IMPORTANTE: Leed por favor

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Moderador: Masters Interpretación

Summlaris
Senin
Senin
Avatar de Usuario


Mensajes: 3118
Registrado: Jue Ago 31, 2017 3:08 am
x 1375
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #31 por Summlaris » Sab Jun 01, 2019 3:20 pm

"¿Togebara? ¿El clan Ashiba?"

Ryu no estaba entendiendo del todo lo que la chica estaba contándoles. Era evidente que estaba en un estado de nerviosismo que no la dejaba expresarse claramente, y el hecho de que no confiase en ellos no ayudaba. Para cuando empezó a correr, Suigin apareció de la taberna y les hizo un gesto con el que demandaba su atención.

El Uchiha estaba en un aprieto. Por un lado no quería dejar a la chica desamparada, por otro, era un Shinobi de la villa del Acero y estaba obligado a obedecer a sus superiores. Para su suerte, Hiei se lanzó a correr en dirección a la chica mientras le pedía que convenciese al líder del grupo Sanso. No estaba seguro de si el monje había deducido su problema o estaba actuando por mero instinto, pero de cualquier forma, solo pudo agradecérselo mentalmente.

-¡Cuenta con ello!-Le gritó a Hiei mientras echaba a correr en dirección a Kairi Suigin. En cuanto llegó a su lado, se apresuro a explicarle la situación.

-Señor, ¡tenemos que ir en esa dirección, la chica necesita ayuda! Ha hablado sobre el grupo Togebara y el clan Ashiba, no tengo ni puta idea de que dice pero se que esta asustada...¡no podemos dejarla así!


Esperó impaciente a ver la respuesta de Suigin, deseaba con todas sus fuerzas que estuviese dispuesto a ayudar, porque de no ser así, el Uchiha se vería envuelto otra vez en el mismo dilema.
1 x

JimmyMcNulty
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 2738
Registrado: Mar May 24, 2016 5:39 pm
Ubicación: Una cabaña de madera
x 341
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #32 por JimmyMcNulty » Mié Jun 12, 2019 11:34 am

Hiei siguió con cautela a la chica del clan Ashiba. Observó detenidamente cómo sus pasos lo llevaban a las afueras de la villa, a más o menos uno o dos kilómetros de distancia, más concretamente a una zona boscosa llena de chabolas y basura en general que aún no se había desmantelado: se trataba de un poblado chabolista construido durante la posguerra, un campamento de refugiados y rufianes que aprovecharon su influencia en el País del Acero para los más sucios trapicheos: establecieron allí su base de operaciones y se luchaba esporádicamente contra ellos, mas aún no se había hecho nada por erradicar su influencia de una manera clara y/o aprovechable. Según las informaciones que manejaba el Kaguya, el nombre de aquella villa miseria era Otamajakushi (literalmente, "Renacuajo"), por estar en una zona de aguas estancadas, mosquitos, excrementos y demás porquería: allí vivía lo peor de la sociedad de Haganegakure, renacuajos que jamás podrían salir de su estado "larvario", que nunca podrían crecer por culpa de la infame corrupción humana.

Ashina desapareció cruzando un túnel que se abría bajo las chabolas, siendo este una especie de callejón oscuro y apestoso. En las afueras había dos vagabundos: uno que aparentaba ser un drogadicto adicto a alguna sustancia similar a la heroína (era abundante ver por el suelo multitud de jeringas usadas) y otro que portaba una botella de vino envuelta en una bolsa de papel.

-¡Eh, tú! -dijo uno, que al parecer te vio desde lejos (o no)-. ¿Quieres de lo bueno? Aquí tenemos de todo, de todo todito todo eh... ¿Me das un ryo o un cigarro? Y te ayudo.

Por otro lado, Ryu pidió ayuda a Suigin, que seguía haciendo de las suyas en el club de alterne al que había invitado a los dos jóvenes. El jonin pasó olímpicamente de Ryu, siguió contemplando traseros de chicas y comiendo su comida y le dijo un par de cosas al Uchiha:

-¿El clan Ashiba? Cayó en desgracia hace unos años, casi todos sus miembros cayeron en la guerra... Los que sobrevivieron se quedaron casi sin nada, el patrimonio escaso que habían tenido pasó a ser propiedad de los bancos en manos del Consejo de Acero y tuvieron que dedicarse a los más infectos trabajos... Pero tío, una cosa te digo: si tu amigo el estrecho ha seguido a la pobre chica del clan Ashiba, se habrá dirigido a Otamajakushi... -Ryu sabía que se trataba de un pueblo de chabolas a kilómetro y medio de la villa-. Los Togebara son un clan de mafiosos inmiscuídos en el negocio de la droga... No te aconsejaría mucho acercarte por el sitio. Tu amigo quizá ya esté envuelto en un lío... ¡Buena suerte entonces, chavalote! ¡Ya nos veremos pronto!

Ryu no recibiría ayuda del jonin... Entonces, ¿qué haría? Si no se daba prisa, dejaría a merced a su amigo Hiei a manos de aquellos peligrosos criminales. Tenía que darse prisa si quería tener alguna oportunidad...
1 x

Summlaris
Senin
Senin
Avatar de Usuario


Mensajes: 3118
Registrado: Jue Ago 31, 2017 3:08 am
x 1375
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #33 por Summlaris » Mié Jun 12, 2019 12:17 pm

Para sorpresa de Ryu, Suigin no tenía ninguna intención de ayudarlo. El Uchiha lo miraba con un gesto que expresaba cada vez mas desagrado. Si bien le había parecido que Hiei exageraba en un primer momento, cada vez estaba mas convencido de que el líder del grupo Sanso era realmente un miserable.

Por lo menos se había dignado a darle la información que necesitaba.

-Son personas que pueden estar en apuros, tanto la chica como Hiei, ¿va a quedarse aquí disfrutando tranquilamente?

Era casi una pregunta retórica, era evidente que no le ayudaría, no tenía sentido insistir. Nervioso y en tensión debido a la advertencia de Suigin, Ryu tenía claro lo que tenía que hacer.

-Gracias por la información señor, ya nos veremos.-Dijo en un tono agrío y dejando ver claramente su molestia.

Acto seguido, agarró una copa que había en una de las mesas adyacentes y se la bebió de un trago, buscó a Yume con la mirada, se dirigió a ella y antes de que pudiera reaccionar la besó rápidamente en la boca. Sin decir ni una palabra, echó a correr como alma que lleva el diablo en la dirección en la que se habían ido la chica y el monje, hacia el pobre pueblo de Otamajakushi.

Había descargado algo de tensión con su actuación el bar, pero seguía demasiado preocupado por su compañero.

-Kyumon...Kai

Abrió la segunda puerta para llegar aún mas rápido, si les había pasado algo no se lo perdonaría.

"Que estén bien, que estén bien"
1 x

Sigma.
Senin
Senin
Avatar de Usuario


Mensajes: 3128
Registrado: Mar May 24, 2016 4:45 pm
x 347
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #34 por Sigma. » Mié Jun 12, 2019 8:11 pm

Sus piernas le llevaron por el camino casi sin pensarlo; apenas pudo divisar el rastro de pisadas supo enseguida que de seguirlo seguramente llegaría con la mujer en fuga.

Lo que no se esperaba era que dicho camino le llevara a una de las peores visiones que había tenido en muchos años: un poblado de casuchas y casetas destartaladas y de muy precaria construcción, desperdigadas en la zona, rodeadas de un olor fétido, casi putrefacto, de la basura y demás desperdicios que se amontonaban por doquier en el lugar. Y eso sin contar el inmundo lodazal que perfumaba el ambiente con exactamente el mismo olor.

Sinitó el corazón hundírsele en el pecho, como si le hubieran soltado un yunque desde encima. Eso, y luego su estómago dar vuelta sobre sí mismo, estrangulándose para tratar de no dejar salir su contenido.

No lo logró; Hiei tuvo que apoyarse momentáneamente sobre un árbol cercano para dejar salir el vómito contenido a medias.

Su cabeza le daba vueltas, pero no por el olor; no, muy por el contrario, simplemente no lograba encontrarle explicación ninguna a la simple existencia de aquél lugar. ¿¡Cómo demonios la dirigencia de Acero podía quedarse de brazos cruzados, dejando que el lugar simplemente existiera!? ¿¡A qué esperaban para hacer algo y terminar con aquella miseria de una vez y por todas!?

“Esto es inaudito…”

Le lloraban los ojos, en parte por las náuseas y en otra por todo lo que estaba presenciando.

Ahora aquella persecución había tomado un tinte muy personal: no solo iba a encontrar a la fugitiva y ayudarla a salir de sus problemas… iba a acabar con el problema que aquejaba a aquél poblado de raíz, las consecuencias le importaban un comino y medio.

Luego le tocaría lidiar con la villa y los ineptos que dejaban que aquél tumor prosperara, pero eso recién una vez acabada su labor allí.

Se hizo paso entre las jeringas que atestaban las proximidades y se paró justo a la entrada del túnel por donde parecía haberse escapado su objetivo. El dueño de las jeringas estaba allí, mientras que otro lo instaba a colaborarle con algo. Seguramente para seguir alimentando su vicio con la bebida, a juzgar por lo que sostenía en la mano; decidió hacer caso omiso a la otra parte de su discurso por su propio bienestar mental.

- No ahora; si vuelvo aquí sin nada, te daré dos para compensar. - Dijo firme y con el rostro bastante agrio, esperando que la intención fuera más que suficiente.

Sin más espera, se metió en la calleja esperando conseguir más pistas sobre el paradero de la mujer. Tenía que encontrarla, a como diera lugar.
1 x
Hiei, el monje huesudo
Imagen

"Before you walked this land... I RULED."

JimmyMcNulty
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 2738
Registrado: Mar May 24, 2016 5:39 pm
Ubicación: Una cabaña de madera
x 341
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #35 por JimmyMcNulty » Vie Jun 14, 2019 2:55 pm

Ryu no tardó en alcanzar a Hiei mediante el uso de la velocidad que le otorgaba la apertura de la segunda puerta. Prácticamente, el tiempo que había transcurrido desde la partida del monje en busca de la mujer del clan Ashiba y su charla con Suigin había sido prácticamente inexistente.

En la entrada de Otamajakushi, el vagabundo que le había pedido dinero a Hiei intentó extorsionarlo:

-¡Oye, sinvergüenza! ¿Y por qué no me das lo que lleves encima, puesto que has dicho que llevabas ryos encima, y nos dejamos de rodeos? ¡Quieras o no, puedo llamar a mis amigos para que me ayuden a convencerte!

Estaba claro que aquel tipo no estaba en sus cabales. Incluso llevó la botella a sus labios dos o tres veces antes de terminar su intento de amenaza... que no pudo completar satisfactoriamente, puesto que cayó de bruces sobre su otro compañero. Digamos que Hiei tenía libre para explorar aquella callejuela sin tipos molestos que intentaran detenerlo de burda manera.

Hiei se adentró entonces en la callejuela, Ryu lo siguió inmediatamente después. El olor nauseabundo de las excrecencias humanas, mezcladas con la basura y el agua estancada, hacía que a uno le dieran arcadas automáticamente. Hiei logró entrever en la lejanía cómo la mujer del clan Ashiba se adentraba por una puerta ancha fabricada de chapa y alambre y se perdía de su vista. Tanto él como Ryu se acercaron allí y pudieron poner en claro todo lo que había pasado hasta entonces. Tras la puerta había una escalera de metal bastante ancha que descendía caracoleando bajo terraplenes de tierra mojada, en la cual había tendidos varios hombres drogados y borrachos, y otros descansando bajo mantas de invierno raídas. Un hombre ascendía por la escalera y vio a ambos, que claramente no pertenecían a aquel lugar. Les llamó la atención:

-¿Os habéis perdido? Creo que no deberíais estar aquí...

¿Era una amenaza velada, o por el contrario, sólo se trataba de un consejo amistoso? Tendríais que descubrirlo...
1 x

Sigma.
Senin
Senin
Avatar de Usuario


Mensajes: 3128
Registrado: Mar May 24, 2016 4:45 pm
x 347
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #36 por Sigma. » Dom Jun 16, 2019 4:16 am

Al parecer el borracho tenía otras intenciones luego de hacerle aquella pregunta. Por un momento Hie detuvo su paso y lo relojeó con la mirada, pero resultaban ser puras amenazas vacías porque apenas dio un paso acabó cayéndose con todo y botella encima del otro sujeto.

También vio llegar a Ryu. Solo.

“Vaya sorpresa…”

- Déjame adivinar: te dio alguna estúpida excusa acerca de cómo las piernas de Yume no se mantendrían calientes con esa falda a no ser que él estuviera allí para frotárselas y te dijo adiós muy buenas, ¿verdad? Maldito inútil desgraciado…

No hacía falta ser muy avispado para notar que estaba siendo mordazmente sarcástico. A cada segundo que pasaba el sujeto le parecía cada vez más repugnante.

- Pienso reportarlo. Espero contar con tu palabra para ayudarme.

Sin otra palabra, se adentró primero al túnel, donde allá a lo lejos pudo notar escabullirse la silueta de su perseguida.

Tratando de aguantar todo lo que podía para no volver a vomitar, apretó el paso para llegar lo antes posible con ella. Puerta de por medio, la abrieron de par en par y tras bajar un poco dieron cuenta de la situación del lugar: allí parecían descansar los adictos y otros tantos que llegaban hasta el barrio por su dosis.

El discurso de la mujer comenzaba a cobrar más sentido: al parecer ella tenía que trabajar para los dueños de todo aquél reguero de mierda a pena de castigos corporales. O peor. Naturalmente querría buscar una manera de salir de todo aquello, pero lamentablemente la habían descubierto, y en un acto de miedo y desesperación echó a correr hacia el único lugar que conocía, y donde quizá pudiera implorar por perdón.

A cada paso que daba y cada nueva idea que asaltaba su mente más resolutivo se volvía su pensamiento, destilado entre la rabia más pura y la desesperanza más patente.

“No importa quiénes sean ni dónde estén, juro por mi vida que lo van a pagar.”

Tan absorto volvía a estar que no notó a la nueva figura hasta que la tuvo demasiado cerca. No pensaba parar por nada del mundo, por lo que contestó con toda aquella furia contenida y la mirada más gélida que pudo desprender de sus ojos:

- Buscamos a la mujer que acaba de pasar corriendo por aquí. Si la has visto dinos dónde se metió o sal de nuestro camino; no querrás estar aquí cuando esto explote.
1 x
Hiei, el monje huesudo
Imagen

"Before you walked this land... I RULED."

Summlaris
Senin
Senin
Avatar de Usuario


Mensajes: 3118
Registrado: Jue Ago 31, 2017 3:08 am
x 1375
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #37 por Summlaris » Dom Jun 16, 2019 11:13 am

Ryu no tardó mucho en alcanzar a un quizá exageradamente nervioso Hiei. El Uchiha apenas prestó atención a lo que pasaba a su alrededor con aquel borracho, en ese punto estaba mas preocupado por el monje que por cualquiera. No reconocía al chico que había conocido en la villa.

"Reportar a Suigin...¿Frente a quien? " El líder del grupo Sanso era una persona despreciable, pero ser una persona despreciable no era motivo de reporte en aquel mundo. No tenían ningún argumento real contra Suigin a ojos del concilio de Acero, y esa era la única autoridad capaz de juzgar a uno de sus miembros. Tenía que hacerle entender eso al monje, no podía indignarse tanto por sucesos como ese o se pasaría la vida indignado.

"¿Será que es un chico demasiado puro para esta vida?"

-Cuando encontremos a la chica tenemos que hablar, Hiei.

Hablaría con el después, lo primero era encontrar a la muchacha, así que siguió al monje por un túnel cuyo hedor casi le hace vomitar para posteriormente atravesar una puerta y adentrarse en unas escalinatas que bajaban varios pisos. Aquello era un lugar completamente hediondo, los bajos mundos en su máxima expresión. Los adictos se rebozaban en la basura, costaba encontrar un lugar limpio o al menos por el que poder pasar sin pillar alguna enfermedad al mas mínimo roce con cualquier cosa. Los Togebara eran los causantes de esa situación...no cabía duda.

Pensó en la chica, apenado, y volvió a mirar a Hiei con preocupación. Escuchó las amenazas cruzadas de su compañero y de aquel tipo vestido con harapos y de aspecto desaliñado que acababan de cruzarse. Se adelantó antes de la cosa se pusiera peor.

-Soy Ryu Uchiha, Shonbi de la villa del Acero, estoy aquí por una misión especial y necesito a la chica, dinos donde está o déjanos pasar.

Mintió, la villa no le había asignado nada, pero era probable que a los Togebara y sus allegados no les interesara meterse en problemas directos con Acero. Era arriesgado, quizá esto le trajese problemas con los altos mandos mas adelante, quizá hubiese intereses de gente poderosa de por medio, pero confiaba en que la chica no fuese suficientemente importante como para que el asunto pasara a mayores.
1 x

JimmyMcNulty
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 2738
Registrado: Mar May 24, 2016 5:39 pm
Ubicación: Una cabaña de madera
x 341
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #38 por JimmyMcNulty » Mié Jun 26, 2019 12:19 pm

El hombre barbado y con aspecto de no haberse aseado en días les miró con una mueca de desprecio y continuó. No hizo demasiado caso a Ryu Uchiha, y quizá tampoco hizo tanto caso a Hiei, pero estaba claro que a los dos los infravaloraba, los miraba como "mierda":

-Mirad más abajo, a mí dejadme en paz. La puta a la que buscáis se ha metido en un problema, pero no es mi responsabilidad. De eso se encargan mis hermanos... Si queréis pagar por sus servicios, quizás estéis a tiempo de hacerlo. Matsumoto ya se encargará luego de despellejarla y descuartizarla, puesto que eso es lo que se merece...

El hombre terminó de subir las escaleras y escupió al suelo cuando estaba a punto de dejaros.

-Cuidadito con lo que hacéis, un invitado no se comporta mal cuando no está en su casa... -les advirtió.

Al final de las escaleras se abría un túnel que daba a un subterráneo más cuidado que la superficie de aquella tierra envenenada, al menos todo parecía estar más limpio. Con calma podrían observar puertas cerradas, bastante resistentes y reforzadas con remaches de acero, algún que otro hombre despistado que estaba de guardia y que fumaba un cigarro (y que no reparó siquiera en la presencia de ambos). Al final del túnel pudieron entrever una zona replete de personas provocando bastante jaleo; se escuchaban sonidos de gente alterada y ruidos de acero chocando entre sí: había pelea.

El aspecto del lugar dejaba mucho que desear. Era como una especie de nave subterránea similar a una "fábrica" llena de gente. En medio de todo había una especie de Ring cubierto de una alambrada oxidada. Había dos tipos luchando contra un hombre tatuado que, con ambas manos abiertas y con un movimiento rápido que casi no pudisteis ver, cortó el cuello de ambos contendientes y los dejó desangrándose en el piso...

La gente vociferó vulgaridades, agitando los ryos en alto en el proceso. Esperaban que alguien más se atreviera a enfrentarse contra aquel hombre. No había rastro de la mujer por ningún lado, pero estaba claro que debía de andar por allí.

Un tipo armado y con aspecto de pocos amigos se acercó hasta Hiei y Ryu y les dijo:

-¿Buscáis algo? -os preguntó, siendo lo más educado que podía permitirse-. Si queréis ganaros algunos pavos, podéis intentar liquidar al terrible Matsumoto... ¿Tenéis los suficientes huevos para hacerlo? Seguro que Kenichi Togebara estará contento de ver de lo que son capaces de hacer un par de pequeñoburgueses como vosotros... ¡Jey, jey, jey!
1 x

Summlaris
Senin
Senin
Avatar de Usuario


Mensajes: 3118
Registrado: Jue Ago 31, 2017 3:08 am
x 1375
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #39 por Summlaris » Mié Jun 26, 2019 6:23 pm

El comentario de Ryu no parecía haber tenido mucho efecto, y eso no era positivo, pues significaba que su rango no importaría mucho allí. Hizo caso omiso de las palabras de aquel desgraciado, de hecho, casi que mientras hablaba solo estaba pendiente de Hiei. El Uchiha era muy consciente de que iniciando una tangana allí mismo no conseguirían nada, tenían que ser listos, no podían dejarse llevar por la ira o ceder a sus provocaciones.

¿Pero lo sabría Hiei? El monje era muy sensible y ese tipo de cosas le sacaban de sus casillas. No estaba acostumbrado a ese tipo de mundo para nada, y Ryu temía la reacción de su amigo cada vez más.


Si a Hiei se le va la pinza e intenta algo raro | +
Ryu detuvo a Hiei instantáneamente mientras lo forzaba a andar escaleras abajo.

-Escucha amigo- Le dijo susurrando-Esto esta plagado de basura humana ¿ok? Estamos de acuerdo en eso, pero no sabemos ni su fuerza de combate real, ni sus influencias, ni nada de nada. Estamos aquí por la chica ¿Queremos salvarla no? Bien, entonces ignora todo esto y céntrate en el objetivo, tenemos que ser listos, liar una tangana y ponerlos sobre alerta no servirá de nada. No te dejes llevar por la basura del mundo, cuando salgamos de aquí podemos estudiar tranquilamente como acabar con esta gente.


Tras bajar las escaleras encontraron un túnel que daba a parar a una especie de subterráneo, mas limpio y ordenado que la superficie, con puertas de metal reforzado y con apenas vigilancia. Al final de aquel tunel se escuchaba jaleo, así que ambos se dirigieron al lugar de donde provenían las voces.

Pronto se encontraron en una especie de nave subterranea, apenas iluminada con dos focos en el techo, que alumbraban una especie de ring de combate en el que un hombre siniestro con un montón de tatuajes negros por todo su cuerpo asesinó de un golpe a los dos contrincantes que le hacían frente.

"Apuestas ilegales...combates a muerte...muy propio de la mafia"

Acto seguido, un tipo armado que fumaba un gran puro se acercó a ellos para hacerles una proposición, combatir contra aquel monstruo tatuado a cambio de unas monedas. Ryu pensó en rechazar de inmediato, no le interesaba el dinero, pero cuando el tipo del puro dijo el nombre del asesino, la cosa cambió.

"Ese cabrón es al que se refería el capullo de las escaleras...Matsumoto..."


-Espera un momento- Le dijo al tipo armado mientras se apartó con Hiei un momento para hablar con el sin que nadie les escuchara.

-Los Togebara son los causantes de esta situación.. voy a intentar hacer un pacto con el tipo del arma para que nos de a la chica si vencemos a Matsumoto...y si no sale, una audiencia con Kenichi puede ser la solución a esta situación. En cualquier caso, tenemos que vencer al tipo. Voy a ser honesto contigo, quiero pelear solo. Apenas he sido capaz de ver su último movimiento, es peligroso, si te llega a pasar algo...no me lo perdonaría.-Hizo una pausa mientras ponía una mano sobre el hombro del monje- Se que puedo vencerlo, aún no has visto todo lo que soy capaz de hacer, así que te pido que confíes en mi para destrozarlo mientras tu vigilas que no me hagan trampa en el combate, no me fío nada de esta gente. Sin embargo, si te empeñas en pelear también...no te detendré.


El Uchiha deseó que su amigo aceptara su petición y, cuando tomaron la decisión, acudió con el tipo del arma.

-Te propongo un trato. Estoy buscando a una chica y se que está aquí. También se que sabes a quien me refiero. Lucharé con Matsumoto y si venzo, me la entregarás y dejaras que nos vayamos. A cambio puedes quedarte los Ryos. Venga, la chica no es demasiado importante para vosotros...¿no? Es un buen trato, no perderás dinero gane o pierda.


La suerte estaba echada.

FDI | +
Si Hiei se empeña en pelear, toda la conversación última con el tipo armado sería en plural
1 x

Sigma.
Senin
Senin
Avatar de Usuario


Mensajes: 3128
Registrado: Mar May 24, 2016 4:45 pm
x 347
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #40 por Sigma. » Mar Jul 23, 2019 9:50 pm

“¡Demonios! ¡Tenías que abrir la boca acerca de la villa, Ryu!”

La idea era justamente no mencionar ninguna procedencia para que luego no solo no hubiera nadie que pudiera regañarles por lo hecho, sino ellos tener una baza sólida para poner la pregunta en juego de por qué nunca nadie había hecho nada para arreglar la situación que se había gestado allí, teniendo que requerir de dos ajenos para lograr un avance.

Esa línea de pensamiento se borró de la cabeza de Hiei tan pronto escuchó la respuesta del sujeto, ahora unos metros más arriba. Sobra decir que estuvo a punto, en el mismísimo límite de su cordura, de saltarte a la yugular a simple mano tendida, listo para destrozarlo de pies a cabeza.

Pero se contuvo. No supo cómo, pero incluso apretando los ojos para contener las lágrimas de rabia y desesperación siguió caminando, adentrándose en la oscuridad. Solo podía repetirse que ya tendría su momento, que todos los energúmenos que allí habitaban tendrían su ajuste de cuentas con los dioses por su propia mano. El sujeto se había ido.

El resto de la guarida tenía otro aspecto, mucho más fortificado: guardias, metal, armas… peleas a muerte.

Otro gusano más se les acercó, tratando y fallando miserablemente de ser más amigable. Incluso les instó a pelear con el maldito sanguinario asesino que hacía no más de treinta segundos había acabado con la vida de otros dos sujetos.

Hiei escuchó algo romperse, como el cristal. Tenía la vista ida, los ojos fogueados y ligeramente vidriosos. Las lágrimas contenidas ya habían caído, pero ninguna más se apresuró a llenar los espacios que aquellas habían dejado.

¿Aquello que había roto? No, no era ningún juego de copas del bar ni nada que se le pareciese; se trataba de algo metafórico, algo de lo que no dio cuenta al momento hasta que revisó perdidamente el lugar y luego fijó la vista en su pecho:

Una parte de su alma, una parte de su corazón, se había borrado de un plumazo ante la cantidad de miseria humana percibida en tan corto tiempo.

Sus oídos escuchaban aún si su conciencia estaba ausente, por lo que la información que Ryu quería proporcionarle le estuvo disponible cuando finalmente volvió en sí.

“Basta.”

- …No Ryu, hay algo que todavía no has entendido: esto que estamos haciendo, lo que estoy por hacer, nunca se trató simplemente de la chica; no una vez que descubrimos este sumidero lleno de basura que ni siquiera puede considerarse a la misma altura que un animal.

Hiei se adelantaba a pasos lentos hacia la mierda que les había propuesto pelear, una mirada completamente glacial, ausente de toda emoción salvo una explosión de rabia contenida, de odio macerado lentamente con el correr del tiempo.

- Esto va más allá de cualquier otro propósito que te puedas imaginar. Aquí no hay lugar para otra cosa que no sea la mano ejecutora de la justicia… y yo pienso tomar ese papel.

Sin más dilación, sin otro segundo que perder para desatar el infierno y el caos, extendió el brazo a toda velocidad con la intención de tomar por la garganta al sujeto y estrujarla con todas sus fuerzas hasta aplastar todo su contenido.

Su intención no era dejarlo inconsciente como los matones del callejón: no, muy por el contrario, aquella escoria inhumana no tenía derecho a seguir existiendo.

Su intención era asesina.

- ¡Tú encárgate de Matsumoto, yo iré por el resto! - Le gritaría a Ryu para dejar bien en claro cómo habían cambiado las tornas de la situación. - ¡Y Ryu: no habrá sobrevivientes hoy! ¿¡Entendido!?

Era hora de la retribución.

FDI | +
Lamento la tardanza; no tengo excusa alguna salvo la falta de ganas de ponerme a escribir realmente. Perdón u.u

Técnicas utilizadas | +
- Rakanken: (Req. Taijutsu [Iniciado], Fuerza [Alto]) Un estilo de taijutsu que consiste en golpear al enemigo con impactos brutales al enemigo. Tiene seis variantes: Gangeki (Puñetazo), Tokken (Placaje de hombros), Shōshitsu (Rodillazo ascendente), Hoshō (Palmada), Shōgekishō (Palma ascendente) y Asshō (Palma descendente). Todas tienen el mismo efecto. En función de la diferencia de niveles entre el Taijutsu y la Fuerza del usuario con respecto a las del objetivo, la posible proyección de la víctima será mayor o menor.

- Yanagi no Mai: (Req. Dominio del Chakra [Iniciado], Dōhijutsu [Iniciado]) Es la primera de las cinco danzas usadas por los Kaguya. Usando su habilidad para manejar sus huesos el usuario hace que de distintas partes de su cuerpo salgan hasta seis estacas de hueso, las cuales salen de las rodillas, los codos o las palmas de las manos, que puede usar para combatir.

-------------------------------------------------------

Tanque de Chakra [Medio] = 8 huecos
1 x
Hiei, el monje huesudo
Imagen

"Before you walked this land... I RULED."

JimmyMcNulty
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 2738
Registrado: Mar May 24, 2016 5:39 pm
Ubicación: Una cabaña de madera
x 341
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #41 por JimmyMcNulty » Mié Jul 31, 2019 3:09 pm

No hubo piedad. Hiei fue más rápido y golpeó al tipo de la escopeta con el Rankanken, dirigiéndolo hacia la masa de gente y provocando que este disparara su escopeta por accidente. Su tiro voló la cabeza a alguien del público y los gritos y tumultos se comenzaron a expandir por la sala. Numerosos matones se agolparon contra el monje, que haciendo uso de la primera danza de los Kaguya, se deshizo de algunos, matándolos en el proceso. No había piedad hoy para ninguno. Como estaban justo cerca de la salida, la escalera que llevaba hacia arriba, había mucha gente asustada aún. Algunos intentaron huir, pero no lo consiguieron: se encontraron de lleno con las estacas de hueso de Hiei.

Es balance era descorazonador: 11 víctimas mortales (presumiblemente inocentes) a causa de la "locura" de Hiei, y una accidental, cometida por el tipo de la escopeta, que había caído de mala manera sobre el suelo y se mantenía inconsciente.

-¡Que alguien avise a Togebara-sama! -gritó un maleante-. ¡Matadlos antes de que consigan encontrarlo, salió hace un rato por la salida! ¡MATSUMOTOOOO! -terminó por exclamar con fuerza.

El tipo que había estado hacía poco en el ring destrozó los barrotes y la alambrada de este con rápidos movimientos de mano y se abalanzó sobre Ryu y Hiei. Era evidente que el tipo era rápido.

Lanzó dos palmadas: sentísteis que, de algún modo, estaba usando chakra elemental de viento muy poderoso. Su impacto os lanzó hacia las paredes, hasta que rebotásteis sobre ellas y caísteis hacia el suelo, casi sin respiración. Ese fue el momento que aprovecharon dos o tres sinvergüenzas del público para escapar; el resto, que aún serían entre 30 ó 40, tenían demasiado miedo para hacer nada.

-Estorban

Matsumoto hizo un movimiento ultrarápido con su mano y mató a la mitad de estos con tan solo un golpe, rajándolos, cercenándoles miembros, cortándoles la cabeza. Era descabellado... Hiei podía pensar que estaba en una especie de competición, a ver quién destrozaba a más escoria.

-Tú 10, yo 25...

En efecto, estaba en lo cierto.

Matsumoto se encontraba cerca de la entrada, mientras que Ryu y Hiei se encontraban justo en la parte más lejana. El resto de supervivientes, estaba claro, no supondrían ningún problema para nadie... ¿qué haríais ahora?
0 x

Sigma.
Senin
Senin
Avatar de Usuario


Mensajes: 3128
Registrado: Mar May 24, 2016 4:45 pm
x 347
Sexo: Masculino - Masculino

[Evento A/B] ¿Un día como cualquier otro?

Mensaje #42 por Sigma. » Mié Ago 21, 2019 8:44 pm

No supo decir qué se apoderó de él, siquiera si es que algo lo había hecho o simplemente era una excusa que su inconsciente había dado automáticamente para no enfrentar la realidad de sus hechos, pero sí sabía una cosa: era de sus primeras veces entrando en combate real, y ya había asesinado a once personas.

Aquello le causó aún más indignación, más rabia incontrolable que descargó en el sujeto de la escopeta, incrustándole aquella púa de hueso que salía de su palma directo en la garganta.

Doce.

Y no terminaba allí, no: uno de sus peores temores para la ocasión se hizo realidad, sabiendo quién era el sujeto que se habían cruzado anteriormente en la escalera.

”Maldito infeliz hijo de puta… era él, y lo dejamos escapar…”

No tuvo tiempo para reaccionar y salir tras él; una fuertísima ráfaga de viento salió de las manos del recién aparecido Matsumoto y los mandó volando hacia el otro lado de la habitación.

- *¡UGH!*

Luego del choque con la pared quedó adolorido. No había sido un golpe preciso, pero sí bien contundente, y lo suficientemente disperso entre su tórax y abdomen para que la sensación de molestia fuera generalizada al realizar cualquier movimiento.

Para colmo de males, el sujeto los tentaba: sus palabras fueron dirigidas específicamente hacia su persona antes de tomar las riendas de su matanza y multiplicar la cantidad de cadáveres por tres por su mano propia.

Era un maldito baño de sangre y vísceras, y aquél malnacido adefesio no tenía problemas en seguir perpetuándolo.

- Ryu… ahora es cuando cumples tu parte del trato y te encargas de arrancarle el rostro de la cabeza a este pedazo de mierda. Cuando los que quedan se den cuenta de lo que eres capaz, correrán despavoridos. Yo y mis estacas tenemos una cita con el tal Togebara mientras tanto…

No sabía qué podría traerse entre manos el Uchiha, pero aprovecharía cualquier distracción posible para escapar por algún hueco e ir en busca del líder de aquella organización.

Nunca más podría hacer lo que hizo allí: aprovecharse de los débiles o indefensos, llevarse lo poco que todavía tenían, degradarlos en su calidad humana…

No, no lo permitiría. No mientras viviera. Aquellas nuevas púas de hueso se encargarían de ello.

Luego habría tiempo para indagar sobre su naturaleza.

FDI | +
Todas las técnicas, salvo el Yanagi, en realidad son en condicional para cuanto mendrugo todavía se le ponga enfrente mientras intenta buscar a Togebara.

Técnicas utilizadas | +
- Rakanken: (Req. Taijutsu [Iniciado], Fuerza [Alto]) Un estilo de taijutsu que consiste en golpear al enemigo con impactos brutales al enemigo. Tiene seis variantes: Gangeki (Puñetazo), Tokken (Placaje de hombros), Shōshitsu (Rodillazo ascendente), Hoshō (Palmada), Shōgekishō (Palma ascendente) y Asshō (Palma descendente). Todas tienen el mismo efecto. En función de la diferencia de niveles entre el Taijutsu y la Fuerza del usuario con respecto a las del objetivo, la posible proyección de la víctima será mayor o menor.

- Yanagi no Mai: (Req. Dominio del Chakra [Iniciado], Dōhijutsu [Iniciado]) Es la primera de las cinco danzas usadas por los Kaguya. Usando su habilidad para manejar sus huesos el usuario hace que de distintas partes de su cuerpo salgan hasta seis estacas de hueso, las cuales salen de las rodillas, los codos o las palmas de las manos, que puede usar para combatir.

- Senpuu: (Req. Taijutsu [Medio], Fuerza [Medio], Velocidad [Iniciado]) Una técnica consistente en una poderosísima patada giratoria en el aire normalmente dirigida a la cara del enemigo para noquearlo, causándole daños inmensos. Evoluciona según las habilidades del usuario aumentan. Según el nivel de poder, la técnica cambia su nombre para destacar su potencia.

- Golpe Cercano: (Req. Monje, Taijutsu [Iniciado]) El usuario, sin moverse del lugar, puede lanzar un ataque a un rival muy próximo. Si es un golpe de puño, con la cabeza o la rodilla dependerá de las circunstancias, pero no será necesario moverse del sitio. Especialmente útil cuando se está rodeado, sorprendido, o restringido de alguna manera.
0 x
Hiei, el monje huesudo
Imagen

"Before you walked this land... I RULED."


Volver a “Aldea oculta del Acero”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados