ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

[+18] Landslide

Uno de los grandes continentes, encontrándose en South Blue y alojando principalmente a la fuerza militar conocida como "magos", siendo hogar de muchos de los más poderosos dragones.

Moderador: Masters AG

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14317
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1553
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Landslide

Mensaje #46 por Kahomi » Sab Jun 29, 2019 8:36 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 158) ║ ║

Una vez caí al suelo, no noté que Akuma llegara a querer realmente bajarse, lo cual no me causó ningún problema, solo me la afiancé bastante bien a mi cuerpo de la forma en la que la cargaba, pero su comentario hizo que llegara a reirme y la apretara algo más a mi cuerpo, además de dar un beso en su frente -- Tendremos todo el tiempo que podamos. -- Había llegado a aterrizar unos cientos de metros fuera para que no se asustaran, y considerando que llegué en persona y en medio de la noche tampoco es que esperara que me vieran llegar. A nuestro alrededor un enorme campo verde y vivo se llegaba a ver, con unos árboles por ahí y por allá formando unas cuantas hileras sin mucho sentido.

Mientras caminaba con ella en mis brazos cuanto tiempo quisiera, empecé a explicar que esta aldea la había encontrado a mis diecisiete años, poco menos de un año antes de que la encontrara ese día en las afueras del gremio. Esta aldea, tan lejos de la próxima civilización más cercana, estaba al lado de un río que siempre corría con agua pura y cristalina y se extendía por varios kilómetros hasta ir al golfo de Ishgar. La curiosidad de esta aldea, aparte de que estaba aislada del mundo exterior y por ello no tenían tanta tecnología, era por la filosofía en la que llegaban a vivir.

Mientras los edificios llegaban a aparecer en la lejanía con antorchas que iluminaban su alrededor, le expliqué más de esa filosofía de vida, de vivir una en la que no importaba realmente tú pasado, tú linaje o tú nombre, si no lo que pudieras hacer, como te llegabas a comportar ante los demás y las aportaciones que podías hacer a la sociedad. Sin contar que, como tal, todos ahí eran completamente pacificos, no les gustaban los problemas, y solo eran unos cuantos los que viajaban lejos para traer recursos que no pudieran tener en las estaciones de años en las que pudieran encontrarse.

Pero le expliqué las consecuencias de vivir en un lugar donde nada más importaba lo que hicieras, y fue que aquí nadie tenía un nombre real, todos recibían un nombre por su trabajo, por sus hechos en la aldea y lo que los llegó a identificar llegando cierta edad, siendo incluso normal referirse al "Quinto Hijo" y todos saber muy bien a quien referirse.

Pero antes de que pudiera explicarle cual sería mi nombre, ya habíamos llegado tan cerca de la aldea que me detuve, pues si mirabas hacia ella, notarías que había dos personas, hombre y mujer, acompañando a un viejo con un bastón que me miraba, los dos "guardias" con antorchas para alumbrar el paso, y cuando me vieron bien quien era, solamente me saludaron y me dejaron llegar a acercarme.

Fue mientras me preguntaban quien eras tú, que el nombre que me habían dado al final de mi estadía aquí salió de la boca de ese anciano, "Héroe", dijeron. Les expliqué que era una persona muy especial para mi, y que se comportaría bajo mi palabra a todas las costumbres de este lugar. El anciano te vio un poco antes de aceptar y decir que podíamos usar un hogar cerca del río y algo lejos del núcleo de la aldea, llamando por fin tú nuevo nombre en este lugar: Ashen One.

Dijeron igual que la cabaña tenía provisiones para unos días, aunque quería conocer más a la Ashen One, además de saber como había sido mi vida hasta ahora, por lo cual esperaban que bajara al comedor grupal mañana al atardecer para compartir historias entre todos, y agradeciendo su amabilidad, esperé que Akuma ya quisiera bajarse, pero viendo que estaba tan relajada en mis brazos, solo sonreí y ni siquiera dije nada, solo seguí mi camino.

Para cuando llegamos, el sonido del agua llegaría a oírse, para mi algo más cerca, pero para Akuma debería de escuchar algo más lejos y como una forma de eco, y la puerta solamente la tuve que abrir ligeramente con una mano mientras con la otra sostenía a Akuma, que aún si se quejaba de que se podía bajar para no molestar, la detuve con un beso, negando con la cabeza. Empuje la puerta con mi pie y terminé entrando, pasando el umbral de la casa, el lugar estaría algo oscuro, por obvias razones, pero no era algo que me impidiera a mi ver considerando mi visión actual, así que me encamine hasta la cama donde me quedaría parado a su lado y volvería a besar a Akuma, incluso acariciando su nariz con la mía levemente mientras reía -- Es lo más cercano que puedo darte una boda o luna de miel. -- Un beso en su frente sería suficiente para que empezara a depositar su cuerpo sobre la cama y solo mirar hacia los lados, mirando una vela cerca de la mesa de noche que encendí al crear fuego en mis dedos y tocar la mecha.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2807
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Landslide

Mensaje #47 por Momo » Sab Jun 29, 2019 11:40 pm

Imagen
Akuma Kyōryū [lvl 20]


-- Para mi es más que suficiente. --

Apenas pude decir aquello con suficiente energía, redirigiéndola toda en aquel momento a no echarme a llorar. Eran las únicas palabras que había sacado de mi pecho después de sentir cómo la gente de aquel pueblo se había acercado a nosotros y Rhaegar les explicaba, aquella recepción significando para mi un mundo.

Allí tumbada en una cama - mucho mejor, mucho más limpia sin duda - es que me quedé mirando el techo mientras Rhaegar parecía encender varias velas por aquí y por allá. Mi mente volvía sin poder evitarlo a la figura de la casa que había podido apreciar a duras penas gracias a algunas antorchas externas: no era demasiado grande y las paredes exteriores de lo que parecía un verde claro y blanco; el porche era sencillo, unas escaleras para subir a él y pronto la entrada había estado allí. En brazos de Rhaegar apenas podía apreciar bien la amplitud del lugar, tampoco la oscuridad ayudaba, pero lo que parecía el salón y la cocina eran espacios compartidos que conformaban la planta baja en su plenitud. Tras haber subido las escaleras y obviando la puerta por la que habíamos entrado es que me pareció ver tres puertas más en el pasillo antes de por fin entrar al cuarto en que nos encontrábamos. No sabía que más escondía la casa, pero mi curiosidad había quedado opacada por la sensación de no merecer todo aquello.

Aprovechando que Rhaegar estaba ocupado desapareciendo por una puerta - supuse que era un baño privado del cuarto -, llevé mis manos a mi rostro un segundo para serenarme y de ahí me incorporé en la cama para comenzar a retirar capas de ropa. Lo primero que se fueron, las botas, y de ahí retiré mis cinturones y el faldón para dejarlos en el suelo tras acomodar mi libro - mi más preciada posesión - en la mesilla de mi lado, el derecho. Me saqué la túnica, dejando mis gafas sobre el libro, y la doblé un poco para poder moverme hacia la silla y el pequeño escritorio y dejarla sobre esta primera. Sentir el suelo contra mis pies descalzos, fresco para variar, mandó una sensación placentera por mi cuerpo y para cuando Rhaegar volvió es que le miré cómo si hubiera sido la primera vez en todo el día que lo hacía.

Lo cotidiano de la situación me hacía ver las cosas con una nueva luz.

Ni siquiera sentí la necesidad de decir algo, solamente tomé una gran respiración para luego sonreír y cerrar la distancia entre nosotros una vez más. Solo me tuve que inclinar un poco para unir nuestros labios una vez más, esta vez con un cariño y un amor infinito que solo hacía que mi pecho se hinchara con ello. -- Este sitio...es simplemente perfecto. Más de lo que podría haber pedido. -- y así era como lo sentía, que estaba pidiendo demasiado con todo, pero me estaba dejando hacer con un gusto que hacía un tiempo no sentía. Eché mis brazos alrededor de su cuello para abrazarlo mejor y apoyé en su hombro mi frente para que no viera que tenía los ojos llenos de lágrimas. -- ¿Cómo sigues impresionándome a cada segundo que pasa? -- pregunté en un intento de risa, queriendo aclarar mi cabeza así de alguna forma.

Este lugar era cómo si estuviera hecho para escondernos de cómo nos veían, un lugar dónde poder ser nosotros mismos sin ninguna atadura, sin ninguna mirada que no fuera solo la nuestra. Incluso cómo aquel anciano me había llamado, Ashen One, se sentía dulce en mi lengua y en mis pensamientos.

-- Sé que he dicho que tenía hambre, -- comencé a decir, no queriendo verle aún a los ojos. Por mucho que mi cuerpo me decía que esto era una realidad, un trozo de mi alma estaba por jurar que era un sueño. -- Pero...me gustaría que nos quedásemos unos segundos más aquí. -- dicho eso fue que me sentí tragar para bajar el pequeño nudo de mi garganta. -- Necesito mantenerte en mis brazos un poco más. -- y con eso dicho es que me afiancé mejor en la posición, escondiendo ahora mi rostro en su cuello como podía y tomando una de sus manos con la mía, entrelazando nuestros dedos y dando un breve beso allí antes de llevarlas unidas a su pecho. -- Necesito saber que no te vas a ir, que cuando abra los ojos mañana por la mañana estarás ahí. -- sentí como mi voz se volvía muy pequeña, cómo si no fuera mía, si no de alguien por completo diferente.



Mi cuerpo comenzó a dar un pequeño balanceo, al inicio parecería que solo intentaba hacer que el abrazo era más fuerte pero al cabo de los segundos es que lo que salió de mi le dio una nueva pista. Un murmullo, un breve tarareo que adquirió algo más de fuerza según el suave balanceo continuaba. Siempre había adorado la música, incluso había conseguido enlazarlo con mi magia llegado a un punto, pero lo que más adoraba en el mundo era lo que me hacía sentir el poder tararearla o incluso cantar llegado el caso. Sabía perfectamente que no era la mejor, pero aún con eso lo hacía porque disfrutaba.

Y aún más cuando compartía ese pequeño secreto con una de las personas más importantes para mi.

-- Rhaegar, no sabes lo feliz que me estás haciendo con el simple hecho de estar aquí conmigo. --
1 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14317
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1553
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Landslide

Mensaje #48 por Kahomi » Dom Jun 30, 2019 12:09 am

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 158) ║ ║

Habiendo encendido todas las velas necesarias para poder llegar a movernos por ahí sin que Akuma se diera contra algo, me fije igual si había algo de comer, y la mayoría eran cosas que no se echarían a perder con el tiempo, por lo que si no fuera porque la casa parecía bastante limpia, diría que realmente estaba sin usar desde hace mucho tiempo.

Volviendo, me quedé viendo que Akuma ya se había puesto cómoda, por lo que sonreí mientras me acercaba para ir y decirle que se podía comer algo mientras tanto, más sin embargo llegó a darme un beso que me calló, y la sonrisa que se creó al ver que le gustaba este lugar fue suficiente -- Siempre tuvo su encanto en mi. Sobretodo cuando no sabía quien era. -- No le iba a decir, ahora al menos, la historia de mi vida, tal vez en lo que nos encontrábamos aquí, sobre mi historia en esta aldea.

Con sus brazos rodeando mi cuello y su frente apoyada en mi hombro, pensé solo estaría descansando si no fuera porque, aunque lo que dijo me dio gusto infinito, sentí bastante bien ese tono de voz de alguien que estaba a punto de llorar, por lo que me llegué a ir a asustar algo, sin mucha confianza realmente de que esto realmente fuera cierto o funcionara.

Antes de decir algo, volvió a hablar, diciendo que si bien tenía hambre, comentó algo que hizo que mis defensas cayeran junto con mis músculos, queriendo hablar, pero dejando a ella primero hablar hasta que terminó de decirme que quería mantenerse en mis brazos, momento en que la abracé más a mi, compartiendo nuestro calor -- Me quedaré más que unos cuantos segundos, sobretodo si puedo estar en tus brazos. -- Bajé levemente mi cabeza para besar su cabello y una mano se fue a este, acariciando su cabeza en pequeños movimientos, pues la otra fue tomada por ella y recibido un beso que mis labios desearon tener -- Yo... -- Medité bastante bien, quería quedarme, ¿debía?, tenía un trabajo importante, pero precisamente lo tomé para proteger a las personas como ella, a ella misma, ¿realmente valdría todo si olvidaba porque lo hice?.

-- Me quedaré contigo, hoy, mañana y pasado. Dos semanas, solos en este lugar, ¿te gustaría?. --

...

Poco a poco su cuerpo empezó a moverse, me quedé algo sin saber que hacer, más sin embargo cuando escuché su voz en forma de un tarareo con ritmo, supe que quería hacer, y solamente acepté, sonriendo y moviendo mi cuerpo levemente junto al de ella, con movimientos suaves y que le hacían de sombra a los suyos -- Y tú no sabes que tanto me alegra saber que puedo lograr hacer eso... Amor. -- No supe como llegué lograr a dar ese último paso que hice, pero quería decirlo, quería prácticamente poder integrar a un vocabulario normal una forma simple de decir "te amo", y esa era la más directa. Mientras seguía moviendo mi cuerpo y escuchando la melodía, fue que susurré a su oído algo que deseaba desde que la escuché ese día, aún si fuera por Chrom.

-- Canta. --
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2807
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Landslide

Mensaje #49 por Momo » Dom Jun 30, 2019 12:57 am

Imagen
Akuma Kyōryū [lvl 20]


Y vaya que lo hice.

Mi voz salió de forma leve al inicio, retomando el ritmo que tarareaba, cantando la pequeña canción que hacía tanto me sabía. El poder hacer aquello por él significaba un gran paso, igual que lo habían significado sus pequeñas palabras de cariño y de ahí aquella promesa de que no se iría por todo ese tiempo. ¿Que si me aterraba el interrumpir su vida así? Lo hacía, sin duda alguna, pero si él mismo me daba la oportunidad de estar ese tiempo pudiendo demostrar todas estas nuevas cosas que estaban resurgiendo en mi pecho...lo iba a tomar sin ninguna duda. La canción siguió saliendo sin ningún impedimento, siendo libre de mi pecho para poder regalarsela a él, y de esa canción pasé a una más por el simple placer de seguir en sus brazos. Meciéndonos al suave ritmo, solo disfrutando de aquel instante entre nosotros y con el calor que él desprendía haciendo que olvidara que hace no menos de una hora había estado prácticamente en mitad de cielo abierto.

Aunque cuando terminé de cantar aquella segunda canción es que mis labios buscaron los suyos una vez más, sellando la promesa de que ese tiempo se quedaría conmigo y que nada más importaría. -- Espero que estés preparado entonces, -- comenté mientras me separaba de sus labios y ponía ambas manos a los lados de su rostro. -- Por que te prometo que van a ser las mejores. -- y le sonreí con todo lo que pude en aquel momento, sintiendo de nuevo aquella sensación de que todo iba a estar bien siempre que me mantuviera a su lado. De hecho, no me importaba exactamente lo que hiciéramos por todo ese tiempo, mientras estuviera con él era lo que más me importaba.

No me separé de Rhaegar del todo, dando un último beso en nuestras manos entrelazadas antes de tomarle la otra y girar su cuerpo despacio, tironeando lo justo para que me pudiera seguir fuera del cuarto. Manteniendo nuestras manos unidas es que hice que me siguiera al piso inferior de nuevo, ahora mejor iluminado gracias a su esfuerzo y ahí es que pude apreciar el lugar mejor. Había un sillón y un par de estanterías en lo que era la parte del salón, incluso una mesa redonda con unas cuantas sillas cerca de la cocina para poder comer con calma allí. Quedándome quieta fue que sentí como el quedaba detrás de mi y aproveché a llevar nuestras manos unidas a mi abdomen para poder quedar juntos. Me quedé un segundo pensativa antes de girarme de forma breve a para poder preguntarle. -- Nunca cociné algo para ti, ¿verdad? --

...

Cuando por fin conseguí llevar acabo mi plan, que consistía en ambos sentados a la mesa con sendos platos de comida frente a nosotros, es que de verdad me sentí completa. Tenía mi tiempo sin cocinar, habiendo relegado esa parte a Jihyun en el último tiempo, pero aún con ese tiempo mi repertorio de platillos seguía intacto. No eran grandes mis conocimientos, pero las cosas que sabía hacer eran suficientes y con todo el buen sabor que podía llegar a conseguir tras años de práctica. No queriendo separarme mucho de Rhaegar aún en esos momentos, moví mi silla para que ambos quedáramos uno junto al otro, y le sonreí algo grande para alentarle a que tomara él la primera probada a ver que le parecía.

De ahí ya casi me fue imposible de resistirme más y también empecé a comer, cerrando mis ojos algo cansada pero tomando la comida con unas ganas que no me las creía yo misma. Había sacado algo de zumo y agua, para poder beber algo, por lo que pronto me encontré también dejando salir un pequeño sonido de alivio cuando el tono dulce del zumo me llenó.

Tras unos momentos de estar en un silencio cómodo en lo que conseguía controlar un poco más el hambre que cargaba, es que hablé de nuevo. -- Me siento algo nerviosa por la invitación que nos hicieron para mañana, -- comenté en lo que ponía un mechón de mi pelo tras mi oreja para que no me molestara al comer. -- Hace demasiado tiempo que no estoy entre tanta gente, -- reí un poco por eso, pues aunque era verdad, en su día me había distinguido en no tener demasiado problema en poder hablar con la gente aquí o allá. Aunque mi nuevo estilo de vida había cambiado eso y solo pensar que tendría que estar entre un montón de gente desconocida no es cómo si fuera mi gran placer.

-- ¿Deberíamos llevar algo? No sé, -- sentía que aquel sitio era importante para él y quería hacerlo bien, quería que él estuviera tan feliz cómo me lo estaba haciendo sentir a mi. -- ¿Qué te parece cariño? -- la pequeña dulzura salió de mis labios de forma natural, sintiendo como un pequeño peso se iba de esa forma. Si bien adoraba su nombre, era mucho más dada a esas pequeñas palabras al final del día. Mucho más común y desenfadado que decir su nombre completo, puesto que para mi eso significaba que lo que venía antes o después de ello tenía una importancia demasiado alta.
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14317
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1553
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Landslide

Mensaje #50 por Kahomi » Dom Jun 30, 2019 1:38 am

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 158) ║ ║

Verla cocinar fue como ver una obra de arte, tal vez no iba a ser la mejor chef, tal vez no iba a crear los platillos que iban a revolucionar el mundo culinario, pero nunca me importó eso, lo que me importaba ahora mismo es que ella llegara a querer cocinar algo para mi, para los dos, así que solo me quedé sonriendo mientras esperaba que llegara a preparar algo que, a estas alturas, bien podría ser solo dos quesos pegados a si mismo y lo iba a considerar un manjar.

Empezar a comer lo que ella había hecho para mi hizo que al primer momento del bocado me doliera la boca, no porque fuera algo feo o similar, si no porque la saliva llegó a salir de golpe que causaba ese efecto molesto en mi boca, pero que aguante antes de ir y darle un beso en la mejilla, diciendo que me gustó bastante.

Mientras comía llegó a hablar sobre la invitación de mañana, lo cual me hizo reír al pensar que estaba exagerando, aún si era una razón importante para ella y que significaba algo para mi -- No te preocupes. Son personas demasiado pacientes y pacificas, con que hagas algo, lo que sea, serán felices. -- Di otro bocado a la comida mientras ya sentía algo de cansancio, sobretodo por estar de noche, estos últimos meses había preferido estar lo más cerca del sol que pudiera -- ¿Hmm?. -- Me quedé pensando en lo de llevar algo y solo negué con la cabeza -- Es tú primer día, y llegamos en medio de la madrugada. Con que lleguemos puntuales. -- No había más que esperar de lo que llegaran a decir o esperar, al final del día habían querido saber que había hecho con mi vida, y quien era la mujer que me acompañaba a aquél lugar que no recibía muchas personas.

Terminé de comer, y me fui a beber una buena cantidad de jugo antes de abrir la boca y liberar un sonido de satisfacción, tal vez no estaba cansado por la falta de sol, tal vez estaba cansado por sentirme tan en calma con ella a mi lado -- Mañana solo podemos ir y hacerte conocer. Y seguro te contarán mi historia. -- Además de unas cuantas más de las personas de aquél lugar, así era esto al final del día -- De ahí podremos elegir que hacer para apoyar a la aldea. ¿No quieres ir a pescar un poco?. -- Mientras estuve aquí preferí hacer trabajos manuales de peso, talar árboles, cargar troncos, cargar cosas, cualquier forma de mejorar mi fuerza era lo preferido para mi, mientras que la pesca era algo muy pacifico para el Rhaegar de ese tiempo -- Así podemos estar algo solos y disfrutar de lo más cercano a la playa que tendremos. -- Reí a la idea de utilizar el río como una playa, tal vez no iba a ver tanto sol, no iba a haber arena, pero habría agua y yo prefería sentir el fresco pasto alrededor del cauce que la arena molesta que se te pegaba por todos lados.

Esperando a que ella terminara, me levantaría para llevar todas las cosas a la cocina mientras tanto, aunque estaba a punto de dejarlos ahí sin más, me detuve un momento y volteé a ver a Akuma, su obsesión por la limpieza tal vez iba a hacer que aunque le dijera que no, lo hiciera, por lo que me puse a lavar los platos mientras la dejaba descansar a ella -- Tenemos dos semanas para recuperar el tiempo perdido. -- Mientras liberaba mi magia para que el agua no saliera tan fría y me molestara, me puse a pensar que tantas cosas podría hacer con ella -- Creo que yo conozco mucho de tú historia. -- Seguramente no toda, pero si una de las que más llegaron a afectar su realidad en forma de los Altair -- Así que te contaré la mía, pero mañana. Ahora hay que descansar.. -- Cerré la llave de agua y me sacudí las manos un poco antes de moverme hacia ella, sacando la capa que traía en mi espalda y tirando esta sobre una silla antes de extender mi mano para tomar la suya y ayudarla a levantarla.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2807
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Landslide

Mensaje #51 por Momo » Dom Jun 30, 2019 3:19 am

Imagen
Akuma Kyōryū [lvl 20]


Apenas pude cruzarme de piernas y apoyar mi rostro en mis brazos sobre el respaldo, observándole hacer aquella tarea tan común cómo si le estuviera viendo trabajar en la más ardua tarea. Quizás era porque me sentía adormilada ahora que tenía el estómago lleno, pero me sentía a gusto nada más viéndole y escuchándole decirme cosas. La idea de pescar me había parecido perfecta, por lo que había asentido ante eso casi de inmediato cuando lo había sugerido y de ahí es que se me ocurrió algo más que podríamos hacer ya que íbamos a estar fuera en el campo.

Aunque cuando dijo sobre que me contaría su historia, me espabilé un poco más, frotándome los ojos con ya demasiado cansancio acumulado y solamente estando de acuerdo con ello. -- Adoraré cada segundo que pueda escucharte. -- conseguí responder con la voz algo tomada por el sueño, una sonrisa tranquila apareciendo en mi rostro cuando le di la mano y él me ayudó a levantarme de la silla para ir ambos hacia el cuarto que habíamos dejado un rato atrás. Cuando soltó mi mano para poder entrar al baño el primero, es que de la misma forma calmada deshice la lazada de mis pantalones para que estos cayeran al suelo y quedarme solo con la camiseta de tirantes y la ropa interior, pues si debía aguantar un par de días con la misma ropa que al menos pudiera usarla tranquilamente. Frotando mis ojos despacio es que me senté en el borde de la cama esperando para poder entrar al baño y tener un momento más privado conmigo misma. Cerré mis ojos y no sé si llegué a quedarme dormida de verdad o que por unos segundos apenas me moví en el tiempo, porque para cuando los abrí Rhaegar estaba frente a mi de nuevo, tomándome del rostro y preguntándome si estaba bien. -- De maravilla, cielo, solo necesito lavarme los dientes, -- comenté dándole un beso algo más descuidado al sentir mi cerebro como gelatina en aquel momento.

Para cuando estuve detrás de la puerta del baño, mi espalda apoyada en esta, es que di un rápido vistazo a mi reflejo en el espejo sobre el lavabo. Hasta yo era capaz de notar la mejoría en mi rostro, que aun con sueño podía determinar ese especie de 'resplandor' que el estar feliz te dejaba. Por varios meses me había costado la vida hacer algo tan simple como era hacer eso, así que ver el cambio fue otro peso que se me iba del pecho de a poco, como si de miel cayendo de una cuchara se tratara.

Salí del baño pasando mi mano un poco sobre mis mejillas para secarme algo de agua que me había llegado a salpicar y verle esperando ya allí metido en la cama...fue un sentimiento extraño que nació desde las partes que aún seguían enraizadas en mi pecho. No le tomé importancia y lo único que hice fue subirme desde los pies de la cama, gateando hasta reclamar mi lugar bajo las sábanas. No busqué acurrucarme contra él, aún queriendo ver cual era mi lugar en todo aquello y solo alargué la mano para acariciar su mejilla y darle un último beso en los labios, disfrutando del contacto en lo que llevaba su mano a ponerla bajo mi mejilla. -- Por el primer día del resto de nuestras vidas, ¿verdad? -- conseguí murmurar apenas, ya dejándome llevar por todo ese alivio que necesitaba y que había recibido del hombre frente a mi. Intentaría quedarme suficiente para obtener una pequeña respuesta, pero apenas conseguí responder con un breve 'te amo' antes de que mi mente desconectara por completo.

...

Despertar por algo que no fuera una pesadilla se sintió como estar en el mismísimo Cielo.

Y fue más porque algo debajo de mi se movió, más porque la luz de la mañana me molestara. Traté de enfocar mis ojos un poco y me encontré con Rhaegar a poco centímetros de mi cara, mirándome con cara de haber cometido el peor de los errores. Por el hecho de que parecía querer levantarse un momento, pero no tenía claro cómo sin despertarme. Durante la noche, al parecer, mi cuerpo había quedado acurrucado contra el suyo de manera inconsciente, atrapando su brazo bajo mi peso mientras que mi rostro había quedado contra su pecho. Por el 'ultraje' recibí un pequeño ataque de besos por todo el rostro al que no pude más que sucumbir, aún intentando mantenerme a flote en la piscina de sueño que me invadía, con el mayor de los gustos hasta que un suave 'hmm' contento resonó en mi pecho al sentir finalmente sus labios sobre los míos.

Por lo que pude entender en lo que finalmente le dejaba liberarse de mi y las sábanas, era mejor ir algo temprano al río para aprovechar el día por lo que después de unos minutos en los que él rebuscaba en el armario que había allí es que le observé cambiarse de ropa para quedar con una vestimenta más sencilla, apenas una camisa y unos pantalones que desviaban de su estética habitual. Bostezando un poco, conseguí levantarme de la cama yo también y pronto tuve en mis manos una camisa parecida a la que él traía junto a un vestido sencillo. Sonreí leve ante el tacto de esa última tela, parecido a lo que solía llevar en mis días de gremio, y lo pasé por mi cabeza tan rápido cómo podía.

-- Deberíamos llevar algo para hacer un pequeño picnic, -- propuse minutos después, cuando ya bajábamos medio arreglados a tomar algo de desayuno. Rhaegar puso cara pensativa por unos segundos, una cara que se tornó algo traviesa y de ahí me hizo soltar una risa porque sentía en lo más profundo de mi cerebro que el pensamiento que cruzaba su cabeza pasó fugaz por la mía. -- Con comida de verdad. --

Y con eso y mientras desayunábamos es que fuimos preparando las cosas en una calma de mañana ajena a todo lo demás. Una vez eso estuvo listo es que Rhaegar desapareció por la puerta de atrás de la cocina y yo me quedé recogiendo un poco los trastos, solo para volver minutos después con lo que necesitaríamos para la pesca convencional aunque le comenté medio en broma medio en verdad que seguramente él no necesitaba más que sus propias manos para sacar todos los peces posibles. Él negó con la cabeza y solo me apremió un poco para que entre ambos tomáramos los cosas y poder salir de la casa, la cual pude observar algo mejor ahora que la luz la bañaba y la volvía más perfecta de lo que para mi corazón ya era. Me pregunté si se le ocurriría ir hasta el lugar con alguna proeza como la de la madrugada, pero agradecí que lo hiciéramos caminando al menos por un buen tramo en el que disfrutamos la compañía el uno del otro entre pequeños comentarios, silencios y quizás algún beso contra el árbol más cercano de turno. Era divertido el poder estar así con él, refrescante, revitalizante; y estaba bebiendo de todo ello a grandes tragos sin importar ahogarme con ello.

Al llegar al río fue que nos acomodamos lo más cerca de la orilla que pudimos, bajo la sombra de un gran árbol que nos serviría por todo el rato que estuviéramos allí de gran ayuda. Lo cotidiano de la situación, el aire calmado que podía respirar, hizo que el tiempo pasara volando entre una cosa y otra. Era divertido verle con los pantalones arremangados y las mangas igual, intentando sacar tantos peces como pudiera de forma natural y de forma convencional. Llegado a un punto intentó enseñarme de hecho, aunque fue tan bien como esperaba: la idea de tirar un pequeño rayo de luz formándose en mi cabeza y él, cómo si lo escuchara ir resonando en las paredes de mi cabeza, callándolo con un beso y un 'tu y tus treinta formas de explotar el río' antes de seguir con los intentos de enseñarme aquello sin magia. Las risas según pasó el tiempo estuvieron aseguradas y tras que comimos es que tuvimos un rato de solo estar recostados en la hierba a la sombra, descansando y compartiendo más de un beso - de más de una intensidad - allí en nuestro pequeño lugar secreto. Era bueno, era increíble, y yo solo podía sonreír cómo si sintiera el sol fluyendo por mis venas en vez de sangre.

Eventualmente tuvimos que volver, no solo por los peces si no también por la promesa de pasarnos por el festín de la tarde, así que recogimos lo que habíamos llevado y pusimos rumbo de vuelta sin mucha más pena. Aunque en el camino de vuelta, tomamos otra ruta diferente que nos llevó por un gran campo de plantas lo suficientemente altas como para casi llegarnos a ambos a los hombros. Mi cabeza se quedó en blanco unos segundos mientras caminábamos, en aquellos momentos de la mano, y cuando Rhaegar sintió que yo me iba deteniendo es que giró su vista hacia mi sin hacer una pregunta clara. Le devolví la mirada, de nuevo viéndole con esos nuevos ojos que me había dado la situación, y le sonreí con una pequeña fracción de todo lo que sentía en mi interior. Fue entonces que me puse mejor junto a él y le robé un nuevo beso, uno que buscaba transmitir toda esa paz que él me hacía llegar y que quería devolverle de alguna forma. Y con ello unas pequeñas palabras que habían estado rondando en mi cabeza por todo el rato que habíamos pasado juntos aquella mañana.

-- El Cielo es un lugar en la Tierra, y creo que lo he encontrado. --
1 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14317
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1553
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Landslide

Mensaje #52 por Kahomi » Dom Jun 30, 2019 4:48 am

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 158) ║ ║

Cuando se metió a la cama conmigo, solo me quedé viendo su rostro, esperando que se acercara, que me abrazara y después de tanto tiempo durmiendo separados, ahora fuera juntos aún si fuera en la misma cama, algo que por si mismo no significaba tanto si consideraba las cosas. Pero no lo hizo, solo se quedó en su lado y me acarició con su mano, con un regalo en forma de sus labios sobre los míos como despedida, pero su pregunta me hizo no sentirme tan mal por que no viniera conmigo de inmediato, relajé el rostro y solo suspiré derrotado -- Por el primer día del resto de nuestras vidas. -- Solo terminé escuchando aquellas dos palabras en lo que sus ojos caían y su respiración se volvía lenta, su corazón palpitaba más despacio, y aunque solamente quería dormir, estar ahí y verla me dejaba suficiente misión para tardar media hora más, media hora que solo pasé acariciando su cabello y su rostro, antes de besar su frente y ponerme boca arriba para cerrar mis ojos.

...

Después de aquella mañana y parte de la tarde en la que no estaba volando sobre Rhaegar, no estaba caminando, corriendo o dando saltos para viajar por los caminos de Ishgar, volando por el cielo por mi mismo, o en el vacío del espacio para mantener vigilado de lo peor a todo mi hogar, todo se sentía realmente extraño. Estuve haciendo cosas tan simples y tan cotidianas que, combinado a que no traía mi ropa, a que no traía mi capa, y había separado mi cuerpo de Lightbringer dejando esta en casa, realmente me sentía de una forma completamente diferente, un diferente yo que había recorrido estos mismos pasos cuando era más joven, aunque con menos convicción, y mucho menos con alguien como ella a mi lado.

De vuelta, y caminando por esa zona de hierba alta, con algo de mi mente intentando ver que no fueramos a pisar nada malo, como una serpiente, me quedé algo sorprendido cuando empecé a sentir que Akuma se quedaba atrás, me alarmé un segundo y volteé a ver que pasaba, pero lo que me dio la cara fue una sonrisa que parecía liberar una luz más fuerte que la que ella podía hacer con su magia, sin contar que aquél beso que hizo cerrar mis ojos me llegó a relajar tanto que cuando se separó de mi un poco de mi aliento se fue con ella, grabando en mi mente la frase que me dijo -- Y si lo perdemos de vista, lo volveremos a hacer con nuestras manos, juntos. -- No pude resistirme y me acerqué de nuevo a su rostro para darle un beso corto, pero mis brazos rodearon su figura y la abrazaron, la abrazaron y no me separé por varios segundos hasta que sentí que ya podía vivir sin ella en esa forma por unas horas más.

...

Entramos directamente a la aldea, muchas de las personas estaban viajando por el lugar, trayendo y llevando cosas, con algunos niños solamente jugando y corriendo por todos lados sin ningún problema en el mundo, algunos llegaron a mirarnos, teniendo una gran cantidad de reacciones, unos me lograron reconocer y me saludaron de nuevo con aquél nombre de Héroe, otros no lo hicieron pero terminaron por saludarnos con cordialidad y darnos la bienvenida a la aldea, pocos solamente se nos quedaron viendo antes de inclinar levemente la cabeza con respeto y seguir con lo suyo, pero de todas las reacciones, ninguna fue maligna, ninguna llegaba a parecer decir que no nos querían aquí, que te temían o que te rechazaban, de una u otra forma, lo más mínimo que terminaros por recibir fue el respeto de las personas.

Nos fuimos acercando cada vez más a un edificio gigantesco, no e altura, si no por el área que cubría, una choza de madera con varias entradas, varias ventanas y un techo de palapa para que el sol no diera con tanta fuerza y el lugar fuera más fresco. En lo que entrabamos, le explique a Akuma que había ciertas horas para comer de cada cierta parte de la población, pues ellos preferían ir a comer todos juntos todos los días, intercambiar historias de lo que hicieron y vieron, charlar para limpiar cualquier malentendido que se pudiera hacer, y entablar lazos más fuertes entre la aldea que, realmente, tendría menos de mil personas en total en este momento.

Cruzando la entrada, grandes mesas de madera se terminaban por ver, alargadas e infinitas hasta llegar de un lado a otro, con pequeñas separaciones para que pudieran pasar las personas cada cierta cantidad de metros, con bancos unidos que no dejaban nada de separación por completo. En el fondo era donde estaban las cocinas, a la vista, para que la gente pudiera hablar con aquellos que trabajan en crear la comida, casi toda era bastante rústica, todas en grandes platos con porciones muy generosas, con gente yendo y viniendo dejando grandes jarras de jugo natural fresco cada ciertos espacios de las mesas, las cuales algunas ya estaban llenas, otras vacías, otras con la gente apenas empezando a entrar.

Tomando con fuerza de la mano a Akuma para que no llegara a temer de que algo pudiera salir mal, solamente paseé mi vista hasta encontrar a un hombre que estaba viendo una mesa con un montón de productos naturales, donde fuimos a dejar algo de la pesca a la que tanto tiempo le dedicamos... cuando no estábamos solo acostados, o "luchando" entre nosotros. Agradeciendo por los peces, los dejó en un lugar y siguió viendo que se necesitaba y que podía irse a guardar o repartir por los que lo necesitaran.

En lo que dábamos vuelta para saber donde sentarnos, aquél viejo que nos recibió anoche llegó, con su bastón en su mano para ir y sostenerse, nos saludo a ambos, agradecido por la comida aún si no lo necesitábamos hacer por hoy, pues este día sería para que se celebrara que el Héroe volvió una vez más a aquella aldea. Respondiendo al simple nombre de "Anciano Líder", seguido de aquél número que decía cuantos hubo antes de él, nos llevo a una mesa, no una central, no una cerca de algún lado, porque aquí al estar tan iguales todo, no había eso, solo nos llevo a un lugar donde sentarnos, dejando que tomara un puesto al lado tuyo, y él llegó a sentarse a mi otro lado.

Empezó a decirme que, después de que me fuera, la aldea volvió a la normalidad, no hubo más contacto con gente extranjera de esa forma, y si bien algunas veces los necesitados, los perdidos y los olvidados llegaban a este lugar, algunos se quedaban, otros se iban y pocos terminaban por encontrarse a si mismos para renovar sus vidas.

Poco a poco el lugar empezó a llenarse casi en su totalidad, y con ello empezaron a repartir platos de comida, dejándome tiempo para alcanzar la jarra de jugo y llenar nuestros vasos, uno para mi, otro para Akuma y uno para el Anciano. Poco a poco los platos de la gente empezaron a llenarse, al lado de Akuma se había sentado una joven morena que solo le sonrió y saludo, diciendo que su nombre era Flor del Alba, o Alba en corto si quería. Poco a poco más personas se fueron reuniendo, presentándose aquellos que se quedaron cerca de nosotros y que hablaban alrededor nuestro, uno de los que más llegaron a sacar una reacción de mi, como llegaste a ver, fue un hombre ya algo avanzado de edad, con un cuerpo bastante desarrollado, aunque algo sucio en sus manos y su rostro, heridas y hasta quemaduras, y se presentó como el Herrero.

Lo salude con mucha energía, agradeciendo de ver que estaba bien, pero antes de que pudiera hacer algo más que presentar a Akuma ante ese hombre, el Anciano se paró y aplaudió un poco para que le prestaran atención, que más allá de unos niños que fueron difíciles de controlar, todos lo hicieron, incluso los que estaban en la cocina.



Empezó a hablar, anunciando a aquellas personas que había vuelto, casi dos tercios terminaron por aplaudir levemente, el otro solo se quedó callado respetuosamente, y no tuve que decir mucho cuando él empezó a relatar la razón por la cual habían hecho esta tan pequeña celebración, y porque el aplauso.

Me habían conocido, todavía un joven, que terminó perdido en los campos verdes de aquél lugar, llegando a aquella aldea había pedido si le podían otorgar un poco de comida y bebida, además de pagar si necesitaba para pasar la noche. Por un momento, tal vez hubiera sido negado considerando las cosas que habían empezado, pero, relató, el hecho de ver en Rhaegar un niño herido, sin alguna luz en sus ojos y con tan poca energía que parecía estar a punto de caerse y desfallecer por el peso de su alma, en vez de falta de energía, causó que lo llegaran a aceptar.

Aunque al inicio pareció resultar algo problemático porque no terminaba por entender muy bien las costumbres de la aldea, además de no querer soltar el nombre de Rhaegar, se fue acostumbrando, y fue ayudando. Construcción de cosas simples como la madera, el trabajo de campo, cargar las mercancías, entre otras tareas manuales hicieron que poco a poco se fuera uniendo a todo, pero de una forma que empezaba a ser peligrosa, en vez de tomar la calma de aquél lugar, poco a poco la gente iba notando que Rhaegar se iba perdiendo en si mismo, como si olvidara quien era.

Se detuvo un segundo, y se retracto: no como si olvidara quien era, si no que aceptara que no era nadie.

Pero algo empezó a despertar en él cuando entró en el templo sagrado y aprendió más de él. En se momento, solamente miré a Akuma un segundo, le apreté la mano, que la había tomado cuando empezó a relatar todo esto, y le dije con mis ojos que luego le explicaría sobre que se refería, pues seguramente era la única que no tenía idea de que templo estaba hablando, y el Ancianos siguió con su relato.

Con algo más de luz en sus ojos, el Extraño, como se me había puesto de forma principal cuando llegó, terminó por irse, aunque juró volvería después de verificar la salud de sus tres amigos. Y cuando él se marchó, la Oscuridad había llegado, utilizando su Sombra y con ello llegó a cubrir toda una aldea que, aunque sufrió, aceptó su destino y solamente morirían al no dar las exigencias de esa Oscuridad, pero para una suerte que aún no sabían, el Extraño volvió, y aquél fuego en su pecho volvió a salir, exigiendo que toda la aldea se defendiera, pero ese no era el camino. El Extraño viajó hacia el Herrero, exigiendo un arma, más sin embargo llegó a negarse al ir en contra de sus principios y su trabajo; no crearía un arma para matar a las personas, y para la sorpresa de todos, eso no lo detuvo y el Extraño termino por irse, más diciendo que volvería para ayudarlos.

Habían aceptado que tal vez era mentira, y era lo mejor para que el Extraño no muriera, pero cuando fueron visitados por la Oscuridad una vez más, se negaron y cuando estaba por empezar a matar gente y capturarla, el Extraño llegó, liberando fuego tan fuerte como el sol contra la Oscuridad y sus Sombras. Aunque luchó con valor, era obvio que el Extraño todavía no sabía quien era, y no sabía que era realmente lo que tenía que hacer hasta que el Herrero llegó.

Ahí fue que el Herrero interrumpió, alzando la voz, pero sin levantarse, dejando al Anciano mantener esa posición. Le dijo que la razón por la cual terminó por aceptar hacer su arma, fue porque si era cierto lo que decía, esa arma no iba a ser usada para llegar a matar al inocente, no iba a ser usada para debilitar a la Luz o apagarla, si no para enfrentar a la Oscuridad, proteger a los demás de la misma forma que una casa protegía a sus habitantes, sin contar que el molde lo creó en torno a la escultura que tanto le gustaba ver a Rhaegar.

El anciano prosiguió la historia, en la que aunque parecía que había logrado encontrar más de si mismo, cuando se enfrentó a la Oscuridad esta presentó ser demasiado para Rhaegar, y no solo lo tumbó, si no que destruyó su espada por completo. Tres habían ido a ayudarle, el Herrero, la Doncella de Fuego, antes conocida como la Hija Menor, y el Explorador, intentando ver si estaba vivo, el Herrero se había llevado las partes de la espada que quedaban, dos partes perfectas. La Oscuridad se burló de Rhaegar y de sus imperfecciones, amenazando con asesinarlo o quemarle el resto de su rostro, la Doncella de Fuego se le acercó para pedirle que por favor se fuera, no tenía que morir por las elecciones de una aldea que quedó demasiado atrás en el tiempo.

Todos pudieron observar que aunque titubeó, lograron ver como su porte pasaba a ser uno más seguro de si mismo, con la espalda erguida en vez de encorvada, su rostro en lo alto y sus músculos tensados, el rugido que llegó a soltar ese día fue suficiente para ir y asustar a muchos, pero el hecho de que lograra derrotar a la Oscuridad fue motivo para celebrar, aún si después de eso el Extraño fue a sucumbir a sus heridas, momento donde lo ayudaron de inmediato, pues parecía que iba a morir, exigiendo más de lo que podía su cuerpo, pronto llegarían a ver esas tres enormes sombras en el cielo aterrizar cerca, más sintiendo el enlace que tenían con el Extraño, les dieron la bienvenida y los aceptaron como más miembros del lugar.

Una quincena, luego de que Rhaegar despertara, había decidido marcharse para continuar el viaje que había iniciado, algunos les llegó a entristecer la noticia, a otros les dio orgullo, porque mientras veían como se movía ahora por la aldea, con más seguridad, se dieron cuenta de que por fin había llegado a encontrar qué o quién era realmente, y aunque no se le llamara por su nombre, él sabía muy bien quien era sin importar nada.

Pero antes de marcharse, el Herrero le tenía otro regalo, le había forjado una nueva arma, con los pedazos que quedaron al rojo vivo por el mismo fuego de Rhaegar. Por como lo relató, sabrías que se refería bastante bien al arma que siempre traía conmigo, a esa espada que podía liberar un fuego que iluminaba decenas de metros, y que parecía calmar a las personas, y eliminar la Oscuridad a la que se enfrentaba. Y finalmente, cuando se iba marchando, decidieron que su nombre ya no necesitaba ser un Extraño, porque ya no lo era, no solo era un Héroe desde aquél momento.

Ahora, y por siempre, sería bienvenido a esta aldea, sería suya y sería tan originario de ella como todos los demás lo eran, por lo que volver a verlo fue una alegría bastante directa de que los recordara y decidiera volver aquí, que sin importar que tanto tiempo fuera a pasar, este lugar siempre estaría para él, y para el resto de su sangre si se diera el caso.



Terminando con otros otros comentarios, volteé a verte por un segundo y simplemente me encogí de hombros, algo apenado por lo que dijeron, pero al menos me ahorraron tener que decirlo yo y omitir algunas cosas por la pena que me daría admitir ciertas cosas -- Y esa es la historia de como conocí este lugar. Y como conseguí a Lightbringer. Pocas semanas después fue que llegué a Magnolia, y fue el primer día que te conocí. -- Levanté su mano y le di un beso, mientras el Anciano se sentaba en su asiento para pedir un poco más de comida, solamente volteó a verte, junto con otras personas, mientras las demás siguieron de nuevo en lo suyo y los niños siguieron jugando y riendo. Los ojos del Anciano se quedaron sobre ti, pero no para juzgarte, ni siquiera para presionarte, solamente con un gesto gentil que dejaba claro que no necesitaban saber tú historia, no necesitaban realmente saber siquiera tú nombre, así como no se lo pidieron a Rhaegar, con que ella estuviera cómoda y que llegara a volverse parte de esta aldea, la aldea la recibiría como uno de los suyos, sin contar que tenía la bendición y confianza de Rhaegar.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2807
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Landslide

Mensaje #53 por Momo » Dom Jun 30, 2019 4:59 pm

Imagen
Akuma Kyōryū [lvl 20]


Cuando la historia acabó, lo único que podía hacer era mirar a Rhaegar sin pensar que aquello era mentira ni por un segundo. Ese tipo de actos eran los que lo conformaban, era algo que podía verle perfectamente haciendo. Aunque no pude evitar sentir en mi corazón algo de doler, aquel algo que quería protegerlo de todo lo que pudiera y que me hizo pensar en que si lo hubiera conocido antes quizás podría haberlo ayudado. Aún sintiendo la mirada del Anciano sobre mi, sentí cierta vergüenza en inclinarme para darle un pequeño beso y decir muy suave. -- Por muy perdido que parecieras, siempre tuviste madera de héroe entonces, -- le sonreí grande y apoyé un segundo mi cabeza en su hombro antes de dejar un beso allí y volver a tomar mi vaso para darle un trago al zumo. -- Quien me iba a decir que tendría a tal portento frente a mi aquel día, -- me junté un poco más a él en el banco, sintiendo nuestros muslos tocar. -- Aunque...esto solo me hace pensar que atraigo a personas hechas para brillar de verdad. -- lo cual era en cierto modo irónico contando que yo misma podía hacerlo de forma literal más que de la otra forma. Esas tres personas habían brillado en diferentes intensidades, en diferentes tiempos, pero de una forma que superaba cualquier método que yo misma pudiera tener.

Mi orgullo por aquel mínimo pensamiento lo recibí con un suave dolor en el corazón.

Después de aquel breve parón, es que la comida prosiguió e incluso conseguí hacer algo de conversación con Flor del Alba, al inicio costándome un poco pero en cuanto seguimos un tema en común - su propio oficio, la jardinería, en el cual yo misma me había visto interesada antaño aunque no fuera mi gran punto fuerte. Aún me sentía fuera de lugar, pero al menos ver que todos se trataban así me ayudaba a estar más tranquila. Incluso llegado el momento, el Herrero vino a hablar con Rhaegar y pudo presentarme como parecía que llevaba rato queriendo hacer.

Estar entre ellos me hacía volver a olvidar mi propia situación, me hacía querer incluso quedarme entre ellos y desaparecer de la faz de la Tierra...manteniendo al hombre a mi lado mi único enlace con el mundo. Según pasó el tiempo es que me llegué a preguntar a que podría llegar a dedicarme yo en una comunidad como esta, saltando entre cosas que en mi vida había pensado antes hasta otras que tenía más sentido. Eventualmente es que fue tiempo de marchar de vuelta a la casa y no pude evitar tomarle de la mano, caminando algo detrás de él para poder quedar cerca en lo que nos movíamos por el camino principal.

La historia de cómo había conseguido su espada aún seguía resonando en mi cabeza para cuando cruzamos el umbral de la puerta, haciendo que llevara una mano a mi pecho con cuidado en lo que él dejaba su chaqueta sobre una de las sillas del salón. No pude evitar cerrar mi mano allí, preguntándome que tanto había tenido que sufrir para poder encontrar un camino, y en ello estaba cuando sentí sus brazos rodearme desde atrás y de ahí un beso en mi cuello. Me giré en sus brazos para verle a los ojos mejor y de ahí sonreí para él. -- Amo que todos ellos te tengan en tan alta estima, es todo lo que mereces y más, -- acaricie su pecho por encima de su camisa. Mis propias palabras trayendo a mi cabeza mas recuerdos de un tiempo dónde esto no era posible para ninguno de los dos. -- Amo que haya gente que te ame y te lo demuestre sin miedo y con todo, -- susurré aquello último en lo que bajaba mis manos para tomar las suyas, besando sus nudillos y luego besándole en los labios de forma lenta por unos momentos.

-- Y todo ello me recuerda que ahora es mi turno de amarte. -- aquello lo saqué de mi pecho mientras tiraba de sus manos para que me siguiera hasta el piso de arriba sin otra opción realmente. -- Sin cortarme. --

No necesitaba demasiado para sentir como en mi estómago se acumulaba aquel fuego que él mismo me había otorgado. No necesitaba que tuviera sus manos sobre mi, no necesitaba más que su mera presencia en aquel momento y que me lanzara de nuevo así por las nubes. Le empujé muy suave para que quedara sentado en la cama y de ahí es que lo ayudé a sacarse la camisa y también el pantalón. Sabía que apenas había pasado un día desde la última vez que habíamos estado juntos, pero quería darle un regalo. Cómo él lo había hecho conmigo sobre aquella mesa que dudaba resistiría, pero en una superficie mucho más agradecida. Le puse una mano en el centro del pecho para indicarle que fuera algo más atrás, que se apoyara contra el cabecero de la cama mientras me quitaba el vestido algo más lento.

-- Déjame demostrartelo un poco más. --

...

Cuando abrí los ojos es que me encontré en los brazos de Rhaegar arropada, quedándome allí discerniendo de cual era su estado. Sus profundas respiración me dieron la pista y miré de reojo hacia la ventana, apenas notando que ya era aún temprano para estar activos.

Con todo el cuidado del mundo me deshice de su abrazo, besando su mejilla levemente antes de levantarme de la cama, recogiendo su camisa y poniéndomela como mi segunda prenda aparte de las bragas. Recogí mi pelo en un moño rápido y de ahí es que tomé mi libro y mi libreta para poder bajar al salón tras ponerme mis gafas de nuevo. Necesitaba una pequeña ración de mis cosas para poder volver a centrarme, un momento dónde estuviese sola con mis pensamientos para poder quedarme en orden. Aún si amaba la atención, el estar con él tanto cómo podía, igual necesitaba un momento para respirar y centrarme en algo que no me quitara el aliento.

Mientras hervía algo de agua para hacerme un té, acomodé las páginas que me había quedado estudiando del libro para seguir con ello, trazando con mis dedos las nuevas anotaciones de mi padre para seguir con mis pies en la tierra. Eso solo me hizo preguntarme que pensaría él sobre todo esto, una vez más, si estuviera aquí que tipo de consejo me daría. Suspiré un poco, acomodando mis gafas sobre el puente de mi nariz, y por fin me senté a los minutos para ponerme a trabajar. Quizás mientras trabajaba en aquello encontraba una idea nueva para aportar a este lugar, una que viniera de mi y no de Rhaegar para mostrarles el aprecio que crecía en mi. Así que solo me puse manos a la obra, sentándome con mi espalda dada a la escalera y de cara a la puerta.

Entre escribir y garabatear algunas notas propias en mi libreta, el tiempo pasó y pasó, haciendo que la mañana siguiera hasta que sentí un beso en a cabeza. Estaba tan concentrada en lo que tenía entre las manos que no había escuchado que Rhaegar ya se había despertado. Tomé una de sus manos apoyadas en mis hombros para llevarla a mis labios y besarle el dorso con amor, tirando un poco de él para que bajara y darle un beso en condiciones. -- Buenos días guapo, he preparado un poco de café y aún hay agua de mi último té en caso de que te apetezca más, -- comenté mientras nos separábamos y él iba a la cocina. Aproveché ese pequeño momento para retirar mis piernas de la silla dónde descansaban para que él se sentara allí de vuelta, igual haciendo algo de sitio en la mesa en lo que se devolvía conmigo.

-- ¿Qué podríamos hacer hoy? -- le pregunté una vez estuvo acomodado allí, subiendo mis piernas a su regazo cuando no se pegó bien a la mesa dejando el hueco perfecto. Su mano fue a mi rodilla desnuda, descansando allí. -- He pensado que podríamos ver cosas en la parte de atrás, quizás arreglar el lugar para poder salir fuera y poder relajarnos un poco allí igual. -- comenté en lo que bebía de mi taza y pasaba con mi mano libre una de las grandes páginas de mi libro, queriendo continuar igual con eso un poco más.

Que me viera en una situación así solo afianzaba mi confianza en él, y me quedé viéndole con una sonrisa en mis labios en lo que esperaba por su reacción.

[Henry's Grimoire: 21t = 3 páginas]
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14317
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1553
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Landslide

Mensaje #54 por Kahomi » Dom Jun 30, 2019 7:20 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 158) ║ ║

Henry's Grimmoire | +
[Primera Entrada]
... Desde que hemos llegado aquí, esas visiones han aumentado. Ella siempre fue la prodigio entre ambos de este regalo, ella veía diez veces la cantidad que yo veía, simplemente por que ella existía, mientras el mío era más cuando dormía, y en momentos muy extraños con visiones que no tengo idea que se refiere, pero ahora que hemos pisado Earthland es peor, día a día mientras trabajamos en los deseos de de A'Khar puedo ver algo más, en estos mismos terrenos muchas veces, veo edificios que aún no existen y caminos que no se han mantenido incendiados, con una lluvia de sangre y fuego, una tormenta de fondo que amenaza con apagar todo lo que veo a mi alrededor, con sombras, miles de ellas, avanzando sobre mi ...

Y después despierto. Teniendo que aparentar todo bien, al final del día si ella se enterara que alguien más podía ver algo más de su perfecto futuro, seguro terminaría como uno de los cuantos gremios oscuros que se negaron a ella y a su... novio, Chrom. Cuando el plan era solo viajar aquí para explorar sobre la susodicha magia no esperaría que ella se perdiera unos meses, y menos que regresara con ese hombre, a veces era una persona que me parecía muy positiva, a diferencia de de A'Khar que cada día parecía estar más loca y obsesionada con sus sueños, pero cada día que los veía juntos el primero parecía más perdido de si mismo.

Ahora mismo el plan era utilizar estos terrenos olvidados, limpiarlo de todo el bosque y plantas que hay ocultando un enorme terreno que ella asegura serán el primer paso para su nuevo... reino, reino que usará el símbolo de aquél hombre que trajo, aún no entiendo por qué, primero pensaría que él la está manipulando, pero considerando las cosas...

Me temo que es lo contrario.



[Segunda Entrada]
Terminamos ya de limpiar absolutamente todo el terreno, fue más tardado de lo parecido ya que la mitad de los que nos encontrábamos aquí se fueron a buscar las alianzas que ella se supone busca para crear su visión, exactamente no tengo idea de quien traerá, pero por ahora las visiones han bajando bastante a decir verdad, permitiendo que duerma más de lo normal. Aunque el molestar de las visiones fue suplantado por cierto problema con el lugar, muchas veces nadie lo nota porque estábamos de un lado a otro hablando, trabajando y haciendo ruido, pero ahora que estamos más tranquilos, y la noche es casi pacifica, muchos juran que escucharon un dragón en el horizonte.

Muchas veces creí que solamente estaban locos o era algún problema por todo el sonido que habíamos hecho, pero una de estas noches yo mismo lo escuché, pero no era precisamente un dragón en el horizonte, parecía estar cerca pero detenido por algo, lo cual me deja buscando respuestas que no tengo idea como encontrar.

...

Ayer llegó un equipo de dos hombres y una mujer, arquitectos y constructores, para empezar a planear todo, fui convocado porque mi prima quería que supervisara gran parte mientras ella y los demás seguían fuera, al parecer se usara casi todo el terreno, no me sorprende, si nos hubieran hecho limpiar todo esto para usar apenas un metro cuadrado me molestaría yo.

Algo curioso que he visto en los planos es que a estos hombres y mujeres les han encargado, aparte de crear un majestuoso lugar para ella y sus... compañeros, supongo, si ellos se quieren creer así, un extenso laberinto en los sótanos de todo el terreno, no solo algún almacén que esperaría que existiera, literalmente quiere un laberinto debajo de nuestros pies, y en algunos casos, por lo que he preguntando, no es precisamente solo unos cuantos metros de profundidad, hay una zona que sobrepasa las decenas de metros.

Tendré que preguntar más sobre estos planos para saber por qué precisamente quiere eso.



[Tercera Entrada]
Muchas de las estructuras ya han sido construidas, casi todas las bases han sido construidas, incluso el gran jardín que se quería crear está listo, solo quedan unos cuantos lugares por terminar, la finalización de los dormitorios secundarios, parte de los cobertizos exteriores donde se guardaran herramientas y animales. Lo único que falta para terminar realmente es la casa principal, la razón es tan tonta que no me sorprende que ella lo pidiera, quería estar en su construcción, presente, solo para calmar su vanidad seguramente, pero no podemos hacer nada más que obedecerla.

...

Y por fin la señorita terminó llegando, con su esposo detrás suyo y quienes la acompañaron, me sorprende que llegara de mal humor a pesar de que nos comentara que había logrado la alianza que quería. Y apenas dio las noticias, se puso a trabajar con los constructores y arquitectos en la casa principal, y al parecer ya no me necesita para eso, considerando que ni siquiera puedo ver los planos que darán rienda a la casa, ¿ni siquiera me va a dejar decir como quiero mi habitación?...


...

Las pesadillas volvieron, volvió ella y volvieron con más fuerza, aunque también puede ser porque los primeros pisos de la casa ya se crearon a un ritmo tan acelerado que las otras construcciones están en pausa. Un cuarto que a veces mi esposa y yo usamos para ir y dormir cuando queremos camas mejor hechas, pero considerando las últimas cosas, realmente detesto dormir ahí. Ya no hay rumores de dragones, lo que ha tranquilizado a todos, pero yo pase de oír dragones a ver de nuevo esas pesadillas de gente que ni siquiera tengo idea de que son. He visto tantas visiones, unas diferentes que otras, que ni siquiera estoy seguro si me estoy volviendo loco o qué pasa, ¿ella sueña siempre así?, si es así, tal vez tenga cierta... piedad por ella, soñar esto todos los días y darle sentido...

...

Me he despertado luego de soñar con fuego, fuego rojo por todos lados, con una persona que tenía una ala llena de escamas y la mitad de su cuerpo igual, mientras que su rostro tenía una cicatriz. ¿Y eso que se supone qué es?. Solo se que estaba parado, viendo un edificio, el cual se encontraba cerrado y en silencio, y para cuando había entrado solo escuché el llanto de una mujer.

...

Esta vez lo atribuyo más al cansancio, pero si no es así... He visto a nuestro Chrom bajo los pies de aquél hombre con escamas, aunque Chrom se veía más joven, por eso prefiero pensar que no es un vistazo al futuro, a menos que ahora yo termine viendo cosas del pasado, ¿acaso el pasado de Chrom?, me gustaría preguntarle, pero cuando me acercó a él ella siempre esta alrededor para ver que "no lo moleste" más de lo necesario. Será cabrona.

...

Nuevamente he visto a Chrom, así que he llegado a la seguridad de que veo el pasado. Y lo más interesante es que vi como llegó a conseguir su espada, era de lo más sur-real posible, siempre pensé que se la heredó su familia, pero aquí lo he visto claro, de noche en medio del bosque, recibiendo su espada de ella misma, ¿por qué la tenía?, ¿acaso estaba perdida y ella la encontró?, ¿fue por eso que terminaron conociéndose y queriéndose más?. Aunque al último momento la visión se deterioró, y parecía haberla encontrado en el bosque sin más, con una linterna en su mano que expiraba sus últimas llamas en su mano, ¿cual era la real?.

...

He despertado demasiado preocupado, entiendo lo que tenemos que hacer y en teoría no me molesta mucho, no tengo mucho apego a este continente, pero he visto a Chrom robar, matar y comportarse de una manera que no me parece justa, ni siquiera para los que se unirán a él, alguien como él no puede ser líder de nada, era un monstruo. Lo peor es que detrás de él siempre veía a la misma tipa llorando, estaba oculta con una túnica, pero podía jurar ver mechones blancos salir de ahí.

...

¿Venganza?. ¿Vuelvo a ver el futuro, desde la última vez?. Estaba Chrom, y ella, luchando mano a mano con aquella criatura-hombre mitad reptil mitad hombre, cada vez parecía igualarse más y más, aunque A'Khar se veía desesperada, ¿acaso era una venganza por lo que le hizo en el pasado a Chrom?. El final fue de lo más extraño, por un segundo parecía que A'Khar había muerto, consumida por un fuego azul que se había originado de un segundo demonio, que ayudaba al hombre reptil. Pero cuando todo pasó, juré ver como el hombre reptil había sido derribado, más no muerto, y Chrom y A'Khar habían terminado por huir del lugar.

...

La casa principal ha sido terminada... de cierta forma. De pies a cabeza está lista, incluso A'Khar y Chrom han empezado a pasar mucho tiempo en su habitación, solos... Y considerando los sonidos que escucho, tal vez merezcan el descanso. Sea como sea, las construcciones a lo que faltaba deberían empezar de nuevo, aunque todavía hay un equipo diminuto trabajando en un extremo de la casa, al parecer haciendo una extensión para la bodega de vinos. Supongo esperamos mucho alcohol, ¿no?.

...

No supe como llegar a decirselo, pero lo hice, lo que causara que viera algo raro en mi, y de hecho me pusiera a hacer todo con alguien, si estaba solo por un segundo alguien llegaba para pedirme que lo acompañara a otro lugar, ¿pero qué más puedo hacer?. El sueño de antes fue tan real, fue tan horrible. Un enorme dragón negro, demasiado grande, mucho más grande que la casa donde nos encontramos ahora mismo, parado detrás de ella, observando el gran jardín y plaza que hemos construido, con Chrom en el centro de ella, y cientos de personas detrás. Y de la nada, el enorme dragón termina por quemar todo en la plaza, todo menos el esposo de ella, ¿acaso es un presagio?, ¿o algo más?. Sea como sea, mi esposa me busca para darme buenas noticias, espero sea vacaciones.

...

Otra vez otro presagio horrible, y hace meses que no tenía ningún sueño similar desde el dragón, pero lo volví a tener. Estaba feliz en teoría, sí, claro, hubo algunos problemas con las construcciones finales, sobretodo porque al parecer la bodega causaba más tipo de problemas del que seguro nos daría, pero estaba feliz, ¿cómo no estarlo?, mi hermosa mujer me ha dado el mejor regalo, me ha dicho que espera un bebe, y este último mes confirma que su sexo es una mujer... voy a tener una segunda hija.

Y tal vez por eso me afectó tanto el sueño de hoy. De nuevo era este horrible lugar, pero estaba vacío, abandonado, seguía a cuatro personas ensombrecida, pero cuando una se separó pude ver como empezaba a iluminarse, así que la seguí, la seguí al último de los edificios que estamos tardando en completar, y de la nada todo empezaba a incendiarse, todo se derrumbaba, la vi intentar caminar por un pasillo de fuego y la jale para redireccionarla para que siguiera subiendo a la azotea, si bajaba tenía el presentimiento de que se iba a encontrar con algo maligno.

Pero mi idea tampoco fue tan buena, estábamos los dos parados en el último piso, y antes de que pudiéramos avanzar, otra explosión mando llamas por todos lados, lo único que pude hacer fue agarrar su mano, y desperté con lagrimas en los ojos. No necesito más estos sueños, yo nunca quise poder ver lo que sea que fuera esto.

...

Cuando terminaste esa hoja, faltaba solo una parte final antes de dar vuelta a donde estaban los planos, estabas a punto de saber bien de que se trataban esas cosas que estabas viendo, y podrías actuar de inmediato con tal información, pero todavía te quedaba un poco más que esperar.



[Cuarta Entrada]
He decidido, finalmente, que tengo que hacer algo con estas visiones. No me refiero a intentar drogarme por si me sirve para evitarlas, ni ignorarlas, me refiero a prepararlas, ¿si pasa algo?, me sentiré mejor, ¿no pasa nada?, bueno, perderé algo de mi dinero, pero que más da, si esto de los gremios funciona tendremos dinero de sobra.

Y mientras hablo con los constructores para que me hagan el favor de modificar algo de sus planos, a un módico precio personal, mi mente sigue repitiendo el mismo sueño tan claro como la noche que lo tuve. Era similar a otras veces, este lugar ya abandonado, y aún así estaba esa persona que había seguido en otros sueños. Estaba huyendo, de una horrible lluvia de fuego que caía y destruía lo que tanto nos está constando construir.

Huía, escapando de sombras que intentaban atraparla. En mi sueño vi como las sombras que estaban con ella primero se acercaban para ayudarla, intentando escapar por tierra, pero cuando notaron que había demasiados, se intentó huir por el aire, uno de ellos se encargó de "volar" en mi sueño, pero cuando empezaba a alejarse, escuche la risa de una niña, y del cielo una especie de estrella fugaz empezó a caer, atravesando a todos.

Necesito hacer algo para que estas personas puedan escapar, y usaré las mismas ideas de ella. Tengo que crear un lugar donde sea capaz de huir, dentro del túnel, he visto mucho de los pasadizos que ha construido, muchos salen muy fuera de la propiedad, solo necesito conectar uno con el propio y reforzarlo si realmente la propiedad caerá en desuso.

Y ahí fue la modificación que crearé en los documentos y planos. Una gran área, al inicio pensé en hacerla fácil de abrir, pero con todas las personas que andarán por ahí, no me puedo arriesgar. Sellaré la entrada con cemento, rocas y tierra, para poder entrar tendrán que destruir el lugar, pero si tanto fuego y destrucción están cayendo, debe de ser posible que se destruya incluso por el enemigo y sepan la realidad, así que ideé una forma de protección, lacrimas que se alimentan de las mismas vibraciones, si no se logra destruir de una sola el suelo, las lacrimas recibirán el efecto del ataque y lo regresaran como una fuerte explosión, dejando protegido el pasadizo.

Solo espero que logre descifrar el lugar, si no esto habrá sido en vano.



[Quinta Entrada] (07 p)
Buenas noticias, por fin terminamos todo. Malas noticias, me he quedado sin cosas que dibujar. Ya que apenas hemos terminado todo y falta ahora que estos pasillos se empiecen a llenar, me he tenido que quedar aquí para acompañar a A'Khar en las cosas que quiere para el lugar, así que he tenido que quedarme en los terrenos para divertirme, incluso he intentado llegar a recorrer los pasadizos en el sótano de todo el terreno, pero por ahora no ha habido nada más interesante que unas cuantas ratas, telarañas y un calor que me llega a molestar suficiente para no querer regresar muchas veces ahí.

Por otro lado, todas esas visiones molestas dejaron de aparecer de nuevo, calmadas, por lo que me deja concentrarme también en la nueva familia que se acerca, hemos decidido que le pondremos Akuma, me parece un nombre bastante divertido de poner, escuché a ciertas personas hablar que tiene un significado curioso en algunas partes del mundo, demonio... Aunque para que mi broma resulte necesitaría que la bebe no sea un demonio, si no tal vez me tacharán de falto de imaginación.

Como sea, A'Khar ha pedido una reunión hoy en la noche para hablar de una gran noticia, tal vez sea que tendremos mejor comida de la que tenemos acceso hoy en día, considerando que se le ha abierto un apetito bastante grande, a veces hasta veo su barriga ir creciendo cada vez más.



[Sexta Entrada (07 p)
Siempre hemos sido una familia unida, a pesar de las rarezas de cada uno, de lo que podamos decir o hacer, pero no hay duda alguna en que en la familia hay jerarquía, hay personas más importantes que otros, cosas de sangre, de poder, de calidad y no se que más a tratar siempre dicen. Esto muchas veces no me afecta, más fácil ir por ahí siendo yo al ir solo que acompañado terminando por decir cosas como dejar de pintar cosas muertas o traer cosas raras a la casa. Por otra parte, esta vez me he sentido algo afectado; llegó a ser un poco raro, considerando los tiempos, pero al final A'Khar también estaba embarazada, dio a luz en tiempo similar a mi mujer y todos han rodeado a su hijo, quien ha tomado el nombre de Chrom... Imaginativo.

Eso nos ha dejado un poco más libre, realmente, con todos preocupados y tratando de alegrar a A'Khar con regalos de todos lados al pequeño heredero, yo y las chicas podemos ir a hacer pequeños picnics a los "jardines reales", lo cual es divertido. Espero que con el tiempo en el que estamos, haya otro periodo de paz donde no me tenga que preocupar por mucho, se que A'Khar es una mujer fuerte y muy independiente, pero incluso ella debería descansar para poder cuidar y tener a su hijo, ¿no?.

Mientras más pueda aplazar mi trabajo, mejor para mi. Oh, sí, nos ha dado trabajo a todos para que todo salga perfecto, y a mi me ha dejado el trabajo de la planificación de... rutas, por decirlo así. Prácticamente tengo que estudiar como evitar toparnos tan fácil con el Consejo Mágico y su Runic Army que viaja por todo Earthland, además del conocimiento de las familias importantes de todos los Gremios Legales, al final del día si logras secuestrar o matar a algunos por ahí y por allá, muchos Gremios llegan a hacer la vista gorda cuando hay un trabajo en nuestra contra.



[Séptima Entrada] (07 p)
No tardó mucho, pero tardó más de lo que mis peores estimaciones lo daban. Después de unos meses, A'Khar ya parecía estar como nueva, juro que ni siquiera ha aumentado un solo kilogramo. Lo bueno de eso es que está sana, lo malo es que ha vuelto a tener que ir y venir, a dar ordenes, gritar y volver a hablar del gran futuro que nos espera. A veces juro que sale del lugar, pero cuando volteó sale de alguna parte de la casa o terreno que ni siquiera tengo entendido como lo hace, es como un fantasma esa mujer.

En cualquier caso, las cosas han estado bastante tranquilas. Cada vez llegan más relativos, y aliados, al lugar. Es como tener una gran familia en un mismo sitio, lo cual me hace gracia, aunque eso cambiará cuando empiecen a aparecer más gente de la que no me fío ni un pelo, y supongo que A'Khar tampoco, considerando que toda la familia principal esta en la gran mansión, custodiada, y los demás se tienen que ir a esos otros lugares, incluidos los ... trabajadores domésticos que tenemos, o esclavos como yo les digo, es difícil considerar a alguien un trabajador domestico con el trato y la paga que les dan a estos.

Mientras muchos se siguen enfocando más en el plan de ella, yo sigo prefiriendo ver hacia nuestra familia. La pequeña Atlas llega a ser bastante interesante de ver alrededor de todos los bebes, y creo que si no fuera por Jihyun, Atlas terminaba por encerrar a todos en una bodega con vino y hacerse la tonta fuera de la puerta, aunque a Chrom Jr aún lo tienen más escondido, Akuma anda por ahí en sus tiempos libres golpeándose cada que empieza a correr, pero al menos es feliz, Chrom Jr solo sale a reuniones importantes o para que conozca por unos minutos a la familia que le obedecerá en el mañana.

En fin, tengo que empezar a hacer mi trabajo, porque A'Khar ya quiere empezar a traer a los primeros de la gran alianza, y creo que necesitará toda la ayuda necesaria para que no terminen arruinando todo, y bien se sabe como se porta esa mujer cuando se enoja.



[Octava Entrada] (07 p)
De gremios famosos hay muchos, honestamente, demasiados. Está en Durnatel el gremio Sabertooth, los cuales pueden llegar a ser el mayor problema de llegar a intimidar, considerando que ellos mismos se encargan de hacer temer a sus miembros, con castigos de gran nivel si llegan a fallar en una misión o dejan caer el nombre del gremio, por lo cual creo que el mejor actuar con ellos es solo ir y evitarlos, y si llegan a interferir con nosotros no tomarlos a la ligera.

Por otro lado, hay otro gremio, Fairy Tail. No es peligro alguno, de hecho es de los más fáciles que me he encontrado, solo he tenido que ir, solo con mi túnica, y me dejaron entrar porque estaban haciendo un concurso de quien podía aguantar más el alcohol. Dentro de Magnolia, es un gremio tan pequeño a comparación a Sabertooth que se siente más como una gran casa, y por lo que se, este es el más fácil, y más difícil, de intimidar. Se preocupan tanto por sus miembros que estoy seguro que aceptarían lo que sea para que no les pasara nada, por otro lado, toma un poco más de lo que te dejan tomar y te declaran la guerra aún si es un suicidio.

Pero eso no es lo que me interesó, bueno, sí, me interesó lo locos que están, pero fue otra cosa. Mientras estaba ahí, tomando un zumo de naranja en una mesa cercana a la puerta por si tenía que salir corriendo, he tenido otro sueño... despierto. Nunca me había pasado de forma tan vivida, comúnmente me pasa cuando estoy dormido, pero lo he visto. Todo el gremio ahora era diferente, pero igual, no estaba viendo a las mismas personas andar de un lado a otro, eran otras, algunas jóvenes desconocidas, otras viejas de las que había visto, con una pintura diferente adornando las cosas, con nuevas cosas apareciendo de un lado a otro, una mujer que se encontraba detrás de la barra riendo ante lo que sea que dijera una niña pequeña y rubia. Un hombre, por otro lado, jugando a las fuerzas en una mesa contra una lista tan grande de oponentes que me preguntaba si era siquiera saludable algo así, teniendo a una chica en el segundo piso, apoyada al barandal y con ojos soñadores mirando al primer hombre.

Despertar y ver de nuevo todo llegó a darme unas fuertes nauseas, por lo que he terminado por salir de ahí, y aunque ya tengo mi juzgado de aquél gremio, he preferido hacerme el tonto y decir que todavía no logré llegar a ninguna conclusión, así que lo tomaré para volver e investigar algo más, fuese como fuese al final del día puedo investigar de otros gremios ahí, uno se sorprende que tan fácil es sacarle información a un mago de Fairy Tail cuando le das suficiente alcohol y juegas con ellos como si fueras uno de ellos.



[Novena Entrada] (07 p)
Dentro de todo, no he podido tener la menor idea de Kyros. Y lo he intentado, realmente lo he hecho, muchas veces no intento tan fuerte algo porque me aburro bastante rápido, pero cuando nadie tenía mucha información, o era algo que se contradecía, más allá de mi trabajo, mi curiosidad me gano, pero es imposible. Ni siquiera tengo idea del sexo de Kyros, unos la llaman mujer, otros dicen que es un hombre, las imágenes, los vídeos, todo no ayuda, considerando que Kyros trae una mascara y una gran túnica que bien es posible que Kyros al final sea un oso que ha logrado engañar a todos durante siglos. Así que, en vez de intentar averiguar sobre esa persona llamada Kyros, he pasado a la acción para intentar investigar que ha hecho Kyros.

No ayudó, para nada.

Hay acciones de quien supuestamente tiene el nombre de Kyros que he logrado averiguar alcanzan siglos y siglos de acción. Y claro, no soy racista ni nada, considerando que existen los Álfar y Earthland siempre ha sido un lugar más abierto a las razas que otros tipos de lugares, pero el problema viene que si no estoy mal con las fechas, Kyros ha superado bastante, y digo BASTANTE, la edad de en la que un Álfar puede llegar a vivir, lo que significa que también puede ser un Strigoi... Hasta que te das cuenta que hasta donde se sabe, no lo es, y digo hasta donde se sabe porque nunca ha tenido problemas sobre estos rumores, y se que es posible esconder cosas así, pero me parece demasiado extraño todo esto, así que he terminado por abandonar mi búsqueda por información del actual líder del Consejo Mágico...

¿Qué demonios es Kyros?



[Décima Entrada] (07 p)
[Varios sellos mágicos ocupan parte de varias secciones del libro, sellos que no se asemejan a nada a los normales que se encuentran en Ishgar al crear y reunir el Ethernano, pero descifrando los sellos mediante las notas de Henry, sabiendo más de su actitud y como le gustaba dejar todo, puedes usar tú propia magia para darle vida a estos sellos; mientras tengas en uso, y abierto el libro en todas las secciones apropiadas, puedes llegar a utilizar magia de rayo]

Imagen
[Henry's Grimoire][x10]
Objeto Común (Magic) [15 pts.] [Waist Holder]
Efectos
• Permite acceso a la magia de rayo (Rango D)
• Cada (07 t) de combates se descubre más del libro [0 de ¿?]
Descripción: Un gran libro que perteneció a un hombre llamado Henry. Investigando por encima el contenido del libro, parecen ser miles de cosas en un solo lugar, un diario con sus experiencias, planos de edificaciones, entre otras. Gracias a la investigación que se ha puesto, algunas de estas páginas, se ha descubierto que cada uno de estos sellos mágicos de las páginas han sido creación propia de Henry, y con el conocimiento correcto, pueden ser usados para crear la magia de rayo artificialmente, solventando parte de esta debilidad que tienen los magos de Ishgar.
Costo Jewels: (Costo Compra: 10,000) (Costo Uso: 5,000)



[Undécima Entrada] (07 p)
A veces me molesta viajar tan lejos de casa para hacer mis investigaciones, sobretodo porque Akuma ya tiene cinco años, y mirarla ir por ahí y por allá siempre me trae una sonrisa al rostro, aunque es cada vez un poco más extraño que todavía no llegue a tener la aptitud mágica que muchos niños a su edad demuestran con el estímulo correcto, algo que me recuerdan mucho las personas con las que comparto casa, considerando sobretodo que el pequeño Chrom ya ha podido empezar a hacer hechizos. No puedo evitar estar un poco celoso, aunque me reconforta el hecho de que Akuma no parece afectarse, de hecho, muchas veces termina victoreando al pequeño gran heredero de la familia, ahora que puede salir más a jugar que andar siempre dentro de su cuarto o el de sus padres.


Parte de nuestros primeros movimientos ya han empezado, al final del día habíamos terminado por acabarnos mucho del dinero con el que iniciamos en hacer esas mansiones, así que casi todo lo que tenemos es directamente para hacer trabajos, usando aquellos a los que hemos logrado unir a nuestra causa como mano de obra, pues los demás de la principal familia estamos ocupados en todo menos misiones para el gremio. El único que no tengo idea que hace realmente es el Chrom mayor, cuando lo conocí tenía vida, era un poco (mucho) apegado a A'Khar, pero tenía vida, tenía brillo, podías encontrartelo por ahí solo y era divertido estar con él, era como si su sola presencia uniera a las personas, pero ahora... no lo es tanto.

Además, que últimamente lo notó bastante olvidadizo con algunas cosas, recuerdos que tengo de él diciendo o haciendo algo, él o no lo recuerda, o lo recuerda mal, lo recuerda diferente, incluso con personas que ni siquiera estaban ahí. Otra vez me nació la vena de intentar conocer más de él y de su familia, pero como si me leyera la mente, A'Khar siempre aparece para dejarme claro donde esta mi trabajo, donde debe estar mi mente, y que se espera de mi.

Dudo algún día poder conseguir que mi curiosidad por Chrom llegue a realizarse.



[Duodécima Entrada] (07 p)
Otra vez he decidido invitarme a mi mismo a Fairy Tail, entre todo el sonido, entre todas las risas y entre todo el desastre había cierta tranquilidad, al final del día siempre fui así, ¿un lugar calmado, tranquilo, con el sonar de la cascada y los pájaros?, era muy estresante, demasiado molesto para concentrarme. ¿El grito, los golpes, algo rompiéndose?, era como un anestésico.

Estaba ocupado intentando investigar del que más fácil se me hacía investigar, nuestro enemigo más directo y al que seguro nos íbamos a enfrentar directamente de una u otra forma, el gran Archon of War, Veixor. Lo más interesante de él, sin dudas, es que no es un hombre, no es algo como yo o cualquier otra raza, no tiene cuerpo físico, es una armadura física que es alimentada por todo el poder de su magia, una anomalía de lo más interesante, ¿cómo matas algo que no tiene cuerpo?, ¿es posible dañar su cuerpo mágico?, ¿si destruyes su armadura, lo destruyes a él?.

Comandante de todo el Runic Army, por lo que he logrado investigar, tiene una magia que le hace capaz de enlazarse con todo su ejercito, sin importar donde esté, sin importar donde estén ellos, es como mantener siempre un enlace sensor, investigando cada uno de los soldados que podía, puedo notar bastante bien la influencia de Veixor, es bastante fácil una vez has estudiado tan bien a cada uno de los soldados del Runic Army, sus fuerzas, sus debilidades, y lo más importante, LÍMITES. Pero cuando Veixor tiene esa influencia directo con ellos, esos límites se rompen, esos límites se vuelven tan pequeños como una pulga, una mota de polvo dentro de un huracán, un grano de arena en el más grande desierto de Vandreia.

Pero mientras investigaba algunos encuentros entre Fairy Tail y el Runic Army, considerando que a los primeros les gustaba ir con todo en sus trabajos, terminando por romper cosas y hasta a veces pelearse con el Consejo por cosas estúpidas, me ha entrado uno de los más grandes dolores de cabeza que he tenido, he mandado a volar la mesa en la que estaba de un golpe que creó una marca en su exterior, he vomitado directamente al suelo y gritado de dolor, lo que significa que no creo regresar nunca más a Fairy Tail, he hecho demasiado ruido, demasiado vistoso mi ser como para que pueda volver tan tranquilamente a ese gremio.

Es molesto, demasiado molesto. Nunca quise tener visiones, a veces no se cumplen, a veces no tienen sentido, es como tener una gran y horrible carga en tú cerebro. Algunas veces no me importan, son pequeñas, son tan absurdas que tal vez comí un hongo que no debía, pero esta era demasiado real, era como si estuviera ahí, pero eso no es lo peor. Lo peor fueron dos cosas. La primera, fue que al voltear hacia atrás en ese mundo irreal, en ese mundo nuevo, en aquella dimensión, miré la puerta entreabierta, y lo que me devolvió la mirada fueron los ojos de un reptil que empezaba a quemar la puerta.

Y cuando devolví la mirada, asustado, la mesa en la que me encontraba era diferente. Tenía un cuerpo tirado ahí, tenía un cuerpo bastante herido, hasta con sangre, no se si era letal, no se si estaba muerto. Solo se que era un hombre, un hombre de cabello azul con la marca de Grima's Sheperd en su hombro, con una túnica cubriendo parte de su cuerpo, y una de sus manos se encontraba unida a la de una mujer de cabello blanco, una mujer sollozando. Pero más allá de una fuerte familiaridad, más allá de lo obvio de aquella marca, lo que me molesto, lo que me asustó, y lo que más odie fue el hecho de que esa mesa tenía una marca vieja, una marca que denotaba lo antigua que era esa mesa.

La misma marca que había hecho luego de mandar a volar esa maldita mesa.



[Decimotercera Entrada] (08 p)
He empezado a aprender al experimentar con mi mismo, porque no quiero volver a tener esos sueños, esas imágenes, se acabó, no los quiero, si esto volvió loca a mi prima, que así sea, pero no me volverá loco a mi... más de lo que ya estoy. Prácticamente he creado primero un ejercicio de respiración para intentar calmarme cuando sienta que me van a aparecer imágenes extrañas, pero eso ha servido tan bien como se podría esperar, así que terminé por empezar a experimentar con hierbas y hongos que encontré y los trabajadores de la casa tienen idea de como conseguir, lo que lograron hacer es que viajara por el espacio montado en una ave que parecía una gallina gigante y la llamaba Chocobo, por alguna razón.

He mantenido en pausa todos mis trabajos hasta que resuelva esto, ahora mismo estoy pensando bastante bien en como lograr llegar a controlar esto, y ya que métodos de meditación, o drogas, no me funcionan, recurriré a mi magia para intentar estudiar mi propio cerebro y bloquear la maldita zona que se encarga de ocasionarme pesadillas.



[Decimocuarta Entrada] (09 p)
... [Estas entradas hablan sobre como controlar mejor el Grimoire de Henry, hablando sobre como convocar la magia mediante los sellos preparados en sus páginas, como lograr atraer y comandar la magia sellada para alimentarla con la del mundo y crear así el rayo que convoca el libro, además de que nace con la habilidad mágica del invocador, no es necesario aprender a controlar la magia de rayo como tal]

Imagen
[Henry's Grimoire][x10]
Objeto Común (Magic) [15 pts.] [Waist Holder]
Efectos
• Permite acceso a la magia de rayo (Rango C)
• Cada (07 t) de combates se descubre más del libro [00 de ¿?]
Descripción: Un gran libro que perteneció a un hombre llamado Henry. Investigando por encima el contenido del libro, parecen ser miles de cosas en un solo lugar, un diario con sus experiencias, planos de edificaciones, entre otras. Gracias a la investigación que se ha puesto, algunas de estas páginas, se ha descubierto que cada uno de estos sellos mágicos de las páginas han sido creación propia de Henry, y con el conocimiento correcto, pueden ser usados para crear la magia de rayo artificialmente, solventando parte de esta debilidad que tienen los magos de Ishgar.
Costo Jewels: (Costo Compra: 10,000) (Costo Uso: 5,000)



[Decimoquinta Entrada] (10 p)
Mientras sigo creando un mapa cerebral que no parezca un montón de jalea, decidí intentar seguir explorando sobre nuestros más futuros enemigos que, sin importar que piense hacer ella o a quien matar, nos enfrentaremos en algún momento de nuestras vidas, y descubrí que el más fácil debería ser aquél llamado Aelion Averitt, el Archon más viejo de Earthland, aquél que casi nunca llega a salir de la ciudad santa de Era, el juez absoluto del continente y el Archon of Justice. Desde el documento más antiguo que he ido a conocer, el Archon of Justice ha estado existiendo, incluso antes de Kyros, era un mago prominente de una de las ciudades más grandes de la época en Fiore, todos lo respetaban porque era justo y se guiaba por las leyes, aún si estas se tornaban en su contra.

Pero cuando Kyros empezó a aparecer, pareciera que las leyes, la filosofía y el ideal de Kyros lo alcanzó bastante, suficiente para que siguiera este ideal hasta Aeternus, y volverse el primer Archon registrado, encargado de mantener la paz en el continente por medio de gremios, por medio de leyes y juicios, incluso dentro de Earthland no hay nadie tan aclamado como él, incluso cuando sus leyes han destruido la vida de posibles inocentes.

Pero... no hay más. Es un mago, pero, ¿cuál es su magia?, él no se mueve como el Archon of War, él se mantiene, él es estático, él es una estatua inamovible que se interpone entre el exterior y Kyros, entre el caos y el orden, no puedo entender si él llegará a ser un problema real si no tengo idea de que hace más que preceder sobre muchos de los casos más importantes del continente, ni siquiera es necesario que él salga después de haber creado a los Fatebinders, personas que en esencia tienen la misma autoridad que el mismo Aelion, allá donde vayan son los jueces absolutos, por donde pisen se puede considerar que Aelion pisa, y su interpretación de las leyes debe ser absoluta, pues no es necesario odiarles si se equivocan en mantener las leyes de Kyros y Aelion en pie.

Según he oído, aquellos que las rompen, tienen un destino peor que la muerte.


[Decimosexta Entrada] (11 p)
Arendus Cairn. El nombre del Archon of Stone, y una de las piezas más importantes dentro de todo el Consejo Mágico, no hay nadie que tenga más poder destructivo que él, y sea capaz de pacificar cualquier tipo de rebelión que se llegue a hacer, conjurando una gran magia de tierra, es obvio que su distancia que afecte sea máxima, pero él es una cosa completamente diferente, bien podría ser una montaña a la que nos enfrentemos si vamos en su contra.

Su origen es desconocido, lo mejor que he logrado aprender es que provenía de una de las montañas de Vayna, una de las pocas y de las más grandes que había. Por años simplemente eran historias de un culto a Vandreia misma, con la creencia de que era un gran sistema vivo, como si fuera el cascaron que mantenía encerrado a la existencia de la realidad. Pero cuando este culto se empezó a hacer más y más famoso, suficiente para que sus integrantes empezaran a mostrar un extenso uso de magia de tierra que llegaba a hacer temblar a los países vecinos, el Consejo Mágico tuvo que interferir, enviando a Veixor para que lo detuviera de una u otra forma, llegando a asesinarlo si no aceptaba que tenía que controlarse y a su religión.

Para la sorpresa de muchos, incluida la mía de cierta forma, Veixor logró derrotar a la montaña que era Cairn, haciendo que se viera obligado a detenerse, y como una muestra de... buena fe, le permitieron entrar como el Archon of Stone, esto no fue solo por una buena voluntad, como muchos lo tenían en mente, pues con un Cairn controlado y en posición como Archon, todo su culto le seguía en ordenes, un culto que absorbía el poder que Cairn liberaba a la tierra misma solo con vivir y liberar su magia, creando lo que se conocería como el segundo ejercito más fuerte de Earthland, pues si bien no eran uno especifico, eran un apoyo en el peor de los casos cuando una emergencia ocurría, y considerando que Veixor llegó a vencer a Cairn, las fuerzas muchas veces se combinaban y, realmente, era algo casi imposible vencerlos en fortalezas; si se quería vencer a la dupla, se necesitaría enfrentarse de frente.

Como se podría considerar de un gigante como Cairn, es bastante difícil verlo dañado, y cuando lo dañabas tenías que durar horas o incluso días para verlo por fin caer contra la tierra. Sus magias de tierra, variadas, de defensa, ataque, soporte y más, pero tal vez lo más importante es que de alguna u otra forma, este gigante llega a poder atraer todo el poder y energía de la naturaleza, y no solo del campo, si no de todos los que estén cerca de él, lo cual significa que para poder llegar a enfrentarlo, no solo debes tener suficiente poder para superar sus defensas, si no también para llegar a soportar esa absorción absoluta.


[Decimoséptima Entrada] (12p)
... [Esta entrada llega a explicar como controlar aún más la magia que tiene dentro el libro. Algunas anotaciones parecen indicar que esta investigación no la está haciendo simplemente porque se aburría, si no por alguna otra cosa.]

Imagen
[Henry's Grimoire][x10]
Objeto Común (Magic) [15 pts.] [Waist Holder]
Efectos
• Permite acceso a la magia de rayo (Rango B)
• Cada (07 t) de combates se descubre más del libro [00 de ¿?]
Descripción: Un gran libro que perteneció a un hombre llamado Henry. Investigando por encima el contenido del libro, parecen ser miles de cosas en un solo lugar, un diario con sus experiencias, planos de edificaciones, entre otras. Gracias a la investigación que se ha puesto, algunas de estas páginas, se ha descubierto que cada uno de estos sellos mágicos de las páginas han sido creación propia de Henry, y con el conocimiento correcto, pueden ser usados para crear la magia de rayo artificialmente, solventando parte de esta debilidad que tienen los magos de Ishgar.
Costo Jewels: (Costo Compra: 10,000) (Costo Uso: 5,000)



[Decimoctava Entrada] (13 p)
... [Más relatos sobre las experiencias de sus pesadillas, si bien relata algunas que ha llegado a ver, no muchas tienen sentido para ti al no conocer nada de lo que escribe. De todas formas, al finalizar la sección que ha llegado a investigar, varios métodos y tipos de meditación, respiración y visualización han logrado mantener mejor control sobre su mente, y al intentarlos tú, has notado que al volverte maestra en ellos, puedes controlarte mejor si te lo propones.]

[Aumentas en (+ 50) pts. el límite posible de [Control (Oneself & Innerself)]


Despertar sin que estuviera a mi lado llegó a desesperarme por un segundo antes de que recordara que la había visto marcharse, y sin contar que la pude escuchar, el latir de su corazón, en la planta baja, así que solo bajé tan tranquilo como siempre para ir y ver que hacía, observando que estaba leyendo aquél libro, aunque terminé acompañando a la mujer un rato, no llegué a decir mucho de ello hasta que ella decidiera decirme, aún si la curiosidad me mataba, preferí responder a su pregunta -- Oh. Quería enseñarte el templo que dijeron en la historia. Creo te interesará ver la estatua que tienen ahí, me inspiró en su momento. -- Además de que el hecho de que solo hubiera mantas, almohadas, la estatua y unas cuantas cosas de decoración, como incienso, lo hacían un lugar tan extraño como especial.

Pero viendo que estaba ocupada en eso, solamente me terminé parando y llegué a estirar mi cuerpo, antes de devolverme solo a dar un beso en su cabeza, y tomar con ambas manos su rostro -- Tengo que salir de la misma aldea, debo volver a Era por algo que lo necesito aquí por cualquier emergencia. -- Sabía que era la peor idea, realmente, solo llevábamos un día y algo más del otro, le prometí que no la iba a dejar, nos prometimos eso, pero realmente necesitaría tener eso conmigo si necesitaba de emergencia irme de inmediato y no tenía tiempo -- Te amo Akuma. No lo olvides. -- Dicho eso, solo me movería hacia la puerta para irme, iba a dejar aquí a Lightbringer, eso debería dejarla algo más tranquila, pero de todas formas saqué el celular de mi mano y lo moví, para que si quería saber de mi solo me necesitaba llamar.

Saldría al patio y escucharías ese boom sónico eventualmente, producto de que salté para empezar a volar de inmediato, teniendo que esforzarme algo para poder recorrer tanta distancia al estar en un extremo de donde tenía que ir. Mientras iba viajando por el cielo, empecé a sentir la presencia de Balerion a distancia suficiente para que pudiéramos entendernos, y me dejó claro que si iba a quedarme ahí no tenía problema, él se encargaría de hacer las rondas solo, y si pasaba algo lo dejaría saber de inmediato.

Cuando terminé por llegar a Era, recorrí rápido el castillo del Consejo Mágico, ya algo tan normal para mi como cuando tenía una casa en el centro de Magnolia, viajando hasta mi habitación, cuando di vuelta en el corredor que solo tenía mi puerta, llegué a pararme cuando noté a Diarenna cruzada de brazos y moviendo un pie de arriba a abajo, claramente molesta, por lo cual tragué saliva y me acerqué a ella -- Hey... Hola. -- Intenté ver que solamente estuviera molesta por algo que YO no hiciera, pero el hecho de que se acercó a zancadas con esos tacones que liberaban ese eco, terminó por ponerse frente a mi cara con una mano en mi pecho, su dedo apuntando a mi rostro, terminó por decirme que estaba preocupada por mi al no haber reportado por un rato, y si bien entendía que a veces no podía comunicarse conmigo cuando viajaba... lejos, no era excusa.

Le pedí perdón, y le expliqué algo rápido de que había decidido... extender, mi estancia en la cima de Vandreia, pero realmente no me sorprendió que solamente me viera entrecerrando sus ojos, dudando claramente de lo que dijo, y solamente llegó a darme una palmada en la mejilla -- La próxima vez que me quieras mentir, tápate mejor el cuello. -- De ahí, solo se fue moviendo su camino por un lado y desapareciendo por la esquina. Entré rápido a la habitación, y aproveché para verme en el espejo y notar lo que se me acababa de olvidar... no tenía más marcas ahí solo porque no había mucho espacio para más.

De todas formas, no me molestaba mucho, un poco nada más en cuestión de Diarenna, pero quería más no romper mi promesa, pues ya había perdido varias horas de la mañana, y si tenía suerte volvía de nuevo un poco avanzada la tarde. Me moví hacia aquel maniquí para empezar a sacar el traje que había logrado crear entre las ideas y contactos de Diarenna y mis ideas para poder ir y tener mejor control de mi nueva forma en la que controlaba la magia.

Solo lo iba a tomar e irme, pero viendo la ropa que traía, preferí dejar esta que no me cambié mucho luego de dormirme y la dejé sobre la cama, poniendo rápidamente el nuevo traje que aún ni siquiera probaba de verdad, y de ahí empecé a devolverme de la misma forma que había llegado, volando a toda velocidad hacia donde estaba aquella aldea, y con eso, cuando Akuma ya había ido a terminar de leer y descifrar lo que podía durante este tiempo, sentiste el choque afuera de la casa, y considerando las cosas, solo podía llegar a significar algo.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2807
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Landslide

Mensaje #55 por Momo » Dom Jun 30, 2019 8:41 pm

Imagen
Akuma Kyōryū [lvl 20]


Aunque la idea de que se marchara a Era ahora mismo a por Dios sabe qué no me pareció la más atrayente para nada, solo pude asentir de forma breve y guardarme el suspiro de alivio cuando dijo aquellas dos palabras que empezaban a sonar tan dulces para mi. Era una promesa, yo lo consideraba así, y con eso es que le vi saltar a lo bestia fuera del lugar desde la ventana. Ahí ya fue que mi mirada volvió al libro por un momento y luego a la silla dónde él se había sentado, tomando mejor asiento ahí para reconfortarme con su calor en lo que seguía con mis estudios.

Me quedé algo pensativa con la parte de los Archon de nuevo, aunque lo que decía mi padre allí me pareció...en serio, ¿un gigante? Solo de pensar en mis próximos planes me empezaba a doler algo detrás de los ojos, sintiendo el estrés acumulándose en mi y quitándome algún año más de vida sin darme cuenta. Al menos los siguientes descubrimientos hicieron que se fuera de mi cabeza aquel estúpido estrés, sobretodo el último. Ladeé la cabeza en lo que tomaba mi libreta, anotándome como recordatorio ponerme más en serio con aquella magia de rayo sobre la que seguía leyendo, aunque me levanté por un poco de pan y jamón al entrarme algo de hambre.

Y en eso estaba, apoyada contra la encimera de la cocina, cuando el deseo de Rhaegar de que visitáramos el templo hoy volvió a aparecer en mi mente. Bajé la mirada un poco a mi atuendo y tras dar un último gran bocado a lo que me quedaba de comida, es que decidí tomar una ducha rápida al menos. Dejándo mis libros sobre la mesa, es que subí al piso de arriba casi que a dos escalones para ir algo más rápido. No tenía problema de usar esa misma camisa que llevaba puesta, pero lo que si me procuré es de tener mis pantalones preparados para cuando saliera de la ducha. Intenté no mirarme en el espejo, aunque de reojo pude darme cuenta de las marcas que cubrían gran parte de mi pecho y mi cuello entre otros puntos algo más dispersos, y eso me sacó una risa tonta, haciéndome sentir de nuevo como si fuera una muchacha enamoradiza.

Traté de no tardar demasiado, no sabiendo cuanto iba a tardar en volver, y pronto me encontraba cepillando mi cabello sentada al borde de la cama. Miré la ropa que había desperdigada por el cuarto y me anoté mentalmente hacer alguna colada al día siguiente al menos, todo eso mientras me levantaba para volver a dejar el cepillo en el baño y pateaba toda la ropa en un rincón para que al menos estuviera junta.

Viendo que aún parecía que estaba sola es que decidí sentarme en a la mesa y practicar alguno de los ejercicios del libro, nada más por pura curiosidad de ver si pasaba y si me ayudaba de algún modo. Para cuando acabé de repetir y repetir las cosas, sin saber exactamente cuánto rato había pasado, me sentí algo mejor de alguna forma. Aunque no pude darle mucha más vuelta puesto que un choque fuera me hizo levantar la cabeza alarmada. Sentí mi magia prepararse en mi interior mientras caminaba a la entrada para ver de que se trataba y de ahí solo me relajé al ver a Rhaegar allí caminando hacia el porche. Reí un poco en lo que abría la puerta y para cuando llegó a los escalones del porche, yo ya le esperaba apoyada en una de las columnas de este con los brazos cruzados bajo mi pecho.

No pude evitar mirarle con cierto ojo crítico, viendo que no traía la ropa que usualmente tenía ni que se había llevado puesta. Era una especie de traje...demasiado pegado a la piel y me quedé viendo cómo le marcaban todos los músculos y lo que no eran músculos. Tan concentrada en eso estaba que le dio tiempo a acercarse más y mi mano fue automáticamente hacia su pectoral, ni siquiera a su rostro, mientras sentía un pequeño 'hmm' formarse en mi garganta. Apenas pude tocar con las yemas de mis dedos allí para cuando me di cuenta de lo que hacía y tomé un poco de aire como si no hubiera perdido el 'control' por un segundo.

-- El hombre hace al traje sin duda, te queda bien, -- comenté como quien no quiere la cosa, ignorando el pequeño lapsus que había tenido. -- ¿Fue todo bien? -- pregunté en lo que aprovechaba que estaba un escalón por debajo de mi para echar mis brazos alrededor de su cuello y darle un gran beso en los labios. -- ¿Preparado para ir al templo? --
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14317
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1553
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Landslide

Mensaje #56 por Kahomi » Dom Jun 30, 2019 9:31 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 158) ║ ║

La mirada que me tiró encima de cierta forma me dio risa, por primera vez me estaba tirando una mirada hacía mi físico de forma directa antes de prestarme atención a lo mío, y fue al punto en que me llegó a tocar levemente antes de que pareciera que yo controlara el rayo en vez de fuego, lo cual hizo que cuando me dio ese abrazo por el cuello y un beso, solamente me riera al llegar a separarme de su rostro -- Sí. Claro, déjame solo ir por mi capa. -- Le di un corto beso antes de separarme y escalé rápido hacia la casa para tomar lo que había dejado sobre la silla, enganchando la tela a la capa, cuando terminé por ponerla llegué a sentirme más completo, prácticamente tenía el acceso total al fuego que había infundido en estos dos objetos en su totalidad.

Salí cuando ella misma estuviera completamente preparada, iba a ser una visita corta así que no íbamos a necesitar una gran cantidad de recursos, por lo que más allá de dejar mi celular en un estuche del cinturón y llegué a moverme con mi mano entrelazada a la de ella, aunque cuando llegamos a movernos suficiente, se agarró completamente a mi abrazo mientras caminábamos, lo cual solo me dio más risa por esa actitud tan extraña, y sin embargo, tan amada por mi.

Tardaríamos algo en llegar, porque tuvimos que entrar a la aldea, y de ahí, tuvimos que movernos algo más al este hasta que notaste como al fondo se iba extendiendo un pequeño lago, y un puente de madera conectaba a un islote creado por el hombre, una gran casa de madera, esta vez con un techo creado del mismo material, con varias ventanas, pero una única entrada doble por donde llegaba a terminar el puente. Varias personas estaban afuera, no muchas, pero si unas cuantas que al verme solamente pasaron a ver a quien me acompañaba, y si bien por un segundo se miraron inseguros, solamente nos dejarían pasar sin mucho problema, y no los culpaba por tener esa reacción, como le expliqué a Akuma, siendo este lugar uno de los más queridos por los lugareños.

Entrar era prácticamente pasar a otro lado el mundo, si bien había ventanas, estas eran más para la luz, pues no había mucho paso del aire, y todo dentro estaba adornado con inciensos que aromatizaban el lugar, trayendo una calma tan pura que si no supiera que eso no era droga, realmente me lo estaría pensando. Por el suelo habría almohadas blancas, con sabanas del mismo color. Algunas personas estaban acostadas, durmiendo, otras estaban arrodilladas con sus ojos cerrados usando la almohada en sus piernas, otros solo se encontraban parados mirando aquél centro.

Te había venido explicando en el camino que de todo lo que había en el templo, solo había una cosa, una simple estatua de un hombre tallado de madera blanca, que parecía ser algún mago o similar considerando su gran espada que, precisamente, había sido el molde para la mía, más sin embargo me detuve haciendo que ella igual parara, pues si bien la estatua estaba ahí, miré que a un lado derecho estaba la mía... de hace años.

Me acerqué lentamente, incluso separando mi mano de Akuma sin realmente darme cuenta, mirando aquella estatua que si bien ya había visto muchas considerando mi estatus, esta era una más importante, esta no era una estatua normal, las personas de aquí no hacían estatuas para los demás, la única excepción era esa, y ahora... la mía.

Cuando me recuperé levemente, volví a alcanzar a Akuma para tenerla conmigo, y con la otra mano la extendí lo que pude para tocar el rostro de madera blanca que había ahí, pues el último recuerdo de ellos era mi cicatriz, y así como la que estaba en el centro real del templo, esta también tenía mi espada en mis manos -- Es... extraño. -- Volví a repetir el por qué, en una aldea donde nadie realmente tenía nombre o pasado más allá del ahora, que inmortalizaran a alguien era demasiado extraño, y que ahora fuera yo mismo el que estaba ahí hasta que este lugar se viniera abajo llegó a afectarme bastante.

Apreté levemente a Akuma de su mano, más sin embargo no pude más y la abracé contra mi cuerpo, rodeando sus hombros con ese brazo que antes había tomado la mano, y sin despegar realmente mi vista de esas dos estatuas, empecé a relatarle algo más de mi historia, precisamente, la primera de todas.

Hijo de dos personas tan normales como las que estaban a nuestro alrededor, mi padre tenía cabello plateado y ojos de color casi purpura, mientras que mi madre era la que tenía el cabello negro y unos ojos cafés, la razón de porque yo salí con ojos amarillos era tan rara como cualquier otra, pero más allá de eso, eramos demasiado normales. Viví por muchos años como cualquier otro niño de esa edad, no tenía nada que resaltara, más no por eso me impedía aventurarme por el bosque cerca de nuestra casa, pues mis padres tenían una tienda en la ciudad cercana, y mi padre trabajaba a veces como leñador, además de cuidar un huerto que teníamos en nuestra propiedad, muy cercana al bosque, donde fui a jugar a ese día.

Era como cualquier otro, había ido jugando dando saltos por aquí y por allá, pero pronto algo me llamó la atención, algo que se escuchaba de fondo, algo que parecía estar afectando el bosque, y cuando me acerqué fui por primera vez un dragón, gigante para esa edad, y seguramente gigante si lo volviera a poder ver, pero estaba herido, casi muerto, rodeado de varias personas que seguían atacando a alguien tan indefenso, y quedándome ahí como niño idiota sin saber que hacer, las personas me notaron.

Le expliqué que eran de Eclipse, la organización que siempre me estuvo atacando estos años pasados, aún si no lo sabía en la época. Me atacaron para matarme, pero el dragón aprovechó para atacar cuando se distrajeron, y logró llegar a quemar gran parte de estos obligando a los demás a retirarse, y si bien parecía que se había salvado, ahora el problema era que su fuego llegó a expandirse más de la cuenta, y aquél niño que estaba mirando como tonto todo, llegó a resultar quemado por el dragón -- Y así fue como llegué a tener esa parte quemada. Un mago de fuego, un dragon slayer de fuego, con una herida de quemadura. -- Reí ante lo irónico que siempre me resultó eso, y por ahora esa era la historia de como llegué a recibir la quemadura que mi mano tocaba inmortalizada en aquella estatua, más delgado, con el cabello de un corte similar al actual, con una espada ligeramente parecida a la mía, pues al final del día había sido forjada una vez más con unos toques diferentes.

Aspiré profundamente, aguantando el aire en mis pulmones, antes de exhalar -- Este lugar se usa para meditar, para calmarse o simplemente recordar lo poco que hay que recordar una vez pasas tú vida aquí. -- Le comenté que cuando estuve aquí y por fin accedí al lugar, siempre venía solo a ver a la estatua principal, algo en él me llegaba a inspirar, y aparte que su espada siempre me fue a llamar la atención, aunque no había mucha información de él, lo único que recordaban era que una vez pasó por la aldea hace ya siglos atrás, y al parecer causó tal impresión en ellos que le hicieron esto en su honor, además de que, supuestamente, aquella estatua les parecía brindar más paz que el ambiente en el templo.

Viendo si quería irse, me comentó que quería quedarse a probar algo que había aprendido recientemente, lo cual hizo que la mirara extraño, ¿qué iba a probar aquí?, sabía que no era descuidada como para decir que iba a probar una magia aquí, en medio de todos, pero para mi sorpresa me jaló de la mano para que la siguiera hacia unas almohadas, haciendo sentarme junto con ella y empezar a meditar. Por mi parte solo aproveché para descansar algo, aunque de vez en cuando abría los ojos para verla, su rostro parecía más calmado de lo que recordaba, realmente parecía que estaba meditando, por lo que la dejé hacer lo que quisiera hasta que estuviera lista para volver a casa y pasar la noche juntos, una vez más.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2807
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Landslide

Mensaje #57 por Momo » Lun Jul 01, 2019 12:48 am

Imagen
Akuma Kyōryū [lvl 21]


El poder poner a prueba las tácticas de meditación de mi padre allí, trajo una nueva forma de relajación a mi. La historia de cómo había quedado marcado de aquella manera había revuelto mi cuerpo casi de inmediato y cada instante que él me había tocado, que me había rodeado con sus brazos, que básicamente me mostró que me quería cerca de él, es que yo había cedido con mucho más gusto de ser posible para que sintiera mi amor de alguna forma. Por lo que cuando salimos del lugar, tras algo más de lo esperado, es que conseguí encontrar una nueva fuerza para poder compartir con él una parte de mi también. Caminamos en relativo silencio de vuelta a casa, tomándonos algo de tiempo en eso solo por disfrutar del momento, y para cuando llegamos es que mi cabeza estaba preparada para lo que quería decir.

Aquella noche hicimos entre ambos algo de cenar, más por querer verle igual desenvolverse en ese ámbito, una vez se puso una ropa algo más normal. Por mucho que amara cómo le quedaba el traje, tenía igual la opinión que no era demasiado cómodo para estar por casa con él. Según cocinábamos me moví más de una vez para darle un beso, no queriendo quedar mucho tiempo sin mostrarle mi cariño, y aquello le hacía sacar más de una pequeña carcajada aunque no le veía apartándome así que era buena señal. Para cuando estuvimos ya a la mesa, comiendo de forma calmada es que me decidí a hablar algo más claro. Tampoco es que fuera muy cuidadoso él cómo para no darme cuenta de su interés, así que me vino igual bien a modo de empujón.

-- Te he visto mirar mi libro, -- comencé mientras miraba un poco el contenido de mi vaso tras haber bebido, mi tono de voz uno tranquilo y quizás en cierto modo apenado porque había tardado tanto en hablar de ello con él. -- Y quiero contarte cómo lo conseguí y porqué me la paso estudiándolo, -- le miré allí, sonriéndole un poco. -- Pero primero acabemos la cena, necesito tenerte algo más cerca para ello. -- agregué con un breve gesto, sintiendo cómo él respondía con cierto cuidado de forma positiva, aunque sentí su mano sobre mi muslo apretando de forma leve para confirmar sus palabras.

Una vez terminamos y le indiqué que dejara los trastes para otro momento, le vi caminar hacia el sofá para esperarme. Tomé un par de respiraciones profundas antes de tomar el libro en mis manos y acercarme allí, sentándome junto a él y dejando que mis yemas acariciaran la portada con la pequeña devoción que le tenía al objeto. Fue entonces que Rhaegar pasó un brazo sobre mis hombros y yo me pegué mejor a su costado, queriendo todo el calor que pudiera darme en un momento dónde sentí que mi cuerpo se llenaba con los recuerdos de aquel día. Y tal cómo él había tomado aquella pequeña iniciativa, es que mis palabras empezaron a fluir. Le conté sobre cómo habíamos acabado volviendo a la propiedad de los Altair, aún si yo no estaba convencida de aquello, y de cómo habíamos ido cada uno por un lado para poder abarcar mayor cobertura de aquella forma.

Seguí con cada caída, con el fuego abrasador que comenzó a ser una amenaza, con la sensación de alguien que me guiaba y me tironeaba cada vez que no iba por un buen camino. De cómo había encontrado una estatua de mi padre - le mostré la foto en mi teléfono, esa misma que le había mostrado en físico aquel día en el campo, para mostrarle al hombre de cabello albino como el mío y sonrisa traviesa - y cómo de esta había caído el libro que se encontraba en mi regazo. Sentí la mano de Rhaegar apretar mi hombro un poco y acercarme mejor a él, dejando un beso en mi cabeza, cuando con una risa le conté que había saltado desde un ático a una plaza cómo si hubiera saltado un charco. Hice una pequeña pausa para reorganizar mis pensamientos, intentando aliviar el hecho de que me había visto casi rodeada por los Runic Mage y había conseguido huir por las puras para luego tener que intentar resolver el galimatías que era el libro para encontrar un vía de escape y cómo había toqueteado aquella estatua en vez de explotarla por una vez en mi vida. Y me quedé cuando los Code Breaker habían conseguido llegar hasta donde nos encontrábamos.

-- Este es mi legado, -- dije con voz algo tomada, no queriendo volver a la memoria que aún me hacía sentir sin aire. -- Es mi pequeño compendio, es el regalo que me dejó, -- acaricié el lomo del libro y le miré a los ojos. -- Y que yo encontré con mi propio esfuerzo. Diría que es un poco mi 'Lightbringer', aunque si los enfrentáramos no tendrían nada que ver el uno con el otro, -- reí un poco para aliviar la presión de mi pecho. -- Mi padre confió todo lo que sabía en estas páginas para mi, estudiarlo es lo mínimo que puedo hacer...también encontré mucho consuelo en él en mi peor momento. --

Con eso dicho sabía que las preguntas vendrían y respondí las más básicas que Rhaegar me pudo hacer, no teniendo mucho problema. Confiaba en él, le confiaba mi vida de hecho, ¿por qué no le iba a confiar aquello? Aunque también me hizo preguntarme en que momento podría contarle de mi vida antes de que llegara él al gremio, en cómo apenas podía pegar ojo cuando había tormentas eléctricas durante la noche aún después de quince años. Eso vendría más tarde, cuando volviera a coger el empujón que necesitaba para sacarlo desde el lugar dónde había encerrado cada trauma durante años.

Rhaegar entonces fue que me quitó el objeto de las manos para dejarlo sobre la mesita de café frente a nosotros y de ahí es que pronto sentí sus labios sobre mi rostro, besando cada trocito de piel que se encontraba y envolviéndome en sus brazos para quitarme la pena que pudiera tener. Eventualmente mi risa salió de nuevo y de ahí es que no le costó cargarme en sus brazos una vez más para subir al cuarto de nuevo.

Su amor era lo que necesitaba en aquel momento y su amor es lo que recibí hasta el momento en que mis ojos se cerraron, mi rostro escondido en el hueco de su cuello y mis brazos apretándole con cierta fuerza para que no se escapara de mi mientras dormíamos.

Todas las revelaciones que estaban ocurriendo en estos días me seguían dejando algo helada, haciendo que mi corazón se quedara drenado de cualquier tipo de energía y que solo me hiciera preguntarme los 'y si' inevitables. Pero entre revelaciones es que podía sentirme más cerca de él, llegar a un nivel diferente de intimidad que no estuviera relacionado con estar ambos desnudos físicamente. Y por cada cosa nueva que aprendía de él, de mi héroe, hacía que quisiera hacer lo mejor para él en un futuro.

Ser la mejor versión de mi para poder llegar a su altura.
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14317
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1553
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Landslide

Mensaje #58 por Kahomi » Lun Jul 01, 2019 2:20 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 158) ║ ║

Abrí mis ojos de golpe, sintiendo que ya era momento de despertar, solamente llegué a mirar el techo para mover mi cabeza un momento y notar a Akuma acomodada a mi lado, respirando con suavidad y una mano sobre mi pecho. Sin moverme tanto, me llegué a acomodar para poder tener vía libre con una mano a acariciar su cabello, bajando por el lateral de su rostro y seguir con las caricias lo más que pudiera, pasando unos minutos así hasta que la sentí empezar a moverse más, a empezar a despertar, por lo que llegué a tener una sonrisa maligna en mi rostro y, antes de que se despertara por completo, me acerqué para besar unos centímetros por debajo y en la parte de atrás de su oreja, removiendo mi cuerpo de su posición para empezar a subirme arriba de ella, y comer a besos todo su rostro y su cuello de formas más pequeñas y juguetonas hasta que ella empezó a reírse y abrió sus ojos para encontrarse con los míos.

-- Buenos días preciosa. --

Me incliné a darle un beso más largo en sus labios antes de salirme encima suya, aunque sentí sus brazos tomar uno mío para que no lo hiciera, igual lo haría. Parado al lado de la cama, me estiré un poco y empecé a mirar a mi alrededor -- ¿Qué haremos hoy?. -- A decir verdad cualquier cosa funcionaría, pero ella tenía su idea bien formada en su cabeza, informando que íbamos a arreglar algo el jardín de atrás para que fuera algo más que mucho espacio y tierra fértil sin usar -- Está bien. -- Me quedé callado un segundo antes de solo moverme un poco, recogiendo algo de ropa para ponerme lo mínimo -- Iré a conseguir todo lo que nos pueda llegar a faltar, ¿por qué no te bañas mientras tanto?. -- De ahí si todavía no regreso puedes ir preparando el desayuno, agregué, antes de ir de nuevo a la cama y darle un beso para prepararme a salir.

Pero mientras hacía tiempo dando vueltas por la casa buscando algunas cosas, además de dejar guardado bien y a la mano mi traje con su capa, además de poner a Lightbringer al lado para no andarla buscando cuando se le necesitara, escuché el agua empezar a caer en el baño de arriba, y esperé un momento, unos minutos más, antes de subir, sacando cada prenda de mi cuerpo mientras iba en camino, tratando de dejarlas en lugares que no molestaran de inmediato, luego lo recogería cuando saliera, pues ahora mismo mi objetivo era crear una invasión que esperaba llegara a resultar bienvenida.

Abriendo la puerta lentamente, usando lo poco que sabía de sigilo, que no era mucho, para ingresar sin que lo supiera hasta que abriera la cortina, no tan rápido, además de decir su nombre para que no se asustara tanto, aunque llegó a hacerlo dando un leve salto que mostró un rostro algo enfadado, pero cuando terminé por entrar con ella y rodear su cadera con mis manos enlazadas en su vientre, empecé a darle besos en su cuello -- Perdón, pero no podía resistirme. -- Aunque el agua que caía era algo fría para mi gusto, si la ponía a la temperatura que a mi me gustaba, ella terminaría quemada, así que no dije nada más que empezar a ayudar a bañarse, ya habiendo terminado con su cabello, solo tomé el jabón para que, desde atrás suyo, empezara a recorrer cada parte de su cuerpo.

Por un lado, lo intentaba hacer bien para que no se perdiera solo tiempo, pero por otro estaba disfrutando pasar y dar masajes en su piel, algo que llegó a disfrutar considerando que cerró sus ojos y solamente se dejó hacer, sobretodo cuando mis manos limpiaban la zona erótica de su pecho, con una mano pasando el jabón, y la otra agarrando el otro para tocarlo, moverlo y apretarlo en lo que se encontraba libre, con mi boca dando besos en su cabello, nuca y hombros, quedando así por unos minutos más de los que realmente se necesitaría para limpiar aquél lugar, no escuché ninguna queja de ella, todo lo contrario.

Cuando por fin me separé y ya enjuagada, habiendo ya lavado toda la parte de su cintura para arriba, levantó su mano para que le pasara el jabón y ya terminar la parte de abajo, pero no se lo di, reclamando que yo la iba a ayudar a bañarse. Y acomodando nuestros dos cuerpos en ese baño, solamente me terminé por poner de rodillas, pasando mis manos por sus pies y dedos, dejando que el agua llegara a ese lugar mientras el jabón pasaba por su piel, subiendo por sus tobillos en pequeñas espirales, pero cuando iba subiendo por las rodillas es que empezaste a notar pequeños besos por tú cadera, los cuales fueron bajando a la vez que mis manos iban subiendo, encontrando un punto medio cuando mis labios empezaron a besar tú trasero, y mientras una mano usaba el jabón para limpiar tus piernas por el frente, la otra llegó a cerrarse sobre tú entrepierna, empezando a acariciar por encima esta.

Tus piernas, algo débiles por la sensación, hicieron que te fueras para al frente y agarrarte con tus dos manos a la pared, con el agua chocando contra tus hombros, bajando por tu espalda y alcanzando algo mi cuerpo con más fuerza, la posición más inclinada fue algo que precisamente había planeado, al separarse mejor tus piernas, solamente sonreí -- Creo yo ya tengo listo el desayuno. -- Con una risa corta por la ocurrencia, solamente llegué a inclinar mi rostro a esa zona, y empezar a dejar que el agua siguiera corriendo, ahogando el sonido que empezó a filtrarse desde esa habitación del baño.

...

Ya secos y vestidos, contigo un poco roja todavía por... la temperatura... del agua por tanto tiempo, solamente le dije que ahora si iba a ver que todo estuviera listo antes de que llegara a ver que faltaba algo y no perder tanto tiempo. Vestido tan simple con una playera blanca, unos vaqueros y unas botas negras, terminé por retirarme de la casa para ir por las herramientas que necesitáramos una vez hiciera inventario en el cobertizo que teníamos a unas decenas de metros al lado de la casa.
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen

Momo
Kage
Kage
Avatar de Usuario


Mensajes: 2807
Registrado: Mié May 25, 2016 9:04 pm
x 68
Sexo: Femenino - Femenino

[+18] Landslide

Mensaje #59 por Momo » Lun Jul 01, 2019 6:03 pm

Imagen
Akuma Kyōryū [lvl 21]


Una vez que conseguí aclarar mi cabeza lo suficiente como para no pincharme a mi misma con una herramienta, es que por fin lo seguí al jardín para comenzar con la tarea que nos habíamos propuesto para aquella mañana. Me puse el vestido que había tomado para la tarde anterior, sin importarme cubrirme más allá de eso ya que íbamos a estar con calor según fuéramos completando las tareas y de todos modos agradecí el sol en mi piel después de tanto tiempo. Aún me daba cierta pena que mi piel se hubiera quedado tan...pálida y enfermiza, pero de a poco es que iba recuperando cierto tono decente o al menos eso quería pensar yo.

Y de ahí comenzamos a movernos, sacando cosas, recolocándolas, partiendo trozos de madera salvajes que había por entre la hierba y un sin fin más de cosas. Todo eso bañado con risas, con comentarios sobre 'creo que debería ayudarte a ejercitar la fuerza, amor' cuando tenía que pedirle ayuda para levantar algunas cosas, con besos suaves de forma esporádica y con otros traviesos cuando intentábamos dejar las herramientas fuera del alcance del otro solo para recibir una 'recompensa'. Un trabajo hecho en equipo que nos mantuvo entretenidos hasta básicamente la hora de comer, más o menos. Aprovechando que habíamos conseguido salvar una mesa que había en el cobertizo, le propuse traer la comida aquí fuera, aprovechando la sombra que la misma casa daba para no pasar demasiado calor y estar a gusto.

Así que una vez estuvimos listos para comer, es que Rhaegar me tomó de la cintura para que quedara sentada en su regazo. Extrañada porque hiciera eso, ya que tenía planeado sentarme junto a él cómo había cogido costumbre de hacer, solo le dejé para cuando me dio un beso en el cuello y me dijo que quería contarme una nueva historia sobre él, pero que quería tenerme allí mientras eso pasaba. Llevando una mano a su cabello para acomodarlo con dulzura, es que le di un beso en sus labios antes de que empezara a relatar.

Entre bocado y bocado, a veces incluso dándole yo sin realmente prestar atención a esa parte, es que me contó sobre cómo había continuado su historia junto al dragón. De cómo, siendo apenas un crío, había vuelto junto a aquella mítica criatura tras el incidente y cómo éste no sólo le había contado sobre su familia y la relación que tenía con los dragones, si no que fue así cómo llegó a conseguir su magia. ¿Podría ser Rhaegar más interesante si fuera posible? Lo dudé por un momento, puesto que aunque él lo contaba todo con aquel tono solemne y en muchos puntos hasta triste, yo solo podía sentir cómo mi pecho se llenaba de un orgullo brutal por verlo anteponerse a todo tipo de situación. Cuando llegó a aquel nombre, Azor Ahai, sentí cómo un escalofrío me recorría más como una descarga que otra cosa. Mi estómago se cerró un poco y para calmar aquella pequeña ansiedad que me recorría es que apreté mi agarre en él e hice que subiera su rostro para mirarme a los ojos. Le robé un beso, uno grande y lento, y sentí como su mano iba a mi cadera para aferrarse allí.

Aunque debo admitir que me estaba callando el regaño que quería darle a ese pequeño Rhaegar por asustar a sus padres de esa forma. Era inevitable, me nacía en el centro del pecho por mi propia naturaleza y no había mucha vuelta atrás de ahí.

-- Hasta cuando eras un niño te ibas a danzar con dragones, -- conseguí comentar tras separarnos y recuperar el aliento, dándole un mimo en su rostro y darle algún beso más por sus mejillas. -- Debo admitir que te enseñe tu magia un ente de ese calibre en vez de que tu...maestra te muestre unos rollos viejos de pergamino, es bastante chulo, -- no quise referirme al final que aquel dragón seguramente habría tenido, pero al menos la buena memoria para sacarle una sonrisa. -- Mira que he estudiado a los dragones, todo lo que he podido encontrar de ellos, pero eso si que no me lo esperaba. -- admití, pues aún recordaba cómo en pos de entender más a los Slayer que habían estado bajo mi cuidado es que había estudiado a propósito esos textos.

Terminamos de comer entre algunas preguntas que surgieron en mi cabeza y luego nos quedamos unos momentos simplemente dándonos cariños, relajándonos y viendo como nuestro trabajo de todo el día se notaba bastante. Le propuse de que quizás podríamos plantar algo por allí, cómo árboles de fruta, e incluso le sugerí volver con Flor del Alba para ver si ella tenía semillas de narcisos amarillos para plantarlos en otra zona del jardín. La muchacha había quedado como alguien a quién me gustaría seguir hablando, por lo que por eso es que mi pequeña valentía se mostró de aquella forma. Aunque Rhaegar me dio una carcajada un poco de burla tras recordarme todo lo que pasaba con mi magia y las flores, gracias a mi gran historial de destrozos y que le ganó por el resto del rato que estuvimos colocando el jardín que apartara mi rostro de su camino cuando venía a por sus besos.

Hasta que básicamente 'explotó' y me alzó en sus brazos cuando me distraje apuntando algunas medidas para los parterres. Y de ahí es que me dio todos los besos de una vez en lo que yo no podía parar de reír porque lo combinó con cosquillas, picando mis costados en lo que habíamos acabado en el suelo. Quizás que creciera un poco de aguante a eso no estaba mal...digo, después todo quedaba multiplicado por más cantidad de besos para mi, así que ¿quién salía realmente perdiendo?

Aunque aquel pequeño ataque nos dejó a los dos tirados en la hierba y cansados, haciendo que aprovechara que él se había quedado bocarriba para poder acurrucarme en su costado y dándole pequeños besos en sus labios una vez hice que ladeara su rostro, susurrando aun más pequeños 'te amo' entre los besos para que quedaran grabados en su cabeza lo mejor posible.
0 x
Imagen

Kahomi
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario


Mensajes: 14317
Registrado: Mar May 24, 2016 6:03 pm
x 1553
Sexo: Masculino - Masculino

[+18] Landslide

Mensaje #60 por Kahomi » Lun Jul 01, 2019 10:08 pm

Imagen
║ ║ Rhaegar Targaryen (Lvl. 158) ║ ║

Quedarnos ahí tirados, algo cansados, cada uno a su manera de estar cansado, y entre esos besos, esos te amo, ninguno de los dos supo cuando terminamos dormidos en ese lugar, fue hasta que empezó a sentirse muy duro el suelo que nos despertamos, entre la pena, la risa y la calma de haber pasado por eso, solamente nos volvimos a levantar, dejando las cosas como quedaron por hoy, para ir y terminar de acomodar, arreglar, limpiar y preparar lo que faltaba, al menos la mayor parte del trabajo pesado estaba lista.

Volviendo a casa, le dije que se podía ir a bañar primero mientras yo preparaba esta vez la cena, no iba a hacer algo tan complicado pues realmente yo no era tan bueno en eso, pero solo quería que descansara un poco. Su rostro mantuvo cierta duda, antes de que se riera y me dijera que esta vez no la sorprendiera, que si quería bañarme con ella solo tenía que decirlo, y después de asegurar de que no iba a hacer nada esta vez, le di un beso antes de que se fuera al piso de arriba para bañarse, y yo me fui a la cocina.

Mientras iba preparando la comida, aproveché para tener un momento a solas y mantener un poco mi mente en blanco, estos últimos días solamente había pensado en ella, en querer pasar tiempo con ella, en hablar con ella y estar solo para ella, por lo que el futuro me dejó algo oscurecido, y esas mismas dudas de siempre me asaltaban, querer algo, pero saber que no podía, aunque todo me dijera que quería quedarme aquí con ella ahora, o en el futuro, y pasar el resto de mi vida a su lado, mi corazón parecía empezar a ir y ser una super nova, afirmando que no podía, no porque quisiera, no porque en teoría también estaba otra mujer que me esperaba en otro lugar, si no porque sentía que mi camino seguía adelante de mi, y volvía a tener ese miedo de que tal vez ese camino, eventualmente, me fuera a dejar muy lejos de todos, de ella, y de la mujer que estaba haciendo que mi corazón latiera tan rápido mientras se iba bañándome.

Empecé a servir los platos, empecé a pensar en ese futuro, empecé a volver a entender que si todo estaba saliendo como debía, una vez les dejara una Ishgar en paz y sin ningún peligro inmediato, tendría que irme, Tendría que dejar todo atrás, incluso a Lyth y al orgulloso de Solaris, no porque no los quisiera, los amaba, si no porque esto era algo que solo yo podía hacer, y Balerion era tanta parte de mi como lo era mi propio cuerpo, no podía marcharme sin él. Y si eso pasaba, si mis miedos llegaban a la realidad, ¿qué le iba a dejar a Akuma?. Ya había perdido a una persona en su vida, ¿acaso iba a ser tan egoísta para que ahora me perdiera a mi?.

Servida la mesa, me senté en mi lugar, acomodando una silla y sus cubiertos a mi lado como ahora ella siempre hacía, y solo me quedé mirando la casa, la aldea, el lugar, la naturaleza y la esencia de esta aldea, era algo perfecto para ella, ¿no?. Si quería ir a tener aventuras podía irse, pero si quería volver a un lugar donde todo era paz, donde no había dudas de que podías confiar en las personas, era esta aldea, no existía en los mapas, nadie realmente sabía que algo así pudiera llegar a estar en Fiore, suficiente lejos de todo y escondida en el vacío del mundo, este lugar podría ser algo para ella, solo para ella, un hogar donde los dos pudiéramos regresar sin importar que, un hogar donde sabríamos que estaríamos a salvo, un hogar para que ella fuera feliz.

Cuando bajó, fresca y con un vestido celeste que encontró, le dejé sentarse a mi lado, comiendo juntos, a veces yo regresando el favor de darle de comer, o ella de nuevo a mi, hablamos de cosas tan simples como ordenar mejor algunas cosas, limpiar luego ese cobertizo y hacer algo con tal lugar, pero fuera lo que fuera que hablamos, ella notaría sin lugar a dudas que estaría más cariñoso de la nada, si se pudiera llegar a hacer, a veces dando besos de amor y no solo de deseo, acariciar su piel para que se sintiera relajada, repitiendo lo bella que era, lo hermoso de su cabello o el placer que era tenerla conmigo.

Cuando terminamos de comer, ella me apuró a bañarme ahora yo mientras ella recogía todo, y agarrando su mano, solamente me le quedé viendo, en silencio, lo que causó cierta preocupación por ella, pero sonreí sin más y le dije que la esperaría en la cama si ese era el caso, y con un beso a su frente, me fui de inmediato a bañar.

Mi cabeza intentó relajarse mientras el agua, ahora si a su punto máximo para mi placer, recorría todo mi cuerpo y relajaba todos mis músculos, apoye una mano en la pared y solamente aspiré, aguanté y exhalé, no tenía que pensar en eso, tenía que pensar en el ahora y disfrutar el momento, y ese momento me estaba esperando en la cama por lo que logré escuchar. Apresuré el baño, y llegué a salir con una toalla a mi alrededor solo para taparme, porque seco ya estaba, como se podría esperar. Mirando a Akuma en la cama con una vela encendida en el lado de su cama, sus lentes y su libro para releer algunas cosas, solamente le sonreí y me fui a poner solo mi ropa interior para devolverme a la cama, metiendo mi cuerpo debajo de las mantas.

Akuma dejó sus lentes y el libro al lado, apagando la vela, y se recostó a mi lado, abrazando nuestros cuerpos, fue que llegaste a escuchar mi voz pidiendo una cosa de ti, que cantara, que empezara a usar su voz para hacer melodías. Río levemente, y dijo que no habría problema, empezando a dar una tonada con unas letras románticas como siempre, y cerrando mis ojos me abracé a ella, ahora adorando mi sentido auditivo mejorado, ignoré absolutamente todo lo demás, centrando mi atención en su voz y llegando a sentir mi cabeza empezar a calmarse, y mi cuerpo recuperar algo más de calor.

Me acomode, si antes eras tú la que se acomodaba sobre mi, esta vez fui yo que empezó a acomodarse sobre ti, con mi cabeza recostada entre tú hombro y tú pecho, una mano apretada entre tú y yo, y el otro brazo recorriendo tú cintura acariciando tus caderas levemente, no fue mucho después de la tercera canción, con sus caricias recorriendo mi cabello y mi piel, que empezaste a notar como dejaba de respirar tan rápido, tan fuerte, rebajando levemente tú voz mientras intentabas ver si me había dormido de verdad, dijiste mi nombre en voz baja, no queriendo despertarme, pero tampoco llegar a pensar algo que no era cierto, pero no respondí, al menos no de inmediato, pues ante esa revelación decidiste dormirte de nuevo, más cuando empezabas a calmarte y empezar a perder tú consciencia, llegaste a escuchar mi voz iniciar tú ascenso al reino de los sueños.

-- Esté será tú hogar... nuestro hogar, al que siempre regresaré por y para ti sin importar que... Te amo, Akuma, y gracias por todo. --
0 x
Imagen
"... Imaginemos cosas chingonas... "
Imagen      :kefka:      Imagen


Volver a “Ishgar”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados