montaña.

Cuando lo habían hecho, Neji expresó—. Aquí no hay nadie.

Naruto negó con la cabeza y respondió—. Sí que lo hay, pero algo o alguien están ocultando sus presencias. Dejé de sentirlos justo cuando empezamos a luchar con esos idiotas allá abajo, pero yo ya sabía que aquí se encuentran dos personas; tan solo están bien escondidos.

Justo en ese momento, una espesa neblina se empezó a formar alrededor. Naruto conocía bien esta técnica; la vio muchas veces en Kirigakure en sus días como ANBU.

Acto seguido, oyó una risa y el nombre de la técnica—. Kirigakure no Jutsu (Jutsu: Ocultación en la Niebla).

Lee sacó una libreta y dio información sobre la técnica, la cual Naruto ya conocía.

Naruto rápidamente ordenó—. Neji, usa tu Byakugan y trata de encontrar al enemigo.

Neji ya tenía activado su Byakugan, pero Naruto no pudo verlo ya que la niebla era muy espesa.

Neji tenía una expresión de frustración en su rostro y exclamó—. ¡No puedo! Lo llevo intentando hace un rato pero no logro ver nada.

Lee se sorprendió y dijo que era imposible que el ojo de Neji no pudiera ver a través de esta técnica.

Naruto tenía sus sospechas y silenciosamente activó su Rinnegan.

Con Raiga un poco antes


Raiga se encontraba en una posición un poco más elevada que la de Naruto—. ¿Cómo lo ves, Ranmaru?

De repente, la misma voz de antes habló detrás de su espalda—. Es increíble… Uno de los cuatro puede ver las energías de los demás, parece ser un Kekkei Genkai (Línea de Sangre)

— ¿Puede vernos? —preguntó Raiga.

Ranmaru negó y respondió—. No te preocupes por eso. Yo tengo más poder que él…

Se detuvo en ese instante cuando sintió que unos extraños ojos purpuras le observaban. Por tal motivo, habló nerviosamente—. R-Raiga, hay uno más. Parece tener un poderoso Doujutsu, ni siquiera el mío es tan p-poderoso; él ya nos encontró y se dirige rápidamente hacia aquí. Debemos irnos o nos matará.

Raiga estuvo a punto de decir algo pero nuevamente escuchó la voz de Ranmaru—. ¡Raiga agáchate!

Raiga lo hizo al instante y esquivó el corte que iba dirigida a su cuello. Notó que su niebla aún estaba activada, viendo al joven frente suyo—. ¿Quién eres tú?

Naruto sonrió maliciosamente y respondió—. Tu peor pesadilla —contestó lanzando otro corte a Raiga, quien lo bloqueó con unas extrañas Katanas.

Naruto supuso que eran las Kiba, pero no les tomó mucha importancia.

No obstante, el haber ignorado su peligro hizo que mirara lo siguiente con asombro.

Con Naruto - Momentos Antes


Naruto había activado su Rinnegan y realizó algo que había descubierto su ojo era capaz de hacer. Sus pupilas se contrajeron y en ese instante obtuvo la visión de todo el lugar.

Naruto podía ver claramente los flujos de Chakra de alrededor, percatándose de dónde provenía lo que estaba interfiriendo con sus capacidades sensoriales así como el Byakugan de Neji.

Vio a un hombre que supuso que era Raiga y rápidamente corrió hacia ese lugar, mientras que Neji y los demás aún seguían ‘cegados’ por la neblina.

Apareció en un instante en frente de Raiga, extrayendo nuevamente su Katana para intentar cortar su cabeza. Su acción no tuvo mucho éxito ya que oyó una voz advirtiendo a Raiga que se agachara.

Naruto falló y se dispuso a atacar nuevamente, pero Raiga habló—. ¿Quién eres tú? —preguntó mientras veía a los ojos de Naruto; no vio nada que pareciera un Doujutsu y pensó que, o los tenia desactivados o Ranmaru se había equivocado, pero eso último nunca sucedía.

Naruto se detuvo un momento, sonrió maliciosamente y respondió—. Tu peor pesadilla. —Rápidamente él lanzó otro corte a Raiga, quien lo bloqueó con sus Kiba y estos brillaron intensamente.

Naruto se dio cuenta de que ya estaba utilizando el estilo rayo de su Katana, así que también hizo lo mismo. No obstante, se sorprendió cuando las Kiba cortaron fácilmente su Katana en dos.

Naruto dio un gran salto hacia atrás y se enfureció; esa Katana era especial para él, pero ahora no era nada más que basura.

Raiga entonces sonrió maniáticamente y exclamó—. ¡Recordare tu rostro en lo profundo de mi corazón! ¡Hare un funeral para ti! Estoy seguro que por ti si podre llorar. —Corrió hacia él, solo para ser repelido por una gran fuerza y estrellarlo duramente contra el suelo.

Miró hacia Naruto y vio que tenía una mano extendida; no supo qué fue esa técnica, pero dejo de pensar cuando escuchó que Ranmaru gritó de dolor.

Raiga se asustó bastante mientras sacaba a Ranmaru de su espalda y gritaba—. ¡Ranmaru! ¿Ranmaru estas bien? —cuestionó temerosamente ya que Ranmaru había recibido toda la fuerza de ese impacto.

Ranmaru abrió los ojos ligeramente y dio una pequeña sonrisa mientras un hilillo de sangre caía por la comisura de sus labios—. R-Raiga *tos*… T-te lo dije, si nos quedábamos a-aquí, moriríamos *tos*. Tengo todos los huesos rotos; no voy a sobrevivir.

Rápidamente lo cargó y gritó—. ¡Tonto! ¡Tú no puedes morir! ¡No sin que yo muera antes! ¡Vamos, resiste, Ranmaru, yo te sacare de aquí! —Movió a Ranmaru, pero este ya había cerrado los ojos y dejado de respirar.

Raiga concluyó que ya estaba muerto, por lo que gritó amargamente mientras lloraba en su pecho.

Momentos después, oyó la voz de su asesino—. ¡Maldito estúpido! ¿Sabes lo que hiciste? ¡Esa Katana era muy especial para mí! ¡Fue el botín de mi primer asesinato! ¡Pero ahora tomaré las tuyas después de matarte, maldito idiota! —Naruto exclamó furiosamente.

Emergence of Talents (YouTube)


Raiga dejó de llorar y se giró hacia Naruto, mirándole con ojos llenos de furia al mismo tiempo que unas nubes de color negro se formaron en el aire.

Raiga levantó sus Kiba hacia el cielo y gritó—. ¡Pagarás por esto! ¡Es hora de tu funeral!

Seguidamente, esos rayos cayeron del cielo y envolvieron a Raiga, quien bajó sus Kibas y las apuntó hacia Naruto para luego clavarlas en el suelo, lanzando unos rayos que se dirigieron rápidamente hacia Naruto.

Naruto vio venir el ataque y sonrió mientras a toda velocidad hacía unos sellos de manos; era tiempo de probar una de las técnicas del pergamino a gran escala.

Agradeció que la neblina aún estaba alrededor, y que Neji y demás parecían luchar con la nada. Sin embargo, se percató de que ellos empezaron a darse cuenta de esto.

El Jinchūriki se apresuró, finalizando los sellos y gritando el nombre del jutsu—. Fūton: Tatsumaki Shinsei (Elemento Viento: Torbellino sagrado). —Entonces, un gran torbellino, el cual estaba girando furiosamente, se formó justo enfrente de Naruto.

Naruto lanzó su técnica hacia Raiga, quien vio al torbellino absorbiendo su técnica y combinándose con ella. Ahora en lugar de ser un simple torbellino, era uno con rayos alrededor.

El pelirrojo no sabía que eso era posible, por lo cual le pareció impresionante.

Raiga pudo haber escapado, pero ya había gastado todo su Chakra en la técnica anterior; ya no había razón por la cual seguir luchando, Ranmaru había muerto y él no pudo hacer nada para impedirlo.

Lanzó sus Kiba hacia un lado, ya que su rival había sido digno y por lo tanto le entregaría las Kiba, las cuales debían de aceptarlo como su nuevo amo o sufriría una dolorosa muerte por electrocución.

El torbellino ya estaba justo frente suyo y aceptó su destino, la técnica había impactado justo en él, arrasando con todo lo que había alrededor y un instante después la técnica había desaparecido junto con el cuerpo de Raiga.

Naruto sonrió satisfecho al ver el poder destructivo de su técnica; pudo haberle cargado mucho más Chakra, pero eso hubiera llamado la atención de los demás.

Esperó unos minutos, y Tenten, Neji y Lee aterrizaron justo en frente de él.

Neji lo miraba con la misma posición desinteresada de siempre, pero Naruto se dio cuenta de que había un poco de respeto y asombro en sus ojos. Lee y Tenten lo miraban con expresiones de asombro ante la destrucción del paisaje.

Tenten entonces habló—. ¿Qué pasó aquí?

Con Neji y los demás momentos antes


Neji y los demás habían dejado de luchar cuando todos se dieron cuenta de que en realidad no estaban luchando con nadie.

Neji también se percató de que Naruto no estaba ahí. Rápidamente fijó su vista hacia el norte con su Byakugan y pudo ver a un hombre lanzando un poderoso jutsu Raiton hacia Naruto, quien hizo unos sellos de manos a una impresionante velocidad y luego vio algo que lo dejó en shock.

Un inmenso torbellino se formó justo enfrente a él y lo lanzó hacia ese sujeto, quien lo recibió de lleno, desintegrando su cuerpo dentro del torbellino.

Neji en ese momento supo que Naruto era alguien extremadamente poderoso, y era alguien al quien no podría vencer en estos momentos. Se preguntó cómo se hizo tan poderoso, cosa que luego se lo preguntaría.

Salió de su estupor y dijo a Tenten y Lee que lo siguieran; ellos no habían visto nada, pero habían sentido una fuerte ráfaga de viento. Ambos asintieron y siguieron a Neji.

Luego de correr por unos instantes, se sorprendieron al ver el claro donde Naruto se encontraba. La niebla ya había desaparecido y podían ver todo con claridad.

En el suelo había unas largas marcas un poco finas en comparación a la otra que era mucho más grande y gruesa.

La marca más grande empezaba donde estaba Naruto y terminaba más al frente, justo donde se originaban las más finas; todos ellos entonces asumieron lo que había pasado ahí.

Tenten entonces habló—. ¿Qué pasó aquí?

Naruto la miró a los ojos y contestó—. Peleé contra Raiga, le lancé un ataque y murió; eso fue todo. Ahora larguémonos de este lugar, aún no concluimos con esta misión.

Todos lo miraron con los ojos abiertos, pero fue Lee quien habló esta vez—. ¿Estás diciendo que acabaste con un Kiri no Shinobigatana (Espadachines Ninja de la Niebla) tú solo? Vaya Naruto-kun, ¡tus llamas de la juventud están volviendo a brillar!

Naruto se encogió de hombros y replicó—. Ese sujeto era bastante débil, supongo que solo era fuerte por el niño que estaba en su espalda; parecía tener una especie de Doujutsu lo cual impedía a Neji utilizar su Byakugan y a mi mis capacidades sensoriales. Bueno, ahora larguémonos de aquí.

Todos asintieron y no pidieron más explicaciones. Naruto entonces se dio vuelta mientras comenzaba a retirarse, olvidándose por completo de las Kiba, pero de repente escuchó una voz.

— ¿Qué es eso? Vaya qué hermosas Katanas, creo que voy a tomarlas —dijo Tenten mientras se acercaba para recoger las Kibas.

No obstante, las manos de Naruto la detuvieron antes de que pudiera cometer un error—. Tenten-chan, te recomiendo que no toques esas Katanas. Según he escuchado, tú tienes dificultades para moldear Chakra, y esas Katanas necesitan que alguien muy poderoso con el Elemento Rayo. De no ser así, éstas te electrocutaran hasta la muerte al tocarlas. Confía en mí, no las toques.

Tenten rápidamente apartó la mano, viendo con temor cuando Naruto sujetó ambas. Sin embargo, esa expresión cambió a una de asombro al ver como unos pequeños rayos aparecieron y envolvieron por un momento los brazos de Naruto, quien no pareció inmutarse.

Luego ella vio que sacó un pergamino de sellado de su bolsa ninja y las selló dentro.

Naruto después habló—. Ese bastardo de Raiga partió en dos mi Katana, ahora yo las reclamaré. Parece ser que me aceptaron como su nuevo dueño.

Tenten lo miró con asombro al recordar algo y preguntó—. Espera… ¡¿Tu naturaleza también es el Raiton?! ¡Eso entonces te hace tener cuatro afines a la naturaleza! ¡Eso es completamente genial! —Tenten exclamó con admiración.

Naruto se detuvo en seco y maldijo mentalmente—. Estúpido, estúpido, ¡Estúpido! Maldita sea, ¿cómo pude dejar pasar algo así?

Entonces escuchó otra voz en su mente—. ¡Ja! Eres un tonto, eso te pasa por querer presumir frente a esta chica. Parece que logré debilitarte ante al sexo opuesto, ¿eh? —Kurama dijo divertidamente en la mente de Naruto.

El antiguo ANBU gruñó y replicó—. ¡Bola de pelos!, ¿dónde demonios estabas? Estuviste muy callado estos días. Y bueno, para que lo sepas, digamos que tuviste éxito, ¿Qué puedo decir? Las mujeres me encantan, siempre y cuando no intenten matarme o tener malas intenciones. Pero dejando eso a un lado, ¿Qué te ha mantenido en silencio durante todo este tiempo? —Naruto preguntó con curiosidad.

Kurama contestó—. Bueno. He estado muy ocupado en este lugar que has hecho para mí; debo decir que este lugar de recreación es refrescante. Además de poder controlar mi tamaño dentro de tu mente, eso hace que pueda disfrutar con comodidad. Solo necesito compañía femenina ahora, me pregunto si puedo agregar a Matatabi a este lugar…

— ¿Quién?— preguntó Naruto.

—Ah, ella es Nibi (Dos colas), ¡solo te puedo decir que ella está caliente, muchacho!

Naruto le miró con una gota de sudor y preguntó—. ¿Que ella no es tu hermana? ¿Acaso tendrías sexo con tu propia hermana?

Naruto oyó una risa escandalosa en su mente y el sudor en su nuca creció aún más—. Jajaja, tonto humano, esas cosas no significan nada a nosotros los Bijūs. Podremos tener el mismo padre, pero no compartimos a lo que ustedes llaman 'lazos de sangre'. Ahora cortemos con esta conversación, parece ser que la humana está preocupándose.

Tenten veía preocupada a Naruto, debido a que solo se había quedado ahí sin hacer o decir nada cuando ella habló sobre su otro elemento. Tal vez era algo que él no quería que ella supiera, por lo cual rápidamente se disculpó—. Lo siento, Naruto-kun, yo no sabía que no eso era un secreto, prometo no decirle a nadie más.

Vio a Naruto sacudir la cabeza y seguidamente hablar—. No te preocupes por eso; tan solo estuve recordando algunas cosas. Pero sí, te agradecería si no le dijeras a nadie sobre mi cuarto elemento. Es un secreto y los Shinobis debemos guardar nuestros secretos.

Tenten asintió y luego vieron a Lee y Neji acercándose. Naruto entonces habló—. ¡Muy bien, terminemos con esto!

Al decir eso, todos salieron de ese lugar rápidamente, rumbo a la villa del pueblo.

En la aldea– 3 minutos después


Desde la cima de la montaña, Naruto y los demás vieron que todos los aldeanos estaban reunidos en la villa y Karashi estaba allí con ellos esperando.

Lee sonrió feliz ya que se encontraban a salvo, por lo tanto corrieron hacia la villa.

Naruto había sentido múltiples presencias hostiles por encima su posición, por lo que supuso que ese tal chico Karashi lo había traicionado, lo cual significaría su muerte.

Con Karashi


Karashi observaba con diversión a Lee y los demás dirigiéndose hacia sus muertes.

Karashi se dio cuenta de que uno de los hombres se levantó y gritó—. ¡Ninja-san! No se acerque… —Pero la mano de Karashi lo detuvo.

Uno de los ancianos miró a Karashi y habló con decepción—. Karashi, pensé que te habías arrepentido.

Karashi bufó y respondió—. ¿Creías que volvería a mi antiguo yo que vendía Curry?... ¡Ahora! —Karashi gritó, haciendo una señal a los hombres que estaban en la cima, quienes asintieron y lanzaron piedras enormes colina abajo hacia Naruto y los demás.

Con Naruto y los demás


Ellos se habían dado cuenta de lo que Karashi había hecho. Por lo tanto, Naruto no tuvo más alternativa—. Lee ya sabes lo que esto significa…

Lee estuvo a punto de decir algo, pero todos vieron con horror a varias piedras enormes que se dirigían hacia ellos; nada podían hacer… O eso pensaron.

Naruto al ver las piedras, a toda velocidad hizo unos sellos de manos; era momento de probar otra técnica que aprendió del pergamino.

Al terminar puso sus manos en suelo y gritó el nombre de la técnica, justo cuando las piedras estaban por alcanzarlos—. Doton: Taju Doryūheki (Elemento Tierra: Múltiples Paredes de Tierra). —Múltiples paredes de tierra emergieron del suelo, protegiendo a Naruto y los demás.

Las paredes resistieron perfectamente, ya que Naruto cargó suficiente Chakra como para resistir el ataque de un jutsu Raiton de poder medio.

Tenten, Neji y Lee miraron con asombro a Naruto; ellos se preguntaban qué tan poderoso era en realidad. Pero después de eso suspiraron de alivio ya que se habían salvado.

Naruto se dio la vuelta, sacudiéndose el polvo de las manos y miró fijamente a Lee—. Lee. Tú mismo lo has visto, ese tal Karashi morirá, o lo matas tu o yo. Tú decidirás eso mientras acabamos con estos bastardos que se están acercando, tienes unos tres minutos para decidirte.

Lee replicó con enojo—. ¡Naruto-kun! ¡Karashi es mi amigo! ¡No puedes pedirme hacer esto! ¡¿Que le diré a su madre?! ¡No podemos hacer esto!

Naruto no se inmutó y respondió—. ¡No me importa! ¡Cumpliremos con los parámetros de la misión! ¡Y si tú te opones, te asesinare también por insubordinarte! Ya he tomado una decisión, ese Karashi no vivirá para ver el mañana, ¡Y tú aceptaras esta orden sin protestar!

Todos se sorprendieron al escuchar nuevamente el tono de comando de Naruto; ellos se dieron cuenta de que no había nada que objetar.

Neji lo respetaba más que antes. Tenten pudo sentir su corazón acelerarse mientras veía esta faceta de Naruto, y Lee empezó a odiar a Naruto. Pero no dijo nada, tenía que pensar qué haría con Karashi.

Le dieron una orden que tenía que cumplir aunque no le gustara; tan solo no sabía si podría ser capaz de matar a su amigo; tenía que pensarlo.

En ese momento aparecieron los hombres del clan Kurosuki, quienes tenían sonrisas satisfechas en sus rostros. Ellos nunca vieron el jutsu de Naruto, tampoco podían ver las paredes de tierra ya que las rocas las cubrían completamente.

Uno de ellos entonces exclamó—. ¡Ja! ¡Eso les pasa por meterse con los Kurosuki! Ahora todos aprenderán que nadie se mete con noso… —Pero otra vez alguien fue interrumpido por Naruto, quien había cortado nuevamente la cabeza de alguien, pero esta vez con sus nuevas adquisiciones, las Kiba.

Naruto limpió la sangre de su espada y miró hacia los aterrorizados presentes—. ¡Tiene las Kiba de Raiga-sama! ¡Corramos! —Todos asintieron y corrieron en dirección opuesta a la villa.

Naruto los miró correr al que los demás—. ¿Los dejaremos huir? —Neji preguntó curiosamente.

Naruto negó con la cabeza mientras hacía unos sellos de manos e inflaba su pecho y lanzaba su técnica—. Katon: Gouryuuka no Jutsu (Elemento Fuego: Jutsu Gran Dragón De Fuego). —Naruto escupió un gran Dragón de Fuego, el cual se dirigió hacia esos hombres.

Ellos solo pudieron gritar en agonía mientras la técnica los quemaba casi el instante; nadie sobrevivió, y cuando Naruto vio su obra, asintió con la cabeza.

Tenten indagó—.Naruto-kun, ¿a ti te gusta asesinar personas?

Naruto se dio la vuelta y la miró—. Sí, me gusta bastante, pero solo asesino a los bastardos que se lo merecen o me molestan. No soy un loco sanguinario que solo piensa en matar. Me gusta asesinar, pero a los que se lo merecen.

Tenten continuó—. ¿Pues cómo te acostumbras a ello? Yo aún me siento mal por asesinar a esos hombres allá atrás, ¿Cómo lo haces tú?

Naruto se encogió de hombros y respondió—. Pues no lo sé. Tal vez después de matar a algunas cuantas personas dejas de sentir pena por ellos. Pero si asesinas a gente inocente, te terminarás volviendo en alguien loco y sanguinario, cosa que yo no he hecho aún, y espero no hacerlo. Aunque si tengo que llegar a hacerlo, no tiene por qué gustarme eso.

Tenten asintió con la cabeza y mantuvo esas palabras en mente; eso le ayudaría mucho en el futuro cuando tuviera que matar a alguien más.

Entonces Naruto se volvió hacia Lee, quien parecía estar pensando en lo que le dijo—. Entonces Lee… ¿Te has decidido? ¿Quién será el que mate a ese bastardo traidor? ¿Tú o yo?

Lee liberó una lagrima y respondió—. Y-yo, no lo podría hacer Naruto. Hazlo tú, yo no tengo las agallas para asesinar a mis amigos… no soy un monstruo.

Naruto poco le importó su comentario final; si quería ser un patético sentimentalista, Naruto no se lo reclamaría. Esto que vería sería bueno para él, tal vez y dejaba de ser tan iluso—. Está bien, ¡Acabemos con esto y regresemos a la aldea de una buena vez!

Ninguno de los demás se movió hasta que Tenten reclamó—. ¡Lee! ¡¿Por qué le dices esas cosas a Naruto-kun?! Él tiene razón, ese chico ha traicionado a su palabra, ¡y Naruto dijo claramente lo que pasaría si eso llegara a pasar! ¡No tienes por qué enojarte de esa manera!

Neji asintió con la cabeza y agregó—. Tenten tiene razón, Naruto-san claramente advirtió lo que pasaría si rompía su palabra. Ahora sigámoslo y terminemos con esto.

Pero entonces ellos escucharon a Lee hablar, con una voz completamente distinta a la suya—. ¡Cállense! Todos en la aldea tienen razón. ¡Él no es nada más que un Demonio! ¡Yo me encargare algún día de él! Y ni siquiera ustedes amantes de Demonios podrán hacer nada.

Tenten gruñó furiosamente y exclamó—. ¡¿Qué demonios te pasa, Lee?! No hables de Naruto-kun de esa manera; él es así de frio por ese tipo de mentalidad. Yo no lo culpo, hasta lo comprendo. Y ahora, si ya terminaste con tu patético lamento, ¡terminemos con esta misión!

Lee le fulminó con su mirada, y Tenten parecía estar a punto de atacar a Lee.

Pero Neji decidió poner un alto a esto; si bien no le gustó que le llamara de aquella forma, habló con seriedad—. ¡Ya fue suficiente! Lee, comprende. Esto es parte de tu misión y te hará madurar. Y tú Tenten, tampoco no insultes a Lee. Ahora vamos.

Lee y Tenten asintieron y siguieron a Naruto, quien los estaba esperando un poco más al frente.

Naruto había escuchado toda la conversación desde su lugar; no podía evitar sonreír, tal vez podría confiar en Tenten y Neji ya parecía respetarlo.

En cuanto a Lee, tal vez dejaría esa actitud incrédula y se convertiría en un espléndido ninja, a él no le importaba que Lee lo odiara en estos momentos; Naruto quería que se vuelva fuerte, así podría darle una batalla interesante en el futuro.

Salió de sus pensamientos cuando los demás aparecieron frente a él. Naruto les hizo una seña y llegaron a la aldea.

Cuando llegaron, vieron a los aldeanos rodeando a Karashi, quien tenía una mirada de horror al ver a Naruto ahí y aún más después de ver todo lo que había hecho.

Pero suspiró de alivio cuando vio a Lee con ellos; tal vez él podría salvarlo una vez más.

Naruto cortó distancia con Karashi y declaró—. Karashi, por orden del Hokage al ser un hombre del clan Kurosuki y no haber aprovechado la oportunidad de irte de este lugar, te sentencio a muerte.

Karashi se puso aún más pálido y contestó—. ¡P-pero s-solo fue una broma! ¿No se la tomaron enserio verdad? Jejeje —respondió riendo nerviosamente.

Miró a Lee y vio que sus ojos habían perdido su usual brillo—. Vamos, Lee, dile a tu amigo que solo fue una broma y que me perdone. Tú me conoces. — Él vio que Lee apretó fuertemente sus puños, pero no dijo nada.

Fue Naruto quien habló—. Lo lamento, pero Lee-san no puede hacer nada, ya le he dado una orden la cual él debe cumplir. Ahora te doy la oportunidad de cometer Seppuku o dejar que yo te asesine. Dime ¿qué prefieres? —preguntó tranquilamente mientras sacaba una de sus Kiba del pergamino de almacenamiento.

En ese instante, Karashi empezó a derramar lágrimas y se lanzó hacia Lee, sujetando fuertemente sus piernas mientras decía—. ¡Por favor, Lee! ¡Ayúdame! ¡No dejes que me mate! ¡Por favor! ¡Volveré a hacer el Curry de la vida como antes! ¡Pero no dejes que me mate por favor! —Karashi derramó más lágrimas.

Lee no le prestó atención, pero era obvio que también estaba llorando.

Naruto volvió a hablar—. Bueno, seré yo… Neji, Tenten —citó, atrayendo la atención de ambos—, sujeten al muchacho mientras hago esto. —Ambos asintieron y agarraron a Karashi, apartándolo de Lee, quien volvió a apretar más duro sus puños, esta vez extrayendo sangre de ellos.

Karashi comenzó a gritar que lo dejaran ir y que no lo volvería a hacer, pero Naruto lo ignoró—. Te cortaría la cabeza, pero conocí a tu madre. Por lo tanto, permitiré que pueda darte velorio. Te atravesare el corazón; tú no te preocupes, no sentirás nada. Tuviste que pensar dos veces en mi advertencia. Nos veremos en el infierno… Adiós.

Sin más palabras atravesó el pecho de Karashi. Como había dicho Naruto, Karashi no sintió nada, ya que había muerto casi al instante.

Neji y Tenten dejaron caer el cuerpo y vieron que Lee tenía una mirada perdida; él solo se acercó al cuerpo y lo cargó, llevándoselo de ahí en silencio.

Naruto entonces habló—. Muy bien, todos ustedes, su aldea ahora está a salvo; nosotros nos retiraremos de este lugar. Neji, Tenten, es hora de volver a la aldea. Aún es temprano, podremos llegar ahí antes de que el sol se ponga. Regresemos al hogar de la anciana a por Lee, creo que él fue a ese lugar.

Tenten y Neji asintieron y siguieron a Naruto, ignorando los gritos de felicidad y alabanzas hacia ellos.

30 minutos después – Restaurante de Curry


Naruto, Neji y Tenten habían llegado hace unos minutos para encontrar el cuerpo de Karashi en la sala con su madre llorando en su pecho.

Lee solo estaba parado ahí sin hacer nada. Naruto no le importó que la mujer estuviera llorando y ordenó—. Lee, es hora de regresar a la aldea. Después tú también podrás venir a llorar por la muerte de ese bastardo. Ahora regresaremos a la aldea, y cuando digo ahora es ahora, es una orden. Ustedes también, Neji, Tenten, síganme.

Los recién citados asintieron con la cabeza y siguieron a Naruto en silencio.

Lee volvió a apretar sus puños duramente mientras pensaba—. ¡Maldito demonio! Juro que me la pagaras, ¡y esos que se hacen llamar mis compañeros de equipo y amigos también! Pero tú, Naruto, tú serás quien pagues más, ¡todo esto es por tu culpa!

Luego de pensar aquello se arrodilló y abrazó fuertemente a la anciana, quien no dejaba de llorar.

Lee le dijo que vendría al funeral de Karashi dentro de unos días, ya que también quería despedirse apropiadamente de su hijo.

Luego de se levantó y siguió a Naruto y los demás.

Oficina Hokage – 3 horas más tarde


Naruto había finalizado su reporte al Hokage, quien asintió a todas palabras y nuevamente se sintió orgulloso de Naruto. Más aún por oír de los demás sobre sus cualidades como líder. Aunque extrañamente, Lee no abrió la boca en ningún momento.

Minato había estado pensando en las reacciones que estaba teniendo con Naruto, y pensó que tal vez se había equivocado hace 13 años. Sin embargo, no podía ir decirle que era su padre así como así. Primero tenía que estar seguro de que no estaba equivocado, y luego tratar de compensar todos estos años que no estuvo para él.

Lástima que Naruto ya lo supiera que poco le importaba su “amor”.

Minato entonces habló—. Muy bien. Veo que has obtenido las Kiba, lastimosamente, no puedo hacer nada; ni Kiri ni yo, ya que las Espadas Legendarias eligen a su maestro, y tal parece que ellas te han aceptado. No te preocupes, Kiri no dirá nada sobre eso. Solo las pedirán de vuelta una vez que mueras o las pierdas en algún sitio para que ellos puedan recuperarlas. Ahora, retírense.

Así lo hicieron y caminaron hacia sus respectivos hogares; todos estaban muy cansados y todos tenían que pensar en mucho, y el tema en común era Naruto, quien en estos momentos estaba sonriendo y hablando mentalmente—. ¡Je! Parece que esta tonta misión fue productiva después de todo. Pude hacerme con una de las Espadas Legendarias y además descubrir algo interesante… Creo que tú también lo percataste, ¿no es así Kurama?

Sí, parece ser que tu papito está empezando a darse cuenta de que tú eres su hijo después de todo y no mi reencarnación. Tal vez esto podría ser más divertido de lo que pensé.

Naruto solo asintió y continuó su caminata hacia su apartamento; tenía mucho que hacer aún. Tenía que leer el pergamino, dominar el último paso del Rasengan y además conseguir un poco de sangre de su padre para poder ver la técnica que lo hizo famoso.

Con eso todo eso en mente, Naruto llegó a su morada.

XxXxXxXxXxXxX


Notas
:

¡Fin del capítulo!

Antes que nada, quiero decir algo que siempre me olvide de decir, Naruto tiene una gran cantidad de Chakra debido a su Rinnegan. Según recuerdo, Nagato tenía como 9 veces más Chakra que Naruto al poseer el Rinnegan y ser un Uzumaki. Y si a Naruto le agregas eso más 5% del poder del Kyūbi, esto le hace tener una gran cantidad de Chakra.

Bueno, Naruto se hizo con una de las espadas legendarias “las Kibas”. Decidí agregarles un sistema de defensa como la Samehada de Kisame.

Otra cosa, Raiga no era para nada fuerte, vi el relleno y era completamente patético. Naruto pudo ganarle de muchas formas, pero decidí que usara un jutsu del pergamino

Lee… bueno, decidí madurarlo un poco, a mí no me gusta mucho la actitud de Lee en el canon, me parece genial cuando se enoja y todo eso, pero decidí hacer que se vuelva serio y dedicado con esta misión, ya que vio una parte del poder de Naruto, lo cual lo va a hacer entrenar duramente.

También aviso que Neji se volverá un gran amigo y aliado de Naruto en el futuro, aquí no habrá un Neji vs Naruto. No, planeo otras cosas para Neji.

¡Sin nada más que decir adiós!

[B]XxXxXxXxXxXxX[/B]


Lista de Jutsus


Nombre: Tatsumaki Shinsei (Torbellino sagrado).

Tipo: Viento.

Rango: S

Descripción: El usuario crea un gran torbellino con el aire en la atmósfera, el ataque puede absorber ataques tipo rayos en lugar de destruirlos, el tamaño del torbellino depende de la cantidad de Chakra asignada por el usuario. El torbellino puede usarse como escudo para algunos tipos de ataques o ser lanzado hacia el oponente.
1 x
Imagen]


Summlaris escribió:Los Uchiha han perdido su esencia, han pasado a ser los rock lee de la época. Normal la desbandada de seguidores que sufren.
Los senju son los nuevos uchiha.


Summlaris escribió:los pro-uchihas teneis tanto futuro en este foro como los uchiha contra los senju

Wbaez93
Miembro de Akatsuki
Miembro de Akatsuki
Avatar de Usuario


Mensajes: 1632
Registrado: Mié May 25, 2016 4:33 pm
Ubicación: En mi casa
x 97
Sexo: Masculino - Masculino

[+18][P][O4](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Mensaje #4 por Wbaez93 » Mar May 31, 2016 5:28 pm

Capítulo 6: Misión a Nami no Kuni


"Capítulo 6" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Maldito sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.



Capítulo 6


1 mes después


Había transcurrido un mes desde aquella misión en la cual Naruto había obtenido sus Kibas (colmillos), mes en el cual había realizado algunas misiones junto a Anko. Además de eso, había practicado algunos sellos de la sección Fuinjutsu del pergamino.

No había mucho, pero por lo menos tenía lo básico, como el correcto uso de los pinceles y la caligrafía adecuada, y algunos sellos de práctica, incluyendo algunos que pudo mejorar bastante, como sellos explosivos y de almacenamiento.

Este arte se le hacía extremadamente sencillo a Naruto, su caligrafía era perfecta, siempre lo había sido y Kurama le había dicho que era debido a su sangre Uzumaki, y que gracias a su padre y el sello que usó, además de su Rinnegan, hicieron aumentar sus cualidades y sangre Uzumaki hasta el límite. También mencionó que tal vez esa era la razón por la cual su cabello se tiñó de rojo aquel 10 de Octubre.

Necesitaba nuevos sellos, lo que había en el pergamino ya lo había aprendido. Kurama le había aconsejado acudir a las ruinas de Uzushiogakure, pero el pelirrojo sabía que no podía ir así como así, no. No quería levantar sospechas sobre su conocimiento acerca de su ascendencia Uzumaki, y así, que su padre le hiciera preguntas innecesarias, necesitaba la ayuda de alguien, Danzo tal vez. Después de cuatro años él tendría que recurrir a él, por supuesto, debido a sus propios intereses.

Además, hace poco había dominado el tercer y último paso del Rasengan, aunque por accidente: estaba tan frustrado de no poder mantener el Chakra en la palma de su mano, que intentó lanzar un Shinra Tensei y destruir algo, pero se olvidó de cancelar el jutsu, y al agregar un poco de Chakra de gravedad a la palma de su mano, se dio cuenta que el Rasengan lo había absorbido y pudo mantenerse sin tener fugas.

El resultado fue un Naruto contento y varios árboles y rocas destruidas en el bosque de la muerte gracias a su nueva técnica. Pero aún no la utilizaría en público. Si lo hacía, sabrían que fue él quien se hizo con el pergamino Hokage.

El jinchūriki también había practicado con sus Kibas. Se dio cuenta que era un arma muy sencilla de usar si el usuario tenía su Raiton fortalecido. Deseaba comprobar si era factible añadir otro elemento a sus armas, pero hasta el momento era imposible, tenía que aprender a dominar sus transformaciones de naturaleza por completo, cosa que tendría que hacer rápido.

También aumentó su gravedad varias veces, aún no había probado qué tan rápido y fuerte era en estos momentos, pues decidió mantener sus sellos activos, y solo los desactivaría cuando el tiempo así lo requiriera.

Pero no todo había sido misiones y entrenamiento, pues muchas cosas interesantes acontecieron en este mes.

Primero que todo, él había hablado con Ino sobre Tenten. No veía la razón para hacerlo, solo lo hizo para cumplir con Tenten pues se lo había prometido.

Ino no se molestó, sabía que ella no lo haría, ya que había hablado con ella sobre este asunto hace un tiempo. Solo tendría que avisarle cuando él estuviese interesado en alguien más y pase suficiente tiempo junto a ella, cosa que casi no pudo. ¿El responsable? Su 'suegro', quien se había enterado de su relación y hacía lo imposible para que no pasara tiempo con él.

Con Tenten era distinto, sus padres eran civiles que habían llegado a la aldea después del ataque del Kyūbi, por lo cual no lo odiaban y no veían nada malo en que Tenten se reúna con él. Naruto no había hecho nada extremo con ellas todavía, pero no sería por mucho tiempo.

También había visto en algunas ocasiones al Sandaime con su nieto. Resulta ser que el niño quiere ser Hokage solo para que la gente deje de verlo como el gran nieto. No dijo nada cuando eso, pero se encargaría de tener a ese niño como alguien cercano en el futuro. Sería alguien importante en la aldea, y le convendría tener un aliado como él.

Pero sin duda lo más interesante de este mes fue una pequeña charla que tuvo con cierto miembro del clan Hyūga hace unos días. Estaba sentado en uno de los bancos de uno de los parques de la aldea, recordando aquel día.

Flashback - 2 semanas atrás


Naruto en estos momentos se encontraba practicando con sus Kibas. Había descubierto cómo lanzar rayos con ellas, pero la potencia todavía no era la deseada.

No entrenaba con Anko ya que no quería molestarla en su trabajo en el Departamento de Interrogación y Tortura, además, había poco que podía enseñarle, pues necesitaba el contrato de las serpientes para la mayoría de sus jutsus, y el Jinchūriki no podía firmarlo por razones que desconocía. Por lo tanto, ella lo dejaba entrenar en solitario.

Naruto entonces se detuvo, debido a que sintió que alguien lo observaba. Sabía quién era, y no pudo haber llegado en mejor momento

— ¿Ya te has aburrido de admirarme? O aún deseas permanecer entre los árboles, eh… ¿Neji?

Al decir eso, el Hyūga dio un salto donde se encontraba el Uzumaki y contestó—. Parece ser que no eres un perdedor como todos dicen.

—Pues ya sabes cómo son los idiotas en esta aldea, ellos solo saben juzgar. Dime, Neji, ¿a ti las personas en esta aldea te juzgan? —preguntó, acercándose hacia su posición.

Neji se cruzó de brazos y contestó con arrogancia—. ¿Por qué harían eso? ¿Que no has oído? Yo soy el genio entre los gennins. Soy el mejor de todos.

—Pues, eso no fue lo que yo escuché. Yo he oído que tú tan solo eres un esclavo de esta aldea, mera carne de cañón. Y además, no eres el mejor, y esa es la razón por la cual estás aquí el día de hoy —respondió al castaño, ahora justo enfrente de él.

Él por su parte no se tomó muy bien su comentario—. ¡¿Qué demonios te pasa?! ¿Quién fue el que se atrevió a decir eso? Y además, ¡yo soy mucho más fuerte que tú! Tan solo quise saber un poco más de ti ya que no eres el perdedor que había creído.

—Eso es lo que tú crees, Neji. Pero… ¿quieres saber quién dijo lo que yo he escuchado? Pues, fueron esas mismas personas que dicen que tú eres el genio del clan Hyūga, como también el más poderoso de los Genin. Pero déjame decirte algo, nunca serás un genio o algún prodigio para ellos. Solo te verán por siempre como el esclavo que esta aldea te impuso ser al colocarte ese sello en la frente.

Cuando Naruto dijo eso último, Neji inconscientemente se tocó ese lugar.

—Sí, justo ahí. ¿Crees que yo no sabría algo como eso? Tú y yo somos iguales, aunque no lo creas. Ambos tenemos unos sellos que nos apartan de la sociedad, la cual a ti te ve como un esclavo; y a mí, como el arma definitiva de la aldea. Una aldea que me ha despreciado desde que existo. Además de eso, ambos ansiamos el poder, y yo sé que dentro de ti existe una pizca de resentimiento por esta gente. Sé que tu mayor anhelo es hacerlos pagar a todos —declaró, mirando fijamente a sus ojos perla.

El castaño no apartó la vista y refutó—. Estás equivocado, puede que tengas razón en algunos puntos, pero yo no siento remordimiento hacia Konoha. Dime, ¿por qué tendría un sentimiento como ese? —Suponía la razón de su pensar, pero no había forma de que lo supiera.

El jinchūriki mantuvo su mirada impasible, aunque ganas de sonreír no le faltaban—. ¿Por asesinar a tu padre y mandarlo a hacer algo que no quería?

Neji al escuchar esto abrió los ojos en shock y sus manos comenzaron a temblar.

— ¿Que acaso no lo sabías? ¡Tu padre fue asesinado por esta aldea, y por sus propios intereses!

El nerviosismo se apoderó de su cuerpo. El Uzumaki vio así su oportunidad.

—A ellos poco les importó tu padre, o tú, su hijo. ¡Por culpa de esta aldea, tu madre acabó con su vida! ¡Por culpa de La Hoja tu vida ha sido una miseria! —exclamó Naruto, alzando cada vez más la voz.

— ¡Mientes! ¡Hiashi-sama me dio la nota de mi padre! ¡Él dijo que aceptó el puesto de Hiashi-sama para poder librarse de sus ataduras! ¡Estás mintiendo! —respondió Neji, dando algunos pasos hacia atrás.

Naruto volvió a negar con la cabeza y decidió sacarlo de su ignorancia.

—Eso es lo que te ha hecho creer ese miserable. ¿Tú de verdad crees que esa nota fue elaborada por tu padre? Él ni siquiera tuvo tiempo para escribirte algo, ¡ya que rápidamente fue dado a Kumo como intercambio! ¡Su letra fue falsificada por un Uchiha! Alguien con el Sharingan lo puede hacer con facilidad. ¿De verdad crees que tu padre te hubiera dejado a ti, su amado hijo y a tu madre, solos? No, Neji. Tu padre fue sacrificado bajo el pretexto de que la familia secundaria estaba cumpliendo su función con el clan y la aldea, ¡como la de simple carne de cañón que ellos lo consideraban!

— ¡NOOOOOO! —gritó el joven, lanzando débiles golpes a Naruto, quien los esquivó sin esfuerzo. Las lágrimas comenzaron a emanar de sus ojos y agregó algo para culminar.

—Tu querida primita también te ha estado mintiendo. ¿Qué es lo que te ha dicho? ¿Que uniría a las ramas del clan Hyūga? —Entonces se aproximó todavía más hacia su oído—. No… Esa fue otra farsa más del montón. El hijo del Yondaime está comprometido con ella, ¿lo sabías? Quiere decir que una vez que contraigan nupcias, ella se unirá a la familia del Hokage, y no podrá hacer nada para cambiar a tu familia aunque lo quisiera, pues habrá perdido su posición de heredera —susurró al chico, quien se había derrumbado al piso en estos momentos, sollozando.

No lo podía creer, no sabía nada de esto, ¿por qué Hinata le había mentido de esa manera? Después del extenso trabajo que le costó aceptarla. Estaba consciente de su enamoramiento por Menma, pero desconocía que era hasta tal punto. A todas estas, ¿cómo Naruto poseía esta información?

—Neji… Konoha te ha engañado desde hace mucho. Únete a mí. Juntos podremos hacer pagar a aquellos que nos han generado tanto dolor. Yo te prometo que te daré el poder que añoras y, además, romperé ese sello que tienes en la frente.

— ¿Cómo…?

— ¿Qué me dices si te doy el pergamino Hyūga? —le interrumpió, antes de que pudiese atinar a murmurar algo—. Yo puedo conseguirlo para ti. No sería complicado. En cuanto a lo otro, yo hallaré la forma, pero te prometo que ese sello desaparecerá tarde o temprano de tu cabeza. Y no será a causa de tu muerte, desaparecerá porque yo te liberaré de tu prisión —declaró con firmeza el pelirrojo.

— ¿Por qué haces todo esto, Naruto? —interrogó, agachando un poco su mirar. No entendía su convicción de ayudarlo cuando ni siquiera lo conocía.

— ¡Porque estoy cansado de que esta aldea maldita se aproveche de las personas! ¡Estos bastardos lo mismo han hecho con mi sensei! Una mujer que ha dado todo por estos engendros. ¿Y cómo le pagan? Llamándola ''la puta serpiente''. O a mí, ''el Mocoso Demonio''. ¡A mí! El que previene que estos idiotas sufran la ira de un Zorro Monstruoso. Lo único que han hecho es odiarme. Estos hipócritas me enferman, ¡y me enferma aún más que crean que sus actos no tienen consecuencias! Por eso, únete a mí, Neji. Juntos los haremos pagar hasta el último de sus pecados.

Y le extendió su mano, esperando que aceptara su propuesta.

Neji miró la misma por unos instantes. No estaba seguro de cuál sería la decisión correcta, pero al recordar lo que le reveló, la tomó con firmeza. No había lugar para dudas. Desde este día él seguiría a Naruto.

Le había abierto los ojos. Siempre le pareció sospechoso que su padre los hubiera dejado a su madre y a él a la deriva, aún con la carta de Hiashi. Pero ahora que Naruto le relató la verdad, supo que su padre nunca fue forzado.

Neji luego miró fijamente a Naruto para luego arrodillarse—. Te prometo que yo te seguiré, Naruto-sama. Haré lo que sea que me pidas.

El pelirrojo sonrió al igual que Kurama, pero luego negó con la cabeza—. Ah-ah-ah-ah, nada de Naruto-sama, sólo Naruto. Tú no serás uno de mis siervos sino mi mano derecha. Mis siervos serán otros y no serás parte de ellos. ¿Entendido, Neji?

El joven asintió con la cabeza y contestó—. Hai, Naruto-san. Pero déjame preguntarte, ¿por qué quieres que sea tu mano derecha?

Suspiró. No deseaba que recurriera a honoríficos para conversar con él, pero era mejor 'san' que 'sama'.

—Porque siempre te he respetado, aunque al principio me parecías un bastardo arrogante, conocía el porqué. Traté de provocarte y siempre mantuviste la calma. Además: tú eres mi igual, y los que somos iguales debemos permanecer unidos.

Todo empezó a cobrar sentido para el castaño, mas quedaban algunos cabos sueltos.

—Naruto-san, ¿cómo sabes que mi padre no quería ser parte de aquel día?

Se rascó sus cabellos ante la incógnita. Esto sería complicado—. Muy bien, te lo diré, pero lo que escucharás no lo puedes comentar a nadie más, ¡nadie! O estamos muertos los dos, ¿entendido?

—Así será. —Resguardaría el secreto celosamente de cualquiera a su alrededor, y su homólogo confiaba en ese hecho.

—Como ya sabes, yo soy el contendor del Kyūbi —aclaró—. Lo siento Kurama, sé que no te agrada el título pero es necesario para hablar con él —dijo lo último a su inquilino. Kurama asintió y dejó que Naruto prosiga con su explicación.

—Sí, lo sé. Como todos.

En La Hoja era bien sabida su condición, tan solo alguien muy joven o extranjeros eran ajenos al susodicho dato.

—Dime, ¿qué has escuchado sobre mí? ¿Dónde te han dicho que he estado cuando me ausenté de Konoha?

El de ojos perla no comprendía a dónde quería llegar, aunque luego vio el sentido de su pregunta.

—Según he escuchado, fue en un viaje, pero supuse que era mentira. Me parecía extraño que te hayan concedido un permiso para salir de aquí. Así que… ¿Qué pasó en verdad?

Naruto asintió y prosiguió—. Esa es otra de las razones por las cuales te respeto, eres muy perspicaz. Tienes razón, yo nunca estuve en un viaje, yo estuve en un grupo secreto durante 3 años, los ANBU de Raíz, un grupo dirigido por Danzo Shimura, el hombre que me entrenó y quien me ayudó a formar mis habilidades.

El Hyuga se sorprendió, eso explicaba mucho sobre las habilidades de Naruto. Si antes era un ANBU, aunque sea secreto, sabía que no era un juego y, tal vez, esos ANBU era mejores que los conocidos por el público.

—Muy bien, ahora te contaré como yo sé todo esto, así que no quiero que me interrumpas. —Le vio asentir, por lo que prosiguió—. Cuando aconteció el conflicto entre Kumo y Konoha, tú habrás tenido como unos 7 años, y yo 6. En ese tiempo mi comandante me había asignado una de mis primeras misiones de gran importancia, yo tenía que espiar al diplomático de Kumo, y si este intentaba algo, asesinarlo.

Neji ya podía prever hacia dónde se dirigía el de ojos rojos.

—Como sabrás, el objetivo de este hombre era secuestrar al heredero del clan Hyūga, tu prima. Yo me enteré sobre sus planes antes de que efectuara su plan, y decidí asesinarlo después del secuestro, una vez que abandonara la aldea, para luego devolver la heredera y no levantar sospechas a las autoridades. Pero, desgraciadamente no sabía que el jefe del clan Hyūga podía actuar tan imprudentemente asesinando a un alto mando de un país con el cual recién se había logrado la paz. Luego de creer que fallé en mi misión, regresé a mi base e informé a mi comandante. Mas me dijo que esa no era mi verdadera misión y que él sabía que el jefe del clan haría eso, lo que quería era averiguar cuáles serían las decisiones que tomarían el Hokage y los Hyuga para solucionar el problema, y quería que yo se lo transmitiera todo.

El ojos perla estaba anonadado, pero tal como se lo expresó el adolescente, no le interrumpió en ningún instante.

—Después de eso, Kumo había exigido la cabeza de Hiashi como compensación. El Hokage no quería aceptar esto y estaba a punto de mandar todo al diablo e invadir Kumo cuando el propio Hiashi ofreció una solución, y adivina cuál fue.

Neji pensó unos momentos y, al percatarse, colapsó. No de tristeza, sino de furia irremediable—. ¿Quieres decir que él ofreció a mi padre? ¡¿El ofreció a mi padre para llegar a la paz?! —preguntó Neji apretando sus puños, y los apretó aún más cuando escuchó la respuesta.

—Sí, estás en lo cierto, ofreció la cabeza de tu padre en bandeja de plata para salvar su miserable trasero, y uno de los idiotas del consejo, Homura Mitokado, dio la grandiosa idea de utilizar a un Uchiha para falsificar la letra de tu padre y darle una carta a tu madre.

Un silencio sepulcral se sembró de repente. Incluso, la expresión de Naruto se transformó, lo que le dio un mal presentimiento al adolescente.

— ¿Y luego?

—Lastimosamente… Ellos se dieron cuenta de que tu madre había escuchado todo y entonces ella ''acabó con su vida''.

El sarcasmo en esa frase fue bien remarcado. Comprendió al instante que su progenitora no se había suicidado como le habían dicho desde siempre.

— ¿La asesinaron?

—Sí.

Y con furia y lágrimas reprimidas, apretó sus puños hasta que sangre salió de ellos.

Naruto le dio un momento antes de continuar, pues lo necesitaba.

—Luego, ellos entregaron la nota a Hiashi para encargarse de darte la supuesta nota de Hizashi luego del funeral de tus padres. Posteriormente, ellos dieron unas fuertes drogas a tu padre para que pierda la capacidad de hablar pero también matarlo mientras llegaba a Kumo. Ellos no solo se conformaron en asesinarlo, sino también hacerlo sufrir. Después, yo informé todo esto a mi comandante. Ah, sí, mi comandante era Danzo —dijo Naruto poniendo fin a su relato y esperando a que Neji diga algo.

Neji sólo se quedó quieto en su lugar, justo cuando él estaba por decir algo nuevamente Neji habló—. ¿Así que… eso fue lo que hicieron? ¿No estás mintiendo?

—No, nada de lo que te he dicho es mentira. Yo estuve ahí sin que ellos se diesen cuenta, ya que tengo una gran habilidad para suprimir mi Chakra por completo, y esa fue la razón por la que no me detectaron y me asignaron esa misión en primer lugar.

Entonces gritó, sacando toda su cólera a flote.

—Juro por las almas de mis dos padres que haré pagar a este repulsivo pueblo por lo que les han hecho, en especial a ese idiota del Hokage y… —Pero Naruto lo interrumpió.

—Ah-ah-ah, no-no-no-no, ese imbécil es mío, querido amigo. Yo le haré pagar, no te preocupes por eso. Tú puedes encargarte de los payasos del circo, Hiashi y ancianos de tu clan.

Neji asintió con la cabeza. Supuso que Naruto le guardaba rencor al Yondaime por sellar al Kyūbi dentro de él, mas decidió no preguntar, lo dejaría para otro momento. Entonces él afirmó lo siguiente—. Muy bien, tienes mi palabra, espero que cumplas la tuya. Avísame cuando tengas ese pergamino y cuando seas capaz de removerme el sello del pájaro enjaulado. Podríamos hacer lo mismo con los miembros restantes de la familia secundaria y acumular más aliados.

Y el pelirrojo agregó—. No te preocupes, sé dónde lo esconde Hiashi, estuve muchas veces en tu complejo, y tienes razón, tal vez tengamos más aliados con los miembros de la familia secundaria, por lo que tú te encargarás de ser un líder para ellos. Pero no levantes sospechas, recuerda no hablar con nadie sobre esto, y no hagas nada estúpido antes de tiempo. Cuando el tiempo llegue, La Hoja caerá, y nosotros seremos los que nos encarguemos de traer justicia a estas tierras.

Luego de la charla, el dúo decidió entrenar un poco con sus respectivos Taijutsu hasta tarde.

Fin Flashback


Naruto sonrió al recordar eso. Neji sería uno de sus más grandes aliados. No le había mentido en nada de lo que le había dicho, ni siquiera cuando dijo que lo respetaba o quería que sea su mano derecha, pues lo había observado varias veces cuando estaba en sus misiones, y le recordaba un poco a él mismo, especialmente la forma en la que esta nación arruinó su vida y asesinó a su madre.

En el transcurso de los años había hablado mucho con Kurama sobre ella. Al zorro no le agradaba revivir viejos tiempos, pero por lo que él pudo decirle, su madre lo amaba, y Naruto amaba a su madre. Era la única que merecía su amor. Ella le había dado su vida y, además, trató de impedir que su padre selle a Kurama en su interior, o que por lo menos no lo abandonase por creerlo la resurrección del demonio.

También había pensado mucho en la técnica del Nidaime Hokage, y así traer a la vida a su madre. Pero por el momento era imposible, la técnica era muy compleja y tenía que aprender mucho más de sellos para poder utilizarla. También debía hablar uno de estos días con Danzo para que pueda conseguirle una ''misión'' e ir a Uzushiogakure a conseguir su herencia.

Él apartó esos pensamientos mientras decidía ir a ver qué estaba haciendo Ino, no la había visto mucho por culpa de su padre. Le parecía estúpido que sea tan prejuicioso, ella ya era una ninja, después de todo. Podía hacer lo que ella quería sin impedimentos.

Se levantó del banco mientras salía caminando fuera del parque. Se percató de las miradas de odio que estaba recibiendo, por lo cual dejó fluir su instinto asesino, suficiente para congelar a las personas del miedo. Sonrió. Después de eso, se dirigió al campo de entrenamiento en el cual suele estar su rubia novia junto a su equipo.

Campo de entrenamiento 23


Chouji, Shikamaru e Ino estaban descansando en el suelo después de un día de entrenamiento con Asuma. Se habían sorprendido cuando fue la chica la que había solicitado una sesión ruda de entrenamiento.

A ninguno le agradó la idea, cada uno por diferentes razones: Shikamaru por que le parecía ''problemático'', a Chouji porque no le gustaba entrenar y a Asuma porque era un perezoso al igual que el Nara.

A continuación, Chouji tomó la palabra—. Así que, Ino… ¿es verdad que tú y Naruto tienen algo? No hemos hablado sobre eso desde que somos equipo. Además, no te hemos visto con él. ¿Solo son malos rumores, verdad? —Se notaba preocupación en su tono. Ino se sorprendió por la interrogante.

— ¿Y qué si tengo algo con él? Ese no es tu problema, y a ustedes no les debería de molestar con quien estoy.

Shikamaru, quien fungía de oyente, declaró—. Qué problemáticas son las mujeres.

— ¿Qué fue eso, Shika? ¡¿Por qué soy problemática, eh?!

Exhaló. Sí, demasiado problemáticas.

—Pues todos saben que ese chico es bastante problemático, sin considerar esos rumores que hay sobre él, y además de eso, lo que el padre de Menma le dice a él sobre ese chico hace que me parezca bastante problemático. No por nada le aconseja no acercársele mucho. Pero, ¿quién soy yo para juzgar? No me incumbe. Todo esto es tan problemático.

Gruñó debido a su comentario.

—Pues sí, son solo rumores, ¡ustedes no lo conocen! Puede llegar a ser bastante sarcástico la mayor parte del tiempo, pero es un caballero, y nunca me ha faltado el respeto. Tal vez ustedes deberían pedirle unos consejos a él para conseguir una novia y dejar de ser tan amargados.

Asuma quien estaba escuchando la conversación decidió acercarse y dar su punto de vista, mientras él encendía un cigarrillo y calaba un poco—. Ino... —empezó, mientras soltaba el humo enfrente de todos ellos y estos empezaban a toser—. Ellos tienen razón, ese chico no es conveniente para ti, deberías buscar a alguien más, según me han dicho tú estuviste enamorada del chico Uchiha antes de que Naruto ingrese a la academia, tal vez deberías probar suerte con él —dijo mientras volvía a calar un poco de humo.

Ino ya estaba molesta y exclamó—. ¡¿Qué les pasa a todos ustedes?! ¡¿Por qué tengo que ser yo de repente su tema de conversación?! ¡Además, si él es así, es por culpa de personas como ustedes que lo único que han hecho es juzgarlo! ¡Y a mí no me gusta Sasuke! Por mí que se ahogue en su propia arrogancia.

Asuma volvió a negar con la cabeza y dijo—. Ino… yo solo lo digo por tu bienestar, nada bueno saldrá si andas con ese muchacho, no me sorprendería que el odio que los aldeanos le tienen se re-dirija a ti. ¿Entiendes ahora mi preocupación? —señaló, mientras soltaba nuevamente el humo de su cigarrillo en la cara de todos ellos.

Todos empezaron a toser y cuando Ino estuvo a punto de reclamarle que dejara de hacer eso, ella vio un rayo aparecer, el cual se dirigió a toda velocidad hacia el hijo del Sandaime. Él dio un salto hacia atrás, esquivando el ataque y listo para lo que fuera.

Cuando se pensó a salvo, sintió un Kunai en su espalda en compañía de una voz siniestra.

—Asuma-san, yo puedo permitir que tú y ese par de bastardos hablen todo lo que quieran de mí. Pero lo que no puedo permitir es que dañes la salud de mi mujer de esa manera. ¿Sabías que yo me preocupo bastante por su bienestar? Aquellos que atentan contra su integridad física o mental, aunque sea de la manera más minúscula, lo pagan caro.

El shinobi, en ese instante, sintió el arma moverse para apuñalarlo, y más rápido de lo que cualquiera pudiera haber visto, él sacó sus cuchillas de sus mangas y se las clavó a Naruto, la persona tras de sí.

Todos se sorprendieron al ver su reacción, en especial Ino quien iba a correr en esa dirección, mas una mano en su hombro se lo impidió.

—Vaya Asuma-san, no creí que actuarías así. Debo reconocer que tienes buenos reflejos, pero estaba hablando en serio cuando te advertí que no tires ese maldito veneno a mi novia. Si vuelves a hacerlo, me aseguraré de no fallar la próxima vez —declaró mirando a su contrincante, quien ya había guardado sus cuchillas de Chakra.

Asuma se acercó y se puso frente a Naruto quien lo estaba mirando fijamente.

—Por hacer algo tan tonto como eso podría llamar a ANBU y que te encierren por un buen tiempo, pero si llego a hacer eso, mi padre se enojaría. Tienes suerte que mi padre te aprecia o yo ya te hubiera puesto en tu lugar, mocoso.

Naruto rió.

—Dudo que tú puedas ''ponerme'' en mi lugar. Ahora que lo pienso, ¿cómo es que alguien tan patético como tú pudo convertirse en Jounin? Tal vez el Tercero sintió lastima por ti y te facilitó el rango cuando aún era el Hokage.

El pelirrojo era consciente de que aquello era una falacia, pues en realidad era alguien poderoso que podría darle una buena batalla. Por otro lado, estaba curioso por descubrir hasta qué punto los impulsos de Asuma lo traicionarían.

Shikamaru y Chouji pensaron que Naruto estaba loco para desafiar a un Jounin de esa manera, y tal vez buscaba la muerte. Pero la Yamanaka concluyó que su pareja solo buscaba pelea con su sensei, aunque no sabía quién vencería en una lucha entre ellos. Pese a ello, confiaba en Naruto.

Mientras tanto, en la cabeza de Asuma se estaban repitiendo esas palabras una y otra vez, entonces decidió hablar—. Parece que eres muy valiente, ¿qué dices si tenemos un enfrentamiento aquí y ahora?

Él creía que el adolescente presumía y nada más. Según los informes de la academia, él no era especial. Además del Kyūbi dentro de él, no había nada que lo distinguiera. Sí… había escuchado que había derrotado a un tal Raiga, no obstante, ese hombre era apenas un ninja rango C, y si se hizo con una de las Espadas Legendarias fue por mera suerte.

—No veo problema.

Esa fue la señal necesaria para que el ninja diera inicio.

—Muy bien chico, veamos si puedes respaldar tus palabras. —Se puso en posición de batalla, tomando sus cuchillas de Chakra de sus bolsillos.

Naruto sonrió y también se puso en posición de batalla mientras sacaba sus Kibas y las apuntaba hacia Asuma—. Esas cuchillas no funcionarán contra misKibas. Aunque les pongas Fūton a ellas, mis Kibas son mucho más poderosas y podrán cortarlas con facilidad. —Y sus armas empezaron a brillar intensamente.

Asuma levantó una ceja. Le parecía raro que Naruto estuviera al tanto de esa clase de información. Además de eso, él tenía una de las Espadas Legendarias, no se confiaría con el chico, un golpe en falso podría costarle caro.

Mientras tanto, los demás se alejaron de ahí.

—Qué problemático, parece ser que sensei va a matar a tu novio, Ino. ¿Por qué no vas y haces algo?

Ella ladeó la cabeza en dirección al emisor de dichas palabras.

—Yo confío en Naruto-kun. Yo he entrenado algunas veces con él y sé que es bastante fuerte, puedo decir que su nivel es más alto que el de un Chunin, aunque suele retenerse. Incluso, todas las veces que entrenó conmigo también estuvo reteniéndose, aún no me ha mostrado sus habilidades por completo, y espero verlas pronto.

—La verdad, creo que exageras. —El pelinegro parpadeó un par de veces—. Sí… Naruto es muy fuerte, tal vez más que cualquiera en nuestra generación, pero no hasta ese punto. Qué problemático, parece ser que van a empezar. Yo te lo advertí, luego no vengas y me llores cuando sensei asesine a Naruto —dicho esto, procedió a sentarse bajo uno de los árboles para observar. La de ojos azules lo fulminaba con la mirada, y el Akimichi, por otro lado, prestaba absoluta atención a los acontecimientos.

En ese instante Asuma y Naruto dieron un gran salto hacia el frente dispuesto a atacarse con todo bajo su disposición, pero una gran nube de humo apareció e impidió esto.

Al dispersarse la susodicha, se podían ver a tres ANBU de pie. El Uzumaki reconoció a una.

—Ah, qué agradable sorpresa Usagi-chan, ya me estaba preocupando, no te había visto desde hace una semana, más o menos. —Yugao sonrió.

—Lo siento Naruto-kun, pero tú no has tenido misiones recientes, por lo cual no fui habilitada para entrar en contacto contigo, además de que estuviste bien escondido esta semana. Pero bueno, veo que estabas a punto de hacer algo indebido. ¿Qué fue lo que te dije, Naruto-kun?

—Sí-sí-sí-sí, ''nada de peleas entre shinobis de la aldea si no está aprobado por el Hokage o un superior''. ¡Pero él tiene la culpa! —contestó, apuntando hacia Asuma, quien se indignó de que estuviera siendo culpado por algo que él provoco—. Ese bastardo estaba envenenando a mi chica, y eso es algo que no puedo permitir. Tuve que ponerlo en su lugar, pero llegaste tú y me imposibilitaste darle su merecida paliza.

El Sarutobi se enojó por la falta de respeto, mas Yugao continuó, impidiendo cualquier discusión.

—Bueno, Naruto-kun, puede ser que eso sea cierto, pero ya no lo vuelvas hacer. Hazlo por mí. Si lo haces, te daré una gran botella de Sake.

El pelirrojo, más rápido que un estruendo, recobró la compostura.

—Considéralo hecho. —Para ser sinceros, Naruto no tenía gustos para casi nada, pero un día había probado un poco de Sake y desde entonces se volvió su bebida predilecta, y la sola mención de ella le humedecía la boca.

La veterana procedió a sacar una botella de Sake y se la entregó a Naruto, quien le dio un profundo sorbo al tenerla en sus manos

— ¡Aaah! ¡Por eso te amo, Usagi-chan! Eres la mejor, ¡nunca cambies! Pero, dime, ¿dónde has obtenido esta maravillosa muestra? —Y le dio otro sorbo.

La fémina se sonrojó por lo dicho. Contestó—. Eso es un secreto Naruto-kun, pero esa no es la razón por la cual he venido aquí. Hokage-sama ha solicitado tu presencia en la Torre Hokage inmediatamente.

Naruto se desinfló al instante ante la noticia—. ¡Maldita sea! Y yo que no quería ver a ese retrasado, por lo menos unos meses —se dijo para sus adentros—. Uh, ¡oh, sí! ¡Claro, Usagi-chan! Acudiré inmediatamente. Déjame despedirme de alguien y luego iré junto a ti.

Yugao aceptó sin vacilar. Asuma, quien había visto su interacción —cosa que lo extrañó en demasía—, se acercó para preguntar—. Parece ser que te llevas muy bien con el chico. ¿Pero que acaso no es muy joven para beber Sake?

Ella ladeó la cabeza hacia él para responder—. Sí, me llevo muy bien con Naruto-kun, soy la única ANBU que puede acercarse a él sin ser ignorada o atacada. No sé el porqué de ello. Aunque te aconsejaría que dejes de hacer lo que sea que le hiciste a aquella niña. Naruto-kun es muy protector con los suyos, y cuando se enoja es bastante peligroso. No por nada tiene esas Katanas, y además, si tiene edad suficiente para matar, entonces ¿por qué no para beber? Entonces, decidí que cada vez que hiciera bien las cosas, le daría una pequeña botella de Sake. Él no es como las personas dicen, sólo debes saber cómo dirigírtele.

Mientras tanto, Naruto tomó a Ino y la alejó del resto. Cuando se aseguró de tener privacidad suficiente, continuó con su cometido—. Hola, hermosa. ¿Dónde has estado? ¿Acaso tu padre aún no deja que te veas conmigo?

La rubia le saltó encima sin preámbulos, besándolo con fervor. Sus ansias por verlo luego de días la traicionaron. Después de unos segundos de estar así, ella se apartó un poco

—Sí, ¿pero qué puedo hacer? Es mi papá y lo amo, él tan solo es muy sobreprotector. Te he extrañado tanto estos días, y gracias por defenderme ahí atrás. La verdad es que a mí también me molestaba bastante que sensei me escupiera esa cosa en mi cara. Aunque no creí que llegarías tan lejos. Por eso te amo, te preocupas mucho por mí, a pesar de si se trata de una pequeñez.

—Ya lo sé Ino-chan, pero tú sabes… —no terminó pues la chica le calló con su dedo índice—. Ya lo sé… pero eso no quiere decir que no te preocupes por mí, y con eso soy feliz. —Y le plató un beso en los labios.

El adolescente no resistió la invitación y tiró a la Yamanaka al piso para besarla y acariciarla. La temperatura de sus cuerpos se acrecentaba. Ino entonces gimió de alegría al darse cuenta a dónde esto estaba llegando, pero la susodicha se esfumó cuando todo contacto fue paralizado.

—Lo lamento, Ino-chan. ¿Qué te parece si terminamos esto después de que vuelva de lo que sea que tenga que hacer? Mi padre me ha llamado, posiblemente por una misión, y sus misiones son muy largas. Seguro Anko-chan ya está esperando allí, y no quiero hacerla esperar.

Ino había sido otra a las cuales Naruto había revelado su secreto, omitiendo lo información del Rinnegan, pero no dudaba en que pronto se lo compartiría.

—Cada día odio más a ese bastardo. Si él no te hubiera llamado, ahora nosotros dos podríamos estar haciendo algo mucho más interesante. Pero luego cuéntame cómo te fue en tu misión, y espero que no me hagas esperar más. Estoy segura de lo que haces con tu sensei en tus misiones.

Sonrió, y levantó a su novia para darle otro beso—. Eres muy inteligente. Y no te preocupes, pronto lo haremos. Oh, sí, Tenten dice que quiere conversar contigo. Se suponía que tenía que decirte esto hace unos días, pero no te había visto. No tengo ni la más mínima idea de lo que quiera decirte, pero bueno, nos estaremos viendo cuando regrese de mi misión y espero que estés lista para lo que viene. —Le guiñó el ojo con picardía.

—Claro que sí —contestó, dando un último beso al pelirrojo, quien usó un Shunshin y volvió a aparecer junto con ella en el campo donde estaban los demás.

Yugao hizo un gesto a Naruto quien asintió con la cabeza y desapareció junto con los demás ANBU, cada uno con sus respectivos Shunshin.

Cuando la fémina se percató de la ida de su chico, suspiró con añoranza. Pensó en lo que ocurriría una vez que Naruto volviera de su misión. Por otro lado, tenía que prepararse e ir a ver a Tenten para averiguar qué era lo que deseaba.

—Que problemáticas son las mujeres.

Chouji asintió a lo afirmado por el Nara, mientras Asuma se acercaba y dio unos aplausos para atraer la atención de sus Gennins—. Muy bien. Ya hemos hecho terminado con nuestra sesión del día de hoy. Pueden retirarse a sus hogares. Yo tengo que retirarme también, pues debo visitar a alguien.

—Espero que no hagas lo mismo que a nosotros a Kurenai-sensei. Mándale mis saludos.

Asuma se sonrojó por haber sido descubierto y estuvo a punto de decirle a Ino que no tenía razón cuando vio que ella ya se estaba retirando de ese lugar. Se encogió de hombros y entonces él se retiró también. Tenía que pensar en lo que había sucedido en este día. No podía creer aún que un niño le había hecho perder su compostura.

Shikamaru y Chouji también se retiraron de allí, no tenían nada que hacer. Menma había salido a su primera misión de Rango C, y era él quien organizaba todo lo que hacían. Además, ellos estaban cansados, no creían que podían hacer algo más.

Transcurridos unos minutos, el campo de entrenamiento quedó vacío.

Torre Hokage – Minutos después


— ¡Por favor, Usagi-chan! Dime cuál es tu nombre. Nos conocemos hace bastante y ni siquiera sé cómo te llamas. Prometo no decírselo a nadie —pidió el jinchūriki. Ellos se encontraban en la azotea de la torre, los otros ANBU se habían retirado dejándolos en solitario, fue cuando el susodicho atisbó su oportunidad.

La mujer sabía que lo que estaba por hacer no era correcto, pero se trataba de Naruto y sabía que no le diría a nadie su verdadera identidad, ella en verdad no sabía si hacer esto, ni siquiera su novio Hayate sabía cuál era su identidad como ANBU.

Pero con Naruto era diferente. No entendía qué era lo que le pasaba cuando estaba junto a él, algo no muy bueno, pero ella no podía evitar buscarlo, o contentarse cuando le avisaban que tenía que informarle algo. ¿Tal vez ella estaba empezando a tener sentimientos por él? No, no podía ser eso, debía existir otra explicación, pero por más que lo intentara no la encontraba.

—Está bien, Naruto-kun. Espero que lo mantengas en secreto. Mi nombre es Yugao… Yugao Uzuki.

Naruto entonces tomó la mano derecha de Yugao y le depositó un beso—. Encantado de conocerte, Yugao-chan. Sin duda un nombre hermoso, tan solo espero ver pronto tu rostro, tengo la certeza de que será igual de bello que tu nombre.

Los colores subieron con velocidad al rostro de la mencionada. Agradeció a su máscara, o Naruto se habría dado cuenta. Entonces trató de recobrar la compostura —sin mucho éxito— y agregó—. G-gracias Naruto-kun, pero ahora debemos apurarnos e ir a ver lo que desea Hokage-sama, ya hemos tardado un poco.

Naruto asintió y siguió a Yugao a través de los pasillos de la torre, hasta llegar a la oficina de Minato.

Ella golpeó la puerta un par de veces hasta que escucharon la voz del rubio permitiéndoles la entrada. Ambos lo hicieron, dándose cuenta que Minato sonrió por una facción de segundo al verlos allí. Naruto suspiró al ver la actitud de su padre. Ya se había dado cuenta desde hace tiempo sobre los nuevos sentimientos que tenía hacia él, y esta era una de las razones por las cuales no quería verlo, le parecía estúpido que después de haberlo marginado empiece a verlo de esa forma. ¿Acaso se creía que era un trozo de basura que podía tirar a la papelera y luego recuperar? Esa analogía le hacía hervir la sangre.

Salió de sus pensamientos cuando alguien lo agarró de la cabeza y lo ponía entre dos grandes ¿pelotas? Mientras era movido de una dirección a otra—. ¡Ah! Naruto-kun, me tenías esperando aquí hace un buen rato, no te he visto durante una semana, tu querida Anko-chan ya te estaba extrañando, especialmente a cierto amiguito tuyo —ella manifestó. Entonces sacó a Naruto de entre sus pechos y su mano rozó la parte íntima de Naruto, quien solo sonrió ante el contacto.

Yugao entrecerró los ojos detrás de su máscara al ver esta acción, pero fue Minato quien mostró su incomodidad—. ¡EJEM! ¡Muy bien ustedes dos, yo no los llame para que hagan ese tipo de cosas aquí en mi oficina! Los llame porque tengo una misión para ustedes, ahora ¡pónganse bien y escuchen con atención!

Al decir eso ambos se enderezaron, pero ninguno de los dos podía sacar esa sonrisa de sus rostros. Minato negó con la cabeza y prosiguió con su explicación.

—Ustedes serán el equipo de apoyo del equipo 7. Según me ha informado uno de los Ninken (Perros ninja) de Kakashi Hatake, solicitan la presencia de un equipo de apoyo para la misión que emprenden. En un inicio fueron asignados a una misión de rango C, pero la información resultó falsa, y Kakashi estima que esta misión podría tornarse a una de rango A. La misión es en Nami no Kuni (El País de la Olas). Ellos tienen una ventaja de 1 día sobre ustedes así que deben apurarse y llegar lo más rápido que puedan donde están. Les reitero, su misión es tan solo de apoyo, Kakashi y su equipo serán los encargados de completar los objetivos de su misión. Ahora retírense, vayan y tomen lo que necesiten y diríjanse a Nami no Kuni.

Naruto y Anko asintieron y se retiraron de ese lugar, no sin que antes el jinchūriki se despidiera de Yugao, aun llamándola Usagi en público. Posteriormente, ella también se retiró.

Cuando la habitación quedó vacía, alguien entre las sombras salió con los brazos cruzados—. Una misión con tus dos hijos, ¿eh Minato? Y debo decir que ese chico es un bastardo afortunado.

El Namikaze no se dio la vuelta y soltó un suspiro—. Solo uno de ellos es mi hijo, sensei… el otro no lo es. Y no digas esas cosas pervertidas, por favor.

Jiraiya negó con la cabeza y exclamó—. ¡Oye!, pero si tú sabes que esa es mi naturaleza —replicó bromeando un poco, pero luego habló con mayor seriedad—. Pero… ¿Tú aún crees eso? Yo pienso que hemos estado equivocados todos estos años. Tal vez si le hubieras pedido ayuda a algún Yamanaka podrías haber confirmado si en verdad él es el Kyūbi, pero ahora creo que será imposible, después de todo ese entrenamiento con Danzo debe de tener unas barreras mentales impresionantes.

Minato agachó la cabeza y contestó—. Eso es algo que me he estado preguntado este último mes. ¿Pero qué es lo que puedo hacer sensei? No puedo acercarme a él y decirle que soy su padre así como así, él me odiara más de lo que me odia ahora. No sé qué pensar, que hubiera hecho Kushina en una situación como esta…

Jiraiya puso una mano en su hombro y respondió su interrogante—. Probablemente te hubiera asesinado por haber abandonado a uno de sus hijos —El Yondaime se sumergió más en su depresión con esas palabras—. Pero, ¡oye! Tan solo estabas muy triste aquel día. La verdad es que si Kushina estuviera viva no hubiera ocurrido nada de esto. Además, ya no es momento de estar culpándote sino de recuperar a tu hijo. Hace mucho tiempo que necesita el amor de una familia y es hora de que se lo des. Sé que encontraras la forma de hablar con él sobre este asunto. Eres muy bueno solucionando problemas, después de todo.

Minato se alivió un poco al escuchar esto. Tenía razón, ya no era el momento de lamentarse, sino de solucionar sus problemas y tener a su primogénito a su lado como siempre tuvo que ser. Sin embargo, no podía hacerlo así como así, tenía que encontrar la prueba absoluta que demuestre que él es su verdadero hijo. Una prueba de sangre sería un sinsentido. Debía solicitar la ayuda de un Yamanaka y esperar la oportunidad perfecta para ingresar al subconsciente de Naruto.

Salió de sus pensamientos cuando Jiraiya volvió a hablar—. Pero esa no es la razón por la cual he regresado a la aldea. He recibido una información que tal vez te interese. Parece ser que hace unos años se formó un grupo llamado Akatsuki, todos ellos son ninjas renegados rango S provenientes de distintas aldeas.

— ¿Sabes cuál es su propósito?

—Parece ser que quieren reunir a todas las bestias con cola, y esto quiere decir a los Jinchūrikis de las mismas. No sé todavía con qué propósito, pero nada bueno saldrá de esto. Minato, creo que ellos saben que Menma tiene sellado el poder del Kyūbi en su interior.

Cuando el Hokage escuchó esto, rápidamente se levantó de su asiento y exclamó—. ¡¿Pero cómo?! Ese es el mayor secreto de la aldea, nadie además del Sandaime, tú y yo sabemos sobre esta información. ¡Es imposible que alguien más lo sepa! —Minato agradecía el hecho de haber sacado a todos sus ANBU momentos antes, y sabía que su sensei había puesto sellos de privacidad, o ahora estarían en problemas.

Jiraiya también desconocía cómo estos sujetos obtuvieron esa información, tal vez tenía que ver con aquel enmascarado con el que se enfrentó su alumno. Más solo era una hipótesis y no quería preocuparle innecesariamente.

—No lo sé, pero si ellos van tras Menma, también intentarán algo con Naruto. Según me enteré, ya han atrapado al Yonbi (4 colas), pero no estarán haciendo nada más durante 3 años, no sé cuál sea la razón, tal vez la técnica que utilizaron para extraer el demonio del interior del jinchūriki no era perfecta. Ahora solo tendrás que entrenar a Menma en serio de ahora en más para que sea lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a esos sujetos en 3 años.

— ¿Pero que hay acerca de Naruto?

Jiraiya sonrió y contestó—. ¡Je! ¿Los exámenes Chunin son dentro de unos meses, verdad? Yo me encargaré de él cuando pase a la tercera ronda.

Minato sonrió y preguntó—. ¿Ah? ¿Cómo estás tan seguro que pasará a la tercera ronda?

—Bueno, según lo que tú me has dicho, el mocoso es alguien muy fuerte, y por lo que a mí respecta pasará caminando en esos exámenes.

Minato asintió con la cabeza y agregó—. Tienes razón, pero aún tiene que conseguir dos miembros más en su equipo, y su sensei aún no ha conseguido a nadie. Si esto sigue así, me veré obligado a agregar a cualquier Gennin a su equipo.

Jiraiya al escuchar esto sonrió con perversión—. Pues yo creo que ella no se molesta en buscar a otros mocosos pues quiere tener la atención completa de ese mocoso. Jejeje, bastardo afortunado, me ha dado grandes ideas para mi próximo libro.

Minato entrecerró peligrosamente los ojos ante esa afirmación—. Espero que no estés pensando en hacer esa tontería. Si lo haces, Kushina regresará del más allá y nos matará a los dos, a ti por tus estupideces y a mí por permitirlas.

Jiraiya al escuchar eso se puso pálido y replicó—. Que Kami-sama no permita eso, si eso pasa tú estás más muerto de lo que yo puedo estar. Ahora, si todo está dicho, me retiro. Tengo que recolectar un poco de información para mi próxima historia. —Seguidamente, desapareció de ese lugar en una nube de humo.

Cuando Minato vio que su maestro partió, comenzó a recordar su conversación. Decidió entonces que al llegar su hijo de su misión le daría un entrenamiento más rudo que antes. Si era verdad lo que decía su sensei, entonces tendría que ser alguien más fuerte para poder hacer frente a esos criminales.

Luego estaba Naruto, aun no sabía qué hacer con él. Necesitaba sacarse esa pequeña duda que había en su mente para poder decirle la verdad, pero sabía que no sería fácil, no después de cómo lo había abandonado a su suerte.

Minato no pudo evitar golpear su cabeza contra el escritorio. Fue un estúpido, y por no pensar las cosas con claridad ahora lo estaba pagando. Se reprendía mentalmente por no haber seguido los consejos que el Sandaime le dio en múltiples ocasiones. Suspiró y decidió seguir con su trabajo, ya habría tiempo para este asunto después.

Qué mal que nunca se dio cuenta de un pequeño insecto con extraños ojos, el cual estuvo todo ese tiempo en el interior de la sala.

Con Naruto y Anko fuera de la aldea


Naruto había recogido sus cosas al igual que Anko. Ellos ya habían hablado con los guardias de la entrada y estaban a punto de salir cuando el adolescente se detuvo repentinamente.

Akatsuki… Parece ser que están detrás de tus hermanos Kurama, ¿qué piensas acerca de esto?

Kurama, quien también escuchó esta información, gruñó y respondió. Hmm, no es importante para mí. Como ya te había dicho, nosotros no tenemos lazos de sangre como ustedes los humanos. Lo que me enfada es que ellos quieran mi poder, y eso es algo inaceptable.

El joven asintió. Sin embargo, una idea se le vino a la mente.

Sí, pero creo que es una gran oportunidad. Si logramos unirnos a ellos ¡tal vez podríamos recuperar tu poder y aún más! Ellos saben cómo extraer la energía de los Bijūs, y si nosotros descubrimos el cómo, ¡podremos recuperar tu poder y tal vez robar el de tus hermanos! ¡Y hacer de ti el más poderoso de los Bijūs! ¡Y a mí, el más poderoso de los Jinchūrikis! Con una fuerza así nadie podría oponérsenos, y tal vez hasta pueda ser posible sacarte temporalmente de mi estómago. Pero según he leído en el pergamino, es imposible que seas libre en tu totalidad, no sin que yo muera y luego tú tardes cientos de años en renacer. Pero luego está lo otro… Parece que mi padre ya se ha dado cuenta, eso no estaba entre mis planes, tendré que fingir ignorancia y evitarlo de ahora en adelante —dijo Naruto a su inquilino.

Kurama sonrió ante la sugerencia—. Creo que tienes razón, Naruto. Si logramos eso, podré recuperar mi poder o incluso mucho más. No te preocupes sobre tu padre, tenemos que concentrarnos en nuestros planes. Si él llega a enterarse de que en verdad eres su hijo, solo tienes que ignorarlo. Él no puede obligarte a regresar ahora. Solo concentrémonos, ahora ve y continua con tu misión, tienes que ir a ayudar a tu hermano, y eso también es un problema. Debíamos evitar a ese mocoso lo más que pudiésemos para evitar el proceso de restauración, pero parece ser que no podremos por los momentos.

El pelirrojo asintió. Justo en ese momento, Anko tomó la palabra—. ¿Qué pasa, Naruto-kun?, ¿ocurre algo?

Naruto la miró y sonrió. Empezó a relatar con lujo de detalle sus nuevos objetivos, mientras corrían rumbo al País de las Olas a toda velocidad.





Notas:


Capitulo hecho, lamento dejarlo aquí, pero bueno…

Bueno, este cap. fue de relleno como les dije que seria. Vimos la interacción entre Naruto y Neji.

Lo de la madre de Neji lo puse ya que en ningún momento hablan sobre ella en la serie, así que pensé en eso.

Luego lo de Asuma y Naruto, esos dos no se llevan bien.

También está el tema de Yugao y Naruto. Ella está confusa, pero después de un tiempo no podrá hacer nada más, pero no será aún. Ella estará con Hayate, y solo será después de que el muera, y Naruto le diga algunas palabras. Lo del Sake y Naruto no tengo que explicarlo siquiera.

Habrá un Lemon cuando Naruto regrese de su misión.

¡Lo del compromiso entre Menma y Hinata es verdad! No crean que voy a escribir un MenmaxHina, no, me pareció que debía de ser así para que Neji no tenga razones para seguir fiel a la aldea.

Luego está lo de Minato y Jiraiya; Naruto ya se enteró sobre Akatsuki sobre ellos y el planea unírseles para poder obtener sus secretos para obtener el poder de los Bijūs, así como también se enteró del estado en el que su padre se encontraba.

Ahora Anko y Naruto se dirigen a ayudar a Menma y los demás, y habrá una disputa entre ellos, pero no les diré el por qué.

Saludos y hasta la próxima.



Capítulo 7: ¿Refuerzos?

"Capítulo 7" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Malditos sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Advertencia: Lemon.




Capítulo 7


Proximidades de Nami no Kuni


Kakashi y su equipo se encontraban en grandes problemas. Él se hallaba encerrado dentro del Suirō no Jutsu (Jutsu: Prisión de Agua), mientras Sasuke y Menma eran acorralados por los clones de Zabuza y un enmascarado. El de cabellos grises sentía la asfixia invadirle. Con tristeza, rememoró la secuencia de hechos que los llevó a las actuales circunstancias.

Ellos llegaron al País de las Olas sin inconvenientes luego de ser interceptados por los Hermanos Diabólicos, que con facilidad vencieron el rubio y el azabache. Pero luego el panorama cambió: su oponente ahora era alguien fuera de la liga de los estudiantes de Kakashi. Zabuza Momochi, el infame Demonio Oculto en la Niebla.

Menma y Sasuke contuvieron muy bien a los clones de Zabuza mientras el Ninja Copia se encargaba del original. No les era dificultoso mantenerse a la par, pues eran copias menos poderosas que el original. Eran fuertes, pero podían derrotarlos.

Zabuza se percató de ello. Se asombró, pues dedujo al inicio que eran simples mocosos, pues su primera reacción fue de nerviosismo. No obstante, posterior a unas palabras del Hatake, recuperaron la compostura.

Al descubrir la magnitud del problema, hizo una señal y en ese instante un individuo con una máscara ANBU y con un kimono de batalla apareció en escena. Zabuza le ordenó encargarse del dúo. A su vez, él creó algunos clones más para apoyarlo. Namikaze y Uchiha se prepararon para lo peor, pero no sirvió de nada, ese chico —incluyendo los clones del Momochi— les imposibilitaron hacer algo.

Se dieron cuenta de que su sensei fue capturado, mientras Zabuza creaba más y más clones y los enviaba contra ellos. Hacían lo que podían, resistiendo los embates, hasta que Kakashi gritó—. ¡Sasuke, Menma, Sakura! —Los aludidos enfocaron su atención en él.

—¡Tomen a Tazuna con ustedes y escapen! ¡Deben completar la misión! ¡No sabemos cuándo llegaran los refuerzos, así que escapen hasta que lleguen y puedan obtener tiempo! En especial tú, Menma, ¡no te opongas a esta orden!

—¡Pero, Nii-san! —replicó, mientras esquivaba el jutsu de hielo de su misterioso oponente.

El pelinegro gruñó, no estaba de acuerdo con esa orden. Tenía que vencer a estos sujetos si quería una oportunidad con el hombre que exterminó a su clan. Sakura miraba desde atrás, con miedo en demasía, mientras protegía a un tembloroso Tazuna.

—Bueno, Kakashi. Parece que tu fama está basada en mitos —se burló el Momochi—. Tu oxígeno está por acabar y mi chico va a asesinar a tus discípulos dentro de pocos momentos. ¿Por qué no se rinden y dejan que mate al constructor de puentes? Esa es mi misión. Así podrían salvar sus traseros —sugirió, divertido—. Aunque sé que no aceptarás eso, pues conozco muy bien a los shinobis de La Hoja. Realmente patéticos y…

Rakurai doroppu (Caída de los rayos).

No pudo finalizar su frase al ser acorralado por múltiples ataques de tipo Raiton. El jutsu brillaba como un azul cegador y tenía forma alargada. Zabuza reconoció la técnica y entrecerró los ojos mientras la esquivaba, mas al hacerlo, liberó el jutsu que contenía al hijo del Colmillo Blanco, quien tomó la mayor cantidad de aire que pudo cuando se supo liberado, mientras empezaba a toser estrepitosamente.

Con su vida salvada, levantó la vista para toparse con Anko y ese chico Naruto aterrizando frente a él. Ella empezó a examinarlo y, al terminar, asintió a su compañero de fórmula, quien devolvió el gesto. Acto seguido, cargó al Hatake para desaparecer de ese lugar en un Shunshin, y aparecer en unos instantes donde estaban los estudiantes del susodicho, quienes resistían al constante acecho de los clones de Zabuza y del enmascarado.

Con sus fuerzas restantes, el Ninja Copia ayudó a Anko a destruir los clones de Zabuza con rapidez. El enmascarado, al evaluar su desventaja numérica, se alejó del lugar. Se escondería entre los árboles a la espera de nuevas órdenes.

El Equipo 7 y Tazuna suspiraron de alivio por el repentino rescate.

—Gracias, Anko, pero ¿por qué dejas que aquel chico se enfrente solo a Zabuza? ¿Acaso estás loca? No tiene oportunidad alguna contra él. Llámalo de vuelta, yo me encargaré de Zabuza, aún poseo energías para derrotarlo —articuló Kakashi, mientras se ponía de pie y llevaba su mano a su bolsa ninja y extraía una píldora de soldado.

Menma y Sasuke entrecerraron los ojos, pero decidieron no hablar. Cuando tuvo la píldora a un centímetro de sus labios, Anko sujetó su antebrazo.

—Kakashi, para empezar, ese 'chico' tiene un nombre. Se llama Naruto, y será mejor que lo recuerdes muy bien. Segundo, no hace falta que te preocupes, él es más que suficiente para encargarse del enemigo. Y por si fuera poco, tu misión es la de proteger al vejete. Nosotros somos los refuerzos y fui yo quien permitió a Naruto, como su Jounin-sensei, a que se encargue de Zabuza. Ahora cállate y observa.

Tazuna se enojó por el término que empleado con él, pero después sonrió con perversión al fijarse en la vestimenta de la Kunoichi. Kakashi suspiró y aceptó sus palabras. ¿Quién era él para discutirle? Ella tenía sus órdenes, y sabía que debía cumplirlas. Además, la Mitarashi tenía la autoridad para llevarlo a una sesión en el Departamento de Interrogación y Tortura con ella de patrocinadora. Y deseaba cualquier cosa menos eso.

Entonces miró hacia sus Genin y les ordenó—. Muy bien, Equipo 7. No intervengan en la pelea de Naruto; permanezcan en este lugar. Si vemos que necesita ayuda, Anko y yo se la proporcionaremos. ¿Entendido?

Sakura accedió, Menma igual —a regañadientes—, pero Sasuke fue quien mostró su desagrado.

— ¡¿Por qué ese demonio tiene que luchar contra él?! ¡Soy yo el que necesita desafíos difíciles para superarme y así vengar a mi clan, no ese demonio! ¡Él para lo único que sirve es…! —Y la mejilla de Sasuke fue cortada con un kunai, lo que le hizo tragarse sus reclamos.

El Uchiha miró hacia Anko, quien tenía la mano extendida. Quiso reprenderla, no obstante, ella habló primero.

—Escucha bien, mocoso. Tú eres un Gennin, y la decisión la tomaron dos Jounin. Ahora cállate o tendrás una sesión conmigo en el Departamento de Interrogación y Tortura por no acatar las órdenes de tus superiores —amenazó, dándose la vuelta para contemplar el combate.

Sasuke tocó su pómulo afectado, limpiándose la sangre. Estaba furioso. ¿Quién se creía que era? Pensaba. Sintió mayores ansias de contestarle, pero ahora fue su instructor quien lo evitó, tapándole la boca con una de sus manos.

—Sasuke, escúchame bien. Tú no quieres tener una sesión con ella en ese lugar. Una sola sesión es necesaria para que haga contigo las cosas más terribles que puedas imaginar. Te recomiendo no molestarla porque si dice que lo hará, es porque lo hará. Ahora guarda silencio. Si ese chico Naruto necesita ayuda, se la daremos Anko y yo.

Namikaze y Haruno tragaron hondo por la advertencia. Uchiha gruñó. Se ubicó al lado de sus compañeros de equipo, resignado a obedecer. Mientras tanto, Haku miraba a Naruto, y por alguna razón ella se sintió rara. No supo qué era. Sentía a sus piernas temblar, pero no del miedo. Su pulso se aceleraba sin estar en combate. Su piel emitía sudor aún sin haber fatiga o esfuerzo. Además, algo cerca de su cintura parecía reaccionar de un modo que jamás había experimentado, como humedeciéndose.

Naruto sonrió al percibir un olor al cual estaba acostumbrado, proveniente de quien atacaba con sus feromonas. Esta cualidad la aprendió de Kurama, quien le reveló que era capaz de liberar las mismas para excitar a individuos del sexo opuesto, de su especie, claro está. Naruto, por lo tanto, podía hacer lo propio con féminas humanas. Aplicó esto para averiguar si el subordinado de Zabuza era hombre o mujer, ya que su firma de Chakra era confusa y no podía identificarla. Y efectivamente, era una mujer ya que reaccionó a sus estímulos.

Zabuza vio la sonrisa de Naruto y decidió hablar—. Muy bien, mocoso. No sé de qué te ríes, pero por tu propio bien te aconsejo que devuelvas las Kibas, tú no eres un Espadachín Legendario, así que esas espadas no deben estar en tus manos, aun cuando ellas te hayan aceptado.

— ¿Oh? ¿Es eso cierto? —preguntó, burlesco—. Entonces debería hacerte caso. Ven y tómalas si puedes. Pero, según sé, mis hermosas espadas deben aceptarte como su maestro, y uno de los requisitos básicos es el de ser un poderoso usuario de Raiton, al menos si no quieres morir electrocutado al entrar en contacto con ellas. Tú sólo dominas el Suiton, según los informes. ¿O es que acaso tienes otro elemento, Zabuza?

Bufó. Sabía bien eso, pero si mataba al mocoso y las tomaba con cuidado, no habría mayores inconvenientes. Entonces levantó su Kubikiribōcho y la apuntó hacia Naruto.

—Tú te lo has buscado. Demuéstrame qué tan bueno eres con esas Katanas. —Luego de eso, se puso en posición de batalla.

Naruto sonrió y aceptó el desafío, poniéndose en posición de batalla también.

—Está bien. Sabes, hace años que no tengo una lucha seria con un buen espadachín. Te recomiendo que me tomes en serio, o pagarás las consecuencias —afirmó, con un temple de seriedad.

El exiliado de Kiri sintió que debía seguir su consejo. En otra situación, por lo general lo habría ignorado. Sin embargo, había algo en el pelirrojo que lo hacía desconfiar.

— ¿Cómo te llamas mocoso? Necesito saber el nombre de la persona a quien estoy a punto de matar.

—Mi nombre es Naruto —respondió—, pero veamos si puedes hacer eso que dices—. Y se lanzó al ataque.

Levantó ambas Kibas y, al estar frente a Zabuza, las bajó a una velocidad descomunal, aplicando gran fuerza de por medio. Aún no había cargado Raiton a sus Kibas, ya que primero quería comprobar las habilidades de su oponente. Zabuza bloqueó lo más rápido que pudo el ataque y se sorprendió al sentir la fuerza detrás del mismo. Entonces movió las Kibas hacia un lado y se dio la vuelta en un intento de cortar a Naruto en dos. El susodicho saltó hacia atrás, esquivándolo.

—Hmm, eres muy lento. Parece que esa espada hace lento a su usuario, pero lo compensa en la defensa. El ataque de hace un momento debió partirla en dos. Me doy cuenta por qué es una de las Espadas Legendarias, pero ahora será distinto. —En ese instante, sus armas brillaron de un color azul.

El Momochi se sorprendió por su deducción. Entonces se fijó en el intenso Chakra que emanaban las Kibas. Estaba en desventaja, así que decidió finalizar pronto el combate. De preferencia, con el golpe que daría a continuación.

Saltó al aire lo más alto que pudo. Al estar a una altura óptima, descendió a todo motor hacia el Jinchūriki con su espada hacia el frente, en un intento de aplastarlo con su peso, mas el pelirrojo alzó sus Kibas y las puso en forma de X para bloquearlo. Zabuza las golpeó con abrumadora fuerza, haciendo que en el lugar se forme un cráter. Él seguía aumentado cada vez su impulso, su Kubikiribōcho se cortó un poco, pero no era nada grave ya que no golpeó en el filo de las Kibas. El pelirrojo comenzó a aflojar su resistencia, pero eso era lo que quería hacer, estaba esperando que su contrario aplique la mayor cantidad de poder en su ataque. Y se llevó una sorpresa, pues era bastante.

Más atrás, todos observaban con sorpresa, menos Anko quien estaba comiendo con los ojos a su pareja. Raras veces estaba presente en sus demostraciones de poder y, cuando lo hacía, se excitaba bastante. Haku sentía algo parecido, pero no prestaba atención a ese sentimiento. Su prioridad era su figura paterna, y acudiría a salvarle si necesitaba ayuda.

Volviendo con el adolescente, concluyó que si seguía soportando la embestida, nada saldría como lo planeado. Cambió de táctica, dejando de resistir y permitiendo a Zabuza dirigirse directo hacia él. Pero Naruto dio la vuelta a sus espadas y volvió a bloquear el artefacto de su contrincante —esta vez con sus filos—, consiguiendo un corte más profundo en su espada, aunque insuficiente.

Ahora daría el golpe de gracia. Se lanzó de espaldas al suelo y dio una patada cargada de Raiton a sus Kibas, acrecentando el rango de perforación. Zabuza se sorprendió, pero no tuvo tiempo de retirar su arma pues había sido cortada en dos.

Saltó hacia atrás. No vio inconveniente en tener a su espada despedazada, en cualquier momento podría repararla con un poco de sangre de Naruto. Estaba tranquilo, pero su paciencia se agotó por lo siguiente.

—La Kubikiribōcho. Sin duda, la más débil y patética de las Espadas Legendarias. Ya veo por qué te la dieron. Es porque tú eres el más débil entre los Shinobigatana, además del más patético.

Pestañeó. No podía dar por cierto haber escuchado tal insolencia contra él.

—¡Maldito Mocoso! ¡Te mataré! —gritó rabioso, lanzándose hacia Naruto con estocadas sin sentido, carentes de fuerza y velocidad. El Jinchūriki había conseguido su objetivo: enojar a Zabuza y que este se guíe por sus emociones, lo que le costaría la batalla.

Zabuza siguió con sus estocadas, las cuales se volvían más torpes y lentas. Gruñó con furia ya que no lograba acertar ningún golpe y exclamó.

—¡Deja de moverte, maldito mocoso! ¡Deja que te mate de una buena vez!

—Está bien.

Y en ese instante, se detuvo.

Zabuza no sabía por qué hizo eso, así que aprovechó la oportunidad y realizó un corte profundo en su hombro. En un instante, la sangre salió expulsada a chorros y se esparció por doquier. Una gran parte fue a la cara del Momochi, quien sonreía como maniático.

Anko se horrorizó, mientras los demás veían con indiferencia. Excepto Menma, a quien se le revolvió el estómago y le ardió el pecho. No por asco o miedo, era algo que no podía explicar, inconformidad tal vez —pues Naruto podía dar más—, pero iba incluso más allá. Parecía… dolerle, ver a Naruto de ese modo.

Zabuza entonces retiró suespadadel pelirrojo. Debido a su estado, no notó que su Kubikiribōcho no se reparó al entrar en contacto con la sangre del chico, como se suponía.

—Estúpido mocoso, esto te pasa por confiarte. Antes de matarte, ¿quieres decir unas últimas palabras?

Naruto entonces levantó su cabeza con debilidad, mirándolo hacia sus ojos.

—Boom.

Zabuza no pareció comprender lo dicho—. ¿Qué fue lo que dijiste?

Naruto sonrió con malicia y repitió sus palabras—. ¡Boom! —Y en ese instante, estalló, recibiendo el espadachín de lleno la explosión.

Voló varios metros hacia atrás hasta chocar contra un árbol. Abrió sus ojos con pesadez y se halló con múltiples heridas por toda su piel, además de quemaduras de segundo y tercer grado. Milagrosamente no había perdido ninguna extremidad. Ya no podía moverse o hacer algo, sólo levantar la vista y encontrarse a Naruto a centímetros, con su rostro repleto de burla.

—Sí que eres un tonto, no creí que fueras capaz de caer en algo como eso. Zabuza, déjame decirte que eso que atacaste fue un Bunshin Daibakuha y tú fuiste tan tonto para permanecer cerca de mi clon. Pero bueno, alguien tan patético como tú no merece seguir viviendo, así que te ahorraré el sufrimiento y acabaré contigo aquí y ahora —afirmó, mientras dirigía sus Kibas hacia el corazón del Momochi.

Pero, en ese instante, Naruto sintió otra presencia y justo frente suyo apareció un espejo de hielo. Con una espada del mismo elemento, el ataque de Naruto fue bloqueado, quien no se sorprendió de la aparición de Haku, pero sí estaba curioso por la técnica que utilizó.

—Lo siento, Naruto-san. No puedo permitir que acabes con Zabuza-sama. Aún tenemos muchos planes y no puedo permitir que acabes con ellos.

Ella agarró a Zabuza junto a su artefacto, desapareciendo del lugar en un Shunshin. Haku prestó atención a toda la batalla, por lo cual ella pudo aprender el nombre del adolescente.

No sabía por qué, pero esperaba encontrarse de nuevo con él. Él miró hacia la dirección que Haku tomó con su jutsu. Podía sentir sus presencias todavía, pero no veía el motivo de perseguirlos. Además, ya había humillado bastante a Zabuza. Por si fuera poco, Anko y él sólo estaban en esta misión para ayudar a su hermano y los demás y no para, en específico, matar a esos oponentes.

Suspiró. Guardó sus Kibas en un pergamino de sellado, se dio la vuelta y, al hacerlo, fue abrazado por una Mitarashi bastante feliz.

—¡Eres un tonto! Me asustaste, de verdad creí que habías sido herido. Tendrás que comprarme el mejor dango cuando volvamos a Konoha —sugirió, besándolo.

Naruto sonrió—. Lo que tú quieras, Anko-chan. Es más, podemos hacer una ceremonia de té una vez que lleguemos. Déjame decirte que estás haciendo que eso se convierta en uno de mis hobbies.

La fémina sonrió con alegría pura y estuvo a punto de agregar algo, mas fueron interrumpidos—. ¡Ejem! ¿Pueden decirme qué están haciendo ustedes dos? —preguntó Kakashi.

— ¿Te refieres al beso? Pues es sencillo: Anko es mi novia, y eso es lo que hacen los novios, ¿no es así? —contestó, mientras se separaba de Anko, quien a regañadientes lo soltó.

Un aura depresiva envolvió al Hatake, pero trató de que no le afectara.

—Ah. Está bien, yo no soy nadie para…

—Tienes razón.

Exhaló. Dejó pasar la falta de respeto y continuó—. Como te trato de decir, no soy nadie para meterme. Por otro lado, creo que tienes que explicar muchas cosas una vez que lleguemos a la casa de Tazuna.

Naruto volvió a sonreír y contestó mientras movía un dedo en señal negativa—. Ah-ah-ah, ¡alto ahí! No tengo nada que explicarte. Tú no eres mi sensei, yo solo estoy obligado a hacer eso si Anko-chan, como mi Jounin-sensei que es, me lo pide. ¿Qué dices, Anko-chan? ¿Debo explicarle lo sucedido?

Kakashi miró a Anko, quien tomó una pose pensativa.

—Hmm. No lo sé. Tal vez deberías… —pero no pudo proseguir pues Naruto pellizcó su trasero, enviando pequeñas corrientes a su cuerpo. Entendió que no quería jugar y eso significaba nada de sexo por unas semanas si ella seguía—. N-n-no, t-tú no tienes que explicar nada, nosotros solo estamos en esta misión como refuerzos. Además, tú eres mi lindo Gennin, no el de este tonto —gimió, excitándose cada vez más, ya que seguía siendo estimulada.

Kakashi volvió a suspirar, mientras él se preguntaba en qué momento las personas dejaron de respetarlo.

—Está bien, es hora de continuar con esta misión. Ahora iremos al hogar de Tazuna-san, él nos está esperando un poco más al frente junto a mi equipo.

—Kakashi-san —captó su atención el pelirrojo—, espero que controles a tus Genins. Yo no quiero que me hagan preguntas estúpidas e innecesarias. Si eso llega a pasar, yo mismo me encargaré de probar en ellos nuevas técnicas de mis Kibas.

A Kakashi le corrió un escalofrío a través de su espalda. Naruto hablaba en serio, pero tampoco permitiría que haga algo así a sus estudiantes.

—Está bien, haré lo mejor que pueda, pero no es una promesa. Las preguntas vendrán, tú sabrás cuáles responder y cuáles ignorar. —Pudo ver que, mientras hablaba, Naruto acariciaba el trasero de su maestra. Se sonrojó y se dio la vuelta para ocultar la gota de sangre que era visible a través de su máscara. Luego, comenzó a caminar hacia donde estaban los otros.

El Jinchūriki recordó lo que estaba haciendo y dejó de acariciar a una Anko más que excitada. Ella se percató del cese del toqueteo y comentó—. Eres muy malo, Naruto-kun. No puedes dejarme de este modo, tenemos que hacerlo ahora. Y-ya no puedo soportarlo. —Entonces acarició la entrepierna de Naruto, quien sintió que alguien empezó a despertar.

—Lo siento. —Negó con la cabeza—, pero lo haremos una vez que estemos en el hogar del tal Tazuna una vez que todos duerman.

— ¿Lo prometes?

—Lo prometo —le confirmó—. Ahora, sigámoslos. Tendré que sufrir las preguntas de mi hermano y del melancólico. No creo que la gritona haga alguna, pero nunca se sabe.

Anko asintió y comenzó a correr junto a él, rumbo al lugar donde el resto se encontraban.

Casa de Tazuna - Una hora más tarde


Naruto y los demás llegaron al sitio hace 30 minutos. Aún era temprano cuando llegaron, pues apenas era mediodía.

Como lo había predicho, Menma lo atacó con varias interrogantes, mientras Sasuke le exigía que entregara sus Kibas. Decidió ignorarlos sin más. Por su lado, a Kakashi lo colocaron sobre un Futón japonés ya que parecía más dañado de lo aparente. Estar tanto tiempo en la prisión de agua llenó sus pulmones de la misma, y con cada respiro le hacía doler el pecho.

Al acomodarse, Kakashi tomó la palabra—. Muy bien, equipo. Como saben, Zabuza no está muerto. Lastimosamente, Naruto no pudo acabarlo, así que es mejor que se preparen porque es seguro que volverá.

Al decir eso, todos se voltearon a ver al susodicho, quien no les estaba prestando atención, pues descansaba con los ojos cerrados entre los grandes pechos de Anko y esta, a su vez, jugaba con sus cabellos.

Cuando se sintió observado, abrió uno de sus ojos y preguntó—. ¿Qué me ven?

Sakura se levantó y lo señaló—. Naruto-baka, ¿por qué no acabaste con ese hombre cuando tenías la oportunidad?

—Hmm. Yo puede haber hecho eso, pero el ninja enmascarado se lo llevó —contestó, sin darle mayor importancia.

Entonces Menma fue quien lo señaló y dijo—. Pero si pudiste doblegarlo a él, pudiste haber hecho lo mismo con el otro.

—Claro, también pude haber hecho eso, pero yo no asesino mujeres —reveló—, solo si estas atentan contra mí, o si son unas malditas gritonas. —Sakura palideció al escuchar eso.

— ¿Qué estás diciendo, demonio? ¿Cómo sabes que ese enmascarado era una chica? —interrogó ahora el azabache.

—Ese es mi secreto, pero confía en mí cuando te digo que es una mujer. Una que puede patearte el trasero.

Sasuke gruñó y quiso reprenderlo, pero el destino no le permitió hacer eso, de nuevo; ahora, gracias a una nueva persona en escena—. No se estén poniendo interesantes —dijo un niño. Llevaba puesto un sombrero blanco con rayas azules, vestido con una camiseta amarilla y un pantalón verde. Todos miraron hacia la puerta, para ver al pequeño ahí parado con el ceño fruncido.

— ¿Quién eres tú? —quiso saber el rubio. Sin embargo, fue Tazuna quien contestó —indirectamente.

—Oh. ¿Inari, dónde estabas? —Y le extendió los brazos para recibirlo.

El infante corrió y abrazó al anciano—. Ya he vuelto, abuelito.

—Inari, saluda. Estos son los ninjas que escoltaron al abuelo —comentó Tsunami.

—Vamos, vamos, no pasa nada. ¿Verdad, Inari? —dijo, mientras acariciaba a su nieto.

Inari miró hacia ellos con desconfianza. Luego, se separó de su abuelo, miró a su progenitora y afirmó—. Kaa-chan, ellos morirán. Es imposible que una persona pueda ganarle a Gatō.

Naruto entrecerró los ojos al escuchar ese nombre—. Ese estúpido, ¿qué diablos hace aquí?

No lo sé, pero será mejor que lo averigües —sugirió Kurama, y continuó escuchando la conversación.

Justo en ese momento, Menma se levantó—. ¿Qué demonios dices, muchacho? ¡Escucha muy bien, en el futuro mi padre me dará su posición, y yo seré el nuevo Hokage! ¡Un héroe! —Levantó entonces uno de sus puños y continuó—. Y los héroes salvan a las personas. No sé quién sea ese Gatō, pero no es rival para mí.

Inari agachó la cabeza, como deprimido—. ¿Un héroe? Pareces idiota. ¡No existe algo así!

El Namikaze estuvo a punto de refutar cuando su hermano comenzó a reír—. Este mocoso me agrada. Tienes toda la razón, los héroes no existen. Los que se creen héroes son los primeros en morir y los que sufren las peores muertes.

Menma gruñó y miró hacia él, fulminándolo con la mirada. Inari se fijó en quien le habló, que estaba aún recostado sobre su pareja, la cual parecía disfrutar la escena. Recordó la forma en que murió su padre, entristeciéndolo. Entonces decidió salir.

— ¿A dónde vas, Inari? —inquirió Tazuna.

—A contemplar el mar.

Se contagió de su tristeza. Quiso expresar algo, mas el hijo del Colmillo Blanco se levantó del Futón y articuló—. Muy bien, Equipo 7. Es hora de hacerles más fuertes. Síganme, les daré un entrenamiento más rudo. Tú también ven, Anko. Puedes serme de ayuda.

Quiso negarse, pues tenía otros asuntos en mente—. Vamos, Anko-chan. Quiero ver qué puede hacer el gran Kakashi Hatake. Debo comprobar si las historias sobre él son ciertas o puras mentiras —la animó Naruto.

Ella hizo un puchero, pero luego recordó algo—. Sólo porque me prometiste lo de esta noche, Naruto-kun. —Él sonrió, asintiendo.

La mayoría se preguntó a qué se refería. Bueno, menos Kakashi quien sabía exactamente sobre qué estaba hablando. Leer tantos libros eróticos le concedió esa habilidad. Luego, se levantó con cuidado, apoyándose en unas muletas mientras se limpiaba una gota de sangre de la nariz sin que nadie se dé cuenta, llamando luego a todos para que lo sigan.

5 minutos después


Kakashi llevó a los demás hacia el bosque del pueblo con él hacia el frente. El pelirrojo sospechaba del supuesto entrenamiento, así que decidió preguntar—. Espera, espera, ¿acaso tu entrenamiento es el de escalar arboles?

Kakashi dio una sonrisa con su ojo—. Claro, este entrenamiento les ayudará a…

— ¡¿Qué?! Nii-san, mi padre ya me enseñó eso hace unos meses.

—Yo también lo aprendí hace unos meses gracias a Itachi. ¿No tienes nada mejor que enseñarnos? —agregó el azabache a lo dicho por Menma.

Su maestro se puso un dedo en la barbilla, pensando. No tardó mucho en venírsele algo a la mente—. Está bien. ¿Saben caminar sobre la superficie del agua?

Los dos negaron con la cabeza, y Kakashi volvió a sonreír—. Pues está decidido, eso es lo que haremos.

La Haruno, quien fungía de oyente, levantó la mano y recordó—. Kakashi-sensei, yo no sé cómo caminar en los árboles.

—Hmm, creo que eso será un problema —hizo saber— ya que no podré estar supervisando a los demás chicos y a ti. Qué podría hacer…. Ah, ¡ya sé! —exclamó mirando hacia la Mitarashi, quien tenía una expresión aburrida en su rostro.

Ella entendió lo que quería luego de fijarse en la fija mirada que le tenía clavada—. Ni lo pienses. Tú enséñale a la mocosa, ¡yo ya tengo a un aprendiz a quien enseñar!

El de cabello gris se desanimó, hasta que pensó en algo que podría funcionar—. Mira, yo enseñaré a Naruto a caminar en el agua mientras tú enseñas a Sakura, ¿qué dices?

Anko miró hacia Naruto, quien estaba mirando al Jounin como si fuera un gran estúpido.

—Kakashi, ¿no recuerdas que él caminó sobre el agua cuando aparecimos para salvar tu trasero?

Se palmeó la frente al recordar ello—. Tienes razón. Creo que primero haremos el entrenamiento de los árbo…

—Vamos, Anko-chan —interrumpió el contenedor de Kurama—. Enséñale un poco a Sakura, creo que un poco de entrenamiento contigo hará que cambie su actitud. Estoy seguro que si tú le das unas lecciones, podrá ser una Kunoichi de verdad. Y si lo haces bien… te daré un gran premio, el que tú quieras.
— ¿Lo que yo quiera? —preguntó emocionada. Naruto confirmó con la cabeza y ella murmuró a su oído su deseo.

Él escuchó atentamente y accedió, no era muy difícil de hacer—. Está bien, pero será una vez que regresemos a la aldea. Aquí no creo que sea posible, pero bueno, yo daré un paseo por aquí, tal vez encuentre algo interesante.

La Mitarashi asintió y se dirigió hacia la adolescente, quien estaba muerta del miedo debido a la sonrisa sádica de su nueva instructora. Kakashi también llamó a Menma y a Sasuke para que lo sigan, y así evitar que ocasionen peleas innecesarias con Naruto quien ya se había ido del lugar.

Entre tanto, escondido detrás de un árbol, Inari observaba. Luego se retiró con un semblante de penumbra—. Aunque hagan todo eso, no servirá de nada…

En cierto punto dejó de caminar debido al recuerdo de su padre, como también las palabras de Naruto, las cuales estuvieron repitiéndose en su cabeza todo el día. Inari apretó sus puños y luego prosiguió.

En un lugar desconocido – Guarida de Zabuza


Haku se encontraba tratando las heridas de Zabuza, quien estaba quieto en su cama, callado. Estuvo pensando mucho en Naruto. Ansiaba recuperarse para despellejarlo con lentitud lo más pronto posible. La humillación por la que pasó nunca se lo perdonaría. Por eso, él se encargaría de hacerlo sufrir antes de darle muerte. La joven, luego de tratar las heridas de su maestro, puso una manta sobre él mientras ella se sentaba en una silla al lado de la cama de Zabuza. También estaba pensando en Naruto, pero de un modo muy distinto.

Ese Naruto, ¿por qué me sentí de esa manera al observarlo? ¿Por qué deseo volver a verlo? —inquiría para sus adentros—. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Por qué no quiero que Zabuza-san lo asesine? Esto es muy confuso.

Ella continuaba observando a Zabuza, quien permaneció inmóvil desde su llegada a la guarida. De repente, la puerta de la habitación se abrió. Ella giró un poco la cabeza para ver quién era y, al instante, lo identificó.

Un hombre de corta estatura, con un traje de color negro y lentes del mismo color. Era Gatō, que estaba acompañado por dos matones, cada uno con Katanas japonesas. El susodicho parecía burlesco.

—¿Incluso siendo derrotado vuelves aquí? Los ninjas de Kirigakure realmente apestan. ¿Te llamas a ti mismo un demonio cuando ni siquiera puedes hacerte cargo de lo hecho por tu subordinado? No me hagas reír.

Momochi no contestó y siguió en la misma posición. Haku fue quien se levantó de su asiento, tumbando al piso la silla en la que ella se encontraba. Los hombres de Gatō percibieron la acción hostil y desenfundaron un poco sus Katanas, cubriendo a su vez a Gatō. Por su parte, él conservaba su faceta arrogante.

Después, hizo un gesto con su mano—. Esperen —dicho eso, caminó hacia Zabuza—. No estés tan silencioso. ¿Por qué no dices nada? —Entonces levantó su mano izquierda y la dirigió hacia Zabuza.

—¡No toques a Zabuza-san! —exclamó Haku, quien tomó su muñeca y empezó a apretarla con brutalidad. El millonario gritó de dolor pues sentía sus huesos ser hechos trizas.

Sus hombres trataron entonces de desenfundar sus armas para defenderlo, pero se dieron cuenta que ya no estaban en sus manos, sino en sus cuellos. Miraron hacia abajo y abrieron los ojos en shock ya que no habían visto en ningún momento a Haku moverse.

Ahora ella tenía una mirada furiosa en su rostro y exclamó—. Será mejor que paren. ¡Me están haciendo enojar! —Entonces lanzó las espadas lejos de ellos. Luego se acercó a Zabuza y Gatō corrió rápidamente hacia sus guardias.

—¡La próxima vez…! Si la próxima vez fallan, ¡considérense expulsados de este lugar!

Después, él ordenó a sus guardias que lo sigan, quedando Haku y Zabuza solitarios en la habitación. Entonces, la fémina se sentó al lado de Zabuza.

—Haku, no debiste…

—Lo sé. Simplemente… es demasiado pronto para matarlo. Si causamos un revuelo, seremos perseguidos otra vez. Por el momento, debemos aguantar —contestó.

Zabuza tembló un poco por el dolor que sentía a causa de sus heridas y replicó—. Tienes razón. —Luego cerró sus párpados para dormir un poco. Él tenía varias quemaduras de gravedad como también algunas costillas rotas. Todo esto debido a la explosión sufrida, así que el necesitaba el mayor descanso posible para sanar más rápido.

De regreso con Naruto


Naruto, en estos momentos, se encontraba caminando por las calles de esta aldea. Se sentía confuso, como si una especie de nostalgia lo asaltara durante su trayecto. No comprendía por qué, como tampoco sabía la razón por la cual no podía quitar su mirar hacia el Este.

Puedo ver que tu sangre Uzumaki está haciendo de las suyas. La razón por la que te sientes de esta manera es porque el lugar donde te encuentras ahora alguna vez fue Uzushiogakure. Bueno, una parte de ella. Si quieres encontrar las ruinas de tus ancestros, deberás ir más al Este. Esa es la razón por la cual miras tanto hacia esa dirección —aclaró Kurama, sintiendo las emociones de su contenedor.

¿Y cuándo pensabas decirme esto?

El Zorro se encogió de hombros—. No lo sé, yo estuve durmiendo mucho tiempo. Sólo pude ver tu pelea con ese sujeto y luego quedé dormido. Además, tengo que reservar energías para el espectáculo de esta noche.

Naruto rodó los ojos—. Maldito pervertido. Pero, dime, ¿por qué siento esto y mi hermano no?

Kurama rugió—. ¡¿Cuántas veces te lo tengo que decir?! Tu sangre Uzumaki mejoró a niveles superiores a los de un Uzumaki de sangre pura. Ese mocoso no percibe las cosas igual que tú y no reacciona a sellos de la misma forma que tú lo haces porque su sangre no es igual a la tuya.

Está bien, pero no te amargues. —Se rascó la nuca—. Olvidé ese pequeño detalle. Entonces, ¿debería ir a echar un vistazo?

No, no deberías —recomendó—. Es mejor que esperes ya que necesitarás mucho tiempo para poder llegar hasta la capital. Según he escuchado de mis anteriores Jinchūriki’s, Uzu tiene varias protecciones naturales como también de sellos. Mejor termina esta misión y, una vez que regreses a esa mugrosa aldea, consigue la preparación necesaria y convence al estúpido viejo para que puedas ir a este lugar.

Naruto aceptó y no discutió más con Kurama. Hace bastante aprendió que era mejor atender sus consejos. Continuó con su recorrido, se había dado cuenta que las personas de este lugar vivían en la miseria, en especial los niños, le recordaban mucho a su miserable infancia, pero dejando a un lado las golpizas e insultos.

Cuando creyó que no había nada más interesante en este lugar pudo ver más al frente que una multitud comenzó a aglomerarse. Entonces decidió ir a investigar.

—¡Maldito viejo! ¡¿Quién te piensas que eres?! ¡¿Quieres que Gatō asesine a toda tu familia?! —exclamó un hombre. Naruto pudo fijarse que este tenía una Katana en sus manos y la tenía apuntando hacia un anciano tumbado en el piso.

El mismo hizo una gran reverencia, temeroso—. ¡Lo siento! Pero ese es todo el dinero que pude juntar. ¡Por favor, perdona a mi familia! Mátame a mí, pero no hagas nada a mi familia, ¡te lo ruego!

El pelirrojo se fijó más atrás y pudo observar detrás de él a unas personas, él supuso que eran su familia. Pensó entonces que tenía la oportunidad perfecta para obtener la ubicación de Gatō, así que decidió intervenir.

—¡Pues lo siento, viejo estúpido! Una vez que acabe contigo, me haré cargo de tus hijos y esposa. ¡Ahora di hasta nunca! —replicó el extorsionador mientras movía su arma para asesinar al viejo.

Cuando estuvo cerca de lograr su objetivo, todos vieron que un extraño apareció en escena portando una espada que brillaba intensamente, cortando con facilidad la del extorsionador. Este quiso gritar, pero el Uzumaki lo agarró y usó un Shunshin para desaparecer de ahí. Los presentes se preguntaron quién podría ser el chico, pero luego de un momento comenzaron a dispersarse, mientras el viejo y su familia se abrazaban, agradeciendo el milagro.

De regreso con el Jinchūriki, este ya había atado al hombre mientras le proporcionaba una mirada nada buena—. Ahora quiero que me digas, ¿dónde se encuentra Gatō?

—Como si yo diría algo a un idiota como tú, no puedes hacer nada para sacarme información.

Naruto gruñó y sacó una de sus Kibas, cortando la mano del hombre quien gritó de dolor. Luego, sujetó su cabeza y preguntó una última vez—. Dime ahora dónde se encuentra Gatō o te juro que no tendrás descanso ni siquiera en el más allá.

El hombre volvió a sonreír y miró hacia arriba para ver a Naruto, pero su sonrisa cambio a una de terror cuando vio que los ojos del pelirrojo habían cambiado. No sabía qué eran, pero sabía que no eran nada bueno, ya que al verlos pudo sentir una sensación de muerte. Trató de decir lo que sea pero no encontraba las palabras indicadas.

Naruto volvió a gruñir ante la falta de respuesta. Lo mataría sin importar qué. Quería usar la intimidación para que diga lo que sepa, pero no funcionó. Entonces negó con la cabeza y susurró—. Ningendō (Camino Humano) —Y luego de eso extrajo su alma, cayendo al piso el cuerpo sin vida del peón de Gatō.

Al digerir toda la información, el adolescente hizo unos sellos de manos—. Katon Goukakyuu no Jutsu. —Y escupió una bola de fuego hacia el cuerpo sin vida, convirtiéndolo en cenizas y eliminando cualquier rastro de lo sucedido.

Naruto, con clara frustración, dijo mentalmente—. Maldita sea, ese idiota no sabía nada, apenas fue reclutado hace una semana. Maldita sea, pero bueno, yo sé que ese enano aparecerá en cualquier momento, debo tener paciencia.

Kurama asintió y volvió a dormir. Mientras tanto, Naruto fue de regreso a la casa de Tazuna.

Casa de Tazuna - 10 minutos después


Tsunami se encontraba en la cocina preparando la cena. Aún faltaban varias horas hasta el regreso de los demás, pero ella quería tener todo listo para esa hora.

Su padre almorzaba en la construcción y solo regresaba para cenar, e Inari seguramente estaba contemplando el mar. El pequeño solía estar ahí durante horas hasta que decidiera volver a la casa, así que ella no quería molestarlo.

La viuda ya había superado la muerte de Kaiza, pero le entristecía que su hijo siguiera lamentándose por ello; no había sido culpa suya, así que no tenía que vivir culpándose por ello. Sin embargo, no había nada que ella o su padre pudieran hacer, su hijo no quería entrar en razón.

Pensó en el equipo ninja que vino con su padre; estaba feliz porque un gran grupo de Ninjas estaba dispuesto en ayudar a este desgraciado pueblo. Su padre le había contado que había mentido en la información de la misión, y aun así decidieron ayudarlos, incluso mandaron refuerzos.

Sus pensamientos entonces tornaron en dichos refuerzos, Tsunami notó que Naruto y Anko tenían una relación; ella no le veía nada de malo, ya que había escuchado cómo era la vida de los ninjas.

Además, la apariencia de Naruto le hacía aparentar ser alguien mucho mayor. El pelirrojo era varios centímetros más alto que ella, y tan solo unos centímetros más bajo que su Sensei. La pelinegra no diría nada al respecto, ni siquiera preguntaría; no era como si le importase.

Justo en ese momento, la puerta de la cocina se abrió un poco y Tsunami vio una cabellera rojiza asomándose por la puerta.

No fue difícil reconocer a la persona—. Oh, Naruto-san. ¿Qué haces tan temprano aquí? Creí que estarías entrenando con tus amigos.

Naruto rió entre dientes—. ¿Amigos? Tsunami-san, esos idiotas son todo menos mis amigos, excepto por Anko-chan, pero ella está entrenando a cierta chica pelirrosa, además todo lo que ellos están aprendiendo yo ya lo aprendí hace años.

Tsunami apagó la estufa y luego se limpió las manos. Se dio la vuelta y vio que se sentó en una de las sillas del comedor.

Ella decidió acompañarlo, ya que ella nunca tenía nadie con quien conversar—. ¿Cuál es la razón, Naruto-san? ¿Por qué no los consideras tus amigos?

Naruto se rascó la cabeza y contestó—. Para empezar, porque ellos son unos pobres ilusos que creen que ser un ninja es tan solo un juego; ellos no saben el verdadero significado de la palabra Shinobi. Y la otra razón por la que no me caen bien, es porque son unos bastardos arrogantes, ellos creen que, por haber nacido con todo, tienen el derecho de hacer lo que se les venga en gana.

Tsunami asintió a sus palabras y agregó—. Creo que tienes razón. Cuando Gatō llegó a nuestra aldea, él pensó que podía hacer lo que quería solo por tener el dinero y el poder. Al principio nosotros nos opusimos. Pero luego trajo mercenarios y asesinó a aquellos que se le oponían. Desde ese día, las personas dejaron de protestar. O eso fue hasta que… —Se detuvo al final; no quería incomodar al Shinobi con su historia.

Naruto levantó una ceja, aunque comprendió lo que sucedía—. No hace falta que me lo digas, yo entiendo si es algo personal.

Tsunami negó y replicó—. No, no es eso. Hace unos años atrás estuve casada con un hombre llamado Kaiza; era muy bueno y atento con nosotros, además de eso fue el héroe de este pueblo. Pero todo cambio cuando decidió oponerse a Gatō, y lastimosamente lo asesinó frente a Inari y gran parte del pueblo. Yo no estuve en ese lugar, pero me sentí muy mal por un largo tiempo hasta que logre superarlo. Pero Inari no pudo, esa es la razón por la que ahora él es de esta manera. Inari se culpa, ya que no pudo hacer nada, pero también culpa a Kaiza porque cree que él le mintió cuando dijo que nunca moriría.

Naruto indagó—. ¿Cuántos años han pasado?

Tsunami pensó un poco y respondió—. Fue hace como dos años atrás, unos meses luego de que Gatō tomara control de nuestro pueblo.

—Eso es una pena, Tsunami-san, lo bueno es que ustedes se encuentran bien —habló con sinceridad.

—En verdad lo es. Quisiera que Inari tuviera una vida normal; que nuestro pueblo regresara a como lo era antes. Y me gustaría que ustedes lo lograran. —Fue casi un ruego; la de una mujer desesperada que ya no podía aguantar tantas desgracias.

—No se preocupe, Tsunami-san. Las cosas cambiarán, se lo prometo —habló con firmeza; no le gustaba que una mujer hablara de esa forma tan decaída, y aunque no la conociera muy bien, al menos intentaría cambiar las cosas. Pero como se lo había prometido, se aseguraría de ello, y para ello, tendría que encontrar a Gatō y tener una charla muy seria con él.

Tsunami llevó sus dedos hacia su boca para ocultar su sonrisa—. Eres muy amable, Naruto-san.

El mencionado sonrió y se recostó en su silla—. ¿Qué puedo decir? Una bella mujer en peligro siempre despierta mi lado amable.

Tsunami dejó de reír, solo para sonrojarse levemente. Había pasado un buen tiempo desde la última vez en que había oído un cumplido; se sentía alagada, pero también algo apenada.

—¿Qué cosas dices, Naruto-san? No bromees, ya soy una mujer mayor. —Dio una risa fingida que reflejaba su pena, pero no porque el cumplido o la sonrisa de Naruto la incomodaran, sino por el hecho de que ya no sabía cómo actuar en situaciones como estas; se sentía oxidada.

Naruto dio una descarada sonrisa y contestó—. No bromeo en lo absoluto, Tsunami-san. Las mujeres maduras me atraen bastante. A veces soy capaz de controlarme, otras veces fallo miserablemente; como cuando estoy cerca de Anko-chan. En tu caso, hago lo que puedo para contenerme.

Tsunami desvió su rostro ante tan intensa mirada; su corazón bombeaba como nunca antes y su cara estaba roja como un tomate.

No se animó a mirarlo, mucho menos a abrir la boca. Le tentaba la idea, pero temía lo que pudiera pensar su familia, peor aún, que su maestra hiciera algo de lo que pudiera arrepentirse después.

Como no lo había mirado, Naruto prosiguió mientras llevaba sus manos detrás de su cabeza y miraba hacia el techo—. Siendo sincero, me gustaría tener sexo con usted.

Sus ojos se abrieron con enormidad mientras que su rostro parecía estar a punto de estallar—. N-No b-bromees, N-Naruto-san, la diferencia de edades es muy grande. —Aún no se atrevía a mirarlo, la vergüenza era tal que le había costado completar su oración anterior.

Naruto rió entre dientes—. ¿Cuántos años cree que tengo, Tsunami-san? —Esta vez la miró con seriedad, aunque ella aún no se atrevía a mirarlo.

—N-No lo sé, creo que dieciséis años —contestó con incrementada dificultad.

Naruto casi estalla en risas, pero se contuvo al cubrirse la boca, aunque una ligera sonrisa permaneció en su rostro—. En realidad, tengo trece años.

—¡Debe de ser un broma! —exclamó Tsunami sorprendida, girándose hacia él debido al shock, viéndole rascándose la mejilla.

El pelirrojo rió entre dientes—. No, no lo estoy haciendo, Tsunami-san.

—Entonces no podemos, Naruto-san. Eres tan solo un niño. —Esta vez su voz tuvo mayor serenidad, aunque un notable tono de decepción.

—¿Lo soy? —Fingió sentirse ofendido, cosa que Tsunami no notó, por lo cual estuvo por disculparse.

Naruto no se lo permitió, ya que continuó mientras se ponía de pie—. ¿Un niño puede hacer esto? —Formulada su pregunta, saltó y se paró sobre el techo.

Hubo un ligero jadeo por parte de Tsunami al presenciar algo tan inusual, pero sabía la respuesta—. Pero tú eres un ninja —agregó confiada, pensando que con eso ganaría el argumento.

El Jinchūriki sonrió ampliamente y aterrizó frente a ella—. ¡Pues allí está la respuesta!

Ella no lo comprendió, y Naruto prosiguió—. Desde el momento en que me entregaron esto. —Con una pausa, apuntó a su cinturón, específicamente, a su banda de Konoha—, soy oficialmente un adulto. —Tuvo una triunfal sonrisa en su rostro, mientras que Tsunami tuvo una de derrota.

Suspirando, Tsunami se puso de pie y caminó hacia el horno para ponerlo a fuego lento, hablando mientras lo hacía—. Tienes razón, Naruto-san. Sin embargo, no puedo hacerlo.

Ella se volteó, justo para ver a Naruto recostándose contra el mostrador—. Por curiosidad, ¿por qué?

Tsunami también se recostó y miró hacia él—. Bueno, no quiero crear discordia entre mi familia y ustedes; no quiero que esto pueda comprometer el desarrollo de esta misión. De verdad necesitamos de ese puente, o de lo contrario, nuestro futuro será muy oscuro.

Ella quería que esta charla terminara de una vez por todas y pretender que nunca había sucedido, pero no porque se sintiera incomoda, en ningún momento lo estuvo. Se sentía tentada, sin embargo, le preocupaba las posibles consecuencias.

El pelirrojo sonrió y se giró hacia ella—. Te preocupas demasiado, Tsunami-san. Pero bueno, si en verdad no quieres hacerlo, ¿podría intentar algo?

La vergüenza la había invadido de vuelta, y aunque ella no se había volteado para mirarlo, cometió la equivocación de preguntar—. ¿Qué? —Se cubrió la boca al instante, reconociendo su error. Pero no lo pudo evitar; estaba tan interesada, tan curiosa, tan feliz que alguien joven y apuesto la mirara de esa forma que esas palabras salieron inconscientemente de su boca.

Naruto se acercó, y ella retrocedió hasta chocar con la pared, momento en el cual el pelirrojo colocó ambas manos contra la pared, encerrándola dentro de sus brazos mientras le miraba con gran intensidad.

Ella tuvo que levantar su cabeza para mirar a esos penetrantes ojos rojizos que parecían capaces de ver hasta lo más profundo de su ser.

Desvió su mirada, y presionó sus partes bajas al sentir un placentero picor y calor; llevó su dedo índice a su boca, mordiéndolo con suavidad mientras intentaba resistir a sus más salvajes impulsos.

—¿Qué sucede, Tsunami-san? ¿Algo que te moleste? —indagó Naruto, oyendo los suaves gemidos que sus labios y dientes ya no podían contener.

Lemon Inicio


Sus piernas se crisparon, y para evitar caer, ella tuvo que apoyarse contra la pared.

Naruto, descaradamente, ‘chocó’ su parte ‘frontal’ contra la parte ‘posterior’ de Tsunami.

Esta vez ella no se había sorprendido, solo permaneció inmóvil mientras sentía las manos del pelirrojo en su cadera y ascendiendo muy lentamente hasta detenerse sobre sus senos.

Gimió con suavidad, sintiendo el lento tacto y el cálido aliento del pelirrojo cerca de su oreja—. Tsunami-san, ¿deberíamos hacerlo?

Casi cayó al piso al sentir su lengua moviéndose en círculos en su oreja, y descendiendo hacia su cuello—. N-No… —contestó, llevando su mano hacia el bulto en sus pantalones y frotándolo casi con desesperación.

Naruto había utilizado sus feromonas; lo suficiente para que sus verdaderos pensamientos salieran a flote, y por ahora, estaba dando resultados más que positivos.

No hubiera funcionado si Tsunami no hubiera tenido ningún tipo de interés, y prueba de ello era Sakura, ya que ésta no había sentido nada en aquella ocasión que lo había utilizado para descubrir el género de la persona enmascarada. Dicha habilidad que había aprendido gracias a Kurama y que solo funcionaba con personas del género opuesto, como el Bijū se lo había indicado ya años atrás.

Tsunami, ya incapaz de controlarse, se giró y dio un salto, previendo que Naruto la atraparía antes de que cayera. Así lo había hecho, y éste había notado que colocó sus piernas en su cintura, acercándose hacia él para iniciar un candente beso donde sus lenguas dieron una muy feroz batalla.

Ninguno estuvo por encima del otro, y ambos se vieron obligados a finalizar el beso debido a la falta de aire—. De-deberíamos detenernos. A-Anko-san podría molestarse. —Fue algo absurdo, ya que había dicho aquello mientras se frotaba contra el bulto en sus pantalones.

Naruto sonrió—. Tsunami-san, Anko-chan no dirá absolutamente nada. Es más, ten por seguro que ella querrá unírsenos cuando llegue. Ahora, ¿podemos empezar?

Una pregunta que no necesitó respuesta, ya que Tsunami puso sus pies en el piso, sonrió con sensualidad y caminó hacia las escaleras, haciéndole señas con sus dedos para que la siguiera.

Naruto la siguió casi hipnotizado, viendo sus caderas meneándose con sensualidad mientras subía las escaleras.

Abrió la puerta de su habitación con tal lentitud que Naruto gruñó con molestia, mientras que ella sonreía con diversión.

Naruto le siguió el juego, y esta vez caminó de rodillas y Tsunami en reversa, haciéndole señas con su dedo índice hasta llegar a su cama y sentarse en ella.

Ambos se detuvieron momentáneamente, solo para que Tsunami hiciera el siguiente movimiento. Levantó su pierna derecha ligeramente, por lo que Naruto sonrió y se aproximó unos centímetros más, agarrándolo con suavidad y acercando su cabeza hacia su extremidad.

Humedeció su lengua lo más que pudo, la sacó y la acercó a su empeine, dándole un suave beso antes de darle consecutivas lamidas mientras ascendía con lentitud hacia el punto de ‘atracción’.

Estuvo frente a aquel punto caliente, observándolo con atención mientras notaba una ligera humedad.

La mujer frente a él lo observó, y se echó para atrás al sentir una muy exquisita sensación que había olvidado y que le había encantado recordar.

Lentas, atentas, e incluso cariñosas lamidas que lentamente nublaban a su ser.

Se levantó ligeramente; miró hacia su experto compañero colocando sus manos sobre sus caderas y atrayéndola a un más profundo contacto; ella, por su parte, dio ligeros empujes antes de echarse nuevamente para atrás.

El acto del cunnilingus prosiguió hasta el punto en que la mujer cerró los ojos y apretó sus sabanas con fuerza, sintiendo al joven que le otorgaba su atención colocando sus labios contra su intimidad para no desperdiciar el ‘obsequio’ que había liberado.

La mujer llevó su mano sobre su frente, sonriendo mientras se secaba el sudor y la parte inferior de su cuerpo de estremecía debido a su extrañado clímax.

—Eres fenomenal; extrañaba esto —afirmó con una sonrisa de felicidad absoluta.

Abrió los ojos, a tiempo de ver al pelirrojo ya desnudo y acercando su miembro a su rostro, chocándolo contra su mejilla izquierda.

Tsunami lo miró con ojos de lujuria mientras sentía los contantes empujes contra su mejilla. No abrió su boca aún, en cambio tomó uno de los brazos del Jinchūriki y lo acostó en la cama.

Naruto se recostó contra la cabecera de la cama, y Tsunami lamió su cuerpo de forma descendente hasta el lugar en cuestión mientras se despojaba del resto de sus prendas.

Antes de que le devolviera el favor, se detuvo, miró a Naruto directamente a sus ojos y llevó su dedo índice hacia su mejilla izquierda y le dio una pasada, recolectando su líquido preseminal.

Sonriendo y moviendo ese dedo de un lado a otro, sacó la lengua y colocó ese pegajoso líquido en la punta; no volvió a meter la lengua, en cambio, inició con su descenso hacia su órgano reproductor mientras le miraba con una seductora sonrisa.

Finalmente miró hacia abajo, y los líquidos de su lengua hicieron contacto con los de Naruto, quien observaba con mucha atención.

Ella movió su lengua en círculos alrededor de su glande, esta vez degustando de los propios jugos del pelirrojo, quien sintió un placentero escalofrío al sentir su tibio órgano móvil.

El Uzumaki la alentó, susurrando los bien que lo hacía mientras sentía el cálido interior de su boca descendiendo hasta su base.

Lu mujer permaneció en esa posición por varios segundos, sintiendo los ojos llorosos y la necesidad de toser, pero se aseguró de que su compañero disfrutara de la sensación de su garganta lo más que pudiera.

El rubio, por su parte, echó su cabeza hacia atrás al sentir el suave apriete, la deleitable calidez y humedad del interior de su faringe. El hombre casi se había corrido, pero logró contenerlo al presionar las mantas de la cama, y Tsunami aprovechó para retirar su cabeza con lentitud antes de volver a bajarla de la misma forma, aumentando la velocidad gradualmente.

La ama de casa no pudo evitarlo y llevó sus dedos a su húmeda vagina, estimulándola a medida que incrementaba la velocidad y succión, lo cual aproximó a ambos a sus puntos culminantes.

Al pasar los minutos, ese punto había llegado, y con una última bajada, Tsunami sintió una explosión en su boca que le hizo rodar los ojos mientras sentía otra explosión en sus partes bajas.

Tragó lo que pudo, pero gran parte había escapado de sus labios e incluso de su nariz. Cuando recuperó la noción de sí misma, Tsunami alejó su cabeza y tosió como nunca antes en su vida, cosa que preocupó a Naruto, quien se levantó y le preguntó si se encontraba bien.

Tsunami sonrió y rió mientras tosía y se limpiaba el rostro—. Sí, tan solo estoy un poco fuera de forma —finalizó, dejando su rostro más que reluciente.

Esta vez ambos rieron, Naruto momentáneamente, ya que se había aproximado a ella para darle un candente beso, el cual correspondió al instante.

Lo siguiente que la fémina sintió fue que el pelirrojo colocó sus manos en su cintura y la levantó ligeramente para sentarla en su regazo, a centímetros del miembro que parecía no tener deseos de descansar.

El beso se detuvo; el Jinchūriki se concentró en los pechos de la mujer, y ésta frotó su tronco contra su clítoris, sintiendo estímulos alrededor de todo su cuerpo.

Los besos de Naruto finalmente se detuvieron, la miró a los ojos y esta asintió al saber lo que se venía. Por tanto, el pelirrojo la agarró de sus nalgas con firmeza y la levantó hasta la altura de la punta de su glande, bajándola con lentitud para que la conexión no fuera brusca.

Tsunami empujó a Naruto con suavidad a medida que bajaba para que se recostara en la cama, y una vez que hizo contacto con su base, ella colocó sus manos sobre sus pectorales.

Naruto la vio cerrando los ojos y mordiendo sus labios mientras ella temblaba y sentía sus interiores comprimiéndose con fuerzas—. L-Lo siento —se disculpó, cayendo sobre él mientras respiraba agitadamente—, no pude contenerme; ha pasado un largo tiempo desde que hice esto.

El Uzumaki sonrió con compresión y acarició su cabello hasta que los temblores de su orgasmo se detuvieron—. ¿Empezamos? —preguntó mirándola.

No respondió, en cambio, regresó a su anterior posición y esta vez levantó sus caderas ligeramente antes de volver a bajarlas.

Un suave gemido escapó de la boca de ambos, unos gemidos que aumentaron en vigor y potencia a media que la mujer aumentaba la velocidad—. ¡Extrañaba esto! —exclamó ella mientras el sonido del húmedo golpeteo resonaba con fuerza.

Naruto se sintió hipnotizado al mirarla; ese suave sonrojo, esa ligera sonrisa mientras se movía, la baba que escapaba de sus labios y caía sobre su estómago; esta mujer le encantaba.

Era una encantadora mujer que escondía sus encantos detrás de su faceta de ama de casa, y por tal motivo, el alago escapó de sus labios—. Tsunami-san, eres encantadora. Me encantaría repetir esto de ahora en más.

El corazón de la mencionada bombeó con rapidez; había pasado tanto tiempo desde la última vez en que experimentó sensaciones, sensaciones a las que ya había renunciado porque pensaba que ya no tendría una oportunidad debido a su edad.

No era una mujer vieja, pero el hecho de que contaba con un hijo alejaba a los hombres como la peste.

Pero este joven la había aceptado como era, la había hecho sentir joven y querida de vuelta; la hacía feliz. No estaba enamorada, pero la atracción era innegable—. ¡Sí! —exclamó su respuesta, sintiendo su clímax a la vuelta de la esquina—. ¡Sigamos hasta que nuestros cuerpos ya no den más de sí! —Con su declaración, dio una última bajada, la cual liberó potentes descargas desde y en su interior.

Había caído de vuelta, y esta vez Naruto la recibió en un abrazo mientras sentía su errática respiración; ambos seguían liberando sus fluidos.

El pelirrojo sintió que su pecho estaba humedeciéndose, y por tanto levantó la cabeza de Tsunami ligeramente, observando su expresión de éxtasis puro mientras una gran cantidad de saliva escapaba de sus labios.

Fue tanta la emoción del Uzumaki que la había ‘desconectado’ forzosamente, haciéndola gemir con decepción. Sin embargo, había sonreído al sentir un candente y más que húmedo beso en el cual sus lenguas batallaron ferozmente.

Naruto mordió su labio inferior, la empujó con violencia hacia un lado de la cama y agarró sus nalgas antes de que ella pudiera reaccionar.

Ella no se había sentido violentada, más bien excitada e impaciente por lo que fuera que haría a continuación. Le sintió acariciando sus ‘cachetes’, nalgueándola unas cuantas veces antes de expresar—. Tsunami-san, quiero hacer muchas cosas divertidas.

La mencionada sonrió y meneó sus caderas—. Adelante, Naruto-san. Puedes hacer lo que quieras… Por cierto, no tienes por qué hablarme tan formalmente.

—Oh, tus deseos son mis órdenes, Tsunami-‘chan’; yo digo lo mismo —contestó con una sonrisa mientras metía su dedo pulgar en su boca, humedeciéndolo lo suficiente para lo que haría a continuación.

La pelinegra seguía sonriendo, pero esa sonrisa se esfumó cuando sintió algo abriéndose paso en un lugar nunca antes había sido explorado, un lugar en el que nunca nadie se había animado a sondear.

—T-Tienes que estar b-bromeando —tartamudeó con nerviosismo, esta vez cayendo y liberando un ligero gemido de dolor al sentirle sacándolo y midiéndolo a moderada velocidad.

El antiguo ANBU sonrió y continuó—. Me siento alagado, Tsunami-chan. Presiento que seré la primera persona en explorar estas inhóspitas tierras —bromeó, sacando definitivamente su pulgar.

Tsunami aprovechó el momento para girar la cabeza y continuar—. A-Al menos déjame tomar un b-baño… Ugh. —Cayó de nuevo, y esta vez mordió y apretó su almohada al sentir su punta empujando e ingresando en su diminuta entrada.

Naruto rió con diversión—. Mi querida Tsunami-chan, podremos tomar una ducha juntos cuando terminemos. T-Tan solo aguanta un poco más. —Los ojos de Naruto habían tenido espasmos involuntarios, y le había costado decir sus últimas palabras debido a la increíble sensación a medida que se hacía paso en su interior.

La inserción fue lenta, dolorosa, pero también placentera; en igual intensidad para ambos.

Si bien la pelinegra sentía dolor a medida que el miembro de Naruto se abría paso, el agarre en su almohada fue disminuyendo a medida que el pelirrojo empujaba sus caderas hasta donde podía, deteniéndose cuando su base había chocado contra sus nalgas.

El Uzumaki se detuvo por completo, cerrando los ojos con fuerzas y conteniendo el impulso de correrse. Tsunami pudo sentir su miembro hinchándose, así que esperó impaciente a la potente descarga que no había llegado, ya que Naruto había logrado contenerse en el último segundo.

Suspirando, Naruto acercó su cabeza lo más que pudo a la de su compañera y susurró—. ¿Lista? —Retrocedió levemente y empujó fuertemente, oyendo un suave gemido de placer proveniente de la mujer bajo él.

Ella había ocultado su cabeza en la almohada al sentir el empuje, un empuje que envió un eléctrico escalofrío alrededor de todo su cuerpo. Esa simple sensación la había llevado al punto culminante, tanto a la pelinegra como al pelirrojo; la primera por esta nueva sensación de placer, y el último porque ya le había sido difícil contenerse al ingresar por completo, e imposible cuando la mujer había comprimido su interiores como nunca antes.

Primero gritaron, luego gimieron, finalmente jadearon, y sus cuerpos cedieron ante sus propios pesos; Tsunami se desplomó sobre su cama y Naruto sobre ella, ambos sonriendo y riendo mientras recuperaban el aliento.

No lo puedo creer —reflexionó la pelinegra—, esta sensación es increíble.

Se giró levemente para solicitarle que prosiguiera, mas fue innecesario ya que el pelirrojo inició con el golpeteo. Apoyó su rostro contra la almohada y levantó sus caderas para que Naruto no tuviera necesidad de sostenerla.

—T-Tsunami-chan —inició el Uzumaki, atrayendo sus caderas con su mano derecha a medida que él empujaba—, lo de hace un momento fue fenomenal, pero me dejó un sabor amargo; quiero hacerlo como es debido —finalizó entre gruñidos y gemidos.

—A-Adelante, Naruto-kun; ya te lo dije, puedes hacer lo que quieras. —Esta vez fue ella quien empujó sus caderas con violencia, y el pelirrojo solo se relajó, disfrutando de su calidez y por sobre todo, su estrechez.

No obstante, no se sentía a gusto; quería hacer algo, no quedarse con los brazos cruzados y que Tsunami hiciera todo el trabajo. Por lo tanto, puso sus rodillas sobre la cama y llevó sus dedos hacia su vagina, frotando y pinchando su botón.

Ese mero contacto hizo que los ojos de la pelinegra se abrieran como platos y sus caderas se movieran de forma automática—. ¡N-No! ¡Naruto-kun, e-eso es hacer t-trampa!

—Lo siento, Tsunami-chan. P-Pero no podía quedarme con los brazos cruzados. —Dicho esto, introdujo tres dedos, moviéndolos en sincronía con los empujes de Tsunami.

Ella había intentado sostenerse, pero sus brazos habían cedido y cayó a la cama mientras sus fluidos escapaban de su vagina. Ahogó el grito en su almohada, y se detuvo por completo mientras liberaba su orgasmo.

Naruto, sin embargo, agarró su cintura con su mano derecha y la movió a su gusto; sin sacar sus dedos de ella—. S-Solo un poco más —musitó Naruto con los dientes apretados, oyendo los gritos ahogados de la mujer que no paraba de temblar y liberar sus jugos.

Finalmente había sacado sus dedos, solo para sujetar sus caderas con ambas manos y aumentar la velocidad de atracción y alcance de penetración—. U-Un poco m-más…— Un susurró cargado de lujuria escapó de sus labios, una potente descarga escapó de su glande, y un grito de éxtasis escapó de la garganta de la fémina, quien ya no pudo esconder sus gritos en la más que ensalivada almohada.

Ambos respiraron agitadamente; estaban sudorosos, uno más cansado que el otro, pero principalmente, estaban contentos.

El Jinchūriki estaba considerando con mucha seriedad en incluir a Tsunami en su ‘harem’ —como Anko se refería a su grupo de novias.

No era una Kunoichi, pero era una mujer atenta y luchadora, quien hacía lo que podía por su familia a pesar de las adversidades, y eso era algo que a Naruto le encantaba.

El pelirrojo había caído a un lado de la cama, finalmente desconectándose de ella y sonriendo junto con ella—. Nunca he tenido una actividad como esta —confesó la pelinegra, incapaz de sacar esa sonrisa que reflejaba algo de cansancio.

Naruto devolvió la sonrisa antes de cargarla en brazos y llevarla a la salida. Tsunami hizo un gesto de sorpresa que fue cambiado por una de sensualidad y lujuria cuando sintió el candente beso del Shinobi, quien se detuvo al estar frente a la puerta del baño—. Pues espero que aun puedas continuar, Tsunami-chan. Aun podemos tener mucha diversión.

La mencionada sonrió, y el Uzumaki cerró la puerta para proseguir con sus actividades en esta nueva localización mientras tomaban el baño que había prometido.

Mientras tanto, Kurama sonreía pervertidamente; no tenía dudas de que le había tocado un excelente contendor.

Casa de Tazuna - 6 horas más tarde


En estos momentos, todos se encontraban en la casa de Tazuna comiendo con tranquilidad lo preparado por Tsunami, la cual no podía sacar la sonrisa satisfecha de su rostro.

Su padre preguntó la razón por la cual estaba tan feliz, pero no le contestó. Sin embargo, Anko conocía muy bien esa cara, ella misma siempre solía tenerla después una sesión de sexo con Naruto. Sonrió y miró hacia el susodicho, quien le devolvió el gesto. Volvió a comer sin apuros, impaciente porque llegara su turno esta noche.

El Uzumaki no paraba de lanzar cumplidos sobre el maravilloso banquete a una sonrojada Tsunami. A nadie le pareció raro, bueno, a los otros Genins les pareció raro ver a Naruto educado y atento, pero fuera de eso, nada más. Por su parte, esto le sirvió a Anko para afianzar sus sospechas.

Sakura se veía como los mil demonios. Parecía haber luchado contra un ejército de ninjas con las manos atadas. Naruto supo muy bien el porqué, así que mentalmente felicitó a la chica por sobrevivir a uno de los entrenamientos de su maestra, pues él también había sido víctima de ellos y conocía de primera mano lo salvajes que eran. Menma y Sasuke no se veían tan mal, sólo cansados y mojados.

Lo que sacó de quicio a Naruto fue que estuvieran compitiendo con la comida. ¿Es que no se dieron cuenta de que esta era una humilde familia? ¿Creían que todos eran tan afortunados como ellos? Su paciencia se agotó cuando expulsaron los alimentos.

Golpeó la mesa y exclamó—. ¡Maldita sea, idiotas! ¡Si vuelven a hacer eso, les abriré el estómago con un kunai oxidado y volveré a meterles el vómito en sus entrañas! ¡Maldita sea! ¿No saben lo que es el respeto? ¡¿Ustedes creen que Tsunami-chan hizo esta maravillosa cena para que ustedes la tiren?! —gritó, liberando grandes cantidades de instinto asesino, lo cual hizo a Kakashi abrir los ojos en shock al sentir tal sensación de muerte que en su larga carrera nunca percibió, ni siquiera de Kushina cuando lo descubría leyendo sus libros.

Pero la sensación finalizó cuando Tsunami puso una mano en el hombro de Naruto—. No te preocupes, Naruto-kun. Te agradezco mucho, pero aún tenemos bastante comida, así que no hay nada de qué preocuparse.

Naruto la miró, aparentaba estar alegre pese a todo. Luego se tranquilizó y continúo comiendo, mientras los demás suspiraron de alivio al sentir la presión desaparecer.

Mientras tanto, Tazuna veía la interacción de su hija y Naruto con sospecha—. Muy bien, ¿qué fue lo que pasó entre ustedes dos? —Entonces todos prestaron atención a Tazuna.

Anko sonrió con diversión mientras el pelirrojo se debatía entre si debía decirlo o no.

Mientras que Tsunami se sonrojó con furia e interrogó—. ¿A q-qué te refieres, Oto-san? Nada pasó entre nosotros.

Tazuna entrecerró los ojos al ver la actitud de su hija ya que esto sólo le hacía sospechar aún más—. Lo digo ya que estás muy atenta con él, además la sonrisa esa que tienes en tu cara y también que comenzaste a llamarlo 'Naruto-kun', y nunca has hecho eso con nadie, además de Inari. Eso me hace pensar que… —Luego miró hacia el joven, quien plasmaba su orgullo por lo hecho en su cara, y Tsunami se tapaba la misma, avergonzada—. N-no, n-no me digas que t-tú y é-él tuvieron… —Y se detuvo ahí; no quiso decir la última palabra.

Anko estalló en risas—. ¡Ya diles, Naruto-kun! Tú no eres el tipo de persona que oculta estas cosas.

—¿Tsunami-chan? —Miró hacia la fémina, quien le asintió. Entonces se levantó y la tomó de la cintura, plantándole un gran y profundo beso en los labios.

Esto causó diferentes reacciones. Menma y Sasuke escupieron la comida. Kakashi maldijo al pelirrojo por su suerte como también una gota de sangre caía de su nariz. Tazuna y Sakura tenían los ojos y mandíbulas abiertos a más no poder. Y Anko… Bueno, ella estaba diciendo cosas como ‘bienvenida a la hermandad’ y ‘cuantas más, mejor’.

Posteriormente, ambos se separaron y se prepararon para lo que sea que viniera. Estuvieron así varios segundos, ya que nadie cambió sus expresiones en ese lapso de tiempo.

—¡Maldito mocoso! ¡¿Qué fue lo que le hiciste a mi hija?! —gritó furioso mientras saltaba hacia el Jinchūriki, quien se movió a un lado sin mucho problema, dando como resultado un Tazuna estrellado contra la pared.

—Oto-san, Naruto-kun no me hizo nada, yo estuve de acuerdo.

—Pero hija, él es un niño —replicó, frotándose el chichón en su cabeza.

—¡Alto ahí! ¿Un niño yo? Recuerda que puedo matarte con un único movimiento. Si quieres saber quiénes son los niños, aquí tienes a cuatro de ellos —refutó, señalando a Inari, Sakura, Menma y Sasuke.

—¡Dobe!

—¡Demonio!

A Sakura no le importó ser llamada de esa manera, pero sí estaba impactada por lo hecho por el ex ANBU. Sin duda se lo contaría a Ino, tal vez esto la destrozaría. Lástima que ella no sabía que a la rubia eso no le importaba en lo absoluto.

El infante, por su lado, contemplaba la escena con emociones mezcladas. Miraba a su madre como una traidora al recuerdo de su padre, pero también sentía una especie de felicidad ya que pensaba que Naruto podría ser su nuevo Oto-san. No obstante, su tristeza era mayor que su felicidad. No dijo nada, prefirió callar con sus emociones luchando.

Tazuna entonces se levantó del suelo y miró a Naruto, quien también lo estaba mirando fijamente—. ¿Cuáles son tus intenciones con mi hija?

—Sexo, el mejor sexo que una mujer pueda sentir —susurró Anko, pero todos lograron oírla. Se sonrojaron debido a ello, menos Naruto quien le guiñó un ojo.

—¿Mis intenciones? Eso es algo que podemos hablar en otro momento. No quiero hablar sobre este tipo de temas si hay personas indeseadas alrededor —enfatizó sus últimas palabras mirando hacia el Equipo 7, quienes se sintieron ofendidos.

El viejo suspiró en derrota. ¿Quién era él para decirle a su hija qué hacer con su vida? Ya no tenía la autoridad. Por ello, volvió a su asiento.

Naruto volvió a besar a su nueva chica, quien torpe pero feliz le correspondió. Al finalizar, ella fue a tomar los platos vacíos de la mesa y comenzó a lavarlos. El de marcas en las mejillas se sentó en su lugar otra vez, y pudo notarse observado. Optó por ignorar al resto.

—Hmpf. Yo no entiendo qué le ven a un demonio como él. Estoy seguro que usa sus poderes demoníacos para hacer eso con las mujeres.

Tsunami y Anko se enojaron, y la segunda estuvo a punto de enseñarle modales al mocoso, pero no pudo pues Kakashi intervino—. Sasuke, sabemos bien de la condición de Naruto, pero no puedes estar hablando sobre ello en lugares distintos a Konoha, es un delito. Además, no veo la razón por la cual hablas con tanto odio hacia él. Puede que sea sarcástico, pero tú sabes por qué es así.

Kakashi no odiaba a Naruto, pero tampoco lo apreciaba. Aceptaba sus comentarios irónicos por cómo fue su vida, y pensaba que estos eran un escudo que utilizaba para cubrir sus verdaderas emociones.

—Es que no lo soporto, esa sonrisa burlona que siempre me está dando, además de ese maldito color de cabello. ¡No puedo soportar estar tanto tiempo junto a él! ¡Verlo me recuerda a ese maldito bastardo! ¡¿Quién podría tener el cabello de ese color?! ¡Sólo un maldito hijo de puta! —El Jinchūriki se enfureció. Podría insultarlo todo lo que quisiera, ya que no le importaban los comentarios de los demás. ¡Pero no a la mujer que le dio la vida!

Se dispuso a darle una paliza al azabache cuando vio a Menma adelantársele, clavándole un puñetazo en su cara y tumbándolo al piso—. ¡Maldita seas, teme! Tú sabes muy bien que mi madre era pelirroja. Me importa muy poco lo que le digas a Naruto, ¡pero no quiero que insultes a mi madre! —Después, Menma volvió a su lugar.

Sakura se preocupó; Tazuna también ya que no quería que sus protectores armen una batalla campal en su hogar y terminen matándose entre ellos; Inari permanecía indiferente; Tsunami se enojó de nuevo pues ese niño insultó a Naruto; incluso Kakashi se molestó, ya que esa mujer fue la esposa de su sensei; y Anko disfrutaba del espectáculo divertida, ya que sabía que ese mocoso moriría antes de tiempo si seguía con ese comportamiento.

—Jejeje. Parece que el mocoso del Hokage te puso en tu lugar, ¿eh?

Sasuke se sobó su mejilla, rabioso—. Cállate, puta serpiente.

Esa fue la gota que derramó el vaso. Más rápido de lo que cualquiera pudiera ver, Naruto apareció frente a Sasuke, quien se petrificó al verle moverse tan rápido.

El pelirrojo le propinó un fuerte golpe en su estómago, haciéndole escupir una cantidad significativa de sangre. Luego, le miró directo a sus ojos, levantándolo del suelo y tomándolo del cuello—. Si insultas a una de mis mujeres nuevamente, te arrancaré la lengua. ¿Entendido?

Su terrorífica voz le heló la sangre a los presentes, quienes no dudaban en la veracidad de su amenaza. El Uzumaki volvió a liberar enormes cantidades de instinto asesino, tan enormes que esta vez fueron percibidas incluso a lo lejos.

Sasuke empezó a temblar de temor ante tal sensación, la cual fue mucho peor para él, ya que estaba frente a Naruto. Además, pudo ver una especie de visión donde cumplía su palabra. Nadie se movía, ni siquiera Kakashi, quien hacía su mayor esfuerzo para hacerlo y salvar a su estudiante de una muerte segura.

—Creo haberte dicho si lo entendías. —Apretó más el cuello del Uchiha.

El pálido chico asintió como pudo. El de marcas en las mejillas decidió soltarlo y, al caer —estando al borde de la inconsciencia—, lo pateó sin piedad, noqueándolo.

—Ven aquí —llamó a Sakura. Ella temerosamente se aproximó—. Toma a este idiota y llévalo a su habitación, si sigo viendo su repulsivo rostro, terminaré asesinándolo.

Ella miró a Sasuke, turbada, pero incapaz de ejecutar algún movimiento ya que Naruto seguía liberando sus grandes ansias por matar.

—¡Muévete, maldita sea! ¡Agarra a este idiota y llévalo a su habitación!

—¡H-Hai!—gritó. Como pudo, cargó su cuerpo y se lo llevó.

Cuando se dio cuenta que el azabache dejó la sala, detuvo sus impulsos por hacer sangre correr, y un suspiro colectivo fue escuchado. El Jinchūriki entonces fue agarrado por Anko, quien lo besó con pasión desenfrenada—. Ah, Naruto-kun. No sabes lo excitada que estoy. Tenemos que hacerlo ahora. —Al escuchar esto, los hombres, excepto Inari y Naruto, tuvieron una hemorragia nasal. Sin duda, eran unos pervertidos sin remedio.

Tsunami regañó a su padre por tal actitud, mientras él comenzó a disculparse y se limpiaba el líquido carmesí de su nariz con un trapo. Por su parte, Kakashi y ahora Menma maldecían la suerte del pelirrojo y ellos también se limpiaron las narices.

—Entiendo tu reacción, Naruto, pero atacar a shinobis de una misma aldea es algo que no está bien visto. No vuelvas a hacer algo como eso.

—Pues yo te lo advertí —gruñó, apartándose un poco de Anko—. Te dije que si estos idiotas decían cosas estúpidas lo pagarían. Y voy cumplir con mi advertencia si el melancólico insulta de nuevo a cualquiera de mis mujeres. —Todos se sonrojaron otra vez al escuchar lo de '’Naruto y sus mujeres'’, pero nadie dijo más.

Sakura volvió al comedor momentos después y miró con miedo al Jinchūriki. Se alejó lo más que pudo de él, deteniéndose en una de las esquinas del comedor. Menma comprendía el comportamiento de su compañera de equipo.

No era estúpido, pudo darse cuenta con lo acontecido esta noche que Naruto puede ser muy peligroso, y que no dudaría en asesinarlo si seguía diciendo estupideces. Pensó que lo mejor sería evitar conversaciones con Naruto, ignorando sus comentarios sarcásticos. Es más, sería mejor que no se le acercara en lo absoluto.

Luego de unos minutos, Tsunami trajo a la mesa un poco de té, el cual Naruto y Anko gustosos lo recibieron.

Sakura entonces se fijó donde se encontraba, y pudo ver un portarretratos—. ¿Por qué tienen una fotografía rota en la pared? —Giró un poco la cabeza para mirar a Inari y dijo—. Inari-kun no paraba de observarla durante la cena. Parece como si alguien hubiera quitado a propósito a esta persona de la foto.

La tensión en el ambiente no se hizo esperar. Fue Tsunami quien respondió—. Fue mi marido.

—El hombre que una vez fue llamado el héroe de esta ciudad —expresó su padre. Inari se levantó y salió del comedor.

Tsunami siguió a su hijo, se detuvo en la puerta y regañó—. ¡Oto-san! ¡Te dije que no hablaras sobre él delante de Inari! —Ella también salió de allí.

—¿Qué le pasa a Inari-kun? —preguntó la Haruno de nuevo.

—Hay una razón detrás de esto —agregó su maestro observando a Tazuna, quien temblaba de tristeza.

Naruto ya conocía la razón de esto, pero decidió escuchar el relato por parte del anciano. Este comenzó a relatar la misma historia, sólo que más detallada.

Al concluir, Naruto se levantó—. Pues muy bien. Anko-chan, creo que ya es hora de dormir, ¿qué dices si me acompañas? —Ella se levantó de su asiento con velocidad y siguió a su amado hacia su habitación.

Los demás se sonrojaron ya que sabían lo que harían ahora, pero no dijeron nada. Se dieron cuenta que era muy tarde, así que tomaron la decisión de ir a dormir también.

De regreso con el Uzumaki, este ya había llegado a su habitación junto con su novia, quien lo había despojado de sus vestimentas. El de ojos rojos puso un sello de privacidad y se preparó para lo que venía. Pero entonces escucharon que alguien tocó la puerta de su habitación. Anko gruñó y aconsejó ignorar a quien fuera que estuviera tocando. Pero él sonrió y le dijo que aguardara un momento, que ya volvía. Cuando abrió la puerta, allí vio algo que lo dejó sorprendido, una Tsunami roja vestida con un camisón.

—¿Puedo pasar? —Él asintió y le permitió el paso.

—Oh, parece que alguien quiere un poco más del grandioso pene de Naruto-kun, esa es la razón por la que estás aquí. ¿No es así, Tsunami-chan?

Su sonrojo se acrecentó por las palabras elegidas por la Mitarashi para comunicar lo que sentía. Pero ciertamente tenía razón. Entonces se quitó el camisón, revelando un conjunto de ropa íntima revelador.

El pelirrojo, quien ya había cerrado la puerta, se puso al lado de Tsunami y silbó—. ¡Vaya! Te ves endemoniadamente sexy. Pero, ¿cómo fue que te preparaste tan rápido? Creí que seguiste a tu hijo.

Tsunami agachó un poco su cabeza—. Yo ya sabía a dónde Inari iba a ir, así que no lo molesté. Yo aproveché eso para poder prepararme, ya que sabía lo que harían esta noche, así que pensé que tal vez podría unírmeles.

Naruto miró hacia a Anko, quien le asintió. Entonces comenzó a besar el cuello de Tsunami—. Hmm, has hecho algo muy malo, Tsunami-chan. Mira que hacer algo como eso para tener un poco de sexo.

Ella gemía al sentir los besos del adolescente, simplemente no podía resistirse—. Eso no es verdad, yo…

—¡Ya cállate y hagamos esto de una buena vez! —exclamó Anko, lanzándola a la cama y luego quitándole las prendas restantes.

Naruto no podía dar cabida a su suerte—. Oye, Zorro pervertido, espero te estés muriendo de la envidia.

¡Ja! ¡Como si pudiera envidiar a un patético humano! —No obstante, la verdad era otra y estaba consciente de que su contenedor sabía que mentía. Aun así, se sentía orgulloso, lo que le había enseñado por fin estaba dando frutos.

Por su lado, él rió entre dientes y dejó esa conversación hasta ahí pues sus chicas estaban esperando—. Es hora de divertirnos. —Y saltó a la cama para ser recibido por ambas, besándolo en cada centímetro de su piel.

Sin duda sería una de las mejores noches de Naruto.




Notas:


Lamento si les dejé con las ganas de saber que pasaría en el final, pero el Lemon de este cap. fue lo suficientemente largo.

Bueno como vimos Naruto y Anko llegaron para salvar traseros.

Haku tuvo que intervenir debido a que Sasuke y Menma eran mejores de lo que esperaban.

También vimos cómo Naruto pudo darse cuenta de la verdadera sexualidad de Haku. Las feromonas que libera es con la ayuda de Kurama, pero Naruto también tiene que hacer de su parte para poder liberarlas. Tiene otra versión más potente, pero será explicado más adelante.

Kakashi estuvo mucho tiempo en la prisión de agua de Zabuza (mucho más que en el canon), lo cual hizo que tenga un daño en sus pulmones y también le cueste pelear al final. Si lo hacía, hubiera sido lo mismo que en el canon, pero Kakashi hubiera resultado seriamente herido al final.

Así que Naruto se encargó. Me pareció que la batalla fue justa. Zabuza era muy bueno, pero Naruto es mejor en Kenjutsu que él. Y además cayó en los juegos mentales de Naruto.

Como pudimos ver, parece que Menma siente algún tipo de conexión con Naruto, ya ustedes sabrán el porqué de eso

El Bunshin Daibakuha no es un jutsu del pergamino. Es un jutsu que aprendió en sus años como miembro de la Raíz.

Zabuza tiene rota su Kubikiribōcho, pero no se alarmen, la tendrá reparada en el siguiente capítulo.

Para los que leyeron el antiguo Lemon, y para los que no, pues este fue totalmente modificado; ahora ya no parece tan forzado.

Veremos qué sucede con lo de Uzushiogakure más adelante.

Gatō y Naruto parece que tienen un pasado. En el siguiente cap. estaremos viendo el desenlace del arco del País de las Olas.

Hasta la próxima.
Última edición por Wbaez93 el Lun Ago 29, 2016 4:03 am, editado 9 veces en total.
1 x
Imagen]


Summlaris escribió:Los Uchiha han perdido su esencia, han pasado a ser los rock lee de la época. Normal la desbandada de seguidores que sufren.
Los senju son los nuevos uchiha.


Summlaris escribió:los pro-uchihas teneis tanto futuro en este foro como los uchiha contra los senju

Wbaez93
Miembro de Akatsuki
Miembro de Akatsuki
Avatar de Usuario


Mensajes: 1632
Registrado: Mié May 25, 2016 4:33 pm
Ubicación: En mi casa
x 97
Sexo: Masculino - Masculino

[+18][P][C40](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Mensaje #5 por Wbaez93 » Mar May 31, 2016 6:00 pm

Capítulo 8: ¡Los débiles pueden hacerse fuertes!


"Capitulo 8" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Malditos sean todos.

No humano hablando—. Te comeré.

No humano pensando. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.




Capítulo 8


Nami no Kuni – 6 días después


Seis días pasaron desde aquella noche en la que Naruto, Anko y Tsunami tuvieron un momento que no olvidarían tan pronto.

Nada interesante había pasado en esos aquellos días. Además de las noches frenéticas con Anko y Tsunami, nada más había pasado, pero no todas las noches fueron diversión pura, como el día de ayer.

Naruto decidió entrenar toda la noche, ya que no quería acostumbrarse a esa rutina. Tenía otra, la cual era entrenar por las noches, aunque no le molestaba tomarse un día libre para realizar 'otra cosas'. Sin embargo, había dejado de entrenar durante casi una semana y era el momento de recuperar el tiempo perdido.

Se encontraba en el bosque de Nami, descansando luego de un arduo entrenamiento.

Había creado centenares de clones para su entrenamiento, y los dividió en cinco grupos para que cada uno de ellos entrenada con un elemento en específico.

El Uzumaki conocía cuales eran los pasos para dominar cada elemento, ya que lo había leído en el Pergamino de los Sellos, y los había aprendido de memoria.

El original había intentaba encontrar una forma de mejorar su Taijutsu; había crecido, así que le era muy difícil realizar algunos movimientos que antes ejecutaba con mayor facilidad.

Había seguido entrenando con su Taijutsu durante varias horas. Sin embargo, el Jinchūriki había olvidado algo de suma importancia, y eso fue recordarle a sus clones que no se disiparan todos de una vez.

Justo cuando Naruto había decidido tomar un descanso y dormir un poco, había sentido que todos sus clones se disiparon a la vez, lo cual le ocasionó una terrible jaqueca e hizo que quedara inconsciente.

Había despertado en su paisaje mental y pudo ver a Kurama sonriéndole—. No hace falta que me lo digas. Me olvide de ese pequeño detalle. No creí que mis clones serían tan tontos como para disiparse todos de una vez. Pero no me importa. Estaba a punto de ponerme a dormir. Aunque puedo ver que esos idiotas hicieron grandes progresos. En especial el grupo en Fūton; ya lograron cortar las hojas. No creí que lo hicieran tan rápido.

El Bijū rió entre dientes, mas no dijo nada. El Uzumaki miró alrededor su paisaje mental y se dio cuenta de que su inquilino había hecho varias modificaciones.

Ahora, además de ser un lugar recreativo, contaba con grandes praderas en donde habían zorros corriendo en los alrededores. No le prestó mayor atención, ya que le había dado la libertad de hacer lo que quisiera en su paisaje mental; el Uzumaki no vivía aquí, después de todo.

Naruto cortó la conexión y finalmente cerró los ojos para dormir.

Siete horas más tarde


Una joven señorita, con kimono de color rosa, se encontraba recolectando hierbas medicinales del bosque. Su nombre era Haku; ella había salido del escondite que se encontraba para buscar medicinas para la pronta recuperación de Zabuza.

Continuó recolectando las hierbas, hasta que vio que la zona contaba con varios árboles rotos y grietas en el suelo. Miró un poco más hacia adelante y vio a un joven pelirrojo tirado en el suelo.

Lo reconoció al instante, y eso ocasionó que su corazón bombeara con mayor rapidez, pero también hizo que sintiera preocupación al verle en ese estado.

Corrió hacia ese lugar para ver si se encontraba herido, pero cuando estuvo frente a él recordó con cuanta facilidad derrotó a Zabuza.

Haku tenía que matarlo; no podía defraudar al hombre que la acogió. Tragó saliva, se agachó, y acercó su mano derecha al cuello de Naruto, aprovechando que seguía dormido.

La jovencita no quería hacer esto; no sabía el porqué. ¿Acaso se había enamorado de esta persona con verlo en una sola ocasión?

Se hizo esa misma pregunta durante estos días, pero le era imposible encontrar una respuesta.

Tal vez, solo tal vez podría encontrar una respuesta, lo único que tenía que hacer era alejar su mano—. No, tengo que hacerlo —pensó con remordimiento.

Las puntas de sus dedos estaban cerca de hacer contacto con su cuello, pero su voluntad no fue la deseada, motivo por el cual palmeó su hombro y le sacudió mientras decía—. Vas a pillar un resfriado si duermes aquí.

Naruto abrió los ojos, se levantó ligeramente, y preguntó—. Hmm, me estaba preguntando cuando nos volveríamos a ver. Dime, ¿Cómo se encuentra Zabuza?

Haku se puso en alerta, pero no había traído nada con ella para poder pelear contra Naruto, y además, ella sabía que si él quería asesinarla, no tendría problemas en hacerlo.

Pensando en su supervivencia, sonrió y contestó—. ¿Quién es Zabuza? Yo no conozco a ese hombre.

Naruto rodó los ojos—. Vamos, no tienes necesidad de mentirme, y no te alarmes. Nunca atacaría a una mujer tan bonita como tú. Sé que intentaste hacer algo hace unos momentos, pero intuí que reconsiderarías tus acciones.

El cumplido le hizo sonrojarse, pero recobró la compostura y replicó—. Naruto-san, tú y yo somos enemigos; no deberíamos de estar hablando en estos momentos. Zabuza-san está a punto de recuperarse de las heridas que le ocasionaste, y luego de eso terminaremos con lo que hemos empezado.

El Uzumaki sonrió—. ¡Vaya! Tú sabes mi nombre, pero yo no sé cuál es el tuyo…

—Haku —respondió.

Naruto sonrió de vuelta—. Es sin duda alguna un nombre adecuado para una mujer hermosa como tú.

La joven se sonrojó devuelta.

El Jinchūriki prosiguió—. Haku-chan, tú y yo no debemos ser enemigos. Deberíamos dejar de luchar. Dime, ¿Por qué alguien como tú sigue a un bastardo como Zabuza?

A la mencionada no le agradó la forma en la que se refirió a su 'maestro'; quiso reprenderlo, pero le fue imposible debido a una sensación parecida a días atrás.

Con dificultad, prosiguió—. Na-Naruto-san… D-Debo retirarme, n-nos volveremos a v-ver pronto.

Se puso de pie e intentó alejarse, la agarró de la muñeca antes de que pudiera hacerlo.

—Vamos, Haku-chan, quédate un poco más; tan solo quiero conocerte mejor.

La joven se mordió los labios para ocultar el gemido que hubiera escapado de su boca en caso contrario. Podía jurar que sintió una corriente eléctrica recorriendo todo su cuerpo cuando Naruto había tomado su muñeca.

Esto se salía de su control; tenía que negarse cuanto antes—. L-lo s-siento, Naruto-kun. Pero en verdad no puedo quedarme m-más tiempo. D-debo regresar con Zabuza-san. —Volvió a morderse los labios cuando sintió el Uzumaki acarició sus manos.

Naruto la guio al suelo y exclamó—. ¡Vamos, Haku-chan!… No creo que sea tan importante ir con él en estos momentos. ¿Por qué no platicamos unos minutos? Así podemos conocernos más. Tal vez hasta podríamos tener algo en común.

Haku no sabía qué le sucedía; en su cabeza solo estaba la idea de despojarse de sus prendas y entregarse a él en un encuentro desenfrenado. Pero estaba realizando un esfuerzo considerable para resistir a sus más bajos impulsos.

Inevitablemente asintió y preguntó—. E-está bien, ¿de qué quieres hablar?

El Uzumaki sonrió y dejó de atacarla con sus feromonas—. Bueno, ya sé cuál es tu nombre, y tú también sabes el mío. Así que, ¿por qué no me dices cómo terminaste en las garras de Zabuza?

Haku aún se sentía un poco estimulada, pero hizo su máximo esfuerzo para hablar con la mayor seriedad posible—. No sé si debería hablar de esto pero…

Fue entonces cuando ella le relató los detalles de su infancia. De cómo su padre asesinó a su madre. De cómo ella se volvió en una huérfana callejera, y cómo Zabuza la acogió. No supo por qué le contó todo aquello, pero sintió la necesidad de hacerlo.

Naruto había escuchado con suma atención hasta el final—. Hmm, tú y yo tenemos mucho en común. Haku-chan, ¿por qué no regresas a la aldea conmigo? Allí tendremos mucho tiempo para hablar… y a solas —finalizó, liberando sus feromonas en cuantiosas cantidades.

El Jinchūriki redujo la distancia, acariciando la suave piel de la jovencita frente a él, ocasionándole un leve gemido que hizo que se sonrojara.

Desvió la mirada apenada, y Naruto sonrió mientras la oía decir—. Na-Naruto-kun. N-no d-deberíamos; soy un hombre.

El Uzumaki dejó de tocarla al instante; la miró fijamente con una seria expresión hasta que le fue imposible mantenerla—. Jajaja, Haku-chan… ¡Vamos! Dime algo más ingenioso que eso, jajaja. —pidió mientras se limpiaba una lagrima de uno de sus ojos.

—De todas formas, Haku-chan. Me gustaría que vinieras conmigo; es una oportunidad única. Si tú sigues con Zabuza, lo único que obtendrás es una vida miserable. Ven conmigo a la aldea; yo te prometo que la pasaras muy bien allí.

La Yuki suspiró con decepción cuando había dejado de tocar sus manos; era una sensación agradable que quería seguir experimentando.

Liberó un suspiro, y fue entonces cuando recordó sus palabras—. Es que no puedo; Zabuza-san…

Fue incapaz de finalizar, ya que el Uzumaki puso el dedo índice sobre sus labios—. Haku-chan, ¿Acaso no lo entiendes? Lo único que ese bastardo está haciendo es usarte. Una vez que vea que ya no le eres útil, se deshará de ti sin dudarlo. Yo también pase por algo parecido. La diferencia es que no me deje usar. Es por eso he dicho que tú y yo somos parecidos.

Haku concluyó que estaba perdiendo la poca resistencia que le quedaba. Tenía que alejarse de este lugar o terminaría aceptando la propuesta de Naruto.

Se puso de pie de vuelta, se volteó, y caminó en la dirección opuesta. Sin embargo, nuevamente fue incapaz de avanzar ya que Naruto la agarró de la mano y le dio la vuelta—. Naruto-kun, no pue… —Justo en ese instante, la Yuki sintió una suave sensación contra sus labios.

Abrió los ojos con sorpresa, observando que el pelirrojo le había dado un suave beso en los labios, el cual devolvió tímidamente sin poderlo evitar.

Se sentía en el cielo, jamás pensó que besaría a alguien, mucho menos a alguien que se suponía que era su enemigo. ¿Acaso podría tener una vida normal al igual que los demás Shinobis? ¿Sin tener que cuidarse de los cazadores ninja?

La poca resistencia que le quedaba se había desvanecido; se había enamorado de Naruto y con tan solo verlo y hablar un poco con él. Había leído sobre eso en algunas novelas, pero nunca pensó que algo así sucedería con ella, ¿quién lo diría?

El continuó siendo uno inocente hasta que la Yuki sintió la lengua del Uzumaki dentro de su boca, jugando vorazmente con su lengua. Siendo la inexperta que era, Haku jugó con él dando su mejor esfuerzo.

Pasados los segundos, ellos finalmente se separaron; Haku tenía un ligero sonrojo en sus mejillas, y Naruto una sensual sonrisa en su rostro.

La joven agachó la cabeza y preguntó—. ¿Por qué yo? ¿Por qué quieres que regrese contigo a tu aldea Naruto-kun? Nos conocemos muy poco, y tú quieres que regrese contigo. Dime, ¿por qué quieres eso?

El Jinchūriki se acercó a ella y la volvió a sentar en el suelo—. Es porque odio ver a la gente ser utilizada, y más aún por patéticos intereses. Yo sé sobre Zabuza y su fallido intento golpe de estado. También sé que quiere volver a intentarlo. Pero lo único que conseguirá será ser asesinado junto con todos lo que quieran a ayudarlo. Él no tiene el poder, ni la inteligencia para llevar a cabo algo de tal magnitud.

El Uzumaki hizo una pequeña pausa para que Haku asimilara sus palabras—. Zabuza piensa que podrá ir a Kiri y hacer lo que se le venga en gana. Tú, Haku-chan, no tienes por qué desperdiciar tu vida en algo que fallará sin importa qué. Ven conmigo, yo te prometo que tu vida será distinta. Tú ya pagaste tu deuda con Zabuza, es hora de que tu decidas en tu propia vida. Además, eres bella, inteligente y una gran Kunoichi; no puedo permitir que alguien como tu desperdicie su vida de esa manera.

El corazón de la Yuki se calentó al oír esas comprensivas palabras. Podía verle el sentido a lo que decía; él tenía razón. Ella ya había pagado su deuda hace bastante tiempo; ahora tenía una nueva oportunidad, una que estaba dispuesta a aceptar.

La joven asintió con la cabeza y abrazó al joven mientras decía—. Acepto, Naruto-kun. Volveré a tu aldea contigo. Ya no quiero seguir escapando de los cazadores. Por favor, prométeme que no me dejarás. —Le miró con una expresión de súplica; no quería tomar una mala decisión que le llevara a estar sola de vuelta.

Naruto acarició su cabello para calmarla—. Es una promesa, y yo cumplo mis promesas. Ahora deberás regresar con Zabuza, y deberás hacer como si esta charla nunca hubiera sucedido. Tú solo sigue las órdenes de Zabuza. Kakashi está por recuperarse, y él se encargará de Zabuza. Una vez que Zabuza esté muerto, tú podrás venir conmigo. No te preocupes, nada malo te pasará. Eso va por mi cuenta.

Haku asintió con la cabeza y decidió dar un pequeño beso a Naruto, quien dio una sonrisa en medio del beso.

—¿Y qué haremos una vez que lleguemos en tu aldea? ¿Cuáles son tus planes? —interrogó la Yuki cuando el beso finalizó.

Naruto sonrió y contestó—. ¿Mis planes? Bueno…

En la casa de Tazuna


—Aquí tienes —dijo Tsunami mientras entregaba un plato de comida a Sakura, quien se lo agradeció en silencio.

Tazuna habló—. Naruto no volvió anoche, ¿no?

Tsunami y Anko suspiraron con decepción, ya que no la noche anterior no había sido tan 'divertida' como las anteriores.

Anko continuó—. No, Naruto-kun dijo que quería entrenar un poco; que no quería acostumbrarse a tener sexo todas las noches y que debía volver a su anterior rutina.

Tan sinceras palabras ocasionó sonrojos en algunos de los presentes.

Tsunami agregó—. Me pregunto si estará bien. Las noches de nuestro país son muy frías.

Kakashi se limpió la hemorragia nasal causada por la anterior información y respondió—. No hay por qué preocuparse, Naruto es un excelente ninja. Además, conseguir un resfriando sería imposible para él.

Tsunami ya estaba al tanto de la condición como Jinchūriki de Naruto, así que solo se limitó a asentir con la cabeza.

Sasuke prosiguió—. Hmpf, yo no sé nada de eso. Quizás ese Demonio esté muerto.

Todos en la habitación miraron al Uchiha como si fuera un estúpido. Hace tan solo unos días Naruto casi lo había asesinado por esa misma clase de actitud. Parecía ser que algunos nunca aprenderían la lección. Incluso Sakura entendió que Naruto era alguien de temer.

El azabache se levantó de su asiento y se dirigió hacia la salida.

Sakura, interesada, preguntó—. ¿Sasuke-kun?

El mencionado no se dignó a voltearse—. Voy a dar una vuelta. —Finalmente salió de la habitación.

La Haruno estuvo por decirle que estaban por comer, pero se dio cuenta que Sasuke ya había terminado.

Menma también se levantó y dijo—. Kakashi-nii, iré a terminar el entrenamiento. Casi puedo lograrlo. Estoy seguro que esta noche ya lo tendré listo.

Kakashi asintió, y vio a su 'hermanito' saliendo de la habitación.

Momentos después la casa había quedado prácticamente vacía. Kakashi fue a supervisar el entrenamiento de sus estudiantes; Sakura fue a proteger a Tazuna en el puente, ya que ya había aprendido a caminar en los arboles gracias al loco entrenamiento de Anko, y la maestra de las serpientes fue a buscar a Naruto.

Si tenía suerte y lo encontraba, tal vez podría recuperar el tiempo que perdieron la noche anterior.

Tsunami quedó en casa para hacer los quehaceres, e Inari solo pudo pensar en Naruto.

Guarida de Zabuza – Dos horas después


Al llegar a la guarida, Haku había entregado las medicinas a Zabuza, quien ya parecía recuperado. La Yuki solo podía pensar en Naruto, y le hacía feliz que le diera una oportunidad como esa.

El Uzumaki le contó sobre sus planes, y ella decidió ayudarlo. Sus planes estaban mejor estructurados que los de Zabuza, y además, la pelinegra sabía que Naruto algún día sería una persona muy poderosa y temida en las Naciones Elementales.

Salió de sus pensamientos cuando vio que Zabuza reventó una manzana con sus manos—. Gran parte de tu fuerza ya ha vuelto, Zabuza-san.

El Momochi miró a su brazo y replicó—. De acuerdo. Ya es casi la hora, Haku.

La mencionada respondió—. Hai. —Mientras pensaba—. Sí, Zabuza-san. Agradezco todo lo que has hecho por mí, pero es hora de que yo decida en mi vida. Lo siento.

6:00 pm - En algún lugar de Nami no Kuni


Menma y Sasuke se encontraban cerca de la costa, empapados y cansados luego de un arduo entrenamiento. También sonrisas de triunfo en sus rostros, ya que ambos habían completado con éxito el entrenamiento que Kakashi les había dado.

Hablando del Hatake, este ya había regresado a la casa de Tazuna hace varias horas atrás porque se había aburrido de observarlos.

Sasuke, sin abrir los ojos, y con la misma sonrisa de antes, dijo—. Es hora de volver.

Menma sonrió aún más y contestó—. ¡Claro!

De vuelta en la casa de Tazuna


La morada del constructor de puentes se encontraba llena; todos estaban presentes a excepción de Menma y Sasuke.

Sakura se dio cuenta de esto preguntó—. Aún no llegan Sasuke-kun ni Menma-kun.

Tsunami sirvió la comida a cada uno, y justo en ese instante la puerta se abrió.

Todos se dieron la vuelta y vieron que Menma y Sasuke entraron al comedor; ambos se veían bastantes cansados.

Tazuna interrogó—. ¿Qué sucedió con ustedes dos? Realmente se ven cansados y empapados.

Menma sonrió y respondió—. Ambos hemos logrado mantenernos parados en el agua.

Kakashi asintió—. Muy bien… Menma, Sasuke. Ambos protegerán a Tazuna-san la próxima vez.

Los mencionados sonrieron y asintieron mientras se sentaban en la mesa para comer.

El Uzumaki no prestó mucha atención; él solo tenía que reforzar al Equipo 7, no proteger a Tazuna. Aunque lo haría si la situación lo requería; no quería que Tsunami sufriera por su muerte.

Decidió empezar a comer, lanzando cumplidos a Tsunami por la excelente cena.

Cuando todos habían terminado de cenar, Tazuna habló nuevamente—. El puente está casi terminado. Gracias a ustedes.

Tsunami quien estaba recogiendo los platos con la ayuda de algunos clones de Naruto agregó—. Pero no te exijas tanto.

Tazuna no le prestó mucha atención a su pedido; sabía que su hija se preocupaba mucho por él —cosa que agradecía— pero todo lo que hacía era por el bien de su aldea.

El hombre mayor se acomodó en su lugar y miró con seriedad a todos—. Quería preguntarles esto antes, pero… ¿Por qué siguen aquí a pesar de haberles mentido acerca de la misión?

Kakashi se cruzó de brazos y contestó—. No hacer lo correcto, cuando sabes que es lo correcto es el camino de los cobardes. No hay soldados débiles dirigidos por un valiente comandante.

Sus palabras intrigaron a Tazuna, mas no dijo nada ya que Kakashi prosiguió—. Esas son las enseñanzas del Hokage.

Inari bufó y miró a Menma, quien parecía descansar, luego miró a Naruto, quien parecía estar hablando sobre algo interesante con Anko, ya que se la veía sonreír y asentir a todas sus palabras.

En ese preciso instante, el pequeño recordó el día en que su padre salvó al pueblo, cuando fue ejecutado públicamente, y unas palabras que le dijo años antes de ese incidente—. Protege lo que sea importante para ti con ambos brazos.

Ese recuerdo le hizo derramar algunas lágrimas, y sollozando preguntó—. ¿Por qué?

Todos miraron hacia el joven de la caza, viéndole con la cabeza gacha.

Inari repentinamente golpeó la mesa con ambas manos, se levantó y gritó—. ¿Por qué se están esforzando tanto? ¡No pueden derrotar a los hombres de Gatō incluso si entrenas! No importa cuánto te esfuerces, ni que digas esas palabras tan heroicas… ¡La gente débil siempre perderá ante la gente fuerte! —Sus palabras sorprendieron a todos a excepción de Naruto, quien rió entre dientes.

El pequeño lo notó y miró hacia él—. ¡¿Que es tan gracioso?! ¡Cállate! ¡Me cabrea verte así! ¡No sabes nada acerca de este país, y eres un entrometido! ¡Soy diferente de ti! ¡Tú eres alguien que no conoce el verdadero dolor y lo único que hace es tomarse la vida tranquilamente todo el tiempo!

El Uzumaki rió una vez más—. Jejeje, mocoso, si tú hubieras tenido la vida que yo tuve, entonces ya estarías muerto. ¿Pero y qué? La vida que yo tuve me hizo fuerte. Tú dijiste que la gente débil pierde contra la fuerte. Tienes toda la razón del mundo. Pero una persona débil puede hacerse fuerte, como yo lo hice. Pero si lo único que haces es llorar, entonces nunca lograrás nada en esta vida, y al final lo único que harás es volver a lamentarte. Deja de llorar y has algo, mocoso. Tú tienes la suerte de contar con una madre y un abuelo que se preocupan por ti. Otras personas en otros lugares ni siquiera conocen eso y luchan para sobrevivir cada día. Tu actitud me da asco, y si no te he asesinado desde el momento en que empezaste a gritar es solo porque eres el hijo de Tsunami-chan, y yo nunca haría que ella se sienta triste.

Inari quedó atónito, pero siguió llorando.

Naruto se levantó de su asiento y dijo—. Cambio de planes, Anko-chan. Iré a descansar más temprano; pospondremos nuestra cita para otro día. Hasta mañana, Anko-chan, Tsunami-chan, Viejo, Idiotas, Pervertido y Llorón.

La Mitarashi hizo un puchero, mas no dijo nada. Ella sabía que las palabras de ese mocoso no le habían afectado, pero sabía que a Naruto le molestaba recordar su infancia. No porque fuera mala, sino porque en ese tiempo era alguien débil y patético, o eso decía él.

Los demás, quienes recibieron un apodo, se sintieron algo ofendidos pero no dijeron nada.

Inari también salió de la habitación para ir a contemplar el mar. Kakashi decidió seguirle, y ya estando allí junto con él le preguntó—. ¿Puedo?

No esperó a que respondiera y se sentó al lado de Inari—. Naruto a veces puede ser alguien que dice las cosas como son y no se anda con rodeos. Según tengo entendido, es alguien que se enoja con facilidad. Oímos sobre tu padre por parte Tazuna-san. Naruto se parece a ti ya que él no tuvo padre cuando era pequeño. Ni siquiera conoció a ninguno de sus padres. Aun no se sabe quiénes son. Y durante su infancia tampoco tuvo amigos, ya que en nuestra aldea la mayoría de las personas le odian y desprecian. Todo por un incidente que ocurrió hace trece años atrás. Todos culpan a Naruto, pero él solo era un bebe cuando aquello sucedió. Pero bueno, las personas son así…

El pequeño se sorprendió y prestó más atención a las palabras de Kakashi, quien continuó—. Yo no vi mucho de su infancia, pero sé que fue terrible. Hasta desapareció algunos años de nuestra aldea y todo con el motivo de hacerse más fuerte. Cuando regresó ya no permitió que nadie trate de hacerle algo malo, ya que antes las personas de mi aldea se encargaban de golpearlo casi todos los días.

Inari se sorprendió aún más, ¿Él se hizo fuerte para que nadie más le hiciera daño? ¿Eso era posible? Por tal motivo preguntó—. Pero, ¿por qué nadie lo ayudaba? ¿Por qué nadie le protegió? Yo creí que en las aldeas ninja, los ninjas de esa aldea protegían a las personas de ese lugar.

—Pues… la mayoría de la población ninja también veía a Naruto como un estorbo, y poco les importaba si algo sucedía con él. Yo me incluyo entre las personas que no les importaba lo que le sucediera. Pero no fue porque lo odiara, sino porque tenía otras obligaciones y no podía ocuparme de él. Lo único que sé es que él es alguien bastante fuerte, hasta podría decir que está casi a mi nivel. No sé cómo es posible, pero para que veas, que si una persona se cansa de ser tratado mal, y decide hacer algo al respecto para cambiar eso, entonces podrá lograrlo. Piensa en eso Inari. Si tú quieres cambiar las cosas, entonces debes hacerlo por ti mismo y no esperar a que los demás lo hagan por ti.

El Hatake se puso de pie y se despidió de Inari para ir a dormir un poco. Mañana todos irían al puente para proteger a Tazuna, así que tendría que estar con sus energías al máximo.

Mientras tanto, Inari se quedó en ese lugar pensando en las palabras de Kakashi, y especialmente, en Naruto.

Al día siguiente


—Kakashi-san, ¿te sientes bien ahora? —preguntó Tsunami.

Kakashi sonrió y contestó—. Si, más o menos.

Anko agregó—. Oye, Tsunami-chan, cuida bien de Naruto-kun. No le desperté porque sé que él no querría ir a proteger al vejete pervertido este. Así que asegúrate de tratarlo muy bien… Tú sabes a lo que me refiero —dijo lo último moviendo sus cejas.

Tsunami se sonrojó un poco y asintió con la cabeza.

Tazuna se despidió de ella y finalmente todos se dirigieron al puente.

En algún lugar


—¿Qué estás haciendo? No te contrate por caridad —exclamó Gatō por medio de un comunicador—. ¡Oye, Zabuza! ¿Me estás escuchando? ¡Oye!

Zabuza tenía ese comunicador, y cansado de su voz, decidió romperlo con sus pies—. Vamos, Haku.

La Yuki asintió—. Hai, Zabuza-sama.

Ambos se encontraban en una canoa debajo del puente, motivo por el cual miraron hacia su objetivo: los hombres a quienes se les podía oír trabajar.

En la casa de Tazuna


Naruto acababa de levantarse; como no sentía la presencia de los demás, asumió que habían ido al puente. Podía sentir a Inari y Tsunami, así que decidió levantarse para saludarles mientras desayunaba.

Bajó las escaleras y fue a cocina, el lugar donde vio a Tsunami lavando unos platos. Se aproximó sigilosamente, se puso detrás de ella, y la agarró de la cintura, volteándola para darle un beso en los labios.

La ama de casa dejó caer un plato al piso y devolvió el beso mientras ponía sus brazos alrededor del cuello de su compañero. Cuando se separaron, Tsunami dijo—. Siéntate Naruto-kun, te traeré el desayuno, estoy segura que tienes hambre.

El Uzumaki asintió con la cabeza y tomó un asiento—. Entonces… ¿todos fueron al puente? ¿Incluso Anko-chan? —preguntó Naruto.

Tsunami asintió mientras preparaba su desayuno—. Sí, salieron hace como una hora. Anko-san dijo que no quería despertarte porque creía que te aburriría proteger a mi padre. —La mujer se dio la vuelta y le entregó su comida y un poco de Té.

El Jinchūriki aceptó los alimentos con gusto y se los comió lentamente—. Ella me conoce muy bien, pero bueno. Eso quiere decir que tú y yo estamos a solas, lo cual significa…

Tsunami se sintió emocionada, y cuando estuvo a punto de prepararse, la puerta de su casa fue cortada en varias partes.

Naruto y Tsunami pudieron ver a dos sujetos en la entrada, cada uno con una Katana.

Ambos ingresaron a la casa, y uno de ellos, quien tenía un gorro dijo—. Entonces tú eres la hija de Tazuna… Lo siento, pero tienes que venir con nosotros.

El Uzumaki, molesto, se puso de pie—. Pues eso no será posible.

Los dos hombres miraron a Naruto y empezaron a reír—. Jajaja, ¿y qué harás, mocoso? ¿Qué no ves? —preguntó el otro mientras movía su Katana.

El pelirrojo sonrió y contestó—. Ah, pues no lo sé… tal vez deba matarlos a ambos. Estaba teniendo una conversación bastante agradable con Tsunami-chan, y ustedes bastardos se atrevieron a interrumpirnos. Sí…creo que debo matarlos.

Justo en ese instante, Inari apareció en la cocina, y al verlos se sintió horrorizado; dedujo en un instante que se trataban de hombres de Gatō—. ¡Kaa-chan!

Tsunami se giró hacia esa voz—. Inari, ¡vete de aquí!

Los 'visitantes' también miraron en esa dirección—. ¿Qué es lo que quieres, niño? —preguntó el hombre más fornido.

El que tenía una gorra preguntó—. ¿Debemos llevárnoslo también?

—Solo necesitamos un rehén —respondió el otro.

El pequeño se asustó aún más, has que una voz le hizo suspirar de alivio—. ¡Oigan! ¡Idiotas! Aún estoy aquí por si no lo recuerdan, y creo haberles dicho que los asesinaría.

Ambos se giraron hacia el pelirrojo, y el más grande levantó su Katana y exclamó—. ¡Cállate, mocoso! Esto no es conti…

Fue incapaz de finalizar, ya que Naruto se movió a toda velocidad y le dio una patada en el estómago, la cual le lanzó a través del agujero que habían causado y le hizo estrellarse contra un poste de madera.

Su amigo gritó en shock—. ¡Waraji! —Corrió hacia allí y se paró a su lado. Lo que vio le asustó; su amigo había muerto, y con una sola patada.

Se dio la vuelta para tratar de huir, pero había sentido una mano sobre su hombro—. ¿Adónde vas? Creí haber dicho que te mataría. No me digas que quieres perder la gran oportunidad de morir.

Zōri miró al pelirrojo con miedo, ya que pudo sentir su instinto asesino, a pesar de que el joven Shinobi tuviera una mirada en blanco.

Inari y Tsunami veían esto con emoción; esta última sintió una calidad sensación en sus partes bajas al verle luchar por primera vez.

Zōri se vio contra la espada y la pared, e hizo lo único que podía hacer en una situación como esta. Se inclinó ante Naruto y exclamó—. ¡Por favor, perdóname! Yo solo estaba siguiendo las órdenes de Gatō.

Naruto se detuvo y miró a Zōri con seriedad—. ¿Gatō, eh? Quiero que me digas donde se encuentra ese enano. Si lo que me dices es de utilidad, puede que perdone tu vida.

Zōri contestó—. ¡Está bien! Gatō irá hoy al puente, junto con sus hombres para asesinar a Tazuna junto con Zabuza y los ninjas de Konoha. ¡Eso es todo lo que sé! ¡Por favor perdóname la vida!

El Uzumaki se puso serio—. ¿Con que hoy es el día, eh? —pensó y continuó—. Está bien, la información me fue muy útil… puedes irte.

Zōri sonrió mientras pensaba—. Mocoso estúpido, ni creas que te perdonaré esto.

Sin embargo, lo siguiente declaración le puso pálido—. Pero no con vida… —El Uzumaki agarró a Zōri del cuello y lo levanto mientras susurraba algunas palabras—. Fūton: Shinkū Kūki (Estilo de viento: Vacío de aire). —Entonces golpeó suavemente su estómago de Zōri y lo dejó caer al piso.

Zōri se levantó y preguntó con nerviosismo—. ¿Q-qué es lo que me has hecho?

Naruto tenía su mano extendida, sonrió y contestó—. ¿Quieres saberlo?

El Uzumaki lentamente cerró su puño, y fue en ese instante cuando Zōri sintió que el aire en sus pulmones se reducía.

Por más que intentaba inhalar, el aire no llegaba sus pulmones—. Por favor… Perdóname.

Naruto sonrió de vuelta y preguntó—. ¿Después de lo que has hecho? ¿Después de amenazar a mi mujer? No lo creo. —Cerró su puño completamente, causando que Zōri se retorciera en el suelo y agarrara del cuello por la falta de aire. En unos segundos su cara se puso azul y sus ojos se pusieron rojos, indicando que había muerto.

Tsunami corrió hacia su salvador y le abrazó mientras decía—. ¡Naruto-kun! ¡Muchas gracias! No sé qué hubiera pasado si no hubieras estado aquí.

El Uzumaki sonrió y contestó—. Pues si no hubiera estado aquí, de todas formas te hubiera encontrado, y hubiera asesinado a esos dos bastardos, pero de una forma mucho peor.

Tsunami sonrió y estuvo a punto de besarlo cuando ambos oyeron un grito que los dejó en shock.

—¡Oto-san! —gritó Inari mientras corría hacia Naruto y le daba un gran abrazo.

El Jinchūriki tenía una expresión de incredulidad—. ¿Qué acabas de decir?

Inari sonrió enormemente y contestó—. ¡Pues tú eres mi Oto-san! ¡Si tú eres el novio de mi Kaa-chan, entonces eso quiere decir que tú eres mi nuevo Oto-san!

Naruto continuó con la misma expresión—. Oye, ayer dijiste que no me soportabas, ¿por qué el repentino cambio?

Inari volvió a sonreír y contestó—. Pues tuve una charla con Kakashi-san, y él me hizo ver que tú tenías razón. Es por eso que ahora te acepto como mi Oto-san.

Tsunami observaba con diversión, y Naruto con frustración; este último respondió—. Está bien; hablaremos sobre eso más tarde. Pero no me llames de esa forma, es molesto. Llámame Naruto-san o algo por el estilo. ¿Pero Oto-san? ¿Enserio?

Inari se limitó a sonreír; estaba muy feliz porque ya no sentía la necesidad de llorar.

El pelirrojo se volteó, miró a Tsunami y dijo—. Muy bien, dejaré algunos clones con ustedes por si se presentan más inconvenientes. Iré con Anko-chan, tal vez necesite ayuda. Por cierto, cuando vuelva traeré a alguien más conmigo. Nos vemos dentro de algunas horas Tsunami-chan.

Sin esperar a una respuesta, el Jinchūriki desapareció en un Shunshin de Fuego, dejando a Tsunami e Inari sorprendidos.

El niño entonces corrió hacia la aldea, y Tsunami gritó—. ¡Inari!, ¿dónde vas?

El pequeño sonrió y contestó—. ¡Es hora de que las personas de este pueblo se hagan fuertes! ¡Iré a ayudar a Oto-san y a sus amigos con la ayuda de todos nosotros!

Tsunami sonrió; su hijo por fin había vuelto a la normalidad, y solo podía agradecérselo a Naruto.

En el puente - Minutos antes.


Kakashi y los demás habían llegado al puente, encontrándose con una desagradable escena. Todos los trabajadores se encontraban muertos.

El Hatake y los demás sabían quién era el responsable, por lo que todos se pusieron en alerta mientras la neblina del asesino aparecía alrededor.

Kakashi habló—. Parece ser que al fin volverá a hacer aparición.

Sakura agregó—. Esta es la técnica de la ocultación en la niebla, ¿verdad?

Todos ellos oyeron una voz entre la niebla—. Siento haberte hecho esperar, Kakashi. Puedo ver que sigues cargando a esos niños. Pero dime… ¿dónde está el pelirrojo? Quiero matarlo con mis propias manos.

Anko contestó—. Jejeje, parece ser que eres un tonto sin remedio. Naruto-kun no está aquí; está en otro lugar teniendo un poco de diversión.

Zabuza gruñó—. ¡Maldita sea! Pero no importa. Primero los asesinare y luego me encargaré del mocoso. —En ese momento, varios clones de Zabuza aparecieron alrededor de ellos.

Menma y Sasuke sonrieron, y Kakashi continuó al ver sus sonrisas—. Vayan a por ellos, chicos.

En ese instante, los clones de Zabuza se lanzaron al ataque. Pero Menma y Sasuke rápidamente se encargaron de ellos.

Zabuza y Haku finalmente hicieron acto de presencia mientras el primero decía—. Oh. Parece ser que han progresado. Esos clones era mucho mejores que los de la última ocasión. Haku, ya sabes que hacer.

La Yuki asintió y se puso en posición de batalla, mientras que el Namikaze y el Uchiha se miraron entre sí y gritaron—. ¡Yan-Ken-Po!

Los demás miraron a ambos con una gota de sudor detrás de sus nucas.

Cuando el juego terminó, Menma suspiró y Sasuke dijo "Hmpf" en aceptación.

El azabache se aproximó a la enmascarada para decir—. No creas que yo te perdonaré como lo hizo aquel Demonio en esa ocasión, yo no tengo problemas en matarte.

Haku no dijo nada al respecto, pero entrecerró los ojos detrás de su máscara. Pondría en su lugar a este mocoso; no se retendría.

Sasuke la vio dando vueltas a gran velocidad, tornándose en un torbellino que rápidamente se acercó hacia él. El Uchiha sonrió y dio un paso hacia el frente, sacando un Kunai justo para interceptar el Senbon que Haku utilizó para intentar atacarle.

A lo lejos, Zabuza pensó—. Oh, ha sido capaz de bloquearle a esa velocidad. —Entonces vio algo que lo hizo sonreír.

Haku seguía empujando su Senbon para intentar darle a Sasuke, pero concluyó que no sería posible ya que su oponente tenía tanta fuerza como ella. Fue por eso que utilizó su mano libre, y con ella hizo sellos de manos a una impresionante velocidad.

Todos la miraron con sorpresa, preguntándose cómo era capaz de realizar algo como eso.

Una vez que la Yuki finalizó sus sellos, susurró—. Sensatsu Suishō (Mil Agujas de Agua Voladoras de la Muerte). —Golpeó el piso cubierto de agua y varios Senbon aparecieron en el aire, y estos descendieron en dirección a ellos, motivo por el cual Haku saltó hacia atrás para esquivar su propio ataque.

Cuando la joven mujer tocó tierra, notó que su oponente había desaparecido. Sabiendo donde aparecería, se volteó para detenerlo, pero Sasuke ya le había dado un potente puñetazo que la envió donde un sorprendido Zabuza se encontraba.

—Parece ser que soy más rápido. —Afirmó Sasuke.

Kakashi agregó—. No puedes burlarte de nuestro equipo solo porque tengamos niños. Sasuke es el novato número uno de la aldea de Konoha; Sakura es la Gennin más inteligente en nuestra aldea, y Menma es el hijo de uno de los más grandes Shinobis de las Naciones Elementales y futuro Hokage de nuestra aldea. —Sus palabras levantaron la moral de su equipo.

Zabuza rió y agregó—. Haku, te dejo el resto a ti. Yo me encargare de Kakashi hasta que llegue el otro mocoso.

La Yuki asintió, y el Momochi se lanzó al ataque.

Kakashi gritó—. ¡Sakura! ¡Protege a Tazuna! Menma tu ve a ayudar a Sasuke. No sabemos lo que ella puede hacer, así que lo mejor es que vayas y lo ayudes. Y tú, Anko...

No pudo finalizar, ya que la Mitarashi habló—. Oye, yo solo estoy aquí para ayudarlos si se encuentran en problemas, y no veo que lo estén. Así que lucha con ese tonto mientras yo veo todo desde aquí.

Kakashi suspiró, y justo en ese instante, Zabuza lanzó un corte con su enorme espada, el cual apuras penas logró bloquear.

Menma llegó donde Sasuke se encontraba, y en ese lugar ambos sintieron que el aire se enfrió.

Haku hizo un sello con sus manos y creo varios espejos de hielo que aparecieron alrededor de ellos, encerrándolos en lo que parecía ser un domo de espejos. La Yuki finalmente ingresó a uno de los espejos, reflejándose al instante en los demás.

Kakashi pudo ver aquello pero no pudo hacer nada para ayudarles debido a su batalla con Zabuza, notando que el Momochi estaba luchando mejor que la última ocasión. Por tal motivo tuvo que revelar su ojo izquierdo; lucharía con seriedad desde el principio.

Haku habló dentro de los espejos—. Comencemos. Les mostraré mi verdadera velocidad. —Lanzó varios Senbon hacia Menma y Sasuke, quienes no pudieron esquivarlos debido a que los ataques eran demasiado rápidos y no podían verlos.

Sasuke se cansó de estar siendo atacado, es por eso que hizo unos sellos de manos y gritó—. Katon: Goukakyuu no jutsu (Elemento Fuego: Jutsu Gran Bola de Fuego). —Lanzó la bola de fuego hacia los espejos, pero nada había sucedido.

Haku, viendo la sorpresa en sus ojos, declaró—. No podrás destruir estos espejos con tan poco poder.

Menma gruñó y agregó—. Pues ahora es mi turno… Fūton: Kazekiri no Jutsu (Elemento Viento: Jutsu de Viento Cortante), —Lanzó la ráfaga de viento cortante contra los espejos de Haku, pero obtuvo el mismo resultado.

La enmascarada negó con la cabeza y afirmó—. Ya les he dicho, con tan poco poder no podrán destruir estos espejos. Yo les enseñaré cómo se utiliza un jutsu correctamente. —Todos los espejos brillaron intensamente, y Sasuke y Menma fueron lanzados y se estrellaron contra el suelo.

El Namikaze rápidamente se puso de pie y gritó—. ¡Maldita sea! ¡¿Dónde está la original?! ¡No la puedo ver!

La Yuki volvió a negar con la cabeza y replicó—. No tiene sentido buscarme con la vista. Nunca seré atrapada.

El rubio gruñó y cruzó los dedos—. No me importa, entonces destruiré cada uno de tus espejos y te encontraré. ¡Kage Bunshin no Jutsu! —Tres clones aparecieron.

Haku se preguntó qué tenía en mente hasta que vio algo que consideró altamente peligroso.

En la palma de Menma y de uno de sus otros clones, una bola de color azul se había formado—. Rasengan dijo el original antes de que corriera junto con su clon en direcciones diferentes en un intento de impactar las bolas de Chakra contra los espejos.

A lo lejos, Naruto, quien ya había llegado hace unos momentos, se sorprendió de que su hermano ya supiera utilizar esa técnica. No intervino aún ya que Zabuza seguía respirando. Además, sabía que Haku podía con esos dos; no estaba preocupado.

Kakashi vio esto a lo lejos y sonrío—. Parece ser que Sensei no ha perdido tiempo.

Zabuza no prestó atención; sabía que Haku podría con esa técnica dentro de su domo de espejos.

La Yuki se movió a toda velocidad dentro de sus espejos y rápidamente destruyó al clon y luego agarró a Menma de la mano y lo lanzó al suelo, haciendo que estrelle su técnica contra el suelo y creara un gran cráter en el piso.

El rubio gruñó con frustración mientras pensaba—. ¡Maldita sea!, ni siquiera puedo usar el Rasengan; aún no soy lo suficientemente rápido.

El Uchiha preguntó al ver el poder de la técnica—. Teme, ¿dónde aprendiste esa técnica?

Menma se giró hacia él y sonrió—. Ese es el jutsu original de mi padre. Me lo enseñó hace algunas semanas; se sorprendió de lo rápido que lo domine. Pero fue gracias a los clones de sombra.

El azabache asintió; él conocía el poder de su padre, además de la dificultad de sus técnicas. Si Menma logró algo así, entonces era sorprendente.

El Uchiha devolvió la sonrisa y continuó—. Hmpf, pues no creas que yo no he estado entrenando. De ahora en más, pelearé enserio. —Cerró los ojos por unos momentos antes de volver a abrirlos.

Menma susurró sorprendido—. Sasuke…tu…

El mencionado solo sonrío, ya que se sentía listo para todo.

Haku miró a sus ojos, y vio que estos habían cambiado. Ahora eran de color rojo, con dos tomoes en un lado y uno en el otro.

Mientras tanto, Kakashi seguía luchando sin problemas; Zabuza había logrado cortarle un poco, pero era algo que quería.

Naruto se sorprendió; parecía que el sobreviviente de su masacre estaba progresando. Siguió observando en silencio sin que nadie se diera cuenta de su presencia aún.

En el domo, Haku estaba teniendo problemas, ya que Menma seguía enviando más y más clones de sombra, algunos con el Rasengan y otros sin él. Sasuke, por el otro lado, lanzaba algunas bolas de fuego.

La joven mujer decidió acabar con esto de una vez. Se concentró en Menma, quien era el que le estaba dando más problemas. Decidió una lanzarle lluvias de Senbon, las cuales todas dieron en el blanco.

Sasuke se preocupó por Menma, después de todo, habían empezado a hablar como amigos nuevamente.

Miró hacia el frente, y pudo ver con su Sharingan que el enmascarado seguía lanzando más ataques a Menma. El Uchiha no dudo y empujó a un paralizado Menma fuera del camino.

Haku se sintió agotada, y por tal motivo volvió a concentrarse en Menma, pero esta vez fue para tenderle una trampa al azabache; la Yuki se dio cuenta de que el Uchiha estaba leyendo sus movimientos.

Se desprendió del espejo donde se encontraba, y a toda velocidad se dirigió hacia Menma, quien estaba tumbado en el piso. Sasuke pudo ver a su enemigo moviéndose, y concluyó que no tendría tiempo de quitar al rubio del camino, es por eso que realizó lo único que pensó que podía hacer.

Menma volvió a abrir los ojos y observó algo que le hizo sonreír. El enmascarado parecía derrotado, así que creyó que Sasuke resultó victorioso.

Estuvo por felicitarlo, pero como Sasuke estaba parado justo frente a él, vio que tenía varias Senbon alrededor de su cuerpo. Esto hizo que su cara de felicidad cambiara a una de preocupación.

El azabache giró su cabeza un poco y dijo con una media sonrisa—. Mírate… e-eres un idiota.

El Namikaze no le vio el lado divertido y exclamó mientras se levantaba—. ¡¿Por qué?!... ¿Por qué me has protegido?

Sasuke volvió a sonreírle y contestó—. ¿Quién… sabe?

Los ojos del Uchiha perdieron su brillo, y fue allí cuando recordó su infancia con Menma y cómo se divertían haciendo bromas, además de las misiones y entrenamientos que actualmente tuvieron.

El pelinegro trastabilló un poco y continuó—. Yo… me dije que nunca volvería a ser tu amigo. Trate de odiarte…

El Namikaze gritó—. ¡¿Entonces por qué?! ¿Por qué me has protegido…? —Menma apretó los puños y continuó—. ¡No te lo he pedido!

Sasuke respondió con voz débil—. ¿Quién sabe? Mi cuerpo se ha movido por sí mismo… idiota.

Menma le vio caer, así que rápidamente lo atrapó—. ¡Sasuke!

El mencionado sonrió con tristeza—. Ese hombre… No quería morir hasta haber matado al hombre que extermino mi clan. —Miró a Menma y levanto débilmente su mano derecha—. Menma… no mueras… —Dejó caer su brazo y un último suspiro escapó de sus labios.

Menma quedó completamente en blanco mientras daba un ligero abrazo al cuerpo de Sasuke.

Haku se puso de pie y caminó hacia uno de sus espejos—. ¿Es la primera vez que ves a una camarada morir en batalla? Ese es el camino del ninja… —Se metió en uno de sus espejos y una vez más fue reflejada en los demás.

—¡Cállate! —gritó enfurecido antes de proseguir—. Yo también intenté, pero no pude… Siempre te vi como un amigo mío…

Colocó el cuerpo de su amigo en el suelo mientras un espeso vapor brotaba de su cuerpo.

A lo lejos, Naruto entrecerró los ojos, y Kurama exclamó—. ¡Ese mocoso está intentando usar mi poder! ¡Es inaceptable!

El Uzumaki contestó—. No te preocupes por eso. Algún día recuperare lo que te pertenece, eso y mucho más…

El Bijū asintió no dijo más, y Naruto sacó un pergamino de su bolsa ninja.

Naruto - Need To Be Strong


Dentro del domo, Menma volvió a hablar—. Pagarás por esto… —Amenazó a la joven enmascarada mientras el vapor se hacía más espeso.

Impactada, Haku logró ver el Chakra rojizo que el rubio expulsaba, dándole un aspecto bastante tenebroso

—¡Voy a matarte! —gritó

Haku se asustó y pensó—. ¿Qué es este Chakra? Ese Chakra está tomando forma. Y que Chakra tan terrible…

Esta vez prestó a su cuerpo, y vio con sorpresa que las heridas de su cuerpo se sanaban a una endiablada velocidad. Además, sus características físicas cambiaron. Al verlo así solo pudo pensar en Naruto, pero un poco más salvaje. Fue entonces cuando ella dedujo lo que sucedía, este chico era un Jinchūriki, y estaba utilizando el poder de su Bijū.

Menma giró su cabeza, y sus ojos sorprendieron a Haku; eran idénticos a los de Naruto, pero la furia era mayor.

Mientras tanto, Kakashi y Zabuza se detuvieron al sentir el aura demoníaca. El Hatake al instante pensó—. ¿Naruto? No… él no está aquí, ¿quién puede ser? —Se giró un poco hacia el domo y lo comprendió—. No, no puede ser… ¿Menma? ¿Acaso él…? ¿Pero cómo es posible?

Zabuza también se sintió perturbado, pero no le prestó mayor atención debido a la voz de Kakashi—. ¿Puedes escucharme Zabuza?, creo que ya nos hemos divertido bastante. ¿Qué dices si ponemos fin a todo esto?

El Momochi rió entre dientes y replicó—. Interesante. ¿Qué puedes hacer en una situación como esta? Muéstramelo, Kakashi.

Mientras tanto, en el domo, Haku estaba teniendo problemas. Por más que atacara a Menma, este no parecía afectado por sus ataques. Además, su velocidad había aumentado considerablemente, y ella ya había gastado gran parte de su Chakra con los espejos, los cuales Menma empezó a destruirlos con solo golpearlos.

La joven había visto una oportunidad, por lo tanto se lanzó hacia Menma para atacarle con sus Senbon, pero el rubio había rodado en el aire y esquivó el ataque.

Haku, asustada, intentó regresar a uno de sus espejos, pero Menma la había agarrado de la muñeca, forzándola para que se volteara hacia él.

El Chakra que el cuerpo del Shinobi de la Hoja expulsaba hizo que la enmascarada tuviera problemas para respirar. Intentó moverse, ya que vio a Menma apretando el puño para golpearla, pero le fue difícil debido a la presión que sentía.

Por lo tanto, no tuvo más opción que prepararse para recibirlo, pero antes de que pudiera golpearla, ella vio una pequeña bola brillante apareciendo justo debajo de ellos.

Ambos miraron hacia abajo, y cuando lo hicieron, notaron que la bola se abrió y reveló un papel con el Kanji 'Suprimir', lo cual hizo que Menma perdiera sus fuerzas y quedara inconsciente.

Haku no supo qué lo que sucedió, pero solo pudo agradecer a quien fuera que la hubiera ayudado.

Caminó hacia atrás, y cuando lo hizo oyó una voz que le hizo abrir los ojos—. ¿Cansada, Haku-chan?

La Yuki se volteó y vio un sonriente Naruto, dándole un abrazo el cual Naruto devolvió—. ¿Cuándo llegaste? —preguntó ella.

Naruto le quitó la máscara y respondió—. Tiempo suficiente para verle perder los estribos. Dime… ¿La princesita de allí no está muerta, cierto? Aún puedo sentir Chakra en él.

La pelinegra negó con la cabeza, aún abrazada a Naruto—. No, no lo maté. No vi le necesidad de hacerlo.

El Uzumaki sonrío y le dio un pequeño beso que la hizo sonrojar ligeramente.

Naruto continuó—. Haku-chan… es la hora.

La mencionada asintió con la cabeza y siguió a Naruto hacia donde se encontraba la otra pelea.

Después de caminar unos metros, ambos notaron que la neblina ya se estaba disipando. Haku miró hacia el frente y pensó—. Ahora viviré mi vida. Descanse en paz, Zabuza-san. —Al finalizar su línea de pensamiento, vio a Kakashi extrayendo su mano del pecho de Zabuza, quien tenía varios perros encima de él.

Kakashi suspiró en alivio, y cuando creyó que todo había terminado, vio a al pelirrojo junto a la pelinegra—. ¡Naruto! ¡Explícame que haces con el enemigo!

El Jinchūriki frunció el ceño y contestó—. Ella no es el enemigo. Y está conmigo porque regresa con nosotros a la aldea.

A Kakashi no le gustó esto y refutó—. No podemos, ¡ella es el enemigo! Además, ¿dónde están Sasuke y Menma?

Naruto gruñó y replicó—. No me importa lo que digas. Tú no eres mi Jounin-sensei… ¿Anko-chan?

La Mitarashi apareció a su lado—. ¿Podemos llevarla con nosotros devuelta a la aldea?

Ella sonrió y preguntó—. ¿Ah? ¿Y qué pasa si digo que no?

Naruto hizo un puchero, uno que Anko conocía su significado. Así que suspiró en derrota y contestó—. Está bien, está bien. Sí, ella puede venir, pero... ¿No me digas que ella también…?

El Uzumaki asintió con la cabeza y la Maestra de las Serpientes le dio un débil codazo en las costillas mientras decía—. Tú sí que trabajas rápido, Naruto-kun.

El Hatake dijo en medio de un suspiro—. Parece ser que ya no puedo decir nada. Pero dime, ¿dónde están Sasuke y Menma?

Naruto se encogió de hombros y señaló hacia atrás con su dedo pulgar. Kakashi miró hacia esa dirección y se preocupó. Pero antes de que pudiera decir algo al respecto, Naruto habló—. No te preocupes, esos bastardos están vivos. Solo están inconscientes. Y antes de que me hagas preguntas estúpidas sobre el poder demoniaco, no fui yo. Fue 'Hime'-sama.

Kakashi oyó este pedazo de información con sorpresa, pero antes de que pudiera hacer preguntas al respecto, todos oyeron un grito y observaron un destello de color rosa corriendo hacia esa dirección—. ¡Sasuke-kuun!

Naruto negó con la cabeza pero no dijo nada. Kakashi tampoco, ya que aún seguía sorprendido por lo que acabó de escuchar.

Parecía que este mal día finalmente acabaría, pero todos oyeron a alguien golpeando el suelo del puente. Todos miraron hacia esa dirección y vieron Gatō acompañado por docenas de hombres—. Oooh, parece ser que ya han acabado con ese malnacido. Jejeje me ahorraron mucho dinero.

Naruto reconoció esa petulante voz, la cual continuó—. Y esa puta parece aún sigue con vida. Pues que bien, podre vengarme personalmente por lo que me hizo. —Levantó su brazo derecho, el cual se encontraba vendado—. Lo siento, pero todos ustedes morirán aquí.

Todos se pusieron en posición de batalla, pero Naruto dio un paso al frente—. Quietos, yo me encargare de esto.

Kakashi estuvo a punto de decirle que no haría nada, pero Naruto le dio una mirada que decía que no aceptaría objeciones. El Ninja que Copia suspiró—. Está bien, has lo que tengas que hacer.

El Uzumaki se dio la vuelta y miró a la Yuki y a la Mitarashi—. No se preocupen; regresare en unos instantes. —No esperó a que le respondieran y caminó lentamente hacia donde se encontraba el hombre de baja estatura.

Gatō vio venir a Naruto desde lo lejos, y por alguna extraña razón se le hacía alguien bastante familiar, y algo le decía que no era bueno; decidió ignorar esa intuición.

Entonces vio a Naruto parado frente a él, con los brazos cruzados y los ojos cerrados. El hombre de los lentes sonrío arrogantemente y preguntó—. ¡Je! ¿Qué quieres, mocoso? ¿Acaso quieres unirte a mí?

Naruto abrió los ojos, y lo siguiente que dijo hizo que los ojos de Gatō se abrieran como platos—. Enano, he vuelto —Agarró al pequeño hombre y realizó un Shunshin para alejarse un poco de los demás.

Los secuaces de Gatō se alarmaron, y estuvieron a punto de ir a rescatar a su jefe cuando le oyeron gritar—. ¡Quietos! ¡Quédense en sus lugares! —Todos se detuvieron, y esperaron a que les diera más instrucciones.

A los lejos, Haku y los demás observaban con curiosidad; no sabían qué era lo que Naruto estaba tratando de hacer.

Gatō había reconocido esa voz, especialmente esos ojos rojos. Así que preguntó con suma cautela mientras temblaba—. Na-Naruto-sama, ¿q-qué haces aquí? Perdóneme por lo de hace un momento, pero no sabía que usted estaba por aquí, no le he visto desde hace 4 años. —Trató de inclinarse, pero Naruto le detuvo.

—¿Qué crees que estás haciendo, estúpido? No te inclines ante mí delante de tantas personas. Eres un estúpido. Dime, ¿acaso yo te he ordenado que vinieras a este lugar?

Gatō negó con la cabeza, y Naruto continuó—. Sabes lo que significa desobedecerme, ¿verdad? Tú sabes lo que te pasaría si me desobedecías.

El pequeño hombre se puso aún más pálido y trató de inclinarse una vez más, pero recordó la advertencia del pelirrojo—. Na-Naruto-sama, perdóneme por favor. Yo no sabía qué hacer, desapareciste durante cuatro años y deje de oír de ti. Yo solo estaba tratando de continuar con el negocio. —Su voz sonaba cada vez más temerosa.

El Uzumaki contestó—. Hmm, podría ser, pero te dije en reiteradas ocasiones que tal vez podrías dejar de oír de mí por un buen tiempo. Creí que entenderías esas palabras, no vi la necesidad de explicártelas. Pero muy bien, dejaré pasar esa desobediencia por ahora. Pero escúchame bien, la próxima vez que me desobedezcas, te quitaré la otra mitad de tu alma, ¿entiendes?

Gatō suspiro en alivio, y luego, respondió con obediencia—. Hai Naruto-sama, no volverá a pasar.

El Jinchūriki agregó—. Eso espero, recuerda que puedo quitártela cuando se me dé la gana; tuve que hacerlo cuando escuche que tú estabas en este lugar. Pero bueno, quiero que te 'retires' de este lugar. Pero lo que quiero que ahora hagas es que traigas la base de operaciones a este lugar. Quiero que mandes a construir una base en esta dirección, pero sin que nadie sepa que eres tú el quien está haciendo esto. —Naruto le entregó un papel con las coordenadas donde quería su base.

Gatō tomó el papel de Naruto y luego asintió con la cabeza.

El Uzumaki volvió a hablar—. Pues muy bien, lo siguiente que haré será lanzarte lejos de este puente, y luego asesinar a todos los idiotas que contrataste. Un amiguito mío se encargara de que no mueras en la caída. Él te llevara lejos de aquí y luego quiero que regreses para que hagas lo que te he dicho. Y no quiero volver a escuchar sobre ti en este lugar. Si eso llega a pasar, sabes lo que significa. Ahora prepárate.

El hombre de los lentes se asustó cuando dijo que lo lanzaría del puente, pero suspiró en alivio cuando dijo que alguien lo ayudaría.

Naruto hacer unos sellos de manos y puso la mano en el suelo, revelando un diminuto camaleón que subió en las prendas de Gatō y se escondió en uno de sus bolsillos.

El pelirrojo entonces agarró del cuello de su traje y lo lanzó hacia el horizonte. Cuando estuvo lo suficientemente alejado del puente, el pequeño hombre se dio cuenta de que el camaleón creció considerablemente de tamaño y lo metió dentro de su boca, lo cual hizo que estuviera bastante asustado durante el resto del viaje.

Naruto se limpió las manos y caminó de regreso a los demás, quienes lo miraban con sorpresa—. Ese enano ya no será un problema —afirmó.

Todos asintieron, hasta que los hombres de Gatō dijeron—. Oi, Oi, Oi. Tú maldito mocoso, acabas de asesinar a nuestro jefe; ahora ya no tenemos quien nos pague.

Otro gritó—. ¡Ahora tendremos que atacar el pueblo y robar todo lo que tenga de valor! —Los mercenarios dieron exclamaciones en aprobación.

Kakashi habló con preocupación—. Esto no es bueno…

Naruto suspiró y contestó—. No es bueno para ti, yo puedo acabar con todos esos idiotas con un solo movimiento, y creo que lo hare ahora mismo; no se molesten.

Otro de los mercenarios gritó—. ¡Vamos! —Se lanzaron en un intento de acabar con los únicos que se interponían en sus planes de saquear el pueblo.

Naruto empezó a hacer sellos de manos, pero se detuvo cuando vio que una flecha cayó justo en el camino de los hombres que estaban corriendo.

Todos miraron hacia atrás, incluso Menma y Sasuke, quienes ya habían despertado, pero aún no se habían dado cuenta de Haku, ya que estaban más atrás.

De pronto se escuchó una voz—. ¡Cualquiera que se acerque a esta isla, morirá ante sus defensores! —Los Shinobis y mercenarios oyeron gritos de afirmación.

El Uzumaki había concluido que por fin las personas del pueblo decidieron hacer algo para remediar la situación en la que vivían.

Tsunami, entre la multitud, gritó—. ¡Naruto-kun!

Mientras que Inari dijo—. Je, como tú lo has dicho. ¡Los débiles pueden hacerse fuertes! ¡Estamos aquí para ayudarte, Oto-san!

El referido casi cae de espaldas, ¿que acaso no le había dicho que no lo llamara así?

Kakashi y los demás también se sorprendieron por la forma en que lo llamó, pero no dijeron nada al respecto. El único que habló fue Tazuna, quien dijo con lágrimas en los ojos—. Inari… Todos ustedes…

Los hombres de Gatō al ver tal cantidad de personas se asustaron. Decidieron escapar, pero los aldeanos decidieron seguirlos.

El Uzumaki, sin embargo, hizo una señal para detenerlos. Así lo hicieron y le vieron continuar con sus sellos de manos antes de gritar—. ¡Doton Doryūdan (Elemento Tierra: Dragón de tierra)! —Un gran dragón de tierra emergió del suelo del puente, el cual no era tan grande, ya que Naruto no quería dañar el puente.

El dragón se aproximó mercenarios, quienes poco pudieron hacer para protegerse del ataque. Algunos fueron empujados fuera del puente debido al impacto, mientras que otros murieron aplastados por la técnica.

Los aldeanos observaron con sorpresa, pero Inari los sacó de su conmoción cuando gritó—. ¡Oto-san es genial! ¡Lo conseguimos! —Fue entonces cuando todos estallaron en ovaciones.

El pelirrojo negó con la cabeza cuando volvió a ser llamado de esa manera. Parecía que tendría que acostumbrarse a ser llamado de esa forma.

Regresó a los demás, y en ese lugar observó una desagradable escena. Menma y Sasuke parecían tratar de atacar a Haku, pero Anko y Kakashi los estaban deteniendo—. Sasuke tranquilízate, ella ya no es el enemigo; volverá con nosotros a la aldea. —Kakashi intentó tranquilizar.

El Uchiha gruñó y exclamó—. ¡No me importa! ¡Ella nos ha atacado, así que debe ser tratada como la criminal que es!

Naruto habló—. Teme-chan, si a ti no te gusta que Haku-chan regrese con nosotros, puedes enviar tus quejas a mí. Pero recuerda, si no me gustan tus palabras, entonces tendré que enseñarte buenos modales nuevamente.

Sasuke lo miró con furia pero solo dijo—. Hmpf.

Menma ya no estaba enojado; ella no había asesinado a Sasuke, así que no había razón para estar. Además, no quería molestar a Naruto.

Finalmente, algunas personas permanecieron en el puente para limpiarlo, mientras que Tazuna y los demás regresaron a su hogar para descansar un poco.

Cuatro días después


Desde que Gatō y sus secuaces fueron asesinados, los aldeanos se veían muy contentos, ya que finalmente podrían prosperar y recuperar sus tranquilas vidas.

Actualmente Naruto y los demás ninjas de la Hoja se encontraban en el puente ya terminado, junto con una gran multitud que estaba allí para despedirlos.

Justo en el frente de la multitud se encontraban Tazuna y su familia, el primero habló—. Hemos completado el puente gracias a ustedes, pero ahora los perderemos.

El pelirrojo replicó—. No te preocupes, viejo. Yo volveré para visitarlos, en especial a Tsunami-chan. —La verdad era que Naruto tendría que visitarles constantemente debido a un secreto que había aprendido en esta misión, pero no tenía por qué decirlo aún.

Inari empezó a temblar mientras trataba de no llorar—. ¿Lo prometes, Oto-san?

El Uzumaki ya se había acostumbrado a que Inari lo llamara de esa manera, por más que había intentado en estos cuatros días que dejara de hacerlo.

El pelirrojo sonrío y contestó—. Claro. ¿Crees que dejare a tu madre así como así? En cuanto a ti, Tsunami-chan. Una vez que regrese, recuperaremos el tiempo perdido.

La mayoría de los presentes entendieron a lo que Naruto se refería, así que mucho de ellos se sonrojaron, mientras que algunos silbaron mientras sonreían.

Tsunami se limitó a asentir, viéndoles retirarse con algo de tristeza. No sabía cuándo volvería, pero estaba seguro de que lo haría, ya que Anko le aseguro que Naruto siempre cumplía con sus promesas.

Cuando se habían alejado lo suficiente, Tazuna habló—. Naruto logró cambiar el corazón de Inari, e Inari el corazón de los aldeanos. Je, parece ser que sí será un buen yerno, después de todo. Jajaja. —Muchos también rieron junto con él hasta que uno de ellos preguntó.

—¿Y cómo se llamará el puente?

Otro contestó—. ¿Qué tal 'El Gran Puente de Naruto'?

Tsunami sonrío y agregó—. Ese es un buen nombre.

Mientras tanto, Naruto y los demás caminaban tranquilamente rumbo a la aldea.

El pelirrojo tendría que convencer a su padre de hacer a Haku una Kunoichi de la aldea, y además de eso debía de conseguir la misión con Danzo, y también el pergamino que había prometido Neji. Sin duda estaría muy atareado.

Haku seguía en silencio a Naruto junto con Anko. Estaba emocionada, al fin tendría una vida normal para estándares Shinobi, y además de eso encontró a alguien que la trataba como la mujer que era.

Mientras que Kakashi se encontraba pensando seriamente en lo ocurrido en el puente, y todo giraba en torno a Menma. Tendría una charla con su Sensei sin lugar a dudas.

Los demás solo querían regresar a la aldea y descansar un poco, así que prosiguieron con la caminata en silencio.



Notas:

No hay mucho que decir en este capítulo.

Ya verán cual es la historia entre Gatō y Naruto más adelante, es algo tremendo.

Y finalmente, y aunque no lo escribí, ahora Haku tiene la espada de Zabuza.

Hasta la próxima.



Capítulo 9: ¡Fuegos artificiales!


"Capitulo 9" | +
Persona hablando—. Hola a todo el mundo.

Persona pensando—. Malditos sean todos.

Demonio hablando—. Te comeré.

Demonio pensando—. Esto sabe peor que mierda.

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.




Capítulo 9


Oficina del Hokage - 1 día después.


Antes de salir de Nami, Naruto le había dicho a Haku que tomara la Kubikiribōcho, ya que había estado con Zabuza durante mucho tiempo.

Sasuke no le gustó esa idea, así que había exigido que sea él quien obtuviera esa espada, pero antes de que el pelirrojo pudiera hacer algo, Kakashi le dijo Naruto tenía razón y que Haku debía conservarla hasta que el Hokage decidiera qué hacer.

Sasuke solo había gruñido, y no dijo nada más durante todo el trayecto.

Haku había tomado la Katana con mucha dificultad, y su novio se lo selló en un pergamino hasta que regresaran a la aldea y pudieran entrar allí para adecuarse a su peso.

En el trayecto, Anko había hecho muchas preguntas a una roja Haku, quien estaba así debido a la forma tan explícita en que la Mitarashi se expresaba. Poco pudo decir debido a la vergüenza, cosa que Anko quería lograr. Sin duda ella sería una muy buena inclusión para su equipo; Naruto le había comentado que ese era uno de sus deseos.

Posteriormente llegaron a la Aldea. Kakashi les dijo que debían de ir a la torre Hokage, ya que Anko y él presentarían el informe.

Al llegar fueron recibidos por un sonriente Yondaime Hokage, quien no pudo evitarlo al verlos sanos y salvo.

Kakashi había tomado un paso al frente y dio su informe. Comentó casi todo lo que había sucedido.

Al terminar su relato, Minato sonrió nuevamente; había hecho una buena elección en enviar a ex-ANBU como refuerzo.

No estaba muy sorprendido de que hubiera sido capaz de derrotar a Zabuza, ya que sabía que Naruto era alguien que tenía mínimo nivel Jounin bajo, y si no le daba ese rango aún, era debido por las malas decisiones que había tomado en el pasado.

El Hokage giró su cabeza y miró a Haku, quien se encogió en su lugar debido a que estaba siendo observada por uno de los hombres más poderosos y famosos de las Naciones Elementales.

—¿Así que tú eras el ayudante de Zabuza? dime, ¿Cuál es la razón por la cual decidiste abandonarlo?

La Yuki miró de reojo a Naruto, quien le sonrió. Ella se sonrojó y miró hacia el piso—. H-Hokage-sama, antes que nada, es un gran honor conocerlo. El motivo por el cual abandoné a Zabuza-san es porque Naruto-kun me ofreció la oportunidad de rehacer mi vida. Aunque en un principio no estuve de acuerdo, no pude dejar pasar la oportunidad. Yo solo fui compañera de Zabuza debido a que él fue la persona quien me salvó. Pero me di cuenta de que ya había saldado mi cuenta con él hace tiempo.

Minato asintió con la cabeza y replicó—. Pues muy bien, tú puedes ser una Kunoichi de esta aldea, pero eso no será tan sencillo. Primero tendrás que ir a algunas sesiones en el Departamento de Interrogación. Luego de eso, tendrás 6 meses de prueba para que podamos estar seguros de que no eres solo una espía. Es tan solo el protocolo.

Naruto entrecerró los ojos. ¿Seis meses? Era bastante tiempo—. Si me disculpa, Hokage-sama, yo quiero tomar como responsabilidad a Haku-chan. Según las leyes de la Aldea, un Shinobi puede tomar a otro Shinobi que no esté afiliado a la Aldea como un protegido. Por lo tanto quiero hacerme cargo de Haku-chan; así se evitaran los seis meses de prueba. Y si ella intenta algo, entonces yo también tomare el castigo.

El Yondaime sonrió ligeramente; la verdad era que no quería probar a Haku. Él sabía que ella solo vino a la aldea por Naruto, y el Hokage quería hacer todo lo posible para mantener contento a Naruto para recuperar el tiempo perdido. Pero él tenía que seguir las leyes de la Aldea, y Naruto dio una solución perfecta para evitar esa ley con otra ley.

Haku volvió a sonrojarse al escuchar las palabras de Naruto—. ¿Pero qué significa eso? —Se preguntó.

Anko sonrió, ya que sabía lo que significaba, pero no dijo nada al respecto. Los miembros del equipo 7 tampoco sabían su significado, pero les sorprendió un poco que Naruto conociera las leyes de la Aldea.

El Hokage se aclaró la garganta y replicó—.Esta bien, ¿estás de acuerdo con la propuesta de Naruto, Haku?

La Yuki asintió con la cabeza sin pensarlo dos veces.

El Yondaime entonces agregó—. Pues muy bien, de ahora adelante vivirás con Naruto.

La pelinegra se volvió a sonrojar. ¿Vivir con Naruto? Eso no era bueno; ella ya estaba teniendo problemas para resistir a sus impulsos, y si vivía con él no pasaría mucho tiempo hasta que algo pasara entre ambos.

El Hokage continuó—. Podrás hacer lo que quieras, siempre y cuando sepas que tus acciones también afectaran a Naruto. Pero tendrás que ir al Departamento de Interrogación una vez al día durante dos horas durante un mes. Esto no se puede evitar.

Anko dio un paso al frente y agregó—. Hokage-sama, yo quisiera ser la que esté a cargo de las interrogaciones. Además quiero solicitar que Haku-chan sea incorporada a mi equipo. —Quería estar a cargo de las interrogaciones no para torturarla, sino para avergonzarla y darle conocimientos sobre qué hacer cuando 'el momento' llegara.

Minato pensó en su pedido. El Hokage tenía la idea era de incorporar a dos Gennins sin equipo al equipo de Anko, pero sabía que eso enojaría a Naruto y por eso no lo había dicho aún. Pero la idea de Anko era perfecta—. Hmm, creo que eso sería posible. Siempre y cuando Naruto y Haku estén de acuerdo con esto.

Minato vio que ambos asintieron y continuó—. Pues muy bien, de ahora en más serás una integrante del Equipo 13; no podrás realizar misiones aún. Una vez que tus sesiones de interrogación acaben y tu incorporación como Ninja de Konoha esté lista, entonces podrás hacer misiones con tu equipo. Solo podrás participar en entrenamientos y tal vez en algunas misiones de Rango D, pero el Equipo 13 no hace estas misiones.

Esto último llamó la atención del Uchiha—. ¡¿Qué?! ¿Por qué el demonio no hace esas estúpidas misiones pero nosotros sí? ¡El demonio no se merece trato especial!

Haku, Anko e inclusive Minato fulminaron a Sasuke con sus miradas. El Uchiha no se percató de ello, ya que había cerrado los ojos mientras se paraba en la misma pose arrogante de siempre.

Kakashi notó la reacción de su Sensei, pero no dijo nada; lo haría una vez que estuvieran a solas.

Minato prosiguió—. Escucha, Sasuke. Tú no tienes por qué saber cuáles son mis motivos, y si vuelves a interrumpirme, harás misiones de Rango D por el resto de tu vida. ¿Entendido?

El Uchiha abrió los ojos como platos, pero rápidamente adoptó la misma posición de siempre—. Hmpf, está bien.

El Yondaime agregó—. Pues todo está listo. Pueden pasar al banco a retirar el dinero de esta misión cuando gusten. En cuanto a ti, Haku, sé que tienes la Kubikiribōcho. Voy a permitirte conservarla, ya que Naruto también tiene una de las Katanas de Kiri, y ellos ya están al tanto de esto. Así que solo voy a decirles que tú la tendrás 'temporalmente'. Ahora, si no hay nada más que decir, pueden retirarse.

Todos salieron menos Kakashi, quien dijo a su equipo que podían ir a descansar y que mañana tendrían una sesión de entrenamiento. El Equipo 7 asintió y salió de la torre, rumbo a sus respectivos hogares.

Cuando estuvieron solos, el Hatake habló—. Sensei, tenemos que hablar…. En privado.

Minato entendió lo que quiso decir e hizo una señal para que sus ANBU se retiraran de la habitación. Puso un sello de privacidad y preguntó—. ¿Sobre qué quieres hablar, Kakashi?

El Ninja que Copia tomó asiento frente a su escritorio y respondió—. Sensei, no te conté todo lo que paso en la misión. Hubo algo más, y quiero que me digas si tú sabes algo al respecto.

Minato le pidió que prosiguiera, y Kakashi asintió y continuó—. Es que… cuando estaba en el puente luchando contra Zabuza, en un momento pude sentir un Chakra Demoniaco. Al principio creí que era Naruto y que de alguna forma su sello se había debilitado. Pero me di cuenta de que eso era imposible. Primero porque él es lo suficientemente fuerte para luchar contra un Jounin sin ese poder, y, además, la única persona de ese nivel era Zabuza, y yo estaba luchando con él. Y por último, él no estaba en el puente cuando eso sucedió; Naruto me dijo que no fue él, sino… Menma.

El Yondaime abrió enormemente los ojos, por lo que su estudiante preguntó—. Por favor, Sensei. Dime lo que en realidad sucedió en aquella noche.

Minato suspiró y respondió—. Está bien, Kakashi. Siempre has sido alguien muy inteligente, y ocultarte esto no servirá de nada. Solo te pido no se lo digas a nadie una vez que escuches esto.

El Hatake asintió con la cabeza y permitió a su sensei continuar—. Yo he mentido a todos en la aldea al hacerles creer que Naruto es quien tiene el poder del Kyūbi dentro de él, cuando en realidad lo único que hice fue sellar su consciencia dentro de él. La persona que tiene el poder del Kyūbi es en realidad Menma.

Kakashi abrió un poco su único ojo visible y preguntó—. Pero eso no es todo, ¿verdad?

El Hokage asintió y continuó—. Tienes razón, eso no es todo… Naruto también es mi hijo.

Kakashi cayó de su silla. ¿Cómo es que no se había dado cuenta de esto antes? El parecido que tenía con su Sensei era impresionante.

Se levantó rápidamente y refutó—. P-Pero los registros dicen que el nació el 1 de octubre. Semanas antes de que Kushina-sama diera a luz a Menma.

Minato suspiró y contestó—. Yo modifiqué esos registros para no levantar sospechas. No quería que nadie supiera que Naruto tenía algún tipo de relación conmigo.

—¿Pero por qué, sensei? ¿Por qué le hiciste eso a Naruto? Tú y Obito fueron los que me enseñaron que nunca hay que abandonar a nadie. ¿Cómo pudiste hacerle eso a tu propio hijo? ¿Qué diría Kushina-sama?

Minato no pudo evitar sentirse triste y culpable—. Y-Yo… Ese día no estaba pensando con claridad, Kakashi. Kushina había muerto y creí que Naruto también. Pensé que el Kyūbi había reencarnado en él. Naruto era igual que Menma en aspecto cuando nació. Pero luego de sellar la conciencia del Kyūbi en él, Naruto sufrió todos esos cambios que ahora son visibles. Y no sé qué diría Kushina, tal vez estaría haciendo honor a su mote del 'Habanero Sangriento'.

Kakashi preguntó—. Pero tú dices que eso paso cuando sellaste la conciencia del Kyūbi dentro de Naruto. ¿Estás seguro que no es su reencarnación como dices?

Minato volvió a suspirar y contestó—. Pues no lo sé, Kakashi. Eso es lo que me he estado preguntando. Creo que fue una equivocación, pero no estoy seguro Kakashi. Tal vez debería de tomar el consejo que Sandaime-sama me dio. Tal vez debería entrar en su conciencia y ver si él es verdaderamente una reencarnación del Kyūbi. Pero nunca hice eso debido a mi obstinación.

El Hatake suspiró y declaró—. Discúlpame, Sensei, pero creo que fuiste un tonto.

Minato no se sintió ofendido; tenía razón, era eso y mucho más. Era momento de saber si Naruto era verdaderamente su hijo. Le pediría a Inoichi que le ayudara para ingresar a la cabeza del pelirrojo.

Tenía que hacerlo sin que se diera cuenta. Sería algo difícil, ya que según los informes de Danzo, Naruto era un Ninja sensor, y además de eso, él nunca bajaba su guardia.

Sería difícil, pero no por nada era el Hokage y uno de los hombres más temidos de las Naciones Elementales—. Pues, ¿qué es lo que piensas de Naruto, Kakashi?

El Hatake se rascó la cabeza y contestó—. Pues, es una persona muy sarcástica, pero también puede ser muy peligrosa. Recuerdo el instinto asesino que liberó cuando estábamos en la misión. Nunca había sentido nada como eso, era tenebroso y se sentía una sed de sangre inmensa… Sensei. Quería preguntarte esto también. ¿Por qué Naruto es tan poderoso para alguien de su edad? ¿Qué pasó en verdad con él en esos tres años que desapareció de la aldea?

El rubio volvió a suspirar y respondió—. Hace ocho años una multitud trató de asesinarlo. Logró sobrevivir, y luego de eso… yo permití a Danzo que tomara a Naruto en la Raíz.

Kakashi abrió su único ojo visible aún más—. Pero, sensei. Tú sabes cómo es Danzo y la Raíz. Si Naruto estuvo en ese lugar, entonces debió pasar por cosas terribles. Sensei, estoy muy decepcionado.

Minato golpeó su escritorio y gritó—. ¡¿Crees que no lo sé?! ¡Yo también estoy decepcionado conmigo mismo! ¡Estoy decepcionado por las malas decisiones que tomé, y por haber arruinado la vida de uno de mis hijos! ¡Así que no hace falta que me lo digas! Yo sé muy bien que todo es mi culpa. Si hubiera prestado atención a Sandaime-sama… si hubiera sido un mejor padre, Naruto sería una persona distinta. Kakashi, entiende, esto no es fácil para mí. Por cada día que transcurre, puedo sentir que cada vez estoy más lejos de recuperar a Naruto, y no sé qué hacer para que me perdone… ¿Q-Qué puedo decirle? ¿Q-Qué creí que él era una reencarnación del Kyūbi y que por eso lo odie? Estoy seguro de que él está al tanto de las miradas de odio, que yo, su propio padre, le lanzó por mi equivocación. Tú sabes muy bien de lo que estoy hablando, Kakashi. Así que por favor, no me condenes por esto; trataré de enmendar mis errores dentro de poco.

El ninja que copia pudo sentir la tristeza y amargura en las palabras de su Sensei; no debió haber dicho eso, pero es que se encontraba molesto. Molesto consigo mismo por no haber ayudado a Naruto cuando lo necesitó.

Aunque había ignorado esta información durante todo este tiempo, de todas formas él tuvo que haber estado ahí para él, ya que eso fue lo que Obito le había enseñado: ayudar siempre a los camaradas.

El peli-plateado suspiró y contestó—. Lo siento, Sensei. No debí haber dicho eso, y tienes razón… entiendo lo que una mala decisión puede causar.

Minato suspiró también y continuó—. Ahora hay otra cosa de lo que debemos hablar, y esto es de suma importancia. Se trata de una organización criminal… Akatsuki.

Con Naruto


Naruto, Anko, y Haku salieron de la torre Hokage en compañía. El pelirrojo quiso mostrarle a Haku un poco más la aldea, pero Anko y unos ANBU le dijeron que ella tenía que ir a su primera sesión de interrogatorio.

Al principio se enojó, pero vio a Yugao entre los ANBU, y además, Anko también la acompañaría. Por lo tanto no tuvo necesidad de preocuparse por la pelinegra.

Se sintió más tranquilo, y sabía que Anko le enseñaría donde se encontraba su apartamento, el cual ya no era el mismo basurero de antes; lo había cambiado por uno mejor ya que nunca le había gustado vivir en el anterior —tuvo suficiente de eso en su infancia.

Por eso mismo nuestro amigo pelirrojo se encontraba caminando por las calles de la aldea sin saber qué hacer. Pensó en entrenar, pero no tenía ganas.

Luego pensó en ir a hablar con Danzo, pero aún era muy pronto. Luego tuvo la idea de ir a buscar a Ino, pero tal vez se encontraba entrenando y no quería molestarla. Naruto quería que fuera fuerte y temida en el futuro, y si la estaba molestando a cada instante, entonces nunca llegaría a eso.

Finalmente concluyó que lo mejor sería conseguir el pergamino que le había prometido a Neji. Con eso en mente, se dirigió a su apartamento para conseguir las herramientas necesarias para esta autoimpuesta misión.

Cerca del compuesto Hyūga - 30 minutos después.


Uzumaki Naruto se encontraba observando el compuesto Hyūga desde el exterior, notando que no mucho había cambiado desde la última vez que estuvo aquí. La única diferencia era la muralla que dividía a las familias era un poco más alta que antes. No le prestó mayor atención y pensó ir a la mansión principal para burlar la bóveda.

Fue tan sigilosamente como pudo, y al llegar vio a varios guardias de la familia secundaria. Activó su Rinnegan, ya que asumía que el clan Hyūga habría mejorado la seguridad luego del fallido intento de secuestro de la heredera.

Fue entonces cuando pudo ver que por las paredes, el suelo y los tejados contaban sellos de todo tipo. Algunos eran de presión, otros de sangre.

El pelirrojo supuso que no se activaban con otros miembros del clan Hyūga debido a que compartían la misma sangre.

Eran buenos sellos, pero el Uzumaki estuvo practicando tanto como pudo este último mes la rama que era la especialidad de su clan.

Sabiendo lo que haría a continuación, el Jinchūriki metió su mano en su bolsa ninja y sacó un pequeño pergamino. Al abrirlo, susurró—. Fuinjutsu: Kyanseru (Estilo sellado: Cancelación).Colocó el pergamino en el suelo, y cuando este hizo contacto, unos 'Kanjis' que solo eran visibles por medio del Rinnegan, se esparcieron por todo el compuesto.

Era un sello en el cual había pasado varias noches desvelándose para crearla; el único inconveniente era que los sellos se desactivaban temporalmente. Así que tenía que apresurarse antes de que los sellos volvieran a activarse.

Saltó por encima de la muralla de la mansión y susurró—. Tōton Jutsu (Jutsu: Escape Transparente).

Naruto se hizo Transparente, y suprimió su Chakra para que ni siquiera el Byakugan pudiera ser capaz de detectarlo. Sigilosamente se dirigió hacia la bóveda de Hiashi, pasando por un campo de entrenamiento donde pudo ver a Hinata teniendo un combate con su hermana. Naruto no la conocía, pero podía ver que la Hyūga mayor estaba ganando sin dificultad.

Naruto se encogió de hombros y luego llegó a la bóveda, la cual se encontraba en el sótano de la mansión. Allí pudo ver varios sellos de supresión de Chakra y de parálisis. Sin duda Hiashi no quería compartir sus secretos, y se podía dar cuenta de que el clan Hyūga era un clan privilegiado como para tener todos sellos de este tipo.

Mientras tanto, un clon que Naruto había creado antes de ingresar al compuesto Hyūga, terminó de escribir unos sellos por algunos de los edificios del clan Hyūga; el clon cargó un poco de Chakra en ellos y no esperó a ver el desenlace, ya que este se había disipado.

Cuando Naruto recibió la información, esperó unos segundos hasta que oyó una gran explosión que hizo mover los cimientos del edificio. Se limitó a sonreír, sentándose en el suelo mientras tomaba un papel y un pincel para realizar un sello.

Mientras tanto, los miembros del clan Hyūga que estaban de guardia detuvieron sus patrullas y se dirigieron al lugar del estruendoso sonido. Al llegar vieron a múltiples Hyūgas heridos como también algunos muertos.

Se apresuraron a dar órdenes; unos tratarían de buscar al enemigo mientras que otros ayudarían a los heridos.

Hinata y Hanabi habían detenido su entrenamiento y también se habían dirigido a ese lugar. La Hyūga mayor lloró inevitablemente, mientras que la menor observaba con desinterés.

Hinata se apresuró a ir a ese lugar, pero una voz la detuvo—. ¡Hinata-sama! ¡No se acerque a ese lugar! ¡Aún puede ser peligroso!

La hermana mayor se dio la vuelta y vio a Neji; ella, aún con lágrimas en los ojos, contestó—. Pero Neji-oniisan, debemos ir a ayudarlos. No podemos dejar a estas personas sin ayuda.

Neji negó con la cabeza y contestó—. Hinata-sama… Ya hay miembros de la rama secundaria encargándose de los heridos. Usted no se preocupe. Vaya a descansar un poco, ya ha entrenado bastante. Nosotros nos ocuparemos de los heridos de la rama principal. Usted también, Hanabi-sama. —La verdad era que quería que Hinata fuera allí y probara su suerte, pero por el momento tenía que aguantarse.

Hanabi asintió rápidamente; a ella poco le importaba lo que le pasara a esos bastardos, ya que también le pondrían el Sello del Pájaro Enjaulado dentro unos meses, justo cuando ella cumpliera los 12 años.

Hinata titubeó al principio, pero finalmente asintió y se dirigió junto con su hermana a uno de los sectores de descanso del clan.

Mientras tanto, Neji sonreía para sus adentros al recordar las palabras de cierto pelirrojo—. Neji, recuerda esto. El día en que esté consiguiendo el pergamino del clan Hyūga para ti, verás grandes fuegos artificiales.

El pelinegro dio media vuelta para ir a ayudar a sus 'amos y señores' heridos mientras se preparaba para el siguiente 'fuego artificial'

Volviendo con Naruto, este ya había terminado sus sellos y por lo tanto se puso de pie para mirar a la gran puerta de acero que tenía en frente. Tenía muchas formas de destruirla, pero todas eran llamativas, y no quería atraer atención. Pensó durante unos segundos hasta que una idea se le vino a la mente.

Sacó sus Kibase hizo que estas brillaran antes de insertarlas en la puerta, realizando un corte donde sería capaz de ingresar. Al principio se sintió sorprendido por su grosor, pero luego no le importó ya que estaba cortando la puerta con facilidad.

Luego de unos minutos, el Uzumaki logró entrar y notó que el interior de la bóveda no contaba con seguridad. Asumió que los Hyūgas pensaron que nunca nadie podría burlar sus otros sellos.

Naruto caminó alrededor de la bóveda, viendo esculturas, monedas de oro, pinturas, entre otros objetos que a Naruto poco le importaban. Él ya contaba con esas cosas gracias a su organización.

Siguió caminando en la bóveda hasta que pudo vio una pequeña caja de acero cubierta de sellos. También pudo ver que había varias trampas conectadas alrededor de la misma; el pelirrojo supuso que el pergamino se encontraba allí.

Luego de desactivar las trampas y quitar los sellos, el pelirrojo agarró la caja, la abrió y pudo ver varias notas. Las sacó y las leyó una a una. Cuando su lectura había terminado, encontró el pergamino Hyūga en el fondo. .

Las técnicas con las que contaba no eran nada comparadas con las del pergamino Hokage, pero estaba seguro de que serían de utilidad para Neji.

Posteriormente sacó otro pergamino y copió las técnicas del otro. Era por esto que realizó la distracción, ya que iba a necesitar tiempo para copiar las técnicas.

Soltó un gran suspiro al terminar de copiar. Bien pudo haber robado el pergamino, pero si lo hacía, entonces los Hyūgas sospecharían de Neji de haberlo robado luego de que le vieran utilizar sus técnicas. Sin nada más que hacer, estuvo por retirarse, pero vio otro pergamino dentro de la caja.

Le agarró la curiosidad y por eso lo tomó, leyendo que el pergamino decía 'Sello del Pájaro Enjaulado'.

Lo abrió y le dio una lectura rápida. No decía cómo eliminar el sello, sino cómo activarlo y los pasos para ponerlo en otra persona. También copió su contenido.

Cuando tuviera más tiempo le daría una mejor ojeada, ahora tenía prisa, ya que los sellos alrededor del complejo estaban por re-activarse y no podía volver a usar el Fuinjutsu que usó al principio debido a que solo podía usarlo una vez al día.

Antes de salir, activó el sello que hizo en el sótano y finalmente salió de allí. Cuando estuvo en la superficie, pudo ver que la zona ya estaba rodeada por varios ANBU y Hyūgas, quienes estaban llevando a los heridos al hospital de Konoha.

La destrucción que causó su sello explosivo mejorado le hizo sonreír, siendo ignorado por todo el mundo gracias a la conmoción que había causado.

Hiashi Hyūga, quien se encontraba conversando con otros clanes de la aldea a la hora de la explosión, había llegado hace unos momentos, ya que un ANBU le había informado de la situación.

Estando allí agarró a uno de los Hyūgas de la rama secundaria y preguntó—. ¿Cómo sucedió esto?

El tono de su voz asustó al Hyūga—. N-No sabemos, Hiashi-sama. Nosotros nos encontrábamos patrullando la zona cuando la explosión se produjo. No pudimos ver a ningún intruso.

El líder gruñó y exclamó—. ¿Ya revisaron la zona de la explosión? ¿Encontraron algún resto de Chakra? ¡Es imposible ocultar algo así!

El Hyūga negó con la cabeza y contestó—. Lo siento, Hiashi-sama. Parece ser que esa persona logró suprimir completamente su Chakra, no encontramos ni siquiera el más leve indicio de que una persona hubiera estado aquí. Pareciera que esto fue causado por un fantasma.

Hiashi volvió a gruñir—. ¡Incompetentes! —Hizo una posición con sus manos y activó el sello de todos los Hyūgas de la rama que se encontraban cerca.

Todos ellos habían caído al piso, sujetando sus cabezas debido al tremendo dolor que estaban sintiendo mientras gritaban a la máxima capacidad de sus pulmones.

Antes de que algo grave pudiera pasarles, Hiashi canceló el sello debido a que pudo ver a lo lejos una gran explosión donde se encontraba su Mansión.

El líder Hyūga corrió rápidamente hacia esa dirección, y al llegar pudo ver que nada quedaba de su mansión. Se preocupó bastante, ya que creyó que sus hijas se encontraban allí, pero antes de que pudiera gritar, vio que Hinata y Hanabi aparecieron en escena.

—¡Padre! —gritó Hinata mientras se acercaba a él.

Hiashi la abrazó y preguntó—. ¿Estas bien Hinata? ¿En dónde estabas? —No le prestó atención a Hanabi, quien poco le importaba el desinterés de su padre. Era un comportamiento que databa de hace bastante tiempo, y ella ya se había acostumbrado.

Hinata asintió con la cabeza y contestó—. Sí, estoy bien, padre. Hanabi-chan y yo estábamos en una de las residencias de descanso, ya que Neji-oniisan nos dijo que fuéramos allí luego de nuestro entrenamiento. Padre, ¿Quién está haciendo esto? ¿Quién está atacando a nuestro clan?

Hiashi suspiró y contestó—. No lo sé. Lo único que sé es que encontraré a ese malnacido y me aseguraré de matarlo. Ahora ustedes dos vayan a la casa de mi padre. Yo tengo que ir a una reunión de emergencia en el consejo.

Ellas asintieron y se dirigieron a ese lugar sin decir nada más; no querían contradecirle porque notaron la seriedad en sus palabras.

El líder apretó sus puños con fuerza mientras maldecía a quien atacó a su clan. Cuando se tranquilizó un poco, vio que múltiples ANBU y Hyūgas aterrizaron en ese lugar para inspeccionar la zona en busca de heridos o fallecidos.

Finalmente el líder del clan Hyūga se dirigió a la Torre Hokage para una reunión de emergencia del consejo.

Con Naruto – En un Campo de Entrenamiento


—¿Con que esto es…? —preguntó Neji mientras recibía el pergamino con las técnicas Hyūga.

Naruto sonrió y contestó—. Claro, ¿acaso creías que no cumpliría mi promesa?

El Hyūga también sonrió un poco, luego negó con la cabeza y contestó—. Claro que no, Naruto-san. Tan solo me sorprende todo lo que has hecho para conseguir este pergamino. Pero dime, ¿por qué destruiste la casa de Hiashi-sama? Allí trabajaban muchos miembros de la familia secundaria.

El Uzumaki rascó la cabeza y contestó—. Pues tenía que matar a algunos de la otra rama también, o los de la Rama Principal creerían que fueron los de la Rama Secundaria. Además, ese pergamino que tienes es solo una copia; me aseguré de que el original permanezca en la bóveda, ya que estaba seguro de que la caja donde se encontraba el pergamino resistiría a la explosión. Era de un muy buen material. —Hizo una pausa, sacó otro pergamino de su bolsa ninja, y continuó—. Además, pude encontrar algo bastante interesante. —Esta vez mostró el otro a Neji, quien al ver su nombre abrió sus ojos a más no poder.

—¿E-eso e-es…?

Naruto negó con la cabeza, lo cual causó que Neji suspire en decepción, pero antes de que pudiera decir algo, el pelirrojo continuó—. Esto no contiene la fórmula para retirar el Sello del Pájaro Enjaulado. Pero sí dice cómo hacerlo y colocarlo. Intentaré encontrar la fórmula para eliminar el sello. Tengo los pasos para crearlo, solo tengo que encontrar la forma para deshacerlo. Será difícil, pero estoy seguro de que podré lograrlo.

El pelinegro asintió—. Lo entiendo, Naruto-san. Ahora, creo que hay algo que debería saber. Se trata de Lee.

El Jinchūriki levantó una ceja al oír ese nombre; desde aquella misión en la que asesinó a su amigo no había oído hablar más de él.

Hizo una señal con sus manos para que Neji continuara—. Bueno. Creo que quiere asesinarlo.

Naruto rió entre dientes—. No importa; que lo intente. Además, creo que eso es mejor. Por lo que pude ver, Lee entrena de acuerdo a su estado de ánimo. Y si ahora él es más serio y maduro que antes, eso me hace creer que nuestra próxima batalla será mucho más interesante que la primera. No te preocupes, Neji.

El mencionado negó con la cabeza—. No, tú no lo entiendes. Yo no estoy preocupado por ti, sino por Lee. Aunque haya sido un estúpido en el pasado, ahora es más serio y decidido que antes. Incluso dejó de desafiarme a combates. Creo que estoy empezando a respetarlo.

Naruto asintió—. No te preocupes. Yo también respeto a Lee, solo que sus motivos para entrenar me parecen estúpidos. Pero dejando esto a un lado, quiero pedirte algo.

El Hyūga asintió y aguardó en silencio, mientras que el Uzumaki continuó—. Quiero que actúes de la forma más servicial posible con la rama principal. No queremos levantar sospechas, y esto que voy a pedirte puede que sea difícil para ti, pero… quiero que seas quien haga ver a los miembros de tu rama la cruel realidad en la que viven. No quiero que te precipites, en estos momentos ellos estarán muy dolidos por la cantidad de miembros que fallecieron en la casa de Hiashi, y estoy seguro de que ese bastardo solo los entregará a sus familias y no dejará que le den sepultura dentro de los terrenos Hyūga. Siempre ha sido así, y siempre lo será. Trata de que no te descubran, y empieza con grupos pequeños a los que tú tengas confianza. Estoy seguro de que hay algunos Hyūgas en tu rama a quienes les gusta ser tratados como mierda. Si ves a algunos de estos, infórmame. Dame los nombres y descripciones, yo me encargaré de ellos para que no puedan traicionar a tu rama. Hasta haré creer a los demás de que la Rama Principal está empezando a asesinar a sus miembros solo por paranoia. Tengo muchas formas para inculpar a la Rama Principal, especialmente ahora.

El Jinchūriki se puso en posición de pelea y prosiguió—. Ahora entrenaremos un poco, quiero que seas capaz de ver los 360° grados con tus ojos. —Naruto sabía que Neji no era capaz de ver completamente en 360 grados, lo cual era una gran debilidad para un Hyūga que dependía de sus ojos; no quería que fuera atacado desde un punto ciego.

El pelinegro asintió con la cabeza mientras se colocaba en la posición del Juuken y activaba su Byakugan—. Está bien, pero quiero que sepas que yo no entreno… peleo.

El pelirrojo sonrió y asintió con la cabeza mientras esperaba al ataque de Neji.

Mientras Tanto – Sala del Consejo


La sala del consejo se encontraba repleta. Estaban presentes todas las cabezas de los respectivos clanes de importancia de la aldea; los ancianos de la aldea; varios miembros del consejo civil; como también el Sandaime y Minato, quien se enteró de la situación cuando terminó de hablar con Kakashi sobre Akatsuki. Aunque, ¿quién no hubiera visto u oído esa gran explosión?

Minato miró en las expresiones de cada persona. Algunos estaban preocupados, otros furiosos, o neutrales.

El Hokage se aclaró la garganta y habló—.Esta reunión de emergencia ha sido convocada debido a los resientes incidentes en el compuesto Hyūga. Aún no sabemos quién o quiénes están detrás de esto, pero ya he enviado a varios ANBU a la zona para que busquen pistas que puedan llevarnos hacia el culpable.

Hiashi, quien apretaba sus puños, habló con tranquilidad—. Eso espero. Esta agresión no puede olvidarse. El responsable de esta agresión contra el mayor clan de la aldea merece nada más que la muerte. —Golpeó la mesa al final, ya no pudiendo aguantar su enojo.

Antes de que alguien pudiera decir nada, varios ANBU aparecieron dentro del consejo, estos se arrodillaron y uno fue hacia Minato, susurrándole algunas palabras en el oído. El Yondaime asintió y luego de eso los ANBU desaparecieron.

El rubio entonces suspiró y transmitió sus palabras al consejo, especialmente a Hiashi, quien parecía muy expectante—. Parece ser que no hay ningún tipo de pistas. Lo único que saben es que la causa de la explosión fue por algún tipo de sello explosivo. Ni siquiera los mejores sensores en ANBU pudieron detectar rastros de Chakra o algo que de indicio de que alguna persona estuvo en ese lugar. Las investigaciones continuaran, pero quien haya hecho esto es un profesional, y uno muy bueno. Además, dicen que este sujeto intentó acceder a la bóveda del clan Hyūga, pero no pudo obtener nada y por tal motivo decidió explotar el sitio. Lo más preocupante es que piensan que es alguien de esta aldea, ya que el equipo de barrera no detectó a ningún intruso. Esa es la hipótesis con la cual ANBU está trabajando en estos momentos.

El líder Hyūga no pudo evitar golpear la mesa—. ¿Cómo es posible que los ANBU de la aldea no puedan encontrar a esta persona? ¡Ese sujeto debe pagar! ¡Muchos Hyūgas murieron en este atentado y es algo que no puedo perdonar!

Minato comprendía el estado emocional de Hiashi, y estuvo a punto de decir algo cuando escuchó una voz muy familiar—. ¿Dices que no fueron capaces de encontrar rastros de Chakra?

Minato giró la cabeza para ver que Danzo habló desde su lugar—. Así es, ¿conoces a alguien capaz de hacer eso?

Danzo negó con la cabeza y respondió—. No, Hokage-sama. No conozco a nadie capaz de hacer eso, solo me parece impresionante que una persona sea capaz de hacer eso. —Sus pensamientos diferían a su anterior declaración—. Hmm, solo conozco a una persona capaz de hacer eso. Oni, ¿Qué estas planeando? Fueron cuatros años en los que anduviste con las riendas sueltas, creo que es momento de controlar tus movimientos otra vez. Y ahora es el momento ideal.

Las conversaciones siguieron por varios minutos, pero Minato se dio cuenta de que nada resolverían discutiendo, motivo por el cual ordenó que todos se retiraran, no sin antes decirle a Hiashi que atraparían al culpable.

Cuando todos salieron, Minato estuvo a punto de salir también hasta que oyó una voz a sus espaldas—. Espere, Hokage-sama. Tenemos algo de qué hablar.

El Yondaime se dio la vuelta y vio a Danzo con su habitual bastón—. ¿Qué es lo que quieres ahora, Danzo?

El líder de la Raíz respondió—. Se trata de su hijo… Naruto-kun.

El Hokage abrió sus ojos como platos y preguntó peligrosamente—. ¿Cómo sabes eso Danzo? Espero que no estés intentando nada estúpido.

Danzo curvó un poco los labios y contestó—. Hokage-sama, ¿de verdad creyó que sería tan estúpido como para no darme cuenta de que Naruto-kun es hijo suyo? De todos modos, a mí no me importa los motivos de su actuar. Y no se preocupe, no quiero hacer nada con esa información; quiero hablar sobre otra cosa, y es lo siguiente. Como ya sabrás, Naruto-kun está en un equipo Gennin, y según estoy enterado hoy obtuvo a su segundo miembro. Pero para poder ingresar a los exámenes Chunin se necesitan tres integrantes. Yo solamente quiero ofrecer a uno de mis chicos para que se una al equipo de Naruto-kun, anteriormente ya han trabajado juntos, así que no creo que será mucho pedir.

Minato suspiró mentalmente; no sabía qué haría si Danzo contaba a todos de que Naruto era su hijo, eso era algo que él quería hacer personalmente para que pudiera enmendar sus errores.

Pero entonces sacudió su cabeza al recordar la petición de Danzo—. ¿Por qué debería hacer eso? Yo podría meter al equipo de Naruto a cualquier Gennin sin equipo.

El tuerto sonrió un poco—. Pues lo más probable es que Naruto-kun termine asesinando a ese chico por ser un incompetente. Lo que yo estoy ofreciendo es a alguien con experiencia y con muchos conocimientos acerca de Naruto-kun. Él participó en algunas misiones con Naruto-kun, así que sabe la forma en que Naruto realiza sus misiones. Además, tiene su edad.

Minato suspiró; Danzo tenía razón, si ponía a cualquier Gennin en su equipo, esto solo haría que Naruto se enojara aún más, o peor aún, que termine asesinando al otro miembro. Tal vez podría escuchar a Danzo—. ¿Y quién es este chico Danzo?

Danzo sonrió y chasqueó los dedos, en ese instante apareció Torune, quien preguntó—. ¿Desea algo, Danzo-sama?

El líder de la Raíz miró hacia abajo y contestó—. Ve y trae aquí a nuestro pequeño artista. Dile que de ahora en más su nombre clave será… Sai.

Torune asintió y desapareció en una nube de humo.

El rubio miró esto y preguntó—. Espero que tu ANBU no diga nada de lo que hemos estado hablando.

El pelinegro negó con la cabeza y contestó—. Hokage-sama, no me malinterprete, pero mis ANBU no son como los tuyos. Los míos son dedicados y saben cuándo mantener la boca cerrada. Pero bueno, ¿qué te parece si hablamos de algunos temas mientras Sai llega?

A Minato no le gustó lo de 'hablar sobre algunos temas' pero bueno, ¿qué podía hacer?

Se limitó a suspirar y oyó lo que Danzo tenía que decirle mientras esperaban al posible nuevo integrante del equipo de Naruto.

Con Naruto – horas después


Luego de haber entrenado junto con Neji durante unas horas, Naruto se dirigió a su apartamento. Durante el trayecto pensó en la fórmula del sello Hyūga, y en algún contrasello para el mismo; sabía que no sería fácil pero podría lograrlo.

Al llegar a su apartamento, el cual ahora se encontraba en la zona residencial de Konoha, abrió la puerta y al entrar pudo percibir un agradable aroma.

Se dirigió a la fuente y llegó a la cocina, el lugar donde vio a Haku preparando la cena, viéndole poner algunas especias a la comida. Estaba sin su Kimono de batalla, en su lugar tenía prendas casuales junto con una bata de cocina.

El Uzumaki caminó sigilosamente hacia ella, y al estar justo detrás, él le dio la vuelta para darle un beso en los labios.

La Yuki se sorprendió al principio, pero instantáneamente se dio cuenta de que era Naruto, motivo por el cual puso sus brazos alrededor de su cuello, mientras que Naruto puso sus manos en su cintura.

Estuvieron así durante unos minutos, hasta que Naruto terminó el beso, causando un suspiro en Haku.

—Entonces, ¿Cómo estuvo tu día? —preguntó el pelirrojo.

La pelinegra contestó—. Muy bien. Estuve varias horas con Anko-san, no fue nada malo. Me hicieron algunas preguntas sobre Zabuza-san, y por qué decidí regresar a la aldea. Luego de eso… —No dijo lo último ya que pasó mucho tiempo hablando con Anko, quien le había dicho muchas 'cosas' sobre Naruto, y no quería repetir esas palabras ya que le causaba vergüenza.

El Jinchūriki levantó una ceja pero no indagó más, ya él tenía una idea de lo que pudo haber sido—. ¿Y dónde conseguiste esas prendas? No recuerdo que hayas traído ropa contigo.

Haku se dio la vuelta y sonrió—. Luego de salir del departamento, Anko-san me llevo alrededor de la aldea. Allí nos topamos con una chica rubia y otra chica de cabello castaño en forma de moños.

Naruto levantó una ceja y preguntó—. ¿Ah sí? ¿Y qué fue lo que hicieron?

La Yuki volvió a sonreír mientras ponía dos platos en la mesa y cargaba un poco de sopa en ellos.

Naruto probó un poco y se sorprendió por el sabor—. Esto es exquisito, no sabía que fueras tan buena cocinera, Haku-chan.

La pelinegra se sintió alagada y se sonrojó un poco—. Gracias, Naruto-kun. Aprendí a cocinar ya que Zabuza-san no sabía hacerlo. En cuanto a lo otro, cuando ellas dos se enteraron de que sería parte de tu equipo me preguntaron bastantes cosas y me arrastraron junto con Anko-san a un centro comercial para comprarme un poco de ropa. Creo que se llamaban Ino y Tenten. Ah sí, también me dijeron que son tus novias.

El pelirrojo rió entre dientes y preguntó—. ¿Y no estás enojada por haberte ocultado eso?

Haku sonrió y contestó—. ¿Por qué debería estar enojada? Tú fuiste quien me dio la oportunidad de una nueva vida. Tal vez estaría muerta en estos momentos si no me dabas esta gran oportunidad. Además, yo vivo contigo, así que voy a pasar más tiempo contigo que ellas.

—Buen punto —contestó Naruto mientras probaba más de la sopa—. También es bueno saber que no estas enojada por vivir conmigo.

Haku negó con la cabeza—. No, es más, me parece que fue la decisión correcta. Si no hubieras dicho eso, entonces habría estado varios meses en prueba y además estaría viviendo en cualquier otro lugar.

Naruto terminó de comer y replicó—. Pues eso nunca pasará. Tú eres mía Haku-chan, y debes saber que mientras estés conmigo, nada te hará falta, absolutamente nada.

La Yuki tuvo un adorable sonrojo en las mejillas y asintió agradecida. Ella también terminó de comer y continuó—. Pero dime, Naruto-kun, ¿dónde has estado todo el día? Las chicas y yo te buscamos por todas partes y no pudimos encontrarte.

El Uzumaki sonrió y contestó—. Pues estuve un poco ocupado organizando unos fuegos artificiales.

La pelinegra no entendió esto al principio, hasta que recordó esas grandes explosiones que se pudieron oír alrededor de la aldea—. ¿Tiene algo que ver con esas explosiones?

El Jinchūriki asintió con la cabeza—. Sí, tenía que conseguir algo para un amigo, y tuve que usar esas explosiones para distraer a algunos tontos y ocultar mis pistas. Pero no te preocupes; soy un profesional.

—¿Murió alguien? —preguntó Haku un poco preocupada.

Naruto asintió con la cabeza y respondió—. Sí, creo que unas decenas de bastardos arrogantes que no le hacían ningún bien al mundo. Pero también murieron algunas personas que les encantaban ser tratados como mierda. —Esa fue otra de las razones por la cual destruyó la mansión de Hiashi; sabía que los miembros de la familia secundaria que trabajaban allí tenían que ser de mucha confianza, lo cual significaba que les encantaba ser humillados.

Haku se limitó a asentir; luego de su charla en el bosque comprendió que sabía lo que hacía, y que todo lo que hacía tenía una razón.

No preguntó más y estuvo a punto de coger los platos para lavarlos cuando su novio la detuvo—. Lo siento, Haku-chan, pero tú ya has preparado esta deliciosa cena. Deja que mis estúpidos clones se encarguen de esto.

En ese instante aparecieron dos clones, quienes entrecerraron los ojos y preguntaron al mismo tiempo—. ¿Estúpidos clones? ¿Quién diablos te crees que eres?

Naruto rodó sus ojos y contestó—. Cállense, ahora hagan lo que les dije o haré que se arrepientan de ello.

Uno de los clones soltó un bufido y preguntó—. ¿Y qué puedes hacer?

Naruto le miró y lo disipó, luego miró al otro clon y le preguntó—. ¿También quieres hacerte del gracioso?

El clon negó con la cabeza y contestó—. ¡Claro que no, jefe! —Y se puso a recoger los platos para lavarlos.

Haku rió divertida preguntó—. ¿Problemas en controlar a tus clones?

El pelirrojo suspiró y contestó—. Sí… no sé qué es lo que pasa, pero cada vez que creo clones fuera de batalla, estos parecen tener sus propias conciencias e ignoran todo lo que les digo. Son exasperantes, pero muy útiles. Pero bueno, ya es tarde, es hora de ir a dormir Haku-chan.

La pelinegra dejó de reír y preguntó—. ¿En dónde dormiré, Naruto-kun?

Le vio sonreír mientras se dirigía a su habitación—. Pero qué pregunta más tonta, pues conmigo, Haku-chan.

La Yuki se sonrojó y replicó—. N-no h-hace falta, no quiero molestarte.

Naruto se dio la vuelta y contestó—. Tú nunca serás una molestia, ahora ven y vayamos a dormir. Mañana entrenaremos un poco con Anko-chan y luego te acompañaré al departamento de interrogación.

Haku asintió débilmente y siguió a Naruto a su habitación; solo esperaba que pudiera resistir a sus impulsos, ya que no quería que Naruto pensara que ella era una chica fácil.

Fue una noche difícil para Haku, pero nada había pasado, ya que ambos habían quedado dormidos debido al agotamiento que sentían.




Notas:


El capítulo no fue muy largo ya que no había mucho que decir.

Bueno, pasemos con las aclaraciones del capítulo. Haku vivirá con Naruto de ahora en más. Ella podrá hacer misiones con Naruto una vez que termine su tiempo en interrogatorios.

Minato habló con Kakashi y se puede ver que está arrepentido, lástima que a Naruto no le importe esto.

Bueno, otra cosa que quiero aclarar es esto. En el capítulo cinco Naruto le dijo a Tenten que nunca asesinó a inocentes, lo cual era una obvia mentira. Él era un miembro de la Raíz, y ellos no hacen misiones humanitarias. Es por eso que no tuvo problemas en matar a tantos Hyūgas.

Ah, sí, y se pudo ver algunos de los sellos que Naruto creó desde que empezó a leer más sobre Fuinjutsu, como ya dije, él es muy bueno en esto.

Naruto ahora tiene algo que podría ayudarle a retirar el sello del pájaro enjaulado a Neji, tengo planeado que lo haga antes de las finales de los exámenes Chunin.

Lo de Hanabi, su edad, lo de sello y todo lo hice fue por si quiero agregarla en el Harem en el futuro.

Esto va a ser exclusivamente decisión mía. Si decido que no, pues no entra. Ah, sí, y en esta historia es diferente el trato de Hiashi hacia Hinata, ya que esta no es tan débil como en el canon, ya que, aunque no quiera decirlo, ella entrenó algunas veces con Menma, lo cual hace que tenga más confianza en sí misma.

Dije que abría un Lemon cuando Naruto volviera de su misión del País de las Olas, pero eso tendrá que esperar.

Sai será el nuevo integrante del equipo de Naruto.

Saludos a todos y hasta la próxima.
Última edición por Wbaez93 el Mar Feb 21, 2017 3:34 pm, editado 2 veces en total.
1 x
Imagen]


Summlaris escribió:Los Uchiha han perdido su esencia, han pasado a ser los rock lee de la época. Normal la desbandada de seguidores que sufren.
Los senju son los nuevos uchiha.


Summlaris escribió:los pro-uchihas teneis tanto futuro en este foro como los uchiha contra los senju

Wbaez93
Miembro de Akatsuki
Miembro de Akatsuki
Avatar de Usuario


Mensajes: 1632
Registrado: Mié May 25, 2016 4:33 pm
Ubicación: En mi casa
x 97
Sexo: Masculino - Masculino

[+18][P][C38](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Mensaje #6 por Wbaez93 » Mar May 31, 2016 6:05 pm

Cap 10

Capitulo 10 UP! Abran el spoiler y listo.
► Mostrar Spoiler


Capi 11


► Mostrar Spoiler
1 x
Imagen]


Summlaris escribió:Los Uchiha han perdido su esencia, han pasado a ser los rock lee de la época. Normal la desbandada de seguidores que sufren.
Los senju son los nuevos uchiha.


Summlaris escribió:los pro-uchihas teneis tanto futuro en este foro como los uchiha contra los senju

Wbaez93
Miembro de Akatsuki
Miembro de Akatsuki
Avatar de Usuario


Mensajes: 1632
Registrado: Mié May 25, 2016 4:33 pm
Ubicación: En mi casa
x 97
Sexo: Masculino - Masculino

[+18][P][C38](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Mensaje #7 por Wbaez93 » Mar May 31, 2016 6:31 pm

Cap 12



► Mostrar Spoiler


Cap 13

► Mostrar Spoiler
1 x
Imagen]


Summlaris escribió:Los Uchiha han perdido su esencia, han pasado a ser los rock lee de la época. Normal la desbandada de seguidores que sufren.
Los senju son los nuevos uchiha.


Summlaris escribió:los pro-uchihas teneis tanto futuro en este foro como los uchiha contra los senju

Wbaez93
Miembro de Akatsuki
Miembro de Akatsuki
Avatar de Usuario


Mensajes: 1632
Registrado: Mié May 25, 2016 4:33 pm
Ubicación: En mi casa
x 97
Sexo: Masculino - Masculino

[+18][P][C38](NaruHarem)El demonio entre las sombras

Mensaje #8 por Wbaez93 » Mar May 31, 2016 6:42 pm

Cap 14



► Mostrar Spoiler


Capitulo 15



$Capitulo 15. KUKUKUKKU | +
Persona hablando "Podría ser"

Persona pensando "Esta idea no me gusta"

Demonio hablando / Invocación hablando "Sin duda eres alguien a tener en cuenta"

Demonio pensando / Invocación pensando "Su corazón es muy oscuro"

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Capítulo 15

Konohagakure No Sato – Al día siguiente 5:30 am

"*Yaaawn* Te dije que entrenaríamos Naruto-kun, pero no creí que sería tan temprano." Dijo Anko mientras se limpiaba los ojos, ellos habían tenido una agradable cena junto con Naruto el día anterior, y habían quedado hasta muy tarde.

Naruto al oír esto sonrió y respondió. "Vamos Anko-chan, es raro verte cansada, recuerdo que te despertabas sin problemas en Nami luego de tener acción toda la noche."

Anko al oír esto sonrió y contestó. "Jejeje, pero ayer no me diste de tus energías, así que es normal que esté cansada. Tal vez si hubiéramos hecho algo ayer no estaría tan cansada."

Naruto volvió a sonreír, y estuvo a punto de decir algo cuando escucho que Haku se aclaró la garganta. "*Ejem* Creo que fue suficiente, creo que tendríamos que ponernos a entrenar y dejar esas conversaciones para otro momento." Interrumpió Haku apoyándose con la Kubikiribōcho.

Tanto Naruto como Anko sonrieron al oír esto, Naruto aún estaba sorprendido por el cambio de actitud que tuvo Haku, seguía siendo reservada en algunas cosas, pero ahora parecía que no tenía problemas en expresar lo que sentía, Anko le había dicho que la razón era porque ella le había convencido de que a él le gustaban ese tipo de chicas, y sí, era cierto, a Naruto le encantaban ese tipo de mujeres.

Naruto entonces empezó a hacer algunos estiramientos y dijo. "Esta bien, iré con todo desde el principio, aun no estoy completamente recuperado, así que, si quiero tener un poco de ventaja con ustedes, debo ir con todo lo que tengo desde un principio." Naruto entonces se puso firme, y luego cruzó los brazos aspirando aire profundamente.

Anko y Haku miraron esto con curiosidad. Ellas no sabían qué era lo que Naruto estaba intentando hacer, entonces ellas se dieron cuenta de que Naruto volvió a abrir los ojos. "Listo… Hmmm, me siento más ligero, pero no era lo que esperaba, parece ser que todo este tiempo inactivo hizo que pierda gran parte de mi velocidad… ¡Maldita sea!" Maldijo Naruto.

Anko alzo una ceja ante esto y preguntó. "¿A qué te refieres Naruto-kun?" Naruto al oír esto la miró, negó con la cabeza y respondió. "Nada importante, son los sellos que te comente que Gai-sensei me los dio, pero bueno, basta de charla, ahora, ¡a luchar!" gritó al final Naruto, él entonces vio que Anko se puso en posición de batalla, pero él tuvo que agacharse por que vio que una enorme espada pasó justo por encima de él.

Él miro hacia Haku y preguntó. "¡¿Qué demoni…?!" pero no pudo terminar ya que escuchó a Anko gritar. "¡Sen'eijashu (Ataque Sombra de Víboras)!" Naruto entonces vio que varias serpientes salieron de la manga de Anko, en un intento de morderlo.

Pero Naruto rápidamente saltó hacia atrás a toda velocidad, esquivando el ataque. Anko y Haku se sorprendieron al ver su velocidad, pero rápidamente volvieron a posiciones de batalla.

Haku tomó su Kubikiribōcho y empezó a darle vueltas frente a ella. Naruto el a ver esto se sorprendió y preguntó. "Vaya… impresionante, has logrado acostumbrarte al peso de la Kubikiribōcho en estos cuatro meses. Pero dime, ¿Cómo fue que lograste hacer eso?"

Haku al oír esto puso una cara de horror, y Naruto lo entendió al instante. "Ya veo, con que fue Gai-sensei, supongo que usas los pesos, ¿no es así?" preguntó Naruto.

Haku al oír esto clavó su Kubikiribōcho al suelo y contestó. "Sí, Anko-sensei logró convencerlo, y él me dio unos pesos, aunque dejé de usarlos una vez que me acostumbre al peso esta espada."

Naruto al oír esto sonrió y asintió con la cabeza. "Pues yo creo que aun tendrías que usarlos, aumentarías bastante tu velocidad." Refutó Naruto.

Haku iba a decir algo, pero entonces ambos escucharon a Anko gritar. "Katon: Ryūka no Jutsu (Elemento Fuego: Jutsu Dragón de Fuego)" Anko entonces escupió un gran Dragón de Fuego, el cual fue directamente hacia Naruto, quien al ver la técnica acercarse, rápidamente hizo unos sellos y gritó. "Doton: Doryuuheki." Naruto entonces se puso de rodillas, poniendo sus manos en el suelo, y un muro de piedra salió a toda velocidad para detener el ataque.

Naruto entonces se limpió un poco de sudor de la frente, se había dado cuenta que estaba cansándose con mucha rapidez, y también que casi había agotado su Chakra, él entonces se levantó nuevamente del suelo. Pero al hacerlo el sintió una poderosa patada justo en el cuello, el cual lo envió a través de su muro de piedra, destruyéndolo completamente.

Naruto siguió su recorrido en línea recta, y pudo divisar varios árboles hacia el frente, sabía que esto le iba a doler bastante, así que concentró un poco de Chakra alrededor de su cuerpo, estiró los brazos y al instante se detuvo, quedándose completamente quieto en el aire.

Un poco más atrás Anko, quien había dado la patada a Naruto, como también Haku, quien estaba preparando unas posiciones de manos se sorprendieron al ver lo que Naruto hizo. "E-Esta flotando." Dijo Haku completamente sorprendida.

Anko asintió con la cabeza, pero luego la sacudió cuando recordó que Naruto le dijo que ella quería que sea lo más sádica posible, así que ella fue corriendo directamente hacia él.

Haku también vio esto e hizo lo mismo, ya podrían preguntarle sobre eso una vez que terminasen de entrenar.

Mientras tanto Naruto aterrizó en el suelo mientras se sentaba en el mismo, sin duda estaba fuera de forma, primero se estaba cansando con rapidez, segundo había bajado la guardia y Anko pudo darle esa tremenda patada, y tercero dejo que ellas vean una de sus habilidades secretas.

Naruto entonces puso sus manos hacia atrás mientras cerraba los ojos, había muchas cosas que él quería probar ahora que despertó, pero por falta de Chakra le sería imposible. Él entonces volvió a abrir los ojos, justo para ver a Haku y a Anko en el aire, cayendo hacia él a una gran velocidad.

Naruto se dio cuenta de que Anko tenía un Kunai en la mano, y Haku una espada de hielo. Él se levantó rápidamente del suelo, pero se dio cuenta de que ya era tarde, ya que ellas estaban a unos centímetros de él.

Haku y Anko también se dieron cuenta de esto, ellas intentaron sacar del camino sus armas, pero no pudieron, sin duda Naruto se enojaría con ellas después de esto.

Naruto entonces vio las armas justo frente a él, pero luego él sintió que el tiempo se detuvo por un momento y oyó una palabra en su mente, la cual inconscientemente él la repitió. "Shuradō (Camino Asura)" Todos entonces vieron con asombro como dos brazos con barras alrededor salieron del hombro de Naruto, sujetando las muñecas de ambas, para luego lanzarlas hacia un lado.

Naruto luego de lanzar a ambas miró sus brazos extras, empezó a moverlos y se sorprendió. "Puedo usarlos a voluntad. Esto debe ser del Rinnegan, acabo de desbloquear otro Camino, ¿Qué más puedo hacer?" Pensó Naruto con asombro mientras empezaba a mover aún más sus brazos.

"¡¿Qué diablos es eso?!" Naruto escuchó, y esto hizo que deje de jugar con sus manos extras, él vio que Anko se acercó rápidamente a él y empezó a tocar sus brazos y el lugar donde se encontraban las barras. "Vaya, parece una mano real, pero se siente un poco áspera, además parecen pesadas. ¿Puedes controlarlas a voluntad?" preguntó Anko.

Naruto no respondió, en cambio con su mano derecha extra tocó la cabeza de Anko, quien asintió con la cabeza, esta vez Haku fue quien se acercó a él y preguntó. "Naruto-kun, ¿Qué eres?" ella cuestionó, y entonces Naruto la miró y ella se dio cuenta de la nueva forma de los ojos de Naruto. "¿Qué tienen tus ojos?" preguntó nuevamente Haku.

Naruto entonces desactivó su Rinnegan, y al instante sus brazos desaparecieron, luego él cayó de rodillas, debido al chakra que había utilizado. Anko lo atrapó antes de que caiga completamente y dijo. "Dejaremos el entrenamiento por ahora, aun no estas completamente recuperado Naruto-kun."

Naruto le dio las gracias al oír esto y luego miró hacia Haku, le hizo una señal para que se acerque y ella lo hizo. "Está bien, es hora de que te cuente algo más sobre mí, y tiene que ver con lo que acabas de ver." Naruto empezó, y Haku asintió con la cabeza al oír esto, se sentó en el suelo con las piernas cruzadas y espero a que Naruto vuelva a hablar.

Naruto suspiró con cansancio y continuó. "Esta bien, primero te contare una pequeña historia sobre el Rinnegan…" Haku al oír esto no se sorprendió ni nada, ya que nunca había oído hablar de eso. Entonces Naruto empezó a contar la historia del Rikudō Sennin, de la batalla con el Juubi y muchas cosas más, cosas que dejaron completamente sorprendida a Haku.

Anko no estaba sorprendida ya que ella ya sabía sobre esto, bueno, se sorprendió cuando vio a Naruto con esas manos extras, y tampoco pudo evitar pensar en algunas cosas que él podía hacer con ella con esas manos extras, sin duda sería algo que ella desearía experimentar.

Luego de varios minutos, Naruto concluyó con su relato, y Haku quedo francamente sorprendida. "Tienes los ojos del creador del mundo ninja? ¿Por qué?" preguntó Haku.

Naruto al oír esto se encogió de hombros y respondió. "No lo sé, ya te dije cómo desperté mis ojos, pero francamente no tengo ni la más mínima idea del porqué tengo estos ojos, pero tampoco me importa, yo tan solo los veo como una herramienta, una herramienta que me ayudara a cumplir mis objetivos."

Haku al oír esto asintió con la cabeza, y esta vez fue Anko quien habló. "Pues ya estuvimos casi 3 horas en este lugar, creo que es hora de ir a desayunar." Naruto al oír esto asintió con la cabeza, se levantó del suelo, ahora con más energías y contestó. "Claro que si Anko-chan, ¿qué te parece si vamos a desayunar Dango?"

Anko al oír esto rápidamente asintió con la cabeza, agarró a Naruto de una de sus manos y rápidamente lo llevó hacia la tienda de Dango. Mientras tanto Haku sonrió al ver esta interacción, aunque luego suspiró. "Otra vez Dango." Dijo ella y entonces empezó a seguir a sus compañeros.

Konohagakure no Sato – 9 días después

Naruto se encontraba tranquilamente caminando por las calles de la aldea, sin dudas le repugnaba la forma en que la gente lo miraba ahora, prefería mil veces las miradas de odio, antes que estas estúpidas miradas de respeto y admiración, cuando él no había hecho nada, solo tenía el estúpido apellido 'Namikaze', aunque él tenía que aguantarse por el momento esas miradas, le era completamente difícil, ya que a cada momento salían personas a saludarlo o intentar invitarlo a sus casas.

En estos nueve días él entrenó a mas no poder, ya casi estaba por tener la misma gravedad que antes, pero esos cuatro meses sin duda le había afectado más de lo que hubiera creído, y prueba de ello fue el primer entrenamiento que tuvo luego de despertar.

Había visitado varias veces a sus novias, como también había recibido visitas desagradables, principalmente de esos dos vejetes del consejo. Homura y Koharu, sin duda esos dos idiotas estaban en la lista de Naruto a personas a quienes deseaba asesinar, pero nunca lo haría, ya que sus cabezas pertenecían a Neji. Pero bueno, esos idiotas fueron a su apartamento constantemente para decirle que se integre a la familia del Hokage, pero Naruto nunca les hizo caso y siempre les cerraba la puerta en sus rostros cuando iban a su apartamento, aunque también lo acosaban en la calle, pero con la ayuda de unos clones, él siempre lograba escapar de ellos.

También recibió visitas constantes de Menma, quien no paraba de hacerle preguntas de cómo se hizo tan fuerte y si podía enseñarle alguno de sus jutsus Fuuton que conocía. Naruto evitó esas preguntas como todo un campeón, y Menma nunca pudo obtener nada de él.

Su padre también lo había visitado, y siempre había preguntado por su estado de salud, sin duda era alguien molesto, él pensó que tuvo que haberlos mandado al diablo el día en que despertó, pero ese día sintió mucha presión, y además debido al agotamiento solo pudo decir lo que dijo. Aunque fue algo bueno después de todo, obtuvo la ubicación del cuerpo de su madre, además de algo que le ayudaría bastante a realizar el Hiraishin, cosa que él ya lo estaba poniendo en marcha, solo necesitaba un poco de sangre de su padre y luego leer los pasos que figuraban en el Pergamino de los Sellos para poder al fin tener esa técnica.

Naruto entonces continuó caminando, hasta que él pudo sentir varias presencias detrás de él, se dio la vuelta y pudo ver que era una, ¿piedra?, bueno, era algo parecido a eso, pero esta 'piedra' era cuadrada, y además tenía orificios al frente, Naruto solo negó con la cabeza y continuó su recorrido.

Obviamente esa 'roca' lo siguió, pero Naruto no le estaba prestando atención, hasta que luego de unos minutos Naruto gruñó con fastidio, sacó una ninjato que ahora llevaba atada a la espalda, y la clavó a esa caja para luego darle una patada, la cual envió a la roca estrellarse contra la valla de madera.

Al instante hubo una explosión en ese lugar, y tres niños hicieron acto de presencia, quienes empezaron a quejarse de dolor. Naruto se acercó a ellos y dijo. "Udon, Moegi, Konohamaru, ya les he dicho que no hagan este tipo de tonterías, si quieren ser igual a mí, tienen que, por lo menos tener mejores disfraces." Naruto podía parecer duro con sus palabras, pero era la verdad, si ellos querían ser Ninjas de verdad, tendrían que dejarse de los juegos estúpidos, y él estaba más que dispuesto a decírselos y dejárselos en claro.

Konohamaru entonces se frotó la cabeza, luego se levantó y exclamó. "¡Ay! ¡Oye jefe! ¿Por qué nos golpeaste de esa manera? De verdad creí que esa espada me mataría."

Naruto al oír esto sonrió siniestramente y contestó. "Pues yo te dije que te asesinaría si me seguidas molestando." Y entonces Naruto empezó a acercarse con Ninjato en mano a un pálido Konohamaru, pero entonces él recordó algo y cambio completamente su expresión a una más seria.

Naruto al ver esa expresión sonrió, asintió con la cabeza mientras guardaba su Ninjato. "Muy bien, nunca te dejes intimidar, recuerda que si lo haces pueden asesinarte con mayor facilidad."

"¡Hai Jefe!" gritaron ahora los tres. Udon y Moegi también se habían asustado al ver a Naruto acercarse hacia ellos, pero también habían recordado las palabras de Naruto, así que también hicieron lo mismo que Konohamaru, quien se acercó a Naruto y le dijo. "Jefe, ¡vamos! Enséñame un jutsu súper genial, tu dijiste que me enseñarías uno."

Naruto al oír esto apartó un poco a Konohamaru y contestó, "¿Recuerdas los requisitos?" preguntó él.

Konohamaru entonces pensó en esto por unos momentos, pero luego repitió esas palabras a regañadientes. "Graduarme de la academia y haber asesinado a cinco personas como mínimo…"

"O asesinar a 20 personas si no quieres esperar hasta el día de tu graduación." agregó Naruto, cosa que desanimó aún más a Konohamaru.

Konohamaru entonces estuvo a punto de decir algo más, cuando escuchó que alguien gritó detrás de ellos. "¡Nii-san!" todos ellos se dieron la vuelta, Naruto suspiró y puso una sonrisa forzada en su rostro, "Ey Menma y, ¿Sakura?" preguntó Naruto mirando hacia Sakura, quien tenía una cara de pocos amigos, Sakura se dio cuenta de la mirada de Naruto y ella empezó a mirarlo fijamente.

"¿Qué diablos tienes tú? ¿Acaso el idiota de Sasuke no quiso salir en una cita contigo?" preguntó Naruto, y Sakura al oír esto sintió que una gran roca cayó encima de ella.

Rápidamente Menma agitó los brazos y dijo en voz baja, "Shhhh, sí, eso fue lo que pasó, pero Sasuke le dijo cosas peores, y ahora esta como esta, no la hagas enojar Nii-san, Sakura puede ser terrible cuando está enojada." Advirtió Menma.

Naruto al oír esto se encogió de hombros, y justo en ese momento él sintió un tirón, miró hacia abajo y pudo ver que se trababa de Konohamaru, quien no había escuchado una sola palabra de lo que hablaron, solo vio que Sakura estaba mirando fijamente a Naruto.

Konohamaru entonces sonrió mientras seguía tirando de la chaqueta de Naruto, "Jefe, eres mejor de lo que esperaba." Dijo Konohamaru mientras movía sus cejas atrevidamente.

Naruto levantó una ceja con confusión y preguntó. "¿De qué diablos hablas?"

Konohamaru entonces dejó de tocarlo y contestó. "Ella es tú…" y entonces levantó el dedo meñique.

Sakura al ver esto gruñó, Naruto entendió a la que se refería y contestó. "¿Eso? ¡Por supuesto que no!, ni que estuviera loco. Aunque, no se… ella tiene un buen trasero." Dijo esto último mirando hacia Sakura, más específicamente donde se encontraba su trasero.

Sakura al oír esto se sonrojó un poco, pero rápidamente recobró la compostura y gritó mientras apretaba los puños. "¡Narutooooo!" Y entonces ella lanzó un poderoso golpe en el rostro de Naruto, quien salió volando para luego estrellarse contra una valla.

Menma y el Equipo de Konohamaru corrieron rápidamente en su ayuda, pero al llegar se dieron cuenta que Naruto desapareció en una nube de humo. Konohamaru al ver esto se dio la vuelta y le gritó a Sakura. "¡Oye!, ¡¿Qué te pasa?! ¡Tienes suerte que el jefe lance cumplido a una chica tan fea como tú! ¡De seguro eres un hombre!" Y eso fue un grave error, ya que Sakura puso una cara que asustó a todos los presentes.

Konohamaru al verse en peligro corrió a toda velocidad hacia la dirección contraria, al igual que todos los demás. Konohamaru siguió corriendo a toda velocidad, sin mirar su camino, hasta que repentinamente chocó contra algo, lo cual hizo que detenga su carrera. Él miro hacia arriba y pudo ver a un sujeto con la cara pintada y un extraño traje de color negro.

Y detrás de ese sujeto se encontraba una chica rubia bastante bonita, con el cabello recogido en cuatro coletas. Entonces él logró escuchar que el sujeto parado frente a él dijo. "Eso duele…" entonces él se agachó y levantó a Konohamaru del cuello de su prenda.

"Eso me dolió, mocoso." Volvió a decir el extraño hombre. "Ya detente Kankurō. Si sigues así nos echarán la bronca." Habló la chica detrás de Kankurō.

Sakura al ver esto se preocupó, por alguna extraña razón ella desconfiaba en estas personas, y es por eso que dijo, "Lo siento, solo estábamos bromeando y…" pero ella no pudo terminar ya que Kankurō la estaba asustando.

Menma entonces se hartó de esto y exigió, "Ya suéltalo, es solo un niño, ¿que no ves?"

Kankurō ignoró esto, rió entre dientes y replicó mientras sonreía. "Quiero divertirme un poco antes de que alguien venga a molestar…"

"Pues lamento tener que molestarte." Interrumpió alguien a sus espaldas, Kankurō rápidamente trató de darse la vuelta, pero sintió que alguien estaba sujetando la mano en la cual el tenia a Konohamaru, y además sintió algo en su espalda. "¿Cómo demonios lo hizo?" se preguntó mentalmente Kankurō sin poder girar.

Todos se sorprendieron al ver esto, Naruto había aparecido de la nada, posicionándose detrás de Kankurō, mientras que, lo que parecía ser un clon suyo, sujetaba la mano de Kankurō.

Naruto entonces movió su Ninjato, causando un leve corte en las costillas de Kankurō, quien jadeó un poco debido al corte. "Te recomiendo soltar al niño que tienes en tus manos, primero porque es el nieto de una de las pocas personas que son importantes para mí, y segundo porque, digamos que es un subordinado mío, y no puedo permitir que le hagas daño." advirtió Naruto.

Kankurō rió entre dientes, y entonces giró la cabeza para mirar a Naruto, pero al mirarlo a los ojos solo pudo ver a alguien quien no tenía problemas en asesinar a sangre fría, le recordó mucho a su hermano Gaara, solamente que esos ojos eran peores, y Kankurō se pudo dar cuenta de que este muchacho había asesinado a muchas más personas que su hermano. "¿Quién diablos es este sujeto? Esos ojos son los ojos de un asesino." Kankurō pensó con miedo, pero entonces suspiró y soltó a Konohamaru.

El clon de Naruto rápidamente atrapó a Konohamaru y lo llevó donde se encontraban los demás niños, quienes lo estaban mirando con ojos de admiración total, el clon de Naruto entonces se dio cuenta de que Konohamaru iba a decir algo y este se lo impidió haciéndole un señal de silencio.

Naruto entonces retiró su ninjato y volvió a guardarlo en el estuche que llevaba en la espalda. "Espero no haber arruinado tu momento." Dijo Naruto aparentemente a la nada.

Muchos se preguntaron a qué se refería cuando todos ellos escucharon un gruñido proveniente de un árbol, ellos miraron hacia esa dirección y pudieron ver a Sasuke con una piedra en su mano. Él saltó al suelo y contestó, "Hmpf, tan solo estaba observando por si necesitabas ayuda. Después de todo eres más débil que yo."

Naruto al oír esto rió entre dientes, se acercó a Sasuke y empezó a agitar su cabello, cosa que causo un gran gruñido en él. "Vamos, vamos, Sasuke-chan, todos sabemos que eso no es cierto. La verdad es que la razón por la cual aún no te asesino es porque no mereces que me ensucie las manos, pero si sigues con esa actitud me veré obligado a hacerlo."

Sasuke gruñó esta vez aún más fuerte, pero antes de que pudiera decir algo, Naruto lo empujó hacia un lado. Naruto entonces volvió a darse la vuelta para ver a los dos Shinobis de Suna y declaró, "Pero qué descortés soy. He aquí dos invitados a esta humilde aldea, y yo ni siquiera me he presentado aún. Mi nombre es Naruto. Namikaze Uzumaki Naruto." Declaró Naruto haciendo una leve reverencia a Temari y Kankurō, quienes se sorprendieron al oír el apellido de la persona que estaba frente a ellos. No era ni más ni menos que el hijo perdido del Hokage, y según los rumores, de los cuales ellos estaban al tanto, él había derrotado a dos Shinobigatana hasta el momento.

Naruto luego de hacer su reverencia miró hacia Kankurō, extendió su mano y declaró, "Sin duda es un placer tenerlo en este lugar, perdóname por lo de hace un momento. Señor…" Kankurō al oír a Naruto hablar tan educadamente se olvidó completamente de lo que había visto en sus ojos anteriormente. Así que él sonrió, estrechó su mano con la de Naruto y respondió, "Mi nombre es Kankurō. Y ella es…" pero antes de que pudiera decir quien se encontraba detrás de él, Naruto le hizo un alto con su otra mano libre. Naruto entonces soltó el apretón de manos y se dirigió hacia Temari, quien por una extraña razón no pudo evitar sonrojarse.

Naruto al estar frente a ella estuvo a punto de decir algo, cuando todos escucharon una voz que asustó bastante a los Ninjas de Suna. "Kankurō, eres una deshonra para nuestra aldea." dijo una voz que se oía un poco siniestra. Todos los presentes se sorprendieron, menos Naruto quien rodó los ojos porque un idiota se atrevió a interrumpirlo cuando estaba por hablar con una chica bonita.

"G-Gaara." Dijo Kankurō mientras daba una sonrisa nerviosa, y miraba hacia un árbol. "¿Por qué crees que hicimos todo este viaje hasta Konoha?" preguntó Gaara, colgado con los pies por la rama de un árbol.

"Escucha G-Gaara, ya hemos solucionado todo este i-inconveniente, no hay necesidad de que te e-enojes." Habló nuevamente Kankurō, pero cada vez con más nerviosismo.

"Cállate… o te matare." Kankurō al oír esto abrió los ojos en Shock, Gaara entonces hizo un Shunshin de arena y apareció justo frente a Kankurō, quien estaba mucho más asustado que antes.

Sasuke al ver a la nueva persona no pudo evitar fulminarlo con la mirada. "Ese cabello…" pensó Sasuke apretando los dientes.

"Por favor, perdónenlo chicos." Gaara dijo mirando hacia los demás. Entonces Gaara volvió a darse la vuelta para mirar a sus hermanos y dijo. "Vámonos, no hemos venido a…" pero él no pudo terminar de decir lo que quiso, ya que sintió un empujón, el cual hizo que caiga al suelo.

Los ninjas de Suna al ver esto abrieron los ojos en Shock. "Oye imbécil, estaba intentado hablar con alguien por aquí." interrumpió Naruto con molestia en sus palabras.

Gaara quien aún estaba en el suelo, estaba mirando con los ojos muy abiertos a Naruto, "¿Cómo?..." preguntó Gaara en el suelo.

Naruto al oír esto levanto una ceja en confusión y preguntó. "¿Cómo qué?"

Kankurō entonces tomo la palabra y preguntó. "¿Cómo pudiste tocar a Gaara?" Naruto al oír esto se confundió aún más que antes y contestó. "Pues con la mano, ¿acaso no lo has visto?"

Kankurō negó con la cabeza al oír esto, y replicó. "No… no es eso, nadie puede tocar a Gaara, y cuando digo nadie, es nadie." Naruto entonces puso una cara de extrema confusión, pero luego movió la mano de izquierda a derecha y dijo. "Bueno, eso a mí no me importa, yo estaba tratando de hacer algo más."

Naruto entonces caminó lentamente hacia Temari, quien aún estaba sorprendida por lo que acabó de ver, pero al ver a Naruto acercarse a ella, nuevamente no pudo evitar sonrojarse. "Discúlpeme señorita, pero algunas molestias evitaron que pudiéramos presentarnos debidamente. Mi nombre es Naruto, cosa que creo que ya lo sabes. Podrías ser tan amable y decirme el tuyo…"

"Temari." Contestó ella instantáneamente. Naruto entonces tomó su mano derecha, la miró directamente a los ojos, cosa que hizo que Temari se sonroje aún más, él le sonrió y luego prosiguió a darle un suave beso en el dorso de su mano. Luego de eso Naruto alejó la cabeza y lentamente regresó su mano a su posición original a una sonrojada Temari, quien inconscientemente suspiró.

A lo lejos Konohamaru veía todo esto, y no pudo evitar que en sus ojos salgan estrellas debido a lo genial que se estaba comportando su jefe, al igual que los demás miembros de su equipo. Menma solo sonrió mientras se preguntaba cuántas mujeres serían necesarias para satisfacer a su hermano.

Sasuke gruñó, y a Sakura esto le pareció muy romántico, mientras deseaba que Sasuke algún día haga algo como eso con ella. Kankurō también sonrió olvidándose completamente del miedo que sintió hace unos instantes. Y Gaara se levantó tranquilamente del suelo.

Gaara entonces empezó a caminar lentamente hacia Naruto, una vez allí, él alzo la cabeza para poder mirarlo mejor y preguntó. "¿Cuál es tu nombre?"

Naruto al oír esto dejó de hablar con una sonrojada Temari, se dio la vuelta para mirar a Gaara y contestó, "Hmm, ¿eres estúpido o tan solo lo disimulas? Mira, me he presentado como cuatro veces, ¿y tú aun me preguntas mi nombre? Te faltan modales mocoso." Si se preguntan por qué Naruto hablaba de tal manera a Gaara, pues la razón era sencilla. Kurama le había dicho que él era el Jinchūriki del Ichibi, y además le dijo que ellos no se llevaban para nada bien. Aunque Naruto aún no sabía por qué ellos se sorprendieron tanto cuando él logró tocar a Gaara.

Gaara al oír eso sonrió un poco y dijo mientras empezaba a alejarse de ese lugar. "Sin duda eres alguien interesante Naruto Namikaze, estoy seguro que tu podrás hacer valer mi existencia. Aún más porque madre me dice que me mantenga alejado de ti." Naruto no se tomó para nada en serio su amenaza, dedujo que él llamaba 'madre' a su Bijū, con todo el conocimiento que ahora tenía en su cabeza rápidamente comprendió que el sello; el cual contenía a su Bijū era de mala calidad, y es por eso el Ichibi atacaba a Gaara de tal manera, haciéndole creer que él era su madre.

Naruto también pudo sentir que Gaara era alguien fuerte, pero él estaba seguro que Gaara ni siquiera lograría ponerlo serio. Naruto entonces se despidió de Kankurō y Temari, para luego desaparecer en un Shunshin de Fuego.

Konohamaru nuevamente se sorprendió al ver esta técnica, al igual que todos sus amigos. Pero ellos no decidieron seguirlo, en cambio decidieron ir a crear un mejor disfraz para sorprender a su jefe.

Mientras tanto los Gennins del equipo 7 aún estaban un poco aturdidos, ellos no sabían por qué Naruto se comportó de esa manera con ese chico de Suna, pero creyeron que fue porque lo interrumpió cuando él intentó hablar con esa Kunoichi.

Ellos entonces se miraron y fue Menma quien habló. "¿Entrenamos un poco?" Sasuke automáticamente asintió y contestó "Vamos." Y ellos empezaron a caminar hacia su campo de entrenamiento. Sakura entonces también los siguió.

Mientras tanto más atrás, unas personas con unas bandas con una nota musical se encontraban sobre la rama de un árbol observando todo esto. "¿Qué piensas?" preguntó uno de ellos, el que tenía un protector en la cabeza.

"No creo que sean muy buenos, pero ese chico con el cabello rojo-rubio es completamente distinto a ellos. Tenemos que vigilar al de cabello negro, y al de la calabaza, pero en especial al chico de pelo rojo con rubio." contestó el otro quien tenía completamente cubierto el rostro.

Entonces el otro asintió con la cabeza y estuvo por agregar algo más, cuando ellos oyeron una voz. "¿Y pueden decirme cual es la razón por la cual ustedes quieren espiarme? Claro, si eso fuera posible." Rápidamente todos miraron hacia dónde provenía la voz, pero no pudieron encontrar a nadie.

"¿Dónde estás? Muéstrate." Exigió la persona que estaba completamente cubierta. Pero entonces él sintió una mano en el hombro, cosa que hizo que abra los ojos en Shock. "¿A qué te refieres?, estoy justo aquí." Contestó tranquilamente Naruto.

Todos al ver esto solo pudieron pensar. "Rápido." Dosu, quien era la persona que estaba completamente cubierta dio un salto hacia atrás para posicionarse con sus compañeros de equipo, quienes entraron en posición de batalla.

Naruto al ver esto sonrió y dijo mientras agitaba las manos. "¡Vamos! No se pongan así, tan solo les hice una pregunta…" pero luego Naruto puso una cara sombría, la cual hizo que ellos empiecen a sudar con nerviosismo. "Una pregunta que quiero que respondan."

Dosu entonces recobró la compostura y dijo mientras levantaba uno de sus brazos, "Si quieres esa información, tendrás que sacárnosla, pero no te será nada sencillo." Él entonces se agachó un poco, dispuesto a atacar a Naruto, pero entonces él vio que Naruto hizo una señal de alto con las manos y replicó. "No te preocupes, la información la obtendré dentro de poco, estoy seguro que ustedes están aquí para el examen Chunnin. Mañana te sacaré esa información en la segunda ronda del examen, tengo muchas maneras de hacerlo. Ademas, no quiero tener que cargar y deshacerme del cuerpo de dos bastardos." Pero entonces Naruto volvió a sentir ese impulso de querer presentarse al ver una mujer.

Él caminó lentamente hacia donde ellos se encontraban, Dosu y Zaku se prepararon para cualquier cosa, pero ellos se dieron cuenta de que en un abrir y cerrar de ojos Naruto se puso justo frente a su compañera de equipo, y ellos no pudieron evitar pensar nuevamente lo mismo que en un principio.

"Hola señorita. Mi nombre es Naruto, ¿podrías decirme tu nombre?" preguntó a Naruto a la chica frente a él, ella dudó al principio pero luego respondió. "M-mi nombre es K-Kin, Kin T-Tsuchi." contestó ella con un poco de nerviosismo.

Naruto tomó su mano e hizo lo mismo que a Temari. "Kin… pero qué nombre tan bonito, pero discúlpame que haga esta pregunta, pero… ¿Qué hace alguien tan bonita como tú, con idiotas tan feos como ellos?" Dosu y Zaku gruñeron al oír esto, Zaku levantó la mano, apuntando hacia Naruto, y antes de que pudiera atacar, Dosu sujetó su mano, volviéndola a bajar y le susurró. "No, no perdamos el control, recuerda cual es nuestra misión." Susurró Dosu esperando que Naruto no logre escucharlo, pero fue completamente distinto, solamente que él decidió ignorarlo por ahora y averiguarlo después.

Mientras tanto Kin no sabía que decir, por primera vez en su vida un hombre la había tratado con caballerosidad, y era algo completamente raro para ella.

Kin entonces miró a Naruto y con un ligero rubor en las mejillas. "Yo… Yo…" ella trató de contestar, pero le era muy difícil, aun no podía creer que alguien se hubiera atrevido a tratarla con caballerosidad, y era algo que sin duda le agradó bastante.

Naruto al ver su indecisión sonrió y dijo. "No te preocupes, ya nos volveremos a ver. Hasta la próxima. Kin…-chan." Kin al oír el mote cariñoso que Naruto agregó en su nombre, no pudo evitar volver a sonrojarse, pero esta vez mas que antes. Ella sonrió un poco y entonces vio que Naruto desapareció de allí en un remolino de hojas.

Ella suspiró con decepción y luego levantó la vista para ver a sus demás compañeros de equipo, dándose cuenta que ellos la miraban con rostros de desaprobación, rápidamente ella recobró la compostura y declaró. "Ya se ha ido, debemos continuar con nuestra misión."

Dosu y Zaku se miraron, luego se encogieron de hombros y Dosu contestó. "Tienes razón, vamos." Y entonces todos ellos desaparecieron de allí.

Academia Ninja - al día siguiente

"Al fin llegas." Dijo Naruto mirando hacia Sai, quien tenía una expresión en blanco. "Discúlpeme Naruto-senpai, pero estuve conversando sobre algunas cosas con Danzo-sama." Contestó Sai mirando directamente a Naruto, quien entrecerró los ojos al oír ese nombre.

Naruto luego se dio la vuelta, miró a Haku y le preguntó. "¿Estas lista Haku-chan? Este lugar estará lleno de bastardos." Haku al oír esto asintió con la cabeza, y contestó. "Más que lista Naruto-kun, ahora deberíamos entrar, Anko-sensei nos dijo que no podíamos tardar, o podrían descalificarnos."

Naruto al oír esto asintió con la cabeza, volvió a girar para mirar a Sai y le hizo una señal para que lo siga, Sai asintió y siguió a sus compañeros de equipo. Ellos entraron en la academia y durante el camino Naruto le hizo una pregunta a Sai. "Y dime Sai, ¿Dónde te quedaras ahora que tendrás una vida 'normal'? Estoy seguro que mi padre no te permitirá regresar a la Raíz mientras seas mi compañero de equipo."

Sai al oír esto miró a Naruto y contestó. "Tienes razón Naruto-senpai, pero eso ya fue solucionado por Danzo-sama, así que no tendría por qué preocuparse." Agregó Sai con una sonrisa falsa.

Naruto al oír esto suspiró y replicó. "Sai… a mí me importa un comino lo que pueda suceder contigo, recuerda que tu estas aquí solo para que podamos participar en estos exámenes. Si tu desapareces, yo ni me daría cuenta."

Sai al oír esto continuó dando su falsa sonrisa y contestó. "Me alegra oír eso Naruto-senpai, según este libro que he podido leer, las personas pueden ser muy sinceras con sus amigos."

Naruto negó con la cabeza al oír esto, pero ya no respondió, ellos caminaron un poco más y se dieron cuenta de que más hacia el frente habían muchas personas aglomeradas. Naruto caminó entre la multitud, empujándolos a un lado causando que estos se quejen.

Al estar más al frente él logró escuchar una voz familiar. "Cancela el Genjutsu, yo voy al tercer piso." Naruto se dio cuenta de que fue Sasuke quien dijo esto, a su lado se encontraban su hermano y Sakura, como también los Gennins del equipo 9.

Naruto entonces se fijó en ellos, más específicamente en Lee, habían pasado meses desde la última vez que lo había visto, y ahora se veía completamente diferente a la última ocasión en que se vieron. Ahora llevaba un armadura de batalla ANBU, pero de color blanca, su pelo había crecido mucho más y este estaba empezando a perder ese horrible peinado de tazón, además, ahora en lugar de vendajes blancos, tenía unas vendas de color negro, además de unos pantalones ANBU del mismo color al igual que unas sandalias de color negro.

Naruto al ver su cambio asintió con la cabeza, parecía ser que Lee empezó a tomarse enserio su carrera como Ninja. Naruto no se dio cuenta cuanto tiempo paso observando el nuevo cambio de Lee, solo supo que tuvo que pasar mucho tiempo cuando se dio cuenta de que Sasuke y el sujeto que estaba en la puerta intentaron patearse, pero en un estallido de velocidad Lee apareció entre ellos para detenerlos.

Luego de eso Lee soltó a ambos y Naruto se dio cuenta de que Neji se acercó a él. "Oye, ¿Qué pasa con el plan? Fuiste tú quien dijo que no deberíamos llamar la atención." Lee al oír esto no dijo nada, soltó un bufido y caminó hacia una dirección.

Tenten y Neji negaron con la cabeza pero no dijeron nada, Neji entonces miró a Sasuke y le preguntó. "Oye, ¿Cómo te llamas?"

Sasuke al oír esto contestó. "Hmpf. Es de mala educación preguntar eso sin presentarte primero." Neji ignoró esto y preguntó nuevamente. "Eres un novato, ¿verdad? ¿Cuántos años tienes?"

Sasuke también ignoró estas preguntas y declaró. "No tengo por qué responderte." Neji al oír esto entrecerró los ojos, y solo ahora pudo ver a Naruto, quien se puso detrás de Sasuke para volver a agitarle el cabello. "Vamos, vamos Sasuke-chan, ¿qué son esos modales? Neji te estaba haciendo unas preguntas sencillas, no hay necesidad de hablar de esa manera, es más, debes estar agradecido que alguien como Neji quiera saber algo de alguien como tú." Naruto dijo sin dejar de agitar el cabello de Sasuke, quien gruñó al sentir esto nuevamente.

"¡Maldita seas Naruto!" Naruto al oír esto sonrió y exclamó. "¡Vaya! ¡Me has llamado por mi nombre, sin duda es un honor que el gran Uchiha-sama sepa mi nombre! ¡Ahora puedo morir en paz!" entonces Naruto hizo una leve reverencia hacia Sasuke, quien estaba rojo de la rabia.

Pero entonces Naruto dejó de molestarlo, caminó hacia Tenten y saludó. "Hola Tenten-chan, buena suerte en el examen." Tenten al oír esto sonrió y asintió con la cabeza. "¡Claro que sí! ¡Tú también Naruto-kun!" Contestó ella, y justo entonces los demás miembros del equipo de Naruto se pusieron a su lado. "Naruto-senpai, creo que es hora de irnos." Dijo Sai con su típica expresión.

Neji al verlo no pudo evitar preguntar. "¿Quién es él Naruto-san?" preguntó con verdadero interés.

Naruto se encogió de hombros al oír esto y respondió. "Nadie importante Neji, pero bueno, si me disculpan, debemos retirarnos." Neji al oír esto asintió y no pregunto más, luego de unos minutos él también decidió retirarse de allí junto con Tenten.

Más atrás Sasuke gruñó y caminó hacia donde se dirigían los demás. Menma se había reído cuando su Nii-san hizo eso con Sasuke, aunque tampoco quería que ellos peleen, en primer lugar porque sabía que sería malo para Sasuke, y en segundo lugar porque Sasuke y él eran amigos luego de un largo tiempo. Él no se había ofendido en ningún momento cuando Neji no preguntó su nombre, debido a que ya se conocían, ya que él había ido muchas veces a la casa de Hinata y Neji siempre estaba en ese lugar.

El equipo 7 siguió caminando, hasta que llegaron a un salón, ellos entraron y cuando estaban por salir de allí ellos escucharon una voz. "¡Oigan ustedes dos! ¡Esperen!" al oír esto todos los miembros del equipo 7 se dieron la vuelta, miraron hacia arriba y pudieron ver a Lee quien tenía una expresión muy seria en el rostro.

"¿Qué quieres?" preguntó Sasuke mirando directamente a Lee, quien dio un salto donde ellos se encontraban y respondió. "Uchiha, Namikaze, luchen conmigo… ahora."

Sasuke al oír esto soltó un bufido y preguntó. "¿Que luchemos contigo? Hmpf, por si no lo sabias nosotros somos los mejores Gennins de la aldea, un perdedor como tú no tendría ninguna posibilidad con nosotros, y mucho menos si luchas con ambos al mismo tiempo."

Lee al oír esto gruñó, se puso en posición de pelea y replicó. "En eso estas equivocado, yo puedo con ustedes dos sin problema alguno. Y también te equivocas en eso de que ustedes son los mejores Gennins de la aldea. Hay uno…" Lee entonces cerró los ojos, y la imagen de Naruto asesinando a Karashi vino a su mente.

Lee apretó sus puños con fuerza y gritó. "Uchiha Sasuke, Namikaze Menma, ¡prepárense ya que aquí voy!" gritó y fue corriendo hacia ambos. Ambos rieron entre dientes al ver esto, pero eso cambió cuando Lee desapareció de ese lugar.

"¡Que velocidad!" pensaron Sasuke y Menma al mismo tiempo, ellos se pusieron en posición de defensa, pero de nada sirvió ya que Lee apareció en medio de ellos, con sus ambas manos en el piso y dando una poderosa patada a ambos, quienes salieron despedidos en direcciones contrarias, para luego estrellarse contra el muro de concreto.

Lee al ver esto soltó un bufido y declaró. "Patético, ustedes no podrán vencerme. Tan solo son unos mocosos que no saben lo que es el trabajo duro."

Menma y Sasuke pudieron oír las palabras de Lee, y no pudieron evitar gruñir al oír esto, ellos volvieron a levantarse, se miraron y asintieron con la cabeza.

Sakura al ver esto se emocionó, ya que ellos pelearían enserio. Ella se dio cuenta de que Sasuke activó su Sharingan, y no pudo evitar sonrojarse, y Menma cruzo los dedos para hacer unos clones de sombra, sin duda ellos ganarían ahora.

Pero entonces ella vio algo que lo dejo completamente descolocada, Lee había aparecido nuevamente frente a ellos, a una velocidad completamente diferente que al principio. "¡No se los permitiré!" Menma y Sasuke se sorprendieron al ver que Lee llegó tan rápido al lugar donde ellos se encontraban, ellos se dieron cuenta que Lee se lanzó al piso, usando como apoyo la mano derecha para no caer completamente, para luego darles a cada uno una poderosa patada en su mandíbulas, enviándolos hacia arriba.

Lee a toda velocidad dio un gran brinco, posicionándose justo detrás de ambos, quienes se sorprendieron nuevamente al ver la velocidad de Lee, entonces ellos se dieron cuenta de que los vendajes en los brazos de Lee se desprendieron. "El trabajo duro, y las ganas de superarse son mejor que un don." Ambos abrieron los ojos al oír esto, y justo cuando las vendas estuvieron por envolverlos, un Kunai pasó a toda velocidad frente a ellos, deteniendo algo que pudo terminar en una tragedia.

"¡Detente ahora mismo Lee!" Lee al oír esto rápidamente aterrizó y se posiciono en cuclillas frente a quien lo llamó, quien era nada más y nada menos que una tortuga. "Lee, sabes muy bien que esa técnica está prohibida."

Lee al oír esto soltó un bufido y contestó. "Hn, eso dices siempre, pero las técnicas están para ser utilizadas, sin importar que estas estén prohibidas, no por nada me he entrenado para poder perfeccionar el loto."

"Lee…" dijo la tortuga, y justo entonces hubo una explosión, revelando a Maito Gai con una expresión de tristeza en su rostro. "Lee… ya no sigas con esta actitud. Haz que tus llamas de la juventud vuelvan a arder." suplicó Gai deseando que Lee lo escuche al fin.

Pero Lee se levantó y contestó. "Mis llamas de la juventud murieron en aquella misión, y hasta que acabe con él, no volveré a ser el mismo."

Gai al oír esto suspiró con tristeza, se acercó a Lee y puso una mano en su hombro mientras él decía. "Vamos Lee, no tienes por qué seguir enojado con él, esa fue su misión, estoy seguro que él no quiso hacer eso. Debes olvidarlo y seguir adelante."

"No lo creo." Y entonces Lee saltó para alejarse de ese lugar. Gai negó con la cabeza y suspiró al ver la actitud de su estudiante, aunque estaba muy triste, él no podía culpar a Naruto por el cambio de Lee, esa fue parte de su misión, y Neji le había dicho que ese muchacho había roto su palabra, así que no podía culpar a Naruto, y él solo esperaba que Lee comprendiera eso.

Él entonces se fijó en los Gennins de Kakashi, especialmente en los que acababan de luchar contra Lee, él se acercó y les dijo. "Disculpen a Lee, pero él no quiso decir todo eso que dijo. Él está pasando por algo muy duro en estos momentos, él no era así, lamentablemente él estuvo en una misión que hizo que su actitud cambie, ¡pero estoy seguro que algún día ustedes volverán a verlo con sus llamas de la juventud encendidas!" les dijo Gai, pero gritando al final.

Mientras tanto Menma y Sasuke aún no podían salir de su impresión, ese sujeto los había derrotado en un santiamén, pero luego ambos gruñeron, se levantaron y fue Sasuke quien habló "Sakura, tenemos que irnos, ya se está haciendo tarde."

Sakura asintió rápidamente con la cabeza y siguió a sus amigos, no sin antes despedirse de Gai, quien sonrió un poco, sin duda Lee los había aplastado, pero él no sabía cómo sería el resultado en un lugar más abierto. Gai luego usó un Shunshin y fue donde se encontraban los demás Jounin sensei.

A lo lejos unas personas observaron esto, y uno de ellos habló. "Ese muchacho es muy bueno, ¿qué piensas Naruto-kun?" preguntó Haku a Naruto, quien estaba sonriendo. "Sí, sin duda Lee se ha vuelto más poderoso, estoy ansioso por tener una batalla con él, y que me demuestre que tan bueno se ha puesto desde la última vez que nos enfrentamos. Pero bueno, es hora de ir donde se realizará la primera prueba, en tan solo unos minutos todo esto empezara."

El resto de los integrantes del equipo 13 asintieron y siguieron a Naruto quien empezó a caminar rumbo donde se realizaría la primera parte del examen Chunnin. Luego de caminar por unos minutos por la academia ellos divisaron la habitación donde se realizaría la primera parte del examen, y allí se encontraban los miembros del Equipo 7, junto con Kakashi quien parecía decirle algunas palabras. Y luego de eso él desapareció en una nube de humo.

Menma asintió a cada palabra de su otro Nii-san, y cuando estaban por entrar él oyó un ruido en el piso, se dio la vuelta y pudo ver a Naruto con sus compañeros. Él le sonrió y preguntó "¿Estás listo para esto Nii-san?"

Naruto al oír esto se encogió de hombros y contestó, "Por supuesto, aunque me encantaría continuar con esta conversación, creo que es hora de que entremos a este lugar de una vez por todas."

Al oír esto todo el mundo asintió con la cabeza, Sasuke abrió la puerta e ingresó junto con los demás a la habitación, la cual estaba repleta de Shinobis, sorprendiendo enormemente a los miembros del Equipo 7.

"G-Guau…" dijo Menma completamente sorprendido, Sakura tragó un poco de saliva y agregó. "¿Q-Qué es esto? Hay tanta gente… ¿todos van a hacer el examen? Parecen tan fuertes…" esto último lo pensó, tragando nuevamente un poco de saliva.

Naruto no se sorprendió ni un poco, solo se recostó por la pared y luego cerró los ojos, tal vez podía descansar un poco antes de que empiece el examen. Pero luego de unos segundos él sintió que alguien salto sobre él, haciendo que él caiga al piso. Naruto abrió un poco los ojos y pudo ver que se trataba de Ino, quien estaba sonriendo ampliamente. "¡Al fin llegas Naruto-kun!" dijo ella dando un beso en los labios a Naruto, quien lo correspondió instantáneamente.

Todos los Gennins de Konoha se sorprendieron al ver esto, algunas no dijeron nada ya que estaban al tanto y tampoco les molestaba, pero habían otras que no sabían de esto y no pudieron evitar fulminar con la mirada a Ino.

Luego de separarse Naruto sonrió y contestó. "Ah sí, es que me perdí en el camino de la vida, y es por eso que llegue tarde." Los miembros del equipo 7 sintieron un Déjà vu y miraron a Naruto en Shock, y Naruto no se dio cuenta de esto.

Mientras tanto en un lugar repleto de Jounins, Kakashi estornudó. Él miró hacia el cielo y pensó. "Otra persona sigue mi filosofía." Gai quien había escuchado estornudar a Kakashi se acercó a él y le preguntó. "Oye, ¿estás bien Kakashi? No quiero que mi eterno rival se enferme y se pierda cómo sus Gennins pierden contra los míos."

Kakashi entonces miró hacia Gai y le preguntó. "Disculpa, ¿dijiste algo?" Esto causó que Gai empiece a maldecir a Kakashi por su actitud cool, pero Kakashi solo sonrió detrás de su máscara, mientras volvía a leer su libro.

Regresando con Naruto, este acababa de levantarse del suelo, justo para escuchar una voz perezosa hablar. "Mendokuse, ¿tú también participaras en este examen? Creo que lo mejor sería retirarme." Naruto giró su cabeza al oír esto y pudo ver que fue Shikamaru quien habló, con Chouji a su lado. "Shikamaru…veo que no has cambiado nada desde la última vez que nos vimos."

Shikamaru al oír esto soltó un suspiro y contestó. "Tienes razón, y ese día casi terminas peleando contra nuestro Jounin-sensei, solo alguien como tú estaría tan loco como para desafiar a un Jounin, pero bueno. *Aaah* Creo que tomaré una siesta hasta que esto empiece." Y entonces Shikamaru se dispuso a retirarse, pero no pudo ya que alguien habló.

"¡Yeah! ¡Al fin los encuentro! Veo que ya todos estamos aquí, aunque no tengo idea de quienes sean esos dos." Dijo Kiba mirando hacia Sai y Haku, quienes estaban al lado de Naruto.

"Oh aliento de perro. Este idiota con cara de imbécil se llama Sai, y la chica bonita al lado mío es Haku-chan." Contestó Naruto a Kiba, quien al ver a Haku casi empieza a babear, en especial por ese Kimono de color azul que ella llevaba puesto, y que dejaba poco a la imaginación.

Naruto al ver la actitud de Kiba gruñó y declaró. "Sube los ojos aliento de perro, o te juro que lo último querrás ver es el cuerpo de Haku-chan." Kiba al oír esto dejó de mirar a Haku, dio unos pasos para ponerse frente a Naruto, quien era varios centímetros más alto que él.

Kiba levantó un poco la cabeza y contestó. "¡Ja! ¿Y que se supone que me harás dobe? Según recuerdo tú eras el más débil de nosotros en la academia, no creas que yo me sentía intimidado por tu actitud."

Naruto entonces empezó a mirarlo directamente a los ojos, con una expresión completamente en blanco, cosa que sorprendió un poco a Sai. Kiba devolvió la mirada, pero no pudo mantenerla por mucho tiempo ya que en verdad empezó a sentirse intimidado, pero para esconder esto, él solo soltó un bufido y fue hacia otra dirección.

"¡Hinata-chan!" Naruto entonces logró escuchar, y vio cómo su hermano fue corriendo en dirección a Hinata, quien sonrió y declaró. "Hola Menma-kun, demos nuestro mejor esfuerzo para poder ser Chunnin." dijo en voz baja Hinata, Menma sonrió y contestó. "¡Por supuesto que sí! Voy a convertirme en Chunnin y estaré un paso más cerca de convertirme en Hokage."

A lo lejos Neji vio esto, y no pudo evitar fulminarlos con la mirada, después de todo Naruto tenía razón, aunque él ya había visto a Menma algunas veces por la mansión Hyūga, no podía evitar sentir rabia porque Hinata le había mentido.

Naruto al ver a la prometida de su hermano se acercó a ella, la miró detenidamente, cosa que asustó un poco a Hinata, y él decidió hablar. "Hmmm, tu nombre es Hinata, ¿verdad?" preguntó Naruto.

Hinata nerviosamente asintió con la cabeza, ella nunca antes había hablado con Naruto, aunque siempre había sentido lastima por él debido al trato que recibió cuando era un niño, ella pudo decir que estaba feliz por él cuando se enteró que era hermano de Menma.

"Hmmm." Ella logró escuchar de Naruto, quien luego negó con la cabeza, así que ella decidió preguntar. "¿P-pasa algo malo Naruto-san?"

Naruto al oír esto la miró y le preguntó. "¿Por qué usas esa chaqueta? No estamos en invierno."

Hinata al oír esto se sonrojo de vergüenza mientras empezaba a jugar con sus dedos, Menma se dio cuenta de esto e interrumpió. "Ya Nii-san, no molestes a Hinata-chan." Naruto lo miró fijamente por unos segundos, hasta que se encogió de hombros y replicó. "Yo tan solo quería decirle que se saque esa chaqueta, para que tú puedas estrenártela." Dicho esto él se alejó un poco, dejando a unos más que rojos Menma y Hinata ya que lograron entender a lo que Naruto se refería.

Naruto luego divisó a Shino, estrechó las manos con él y empezó a hablar con él, ya que no se habían visto desde el día de la graduación, y Shino siempre fue una de las pocas personas que le agradó en ese lugar.

Luego de unos minutos los novatos escucharon que alguien habló. "Oigan ustedes, deberían tranquilizarse un poco más." Todos ellos giraron sus cabezas hacia la dirección dónde provenía la voz, y pudieron ver a un muchacho de cabellera gris con unos anteojos más bien anticuados.

"Así que ustedes son los nuevos novatos que acaban de graduarse de la academia, ¿verdad? Están perdiendo el tiempo con esas caras tan bonitas… joder, esto no es una excursión." Afirmó el muchacho.

Ino al oír esto exclamó, ya que ese muchacho la había mirado cuando dijo eso. "Oye, ¿Quién diablos te crees que eres para decirnos eso?" preguntó Ino

Él sonrió un poco al oír esto, colocó bien sus lentes y respondió. "Mi nombre es Kabuto Yakushi. Mira a tu alrededor…" al oír esto todos miraron hacia donde se encontraban los demás Shinobis.

Kabuto sonrió al ver las expresiones en el rostro de los novatos y agregó. "Todos ellos están nerviosos porque falta poco para empezar el examen, así que por eso que les recomiendo que bajen un poco más el volumen."

Kabuto entonces suspiró y continuó. "Supongo que no puedo reclamarles nada, ya que solo son unos novatos que no saben nada. Me recuerdan a mi cuando era más joven."

Sakura entonces tomó la palabra y preguntó. "Así que, ¿esta es la segunda vez que participas en este examen?"

Kabuto suspiró al oír esto y negó con la cabeza. "No, es mi séptima vez. Este examen se hace dos veces al año, y este es mi cuarto año." Al oír esto casi todos se sorprendieron, mientras se preguntaban qué tan difícil era en realidad este examen.

Pero entonces Sakura volvió a hablar. "Entonces sabes mucho sobre este examen, ¿verdad?" preguntó Sakura, y Kabuto asintió con la cabeza.

Menma entonces sonrió y dijo. "Entonces debes ser un experto Kabuto-san." Kabuto sonrió y antes de que pueda decir algo, Shikamaru agregó. "Pero no ha pasado el examen."

Kabuto al oír esto se rascó la cabeza con nerviosismo y contestó. "Sí, eso es verdad. Pero bueno, quizás debería darles un poco de información ya que son unos novatos después de todo." Kabuto entonces llevó una mano a su bolsa ninja y continuó mientras sacaba algo de allí. "Con estas cartas de reconocimiento." Y mostró unas cartas de color naranja a los novatos, quienes no sabían qué eran esas cartas, excepto por Sai y Naruto, este último mirando sospechosamente a Kabuto, ya que su historia no lo había convencido para nada, y además pudo darse cuenta que mintió en casi todo lo que había dicho.

Naruto entonces vio que Kabuto se arrodilló mientras ponía sus cartas en el piso, luego él oyó que Kabuto empezó a explicar cómo funcionaban las cartas. Al terminar con su explicación, Sasuke preguntó. "¿Y hay cartas que tengan información detallada de alguna persona?"

Kabuto asintió con la cabeza al oír esto y preguntó. "¿Hay alguien que te interese?" Sasuke al oír esto también asintió con la cabeza, Kabuto volvió a juntar sus cartas y dijo. "La información de los examinados de este año no es perfecta, pero la he grabado y guardado. Incluye información de todos ustedes también. Dime lo que sepas de la gente que te interese. La buscare para ti."

"Gaara de Suna. Rock Lee de Konoha y Namikaze Naruto." Pidió Sasuke, y Naruto al oír su nombre solo suspiró, a él poco le importaba lo que decían en esas cartas, ya que estaba seguro que solo había información de sus días como Gennin, y nada más que eso, así que él no tenía por qué preocuparse. Las novias de Naruto al oír su nombre miraron hacia él para ver si se había molestado con eso, pero no lo estaba ya que él parecía que estaba durmiendo apoyado a la pared. Ellas sonrieron y no lo molestaron.

"Oh, te sabes los nombres. Entonces no me llevara mucho tiempo." Kabuto entonces tomó tres cartas, las puso frente a él y dijo. "Aquí están."

Sasuke miró detenidamente las cartas y luego dijo. "Muéstramelos." Kabuto asintió con la cabeza y tomó una de ellas, la puso en el piso y empezó a girarla mientras le cargaba un poco de Chakra. "Primero veamos a Rock Lee… Es tan solo un año mayor que tú. Experiencia en misiones, 20 de nivel D y 17 de nivel C. Su sensei es Maito Gai y sus compañeros de equipo son, Tenten y Neji Hyūga. Su especialidad es el Taijutsu, si quieres tener una pelea mano a mano contra él lo mejor sería que sepas como hacerlo, o serás aplastado en cuestión de segundos. Ademas, sus habilidades cuerpo a cuerpo se han incrementado muchísimo estos últimos meses. Sus otras habilidades como Genjutsu y Ninjutsu son nulas." Al oír esto Lee desde su lugar apretó los puños, mientras miraba detenidamente a Naruto, quien seguía durmiendo.

Menma y Sasuke asintieron con la cabeza, ahora ya sabían la razón por la cual perdieron contra Lee. Ellos estaban decididos a derrotarlo si llegaban a enfrentarse nuevamente. Kabuto entonces tomó otra carta y dijo. "Ahora vamos con el siguiente, Sabaku no Gaara. (Gaara del Desierto.)" Kabuto hizo lo mismo y luego leyó la información en la tarjeta. "Experiencia en misiones, 8 de nivel C y… ¡esto es sorprendente! ¡Ha hecho una misión de Rango B como Gennin!" exclamó sorprendido Kabuto, todos los Gennins presentes también se sorprendieron, mientras algunos se preguntaban quién era Gaara, quien se encontraba mirando maniáticamente a Naruto.

"Aunque esa es toda la información que tengo sobre él ya que es un ninja extranjero. Pero… Parece que ha vuelto de todas sus misiones sin heridas." Dicho esto todos volvieron a sorprenderse y fue Shikamaru quien expresó la sorpresa. "¿Hizo una misión de nivel B y no fue herido?"

Kabuto asintió con la cabeza y volvió a tomar otra carta. "Y por último, Namikaze Naruto." Al decir este nombre todos los que habían oído acerca de los rumores prestaron atención a lo siguiente que diría Kabuto. "Veamos, Namikaze Naruto, Jinchūriki del Kyubi no Yoko." Al decir esto todos los que no sabían de esto miraron con extrema sorpresa a Naruto, en especial Gaara que ahora estaba sonriendo peor que antes.

"Experiencia en misiones… ¿Cómo es esto posible?" esto sin duda llamó la atención a todos, y fue Kiba quien dijo. "¡Ja! ¿Acaso el dobe hizo puras misiones de rango C? o tal vez crearon misiones de rango E para él. Jejeje." Naruto oyó esto, pero ni siquiera se molestó en contestar, solo sus chicas mostraron su molestia con ese comentario, y Kiba al ver que tantas mujeres lo estaban mirando furiosamente no pudo evitar sentirse pequeño.

Kabuto al oír esto negó con la cabeza y respondió. "No, no es eso… Experiencia en misiones, cinco misiones de rango C, doce misiones de rango B, catorce misiones de rango A y una misión de rango S. Ninguna misión de rango D." al oír esto, todos abrieron los ojos en Shock, incluso las novias de Naruto, quienes no sabían que Naruto había hecho tantas misiones… y qué misiones.

Naruto entonces pudo sentir muchas miradas sobre él, abrió un poco los ojos, se estiró un poco y como se dio cuenta de que las personas aún seguían mirándolo de esa manera no pudo evitar gruñir con fastidio. "¡¿Acaso tengo algo en la cara?! ¡Dejen de mirarme o juro que los asesinare a todos ustedes!" él exclamó apuntando a los Shinobis frente a él, los que conocían a Naruto sabían que él odiaba ser observado de manera constante, y también sabían que él no les estaba amenazando a ellos, pero aquellos que no sabían esto no pudieron evitar sentirse intimidados al escuchar a Naruto hablar de tal forma.

Pero luego Menma se acercó a Naruto y le preguntó. "Pero Nii-san, ¿Cómo hiciste estas misiones?" Naruto al oír esto giró la cabeza, se encogió de hombros y contestó. "Hmm, pues Anko-chan y yo hicimos una apuesta hace unos meses si es que yo podía hacer esa cantidad de misiones, al ganador le tocaba arriba por una semana. Jejeje, y déjame decirte que me esmere en ganar la apuesta." La mayoría de los presentes pudieron entender a lo que se refería Naruto con 'tocar arriba' así que no pudieron evitar sonrojarse. Especialmente Menma, quien tenía un Padrino pervertido quien siempre hablaba de eso.

Mientras tanto Kabuto miraba detenidamente a Naruto, pero luego tosió un poco y continuó. "Si, es impresionante las cantidad de misiones que has hecho Naruto-san, y eso que no tienes ni un año como Gennin. Pero bueno, eso no es todo…" esto llamó nuevamente la atención de todos los presentes. "Su especialidad es el Kenjutsu y el Ninjutsu como también las tácticas de infiltración y sigilo, según esto… él tiene control de 4 elementos. Tierra, Fuego, Rayo y Viento." Nuevamente todos se sorprendieron, pero Kabuto continuó. "Actualmente tiene en su poder una de las espadas legendarias de Kiri, y también logró derrotar a 2 Shinobigatana. Zabuza Momochi y Raiga Kurosuki, obteniendo de este ultimo las Kibas. Sin duda es algo impresionante, aunque eso no es todo, también…" pero él no pudo terminar ya que Naruto lo interrumpió. "Creo que eso será suficiente Kabuto-san, no deseo que las personas de este lugar sepan más de mi…" él entonces hizo una pausa y luego miró hacia los demás en la habitación. "O me veré obligado a matarlos a todos…"

Naruto entonces dio una sonrisa tan maniaca que dejaría en ridículo a Gaara, nuevamente todos se asustaron, y más aún cuando sintieron el leve instinto asesino que Naruto estaba liberando, aunque era poco, era suficiente para intimidarlos.

Naruto luego de dejar en claro su punto de vista volvió a recostarse contra la pared, él no supo cuánto tiempo paso, pero supuso que pasó mucho ya que oyó que Sasuke empezó a gritar cosas. Él abrió los ojos y volvió a mirar donde se encontraba Kabuto, quien ahora se encontraba tirado en el piso, con Menma y Sakura a su lado, ayudándolo a levantarse.

Naruto entonces vio que esos ninjas del sonido del día de ayer se encontraban frente a Kabuto, y Zaku dijo. "Anota eso en tus cartas. Los tres ninjas de Oto se convertirán en Chunnin." Naruto entonces se puso frente a ellos, los miró, luego miró a Kabuto, y luego se encogió de hombros, sonrió y camino hacia Kin y le preguntó. "Hola Kin-chan, ¿aun estas con estos dos idiotas?" Zaku y Dosu al oír esto gruñeron, Kin se sonrojó al oír esto y respondió mientras intentaba mirarlo. "B-Buenos días Naruto-kun…" Dosu y Zaku miraron con fastidio a Kin por la forma en que ella se refirió a Naruto, y no pudieron evitar gruñir. "¡Maldita puta! ¡¿Qué fue lo que te hemos dicho ayer?! ¡Recuerda!" gritó Zaku, y este intentó darle una cachetada a Kin, pero antes de que pudiera hacerlo, su mano fue detenida por Naruto, Zaku se giró para verlo, pero al hacerlo se sintió diminuto en comparación a Naruto.

"Escúchame bien maldita basura, odio que las personas falten el respeto a mujeres que no han hecho nada, y estoy seguro que Kin-chan no es eso que tú le has dicho…" Naruto entonces empezó apretar cada vez más el brazo de Zaku, haciendo que este empiece a mostrar signos de molestia. "Si vuelves a faltarle el respeto a una mujer, o peor aún, intentas golpearla… Te arrancaré ambos brazos, luego te arrancaré las piernas y luego de eso los ojos y la lengua, para luego meter todo eso en tu trasero. Y créeme que tu vivirás para sentir todo esto." Entonces Naruto empezó a apretar con más fuerza el brazo de Zaku, pero antes de que pudiera rompérselo, hubo una explosión de humo frente al pizarrón de la sala.

Naruto al instante soltó el agarre, haciendo que Zaku caiga de espaldas mientras se tomaba el brazo. Kin solo pudo sonrojarse, y no pudo evitar que su corazón bombee con más velocidad al oír a Naruto defenderla.

Haku e Ino estuvieron por preguntar cómo Naruto conocía a esa chica, pero no pudieron debido a la explosión de humo que hubo al frente. "¡Quietos escandalosos! Lamento haberles hechos esperar. Soy el examinador del primer test de examen de selección Chunnin… Ibiki Morino."

Luego de eso Ibiki apuntó hacia donde se encontraban los novatos y gritó. "Ustedes tres, los de Otogakure. No crean que pueden hacer todo lo que quieran antes del examen. ¿Acaso quieren que los suspenda antes del examen? ¡Y tu Naruto! ¡Compórtate un poco mejor!"

Naruto al oír esto sonrió y respondió. "Claro Ibiki-san, pero es que no podía permitir tal falta de respeto." Muchos se preguntaron de donde conocía Naruto al examinador del primer examen, pero Haku lo sabía muy bien, ya que Anko le había comentado que ellos dos habían trabajado juntos para sacar información a persona